Está en la página 1de 28

JURISPRUDENCIA

FUNDAMENTAL
Marzo / 2015
Año 1 Volumen 9

JURISPRUDENCIA
FUNDAMENTAL
Actualidad
Área
Civil
Algunos aspectos sobre la reparación e indemnización judicial
Responsabilidad

Contenido
Acordar en la vía penal el monto reparatorio no imposibilita iniciar acciones en
casación N.º 1 409
la vía civil (Casación N.º 2735-2013, HUAURA)
Procede indemnización por daños y perjuicios ante la jurisdicción contenciosa
casación N.º 2 413
administrativa (Casación N.º 4565-2013 LIMA)
Si el TC determinó a los sujetos a indemnizar, no deben analizarse los elementos
casación N.º 3 416
constitutivos de la responsabilidad (Casación N.º 1142–2012 LIMA)
Es facultad del juez aumentar o disminuir el monto indemnizatorio por lucro
casación N.º 4 425
cesante (Casación N.º 4540-2012 LIMA)
Los daños causados por la durabilidad de un proceso son reparables (Casación
casación N.º 5 429
N.º 2364-2013 JUNÍN)

Presentación
Jurisprudencia fundamental

Recientemente se han presentado algunas resoluciones judiciales supremas muy interesantes en tor-
no al resarcimiento de daños y perjuicios civiles. Particularmente se han dado casos que involucran
a otras competencias o tribunales; por ejemplo, la procedencia de un resarcimiento de los daños
derivados de un despido injusto sancionado por el Tribunal Constitucional, o cuando se acuerda
en vía penal, frente al fiscal, un monto resarcitorio del delito y luego se pretenden iniciar acciones
civiles por daños y perjuicios. Estos y otros temas relevantes son tratados en esta sección, bajo el
título de Algunos aspectos sobre la reparación e indemnización judicial.
Se recogen aquí, por lo tanto, las más importantes casaciones supremas recientes, sobre los siguien-
tes asuntos:
• Acordar en la vía penal el monto reparatorio no imposibilita iniciar acciones en la vía civil.
• Procede indemnización por daños y perjuicios ante la jurisdicción contenciosa administrativa.
• Si el TC determinó a los sujetos a indemnizar, no deben analizarse los elementos constitutivos de
la responsabilidad.
• Es facultad del juez aumentar o disminuir el monto indemnizatorio por lucro cesante.
• Los daños causados por la durabilidad de un proceso son reparables.

408 Instituto Pacífico Volumen 9 | Marzo 2015


Algunos aspectos sobre la reparación e indemnización judicial

JURISPRUDENCIA FUNDAMENTAL

Casación N.º 2735-


2013, HUAURA*
Acordar en la vía penal el monto
reparatorio no imposibilita iniciar
acciones en la vía civil

INDEMNIZACIÓN POR DAÑOS Y PERJUICIOS


Sumilla: “La garantía del debido proceso comprende
un conjunto de principios relativamente heterogéneos
pero absolutamente interdependientes que conforman
una unidad con relación al tipo de proceso que exige
el estado de derecho, principios que además han de
determinar el curso regular de la administración de
justicia por parte de sus operadores y que se instituyen
como reglas y formas cuyo fin es la protección de los
derechos individuales; es en atención a su trascen-
dencia que la ley ha considerado entre los motivos de
casación la contravención de las normas procesales y
el quebrantamiento de las formas procesales estable-
cidas en ellas”.

Lima, ocho de setiembre de dos mil catorce.-

LA SALA CIVIL TRANSITORIA DE LA CORTE SUPREMA DE JUSTICIA DE LA REPÚBLICA; Vista


la causa número dos mil setecientos treinta y cinco – dos mil catorce; y producida la votación con
arreglo a ley, emite la siguiente sentencia: MATERIA DEL RECURSO: Se trata del recurso de casa-
ción interpuesto por Bernardino Máximo Lázaro Jesús y Gerarda Sacramento Matos, de fojas dos-
cientos noventa y ocho a trescientos cinco, contra la resolución de vista de fojas doscientos ochenta
y cuatro a doscientos ochenta y nueve, de fecha veintiséis de abril de dos mil trece, expedida por la
Sala Civil de la Corte Superior de Justicia de Huaura, que revoca la resolución apelada de fecha once
de setiembre de dos mil doce, de fojas doscientos veintiocho a doscientos treinta y ocho, que de-
clara fundada en parte la demanda y en consecuencia ordena a los demandados que cumplan con
pagar en forma solidaria a favor de los demandantes la suma de cien mil nuevos soles (S/.100,000.00)
por concepto de indemnización por daños y perjuicios, con deducción de los montos ya pagados
por los demandados, más intereses legales; y reformándola declara improcedente dicha demanda,
sin costas ni costos.- FUNDAMENTOS DEL RECURSO: Concedido el recurso de casación de fojas
treinta y cuatro a treinta y seis del presente cuadernillo, por resolución de esta Sala Suprema de
fecha veintisiete de setiembre de dos mil trece, ha sido declarado procedente por las causales de
infracción normativa de carácter material y procesal, previstas en el artículo 386 del Código Procesal
Civil, consistente en: a) Se ha interpretado erróneamente el artículo 2 del Nuevo Código Pro-
cesal Penal, toda vez que el principio de oportunidad que allí se regula importa que el Ministerio
Público se abstenga del ejercicio de la acción penal, pero de ninguna manera limita la acción in-
demnizatoria en la vía civil, más aún si lo normado en el citado Código Procesal se dirige solo a
establecer la cuantía de los daños y perjuicios irrogados por la conducta ilícita y lo resuelto por el

* Publicado en El Peruano, el 30 de diciembre de 2014.

Volumen 9 | Marzo 2015 Actualidad Civil 409


Actualidad

Civil Jurisprudencia fundamental


Ministerio Público en virtud al principio de oportunidad tiene carácter meramente administrativo;
b) Se infringe lo normado en el artículo 93 del Código Penal, pues si bien la reparación civil
contiene la indemnización de los daños y perjuicios, ello no impide que pueda ventilarse una acción
civil destinada a obtener una adecuada reparación de los daños que pudiera haber sufrido la vícti-
ma o perjudicado con el ilícito penal; c) Se aplica indebidamente el artículo 1361 del Código
Civil, ya que se considera que el acuerdo reparatorio es un contrato que tiene fuerza vinculante,
cuando lo cierto es que los actos fiscales tienen carácter administrativo y no jurisdiccional y por ello,
de ningún modo constituyen cosa juzgada, por lo que no imposibilita iniciar acciones en la vía civil;
d) Se inaplica lo normado en el artículo 454 del Código Procesal Civil, que señala que los
hechos que configuran excepciones no pueden ser alegados como causal de nulidad, por lo que la
Sala Superior no podía recurrir al argumento de la cosa juzgada, con la única finalidad de perjudi-
carlo; e) Se inaplica el artículo 1970 del Código Civil, según el cual, aquel que mediante un bien
riesgoso o peligroso, o el ejercicio de una actividad riesgosa o peligrosa causa un daño a otro, está
obligado a indemnizarlo; y el hecho dañoso materia de la demanda ha sido ocasionado por un bien
riesgoso, por lo que existe la obligación de repararlo.- CONSIDERANDO: Primero.- Que, en el
presente recurso de casación se advierte denuncias por causal de infracción procesal y material, en
consecuencia corresponderá analizar en primer lugar la infracción normativa procesal denunciada,
ya que de ser amparada esta, ya no procederá analizar la denuncia referida a la infracción material.-
Segundo.- Que, a fin de resolver el caso de autos, es pertinente señalar que Bernardino Máximo
Lázaro Jesús y Gerarda Sacramento Matos interponen demanda contra la empresa de Transportes y
Turismo Barranca Sociedad Anónima y Pedro César Ubia Henríquez a efectos de que los emplazados
cumplan con pagarles en forma solidaria la suma de trescientos mil nuevos soles (S/. 300,000.00)
por concepto de indemnización por los daños y perjuicios ocasionados a raíz de la muerte de su hija
Marisabel Lázaro Sacramento producto de un accidente de tránsito, incluyendo el daño moral;
alegando que el día dieciocho de mayo de dos mil diez, en circunstancias que el bus de la empresa
demandada de placa de rodaje número UO-8686, conducido por Pedro César Ubia Henríquez, se
desplazaba de norte a sur, a la altura del Centro Poblado Chancayllo – Chancay (Kilometro 94 de la
Panamericana Norte), éste pretendió adelantar a un station wagon, invadiendo para ello el carril
contrario, circunstancia en que aparece un camión volquete que obliga al conductor a realizar una
maniobra intempestiva para no colisionar y por la alta velocidad a la que se desplazaba perdió el
control del vehículo, empotrándose contra una pared, falleciendo en el acto la hija de los recurren-
tes Marisabel Lázaro Sacramento, de veinticinco años de edad, quien precisamente viajaba en uno
de los asientos delanteros; que conforme a las investigaciones policiales realizadas, el tacógrafo del
vehículo registraba una velocidad de ochenta kilómetros por hora (80 km/h), lo que resulta excesi-
vo para las circunstancias de tiempo y lugar, ya que se desplazaba por una recta pendiente (bajada)
en una zona habitable, lo que sumado a la negligente e imprudente maniobra del chofer al preten-
der adelantar un vehículo trajo como consecuencia el desenlace fatal; que en el presente caso es
innegable que existe un grave daño emergente [debe decir lucro cesante], ya que ellos recibían
apoyo económico de su difunta hija debido a que son personas mayores de edad. Por ello, valoran
el daño causado en la suma de cincuenta mil nuevos soles (S/. 50,000.00); que del mismo modo,
se les ha infringido daño moral, debido al dolor, aflicción y pesar causados por la pérdida de su ser
querido. Si bien esta pérdida es invaluable, consideran que el resarcimiento por la afectación cau-
sada podría estimarse en cien mil nuevos soles (S/. 100,000.00); además están ante la muerte de
una joven de veinticinco años que vio truncada su vida y anhelo de convertirse en profesional, todo
por la negligencia de los demandados, razón por la cual estima que debe dárseles también una
indemnización de ciento cincuenta mil nuevos soles (S/. 150,000.00), debido a que se trataba de
una persona con todo un futuro por delante.- Tercero.- Que, la Empresa de Transportes y Turismo
Barranca Sociedad Anónima, deduce excepción de conclusión del proceso por transacción, alegan-
do que iniciada la investigación fiscal producto del accidente y en aplicación del artículo 2 del
Nuevo Código Procesal Penal, ambas partes (incluyendo al chofer involucrado en el accidente)
suscribieron el “Acta de Acuerdo de Aplicación del Principio de Oportunidad”, de fecha diecisiete
de agosto de dos mil diez (fojas noventa y seis), en el cual se acordó que la empresa pagaría a los
agraviados una reparación civil por la suma de veinticinco mil nuevos soles (S/. 25,000.00); que
posteriormente, con fecha dieciséis de noviembre de dos mil diez, se suscribió el “Acta de Verifica-
ción de Cumplimiento de Acuerdo de Principio de Oportunidad” (fojas noventa y siete), en presen-
cia de la fiscal provincial penal del Primer Despacho de Investigación, quien una vez verificado el
pago del monto acordado, emitió resolución de fecha diecisiete de noviembre de dos mil diez (fojas
noventa y nueve) absteniéndose del ejercicio de la acción correspondiente, decisión que quedó
consentida (fojas cien); que los ahora demandantes no cuestionaron la aplicación del principio de
oportunidad, de lo que se colige que se encontraban conformes con la transacción celebrada y que
tal como lo establece el artículo 93 del Código Penal vigente, la reparación civil comprende la res-

410 Instituto Pacífico Volumen 9 | Marzo 2015


Algunos aspectos sobre la reparación e indemnización judicial

titución del bien o su valor y la indemnización por los daños y perjuicios. Siendo así la presente
demanda no puede prosperar.- Cuarto.- Que, al contestar la demanda ambos demandados han
señalado que La Positiva ha pagado por concepto de indemnización las sumas de siete mil doscien-
tos nuevos soles (S/.7,200.00) y cinco mil dólares americanos (US$.5,000.00) para cada uno de los
demandantes, esto es, un total de diez mil dólares americanos (US$.10,000.00) y catorce mil cua-
trocientos nuevos soles (S/.14,400.00).- Quinto.- Que, por resolución número nueve, de fojas cien-
to noventa y ocho, se declaró infundada la excepción de conclusión del proceso por transacción,
considerando que la transacción es un mecanismo procesal que emplea el Ministerio Público para
decidir si es pertinente ejercer o no la acción penal, lo que en modo alguno impide al agraviado
recurrir al órgano jurisdiccional a solicitar una indemnización de daños y perjuicios.- Sexto.- Que,
el juez de primera instancia declaró fundada en parte la demanda y ordenó que los emplazados
paguen en forma solidaria a favor de los demandantes la suma de cien mil nuevos soles
(S/.100,000.00), por concepto de indemnización por daños, y perjuicios, con deducción de los
montos ya pagados por los demandados, lo que se liquidara en ejecución de sentencia, más intere-
ses legales desde la fecha en que ocurrió el evento dañoso, con costas y costos del proceso, consi-
derando que en cuanto al lucro cesante, visto los autos no se verifica la existencia de medio proba-
torio que acredite la pérdida de ganancia o beneficio a consecuencia del fallecimiento de su hija,
por lo que los demandados podrán ser responsables civilmente solo por el daño moral; que si bien
el co-demandado Pedro César Ubia Henríquez refiere que el accidente se produjo por intervención
determinante de un tercero, tal afirmación no ha sido acreditada debidamente en autos, no verifi-
cándose de la carpeta fiscal que exista instrumento idóneo que pruebe la existencia de dicho terce-
ro, por el contrario, se aprecia que el hecho ocurrió por una actitud imprudente del actor al intentar
pasar a un station wagon (como refiere en su declaración de fojas veintidós y diecinueve y declara-
ción del perito a fojas ciento cincuenta y seis de la carpeta fiscal) sin reducir la velocidad con la que
conducía el vehículo (80 km/h) y tampoco tomar las medidas precautorias, ya que no había luz en
la zona y existían lavaderos de carros; que en cuanto a la empresa demandada, aquella se encuentra
bajo los alcances del artículo 1981 del Código Civil, el cual señala: “Aquél que tenga a otro bajo sus
órdenes responde por el daño causado (...); que para efectos de fijar el monto indemnizatorio, se
tiene en cuenta el daño emocional causado a los padres de la occisa, así como su edad, que causa
mayor afectación emocional, razón por la cual se fija como monto prudencial de cien mil nuevos
soles (S/.100,000.00) como indemnización a favor de los demandantes, debiendo deducirse lo
pagado a los actores en virtud al “Acta de Acuerdo de Aplicación del Principio de Oportunidad”,
disponiéndose el pago de intereses a partir del evento dañoso, es decir, del día dieciocho de mayo
de dos mil diez.- Sétimo.- Que, el Colegiado Superior mediante sentencia de fojas doscientos
ochenta y cuatro a doscientos ochenta y nueve, de fecha veintiséis de abril de dos mil trece, confir-
ma la resolución número nueve, que declara infundada la excepción de conclusión del proceso por
transacción; y revoca la sentencia apelada que declara fundada en parte la demanda y reformándo-
la declara improcedente; considerando que la transacción es un contrato por el cual las partes se
hacen concesiones recíprocas. Si esto es así, puede advertirse que el acuerdo reparatorio no es una
transacción ni despliega sus efectos como tal, por lo que estamos ante otra institución jurídica; ra-
zón por la cual el auto apelado debe confirmarse; que respecto a la apelación de sentencia, debe
tenerse en cuenta que las partes arribaron ante el Fiscal a un entendimiento que las satisfizo, si bien
no constituye una transacción, es un mecanismo de solución de conflictos, existiendo aceptación
plena de sus acuerdos, no se entiende el interés actual de pretender un monto mayor al ya obteni-
do; y si bien ello no está impedido por ley, sin embargo, al desconocer los alcances de sus propias
decisiones, la petición adolece de existencia verdadera y efectiva; en tal sentido, sin importar la
forma adoptada del acuerdo, éste constituye una manifestación de voluntad que no puede ser
desconocida, ya que no solo impide continuar con el trámite de la investigación fiscal, conforme a
lo previsto en el artículo 2 del Nuevo Código Procesal Penal, sino que contiene un elemento vincu-
lante para las partes, como es el acuerdo de pago de la reparación; siendo que de conformidad con
el artículo 93 del Código Penal, la reparación civil contiene la restitución del bien y la indemniza-
ción por los daños y perjuicios. Las obligaciones generadas por dicho acuerdo se hallan contenidas
en la fuerza vinculante de su celebración, conforme lo dispone el artículo 1361 del Código Civil.
Desconocer el acuerdo en el monto de reparación, vaciaría el contenido al citado artículo, tornando
el derecho en inestable; que a diferencia de la reparación civil impuesta por la autoridad judicial,
que permite ser cuestionada en la vía civil (conforme a reiterada jurisprudencia y amparo de la Ley),
en el presente caso, existe voluntad de los demandantes de acordar la reparación civil y ello los
vincula. Bajo esa línea de razonamiento, no es posible elevar el monto de la reparación civil (que
contiene la indemnización por daños y perjuicios) si el acuerdo se halla vigente y no se cuestiona su
validez; que no existe cuestionamiento al acuerdo reparatorio, pero se pretende obtener más bene-
ficios pecuniarios, sin exponer la justificación de su pedido, por lo que estiman que lo otorgado

