Está en la página 1de 44

ÍNDICE DE CONTENIDO

Página
PORTADA

Introducción ii
Índice de contenidos iii
Índice de tablas iv
Índice de figuras v

UNIDAD TRES: MIEMBROS SUJETOS A COMPRESIÓN


3 Definición del tema 1
Tipos de Columnas, Condiciones de apoyo de los extremos
3.1 de las columnas y determinación del factor de longitud 1
efectiva.
3.1.1. Condiciones de Apoyo de los extremos de las 4
columnas
Pandeo de piezas, estados de equilibrio, Formula de Euler y 7
3.2
Pandeo elastico e inelástico

3.2.1 Pandeo de Piezas 7


3.2.2 Estados de Equilibrio 9
3.2.3 La formula de Euler 9
3.2.4 Pandeo elastico e inelástico 11
3.3 Esfuerzos Permisibles en Columnas de acero. 18
3.3.1 Diseño por Esfuerzos permisibles 19
3.4 Relaciones espesor / Esbeltez 20
3.5 Formulas Empiricas para Diseño de Columnas de Acero 22
3.5.1 Otros Metodos para Columnas Intermedias 23
3.5.1.1 Método de T.H Johnson 23
3.5.1.2 Método de Rankine – Gordon 24

i
3.5.1.3 Método de Ros – Brunner 26
3.5.1.4 Método de Desarrollo del Computo a partir 28
de Kapplein
3.6 Soluciones Tipicas para Columnas 29
3.6.1 Sección de la Columna 29
3.6.2 Método para predimensionar la Columna de Acero 29
3.7 Diseño de Columnas con formulas de la AISC 30
3.8 Placas de Base 32
3.9 Ejemplos de Aplicación 37
Conclusión 40
Bibliografía 41

ÍNDICE DE TABLAS
Página
Tabla 1. Condiciones de apoyo en los extremos de las 4
columnas

ii
ÍNDICE DE FIGURAS
Página
Figura 1 Ejemplos de perfiles de columnas eficientes 2

Figura 2 Diagramas sobre las diferentes cargas que pueden 3


soportar una columna
Figura 3 Diagrama sobre el tipo de falla que presenta un 3
elemento vertical al someterse a cargas criticas.
Figura 4 Factor de esbeltez K para diferentes condiciones de 5
apoyo
Figura 5 Pandeo en piezas simples y Compuestas 7

Figura 6 Piezas compuestas en enlaces con celosias 8

Figura 7 Diferentes tipos de equilibrio en piezas sometidas a 9


compresión
Figura 8 Ejemplo de Carga Critica y Estabilidad de equilibrio 12
Figura 9 Grafica del comportamiento del sistema 13

Figura 10 Distribución de las Tensiones 15


Figura 11 Módulo de elasticidad tangente 15
Figura 12 Curva típica de la teoria de Euler 17
Figura 13 Valores de K, para longitud efectiva. 21
Figura 14 Grafica de la Formula de Tetmajer 22
Figura 15 Grafica Esbeltez Rankine – Euler 25
Figura 16 Grafica del método Ros – Brunner 26
Figura 17 Grafica Tensión – Deformación en función a la 28
temperatura
Figura 18 Esfuerzo de Trabajo para columnas de diferentes tipos 31
de Acero
Figura 19 Placas base para Columnas 33
Figura 20 Placas base para Columnas 35
Figura 21 Placas base para Columnas 36

iii
Figura 22 Ejemplo 1 37
Figura 23 Ejemplo 2 38
Figura 24 Ejemplo 3 38
Figura 25 Ejemplo 4 39

iv
MIEMBROS SUJETOS A COMPRESIÓN

3.- DEFINICIÓN DEL TEMA.

Los miembros a compresión, son sometidos a cargas que tienden a producir


el acortamiento de sus fibras en el sentido de su eje centroidal. Entre estos tenemos
a las columnas y las barras comprimidas (Guzmán, 2014).

Los elementos a compresión (columnas), bajo la acción de una carga axial,


tendrán un comportamiento inicial de acortamiento proporcional al esfuerzo
generado por la carga que actúa en su eje longitudinal. Cuando la carga aumenta a
un valor critico que se llama de carga critica, se presenta una falla brusca por
inestabilidad lateral denominada pandeo, en el sentido de su menor momento de
inercia. Su forma de flexionarse dependerá de las condiciones de sujeción en sus
extremos (Guzmán, 2014).

3.1. TIPOS DE COLUMNAS, CONDICIONES DE APOYO DE LOS


EXTREMOS DE COLUMNAS Y DETERMINACIÓN DE FACTOR DE
LONGITUD EFECTIVA.

Es un elemento axial sometido a compresión, lo bastante delgado respecto a


su longitud, para que bajo la acción de una carga gradualmente creciente se rompa
por flexión lateral o pandeo ante una carga mucho menos que la necesaria para
romperlo por aplastamiento. Las columnas suelen dividirse en dos grupos: largas e
intermedias. A veces, los elementos cortos a compresión se consideran como un
tercer grupo de columnas. Las diferencias entre los tres grupos vienen determinadas
por su comportamiento. Las columnas largas se rompen por pandeo o flexión lateral;
las intermedias, por combinación de esfuerzos, aplastamiento y pandeo y los postes
cortos, por aplastamiento (Guzmán, 2014).

Para fines de ingeniería las columnas se definen cargadas axialmente, de tal


manera que no existan cargas de diseño que produzcan momentos flexionante; sin
embargo, puede haber momentos debidos a imperfecciones iníciales,

1
curvaturas accidentales o excentricidades no intencionales en los extremos, que
reducen la resistencia del miembro, por lo que, en las fórmulas de diseño, se toma
un factor de seguridad apropiado (Guzmán, 2014).

La falla de un miembro a compresión, implica el fenómeno del pandeo,


durante el cual el miembro experimenta flexiones de características diferentes
asociadas a su carga inicial (Guzmán, 2014).

Las secciones más utilizadas, como miembros sujetos a compresión se


muestran en la figura siguiente:

a) Tubo de sección circular hueco.


b) Tubo cuadrado hueco.
c) Sección tubular hecha de vigas de madera.
d) Ángulos de patas iguales con placas.
e) Canales de aluminio con placas.
f) Dos ángulos de patas iguales.

(Guzmán, 2014).

2
Las columnas son miembros largos que soportan una carga de compresión
axial (figura 2). Esta carga puede ser:

a) Concéntrica: aplicada a lo largo de su eje centroidal.


b) Excéntrica: aplicada paralelamente al eje del miembro centroidal, pero a
cierta distancia del mismo.
(Guzmán, 2014).

Si se aplicara una fuerza de compresión gradualmente creciente a la barra


larga, fallaría porque se presentaría repentinamente una gran deflexión lateral. Esta
deflexión lateral, llamada pandero, es producida por la inestabilidad de la barra
cuando se alcanza una cierta carga critica (figura 3) (Guzmán, 2014).

