Está en la página 1de 145

MONICIONES Y ORACIONES SÁLMICAS 

para Laudes y Vísperas 
de las cuatro semanas del Salterio 

PEDRO FARNÉS SCHERER, Pbro.

EDITORIAL REGINA, S.A.


BARCELONA
1990

Colección LETRA Y ESPÍRITU

Itinerarios de la reforma litúrgica

Bajo la dirección del


CENTRO DE PASTORAL LITÚRGICA
DE BARCELONA

CON LICENCIA ECLESIÁSTICA

12 EDICIÓN
© Editorial Regina, S.A., 1978
Mallorca, 87-89, 08029-Barcelona
Futura 3
Barcelona
I.S.B.N.: 84-7129-249-3
Depósito legal: B. 40.525-90
Impreso en España
Printed in Spain
INTRODUCCIÓN ...................................................................................................................................... 9
1. Los salmos, elemento básico de la Liturgia de las Horas ............................................................... 9
2. Los salmos no siempre son fáciles y por ello deben ser introducidos............................................. 9
3. Los salmos situados en el dinamismo interno de la historia de la salvación .............................. 10
4. Hay que descubrir el dinamismo de la historia de la salvación al orar con los salmos .............. 11
5. Orar con los salmos universaliza la oración .................................................................................. 12
6. Las moniciones sálmicas ................................................................................................................. 12
7. Cómo usar las moniciones sálmicas de este volumen ................................................................... 13
8. Las oraciones sálmicas .................................................................................................................... 15
9. Las oraciones sálmicas son uno de los medios para facilitar la oración cristiana de los salmos15
10. Cómo se originó el uso de las oraciones sálmicas ........................................................................ 15
11. Las oraciones sálmicas hoy ........................................................................................................... 17
12. Las oraciones sálmicas de este volumen...................................................................................... 18
13. Cómo usar las oraciones sálmicas de este volumen .................................................................... 18
SIGLAS DE LOS LIBROS DE LA BIBLIA............................................................................................ 21
ADVERTENCIA ...................................................................................................................................... 21
DOMINGO I ............................................................................................................................................. 22
I Vísperas ............................................................................................................................................. 22
SALMO 140, 1-9 .............................................................................................................................. 22
SALMO 141 ..................................................................................................................................... 22
CÁNTICO DE LA CARTA A LOS FILIPENSES (2, 6-11) ........................................................... 23
Laudes .................................................................................................................................................. 24
SALMO 62, 2-9 ................................................................................................................................ 24
CÁNTICO DE LOS TRES JÓVENES (Dn 3, 57-88. 56) .............................................................. 25
SALMO 149 ..................................................................................................................................... 26
II Vísperas ........................................................................................................................................... 27
SALMO 109, 1-5. 7 .......................................................................................................................... 27
SALMO 113 A ................................................................................................................................. 29
CÁNTICO DEL APOCALIPSIS (cf. 19, 1-7) ................................................................................. 30
En los domingos de Cuaresma:........................................................................................................... 31
CÁNTICO DE PEDRO (1P 2, 21b-24) ........................................................................................... 31
LUNES I................................................................................................................................................... 32
Laudes .................................................................................................................................................. 32
SALMO 5, 2-10. 12-13..................................................................................................................... 32
CÁNTICO DE DAVID (1Cro 29, 10-13)......................................................................................... 33
SALMO 28 ....................................................................................................................................... 33
Vísperas ............................................................................................................................................... 34
SALMO 10 ....................................................................................................................................... 34
SALMO 14 ....................................................................................................................................... 35
CÁNTICO DE LA CARTA A LOS EFESIOS (1, 3-10) ................................................................. 36
MARTES I ................................................................................................................................................ 37
Laudes .................................................................................................................................................. 37
SALMO 23 ....................................................................................................................................... 37
CÁNTICO DE TOBIT (Tb 13, 1-10) ............................................................................................... 38
SALMO 32 ....................................................................................................................................... 39
Vísperas ............................................................................................................................................... 40
SALMO 19 ....................................................................................................................................... 40
SALMO 20, 2-8. 14 .......................................................................................................................... 41
CÁNTICO DEL APOCALIPSIS (4, 11; 5, 9-10. 12) ...................................................................... 42
MIÉRCOLES I ......................................................................................................................................... 43
Laudes .................................................................................................................................................. 43
SALMO 35 ....................................................................................................................................... 43
CÁNTICO DE JUDIT (16, 2-3. 15-19) ........................................................................................... 44
SALMO 46 ....................................................................................................................................... 45
Vísperas ............................................................................................................................................... 46
SALMO 26 (I) .................................................................................................................................. 46
SALMO 26 (II) ................................................................................................................................. 47
CÁNTICO DE LA CARTA A LOS COLOSENSES (1, 12-20) ...................................................... 47
JUEVES I ................................................................................................................................................. 48
Laudes .................................................................................................................................................. 48
SALMO 56 ....................................................................................................................................... 48
CÁNTICO DE JEREMÍAS (31, 10-14) .......................................................................................... 49
SALMO 47 ....................................................................................................................................... 50
Vísperas ............................................................................................................................................... 51
SALMO 29 ....................................................................................................................................... 51
SALMO 31 ....................................................................................................................................... 52
CÁNTICO DEL APOCALIPSIS (11, 17-18; 12, 10b-12a) ............................................................. 53
VIERNES I ............................................................................................................................................... 54
Laudes .................................................................................................................................................. 54
SALMO 50 ....................................................................................................................................... 54
CÁNTICO DE ISAÍAS (45, 15-26) ................................................................................................. 55
SALMO 99 ....................................................................................................................................... 55
Vísperas ............................................................................................................................................... 56
SALMO 40 ....................................................................................................................................... 56
CÁNTICO DEL APOCALIPSIS (15, 3-4) ...................................................................................... 58
SÁBADO I ................................................................................................................................................ 59
Laudes .................................................................................................................................................. 59
SALMO 118, 145-152 ...................................................................................................................... 59
CÁNTICO DE MOISÉS (Ex 15, 1-4. 8-13. 17-18) ......................................................................... 59
SALMO 116 ..................................................................................................................................... 61
DOMINGO II ........................................................................................................................................... 61
I Vísperas ............................................................................................................................................. 61
SALMO 118, 105-112 ...................................................................................................................... 61
SALMO 15 ....................................................................................................................................... 62
CÁNTICO DE LA CARTA A LOS FILIPENSES (2, 6-11) ........................................................... 63
Laudes .................................................................................................................................................. 63
SALMO 117 ..................................................................................................................................... 63
CÁNTICO DE LOS TRES JÓVENES (Dn 3, 52-57)..................................................................... 65
SALMO 150 ..................................................................................................................................... 66
II Vísperas ........................................................................................................................................... 67
SALMO 109, 1-5. 7 .......................................................................................................................... 67
SALMO 113 B ................................................................................................................................. 67
CÁNTICO DEL APOCALIPSIS (cf. 19, 1-7) ................................................................................. 68
En los domingos de Cuaresma:........................................................................................................... 68
CÁNTICO DE PEDRO (1P 2, 21b-24) ........................................................................................... 68
LUNES II ................................................................................................................................................. 68
Laudes .................................................................................................................................................. 68
SALMO 41 ....................................................................................................................................... 68
CÁNTICO DE JESÚS, HIJO DE SIRA (36, 1-7. 13-16) ............................................................... 69
SALMO 18 A ................................................................................................................................... 70
Vísperas ............................................................................................................................................... 71
SALMO 44 (I y II) ........................................................................................................................... 71
CÁNTICO DE LA CARTA A LOS EFESIOS (1, 3-10) ................................................................. 72
MARTES II .............................................................................................................................................. 72
Laudes .................................................................................................................................................. 72
SALMO 42 ....................................................................................................................................... 72
CÁNTICO DE EZEQUÍAS (Is 38, 10-14. 17-20) ........................................................................... 73
SALMO 64 ....................................................................................................................................... 74
Vísperas ............................................................................................................................................... 75
SALMO 48 (I y II) ........................................................................................................................... 75
CÁNTICO DEL APOCALIPSIS (4, 11; 5, 9-10. 12) ...................................................................... 76
MIÉRCOLES II ....................................................................................................................................... 76
Laudes .................................................................................................................................................. 76
SALMO 76 ....................................................................................................................................... 76
CÁNTICO DE ANA (1S 2, 1-10) .................................................................................................... 77
SALMO 96 ....................................................................................................................................... 78
Vísperas ............................................................................................................................................... 79
SALMO 61 ....................................................................................................................................... 79
SALMO 66 ....................................................................................................................................... 80
CÁNTICO DE LA CARTA A LOS COLOSENSES (1, 12-20) ...................................................... 80
JUEVES II ............................................................................................................................................... 81
Laudes .................................................................................................................................................. 81
SALMO 79 ....................................................................................................................................... 81
CÁNTICO DE ISAÍAS (12, 1-6) ..................................................................................................... 82
SALMO 80 ....................................................................................................................................... 83
Vísperas ............................................................................................................................................... 83
SALMO 71 (I y II) ........................................................................................................................... 83
CÁNTICO DEL APOCALIPSIS (11, 17-18; 12, 10b-12a) ............................................................. 84
VIERNES II ............................................................................................................................................. 85
Laudes .................................................................................................................................................. 85
SALMO 50 ....................................................................................................................................... 85
CÁNTICO DE HABACUC (3, 2-4. 13a. 15-19).............................................................................. 85
SALMO 147 ..................................................................................................................................... 86
Vísperas ............................................................................................................................................... 87
SALMO 114 ..................................................................................................................................... 87
SALMO 120 ..................................................................................................................................... 88
CÁNTICO DEL APOCALIPSIS (15, 3-4) ...................................................................................... 89
SÁBADO II............................................................................................................................................... 89
Laudes .................................................................................................................................................. 89
SALMO 91 ....................................................................................................................................... 89
CÁNTICO DEL DEUTERONOMIO (32, 1-12) ............................................................................. 90
SALMO 8 ......................................................................................................................................... 91
DOMINGO III .......................................................................................................................................... 92
I Vísperas ............................................................................................................................................. 92
SALMO 112 ..................................................................................................................................... 92
SALMO 115 ..................................................................................................................................... 93
CÁNTICO DE LA CARTA A LOS FILIPENSES (2, 6-11) ........................................................... 94
Laudes .................................................................................................................................................. 94
SALMO 92 ....................................................................................................................................... 94
CÁNTICO DE LOS TRES JÓVENES (Dn 3, 57-88. 56) .............................................................. 95
SALMO 148 ..................................................................................................................................... 95
II Vísperas ........................................................................................................................................... 96
SALMO 109, 1-5. 7 .......................................................................................................................... 96
SALMO 110 ..................................................................................................................................... 96
CÁNTICO DEL APOCALIPSIS (cf. 19, 1-7) ................................................................................. 97
En los domingos de Cuaresma:........................................................................................................... 97
CÁNTICO DE PEDRO (1P 2, 21b-24) ........................................................................................... 97
LUNES III ................................................................................................................................................ 97
Laudes .................................................................................................................................................. 97
SALMO 83 ....................................................................................................................................... 97
CÁNTICO DE ISAÍAS (2, 2-5) ....................................................................................................... 98
SALMO 95 ....................................................................................................................................... 99
Vísperas ............................................................................................................................................. 100
SALMO 122 ................................................................................................................................... 100
SALMO 123 ................................................................................................................................... 101
CÁNTICO DE LA CARTA A LOS EFESIOS (1, 3-10) ............................................................... 102
MARTES III ........................................................................................................................................... 102
Laudes ................................................................................................................................................ 102
SALMO 84 ..................................................................................................................................... 102
CÁNTICO DE ISAÍAS (26, 1-4. 7-9. 12) ...................................................................................... 103
SALMO 66 ..................................................................................................................................... 104
Vísperas ............................................................................................................................................. 105
SALMO 124 ................................................................................................................................... 105
SALMO 130 ................................................................................................................................... 105
CÁNTICO DEL APOCALIPSIS (4, 11; 5, 9-10. 12) .................................................................... 106
MIÉRCOLES III .................................................................................................................................... 106
Laudes ................................................................................................................................................ 106
SALMO 85 ..................................................................................................................................... 106
CÁNTICO DE ISAÍAS (33, 13-16) ............................................................................................... 107
SALMO 97 ..................................................................................................................................... 108
Vísperas ............................................................................................................................................. 109
SALMO 125 ................................................................................................................................... 109
SALMO 126 ................................................................................................................................... 110
CÁNTICO DE LA CARTA A LOS COLOSENSES (1, 12-20) .................................................... 111
JUEVES III ............................................................................................................................................ 111
Laudes ................................................................................................................................................ 111
SALMO 86 ..................................................................................................................................... 111
CÁNTICO DE ISAÍAS (40, 10-17) ............................................................................................... 113
SALMO 98 ..................................................................................................................................... 114
Vísperas ............................................................................................................................................. 114
SALMO 131 (I y II) ....................................................................................................................... 114
CÁNTICO DEL APOCALIPSIS (11, 17-18; 12, 10b-12a) ........................................................... 115
VIERNES III .......................................................................................................................................... 115
Laudes ................................................................................................................................................ 115
SALMO 50 ..................................................................................................................................... 115
CÁNTICO DE JEREMÍAS (14, 17-21) ........................................................................................ 115
SALMO 99 ..................................................................................................................................... 116
Vísperas ............................................................................................................................................. 117
SALMO 134 (I y II) ....................................................................................................................... 117
CÁNTICO DEL APOCALIPSIS (15, 3-4) .................................................................................... 118
SÁBADO III ........................................................................................................................................... 118
Laudes ................................................................................................................................................ 118
SALMO 118, 145-152 .................................................................................................................... 118
CÁNTICO DE LA SABIDURÍA (9, 1-6. 9-11) ............................................................................. 119
SALMO 116 ................................................................................................................................... 120
DOMINGO IV ........................................................................................................................................ 120
I Vísperas ........................................................................................................................................... 120
SALMO 121 ................................................................................................................................... 120
SALMO 129 ................................................................................................................................... 121
CÁNTICO DE LA CARTA A LOS FILIPENSES (2, 6-11) ......................................................... 122
Laudes ................................................................................................................................................ 122
SALMO 117 ................................................................................................................................... 122
CÁNTICO DE LOS TRES JÓVENES (Dn 3, 52-57)................................................................... 122
SALMO 150 ................................................................................................................................... 122
II Vísperas ......................................................................................................................................... 122
SALMO 109, 1-5. 7 ........................................................................................................................ 122
SALMO 111 ................................................................................................................................... 122
CÁNTICO DEL APOCALIPSIS (cf. 19, 1-7) ............................................................................... 124
En los domingos de Cuaresma:......................................................................................................... 124
CÁNTICO DE PEDRO (1P 2, 21b-24) ......................................................................................... 124
LUNES IV .............................................................................................................................................. 124
Laudes ................................................................................................................................................ 124
SALMO 89 ..................................................................................................................................... 124
CÁNTICO DE ISAÍAS (42, 10-16) ............................................................................................... 125
SALMO 134, 1-12 .......................................................................................................................... 126
Vísperas ............................................................................................................................................. 127
SALMO 135 (I y II) ....................................................................................................................... 127
CÁNTICO DE LA CARTA A LOS EFESIOS (1,3-10) ................................................................ 128
MARTES IV ........................................................................................................................................... 128
Laudes ................................................................................................................................................ 128
SALMO 100 ................................................................................................................................... 128
CÁNTICO DE AZARÍAS (Dn 3,26-27.29. 34-41) ........................................................................ 129
SALMO 143, 1-10 .......................................................................................................................... 130
Vísperas ............................................................................................................................................. 131
SALMO 136, 1-6 ............................................................................................................................ 131
SALMO 137 ................................................................................................................................... 132
CÁNTICO DEL APOCALIPSIS (4, 11; 5, 9-10. 12) .................................................................... 133
MIÉRCOLES IV .................................................................................................................................... 133
Laudes ................................................................................................................................................ 133
SALMO 107 ................................................................................................................................... 133
CÁNTICO DE ISAÍAS (61, 10—62, 5) ......................................................................................... 134
SALMO 145 ................................................................................................................................... 135
Vísperas ............................................................................................................................................. 136
SALMO 138, 1-18. 23-24 (I y II) ................................................................................................... 136
CÁNTICO DE LA CARTA A LOS COLOSENSES (1, 12-20) .................................................... 137
JUEVES IV ............................................................................................................................................ 137
Laudes ................................................................................................................................................ 137
SALMO 142, 1-11 .......................................................................................................................... 137
CÁNTICO DE ISAÍAS (66, 10-14a) ............................................................................................. 138
SALMO 146 ................................................................................................................................... 139
Vísperas ............................................................................................................................................. 140
SALMO 143 (I y II) ....................................................................................................................... 140
CÁNTICO DEL APOCALIPSIS (11, 17-18; 12, 10b-12a) ........................................................... 141
VIERNES IV .......................................................................................................................................... 141
Laudes ................................................................................................................................................ 141
SALMO 50 ..................................................................................................................................... 141
CÁNTICO DE TOBIT (Tb 13, 10-15. 17-19) ............................................................................... 141
SALMO 147 ................................................................................................................................... 142
Vísperas ............................................................................................................................................. 142
SALMO 144 (I y II) ....................................................................................................................... 142
CÁNTICO DEL APOCALIPSIS (15, 3-4) .................................................................................... 143
SÁBADO IV ........................................................................................................................................... 143
Laudes ................................................................................................................................................ 143
SALMO 91 ..................................................................................................................................... 143
CÁNTICO DE EZEQUIEL (36, 24-28) ........................................................................................ 143
SALMO 8 ....................................................................................................................................... 145
INTRODUCCIÓN 

1. Los salmos, elemento básico de la Liturgia de las Horas 
Los salmos, por su contenido, no constituyen aún la expresión más plena de la
oración eclesial, ya que «los salmos no presentan más que una sombra o esbozo de
aquella plenitud que se reveló más tarde en Cristo, plenitud de la que la oración de
la Iglesia recibe su más alto valor». 1 Sin embargo, en razón del abundante uso que
se hace de los salmos en el Oficio divino, puede decirse que, en la práctica, la
calidad de la oración eclesial depende principalmente de la manera como se
comprende, se vive y se realiza la salmodia. Pero la salmodia no sólo es importante
por el amplio lugar que los salmos ocupan en el conjunto del Oficio, sino que lo es
principalmente porque en ellos se encuentra la mejor escuela, querida por el
mismo Espíritu Santo, para llegar a la plenitud de oración que luego se nos revela
en el nuevo Testamento. En los salmos se contiene la mejor pedagogía de la oración
cristiana y, por ello, la Iglesia, desde sus más remotos orígenes, y a partir del
mismo nuevo Testamento, ha reservado siempre para los salmos un lugar
destacado en la plegaria litúrgica.

Es, pues, de la mayor importancia dar a la comprensión de los salmos su debido


valor en la celebración. Cuando se capta bien el sentido de los salmos como
plegaria, el Oficio divino llega a constituir la mejor forma de oración; si, por el
contrario, los que celebran la Liturgia de las Horas no consiguen penetrar en el
sentido de los salmos, difícilmente el Oficio divino pasará de ser el mero
cumplimiento de una obligación.

2. Los salmos no siempre son fáciles y por ello deben ser introducidos 
Los salmos son importantes, pero resultan difíciles, con frecuencia, para no pocas
personas. No es exagerado afirmar que son muchos los que, después de haber
intentado con la mayor buena voluntad abordar los salmos para convertirlos en
oración, han topado con dificultades tan serias que o bien han desistido de su
conato de orar con es tos venerables poemas, o bien, cuando se trata de personas
obligadas al Oficio, han ido cayendo en la práctica de una recitación meramente
material de la Liturgia de las Horas.

Algunos salmos son, ciertamente, de inteligencia fácil, pero la mayoría de ellos, por
su densidad de contenido, presentan serias dificultades para los no iniciados. Unas
dificultades surgen por lo que podríamos llamar la «periferia de los salmos»:
lenguaje y ambiente lejano por la geografía y por el tiempo; otras dificultades, más
serias si cabe, se deben al contenido ideológico de estos poemas: textos que
abundan en sentimientos de amenaza y de venganza, piezas en las que el orante se
presenta como un dechado de perfección, de modo que su plegaria, por lo menos

1 Institutio generalis sobre la Liturgia de las Horas, núm. 101.


aparentemente, se asemeja a aquella oración del fariseo que el Señor condenó. 2 ]
«No es de extrañar —reconoce la propia Institutio de la Liturgia de las Horas—
que, si bien todos se muestran concordes en la suma estima de los salmos, surjan a
veces algunas dificultades cuando alguien, al orar, intenta hacer suyos tan
venerables poemas». 3 Por ello, la misma Institutio, por una parte, exhorta a los
pastores de la Iglesia a que encaucen a los fieles « hacia la inteligencia cristiana de
los salmos, a fin de que lleguen gradualmente a gustar mejor y a hacer más amplio
uso de la oración de la Iglesia», 4 y, por otra, pro pone algunos medios para facilitar
la comprensión de los salmos en su vertiente de oración. 5

Precisamente este libro de introducciones a los salmos y de oraciones sálmicas que


presentamos se sitúa en esta doble línea sugerida por la Institutio de la Liturgia de
las Horas: en primer lugar, ayudar a una inteligencia de los salmos que sea algo
más que un simple conocimiento exegético científico, y, después, lograr que quienes
rezan la Liturgia de las Horas «lleguen gradualmente a gustar mejor» 6 de la
espiritualidad de los salmos.

Con esta pequeña aportación deseamos simple mente abrir horizontes para una
mejor y más viva comprensión de los salmos, con la esperanza de que quienes se
inicien con este instrumento en la contemplación del mensaje cristiano anunciado
en los salmos irán descubriendo después nuevas posibilidades, tanto en la
interpretación espiritual de los mismos, como en la redacción de otras posibles
colectas sálmicas que «cristifiquen» y «actualicen» estos cantos que tanto han
contribuido a la vida de oración de la comunidad eclesial.

3.  Los  salmos  situados  en  el  dinamismo  interno  de  la  historia  de  la 
salvación 
Hoy conocemos mejor que ayer cómo toda la historia santa camina hacia Cristo: las
grandes etapas de la historia de la salvación no se comprenden ya como pequeñas
anécdotas aisladas, sino que se sitúan en su dinamismo hacia la Pascua del Señor
y hacia la parusía final. La marcha de Israel por el desierto, para poner un
ejemplo, se ve de nuevo, según la más genuina tradición de los Padres, como figura
e inicio del caminar hacia la libertad total, libertad iniciada para la humanidad con
la victoria de Cristo sobre la peor de las esclavitudes, la muerte, y libertad cuya
realización completa espera la Iglesia en la parusía, cuando la humanidad entera
sea liberada de la esclavitud de la muerte. 7 Bajo esta perspectiva, leer hoy las
luchas y las dificultades de Israel por el desierto no es para la comunidad eclesial
anécdota del pasado, sino contemplación del presente y profecía del futuro.

2 Cf. Lc 18, 12.


3 Institutio generalis sobre la Liturgia de las Horas, núm. 101.
4 Institutio generalis sobre la Liturgia de las Horas, núm. 23.
5 Institutio generalis sobre la Liturgia de las Horas, núms. 110-113.
6 Institutio generalis sobre la Liturgia de las Horas, núm. 23.
7 Cf. Rm 8, 21.
Este dinamismo interno que invade todo el con junto de la historia de la salvación
tiene también su realidad, bajo el prisma concreto de oración, en el Salterio. Los
salmos, en efecto, aunque escritos para situaciones concretas y como súplicas para
crisis determinadas o acciones de gracias por victorias singulares, deben colocarse
en el dinamismo total de la historia de la salvación; así situados sobrepasan las
limitadas fronteras de un personaje concreto, de una época determinada o de unas
circunstancias precisas, y adquieren su sentido más pleno de oración por las luchas
del vivir cotidiano, o de contemplación profética ante la victoria final de la
humanidad, vivida por la Iglesia en la esperanza e incluso iniciada ya en no pocas
de las realizaciones logradas por el pueblo de Dios en su peregrinar por el mundo.

4. Hay que descubrir el dinamismo de la historia de la salvación al orar 
con los salmos 
Pero este dinamismo de la historia de la salvación, presente en los salmos como en
toda la Escritura, debe descubrirse: hay que saber contemplar y vivir las
situaciones concretas de los salmistas y apropiarse incluso sus mismas expresiones
como oración que nos lleva hacia una liberación superior a aquella de la que ellos
nos hablan literalmente; hay que saber entrever en las victorias que canta el
salmista la profecía de la victoria pascual que la Iglesia contempla realizada en
Cristo y, de la cual, suplica participar al fin de los tiempos. Los apóstoles —como
aparece en los primeros discursos del libro de los Hechos— anunciaban a Cristo
resucitado casi siempre a partir de la contemplación de los salmos, en los que leían
ya la victoria del Señor. 8 Hay que recordar, con todo, que incorporarse a este
dinamismo de la historia de la salvación a través de los salmos no siempre resulta
fácil, sobre todo para quienes han vivido una espiritualidad poco bíblica y poco
pascual. Si, por el contrario, nos sumergimos en el dinamismo de la historia de la
salvación, mirándola en conjunto como una acción única que va progresando a
través del tiempo, al contemplar las primeras maravillas realizadas por Dios para
salvar a su pueblo, fácilmente descubriremos ya en ellas los primeros pasos de una
liberación que luego fue progresando hasta llegar a su culminación en Cristo.
Colocados en el interior de este dinamismo, no resultará difícil contemplar en las
victorias del rey de Israel sobre sus enemigos el preludio de la victoria de Cristo
sobre la muerte; en el fin del exilio de Babilonia, la profecía de la liberación de toda
clase de destierros; en la destrucción de los pueblos enemigos, el anuncio de la
aniquilación definitiva de todo poder enemigo de Cristo y del hombre: dolor,
pecado, muerte.

A semejanza del visitante que, al contemplar hoy la pila bautismal donde fue
bautizado en el siglo pasado aquel recién nacido al que llamaron Ángel Roncalli, no
dejará de pensar en el bautismo del papa Juan XXIII, por más que ni los familiares
ni el ministro que confirió el sacramento pudieran tener la menor idea de que
estaban bautizando al que luego sería el papa, así también, quien con mirada

8 Cf. Hch 2, 25-28; 2, 34-35; 4, 25.


posterior contempla los triunfos de la dinastía de David no puede dejar de pensar
en la victoria definitiva de Cristo, el Hijo de David por excelencia.

5. Orar con los salmos universaliza la oración 
No se puede negar que los salmos, escritos por autores muy lejanos a nuestro
mundo actual, tanto por el tiempo como por la geografía y la cultura, se sirven de
imágenes y modos de expresión muy distintos de los que usa el hombre de hoy.
Esta lejanía con respecto a nosotros se experimenta como fuente de dificultades por
muchos que hoy quieren o deben orar con las viejas fórmulas del Salterio. Por
nuestra parte, más bien diríamos que si se sabe utilizar debidamente, esta misma
lejanía no es una dificultad, sino un buen instrumento para llevarnos con más
facilidad a la comunión, con Dios y a la contemplación de sus maravillas. Y esto por
dos motivos: porque los salmos nos «universalizan», y porque los salmos nos llevan
a un ambiente distinto del nuestro —nos «alienan», si se quiere usar esta palabra
en sentido no peyorativo—, para colocarnos en un mundo que puede ser la imagen
del mundo de Dios, al que la oración nos debe llevar.

Los salmos, en efecto, al ser como el eco de situaciones muy lejanas, son aptos para
evocar acontecimientos diversos sin encerrarnos en un solo hecho determinado:
pueden evocar no solamente una dificultad concreta, que quizá nos preocupa des
mesuradamente, sino el conjunto de dificultades y de situaciones por las que
atraviesa la Iglesia y la humanidad. Con ello salimos de nuestro pequeño mundo,
en el cual vivimos encerrados, y nos abrimos al mundo entero, con sus luchas y
necesidades; así los salmos hacen, si se quiere usar esta expresión, que nuestra
oración sea «extravertida». Esto en cuanto al contenido mismo de la oración.

Y por lo que se refiere a la forma, el uso de unas imágenes lejanas a nuestro mundo
y de un vocabulario no usual en nuestro tiempo —aunque plenamente
comprensible— nos invita a salir de nuestra rutina y de nuestro mundo de cada
día, con sus tópicos que llegan a perder, a veces, todo significado por su repetida
utilización. Con ello las expresiones y las imágenes de los salmos, con su poesía y
su lenguaje no usual, nos invitan a decir nuestras realidades con expresiones que,
al no ser las de cada día, pueden ayudarnos a pensar más en lo que decimos,
saliendo de nuestro ambiente rutinario y acercándonos a un mundo del que
vivimos lejos: el mundo de las maravillas de Dios.

6. Las moniciones sálmicas 
El objeto de las moniciones sálmicas, como el de las restantes moniciones
litúrgicas, es «introducir», para ayudar a una inteligencia más plena y a una
vivencia más personal de los textos litúrgicos a los que sirven de pórtico. La misma
edición típica de la Liturgia de las Horas ofrece para cada salmo un doble género
de moniciones: en primer lugar, el título, que aparece en caracteres rojos y que no
debe proferirse en la celebración, sino que se ofrece a la reflexión personal durante
el silencio que oportunamente se intercala antes de los salmos, y que orienta sobre
el sentido literal de los mismos; en segundo lugar, la breve sentencia del nuevo
Testamento o de los Padres, que interpreta el salmo en sentido cristiano y que está
destinada a usarse eventualmente, durante el tiempo ordinario, en lugar de la
antífona común. 9

Hay que reconocer, sin embargo, que estos dos tipos de moniciones suponen ya, en
cierta manera, algún conocimiento del salmo. En este volumen presentamos, por el
contrario, unas moniciones —por su extensión quizá deberían llamarse más bien «
homilías»— que intentan ilustrar, casi explicar, el contenido del salmo, pero
conservando un cierto sentido mistagógico como lo requiere el hecho mismo de la
celebración.

Según el tenor de cada salmo —pues los salmos no son un género literario
uniforme 10 — estas moniciones tienen presente dos, tres o hasta cuatro planos del
salmo que comentan: a) su sentido más literal, sin la comprensión del cual
cualquier interpretación posterior podría apartarse de lo que Dios ha querido
comunicarnos a través del salmo; b) la realización del salmo en Jesucristo; c) en la
Iglesia; y d) incluso en cada uno de los fieles que recitan el salmo.

7. Cómo usar las moniciones sálmicas de este volumen 
En contraposición con las breves moniciones que aparecen en la edición típica de la
Liturgia de las Horas, las que aquí presentamos son un tanto ex tensas; como ya
hemos dicho, las moniciones de este volumen son más bien pequeñas homilías que
moniciones propiamente tales. Por ello precisamente su uso exige una cierta
discreción y una tal pedagogía que su presencia en la celebración no dificulte el
dinamismo de la misma. En efecto, si a cada uno de los salmos de la celebración se
antepone una monición extensa como las que aquí presentamos, fácilmente se
correrá el peligro de que la misma estructura del Oficio pierda su dinamismo y, con
ello, posiblemente el conjunto de la celebración se asemeje más bien a una
catequesis bíblica que a una celebración de la comunidad cristiana. Hay que lograr,
pues, que el uso de estas moniciones no invada de tal manera la celebración que
lleguen a convertirse en la pieza clave. Las moniciones no deben perder su carácter
de textos introductorios, «servidores» de la proclamación o canto del salmo, que
debe continuar ocupando el lugar principal. Por ello sugeriríamos no usar en cada
celebración más que la monición a uno solo de los salmos; 11 en un primer mes se

9 Según la Institutio generalis sobre la Liturgia de las Horas, estas breves sentencias pueden
usarse sólo en aquellos tiempos y días en que los salmos no tienen antífonas propias. La razón de
esta norma litúrgica es obvia: estas pequeñas moniciones, como las antífonas comunes, subrayan
sólo el sentido más general del salmo. En los días y tiempos más importantes, las antífonas
colorean los salmos aplicándolos más particularmente al matiz que tiene la celebración en estas
circunstancias determinadas. Por ello, en estos días no es conveniente usar estas sentencias que
dan al salmo un sentido más general, pero no el apropiado al día y al tiempo.
10 Cf. Institutio generalis sobre la Liturgia de las Horas, núm. 121.
11 Creemos que habitualmente no debería hacerse la monición a más de un salmo para no

desequilibrar el dinamismo de la celebración. Con todo, en alguna circunstancia especial (por


podría introducir diariamente el primer salmo de Laudes, al mes siguiente el
segundo, y así sucesivamente hasta haber recorrido, en el intervalo de seis meses,
los tres salmos de Laudes y de Vísperas de las cuatro se manas del Salterio.

En todo caso, juzgamos del todo desaconsejable que se reserve el uso de estas
moniciones solamente a los días de fiesta o a las celebraciones más solemnes, pues
con ello no se conseguiría la vivencia del conjunto de los salmos, sino sólo la de
unos pocos, que, además, siempre serían los mismos.

Para lograr que el salmo introducido por la monición no pierda su relieve y no haga
el papel de pequeño elemento al lado del largo comentario que lo introduce, será
pedagógicamente muy acertado cantar siempre dicho salmo; con ello, además, se
irá revalorizando y profundizando progresivamente cada uno de los salmos y, al
mismo tiempo, se aprenderán sus diversas melodías, que tanto pueden ayudar a
una correcta vivencia de su sentido oracional, en el supuesto que las melodías
estén pensadas como servidoras del texto sálmico y no como simple música para
solemnizar. 12

Por otro lado, el uso de estas moniciones debe considerarse como algo provisional,
un instrumento para llegar a la comprensión viva de los salmos. Cuando, al cabo
de un tiempo, el sentido de los mismos ya se haya captado, será mejor usar de
cuando en cuando alguna breve frase evocativa y sugerente (por ejemplo, las
moniciones que aparecen en el mismo volumen oficial de la Liturgia de las Horas)
que volver a insistir en la introducción-explicación del salmo tal como la
presentamos en este libro. Quizá después de haber usado las moniciones durante
seis meses se podría interrumpir su uso por algún tiempo, y repetirlas después, por
segunda vez, otros seis meses. Creemos que con esta doble etapa de reflexión el
simple texto sálmico ya dará casi espontáneamente materia suficiente para la
oración.

ejemplo, durante los días de un retiro), podrían introducirse todos y cada uno de los salmos; pero
con la condición de darles también el debido realce o bien por el canto, o bien por los silencios, o
bien con las oraciones sálmicas. En este caso, habría que destinar a Laudes o a Vísperas un espacio
de tiempo bastante más prolonga do que el habitual, extremo fácil de lograr en unos días especiales,
pero más difícil en el horario de la vida cotidiana.
12 Bajo este aspecto recomendaríamos la obra de Domingo Cols Celebración cantada de la Liturgia

de las Horas como una de las más logradas. En esta publicación se res peta muy bien el sentido
propio de cada uno de los salmos y, con ello, se ayuda a captar mejor el sentido de los mismos. Una
presentación musical del Salterio que forzara la singularidad de cada salmo reduciéndolos todos a
un esquema único, común y monótono, consistente en un recitativo a dos coros, no parece que hoy
sea adecuada. Este modo de salmodia, heredado del canto gregoriano en una de sus aplicaciones
menos felices, no ayudaría a la comprensión y vivencia de los salmos. Incluso nos parece que sería
contrario a lo que propone la Institutio genera lis sobre la Liturgia de las Horas cuando sugiere que
»según las exigencias del género literario se propongan distintos modos de recitación que ayuden a
percibir mejor la fragancia espiritual y literaria de los salmos» (núm. 21).
8. Las oraciones sálmicas 
Las oraciones sálmicas son uno de los antiguos usos litúrgicos que la reforma
litúrgica postconciliar ha restaurado y que merece destacarse por su importancia.
Podríamos describir estas colectas diciendo que son unas oraciones parecidas en su
presentación exterior a las restantes oraciones del Oficio o de la misa, si bien
tienen, por su contenido, una función distinta y muy concreta: la de resumir el
sentido del salmo previamente recitado o alguna faceta: del mismo, abriendo su
significado a las realidades del nuevo Testamento y a la vida actual de la
comunidad cristiana. De este modo, las oraciones sálmicas se ponen en la línea de
una de las mayores recuperaciones de nuestro tiempo: el re- descubrimiento del
antiguo Testamento en su relación con el misterio de Cristo y con la vida de la
Iglesia.

9. Las oraciones sálmicas son uno de los medios para facilitar la oración 
cristiana de los salmos 
Las dificultades que hoy podemos encontrar en la recitación de los salmos no son
un fenómeno de nuestro tiempo: también la antigüedad cristiana topó con ellas.
Pero, convencida como estaba de que el Salterio era un don del mismo Dios para
facilitar y guiar la oración de su pueblo, no renunció nunca a los salmos ni los
substituyó por otras plegarias de contexto más fácil, sino que buscó instrumentos
para facilitar la inteligencia y vivencia de los mismos en una visión dinámica y
cristiana. Así se originaron en primer lugar los llama dos «Títulos de los salmos»,
que orientaban el sentido del texto, a partir de la situación del salmista, hacia la
realización más plena de la plegaria en la persona de Cristo o en las situaciones de
la comunidad eclesial. Otro instrumento —que nació por la misma causa y ha
perseverado a través de los siglos hasta nuestros días— fueron las antífonas: en
ellas se quiso subrayar una frase del mismo salmo o un texto bíblico paralelo para
centrar, a base de una de las ideas, la atención del que va a recitar el texto.
Finalmente, en esta misma línea de cristianizar los salmos, aparecieron las
oraciones sálmicas. Estos tres instrumentos —títulos, antífonas y oraciones— han
sido conservados —antífonas— o restaurados —títulos y oraciones— por la nueva
estructura de la Liturgia de las Horas.13

10. Cómo se originó el uso de las oraciones sálmicas 
Detengámonos ahora un poco en el tercero de estos instrumentos, las oraciones
sálmicas, y, para captar mejor su significado, veamos cómo se introdujo esta
costumbre. Por los documentos que han llegado hasta nosotros, sabemos que entre
los siglos IV y VI, tanto en Oriente como en Occidente, seguramente como reacción
ante el peligro que re presentaba una recitación puramente mecánica de los
salmos, se fueron introduciendo, entre salmo y salmo, pequeños espacios de oración

13 Cf. Institutio generalis sobre la Liturgia de las Horas, núms. 110-114.


privada. Algunos de los testimonios nos hablan claramente de oraciones sálmicas
recitadas por uno de los participantes; otros testimonios, en cambio, son de más
difícil interpretación, pues en su literalidad tanto podrían aludir a momentos de
oración personal y silenciosa, como a recitación de fórmulas personales e
improvisadas, o finalmente a oraciones fijas y estructuradas, a la manera de las
oraciones litúrgicas; incluso es posible que coexistieran los tres tipos de oración o
que, evolutivamente, se pasara de la oración en silencio a las oraciones
improvisadas y, de éstas, a la cristalización de fórmulas fijas. Veamos, a manera de
ejemplo, algunos textos antiguos:

El anciano (anacoreta Serapión) se dispone a rezar el Oficio. Y empezando por el


libro del salterio, al final de cada uno de los salmos, rogaba a Dios diciendo una
oración. 14

No podernos asegurar en este caso si se trata de una oración en silencio, de una


breve jaculatoria o de una oración sálmica espontánea o estereotipada.

Cuando ha entrado ya todo el pueblo (en el interior del santo sepulcro), un


presbítero dice un salmo y todos responden cantando la antífona, y después se
recita la oración. Luego, un diácono recita un segundo salmo que concluye también
con su colecta. Finalmente, un clérigo dice un tercer salmo que concluye también
con su oración. Dichos los tres salmos con sus tres oraciones... Llegado el obispo a
la basílica de la cruz se reza nuevamente un salmo con su oración.15

En este testimonio se habla evidentemente de las oraciones sálmicas ya


estereotipadas.

Cuando han terminado un salmo (los monjes de Egipto) no se arrodillan


precipitadamente como algunos de nuestros monjes, sino que, antes de
arrodillarse, rezan un poco y pasan la mayor parte del tiempo de pie en oración de
súplica. Después se postran en tierra brevemente, únicamente para adorar la
divina bondad, y luego se levantan en seguida y, de pie nuevamente, extienden los
brazos y rezan como al principio, prolongando su oración. Y cuando el que debe
recitar la oración conclusiva se levanta, todos se levantan al mismo tiempo.16

Aquí nos encontramos con un ceremonial ya complejo, compuesto de oración en


silencio y oración sálmica de conclusión.

Al salmodiar cuídese de no unir nunca un salmo con el siguiente, pues esto no está
permitido. Se debe, por el contrario, terminar cada salmo con el Gloria, de tal
forma que nunca se omita ni la doxología ni la colecta entre los salmos. 17

14 Apotegmaia Pamrum: PG 56, 415.


15 ETERIA, Peregrinación: «Sources chrétiennes» 21, p. 197.
16 Cf. Instituciones cenobíticas, II, 7: «Sources chrétiennes» 109, pp. 71-73.
17 Regula Magistri: «Sources chrétiennes» 106, p. 185.
Creemos que los testimonios aducidos son suficientes para descubrir hasta qué
punto la antigüedad nos puede servir de ejemplo en su deseo de reaccionar ante el
peligro de que la salmodia se limite a una recitación mecánica de salmos. Pero no
queremos cerrar este apartado de testimonios antiguos sin citar un texto cuya
referencia a las oraciones sálmicas es, por lo menos, probable, según el pensar de
E. Dekkers; se trata de una de las afirmaciones de la Sancta Regula cuya posible
alusión a nuestro objeto será especialmente sugestiva para cuantos siguen la Regla
benedictina: La oración debe ser breve y pura... en comunidad abréviese la oración
en lo posible y, dada la señal por el superior, levántense todos a un tiempo.18

11. Las oraciones sálmicas hoy 
Como hemos visto, las oraciones sálmicas fueron en su origen un instrumento para
actualizar y cristianizar los salmos abriendo el sentido de los viejos textos en dos
direcciones: la contemplación de la salvación humana realizada en Cristo, y la
lucha de la Iglesia en tensión hacia el bien total, hacia la parusía.

Estas dos direcciones son también válidas para la comunidad cristiana que hoy
reza los salmos. Sin que ello quiera significar que las composiciones que nos legó la
antigüedad sean, incluso en su materialidad, válidas para el hombre de hoy;
muchas de las antiguas colectas lo son sin duda, otras, en cambio, más difícilmente
se adaptarían a nuestro tiempo. Por otra parte, nuestra época puede sin duda
igualar y superar en este campo a las antiguas generaciones. Es fundamental, sin
embargo, que las colectas sálmicas no sean simples oraciones que digan lo que a su
autor le plazca, aunque sea partiendo de una fortuita expresión del salmo: no
puede olvidarse que estas colectas deben actualizar el contenido mismo de la
oración que Dios inspiró en el Salterio, y no deben decir cualquier trivialidad a
base de los tópicos que hoy pueden estar en boga.