Volumen 9 | Marzo 2015 Actualidad Civil 411


Actualidad

Civil Jurisprudencia fundamental


cumple con la finalidad de resarcir el daño acontecido. En ese sentido, la demanda deviene en
improcedente al carecer de interés para obrar, de conformidad con el inciso 2 del artículo 427 del
Código Procesal Civil.- Octavo.- Que, la garantía del debido proceso, comprende un conjunto de
principios relativamente heterogéneos pero absolutamente interdependientes, que conforman una
unidad con relación al tipo de proceso que exige el estado de derecho, principios que además han
de determinar el curso regular de la administración de justicia por parte de sus integrantes y que se
instituyen como reglas y formas cuyo fin es la protección de los derechos individuales; es en aten-
ción a su trascendencia que la ley ha considerado entre los motivos de casación la contravención de
las normas procesales y el quebrantamiento de las formas procesales establecidas en ellas.- Nove-
no.- Que, en ese sentido, el debido proceso está calificado como un derecho humano o fundamen-
tal que asiste a toda persona por el solo hecho de serlo y que le faculta a exigir del Estado un juz-
gamiento imparcial y justo ante un Juez responsable, competente e independiente, toda vez que el
Estado no solamente está en el deber de proveer la prestación jurisdiccional a las partes del proceso
o terceros legitimados, sino a proveerla con determinadas garantías mínimas que le aseguren tal
juzgamiento imparcial y justo, en tanto que el debido proceso sustantivo no solo exige que la reso-
lución sea razonable, sino esencialmente justa. Consecuentemente, el derecho al debido proceso es
un conjunto de garantías de las cuales gozan los justiciables, que incluyen, la tutela jurisdiccional
efectiva, la observancia de la jurisdicción y de la competencia predeterminada por Ley, la pluralidad
de instancias, la motivación y la logicidad de las resoluciones, el respeto a los derechos procesales
de las partes, tales como el derecho de acción, de contradicción, entre otros.-

Décimo.- Que, en cuanto a la denuncia de infracción de una norma procesal, el ad quem, al


revocar la resolución apelada que declara fundada en parte la demanda y reformándola declara
improcedente la misma; considerando que el acuerdo reparatorio celebrado por las partes ante
el Ministerio Público no constituye una transacción y que las obligaciones generadas por dicho
acuerdo se encuentran contenidas en la fuerza vinculante de su celebración conforme lo dispone
el artículo 1361 del Código Civil, rasgo que contiene también la transacción y que a diferencia
de la reparación civil impuesta por autoridad judicial que permite ser cuestionada en la vía
civil, en el presente caso, existe voluntad de los demandantes de acordar la reparación civil y
ello los vincula, por lo que no es posible elevar el monto de la reparación civil, si el acuerdo
se halla vigente y no se cuestiona su validez, emite un pronunciamiento como si existiera cosa
juzgada en dicho acuerdo, debiéndose abundar que se ha declarado infundada la excepción
de conclusión del proceso por transacción, lo que evidentemente infracciona lo dispuesto por
el artículo 454 del Código Procesal Civil.-
Décimo Primero.- Que, cabe agregar que existe una confusión por parte del Ad quem respecto
a lo que estipulan la responsabilidad penal y civil, cuyos fundamentos y requisitos son comple-
tamente distintos, puesto que en el ámbito civil lo que se persigue básicamente es reparar o
resarcir los daños ocasionados, mientras que en la responsabilidad penal el objetivo fundamental
es sancionar al autor del delito, haya habido daño o no.-

Décimo Segundo.- Que, por las razones anotadas, cabe amparar el presente recurso por la causal
de infracción normativa procesal, no correspondiendo emitir pronunciamiento respecto a la causal
de infracción normativa material.- Por las consideraciones expuestas y en aplicación de lo estable-
cido por el inciso 1 del artículo 396 del Código Procesal Civil, declararon: FUNDADO el recurso
de casación interpuesto Bernardino Máximo Lázaro Jesús y Gerarda Sacramento Matos, de fojas
doscientos noventa y ocho a trescientos cinco; en consecuencia NULA la resolución de vista de fojas
doscientos ochenta y cuatro a doscientos ochenta y nueve, de fecha veintiséis de abril de dos mil
trece, emitida por la Sala Civil de la Corte Superior de Justicia de Huaura, que revoca la resolución
apelada de fecha once de setiembre de dos mil doce, que obra de fojas doscientos veintiocho a
doscientos treinta y ocho, que declara fundada en parte la demanda y en consecuencia ordena a
los demandados que cumplan con pagar en forma solidaria a favor de los demandantes la suma de
cien mil nuevos soles (S/.100,000.00) por concepto de Indemnización por Daños y Perjuicios, con
deducción de los montos ya pagados por los demandados, más intereses legales; y reformándola
declara improcedente dicha demanda, sin costas ni costos; ORDENARON que el ad quem expida
nuevo fallo con arreglo a ley y conforme a lo señalado en la presente resolución; DISPUSIERON
la publicación de la presente resolución en el diario oficial El Peruano, bajo responsabilidad; en los
seguidos por Bernardino Máximo Lázaro Jesús y otra contra la Empresa de Transportes y Turismo
Barranca Sociedad Anónima y otro, sobre Indemnización por Daños y Perjuicios; y los devolvieron.
Ponente Señor Miranda Molina, Juez Supremo.- SS. TICONA POSTIGO, VALCÁRCEL SALDAÑA, CA-
BELLO MATAMALA, MIRANDA MOLINA, CUNYA CELI.

412 Instituto Pacífico Volumen 9 | Marzo 2015


Algunos aspectos sobre la reparación e indemnización judicial

JURISPRUDENCIA FUNDAMENTAL

Casación N.º 4565-


2013 LIMA*
Procede indemnización por daños
y perjuicios ante la jurisdicción
contenciosa administrativa

Las instancias de mérito incurren en infracción de las disposiciones que garantizan el derecho a un
debido proceso y el de motivación de las resoluciones judiciales, proponiendo que el demandante
deba interponer su demanda ante la Jurisdicción Civil, sin embargo queda descartada esta posición
al no encontrarse debidamente justificada, y siendo la vía más idónea la Contenciosa Administrativa
por ser, la indemnización por daños y perjuicios, una pretensión de plena jurisdicción.

Lima, treinta de setiembre de dos mil catorce.-

LA PRIMERA SALA DE DERECHO CONSTITUCIONAL Y SOCIAL TRANSITORIA DE LA CORTE


SUPREMA DE JUSTICIA DE LA REPÚBLICA.- VISTA: Con los acompañados, la causa en audiencia
pública de la fecha; y, luego de verificada la votación con arreglo a Ley, se emite la siguiente sen-
tencia: MATERIA DEL RECURSO: Se trata del recurso de casación interpuesto por el demandante
Guillermo Chacón Gálvez, de fecha veintidós de febrero de dos mil trece, obrante de fojas doscien-
tos veintinueve y siguientes; contra la sentencia de vista, de fecha treinta de enero de dos mil trece,
obrante de fojas doscientos once y siguientes; que confirma la sentencia que declara improcedente
la demanda; en el Proceso Contencioso Administrativo seguido contra el Ministerio de Defensa
– Ejército del Perú, sobre indemnización por daños y perjuicios y otro cargo.- FUNDAMENTOS
DEL RECURSO: Mediante resolución de fecha veintiocho de octubre de dos mil trece, que corre de
fojas veintiocho y siguientes del cuaderno de casación, este Tribunal Supremo ha declarado proce-
dente el recurso de casación interpuesto por el demandante por la causal establecida en el artículo
386º del Código Procesal Civil, referida a la infracción normativa de los artículos 13º inciso 3), 26º y
38º incisos 3) y 4) de la Ley Nº 27584 e infracción normativa de los incisos 3) y 5) artículo 139º de la
Constitución Política del Estado.- CONSIDERANDO: Primero.- Que, conforme a lo preceptuado por
el artículo 1º de la Ley Nº 27584, norma que regula el Proceso Contencioso Administrativo, la ac-
ción contenciosa administrativa prevista en el artículo 148º de la Constitución Política del Estado,
constituye una expresión singular del Estado de justicia administrativa; es decir, del sometimiento
del poder al Derecho puesto que tiene por finalidad el control jurídico por parte del Poder Judicial,
de las actuaciones de la Administración Pública sujetas al Derecho Administrativo y la efectiva tute-
la de los derechos e intereses de los administrados en su relación con la Administración.- Segundo.-
Que el debido proceso es un principio y derecho de la función jurisdiccional, consagrado en el inci-
so 3) del artículo 139º de la Constitución Política del Estado, cuya función es velar por el respeto
irrestricto de los derechos fundamentales y las garantías constitucionales que lo integran, dando a
toda persona la posibilidad de recurrir a la justicia para obtener la tutela jurisdiccional de sus dere-
chos, a través de un procedimiento regular en el que se de oportunidad razonable y suficiente de
ser oído, ejercer el derecho de defensa, de producir prueba y obtener una sentencia debidamente
motivada.- Tercero.- Que, asimismo, uno de los contenidos del derecho al debido proceso es el
derecho de obtener de los órganos judiciales una respuesta razonada, motivada y congruente con
las pretensiones oportunamente deducidas por las partes en cualquier clase de procesos. La exigen-
cia primordial es que las decisiones judiciales sean motivadas en proporción a los términos del inci-
so 5) del artículo 139º de la Constitución Política del Estado, la cual garantiza que los Jueces cual-
quiera sea la instancia a la que pertenezcan expresen el proceso lógico que los ha llevado a decidir
la controversia, asegurando que el ejercicio de la potestad de administrar justicia se haga con suje-

* Publicado en El Peruano, el 30 de diciembre de 2014.

Volumen 9 | Marzo 2015 Actualidad Civil 413


Actualidad

Civil Jurisprudencia fundamental


ción a la Constitución Política del Estado y a la Ley, así también, con la finalidad de facilitar un
adecuado ejercicio del derecho de defensa de los justiciables.- Cuarto.- Que, el derecho a la debida
motivación de las resoluciones judiciales, bajo el marco del contenido constitucional garantiza la
delimitación de otros supuestos que han sido desarrollados por el Tribunal Constitucional: a) Inexis-
tencia de motivación o motivación aparente; b) Falta de motivación interna del razonamiento; c)
Deficiencias en la motivación externa: Justificación de las premisas; d) Motivación insuficiente; e)
Motivación sustancialmente incongruente, y f) Motivaciones cualificadas; recogidos en la sentencia
del Expediente Nº 00728- 2008-PHC/TC.- Quinto.- Que, hoy, es reconocido como derecho funda-
mental del ciudadano, el obtener de la Administración Pública decisiones congruentes y coherentes;
y, es obligación del Poder Judicial efectuar el respectivo control jurídico conforme a lo señalado
anteriormente; por lo que, es posible afirmar que la existencia de una vulneración de los principios
del debido proceso en detrimento de los derechos del demandante, merece un pronunciamiento de
fondo por parte de esta Sala Suprema, dirigido a tutelarlos.- ANTECEDENTES: Sexto.- Que, con-
forme se advierte del escrito de demanda que corre de fojas setenta y dos y siguientes, así como de
la subsanación de demanda obrante de fojas ochenta y cinco y siguientes, el demandante pretende
el reconocimiento de Derecho, con la finalidad de que la Administración demandada cumpla con
indemnizar por daños y perjuicios hasta por la suma de S/. 1’000,000.00 (un millón con 00/100
nuevos soles), debido al daño moral y económico causado por la demandada al someterse a un
procedimiento administrativo y judicial de dieciséis años, para lograr la restitución de su derecho a
percibir pensión de invalidez por incapacidad en su condición de Teniente de Infantería del Ejército
del Perú.- Séptimo.- Que, mediante Sentencia de Primera Instancia, de fecha veinticinco de enero
de dos mil diez, obrante de fojas ciento cuarenta y seis y siguientes, se resuelve declarar improce-
dente la demanda bajo el argumento que: “Que, en ese orden de ideas y sin perjuicio de las excepcio-
nes resueltas y de una mejor revisión de autos así como del expediente administrativo se concluye que la
pretensión de indemnización pretendida debió ser planteada ante el Juez Civil y no Contencioso Adminis-
trativo, puesto que a la fecha de interpuesta la demanda (03 de abril de 2007, a fojas 72) se encontraba
vigente el artículo 26º de la Ley Nº 27584, que señala que la pretensión indemnizatoria por daños y
perjuicios se plantea como pretensión principal, de acuerdo a las reglas de los Códigos Civil y Procesal Civil,
más aún si se tiene que la pretensión de indemnización no se encuentra entre el catálogo de pretensiones
previstas en el artículo 5º de la Ley Nº 27584, siendo ello así, resulta de autos que la presente demanda
no cumple objetivamente el requisito de procedencia requerido por la Ley Nº 27584 del Proceso conten-
cioso administrativo para poder discutir el fondo de la controversia...”.- Octavo.- Que, la sentencia de
vista confirma la apelada que declara improcedente la demanda; tras precisar en su Tercer, Cuarto
y Quinto considerando que: “Al respecto se tiene que su petitorio se encuadra en el Artículo 26º de la
Ley del Proceso Contencioso Administrativo, Ley Nº 27584 vigente a la fecha de interposición de la de-
manda el cual señaló; (...). Alega el accionante en su recurso de apelación, la existencia de un grave error,
al considerar de competencia de los juzgados contenciosos administrativos, de conformidad con lo dis-
puesto en el artículo 238º inciso 1) de la Ley Nº 27444, (...). De la normativa expuesta se tiene que no
existe cuestionamiento sobre su probable otorgamiento de indemnización de daños y perjuicios, sino que
se encuentra en discusión la competencia de lo pretendido en la medida que la vía procesal idónea confor-
me a la normativa vigente a la fecha de la interposición de la demanda señalaba que la misma debía ser
planteada como principal bajo las reglas de la jurisdicción civil y no sobre la vía contenciosa administrativa,
más aún si se aprecia del artículo 5º de la Ley Nº 27584, vigente a dicha fecha, que entre las pretensiones
a plantear en la vía contenciosa administrativa, no se encuentra la pretensión indemnizatoria, (...)”.- De-
limitación de la controversia: Noveno.- Que, estando a lo señalado, se aprecia que la controver-
sia en el presente caso gira alrededor de determinar si la sentencia de vista se encuentra debida-
mente motivada; asimismo, si la misma ha observado la garantía procesal del debido proceso, para
concertar el deber de los órganos jurisdiccionales de impartir justicia dentro de los estándares míni-
mos que garanticen al justiciable su pedido de tutela, a efecto de ello, determinar si la pretensión
de indemnización por daños y perjuicios es aplicable a la Jurisdicción Contenciosa Administrativa o
la Jurisdicción Civil.- Décimo.- Que, como quiera que el control de logicidad es el examen que
efectúa la Corte de Casación o Tribunal Superior para conocer si el razonamiento que realizaron los
jueces de menor jerarquía es formalmente correcto y completo desde el punto de vista lógico, esto
es, se quiere verificar el cumplimiento de las reglas que rigen el pensar, es decir, los errores in cogi-
tando, estando a ello, si existen: a) La falta de motivación y b) La defectuosa motivación, dentro de
esta última la motivación aparente, la insuficiente y la defectuosa en sentido estricto.-