3
En resumen, los tipos de fallas que pueden presentar las columnas, son los
siguientes:
a) Las columnas cortas fallan por aplastamiento del material.
b) Las columnas largas fallan por pandeo.
c) Las columnas intermedias fallan por una combinación de pandeo y
aplastamiento.
(Guzmán, 2014).

3.1.1. CONDICIONES DE APOYO DE LOS EXTREMOS DE COLUMNAS

4
El factor de longitud efectiva “K”, depende de las restricciones existentes en
los apoyos de las columnas. Se pueden consultar los valores de este factor para
seis casos típicos de columnas aisladas y los nomogramas para columnas que
forman parte de marcos rígidos ortogonales (figura 4) (Álvarez y Cházaro, 2010).

La longitud efectiva Le combina la longitud real con el factor de fijación de


extremos; Lt = KL. En los problemas se usan los valores prácticos recomendados
del factor de fijación de extremos, como se muestra en la figura 4. En suma, para
calcular la longitud efectiva se usarán las siguientes relaciones:

1. Columnas con extremos de pasador: Le = KL = 1.0(L) = L


2. Columnas con extremos fijos: Le = KL = 0.65(L)
3. Columnas con extremos libres: Le = KL = 2.10(L)
4. Columnas con pasadores fijos y el otro extremo fijo: Le = KL = 0.80(L)
(Álvarez y Cházaro, 2010).

5
En la figura anterior se han incluido los valores de K para seis casos típicos,
de acuerdo con el IMCA, atendiendo al hecho de que es muy difícil garantizar que,
en un empotramiento, teóricamente perfecto, no se presente algún giro, así sea muy
pequeño. La condición de todos los casos, excepto el tercero, se logra cuando la
columna se apoya fijamente a una cimentación rígida, mientras que en los demás
casos puede lograrse uniendo la columna a una trabe de gran rigidez (Álvarez y
Cházaro, 2010).

El diseño de los miembros aislados de una estructura requiere la


determinación de la longitud efectiva del elemento en estudio, para tener en cuenta
la interacción de éste con el resto de la estructura. En una columna que forma parte
de un marco rígido, K podrá ser menor o igual a la unidad, si el marco no está sujeto
a desplazamientos laterales, como ocurre en los marcos contraventeados
(desplazamiento lateral impedido), marcos rígidos con muros de rigidez de concreto
reforzado, etc., pues en el caso más desfavorable, es decir, si las vigas no ofrecen
ninguna restricción al giro en los extremos, la columna se comportará como una
columna articulada en sus extremos con una longitud efectiva igual a la real, y a su
vez, en la medida en que las vigas sí restrinjan el giro, la longitud efectiva será
menor que la real (Álvarez y Cházaro, 2010).

En cualquier caso, el sistema de contraventeo vertical empleado deberá ser


adecuado para evitar el pandeo general de la estructura y proporcionar la rigidez
lateral necesaria según se determine por medio de un análisis racional.

Por el contrario, si el marco está sujeto a desplazamientos laterales, su


estabilidad lateral depende exclusivamente de la rigidez a la flexión de las trabes y
columnas unidas rígidamente. En este caso, el valor del factor de longitud efectiva,
K, será mayor o cuando menos igual a la unidad. Los muros de mampostería pueden
considerarse como elementos que proporcionan contraventeo a la estructura, al
igual que una estructura adyacente que tenga estabilidad lateral adecuada y losas
de piso o de techo unidas horizontalmente por muros o contraventeos paralelos al
plano del marco (Álvarez y Cházaro, 2010).

6
Por otra parte, los nomogramas que se utilizan para determinar el valor del
factor de longitud efectiva, K, cuando la columna forma parte de un marco rígido,
con desplazamiento permitido o impedido, provienen del estudio del pandeo de
subconjuntos muy simplificados, constituidos por la columna en estudio y los
miembros que concurren en sus extremos y se encuentran en el plano en que se
determina la longitud efectiva; ésto, más las hipótesis necesarias para deducir las
ecuaciones de las que proviene, hacen que sólo proporcionen resultados
razonables cuando las estructuras son regulares, y todas sus columnas contribuyen
a la rigidez lateral de la estructura (Álvarez y Cházaro, 2010).

3.2. PANDEO DE PIEZAS, ESTADOS DE EQUILIBRIO, FÓRMULAS DE


EULER, PANDEO ELÁSTICO E INELÁSTICO

3.2.1. PANDEO DE PIEZAS

La Norma NBE EA-95 establece la diferenciación entre piezas simples y


compuestas. (Guzmán, 2014).

PIEZAS SIMPLES
a) Un solo perfil
b) Perfiles y/o chapas yuxtapuestas, unidos entre sí mediante roblones o
tornillos, a distancias s que cumplan las condiciones:
S ≤ 8 ⋅ a y s ≤ 15 ⋅ e

7
Siendo a el diámetro del agujero y e el mínimo espesor de las piezas unidas;
o mediante soldadura continua, o discontinua a separaciones s cumpliendo la
condición: (Guzmán, 2014).

S ≤ 15 ⋅ e y s ≤ 300 mm 3.

Perfiles con forro discontinuo de chapa con uniones mediante roblones,


tornillos o soldadura, a distancias s que cumplan la condición: (Guzmán, 2014).

S ≤ 15 ⋅ i Siendo i el radio de giro mínimo de los perfiles.

PIEZAS COMPUESTAS

Son las piezas constituidas por dos o más cordones longitudinales enlazados
entre sí. Cada cordón tendrá la constitución de una pieza simple. Los elementos de
enlace pueden ser: (Guzmán, 2014).

a) Presillas, o sea, chapas o perfiles, resistentes a flexión y con unión rígida a


los cordones.
b) Celosía, o sea, formada por diagonales o montantes y diagonales.

8
3.2.2. ESTADOS DE EQUILIBRIO

Si se tiene una pieza sometida a una fuerza N de comprensiòn y se encuentra


en equilibrio, posición (1), su equilibrio podrá ser: estable, inestable o indiferente
(Guzmán, 2014).

a) Equilibrio Estable: Si al separarla un poco a la posición 2 y soltar, vuelve a


la posición 1.
b) Equilibrio Inestable: Si al separarla un poco a la posición 2 y soltar, se aleja
de la posición 1.
c) Equilibrio Indiferente: Si al separarla un poco a la posición 2 y soltar, se
queda en la posición 2.
(Guzmán, 2014).

3.2.3. LA FÓRMULA DE EULER

El esfuerzo bajo el cual una columna se pandea, obviamente decrece


conforme la columna se hace más larga. Después de que ésta alcanza una cierta
longitud, ese esfuerzo se habrá reducido al límite proporcional del acero. Para esa
longitud y longitudes mayores, el esfuerzo de pandeo será elástico (Álvarez y
Cházaro, 2010).