Incluso admitiendo que alguno de los antiguos testimonios haga referencia a


oraciones improvisa das —extremo que en el estado actual de nuestros
conocimientos no aparece con claridad— vemos muy difícil seguir este camino. Lo
que a uno se le puede ocurrir en el momento de orar puede ser muy apto para su
oración personal, pero más cuestionable cuando se trata de la oración comunitaria
a la que la asamblea debe responder con su «Amén». La oración comunitaria debe
expresar el querer de la asamblea, e incluso el sentir de la Iglesia en su más
amplio sentido. Si a ello se añade que, por tratarse aquí de oraciones sálmicas, se
debe actualizar además el sentido mismo del salmo, aún resulta más difícil que, sin
una reflexión previa y reposada, pueda improvisadamente llegar- se a esta meta.
Sin que a ello se pueda objetar que el Espíritu sopla donde quiere, pues no está
dicho que este Espíritu no se sirva de una cuidadosa preparación cuando se trata
de celebraciones que la exigen. O, si no, habría que optar también por la
conveniencia de una homilía improvisada, bajo el pretexto de que el Espíritu sopla,
pero no creemos que sean necesarios muchos argumentos para afirmar que cuando

18 Cap. 20, 4-5.


un responsable no ha preparado la homilía el Espíritu no parece estar muy
presente.

12. Las oraciones sálmicas de este volumen 
En este volumen presentamos dos oraciones sálmicas para cada uno de los salmos
de Laudes y de Vísperas. Algunas de estas colectas son una versión-adaptación de
alguno de los formularios que nos ha legado la antigüedad; 19 otras, en cambio, son
de composición totalmente nueva. Tanto en la versión de las unas como en la
composición de las otras se ha procurado conservar una doble fidelidad con
respecto al salmo: fidelidad de con tenido y fidelidad de forma. La fidelidad de con
tenido estriba en que la petición o peticiones que formula la colecta vayan en la
misma línea de las súplicas del salmo y no se limiten a una coincidencia verbal o
artificiosamente rebuscada; sólo así se logra adaptar la espiritualidad del salmo al
mundo actual. La fidelidad de forma busca orar, en la medida de lo posible, con el
mismo vocabulario del salmo en su versión oficial; y ello con una finalidad
funcional: a través del vocabulario bíblico, la liturgia abre las expresiones sálmicas
a las necesidades actuales y, poco a poco, se va descubriendo así hasta qué punto
las peticiones del Salterio corresponden también a nuestras vivencias actuales.
Esta nota de identidad de vocabulario es pedagógicamente muy importante para
lograr que la recitación de los textos bíblicos vaya evocando, cada vez con mayor
espontaneidad, las realidades cristianas.

13. Cómo usar las oraciones sálmicas de este volumen 
Más arriba hemos manifestado un cierto recelo ante el peligro de que el uso de las
largas moniciones que ofrecemos en este libro pudiera ser obstáculo al dinamismo
de la celebración. Creemos que este peligro no existe en el uso de las oraciones
sálmicas. Y no existe por tres motivos: porque las oraciones se dirigen a Dios y por
ello no corren el riesgo de convertirse en explicación; porque se trata de textos muy
breves; y, finalmente, por que el uso de colectas que en el interior de la celebración
resumen el sentido de las lecturas bíblicas o de los misterios que se celebran es
práctica habitual de la liturgia romana, a la que el pueblo está ya acostumbrado.

Por ello diríamos que, de por sí, no veríamos ningún inconveniente en usar estas
colectas incluso diariamente y para todos los salmos. Las comunidades monásticas
y contemplativas, que han mira do a veces con cierto recelo el acortamiento del

Oficio divino actual, sobre todo con relación al Salterio, quizá podrían encontrar en
el uso habitual de las oraciones sálmicas el mejor medio para hacer más intensa su
oración, sin que ello significara un apartarse de las estructuras de la Liturgia de
las Horas del rito romano, al que pertenecen también los monjes; con ello, además,

19 Una edición cómoda del texto latino de tres de las colecciones antiguas de estas oraciones
sálmicas se encuentra en P. VERBRAKE Oraisons sur les 150 psaumes, col. «Lex orandi», París,
Cerf.
recuperarían una costumbre que tuvo precisamente en los monjes o bien su origen
o, por lo menos, sus más habituales usuarios.

Si un límite hay que señalar al uso de estas oraciones es el de evitar que sólo
constituya una multiplicación de fórmulas: aconsejaríamos, por tanto, no usarlas si
ello hubiera de significar un rezo precipitado, por la premura de tiempo. Para los
que no disponen, pues, de largos intervalos de tiempo para la oración quizá un
buen medio sería usar estas oraciones sólo sucesivamente, a la manera que hemos
sugerido ya para las moniciones: o bien emplear las oraciones sálmicas una cada
día, durante el curso de seis meses, al mismo tiempo que cada uno de los salmos se
introduce con la monición, o bien, después de haber pasado seis meses usando cada
día una sola monición sálmica para un salmo, pasar otros seis meses usando de la
misma manera cada día un salmo con su oración. Como se ve, distribuir el
contenido de este pequeño libro en el curso de un año no prolonga mucho el Oficio,
ni en la recitación coral o comunitaria ni en la recitación individual. Aunque quizá
la práctica mejor sería la de dedicar cada día todo el esfuerzo posible a uno de los
salmos, a base de tres modalidades que incidieran en él: a) monición previa que lo
ambientara; b) canto del salmo con su antífona, que diera la posibilidad de vivirlo y
gustarlo más intensamente; c) finalmente, oración sálmica, que «resumiera»,
«cristianizara» y «actualizara» las peticiones para la comunidad o para el orante de
hoy.

Una última nota conclusiva de nuestras reflexiones sobre las oraciones sálmicas:
antes hemos afirmado que al cabo de una o dos veces de usar el conjunto de
moniciones sálmicas los salmos se conocerán suficientemente y, por tanto, no será
necesario insistir en el uso de aquéllas; por el contrario, respecto a las oraciones
sálmicas no vemos inconveniente alguno en su repetición, pues aquí no se trata ya
de saber nuevas cosas ni de adquirir nuevas ideas, sino de hacer intensa la oración.
Quizá podría pensarse, en cambio, en la composición de otras colectas para no
repetir siempre las mis mas; si bien siempre será mucho más importante
adentrarse cada vez más en el sentido de la oración cristiana que encontrar nuevas
fórmulas de plegaria, siempre será preferible usar unas mismas fórmulas que
componer otras menos evocativas del contenido del salmo.

Deseamos que la publicación de este libro ayude a las comunidades y a los que
individualmente participan en la oración comunitaria de la Iglesia a que el Oficio
divino, y particularmente el uso de los salmos, los renueve en su oración, de tal
forma que se vean cada vez más incorporados a la plegaria de Cristo, de quien los
salmos con tanta frecuencia hablan y en cuyas expresiones él mismo ora con
nosotros y en nosotros; 20 así cada día nos iremos acercando más a aquel culto en
espíritu y en verdad, que es uno de los signos de los tiempos mesiánicos.

20 Cf. san AGUSTÍN, Enarraciones sobre los salmos, Salmo 85, 1: BAC 255, pp. 216-217.
PEDRO FARNÉS
Barcelona, domingo de Pentecostés
14 de mayo de 1978
SIGLAS DE LOS LIBROS DE LA BIBLIA 

Ab: Abdías Hch: Hechos de los Nm: Números


Ag: Ageo apóstoles. Os: Oseas
Am: Amós Is: Isaías 1P: 1 Pedro
Ap: Apocalipsis Jb: Job 2P: 2 Pedro
Ba: Baruc Jc: Jueces Pr: Proverbios
lCo: 1 Corintios Jds: Judas Qo: Qohelet
2Co: 2 Corintios Jdt: Judit (Eclesiastés)
Col: Colosenses JI: Joel 1R: 1 Reyes
ICro: 1 Crónicas Jn: Juan 2R: 2 Reyes
2Cro: 2 Crónicas lJn: 1 Juan Rm: Romanos
Ct: Cantar de los 2Jn: 2 Juan Rt: Rut
cantares 3Jn: 3 Juan 1S: 1 Samuel
Dn: Daniel Jon: Jonás 2S: 2 Samuel
Dt: Deuteronomio Jos: Josué Sal: Salmos
Ef: Efesios Jr: Jeremías Sb: Sabiduría
Esd: Esdras Lc: Lucas Sir: Ben Sirá
Est: Ester Lm: Lamentaciones (Eclesiástico)
Ex: Éxodo Lv: Levítico So: Sofonías
Ez: Ezequiel 1M: 1 Macabeos St: Santiago
FIm: Filemón 2M: 2 Macabeos Tb: Tobías
FIp: Filipenses Mc: Marcos lTm: 1 Timoteo
Ge: Gálatas Mi: Miqueas 2Tm: 2 Timoteo
Gn: Génesis Ml: Malaquías lTs: 1 TesalonicenseS
Ha: Habacuc Mt: Mateo 2Ts: 2 TesalonicenseS
Hb: Hebreos Na: Nahúm Tt: Tito
Ne: Nehemías Za: Zacarías

ADVERTENCIA 
Con la sigla MD se indica el Cantoral de «Misa Dominical», preparado por A. Taulé
Viñas, Barcelona, Centro de Pastoral litúrgica, 1971.
DOMINGO I 

I Vísperas 

SALMO 140, 1­9 

Tradicionalmente el salmo 140 es por antonomasia el salmo de la oración


vespertina a causa de la expresión suba el alzar de mis manos como ofrenda de la
tarde. Pero hay un motivo más profundo que la simple cita literal de la tarde para
hacer de este salmo la oración del fin de la jornada: nuestro texto es la oración de
un hombre que, tentado en Su fidelidad a Dios, quiere mantenerse firme, pero
teme ante las acechanzas del tentador: No dejes, Señor, inclinarse mi corazón a la
maldad, guárdame del lazo que me han tendido. El fin de la jornada es un
momento especialmente indicado para hacer la síntesis del día y para ver hasta
qué punto también nosotros, como el salmista, estamos rodeados de continuas
tentaciones que ponen en peligro nuestra fidelidad. Cómo el autor de nuestro
salmo, somos unos pobres perseguidos por el tentador; como nos recomendó ya el
Señor, nos es necesario «velar y orar para no caer en la tentación» (Mt 26, 41), pues
nuestro enemigo, el diablo, constantemente nos incita a la infidelidad: No nos
dejes, Señor, caer en la tentación, en ti nos refugiamos, no nos dejes indefensos.

Oración I

En esta hora de la ofrenda de la tarde, Señor, alzamos hacia ti nuestras manos;


escucha nuestra voz, ya que en ti nos refugiamos, y no nos dejes indefensos frente
a la tentación y a la seducción de los hombres malvados. Por Jesucristo nuestro
Señor.

R. Amén.

Oración II

Nuestros ojos están vueltos hacia ti, Señor; guárdanos de los lazos que nos han
tendido, no nos dejes caer en la tentación y haznos participar en la victoria pascual
de tu Hijo; que podamos contemplar cómo nuestro enemigo, el diablo, ha caído
despeñado y sus tentaciones, como una piedra de molino rota por tierra, han
quedado desvanecidas. Por Jesucristo nuestro Señor.

R. Amén.

SALMO 141 

El salmo 141 —plegaria de un hombre perseguido y abandonado, pero que confía


en que Dios le salvará— es una plegaria muy apropiada para empezar en la tarde
de hoy la celebración del día del Señor, porque este salmo viene a ser como una
profecía del misterio pascual de Jesucristo: «Todo lo que describe el salmo —nos
dice san Hilario— se realizó en el Señor durante su pasión.»

En el justo perseguido, pero salvado por Dios, sumergido en la angustia, pero lleno
de confianza, podemos ver a Jesucristo que ahora ora con nosotros, reunidos en su
nombre. Jesús, en efecto, en los días de su pasión, no encontró nadie que le hiciera
caso, nadie que mirara por su vida, pero, en la resurrección, el Padre le sacó de la
prisión y ahora da gracias a su nombre, mientras los justos —la Iglesia que, sobre
todo en el domingo, se reúne a su alrededor para celebrar la eucaristía— le rodean,
contemplando cómo Dios le ha devuelto su favor.

Nosotros, pues, el pueblo de Jesús resucitado, empezamos ahora con este salmo la
acción de gracias de este domingo, que inauguramos en este momento, rodeando a
Cristo triunfante, como lo haremos también, unidos a todos los cristianos, en la
eucaristía que será el centro de nuestro domingo.

Si no es posible cantar la antífona propia, este salmo se puede acompañar


cantando alguna antífona que exprese la esperanza, por ejemplo: «En Dios pongo
mi esperanza» (MD 704) o bien «Protégeme, Dios mío» (MD 736).

Oración I

Con frecuencia, Señor, nuestro espíritu está abatido y, ante las muchas
dificultades de nuestro caminar de cada día, nos va faltando el aliento; ayúdanos,
pues, con los ejemplos del misterio pascual de tu Hijo y afiánzanos en la esperanza
de que nos sacarás de la prisión y nos llevarás al país de la vida, donde todos los
justos rodearán a Cristo y, por los siglos de los siglos, darán gracias a tu nombre.
Por Jesucristo nuestro Señor.

R. Amén.

Oración II

Imploramos, Señor, humildemente tu misericordia y gritamos a ti, que eres


nuestro refugio, pidiéndote que atiendas nuestros clamores y hagas que un día
podamos gozar de tu heredad en el país de la vida, por los siglos de los siglos.

R. Amén.

CÁNTICO DE LA CARTA A LOS FILIPENSES (2, 6­11) 

El cántico del nuevo Testamento de esta celebración es un antiguo himno de la


comunidad apostólica en honor de la persona de Cristo y de su misterio pascual.
Este himno nos lleva a la contemplación de la gloria de Cristo en su doble vertiente
de Dios consubstancial con el Padre y de Hombre salvador, que, con su misterio
pascual, restablece la comunión de la humanidad con Dios.
Cristo, para rehacer el primitivo orden querido por Dios, anduvo por una senda
inversa a la que siguiera Adán: el primer hombre deseó ser Dios y por ello comió
del fruto prohibido; Cristo, nuestro segundo

Adán, a pesar de poseer como propia aquella condición divina, que envidiaba para
sí el primer Adán, actuó como un hombre cualquiera y se hizo obediente, hasta
someterse incluso a la muerte. Con esta sumisión y obediencia significó el nuevo
amor de la humanidad a Dios.

Pero también Dios, ante la humilde obediencia del nuevo Adán, manifestó su nuevo
amor a los hombres: a Cristo, segundo padre de la familia humana, lo levantó sobre
todo y quiso que su humanidad santísima fuera colocada en su propio trono divino.
En Cristo, pues, y por Cristo, toda la humanidad ha «pasado» del alejamiento y de
la enemistad de Dios a la plena comunión con él. Y es este «paso» o misterio
pascual lo que celebramos, hoy, en el domingo cristiano.

Que todo el día, que empieza con esta celebración de Vísperas, sea como un himno
de glorificación, para gloria de Dios Padre, a Cristo, Señor, a quien, en la
celebración eucarística del domingo, aclamaremos también, diciendo: « Sólo tú eres
Santo, sólo tú Señor, sólo tú Altísimo, Jesucristo, en la gloria de Dios Padre.»

Oración I

Oh Cristo Señor, igual al Padre en gloria y majestad, que para restablecer la


creación te rebajaste hasta someterte incluso a la muerte y ahora, levantado sobre
todo, vives a la diestra del Padre, mira con bondad a tu familia humana y haz que
todos los hombres, redimidos por tu misterio pascual, conozcan tu salvación y con
nosotros proclamen que sólo tú eres Santo, tú solo Señor, tú solo Altísimo, por los
siglos de los siglos.

R. Amén.

Oración II

Oh Dios, que tanto amaste al mundo que entregaste a tu Hijo único y lo quisiste en
todo semejante a nosotros, excepto en el pecado, haz que quienes, por propia
naturaleza, somos imagen de Adán, el hombre terreno, nos transformemos por tu
gracia en imagen del Hombre celestial, Jesucristo, tu Hijo y Señor nuestro. Que
vive y reina por los siglos de los siglos.

R. Amén.

Laudes 
SALMO 62, 2­9 

Este salmo es, probablemente, la oración de un levita, desterrado de Jerusalén y


alejado del templo, que recuerda con añoranza los días felices en que contemplaba
a Dios en el santuario, viendo su fuerza y su gloria. Ahora la situación ha
cambiado, pero el deseo y la esperanza de contemplar nuevamente el santuario
perseveran. Alejado del templo, su alma se siente como tierra reseca, agostada, sin
agua, pero el espíritu no desfallece, pues Dios volverá a otorgarle los antiguos
favores, con mayor abundancia si cabe: Mis labios te alabarán nuevamente
jubilosos, me saciaré como de enjundia y de manteca.

El alma del salmista está, desde el primer momento del día —por ti madrugo—,
toda ella en tensión esperanzada hacia Jerusalén. Por ello su oración puede ser la
expresión de la oración cristiana, sobre todo en esta primera hora del domingo.
También nosotros, aunque quizá hoy nos encontremos como tierra reseca,
agostada, sin agua, contemplamos la fuerza y la gloria de Dios en la carne del
Resucitado; y este recuerdo alienta nuestra esperanza. Nuestra alma está sedienta
de Dios, de felicidad, de vida, pero, como el salmista, estamos ciertos de que en el
reino de Dios nos saciaremos como de enjundia y de manteca; y, si por un momento
hemos de vivir aún en la dificultad y la noche, a la sombra de las alas del Señor
esperamos tranquilos.

Es recomendable que este salmo sea cantado o de clamado a dos coros.

Oración I

Creador de la luz eterna, Dios todopoderoso, otorga la luz sin ocaso a este pueblo
que por ti madruga; haz que nuestros labios te alaben jubilosos, que toda nuestra
vida te bendiga y que nuestro día entero, desde este amanecer, glorifique tu santo
nombre. Por Jesucristo nuestro Señor.

R. Amén.

Oración II

Aunque nuestra alma está sedienta, como tierra reseca, agostada, sin agua,
nuestro corazón, Señor, no desfallece: por ti madrugamos, en este domingo, para
contemplar tu fuerza y tu gloria manifestadas en Cristo resucitado; tu gracia,
Señor, por la que esperamos participar un día de la gloria de tu Hijo, vale más que
la vida que ya nos has dado, por eso, aunque nos sentimos a veces solos y
descorazonados, esperamos confiados a la sombra de tus alas cantando con júbilo
nuestra esperanza, que nos hace confiar que un día entonaremos los himnos de
acción de gracias en tu reino, por los siglos de los siglos.

R. Amén.

CÁNTICO DE LOS TRES JÓVENES (Dn 3, 57­88. 56) 

La escena de los tres jóvenes en el horno de Babilonia es una de las páginas del
antiguo Testamento que más ha usado la Iglesia desde los tiempos primitivos,
como lo prueba ya la antigua iconografía de las catacumbas.
La comunidad cristiana —sobre todo la que vivió las grandes persecuciones de los
comienzos— veía en los jóvenes martirizados por el rey, que, en medio de las
llamas y como si no sintieran el tormento del fuego, cantaban unánimes a Dios,
una imagen evocadora de la actitud de la Iglesia. Perseguida por los poderes del
mundo, sometida a los sufrimientos del martirio, la comunidad de Jesús se siente
como refrigerada por una suave brisa, que no es otra sino la esperanza que le
infunde la contemplación del Resucitado. También él fue perseguido y martirizado
y, tras un breve sufrir, venció la muerte y ahora se sienta, feliz y glorioso, a la
derecha del Padre.

La Iglesia de nuestros días necesita también este aliento; el domingo que estamos
celebrando quiere infundirnos esta esperanza. Por muchos que sean los
sufrimientos y las dificultades, el recuerdo de la resurrección, que hoy celebramos
los cristianos, debe constituir como una brisa refrescante que, transportándonos en
la esperanza al reino escatológico, donde Cristo reina, nos impida sucumbir ante la
tristeza y nos haga vivir tranquilamente dedicados a la alabanza, como los tres
jóvenes del horno de Babilonia.

Oración I

Señor Dios todopoderoso y eterno, acepta la alabanza de tu Iglesia que, en esta


celebración matutina del día de la resurrección de tu Hijo, se siente recreada por la
esperanza de su futura gloria; que en medio de las dificultades y sufrimientos,
desterrados aún y lejos de ti, te glorifiquemos con todas tus criaturas del cielo y de
la tierra, esperando que un día podremos unir nuestros cantos a los del cortejo
victorioso del Cordero que venció y reina ahora contigo, en medio de la asamblea de
los santos, por los siglos de los siglos.

R. Amén.

Oración II

Señor, tú que mitigaste las llamas del horno ardiente para que los tres jóvenes no
sintieran el tormento de las llamas y permanecieran en tu fidelidad, protege
también hoy a tu pueblo para que, en medio del fuego de la tentación y del
desánimo, no deje de cantar tu gloria con todas las criaturas, por los siglos de los
siglos.

R. Amén.

SALMO 149 

Con el salmo 149 Israel cantaba la especial protección de Dios para con su pueblo y
las victorias de Yahvé frente a los enemigos. Este salmo, recitado en el domingo, a
nosotros, nuevo Israel de Dios, nos invita también a cantar al Señor que ama a su
pueblo y adorna con la victoria a los humildes.
Que el júbilo y la alabanza sean, pues, el trasfondo de nuestra jornada y de la
oración de este día; que ante la creación, cuyo inicio tuvo lugar en domingo, se
alegre Israel por su Creador; que ante la resurrección de Cristo, también realizada
en este día y en esta hora primera de la jornada, los fieles festejemos fa gloria del
Resucitado, con vítores a Dios en la boca.

Cantemos también la perspectiva escatológica en la que nos introduce la victoria


pascual del domingo: se ejecutará la sentencia dictada. La venganza de los pueblos,
el castigo a las naciones, la sujeción de sus reyes y de sus nobles con esposas de
hierro son otras tantas imágenes que nos describen poéticamente la aniquilación
definitiva del poder del mal. Ejecutar este plan de Dios es un honor para nosotros,
sus fieles.

Oración I

Tú, Señor, eres nuestro creador, y nosotros, tu pueblo, nos alegramos de tus obras;
tú eres nuestro liberador, y nosotros, tus fieles, cantamos tu victoria; haz, Señor,
que la sentencia contra el mal, dictada ya en las profecías del antiguo Testamento
y manifestada ahora en la resurrección de Cristo, tu Hijo, sea nuestro honor y
nuestro orgullo y que este triunfo también resplandezca en nuestras obras: que
tomemos venganza de nuestros enemigos, sujetemos a reyes y nobles con esposas
de hierro hasta que, aniquilado todo el poder del mal, podamos festejar tu gloria,
por los siglos de los siglos.

R. Amén.

Oración II

Señor Dios, creador y libertador nuestro, nosotros,-tu pueblo, festejamos hoy tu


gloria y te damos gracias porque has adornado a tu pueblo con la victoria; que el
cántico nuevo que hoy entonamos sea el preludio del himno de exultación que en tu
reino esperamos cantar, por los siglos de los siglos.

R. Amén.

II Vísperas 
SALMO 109, 1­5. 7 

En su origen el salmo 109 fue un oráculo dirigido a un rey de Judá en el día de su


consagración real. Una gran fiesta ha congregado en el palacio al rey electo y al
pueblo; todo está dispuesto ya para la consagración del que ha de ser el Ungido del
Señor. Pero, en medio de tanta fiesta, no todo es optimismo: Israel está rodeado de
poderosos enemigos, más fuertes, sin duda, que el minúsculo reino de David. ¿Cuál
será, pues, la suerte del nuevo rey que está a punto de ser consagrado? Un oráculo
divino viene a dar la respuesta, tranquilizando al rey y a su pueblo: Oráculo del
Señor (Dios) a mi Señor (el rey): «Siéntate a mi derecha, y haré de tus enemigos
estrado de tus pies. No temas, pues, oh rey: en este día y entre los esplendores
sagrados de esta solemne liturgia de consagración, yo mismo te engendro como
cabeza, rey y sacerdote de mí pueblo. Desde este día de tu nacimiento como rey,
eres príncipe. El Señor extenderá tu poder desde tu palacio de Sión: someterás en
la batalla a tus enemigos y, si, persiguiendo o perseguido por tus enemigos, apenas
puedes en tu camino beber del torrente, levantarás al fin la cabeza y conducirás a
tu pueblo victorioso al triunfo de la resurrección.»

Por su tono de victoria y por la descripción que en este texto se hace de la unción
del rey de Israel, este salmo ha venido a ser para los cristianos, ya desde el tiempo
de los apóstoles, el salmo mesiánico por excelencia; el propio Cristo se lo aplicó a sí
mismo (Mt 22, 44); los apóstoles se sirvieron de él para proclamar la victoria de la
resurrección (Hch 2, 34-35; Rm 8, 34; etcétera); el autor de la carta a los Hebreos se
sirve del mismo para probar la superioridad del sacerdocio de Cristo frente al del
antiguo Testamento.

A nosotros este salmo, situado al final del domingo, nos invita a contemplar el
triunfo del Resucitado y a acrecentar nuestra esperanza de que también la Iglesia,
cuerpo de Cristo, participará un día de su misma gloria, por muchas que sean las
dificultades y los enemigos presentes. Como el antiguo Israel, al que literalmente
se refiere el salmo, como Cristo en los días de su vida, la Iglesia tiene poderosos
enemigos que podrían darle sobrados motivos de temor; pero la misma Iglesia
escucha un oráculo del Señor: «Haré de tus enemigos —la muerte, el dolor, el
pecado— estrado de tus pies.» « Por la resurrección de Jesucristo de entre los
muertos —que hoy, como cada domingo, celebramos—, Dios nos ha hecho nacer de
nuevo para una esperanza viva» (1P 1, 3). Que la contemplación de la antigua
promesa de Dios al rey de Judá, realizada en la resurrección de Cristo, tal como
nos la hace contemplar este salmo, intensifique nuestra oración cristiana de acción
de gracias en este domingo.

Es recomendable que este salmo sea proclamado en forma dialogada, a la manera


del relato de la pasión en los días de Semana santa. En este diálogo deberían
intervenir «el cronista», «Dios» y «el pueblo»; este último, representado por toda la
asamblea, debería hacer (si es posible, con canto) las aclamaciones del pueblo al
nuevo rey. De este modo, se facilita una oración contemplativa de la victoria
pascual de Cristo. (Para una distribución óptima de las diversas partes de este
salmo, véase D. Cols, Celebración cantada de la Liturgia de las Horas, páginas 26-
28).

Oración I

Señor, Dios todopoderoso, Señor Jesucristo, hijo de David, tú que, después de


haber sometido en la gran batalla de tu pasión a todos tus enemigos, has
resucitado y estás sentado a la derecha del Padre como rey vencedor y sacerdote
eterno, intercede siempre por nosotros, para que un día, hechos semejantes a ti,
podamos poner también nosotros como estrado de nuestros pies a nuestros
enemigos, el pecado y la muerte. Tú, que vives y reinas por los siglos de los siglos.

R. Amén.

Oración II

Señor, Dios todopoderoso y eterno, que has glorificado a tu Hijo Jesucristo


sentándolo a tu derecha y destruyendo el poder de sus enemigos, haz que el poder
de su cetro se extienda hasta los confines y que la victoria de tu Hijo alcance a
todos los pueblos. Por Jesucristo nuestro Señor.

R. Amén.

SALMO 113 A 

Acabamos de meditar el salmo 109, que nos ha hecho contemplar el triunfo del
Mesías, el Primogénito entre muchos hermanos, a quien el Padre ha prometido
«hacer de sus enemigos estrado de sus pies» (y. 1). Ahora el salmo 113 nos hará
contemplar al pueblo que, también triunfante, sigue a Cristo, caminando hacia la
libertad definitiva: el nuevo Israel salió de Egipto, los hijos de Jacob de un pueblo
balbuciente.

Para la comunidad cristiana este salmo es, sobre todo en el domingo, una evocación
de su propia peregrinación, triunfante por lo menos en la esperanza. Como Israel
se sintió acompañado por Dios durante los años del desierto —Judá fue el
santuario de Dios, Israel su dominio—, así también el pueblo cristiano se ve
acompañado por la fuerza de Cristo y de su misterio pascual en su caminar por
este mundo.

Que este salmo nos invite, pues, a la contemplación de la victoria de Cristo


participada por la Iglesia. Cuando Israel salió de Egipto, en presencia del Señor se
estremeció la tierra; cuando el nuevo pueblo de Dios, siguiendo a Cristo, camina
hacia la libertad definitiva, también las peñas duras de las dificultades se
transforman en manantiales de agua abundante, y así, con paso firme y seguro,
contemplando como el mar huye y los montes saltan como carneros —es decir,
como se allanan todas las dificultades—, el nuevo pueblo de Dios camina hacia la
tierra de la vida.

Si no es posible cantar la antífona propia, este salmo se puede acompañar


cantando alguna antífona que exprese el sentido de peregrinación del pueblo de
Dios, por ejemplo: «Por ti, patria esperada», sólo el estribillo (MD 602) o bien «El
pueblo gime en el dolor», sólo la primera estrofa (MD 639).

Oración I

Señor, Dios todopoderoso, que nos has arrancado del Egipto del pecado y nos has
hecho nacer de nuevo por el agua y el Espíritu Santo, convirtiéndonos en raza
elegida, sacerdocio real, nación consagrada y pueblo adquirido por ti, concede a
todos los que hemos sido llamados a salir de la tiniebla y a entrar en tu luz
maravillosa proclamar tus hazañas en esta vida y cantar tus alabanzas con todos
los elegidos, por los siglos de los siglos.

R. Amén.

Oración II

Señor, Dios todopoderoso, te damos gracias y te bendecimos porque en Cristo, tu


Hijo y Señor nuestro, nos has librado de la esclavitud del pecado y, haciéndonos
pasar por el agua salvadora del bautismo, nos has concedido la verdadera libertad
de los hijos de Dios; haz que el recuerdo de tus maravillas sea para todos nosotros
causa de continua alegría mientras peregrinamos por este mundo hasta que
finalmente consigamos, de una forma manifiesta, en tu reino, aquella misma
libertad que la fe nos asegura que ya poseemos ahora bajo velos. Por Jesucristo
nuestro Señor.

CÁNTICO DEL APOCALIPSIS (cf. 19, 1­7) 

El cántico con el que terminamos hoy la salmodia dominical es una aclamación a


Cristo, Señor victorioso, muy parecida por su estilo a las que, en la antigüedad, se
entonaban en honor del emperador. En el Apocalipsis, estas aclamaciones forman
parte de la contemplación profética del hundimiento de la nueva Babilonia, la gran
Roma perseguidora de los mártires y figura del mal, y de la victoria del Cordero
vencedor.

Nosotros, desterrados también y lejos del reino, celebramos, cada domingo, el


triunfo de la humanidad, inaugurado por la resurrección de Jesucristo, y nos
sentimos incorporados en este mismo triunfo y partícipes de él, como la esposa
asociada a la gloria de su esposo.

Este cántico nos hace participar también, ya en esta vida, de aquella adoración en
espíritu y en verdad, de la que viviremos eternamente; y de la cual el do mingo es
como un anuncio y pregustación.

Oración I

Te glorificamos, Señor Jesucristo, Dios nuestro y Dueño de todo, y te damos gracias


porque con tu victoria pascual has embellecido a tu Esposa, la Iglesia; haz que
sepamos alegrarnos siempre en tu triunfo y que un día lo contemplemos, por los
siglos de los siglos.

R. Amén.

Oración II
Señor Jesucristo, que has entregado la vida por la Iglesia y, con tu sangre, la has
embellecido, convirtiéndola en tu Esposa inmaculada y santa, escucha, en la voz de
tus fieles, los gemidos del Espíritu y, ya que anhela más ardientemente tu venida,
alégranos con tu presencia y con la dulzura de tu amor de Esposo. Tú, que vives y
reinas por los siglos de los siglos.

R. Amén.

En los domingos de Cuaresma: 
CÁNTICO DE PEDRO (1P 2, 21b­24) 

«El que quiera seguirme —dijo Jesús a sus discípulos— que cargue con su cruz
cada día y se venga con migo» (Lc 9, 23). El cántico que en los domingos de
Cuaresma concluye la salmodia de las II Vísperas quiere ser una respuesta de la
comunidad cristiana a esta invitación de su Señor.

Literalmente, con el contenido de este texto se quiere alentar a los esclavos


injustamente vejados por dueños crueles e injustos: si sufren sin haberlo merecido,
que recuerden que los mismos castigos que a ellos les infligen —insultos, azotes,
incluso la crucifixión—, como ellos y antes que ellos, los soportó el Señor.

Pero el Espíritu Santo ha querido que en los sufrimientos de estos esclavos del
siglo i se reflejaran también todas las injusticias y los sufrimientos de los fieles de
todos los tiempos, nuestros propios sufrimientos también. Y ha querido darnos la
única res puesta válida, desde el punto de vista cristiano, ante el sufrimiento: la
paciencia esperanzada. En efecto, la paciencia ante la tribulación es una de las
enseñanzas más repetidas en la Escritura; por ello, hay que decir que para los
seguidores de Cristo es válida también en nuestros días, aunque nuestro mundo
respire sólo sublevación ante el sufrimiento, y violencia ante la violencia. El
cristiano no puede ser hombre violento ni puede dar curso libre a la venganza ni
tomarse la justicia por su mano, sino que debe presentar la mejilla izquierda al que
le abofetee en la derecha y dar la capa al que quiera ponerle pleito para quitarle la
túnica (cf. Mt 5, 39-40). Si esta doctrina nos parece difícil, que nuestro cántico a
Cristo sufriente nos ayude en estos domingos de Cuaresma, en los que con mayor
asiduidad contemplamos su cruz.

Oración I

Danos tu fuerza, Padre santo, para seguir con fidelidad las huellas de tu Hijo para
cargar cada día con su cruz y seguirlo, imitando los ejemplos de su pasión; aleja de
nosotros todo espíritu de venganza y haz que sepamos amar a nuestros enemigos
como Cristo, que, en la cruz, pidió perdón por los que lo maltrataban. Por
Jesucristo nuestro Señor.

R. Amén.
Oración II

Mira, Señor, el rostro escarnecido de tu Hijo amado, con su cuerpo atormentado


por la violencia y su espíritu humillado por los insultos; que, alzado sobre la cruz,
sea como un signo para tu Iglesia y un ejemplo para todo el mundo, contra odios y
rencores, contra injusticias y opresiones; que él, que subió al leño a fin de que
vivamos para la justicia, sea para todos esperanza de un mundo nuevo, sin
rencores ni odios ni desamor. Por Jesucristo nuestro Señor.

R. Amén.

LUNES I 
Laudes 
SALMO 5, 2­10. 12­13 

El salmista es un levita injustamente acusado que, en su aflicción, acude por la


mañana al templo y presenta a Dios su súplica confiada. Este salmo, puesto en
labios de un cristiano y recitado por la Iglesia al empezar el día, es una invitación a
que, llenos de esperanza, pongamos en manos de Dios todas las preocupaciones del
día que empieza: «Señor, tú no eres un Dios que ame la maldad; yo deseo durante
este día caminar por tus sendas, pero, tú lo sabes, tengo enemigos que dificultarán
mi propósito: mi debilidad, mi inconstancia, el ambiente. Atiéndeme, pues, ante
tanta dificultad, te expongo mi causa, y me quedo aguardando en paz, seguro de
que tu ayuda no me va a faltar. Guíame, Señor, durante toda la jornada con tu
justicia, alláname tu camino, tú que, porque detestas a los malhechores, deseas
que todos seamos justos en tu presencia.»

Oración I

Señor, Dios de justicia y de bondad, tú que detestas a los malhechores y destruyes


a los mentirosos, guíanos con tu justicia, por Jesucristo, nuestro Salvador, camino
de verdad y templo de tu gloria, a fin de que los que a ti nos acogemos podamos
alegrarnos con júbilo eterno y cantar tus maravillas, por los siglos de los siglos.

R. Amén.

Oración II

Señor, Dios todopoderoso y eterno, tú que oyes nuestros gritos de socorro ya antes
de que te manifestemos nuestras necesidades y deseos, escucha nuestras plegarias,
atiende a nuestros gemidos y, puesto que tú mismo, Señor, eres quien hace
germinar en nosotros el querer y el obrar, haz también que, cubiertos como con un
escudo por tu favor, realicemos, durante el día que ahora empieza, aquello que es
grato a tus ojos. Por Jesucristo nuestro Señor.
R. Amén.

CÁNTICO DE DAVID (1Cro 29, 10­13) 

Próximo ya a su muerte, David congrega al pueblo y, después de anunciarle las


grandes riquezas que ha reunido para el futuro templo, exhorta a los israelitas a
que contribuyan también con sus dones a la edificación de una morada digna de
Dios. El pueblo ofrece, entonces, con generosidad sus presentes, y el rey en tona
este himno, en el que confiesa que, si las riquezas ofrecidas han sido muchas, el
mismo Señor es la fuente de ellas y de todo bien; por tanto, todo lo que el pueblo ha
ofrecido era ya propiedad de Dios.

Utilicemos hoy este cántico para ofrecer nuestro día y nuestras obras al que es
dueño supremo de todo. Todo el bien que hay en nosotros proviene de Dios, como lo
decía ya san Ignacio de Loyola, en la bella plegaria que podría ser un buen
comentario a este cántico: «Recibe, Señor, mi libertad, acepta mi memoria, mi
inteligencia, mi voluntad; todo lo que tengo o poseo, tú me lo diste; a ti te lo
devuelvo todo, y todo lo pongo a tu disposición.»

Oración I

Señor, rey y soberano de todo, tú que nos has creado para tu gloria, acepta la
acción de gracias de tu familia, que, confesando que en tu mano está el poder y la
gloria, quiere consagrarte las acciones de este día dándote gracias y alabando tu
nombre glorioso. Por Jesucristo nuestro Señor.

R. Amén.

Oración II

Señor Dios, rey y soberano de todo, tuyo es cuanto hay en el cielo y en la tierra y de
ti viene la riqueza y la gloria; al empezar, pues, nuestra jornada queremos poner
en tus manos todo cuanto poseemos, reconociendo que viene de ti: acepta nuestro
ofrecimiento y haz que, con cada una de las acciones de nuestro día, te demos
gracias y alabemos tu nombre glorioso. Por Jesucristo nuestro Señor.

R. Amén.

SALMO 28 

La contemplación de una furiosa tempestad, calificada hasta siete veces en este


salmo como voz del Señor, eleva el alma del salmista hasta el trono mismo del
Señor, que está encima del aguacero. A nosotros este salmo, situado al comienzo
del primer día laborable de la semana, nos invita a contemplar la creación —y el
mismo trabajo, con sus éxitos— como sacramento manifestativo de la grandeza de
Dios.
Es muy posible que este salmo sea como la réplica de Israel a un antiguo himno al
dios de la tempestad; en este contexto, nos puede servir de respuesta ante las
frecuentes tempestades de nuestro mundo, que pretende divinizar y absolutizar
sus propios triunfos y progresos. Del mismo modo que el salmista proclamaba que
Dios estaba por encima de la grandiosa tempestad, que a los ojos de muchos de sus
contemporáneos era un dios, así nosotros proclamamos que cuanto de grandioso
hace el hombre es simplemente la voz del Señor, que ha dado tal poder a sus
criaturas, e invitamos a toda la creación a aclamar, junto con nosotros, en el
templo de Dios: «Gloria al Señor.»

Oración I

Señor Dios, que al que reflexiona sobre tus obras le manifiestas tu eterno poder y
tu misma divinidad, haz que nosotros, tus hijos, al contemplar la creación, sepamos
ver en ella tu gloria y tu poder y un día podamos aclamar visiblemente la gloria de
tu nombre postrados ante ti en el atrio sagrado de tu reino. Por Jesucristo nuestro
Señor.

R. Amén.

Oración II

Enséñanos, Señor, a descubrir tu voz y a contemplar tu acción, tanto en el progreso


de la humanidad como en las convulsiones y tempestades del mundo: que en toda
circunstancia nuestros labios aclamen tu voz potente y magnífica, tu voz que lanza
llamas de fuego y descorteza las selvas, hasta que un día, postrados ante ti en el
atrio sagrado, nos bendigas eternamente con la paz. Por Jesucristo nuestro Señor.

R. Amén.

Vísperas 
SALMO 10 

Este salmo es un diálogo entre los amigos del salmista, pusilánimes y alarmados, y
el propio salmista que, confiando en Dios, nada teme. En Israel, aparentemente, la
fe mengua y las costumbres se corrompen; de ahí la actitud decaída de los amigos
del salmista, de ahí el consejo que sale de sus bocas; Escapa como un pájaro al
monte, porque, cuando fallan los cimientos, ¿qué podrá hacer el justo?

La situación de temor ante el arraigamiento del mal en el mundo se repite también


en nuestros días y puede constituir para muchos una gran tentación de desánimo;
este salmo nos invita a rechazar los consejos de los «profetas de desdichas» que
ante cualquier dificultad nos irán repitiendo; Cuando fallan los cimientos, ¿qué
podrá hacer el justo?
Que nuestra respuesta ante todo posible temor sea la misma que alentó la fe del
salmista: Al Señor me acojo, porque el Señor es justo y se complace en los justos, y
por ello estamos ciertos que, finalmente, los buenos verán su rostro.

Oración I

Confiamos, Señor, poder entrar un día en tu templo santo del cielo, donde tienes tu
trono, y poder contemplar allí tu rostro; a ti nos acogemos, en medio de las
dificultades de esta vida; porque tú eres justo y amas la justicia, confiamos que tus
ojos no dejarán de observamos con mirada protectora y providente. Por Jesucristo
nuestro Señor.

R. Amén.

Oración II

Señor, tú que tienes tu trono en el cielo, contempla cómo los malvados tensan el
arco para disparar contra los buenos; no permitas, Señor, que tus hijos caigan en la
tentación del desánimo; que, ante la dificultad, no escapemos como un pájaro al
monte, sino que sepamos acogemos en ti y, robustecida nuestra fe, esperemos, sin
temor, que un día podremos contemplar tu rostro, por los siglos de los siglos.

R. Amén.

SALMO 14 

El salmo 14 servía a los israelitas que se disponían a subir en peregrinación a


Jerusalén para examinarse sobre si eran o no dignos de acercarse al templo del
Señor; ante la pregunta de los peregrinos: ¿Quién puede hospedarse en tu tienda y
habitar en tu monte santo?, los sacerdotes respondían recordando las condiciones
requeridas para ofrecer a Dios un culto que le sea agradable. En el nuevo
Testamento Jesús promulga para sus seguidores una doctrina muy parecida a la
de este salmo: «Si, cuando vas a poner tu ofrenda sobre el altar, te acuerdas allí
mismo de que tu hermano tiene quejas contra ti, deja allí tu ofrenda ante el altar y
vete primero a reconciliarte con tu hermano» (Mt 5, 23-24).

Este salmo, pues, escuchado al fin de la jornada, viene a ser como una invitación a
la reflexión sobre las acciones de nuestra jornada e incluso de toda la vida, al
examen de conciencia sobre nuestro comportamiento y a la consideración del
significado mismo de nuestra celebración y de nuestro culto. Que este texto nos
ayude a la propia conversión, en esta hora tan oportuna para el examen de nuestro
día.

Es recomendable que este salmo sea proclamado por un salmista; si no es posible


cantar la antífona propia, la asamblea puede acompañar el salmo cantando alguna
antífona que aluda a la palabra de Dios como camino a seguir, por ejemplo: «Tu
palabra, Señor» (MD 706) o bien «Enséñame a seguir tus sendas, Señor» (MD 743).
Oración I

Contempla, Señor, a tu pueblo, que desea hospedarse en tu tienda, y no permitas


que nuestra vida se aparte nunca de tu voluntad; ayúdanos a proceder
honradamente y a practicar la justicia, para que, obrando así, nunca fallemos y
logremos habitar un día contigo en tu monte santo, por los siglos de los siglos.