Décimo Primero.- Que, revisados los actuados, se observa que tanto la sentencia de primera
instancia como la sentencia de vista señalan que a la fecha en que el actor interpuso su demanda,
esto es, el tres de abril de dos mil siete, se encontraba vigente el texto original del artículo 26º
de la Ley Nº 27584, por lo que el demandante debió plantear su pretensión indemnizatoria

414 Instituto Pacífico Volumen 9 | Marzo 2015


Algunos aspectos sobre la reparación e indemnización judicial

de daños y perjuicios como pretensión principal, bajo las reglas de la jurisdicción civil y no por
la vía contenciosa administrativa. Sin embargo, las sentencias referidas, no advierten que el
referido artículo prescribe que la pretensión de indemnización por daños y perjuicios se plantea
como pretensión principal, de acuerdo a las reglas del Código Civil y del Código Procesal Civil.
Es decir, la norma no restringe la posibilidad de formular la pretensión, máxime si tenemos en
cuenta que la Primera Disposición Final de la Ley Nº 27584 prescribe que el Código Procesal
Civil es de aplicación supletoria en los casos no previstos en la presente Ley.-

Décimo Segundo.- Que, en ese sentido, no se advierte que el ad Quem haya merituado que la
pretensión de indemnización por daños y perjuicios es una manifestación típica de las pretensiones
de plena jurisdicción, pues una de las formas de tutela de las situaciones jurídicas es la posibilidad
de solicitar el resarcimiento por cualquier tipo de vulneración de ellas (tutela resarcitoria), ello con
la finalidad de compensar el daño sufrido por la actuación propia de la Administración, sea positiva
o negativa, como refiere Ramón Huapaya Tapia en su Tratado del Proceso Contencioso Administrativo,
Jurista Editores, Lima, Pág. 852. De esta forma, si se admite el Proceso Contencioso Administrativo
como un proceso mediante el cual se pretende la efectiva tutela de situaciones jurídicas subjetivas,
es evidente que se tendría que admitir la posibilidad de reclamar, contra la Administración Pública y
ante el Poder Judicial, el resarcimiento de los daños y perjuicios que pudiera haber sufrido cualquier
vulneración de las situaciones jurídicas y subjetivas, como lo refiere, también, el jurista Giovanni
Priori Posada en sus Comentarios a la Ley del Proceso Contencioso Administrativo, Ara Editores,
Lima, 2009, p. 138.- Décimo Tercero.- Asimismo, tampoco se aprecia que la Sala de mérito haya
realizado un análisis de los supuestos contenidos en los incisos 3) y 4) del artículo 38º de la Ley
Nº 27584 (de aplicación temporal) que prescriben cuando la sentencia sea declarada fundada la
demanda podrá decidir en función de la pretensión planteada lo siguiente: “3. La cesación de la
actuación material que no se sustente en acto administrativo y la adopción de cuanta medida sea necesaria
para obtener la efectividad de la sentencia, sin perjuicio de poner en conocimiento del Ministerio Público
el incumplimiento para el inicio del proceso penal correspondiente y la determinación de los daños y
perjuicios que resulten de dicho incumplimiento”, “4. El plazo en el que la Administración debe cumplir
con realizar una determinada actuación a la que está obligada, sin perjuicio de poner en conocimiento del
Ministerio Público el incumplimiento para el inicio del proceso penal correspondiente y la determinación
de los daños y perjuicios que resulten de dicho incumplimiento”. Ello por cuanto, de la pretensión
del actor, se colige que lo que él persigue es: que se le indemnice por los daños y perjuicios que
le ocasionó la propia Administración al otorgarle tardíamente su pensión por invalidez (veintitrés
de noviembre de dos mil cinco), no obstante la propia entidad administrativa advirtió, con fecha
veintisiete de noviembre de mil novecientos ochenta y cinco, a través de una pericia médico legal
obrante de fojas siete y siguientes, que el demandante padecía de un cuadro psicótico paranoide
de naturaleza endoreactiva desencadenada ante la situación de estrés por haber prestado servicios
en la zona de Emergencia.- Décimo Cuarto.- Que, por lo tanto la sustentación de las instancias
de mérito, refiriéndose que el demandante debe interponer su demanda ante la Jurisdicción Civil,
queda descartada al no encontrarse debidamente justificada, vulnerando con ello el derecho a
obtener una sentencia debidamente motivada; lo que conlleva a que la resolución recurrida no se
encuentre adecuada y suficientemente motivada, siendo así se advierte la existencia de la infracción
normativa de las disposiciones que garantizan el derecho a un debido proceso y el de motivación
de resoluciones judiciales (infracción normativa del artículo 139º incisos 3) y 5) de la Constitución
Política del Estado) e infracción normativa de los artículos 13º inciso 3), 26º y 38º incisos 3) y 4) de la
Ley Nº 27584; deviniendo en FUNDADO el recurso de casación por dichas causales.- DECISIÓN:
Por estas consideraciones, de conformidad con el dictamen del señor fiscal supremo en lo con-
tencioso administrativo; y, en aplicación del artículo 396º del Código Procesal Civil; declararon:
FUNDADO el recurso de casación interpuesto por el demandante Guillermo Chacón Gálvez, de
fecha veintidós de febrero de dos mil trece, obrante de fojas doscientos veintinueve y siguientes; en
consecuencia: NULA la sentencia de vista, de fecha treinta de enero de dos mil trece, obrante de fo-
jas doscientos once y siguientes; que confirma la sentencia que declara improcedente la demanda;
e INSUBSISTENTE la sentencia apelada, de fecha veinticinco de enero de dos mil diez que declara
improcedente la demanda; y, ORDENARON a las instancias de mérito correspondientes emitir
pronunciamiento de fondo conforme a Ley y a los considerandos que se desprenden de la presente
resolución; DISPUSIERON publicar el texto de la presente resolución en el diario oficial El Peruano,
conforme a Ley; en el proceso contencioso administrativo seguido por el demandante Guillermo
Chacón Gálvez contra el Ministerio de Defensa – Ejército del Perú, sobre indemnización por
daños y perjuicios y otro cargo; y, los devolvieron; interviniendo como ponente la señora Jueza Su-
prema Chumpitaz Rivera.- SS. RODRÍGUEZ MENDOZA, CHUMPITAZ RIVERA, TORRES VEGA, MAC
RAE THAYS, CHAVES ZAPATER

Volumen 9 | Marzo 2015 Actualidad Civil 415


Actualidad

Civil Jurisprudencia fundamental

JURISPRUDENCIA FUNDAMENTAL

Casación N.º
1142–2012 LIMA*
Si el TC determinó a los sujetos a
indemnizar, no deben analizarse
los elementos constitutivos de la
responsabilidad

INDEMNIZACIÓN POR DAÑOS Y PERJUICIOS


SUMILLA: Si bien corresponde el pago de indemni-
zación a favor de la demandante también lo es que
en la sentencia de vista no se ha determinado cuál es
el criterio asumido para establecer el monto fijado
ascendente a cien mil dólares así como los elementos
de la responsabilidad civil inobservándose el debido
proceso, la tutela jurisdiccional y la motivación de reso-
luciones judiciales garantías consagradas en el artículo
139 incisos 3 y 5 de la Constitución Política del Estado.

Lima, diecinueve de agosto de dos mil catorce.-

LA SALA CIVIL TRANSITORIA DE LA CORTE SUPREMA DE JUSTICIA DE LA REPÚBLICA: en


discordia; vista la causa signada con el número mil ciento cuarenta y dos – dos mil doce en audien-
cia pública llevada a cabo en la fecha y producida la votación con arreglo a la Ley emite la siguien-
te sentencia; y, asimismo, habiéndose dejado oportunamente en Relatoría de esta Sala Suprema
los votos emitidos por los Señores Jueces Supremos DEL CARPIO RODRÍGUEZ y CALDERÓN
CASTILLO obrantes a folios ciento noventa y nueve y ciento cuarenta y ocho – respectivamente– del
cuadernillo de casación, los mismos que no suscriben la presente; se deja constancia de los mis-
mos para los fines pertinentes de acuerdo a ley, de conformidad con los artículos 141, 142, 148 y
149 del Texto Único Ordenado de la Ley Orgánica del Poder Judicial.- MATERIA DEL RECURSO:
Se trata de los recursos de casación interpuestos por: 1) La Presidencia del Consejo de Ministros
según escrito de fojas setecientos cincuenta y ocho a setecientos noventa y uno; y 2) El Ministerio
de Justicia y Derechos Humanos mediante escrito de fojas ochocientos dieciocho a ochocientos
treinta y cinco, contra la sentencia de vista de fojas seiscientos ochenta y seis a seiscientos noventa
y seis, de fecha diecinueve de octubre de dos mil once expedida por la Tercera Sala Civil de Lima
que confirma la sentencia que declara fundada en parte la demanda concerniente al daño personal
(daño moral y al proyecto de vida) y fija el monto por dicho daño en la suma de cien mil dólares
americanos (US$.100,000.00) la revoca en el extremo que declara fundada la demanda respecto al
lucro cesante y al daño emergente y reformando la recurrida declara infundado dicho extremo.-
FUNDAMENTOS DEL RECURSO: Por resoluciones de fecha trece de junio de dos mil doce obrantes
a fojas noventa y dos y noventa y cuatro del cuadernillo de casación respectivamente esta Sala Su-
prema han declarado procedentes los recursos por las causales de infracción normativa material
y procesal alegándose: 1.- En el recurso de la Presidencia del Consejo de Ministros se denuncia: a)
La infracción normativa por contravención de las normas que garantizan el derecho al debi-
do proceso, por: i) Vulneración del principio de la motivación escrita de resoluciones judiciales

* Publicado en El Peruano, el 30 de diciembre de 2014.

416 Instituto Pacífico Volumen 9 | Marzo 2015


Algunos aspectos sobre la reparación e indemnización judicial

toda vez que en la sentencia materia de casación no se ha establecido de manera precisa y clara
cuáles son los elementos de la responsabilidad civil que deben configurarse en autos según la pers-
pectiva de los hechos; ii) Por omisiones que afectan el desarrollo del proceso y vulneran el derecho
a la ejecución de resoluciones judiciales pues al haberse dirigido al Presidente de la República y al
Ministerio de Justicia debió tenerse en cuenta el ámbito presupuestal y no meramente el aspecto
representativo a efectos de determinar quiénes deben afrontar las deudas del Estado; iii) Por no
haberse incorporado al proceso al Poder Judicial, al Congreso de la República y al Ministerio de
Economía y Finanzas como sujetos procesales los que se encuentran dotados de legitimidad para
obrar como demandados en este proceso; b) La infracción normativa por inaplicación del artí-
culo 1971 inciso 1 del Código Civil, toda vez que el Presidente de la República lejos de causar un
daño a la demandante a través del indulto concedido ha actuado en ejercicio de una potestad
constitucional por lo que no puede admitirse la producción de un daño a la demandante; c) La
infracción normativa del artículo 1985 del Código Civil, toda vez que al no existir la relación de
causalidad en el presente caso no existe deber de indemnizar por parte del Presidente de la Repú-
blica, además que la determinación del resarcimiento económico puede haber creado a la deman-
dante un enriquecimiento indebido y un grave perjuicio económico al Estado; y, 2.- En el recurso
del Ministerio de Justicia y Derechos Humanos se denuncia: a) La infracción normativa del artí-
culo 128 de la Constitución Política del Estado, al no haber intervenido nunca la entidad recu-
rrente en la relación material que ocasionó los pretendidos eventos dañosos materia de la demanda
y no haberse ordenado a la recurrente que asuma tal obligación pues conforme a lo resuelto por el
Tribunal Constitucional en la sentencia recaída en el expediente número 1277-99-AC/Tribunal Cons-
titucional se dispone que los que deben cumplir el mandato indemnizatorio son el ex presidente
Alberto Fujimori Fujimori y Carlota Valenzuela de Puelles quienes asumieron responsabilidad civil
por sus actos; b) La infracción normativa de los artículos 139 inciso 2 de la Constitución Polí-
tica del Estado y 121 del Código Procesal Constitucional, al dársele una interpretación distinta
a lo que ordena el fallo del Tribunal Constitucional, al haberse ordenado ilegalmente que sea la
entidad recurrente la que asuma una indemnización que no le corresponde y no a quienes en dicha
sentencia constitucional se ha determinado; c) La infracción normativa del artículo 1985 del
Código Civil, al no analizar y sustentar razonablemente en el presente caso los elementos de la
responsabilidad civil a fin de conocer cuáles son las razones suficientes por las que pese a no ser
parte material en los hechos materia de pretensión se le está pretendiendo obligar que asuma la
responsabilidad civil; d) La infracción normativa de los incisos 3 y 5 del artículo 139 de la
Constitución Política del Estado, al no fundamentar la sentencia de vista la determinación de la
responsabilidad civil y no consignar las razones por las que establece la existencia del daño personal
ni los medios probatorios que sustentan la decisión de fijar por dicho concepto una suma exorbi-
tante; e) La infracción normativa de los artículos 122 inciso 3 del Código Procesal Civil y 12
de la Ley Orgánica del Poder Judicial, al no expresar la sentencia de vista cuáles son los funda-
mentos de derecho en los cuales sustenta la responsabilidad civil asignada a la parte recurrente así
como el daño personal y el monto fijado; f) La infracción normativa del artículo 196 del Código
Procesal Civil, al no haber la Sala Superior establecido los elementos que configuran la responsa-
bilidad civil de la parte recurrente por lo que resulta ilógico que determine el daño personal que
debe asumir si no se ha emitido pronunciamiento respecto al inmueble ubicado en la localidad de
Huachipa entregado a la parte actora vía transferencia a título gratuito mediante decreto supremo.-
CONSIDERANDO: Primero.- Que, el recurso de casación ha sido admitido por causales que impli-
can errores in procedendo así como in iudicando por lo que es del caso analizar y emitir pronuncia-
miento respecto a la causal de infracción normativa procesal porque de darse dicha situación ya no
cabe pronunciamiento sobre las causales materiales que también han sido invocadas.- Segundo.-
Que, para los efectos de determinar si en el caso concreto se han infringido los numerales antes
mencionados resulta necesario efectuar las siguientes precisiones: 2.1.- De la revisión del presente
proceso se aprecia que por escrito de demanda obrante de fojas dieciocho a treinta y uno, Rosa
María Alva Rea solicita se cumpla con pagarle la indemnización por daños y perjuicios ascendente
a la suma de doscientos cincuenta mil dólares americanos (US$.250,000.00) la cual comprende
cuatro mil cuatrocientos diecinueve dólares americanos con ochenta y ocho centavos (US$.4,419.88)
por lucro cesante, cinco mil ochocientos cincuenta y seis dólares americanos con treinta y seis cen-
tavos (US$.5,856.36) por daño emergente y doscientos treinta y nueve mil setecientos veintitrés
dólares americanos con setenta y siete centavos (US$.239,723.77) por daño a la persona afirmando
haber sido sometida a proceso judicial y privada de su libertad durante dos años y ocho meses
obteniendo después el indulto y posteriormente una sentencia favorable recaída en el expediente
número 1277-99-AC/Tribunal Constitucional sobre acción de cumplimiento; 2.2.- El Ministerio de
Justicia y Derechos Humanos, mediante escrito de fojas cuarenta y siete a cuarenta y nueve, contes-
ta la demanda negando la misma al considerar que dicho Ministerio no administra justicia penal ni