9
Para que una columna se pandee elásticamente, deberá ser larga y esbelta.
Su carga de pandeo P se puede calcular con la fórmula de Euler siguiente:

Esta fórmula se escribe usualmente de un modo un poco diferente que


implica la relación de esbeltez de la columna. Como r = 2I/A, podemos decir que I
= Ar2. Sustituyendo este valor en la fórmula de Euler, y dividiendo ambos lados por
el área de la sección transversal, se obtiene el esfuerzo de pandeo de Euler:

La ecuación de Euler sólo resulta útil cuando las condiciones de apoyo de


sus extremos se consideran cuidadosamente. Los resultados que se obtienen por
la aplicación de la fórmula en ejemplos específicos son bastante parecidos con los
obtenidos con pruebas de columnas esbeltas, largas y cargadas axialmente con
extremos articulados (Álvarez y Cházaro, 2010).

Para usar la ecuación de Euler con buen resultado en las columnas prácticas,
el valor de L se tomará como la distancia entre los puntos de inflexión de la elástica
pandeada. Esta distancia se considera como la longitud efectiva de la columna
(Álvarez y Cházaro, 2010).

Para una columna articulada en sus extremos (que puedan girar pero no
desplazarse), los puntos de inflexión o de momento nulo se localizan en los
extremos, separados por una distancia L (Álvarez y Cházaro, 2010).

Para columnas con diferentes condiciones de apoyo, las longitudes efectivas


serán totalmente distintas (Álvarez y Cházaro, 2010).

10
3.2.4. PANDEO ELÁSTICO E INELÁSTICO

PANDEO ELASTICO

En el análisis lineal de estructuras a un aumento de las cargas exteriores


corresponde un aumento proporcional de las deformaciones y de los esfuerzos
internos, con lo que es posible ir aumentando las cargas, y todas las soluciones
obtenidas son válidas (hasta alcanzar los límites del material) (Celigüeta, 2003).

Sin embargo, la experiencia demuestra que existen unos valores de las


cargas para los cuales la estructura se deforma de una manera excesiva, mucho
mayor que lo que correspondería para dichas cargas en el rango lineal, y al
producirse estas deformaciones excesivas se anula la capacidad de la estructura
para soportar las fuerzas exteriores, provocando su colapso, todo ello sin que se
supere el límite elástico del material. Estos valores de las cargas que provocan el
colapso de la estructura se denominan cargas críticas de pandeo o de colapso. Se
dice también que la estructura es inestable para dicho valor de las cargas, pues
experimenta un crecimiento sin límite de las deformaciones, aún sin un aumento de
las cargas exteriores (Celigüeta, 2003).

El estudio de la estabilidad estructural trata por lo tanto de determinar los


valores de las cargas críticas que provocan el colapso por grandes deformaciones.
Para este estudio es necesario suponer que las deformaciones no son pequeñas, y
en consecuencia la posición deformada de la estructura no puede confundirse con
la posición sin deformar. Por lo tanto, las ecuaciones de equilibrio se deben plantear
ahora en la posición deformada, y no en la inicial (Celigüeta, 2003).

Los conceptos de carga crítica y estabilidad del equilibrio pueden ponerse de


manifiesto con gran facilidad mediante el siguiente ejemplo sencillo. (Celigüeta,
2003).

Considérese el sistema mostrado en la figura siguiente, en el que la barra se


supone infinitamente rígida, y por lo tanto sólo el muelle de torsión acumula

11
energía. Un análisis de primer orden, planteando el equilibrio en la posición
indeformada, indica que la barra está sometida a una compresión de valor P y que
el resorte está descargado. Sin embargo, si se plantea el equilibrio en la posición
deformada se obtiene que el resorte tiene un par de valor PL sinθ. (Celigüeta,
2003).

Es posible obtener más información sobre la estabilidad del sistema


efectuando un análisis de segundo orden, considerando la expresión exacta del
potencial total del sistema:

Para que haya equilibrio este potencial debe ser estacionario:

Esta ecuación se satisface de dos formas. Si θ=0 cualquier valor de P la


satisface, lo cual corresponde con la solución del análisis de primer orden, que
permite cualquier valor de P. También se cumple la ecuación de equilibrio anterior
si el valor de P es:

Esta es la relación entre la carga axial P y el giro θ en cualquier posición de


equilibrio, y en ella se observa que para θ=0 la carga vale P=k/L. Esto indica que
k/L es un valor crítico de la carga, que hace pasar a la barra de la situación inicial
θ=0 a una situación en la que la barra comienza a girar y el muelle empieza a tener
esfuerzo. (Celigüeta, 2003).

12
Este valor de la carga se denomina punto de bifurcación del equilibrio, y en
él se pasa de la solución de primer orden a la de segundo. La figura siguiente
muestra la representación gráfica del comportamiento del sistema. Para valores de
la carga inferiores a k/L, el giro es nulo θ=0. Al alcanzarse dicho valor crítico k/L, se
produce el colapso, y la barra comienza a girar. A partir de ese valor de la carga, el
comportamiento es el indicado por el análisis de segundo orden.

Para estudiar la estabilidad del sistema se calcula la derivada segunda del


potencial:

Para la solución de primer orden, con θ=0, es decir con P<k/L, su valor es:

Se observa que si P<k/L la derivada segunda de Π es positiva y el equilibrio


es estable. Por lo tanto, en toda la solución de primer orden el sistema es estable.
Para la solución postcolapso (P>k/L), se sustituye el valor de la carga crítica en la
derivada del potencial:

Esta magnitud es siempre positiva, por lo que el equilibrio es también estable


en el comportamiento post-colapso (Celigüeta, 2003).

13
PANDEO INELÁSTICO. TEORÍA DEL MÓDULO TANGENTE

Todo el estudio de estabilidad anterior se ha efectuado suponiendo que el


material es elástico lineal, y que durante el pandeo nunca se alcanza el límite
elástico, ni siquiera el límite de proporcionalidad entre tensiones y deformaciones
unitarias. Sin embargo, los estudios experimentales muestran que en columnas
cortas la tensión de compresión nominal P/A alcanza el límite elástico del material
antes de producirse el pandeo. De hecho, ya se ha mencionado que la fórmula de
Euler sólo es válida para una esbeltez superior a un valor crítico, λPR, para el cual
se alcanza el límite de proporcionalidad entre la tensión y la deformación, y por lo
tanto no es aplicable para columnas cortas. Se hace por lo tanto necesario disponer
de una teoría que tenga en cuenta el comportamiento de la columna en la zona no
elástica del material. Los primeros estudios sobre pandeo no elástico son debidos
Engesser en 1889, quien introdujo la teoría del módulo tangente, que se desarrolla
a continuación (Celigüeta, 2003).

Se considera una columna recta, articulada en ambos extremos y sometida


a una fuerza de compresión centrada P, y se supone que el material es elástico
lineal hasta un determinado valor límite (límite de elasticidad) y a partir de él muestra
un comportamiento plástico, con una relación no lineal entre la tensión y la
deformación unitaria. (Celigüeta, 2003).

