Está en la página 1de 2

LOS SUELOS ENTERRADOS EN LA PLATAFORMA BASCULADA ONDULADA EN LA

REGIÓN CENTRAL
DE LA PROVINCIA DE CÓRDOBA, ARGENTINA
Jorge A. Sanabria y G. L. Argüello
*Dpto. de Geología Básica. F.C.E.F. y N.- U.N.C.Av. Velez Sarsfiel 1611 X5016 GCA
Córdoba. jorgesanab@yahoo.com.ar

En la región central de Córdoba, en la Plataforma Basculada (Capitanelli op. cit.), que


Sanabria, J et al. (2004) dividieron en dos subunidades: Plataforma Basculada Ondulada y
Plataforma Basculada Plana, se observa que los suelos actuales, en determinadas
situaciones, siempre dentro de la primera, se encuentran enterrados bajo material loéssico.
Cabe preguntarse si los suelos enterrados, por el solo hecho de serlo deben
necesariamente considerarse como indicadores de condiciones ambientales y climáticas del
pasado, y por ende paleosuelos. En el presente trabajo se analizan ejemplos que apuntan a
lo contrario, es decir casos donde no debería aplicarse ese concepto. Esto ocurre en dos
situaciones particulares: en las líneas de escurrimiento y en las pendientes hacia el este,
interrumpidas por caminos y/o alambrados.
Como ejemplo del primero de los casos se seleccionó la cárcava de Corralito que presenta
dos saltos, producto de reactivaciones erosivas retrogradantes. (33º 05´O - 64º 00´S). Se
observa en el perfil que la Serie Manfredi, que constituye el suelo regionalmente
representativo de los bajos alargados, se encuentra cubierta por un sedimento aluvial, que
contiene entre otros elementos modernos, restos de ladrillos, vidrios, plásticos, etc. Presenta
una estructura laminada, y es de textura predominante limo-arenoso, con intercalaciones
de arenas con gravas, y bloques de cemento, extraídos de las alcantarillas y vados que
fueron destruidos cuando se produjeron lluvias torrenciales. El material es de variados
colores y tiene un espesor promedio de 1 m.
El segundo ejemplo que se presenta es el de las pendientes que buzan al este, en las
cuales, junto a los alambrados de los caminos con rumbo norte – sur, que se encuentran
perpendiculares a las líneas de flujo, se produce una acumulación de materiales, producto
de la erosión hídrica de la cuenca alta, con espesores que en algunos casos llegan
aproximadamente al metro. Se concluye que en la Plataforma Basculada Ondulada, los
perfiles que se visualizan en las cárcavas desarrolladas sobre las vías de escurrimiento,
presentan tanto paleosuelos en sentido estricto, como suelos enterrados cubiertos
recientemente, y que fueron generados bajo condiciones ambientales y climáticas que no
son distintas de las actuales.
En las pendientes ocurre muy comúnmente el sepultamiento de suelos activos, en
situaciones donde el flujo hídrico es interrumpido, por ejemplo junto a los alambrados, y el
material en tránsito se deposita sobre superficies modernas. Estos suelos enterrados no
revisten la importancia tradicionalmente conferida a los paleosuelos en sentido estricto,
pero son buenos indicadores de actividades y perturbaciones antrópicas más recientes.

Bibliografía
Capitanelli, R.1979. “Capítulo V.Geomorfología” En: Vazquez, J.B. (ed) Geografía Física de
Córdoba. Ed Buol. Bs.As: 213-296.
Sanabria, J.A.; Argüello, G.L.; Dasso,C.M. 2004. Erosión hídrica en el centro de la provincia
de Córdoba. Caracterización general. Sinergia 2004, Primer Congreso de Geotecnia, Presas
y Geología. Córdoba, 18 al 23 de octubre de 2004. Resumen en actas y trabajo completo en
CD Publicación Electrónica (ISBN: 987-21767-0-1)