Está en la página 1de 3

Yacimientos sedimentarios por precipitación química

Los procesos sedimentarios pueden dar origen a concentraciones de ciertos


componentes de interés económico. Esto puede ocurrir como una concentración
mecánica en sedimentos clásticos (sedimentos alóctonos) o por la precipitación
química de ciertos componentes (sedimentos autóctonos).

Formación de depósitos metálicos por precipitación química tales como las


formaciones de hierro bandeado (BIF: “banded iron formations”) del Precámbrico
(2.000 Ma), los depósitos de hierro oolítico fanerozoicos y los depósitos
sedimentarios de manganeso.

La solubilidad del Fe y Mn es función de su estado de oxidación; en estado


reducido ambos son muy solubles, pero cada uno forma óxido muy insoluble.

Los compuestos de Fe en la naturaleza son menos solubles que los de Mn y el ion


ferroso es oxidado más fácilmente que el ion manganoso. Por consiguiente, el Fe
va a precipitar primero que el Mn y en ambiente exógeno el Mn se dispersará más
rápido que el Fe en procesos de meteorización o de alteración.

La depositación de coloides y suspensiones de Fe y Mn en el fondo del mar ocurre


por:

1. Precipitación química de metales del agua marina, especialmente cerca del


fondo marino donde se presenta el contenido máximo de estos elementos.

2. Por actividad bacteriana en los sedimentos marinos superficiales del piso


oceánico y nódulos.

BIF

Las formaciones de hierro bandeado presentan facies de óxidos, carbonatos,


sulfuros y silicatos las cuales gradan entre sí y se han interpretado como resultado
de precipitación de los minerales en distintas secciones de cuencas marinas
someras precámbricas gracias a la disponibilidad de iones en las aguas

La depositación de cada facies estuvo controlada por condiciones de Eh y pH del


medio dentro de las cuencas de sedimentación, especialmente por el potencial de
oxidación – reducción relacionado al contenido de oxígeno del agua.
Hierro oolítico

Los depósitos sedimentarios de hierro fanerozoicos (del Cámbrico en adelante) no


son bandeados, sino que corresponden a niveles masivos de rocas oolíticas con
óxidos, silicatos y carbonatos de Fe y cemento de siderita (carbonato de Fe).

Experimentalmente se ha demostrado que el agua aireada de ríos con pH 7 o más


bajo son capaces de llevar importantes cantidades de Fe ferroso en solución
(Fe2+), si dicha solución entre en contacto un medio marino donde el carbonato
de Ca sólido está en equilibrio con agua de mar, el hierro será precipitado como
óxido férrico.

Existen dos tipos de depósitos de hierro oolítico, los Tipo Clinton presentes en
secuencias sedimentarias marinas someras de EEUU y constituidos por niveles
masivos de roca oolítica con hematita – chamosita – siderita y los Tipo Minette,
más comunes sobre todo en Europa y que están formados por rocas oolíticas con
limonita, siderita y chamosita. La diferencia más obvia es la presencia de goethita
en Minettes y hematita en los Clinton

Manganeso sedimentario

El manganeso forma depósitos de sedimentos químicos análogos a los depósitos


de hierro de tipo Minette; es decir, los depósitos se forman en ambientes poco
profundos, cercanos a la costa y son oolíticos.

En el estado +2, el manganeso forma compuestos solubles y puede transportarse


en solución. En el estado +4, sin embargo, forma compuestos insolubles, y
cualquier solución que contenga Mn 2+ en solución, al encontrarse en un entorno
oxidante, precipitará rápidamente un compuesto +4 tal como pirolusita, MnO2

Los yacimientos evaporiticos son formados por la evaporación de aguas de mar,


agua de los lagos y lagunas continentales principalmente en condiciones de aridez
dichos yacimientos se constituyen de cloruros, sulfatos y carbonatos de sodio,
potasio, magnesio y calcio.

Se originan, como consecuencia de la evaporación del agua que forma


disoluciones con abundantes sales. Al alcanzarse, por evaporación, el nivel de
sobresaturación de las sales presentes en la mezcla, se produce la precipitación
del mineral que forma este compuesto.

Se depositan en orden inverso al de sus solubilidades, lo que da lugar a la


formación sucesiva de:
Carbonatos: calcita y dolomita. Su precipitación comienza cuando la concentración
del agua de mar ha reducido su volumen a la mitad.

Sulfatos: yeso y anhidrita. Empieza cuando el volumen del agua se reduce a la


quinta parte.

Cloruros: halita (sal común). Cuando la concentración reduce el volumen a la


décima parte o menos

También podría gustarte