Bajo la acción de la carga P se produce en la columna una tensión σ=P/A,


que se supone ha sobrepasado el límite de elasticidad, aunque todavía no se ha
producido el pandeo. Al seguir aumentando la carga axial se llega a un valor de la
misma, denominado Pt para el cual se produce la inestabilidad: aparece una
deformación lateral v, y un momento flector en la columna de valor Pt v. La tensión
en la columna inmediatamente antes de producirse el pandeo tiene una distribución
uniforme y se denomina t σ = P / A. (Celigüeta, 2003).

Al producirse la flexión originada por el colapso la distribución de tensiones


varía, dejando de ser uniforme y pasando a tener una distribución lineal. La teoría
del módulo tangente supone que al producirse la flexión no se produce descarga

14
en la tensión de ninguna fibra de la sección: una fibra extrema de la sección
mantiene su misma tensión y la fibra opuesta incrementa su tensión en un valor Δσ.
La nueva distribución de tensiones varía linealmente entre un valor mínimo σt , y un
valor máximo σt + Δσ, como se indica en la siguiente figura (Celigüeta, 2003).

El campo de desplazamientos en la sección es inicialmente uniforme, con


valor ut. Al producirse la flexión la sección gira un ángulo de valor θ = dv d/ x , con
lo cual a la deformación inicial uniforme se le suma una nueva deformación lineal
denominada uf.

De la misma manera, las deformaciones unitarias pasan de tener una


distribución inicial uniforme de valor εt a tener una distribución lineal, variable entre
εt en un extremo de la sección y εt+Δε en el otro extremo. A este incremento de
deformación unitaria le corresponde un incremento de tensión dado por Δ= Δ σ Et ε
donde Et es el módulo de elasticidad tangente, es decir la tangente trigonométrica
de la recta tangente a la curva σ/ε del material, como se indica en la figura
(Celigüeta, 2003).

15
Sustituyendo estos valores en la expresión del momento flector se obtiene:

Esta es la ecuación de la elástica para la flexión producida por el pandeo,


siguiendo la teoría del módulo tangente. Es la misma ecuación que controla la
flexión de vigas en la teoría de primer orden, pero sustituyendo el módulo de
elasticidad lineal E por el módulo tangente Et. Este resultado es muy importante,
pues implica que todo lo desarrollado para el pandeo elástico, y todas las soluciones
obtenidas para él, pueden aplicarse para el pandeo inelástico, sin más que sustituir
el módulo de elasticidad E por el módulo tangente Et (Celigüeta, 2003).

Con esta consideración, la expresión de la carga crítica de una columna


empleando la teoría del módulo tangente es:

Donde Lp es la longitud de pandeo de la columna. La tensión crítica σt


correspondiente a esta carga crítica es:

Donde:
λ = Lp / r es la esbeltez de la columna
r el radio de giro de la sección, y
λPR es la esbeltez límite de proporcionalidad

(Celigüeta, 2003).

16
La expresión es válida únicamente en el rango inelástico, es decir cuando la
tensión crítica es superior al límite de proporcionalidad o lo que es lo mismo, cuando
la esbeltez es inferior a la de proporcionalidad. En los materiales habituales el
módulo tangente es inferior al módulo de elasticidad, por lo que la tensión crítica
proporcionada por esta teoría es inferior a la de Euler σt < σE . En todo caso la
forma de la curva σt / λ depende de la forma de la curva σ/ε del material, que
normalmente se obtiene por vía experimental. La siguiente figura representa el
aspecto de una curva típica (Celigüeta, 2003).

La única dificultad para el uso de esta teoría reside en el hecho de que el


módulo tangente depende de la tensión, por lo que todas las expresiones se vuelven
no lineales, y su resolución implica el conocimiento de la curva σ/ε del material
(Celigüeta, 2003).

17
3.3. ESFUERZOS PERMISIBLES EN COLUMNAS DE ACERO.

Los esfuerzos permisibles son aplicables a miembros prismáticos sujetos a


tensión axial producida por fuerzas que actúan a lo largo de su eje centroidal.
Cuando haya excentricidades importantes en las conexiones, sus efectos deben
tenerse en cuenta en el diseño del miembro. Cuando se espere que el elemento
estructural en estudio vaya a quedar sometido durante su vida útil a un número muy
elevado de ciclos de carga, en el cálculo de su resistencia se tendrá en cuenta la
posibilidad de una falla por fatiga. (Tun, 1991).

a) El esfuerzo de tensión permisible, Ft, no será mayor de 0.60 Fy en el área


total. Ft= 0.60 Fy
b) El esfuerzo de tensión permisible no será mayor de 0.50 Fu en el área neta
efectiva. Ft= 0.50 Fu
c) El esfuerzo permisible en el área neta a tensión del agujero para miembros
conectados con pasador es de 0.45 Fy. Ft= 0.45 Fy.
(Tun, 1991).

Los miembros con pasadores deberán cumplir los requisitos de la Sección


D3.1 en la sección del agujero. Las barras de ojo cumplirán los requisitos de la
Sección D3.1. El esfuerzo permisible en barras de ojo que cumplen con los
requisitos de la sección D3.3 es 0.60 Fy en el área del cuerpo. Ft= 0.60 Fy. Los
factores de seguridad se definen e implementan de diversas maneras. Para muchas
estructuras, es importante que el material permanezca dentro del rango elástico a
fin de evitar deformaciones permanentes cuando se remuevan las cargas. (Tun,
1991)

En estas condiciones el factor de seguridad se establece con respecto a la


fluencia de la estructura. La fluencia inicia cuando el esfuerzo de fluencia se alcanza
en cualquier punto dentro de la estructura. Por tanto al aplicar un factor de seguridad
con respecto al esfuerzo de fluencia (o resistencia a la fluencia), obtenemos un
esfuerzo permisible (o esfuerzo de trabajo que no se debe rebasar en la estructura.
Por tanto: (Tun, 1991)

18
Esfuerzo permisible = Resistencia a la fluencia / Factor de seguridad.

3.3.1 DISEÑO POR ESFUERZOS PERMISIBLES.

Este método de diseño denominado también diseño elástico, consiste en


determinar, en primer término, los esfuerzos que se presentan en las secciones
críticas de un miembro estructural bajo la acción de las cargas de servicio o de
trabajo, considerando un comportamiento elástico del material. Se considera que un
miembro está diseñado correctamente cuando los esfuerzos de trabajo,
ocasionados por las cargas de servicio que obran en el miembro no exceden los
esfuerzos permisibles. (Tun, 1991)

Los esfuerzos permisibles se estipulan en las especificaciones de diseño de


acuerdo con el tipo de elemento estructural, tipo de acero y solicitaciones que obran
en la estructura. En general, los esfuerzos permisibles se obtienen dividiendo los
esfuerzos de falla del material y tipo de solicitación entre un factor de seguridad. En
general, los esfuerzos permisibles son una fracción del esfuerzo correspondiente al
límite inferior de fluencia (esfuerzo de fluencia, Fy), o del esfuerzo mínimo

especificado de ruptura en tensión, Fu, del acero utilizado en el diseño de la

estructura o del esfuerzo crítico de un elemento. (Tun, 1991)

Ecuación básica de diseño:

Fcalc. ≤ Fperm.