Volumen 9 | Marzo 2015 Actualidad Civil 417


Actualidad

Civil Jurisprudencia fundamental


ordena reclusiones siendo las mismas decisiones jurisdiccionales tomadas dentro de un proceso no
teniendo por tanto la calidad de legitimatio ad causam pasiva y si bien el artículo 139 inciso 7 de la
Constitución Política del Estado reconoce el derecho a la indemnización por errores judiciales en los
procesos penales y detenciones arbitrarias también lo es que ya ha transcurrido el plazo de caduci-
dad; sostiene que acorde al pleno jurisdiccional de fecha trece de Julio de dos mil no existe relación
de causalidad entre el hecho y el daño producido no habiendo la actora acreditado la carga de la
prueba de los daños y perjuicios y su cuantía acorde a lo establecido por los artículos 1331 y 1981
del Código Civil y 200 del Código Procesal Civil por lo que la demanda es infundada; y, 2.3.- La
Presidencia del Consejo de Ministros por escrito de fojas setenta y uno a setenta y seis, contesta y
niega la demanda alegando que el presidente de la república ni el Presidente del Consejo de Minis-
tros han llevado a cabo actos dolosos o culposos que hayan ocasionado daño a la demandante
habiendo por el contrario emitido un acto administrativo beneficioso y justo como lo es el indulto;
sostiene que los hechos derivan de una supuesta detención arbitraria que ocasionó daños actuando
las autoridades en cumplimiento de sus funciones y de acuerdo a las normas vigentes y a ley ha-
biendo actuado por tanto dentro del ejercicio regular de un derecho conforme a lo previsto por el
artículo 1971 del Código Civil; respecto al lucro cesante que se reclama indica que la demandante
toma como referencia los ingresos que dejó de percibir mensualmente como encargada de prensa
de la Federación de Trabajadores Metalúrgicos del Perú y los trabajos independientes en diseño
gráfico agregando que el tiempo de detención de dos años y ocho meses le habría generado un
empobrecimiento irreparable, sin embargo, no existe detención arbitraria toda vez que las autori-
dades han dado cumplimiento a la sentencia condenatoria dictada luego de lo probado en un
proceso judicial y en cuanto al daño emergente la actora refiere que se le habría generado también
un perjuicio económico al desprenderse de bienes de su propiedad y de su familia no obstante que
toda venta propicia condiciones favorables para mejorar la situación legal; finalmente arguye que
el daño a la persona conforme a los argumentos expresados no se ha configurado.- Tercero.- Que,
el Juez del Vigésimo Juzgado Especializado en lo Civil de Lima, declaró fundada en parte la deman-
da ordenando que la demandada pague por todo concepto indemnizatorio a la parte demandante
el importe de ciento diez mil doscientos setenta y seis dólares americanos con veinticuatro centavos
(US$.110,276.24) sin costas ni costos y habiéndose apelado la sentencia la Tercera Sala Civil de
Lima confirma la misma en el extremo que declara fundado en parte el daño personal (daño moral
y proyecto de vida) y fija dicho monto en la cantidad de cien mil dólares americanos (US$.100,000.00)
revoca la apelada en la parte que declara fundada la demanda respecto al lucro cesante y daño
emergente y reformando la misma declara infundados dichos extremos consignando que al haber-
se invocado y resuelto oportunamente las excepciones de prescripción extintiva y de falta de legiti-
midad para obrar pasiva se concluyó que existe identidad entre las partes de la relación jurídica
material y las partes de la relación jurídica procesal por tanto los emplazados son los especialmente
habilitados por ley para tal efecto habiéndose determinado de otro lado en la sentencia del Tribunal
Constitucional recaída en el proceso de Acción de Cumplimiento signado con el número de expe-
diente 1277-99-AC/TC que la Presidencia de la República y el Ministerio de Justicia son los obliga-
dos a indemnizar entre otros a la demandante en cumplimiento además del inciso 6 del artículo 14
del Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos una vez que se haya establecido el monto de
la reparación correspondiente a cada uno de los demandantes señalando en este extremo la senten-
cia de vista que no cabe analizar los elementos constitutivos de la responsabilidad sino solo los lí-
mites de ésta (monto de la reparación) en ese sentido los agravios deben ser desestimados. En
cuanto al agravio referente al monto fijado en dólares americanos el artículo 1237 del Código Civil
considera que no es aplicable al presente caso por cuanto no se trata de una obligación concertada
sino derivada del daño irrogado a la demandante. En cuanto al lucro cesante y daño emergente la
Sala Superior concluye que no han sido probados conforme lo señala el artículo 196 del Código
Procesal Civil por lo que debe revocarse la apelada estando probado el daño personal por los actos
personales sufridos y el monto fijado acorde al daño sufrido el cual comprende el daño moral y el
daño al proyecto de vida aunado al sufrimiento psíquico.- Cuarto.- Que, la motivación de las reso-
luciones judiciales constituye un elemento del debido proceso y, además, se ha considerado como
principio y derecho de la función jurisdiccional consagrado en el inciso 5 del artículo 139 de la
Constitución Política del Estado, norma constitucional que ha sido recogida en el artículo 12 de la
Ley Orgánica del Poder Judicial, en el inciso 6 del artículo 50 e incisos 3 y 4 del artículo 122 del
Código Procesal Civil, y cuya infracción origina la nulidad de la resolución, conforme lo disponen
las dos últimas normas procesales señaladas.- Quinto.- Que, una motivación comporta la justifica-
ción lógica, razonada y conforme a las normas constitucionales y legales, así como con arreglo a los
hechos y petitorios formulados por las partes; por tanto, una motivación adecuada y suficiente
comprende tanto la motivación de hecho o in factum (en el que se establecen los hechos probados
y no probados mediante la valoración conjunta y razonada de las pruebas incorporadas al proceso,

418 Instituto Pacífico Volumen 9 | Marzo 2015


Algunos aspectos sobre la reparación e indemnización judicial

sea a petición de parte como de oficio, subsumiéndolos en los supuestos fácticos de la norma) y la
motivación de derecho o in jure (en el que se selecciona la norma jurídica pertinente y se efectúa
una adecuada interpretación de la misma).- Sexto.- Que, en cuanto al agravio consignado en el
recurso de casación interpuesto por la Presidencia del Consejo de Ministros, referida al punto a)
inciso i), analizada la sentencia de vista impugnada no se advierte vulneración alguna al principio
de motivación conforme se denuncia, puesto que se ha establecido que de la sentencia expedida
por el Tribunal Constitucional número 1277-99-AC/TC ha quedado sentado que los obligados a
indemnizar a la demandante por los daños irrogados son la Presidencia de la República y el Minis-
terio de Justicia, y en la parte resolutiva se ordena que éstos cumplan con el mandato indemniza-
torio reconocido en el artículo 14.6 del Pacto Internacional de Derecho Civiles y Políticos, una vez
que se haya determinado el monto de la reparación correspondiente a cada uno de los demandan-
tes beneficiados con la Ley número 26655, por lo que, se considera que en este caso no deben
analizarse los elementos de la responsabilidad, sino los límites de ésta (monto de la reparación),
como es en el caso de autos el daño a la persona –que comprende el daño moral y proyecto de
vida– que se encuentra acreditado en el hecho de que la demandante perdió los estudios superiores
de ciencias de la comunicación que venía cursando en la universidad particular San Martín de Po-
rres y que se encuentra acreditado que la demandante fue condenada en base a elementos proba-
torios insuficientes que hicieron presumir a la comisión ad hoc encargada de evaluar y proponer la
concesión del indulto que no habría ningún tipo de vinculación con elementos, actividades u orga-
nizaciones terroristas, por lo que se concedió el indulto, además la demandante sufrió carcelería por
más de dos (02) años lo que se aúna al sufrimiento psíquico que le ha generado la privación de su
libertad individual, encontrándose debidamente probado el daño a la persona, mas no así el daño
emergente y lucro cesante invocados.- Sétimo.- Que, en cuanto a los agravios consignados en el
punto a) incisos ii) y iii), debe señalarse que conforme se ha señalado precedentemente, la senten-
cia expedida por el Tribunal Constitucional número 1277-99-AC/TC ha establecido que los obliga-
dos a indemnizar a la demandante por los daños irrogados son la Presidencia de la República y el
Ministerio de Justicia, en consecuencia, ha determinado el emplazamiento expreso de la Presidencia
de la República y el Ministerio de Justicia, por tanto la denuncia esgrimida debe desestimarse, de-
biéndose agregar que el recurrente pretende mediante esta vía casatoria la incorporación al proceso
del Poder Judicial, Congreso de la República y el Ministerio de Economía y Finanzas, situación que
no es viable.- Octavo.- Que, en cuanto al agravio consignado en el recurso de casación interpuesto
por el Ministerio de Justicia y Derechos Humanos, referido a los puntos a), b), d), e) y f) analizada
la sentencia de vista impugnada se advierte que se encuentra debidamente motivada, al haber se-
ñalado que en la sentencia expedida por el Tribunal Constitucional número 1277-99-AC/TC ha
quedado sentado que los obligados a indemnizar a la demandante por los daños irrogados son la
Presidencia de la República y el Ministerio de Justicia, y en la parte resolutiva se ordena que éstos
cumplan con el mandato indemnizatorio reconocido en el artículo 14.6 del Pacto Internacional de
Derechos Civiles y Políticos, una vez que se haya determinado el monto de la reparación correspon-
diente a cada uno de los demandantes beneficiados con la Ley número 26655; en consecuencia, no
se advierte –conforme lo señala la recurrente– que en la sentencia antes aludida se haya dispuesto
que los que deben cumplir el mandato indemnizatorio son el ex presidente Alberto Fujimori Fuji-
mori y Carlota Valenzuela de Puelles, toda vez que se ha ordenado el pago al Estado peruano repre-
sentado en la Presidencia de la República y el Ministerio de Justicia, esto es, como poder del estado
e institución, mas no a las personas que en ese momento la representaban, por tanto, la denuncia
debe desestimarse.-

Noveno.- Que, asimismo, debe señalarse que la impugnada al señalar que en la sentencia del
Tribunal Constitucional antes aludida ha quedado sentado que los obligados a indemnizar a la
demandante por los daños irrogados son la Presidencia de la República y el Ministerio de Justicia,
lo que se encuentra reconocido en el artículo 14.6 del Pacto Internacional de Derechos Civiles
y Políticos y por ello ya no deben analizarse los elementos de la responsabilidad civil, sino solo
los límites de ésta (monto de la reparación) daño a la persona –que comprende el daño moral y
proyecto de vida–; advirtiéndose de lo expuesto, que la impugnada se encuentra debidamente
motivada, si se tiene en cuenta que dicha sentencia del Tribunal Constitucional dejó expedito
el derecho a la indemnización por parte de las personas que fueron injustamente detenidas y
condenadas por delito de terrorismo y luego indultadas, las cuales fueron beneficiadas con la Ley
número 26655; asimismo, se advierte que la impugnada ha realizado una debida valoración de
los medios probatorios, conforme lo prevé el artículo 197 del Código Procesal Civil, al señalar
que el daño a la persona se encuentra acreditado en que: 1) La demandante perdió los estudios

Volumen 9 | Marzo 2015 Actualidad Civil 419


Actualidad

Civil Jurisprudencia fundamental

superiores de Ciencias de la Comunicación que venía cursando en la Universidad Particular


San Martín de Porres, 2) se encuentra acreditado que la demandante fue condenada en base
a elementos probatorios insuficientes que hicieron presumir a la comisión ad hoc encargada
de evaluar y proponer la concesión del indulto que no habría ningún tipo de vinculación con
elementos, actividades u organizaciones terroristas, por lo que se le concedió el indulto; y 3) la
demandante sufrió carcelería por más de dos (02) años.-

Décimo.- Que, asimismo, la impugnada ha establecido en el décimo cuarto considerando que dada
las circunstancias probadas en autos, se estima la suma de cien mil dólares americanos
(US$.100,000.00) por daño personal que comprende el daño moral y al proyecto de vida y asimis-
mo se ha pronunciado respecto al inmueble ubicado en la localidad de Huachipa –al que hace re-
ferencia el recurrente señalando que el mismo ha sido transferido por el Estado Peruano a la de-
mandante a título gratuito mediante Decreto Supremo número 014-2006-JUS.- Décimo
Primero.- Que, al no configurarse la causal de infracción normativa procesal que incide directamen-
te sobre la decisión contenida en la resolución impugnada prevista en el artículo 386 del Código
Procesal Civil – modificado por la Ley número 29364 por no advertirse vulneración alguna al dere-
cho al debido proceso en lo atinente a la motivación de las resoluciones judiciales en el aspecto de
la valoración de la prueba, garantías consagradas en los artículos 50 inciso 6, 121, 122 inciso 4 y
197 del Código Procesal Civil corresponde a este Supremo Tribunal pronunciarse respecto al pedido
subordinado revocatorio, esto es, la infracción normativa sustantiva.- Décimo Segundo.- Que, en
cuanto al agravio consignado en el recurso de casación interpuesto por la Presidencia del Consejo
de Ministros, referido al punto b) y c), y en cuanto al agravio consignado en el recurso de casación
interpuesto por el Ministerio de Justicia y Derechos Humanos, referido al punto c), debe señalarse
que no se advierte infracción alguna de la norma denunciada, si conforme se ha señalado preceden-
temente, la impugnada ha considerado que en este caso no cabe analizar los elementos de la res-
ponsabilidad sino solo los límites de ésta –monto de reparación–, puesto que la propia sentencia
del Tribunal Constitucional recaída en el expediente número 1277-99-AC/TC -promovido entre
otros, por la demandante ordena al Presidente de la República y al Ministerio de Justicia cumplan
con el mandato indemnizatorio reconocido en el artículo 1436 del Pacto Internacional de Derechos
Civiles y Políticos, una vez que se haya determinado el monto de la reparación correspondiente a
cada uno de los demandantes beneficiados con la Ley número 26655; en consecuencia, la denuncia
debe desestimarse.- Por las razones anotadas y de conformidad a lo establecido por el artículo 397
del Código Procesal Civil modificado por la Ley número 29364; declararon: INFUNDADOS los re-
cursos de casación interpuestos por la Presidencia del Consejo de Ministros y el Ministerio de Justi-
cia y Derechos Humanos obrantes de fojas setecientos cincuenta y ocho a setecientos noventa y uno
y de fojas ochocientos dieciocho a ochocientos treinta y cinco respectivamente; NO CASARON la
resolución de vista a fojas seiscientos ochenta y seis dictada por la Tercera Sala Civil de la Corte
Superior de Justicia de Lima su fecha diecinueve de octubre de dos mil once; DISPUSIERON la
publicación de la presente resolución en el diario oficial El Peruano, bajo responsabilidad; en los
seguidos por Rosa María Alva Rea contra el Ministerio de Justicia y Derechos Humanos y otros, so-
bre Indemnización por Daños y Perjuicios; y los devolvieron.- SS. CABELLO MATAMALA, DEL CARPIO
RODRÍGUEZ, MIRANDA MOLINA, CALDERÓN PUERTAS EL VOTO EN MINORÍA DE LOS SEÑORES
JUECES SUPREMOS VALCÁRCEL SALDAÑA, CALDERÓN CASTILLO Y CUNYA CELI ES COMO
SIGUE: MATERIA DEL RECURSO: Se trata de los recursos de casación interpuestos por la Presiden-
cia del Consejo de Ministros según escrito de fojas setecientos cincuenta y el Ministerio de Justicia y
Derechos Humanos mediante escrito de fojas ochocientos dieciocho respectivamente contra la sen-
tencia de vista de fojas seiscientos ochenta y seis de fecha diecinueve de octubre de dos mil once
expedida por la Tercera Sala Civil de la Corte Superior de Justicia de Lima que confirma la sentencia
que declara fundada en parte la demanda concerniente al daño personal (daño moral y al proyecto
de vida) y fija el monto por dicho daño en la suma de cien mil dólares americanos (US$.100,000.00)
la revoca en el extremo que declara fundada la demanda respecto al lucro cesante y al daño emer-
gente y reformando la recurrida declara infundado dicho extremo.- FUNDAMENTOS DEL RECUR-
SO: Por resoluciones de fecha trece de junio de dos mil doce obrantes a fojas noventa y dos y no-
venta y cuatro del cuadernillo de casación respectivamente esta Sala Suprema ha declarado
procedentes los recursos por las causales de infracción normativa material y procesal alegándo-
se: 1.- En el recurso de casación de la Presidencia del Consejo de Ministros se denuncia: a) La in-
fracción normativa por contravención de las normas que garantizan el derecho al debido
proceso por: i) Vulneración del principio de la motivación escrita de resoluciones judiciales toda
vez que en la sentencia materia de casación no se ha establecido de manera precisa y clara cuáles
son los elementos de la responsabilidad civil que deben configurarse en autos según la perspectiva
de los hechos; ii) Por omisiones que afectan el desarrollo del proceso y vulneran el derecho a la

420 Instituto Pacífico Volumen 9 | Marzo 2015


Algunos aspectos sobre la reparación e indemnización judicial

ejecución de resoluciones judiciales pues al haberse dirigido al Presidente de la República y al Mi-


nisterio de Justicia debió tenerse en cuenta el ámbito presupuestal y no meramente el aspecto re-
presentativo a efectos de determinar quiénes deben afrontar las deudas del Estado; iii) Por no ha-
berse incorporado al proceso al Poder Judicial, al Congreso de la República y al Ministerio de
Economía y Finanzas como sujetos procesales los que se encuentran dotados de legitimidad para
obrar como demandados en este proceso; b) La infracción normativa por inaplicación del artí-
culo 1971 inciso 1 del Código Civil toda vez que el Presidente de la República lejos de causar un
daño a la demandante a través del indulto concedido ha actuado en ejercicio de una potestad
constitucional por lo que no puede admitirse la producción de un daño a la demandante; c) La
infracción normativa del artículo 1985 del Código Civil porque al no existir en el presente caso
relación de causalidad no existe por el Presidente de la República deber de indemnizar pudiendo la
determinación del resarcimiento económico haber creado al demandante un enriquecimiento inde-
bido y un grave perjuicio económico al Estado; y, 2.- En el recurso del Ministerio de Justicia y De-
rechos Humanos se denuncia: a) La infracción normativa del inciso 2 del artículo 138 de la
Constitución Política del Estado al no haber intervenido nunca la entidad recurrente en la rela-
ción material que ocasionó los pretendidos eventos dañosos materia de la demanda y no haberse
ordenado a la recurrente que asuma tal obligación pues conforme a lo resuelto por el Tribunal
Constitucional en la sentencia recaída en el expediente número 1277-99-AC/ Tribunal Constitucio-
nal se dispone que los que deben cumplir el mandato indemnizatorio son el ex presidente Alberto
Fujimori Fujimori y Carlota Valenzuela de Puelles quienes asumieron responsabilidad civil por sus
actos; b) La infracción normativa de los artículos 139 inciso 2 de la Constitución Política del
Estado y 121 del Código Procesal Constitucional al dársele una interpretación distinta a lo que
ordena el fallo del Tribunal Constitucional al haberse ordenado ilegalmente que sea la entidad re-
currente la que asuma la indemnización que no le corresponde y no a quienes en dicha sentencia
constitucional se ha determinado; c) La infracción normativa del artículo 1985 del Código Civil
al no analizar y sustentar razonablemente en el presente caso los elementos de la responsabilidad
civil a fin de conocer cuáles son las razones suficientes por las que pese a no ser parte material en
los hechos materia de pretensión se le está pretendiendo obligar que asuma la responsabilidad civil;
d) La infracción normativa de los incisos 3 y 5 del artículo 139 de la Constitución Política del
Estado al no fundamentar la sentencia de vista la determinación de la responsabilidad civil y no
consignar las razones por las que establece la existencia del daño personal ni los medios probatorios
que sustentan la decisión de fijar por dicho concepto una suma exorbitante; e) La infracción nor-
mativa de los artículos 122 inciso 3 del Código Procesal Civil y 12 de la Ley Orgánica del
Poder Judicial al no expresar la sentencia de vista cuáles son los fundamentos de derecho en los
cuales sustenta la responsabilidad civil asignada a la parte recurrente así como el daño personal y
el monto fijado; f) La infracción normativa del artículo 196 del Código Procesal Civil al no
haber la Sala Superior establecido los elementos que configuran la responsabilidad civil de la parte
recurrente por lo que resulta ilógico que determine el daño personal que debe asumir si no se ha
emitido pronunciamiento respecto al inmueble ubicado en la localidad de Huachipa entregado a la
parte actora vía transferencia a título gratuito mediante Decreto Supremo.- CONSIDERANDO: Pri-
mero.- Que, el recurso de casación ha sido admitido por causales que implican errores in proceden-
do así como in iudicando por lo que es del caso analizar y emitir pronunciamiento respecto a la
causal de infracción normativa procesal porque de darse dicha situación ya no cabe pronunciamien-
to sobre las causales materiales que también han sido invocadas.- Segundo.- Que, examinados los
argumentos referidos a la infracción normativa procesal se colige que esta Sala Suprema debe de-
terminar si se ha incurrido en vulneración del derecho al debido proceso en cuanto a la motivación
de las resoluciones judiciales en el aspecto de la valoración de las pruebas.- Tercero.- Que, para los
efectos de determinar si en el caso concreto se han infringido los numerales antes mencionado re-
sulta necesario efectuar las siguientes precisiones: 3.1.- De la revisión del presente proceso se
aprecia que por escrito de demanda obrante a fojas dieciocho Rosa María Alva Rea solicita se cum-
pla con pagarle la indemnización de daños y perjuicios ascendente a la suma de doscientos cincuen-
ta mil dólares americanos (US$.250,000.00) la cual comprende cuatro mil cuatrocientos diecinueve
dólares americanos con ochenta y ocho centavos (US$.4,419.88) por lucro cesante, cinco mil ocho-
cientos cincuenta y seis dólares americanos con treinta y seis centavos (US$.5,856.36) por daño
emergente y doscientos treinta y nueve mil setecientos veintitrés dólares americanos con setenta y
siete centavos (US$.239,723.77) por daño a la persona afirmando haber sido sometida a proceso
judicial y privada de su libertad durante dos años y ocho meses obteniendo después el indulto y
posteriormente una sentencia favorable recaída en el expediente número 1277-99-AC/Tribunal
Constitucional sobre acción de cumplimiento; 3.2.- El Ministerio de Justicia mediante escrito de
fojas cuarenta y siete contesta la demanda negando la misma al considerar que el Ministerio de
Justicia no administra justicia penal ni ordena reclusiones siendo las mismas decisiones jurisdiccio-
nales tomadas dentro de un proceso no teniendo por tanto la calidad de legitimatio ad causam pasi-
va y si bien el artículo 139 inciso 7 de la Constitución Política del Estado reconoce el derecho a la

Volumen 9 | Marzo 2015 Actualidad Civil 421


Actualidad

Civil Jurisprudencia fundamental


indemnización por errores judiciales en los procesos penales y detenciones arbitrarias también lo es
que ya ha transcurrido el plazo de caducidad; sostiene que acorde al Pleno Jurisdiccional de fecha
trece de julio de dos mil no existe relación de causalidad entre el hecho y el daño producido no
habiendo la actora acreditado la carga de la prueba de los daños y perjuicios y su cuantía acorde a
lo establecido por los artículos 1331 y 1981 del Código Civil y 200 del Código Procesal Civil por lo
que la demanda es Infundada; y, 3.3.- La Presidencia del Consejo de Ministros por escrito de fojas
setenta y uno contesta y niega la demanda alegando que el Presidente de la República ni el Presi-
dente del Consejo de Ministros han llevado a cabo actos dolosos o culposos que hayan ocasionado
daño a la demandante habiendo por el contrario emitido un acto administrativo beneficioso y justo
como lo es el indulto; sostiene que los hechos derivan de una supuesta detención arbitraria que
ocasionó daños actuando las autoridades en cumplimiento de sus funciones y de acuerdo a las
normas vigentes y a ley habiendo actuado por tanto dentro del ejercicio regular de un derecho
conforme a lo previsto por el artículo 1971 del Código Civil; respecto al lucro cesante que se recla-
ma indica que la demandante toma como referencia los ingresos que dejó de percibir mensualmen-
te como encargada de prensa de la Federación de Trabajadores Metalúrgicos del Perú y los trabajos
independientes en diseño gráfico agregando que el tiempo de detención de dos años y ocho meses
le habría generado un empobrecimiento irreparable sin embargo no existe detención arbitraria
toda vez que las autoridades han dado cumplimiento a la sentencia condenatoria dictada luego de
lo probado en un proceso judicial y en cuanto al daño emergente la actora refiere que se le habría
generado también un perjuicio económico al desprenderse de bienes de su propiedad y de su fa-
milia no obstante que toda venta propicia condiciones favorables para mejorar la situación legal;
finalmente arguye que el daño a la persona conforme a los argumentos expresados no se ha confi-
gurado.- Cuarto.- Que, el Juez del Vigésimo Juzgado Civil de la Corte Superior de Justicia de Lima
declaró fundada en parte la demanda ordenando que la demandada pague por todo concepto in-
demnizatorio a la parte demandante el importe de ciento diez mil doscientos setenta y seis dólares
americanos con veinticuatro centavos (US$.110,276.24) sin costas ni costos y habiéndose apelado
de la sentencia la Tercera Sala Civil de la Corte Superior de Justicia de Lima confirma la misma en el
extremo que declara fundado en parte el daño personal (daño moral y proyecto de vida) y fija di-
cho monto en la cantidad de cien mil dólares americanos (US$.100,000.00) revoca la apelada en
la parte que declara fundada la demanda respecto al lucro cesante y daño emergente y reformando
la misma declara Infundados dichos extremos consignando que al haberse invocado y resuelto
oportunamente las excepciones de prescripción extintiva y de falta de legitimidad para obrar pasiva
se concluyó que existe identidad entre las partes de la relación jurídica material y las partes de la
relación jurídica procesal por tanto los emplazados son los especialmente habilitados por ley para
tal efecto habiéndose determinado de otro lado en la sentencia del Tribunal Constitucional recaída
en el proceso de Acción de Cumplimiento signado con el número de expediente 1277-99-AC/TC
que la Presidencia de la República y el Ministerio de Justicia son los obligados a indemnizar entre
otros a la demandante en cumplimiento además del inciso 6 del artículo 14 del Pacto Internacional
de Derechos Civiles y Políticos una vez que se haya establecido el monto de la reparación corres-
pondiente a cada uno de los demandantes señalando en este extremo la sentencia de vista que no
cabe analizar los elementos constitutivos de la responsabilidad sino solo los límites de esta (monto
de la reparación) en ese sentido los agravios deben ser desestimados. En cuanto al agravio referen-
te al monto fijado en dólares americanos el artículo 1237 del Código Civil considera que no es
aplicable al presente caso por cuanto no se trata de una obligación concertada sino derivada del
daño irrogado a la demandante. En cuanto al lucro cesante y daño emergente la Sala Superior con-
cluye que no han sido probados conforme lo señala el artículo 196 del Código Procesal Civil por lo
que debe revocarse la apelada estando probado el daño personal por los actos personales sufridos
y el monto fijado acorde al daño sufrido el cual comprende el daño moral y el daño al proyecto de
vida aunado al sufrimiento psíquico.- Quinto.- Que, al respecto, debe precisarse que el debido
proceso, la independencia en el ejercicio de la función jurisdiccional y la motivación de las resolu-
ciones judiciales constituyen garantías constitucionales consagradas en el artículo 139 incisos 2, 3 y
5 de la Constitución Política del Estado así como en el artículo VII del Título Preliminar y artículos
50 inciso 6, 121, 122 incisos 3 y 4, 197 del Código Procesal Civil y 12 de la Ley Orgánica del Poder
Judicial las cuales aseguran la publicidad de las razones que tuvieron en cuenta los jueces para
pronunciar sus sentencias resguardando a los particulares y a la colectividad de las decisiones arbi-
trarias, estando obligados los jueces a enunciar las pruebas en que sostienen sus juicios y a valorar
las mismas racionalmente advirtiéndose la falta de motivación no solo en la falta de exposición de
la línea de razonamiento que determina al juzgador a decidir la controversia sino también en la no
ponderación de los elementos introducidos en el proceso de acuerdo al sistema legal es decir no
justificar suficientemente la parte resolutiva de la sentencia a fin de legitimarla.- Sexto.- Que, sobre
el particular el Tribunal Constitucional en el Cuarto Fundamento Jurídico de la Sentencia número
04295-2007-PHC/TC ha señalado que el derecho a la debida motivación de las resoluciones judi-
ciales es una garantía del justiciable frente a la arbitrariedad judicial y garantiza que las resoluciones

422 Instituto Pacífico Volumen 9 | Marzo 2015


Algunos aspectos sobre la reparación e indemnización judicial

judiciales no se encuentren justificados en el mero capricho de los magistrados sino en datos obje-
tivos que proporciona el ordenamiento jurídico o los que se deriven del caso.- Sétimo.- Que, en tal
sentido debemos observar que en la motivación de las resoluciones judiciales pueden presentarse
vicios que pueden ser objeto de control casatorio los cuales son: 1) La falta de motivación, y 2) La
defectuosa motivación, dividiéndose la defectuosa motivación en tres agravios: a) Motivación apa-
rente; b) Motivación insuficiente; y c) Motivación defectuosa en sentido estricto.- Octavo.- Que, de
lo expuesto se aprecia que existen hasta tres tipos de vicios vinculados a la defectuosa motivación
esto es la motivación aparente, la cual se da cuando la decisión se basa en pruebas no actuadas o
en hechos no ocurridos; la motivación insuficiente, que se presenta cuando se vulnera el principio
de la razón suficiente y la motivación propiamente defectuosa que se da cuando el razonamiento
del juez viola los principios lógicos y las reglas de la experiencia denominándose en la doctrina los
vicios o errores en el razonamiento del juzgador, errores in cogitando.- Noveno.- Que, del mismo
modo de acuerdo a lo establecido en el artículo VII del Título Preliminar del Código Procesal Civil
así como en lo establecido en los incisos 3 y 4 del artículo 122 del acotado Código el principio de
congruencia procesal implica por un lado que el juez no pueda ir más allá del petitorio ni fundar su
decisión en hechos diversos de los que han sido alegados por las partes y por otro lado la obligación
de los magistrados de pronunciarse respecto a todos los puntos controvertidos establecidos en el
proceso, a todas las alegaciones efectuadas por las partes en sus actos postulatorios o medios im-
pugnatorios. Igualmente la fijación de puntos controvertidos representa o grafica el encuentro fron-
tal de la posición de las partes en un proceso y permite determinar que exista congruencia entre lo
controvertido en el proceso que es materia de conflicto y lo resuelto en la sentencia por el juez de
tal suerte que la fijación de los puntos controvertidos debe considerarse como un aspecto de tras-
cendental importancia en el desarrollo de un proceso al ser el puente entre la pretensión de las
partes y la decisión judicial (sentencia) que las estima o no puente por el que además transita la
congruencia.- Décimo.- Que, del análisis de la resolución recurrida se advierte que la Sala ha incu-
rrido en motivación aparente conforme al agravio consignado en el punto a) inciso i) del cuarto
fundamento de la resolución suprema que declara la procedencia del recurso de casación interpues-
to por la Presidencia del Consejo de Ministros y en los agravios señalados en el punto d), e) y f) del
cuarto fundamento de la resolución suprema que declara la procedencia del recurso de casación
interpuesto por el Ministerio de Justicia y Derechos Humanos al confirmar la sentencia que declara
fundada la demanda al considerar que la Sala Superior señala que no cabe analizar los elementos
constitutivos de la responsabilidad sino solo los límites de esta (monto de la reparación) en atención
a que existe un pronunciamiento del Tribunal Constitucional derivado de una garantía constitucio-
nal de acción de cumplimiento en el que se dejó establecido que la demandante tiene el derecho a
ser indemnizada por el daño inobjetablemente ocasionado; del mismo modo respecto al daño per-
sonal se ha probado que la demandante: a) Cursaba estudios de Ciencias de la Comunicación
conforme a la constancia de estudios 254-98-JORAD de fecha veintidós de mayo de mil novecientos
noventa y ocho emitida por la Universidad San Martín de Porres en la que se precisa que cursaba el
noveno ciclo en el semestre académico 1994-II en la Facultad de Ciencias de la Comunicación, Tu-
rismo y Psicología - Escuela de Ciencias de la Comunicación, b) Se le concedió indulto con la Reso-
lución Suprema número 245-97-JUS acorde a lo señalado por el artículo 1 de la Ley número 26655
al haber sido condenada en base a elementos probatorios insuficientes que hicieron presumir razo-
nablemente a la Comisión Ad Hoc encargada de evaluar y proponer la concesión del indulto que no
habría tenido ningún tipo de vinculación con elementos, actividades u organizaciones terroristas; y
c) Sufrió carcelería más de dos años en el Establecimiento Penal de Mujeres de Chorrillos estimando
en este contexto que la suma fijada por el A quo ascendente a cien mil dólares americanos
(US$.100,000.00) es acorde al daño personal el cual comprende el daño moral y el proyecto de
vida aunándose el sufrimiento psíquico que le ha generado la privación de su libertad individual
debiendo igualmente considerarse que el Estado Peruano mediante Decreto Supremo número 014-
2006-JUS ha transferido a la demandante a título gratuito un área de terreno dentro del denomina-
do sub lote 01 ubicado en la avenida central de la localidad de Huachipa distrito de San Juan de
Lurigancho provincia y departamento de Lima inscrito en la Partida número 42960292 del Registro
de Predios.- Décimo Primero.- Que, siguiendo los argumentos vertidos en el punto precedente se
observa que si bien se ha establecido de manera uniforme que al existir identidad entre las partes
de la relación jurídica material y las partes de la relación jurídica procesal y por tanto encontrarse
especialmente habilitados por ley los emplazados Presidente de la República y Ministro de Justicia
lo cual se corrobora con la sentencia del Tribunal Constitucional recaída en el expediente número
1277-99-AC/Tribunal Constitucional resultan ser los obligados a indemnizar a la demandante y
otros aunado al hecho que al resolverse la excepción de falta de legitimidad para obrar pasiva del
Presidente de la República se declaró Infundada dicha excepción y por ende están correctamente
emplazados también lo es que en cumplimiento del Pacto Internacional de Derechos Civiles Políticos
y la disposición contenida en el artículo 14 inciso 6 se estableció que todo condenado que haya sido
indultado por la existencia de un error judicial sea indemnizado conforme a ley por lo que no cabe

Volumen 9 | Marzo 2015 Actualidad Civil 423


Actualidad

Civil Jurisprudencia fundamental


duda que a la demandante le corresponde una indemnización máxime si estando a lo prescrito por
el artículo 1985 del Código Civil los daños patrimoniales y extrapatrimoniales pueden repararse
patrimonialmente es decir son indemnizables ya sea con una suma de dinero o con cualquier otra
obligación que conlleve a resarcir el daño causado y cuando se indemniza un daño lo que se está
haciendo es convertir en patrimonio el mismo ya sean los daños de naturaleza personal, material o
moral.- Décimo Segundo.- Que, ahora bien, respecto a los elementos de la responsabilidad civil
para determinar el daño debe tenerse en consideración que el valor jurídico protegido es la perso-
na y si bien es cierto por los fundamentos precedentes los emplazados deben indemnizar a la de-
mandante también es menester pronunciarse de manera clara y precisa cómo se configuran cada uno
de los elementos de la responsabilidad civil en cumplimiento estricto de la motivación de las reso-
luciones judiciales y como garantía de un debido proceso no habiendo en el presente caso la sen-
tencia de vista determinado cuál es el criterio que asume para determinar el monto fijado ascen-
dente a cien mil dólares americanos (US$.100,000.00) pues no se ha realizado una disgregación
específica ni precisado la subsunción de los hechos a esta categoría civil no expresando tampoco si
el pago de la Indemnización es independiente o solidaria en consecuencia incurre en vulneración
del debido proceso y motivación de resoluciones judiciales resultando evidente la contravención del
debido proceso.- Décimo Tercero.- Que, en lo atinente a los demás agravios procesales que se han
declarado procedente es del caso señalar lo siguiente: a) En cuanto al recurso de casación de la
Presidencia del Consejo de Ministros en el que alega que al estar dirigida la demanda al Presidente
de la República y al Ministerio de Justicia debió tenerse en cuenta el ámbito presupuestal a fin de
determinar quien que debe afrontar las deudas del Estado y que debió incorporarse al proceso el
Poder Judicial así como al Congreso de la República y al Ministerio de Economía y Finanzas corres-
ponde señalar que en autos se ha determinado acorde a ley y a la sentencia del Tribunal Constitu-
cional recaída en el Expediente número 1277-99-AC/ Tribunal Constitucional que los funcionarios
emplazados cumplan con el mandato indemnizatorio reconocido por el inciso 6 del artículo 14 del
Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos y en lo atinente al emplazamiento de las entida-
des mencionadas debe precisarse que el presente proceso de indemnización se ha formalizando en
vía de acción indemnizatoria en cumplimiento a los efectos de la Ley y a la sentencia del Tribunal
Constitucional recaída en la acción de cumplimiento seguida sin embargo la parte demandada re-
currente no hizo valer los medios que el Código Procesal Civil permite a fin de emplazar a quien se
considere que debía integrar la relación jurídica procesal; b) Respecto al recurso de casación del
Ministerio de Justicia en el que se denuncia la infracción de los artículos 128 segundo párrafo, 139
inciso 2 de la Constitución Política del Estado y 121 del Código Procesal Constitucional debe preci-
sarse que estos agravios no resultan atendibles por cuanto como ya se ha expresado anteriormente
la indemnización establecida en autos deriva de la Ley número 26655 habiéndose formalizado las
libertades personales a través de Indultos mediante diversas resoluciones supremas y el Tribunal
Constitucional se ha pronunciado vía acción de cumplimiento resultando de aplicación lo dispuesto
en el artículo 14 inciso 6 del Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos por lo que deben
desestimarse los agravios expuestos; siendo esto así, esta Sala Suprema considera que el presente
recurso de casación merece ser amparado al configurarse la causal de infracción normativa procesal
que incide directamente sobre la decisión contenida en la resolución impugnada prevista en el ar-
tículo 386 del Código Procesal Civil – modificado por la Ley número 29364 al haberse vulnerado el
derecho al debido proceso en lo atinente a la motivación de las resoluciones judiciales en el aspec-
to de la valoración de la prueba garantías consagradas en los artículos 50 inciso 6, 121, 122 inciso
4 y 197 del Código Procesal Civil careciendo de objeto pronunciarse respecto al pedido subordina-
do revocatorio esto es la infracción normativa sustantiva.- En consecuencia de conformidad a lo
establecido por el artículo 396 primer párrafo del Código Procesal Civil modificado por la Ley nú-
mero 29364, NUESTRO VOTO es porque se declaren: FUNDADOS los recursos de casación inter-
puestos por la Presidencia del Consejo de Ministros y el Ministerio de Justicia y Derechos Humanos
obrantes a fojas setecientos cincuenta y ocho y ochocientos dieciocho respectivamente por la causal
relativa a la infracción normativa de carácter procesal que incide directamente sobre la decisión
contenida en la resolución impugnada en consecuencia; SE CASE la sentencia de vista a fojas seis-
cientos ochenta y seis dictada por la Tercera Sala Civil de la Corte Superior de Justicia de Lima su
fecha diecinueve de octubre de dos mil once; SE ORDENE que la sala de origen expida nueva re-
solución con arreglo a ley; SE DISPONGA la publicación de la presente resolución en el Diario Ofi-
cial El Peruano bajo responsabilidad; en los seguidos por Rosa María Alva Rea contra el Ministerio
de Justicia y Derechos Humanos y otros sobre Indemnización por Daños y Perjuicios; y se devuelvan.
Ponente Señora Valcárcel Saldaña, Jueza Suprema.- SS. VALCÁRCEL SALDAÑA, CALDERÓN CASTI-
LLO, CUNYA CELI

424 Instituto Pacífico Volumen 9 | Marzo 2015


Algunos aspectos sobre la reparación e indemnización judicial

JURISPRUDENCIA FUNDAMENTAL

Casación N.º 4540-


2012 LIMA*
Es facultad del juez aumentar o
disminuir el monto indemnizatorio
por lucro cesante

INDEMNIZACIÓN POR DAÑOS Y PERJUICIOS


SUMILLA.- No constituye motivación defectuosa
cuando el juez en virtud de la valoración conjunta y
razonada de los medios probatorios establece pruden-
cial y equitativamente el monto indemnizatorio en caso
el resarcimiento del daño no pudiera ser probado.

Lima, once de julio de dos mil trece.-

LA SALA CIVIL PERMANENTE DE LA CORTE SUPREMA DE JUSTICIA DE LA REPÚBLICA: vista


la causa número cuatro mil quinientos cuarenta guión dos mil doce, en audiencia pública realizada
en la fecha y producida la votación correspondiente, emite la siguiente sentencia: I. ASUNTO: En
el presente proceso de indemnización por daños y perjuicios, el Procurador Público a cargo de los
asuntos judiciales del Ministerio del Interior interpone recurso de casación mediante escrito obran-
te a fojas doscientos sesenta y cuatro, contra la sentencia de vista de fecha quince de agosto de dos
mil doce, obrante a fojas doscientos cuarenta y tres, expedida por la Segunda Sala Civil de la Corte
Superior de Justicia de Lima que, confirmando la sentencia apelada de fecha veintiuno de junio de
dos mil once, obrante a fojas ciento dieciséis, declara fundada en parte la demanda interpuesta por
Carlos Ernesto Hermitaño Luyo, en consecuencia, ordena que la entidad demandada pague por
concepto de lucro cesante la suma de quince mil nuevos soles y por concepto de daño moral la
suma de quince mil nuevos soles, y reformándola en este último extremo (daño moral), incremen-
taron dicho monto en la suma de veinticinco mil nuevos soles. II. ANTECEDENTES. DEMANDA:
Mediante escrito obrante a fojas treinta y seis, presentado el diecinueve de abril de dos mil diez,
Carlos Ernesto Hermitaño Luyo interpone demanda de indemnización por daños y perjuicios por los
conceptos de daño moral, daño emergente y lucro cesante en la suma de seiscientos cuarenta mil
setecientos nuevos soles, más intereses legales. El demandante sostiene los siguientes argumentos
de hecho: I) El quince de diciembre de dos mil, la entidad demandada emitió la Resolución Regio-
nal 428-2000-VII-RPNPN-JOPER-UMMYD-SR, mediante la cual pasa a la situación de disponibili-
dad por medida disciplinaria al demandante y luego a retiro por Resolución Directoral
238-2001-DGPNP/DIPER-PNP. II) Pese a que administrativamente cuestionó las antes citadas reso-
luciones, no obtuvo respuesta alguna, por lo que recurrió judicialmente –vía acción de amparo– a
fin de que se le declare inaplicables dichas resoluciones y además se le reincorpore a la situación de
actividad. III) En el citado proceso judicial, se dictó la sentencia de fecha veinte de agosto de dos
mil tres, que declara fundada en parte la demanda de amparo, en consecuencia, se declaran inapli-
cables las citadas resoluciones administrativas y se ordena la reincorporación inmediata del actor,
decisión que fue confirmada por la Sala Superior por resolución de fecha veintiséis de noviembre
de dos mil cuatro. IV) Sostiene que nunca se le comprobó ninguna falta o delito pues en el proceso
penal que se le siguió por el delito contra la fe pública –falsedad ideológica–, no se le encontró

* Publicado en El Peruano, el 1 de diciembre de 2014.

Volumen 9 | Marzo 2015 Actualidad Civil 425


Actualidad

Civil Jurisprudencia fundamental


responsabilidad alguna. V) En relación al daño extrapatrimonial, el demandante considera que si
bien no se frustró de manera grave e irreparable su proyecto de vida, sin embargo, éste se alteró
pues le impidió alcanzar las metas y objetivos que se había propuesto, ya que se encontraba apto
para ostentar un grado jerárquico más alto, por lo que considera que este daño debe ser cuantifi-
cado en la suma de ciento cincuenta mil nuevos soles. VI) En cuanto al daño moral, sostiene que la
decisión arbitraria de la entidad demandada afectó bastante a su familia, pues su cónyuge tuvo la
pérdida de un embarazo y además tenían el proyecto de adquirir su vivienda propia, sin embargo,
tuvieron que vivir durante cuatro años en la casa de una de sus cuñadas, por lo tanto, considera que
este concepto debe ser estimado en la suma de trescientos cincuenta mil nuevos soles. VII) En rela-
ción al daño emergente, este ha consistido en el pago que tuvo que efectuar al abogado que con-
trató para su defensa, así como los gastos que efectuó para la salud de su esposa, por lo que este
concepto lo estima en la suma de cincuenta mil nuevos soles. VIII) Finalmente, en cuanto al lucro
cesante considera que este concepto consiste en las remuneraciones que dejó de percibir desde
diciembre del año dos mil hasta marzo del dos mil cuatro, año en que fue reincorporado a la Policía
Nacional del Perú, así como los conceptos de escolaridades, bonificaciones y aguinaldos, lo que en
total suman noventa mil setecientos nuevos soles. Según resolución número uno, de fecha veinti-
nueve de abril de dos mil diez, obrante a fojas cuarenta y cinco, el Juez admite la demanda en la
vía del proceso de conocimiento. CONTESTACIÓN DE LA DEMANDA: Según escrito obrante a
fojas cincuenta y dos, presentado el treinta de junio de dos mil doce, el Procurador Público a cargo
de los asuntos judiciales del Ministerio del Interior contesta la demanda, la que niega y contradice,
argumentando lo siguiente: I) Los actos administrativos que disponen el pase a situación de dispo-
nibilidad y luego a la de retiro por medida disciplinaria del demandante, han sido dictados obser-
vando todas las formalidades establecidas en la ley de la materia, siendo que el demandante ha
hecho uso de su derecho de defensa, por tanto, considera que la presente demanda debió ser de-
clarada infundada. II) La conducta realizada por la demandada no constituye un hecho antijurídico,
toda vez que actuó de acuerdo a ley, no extralimitándose en sus funciones formales ni materiales,
pues aplicó las normas contemplados en la ley y en los reglamentos internos; por tal razón, estima
que ha actuado en el ejercicio regular del derecho, de acuerdo a lo previsto en el artículo 1971,
inciso 1, del Código Civil. III) El demandante no demuestra en forma fehaciente los daños sufridos
pues es necesario probar dichos daños para invocar una indemnización. PUNTOS CONTROVERTI-
DOS: Según consta en el Acta de Audiencia Única obrante a fojas ochenta, se fijaron los siguientes
puntos controvertidos: I) Establecer la responsabilidad civil extracontractual incurrida por la deman-
dada Dirección General de la Policía Nacional del Perú - Sede del Ministerio del Interior. II) Estable-
cer la procedencia de indemnización por los daños y perjuicios en la suma de seiscientos cuarenta
mil nuevos soles. III) Establecer la procedencia del pago de intereses legales, costas y costos del
proceso. SENTENCIA PRIMERA INSTANCIA: Culminado el trámite correspondiente, el Juez me-
diante sentencia de fecha veintiuno de junio de dos mil once, obrante a fojas ciento dieciséis, de-
clara fundada en parte la presente demanda y ordena que la entidad demandada pague la suma
de quince mil nuevos soles por concepto de lucro cesante y además quince mil nuevos soles por
concepto de daño moral, lo que en total asciende a la suma de treinta mil nuevos soles. Los funda-
mentos principales de esta decisión son los siguientes: I) La conducta antijurídica de la demandada
se desprende de la resolución judicial emanada en el proceso de amparo interpuesto por el deman-
dante, en el que se concluye que existió afectación de los derechos constitucionales del afectado al
haber quedado desvirtuadas las razones que dieron lugar a las medidas disciplinarias impuestas. II)
En cuanto al daño emergente, el Juez considera que este concepto no ha sido debidamente acredi-
tado. III) En relación al lucro cesante, las liquidaciones de remuneraciones presentadas por el de-
mandante no resultan ser un factor determinante sino solo referencial, por lo que, de conformidad
con el artículo 1332º del Código Civil, el juzgador fija un monto prudencial y razonable por este
concepto, de acuerdo a la realidad económica y sobre la base de una valoración equitativa, por lo
que este concepto lo cuantifica en la suma de quince mil nuevos soles. IV) El juzgador considera
que, en cuanto al daño extrapatrimonial, el pase a retiro del actor le ha ocasionado una perturba-
ción anímica comprensible, así como una angustia injustamente sufrida, pues tuvo que esperar un
periodo de más de tres años para ser repuesto como efectivo policial, daño moral que considera
debe cuantificarse de manera equitativa, concepto que fija en la suma de quince mil nuevos soles.
V) Finalmente, el Juez desestima el concepto del daño al proyecto de vida, pues no se ha acreditado
con medios probatorios ciertos el alegado ascenso que consideraba alcanzar. RECURSO DE APELA-
CIÓN: Mediante escrito obrante a fojas ciento veintiocho, presentado el siete de julio de dos mil
once, el demandante interpone recurso de apelación contra la decisión antes citada, impugnando
el monto otorgado por concepto de daños y perjuicios, pues no lo considera proporcional para el
daño sufrido a su persona y su respectiva familia. SENTENCIA SEGUNDA INSTANCIA: La Segunda
Sala Civil de la Corte Superior de Justicia de Cusco, mediante sentencia de vista de fecha quince de

426 Instituto Pacífico Volumen 9 | Marzo 2015


Algunos aspectos sobre la reparación e indemnización judicial

agosto de dos mil doce, obrante a fojas doscientos cuarenta y tres, confirma la apelada que declara
fundada en parte la presente demanda y ordena que la entidad demandada pague la suma de
quince mil nuevos soles por concepto de daño moral, y la reforma en el extremo que ordena el
pago de quince mil nuevos soles por concepto de lucro cesante, incrementándolo en la suma de
veinticinco mil nuevos soles, más intereses legales. En rigor, dicha decisión se sustenta en los si-
guientes fundamentos: I) La Sala considera que los agravios del demandante, referidos a cuestionar
el monto otorgado por concepto de indemnización, han sido materia de pronunciamiento por el
juzgador, conforme se aprecia del considerando undécimo de la sentencia apelada. II) También
considera que se encuentra de acuerdo con el monto otorgado por el concepto de daño moral, mas
no por el lucro cesante, el cual incrementa en la suma de veinticinco mil nuevos soles, en aplicación
de lo dispuesto en el artículo 1332º del Código Civil. RECURSO DE CASACIÓN: Contra la resolu-
ción dictada por la Sala Superior, el Procurador Público a cargo de los asuntos judiciales del Minis-
terio del Interior ha interpuesto recurso de casación, mediante escrito obrante a fojas doscientos
sesenta y cuatro Este Supremo Tribunal, mediante resolución de fecha veintinueve de enero del año
en curso, obrante a fojas treinta y dos del Cuaderno respectivo, ha declarado la procedencia ordi-
naria del recurso por la infracción normativa de los artículos 139º, inciso 3, de la Constitución Polí-
tica y 122º, inciso 3, del Código Procesal Civil, en cuanto al extremo de la sentencia de vista que
revoca el monto del lucro cesante, asimismo, declara la procedencia excepcional por la infracción
normativa del artículo 139º, inciso 5, de la Constitución Política. Los argumentos que sustentan el
recurso extraordinario consisten en que el Juez ha vulnerado el derecho a la debida motivación de
las resoluciones judiciales al expedir una resolución judicial que adolece de motivación aparente, ya
que sólo intenta dar cumplimiento formal al mandato, amparándose en frases sin ningún sustento
fáctico o jurídico. Sobre el daño moral, debe señalarse que el Procurador Público impugnante no
apeló de la sentencia de primera instancia, confirmada por la sentencia de vista, que ordena el pago
de quince mil nuevos soles por daño moral, por lo que este extremo debe desestimarse al no alcan-
zarle los efectos de la procedencia dictada por esta Sala Suprema. III. CUESTIÓN JURÍDICA EN
DEBATE: La cuestión jurídica en debate consiste en determinar si en este caso se ha producido
defectos u omisiones de orden formal al expedirse la sentencia de vista impugnada. IV. FUNDA-
MENTOS DE ESTA SALA SUPREMA: 1. En el presente caso, es conveniente precisar que este Su-
premo Tribunal ha declarado la procedencia del recurso de casación por las infracciones normativas
de los artículos 139º inciso 3 de la Constitución Política del Estado y 122º inciso 3 del Código Pro-
cesal Civil, así como la procedencia excepcional por la infracción normativa del artículo 139º inciso
5 de la Constitución Política. 2. Ahora bien, del análisis del recurso de casación propuesto se aprecia
que, a través de la infracción de las normas antes citadas, se pretende el control de la correcta apli-
cación del derecho constitucional al debido proceso, reconocido en el artículo 139º, inciso 3, de la
Constitución Política, y que según Landa Arroyo, “es un derecho humano abierto de naturaleza
procesal y alcances generales que busca resolver de forma justa las controversias que se presentan
ante las autoridades judiciales. Se considera un derecho ‘continente’ pues comprende una serie de
garantías formales y materiales. Como tal, carece de un ámbito constitucionalmente protegido de
manera autónoma, de modo que su lesión se produce cuando se afecta cualquiera de los derechos
que consagra, y no uno de manera específica”1 3. En tal virtud, se puede entender que el derecho
al debido proceso está compuesto por una serie de derechos, principios y garantías, entre ellas, el
derecho a la debida motivación de las resoluciones judiciales reconocido constitucionalmente en el
artículo 139º inciso 5 de la Constitución Política. 4. Sobre el derecho a la debida motivación de las
resoluciones judiciales, el Tribunal Constitucional ha tenido la oportunidad de señalar que “(...) los
jueces, al emitir sus resoluciones, deben expresar los fundamentos de hecho y de derecho que las funda-
mentan. Sin embargo ello no implica que dicha fundamentación deba ser necesariamente extensa, sino
que lo importante es que ésta, aun si es expresada de manera breve y concisa o mediante una motivación
por remisión, refleje de modo suficiente las razones que llevaron al juzgador a adoptar determinada
decisión”.2 5. En tal virtud, se puede establecer que el derecho a la motivación no implica necesa-
riamente una determinada extensión, siempre y cuando exista suficiente sustento fáctico y jurídico
en la decisión y que además exista relación entre lo pedido y lo resuelto, toda vez que el razona-
miento debe responder las alegaciones de las partes del proceso pero no significa que todas y cada
una de las alegaciones sean objeto de pronunciamiento, sino sólo aquellas relevantes para resolver

1 LANDA ARROYO, César. El Derecho al Debido Proceso en la Jurisprudencia: Corte Suprema de Justicia de la Repú-
blica del Perú, Tribunal Constitucional del Perú, Corte Interamericana de Derechos Humanos. Volumen 1. Fondo
Editorial Academia de la Magistratura. Lima, Perú, 2012. Pág.16
2 Fundamento Jurídico 10º de la Sentencia del Tribunal Constitucional Nº 03530-2008-PA/TC, emitida el 15 de
mayo de 2009.

Volumen 9 | Marzo 2015 Actualidad Civil 427


Actualidad

Civil Jurisprudencia fundamental


el caso. 6. En tal sentido, este Supremo Tribunal considera necesario examinar las razones expuestas
en la resolución recurrida en casación, a fin de determinar si se trata de una decisión debidamente
motivada que permita a los justiciables conocer las razones o justificaciones que llevaron a tomar la
decisión impugnada y, para tal fin, es imprescindible señalar en qué consiste la controversia susci-
tada. 7. El presente proceso versa sobre la demanda de indemnización por daños y perjuicios inter-
puesta por Carlos Ernesto Hermitaño Luyo, a fin de que se le pague la suma de seiscientos cuarenta
mil setecientos nuevos soles, en virtud del daño ocasionado por la Dirección General de la Policía
Nacional del Perú al pasarlo a la situación de retiro, pese a que no había incurrido en falta alguna,
por lo que, mediante acción de amparo, fue reincorporado a dicha institución, debiendo indicarse
que el demandante solicita el pago por los conceptos de daño personal (daño al proyecto de vida)
y daño moral, así como el lucro cesante y daño emergente. 8. En virtud a dicha pretensión, el Juez
de primer grado, mediante la sentencia obrante a fojas ciento dieciséis, desestima los extremos
demandados consistentes en el daño personal y daño emergente y ampara los extremos referidos
al daño moral y al lucro cesante. 9. Contra la antes citada decisión, el demandante apela sólo de los
extremos que le fueron adversos, conforme se aprecia del escrito obrante a fojas ciento veintiocho.
10. En tal sentido, la Sala Superior –al emitir la resolución impugnada– revocó la sentencia apelada
en cuanto al monto del concepto por lucro cesante, fijándolo en la suma de veinticinco mil nuevos
soles y la confirmó en lo demás que contiene. 11. Así, el Procurador Público del Ministerio del In-
terior interpone recurso de casación por defectuosa fundamentación que debe referirse, en estricto,
al monto fijado por concepto de lucro cesante, aspecto sobre el cual debe incidir el pronunciamien-
to de este Supremo Tribunal.

12. Al respecto, debe señalarse que del análisis efectuado a la sentencia de vista impugnada, se
advierte que la Sala Superior incrementó el monto por lucro cesante, en aplicación, claro está,
de lo dispuesto en el artículo 1332º del Código Civil, norma que establece “Si el resarcimiento
del daño no pudiera ser probado en su monto preciso, deberá fijarlo el juez con valoración
equitativa”, esto es, el Juez utilizando la sana crítica y la valoración conjunta y razonada de las
circunstancias puede establecer prudencial y equitativamente el monto indemnizatorio cuando
el resarcimiento del daño no pudiera ser probado. 13. En este orden de ideas, se puede concluir
que la resolución recurrida en casación contiene una motivación razonada, pues si bien es cierto
aquella no es extensa, sin embargo, se aprecia que el razonamiento tiene un sustento fáctico
y jurídico que se apoya en la aplicación de lo dispuesto en el artículo 1332º del Código Civil,

por tal razón, resulta evidente que deben desestimarse las infracciones normativas del artículo 139º,
incisos 3 y 5, de la Constitución Política, así como el artículo 122º, inciso 3, del Código Procesal
Civil. V. DECISIÓN: Por tales consideraciones, este Supremo Tribunal, en aplicación de lo dispuesto
en el artículo 397º del Código Procesal Civil, declara: 1. INFUNDADO el recurso de casación inter-
puesto por el Procurador Público a cargo de los asuntos judiciales del Ministerio del Interior,
mediante escrito obrante a fojas doscientos sesenta y cuatro, en consecuencia, NO CASARON la
sentencia de vista de fecha quince de agosto de dos mil doce, obrante a fojas doscientos cuarenta y
tres, expedida por la Segunda Sala Civil de la Corte Superior de Justicia de Lima que, confirmando
la sentencia apelada de fecha veintiuno de junio de dos mil once, obrante a fojas ciento dieciséis,
declara fundada en parte la demanda, en consecuencia, ordena que la entidad demandada pague
por concepto de lucro cesante la suma de quince mil nuevos soles y por concepto de daño moral
la suma de quince mil nuevos soles, y reformándola en este último extremo, incrementa dicho
monto en la suma de veinticinco mil nuevos soles. 2. DISPUSIERON la publicación de la presente
resolución en el diario oficial El Peruano, bajo responsabilidad; en los seguidos por Carlos Ernesto
Hermitaño Luyo contra el Procurador Público a cargo de los asuntos judiciales del Ministerio del
Interior, sobre indemnización por daños y perjuicios; y los devolvieron. Interviene como ponente
el señor Juez Supremo Almenara Bryson. SS. ALMENARA BRYSON, HUAMANÍ LLAMAS, ESTRELLA
CAMA, CALDERÓN CASTILLO, CALDERÓN PUERTAS

428 Instituto Pacífico Volumen 9 | Marzo 2015


Algunos aspectos sobre la reparación e indemnización judicial

JURISPRUDENCIA FUNDAMENTAL

Casación N.º 2364-


2013 JUNÍN*
Los daños causados por la durabi-
lidad de un proceso son reparables

INDEMNIZACIÓN POR DAÑOS Y PERJUICIOS


SUMILLA: Que, del análisis tanto de la sentencia de
primera como de segunda instancia, se aprecia que los
órganos jurisdiccionales han declarado infundada la
demanda, amparándose para arribar a tal decisión en
el hecho de que el demandante no habría cumplido
con demostrar la existencia de daño o perjuicio que sea
materia de reparación o indemnización; no obstante,
conforme se aprecia de lo actuado, las instancias de
mérito han valorado de manera parcial o incompleta
los medios probatorios; asimismo, no se ha expresado
una motivación suficiente o razonable por la que se
llega a la conclusión de que el accionante no habría
acreditado la existencia de daño que pueda ser resar-
cible, ello por cuanto de las sentencias emitidas en
el proceso contencioso administrativo, se aprecia a
las claras que el actor respecto del concurso público
convocado cumplía con todos los requisitos para ser
nombrado como docente y que al no hacerlo oportu-
namente, la entidad demandada habría vulnerado su
derecho constitucional al trabajo.

Lima, veintitrés de julio de dos mil catorce.-

LA SALA CIVIL TRANSITORIA DE LA CORTE SUPREMA DE JUSTICIA DE LA REPÚBLICA: Vista


la causa número dos mil trescientos sesenta y cuatro – dos mil trece; luego de verificada la votación
con arreglo a ley, emite la siguiente sentencia.- MATERIA DEL RECURSO DE CASACIÓN: Se trata
del recurso de casación interpuesto por Pablo Emilio Rivera Vivas a fojas trescientos ocho, contra la
sentencia de vista de fojas doscientos noventa y dos, de fecha veintiocho de enero de dos mil trece,
expedida por la Segunda Sala Mixta de Huancayo de la Corte Superior de Justicia de Junín, que
confirma la sentencia apelada de fojas doscientos cincuenta y siete, de fecha veinticuatro de julio
de dos mil once, que declara infundada la demanda interpuesta; en los seguidos por Pablo Emilio
Rivera Vivas contra el Gobierno Regional de Junín y otro, sobre Indemnización por Daños y Perjui-
cios.- FUNDAMENTOS DEL RECURSO DE CASACIÓN: Que, el recurso de casación fue declarado
procedente por resolución de fecha diez de octubre de dos mil trece, que corre a fojas cuarenta y
seis del cuadernillo formado en este Supremo Tribunal por la causal prevista en el artículo 386 del
Código Procesal Civil, por la que se denuncia la infracción de los artículos 139, incisos 3 y 5 de
la Constitución Política del Perú y 122, incisos 3 y 4 del Código Procesal Civil, señalando que
la sentencia materia de casación no hace mención alguna a norma jurídica que sustente su fallo; lo
único que ha hecho es describir los elementos de la responsabilidad civil, mencionando únicamen-
te doctrina, sin respaldo normativo. La Sala Superior se limita a señalar en unas cuantas líneas lo
vertido por el A quo, no habiendo motivado su decisión con arreglo a ley.- CONSIDERANDO: Pri-
mero: Que, del examen de los autos se advierte que a fojas cincuenta y cuatro, Pablo Emilio Rivera

* Publicado en El Peruano, el 30 de octubre de 2014.

Volumen 9 | Marzo 2015 Actualidad Civil 429


Actualidad

Civil Jurisprudencia fundamental


Vivas interpone demanda sobre Indemnización por Daños y Perjuicios por Responsabilidad Civil
Extracontractual a fin de que los demandados cumplan con pagarle la suma de ochenta mil nuevos
soles (S/.80,000.00), disgregados de la siguiente manera: cincuenta y un mil doscientos cincuenta
y nueve nuevos soles con sesenta y cinco céntimos (S/.51,259.65), por concepto de remuneraciones
dejadas de percibir; dos mil setecientos cuarenta nuevos soles con treinta y cinco céntimos
(S/.2,740.35), por concepto de gratificaciones, asignaciones por fiestas patrias, navidad y escolari-
dad; y veintiséis mil nuevos soles (S/.26,000.00), por concepto de daño moral, económico y otros.
Como sustento fáctico de su demanda manifiesta que: a) Con fecha marzo del año dos mil dos se
realizó el Concurso Público para Docentes, Ley número 24029, sin embargo, pese haber ganado en
el citado concurso una plaza, se quedó sin trabajo hasta la fecha de su reposición (año dos mil sie-
te), por cuestiones ilegales que impugnó oportunamente; b) Luego de agotar la vía administrativa
interpuso una acción de amparo, Expediente número 2004-00272, por la cual la Sala Civil de la
Corte Superior de Justicia de Junín mediante sentencia de vista ordenó su adecuación al proceso
contencioso administrativo; c) Adecuada su demanda al proceso contencioso administrativo, el
Tercer Juzgado Mixto de Huancayo mediante sentencia de fecha veintinueve de diciembre de dos
mil seis declara fundada en parte su demanda, ordenando que se le adjudique la plaza vacante
conforme al Cuadro de Méritos y de Plazas Publicadas Oficialmente, en cualquiera de las cinco
opciones que solicitó; siendo dicha resolución confirmada por la Primera Sala Mixta de la Corte
Superior de Justicia de Junín, mediante sentencia de fecha veinte de junio de dos mil siete; d) Lue-
go de varios requerimientos se le nombra en la plaza que ganó en el citado Concurso Público, ad-
judicándole la plaza de industria del vestido en el CETI “Mariscal Castilla” –El Tambo– Huancayo,
reconociéndosele su condición de trabajador docente nombrado; e) Los demandados han actuado
con dolo en la ejecución del daño moral y económico, pues conocían la existencia de la Ley núme-
ro 27971 (Ley que faculta el nombramiento de los profesores aprobados en el Concurso Público
autorizado por la Ley número 27491), a la vez de la Directiva número 096-2003-MF/DG, la cual fija
como obligación que para acceder a dicha ampliación de adjudicación de plazas vacantes tenía que
solicitarse mediante escrito; f) Durante todo el proceso administrativo y luego judicial, (más de tres
años, cuatro meses y trece días), se le causó perjuicio al truncar sus deseos de seguir estudios de
postgrado, esto es, su proyecto de vida fue dañado; asimismo, diversos malestares en que se vio
inmerso por no contar con ingresos económicos, como son los pagos de vivienda, alimentación,
vestido, así como el derecho a la educación escolar de sus menores hijos, aparte de generarle deu-
das de todo tipo, incluyendo el abogado patrocinante, inclusive atentando contra la salud de su
familia, hijos menores, esposa y de su misma persona; g) También su moral se vio afectada, ya que
fue marginado y rechazado dentro de su entorno familiar, así como en la esfera social, ya que fue
excluido por sus amistades al no tener dinero, perjuicio económico que se reflejó dado que tenien-
do ganado el derecho a ser nombrado, se le privó por más de tres años de remuneraciones y otros
derechos económicos y laborales, situación que provocó que se vea inmerso en una indigencia
económica y moral.-Segundo: Que, admitida a trámite la demanda, el Gobierno Regional de Junín
se apersona al proceso y mediante escrito de fojas setenta y ocho, contesta la demanda argumen-
tando lo siguiente: i) Que el accionante venía laborando como docente y posteriormente a través
de una acción de amparo le fue reconocido su derecho a ser nombrado, debido a que de acuerdo
a la normatividad para acceder a su nombramiento tenía que presentar título pedagógico de la
especialidad de industria y vestido; ii) Que el derecho del demandante para acceder a una plaza de
nombramiento tenía que hacerse efectivo a través del Poder Judicial, dado que el accionante no
cumplía con los requisitos que administrativamente se exigían, habiendo actuado la entidad recu-
rrente en aplicación del artículo 1971, inciso 1, del Código Civil.- Tercero: Que, por su parte, la
apoderada del Director Regional de Educación de Junín mediante escrito de fojas ochenta y cinco
contesta la demanda señalando lo siguiente: i) Que el accionante obtuvo en el concurso público
docente un puntaje de cincuenta y siete punto diez (57.10) que no obstante ser nota aprobatoria
no alcanzó a cubrir una plaza orgánica presupuestada dentro del riguroso orden de méritos, pues
delante del demandante habían docentes con mayor puntaje; ii) Que además, mediante la Resolu-
ción Directoral número 03759-2007-UGEL-H el demandante fue nombrado a partir del día cuatro
de abril de dos mil siete; por lo tanto, la entidad demandada mediante tal acto ha corroborado que
su accionar siempre se enmarcó dentro de los parámetros legales, siendo que no pudo nombrar al
demandante por falta de plazas en la primera etapa y luego porque no cumplía con el requisito
establecido mediante la Ley número 27971, que consistía en poseer título pedagógico; sin embar-
go, frente al mandato judicial han cumplido con adjudicarle la plaza docente, ya que al ser una
resolución emanada de proceso regular les permitía administrativamente proceder a su nombra-
miento. Cuarto: Que, valoradas las pruebas y compulsados los hechos expuestos por las partes, por
sentencia de primera instancia de fecha veinticuatro de julio de dos mil diez se declara infundada
la demanda. De los fundamentos de dicha sentencia se extrae básicamente que el A quo ha estable-
cido que: a) Respecto al lucro cesante, el demandante solo ha indicado que por remuneraciones
dejadas de percibir le correspondería un total de cincuenta y un mil doscientos cincuenta y nueve
nuevos soles con sesenta y cinco céntimos (S/.51,259.65) y por gratificaciones y escolaridad la suma

430 Instituto Pacífico Volumen 9 | Marzo 2015


Algunos aspectos sobre la reparación e indemnización judicial

de dos mil setecientos cuarenta nuevos soles con treinta y cinco céntimos (S/.2,740.35), sin embar-
go, no ha presentado medio probatorio alguno con el que pueda determinarse que hubiera perci-
bido las cantidades reclamadas, por lo tanto debe aplicarse el artículo 200 del Código Procesal Civil;
b) Respecto al daño emergente, el actor no ha señalado en su demanda que hubiera sufrido pérdi-
da económica alguna; sin embargo, ha presentado como medios probatorios boletas de pago de
gastos que normalmente realiza en su vida cotidiana y que no pueden ser considerados como daño
emergente; c) Respecto al daño moral, el demandante ha señalado que se vio afectado al truncar
sus estudios de postgrado, afectando de esta manera su moral y entorno familiar por falta de dine-
ro; sin embargo, tampoco ha presentado medio probatorio que lo acredite o que ayude a inferir la
existencia del daño moral alegado; es más, al referirse al truncamiento de sus estudios de postgrado
está refiriéndose al daño al proyecto de vida, figura jurídica no acogida por nuestro ordenamiento
legal; d) En consecuencia, el demandante no ha cumplido con demostrar la ocurrencia de daño, ya
sea patrimonial o extrapatrimonial; así, ante tal ausencia no hay nada que reparar o indemnizar y
por ende, no hay problema alguno de responsabilidad civil.- Quinto: Que, apelada que fuera la
sentencia de primera instancia, la Sala Superior mediante la Resolución de Vista de fecha veintiocho
de enero de dos mil trece confirma la sentencia apelada, estableciendo esencialmente lo siguiente:
a) Que en aplicación de los artículos 1969 y 1985 del Código Civil, corresponde analizar los cuatro
elementos de la responsabilidad civil extracontractual (antijuridicidad, daño, relación de causalidad
y factor de atribución), los mismos que deben concurrir en el presente caso; b) Respecto a la anti-
juridicidad, se acredita la concurrencia de este elemento, en la medida que al haberse demostrado
con el Expediente número 2004-272, que los demandados al no adjudicar la plaza vacante al recu-
rrente, pese a haber obtenido puntaje aprobatorio y haber ganado el concurso público, han vulne-
rado su derecho al trabajo, contraviniendo de esta forma las normas constitucionales y legales que
lo protegen; c) De otro lado, respecto al daño causado, se analizan los siguientes aspectos configu-
rantes: c.1) Daño Emergente, destacándose que en autos no obran boletas ni otros documentos que
acrediten los pagos que haya realizado el demandante en el proceso judicial donde obtuvo su
nombramiento, no encontrándose por lo tanto acreditado el daño emergente. En cuanto al pagaré
de fojas trece y el contrato de crédito de fojas quince, se establece que en ellos no obra monto al-
guno que haya sido solicitado como crédito y tampoco se encuentra acreditada la conexión entre
éstos y los gastos del proceso judicial, lo cual podría hacer presumir la existencia de daño patrimo-
nial. Asimismo, si bien a fojas treinta y siguientes obran documentos que prueban que el actor
realizó gastos educativos a favor de sus hijos y gastos ordinarios de su hogar, sin embargo, estos
conceptos no pueden asimilarse a un daño emergente, toda vez que su causa y origen no tienen
nada que ver con el nombramiento o no del actor, sino más bien son una obligación que la ley le
impone en su calidad de padre y cónyuge y porque dichos gastos son imperiosamente producidos
por la naturaleza existencial del ser humano, no teniendo vinculación con la existencia de daño
alguno; c.2) Respecto al lucro cesante, el accionante no adjunta medio de prueba alguno que de-
muestre que ha venido percibiendo remuneración alguna que haya sido frustrada por culpa de los
demandados, al no haberlo nombrado o que haya estado laborando en la administración pública;
máxime, si del proceso contencioso administrativo seguido en el Expediente número 2004-272
podemos observar que ha solicitado el pago de lucro cesante (remuneraciones dejadas de percibir),
extremo que fue declarado infundado, teniendo tal pronunciamiento calidad de cosa juzgada; y
c.3) Respecto al daño moral, la alegación del demandante no resulta suficiente para amparar la
existencia de daño moral; más aún, si no se acredita la existencia de daño patrimonial, además el
concepto de daño al proyecto de vida no es una categoría jurídica reconocida en nuestro ordena-
miento jurídico, por ser eminentemente subjetivo y no estar basado en parámetro de medición
tangible. En todo caso, no existe daño al proyecto de vida, puesto que al haber sido nombrado con
posterioridad al concurso en que participó, puede iniciar sus estudios de especialización o postgra-
do que crea convenientes, no habiéndose encontrado impedido en ningún momento de realizarlos;
c.4) En ese sentido, no se configura daño alguno susceptible de indemnización, puesto que no se
acreditan las consecuencias de la acción generadora del daño que incluye el daño emergente, el
lucro cesante y el daño moral; no correspondiendo por lo tanto analizar los demás elementos de la
responsabilidad civil extracontractual, como son la relación de causalidad y el factor de atribución,
en tanto que los cuatro elementos mencionados de antijuridicidad, daño, relación de causalidad y
factor de atribución deben resultar concurrentes.- Sexto: Que, existe afectación al debido proceso
cuando se transgrede el derecho a la tutela jurisdiccional efectiva; hay inobservancia de la jurisdic-
ción y de la competencia predeterminada por ley; se evidencia error o deficiencia en la apreciación
y valoración de las pruebas, falta de logicidad y razonabilidad en la fundamentación de las senten-
cias y se limita la pluralidad de instancia; debiendo otorgarse el relieve necesario para que exista un
pronunciamiento motivado, los Jueces deben precisar los argumentos o razones suficientes en los
que sustentan su decisión, así como la subsunción de los hechos determinados en la norma apro-
piada para la solución del conflicto intersubjetivo de intereses, lo que garantizará a los justiciables
el respeto al derecho de defensa y por ende al debido proceso.- Sétimo: Que, del análisis de las
sentencias tanto de primera como de segunda instancia, se aprecia que los órganos jurisdiccionales

Volumen 9 | Marzo 2015 Actualidad Civil 431


Actualidad

Civil Jurisprudencia fundamental


han declarado infundada la demanda, amparándose para arribar a tal decisión en que el deman-
dante no habría cumplido con demostrar la existencia de daño o perjuicio que sea materia de re-
paración o indemnización; no obstante,

conforme se aprecia de lo actuado, las instancias de mérito han valorado de manera parcial o
incompleta los medios probatorios, asimismo, no han expresado una motivación suficiente o
razonable por la cual llegan a la conclusión de que el accionante no habría acreditado la exis-
tencia de daño que pueda ser resarcible, ello por cuanto de las sentencias emitidas en el proceso
contencioso administrativo se aprecia de forma clara que el actor respecto del concurso público
convocado, cumplía con todos los requisitos para ser nombrado como docente y que al no hacerlo
oportunamente, la entidad demandada había vulnerado su derecho constitucional al trabajo.-

Octavo: Que, en efecto, como puede advertirse del considerando precedente los órganos de ins-
tancia no han analizado detenidamente el expediente contencioso administrativo en toda su exten-
sión, mediante el cual se estableció que en cuanto al citado concurso público, el accionante había
cumplido con todos los requerimientos establecidos por la Ley número 27491 y su Reglamento,
obteniendo una calificación aprobatoria y no obstante ello, la adjudicación de la plaza vacante
como docente a la que había postulado, no se produjo; debiéndose aclarar que, estando a los he-
chos expuestos por las partes, para poder resolver el presente litigio, resultaba necesario tener a la
vista además el expediente administrativo respectivo, a fin de verificar los antecedentes del citado
concurso, así como el mecanismo del proceso de nombramiento de docentes en dicho concurso en
relación con el demandante y de otro lado, la conducta procesal de la entidad demandada en dicha
causa al no remitir el expediente administrativo correspondiente; situaciones que no han sido escla-
recidas en los presentes autos tanto en primera como en segunda instancia, lo que resulta necesario
dilucidar cabalmente a fin de determinar si la demanda de Indemnización por Daños y Perjuicios
por las causales de Daño Moral y Económico resultan o no amparables.- Noveno: Que, en tal sen-
tido, las sentencias de mérito son merecedoras de la sanción de nulidad, al haberse transgredido el
principio constitucional previsto en el inciso 5 del artículo 139 de la Constitución Política del Perú,
el mismo que indica cuáles son las normas procesales previstas en el inciso 6 del artículo 50 y en el
inciso 3 del artículo 122 del Código Procesal Civil, referidos al cumplimiento irrestricto de una debi-
da motivación de las decisiones jurisdiccionales contenidas en las resoluciones judiciales.- Por tales
consideraciones, declararon: FUNDADO el recurso de casación interpuesto por Pablo Emilio Rivera
Vivas mediante escrito de fojas trescientos ocho; por consiguiente, CASARON la resolución im-
pugnada, en consecuencia NULA la sentencia de vista de fojas doscientos noventa y dos, de fecha
veintiocho de enero de dos mil trece, expedida por la Segunda Sala Mixta de Huancayo de la Corte
Superior de Justicia de Junín; e INSUBSISTENTE la sentencia apelada de fojas doscientos cincuenta
y siete, de fecha veinticuatro de julio de dos mil once; ORDENARON que el Juez de la causa emita
nuevo fallo, con arreglo a derecho y a los considerandos precedentes; DISPUSIERON la publicación
de la presente resolución en el Diario Oficial El Peruano, bajo responsabilidad; en los seguidos por
Pablo Emilio Rivera Vivas contra el Gobierno Regional de Junín y otro, sobre Indemnización por
Daños y Perjuicios; y los devolvieron. Ponente Señor Ticona Postigo, