Está en la página 1de 1

Tu más delicada mirada fácilmente me

abriría aunque me encuentre totalmente


cerrado siempre me abres pétalo por pétalo
como abre la primavera su primera rosa,
cuidadosa y misteriosamente
No sé qué hay en ti que se cierra y se abre,
solamente algo en mi entiende que la voz de
tus ojos es más profunda que todas las rosas,
nadie ni siquiera la lluvia tiene manos tan
pequeñas