Donde:
a) Fcalc.= Esfuerzo calculado en un componente estructural bajo las cargas
de servicio o de trabajo, en kg/cm2.
b) Fperm. = Esfuerzo permisible, en kg/cm2.

!! !"#$%&'( !" !"##"


Fperm = =
!! !"#$%& !" !"#$%&'('

19
El margen de seguridad se representa mediante el factor de seguridad (F.S.)
y se aplica en el mismo lado de la resistencia de la ecuación básica de diseño.
Típicamente, FS = 1.67 para diseño de miembros estructurales en tensión y FS =
2.0 para diseño de conexiones estructurales trabe-columna. (Tun, 1991).

El factor de seguridad no refleja las diferencias de niveles de las


incertidumbres asociadas con las diferentes combinaciones de carga. Por ejemplo,
se usa el mismo factor de seguridad para las cargas muertas y vivas. (Tun, 1991)

3.4. RELACIONES ESPESOR / ESBELTEZ

La medida de la esbeltez de una columna ha de tener en cuenta la longitud,


el perfil de la sección transversal y las dimensiones de la columna, y la manera de
sujetar los extremos de la columna en las estructuras que generan las cargas y las
reacciones en la columna. La medida de esbeltez comúnmente utilizada es la razón
de esbeltez, definida como: (Guzmán, 2014).

𝑆𝑆 𝑆!
𝑆𝑆 = =
𝑆 𝑆

a) Longitud real, L. En una columna simple con la carga aplicada en un extremo


y la reacción creada en el otro, la longitud real es, obviamente, la longitud
entre sus extremos. Pero en componentes de estructuras cargados a
compresión que disponen de medios de sujeción laterales que impiden que
se pandee, la longitud real se considera entre los puntos de restricción.

b) Factor de fijación de los extremos, K. El factor de fijación de los extremos


mide el grado de limitación contra rotación de cada extremo. Por lo general,
se consideran tres tipos clásicos de conexiones de extremos: el extremo de
pasador, el extremo fijo y el extremo libre. La figura muestra varias
combinaciones de tipos de extremos con los valores correspondientes de K.

20
c) Longitud efectiva, Le. La longitud efectiva combina la longitud real con el
factor de fijación de extremos; Lt = KL. En los problemas se usan los valores
prácticos recomendados del factor de fijación de extremos, como se muestra
en la figura 8. Para calcular la longitud efectiva se usarán las siguientes
relaciones:

1. Columnas con extremos de pasador: Le = KL = 1.0(L) = L


2. Columnas con extremos fijos: Le = KL = 0.65(L)
3. Columnas con extremos libres: Le = KL = 2.10(L)

4. Columnas con pasadores fijos y el otro extremo fijo: Le = KL = 0.80(L)

d) Radio de giro, r. La medida de esbeltez de la sección transversal de la


columna es su radio de giro, r, definida como:

𝑆=

Donde:
𝑆 = momento de inercia de la sección transversal de la columna con
respecto a uno de los ejes principales.
𝑆 = área de la sección transversal.
(Guzmán, 2014).

21
En conclusion:

!
1. > 200 → Elementos tan delgados, que serán de muy poco uso como
!
miembros estructurales para soportar cargas.
!
2. < 30 → Elementos tan robustos que tienen poca o ninguna tendencia a
!
pandearse y no se consideran como columnas.

3. 30 < ! < 200 → Elementos reales, se pueden considerar efectivamente


!
como columnas.
(Guzmán, 2014).

3.5. FORMULAS EMPÍRICAS PARA DISEÑO DE COLUMNAS DE ACERO

Lo visto anteriormente es aplicable para columnas del cual la esbeltez


mecánica sea mayor que el valor, para el que el esfuerzo medio alcance el límite de
proporcionalidad. A continuación veremos un gráfico para ver la zona de las
columnas intermedios en relación a las columnas largas y cortas (Guzmán, 2014).

22
Se han desarrollado muchas fórmulas empíricas para las columnas
intermedias de acero, por ser un material muy empleado en las estructuras. Se
examinan en primer lugar, y luego se verá la aplicación a otros materiales. En uno
de los métodos propuestos el de la teoría del doble módulo, se generaliza la
aplicación de la fórmula de Euler a las columnas intermedias, con esfuerzos sobre
el límite de proporcionalidad, sustituyendo el módulo elástico constante E por un

módulo reducido E , es decir :

El módulo reducido E , que también se llama módulo de tangente o


tangencial, es la pendiente de la tangente al diagrama de esfuerzo-deformación en
el punto que corresponde al esfuerzo medio en la columna. Esta fórmula
proporciona una curva que empalma las dos gráficas representativas de las
columnas cortas y largas. Aunque este método es empírico, ya que la fórmula de
Euler se basa en la proporcionalidad esfuerzo-deformación, los ensayos reales
demuestran una gran concordancia con la curva teórica (Guzmán, 2014).

3.5.1. OTROS MÉTODOS PARA COLUMNAS INTERMEDIAS.

3.5.1.1. MÉTODO DE T.H. JOHNSON.

Este método consiste en ajustar una recta a los valores medios de la serie de
numerosos ensayos graficando los valores de P/A así poder encontrar el valor de
rotura por pandeo, generando una ecuación de la siguiente forma: (Guzmán,
2014)

En donde 𝑆 es el valor para L/r = 0

Así Tetmajer y Bauschinger ensayaron en acero estructural encontrando la


expresión: (Guzmán, 2014).

23
! !
= 330 - 1.45
! !

! !
=110 - 0.48 Afectado con un factor de seguridad de 3
! !

3.5.1.2. MÉTODO DE RANKINE-GORDON.

Gordon sugirió una fórmula empírica para los elementos comprimidos basada
en datos experimentales. Rankine modificó la fórmula de Gordon (Guzmán, 2014).

Rankine sugirió que una columna cargada falla en su parte intermedia


debido a la compresión y al pandeo en más o menos grados (Guzmán, 2014).

De acuerdo con datos experimentales, se encuentra que una predicción


razonable de la carga crítica es dada por la fórmula siguiente: (Guzmán, 2014).

Que arreglándola queda:

Donde:
FR = Carga critica de Rankine
FE = Carga crítica de Euler. y se aplica a los puntales

FU =Última carga compresiva = (σU·A) y se aplica a las columnas.

σU = última tensión de compresión.


A = área de la sección.

Sabemos que:

24
Entonces:

De esta manera haciendo acomodos:

Donde la forma muy utilizada de esta expresión, que se ha llamado


Rankine- Gordon, es: (Guzmán, 2014).