R. Amén.

Oración II

Haz, Señor, que seamos siempre hombres de conducta irreprensible, que


procedamos honradamente, practiquemos la justicia y no calumniemos con nuestra
lengua ni hagamos mal a nuestro prójimo, para que así merezcamos hospedarnos
en tu tienda y habitar contigo en tu monte santo, por los siglos de los siglos.

R. Amén.

CÁNTICO DE LA CARTA A LOS EFESIOS (1, 3­10) 

En una célebre carta de Plinio, gobernador de una de las provincias romanas al


emperador Trajano, se describe a los cristianos como un grupo de hombres que, «en
un día determinado se reúnen y entonan un himno a Cristo, como a su Dios». De
hecho, en los libros del nuevo Testamento encontramos algunos fragmentos que,
muy probablemente son los himnos a los que se refería Plinio. San Pablo, en más
de una ocasión, exhorta a los fieles a que, además de los salmos, entonen «himnos
espirituales» a Dios. Uno de estos «cantos» es, sin duda, el presente fragmento de
la carta a los Efesios.

Nuestro «himno espiritual», que, como quiere el Apóstol vamos a añadir a los
salmos que hemos cantado, contiene cuatro bendiciones o alabanzas a Dios Padre,
porque:

1. Ya antes de crear el mundo, nos ha bendecido, contemplándonos como


formando un solo cuerpo en la persona de Cristo.
2. Porque esta predestinación se ha realizado de una manera admirable: ha
hecho de nosotros hijos suyos.
3. Porque esto es consecuencia de su sabiduría y prudencia infinitas: es por la
sangre de Cristo que nos ha perdonado nuestros pecados.
4. Porque, finalmente, por esta su intervención, Dios nos ha revelado el plan de
salvación oculto al principio: recapitular en Cristo, a través de su infinita
perfección, todas las deficiencias que, por culpa nuestra, pudieran tener los
hombres y toda la creación.

Que los sentimientos de gratitud expresados en este himno sean, pues, el tema de
nuestra alabanza y que, por nuestra fidelidad a la Iglesia, contribuyamos también
nosotros al pleno cumplimiento de la obra de Cristo.
Oración I

Te bendecimos, Señor Jesucristo, porque has querido que, por el bautismo,


incorporados a ti, tuviéramos parte en tu santidad y obtuviésemos el perdón de
nuestros pecados; haz que todos los hombres y la creación entera lleguen a
someterse a tu poder y sean recapitulados en ti, según el plan de Dios, tu Padre.
Tú, que vives y reiñas por los siglos de los siglos.

R. Amén.

Oración II

Padre, lleno de amor, que en Cristo, tu Hijo, nos has dado a conocer el plan oculto
desde la creación del mundo y que habías proyectado realizar cuando llegase el
momento culminante: ser tus hijos por la sangre de Cristo, haz que creamos en tu
amor para con nosotros y que nuestra vida toda redunde en alabanza de la gloria
de tu Hijo. Que vive y reina por los siglos de los siglos.

R. Amén.

MARTES I 
Laudes 
SALMO 23 

Una solemne procesión avanza hacia el templo, llevando quizá consigo el arca de la
alianza. En esta procesión de Dios con su pueblo hacia el lugar santo, se alternan
los cantos a la grandeza de Dios y a la santidad que debe adornar al pueblo que lo
acompaña: Del Señor es la tierra y cuanto la llena, él la fundó, él la afianzó; pero,
¿quién puede subir, acompañando a Dios, al monte del Señor?, ¿quién puede estar
en el recinto sacro?

Al llegar ante el templo, la procesión se detiene. Unos momentos de expectación


ante las puertas cerradas, para contemplar la grandeza de Dios y sus victorias,
ayudarán a que la entronización del arca sea más apoteósica: ¡Portones!, alzad los
dinteles, va a entrar el Rey de la gloria, el Señor, héroe de la guerra.

Es éste un salmo muy apto para empezar la oración de la mañana. En esta hora,
Cristo, saliendo del se pulcro como Señor, héroe de la guerra, Dios de los ejércitos,
Rey de la gloria, verdadera arca en la que reside toda la plenitud de la divinidad,
entró definitivamente en el templo de la gloria; en esta hora, la

Iglesia, iluminada por el triunfo de su Señor, emprende nuevamente la ruta de un


nuevo día que le acercará al triunfo definitivo de la Parusía, en la que ella también
entrará en el templo de Dios. Nosotros, pues, cuerpo de Cristo en la tierra,
avanzamos acompañando al Señor que, por su resurrección subió a lo más alto de
los cielos: cada día es un nuevo paso de esta procesión Pero, antes de empezar
nuestra jornada, al mismo tiempo que recordamos la victoria del Rey de la gloria,
debemos preguntarnos a nosotros mismos: ¿Quién puede subir al monte del Señor?
Que las acciones del nuevo día nos hagan dignos de acompañar al Señor que
asciende a lo más alto de los cielos.

Si no es posible cantar la antífona propia, este salmo se puede acompañar


cantando las antífonas «Ciudadanos del cielo» (MD 61)) o bien «Hacia ti, morada
santa» (MD 649).

Oración I

Señor, héroe valeroso, Señor, Dios de los ejércitos, tú que eres el Rey de la gloria,
consérvanos inocentes nuestras manos y puro nuestro Corazón, para que Contigo
podamos subir a tu monte santo y, en el recinto sacro de tu templo, podamos
recibir tu bendición. Tú, que vives y reinas por los siglos de los siglos.

R. Amén.

Oración II

Señor Dios, Rey del cielo y de la tierra, que has introducido en el templo de tu
gloria a Cristo, hermano y sacerdote de los hombres, concédenos manos inocentes y
puro corazón, para que podamos acoger, en lo más íntimo de nosotros, a Cristo, el
Rey de la gloria, y así también él pueda recibirnos un día en su monte santo del
cielo, donde vive y reina por los siglos de los siglos.

R. Amén.

CÁNTICO DE TOBIT (Tb 13, 1­10) 

Compuesto por un piadoso israelita que vive en la diáspora, el cántico de Tobit


quiere ser una exhortación a la fidelidad, ante la seducción de las costumbres
paganas, y una invitación a la esperanza, ante los sufrimientos a que el pueblo de
Dios se ve sometido por los habitantes del lugar.

Con la dispersión, fuera de Palestina, han llegado horas amargas, pero Dios azota
y se compadece. La diáspora entre gentes que no comparten la fe de Israel es
motivo de sufrimiento, pero este sufrimiento es fecundo y lleva a Israel a realizar
una misión evangelizadora del pueblo opresor: Proclamad ante los gentiles la
grandeza de Dios. Además, la hora del sufrimiento es momento de examen (Dios
nos azota por nuestros delitos) y de esperanza (si volvéis a él de todo corazón, él
volverá a vosotros y os congregará de entre las naciones por donde estáis
dispersados).

También hoy el pueblo de Dios vive una nueva diáspora en un mundo que no
comparte nuestra fe cristiana; también la Iglesia debe ser evangelizadora de
quienes desconocen el rostro de Dios revelado por Cristo; también nosotros hemos
sido infieles y merecemos el azote de nuestro Padre; también el nuevo Israel está
llamado a la esperanza... Por ello, el cántico de Tobit puede ser nuestra oración:
Dios nos azota, pero se compadecerá de nosotros; Dios nos azota, pero, si volvemos
a él, nos congregará definitivamente en su reino escatológico de entre las naciones
por donde estamos dispersados; Dios nos dispersó entre las naciones, pero para
que, con nuestra fe y nuestra esperanza, proclamemos ante los gentiles la grandeza
de Dios.

Es recomendable que este cántico sea proclamado por un salmista; si no es posible


cantar la antífona propia, la asamblea puede acompañar el cántico cantando las
antífonas «En Dios pongo mi esperanza» (MD 704) o bien «Vuelve a nosotros,
Señor, para que volvamos a ti» (ficha F 84).

Oración I

Señor Dios, tú que nos azotas, dispersándonos entre los hombres y pueblos que te
desconocen y no te buscan, sácanos de este abismo donde estamos hundidos y
haznos nacer de nuevo para una esperanza viva de lo que harás con nosotros;
concédenos, Señor, que, dispersados entre los gentiles, proclamemos ante todos los
vivientes tu grandeza y que en nuestro cautiverio, como Iglesia peregrina, te
ensalcemos a ti, Dios que vives eternamente y cuyo reino dura por los siglos de los
siglos.

R. Amén.

Oración II

Dios y Padre nuestro, confirma en la fe a tu Iglesia, dispersada entre las naciones,


y haz de tu pueblo signo y fermento de la reunión de todas las naciones que te
darán gracias a boca llena y te bendecirán como Rey de los siglos. Por Jesucristo
nuestro Señor.

R. Amén.

SALMO 32 

El autor del salmo 32 pudo tener como trasfondo de su himno alguna de las
gloriosas liberaciones de su pueblo. En su lenguaje se trasluce el eco de unos
planes de las naciones deshechos, de unos proyectos frustrados, de unos habitantes
del orbe que tiemblan ante el poder de Dios, de un rey que no vence por su mucha
fuerza, de unos caballos que nada valen para la victoria...

Pero, frente a este trasfondo de debilidad humana, emerge la fuerza de la palabra


creadora y de la pro videncia solícita del Señor para con sus fieles. Por ello, el
salmista invita a los justos a esta bella oración tan apropiada para el comienzo del
nuevo día. Del mismo modo que, al comienzo de la creación, Dios, por su palabra,
mandó que surgiera el mundo, así también, nuevamente, al comienzo de este nuevo
día, Dios, por su palabra creadora, mandará que surja el bien. Pero, si nuestra
debilidad, siempre inclinada al mal, nos hace desconfiar, estamos convencidos de
que la fuerza providente del Señor está al lado de aquellos que, sabiendo que nada
valen sus caballos para la victoria, confiesan que sólo el Señor es su auxilio y
escudo y que sólo en él se alegra su corazón.

Oración I

Señor, tú que miras desde el cielo, pon tus ojos en nosotros, tus fieles, que
esperamos en tu misericordia; confesamos que nada valen nuestras fuerzas para la
victoria y por eso te pedimos que tu misericordia venga sobre nosotros. Por
Jesucristo nuestro Señor.

R. Amén.

Oración II

Señor, tú que frustras los proyectos de los pueblos y deshaces los planes de las
naciones, no permitas que, en este día que ahora empieza, caigamos en los lazos de
nuestro enemigo, el diablo, que, como león rugiente, ronda buscando a quien
devorar; pon tus ojos en nosotros y libra nuestras vidas de la muerte, para que
podamos aclamarte y darte gracias, por los siglos de los siglos.

R. Amén.

Vísperas 
SALMO 19 

El salmo 19 es la oración de Israel por su rey, que va a emprender la batalla contra


sus enemigos: Que te apoye el Señor, que dé éxito a todos tus planes, que podamos
celebrar tu victoria, pues, si otros confían en sus carros o en su caballería, nosotros
nos sentimos fuertes, porque invocamos, como escudo, el nombre del Señor, Dios
nuestro.

En labios cristianos, este salmo es una oración con fiada pidiendo que la victoria
inaugurada por el misterio pascual de Cristo se realice también en cada uno de los
cristianos. Cristo, en efecto, emprendió una batalla contra los enemigos del
hombre: dolor, muerte, pecado; y Dios escuchó a Cristo, le envió auxilio desde el
santuario y, al resucitarlo del sepulcro, dio éxito a todos sus planes. Pidamos a
Dios que esta victoria inaugurada en Cristo sea continuada también por la Iglesia,
que lucha en la tierra contra el mal y la injusticia, y que espera que Dios la hará
vencer definitivamente incluso del poder de la muerte: Que podamos, Señor,
celebrar tu victoria, que logremos alzar estandartes de triunfo, pues, si unos
confían en sus carros, otros en su caballería, nosotros, Señor, invocamos tu nombre
para mantenernos en pie.
Oración I

Señor, tú que escuchaste a tu Hijo cuando te invoco, en el día del peligro de su


pasión, y le diste la victoria, resucitándolo de entre los muertos, míranos también a
nosotros, que no confiamos en nuestras fuerzas, sino que invocamos tu nombre, y
envíanos tu auxilio desde el santuario, para que también nosotros podamos alzar
estandartes de victoria en nuestros combates contra las fuerzas del mal. Por
Jesucristo nuestro Señor.

R. Amén.

Oración II

Oh Dios, que, con los prodigios de tu mano victoriosa, hiciste caer derribados a los
que confiaban en sus carros y caballos y diste la victoria a tu Ungido, Jesús, el
Señor, escucha nuestra oración en el día del peligro y envíanos tu auxilio desde el
santuario: que se cumpla el deseo de nuestro corazón y que, al fin de nuestra
peregrinación terrena, podamos celebrar la victoria de tu Hijo, por los siglos de los
siglos.

R. Amén.

SALMO 20, 2­8. 14 

En su sentido original el salmo 20 es un canto de acción de gracias por las victorias


del rey de Israel. Viene a ser como una respuesta a la plegaria del salmo 19, que
acabamos de rezar, y en el que se pedía precisamente por el triunfo del rey en el
combate.

Para nosotros, cristianos, este salmo es como un himno ante la victoria de Cristo
resucitado, como una contemplación gozosa de su triunfo y una acción de gracias
por el reino inaugurado en el misterio pascual del Señor. Cristo se siente colmado
de gozo en la presencia del Padre; vestido de honor y majestad, en su resurrección
de entre los muertos, ha conseguido la vida que pidió y ve que sus años se
prolongan sin término.

Al rezar este salmo, debemos alegrarnos por el triunfo de Cristo sobre el pecado y
la muerte, y pedir también que esta victoria de Jesús, cabeza de la Iglesia, sea
finalmente compartida por la misma Iglesia, que es su cuerpo, y por toda la
humanidad, última destinataria de la lucha de Cristo contra el mal:

Levántate, Señor, con tu fuerza, y al son de instrumentos cantaremos tu poder,


cuando contemplaremos la humanidad entera glorificada en el último día.

Es recomendable que este salmo sea proclamado por un salmista; si no es posible


cantar la antífona propia, la asamblea puede acompañar el salmo cantando alguna
antífona que exprese el triunfo del Señor, por ejemplo: «Los confines de la tierra
han contemplado (MD 722) o bien «Cantemos al Señor, sublime es su victoria» (MD
737).

Oración I

Señor, tú que has puesto en la cabeza de Cristo una corona de oro fino y, al
resucitarlo de entre los muertos, le has concedido el deseo de su corazón, otorga
también a tu Iglesia vida, victoria y bendiciones, para que, superando todas las
adversidades, se sienta colmada de gozo en tu presencia. Por Jesucristo nuestro
Señor.

R. Amén.

Oración II

Señor, tú que has concedido a Cristo la vida que te pidió, otórganos también a
nosotros el deseo de nuestro corazón: cólmanos de gozo en tu presencia, y al son de
instrumentos cantaremos tu poder, por los siglos de los siglos.

R. Amén.

CÁNTICO DEL APOCALIPSIS (4, 11; 5, 9­10. 12) 

La victoria del rey de Israel, que acabamos de cantar en el salmo 20, es como figura
o profecía de la victoria pascual de Cristo, victoria completa y definitiva que da
sentido a todas las luchas y sufrimientos del pueblo de Dios. Y es esta victoria la
que canta el himno del Apocalipsis que ahora vamos a hacer nuestro.

Entonemos nuestra acción de gracias al Dios creador, que lo ha llevado todo a la


existencia para nuestro bien: Por su voluntad lo que no existía fue creado.

Entonemos nuestro himno a Cristo, el Cordero inmolado, porque con su misterio


pascual seca las lágrimas de los que lloramos desconcertados Como el vidente de
Patmos, porque, si por nuestras luces personales no alcanzamos a comprender
Cómo Dios permite el mal, a la luz del misterio pascual de Cristo comprendemos en
cambio la historia del mundo —el libro cerrado con los sellos— y el sentido del
sufrimiento de los buenos. También Cristo sufrió hasta la muerte, y Dios Padre lo
resucitó. Esta exaltación de Cristo, que sigue a su muerte, nos abre el libro de la
historia y sus sellos, es decir, nos da a comprender el sentido de los breves
sufrimientos presentes. Asociémonos, pues, al canto de los ancianos —figura de los
santos del antiguo Testamento, que ven realizadas en Cristo sus esperanzas— y a
los himnos de los ángeles, que contemplan cómo la Iglesia, por la sangre de Cristo,
ha sido hecha pueblo real y sacerdotal.

Que este himno sea el modelo de nuestro homenaje a Dios Padre, creador del
mundo, y a Cristo, que con su sangre nos ha comprado.

Oración I
Señor Dios nuestro, que has creado el universo para nuestro bien y, en el misterio
pascual de Cristo, tu Hijo, nos has abierto el sentido de la historia, haz que los
hombres de toda raza, pueblo y nación canten con nosotros la salvación que tu Hijo
ha realizado y disfruten de su triunfo, por los siglos de los siglos.

R. Amén.

Oración II

Señor Dios, que has hecho de nosotros un reino de sacerdotes, para que, en nombre
de la creación, cantemos tu gloria y demos gracias por la redención de los hombres,
ábrenos el sentido del libro sellado, para que comprendamos, en el misterio de la
muerte y resurrección de tu Hijo, el Cordero degollado y viviente ahora por los
siglos de los siglos, el sentido de la historia humana y de sus dolores y
contrariedades. Por Jesucristo nuestro Señor.

R. Amén.

MIÉRCOLES I 
Empezamos hoy nuestra jornada escuchando un salmo sapiencial que puede
ayudarnos a orientar, desde los primeros momentos del día, nuestra conducta. El
salmo presenta ante nuestros ojos un doble cuadro: la conducta del malvado
arrogante y la actitud del hombre humilde que se acoge a la sombra de las alas de
Dios.

Cada uno de nosotros puede ser, durante esta jornada, el malvado que, viviendo al
margen del Señor, dice con su orgullosa suficiencia: No tengo miedo a Dios, ni en
su presencia.

Pero también podemos formar parte del grupo de los humanos que se acogen a la
sombra de las alas de Dios y se nutren de lo sabroso de su casa. Que este salmo
ayude nuestra determinación: Señor, en ti está la fuente viva y tu luz nos hace ver
la luz, durante el día que ahora empezamos. Tu luz, que es tu propio Hijo, luz del
mundo, nos hace ver la luz, pues quien a él sigue no anda en tinieblas.

Es recomendable que este salmo sea proclamado por un salmista; si no es posible


cantar la antífona propia, la asamblea puede acompañar el salmo cantando la
antífona «Tu palabra me da vida» (MD 832).

Laudes 
SALMO 35 

Oración I

]Ilumínanos, Señor, fuente y origen de la luz eterna, con la luz de tu Hijo y haz
que, viviendo alejados de toda soberbia y presunción, podamos saciarnos de lo
sabroso de tu casa y bebamos abundantemente del torrente de tus delicias. Por
Jesucristo nuestro Señor. R. Amén.

Oración II

Señor Dios, Luz de luz y Fuente de toda vida, tú que haces salir el sol sobre malos
y buenos y quieres que llueva sobre justos y pecadores, nutre a los justos de lo
sabroso de tu casa y prolonga tu misericordia con los pecadores, para que así
podamos todos juntos beber un día abundantemente del torrente de tus delicias,
por los siglos de los siglos.

R. Amén.

CÁNTICO DE JUDIT (16, 2­3. 15­19) 

El cántico de Judit es la oración de acción de gracias con que concluye la narración


de la victoria de la heroína judía sobre el terrible Holofernes; viene a ser como un
«Te Deum» solemne después de una gran victoria en la que el enemigo ha sido
derrotado.

Este enemigo derrotado es el mal, las fuerzas que se oponían a Israel,


simbólicamente personificadas en Holofernes y su ejército. Pero el mal, simbolizado
en el terrible jefe del ejército, continúa existiendo; por eso, la parábola del libro de
Judit sirve para todos los tiempos, y el himno de acción de gracias de la heroína de
Israel puede ser nuestra oración de acción de gracias por todas las victorias que
Dios nos ha prometido y nos da.

Es difícil prever cuáles serán los combates y las dificultades de la jornada que
ahora empezamos y cuáles los avatares de nuestra vida y de la vida de la
comunidad cristiana y de la humanidad entera a través de la historia. Pero una
cosa es cierta: que, en la etapa final, el bien triunfará sobre el mal, y la victoria de
la mañana de Pascua será, finalmente, la victoria de toda la humanidad salvada
por Cristo.

La fe en esta victoria pascual nos hace cantar nuestro «Te Deum» en esta primera
hora de la mañana, cuando aún no hemos experimentado ninguna victoria. La
palabra del Señor es suficiente para que de nuestra esperanza brote la acción de
gracias por la victoria que nos promete nuestra fe.

Es recomendable que este cántico sea cantado o declamado a dos coros; si no es


posible cantar la antífona propia, la asamblea puede acompañar el cántico
cantando alguna antífona de acción de gracias o de alabanza, por ejemplo: «¡Venid
ante el Señor entre cantares de gozo!» (MD 702), «Por siempre yo cantaré tu
nombre, Señor» (MD 709) o bien «Mi fuerza y mi poder es el Señor».

Oración I
Te damos gracias, Señor Jesús, quebrantador de guerras, y te ofrecemos los
acordes de un salmo de alabanza porque te has mostrado grande y glorioso en tu
resurrección; muéstrate también admirable en tu fuerza e invencible en cada uno
de tus fieles, dándoles parte en tu victoria: que, si las olas sacuden los cimientos de
los montes y sentimos que por ello vacila nuestra esperanza, creamos que nada
podrá resistir a tu voz, cuando convoques al mundo a participar de la resurrección
final, y no dudemos nunca de que tú serás siempre propicio a tus fieles. Por
Jesucristo nuestro Señor.

R. Amén.

Oración II

Señor, tú que has escogido lo débil del mundo para humillar lo que era fuerte y en
Cristo, nacido de una virgen pobre y humilde, has vencido los poderes que
dominaban al mundo, concede a todos los hombres la libertad, el gozo y la paz,
para que puedan cantar que tu fuerza es admirable e invencible. Por Jesucristo
nuestro Señor.

R. Amén.

SALMO 46 

Este salmo aclama a Dios como rey universal; parece oírse en él el eco de una gran
victoria: Dios nos somete los pueblos y nos so juzga las naciones. Posiblemente,
este texto es un himno litúrgico para la entronización del arca después de una
procesión litúrgica —Dios asciende entre aclamaciones— o bien un canto para
alguna de las fiestas reales en que el pueblo aclama a su Señor, bajo la figura del
monarca.

Nosotros con este canto aclamamos a Cristo resucitado, en la hora misma de su


resurrección. El Señor sube a la derecha del Padre, y a nosotros nos ha es cogido
como su heredad. Su triunfo es, pues, nuestro triunfo e incluso la victoria de toda
la humanidad, porque fue «por nosotros los hombres y por nuestra salvación» que
«subió al cielo, y está sentado a la derecha del Padre». Por ello, no sólo la Iglesia,
sino incluso todos los pueblos deben batir palmas y aclamar a Dios con gritos de
júbilo.

Oración I

Señor Jesús, rey sublime y terrible, emperador de toda la tierra, tú que has
ascendido entre aclamaciones y te has sentado, como primogénito de muchos
hermanos, a la derecha de Dios Padre, concede a los pueblos gentiles, que aún no
conocen tu nombre, reunirse con el pueblo del Dios de Abrahán y contemplar un
día, en tu reino definitivo, cómo sólo tú eres Altísimo, con el Padre y el Espíritu
Santo, por los siglos de los siglos.
R. Amén.

Oración II

Señor Jesús, rey sublime y terrible, batimos palmas en tu honor y te aclamamos


con gritos de júbilo, porque, con tu misterio pascual, sometes el pecado y sojuzgas
la muerte, y a nosotros, tus hermanos, nos has escogido por heredad tuya; haz que
un día también los gentiles se reúnan con nosotros, el pueblo del Dios de Jacob, y,
contemplando tu gloria, toquen para ti, por los siglos de los siglos.

R. Amén.

Vísperas 
SALMO 26 (I) 

La primera parte del salmo 26 es una oración de esperanza para cuando fallan
todas las esperanzas: que se multipliquen los enemigos, que crezcan las pruebas y
las dificultades, «si Dios está con nosotros, ¿quién estará contra nosotros?» (Rm 8,
31). Al finalizar este día, en el que probablemente habremos tenido nuestros
momentos de desaliento, ha gamos nuestra esta oración, abandonándonos
confiadamente en los brazos de Dios. Él nos protegerá en su tienda, nos esconderá
en lo escondido de su morada, y levantaremos, finalmente, la cabeza sobre los
enemigos que hoy nos atemorizan.

Oración I

Señor Dios, luz y salvación de los que en ti esperan, tú que no abandonaste a tu


Hijo amado cuando le asaltaron los malvados para devorar su carne, sino que lo
escondiste en tu tienda y lo alzaste sobre la roca en el día de la resurrección, no
abandones a tus siervos que buscan tu rostro y haz que también nosotros podamos
levantar la cabeza sobre los enemigos que nos cercan y lleguemos a gozar un día de
tu dicha en el país de la vida, por los siglos de los siglos.

R. Amén.

Oración II

Señor Dios, defensa de nuestra vida, al llegar a este fin de la jornada, cuando la luz
del sol ya no brilla ante nuestros ojos y las tinieblas de nuestro desánimo y de
nuestro pecado nos asaltan y nos declaran la guerra, debilitando nuestra
esperanza, confesamos que tú eres nuestra luz y nuestra salvación y te pedimos
una sola cosa: que, cuando se apague definitivamente para nosotros la luz de esta
vida, nos des a gozar de tu dulzura, contemplando tu templo, por los siglos de los
siglos.

R. Amén.
SALMO 26 (II) 

La segunda parte del salmo 26 —en realidad se trata de un salmo distinto— es la


súplica y lamentación de un pobre perseguido y abandonado, a quien incluso
parece que Dios ha escondido el rostro.

No resulta difícil rezar este salmo unidos a Cristo en su pasión. l fue dejado por sus
discípulos, sensiblemente abandonado por el Padre en la cruz; él, en el huerto de
Getsemaní, oró como nuestro salmista pidiendo auxilio. Pero vivió, en plenitud, la
total esperanza que contiene nuestro salmo: Espero gozar de la dicha del Señor en
el país de la vida. Y ello porque él buscó siempre lo que agradaba al Padre, siempre
buscó el rostro del Señor.

Unidos, pues, a Cristo, que ora con nosotros, hagamos de este salmo nuestra
súplica de auxilio ante las dificultades de la vida: No me deseches, no me
abandones, Dios de mi salvación; y expresemos con las palabras de este salmo
nuestra total confianza en Dios, por graves que sean nuestras dificultades: Si mi
padre y mi madre me abandonan, el Señor me recogerá.

Si no es posible cantar la antífona propia, este salmo se puede acompañar


cantando alguna antífona que exprese la esperanza, por ejemplo: «En Dios pongo
mi esperanza» (MD 704) o bien «Protégeme, Dios mío, que me refugio en ti» (MD
736).

Oración I

Escúchanos, Señor, que te llamamos: mira, tenemos enemigos que respiran


violencia y nuestro corazón desfallece; buscamos tu rostro, Señor, no nos escondas
tu rostro, enséñanos tus caminos, para que un día podamos gozar de tu dicha en el
país de la vida, por los siglos de los siglos.

R. Amén.

Oración II

Señor, Dios nuestro, fuerza de los que esperan en ti, tú que no entregaste para
siempre a tu Hijo a la saña de sus adversarios, sino que lo escuchaste cuando te
llamó y le concediste gozar de la dicha en el país de la vida, no nos escondas
tampoco a nosotros tu rostro y haz que quienes te hemos llamado en el día del
peligro apodamos gozar de tu dicha, por los siglos de los siglos.

R. Amén.

CÁNTICO DE LA CARTA A LOS COLOSENSES (1, 12­20) 

Este cántico es un himno cristológico, que canta la primacía absoluta de Cristo,


tema también de toda la carta a los Colosenses, en donde este himno está incluido.
Demos gloria a Dios Padre, que ha querido incorporarnos a su Hijo. Demos gloria a
Dios Hijo, que, ya en la creación, como reflejo del Padre, fue instrumento único, a
través del cual el Padre realizó su obra; y que, después de la creación, hecho
hombre por nosotros, con su misterio pascual y por su Iglesia, ha devuelto a la
creación todo su sentido.

Que este cántico, que de manera tan plena nos hace proclamar el papel de Cristo
en la eternidad y en la historia, sea el himno de nuestra fe en el Hijo amadísimo
del Padre, el «Amado» de la Iglesia, según la expresión del Cantar de los cantares.

Oración I

Señor, Padre santo, que por tu Verbo, imagen de tu gloria, has creado el universo
de una manera admirable y de una manera más admirable has hecho de Cristo
cabeza de la Iglesia, haz que, finalmente, por su sangre sean reconciliados contigo
todos los seres del cielo y de la tierra. Por Jesucristo nuestro Señor.

R. Amén.

Oración II

Oh Cristo Jesús, imagen visible del Dios invisible y camino, verdad y vida para el
hombre que tiene sed de Dios, concédenos vivir en la contemplación de tu gloria y
haz que, como miembros de tu Cuerpo, contribuyamos a reconciliar todas las cosas
con Dios, tu Padre. Tú, que vives y reinas por los siglos de los siglos.

R. Amén.

JUEVES I 
Laudes 
SALMO 56 

Literalmente, el salmo 56 es la oración de un perseguido. Los peligros son


gravísimos: el salmista se ve echado entre leones devoradores de hombres, con una
fosa ante sus pies para que caiga en ella. Pero, a pesar de tanto peligro, se siente
seguro, en paz, e incluso es tanta la seguridad que tiene del auxilio de Dios, que se
ve ya librado y entona un canto de acción de gracias: Mi corazón está firme; voy a
cantar y a tocar.

Este salmo puede ser el telón de fondo de nuestra oración, sobre todo por la
mañana, hora de la resurrección de Cristo. Estamos, es cierto, rodeados de peligros
y dificultades; nuestro enemigo, el diablo, ronda buscando a quien devorar, pero
nuestra esperanza tiene su firme fundamento en la contemplación del Señor
resucitado. También él fue tentado, también él vio una red tendida a sus pasos,
pero cayeron en ella sus enemigos, la muerte y el pecado, mientras él experimentó
cómo Dios Padre, desde el cielo, le envió la salvación, arrancándolo del sepulcro.
Acrecentemos nuestra esperanza: de todas nuestras angustias nos librará el Señor
(2Tm 3, 11) y despertemos la aurora de este nuevo día dando gracias a Dios, que
nos ha hecho renacer a una nueva esperanza por medio de la resurrección de
Jesucristo de entre los muertos (cf. 1P 1, 3).

Oración I

Envíanos, Señor, tu gracia y tu lealtad, y líbranos de nuestro enemigo, el diablo,


que, como león rugiente, ronda buscando a quien devorar; haz que, en alegre unión
con tu Hijo resucitado, podamos darte un día gracias ante los pueblos y tocar para
ti ante las naciones, por los siglos de los siglos.

R. Amén.

Oración II

Elévate sobre el cielo, Dios nuestro, elévate sobre el cielo, gloria nuestra, pues,
cuando en la aurora sales del sepulcro, se desvanecen las tinieblas de nuestra
mortalidad y renace esplendorosa la esperanza de una nueva vida. Tú, que vives y
reinas por los siglos de los siglos.

R. Amén.

CÁNTICO DE JEREMÍAS (31, 10­14) 

Jeremías, el profeta de las lamentaciones, es también un profeta de esperanza. En


este cántico se dirige a los deportados a Babilonia y les anuncia un futuro lleno de
bendiciones de Dios: El que dispersó a Israel lo reunirá, lo guardará como un
pastor a su rebaño y convertirá su tristeza en gozo.

Este anuncio, lleno de esperanza, se dirige hoy a nosotros, que vivimos también,
como Israel en Babilonia, desterrados y en medio de múltiples dificultades, lejos
del gozo sensible de la visión del Señor.

Ojalá este oráculo, escrito, como toda la palabra de Dios, para que con «el consuelo
que da mantengamos la esperanza» (Rm 15, 4), nos infunda verdadero coraje y
llene nuestra jornada de aquel optimismo cristiano que nos hará capaces, a
nuestra vez, «de poder nosotros alentar a los demás en cualquier lucha, re
partiendo con ellos el ánimo que nosotros recibimos de Dios» (2Co 1, 4). Sí, el Señor
nos prometió convertir nuestra tristeza en gozo, y su palabra no puede fallar. Dios
nos librará de nuestras tribulaciones, como libró a Israel de la esclavitud de
Babilonia, y nos consolará tan plenamente que vendremos con aclamaciones a la
altura de Sión y nuestra alma no volverá a desfallecer.

Es recomendable que este cántico sea proclamado por un salmista; si no es posible


cantar la antífona propia, la asamblea puede acompañar el cántico cantando
alguna antífona que exprese la esperanza, por ejemplo: «En Dios pongo mi
esperanza» (MD 704) o bien «El Señor es mi pastor» (MD 801).

Oración I

Señor Jesucristo, Pastor de la Iglesia, que con tu muerte y resurrección nos


rescataste de una mano más fuerte, la muerte y el pecado, contempla cómo vivimos
aún, peregrinando y lejos de ti, y consuélanos con tu palabra, para que
mantengamos nuestra esperanza; así, mediante el consuelo con que tú nos
consuelas, podremos también nosotros consolar a los que están en toda tribulación
y seremos, como tú nos lo mandaste, luz del mundo y sal de la tierra. Tú, que vives
y reinas por los siglos de los siglos.

R. Amén.

Oración II

Señor Jesús, que moriste en la cruz para reunir a los hijos de Dios dispersos y para
que todos los hombres llegaran a ser un solo rebaño bajo un solo Pastor, mira con
amor a los pueblos que aún no te conocen y a los cristianos que vivimos desunidos y
llévanos hacia el trigo y el vino de tu reino, para que tu pueblo pueda saciarse
finalmente de los manjares sustanciosos de tu casa. Tú, que vives y reinas por los
siglos de los siglos.

R. Amén.

SALMO 47 

En su sentido literal nuestro salmo es un canto de admiración dedicado a


Jerusalén y al Dios que habita en ella y, desde ella, revela su grandeza.

Para nosotros, cristianos, nuestra Jerusalén es la Iglesia; la ponderación de sus


bellezas externas, la evocación de sus victorias nos ha de alentar la esperanza.
Como Dios habitó en Sión, así Cristo habita en la Iglesia; como Dios protegió a
Jerusalén, así Cristo protege a la Iglesia, esposa amada. En torno a ella se
realizará la gran liberación escatológica de la humanidad. Entonemos, pues,
nuestro himno de alabanza a la madre Iglesia, alegría de toda la tierra. Y, si se
presentan dificultades, confiemos en quien habita en la Iglesia: Mirad, los reyes se
aliaron, pero, al verla, huyeron despavoridos.

Oración I

Señor, digno de alabanza, lo que habíamos oído de Sión lo hemos visto en la ciudad
del Dios de los ejércitos, la Iglesia santa de tu Hijo; haz que la contemplación de
esta ciudad santa acreciente nuestra esperanza; que podamos admirarnos de cómo
los reyes que se alían para atacarla huyen despavoridos, mientras tú, desde tu
Iglesia, altura hermosa, eres la alegría de todos los pueblos. Por Jesucristo nuestro
Señor.
R. Amén.

Oración II

Señor Dios, que has querido que la Iglesia de tu Hijo fuera la alegría de todos los
pueblos, haz que esta Iglesia, monte santo, altura hermosa, haga llegar tu
renombre y tu alabanza hasta el confín de la tierra. Por Jesucristo nuestro Señor.

R. Amén.

Vísperas 
SALMO 29 

Este salmo, con el que hoy empezamos nuestra oración de la noche, fue, en su
origen, la oración de acción de gracias de un enfermo que acudió a Dios pidiéndole
la salud, y éste se la devolvió.

Este enfermo es, por una parte, figura de Cristo, débil y enfermo en su pasión,
bajado a la josa del sepulcro en su muerte, pero a quien el Padre hizo revivir en la
resurrección. Por esta curación, por esta exaltación, Cristo exhorta hoy a su Iglesia
a que, con templando este triunfo pascual, dé gracias al Padre:

Tañed para el Señor, fieles suyos, dad gracias a su nombre santo; pues el Señor
sacó mi vida del abismo, me hizo revivir cuando bajaba a la josa.

Por otra parte, este enfermo somos también todos nosotros, rodeados de
innumerables males. Quizás en este mismo día, que ahora finalizamos, al
atardecer nos visita el llanto de nuestros fracasos humanos. Pero, abrámonos a la
esperanza; como Cristo, veremos que el Señor sacará, finalmente, nuestra vida del
abismo y en la mañana de la parusía nos visitará el júbilo. Por ello, digamos,
alegres en la esperanza: Te ensalzaré, Señor, porque, en la esperanza, me has
librado, cambiando mi luto en danzas.

Oración I

Padre amante, Dios clementísimo, no permitas que nuestros enemigos se rían de


nosotros: como sacaste la vida de tu Hijo del abismo y le hiciste revivir cuando
bajaba a la fosa, cambia así también nuestro luto en danzas y, si en el atardecer de
este siglo nos visita el llanto, haz que por la mañana de tu retorno nos visite el
júbilo y en él vivamos, por los siglos de los siglos.

R. Amén.

Oración II

Señor Jesucristo, tú que experimentaste cómo en el atardecer de tu pasión te visitó


el llanto, y el júbilo por la mañana de tu resurrección, haz que no quedemos
desconcertados cuando escondes tu rostro; que, contemplando asiduamente tu
misterio pascual, jamás vacilemos; que, ante las dificultades cotidianas, vivamos
en la esperanza de que cambiarás nuestro luto en danzas, nos vestirás de fiesta y
nuestra alma te cantará sin callarse, por los siglos de los siglos.

R. Amén.

SALMO 31 

El salmo 31 es una reflexión sapiencial muy apropiada como meditación del fin de
la jornada. El hombre que reconoce y confiesa su pecado, dice el salmista, es
dichoso y será absuelto de su culpa; éste es un camino posible para todos.

Acabamos nuestro día, quizás insatisfechos a causa de nuestras faltas e


infidelidades; reconozcamos y confesemos nuestras debilidades, y Dios nos
perdonará: Mientras callé se consumían mis huesos; pro puse: «Confesaré al Señor
mi culpa», y tú perdonaste mí pecado; dichoso el hombre a quien el Señor ha
absuelto de su culpa.

Es recomendable que este salmo sea proclamado por un salmista; si no es posible


cantar la antífona propia, la asamblea puede acompañar el salmo cantando alguna
antífona que exprese el arrepentimiento y el deseo de conversión, por ejemplo:
«Crea en mí, oh Señor, un corazón puro» (MD 729), «Sí, me levantaré» (MD 931) o
bien «¡Padre, he pecado contra el cielo y contra ti!» (MD 932).

Oración I

Señor, Dios de misericordia, que has querido que tu Hijo, cargado con nuestros
pecados, subiera al leño, para apartar de nosotros tu indignación, míranos
amorosamente con ojos de padre, a nosotros, que, como hijos pródigos, retornamos
a ti, confesando nuestras culpas, reconociendo nuestros pecados; y haz que,
absueltos de nuestros delitos, encontremos siempre en ti nuestro refugio y nos
veamos rodeados de cantos de liberación. Por Jesucristo nuestro Señor.

R. Amén.

Oración II

Señor, Padre santo, tú que absuelves de las culpas y sepultas los pecados al
hombre que no te encubre sus delitos, escucha nuestras súplicas y haz que,
reconociendo nuestro delito, nos sintamos dichosos de tu perdón y nos alegremos y
gocemos contigo, rodeados de cantos de liberación. Por Jesucristo nuestro Señor.

R. Amén.
CÁNTICO DEL APOCALIPSIS (11, 17­18; 12, 10b­12a) 

El cántico de hoy, entresacado de dos lugares muy distintos del Apocalipsis, canta
el advenimiento del reino de Dios que, aunque tiene que contar aún con luchas y
dificultades, alcanzará finalmente una victoria completa sobre las fuerzas del mal.

La primera y la segunda estrofa son el himno conclusivo de la descripción del


Cordero que, con su muerte y resurrección, fue digno de abrir el libro sellado: el
sentido de la historia y, en concreto, el por qué del sufrimiento de los mártires y de
los justos. Ante este triunfo del Cordero, los ancianos se postran en signo de
adoración y proclaman el reino de Cristo, quien, a pesar de su muerte, ha asumido,
finalmente, por su resurrección, el gran poder y ha comenzado a reinar. Con este
triunfo, ha llegado el tiempo de juzgar a los muertos, dando el premio a los profetas
(santos del antiguo Testamento) y a los santos (mártires cristianos) y a los que
temen su nombre (el conjunto de los cristianos), y de castigar a los que arruinaron
la tierra (perseguidores de la Iglesia).

La tercera y cuarta estrofa son la parte poética de la conocida visión de la mujer


que da a luz a un hijo y que, perseguida, escapa al desierto. Es la comunidad
cristiana que, a pesar de la persecución, sale victoriosa. Los ángeles cantan este
triunfo y a él son asociados los mártires, que no amaron tanto su vida que temieran
la muerte.

El reino de Dios, aunque seguro, contará aún con numerosas luchas antes de llegar
a su triunfo final. No hay, pues, que descorazonarse, no hay que hacer
componendas con estas fuerzas del mal que revestirán formas bien diversas a
través de la historia. Ello sería renunciar a la esperanza cristiana y no tener
presente las palabras del Señor: « En el mundo tendréis luchas; pero tened valor:
Yo he vencido al mundo» (Jn 16, 33).

Oración I

Señor Jesucristo, que por tu resurrección has comenzado a reinar y has dado el
galardón a los mártires, que, a semejanza tuya, han derramado su sangre,
robustece nuestra esperanza y haz que ante la lucha no dudemos, sino que
confiemos siempre que, como tú lo has prometido, también nosotros venceremos al
mundo y contigo reinaremos, por los siglos de los siglos.

R. Amén.

Oración II

Señor Dios, Padre todopoderoso, que, en la muerte y resurrección de tu Hijo, has


precipitado el poder del diablo, el acusador de nuestros hermanos, haz que creamos
siempre que también nuestro morir de cada día, por la palabra del testimonio
cristiano, no es nunca una derrota, sino una victoria que contribuye a la salvación
del mundo. Por Jesucristo nuestro Señor.
R. Amén.

VIERNES I 
Laudes 
SALMO 50 

El salmo 50, con el que cada viernes empezamos la oración de la mañana, es, para
la Iglesia, el salmo penitencial por excelencia. Este salmo fue redactado por Israel
en tiempos del exilio o inmediatamente después del retorno de Babilonia, cuando el
pueblo, que tenía muy vivo el sentimiento de que su propia culpabilidad fue la
causa de los sufrimientos del destierro, quiere asumir, para expiarlas, todas las
infidelidades de su propia historia, desde el pecado de David con Betsabé hasta
aquellas otras culpas que originaron el destierro y la destrucción de la ciudad
santa: Señor, líbrame de la sangre (la que derramó David a causa de sus malos
deseos); Señor, reconstruye las murallas de Jerusalén (destruidas a causa de las
infidelidades de los reyes de Judá y de su pueblo).

Podemos rezar hoy el salmo 50 como lo rezó su autor, es decir, asumiendo, como
Iglesia, los pecados de la comunidad cristiana de todos los tiempos e incluso los de
la humanidad entera. Recordemos que somos en el mundo el cuerpo de Cristo y que
también el Señor quiso hacerse él mismo pecado, para destruir en su cuerpo el
pecado del hombre. En comunión con la Iglesia pecadora y Con toda la humanidad,
imploremos, en este viernes de la muerte del Señor, el perdón de nuestros propios
pecados y asumamos en nuestra oración, como lo hizo el Señor en su pasión, los
pecados de todo el mundo, suplicando el perdón de Dios.

Oración I

Por tu inmensa compasión, borra, Señor, nuestras culpas y limpia nuestros


pecados; que tu inmensa misericordia nos levante, pues nuestro pecado nos
aplasta; no desprecies, Señor, nuestro corazón quebrantado y humillado, haz más
bien brillar sobre nosotros el poder de tu Trinidad: que nos levante Dios Padre, que
nos renueve Dios Hijo, que nos guarde Dios Espíritu Santo. Por Jesucristo nuestro
Señor.

R. Amén.

Oración II

Señor, Dios de bondad y de gracia, que, para perdonar el pecado del hombre,
quisiste que tu Hijo, que no conocía el pecado, se hiciera él mismo pecado por
nosotros, mira con amor nuestro corazón quebrantado y humillado y, por la
penitencia de tu Iglesia, concede al mundo entero la alegría de tu salvación. Por
Jesucristo nuestro Señor.
R. Amén.

CÁNTICO DE ISAÍAS (45, 15­26) 

Ante Israel, que se dispone ya a emprender el camino del retorno, porque Ciro ha
vencido a Babilonia, los antiguos opresores, avergonzados, reconocen que Israel
cuenta realmente con un Dios que, escondido hasta entonces, protege realmente a
su pueblo: En verdad, tú eres un Dios escondido, el Dios de Israel, el Salvador.

Para nosotros, cristianos, este cántico ha de ser un himno de fe y de esperanza. De


fe, porque, aunque a veces el Señor parece no existir o no preocuparse de nosotros
—un Dios realmente escondido, como en el caso del largo destierro de Babilonia—,
confesamos que él es el Señor y no hay otro. De esperanza, por que creemos que,
finalmente, el Señor salvará a Israel con una salvación perpetua, para que no se
avergüencen ni se sonrojen nunca jamás.

Es recomendable que este cántico sea proclamado por un salmista; si no es posible


cantar la antífona propia, la asamblea puede acompañar el cántico cantando
alguna antífona que exprese la esperanza, por ejemplo: «El Señor es mi fuerza»
(MD 647).

Oración I

Dios escondido, Dios salvador, que fabricaste la tierra y la afianzaste, haz que tus
fieles, aun cuando tú parezcas un Dios escondido, Continúen firmes en la
esperanza y que todos los hombres, desde los confines de la tierra, se vuelvan hacia
ti para salvarse y confiesen que sólo tú eres el Señor que tienes la justicia y el
poder, por los siglos de los siglos.

R. Amén.

Oración II

Señor Jesucristo Dios nuestro, tú que modelaste la tierra y la fabricaste y has


querido ser un Dios escondido ocultando tu gloria en la cruz, fuerza y sabiduría de
los humildes, escándalo y necedad para los fuertes, abre los ojos a todos los
hombres, para que contemplen tus maravillas y no pongan su esperanza en un dios
que no puede salvar, sino que doblen su rodilla ante ti, diciendo: Sólo tú tienes la
justicia y el poder, por los siglos de los siglos.

R. Amén.

SALMO 99 

El salmo 99 nos invita al gozo y a la alegría. Cristo, victorioso vencedor de la


muerte, es nuestro pastor, y nosotros, sus ovejas, caminamos, tras él y como él,
hacia la resurrección. Aclamemos, pues, al Señor con alegría, y que esta hora, en la
que Cristo entró en su gloria, aumente nuestra esperanza de que también nosotros,
ovejas de su rebaño, entraremos un día por sus puertas con acción de gracias,
bendiciendo su nombre.

Oración I

Cristo Jesús, Señor nuestro, porque tú nos has hecho, nosotros somos tu pueblo y
ovejas de tu rebaño; y, porque sabemos que tu fidelidad dura por todas las edades,
nosotros queremos servirte con alegría, dándote gracias y bendiciendo tu nombre
ahora y por los siglos de los siglos.

R. Amén.

Oración II

Somos tuyos, Señor, porque tú eres nuestro Dios y tú nos has hecho; concédenos
servirte siempre con alegría y bendecir tu nombre, hasta que, terminada nuestra
peregrinación terrena, entremos en tu presencia con vítores, confesando que tu
misericordia ha sido eterna. Por Jesucristo nuestro Señor.

R. Amén.

Vísperas 
SALMO 40 

El salmo 40 es, literalmente, la oración de un enfermo que sufre no sólo


físicamente, sino también moralmente. En su cuerpo padece a causa de la
enfermedad; moralmente sufre a causa de la maledicencia de sus amigos y de la
traición del más íntimo de ellos. Esta oración está enmarcada por una introducción
sapiencial, en la que el enfermo se dirige a los que como él sufren, y por una
conclusión de acción de gracias, en la que canta ya la salud que Dios le devuelve.

Este salmo, rezado en viernes, día de la muerte del Señor, nos invita a ver en este
enfermo al mismo Señor sufriente, tanto más que el mismo Jesucristo se aplicó
este texto a sí mismo, aludiendo a la traición de Judas. Cristo sufriente, pues, el
mismo que afirmó que considerará como hechos a su propia persona los cuidados
que tenemos con los pequeños y pobres, nos invita a la compasión ante nuestros
hermanos necesitados. «Dichoso el que cuida del pobre y des valido —nos dice con
las palabras del salmo—; el Padre lo sostendrá, como me sostuvo a mí, y en el día
aciago lo pondrá a salvo.»

Y, si sufrimos físicamente o si el dolor moral nos aflige, rezar este salmo, unidos a
Cristo, acrecentará nuestra esperanza. También Cristo sufrió, también fue
traicionado, y ahora él, que es el más dichoso de entre los hijos de los hombres, se
nos presenta como paradigma de la acción de Dios: «Después del sufrimiento de
una pasión momentánea, vino el gozo de la alegría eterna; porque el Padre me
ama, aunque haya permitido mis sufrimientos; en esto conozco que Dios me ha
amado: en que mi enemigo no ha triunfado de mí y ahora me veo resucitado.»

Oración I

Señor Jesucristo, tú que por nosotros quisiste ser débil y enfermo, tú que
experimentaste la amargura de ver cómo tu amigo, el que compartía tu pan, fue el
primero en traicionarte, haz que, cuando nos llegue nuestro día aciago, no
perdamos la confianza de que, como tú fuiste sostenido por tu Padre, así nosotros
conoceremos que Dios nos ama y veremos que nuestros enemigos no triunfan de
nosotros. Tú, que vives y reinas por los siglos de los siglos.

R. Amén.

Oración II

Señor Dios, apiádate de nosotros, que hemos pecado contra ti; ponnos a salvo en el
día aciago, calma los dolores de nuestras muchas enfermedades, haz que nuestros
enemigos, el desánimo, el pecado, la muerte, que nos desean lo peor y nos hablan
con fingimiento, no triunfen de nosotros; que conozcamos que tú nos amas en que
nos sostienes en el lecho del dolor y quieres mantenernos siempre en tu presencia.
Por Jesucristo nuestro Señor.

R. Amén.

SALMO 45

Sobre un horizonte de guerras y de desastres fre cuentes, los israelitas ven a Sión
como una ciudad fuerte e invencible, porque Dios habita en ella y por esto, pase lo
que pase, aunque tiemble la tierra y los montes se desplomen, teniendo a Dios en
medio, nada les puede atemorizar.

A los cristianos de nuestro tiempo nos es necesaria la confianza plena expresada en


este salmo. No todo va bien, ni en el mundo ni en la Iglesia. Algunos de los males
de nuestros días, con frecuencia, nos atemorizan en exceso; las injusticias del
mundo, las infidelidades de muchos en la Iglesia nos pueden parecer dificulta des
aptas para descorazonar incluso a los más fuertes. Pero no, aunque hiervan y
bramen las olas, «más potente que el oleaje del mar, más potente en el cielo es el
Señor» (Sal 92, 4). Por eso la Iglesia, sabiendo que Dios está en ella, no vacila y
sabe esperar contra toda esperanza,

Si no es posible cantar la antífona propia, este salmo se puede acompañar


cantando alguna antífona que exprese la confianza, por ejemplo: «En Dios pongo mi
esperanza» (MD 704) o bien «Protégeme, Dios mío, que me refugio en ti» (MD 736).

Oración I
No tememos, Señor, aunque tiemble la tierra, porque sabemos que nuestro alcázar
eres tú, que tú estás con nosotros y nos socorres como poderoso defensor en el
peligro; haz que crezca siempre esta nuestra esperanza hasta que un día podamos
contemplar, cara a cara, tus maravillas, en tu alegre ciudad, por los siglos de los
siglos.

R. Amén.

Oración II

Señor Dios, fuerza y refugio de tu pueblo, tú que en la adversidad proteges a


quienes en ti esperan y en la prosperidad los defiendes, escucha las súplicas de tus
fieles y haz que, realizando fielmente tu voluntad, merezcamos ser siempre
escuchados por ti. Por Jesucristo nuestro Señor.

R. Amén.

CÁNTICO DEL APOCALIPSIS (15, 3­4) 

Nuestro cántico es la parte poética de una visión en la que se contemplan a los


mártires cristianos, los cuales, de pie sobre la bóveda del cielo y después de haber
vencido en la persecución, se asemejan a los hijos de Israel que, pasado el mar
Rojo, entonaron su cántico de victoria contemplando la derrota del faraón. Este
cántico nos invita, pues, a tomar parte en una liturgia celeste con los mártires.
Cantemos el cántico de Moisés y de los hijos de Israel.

Admiremos e imitemos la fe expresada en este himno, que, en medio de la más


dura persecución romana, sabe ya entrever el triunfo de la causa de Dios y se goza
de la victoria mesiánica. Esta victoria no consiste en la destrucción del enemigo,
sino en su incorporación al reino de Dios: Porque vendrán todas las naciones (los
perseguidores paganos) y, con nosotros, se postrarán en tu acatamiento.

Oración I

Acrecienta en nosotros, Señor, la fe en la victoria inaugurada por tu Hijo, y concede


a todos los perseguidores de tu Iglesia postrarse, alegres, en tu acatamiento y
contemplar, con gozo, cómo tus juicios de salvación se hacen manifiestos a todos los
hombres. Por Jesucristo nuestro Señor.

R. Amén.

Oración II

Oh Rey de los siglos, Señor Dios omnipotente, que en la Pascua de tu Hijo has
inaugurado la nueva alianza, haz que, con nuestro esfuerzo en anunciar el
Evangelio a los pueblos, apresuremos el día en que todas las naciones se postren en
tu acatamiento y proclamen que tú solo eres santo y que tus caminos han sido
verdaderos y justos. Por Jesucristo nuestro Señor.
R. Amén.

SÁBADO I 
Laudes 
SALMO 118, 145­152 

El salmo 118 es un canto a la Ley, de un piadoso israelita que vive en un ambiente


de indiferencia religiosa, muy parecido a muchos de nuestros ambientes actuales.
La Ley significa, para él, la revelación, las promesas, la palabra misma de Dios que
se dirige a su pueblo.

Empezar el día con este salmo significa profesar que también nosotros ponemos en
Dios nuestra delicia; y ello a pesar de que el ambiente procura olvidar a este Dios,
para vivir cada uno de cara a sus propios intereses. « Señor, me adelanto a la
aurora esperando tus palabras; en ellas quiero cimentar toda mi vida. Conozco las
dificultades, los enemigos que, con esta actitud, me ganaré: Ya se acercan mis
inicuos perseguidores. El mundo nos odiará y nos rechazará, pero, si los
perseguidores se acercan, tú, Señor, estás más cerca aún y con tus mandamientos
me darás vida, y una vida muy superior a la que el mundo, con sus riquezas,
podría ofrecerme.»

Oración I

Señor, tú estás cerca de los que te invocan, escucha, pues, la oración de quienes se
adelantan a la aurora pidiendo tu auxilio y salva a los que se adelantan a las
vigilias meditando tu promesa. Por Jesucristo nuestro Señor.

R. Amén.

Oración II

Nos hemos adelantado, Señor, a la aurora, esperando tus palabras y meditando tu


promesa; respóndenos, Señor, y haz que, si durante esta jornada nuestros inicuos
perseguidores se acercan y nos tientan presentándonos lazos para hacernos caer,
tengamos el gozo de experimentar que tú, Señor, estás más cerca que ellos. Por
Jesucristo nuestro Señor.

R. Amén.

CÁNTICO DE MOISÉS (Ex 15, 1­4. 8­13. 17­18) 

La salida de Egipto y el paso del mar Rojo fueron vividos e idealizados por Israel,
como la epopeya nacional y religiosa que dio nacimiento al pueblo de Dios.
Siguiendo esta pedagogía que el mismo Dios nos dio al querer que esta poética
epopeya fuera incluida como parte de la Biblia, la Iglesia cristiana, desde la
antigüedad, se ha servido de esta narración, llena de imágenes, para cantar el
triunfo de Cristo y de la Iglesia sobre el pecado y el poder del mal. El Faraón y su
ejército personifican el pecado y la muerte que esclavizan al hombre; mientras que
el pueblo de Israel, que sale incólume de las aguas del mar Rojo, es símbolo del
pueblo nacido en las aguas del bautismo. Ya el autor del Apocalipsis, en su visión
del triunfo de los santos sobre la idolatría del Imperio romano, nos dice,
refiriéndose a este himno de victoria, que «los que habían vencido a la bestia
cantaban el cántico de Moisés, el siervo de Dios» (Ap 15, 2-3).

Cantemos, pues, al Señor, sublime es su victoria, caballos y carros ha arrojado en


el mar; ha vencido el pecado, por el bautismo, y la muerte, por la resurrección de
Jesucristo y la esperanza de la resurrección universal. Que nuestro entusiasmo por
la victoria de la mañana de Pascua no sea, pues, inferior al entusiasmo de Israel en
su cántico por la victoria sobre el Faraón y su ejército.

Si no es posible cantar la antífona propia, este cántico se puede acompañar


cantando alguna antífona que exprese la alegría por la victoria, por ejemplo: «Por
siempre yo cantaré tu nombre, Señor» (MD 709), «Cantemos al Señor, sublime es
su victoria» (MD 737) o bien «Mi fuerza y mi poder es el Señor».

Oración I

Señor, tú que en la resurrección de tu Hijo has manifestado la sublimidad de tu


victoria, no olvides de guiar con misericordia a tu pueblo rescatado; tú que en otro
tiempo quisiste que el Faraón y su ejército se hundieran como plomo en las aguas
formidables, destruye también el poder de nuestros enemigos, la muerte y el
pecado, a fin de que tu pueblo alcance victorioso el Santuario que fundaron tus
manos y pueda cantar eternamente que tú, Señor, reinas por los siglos de los
siglos.

R. Amén.

Oración II

Señor, tú que eres un guerrero, sublime por tu victoria, renueva hoy, en bien de tu
pueblo, las antiguas maravillas que en otro tiempo realizaste en favor de Israel: tú
que hundiste como plomo en las aguas formidables al Faraón y a su ejército y, de
una manera semejante, destruiste la muerte y el pecado en las aguas del bautismo,
haz que quienes han renacido por el sacramento de la muerte y resurrección de tu
Hijo consigan también la plena victoria sobre la muerte y, plantados en el monte
de tu heredad, canten tu victoria, por los siglos de los siglos.

R. Amén.
SALMO 116 

El salmo 116 es una doxología por las maravillas que Dios ha realizado en medio
de su pueblo: Firme ha sido su misericordia con nosotros. Y, como entre todas estas
maravillas de Dios la resurrección de Jesucristo es la culminación de todas, por ello
precisa mente este salmo encuentra en la hora de Laudes su momento más
apropiado. Que todo nuestro ser bendiga, pues, a Dios, cuya fidelidad a sus
antiguas pro mesas de protección a su pueblo ha sido firme, se ha manifestado a
nosotros y dura por siempre.

Oración I

Señor, Dios eterno y todopoderoso, que, para mostrar tu fidelidad, has ratificado
las promesas hechas a los patriarcas y, para manifestar tu misericordia, has
querido también que los pueblos gentiles aclamaran tu nombre, reúne en tu Iglesia
a los hombres de todas las naciones y de todos los pueblos a fin de que, unidos en
un mismo espíritu, aclamen tu misericordia y tu fidelidad, ahora y por los siglos de
los siglos.

R. Amén.

Oración II

Señor Dios, a quien alaban todas las naciones y aclaman todos los pueblos, te
pedimos humildemente que tu fidelidad para con nosotros dure por siempre y tu
misericordia alcance todas las naciones. Por Jesucristo nuestro Señor.

R. Amén.

DOMINGO II 
I Vísperas 
SALMO 118, 105­112 

Después de una semana, llena probablemente de luchas, tentaciones y dificultades,


esta celebración nos introduce en el domingo, figura y anticipo de aquel día sin
dolor ni llanto ni aflicción, que, precisamente porque ya no pertenece a esta
creación, fue llamado por los Padres «día octavo», es decir, día que no cuenta entre
los siete de la primera creación y que es inicio de un mundo nuevo.

Puesto en el umbral del domingo, el fragmento del salmo 118 que vamos a
escuchar puede darnos el sentido pleno de nuestro día festivo. El autor del salmo
es un joven y piadoso israelita que se encuentra rodeado de indiferencia religiosa y
nos hace participar de sus sentimientos, manifestándonos su propia experiencia:
«¡Estoy tan afligido! Mi vida —la vida de mi integridad religiosa— está siempre en
peligro, por que los malvados constantemente me tienden un lazo. Pero yo —dice al
Señor— encuentro siempre luz en tu palabra, ella es una lámpara para mis pasos;
iluminado por ella, aunque las tentaciones sean recias, yo no me desviaré de tus
decretos.»

El domingo será para nosotros y para todos los cristianos el día de la palabra
amorosamente escucha da y meditada. Rodeados durante la semana de enemigos,
al empezar el domingo nos disponemos a colocar la lámpara de la palabra divina
ante nuestros ojos; ella iluminará nuestros pasos y así nosotros, aunque se
presenten dificultades numerosas, llegaremos a poseer la alegría de nuestro
corazón, nuestra herencia perpetua, inaugurada por la resurrección de Cristo en el
primer domingo que vivió la humanidad.

Oración I

Que tu palabra, Señor, sea lámpara para nuestros pasos y luz en nuestro sendero;
que, iluminados por ella, nunca nos desviemos de tus decretos por muchos que
sean los lazos que nos tienda el enemigo. Por Jesucristo nuestro Señor.

R. Amén.

Oración II

Los malvados, Señor, nos tienden constantemente su lazo; no permitas que


olvidemos tu voluntad; que tu palabra sea luz para nuestros pasos y que,
iluminados por ella, lleguemos a poseer, en el domingo definitivo de la vida eterna,
la alegría de nuestro corazón, nuestra herencia perpetua. Por Jesucristo nuestro
Señor.

R. Amén.

SALMO 15 

Literalmente, el salmo 15 es la plegaria de un justo que vive rodeado de paganos,


que sirven a otros dioses, y de israelitas, que, cediendo ante la tentación de la
cultura superior del pueblo que les rodea, mezclan el culto al Dios verdadero con
los cultos idolátricos. Todos ellos multiplican las estatuas de dioses extraños; el
autor de nuestro salmo, en cambio, quiere permanecer total y únicamente fiel al
Dios verdadero: Los dioses y señores de la tierra no me satisfacen, no derramaré
sus libaciones con mis manos.

Ya en este sentido original, nuestro salmo es una oración muy apropiada para
quienes, en el bautismo, hemos renunciado a todo para servir al único Dios
verdadero y, en muchas ocasiones, hemos renovado nuestro compromiso bautismal.
También es una oración muy propia para los que, en la profesión religiosa, han
dicho a Dios: El Señor es el lote de mi heredad y mi copa.
Pero el salmo 15, sobre todo colocado como canto de inauguración del domingo en
estas I Vísperas del día de la resurrección, nos evoca de una manera muy intensa,
como lo indica ya san Pedro el día de Pentecostés (cf. Hch 2, 25-28), el recuerdo de
Jesús, el plena mente fiel al Padre, el que no siguió dioses extraños ni cedió cuando
se trataba del amor al Padre. Por eso, el Padre no dejó a su fiel conocer la
corrupción del sepulcro, sino que le enseñó el sendero de la vida y le sació de gozo
en su presencia. Que este salmo, pues, nos afiance en nuestra fidelidad bautismal
ante cualquier tentación, y, en este domingo, nos recuerde a Jesús resucitado de
entre los muertos, dándonos la esperanza de que también nosotros, como él,
seamos saciados de gozo en la presencia de Dios. Que, con esta esperanza, nuestra
carne descanse serena.

Si no es posible cantar la antífona propia, este salmo se puede acompañar


cantando alguna antífona que exprese la confianza, por ejemplo: «El Señor es mi
fuerza» (MD 647) o bien «Protégeme, Dios mío, que me refugio en ti» (MD 736).

Oración I

Protégenos, Señor Jesús, que nos refugiamos en ti, y lleva a plenitud en nosotros
tu designio de vida y de salvación; concédenos que, iluminados con el gozo de tu
resurrección, encontremos, un día, en tu presencia, con todos los santos, la alegría
perpetua, por los siglos de los siglos.

R. Amén.

Oración II

Señor, Dios nuestro, que, en tus inescrutables designios, diste a tu Hijo en heredad
la copa de una muerte amarguísima, pero no dejaste a tu fiel conocer la corrupción,
sino que le enseñaste el sendero de la vida, haz que también nosotros busquemos
solamente en ti nuestra heredad y podamos por ello gozar, en el día de la
resurrección universal, de alegría perpetua a tu derecha. Por Jesucristo nuestro
Señor.

R. Amén.

CÁNTICO DE LA CARTA A LOS FILIPENSES (2, 6­11) 

Véase domingo I, I Vísperas (p. 16).

Laudes 
SALMO 117 

El salmo 117 evoca la historia de la victoria de un rey e incluye una liturgia de


acción de gracias. Un personaje importante —probablemente, el rey o el pueblo
entero, personificado en este personaje— ha tenido que librar una fuerte batalla
contra el enemigo. El combate ha sido recio y el peligro grande; la misma vida ha
estado en trance: Todos los pueblos me rodeaban, cerrando el cerco; me rodeaban
como avispas y empujaban para derribarme. Ante tales dificultades, se acudió al
Señor, y el Señor mostró su poder: En el peligro grité al Señor. El Señor me
castigó, pero no me entregó a la muerte, me escuchó.

Por ello se celebra esta fiesta de acción de gracias, esta procesión jubilosa al
templo, que constituye el segundo tema del salmo. Todo el pueblo se dirige al
templo con cantos de acción de gracias. El Señor manifiesta realmente su poder en
la guerra: Éste es el día en que actuó el Señor; dad, pues, gracias al Señor, porque
es eterna su misericordia. Al son de estos cantos de acción de gracias, la procesión
llega al templo, para celebrar una liturgia de acción de gracias: Abrid- me las
puertas del triunfo (del templo), y entraré para dar gracias al Señor. Israel era,
ciertamente, insignificante ante el poder de los enemigos, pero la piedra que
desecharon los arquitectos es ahora la piedra angular. Dios ha bendecido con la
victoria al débil, y por ello los sacerdotes, desde el templo, repiten esta bendición
sobre la procesión que avanza: Bendito el que viene en nombre del Señor.

Para los cristianos, esta lucha y esta victoria evocan el misterio pascual de Jesús,
luchando en la pasión y triunfando en la resurrección. El Señor mismo, a las
puertas de su muerte, aplicó este salmo a su persona: «¿No habéis leído nunca en
la Escritura: “La piedra que desecharon los arquitectos...”?» (Mt 21, 42). Las turbas
aplicaron a Jesús este canto en el domingo de ramos: «Bendito el que viene en
nombre del Señor» (Mt 21, 9). Los apóstoles, en su predicación, confirma ron esta
interpretación (cf. Hch 4, 11; cf. 1P 2, 4).

No es extraño, pues, que en todas las liturgias este salmo haya venido a ser un
salmo dominical y pascual. A nosotros, recitado en la primera hora del domingo,
debe invitarnos a una oración contemplativa del triunfo pascual y a la acción de
gracias por el mismo. El salmo nos evoca la voz del Señor en la lucha de su pasión:
«Todos los pueblos me rodeaban, cerrando el cerco; me rodeaban como avispas y
empujaban para derribarme, pero acudí con lágrimas y súplicas al Padre (Hb 5, 7),
y el Señor, si bien me castigó en la cruz, cargando sobre mí el pecado del mundo, no
me entregó a la muerte definitiva, y me escuchó.» Por eso, el domingo resuena en
todas las comunidades cristianas con cantos de victoria y acción de gracias.
Escuchad, hay cantos de victoria: «La diestra del Señor es pode rosa.» No he de
morir, viviré; porque el Señor, cual vencedor, sube al templo, a su gloria, a dar
gracias al Padre —abridme las puertas del triunfo, ordenad una procesión con
ramos, que la piedra que desecharon los arquitectos es ahora la piedra angular-.--;
y la Iglesia, con Cristo, evoca este triunfo y se une a esta acción de gracias.

Es recomendable que la recitación de este salmo sea distribuida entre diversos


lectores, que representen a los diversos personajes que intervienen en él: «el rey»,
«el cronista», «los levitas» del templo, «el pueblo». Sólo así se logrará dar a este
salmo todo su realismo, sólo así se llevará a los que celebran las Laudes
dominicales a la contemplación gozosa de la resurrección.
Es conveniente que las partes del salmo correspondientes al pueblo sean cantadas;
para ello se pueden usar las estrofas «Dad gracias al Señor» y «Éste es el día en
que actuó el Señor» de la célebre melodía del salmo de M. Manzano.

De una forma más completa, puede recitarse este salmo según la disposición que
figura en D. Cols, Celebración cantada de la Liturgia de las Horas, pp. 108-112.
Pero, en este caso, aconsejaríamos que, si hay celebrante, éste recitara las partes
aplicadas a Cristo (en el esquema del citado libro se asignan al salmista II), y que
el salmista II recitara algunas partes del cronista (en el esquema del citado libro se
asignan al celebrante).

Oración I

Señor, tú que nos has dado en el domingo un día de gozo exultante, porque en él
Cristo Jesús, la piedra que desecharon los arquitectos, ha venido a ser la piedra
angular del edificio espiritual, concede a nuestras asambleas cristianas celebrar
cada domingo, con cantos de victoria, el triunfo singular de tu Hijo resucitado. Que
vive y reina por los siglos de los siglos.

R. Amén.

Oración II

Dios Padre, lleno de bondad, que en este día del domingo quieres que se escuchen
cantos de victoria en las tiendas de los justos, haz que la Iglesia, unida al triunfo
de tu Hijo, sea para todos los hombres piedra angular y puerta de triunfo: para que
el mundo, cimentado sobre esta piedra, tenga también parte, con tu pueblo, en la
victoria de Cristo sobre el dolor y la muerte. Por Jesucristo nuestro Señor.

R. Amén.

CÁNTICO DE LOS TRES JÓVENES (Dn 3, 52­57) 

La escena de los tres jóvenes en el horno de Babilonia es una de las páginas del
antiguo Testamento que más ha usado la Iglesia desde los tiempos primitivos,
como lo prueba ya la antigua iconografía de las cata cumbas.

La comunidad cristiana —sobre todo la que vivió las grandes persecuciones de los
comienzos— veía en los jóvenes martirizados por el rey, que, en medio de las
llamas y como si no sintieran el tormento del fuego, cantaban unánimes a Dios,
una imagen evocadora de la actitud de la Iglesia. Perseguida por los poderes del
mundo, sometida a los sufrimientos del martirio, la comunidad de Jesús se siente
como refrigerada por una suave brisa, que no es otra sino la esperanza que le
infunde la contemplación del Resucitado. También él fue perseguido y martirizado
y, tras un breve sufrir, venció la muerte y ahora se sienta, feliz y glorioso, a la
derecha del Padre.
La Iglesia de nuestros días necesita también este aliento; el domingo que estamos
celebrando quiere infundirnos esta esperanza. Por muchos que sean los
sufrimientos y las dificultades, el recuerdo de la resurrección, que hoy celebramos
los cristianos, debe constituir como una brisa refrescante que, transportándonos en
la esperanza al reino escatológico, donde Cristo reina, nos impida sucumbir ante la
tristeza y nos haga vivir tranquilamente dedicados a la alabanza, como los tres
jóvenes del horno de Babilonia.

Oración I

Señor Dios todopoderoso y eterno, acepta la alabanza de tu Iglesia que, en esta


celebración matutina del día de la resurrección de tu Hijo, se siente recreada por la
esperanza de su futura gloria; que en medio de las dificultades y sufrimientos,
desterrados aún y lejos de ti, te glorifiquemos con todas tus criaturas del cielo y de
la tierra, esperando que un día podremos unir nuestros cantos a los del cortejo
victorioso del Cordero que venció y reina ahora contigo, en medio de la asamblea de
los santos, por los siglos de los siglos.

R. Amén.

Oración II

Señor, tú que mitigaste las llamas del horno ardiente para que los tres jóvenes no
sintieran el tormento de las llamas y permanecieran en tu fidelidad, protege
también hoy a tu pueblo para que, en medio del fuego de la tentación y del
desánimo, no deje de cantar tu gloria con todas las criaturas, por los siglos de los
siglos.

R. Amén.

SALMO 150 

Alabar al Señor por sus obras magníficas es particularmente apropiado a esta hora
y en este día, en que celebramos la mayor de estas obras magníficas, que nosotros
conocemos mejor aun que el salmista, es decir, la resurrección de Cristo,
manifestación y comienzo de la resurrección universal.

Oración I

Te alabamos, Señor, por tus obras magníficas, porque en este día has sacado de
entre los muertos al gran Pastor de las ovejas, nuestro Señor Jesucristo; que todo
ser que alienta alabe tu nombre, Señor, ahora y por los siglos de los siglos.

R. Amén.

Oración II
Te alabamos, Señor, en tu templo, tocando trompetas, y con arpas y cítaras; haz
que esta nuestra alabanza, unida a la de todos tus santos, perdure por los siglos de
los siglos.

R. Amén.

II Vísperas 
SALMO 109, 1­5. 7 

Véase domingo I, II Vísperas (p. 20).

SALMO 113 B 

Israel, probablemente en el tiempo que siguió al destierro, se sentía como


humillado en su fe religiosa. Parecía como si los pueblos vecinos tuvieran dioses
más poderosos que Yahvé, pues la situación de es tos pueblos era más próspera que
la del pueblo de Israel. En este contexto, se compone el salmo 113, como acto de fe
en el poder de Yahvé frente a los dioses extranjeros.

La tentación de creer que hay dioses más poderosos que nuestro Dios no es una
cosa ya superada; también nuestro tiempo tiene sus divinidades, en las que no
pocos ponen su confianza: el dinero, el poder, los proyectos humanos, los ideales
políticos, el progreso del mundo y de la ciencia, los planes propios. El domingo es el
día bautismal —muchos cristianos han recibido hoy el baño del nuevo
nacimiento— y por ello puede llevarnos fácilmente al recuerdo de nuestros
compromisos bautismales. En las renuncias del bautismo, «abandonamos los ídolos
para servir al Dios vivo» (lTs 1, 9). Que el salmo que ahora rezaremos renueve
nuestra fidelidad a los compromisos bautismales: Los ídolos del mundo son plata y
oro, hechura de manos humanas; Israel, confía en el Señor: sólo él es su auxilio y
su escudo.

Si no es posible cantar la antífona propia, este salmo se puede acompañar


cantando alguna antífona que exprese la adhesión al Señor, por ejemplo: «Tu reino
es vida, tu reino es verdad» (MD 823) o bien «El auxilio me viene del Señor», sólo el
estribillo (MD 840).

Oración I

Oh Dios inmenso, que hiciste el cielo y la tierra y has creado al hombre a tu


imagen y semejanza, para que dominara la creación y, al contemplar tu obra,
adorara al que la ha creado, haz que nosotros, tus hijos, no adoremos nunca la
hechura de nuestras manos, sino que te bendigamos únicamente a ti, ahora y por
los siglos de los siglos.

R. Amén.

Oración II
Señor Dios nuestro, siempre fiel en el amor, haz que tu Iglesia no confíe nunca en
ídolos, hechura de manos humanas, sino que ponga siempre en ti su esperanza y,
anhelando el retorno de Jesús al fin de los tiempos, bendiga tu nombre, ahora y por
los siglos de los siglos.

R. Amén.

CÁNTICO DEL APOCALIPSIS (cf. 19, 1­7) 

Véase domingo I, II Vísperas (p. 23).

En los domingos de Cuaresma: 
CÁNTICO DE PEDRO (1P 2, 21b­24) 

Véase domingo I, II Vísperas (p. 24).

LUNES II 
Laudes 
SALMO 41 

El salmo 41 es la súplica dolorosa de un levita desterrado. Alejado de Dios y del


templo, en nada puede encontrar descanso, sino en el recuerdo de las celebraciones
litúrgicas y en la esperanza de que volverá a tomar parte en ellas: Desahogo mi
alma recordando otros tiempos: cómo marchaba a la cabeza del grupo, hacia la casa
de Dios; pero, ¿por qué te acongojas, alma mía? Volverás a alabar a Dios.

Pasada la alegría del domingo, empezamos ahora un nuevo día de trabajo, una
nueva jornada de quehaceres. Dios nos ha dado la luz, el trabajo, los proyectos...,
pero todo ello es poco para quien ha gustado ((qué bueno es el Señor» (Sal 33, 9).
Por eso, por lo menos a la luz de la fe, estos dones no son suficientes. Mi alma tiene
sed de Dios y, si Dios se esconde, las lágrimas serán mi pan. El salmo 41,
contemplado y profundizado, dará sentido y paz incluso a nuestra se quedad y
noche oscura. El recuerdo de los favores pasados —entre ellos el de la celebración
del domingo, tan reciente aún— será nuestro consuelo: Recuerdo cómo marchaba
hacia la casa de Dios, entre cantos de júbilo, y desahogo mi alma conmigo. La
esperanza de un domingo sin fin en la contemplación del Resucitado será nuestro
aliento: Espera en Dios, que volverás a alabarlo en aquel lugar donde ya no habrá
más ni dolor ni llanto ni muerte.

Oración I

Que se manifieste, Señor, tu poder sobre nosotros y no se acongoje más nuestra


alma; que tus torrentes y tus olas se calmen y, a la tempestad de tu cólera, seguirá
la bonanza de tu perdón; que, teniendo siempre sed de ti, como busca la cierva
corrientes de agua, podamos finalmente gozar un día de la claridad de tu
presencia, por los siglos de los siglos.

R. Amén.

Oración II

Señor Jesucristo, fuente de toda vida y principio de todo bien, que, por el agua del
bautismo, nos has llamado del abismo del pecado al abismo de tu misericordia, no
nos olvides mientras peregrinamos, lejos de tu rostro, anhelando tu presencia; no
dejes insaciada nuestra alma que tiene sed de ti, antes danos el consuelo de tu
amor; que, saciados por tu palabra, no desfallezcamos en el camino y podamos
entrar después de la muerte a ver el rostro de Dios Padre y gocemos de tu
presencia, por los siglos de los siglos.

R. Amén.

CÁNTICO DE JESÚS, HIJO DE SIRA (36, 1­7. 13­16) 

La plegaria que vamos a hacer hoy fue compuesta poco antes de la terrible
persecución de Antíoco Epífanes y de la sublevación de los Macabeos. Podemos
decir que es la oración emocionada de un pueblo que se siente amenazado, en sus
tradiciones religiosas y en sus más profundas convicciones, por una nación
enemiga y políticamente más fuerte y poderosa. Pero, al mismo tiempo, este texto
es una plegaria que deja traslucir la esperanza de que Dios renovará sus antiguos
prodigios en favor de Israel y hará nuevamente visible aquel brazo poderoso que en
otros tiempos condujo a los hijos de Israel hacia la libertad.

Han pasado muchos siglos desde que esta plegaria se dijo por vez primera, pero su
contenido continúa siendo de gran actualidad. Por eso el Espíritu quiso que se
consignara en las Letras santas para que el pueblo de Dios de todos los tiempos
tuviera un modelo de oración. Hoy la comunidad cristiana vive también en el
mundo como en un destierro, y muchos creyentes sufren también ante el ambiente
de indiferencia religiosa que amenaza frecuentemente sus más profundas
convicciones. Pidamos, pues, humildemente, con este texto, que el Dios del
universo nos salve, que renueve los prodigios y repita los portentos, para que los
pueblos sepan, como nosotros lo sabemos, que no hay Dios fuera de él; que el Señor
haga que el pueblo que lleva su nombre sea como un signo levantado, entre las
naciones, que reúna a todas las tribus del nuevo Jacob, como antiguamente, para
que los hombres todos crean en el Padre y en aquel a quien el Padre ha enviado.

Oración I

Contempla, Señor, nuestras penas y dificultades y ten compasión del pueblo a


quien nombraste tu primogénito; muestra tu gloria en nosotros y no permitas que
el pueblo que lleva tu nombre y que tú elegiste para que anunciara tus maravillas
se sienta como descorazonado y deje de confesar ante el mundo que no hay Dios
fuera de ti. Por Jesucristo nuestro Señor.

R. Amén.

Oración II

Contempla, Señor, a tu Iglesia, el nuevo Israel que lleva tu nombre; las dificultades
nos atemorizan, la poca fidelidad a tu mensaje nos ha dividido; renueva, pues, tus
antiguos prodigios, robustece tu brazo, y nos sentiremos confortados; reúne todas
las tribus de Jacob en una única Iglesia, y daremos así testimonio de tu nombre y
todos sabrán, como nosotros lo sabemos, que no hay Dios fuera de ti y de tu
enviado, Jesucristo, nuestro Señor. Que vive y reina por los siglos de los siglos.

R. Amén.

SALMO 18 A 

La mañana, con su luz, y el día que renace, con su claridad, nos evocan los
comienzos de la creación, cuando, a través de las criaturas, a toda la tierra empezó
a alcanzar el pregón del Creador.

Y el sol, que sale como el esposo de su alcoba al empezar este nuevo día, nos
recuerda también al Sol de justicia, Cristo el Señor, que, en la primera hora de la
mañana, salió de las tinieblas del sepulcro para re correr su camino de salvación
universal.

Demos gracias a Dios y proclamemos su gloria por el don de la creación y por el sol
que ilumina nuestro día; pero más aún porque Cristo, luz verdadera que ilumina a
todo hombre, resplandece sobre nosotros y asoma por un extremo del cielo y llega
al otro extremo sin que nada se libre de su calor.

Oración I

El cielo, Señor, proclama tu gloria y su mensaje alcanza hasta los límites del orbe;
que nuestro espíritu sepa descubrirte en tus obras y que, a través de ellas,
alcancemos tu conocimiento y tu alabanza, Dios nuestro, autor de todos los bienes.
Por Jesucristo nuestro Señor.

R. Amén.

Oración II

Contemplando el cielo, el firmamento que han creado tus manos, sentimos nuestro
ser de criaturas pequeñas en la magnitud de tu creación; el día que acaba de nacer
nos proclama tu gloria; en el sol que sale de su alcoba vemos tu imagen, Señor,
como la del esposo que sale de su alcoba, como la del héroe que recorre su camino.
A ti, Señor, la gloria por los siglos de los siglos.
R. Amén.

Vísperas 
SALMO 44 (I y II) 

El salmo 44 literalmente es un epitalamio en honor de un rey de Judá, que se


desposa con una princesa extranjera. La primera parte del salmo canta la belleza y
cualidades del joven esposo; la segunda es una exhortación a la nueva princesa
para que ame al rey, se sienta feliz por el matrimonio que le ha tocado en suerte y
olvide, ante tanta dicha, toda su vida anterior.

Cuando Israel ya no tuvo reyes aplicó este antiguo salmo al desposorio del pueblo
elegido con Yahvé, su nuevo y único Rey. La Iglesia cristiana, en esta misma línea
y desde muy antiguo, usó este canto nupcial para cantar las bodas de Cristo con su
Iglesia y también para describir la vocación de Maria y de las vírgenes cristianas,
personalización la más acabada del amor nupcial de la Iglesia hacia Cristo.

Hoy este salmo, pues, nos ha de servir de poema de amor en honor de Cristo,
nuestro esposo. En su primera parte —aquella que, en su sentido original, estaba
consagrada al esposo—, cantaremos, con las palabras del salmo, la belleza y la
victoria pascual de Cristo y el amor con que el Padre lo ama: Eres el más bello de
los hombres; los pueblos se te rinden, se acobardan los enemigos del rey (la muerte
y el pecado); el Señor, tu Dios, te ha ungido. La segunda parte del salmo —la que
en el texto original se dedicaba a la esposa— la hemos de escuchar como una
exhortación a la fidelidad y al amor de Cristo, el esposo verdadero de la Iglesia,
dirigida a la Iglesia y a cada uno de nosotros: Olvidemos nuestro pueblo y la casa
paterna; a cambio de nuestros padres (los bienes que habremos dejado) tendremos
hijos, que serán príncipes, es decir, que serán bienes imperecederos,

Es recomendable que la primera parte de este salmo sea cantada o declamada a


dos coros, como un himno a Cristo; y que la segunda parte sea proclamada por un
salmista y escuchada por la asamblea como una exhortación dirigida a la
comunidad cristiana, esposa de Cristo.

Oración I

Señor Jesús, esposo de la Iglesia, tú, el más bello de los hombres, tú, el que
victorioso en tus batallas has realizado proezas en tu Pascua, acobarda también
ahora a tus enemigos, la muerte y el pecado; haz que la Iglesia, prendada siempre
de tu belleza, olvide su pueblo y la casa paterna, se postre ante ti, que eres su
Señor, y viva el gozo inmenso de tu contemplación Tú, que vives y reinas por los
siglos de los siglos.

R. Amén.

Oración II
Señor Jesucristo, ungido por Dios Padre como rey de los hombres, que, al tomar
nuestra carne mortal, te has desposado con la humanidad, haz que nosotros, como
esposa amante, inclinemos siempre hacia ti nuestro oído, olvidando, por tu amor,
nuestro pueblo y nuestra casa paterna, que, a través de nuestro peregrinar
cotidiano, caminemos, con alegría y algazara, hacia tu palacio real y, llegados a él,
te alabemos, por los siglos de los siglos.

R. Amén.

CÁNTICO DE LA CARTA A LOS EFESIOS (1, 3­10) 

Véase Lunes I, Vísperas (p. 29).

MARTES II 
Laudes 
SALMO 42 

Alejado del templo, exiliado en tierra pagana, un le vita expresa en este salmo su
nostalgia por el templo y por su Dios, y espera confiado, pero no sin gran an gustia,
el día del retorno, para poder participar de nuevo, sin que se lo impidan sus
enemigos, en la litur gia del templo.

Este salmo, recitado por la comunidad cristiana al comienzo de un nuevo día,


quiere ayudar a la Iglesia en su ascensión hacia Dios. La Iglesia vive en el mun do,
pero no es del mundo. Dificultades numerosas nos rodean y, con frecuencia, nos
hacen andar sombríos, hostigados por el enemigo que menosprecia nuestra sed de
Dios. Dios mismo, a veces, guarda silencio en noches oscuras que desconciertan —
tú, que eres mi Dios y protector, me rechazas—, pero todo ello no es suficiente para
hacernos dudar de Dios y apagar nues tra esperanza: ¿Por qué te acongojas, alma
mía, por qué te me turbas? Espera en Dios, que volverás a ala bario y, sin
enemigos que te lo impidan, gozarás de él en la mañana sin noche de la eternidad.

Oración I

Te pedimos, Dios todopoderoso, a ti que eres la fuente de la luz verdadera y de la


esperanza inconmovible, que envíes tu verdad a nuestros corazones y tu luz a
nuestro espíritu, para que no nos acongojemos nunca ante las dificultades del
destierro y mantengamos firme la esperanza de poseerte eternamente. Por
Jesucristo nuestro Señor.

R. Amén.

Oración II
Señor Dios, Padre de nuestro Señor Jesucristo, tú que en la mañana de Pascua
colocaste en el trono de tu gloria a tu Unigénito destrozado en la cruz a causa de
nuestro pecado, no nos abandones para siempre en manos de nuestro enemigo,
antes haznos dignos de acercarnos a tu altar, para que podamos darte gracias al
son de la cítara y adorarte en espíritu y en verdad, en el monte santo de tu gloria,
por los siglos de los siglos.

R. Amén.

CÁNTICO DE EZEQUÍAS (Is 38, 10­14. 17­20) 

El cántico de hoy, que la redacción actual del libro de Isaías pone en boca del
piadoso rey Ezequías, es la oración de un enfermo que se siente llegado ya a las
puertas de la muerte: «En medio de mis días tengo que marchar hacia las puertas
del Abismo; ya no me será posible asistir a las solemnes liturgias del templo; ya no
veré más al Señor en la tierra de los vivos, porque levantan y enrollan mi vida
como el vendaval arrebata una tienda de pastores.» Ante tamaña desgracia, el
enfermo acude a Dios y ora, sus ojos, mirando al cielo, se consumen, esperando,
contra toda esperanza, que el Señor intervendrá finalmente devolviéndole la
anhelada salud. Dios escuchó a este enfermo —este cambio de escena constituye la
segunda parte de nuestro cántico— y le devolvió la salud: Me has curado; detuviste
mi alma ante la tumba vacía. Por eso entona un cántico de acción de gracias: Los
vivos son quienes te alaban, como yo ahora.

Cuando este texto fue escrito la fe en la resurrección aún no había arraigado en el


pueblo de Israel. Nosotros, que conocemos mejor que el salmista el plan de Dios,
que incluye la resurrección final, podemos hacer nuestra, con mayor plenitud si
cabe que el propio autor de este texto, el contenido de esta oración y de esta acción
de gracias. Si es verdad que nuestra naturaleza mortal nos lleva hacia la muerte y,
mientras más avanza nuestra edad, más sentimos el peso de los años —tengo que
marchar hacia las puertas del Abismo, me privan del resto de mis años—, con todo,
la resurrección de Cristo, que celebramos cada mañana en la hora de Laudes, nos
asegura que tendremos una curación más plena que la del enfermo, autor de
nuestro canto: Detuviste mi alma ante la tumba vacía. Por eso tocaremos nuestras
arpas todos nuestros días en la casa del Señor.

Con el fin de lograr que sea más fácil captar las dos partes de este cántico —la
oración del que aún está enfermo y la oración después de recobrada la salud— es
recomendable distribuir sus dos partes entre dos lectores distintos: el primero
recitaría la oración del salmista enfermo (desde el principio hasta «sal fiador por
mí»); el segundo, la plegaria de acción de gracias una vez recobrada la salud (desde
«Me has curado» hasta el final).

Si no es posible cantar la antífona propia, este cántico se puede acompañar


cantando alguna antífona que exprese la esperanza y la fe en la resurrección, por
ejemplo: «El Señor es mi fuerza» (MD 647) o bien «En Dios pongo mi esperanza»
(MD 704).

Oración I

Señor Jesucristo, tú que eres el que vive, aunque estabas muerto, y el que tiene las
llaves de la muerte, escucha nuestra voz suplicante: tenemos que marchar hacia
las puertas del Abismo, nos privan del resto de nuestros años, por eso nuestros ojos
miran al cielo, piando como una golondrina, gimiendo como una paloma;
resucítanos gloriosamente en el último día, para que con los vivos te alabemos y
toquemos nuestras arpas en la casa del Señor, por los siglos de los siglos.

R. Amén.

Oración II

Señor Jesús, tú que experimentaste la angustia y el temor de la muerte, pero


resucitaste y volviste a la vida para no morir más, danos el Espíritu que te resucitó
del sepulcro, para que, terminado el curso de nuestra peregrinación y superada la
muerte, juntamente contigo y con todos los vivos, alabemos al Padre por los siglos
de los siglos.

R. Amén.

SALMO 64 

Literalmente, nuestro salmo es un canto de acción de gracias de los repatriados de


Babilonia: «A ti acudimos a causa de nuestras culpas, y tú nos has respondido con
portentos de justicia. Ahora, por fin, en la Jerusalén restaurada, somos dichosos
porque vivimos en tus atrios y nos saciamos de los bienes de tu casa.»

A nosotros este canto nos invita a la acción de gracias en un sentido más amplio y
más pleno aún que el que tiene el sentido literal del salmo. Dios ha perdonado
nuestras culpas y nos ha elegido y acercado para que vivamos en sur atrios, en una
tierra cuidada y regada, enriquecida sin medida, donde nos sacia de los bienes de
su casa, es decir, en la Iglesia, figura y comienzo terreno de su reino de felicidad
eterna. Dios merece nuestro himno en Sión.

Oración I

Te damos gracias, Señor, porque nos das tus bienes espirituales, al perdonar
nuestros delitos y elegimos para que vivamos en tu intimidad; te bendecimos
porque, con tu fuerza, reprimes el estruendo del mal, con tus signos, nos llenas de
júbilo y cuidas nuestra tierra y la enriqueces; haz, Señor, que alcancemos también
la cosecha definitiva, contemplando cómo coronas los años de nuestra vida con tus
bienes en el reino definitivo, y entonces podremos aclamarte y cantar tu nombre,
por los siglos de los siglos.
R. Amén.

Oración II

Señor Jesús, que cuidas la tierra y la enriqueces sin medida, que vistes los lirios
del campo y cuidas los pájaros del cielo, recibe, Dios nuestro, el himno que te
entona tu Iglesia y haz que para tu pueblo estén siempre llenas de júbilo las
puertas de la aurora y del ocaso. Tú, que vives y reinas por los siglos de los siglos.

R. Amén.

Vísperas 
SALMO 48 (I y II) 

El salmo 48 es un poema sapiencial sobre la vanidad de las riquezas y la brevedad


de la vida. Al final de la jornada, escuchar atentamente estas reflexiones de un
sabio puede centrar nuestro espíritu, excesiva mente turbado quizá por los
quehaceres y preocupaciones de la jornada.

Ha pasado ya un nuevo día de nuestra vida, y como él terminará también nuestro


vivir en la tierra. ¿Por qué, pues, temer tanto ante males que sólo duran un
instante? ¿Por qué habré de temer los días aciagos?, se pregunta el salmista; y ¿por
qué esperar tanto de nosotros mismos y desesperar ante nuestros fracasos, si nadie
puede salvarse a sí mismo?

Pero la sabiduría a que nos exhorta el salmista no es una sabiduría sólo negativa.
Los días aciagos terminarán, como termina la vida terrena de los sabios y de los
ignorantes y como desaparecerán un día las riquezas y todos los planes de los
hombres satisfechos y confiados en sí mismos. Pero hay una salvación que no
desaparecerá —que el salmista sólo entrevé, pero que nosotros conocemos ya
totalmente por la revelación de Jesucristo—, porque, si bien es verdad que el
hombre de por sí es como un animal que perece, que irá a reunirse en el sepulcro
con sus antepasados, este mismo hombre será salvado por Dios de las garras del
Abismo y el Señor le llevará consigo. Ésta es la esperanza cristiana, capaz de
superar todo pesimismo humano.

Es recomendable que este salmo sea proclamado por un salmista; no es necesario


dividir con el «Gloria al Padre»» y la antífona sus dos partes; es mejor proclamar el
salmo todo seguido (cf. Institutio generalis sobre la Liturgia de las Horas, número
124). La asamblea podría recitar la primera antífona antes de empezar la
proclamación por el salmista, y la segunda cuando el salmista haya terminado,
después del «Gloria al Padre» final.

Oración I
Señor Dios, fuente y origen de toda sabiduría, haz que nuestra boca hable
sabiamente y que sean sensatas nuestras reflexiones: que, iluminados por tu
palabra, no temamos los días aciagos ni envidiemos al hombre que se enriquece y
aumenta el fasto de su casa; que nuestra paz sea saber que tú nos salvas, nos sacas
de las garras del Abismo y nos llevas contigo para que contigo vivamos, por los
siglos de los siglos.

R. Amén.

Oración II

Haz, Señor, que nuestras reflexiones sean sensatas y nuestra boca hable siempre
sabiamente; que no tengamos que temer los días aciagos ni merezcamos ser
tratados como un animal que perece, por no haber apreciado el tesoro de nuestra
fe; que nos apoyemos sólo en ti, el único Dios que salva y saca de las garras del
Abismo para llevarnos consigo. Por Jesucristo nuestro Señor.

R. Amén.

CÁNTICO DEL APOCALIPSIS (4, 11; 5, 9­10. 12) 

Véase martes I, Vísperas (p. 35).

MIÉRCOLES II 
Laudes 
SALMO 76 

El salmo 76 es la oración angustiada, desesperada casi, ante una grave catástrofe


nacional, probablemente ante la prolongada prueba del destierro de Babilonia. El
salmista, en su angustia, quiere buscar su res puesta en Dios, pero Dios no la da y
por ello el re cuerdo del Señor no sirve sino para acrecentar el dolor: Cuando me
acuerdo de Dios, gimo. Si se intenta buscar la solución en la antigua historia del
pueblo, tampoco aquí se encuentra. En los tiempos remotos de la esclavitud de
Egipto, Dios se mostró preocupado por la suerte de Israel: Tú, haciendo maravillas,
res cataste a tu pueblo. Pero, ahora, ¿es que el Señor nos rechaza para siempre?;
qué pena la mía, se ha cambiado la diestra del Altísimo. Pero, a pesar de tanta
noche y por grandes que sean las dificultades, Dios mío, tus caminos son santos, tú
no abandonarás para siempre a tu pueblo.

El salmo 76 es, pues, una oración para los tiempos de prueba, y de prueba
prolongada. Todos nosotros conocemos estos trances y, si para algunos no es ésta la
situación del día de hoy, la Iglesia en esta oración quiere «llorar con los que lloran»
(Rm 12, 15); cuando un miembro sufre, todo el cuerpo sufre. Unidos, pues, a todos
los cristianos que sufren hoy, participando de la angustia de los hombres que
buscan y no encuentran, aunque personalmente no nos encontremos afligidos,
teniendo conciencia de que somos el cuerpo de Cristo que experimentó en los días
de su carne la angustia y la continúa experimentando hoy en muchos de sus
miembros, dirijamos a Dios esta oración.

Si no es posible cantar la antífona propia, este salmo se puede acompañar


cantando la antífona «Basta cuándo, Señor, seguirás olvidándonos».

Oración I

Que en los días de angustia tus fieles, Señor, extiendan sus manos hacia ti sin
descanso y tengan el gozo de encontrarte; que quienes en la noche de este siglo te
buscan en la oración y te sirven con sus obras no se desalienten nunca ante tus
largos silencios, que se acuerden siempre de ti, en ti mediten y en ti esperen
siempre contra toda esperanza. Por Jesucristo nuestro Señor.

R. Amén.

Oración II

Dios misericordioso, Dios eterno, tú que confirmaste la antigua alianza con las
maravillas del éxodo y con mayores maravillas has ratificado la nueva Pascua de
tu Hijo, no olvides a tu Iglesia en sus aflicciones, ábrele un Camino por las aguas
caudalosas de este siglo y no dejes nunca de guiar a tu pueblo como un rebaño por
la mano de Jesús, tu Hijo, nuevo Moisés y verdadero Aarón. Que vive y reina por
los siglos de los siglos.

R. Amén.

CÁNTICO DE ANA (1S 2, 1­10) 

Dios es el único que, con su poder, puede desbaratar y cambiar todas las
situaciones; es él únicamente quien puede « derribar del trono a los poderosos y
enaltecer a los humildes» (Lc 1, 52). Es éste el tema del cántico que el libro de
Samuel pone en boca de Ana, la mujer estéril que da gracias a Dios porque le ha
concedido dar a luz a su hijo Samuel.

Este cántico, sobre todo colocado, como lo hace la Liturgia de las Horas de hoy,
después del salmo 76, viene a ser como una invitación a la esperanza ante
cualquier dificultad. El salmo 76 ha terminado como una pregunta sin respuesta, a
la manera de los muchos interrogantes que encontramos en nuestra vida: «Tú,
Señor, guiabas a tu pueblo, como a un rebaño, por la mano de Moisés y de Aarón»
(Sal 76, 21); pero, ahora, «se ha cambiado la diestra del Altísimo» (y. 11), ¿es que
«se ha agotado ya su misericordia» (y. 9)? Los años de la esterilidad de Ana fueron
largos y difíciles, como lo son muchas de nuestras situaciones. Pero no perdamos la
esperanza; los silencios de Dios pueden ser prolongados, pero el Señor al final
siempre responde. De él son los pilares de la tierra y él
guarda los pasos de sus amigos. El recuerdo de lo que Dios realizó con Ana debe
aumentar nuestra esperanza e invitarnos a cantar siempre y en toda situación a
Dios que siempre «auxilia a Israel, su siervo» (Lc 1, 54), como decía María en el
«Magníficat», inspirándose precisamente en este cántico de Ana.

Si no es posible cantar la antífona propia, este cántico se puede acompañar


cantando alguna antífona que exprese la acción de gracias o la alabanza, por
ejemplo: «Por siempre yo can taré tu nombre, Señor» (MD 709) o bien «El Señor
hizo en mí maravillas» (MD 981).

Oración I

Señor Dios, tú que eres un Dios que sabe y tienes pesadas todas las acciones, haz
que en los momentos de tribulación y de prueba nos sintamos seguros bajo tus alas
y confiemos en que tu brazo es nuestro escudo y armadura y que cuando
experimentemos tu ayuda no olvidemos que has sido tu también quien levanta del
polvo al desvalido y alza de la basura al pobre; así nuestro corazón se regocijará
siempre por ti y te alabaremos por los siglos de los siglos.

R. Amén.

Oración II

Señor Dios de sabiduría, tú, que eres quien da la muerte y la vida, has querido
esconder la fuerza de la cruz a los sabios y a los poderosos; concede, pues, la
victoria a tu Iglesia, y haz que engendre siempre nuevos hijos; guarda los pasos de
tus amigos, para que, confiados, avancen hacia ti hasta heredar un trono de gloria,
donde, juntamente con todos tus santos, puedan gozar del banquete de tu reino,
por los siglos de los siglos.

R. Amén.

SALMO 96 

El salmo 96 es un canto al Dios de las grandes teofanías, sobre todo el Dios de la


gran teofanía del Sinaí. El Señor reina y, con su presencia, aniquila a los falsos
dioses, mientras su pueblo se alegra y amanece para él la luz de la esperanza.
Israel con este salmo cantó más tarde su retorno de Babilonia: Delante de él —que
encabezaba la procesión de los repatriados—, los montes se derriten como cera,
mientras, viendo la procesión de los peregrinos, los que adoran estatuas se
sonrojan.

Con este salmo nosotros cantamos el reino de Cristo resucitado. También él


encabeza ahora la larga comitiva de los que caminamos hacia la resurrección:
Delante de él avanza fuego, abrasando en torno a los enemigos —la muerte y el
pecado—, mientras todos los pueblos contemplan la gloria del Resucitado.

Oración I
Señor Jesús, que con tu resurrección reinas por encima de toda criatura, destruye
con tu poder a los enemigos y alegra con tu presencia la nueva Jerusalén; haz que
amanezca la luz para los justos, para que puedan contemplarte como Señor
Altísimo, encumbrado sobre todos los dioses y reinante por los siglos de los siglos.

R. Amén.

Oración II

Que se alegren los justos, Señor, porque ha amanecido su luz; que todos los pueblos
se regocijen y contemplen tu gloria; que Sión y todas las ciudades de Judá se
regocijen, viendo cómo tú eres Altísimo sobre toda la tierra. Por Jesucristo nuestro
Señor.

R. Amén.

Vísperas 
SALMO 61 

El salmo 61 es la oración confiada de un hombre cruelmente perseguido; esta


oración cuadra muy bien como final de la jornada. Hombres de poca fe, cuan do la
persecución se avecina, nos sentimos con frecuencia decaídos. Esta oración debería
aportarnos la gran lección del abandono en manos de Dios: Pueblo suyo, confiad en
él —nos dice el salmista—; aprended de mi experiencia, mis enemigos arremeten
contra mí, sólo piensan en derribarme, pero, en realidad, no son más que un soplo;
por eso, por muchos que sean sus ataques, mi alma descansa tranquila en Dios.

Oración I

Señor, mira compadecido a tu Iglesia: sus enemigos sólo piensan en derribarla,


pero tu pueblo confía en ti; los hombres que nos persiguen no son más que un
soplo, tú, en cambio, eres roca firme; ante ti desahogamos nuestro corazón y en ti
nuestra alma descansa tranquila, pues tú tienes el poder y pagarás a cada uno
según sus obras. Por Jesucristo nuestro Señor.

R. Amén.

Oración II

Que sólo en ti, Señor, descanse nuestra alma, porque sólo tú eres nuestra roca y
nuestra salvación; que nuestro corazón no se apegue a los nobles, seres de polvo
que no son más que un soplo, ni ponga su ilusión en la riqueza, cuya roña será
testigo en contra de nosotros; sé sólo tú nuestra esperanza, tú que eres el único que
tiene el poder y la gracia para pagar a cada uno según sus obras. Por Jesucristo
nuestro Señor.
SALMO 66 

El salmo 66 es una acción de gracias por la cosecha que ha sido abundante y, al


mismo tiempo, una plegaria pidiendo a Dios que continúe mostrando su bondad
por medio de nuevos beneficios: La tierra ha dado su fruto, que el Señor nos
bendiga. Además, este salmo —cosa no frecuente— tiene una fuerte resonancia
universal. El salmista, tanto cuando se refiere a la alabanza divina como a los
beneficios de Dios, no piensa únicamente en su pueblo, sino también en las otras
naciones: Que todos los pueblos te alaben, que todos los pueblos conozcan tu
salvación.

El final del día es un momento muy oportuno para dar gracias a Dios por los
beneficios de la jornada, para recordar cómo Dios nos ha bendecido hoy y durante
toda la vida, para invitar a los hombres y a la creación entera a la alabanza. Y,
también, para pedir a Dios, ahora que las tinieblas empiezan a cubrir la tierra, que
ilumine su rostro sobre nosotros y sobre los hombres, para que todos los pueblos
conozcan su salvación.

Si no es posible cantar la antífona propia, este salmo se puede acompañar


cantando alguna antífona que exprese la acción de gracias, por ejemplo: «Que todo
cuanto vive y respira» (MD 708) o bien «A Dios den gracias los pueblos» (MD 830).

Oración I

Oh Dios, que te alaben los pueblos, porque, por medio del árbol de la cruz, la tierra
ha dado su fruto; haz que todos los pueblos se congreguen bajo las ramas de este
árbol santo y que su fruto sea la salvación de todas las naciones. Por Jesucristo
nuestro Señor.

R. Amén.

Oración II

Bendito seas Dios, Padre de nuestro Señor Jesucristo, que nos has bendecido en la
persona de Cristo con toda clase de bienes espirituales y celestiales; tú, que para
reconciliar el cielo y la tierra has elevado entre ellos el árbol de la cruz, haz que las
ramas de este árbol santo se extiendan de un extremo al otro del mundo, para que
todos los pueblos conozcan tu salvación y, hasta los confines del orbe, todos los
pueblos te alaben. Por Jesucristo nuestro Señor.

R. Amén.

CÁNTICO DE LA CARTA A LOS COLOSENSES (1, 12­20) 

Véase miércoles I, Vísperas (p. 40).


JUEVES II 
Laudes 
SALMO 79 

El salmo 79 es la oración de Israel ante una gran desgracia. El enemigo ha


invadido el territorio nacional y ha destruido la ciudad y el templo, y Dios parece
mostrarse indiferente y callado ante tamaña desgracia: «Pastor de Israel, ¿hasta
cuándo estarás airado?; mira desde el cielo, fíjate y ven a visitar tu viña; suscita,
Señor, un nuevo rey que dirija las victorias de tu pueblo, fortalece un hombre
haciéndole cabeza de Israel y que tu mano proteja, a éste, tu escogido.»

Con este salmo podemos hoy pedir por la Iglesia y sus pastores. También el nuevo
Israel sucumbe frecuentemente ante el enemigo, y le falta mucho para ser aquella
vid frondosa que atrae las miradas de quienes tienen hambre de Dios: «Tú, Señor,
elegiste a la Iglesia para que llevara fruto abundante, tú la quisiste universal,
quisiste que su sombra cubriera las montañas, que extendiera sus sarmientos
hasta el mar; y, fíjate, sus enemigos la están talando, su mensaje topa con
dificultades, su Evangelio, con frecuencia, es adulterado; pon tus ojos sobre tu
Iglesia, despierta tu poder y ven a salvarnos, que tu mano prote ja a los pastores, a
nuestro obispo, el hombre que tú fortaleciste para guiar a tu Iglesia. Ven, Señor
Jesús, y sálvanos.»

Oración I

Pastor de Israel, escucha con misericordia; Señor, tú que guías a José como a un
rebaño, despierta tu poder; que tu mano proteja a nuestro obispo, el hombre que tú
fortaleciste para que guíe con sabiduría a tu pueblo; que tu diestra otorgue a los
pecadores el valor de convertirse; vuélvete a nosotros, Señor, muéstranos tu faz y
seremos salvos, tú que eres el Dios sublime que te fijas en los humildes y escuchas
siempre con bondad la oración de los que a ti acuden. Por Jesucristo nuestro Señor.

R. Amén.

Oración II

Señor, Dios eterno, tú que guías la cepa que tu misma diestra plantó, para que
extendiera sus sarmientos hasta el mar, mira desde el cielo y ven a visitar a tu
Iglesia: concédele vivir siempre unida a tu Hijo, como los sarmientos están unidos
a la vid, para que, profundamente arraigados en la caridad, tus fieles den a todo el
mundo testimonio de tu nombre. Por Jesucristo nuestro Señor.

R. Amén.
CÁNTICO DE ISAÍAS (12, 1­6) 

El cántico que hoy usamos en nuestra oración es la conclusión de los primeros


capítulos del libro de Isaías —el llamado «Libro del Emmanuel»—, obra que viene
a ser como una colección de oráculos que anuncian los castigos de Dios a Judá y a
sus reyes por sus repetidas infidelidades, pero que contiene también el anuncio de
la venida de un Rey justo que librará al pueblo de todos estos males. Nuestro
cántico, situado, pues, al final de los oráculos esperanza dores sobre el Rey justo, es
una acción de gracias por este enviado de Dios y por los bienes que el futuro Rey
aportará.

Para Israel el motivo de esta acción de gracias fue, pues, la llegada de este Rey
mesiánico: «En los días de nuestras infidelidades —dice el pueblo— estabas airado
contra nosotros, pero con la venida del Rey justo —nos dice— ha cesado tu ira y
nos has consolado)». Para el pueblo cristiano que hoy repite esta oración, el gran
motivo de su acción de gracias es la venida del Libertador definitivo, Cristo, el Hijo
de Dios. Israel confiaba en que podría sacar aguas con gozo de las fuentes de la
salvación, aludiendo al rito de derramar agua, como signo de acción de gracias por
la cosecha, cuando Israel, después del castigo, celebraría festivamente su liturgia
en la fiesta de los tabernáculos; el pueblo cristiano cree firmemente que, «como dice
la Escritura: de las entrañas del que cree en Dios manarán torrentes de agua viva»
(Jn 7, 38), y por esto da gracias al Señor, Dios y Salvador, que es fuerza y poder,
incluso para el pueblo que le ha sido infiel.

Oración I

Te damos gracias, Señor, porque con tus castigos nos llamas a conversión y, cuando
nos convertimos, cesa tu ira y nos consuelas; haz que todos los hombres puedan
proclamar, junto con nosotros, que tu nombre es excelso y, conociendo tus hazañas,
confíen y no teman, que tú eres su Dios y Salvador. Por Jesucristo nuestro Señor.

R. Amén.

Oración II

Señor Jesús, tú que has dicho: «El que tenga sed, que venga a mí y que beba,
porque de las entrañas del que cree en mí manarán torrentes de agua viva», danos
a beber del agua de tu Espíritu, para que nunca más tengamos sed, sino que,
saciados de tu bondad y de tus favores, podamos gritar jubilosos que tú eres el
Santo de Israel, nuestra salvación. Tú, que vives y reinas por los siglos de los
siglos.

R. Amén.
SALMO 80 

El salmo 80 es, por una parte, un canto de Pascua; Israel lo cantaba para bendecir
a Dios por el don de la libertad: Oigo un lenguaje desconocido: has retirado mis
hombros de la carga, mis manos dejaron la espuerta.

Pero, por otra parte, es también una exhortación a la conversión y a la vida nueva:
¡Ojalá me escuchase mi pueblo y caminase Israel por mi camino!

La acción de gracias por la libertad pascual y el deseo de andar por sendas nuevas,
con espíritu de conversión, son dos sentimientos muy apropiados para esta oración
de la mañana. En esta primera hora del día se obró, en efecto, la gran liberación
que nos arrancó de la muerte por la resurrección de Cristo, y en esta hora también
empieza, en cierto modo, nuestra nueva vida que debería andar por caminos
nuevos de fidelidad. Demos vítores al Dios de Jacob, que nos ha liberado de la
muerte, y escuchemos la voz de Dios, que nos invita a la conversión.

Oración I

Tú, Señor, que respondiste, oculto entre los truenos, al pueblo que te clamó en la
aflicción y retiraste sus hombros de la carga, escucha nuestra oración; y haz que,
caminando por tus caminos, alcancemos también nosotros la libertad pascual y la
suerte que nos tienes fijada, y seamos saciados con tus dones, por los siglos de los
siglos.

R. Amén.

Oración II

Señor Dios, fuerza nuestra, que retiraste nuestros hombros de la carga,


librándonos de nuestra dura esclavitud, hemos recaído en nuestras infidelidades:
hemos adorado dioses extraños, no hemos escuchado tu voz ni hemos querido
obedecer, porque preferimos andar según nuestros antojos; cambia, Señor, nuestro
corazón de piedra y danos un corazón dócil que te reconozca y te confiese con sus
obras como al Dios que nos libró del Egipto de nuestra esclavitud. Por Jesucristo
nuestro Señor.

R. Amén.

Vísperas 
SALMO 71 (I y II) 

El motivo que dio origen al salmo 71 fue la entronización de un nuevo monarca.


Israel, que experimentó con frecuencia a donde le llevaban los malos gobernantes,
pide en este salmo que el nuevo rey esté adornado de las mejores cualidades: que
sea justo, que cuide de los pobres, que tenga prestigio ante los reyes vecinos y
triunfe en las batallas... Tantas y tan asombrosas cualidades sobrepasan las
perspectivas de un rey simplemente humano y reflejan ya los rasgos del futuro
Mesías esperado por Israel y del que los di versos reyes, aun los mejores, eran sólo
figuras parciales y limitadas.

Nosotros, que hemos llegado a conocer al Rey definitivo, el que se sentó para
siempre en el trono de David su padre, en este salmo contemplamos la gloria de
Cristo y de su reino, y, por otra parte, pedimos que este mismo reino del Ungido de
Dios —la Iglesia— tenga aquella prosperidad que Israel pedía para su pueblo:
«Que en el reino de tu Hijo, Señor, no sólo en el escatológico, sino también en el de
nuestros días, los montes traigan la paz, los humildes del pueblo sean defendidos y
el explotador sea quebrantado, que su Evangelio domine, con suavidad, de mar a
mar...»

Es recomendable que este salmo sea proclamado por un salmista; si no es posible


cantar la antífona propia, la asamblea puede acompañar el salmo cantando alguna
antífona que celebre el reino de Cristo, por ejemplo: «Tu reino es vida» (MD 823) o
bien «El Señor es nuestro rey» (MD 828).

Oración I

Padre todopoderoso, haz que llegue a todos los pueblos el reino de justicia y de paz
que confiaste a David y a su descendencia, Cristo, Señor nuestro; que, por medio de
la Iglesia, reino de tu Hijo, la paz florezca hasta el confín de la tierra, que los
humildes del pueblo sean defendidos, los hijos del pobre socorridos, los
explotadores quebrantados y que Cristo sea la bendición de todos los pueblos. Él,
que vive y reina por los siglos de los siglos.

R. Amén.

Oración II

Señor Dios todopoderoso, que por medio de tus ángeles anunciaste a los pobres de
Belén el nuevo reino de David, tu Hijo, haz que este reino venga a nosotros, para
que abunde la paz entre los hombres que tú amas y por medio de él sean
bendecidas todas las razas de la tierra. Por Jesucristo nuestro Señor.

R. Amén.

CÁNTICO DEL APOCALIPSIS (11, 17­18; 12, 10b­12a) 

Véase jueves I, Vísperas (p. 46).


VIERNES II 
Laudes 
SALMO 50 

Véase viernes I, Laudes (p. 47).

CÁNTICO DE HABACUC (3, 2­4. 13a. 15­19) 

El cántico que hoy será el tema de nuestra oración concluye el libro de Habacuc,
obra escrita cuando la amenaza de invasión por parte del pueblo babilónico hacía
temer lo peor para Israel. En este cántico se mezclan los acentos de temor y de
esperanza de un espíritu que se siente como a las puertas de la muerte, pero que,
con todo, quiere continuar esperando en la protección de Dios: El Señor viene desde
Temán; lo escuché y temblaron mis entrañas, al oírlo me entró un escalofrío por los
huesos. Pero Dios puede manifestar su salvación incluso en el castigo; es éste el
deseo del profeta: En el terremoto, acuérdate de la misericordia. Es más, el mismo
castigo que se acerca se ve ya como un castigo más bien de los enemigos de Judá
que del propio pueblo de Dios. El profeta, pensando que la invasión se convertirá
en castigo de los mismos invasores, dice que espera con tranquilidad el día de
angustia que sobreviene al pueblo que nos oprime. Por esto el profeta se atreve
incluso a cantar esta venida de Dios a través de la invasión de los enemigos, como
la venida de Dios que sale a salvar a su pueblo, Esta plena confianza en el amor de
Yahvé hace decir al autor de este cántico que, aunque la invasión destruya los
campos y los bienes de Judá, aunque la higuera no eche yemas y las viñas no
tengan fruto, aunque los campos no den cosechas y se acaben las ovejas del redil, él
exultará con el Señor y se gloriará en Dios su Salvador.

Que sea ésta también nuestra oración de fe ante los castigos de aquel que sabemos
que cuando nos castiga lo hace para corregimos como un padre; cuando Jesús
anunció los castigos del fin de los tiempos, ya los presentaba a sus discípulos como
salvación: «Cuan do empiece a suceder esto, levantaos, alzad la cabeza; se acerca
vuestra liberación» (Lc 21, 28). Todos los castigos de Dios son salvación: el Señor
también cuando castiga sale a salvar a su pueblo, a salvar a su ungido,
destruyendo únicamente el poder del mal.

Es recomendable que este cántico sea proclamado por un salmista; si no es posible


cantar la antífona propia, la asamblea puede acompañar el cántico cantando
alguna antífona que exprese la esperanza, por ejemplo: «En Dios pongo mi
esperanza» (MD 704) o bien «Alma mía, recobra tu calma» (MD 826).

Oración I

Tú, Señor, que eres el Santo, el que con tu resplandor eclipsas el cielo y con tu
brillo llenas la tierra de tu alabanza, escucha la voz de tu pueblo que se estremece
y teme aquel día de tu venida como justo juez en que pisarás el mar con tus
caballos, revolviendo las aguas del océano; en aquel día, Señor, cuando llegues
enojado contra el mal con el que el hombre ha envilecido tu obra, acuérdate de tu
misericordia: que tu venida sobrevenga como un día de angustia solamente sobre el
mal que oprime a tu pueblo, que destruya para siempre el poder del pecado y de la
muerte, así, cuando todo esto empiece a suceder, alzaremos la cabeza porque se
acerca nuestra liberación, nos sentiremos felices al ver que tú sales a salvar a tu
pueblo y te alabaremos por los siglos de los siglos.

R. Amén.

Oración II

Dios todopoderoso y eterno, tú que quisiste que, al morir tu Hijo en la cruz, la


tierra se conmoviera y el sol no dejara ya ver su resplandor y, al resucitar Cristo en
la mañana de Pascua, llenaste la tierra de luz y de alegría, manifiesta también hoy
tu resplandor y, por la pasión de tu Hijo, acuérdate de la misericordia: que la
angustia y el temor por los castigos que hemos merecido se conviertan, al fin de
nuestra peregrinación, en gozo pascual. Por Jesucristo nuestro Señor.

R. Amén.

SALMO 147 

Cantemos a Dios, que domina tanto sobre los elementos naturales como sobre el
curso de la historia. Como Señor de la naturaleza, manda la nieve, esparce la
escarcha y hace caer el hielo, como si se tratara de las migajas de pan de su mesa;
y, como Señor de la historia, ha vencido con el mismo poder la cautividad de
Babilonia y ha reforzado los cerrojos de las puertas de Jerusalén, bendiciendo a los
hijos, en otros tiempos deportados, y colocándolos ahora dentro de los muros de
ella.

A nosotros todo este poder de Dios nos aporta con fianza y alegría Alaba a tu Dios,
Sión, que con su palabra te alienta y con el pan de la eucaristía te anuncia su
decreto de que te resucitará; glorifica al Señor, Jerusalén, porque envía su mensaje
a la tierra y te sacia con flor de harina.

Oración I

Oh Dios todopoderoso, dueño de la naturaleza y señor de la historia, tú que tienes


poder para poner paz en nuestras fronteras y poder para mandar la nieve, el hielo,
el frío y la escarcha, concede la paz a tus hijos y sácialos con la flor de harina, para
que se sientan seguros y esperanzados y vivan, con mayor entrega, consagrados a
tu alabanza. Por Jesucristo nuestro Señor.

R. Amén.

Oración II
Tú, Señor, que, después de haber probado a tu pueblo en los duros años del
destierro, pusiste paz en sus fronteras y bendijiste a sus hijos dentro de Jerusalén,
mira también, compadecido, las dificultades de tu Iglesia y refuerza los cerrojos de
sus puertas para que te glorifique, y confiese ante las naciones que con ninguna
otra nación obraste así. Por Jesucristo nuestro Señor.

R. Amén.

Vísperas 
SALMO 114 

El salmo que vamos a recitar es la oración de un enfermo en trance de muerte.


Este salmo, rezado en un viernes, nos lleva fácilmente a la contemplación del
Señor crucificado: Me envolvían redes de muerte, me alcanzaron los lazos del
Abismo, caí en tristeza y angustia. Pero el enfermo autor de nuestro salmo fue
salvado de su enfermedad: Estando yo sin fuerzas me salvó, arrancó mi alma de la
muerte. Por ello el salmo no sólo describe los dolores de la pasión, sino también el
triunfo de la resurrección; es decir, todo el misterio pascual que hoy, como cada
viernes, empezamos y que, con todos los cristianos, culminaremos el domingo. Si el
salmista, refiriéndose a su curación, pudo decir: Arrancó mi alma de la muerte,
esta ex presión resulta aún más real en labios de Jesús salido del sepulcro. Por esto
este salmo —como, por otra parte, todas las prácticas penitenciales de los viernes—
inaugura ya nuestra celebración semanal del misterio pascual que culminará el
domingo.

Pero este salmo no solamente nos lleva a la contemplación del misterio de Cristo,
sino que nos habla también de nuestra participación en el mismo. También el
cuerpo de Cristo, que somos nosotros, sufre y será liberado. Mas no sólo el cuerpo
de Cristo, sino incluso la humanidad entera, participan de este sufrimiento y de
esta liberación. Diversas son las tribulaciones de cada uno de los hombres y cada
uno de ellos puede aplicar a sus propias vivencias las palabras del salmo: Me
envolvían redes de muerte, caí en tristeza y angustia; diversas también serán las
liberaciones de Dios y cada uno habrá experimentado las suyas. Pero todos, a
través de los propios sufrimientos y mediante sus diversas liberaciones, nos
encaminamos a la liberación final y escatológica que nos hará participar de la
victoria de Cristo y de su vida definitiva: Caminaré, finalmente, en presencia del
Señor en el país de la vida. Que ésta sea nuestra firme esperanza.

Oración I

Dios de poder y misericordia, que, por la muerte y resurrección de tu Hijo, nos has
dado la esperanza de escapar de las redes de la muerte y de los lazos del Abismo,
arranca nuestras almas de la muerte, nuestros ojos de las lágrimas, nuestros pies
de la caída, para que podamos caminar en tu presencia en el país de la vida. Por
Jesucristo nuestro Señor.
R. Amén.

Oración II

Míranos, Señor, envueltos, con frecuencia, en redes de muerte y caídos en tristeza


y angustia, y contempla en nosotros el rostro de tu Hijo doliente; tú, que eres
benigno y justo, arranca nuestros pies de la caída y haz que, a través de las
dificultades de nuestra peregrinación, caminemos en tu presencia, invocando sin
cesar tu nombre, hasta llegar al país de la vida. Por Jesucristo nuestro Señor.

R. Amén.

SALMO 120 

El salmo 120 es una profesión de fe en la ayuda de Dios de un peregrino que se


dirige a Jerusalén. Esta profesión de fe es tanto más heroica cuanto que el salmista
se ve rodeado de peligros que constituyen una fuerte tentación contra su
esperanza: ¿De dónde me vendrá el auxilio? El camino es difícil; resbalar, bien
posible; pero el salmista no duda: El auxilio me viene del Señor, que hizo el cielo y
la tierra.

También nosotros somos peregrinos en el mundo y también nuestro camino es, con
frecuencia, difícil y lleno de dificultades —el día que estamos terminando nos
podría dar seguramente testimonio de ello—; a menudo vivimos la tentación de
levantar nuestros ojos a los montes del poder y de los proyectos meramente
humanos. Que este salmo nos ayude a reafirmamos en que sólo Dios es la fuerza
absoluta, el único que puede realizar plenamente los deseos de nuestro corazón: El
auxilio me viene del Señor, que hizo el cielo y la tierra.

Si no es posible cantar la antífona propia, este salmo se puede acompañar


cantando alguna antífona que exprese la confianza, por ejemplo: «En Dios pongo mi
esperanza» (MD 704) o bien «El auxilio me viene del Señor», sólo el estribillo (MD
840).

Oración I

Señor, que hiciste el cielo y la tierra, ven en nuestra ayuda y no permitas que
levantemos nuestros ojos a los montes de las fuerzas de este mundo; no permitas
que nuestro pie resbale, apartándose del camino de la fe, haz, por el contrario, que
caminemos siempre, confiando en que tú guardas nuestras entradas y salidas
ahora y por siempre. Por Jesucristo nuestro Señor.

R. Amén.

Oración II

Guardián de Israel, tú que no duermes ni reposas, acrecienta nuestra esperanza en


tu auxilio y ayúdanos a vivir en paz, refugiados bajo tus alas, para que, seguros de
que tú nos guardas de todo mal, avancemos en paz por las rutas de este mundo.
Por Jesucristo nuestro Señor.

R. Amén.

CÁNTICO DEL APOCALIPSIS (15, 3­4) 

Véase viernes I, Vísperas (p. 51).

SÁBADO II 
Laudes 
SALMO 91 

Hoy empezamos nuestra oración matinal con un canto a la providencia divina, que
tiene dispuesto que el justo dé fruto abundante y duradero y que el mal, que hoy
contemplamos germinando en el mundo, sea excluido para siempre: El justo
crecerá como una palmera, se alzará como un cedro, seguirá dando fruto, estará
lozano y frondoso. El mal, en cambio (personificado en este texto en el malvado),
aunque germine como hierva y florezca, será destruido para siempre, porque los
enemigos del Señor —que son, al mismo tiempo, los enemigos de la felicidad del
hombre: la muerte, el pecado, el dolor— perecerán y serán dispersados.

Este salmo, proclamado o meditado en la primera hora del día, hora de la


resurrección del Señor, nos invita a la contemplación y a la esperanza.
Contemplación del Justo resucitado y esperanza de que el mal será
definitivamente desterrado del mundo. El justo —Jesucristo resucitado— se ha
alzado, Señor, como un cedro del Líbano plantado en tu casa; proclamado por la
Iglesia, el Justo seguirá dando fruto en el mundo. Tus enemigos, en cambio, Señor
—el mal, la muerte, el pecado—, perecerán; aunque ahora germinen como hierba,
serán destruidos para siempre. Por eso, es bueno dar gracias al Señor y proclamar
por la mañana su misericordia, pues sus acciones son nuestro júbilo y sus designios
nuestra alegría.

Oración I

Aleja, Señor Jesús, de nosotros nuestro oprobio y haz que tus acciones sean
siempre nuestra alegría y nuestro júbilo, las obras de tus manos; que quienes
hemos sido plantados por mano apostólica en tu casa sigamos dando fruto por la fe,
la esperanza y el amor en los atrios del Padre, nuestro Dios. Tú, que vives y reinas
por los siglos de los siglos.

R. Amén.

Oración II
Señor Jesucristo, que dijiste a tus discípulos que el Padre era glorificado cuando
nosotros llevamos fruto abundante, destruye el mal que germina y florece en el
mundo como la hierba y haz que nosotros, plantados en la casa de nuestro Padre,
el Señor, crezcamos siempre en sus atrios y, permaneciendo unidos a ti, como tú
estás unido al Padre, llevemos fruto abundante y nuestro fruto permanezca
siempre. Tú, que vives y reinas por los siglos de los siglos.

R. Amén.

CÁNTICO DEL DEUTERONOMIO (32, 1­12) 

Nuestro cántico, con el que se concluye el libro del Deuteronomio, es una invitación
a la conversión, puesta en labios de Moisés en el momento de morir; es la última
exhortación y como el testamento espiritual del gran caudillo que condujo a Israel
desde Egipto al país de Canaán. Cuando Israel tome posesión de la tierra que Dios
le ha preparado, debe estar atento en no olvidar al Señor, como, con tanta
frecuencia, hizo mientras duró su peregrinación por el desierto. Durante los
cuarenta años de camino, por parte de Dios hubo únicamente amor y benevolencia:
Acuérdate de los días remotos, pregunta a tu padre, y te lo contará: encontré a tu
pueblo en una tierra desierta; en la peregrinación, el Señor solo los condujo, no
hubo dioses extraños con él; y así condujo a Israel hasta las puertas mismas de
Canaán. Por parte del pueblo, en cambio, sólo hubo infidelidades e ingratitudes:
Hijos degenerados, se portaron mal con él.

Apliquemos este cántico a nosotros mismos y a toda la Iglesia. Somos los elegidos
de Dios, su pueblo ama do; pero, al mismo tiempo, los ingratos y los infieles a su
bondad. Que descienda cual lluvia esta doctrina sobre el campo de nuestra alma y
nos ayude a dar gloria a nuestro Dios por medio de la propia con versión.

Es recomendable que este cántico sea proclamado por un salmista; si no es posible


cantar la antífona propia, la asamblea puede acompañar el cántico cantando
alguna antífona que exprese la alabanza o la conversión, por ejemplo: «Por siempre
yo cantaré tu nombre, Señor» (MD 709) o bien «¡Perdón, Señor, hemos pecado!»
(MD 802).

Oración I

Reconocemos, Señor, humildemente, que nos hemos portado mal contigo, que
hemos sido una generación malvada y pervertida; haz que la doctrina de Moisés, tu
siervo, que acabamos de escuchar, descienda como llovizna sobre nosotros y, dando
un fruto del ciento por uno en obras de conversión, nos conduzca a ti, el Padre y
Creador que nos ha hecho y que no deja de revolar sobre nosotros como el águila
incita a su nidada, para llevarnos a la patria definitiva, donde cantaremos tu amor,
por los siglos de los siglos.

R. Amén.
Oración II

Oh Dios, Padre y redentor nuestro, que nos has rescatado con la sangre de tu Hijo
y nos llevas sobre tus plumas como el águila revuela sobre sus polluelos, llévanos a
tu reino, donde nos saciarás con la abundancia de tu mesa; no permitas que
quienes hemos sido enriquecidos con tantos dones te olvidemos y nos revelemos
contra ti, antes líbranos del mal y aplaca tu justa indignación, tú que eres un Dios
fiel, sin crueldad, justo y recto. Por Jesucristo nuestro Señor.

R. Amén.

SALMO 8 

El sábado es el día de la creación terminada; y el salmo 8 es un himno al Dios


creador. El cosmos todo nos invita a cantar la grandeza de Dios. En la tierra, son
los hombres —incluso los más insignificantes de ellos, los niños de pecho, por si
entre los grandes hubiera rebeldes y soberbios— los encargados de entonar este
canto; en el cielo, son los astros quienes nos impelen a dilatar nuestro espíritu en
un horizonte abierto y a proclamar la grandeza de Dios.

Mañana, en el descanso y la paz del día del Señor, cantaremos la nueva creación,
que perfecciona, con la resurrección, la obra terminada el sábado. Que esta
celebración del sábado nos introduzca ya en la contemplación del domingo, que
culminará, por unos caminos insospechados para el salmista, lo que ya él cantaba
contemplando la sola creación natural: ¿Qué es el hombre, Señor, para que te
acuerdes de él? Todo, incluso la muerte, lo sometiste bajo sus pies.

Oración I

Señor, dueño nuestro, tú que creaste al hombre y lo coronaste de gloria y dignidad,


para que cantara tu nombre admirable en toda la tierra, haz que, contemplando el
cielo y las estrellas, reflexionemos sobre tus obras y vislumbremos tu eterno poder
y tu divinidad; que no seamos necios y, en vez de tributarte la alabanza y las
gracias que mereces, cambiemos tu gloria inmortal por las imágenes mortales, obra
de nuestras manos. Por Jesucristo nuestro Señor.

R. Amén.

Oración II

Señor, dueño nuestro, aunque niños pequeños, al contemplar el cielo, cantamos que
tu nombre es admirable en toda la tierra; recibe nuestra alabanza y sálvanos, ya
que somos obra de tus dedos. Por Jesucristo nuestro Señor.

R. Amén.
DOMINGO III 
I Vísperas 
SALMO 112 

El salmo 112 es uno de los salmos que el pueblo judío usaba y usa aún hoy en la
liturgia de la cena pascual; este texto es una alabanza a Dios que, al arrancar a su
pueblo de la esclavitud de Egipto, levantó del polvo al desvalido y alzó de la basura
al pobre, para sentarlo con los príncipes, haciendo de él una nación semejante a las
otras.

Por esto precisamente este salmo es muy apropiado para empezar la celebración
del domingo cristiano en el que, más aún que en la salida de Egipto, Dios levanta
del polvo al desvalido, para sentarlo con los príncipes. Este pobre, este desvalido,
exaltado por Dios, es sobre todo Cristo, arrancado del sepulcro; pero es también
toda la humanidad que «ha resucita do con Cristo Jesús y ha sido sentada en el
cielo con él» (Ef 2, 6). Alabemos, pues, el nombre del Señor, porque ha realizado
maravillas.

Si no es posible cantar la antífona propia, este salmo se puede acompañar


cantando alguna antífona que exprese la acción de gracias, por ejemplo: «Por
siempre yo cantaré tu nombre, Señor» (MD 709) o bien «Alabad, siervos de Dios»,
sólo la primera estrofa (MD 804).

Oración I

Tú, Señor, que, en la resurrección de Cristo, has alzado de la basura a tu Hijo y lo


has levantado del polvo del sepulcro y, en su admirable ascensión lo has sentado
con los príncipes de tu pueblo, colocándolo a tu derecha en las alturas, tanto más
encumbrado sobre los ángeles, cuanto más sublime es el nombre que ha heredado,
escucha ahora la oración de tu Iglesia, que empieza a celebrar, en este domingo, la
victoria de tu Hijo, y concédele que también ella un día, juntamente con Jesucristo,
pueda sentarse con los ángeles en tu gloria y alabe tu nombre, por los siglos de los
siglos.

R. Amén.

Oración II

Señor Jesucristo, Hijo de Dios eterno, que no hiciste alarde de tu categoría de Dios,
sino que tomaste la condición de esclavo, pasando por uno de tantos, para levantar
del polvo al pobre, haz que la humanidad, entrando a formar parte de tu Iglesia,
tenga un puesto en tu casa como madre feliz de hijos que alaben tu nombre, ahora
y por los siglos de los siglos.

R. Amén.
SALMO 115 

El salmo 115 es propiamente la continuación del salmo 114, que recitamos ayer. Es
la oración del enfermo que, «envuelto en redes de muerte y caído en tristeza y
angustia, invocó el nombre del Señor» y pudo ver cómo «el Señor arrancó su alma
de la muerte» (Sal 114, 2-3. 8). En la parte del salmo que vamos a rezar hoy, el
salmista da gracias a Dios por la curación y se dispone a celebrar, con el pueblo de
Dios congregado, una libación eucarística: Alzaré la copa de la salvación, en
presencia de todo el pueblo, en el atrio de la casa del Señor.

Si la primera parte del salmo, recitada en el viernes, nos llevaba a la


contemplación de la primera faceta del misterio pascual de Cristo, su muerte en la
cruz, de la que manó la vida y la resurrección, esta segunda parte del mismo
salmo, recitada al empezar el domingo, nos lleva a la contemplación de la segunda
faceta del mismo misterio pascual, la vida que brota de la muerte. Sí, aunque el
Señor permita los sufrimientos del justo —de Cristo y de todos los que como él
padecen en este mundo—, estos dolores, incluso la misma muerte, no son unos
sufrimientos definitivos ni una muerte para siempre. Mucho le cuesta al Señor la
muerte de sus fieles, para permitir que sea definitiva. «Dios no hizo la muerte, ni
se recrea en la destrucción de los vivientes; todo lo creó para que subsistiera» (Sb 1,
13-14); por ello determinó que la muerte fuera destruida por la resurrección de su
Hijo. Empecemos, pues, este domingo con este salmo de acción de gracias, y que
este texto nos prepare ya para la gran eucaristía que, con todos los cristianos,
celebraremos unidos al Señor en este domingo. Porque Dios «nos arrancó de la
muerte» (Sal 114, 8), rompiendo sus cadenas, ofreceremos un sacrificio de
alabanza, en presencia de todo el pueblo.

Oración I

Padre admirable, Dios nuestro, que, con la muerte y la resurrección de tu Hijo


Jesucristo, nos has llenado de esperanza, haz que nuestra existencia sea una
continua acción de gracias, para que todos los hombres puedan llegar a conocerte y
glorificarte, hasta alcanzar la plenitud de tu amor y de tu vida. Por Jesucristo
nuestro Señor.

R. Amén.

Oración II

Te ofrecemos, Señor, nuestro sacrificio de alabanza, porque en la resurrección de tu


Hijo nos has arrancado de la muerte y has roto sus cadenas; haz que, en este
domingo, alcemos la copa de salvación, dándote gracias e invocando tu nombre en
presencia de todo el pueblo y proclamando que tú eres el Dios de la vida y no te
recreas en la destrucción de los vivientes; por ello mucho te costaría la muerte de
tus fieles para dejarlos definitivamente en el sepulcro. Por Jesucristo nuestro
Señor.
R. Amén.

CÁNTICO DE LA CARTA A LOS FILIPENSES (2, 6­11) 

Véase domingo I, I Vísperas (p. 16).

Laudes 
SALMO 92 

El salmo 92 es uno de los llamados « cánticos nuevos» que celebran el reino


restaurado después de la cautividad de Babilonia. Israel, después del largo
destierro, ha podido regresar a Jerusalén y ha reconstruido la ciudad y el templo,
desde donde nuevamente, como antes del destierro, el Señor reina vestido de
majestad.

Es verdad que la persecución fue violenta, es innegable que, aun superada la


prueba del exilio, las dificultades no faltan: Levantan los ríos, Señor, levantan los
ríos su voz; pero también es verdad que más potente que el oleaje del mar —
símbolo para los antiguos de las fuerzas del mal—, más potente en el cielo es el
Señor.

Este salmo tiene su más plena realización en la Pascua de Jesucristo, que


celebramos en el domingo. Los ríos de la persecución y de la muerte levantaron su
voz contra el Señor, las aguas caudalosas del infierno se levantaron contra Dios y
contra su Ungido, pero, pasada la hora de las tinieblas, el Señor reina vestido de
majestad y ceñido de poder, porque más potente que el oleaje del mar, más potente
en el cielo es el Señor: su trono ahora está firme y no vacila.

Si Israel cantaba entusiasmado con este salmo el nuevo reino de Dios restaurado
después de Babilonia, que el entusiasmo del nuevo pueblo de Dios no sea menor
ante la resurrección de Cristo: Tu triunfo, Señor, es admirable; llenos de alegría,
celebramos tu reino.

Oración I

Tus mandatos, Señor, son fieles y seguros; en Cristo resucitado contemplamos la


verdad de los antiguos oráculos; tú reinas, vestido de poder y majestad y tu trono
está firme; concede, Señor, a tu Iglesia, que, vestida también con tu santidad y tu
poder, brille para bien del mundo por su fe y que, pasado este siglo, resplandezca
por días sin término, contemplando la claridad de tu rostro. Por Jesucristo nuestro
Señor.

R. Amén.

Oración II
Señor Jesús, Rey vestido de majestad, tú que, resucitando por el poder del
Espíritu, has hecho que tu trono esté firme para siempre, para que nunca sea
destruido por los ríos del mal que levantan su voz ni sucumba ante las aguas
caudalosas de la muerte: que se haga, Señor, tu voluntad, así en la tierra como en
el cielo, y que podamos contemplar a la Iglesia, tu casa, aderezada con el adorno de
la santidad, sirviéndote por días sin término. Tú, que vives y reinas por los siglos
de los siglos.

R. Amén.

CÁNTICO DE LOS TRES JÓVENES (Dn 3, 57­88. 56) 

Véase domingo I, Laudes (p. 18).

SALMO 148 

La hora de Laudes, sobre todo en el domingo, primer día de la semana, tiene un


significado muy propio: nos recuerda aquel momento maravilloso en que, en el
primer día de la semana, Dios hizo surgir la creación. Del caos primitivo y
tenebroso, bajo el soplo vital del Espíritu, fueron saliendo las diversas criaturas
que pueblan el universo: « El Espíritu de Dios se cernía sobre la faz de las aguas...;
y separó Dios la luz de la tiniebla...; y vio Dios que la luz era buena)» (Gn 1, 2. 4).
En este contexto, el salmo 148, recitado en esta primera hora del primer día de la
semana, ad quiere un sentido muy propio, como alabanza de la creación a su
Hacedor: Alabad al Señor, espacios ce lestes; alabadlo, montes y todas las sierras.

Pero para nosotros, cristianos, esta primera hora de la mañana, sobre todo en el
día siguiente al sábado, nos recuerda que la creación primera alcanzó toda su
perfección cuando Cristo, resucitando del sepulcro, la iluminó con una nueva luz: la
esperanza de una vida sin fin.

Como pueblo sacerdotal que somos, invitemos, pues, a toda la creación, salida
maravillosamente de las manos de Dios en el primer día de la semana y
perfeccionada por la resurrección de Cristo también en el domingo, a que alabe al
Señor: Alabad al Señor en el cielo, alabad al Señor en la tierra; es ésta la alabanza
de Israel, su pueblo escogido.

Oración I

Dios altísimo, cuya Palabra hizo surgir el mundo y cuyo Espíritu dio vida a todas
las criaturas, recibe la alabanza de tu pueblo, que admira la obra de tus manos, y
haz que siempre podamos unir nuestras voces a la alabanza de tu Iglesia, nuevo
Israel, pueblo escogido, hasta que, en tu presencia, te cantemos por los siglos de los
siglos.

R. Amén.

Oración II
Te alabamos, Señor, creador del universo, porque al principio creaste el cielo y la
tierra y pusiste en ellos el admirable cortejo de las criaturas; te bendecimos
también porque, al llegar la etapa definitiva de la historia, tu Hijo, asumiendo en
su persona la primitiva creación, recapituló en sí mismo todas las cosas del cielo y
de la tierra y, resucitando, inauguró una nueva vida para los hombres; haz que
esta nuestra alabanza llegue a tu presencia, y que un día pueda ser asociada al
cántico nuevo que en tu honor cantan tus elegidos, por los siglos de los siglos.

R. Amén.

II Vísperas 
SALMO 109, 1­5. 7 

Véase domingo I, II Vísperas (p. 20).

SALMO 110 

El salmo 110 podemos decir que es un buen colofón de la celebración del domingo.
Meditado al final del día del Señor, nos ayuda a dar como una mirada retrospectiva
a los grandes misterios que hemos conmemorado y vivido en este día: Grandes son
las obras del Señor, dignas de estudio para los que las aman.

El domingo, en efecto, nos ha recordado que el Señor envió la redención a su


pueblo: la resurrección de Jesucristo, que hoy hemos conmemorado, es el inicio de
la resurrección universal. Lo que el hombre tanto deseaba, su más preciada
heredad, la ha obtenido ya: la resurrección iniciada por Jesús es, más aún que la
antigua posesión de Canaán, la heredad por la que la humanidad tanto suspira.
Nos ha dado, pues, la heredad de los gentiles.

Recordando siempre su alianza, da alimento a sus fieles. La eucaristía, que hoy


todos los cristianos hemos celebrado, ha hecho presente la alianza de Dios con los
hombres, ha sido como el memorial de su pro mesa de resurrección universal: « El
que come de este pan vivirá para siempre» (Jn 6, 52).

Podemos decir, pues, que este salmo, que ya para Israel era un himno de
renovación de la alianza, es para nosotros como una nueva eucaristía vespertina
que nos recuerda cómo el Señor ha hecho maravillas memorables para con
nosotros. En compañía de los rectos, pues, en la asamblea, recordando cómo la obra
de Dios es esplendor y belleza, demos gracias al Señor de todo corazón.

Oración I

Dios de ternura y de amor, gloria de la Iglesia y gozo de todos los santos, danos la
primicia de la sabiduría que es tu temor y haz que sepamos admirar el esplendor y
belleza de tu obra, para que, en compañía de los rectos, en la asamblea, celebremos
en la eucaristía, el memorial de tus maravillas, ofreciendo, por medio de ella,
nuestro sacrificio de alabanza, y encontremos en este alimento que tú das a tus
fieles la prenda de nuestra esperanza. Por Jesucristo nuestro Señor.

R. Amén.

Oración II

Haz, Señor, que, en compañía de los rectos, en la asamblea, te demos gracias por el
esplendor y belleza de tu obra y, al participar en la eucaristía, memorial de tus
maravillas, encontremos el alimento que tú das a tus fieles como prenda de su
futura resurrección. Por Jesucristo nuestro Señor.

R. Amén.

CÁNTICO DEL APOCALIPSIS (cf. 19, 1­7) 

Véase domingo I, II Vísperas (p. 23).

En los domingos de Cuaresma: 
CÁNTICO DE PEDRO (1P 2, 21b­24) 

Véase domingo I, II Vísperas (p. 24).

LUNES III 
Laudes 
SALMO 83 

Hoy empezamos nuestro nuevo día con un antiguo canto procesional de Israel que,
en un ambiente de renovación postexílica, se dispone al retorno a su tierra,
mientras soñaba en el nuevo templo: ¡Qué deseables son tus moradas, Señor de los
ejércitos! Mi alma se consume y anhela los atrios del Señor, después que de ellos
ha vivido tanto tiempo alejado en el destierro. Será necesario preparar una larga y
penosa peregrinación, pero no importa, cuando atravesemos áridos valles, la
esperanza de volver a Jerusalén los convertirá en oasis y, con pie firme, sin
titubear ante la dificultad, caminaremos de baluarte en baluarte hasta ver a Dios
en Sión. Este salmo fue repetido después por Israel como canto de peregrinación en
sus fiestas anuales cada vez que subía al templo. El Espíritu quiso que este salmo
quedara cristalizado en la Escritura, para acompañar también la peregrinación del
nuevo Israel, que camina hacia el reino. También nosotros, peregrinando,
deseamos la Jerusalén definitiva, donde contemplaremos al Dios vivo, y
envidiamos a los que llegaron ya al término de su peregrinación: Dichosos los que
viven en tu casa, alabándote siempre. Pero, también, dichosos nosotros, que,
preparando nuestra peregrinación, vivimos alegres en la esperanza y, cuando
atravesamos áridos valles de dificultades, los convertimos en oasis; teniendo a Dios
como sol y escudo que nos protege, caminamos, con esperanza firme, de baluarte en
baluarte hasta que veamos a Dios en Sión.

Empezamos ahora un nuevo día, iniciamos una nueva etapa de nuestra


peregrinación. Que la esperanza que nos insinúa este salmo convierta en oasis las
posibles dificultades de nuestra jornada.

Oración I

A tus fieles, Señor, a quienes has dado a conocer tu ley, concédeles también tu
bendición abundante: que, caminando durante su vida de baluarte en baluarte,
pasemos de este valle de lágrimas a tu Jerusalén celeste y lleguemos hasta ti
cargados de aquel fruto que tú mismo has sembrado en nuestros corazones. Por
Jesucristo nuestro Señor.

R. Amén.

Oración II

Señor de los ejércitos, Dios de Jacob, que has atendido la oración de tu Ungido y le
has dado el gozo de vivir para siempre en tu casa, ayúdanos a amar a tu Iglesia,
que peregrina caminando hacia ti: que pueda presentar en tu altar su sacrificio de
alabanza, que, caminando de baluarte en baluarte, llegue felizmente a tus atrios, y
allí pueda cantar tu alabanza eternamente. Por Jesucristo nuestro Señor.

R. Amén.

CÁNTICO DE ISAÍAS (2, 2­5) 

Este Cántico de Isaías, considerado sobre todo como plegaria, es una invitación a la
oración contemplativa y a la acción de gracias ante el plan de salvación universal
que Dios prepara para la humanidad. El final de la historia de los hombres será el
triunfo definitivo del bien sobre el mal, la victoria de la paz sobre la guerra y la
unidad de los hombres concordes en el conocimiento y el culto del Dios verdadero
sobre las mutuas divisiones: Al final de los días, confluirán pueblos numerosos al
monte del Señor, a la casa del Dios de Jacob. El amor entre los pueblos alejará
definitivamente toda guerra y toda enemistad, hasta tal punto que los hombres
convertirán las armas de guerra, ya inútiles, en instrumentos de trabajo y
prosperidad: De las espadas forjarán arados, de las lanzas, podaderas.

Que este cántico afiance nuestra esperanza ante el poco amor que respira el mundo
actual, ante el menguado espíritu religioso de los hombres, ante todo culto que se
desencamina del culto al verdadero Dios: «Tened valor: Yo he vencido al mundo»
(Jn 16, 33), nos dice Jesús. Al final de los días, todos los enemigos serán puestos
bajo el escabel de los pies de Cristo vencedor, y las naciones, todas unidas,
caminarán a la luz del Señor.
Es recomendable que este cántico sea proclamado por un salmista; si no es posible
cantar la antífona propia, la asamblea puede acompañar el cántico cantando
alguna antífona que exprese la gloria de la Jerusalén futura o la universalidad de
la salvación, por ejemplo: «Hija de Sión, alégrate», sólo la segunda estrofa (MD
606) o bien «¡Qué alegría, cuando me dijeron!» (MD 822).

Oración I

Te bendecimos, Señor, y te damos gracias, porque la renovación del universo,


irrevocablemente decretada para cuando llegue el tiempo de la restauración de
todas las cosas, las has empezado a realizar ya en este mundo, haciendo de la
Iglesia un sacramento universal de salvación; haz que tus hijos no pierdan nunca
la esperanza y vivan alegres en la contemplación de la ciudad futura, donde reina
ya tu Hijo que, como primogénito entre muchos hermanos, ha vencido ya la muerte
y el pecado y reina contigo por los siglos de los siglos.

R. Amén.

Oración II

Reafirma, Señor, la esperanza de tus fieles, frecuentemente angustiados por las


guerras y por la falta de amor entre los hombres; haz que por todo el mundo
resuene tu palabra, que es Cristo, nuestra paz; que él, que destruyó en su cuerpo el
muro del odio, reconciliando a los pueblos que vivían divididos, haga de todos los
hombres una sola familia, reuniéndolos con su Espíritu en la nueva Jerusalén de
tu reino. Él, que vive y reina por los siglos de los siglos.

R. Amén.

SALMO 95 

El salmo 95 es un canto de los desterrados que, desde Babilonia, retornan a Israel,


para gozar en ella de la libertad: Que los campos y cuanto hay en ellos vitoreen,
que los árboles del bosque aclamen, delante del Señor, que ya llega con su pueblo, a
tomar nueva posesión de Jerusalén y regir desde ella el orbe con justicia.

Este salmo, a nosotros, los cristianos, nos habla del triunfo final de Dios en el
último día; y también de nuestra vocación sacerdotal, consistente en invitar a los
hombres a celebrar a Dios. Nuestro día no sólo debe cantar al Señor, sino ser
también una invitación a las familias de los pueblos a que aclamen la gloria y el
poder del Señor.

Oración I

Bendecimos, Señor, tu nombre, proclamamos día tras día tu victoria, manifestada


en la resurrección de tu Hijo Jesucristo; haz que todo nuestro día, con sus obras y
palabras, cuente a los pueblos tu gloria, para que todos los hombres, postrados
ante ti, aclamen tu gloria y tu poder. Por Jesucristo nuestro Señor.
R. Amén.

Oración II

Señor Dios todopoderoso, concede a tu Iglesia, que canta en honor de tu Hijo

un cántico nuevo, celebrando su resurrección, alegrarse también un día con el cielo


y la tierra, y vitorear delante de Cristo, cuando llegue, en su última venida, a regir
el orbe con justicia y con fidelidad. Por Jesucristo nuestro Señor.

R. Amén.

Vísperas 
SALMO 122 

El salmo 122 es la oración de un pueblo que se sien te postrado. Se trata de Israel


que, retornado de la cautividad de Babilonia, sufre, por una parte, las vejaciones de
los pueblos vecinos, que impiden la re construcción de la nación, y, por otra, el
abuso de los pudientes del propio pueblo, que, aprovechando la situación, oprimen
sin piedad a la clase humilde.

Expresemos con las palabras de este salmo nuestra pobreza personal ante Dios.
Que nuestros ojos, humildemente levantados a lo alto, esperen de la misericordia
de Dios lo que no obtendrán del orgullo de las fuerzas humanas de los poderosos
del mundo: Nuestra alma, Señor, está saciada del desprecio de los orgullosos, por
eso nuestros ojos están fijos en ti, Señor, y de ti esperamos la misericordia. ¿Es
posible para el hombre una actitud más verdadera ante Dios que la de este salmo?

Oración I

Desde la mañana, Señor Jesucristo, hemos querido que nuestros ojos estuviesen
levantados hacia ti en todos los momentos de nuestra jornada; ahora, al llegar al
umbral de la noche, te suplicamos que los ilumines, por tu misericordia, para que
podamos continuar contemplándote en la fe, en medio de la oscuridad de un mundo
satisfecho y orgulloso. Tú, que eres la luz del mundo y vives y reinas por los siglos
de los siglos.

R. Amén.

Oración II

A ti levantamos nuestros ojos, Señor que habitas en el cielo: ten piedad de nosotros
y fortalece nuestra pequeñez, pues nos sentimos descorazonados ante el desprecio
de los orgullosos. Por Jesucristo nuestro Señor.

R. Amén.
SALMO 123 

El salmo 123 es literalmente una plegaria de los «pobres de Yahvé», que todo lo
han perdido a excepción de la vida: Hemos salvado la vida como un pájaro dé la
trampa del cazador. El autor de este salmo tiene muy presente la catástrofe de
Jerusalén en el año 587 —nos asaltaban los hombres, nos habrían tragado vivos—,
y está muy vivo en su mente el re cuerdo, aún reciente, de las humillaciones del
destierro. Pero, en medio de tanta dificultad, hay que decir, con todo, que el Señor
estuvo de nuestra parte: humillados, sí, pero salvados; pobres ahora y desposeí dos
de todo, pero escapados de algo aún peor que hubiera podido acontecer. Y esta
salvación es obra de Dios: Bendito el Señor, que no nos entregó en presa a sus
dientes.

Esta plegaria de los pobres de Yahvé cuadra muy bien con la oración cristiana,
sobre todo al final del día. Dios permite, con frecuencia, que las dificultades y
angustias de la vida nos hagan experimentar nuestra propia debilidad: « Por fuera,
luchas; por dentro, te mores; pero Dios, que consuela a los débiles» (2Co 7, 5-6),
también, al final, nos saca de nuestras tribulaciones. Por eso, también nosotros,
podemos concluir nuestro día dando gracias a Dios con el salmista: El Señor no nos
entregó en presa a sus dientes; nuestro auxilio es el nombre del Señor; bendito el
Señor.

Es recomendable que este salmo sea, en algunas ocasiones, proclamado por un


salmista; si no es posible cantar la antífona propia, la asamblea puede acompañar
el salmo cantando las antífonas «En Dios pongo mi esperanza» (MD 704), «La
verdad del Señor, mi escudo y salvación» (MD 741) o bien «El auxilio me viene del
Señor», sólo el estribillo (MD 840).

Oración I

Señor Jesús, que anunciaste a tus discípulos que serían odiados por causa de tu
nombre, pero que ni un cabello de su cabeza perecería, sin la permisión de tu
Padre, haz que nosotros, en medio de las pruebas de esta vida, sintamos la
protección de tu Espíritu Santo y nos veamos alentados por su consuelo, de tal
forma que, salvados de la trampa del cazador, confesemos siempre que nuestro
auxilio es tu nombre, ahora y por los siglos de los siglos.

R. Amén.

Oración II

Apártanos, Señor, de la trampa del cazador, que nos asalta y quiere tragarnos
vivos; que nuestro auxilio sea tu nombre, para que no caigamos como presa de sus
dientes, antes, cubiertos con tus plumas y refugiados bajo tus alas, podamos
bendecirte, viendo cómo la trampa se rompió y nosotros escapamos. Por Jesucristo
nuestro Señor.
R. Amén.

CÁNTICO DE LA CARTA A LOS EFESIOS (1, 3­10) 

Véase lunes I, Vísperas (p. 29).

MARTES III 
Laudes 
SALMO 84 

El salmo 84 es la oración de los repatriados de Babilonia, que durante los largos


años del destierro habían suspirado por el retorno que ahora Dios les ha concedido.
Su plegaria es, ante todo, un canto de acción de gracias al Dios que los ha salvado:
Señor, has sido bueno con tu tierra, has restaurado la suerte de Jacob. Pero el
retomo no ha sido tan glorioso como se habían imaginado durante los días del
destierro: la ciudad está en ruinas, la sequía malogra los campos, los pueblos
vecinos hostiles dificultan la reedificación del templo y de las murallas. Por ello a
la acción de gracias por la libertad obtenida hay que añadir una súplica pidiendo
una restauración más plena:

Restáuranos, Dios salvador nuestro, es decir, devuélvenos aquella gloria de la


antigua Jerusalén y muéstranos tu misericordia, como lo hiciste antaño con
nuestros padres. La contemplación de la libertad lo grada y el deseo de una
restauración más plena lleva al salmista a un tercer sentimiento: la esperanza en
las promesas de Dios. La pequeña restauración logra da es sólo presagio e inicio de
la salvación escatológica que Dios prepara para su pueblo. Hay que abrirse a la
esperanza: Voy a escuchar lo que dice el Señor: «Dios anuncia la paz»; la salvación
está ya cerca de sus fieles.

Las tres ideas clave del salmo 84 son hoy, oportunamente, fundamento de nuestra
oración cristiana, sobretodo en el momento de Laudes, hora de la resurrección del
Señor. Por la resurrección de Cristo, Dios ha restaurado la suerte de su pueblo, ha
perdonado su culpa, ha sepultado todos sus pecados. Pero, como en el caso de los
repatriados de Babilonia, también nuestra salvación está sólo incoada: la
resurrección de Jesús, cabeza del cuerpo de la Iglesia, es sólo el inicio de nuestra
salvación, pues el cuerpo de la Iglesia vive aún sumergido en numerosas
dificultades. Que nuestra plegaria, en esta hora de la resurrección del Señor, sea
una oración de alabanza por lo que Dios nos ha dado ya; pero que, a esta acción de
gracias, se añada nuestra súplica por una salvación más total: Restáuranos, Dios
salvador nuestro, como restauraste el cuerpo de tu Hijo. Y que esta súplica nos
abra también a la esperanza: Voy a escuchar lo que dice el Señor: La salvación está
ya cerca de sus fieles.
Si no es posible cantar la antífona propia, este salmo se puede acompañar
cantando alguna antífona de acción de gracias o de petición o esperanza de los
bienes escatológicos, por ejemplo: «En Dios pongo mi esperanza» (MD 704), «Te
damos gracias, Señor» (MD 833) o bien «Hasta cuándo, Señor, seguirás
olvidándonos».

Oración I

Muéstranos, Señor, tu misericordia y, ya que confesamos y reconocemos nuestra


miseria, no permitas que nuestra carne, tierra en la que habita tu gloria, sea
esclava de las concupiscencias y del pecado. Por Jesucristo nuestro Señor.

R. Amén.

Oración II

Señor y Padre nuestro, tú que, en la muerte de Jesucristo, has sepultado todos


nuestros pecados y, en su gloriosa resurrección, te has mostrado bueno con tu
tierra, restáuranos plenamente mostrándonos tu misericordia y devolviéndonos la
vida, para que tu pueblo se alegre contigo y nuestra tierra dé su fruto, resucitando
como Cristo en gloria y santidad. Él, que vive y reina por los siglos de los siglos.

R. Amén.

CÁNTICO DE ISAÍAS (26, 1­4. 7­9. 12) 

Nuestro poema es un cántico de victoria y un himno de esperanza. Los habitantes


de Jerusalén se sienten orgullosos de su ciudad, protegida por Dios y, por eso,
victoriosa e inconmovible: hacia ella confluyen los justos que confían en el Señor.
La ciudad enemiga, en cambio, la Babilonia orgullosa y dominante, ha sido
derrotada. Esta acción de Dios es el fundamento de la confianza que siente el
pueblo de Dios: El Señor es la Roca perpetua; todas nuestras empresas nos las
realizas tú.

Por fuertes que sean las embestidas del mal, no debemos acobardarnos, porque
Dios hará que su pueblo salga victorioso en el combate: «El poder del infierno no
derrotará a la Iglesia» (Mt 16, 18). Dios se sirve, con frecuencia, de «lo débil del
mundo para humillar a lo fuerte» (1Co 1, 27); los pasos del pueblo justo entrarán
en la ciudad.

Que este cántico, recitado al empezar el nuevo día, dé optimismo a nuestra


jornada: Mi alma, Señor, te ansía, mi espíritu madruga por ti, tú nos darás la paz
en este día, porque en ti confiamos y en ti tenemos una ciudad fuerte.

Si no es posible cantar la antífona propia, este cántico se puede acompañar


cantando alguna antífona que exprese la gloria de la ciudad de Dios o la con fianza
en el Señor, por ejemplo: «Ciudad celeste, tierra del Señor», sólo el estribillo (MD
601) o bien «El Señor es mi fuerza» (MD 647).
Oración I

Tú, Señor, eres nuestra ciudad fuerte, tú, nuestra muralla y baluarte de salvación,
tú nos darás la paz porque en ti confiamos; sé tú, pues, nuestra ayuda y protección
durante la jornada que empezamos, porque todas nuestras empresas de hoy
deseamos que nos las realices tú. Por Jesucristo nuestro Señor.

R. Amén.

Oración II

Señor Jesús, Hijo amado de Dios, que, confiando siempre en el Padre, tu Roca
perpetua, te entregaste a realizar su voluntad, haciéndote obediente hasta la
muerte; haz que también nosotros, esperando contra toda esperanza,
mantengamos nuestra paz confiando en ti. Tú, que vives y reinas por los siglos de
los siglos.

R. Amén.

SALMO 66 

El salmo 66 es literalmente un canto de acción de gracias por la nueva cosecha: La


tierra ha dado su fruto, nos bendice el Señor nuestro Dios. Esta nueva cosecha
invitaba a Israel a elevarse de los bienes naturales a cantar las bendiciones divinas
del llamamiento de todos los pueblos al conocimiento y alabanza de Dios: Oh Dios,
que te alaben los pueblos, que canten de alegría las naciones.

Ya para el salmista, y mucho más para nosotros, que en el nuevo Testamento


conocemos el plan universal de salvación que Dios tiene previsto, el salmo debe
significar un abrirse a los horizontes del mundo. Tanto nuestra acción de gracias
como nuestras peticiones de bendición deben tener siempre un sentido universal:
Que todos los pueblos te alaben, Señor, que conozca la tierra tu salvación.

Oración I

Oh Dios, que te alaben los pueblos, porque tú los has bendecido en tu Hijo con toda
suerte de bendiciones espirituales y celestiales; que todas las naciones conozcan
tus caminos, que todos los pueblos sepan que nos ha bendecido el Señor nuestro
Dios y por ello las naciones canten de alegría, ahora y por los siglos de los siglos.

R. Amén.

Oración II

Señor Dios, que riges el mundo con justicia y gobiernas las naciones de la tierra,
bendice nuestro día y haz que en él todos los hombres gocen del fruto que ha dado
la tierra, y un día te canten eternamente contemplándote, por los siglos de los
siglos.
R. Amén.

Vísperas 
SALMO 124 

Probablemente el salmo 124 fue compuesto en ocasión de una peregrinación a


Jerusalén. La vista de la ciudad, coronada por el monte Sión, es, para los
peregrinos, como un símbolo de la seguridad del creyente; los enemigos de
Jerusalén tendrán que retroceder, porque la montaña de Sión es inexpugnable. Así
los que confían en el Señor no tiemblan y pueden estar tranquilos aunque las
embestidas del enemigo arre ciasen: No pesará sobre ellos el cetro de los malva
dos, porque el Señor rodea a su pueblo.

Hagamos nuestra esta actitud de firme confianza del salmista. Aún en medio de
las mayores dificulta des, esperamos contra toda esperanza, porque los que confían
en el Señor son como el monte Sión, asentado para siempre.

Es recomendable que este salmo sea proclamado por un salmista; si no es posible


cantar la antífona propia, la asamblea puede acompañar el salmo cantando alguna
antífona que exprese la confianza, por ejemplo: «En Dios pongo mi esperanza» (MD
704) o bien «El auxilio me viene del Señor», sólo el estribillo (MD 840).

Oración I

Escucha, Señor, a tu Iglesia, que espera de ti la unidad, la fuerza y la paz; tú, que
has dicho a los discípulos en la tempestad nocturna: «Soy yo, ¡no tengáis miedo!»,
no permitas que pese sobre nosotros el cetro de los malvados; en ti confiamos,
Señor Jesús. Tú, que vives y reinas por los siglos de los siglos.

R. Amén.

Oración II

Señor Jesucristo, que has fundamentado tu Iglesia sobre la roca firme y has
prometido que las fuerzas del mal nunca prevalecerían contra ella, haz que
creamos siempre que tú rodeas a tu pueblo como las montañas rodean Jerusalén, y
no permitas que, desconfiando de tu promesa, extendamos nuestras manos a la
maldad. Tú, que vives y reinas por los siglos de los siglos.

R. Amén.

SALMO 130 

El salmo 130 nos invita a una oración sumergida en la confianza y en la humildad:


es la plegaria de Israel, que ha experimentado hasta la saciedad cómo sus sueños
de grandezas siempre quedaron desvanecidos. Con frecuencia, en efecto, incluso en
los momentos más críticos, Israel no dejó de esperar futuras grandezas políticas,
victorias deslumbrantes. Los repetidos fracasos han llevado al autor de nuestro
salmo a esperar de Dios otro tipo de gloria y de salvación: Señor, mi corazón no es
ahora ambicioso, no pretendió grandezas.

Hagamos nuestra esta plegaria de infancia espiritual; también a los cristianos nos
conviene recordar que las victorias que Dios nos ha prometido —y estas victorias
son muchas— no son los triunfos de un reino de este mundo: «Si no volvéis a ser
como niños —nos ha dicho el Señor—, no entraréis en el reino de los cielos» (Mt 18,
3). Que nuestro corazón no sea, pues, ambicioso, que sepamos acallar y moderar
nuestros deseos, como un niño en brazos de su madre, imitando a aquel «que es
manso y humilde de corazón» (Mt 11, 29).

Si no es posible cantar la antífona propia, este salmo se puede acompañar


cantando las antífonas «En Dios pongo mi esperanza» (MD 704), «Mi alma es pera
en el Señor», sólo el estribillo (MD 285) o bien «El Señor es mi pastor» (MD 838).

Oración I

Señor Jesús, tú que eres manso y humilde de corazón, tú que dijiste que quien
acoge a un niño te acoge a ti, tú que prometiste el reino de los cielos a los que se
hacen como un niño, no permitas que nuestro corazón sea ambicioso, sino
ayúdanos a acallar y moderar nuestros deseos, esperando en ti, como un niño
espera en brazos de su madre. Tú, que vives y reinas por los siglos de los siglos.

R. Amén.

Oración II

Señor, tú que dijiste: «Aprended de mí, que soy manso y humilde de corazón»,
ayúdanos a no pretender grandezas que superan nuestra capacidad, sino a esperar
en ti, ahora y por los siglos de los siglos.

R. Amén.

CÁNTICO DEL APOCALIPSIS (4, 11; 5, 9­10. 12) 

Véase martes I, Vísperas (p. 35).

MIÉRCOLES III 
Laudes 
SALMO 85 

Este poema contiene la oración confiada de un individuo —o mejor de un pueblo—


que, hallándose en una situación crítica, ha experimentado la salvación de Dios:
Tú, Señor, eres bueno y clemente con los que te invocan; tú me salvaste del Abismo
profundo.

El salmista vive, nuevamente, un momento difícil de su vida: Una banda de


insolentes atenta contra mi vida. Pero la experiencia antigua le hace pasar con
facilidad de la súplica a la confianza y a la acción de gracias: Tú, Señor, me
salvaste del Abismo pro fundo; da, pues, fuerza a tu siervo y yo te alabaré de todo
corazón.

Los acentos de súplica y confianza de este salmo pueden fácilmente ser el arranque
de la oración de nuestro nuevo día. Como el salmista, llamemos todo el día y, si en
algún momento de la jornada nos creemos sumergidos en el mal o descorazonados
por las dificultades, recordemos las antiguas maravillas de Dios para con su pueblo
—grande eres tú, y haces maravillas— y esperemos que el Señor nuevamente nos
ayudará y nos consolará.

Si no es posible cantar la antífona propia, este salmo se puede acompañar


cantando alguna antífona de súplica, por ejemplo: «A ti levanto mis ojos» (MD 841).

Oración I

Inclina tu oído, Señor, a nuestras súplicas y ten piedad de nosotros, tú que eres
bueno y clemente; ten piedad, Señor, de nosotros, pues a ti estamos llamando todo
el día; salva a los hijos de tu esclava, ayúdanos y consuélanos. Por Jesucristo
nuestro Señor.

R. Amén.

Oración II

Escúchanos, Señor, que somos unos pobres y desamparados; enséñanos tu camino


y haz que nos mantengamos durante todo el día en el temor de tu nombre; que,
aunque nos veamos sumergidos en el Abismo profundo, sepamos confiar en tu
grande piedad para con nosotros y bendecir tu nombre por los siglos de los siglos.

R. Amén.

CÁNTICO DE ISAÍAS (33, 13­16) 

Este cántico alude literalmente a la liberación de Jerusalén cuando Senaquerib


levantó el asedio de la ciudad (2R 18, 13-16). El profeta quiere tranquilizar al
pueblo que está aún lleno de temor, anunciándole la victoria que se a vecina:
Escuchad lo que he hecho, reconoced mi fuerza. Pero Isaías se dirige también a los
israelitas que han sido infieles a la alianza, profanando la misma santidad de
Jerusalén. Cuando estos israelitas contemplen el castigo del ejército de
Senaquerib, temerán también por sus propias infidelidades; también temen en
Sión los pecadores, y un temblor agarra a los perversos: « de nosotros habitará un
fuego devorador, la hoguera perpetua, que va a destruir al enemigo?» Que el pueblo
de Dios no tema: si se convierte y procede con justicia, habitará en lo alto de la
Jerusalén libertada y, perdonado por Dios, tendrá abasto de pan y provisión de
agua.

Como oración de la mañana, este cántico nos invita a la contemplación del triunfo
pascual inaugurado por Jesús. El asedio de Jerusalén levantado es como un signo
de que la muerte y el pecado han sido ya derrotados: Escuchad lo que he hecho,
reconoced mi fuerza. Pero las palabras de este himno de victoria son también
exhortación a la penitencia. Hemos sido llamados al reino de Dios, a formar parte
de la Iglesia santa; si nuestro comportamiento nos hace temer que sucumbiremos,
juntamente con los enemigos de Dios, que el mensaje de este cántico nos devuelva
la paz: Si procedemos con justicia, habitaremos en lo alto de la Jerusalén
definitiva, y, en el banquete eterno, gozaremos, con abasto de pan, de la mesa de
Dios.

Es recomendable que este cántico sea proclamado por un salmista; si no es posible


cantar la antífona propia, la asamblea puede acompañar el cántico cantando
alguna antífona penitencial o de acción de gracias, por ejemplo: «Padre, hemos
pecado contra ti» (MD 933) o bien «Grandes y maravillosas son tus obras».

Oración I

Señor Dios, que, por la victoria de Jesucristo, nos has hecho conocer tu fuerza y,
por su gloriosa ascensión a tu derecha, nos has dado la esperanza de habitar un día
en lo alto, concédenos también tu ayuda, para que procedamos con justicia y
cerremos nuestros ojos para no ver la maldad; así un día podamos habitar contigo
en el picacho rocoso de tu reino eterno, por los siglos de los siglos.

R. Amén.

Oración II

Santo Dios, santo Fuerte, santo Inmortal, tú que manifestaste a Moisés tu nombre
desde la zarza ardiente y, en Cristo, tu Hijo, nos has revelado las exigencias de la
nueva ley, ayúdanos a proceder siempre con justicia y a cumplir siempre con
espíritu filial tus mandamientos. Por Jesucristo nuestro Señor.

R. Amén.

SALMO 97 

El salmo 97 tiene un claro significado mesiánico y escatológico; nos hace


contemplar la victoria final de Dios sobre el poder del mal y la salvación que
conseguirá Israel para todos los pueblos: El Señor da a conocer Su victoria.

En esta primera hora del día, hora de la resurrección, cantemos, pues, la victoria
de nuestro Dios, manifestada en la Pascua de Jesucristo. Y que, ante esta
maravilla, toda nuestra vida sea un cántico nuevo, proclamado ante los confines de
la tierra. Que los hombres, que con tanta frecuencia viven faltos de esperanza,
comprendan que también a ellos el Señor les revela su justicia, para que los
confines de la tierra contemplen, como nosotros, la victoria de nuestro Dios.

Oración I

Señor Dios, autor de maravillas, te bendecimos y te damos gracias, porque nos has
dado a conocer la victoria de tu Hijo; recibe nuestro cántico nuevo y haz que
aclamemos a Cristo, tu Hijo, como Rey y Señor, ahora y por los siglos de los siglos.

R. Amén.

Oración II

Padre lleno de amor, que te acordaste de tu misericordia y tu fidelidad en favor de


la casa de Israel, haciendo maravillas y dándole la salvación, haz que sepamos
vitorearte y tocar en tu honor y revela también a las naciones tu justicia, para que
también los confines de la tierra te aclamen como Rey y Señor. Por Jesucristo
nuestro Señor.

R. Amén.

Vísperas 
SALMO 125 

A la comunidad judía le cuesta reinstalarse en Israel después del destierro; pero,


pese a las dificulta des, los corazones se llenan de alegría al retorno de los primeros
repatriados: Cuando el Señor cambió la suerte de Sión y nos hizo pasar del
destierro a Israel, nos parecía soñar. Pero a la alegría del retorno hay que unir la
súplica por una restauración más plena, hay que pensar en los que aún están
cautivos en la lejana Babilonia: Que el Señor cambie nuestra suerte y nos dé la
liberación total.

En labios cristianos este salmo debe ser la oración escatológica de un pueblo que,
aunque sufre aún en el destierro y está lejos del reino, se sabe ya salvado. Por la
resurrección de Cristo —el primer hombre re patriado—, el Señor ha cambiado la
suerte de Sión; pensar en el triunfo del hombre, tal como resplandece en la carne
del Resucitado, nos parece un sueño, casi no podemos creer tanta felicidad..., pero
es ya realidad; el Señor ha estado grande con nosotros real mente. Pero a la alegría
del «ya ahora estamos salva dos» hay que unir la súplica ferviente por una
salvación y liberación total que abarque a toda la humanidad: Que el Señor cambie
nuestra suerte, la suerte de la humanidad esclava aún, la de los hombres que viven
sin esperanza. Y que el pensamiento de que a los dolores sigue la alegría nos haga
siempre «alegres en la esperanza”.
Es recomendable que este salmo sea, en algunas ocasiones, proclamado por un
salmista; si no es posible cantar la antífona propia, la asamblea puede acompañar
el salmo cantando las antífonas «Los confines de la tierra han contemplado» (MD
722) o bien «¡Qué alegría, cuando me dijeron!» (MD 822).

Oración I

Señor, cambia la suerte de tu Iglesia, que, peregrina en la tierra, va sembrando con


lágrimas; haz que el gran día de la siega universal podamos volver cantando,
trayendo las gavillas, fruto de nuestro esfuerzo, y, con nuestra lengua llena de
cantares, aclamar que tú has sido grande con nosotros. Por Jesucristo nuestro
Señor.

R. Amén.

Oración II

Tú, Señor, has estado grande con tu Hijo cuando lo arrancaste del poder de la
muerte; renueva, pues, tus antiguas maravillas en bien de la Iglesia: aleja de ella
toda suerte de esclavitud y haz que, después de haber llorado con Cristo,
participando de su pasión, experimente también como él el gozo de una abundante
cosecha. Por Jesucristo nuestro Señor.

R. Amén.

SALMO 126 

Para comprender el significado espiritual del salmo 126 puede ayudar mucho
conocer su contexto histórico. Nuestro salmista vive en medio de las gravísimas
dificultades del tiempo de la restauración después del destierro; se intenta
reconstruir el templo, las murallas y la ciudad, pero las gentes que ocuparon
Palestina durante el destierro lo impiden. Por ello, al mismo tiempo que se
reconstruye, es necesario luchar contra los que se oponen a la reconstrucción. Es
necesario, como lo dice el salmo 149, «que los fieles canten jubilosos, con vítores en
la boca» (vv. 5-6), dando gracias a Dios por el retorno, que, con su trabajo,
reconstruyan el templo y que, al mismo tiempo, tengan «espadas de dos filos en las
manos» (v. 6) para defender a los constructores. Es, pues, en este contexto de
vigilancia, de reconstrucción y de trabajo duro en medio de enemigos, que Israel
debe recordar que en vano se cansan los albañiles, en vano vigilan los centinelas, si
Dios no colabora, si no es el mismo Señor quien construye la casa y guarda la
ciudad.

Las dificultades para construir la ciudad eterna y nuestra ciudad terrena son
dificultades de todos los tiempos. Por eso, el salmo 126 es evocador de la actitud de
todo el que se esfuerza en construir. Dichoso el hombre que, en su esfuerzo y en su
trabajo, cree, como los israelitas que trabajan en reconstruir el templo, que los
mejores resultados son más obra de Dios que del propio esfuerzo, como los hijos,
que son una herencia que da el Señor. Que después de todos nuestros afanes, al
final del día, sepamos descansar en Dios y colocar nuestras preocupaciones en su
seno: Dios da el pan a sus amigos, incluso mientras duermen. «Sin el Señor no
podemos hacer nada» (Jn 15, 5); todos nosotros «somos edificio de Dios» (iCo 3, 9),
no simple edificio humano.

Es recomendable que este salmo sea, en algunas ocasiones, proclamado por un


salmista; si no es posible cantar la antífona propia, la asamblea puede acompañar
el salmo cantando las antífonas «Protégeme, Dios mío, que me refugio en ti» (MD
736) o bien «Que el Señor nos construya la casan (MD 827).

Oración I

Señor Dios, autor de todos los bienes, tú que has querido que, cuando un hombre
echa simiente a la tierra, mientras duerme de noche y se levanta de mañana, la
semilla germine y vaya creciendo, sin que él sepa cómo, haz que los que construyen
tu Iglesia y los que vigilan la ciudad terrena confíen más en ti que en su propio
esfuerzo y que, realizada la tarea que tienen asignada para cada día, crean que,
incluso mientras duermen, tú procuras el pan necesario a tus amigos. Por
Jesucristo nuestro Señor.

R. Amén.

Oración II

Construye tú mismo, Señor, la casa que nosotros queremos construir en nosotros


mismos; guarda tú la ciudad terrena, que nosotros quisiéramos guardar; que no
nos resulte inútil madrugar ni velar hasta muy tarde, sino que, ayudados con tu
auxilio, nos sintamos fuertes y no quedemos derrotados cuando litiguemos con
nuestro adversario en la plaza. Por Jesucristo nuestro Señor.

R. Amén.
CÁNTICO DE LA CARTA A LOS COLOSENSES (1, 12­20) 

Véase miércoles I, Vísperas (p. 40).

JUEVES III 
Laudes 
SALMO 86 

El salmo 86 literalmente canta la gloria de Jerusalén y su maternidad universal.


Dios ha colocado en la ciudad santa su morada y la ama con predilección: El Señor
prefiere las puertas de Sión a todas las moradas de Jacob. Por eso, aunque
humanamente Jerusalén sea exigua e insignificante a los ojos del mundo, llegará a
ser la madre de todos los pueblos; incluso los más poderosos y terribles enemigos
de Israel: Egipto y Babilonia, desearán llegar a ser sus hijos: Contaré a Egipto y a
Babilonia entre mis fieles.

Cantar con acentos tan entusiastas la gloria de una ciudad pequeña y sin prestigio,
desconocida por las grandes potencias del mundo y frecuentemente pisoteada por
los pueblos enemigos, no significa megalomanía por parte del pueblo creyente, sino
fe y con fianza en las promesas de Dios.

Para nosotros, hijos de la nueva Jerusalén, este salmo debe servirnos para cantar
la gloria de nuestra madre la Iglesia. No con sentimientos de un falso triunfalismo
—sabemos que la Iglesia es, como la Jerusalén de la antigua alianza, pequeña y
exigua por nuestros valores humanos—, sino con adhesión firme a la palabra de
Cristo, que tanto amó a su Iglesia que «se entregó a sí mismo por ella,
purificándola con el baño del agua, para colocarla ante sí gloriosa, sin mancha ni
arruga» (Ef 5, 25-27). El Señor prefiere las puertas de Sión a todas las moradas de
Jacob; el amor de Cristo a su Iglesia es el fundamento de nuestra esperanza de
que, al fin de los tiempos, ella será madre de todos los hombres, aun de aquellos
que ahora aparecen como sus enemigos: Contaré a Egipto y a Babilonia entre mis
fieles.

Si no es posible cantar la antífona propia, este salmo se puede acompañar


cantando las antífonas «Hacia ti, morada santa» (MD 649) o bien «Ciudad ce leste,
tierra del Señor», sólo el estribillo (MD 601).

Oración I

Señor Jesús, tú que lloraste sobre la Jerusalén de la tierra, que había de ser
destruida a causa de su infidelidad, y fundaste la nueva Jerusalén, madre de todos
los creyentes, haz que los cristianos nos gloriemos siempre de ser hijos de la
Iglesia, tu esposa amada, y que todos los hombres puedan ser contados un día
entre los hijos de la Jerusalén del cielo. Tú, que vives y reinas por los siglos de los
siglos.

R. Amén.

Oración II

Señor, tú que amas a la Iglesia y prefieres las puertas de Sión a todas las moradas
de Jacob, haz que también nosotros, confiados en tus promesas y no en falsos
valores humanos, sepamos decir siempre con nuestras palabras y con nuestras
obras: «Todas mis fuentes y alegrías están en ti, nueva Jerusalén, esposa amada de
Dios.» Por Jesucristo nuestro Señor.

R. Amén.
CÁNTICO DE ISAÍAS (40, 10­17) 

Literalmente este cántico se refiere al advenimiento de Ciro, el rey persa, que llega
con poder, y cuyo brazo manda; en este rey es el mismo Señor Dios quien viene con
su salario, para destruir Babilonia; de este modo, los hijos de Israel alcanzarán la
libertad frente a sus opresores.

Pero esta victoria y este advenimiento fueron, ya para Israel, algo más que la
victoria de un rey sobre otro rey; fue Dios quien se sirvió del rey persa para librar a
su pueblo de la esclavitud. En la persona de Ciro es Yahvé quien llega para salvar
a su rebaño, dispersado entre los gentiles, reuniéndolo con su brazo, tomando en
brazos a los corderos y haciendo recostar a las madres.

Pero en nuestro cántico hay algo más que la buena noticia de la liberación; el texto
nos habla también de los caminos inescrutables de Dios, cuando él se propone
salvar al hombre. Nunca ningún israelita hubiera sospechado que sería por medio
de un pueblo pagano y un rey extranjero que llegaría a la libertad. «Los planes de
Dios no son nuestros planes, nuestros caminos no son sus caminos» (Is 55, 8).

Mantengamos, pues, firme nuestra esperanza y segura nuestra fe, aun cuando, con
frecuencia, no comprendamos el proceder del Señor. ¿Quién le ha sugerido su
proyecto? ¿Con quién se aconsejó para que le enseñara el camino exacto?

Es recomendable que este cántico sea proclamado por un salmista; si no es posible


cantar la antífona propia, la asamblea puede acompañar el cántico cantando
alguna antífona que exprese la confianza que el pueblo de Dios tiene en el Señor,
por ejemplo: «El Señor es mi fuerza» (MD 647) o bien «El Señor es mi pastor» (MD
801).

Oración I

Señor Dios, pastor eterno, que con tu amor reúnes a tu rebaño y con tu poder lo
proteges, nadie puede medir tu aliento ni enseñarte el método inteligente; haz,
pues, que nosotros, en medio de nuestras tinieblas, sepamos acallar nuestros
deseos, como un niño en brazos de su madre, y estemos seguros de que nadie como
tú conoce el camino exacto y el método inteligente. Por Jesucristo nuestro Señor.

R. Amén.

Oración II

Danos, Señor, tu luz, para que conozcamos tus misterios; tú eres el que está lejos y
eres inaccesible, pero has querido acercarte a nuestra pequeñez; tú, el poderoso
que no quieres aterrarnos con tu poder; mira, pues, nuestra pequeñez y, ya que has
querido, en Cristo, asumir nuestra debilidad humana, haz que el fruto de la
victoria de tu Hijo nos preceda siempre como trofeo. Por Jesucristo nuestro Señor.

R. Amén.
SALMO 98 

El salmo 98 es uno de los cantos del reino restaura do después de la cautividad de


Babilonia. En él se celebra, sobre todo, la entronización de Dios en su nuevo
templo, después de que se ha vencido el poder de los enemigos. El Señor reina,
sentado sobre querubines..., y los pueblos se postran ante el estrado de sus pies.

A nosotros, cristianos, este salmo debe hacernos penetrar en el cielo, donde el


Señor reina para siempre. ¡Ojalá sepamos vivir, a través de estas sucesivas
preparaciones —que son los triunfos parciales que Dios concedió a su antiguo
pueblo, como cantamos en los salmos—, la certeza de que el Señor reinará por
siempre!

Oración I

Señor Dios, que reinas sentado sobre querubines y ante quien vacila la tierra, que
todas las naciones reconozcan que tu nombre es grande y terrible y te ensalcen
como a su Señor y a su Dios. Por Jesucristo nuestro Señor.

R. Amén.

Oración II

Dios santo, cuyo Hijo se entregó a sí mismo, para que también nosotros fuéramos
santos ante ti, ayúdanos a proclamar con nuestras obras tu grandeza y a vivir de
tu perdón, no manchando la santidad que nos has otorgado. Por Jesucristo nuestro
Señor.

R. Amén.

Vísperas 
SALMO 131 (I y II) 

El salmo 131 es probablemente un canto para festejar el aniversario de la


entronización del arca en Jerusalén en tiempos de David; la ocasión no puede ser
más oportuna para evocar las diversas etapas de la entrada del arca y para
recordar sobre todo a David y sus desvelos por el culto y el templo. Cuando la
monarquía dejó de existir y con ella se deshicieron las esperanzas humanas de
Israel, este salmo sirvió para acrecentar la esperanza mesiánica: El Señor juró a
David que uno de su linaje se sentaría sobre su trono, y esta promesa no se puede
retractar.

Para nosotros, cristianos, descendientes también de David, este salmo nos debe
servir de oración con la que recordemos a Dios los desvelos de nuestro santo
patriarca: Señor, tenle en cuenta a David todos sus afanes y bendice a nuestro
pueblo, hijo, en Cristo, de David, en atención a la santidad del antiguo patriarca.
Pero con este salmo podemos evocar también al verdadero y definitivo Hijo de
David, Cristo el Señor, y sus desvelos por la gloria del Padre. Dios prometió a
María que su Hijo se sentaría sobre el trono de David, su padre; que recuerde,
pues, su promesa y que, en atención al Hijo de David, bendiga la nueva Sión, la
Iglesia, mansión de Dios por siempre, porque Dios ha deseado vivir en ella.

Oración I

Señor Jesucristo, Hijo de David, tú has hecho de la Iglesia una casa real y un
pueblo sacerdotal y has querido que fuese el signo perenne de tu presencia
salvadora en todo lugar y en todo tiempo; continúa en nosotros la obra que has
empezado y mantén encendida en los que has ungido con tu Espíritu la lámpara de
la fe hasta la fiesta eterna. Tú, que vives y reinas por los siglos de los siglos.

R. Amén.

Oración II

Señor, siempre fiel a tus promesas, tú que has puesto sobre el trono de David, como
lo habías jurado, a Jesús, tu Hijo y tu Mesías, y has hecho de su Iglesia tu mansión
para siempre, levántate y ven a nosotros como a tu morada y haz que tus
sacerdotes y tus fieles guarden siempre tu alianza y sean fermento de santidad en
el mundo. Por Jesucristo nuestro Señor.

R. Amén.

CÁNTICO DEL APOCALIPSIS (11, 17­18; 12, 10b­12a) 

Véase jueves I, Vísperas (p. 46).

VIERNES III 
Laudes 
SALMO 50 

Véase viernes I, Laudes (p. 47).

CÁNTICO DE JEREMÍAS (14, 17­21) 

El cántico de Jeremías es una plegaria penitencial que cuadra muy bien con la
oración del viernes, día de la muerte del Señor. Una prolongada sequía está
destruyendo, año tras año, las cosechas de los campos y, ante tamaña desgracia, el
profeta pide ayuda y misericordia a Dios. Pero Dios se muestra inexorable: los hijos
de Judá van en pos de dioses extranjeros y tanto el profeta como el sacerdote vagan
sin sentido por el país. El Señor, por tanto, no solamente dejará sin re medio la
sequía, sino que al castigo de los campos sin cosechas seguirá el azote de la guerra.
Ante tal res puesta por parte del Señor, Jeremías no desfallece; confiesa las culpas
del pueblo —Señor, reconocemos nuestra impiedad— y espera el perdón de Dios —
no rompas tu alianza con nosotros, no nos rechaces—.

Pidamos, también nosotros, al Señor que, a pesar de nuestras infidelidades, no nos


abandone. Que nuestra plegaria sea la del publicano humilde que se reconoce
pecador; aunque nuestras culpas merecen el castigo, el Señor se apiadará de
nosotros por amor de su nombre.

Es recomendable que este cántico sea proclamado por un salmista; si no es posible


cantar la antífona propia, la asamblea puede acompañar el cántico cantando
alguna antífona de matiz penitencial, por ejemplo: «f Perdón, Señor, hemos
pecado!» (MD 802) o bien «Danos, Señor, un corazón nuevo» (MD 971).

Oración I

Señor, reconocemos nuestra impiedad: hemos pecado contra ti como nuestros


padres de Israel, hemos merecido que tu garganta tenga asco de nuestro pueblo;
pero tu amor supera nuestras culpas, recuerda y no rompas tu alianza con
nosotros, no nos rechaces, por tu nombre. Por Jesucristo nuestro Señor.

R. Amén.

Oración II

Señor Jesús, tú que lloraste sobre tu ciudad de Jerusalén, que no quiso reconocerte
como su Salvador, haz que nosotros nos compadezcamos también y lloremos por los
sufrimientos de la humanidad, signos del mal profundo que nos penetra a todos los
humanos; cura la terrible desgracia de nuestro pueblo, su herida de fuertes
dolores, y no rompas tu alianza con nosotros, tú que moriste en la cruz por todos
los hombres y ahora vives y reinas por los siglos de los siglos.

R. Amén.

SALMO 99 

El salmo 99 es un canto procesional de acción de gracias a Dios que ha elegido a


Israel y lo guía con cuidado amoroso como a ovejas de su rebaño.

Pero Israel —la Iglesia— es un pueblo sacerdotal, es «Lumen gentium», luz de los
gentiles; por ello no puede contentarse con cantar ella sola a Dios. Toda la tierra,
todos los hombres, deben sumarse a esta alabanza: Aclamad al Señor, tierra
entera. Nosotros caminamos también procesionalmente siguiendo a Cristo, que ha
pasado ya de este mundo al Padre, y nos dirigimos hacia el verdadero atrio de Dios,
el reino donde Cristo victorioso está sentado a la derecha del Padre. Que la alegría
y el canto sea pues el distintivo de los que creemos en el reinado que, ya en este
mundo, es objeto de nuestra esperanza y de nuestros anhelos.

Oración I
Señor, Dios bueno, cuya misericordia es eterna, y cuya fidelidad dura por todas las
edades, haz que te sirvamos con alegría durante el día que ahora empieza y
esperemos anhelantes entrar por tus puertas con acción de gracias, para bendecir
tu nombre, por los siglos de los siglos.

R. Amén.

Oración II

Somos, Señor, las ovejas de tu rebaño, haz, pues, que caminemos siempre en tu
seguimiento, hasta que, terminada nuestra peregrinación terrena, entremos por
tus atrios con himnos, confesando que tú has sido bueno para con nosotros y que tu
misericordia ha sido eterna. Por Jesucristo nuestro Señor.

R. Amén.

Vísperas 
SALMO 134 (I y II) 

Este salmo es un himno al Dios creador del universo y salvador de Israel. Con él, el
pueblo de la antigua alianza aclamaba al que tiene en sus manos el universo y
dirigió los destinos de Israel, desde la liberación de Egipto hasta la instalación en
Canaán.

Para nosotros, cristianos, este salmo, sobre todo situado en viernes, día en que
empezamos nuestra celebración hebdomadaria de la Pascua, puede ser muy
evocativo; con él celebramos a Dios creador y recordamos la historia de la
salvación. De esta forma, el salmo prepara ya la celebración cercana del domingo,
día en que empezó la creación y llegó a su término la historia de la salvación.

Este recuerdo de la creación y de la Pascua hacía germinar en el corazón de Israel


una fe tan sólida, que la multitud de ídolos les parecían simple caricatura. ¿Son
también para nosotros nuestros himnos a Dios tan sinceros que nos lleven al
desprecio de la multitud de ídolos que continuamente crea nuestro mundo?

Oración I

El recuerdo de tus maravillas, Señor, fortalece nuestra fe y nos impulsa a la acción


de gracias; acuérdate de nosotros, tú que nos has creado y nos has redimido;
acuérdate de nosotros, que somos el templo y la casa edificada por tu Hijo, para
que podamos bendecirte de edad en edad, como Dios vivo y verdadero. Por
Jesucristo nuestro Señor.

R. Amén.

Oración II
Señor, dueño nuestro, que haces todo lo que quieres en el cielo y en la tierra,
contempla a tu pueblo que te alaba porque eres bueno, que tañe para tu nombre,
pues eres amable, y se alegra porque, por Cristo tu Hijo, Señor nuestro, has herido
de muerte al enemigo y te has compadecido de nosotros, tus siervos; no permitas
que la Iglesia, en nuestros días, confíe en los ídolos del mundo, hechura de manos
humanas, antes confírmala en tu alabanza y bendícela abundantemente con el
poder de tu diestra. Por Jesucristo nuestro Señor.

R. Amén.

CÁNTICO DEL APOCALIPSIS (15, 3­4) 

Véase viernes I, Vísperas (p. 51).

SÁBADO III 
Laudes 
SALMO 118, 145­152 

El autor del salmo 118 es un piadoso israelita, enamorado de la ley de Dios, que
sufre las burlas de un ambiente de indiferencia religiosa que desprecia su proceder
y prefiere dedicarse a los propios intereses antes que meditar la ley de Dios y poner
en ella su esperanza.

El ambiente de indiferencia religiosa no fue privativo de muchos hijos de Israel,


sumergidos entre pueblos que les aventajaban culturalmente casi siempre.
También hoy la Iglesia cristiana, sumergida en culturas y técnicas muy
adelantadas, puede tener la tentación de hacer de ellas su dios y olvidar el
Evangelio. Por ello, la oración del joven israelita autor del salmo es muy apta para
empezar nuestra jornada cristiana: Aunque se acerquen, Señor, mis inicuos
perseguidores, que quisieran apartarme de tu ley, prometiéndome otras
felicidades, yo me adelanto a la aurora, esperan do tus palabras.

Oración I

Tú, Señor, estás cerca de cuantos te invocan de todo corazón; escucha, pues, la
oración de quienes se adelantan a la aurora pidiendo tu auxilio y protege con tu
brazo a quienes esperan en tus palabras. Por Jesucristo nuestro Señor.

R. Amén.

Oración II

Nuestros ojos, Señor, se adelantan a la aurora meditando tu promesa; danos vida


con tus mandamientos, pues, sumergidos en las dificultades de la vida, sin tu
ayuda desfalleceríamos ante nuestros inicuos perseguidores. Por Jesucristo
nuestro Señor.

R. Amén.

CÁNTICO DE LA SABIDURÍA (9, 1­6. 9­11) 

Este cántico que el libro de la Sabiduría pone en labios de Salomón, el rey sabio por
excelencia, es una de las más bonitas plegarias de la Biblia, muy apta para ser
rezada al principio del nuevo día y muy fácil mente adaptable a la situación de
cada uno de nosotros.

Por nuestra condición humana, somos débiles y demasiado pequeños para conocer
el juicio y las leyes de Dios; pero el Señor ha escogido el hombre, para que
dominase sobre sus criaturas y para que rigiese el mundo y lo gobernase. Mas,
para realizar esta misión, nos es necesario pedir insistentemente la sabiduría
asistente del trono de Dios.

Tenemos necesidad de conocer los planes de Dios para construir la Iglesia y


edificar el mundo con los trabajos del día que estamos empezando. Pidamos, pues,
que el Señor nos dé su sabiduría, para que sepamos realizar lo que es grato a los
ojos de Dios, y lo que es recto según sus preceptos. Que Dios dé también esta
sabiduría a todos nuestros hermanos, especial mente a aquellos que tienen
responsabilidades especia les en el gobierno del mundo y de la Iglesia.

Si no es posible cantar la antífona propia, este cántico se puede acompañar


cantando alguna antífona que pida la luz de Dios o la asistencia del Espíritu, por
ejemplo: «Oh, Señor, envía a tu Espíritu» (MD 972).

Oración I

Señor, dueño nuestro, contigo está tu Verbo, la Sabiduría conocedora de tus obras,
que te asistió cuando hacías el mundo y que, poniendo su tabernáculo entre
nosotros, nos enseñó lo que es grato a tus ojos; pero nosotros somos demasiado
pequeños para conocer sus leyes; por eso te pedimos, Señor, que nos asistas, para
que comprendamos esta Sabiduría que has mandado de tus santos cielos: que sus
juicios guíen prudentemente nuestras acciones, para que, en todos nuestros
trabajos, realicemos lo que es grato a tus ojos. Por Jesucristo nuestro Señor.

R. Amén.

Oración II

Señor, tú que, cuando se cumplió la etapa final de la historia, nos mandaste de tus
santos cielos la Sabiduría que procede de ti, tu Palabra hecha carne, para que, con
su luz, nos enseñara lo que es grato a tus ojos y lo que es recto según tus preceptos,
haz que también, por medio de esta Palabra, hecha para nosotros sabiduría,
justificación, santificación y redención, toda nuestra vida sea un sacrificio de
alabanza agradable a tus ojos. Por Jesucristo nuestro Señor.

R. Amén.

SALMO 116 

Véase sábado I, Laudes (p. 54).

DOMINGO IV 
I Vísperas 
SALMO 121 

Cuando en sus peregrinaciones anuales los israelitas llegaban a Jerusalén, sus


rostros quedaban iluminados contemplando la ciudad santa. Allí, en santa
asamblea, se congregaba el pueblo, como en los tiempos del desierto en torno a la
tienda; allí resonaban las alabanzas al nombre del Señor; allí era posible a los
israelitas en litigio encontrar justicia, pues en las puertas del palacio real estaban
los tribunales de justicia; allí resonaba sin cesar el tradicional «shalom» entre los
hermanos de un mismo pueblo. ¡Qué alegría cuando me dijeron: «Vamos a la casa
del Señor»!

Lo que para Israel representaba Jerusalén para nos otros, cristianos, lo representa
el domingo. En este día, nos reunimos, y el nuevo Israel aparece como ciudad bien
compacta en las asambleas dominicales; en este día, según la costumbre del nuevo
Israel, celebramos el nombre del Señor; este día nos aporta la esperanza
escatológica y es, para quienes frecuentemente sufrimos, prenda de que se nos
hará justicia definitiva; en este día del Señor, intercambiamos todos los cristianos
nuestro «shalom» al celebrar la eucaristía..

Que nuestro entusiasmo, al llegar el domingo, no sea, pues, menor que el de Israel
cuando se acercaba a Jerusalén: ¡Qué alegría cuando me dijeron: « Vamos a la casa
del Señor»!

Oración I

Te damos gracias, Señor Jesucristo, por la alegría que nos has dado en tu ciudad
de Jerusalén: tu santa resurrección y la efusión de tu Espíritu; que, al reunirnos
mañana con nuestros hermanos y compañeros en la asamblea eucarística,
sintamos nuevamente el gozo de tu presencia de Resucitado, que nos desea la paz,
como hiciste en el primer domingo con tus discípulos, tú que fuiste muerto y ahora
vives, por los siglos de los siglos.

R. Amén.
Oración II

Señor Jesús, según la costumbre del nuevo Israel, nuestros pies están ya pisando
los umbrales del domingo, que nos reunirá con nuestros hermanos de todo el
mundo para celebrar tu nombre en la Iglesia, tu nueva Jerusalén; que el vernos
congregados en asamblea nos colme de alegría y nos haga esperar, con mayor
anhelo, la Jerusalén definitiva, donde esperamos encontrar la paz, junto a nuestros
hermanos que nos han precedido ya en el signo de la fe. Tú, que vives y reinas por
los siglos de los siglos.

R. Amén.

SALMO 129 

Hoy, para la celebración de estas I Vísperas del do mingo, usamos un salmo que, a
primera vista, puede parecer no muy apropiado con el carácter festivo y alegre del
día del Señor. El salmo 129 es, en efecto, la plegaria penitencial de un pecador que,
con clara con ciencia de su culpa, se ve enfermo y a las puertas de la muerte en
castigo de su pecado: Desde lo hondo, a ti grito, Señor; si llevas cuenta de los
delitos, ¿quién podrá resistir?

Pero, a pesar de esta primera apariencia, el sentido más profundo de nuestro salmo
respira un ambiente muy distinto. Más que la confesión de la propia culpabilidad,
el salmista expresa su plena confianza en la salvación de Dios; y esto hace del
salmo 129 una plegaria muy propia para inaugurar la celebración del do mingo,
porque el domingo es precisamente el memo rial de cómo Dios, por la resurrección
de Cristo, arrancó al hombre del abismo, de la muerte y del pecado, no llevando
cuenta de sus delitos, porque del Señor procede el perdón.

El salmo 129 es uno de los cantos de peregrinación que los israelitas cantaban en
su camino a Jerusalén; el nuevo Israel, en peregrinación también hacia la
Jerusalén definitiva, repite hoy este salmo a las puertas ya de la celebración
dominical, pregustación de su llegada a la Jerusalén eterna. Al acabar la semana,
en la que probablemente no han faltado infidelidad ni pecado, no perdemos la
confianza: Desde lo hondo de nuestra miseria, a ti gritamos, Señor. El recuerdo de
cómo Dios resucitó a Cristo, primogénito de la humanidad, alienta nuestra
esperanza: Nuestra salvación no es obra nuestra, del Señor viene la redención
copiosa, él redimirá a Israel, como resucitó a su Hijo, de entre los muertos.

Si no es posible cantar la antífona propia, este salmo se puede acompañar


cantando las antífonas «En Dios pongo mi esperanza» (MD 704) o bien «Desde un
abismo clamo a ti, Señor» (MD 730).

Oración I

Tu pueblo, Señor espera en ti, la Iglesia espera en tu palabra; nuestras culpas nos
han hundido en el abismo, pero de ti viene la misericordia, y la redención copiosa;
devuélvenos, pues, en este domingo que ahora empezamos, la alegría de tu
salvación y haznos oír el gozo y la alegría. Por Jesucristo nuestro Señor.

R. Amén.

Oración II

Señor Dios de poder y de bondad, que nos has dado la redención copiosa,
enviándonos a Jesús, para que salvara al pueblo de los pecados, no nos abandones
ahora en lo hondo de nuestra miseria, que tus oídos estén atentos a la voz de
nuestra súplica, para que no quede defraudada nuestra esperanza de que tú
redimirás a Israel de todos sus delitos. Por Jesucristo nuestro Señor.

R. Amén.

CÁNTICO DE LA CARTA A LOS FILIPENSES (2, 6­11) 

Véase domingo I, I Vísperas (p. 16).

Laudes 
SALMO 117 

Véase domingo II, Laudes (p. 56).

CÁNTICO DE LOS TRES JÓVENES (Dn 3, 52­57) 

Véase domingo II, Laudes (p. 58).

SALMO 150 

Véase domingo II, Laudes (p. 59).

II Vísperas 
SALMO 109, 1­5. 7 

Véase domingo I, II Vísperas (p. 20).

SALMO 111 

El salmo 111 es uno de los salmos rituales usados por Israel para celebrar la
renovación de la alianza. Viene a ser como la lista de las bendiciones que Dios
promete a quienes han sellado su pacto con él.

Al escuchar esta lista de bendiciones, prometidas al justo que teme al Señor y ama
de corazón sus mandatos, los cristianos pensamos, casi espontánea y
necesariamente, en Cristo, el Justo por excelencia, el que, como cabeza del nuevo
pueblo de Dios, ha sellado en su sangre la alianza nueva y eterna. Dios ha
realizado en él todas las bendiciones prometidas en el salmo: Su descendencia —la
Iglesia— es bendita; él brilla en las tinieblas como una luz; su recuerdo es
perpetuo, como la misma celebración del domingo nos evidencia. Pero este salmo
puede evocarnos también la felicidad de quienes, por nuestra comunión en Cristo,
somos también herederos de las bendiciones de la nueva alianza. Meditado en este
contexto, este salmo puede ser muy significativo para concluir el domingo. El
bautismo, incorporándonos a Cristo, nos ha dado par te en las bendiciones divinas
prometidas al justo: también nosotros somos luz del mundo; también nuestro
corazón puede estar seguro, sin temor de malas noticias, porque hemos escuchado
la Buena Noticia de Jesús; también nosotros esperamos alzar la frente con
dignidad y ver derrotados a nuestros enemigos, la muerte y el pecado.

Que este salmo, pues, nos lleve, por una parte, a la contemplación de las
perfecciones de Cristo, el Justo por excelencia, y, por otra, a la acción de gracias
por la alianza y por las bendiciones que, por Cristo, hemos obtenido.

Es recomendable que este salmo sea, en algunas ocasiones, proclamado por un


salmista; si no es posible cantar la antífona propia, la asamblea puede acompañar
el salmo cantando las antífonas «Gloria y honor a ti, Señor», sólo la primera estrofa
(MD 604) o bien «El Señor es mi luz y mi salvación» (MD 842).

Oración I

Señor Jesús, luz que brillas en las tinieblas, tú que amaste de todo corazón los
mandatos del Padre y has dejado en el mundo un recuerdo perpetuo, tú que,
incluso en medio de las angustias de la pasión, conservaste tu corazón firme,
seguro y sin temor y viste derrotados a tus enemigos, la muerte y el pecado, danos
parte de tus bendiciones: haz de nosotros luz del mundo y sal de la tierra,
concédenos un corazón seguro y sin temor y haz que en el último día, por haber
amado de corazón tus mandatos, podamos alzar la frente con dignidad. Tú, que
vives y reinas por los siglos de los siglos.

R. Amén.

Oración II

Señor Jesús, luz indeficiente de quienes aman de corazón los mandatos de Dios,
haz que todos los cristianos caminemos como hijos de la luz, que nuestra caridad
sea constante, sin falta, que, por haber repartido limosna a los pobres, podamos en
el último día alzar la frente con dignidad y escuchar de tus labios la bendición
suprema: «Venid, benditos de mi Padre, heredad el reino preparado para vosotros
desde la creación del mundo.» Tú, que vives y reinas por los siglos de los siglos.

R. Amén.
CÁNTICO DEL APOCALIPSIS (cf. 19, 1­7) 

Véase domingo I, II Vísperas (p. 23).

En los domingos de Cuaresma: 
CÁNTICO DE PEDRO (1P 2, 21b­24) 

Véase domingo I, II Vísperas (p. 24).

LUNES IV 
Laudes 
SALMO 89 

Después de la celebración alegre del domingo, empezamos hoy un nuevo día y una
nueva semana de trabajo con un salmo sapiencial que nos hace meditar sobre la
brevedad y fragilidad de la vida del hombre, corta trayectoria entre el nacer y el
morir, repleta, además, de miserias y limitaciones, fruto de nuestras culpas e
infidelidades: Mil años en tu presencia son un ayer, que pasó; nuestros años se
acaban como un suspiro.

Pero el salmo, a pesar de sus acentos oscuros, nos abre a la esperanza. Dios tiene
compasión de sus siervos. El nuevo día, que empezamos, puede traernos la
misericordia del Señor, su perdón, la alegría y el júbilo; así pensaba ya el salmista,
que desconocía aún la inmortalidad futura: Vuélvete, Señor, ten compasión de tus
siervos; por la mañana sácianos de tu misericordia, y toda nuestra vida será
alegría y júbilo.

Si así pensaba el salmista en los umbrales de la re velación, el salmo, meditado por


quienes somos sabe dores de la resurrección que Dios tiene preparada a los
hombres, se abre a perspectivas mucho más esperanzadoras. La mañana, en que
estamos y que recuerda el salmo, nos puede evocar la mañana definitiva, el
momento todo luz, en que aparecerá el Hijo del hombre, momento del cual este
comienzo de día es débil imagen: En aquella mañana, Señor, cuando vengas a
juzgar al mundo, sácianos de tu misericordia, y toda nuestra vida será
eternamente alegría y júbilo.

Oración I

Señor, antes que fuera engendrado el orbe de la tierra, desde siempre y para
siempre, tú eres Dios y soportas que nosotros, frágiles y culpables, continuemos
habitando en la tierra de los vivos y nos das días y años para que adquiramos un
corazón sensato: que el amor, Señor, nos haga siempre dóciles a tu voluntad, que
nuestras acciones proclamen la obra de tus manos para que así podamos un día
gozar eternamente de la dulzura de tu presencia. Por Jesucristo nuestro Señor.

R. Amén.

Oración II

Dios y Señor del tiempo y de la eternidad, antes de que retornemos al polvo del que
fuimos formados, tu paciencia nos concede días y años, para que adquiramos un
corazón sensato: que baje a nosotros tu bondad y haga, durante este día, prósperas
las obras de nuestras manos, para que se manifiesten al mundo tu bondad y tu
gloria. Por Jesucristo nuestro Señor.

R. Amén.

CÁNTICO DE ISAÍAS (42, 10­16) 

Bajo diversas imágenes, frecuentes en el lenguaje bíblico —Dios guerrero


victorioso, dolores de la mujer cuando da a luz—, nuestro cántico anuncia a los des
terrados de Babilonia la libertad que se acerca. Los años de la cautividad han sido
largos cronológicamente y, sobre todo, psicológicamente: «Desde antiguo guardé
silencio, me callaba y aguantaba, permitiendo que los caldeos oprimieran a mi
pueblo; pero está llegando la hora en que saldré como un héroe, excitaré mi ardor
como un guerrero, y así salvaré a mi pueblo de la cautividad, guiándole, por
senderos que ignora, hacia la tierra de Canaán. El camino será como una procesión
de alegría y, bajo los pies de los desterrados que retornan, se agostarán montes y
collados y ante ellos convertiré lo escabroso en llano.» Los pueblos vecinos, al
contemplar las caravanas que retornan, clamarán desde la cumbre de las
montañas y darán gloria al Señor.

También nosotros experimentamos nuestras pruebas, también conocemos lo que es


el destierro y, con frecuencia, creemos que nuestras dificultades no terminarán;
pensamos que el Señor desde antiguo guarda silencio y se calla. La celebración
cotidiana de Laudes nos debe recordar que está cercano el fin de nuestras pruebas;
en esta primera hora de la mañana, el Señor salió como un héroe, excitó su ardor
como un guerrero, mostrándose valiente frente al enemigo, cuando destruyó la
muerte al salir del sepulcro. Con esta acción gloriosa, Dios no salvó ya a un pueblo
de la esclavitud de Babilonia, sino que libró a la humanidad entera de toda
esclavitud, cuando libró de la corrupción del sepulcro y de la esclavitud de la
muerte a su Hijo Jesucristo, primogénito de una nueva humanidad.

Si no es posible cantar la antífona propia, este cántico se puede acompañar


cantando alguna antífona que exprese la alabanza o la acción de gracias por la
victoria, por ejemplo: «Grandes, maravillosas son tus obras», sólo la primera
estrofa (MD 607) o bien «Cantemos al Señor, sublime es su victoria» (MD 737).

Oración I
Señor Jesús, tú que, como primogénito entre muchos hermanos, excitaste tu ardor
como un guerrero, destruyendo el imperio de la muerte, condúcenos a nosotros,
ciegos que no conocemos el camino, y guíanos por senderos de esperanza,
convirtiendo nuestras tinieblas en luz, hasta que lleguemos a contemplar aquel día
que ya no tendrá más noche. Tú, que vives y reinas por los siglos de los siglos.

R. Amén.

Oración II

Oh Dios, libertador nuestro, que, por la victoria de Cristo sobre la muerte, has
manifestado a todos los hombres el poder invencible de tu amor, ayúdanos a librar
el noble combate de la fe y haz que trabajemos para que nuestros hermanos sean
liberados de la injusticia y del error; que, a través de un nuevo éxodo, lleguen a ser
el pueblo de los salvados y, guiados por Jesucristo, tu Hijo, alcancen tu reino de
felicidad y de paz. Por Jesucristo nuestro Señor.

R. Amén.

SALMO 134, 1­12 

El salmo 134 es una invitación a la alabanza, funda da principalmente en la


contemplación de las dos obras más destacadas de Dios en favor de la humanidad y
de Israel, la creación y el éxodo: Yo sé que el Señor es grande, todo lo que quiere lo
hace: en el cielo y en la tierra...; él hirió a los primogénitos de Egipto, envió signos
y prodigios... Este salmo es, pues, en su conjunto, una gran afirmación de la
trascendencia divina.

También nosotros, Señor, queremos alabarte por la creación y por el nuevo éxodo
que nos has hecho vivir. Tú, Señor, eres grande; tú haces lo que quieres, heriste de
muerte a pueblos numerosos, a los innumerables pecados de los hombres y a la
misma muerte..., y nos diste tu tierra —el reino eterno— en heredad a nos otros,
Israel, tu nuevo pueblo.

Oración I

Señor grande, creador y salvador de tu pueblo, alabamos tu nombre y te


bendecimos, porque has hecho obras grandes en favor de tu pueblo: mataste a
reyes poderosos, el pecado y la muerte; compadecido de nosotros tus siervos, nos
has dado tu tierra en heredad; que tu recuerdo perdure entre nosotros de edad en
edad y que un día, en los atrios de tu casa, podamos bendecirte eternamente. Por
Jesucristo nuestro Señor.

R. Amén.

Oración II
Señor, creador del cielo y de la tierra, tú que haces lo que quieres, tú que haces
subir las nubes desde el horizonte, desatas las lluvias y sueltas a los vientos,
compadécete de tus siervos, que, reunidos en la casa del Señor, alaban tu nombre;
y, ya que nos has escogido en posesión tuya, danos también un día tu tierra en
heredad y haz que, en los atrios de tu casa, podamos bendecir tu nombre, por los
siglos de los siglos.

R. Amén.

Vísperas 
SALMO 135 (I y II) 

Para Israel el salmo 135 formaba parte del «gran hallel pascual», es decir, de la
suprema alabanza del pueblo escogido en honor de Yahvé. El entusiasmo con que
repetía el mismo estribillo impedía la rutina. El encadenamiento de las diversas
maravillas realiza das por Dios en favor suyo le testimoniaba el amor indeficiente
del Señor: Porque es eterna su misericordia.

En esta lista de acciones prodigiosas de Dios en favor de su pueblo hay tres


momentos privilegiados: la creación del mundo, la liberación de Egipto, la solicitud
de Dios por el pan de cada día de sus criaturas:

Él hizo sabiamente los cielos y afianzó sobre las aguas .la tierra; él hirió a Egipto y
sacó a Israel de aquel país; él da alimento a todo viviente.

Que la enumeración de estas maravillas, completa das, sobre todo en lo que se


refiere a la liberación pascual, por Jesucristo, no deje frío o indiferente al nuevo
Israel de Dios. Que el estribillo Porque es eterna su misericordia no se convierta en
nuestros labios en una fórmula rutinaria, sino que la contemplación amo rosa del
amor de Dios para con los hombres haga también de este salmo nuestro «gran
hallel», la alabanza a Dios del pueblo cristiano.

Es recomendable que este salmo sea recitado a manera de una letanía. Un lector
(o, mejor aún, un cantor, para que cada una de las frases de la letanía penetre más
profundamente) puede ir enumeran do las diversas maravillas que presenta el
salmo, y la asamblea puede responder con canto —tanto si la enumeración es leída
como si es cantada—: «Porque es eterna su misericordia.»

Oración I

Señor y Padre nuestro, porque eres bueno, porque amas al mundo y no quieres que
nadie se pierda, nos has enviado como salvador a tu Hijo; porque es eterna tu
misericordia, has aceptado su obediencia que nos ha hecho pasar de la muerte a la
vida y has dado tu Espíritu a los creyentes, para que vivamos en la libertad, como
hijos tuyos; por ello te damos gracias y bendecimos tu nombre, ahora y por los
siglos de los siglos.
R. Amén.

Oración II

Señor Dios, autor de grandes maravillas, te damos gracias porque eres bueno,
porque tu misericordia es eterna; te damos gracias por Cristo tu Hijo, nuestro
Señor, en quien hemos recibido toda gracia y todo don: por él has creado cuanto
existe en el cielo y en la tierra, en él y con él hemos pasado de la muerte a la vida,
por ello queremos bendecirte ahora y por los siglos de los siglos.

R. Amén.

CÁNTICO DE LA CARTA A LOS EFESIOS (1,3­10) 

Véase lunes I, Vísperas (p. 29).

MARTES IV 
Laudes 
SALMO 100 

El salmo 100 fue, en su origen, el programa de actuación de un rey recién


consagrado. Meditado por la comunidad cristiana al comienzo de un nuevo día, nos
sugiere un ideal de conducta recta para ofrecer a Dios, como himno de alabanza, la
nueva jornada: «Voy a cantar, con mis acciones del día, la bondad y la justicia; que
mis obras rectas sean para ti como una música grata en tu presencia, Señor.»

Es recomendable que este salmo sea, en algunas ocasiones, proclamado por un


salmista; si no es posible cantar la antífona propia, la asamblea puede acompañar
el salmo cantando las antífonas «Caminaré en presencia del Señor» (MD 829) o
bien «Yo cantaré al Señor toda mi vida».

Oración I

Señor Jesús, que has venido al mundo para que pudiéramos andar con rectitud de
corazón, tú, que nos has propuesto como ideal de perfección a tu propio Padre,
concede a los hijos de tu casa la verdadera perfección del amor: que vivamos hoy en
tu presencia sin cometer fraudes, sin ojos engreídos y así cantemos tu bondad y tu
justicia con cada una de las acciones de nuestra jornada. Tú, que vives y reinas por
los siglos de los siglos.

R. Amén.

Oración II
Concédenos, Señor, Dios nuestro, la rectitud de corazón: que andemos dentro de tu
casa, la Iglesia, sin poner nunca los ojos en intenciones viles, que andemos durante
esta jornada por un camino perfecto, siguiendo en todo tu ley y sirviéndote con
amor, que desde la mañana hagamos callar al hombre malvado que habita en
nosotros y vivamos en comunión de amor con los que te son leales. Por Jesucristo
nuestro Señor.

R. Amén.

CÁNTICO DE AZARÍAS (Dn 3,26­27.29. 34­41) 

El libro de Daniel pone en boca de Azarías, precipitado en el horno por haberse


negado a adorar la estatua erigida por Nabucodonosor, este cántico de penitencia.
En medio de las llamas, Azarías reconoce y confiesa humildemente los pecados de
Israel, por los que Dios parece haber olvidado sus antiguas promesas.

Toda esta plegaria refleja la situación de persecución del tiempo de los Macabeos.
A causa de sus pecados, Israel ha quedado reducido al más pequeño de todos los
pueblos, sin príncipes ni profetas, sin holocausto ni sacrificios, sin templo ni altar
donde ofrecer primicias, la humillación no puede ser mayor. Pero al profeta le
queda aún un medio a través del cual encontrar la faz de Dios: El corazón contrito
y el espíritu humilde pueden ser un sacrificio igual, e incluso mejor, que el
holocausto de carneros y toros.

Al empezar el nuevo día, hagamos nuestra esta plegaria. «Se acerca la hora, ya
está aquí —decía Jesús a la Samaritana—, en que los que quieran dar culto
verdadero adorarán al Padre en espíritu» (Jn 4, 23). Como Azarías y como los
mártires del tiempo de los Macabeos, también nosotros somos pobres y estamos
desprovistos de todo: de buenas obras e, incluso, quizá, de ilusiones y de deseos de
mejorar. Ofrezcamos, pues, a Dios lo único que está a nuestro alcance, nuestro
corazón contrito y nuestro espíritu humilde, y confiemos que el Dios de nuestros
padres no romperá su alianza y multiplicará nuestra descendencia como la arena
de las playas marinas, por Abrahán, su amigo, por Isaac, su siervo, por Israel, su
consagrado, y, sobre todo, por Jesús, su Hijo amadísimo.

Si no es posible cantar la antífona propia, este cántico se puede acompañar con


alguna antífona de matiz penitencial, por ejemplo: «Desde lo hondo a ti grito,
Señor», sólo la primera estrofa (MD 825) o bien «¡Padre, he pecado contra el cielo y
contra ti!» (MD 932).

Oración I

Escúchanos, Señor, Dios de nuestros padres, y no retires de nosotros tu favor;


humillados a causa de nuestros pecados y descorazonados por nuestras
debilidades, pero sabiendo que los que en ti confían no quedan defraudados,
acudimos a tu misericordia: acepta nuestro corazón contrito y nuestro espíritu
humilde y danos la abundancia de tu perdón y de tu paz. Por Jesucristo nuestro
Señor.

R. Amén.

Oración II

Concede, Señor a tu Iglesia una pobreza siempre creciente de medios y de fuerzas


propias, que le haga poner toda su confianza sólo en tu fidelidad; haz también que
el recuerdo de tus maravillas a lo largo de la historia de la salvación sea su fuerza
ante las pruebas presentes, para que, firme en la esperanza, haga de todas sus
obras un sacrificio espiritual, agradable a ti por Jesucristo, tu Hijo. Que vive y
reina por los siglos de los siglos.

R. Amén.

SALMO 143, 1­10 

Hoy tomamos en nuestros labios, como oración de la mañana, la plegaria de un


antiguo rey de Israel que, antes de emprender la batalla, aclama a su Dios como su
roca, su escudo y su refugio.

Con esta oración, empezamos hoy las luchas del nuevo día, seguros de que Dios
adiestrara nuestras manos para el combate, nuestros dedos para la pelea. Y
bendecimos a Dios porque, aunque el hombre es igual que un soplo, que una
sombra que pasa, el Señor inclina su cielo y desciende, extiende la mano desde
arriba y nos libra de las aguas caudalosas en las que a veces nos vemos
sumergidos.

Oración I

Señor, roca, escudo y refugio nuestro, tú, que das la victoria a los reyes y salvaste a
David, tu siervo, extiende también la mano desde arriba y defiéndenos a nosotros
de las aguas caudalosas; adiestra nuestras manos para el combate de este día y
haz que podamos someter a nuestros enemigos y que, reportada la victoria,
entonemos en tu honor un cántico nuevo. Por Jesucristo nuestro Señor.

R. Amén.

Oración II

Señor Dios victorioso, que, extendiendo la mano desde arriba, salvaste a Jesús, tu
siervo, sé también escudo y refugio de tu Iglesia; defiéndela en los combates del
mundo, líbrala de las aguas caudalosas del mal, que inundan la tierra, y haz que
un día te pueda cantar un cántico nuevo, confesando que ha sido salvada, porque
tú has inclinado tu cielo y te has fijado en ella. Por Jesucristo nuestro Señor.

R. Amén.
Vísperas 
SALMO 136, 1­6 

Para hacer del salmo 136 una oración personal de cada uno de nosotros, puede
ayudamos el reconstruir las circunstancias que dieron origen a este bello poema.
Israel se ha reunido para una liturgia penitencial; en esta celebración se recuerda
el tiempo del destierro babilónico y las humillaciones sufridas a las orillas del
Éufrates: Allí nuestros opresores, para divertirse, nos invitaban a cantar los
cantares de Sión; ¡hubiera sido un sacrilegio y una traición divertir al pueblo
idólatra con los cantos sagrados! Sólo la añorada Jerusalén puede ser objeto del
amor y de los cantos del pueblo de Dios: Si me olvido de ti, Jerusalén, si no te
pongo en la cumbre de mis alegrías, que se me pegue la lengua al paladar.

Este poema nos trae así el recuerdo de Babilonia y de Jerusalén, personificación y


símbolo de los dos amores que están constantemente solicitando nuestro corazón:
Junto a los canales de Babilonia, nos invitaban a cantar; pongo a Jerusalén en la
cumbre de mis alegrías. He aquí las dos ciudades, de las que ya hablan el
Apocalipsis y san Pablo: Babilonia, la gran meretriz; Jerusalén del cielo, nuestra
madre. Estos dos amores han construido dos ciudades, nos dirá san

Agustín, estos dos amores continúan su acción en cada una de las épocas y en cada
uno de nosotros y quieren captar sus adeptos; también hoy solicitan nuestra res
puesta. Que el salmo 136 nos sirva, pues, para renovar nuestra renuncia bautismal
a Satanás, a sus obras y a sus seducciones, y para poner nuestro corazón en la
Jerusalén del cielo: No cantaremos nuestros cantares en tierra extranjera, sino que
haremos de Jerusalén la cumbre de nuestras alegrías.

Es recomendable que este salmo sea, en algunas ocasiones, proclamado por un


salmista; si no es posible cantar la antífona propia, la asamblea puede acompañar
el salmo cantando la antífona «Por ti, patria esperada», sólo el estribillo (MD 602).

Oración I

Somos conscientes, Señor, de que el mundo de la confusión y de la idolatría en que


vivimos no es la ciudad que buscamos; somos ciudadanos del cielo y de allí
esperamos que venga el Salvador; líbranos, pues, Señor, de querer mezclar nuestra
fe con el pecado y guarda nuestros labios puros para tu alabanza. Por Jesucristo
nuestro Señor.

R. Amén.

Oración II

Padre nuestro que estás en los cielos, acuérdate de nosotros que, desterrados y
lejos de ti, nos sentamos a llorar con nostalgia, junto a los canales de Babilonia,
alejados de la verdadera felicidad; no permitas que, en esta tierra extranjera, nos
olvidemos de la Jerusalén donde tú serás nuestra alegría, y haz que algún día,
vencidos nuestros opresores, alejados del pecado, liberados de la ignorancia y
destruida para siempre la muerte, podamos cantar los cantares de Sión, en
compañía de todos tus santos. Por Jesucristo nuestro Señor.

R. Amén.

SALMO 137 

El salmo 137 es el himno de acción de gracias de un rey que, superados los peligros
de la guerra y vencidos los enemigos, va al templo a dar gracias a Dios por la
victoria, confesando que el triunfo ha sido consecuencia de haber pedido el auxilio
de Dios: Te doy gracias, Señor, de todo corazón, porque, cuando te invoqué, me
escuchaste y, cuando caminé entre peligros, me conservaste la vida.

Es fácil rezar este salmo con nuestros ojos puestos en Cristo, que «ora en nosotros
como cabeza nuestra» (S. Agustín, Comentario al salmo 85, 1). El Señor, en efecto,
verdadero rey del nuevo pueblo de Dios, al emprender, en su pasión, la lucha
contra el pecado y la muerte, invocó a Dios, su Padre, y Dios le escuchó, caminando
entre peligros; a pesar de haber penetrado incluso en el sepulcro, le conservo la
vida, y, por eso, ahora, delante de los ángeles, le da gracias de todo corazón.

Contemplemos, a través de este salmo, la victoria de Cristo, nuestro rey, demos


gracias al Señor de todo corazón por esta victoria, que redunda en bien de todos los
hombres, y pidamos a Dios que no abandone la obra de sus manos, iniciada en la
resurrección de Cristo, sino que complete sus favores con nosotros, llevando a todos
los hombres a una salvación semejan te a la de su Hijo.

Si no es posible cantar la antífona propia, este salmo se puede acompañar


cantando las antífonas «Te damos gracias, Señor» (MD 833), «El Señor hizo en mí
maravillas» (MD 981) o bien «Gloria, honor a ti, Señor Jesús» (L. Deiss).

Oración I

Te damos gracias, Señor, de todo corazón, porque escuchaste a Cristo, tu Hijo,


cuando, en los días de su vida mortal, te presentó oraciones y súplicas, a gritos y
con lágrimas, y, extendiendo tu derecha, lo salvaste de la muerte; completa, Señor,
con nosotros los favores iniciados en Cristo y no abandones la obra de tus manos.
Por Jesucristo nuestro Señor.

R. Amén.

Oración II

Escucha, Señor, la oración de tu Iglesia, que, delante de los ángeles, tañe para ti;
tú, que te fijas en el humilde y de lejos conoces al soberbio, extiende tu derecha
sobre nosotros y sálvanos, completando con nosotros aquella obra de tus manos,
que iniciaste al resucitar a tu Hijo de entre los muertos. Por Jesucristo nuestro
Señor.

R. Amén.

CÁNTICO DEL APOCALIPSIS (4, 11; 5, 9­10. 12) 

Véase martes I, Vísperas (p. 35).

MIÉRCOLES IV 
Laudes 
SALMO 107 

El salmo 107 está formado por dos cantos diversos. El primer canto es una oración
pidiendo la victoriosa teofanía de Dios en una guerra: Elévate sobre el cielo, Dios
mío; que tu mano salvadora nos responda, para que se salven tus predilectos. El
salmista está tan cierto que se realizará esta su petición que da gracias ya de
antemano por la victoria y dice a Dios su plena confianza en que esta petición se
realice: Dios mío, mi corazón está firme; vendrá la victoria y, entonces, te daré
gracias ante los pueblos.

El segundo canto contiene un oráculo no realizado, por lo menos bajo la forma como
lo esperaba el pueblo: Dios habló: «Triunfante ocuparé Siquem; sobre Edom echo
mi sandalia.» La realidad, en cambio, fue muy otra, Israel no venció a Edom, sino
que sufrió una derrota en la batalla. ¿Quién me conducirá a Edom, si tú, oh Dios,
nos has rechazado? El enemigo ha vencido, y la ocupación de Edom no se ha dado;
pero, a pesar de todo, el salmista no deja de confiar: Con Dios haremos proezas, él
pisoteará a nuestros enemigos, no quizá como nosotros soñábamos, pero sí de una
manera que sólo él sabe y prevé.

Este salmo, un poco difícil en su primera lectura, es una magnífica oración de fe y


esperanza cristiana.

Es una acción de gracias por la salvación, ya antes de que la hayamos


experimentado, y una acción de gracias sin titubeos: Dios mío, mi corazón está
firme; no sé lo que me traerá el nuevo día, pero despertaré a la aurora, para darte
gracias porque te elevarás sobre el cielo y tu gloria llenará la tierra, para que se
salven tus predilectos.

Y, si tus promesas no se realizan según nuestros pensamientos, si nosotros


soñábamos en tu victoria en un sentido y bajo unas apariencias que no se realizan,
si los acontecimientos nos parecen contradecir tus oráculos, si, ante los planes
forjados e imposibles de llevar a término, tengo que decir: ¿Quién me conducirá a
Edom?, es decir: « me dará la victoria sobre el mal para vencer?», pediremos tu
auxilio y esperaremos confiados tus caminos, que no son siempre nuestros caminos:
Auxílianos contra el enemigo, y contigo haremos proezas.

Oración I

Acoge, Señor, la oración de tus siervos y haz que nuestros corazones despierten a la
aurora para darte gracias; auxílianos en nuestras angustias, pues toda ayuda del
hombre es inútil, y muéstranos tu gloria, para que se salven los predilectos que tú
tanto amas. Por Jesucristo nuestro Señor.

R. Amén.

Oración II

Señor Jesús, que, triunfando sobre tus enemigos, la muerte y el pecado, has sido
elevado sobre el cielo, despierta nuestro corazón, para que te demos gracias ante
los pueblos; que, cantando tu resurrección, despertemos la aurora y, guiados por la
fe, victoria que vence al mundo, lleguemos hasta aquella plaza fuerte donde tú
reinas, por los siglos de los siglos.

R. Amén.

CÁNTICO DE ISAÍAS (61, 10—62, 5) 

Este cántico de Isaías es un himno a Jerusalén, que será restaurada después de los
años tristes del cautiverio. Nuestro texto tiene como dos partes. En la primera
parte es la propia Jerusalén quien habla; se siente exultante y radiante al pensar
en los días que se le acercan: El Señor me ha envuelto en un manto de triunfo,
como novia que se adorna con sus joyas. En la segunda parte es el profeta quien
habla, dirigiéndose a Jerusalén, que está a punto de abandonar el destierro de
Babilonia: Los pueblos vecinos, por donde pasarán las caravanas de los desterrados
que retornan, verán tu justicia y tu gloria; ya no te llamarán «Abandonada», como
cuando eras esclava en Babilonia, sino «Desposada», porque el Señor te prefiere a
ti, como un joven que se casa con su novia.

Dios continúa amando también a su pueblo en nuestros días, incluso cuando


nosotros le hemos sido in fieles. Este cántico nos recuerda el amor indefectible de
Dios hacia nosotros. Los mismos castigos y silencios de Dios, aquellos momentos en
que, personal o eclesialmente, nos podemos sentir como si fuésemos la
«Abandonada», terminarán y desembocarán en un nuevo amor de Dios, esposo que
no nos abandonará, por que el Señor nos prefiere a nosotros, y nuestra tierra
tendrá un Dios por marido.

Es recomendable que este cántico sea distribuido entre la asamblea y un lector que
representara al profeta. La asamblea podría recitar o cantar a dos coros desde el
principio del canto hasta «los himnos, ante los pueblos»; el lector proclamaría,
desde el ambón, la parte final, desde «Por amor de Sión no callaré». Si no es posible
cantar la antífona propia, este cántico se puede acompañar cantando alguna
antífona que celebre la gloria del pueblo de Dios, por ejemplo: «Hija de Sión,
alégrate» (MD 606).

Oración I

Reconstruye, Señor, las murallas de la nueva Jerusalén, tú, que no dejas nunca de
amar a tu pueblo; haz de la Iglesia una corona fúlgida en tus manos, perdonando
todas sus infidelidades; por tu bondad, favorece nuevamente a Sión, para que,
renovada y enriquecida con tus dones, como una novia que se adorna con sus joyas,
pueda ser tomada como tu desposada y encuentres en ella la alegría que encuentra
el marido con su esposa. Por Jesucristo nuestro Señor.

R. Amén.

Oración II

Señor Jesús, que has venido al mundo, a traer la paz y la salvación a la Iglesia, tu
amada, y la has envuelto en un manto de triunfo, como una novia que se adorna
con sus joyas, haz que esta esposa, que tu mismo te has elegido, te ame siempre
con amor indefectible y que, unida a la Virgen María y envuelta en santidad,
desborde de gozo y alegría y se alegre siempre contigo, su Dios y su Señor. Tú, que
vives y reinas por los siglos de los siglos.

R. Amén.

SALMO 145 

La primera hora del día es el momento de los planes y proyectos; pero nuestra
experiencia nos invita a no fiarnos demasiado de ellos, pues, aunque el espíritu
esté pronto, la carne es débil. Por ello el salmo 145 es una oración muy oportuna
para el comienzo de la jornada. Este salmo nos hace dirigir nuestra mirada a Dios,
poniendo sólo en él nuestra confianza: No con fiemos en el hombre —ni en nosotros
mismos ni en ninguno de los mortales—, pues los seres de polvo no pueden salvar.
Apoyémonos, en cambio, en el Señor, pues es dichoso aquel a quien auxilia el Dios
de Jacob, ya que sólo él liberta a los cautivos, abre los ojos al ciego, da pan a los
hambrientos.

Oración I

Sólo en ti, Dios de Jacob, esperamos, porque sólo tú eres poderoso y fiel; libértanos,
Señor, de nuestra cautividad, como esposo amante, abre nuestros ojos, levanta
nuestro abatimiento, danos pan, pues nos sentimos hambrientos, justicia, pues nos
sentimos oprimidos. Por Jesucristo nuestro Señor.

R. Amén.

Oración II
Padre nuestro, que estás en los cielos, tú, que has querido que la buena nueva del
Evangelio fuera revelada a los pobres y oprimidos, míranos a nosotros, seres de
polvo cuyos planes perecen, y haz que gocemos de tu auxilio, pues sólo esperamos
en ti. Por Jesucristo nuestro Señor.

R. Amén.

Vísperas 
SALMO 138, 1­18. 23­24 (I y II) 

Un sabio medita sobre la omnipresencia de Dios y sobre su sabiduría, que penetra


hasta lo más recóndito de nuestra vida. Su poema quiere ser un homenaje de
entrega confiada a aquel que todo lo sabe: nuestro pasado, nuestro presente,
nuestro futuro. El pasado, que ya hemos olvidado o del que quizá nunca fuimos
conscientes, está presente a los ojos de Dios:

Cuando, en lo oculto, me iba formando, no desconocías mis huesos, conocías hasta


el fondo de mi alma; el presente, lleno de misterios para nuestra mente, es
luminoso a los ojos de Dios: Penetras mis pensamientos, distingues mi camino; el
futuro, objeto sólo de mis proyectos, el Señor no deja de penetrarlo: ¿A dónde iré?,
allí me alcanzará tu izquierda y me agarrará tu derecha.

Dios, como dirán los místicos, nos penetra más pro fundamente de lo que nosotros
mismos podemos conocernos; he aquí la confesión de este salmo. Si este penetrar
de Dios en nuestras vidas puede dar intranquilidad al impío, para el salmista es
fuente de paz y de abandono en manos del que todo lo sabe: Señor, tú me cubres
con tu palma. Esta omnisciencia de Dios suscita su oración pidiendo al Señor que
cuide de su vida: Señor, mira si mi camino se desvía y guíame por el camino eterno.
Que la paz que fluye de esta oración del salmista sea nuestra paz y nuestra
plegaria en este momento en que el día termina.

Oración I

Señor, tú no necesitas nuestras explicaciones, porque sabes bien lo que hay en el


hombre; que la luz de tu saber penetre la tiniebla de nuestros corazones, para que
podamos encontrarte y seguir con fidelidad el camino de tu Evangelio. Por
Jesucristo nuestro Señor.

R. Amén.

Oración II

Tú, Señor, que nos conoces y, con tu mirada, penetras nuestros pensamientos,
cúbrenos siempre con tu palma, vela sobre nosotros, para que nuestro camino no se
desvíe, y, con tu saber portentoso, guíanos por el camino eterno. Por Jesucristo
nuestro Señor.
R. Amén.

CÁNTICO DE LA CARTA A LOS COLOSENSES (1, 12­20) 

Véase miércoles I, Vísperas (p. 40).

JUEVES IV 
Laudes 
SALMO 142, 1­11 

El salmo 142 es la oración de un oprimido, en quien podemos ver personificado todo


el pueblo de Dios. Entre dificultades y sufrimientos, los ojos puestos en el poder de
Dios y en las obras de sus manos, meditando siempre las acciones del Señor, se va
avanzando hacia la victoria definitiva.

El enemigo nos persigue, nos es difícil el camino del bien, nuestro aliento desfallece
y, con frecuencia, caemos en el camino, porque somos de barro. Pero, Señor, tú, que
eres el único justo, no nos escondas tu rostro a causa de nuestra debilidad;
recuerda que ningún hombre vivo es inocente frente a ti; lo reconocemos
humildemente, Señor.

Bajo el signo de la propia debilidad y de la santidad de Dios, conscientes de nuestro


pecado, pero recordando los tiempos antiguos —el éxodo y la resurrección— en que
Dios nos dio, de una vez para siempre, garantía de su amor, empezamos un nuevo
día en la humildad y la esperanza. Señor, al empezar la jornada, tu Iglesia te pide
suplicante: En la mañana hazme escuchar tu gracia e indícame el camino que he
de seguir en cada una de las acciones de este día.

Oración I

Señor Jesucristo, que, saliendo victorioso del sepulcro, nos hiciste escuchar tu
gracia en la mañana de la resurrección, haciendo resplandecer una aurora
fulgurante sobre quienes estaban confinados a las tinieblas, como muertos ya
olvidados, cuando la muerte nos abra las puertas de tu encuentro, no llames a
juicio a tus siervos, antes, que tu Espíritu, que es bueno, nos guíe por tierra llana y
nos conduzca hasta tu reino. Tú, que vives y reinas por los siglos de los siglos.

R. Amén.

Oración II

Extendemos nuestros brazos hacia ti y te pedimos, Señor, que perdones nuestros


pecados; Padre eterno, Dios todopoderoso, no llames a juicio a tus siervos, antes
sácalos de sus angustias y líbralos del mal que los rodea, pues ningún hombre vivo
es inocente frente a ti; que, salvados, Señor, por tu bondad, tu Espíritu nos guíe
por la senda llana, hasta alcanzar aquel reino donde tú vives, por los siglos de los
siglos.

R. Amén.

CÁNTICO DE ISAÍAS (66, 10­14a) 

El cántico de hoy es un himno escatológico en honor de la Jerusalén definitiva. Ha


terminado ya la cautividad de Babilonia, y los israelitas han retornado a Tierra
Santa. Pero las esperanzas, forjadas durante el destierro, no se han realizado como
Israel imaginaba en los días de cautiverio. Jerusalén no es la ciudad gloriosa y
vencedora, sino un conjunto de ruinas; la pobreza y las calamidades de la
posguerra dificultan la reconstrucción de la ciudad, la hostilidad de los pueblos
vecinos no hace sino acrecentar las ya graves dificultades que se respiran por todas
partes. Todo ello es motivo de decepción para un pueblo que en el dolor había
imaginado un porvenir glorioso. Pero que da un resto de fervorosos israelitas que
no han perdido totalmente la esperanza y que, ante las dificultades presentes,
empiezan a entrever que las promesas de Dios sobre el futuro de la ciudad santa
han de referir- se a una Jerusalén muy distinta de la política y nacionalista que se
habían imaginado. Nuestro cántico va dedicado, pues, a este pequeño resto que
continúa creyendo en las promesas de Yahvé, y tiene por objeto reafirmar sus
esperanzas.

El Espíritu nos repite hoy a nosotros el mensaje de este cántico. También el pueblo
cristiano es invitado, frecuentemente, al gozo, con el anuncio de los bienes y
favores de Dios, con la proclamación del Evangelio de Jesús. Pero también el
pueblo cristiano, con frecuencia, entiende mal este mensaje y hace de las promesas
de Dios bienes a la propia medida. Se imagina una Iglesia santa y pura en todos
sus miembros y en cada una de sus instituciones, sueña con una paz y justicia
plena y total ya aquí en la tierra..., y, cuando estos bienes no llegan a ser realidad
en toda su plenitud, muchos son los que se descorazonan. La palabra de Dios
nunca nos ha prometido los bienes escatológicos para el tiempo de nuestra
peregrinación; por eso, nunca en la tierra la comunidad cristiana será totalmente
pura y santa. En el momento actual, la Iglesia es sola mente aquella red que
congrega toda clase de peces, buenos y malos, hasta el día en que los ángeles
separen los justos de los pecadores; aquí en la tierra, el mundo nunca será
plenamente justo, porque los hombres debemos anhelar el mundo mejor que
empezará con la gloriosa manifestación de Jesús, el Señor, manifestación que será
la única realidad plena de justicia humana. Pero, mientras luchamos por aquel
mundo mejor que no acabamos nunca de conseguir, hemos de conservar viva la
esperanza: Gozad con Jerusalén, todos los que la amáis, ale graos, los que por ella
llevasteis luto, porque el Señor destruirá a sus enemigos —injusticia, dolor,
pecado, muerte— y en la Jerusalén definitiva seréis consolados.
Si no es posible cantar la antífona propia, este cántico se puede acompañar
cantando alguna antífona que celebre la gloria de la Iglesia, por ejemplo: «Hija de
Sión, alégrate» (MD 606) o bien «Hacía ti, morada santa» (MD 649).

Oración I

Señor Dios nuestro, has prometido consolar Jerusalén como una madre consuela a
sus hijos; haz que, mientras vivamos aún en el cuerpo, emigrados y lejos de ti,
anhelemos estar con Cristo y nos sintamos ya salvados en aquella esperanza que
no engaña. Por Jesucristo nuestro Señor.

R. Amén.

Oración II

Señor Jesús, que has dicho: «Venid a mí todos los que estéis cansados y agobiados y
yo os aliviaré», consuela a tu pueblo con la dulzura de tu amor y haz que nuestros
trabajos engendren aquel mundo nuevo, donde todos se saciarán de la alegría que
tú mismo prometiste y que nadie nos podrá arrebatar. Tú, que vives y reinas por
los siglos de los siglos.

R. Amén.

SALMO 146 

El salmo 146 es, con toda probabilidad, un himno que se compuso para la
reconstrucción de las murallas de Jerusalén, cuando Israel volvió del exilio. El
salmista nos hace contemplar en la reconstrucción de la ciudad y en el retorno de
los exiliados una prueba de la bondad del Señor. Un sentimiento de conmoción
invade su ánimo: El Dios omnipotente, creador del universo, se apresura ahora a
ocuparse de Israel, para levantar su postración, vendar sus heridas, sostener a los
humildes y humillar a los malvados.

Nuestra vida experimenta también dificultades y desánimos semejantes a las que


vivieron los desterrados de Babilonia, necesita también contemplar la restauración
que Dios prepara a su pueblo. En esta primera hora de la mañana —en que, por el
poder de Dios, un hombre como nosotros, Cristo Jesús, que además era verdadero
Dios, levantó su humanidad destruida e hizo de su cuerpo glorioso el símbolo y el
inicio de la nueva Jerusalén—, contemplemos este misterio y exclamemos El
Señor, grande y poderoso, el que cuenta el número de las estrellas y a cada una la
llama por su nombre, reconstruye Jerusalén y, con ello, sana nuestros corazones
destrozados. Dios merece una alabanza armoniosa.

Oración I

Señor Dios, cuya sabiduría no tiene medida, cuyo poder somete a cada estrella,
llamándola por su nombre, tú, que reconstruiste Jerusalén y reuniste a los
deportados de Israel, sana ahora también nuestros corazones destrozados y haz
que confiemos siempre en tu misericordia. Por Jesucristo nuestro Señor.

R. Amén.

Oración II

Señor Dios, tú que sostienes a los humildes, pon tus ojos en estos fieles que confían
en tu misericordia, venda nuestras heridas, sana nuestros corazones destrozados,
no permitas que vivamos nuevamente en el destierro lejos de ti, antes reúnenos en
tu Iglesia, nueva Jerusalén reconstruida, y haz que en ella entonemos la acción de
gracias, esperando el día en que cantaremos en tu presencia, la música buena, la
alabanza armoniosa que tú mereces. Por Jesucristo nuestro Señor.

R. Amén.

Vísperas 
SALMO 143 (I y II) 

El salmo 143, con el que hoy empezamos nuestra oración de la noche, se adapta
extraordinariamente bien a la situación de la Iglesia peregrina, que vive su «ya
ahora» de la victoria pascual realizada por Cristo y su « todavía no» de la
esperanza escatológica de los bienes que el Señor le tiene preparados.

Bendito sea el Señor, que me somete los pueblos, que salva a David su siervo, que
se ha fijado en el hombre y ha pensado en los hijos de Adán, que adiestra mis
manos para el combate; por todo ello, Señor, te cantaré un cántico nuevo, pues
estas imágenes me recuerdan el triunfo pascual de tu Hijo, el «ya ahora» de la
Pascua realizada.

Pero la Iglesia espera aún la plena manifestación del triunfo pascual; el mundo
sufre aún, porque no ha llegado, como su Cabeza, Cristo, a la «libertad gloriosa de
los hijos de Dios» (Rm 8, 21). De aquí las súplicas insistentes del nuevo Israel:
Señor, inclina tu cielo y desciende, defiéndeme de las aguas caudalosas, de la mano
de los extranjeros. Te damos gracias, Señor, por la Pascua realizada, te invocamos
para que nos asistas en nuestra lucha por la destrucción del mal.

Si no es posible cantar la antífona propia, este salmo se puede acompañar


cantando las antífonas «El Señor es mi fuerza» MD 647) o bien «Protégeme, Dios
mío, que me refugio en ti» (MD 736).

Oración I

Mira, Señor, a tu pueblo, que se gloría de tenerte como Dios y Padre; míranos,
reunidos en la alabanza de la victoria pascual de Jesucristo, hijo de David y
hermano nuestro según la carne no somos dignos de que te fijes en nosotros, pero
tú nos has salvado y has puesto en nuestros labios el cántico nuevo de tu alabanza;
recíbela por Jesucristo nuestro Señor. Que vive y reina por los siglos de los siglos.

R. Amén.

Oración II

Bendito seas, Señor, porque has pensado en los hijos de Adán y, por Cristo, tu Hijo,
has establecido tu alianza con ellos en el combate contra las fuerzas del mal; no
dejes de extender la mano desde arriba, cuando luchamos contra nuestros
enemigos y haz que la salvación que diste a Jesús, el nuevo David, sea extendida a
cuantos forman su cuerpo. Por Jesucristo nuestro Señor.

R. Amén.

CÁNTICO DEL APOCALIPSIS (11, 17­18; 12, 10b­12a) 

Véase jueves I, Vísperas (p. 46).

VIERNES IV 
Laudes 
SALMO 50 

Véase viernes I, Laudes (p. 47).

CÁNTICO DE TOBIT (Tb 13, 10­15. 17­19) 

El libro de Tobías pone nuestro cántico en labios del anciano patriarca Tobit, tan
probado por Dios. Al ver Tobit que el Señor le ha devuelto la vista, después de los
largos años de ceguera, siente crecer su esperanza. Cómo la ceguera ha conocido el
fin, también tendrá fin el destierro de Babilonia, y Jerusalén, la ciudad amada,
recobrará su antiguo esplendor, hasta tal punto que vendrán de lejos muchos
pueblos, con ofrendas para el Rey del cielo.

A nosotros, cristianos, que vivimos ciegos, por nuestra ignorancia, y sumergidos en


las dificultades del destierro, este cántico nos ha de abrir a la esperanza.
Experimentamos la propia limitación —ceguera de nuestro espíritu— y las
pruebas del destierro; con frecuencia, Dios nos ha castigado por nuestras obras,
pero también hemos probado, incluso ya ahora durante nuestro destierro, el amor
a Cristo, nuestro es poso, quien, con su palabra evangélica, ilumina nuestras
tinieblas, como fueron iluminados los ojos de Tobit. Esta palabra nos hace esperar,
para el futuro, el consuelo de la Jerusalén definitiva, donde nos alegraremos con el
pueblo justo reunido en ella.
Es recomendable que este cántico sea, en algunas ocasiones, proclamado por un
salmista; si no es posible cantar la antífona propia, la asamblea puede acompañar
el cántico cantando alguna antífona que celebre la gloria de la Jerusalén futura,
por ejemplo: «Hija de Sión, alégrate» (MD 606) o bien «Dad gracias al Señor con
cantos de alegría» (MD 761).

Oración I

Haz Señor que, llenos de fe, vivamos en continua espera del bienaventurado día en
que se manifestará la gloria del gran Dios y Salvador nuestro, Cristo Jesús; que,
cuando él venga a ser glorificado con sus santos, podamos alegrarnos y saltar de
gozo contemplando la nueva Jerusalén, reedificada con zafiros y esmeraldas, y,
congregados en ella, te podamos bendecir, por los siglos de los siglos.

R. Amén.

Oración II

Tú, Señor, has hecho de tu Iglesia la ciudad situada en lo alto del monte, para que,
como signo de tu amor a los hombres, aportara a los pueblos la libertad, la alegría
y la paz; haz que tu pueblo realice la misión que le ha sido confiada y congregue
todas las naciones en la confesión de tu nombre. Por Jesucristo nuestro Señor.

R. Amén.

SALMO 147 

Véase viernes II, Laudes (p. 79).

Vísperas 
SALMO 144 (I y II) 

El salmo 144 es todo él, desde sus primeras expresiones hasta el fin, un canto de
acción de gracias. Por ello puede ser una de las oraciones más propias del pueblo
que conoce la «Buena nueva de la salvación», que sabe que «nada le falta —como
decía el Apóstol— en ninguna clase de bienes celestiales».

Israel, para realizar lo que dice este salmo: Día tras día te bendeciré, recita
diariamente este texto en el oficio matinal; el Talmud judío afirma que quien lo
reza tres veces al día puede estar cierto de que «es hijo del mundo futuro».

Nosotros, cristianos, que en la celebración del viernes empezamos el recuerdo


semanal de la Pascua, ha gamos hoy de este salmo nuestra oración, narrando las
grandes acciones de Dios, difundiendo la memoria de su inmensa bondad,
aclamando sus victorias.
«Este salmo —decía san Juan Crisóstomo— es digno de que le prestemos la mayor
atención; es justo que quien ha sido hecho hijo de Dios, que quien participa en su
mesa espiritual glorifique a su Padre.» San Juan Crisóstomo comprendió bien que
este salmo habla de nuestro Padre, pues, en definitiva, canta el misterio de nuestra
adopción divina, los favores de aquel que es cariñoso con todas sus criaturas.

Oración I

Te damos gracias, Señor, porque eres cariñoso con todas tus criaturas, porque has
querido que no nos falte ninguna clase de bienes celestiales; ayúdanos a ponderar
siempre tus obras y a contar tus hazañas, explicando a los hombres la gloria de tu
reinado. Por Jesucristo nuestro Señor.

R. Amén.

Oración II

Señor Dios, bueno con todos y cariñoso con todas tus criaturas, los ojos de los
hombres te están aguardando: abre, pues, tu mano y satisface los deseos de tus
hijos dispersos por el mundo, escucha sus gritos y sálvalos, sostiene a los que van a
caer, guarda a los que te aman y haz que nuestra boca pronuncie tu alabanza,
ahora y por los siglos de los siglos.

R. Amén.

CÁNTICO DEL APOCALIPSIS (15, 3­4) 

Véase viernes I, Vísperas (p. 51).

SÁBADO IV 
Laudes 
SALMO 91 

Véase sábado II, Laudes (p. 82).

CÁNTICO DE EZEQUIEL (36, 24­28) 

El cántico que hoy usaremos en nuestra oración matutina forma parte de un


oráculo más extenso (Ez 36—37), en el que se describe la salvación que Dios
promete a Israel exiliado en Babilonia. El destierro está llegando ya a su término,
y Dios se dispone a re coger a los israelitas de entre las naciones, para llevarlos de
nuevo a su tierra. Pero antes del retorno ha de intervenir una solemne liturgia
penitencial, porque el pueblo, con sus infidelidades, se ha manchado, y Palestina es
la tierra santa de Yahvé. Por eso, Dios promete un agua purificante que, a la
manera de las purificaciones rituales, renovará el corazón y el espíritu de los hijos
de Israel: Derramaré sobre vosotros un agua pura que os purificará.

El cántico de Ezequiel se realiza plenamente en el nuevo Israel de Dios. También


nosotros y toda la comunidad eclesial hemos sido infieles, nos hemos mancillado
con nuestras repetidas infidelidades. Pero Dios

no nos abandona: él ha derramado sobre nosotros un agua pura y, en el bautismo,


con la sangre de su Hijo, nos ha purificado de todas nuestras inmundicias. Y, junto
con el perdón de nuestros pecados, «hemos recibido el Espíritu» (Hch 2, 38), como
prometió Pedro a los que se bautizaron el día de Pentecostés. Así preparados, el
Señor nos promete un nuevo éxodo hacia la Jerusalén definitiva y santa: Os
recogerá de entre las naciones, y habitaréis en la tierra que di a vuestros padres;
allí, cuando «el primer cielo y la primera tierra habrán pasado», en «la ciudad
santa, la nueva Jerusalén» (Ap 21, 1. 2), seremos definitivamente su pueblo y él
será nuestro Dios.

Es recomendable que este cántico sea proclamado por un salmista; si no es posible


cantar la antífona propia, la asamblea puede acompañar el cántico cantando
alguna antífona que exprese la confianza en llegar a la Jerusalén definitiva o el
deseo de renovación por el Espíritu o bien que celebre la dicha de la Jerusalén
futura, por ejemplo: «Hija de Sión, alégrate», sólo la segunda estrofa (MD 606),
«Hacia ti, morada santa,, (MD 649) o bien «Danos, Señor, un corazón nuevo» (MD
971).

Oración I

Señor Dios, que, en el bautismo, has derramado sobre nosotros un agua pura, que
nos ha purificado de todas nuestras inmundicias, y, en el sacramento de la
plenitud cristiana, has infundido en nosotros un Espíritu nuevo, haz que nunca
contristemos este Espíritu, sino que, guiados siempre por él, caminemos según tus
preceptos; así un día mereceremos habitar en la tierra que prometiste a nuestros
padres, y allí, en el gozo y la felicidad, nosotros seremos tu pueblo y tú serás
nuestro Dios, por los siglos de los siglos.

R. Amén.

Oración II

Dios y Padre nuestro, que, en el misterio pascual de la muerte y resurrección de tu


Hijo, has dado cumplimiento a todas tus antiguas promesas, renueva hoy en favor
de todos los creyentes las maravillas de la nueva alianza: derrama sobre todos los
hombres el agua purificante del bautismo, infúndeles el Espíritu nuevo de tu Hijo,
danos a todos un corazón de carne, semejante al de Cristo, y reúnenos a todos en
aquella tierra que tú has preparado para tus hijos, donde tú serás nuestro Dios y
nosotros tu pueblo por los siglos de los siglos. Por Jesucristo nuestro Señor.
R. Amén.

SALMO 8 

Véase sábado II, Laudes (p. 84).