Donde detallaremos a continuación un gráfico de comparación entre Euler y


Rankine. (Guzmán, 2014).

25
3.5.1.3. MÉTODO DE ROS-BRUNNER.

El método Ros-Brunner (1926) es el utilizado como base de cálculo del


método que se utiliza en el presente proyecto de Käpplein. Es una base estructural
a la que Käpplein le incorporó el análisis térmico. La base de cálculo es la misma
que el anterior sobre la carga crítica de Euler pero en sus cálculos tiene en cuenta
además la excentricidad. Ésta tiene en cuenta la provocada por la desviación entre
la pared interna y externa de la columna y además la excentricidad del centro de la
columna respecto a los extremos (pandeo inicial). A partir de ahí elaboró una serie
de gráficos adimensionales para el cálculo de las columnas. (Guzmán, 2014).

La figura anterior muestra un ejemplo de uno de los gráficos de Ros- Brunner


en el cual se tienen en cuenta los siguientes parámetros: (Guzmán, 2014).

1. La relación entre el espesor de la columna y su diámetro exterior. El


ejemplo de la figura anterior = 0.1

2. La esbeltez reducida donde los parámetros son:

26
a) λ=esbeltez mecánica de la columna y se calcula mediante la fórmula:
!
 Donde L es la longitud física de la columna e i radio de giro.
!
b) RD es la capacidad última a compresión del material.
c) E0 es el módulo de elasticidad del material.

3. σkr es el valor de la tensión admisible, es el valor que buscamos a partir de


RD teniendo en cuenta las disminuciones por esbeltez reducida y por
excentricidades referidas.

4. M es el valor de la excentricidad referida de la columna. Se calcula


mediante la siguiente expresión:

Donde:

Siendo Di y De el diámetro exterior e interior respectivamente y Tmin el


espesor mínimo de la sección; y e2 es la desviación de la pared exterior de la
columna en su longitud media respecto a los extremos. (Puede interpretarse
como pandeo inicial)

Donde W es el módulo resistente de la sección y A es el área de la A sección.


Sabiendo que el módulo resistente es igual al momento de inercia dividido
por el radio, la fórmula anterior queda simplificada a la siguiente expresión:

(Guzmán, 2014).

27
3.5.1.4. MÉTODO DE DESARROLLO DEL CÓMPUTO A PARTIR DE
KÄPPLEIN.

La base de la prueba de cómputo de la capacidad de carga de las columnas


de fundición a temperatura ambiente se basa en la teoría a partir de Ros/ Brunner
(1926). Para su uso práctico se desarrolló un diagrama adimensional de la
capacidad de tensión portante. Para poder utilizar el procedimiento a partir de Ros/
Brunner, es necesario conocer la curva tensión-deformación. La capacidad de carga
a temperatura ambiente será proporcional a temperaturas más altas. Igualmente los
coeficientes relativamente altos de una aleación de fundición gris van acompañado
a la temperatura ambiente también de rigideces superiores en temperaturas altas.
Mediante probetas se realizaron ensayos de tensión deformación en función de
diferentes temperaturas realizados en pruebas de laboratorio y se obtuvo la
siguiente gráfica: (Guzmán, 2014).

28
3.6. SOLUCIONES TÍPICAS PARA COLUMNAS DE ACERO

El diseño de las columnas de acero se basa en la desigualdad de la ecuación


del diseño por estados límites y se presenta en la forma indicada en la ecuación. La
esencia de la ecuación es que la suma de los efectos de las cargas divididas entre
la resistencia minorada debe ser menor o igual a la unidad. (Tun, 1991)

Donde:
Σ𝑆𝑆𝑆𝑆 = Suma de los efectos de cargas

𝑆𝑆𝑆 = Resistencia disminuida de la columna

3.6.1. SECCIÓN DE LA COLUMNA

La resistencia correspondiente a cualquier modo de pandeo no puede


desarrollarse si los elementos de la sección transversal son tan delgados que se
presenta un pandeo local. Por lo tanto existe una clasificación de las secciones
transversales según los valores límite de las razones ancho-espesor y se clasifican
como compactas, no compactas o esbeltas. (Tun, 1991)

En general, dentro de los límites de los márgenes disponibles y teniendo en


cuenta las limitaciones por espesor, el diseñador usa una sección con el radio de
giro más grande posible, reduciendo así la relación de esbeltez e incrementando el
esfuerzo crítico. (Tun, 1991)

3.6.2. MÉTODO PARA PREDIMENSIONAR LA COLUMNA DE ACERO

Para perfiles que no se encuentren en las tablas de cargas para columnas


debe usarse un procedimiento de tanteos. El procedimiento general es suponer un
perfil y luego calcular su resistencia de diseño. (Tun, 1991)

29
Si la resistencia es muy pequeña (insegura) o demasiado grande
(antieconómica), deberá hacerse otro tanteo. Un enfoque sistemático para hacer la
selección de tanteo es como sigue: (Tun, 1991)

a) Seleccionar un perfil de tanteo.


b) Calcular Fcr y øc Pn para el perfil de tanteo.
c) Revisar con la fórmula de interacción, si la resistencia de diseño es muy
cercana al valor requerido puede ensayarse el siguiente tamaño tabulado.
De otra manera, repetir todo el procedimiento.

Donde:
𝑆𝑆 = 𝑆𝑆𝑆𝑆𝑆 𝑆𝑆𝑆𝑆𝑆 𝑆𝑆 𝑆𝑆𝑆𝑆𝑆𝑆𝑆𝑆𝑆ó𝑆 𝑆𝑆𝑆𝑆𝑆𝑆𝑆𝑆;

𝑆𝑆 = 𝑆𝑆𝑆𝑆𝑆 𝑆𝑆𝑆𝑆𝑆 𝑆𝑆 𝑆𝑆𝑆𝑆𝑆𝑆, 𝑆𝑆𝑆𝑆 = 𝑆𝑆𝑆𝑆𝑆𝑆;

𝑆𝑆 = 𝑆𝑆𝑆𝑆𝑆𝑆𝑆 𝑆𝑆𝑆𝑆𝑆𝑆𝑆 𝑆𝑆𝑆𝑆𝑆𝑆𝑆𝑆;

𝑆𝑆 = 𝑆𝑆𝑆𝑆𝑆𝑆𝑆 𝑆𝑆𝑆𝑆𝑆𝑆𝑆 𝑆𝑆𝑆𝑆𝑆𝑆𝑆𝑆𝑆𝑆, 𝑆𝑆𝑆𝑆 = 𝑆𝑆𝑆𝑆𝑆 ;

𝑆𝑆 = 𝑆𝑆𝑆𝑆𝑆𝑆𝑆𝑆 𝑆𝑆 𝑆𝑆𝑆𝑆𝑆𝑆𝑆𝑆 𝑆𝑆𝑆 𝑆𝑆𝑆𝑆𝑆;

𝑆𝑆𝑆 = 𝑆𝑆𝑆𝑆𝑆𝑆𝑆𝑆 𝑆𝑆í𝑆𝑆𝑆𝑆 𝑆𝑆 𝑆𝑆𝑆𝑆𝑆𝑆;

𝑆 = 𝑆𝑆𝑆𝑆𝑆𝑆𝑆𝑆 𝑆𝑆 𝑆𝑆𝑆𝑆𝑆𝑆𝑆𝑆ó𝑆, 𝑆𝑆 = 0,85; 𝑆𝑆 = 0,90 .

(Tun, 1991)

3.7. DISEÑO DE COLUMNAS CON FORMULAS DE LA AISC

El AISC’ (American Institute of Steel Construction) define el límite entre


columnas intermedias y largas como el valor de la relación de esbeltez Cc dado por:
(Tun, 1991)

30
Donde E es el módulo de elasticidad (200 GPa para la mayoría de los tipos

de acero) y 𝑆PC es el esfuerzo en el punto de cedencia, para el tipo particular de

acero empleado. Para columnas de longitud efectiva L, y radio de giro mínimo r; el

AISC especifica que para L/r>Cc, el esfuerzo de trabajo 𝑆T , está dado por: (Tun,

1991)

(Nótese que ésta es la fórmula de Euler con un factor de


seguridad de 23/12 =1.92.)

Para Le/r < Cr, el AISC especifica la fórmula parabólica donde el factor de
seguridad, FS, está dado por

Obsérvese que el factor de seguridad es 1.92 cuando Le/r = c y disminuye al

aumentar la relación de esbeltez. La 𝑆T variación de con Le/r para diferentes tipos

de acero se muestra: (Tun, 1991).

31
3.8. PLACAS DE BASE ( AXIAL Y CON MOMENTO )

El esfuerzo de diseño por compresión en una zapata de concreto o de


mampostería es mucho menor que el correspondiente a la base de acero de una
columna. Cuando una columna de acero se apoya en una zapata, es necesario que
la carga de la columna se distribuya en un área suficiente para evitar que se
sobrecargue la zapata. Las cargas de las columnas de acero se transmiten a través
de una placa de base de acero a un área razonablemente grande del cimiento, que
se localiza abajo de dicha placa. (Nótese que el cimiento tiene una función
semejante, ya que éste distribuye la carga sobre un área aun mayor, de modo que
el terreno subyacente no se sobrecargue.) (McCormarc,2013).

Las placas base de las columnas de acero pueden soldarse directamente a las
columnas, o pueden ligarse por medio de alguna oreja de ángulo remachada o
soldada. Estos métodos de conexión se ilustran en la Figura.

Se muestra una placa base soldada directamente a la columna en la parte (a) de la


figura. Para columnas pequeñas, estas placas pueden soldarse a la columna en el
taller, pero para columnas mayores es necesario embarcar las placas por separado
y colocarlas en su nivel correcto. Para este segundo caso, las columnas se conectan
a la zapata con pernos de anclaje que atraviesan a las orejas de ángulo que se han
soldado a las columnas en el taller. Este tipo de arreglo se muestra en la parte (b)
de la figura. Algunos diseñadores prefieren utilizar orejas tanto en los patines como
en el alma. (El lector deberá considerar los reglamentos de OSHA para el montaje
de seguridad del acero estructural, que requiere el uso de no menos de cuatro
pernos de anclaje para cada columna. De preferencia, estos pernos deberán
colocarse en las esquinas de la placa base. (McCormarc,2013).

32
Una fase crítica en el montaje de un edificio de acero es el posicionamiento
correcto de las placas base de las columnas. Si éstas no están localizadas en sus
elevaciones correctas, pueden ocurrir cambios serios de esfuerzos en las vigas y
columnas de la estructura de acero. Se usa uno de los tres métodos siguientes para
preparar el sitio para el montaje de una columna en su elevación apropiada: placas
niveladoras, tuercas niveladoras o placas base precolocadas. Un artículo de Ricker
describe estos procedimientos con considerable detalle. Para placas base de
pequeño a mediano tamaño (de 20 a 22 plg), se envían a la obra placas niveladoras
de un espesor aproximado de 0.25 plg con las mismas dimensiones que las placas
base (o un poco mayores) y se enlechan cuidadosamente en su lugar a las
elevaciones apropiadas. Luego las columnas con sus placas base unidas a ellas se
fijan sobre las placas niveladoras. Como estas placas niveladoras son muy ligeras
y pueden manejarse manualmente, son fijadas por el contratista de la cimentación.
Esto es también así para las placas base más ligeras. Por otra parte, las placas
base grandes que tienen que ser levantadas con una grúa, generalmente son fijadas
por el montador de la estructura de acero. (McCormarc,2013).

33
Para placas base más grandes, de hasta 36 plg, se usan algunos tipos de
tuercas niveladoras para ajustar en dirección vertical las placas base. Para
garantizar estabilidad durante el montaje, estas tuercas deben usarse en por lo
menos cuatro pernos de anclaje. Si las placas base son mayores de
aproximadamente 36 plg, las columnas con las placas base unidas a ellas son tan
pesadas e incómodas de manejar, que es difícil embarcarlas juntas. Para tales
casos, las placas base se envían a la obra y se colocan antes de proceder al montaje
de la estructura de acero. Éstas pueden nivelarse con calzas o cuñas.
(McCormarc,2013).

Para placas base sumamente grandes con peso de varias toneladas o más,
pueden construirse marcos a base de ángulos para soportar las placas. Éstos se
nivelan cuidadosamente y se rellenan de concreto, que es enrasado a las
elevaciones correctas, y las placas base se apoyan directamente sobre el concreto.
Una columna transfiere su carga a la pila de apoyo o la zapata a través de la placa
base. Si el área A2 del concreto de soporte es mayor que el área A1 de la placa, la
resistencia del concreto será mayor. En ese caso el concreto que rodea al área de
contacto proporciona un soporte lateral apreciable a la parte directamente cargada,
y en consecuencia el concreto cargado puede soportar más carga. Este hecho se
refleja en los esfuerzos de diseño. (McCormarc,2013).

Las longitudes y anchos de las placas base para columnas generalmente se


seleccionan en múltiplos de pares de pulgada y sus espesores en múltiplos de 1 /8
hasta 1.25 plg, y en múltiplos de 1/4 plg después. Para garantizar que las cargas de
las columnas se repartan uniformemente sobre sus placas base, es esencial que
exista contacto entre las dos. La preparación de la superficie de esas placas está
regida por la Sección M2.8 de la Especificación AISC. En esa sección se estipula
que placas de apoyo de 2 plg de espesor o menores pueden usarse sin maquinarlas
si se obtiene un contacto satisfactorio. (Las superficies maquinadas se han aserrado
con exactitud o se han terminado hasta ser un plano verdadero.)

34
Las placas de entre 2 plg y 4 plg de espesor pueden enderezarse por
aplicación de presión o pueden maquinarse de acuerdo con el fabricante del acero.
Las placas con espesor mayor de 4 plg deben maquinarse si éstas no cumplen las
tolerancias de lisura especificadas en la Tabla 1-29 de la Parte 1 del Manual del
AISC, con el título “Placas rectangulares”. Deberá hacerse cuando menos un orificio
cerca del centro de las placas base de área grande para colocar lechada. Estos
orificios permitirán una colocación más uniforme de la lechada bajo las placas, lo
que tenderá a evitar las bolsas de aire. No se necesitan orificios para lechada si ésta
se empaca en seco. Generalmente, los orificios para los pernos de anclaje y los de
lechada se cortan con flama, ya que frecuentemente son de un diámetro demasiado
grande para la punzadura y el taladrado normales. La Parte
14 del Manual del AISC presenta considerablemente más información con
respecto a la instalación de las placas base. (McCormarc,2013).

Si la superficie del fondo de la placa debe estar en contacto con la lechada


de cemento para asegurar un contacto completo con la cimentación, las placas no
requieren de maquinado. Además, la parte superior de las placas mayores de 4 plg
de espesor no requiere maquinado si se usan soldaduras de penetración completa.
Note que cuando se requiere cierto acabado como el descrito aquí, las placas tienen
que ordenarse un poco más gruesas que sus dimensiones finales

35
para tomar en cuenta los cortes. Se considerarán inicialmente columnas que
soportan cargas de magnitud media. Si las cargas son muy pequeñas, de modo que
las placas base resultan también muy pequeñas, el procedimiento de diseño se
tendrá que revisar como se describe más adelante en esta sección.
(McCormarc,2013).

La Especificación del AISC no estipula un método específico para diseñar


placas base de columnas. Para analizar la placa base mostrada en la Figura 16,
observe que se supone que la columna transmite a la placa base una carga total
igual a Pu (para el LRFD) o Pa (para el ASD). Entonces se supone que la carga se
transmite uniformemente a través de la placa a la cimentación debajo, con una
presión igual a Pu>A o Pa>A, donde A es el área de la placa base. La cimentación

36
reaccionará a su vez con una presión igual y tenderá a flexionar las partes de la
placa base que quedan en voladizo, fuera de la columna, como se muestra en la
figura. Esta presión también tiende a empujar hacia arriba la parte de la placa base
comprendida entre los patines de la columna. En relación con la Figura 16, el Manual
del AISC sugiere que los momentos máximos en una placa base ocurren a
distancias entre 0.80 bf y 0.95 d . El momento de flexión se calcula en cada una de
estas secciones, y se utiliza el mayor de los valores para determinar el espesor
necesario de la placa. Este método de análisis es sólo una aproximación de las
condiciones verdaderas, ya que los esfuerzos reales en la placa son causadas por
una combinación de la flexión en las dos direcciones. (McCormarc,2013).

3.9. EJEMPLOS DE APLICACIÓN

1. Usando el nomograma de la Especificación del AISC, determine los


factores de longitud efectiva para las columnas IJ, FG y GH para el marco mostrado
en la siguiente figura, suponiendo que el marco está sujeto al ladeo y que se
cumplen todas las hipótesis para el desarrollo de los nomogramas. (Resp. 1.27, 1.20
y 1.17.) (McCormarc,2013).

37
2. Determine los factores de longitud efectiva para todas las columnas del
marco mostrado en la figura siguiente. Observe que las columnas CD y FG están
sujetas al ladeo, mientras que las columnas BC y EF están arriostradas contra el
ladeo. Suponga que se cumplen todas las hipótesis para el desarrollo de los
nomogramas. (McCormarc,2013).

3. Determine la resistencia de columna disponible para la columna AB en el


marco mostrado si Fy = 50 klb/plg2, y solamente se considera el comportamiento
en el plano. Adicionalmente, suponga que las columnas inmediatamente arriba o
abajo de AB tienen el mismo tamaño que AB, y también que se cumplen todas las
otras hipótesis para el desarrollo de los nomogramas. (Resp. 825 klb, LRFD; 549
klb, ASD.) (McCormarc,2013).

38
4. Diseñe la columna interior como una columna de apoyo, Kx = Ky = 1.0 y
las columnas exteriores como columnas de marco rígido, con Kx determinado por
medio del nomograma. (Resp. [Interior] W14 * 176, LRFD; W14 * 193)
(McCormarc,2013).

14. Diseñe una placa base cuadrada con acero A36 para una columna W10
* 60 con una carga muerta de servicio de 175 klb y una carga viva de servicio de
275 klb. La resistencia del concreto a los 28 días, fc œ, es de 3 000 lb/plg2. La placa
base descansa sobre una zapata de concreto de 12 pies 0 plg * 12 pies 0 plg. Use
los métodos de diseño LRFD y ASD. (McCormarc,2013).

15. Repita el Problema 14 si la columna está soportada por un pedestal de


concreto de 24 plg * 24 plg. (Resp. B PL - 1¾ * 18 * 1 pie 6 plg A36 LRFD y ASD.)
(McCormarc,2013).

16. Diseñe una placa base rectangular para una columna W8 * 28 con PD
= 80 klb y PL = 150 klb si se usa acero A36 y fc œ = 3 klb/plg2 para el concreto.
Suponga que la columna va a estar soportada por una zapata de concreto de 7 pies
0 plg * 7 pies 0 plg. Use los métodos de diseño LRFD y ASD. (McCormarc,2013).

39
BIBLIOGRAFIA

A. Elementos Estructurales. Tomo 9. (1999). Instituto Técnico de la Estructura


en Acero. San Sebastián.
B. Normas Técnicas Complementarias del RCDF, para el diseño de estructuras
metálicas.2008.
C. Bowles, Joseph E. Diseño de acero estructural. Limusa, México. Primera
Edición, 1984
D. Tun Yen, Lin; Sydney D, Stotesbury. Conceptos y Sistemas Estructurales
para Arquitectos e Ingenieros. Limusa, México, 1991.
E. Altos Hornos de México. Manual de Diseño para la Construcción con Acero.
México, 2013
F. Instituto Técnico de la Estructura en Acero. Construcción en Acero:
Introducción al Diseño. 1995
G. Especificaciones AISC (American Institute of Steel Construction) 2005 para
edificios de acero estructural
H. Mc Cormac. Diseño de estructuras de acero, método LRFD. Editorial
Alfaomega. 2013
I. Guzmán Acosta Jorge. 2014. Mecánica de materiales. Vigas y columnas.
Centro universitario de ciencias exactas e ingenierías. Universidad de
Guadalajara.
J. Álvarez Valadez, Octavio; Cházaro Rosario, Carlos. 2010. El Acero Hoy.
Miembros a en compresión. Editorial Gerdau Corsa, México.

40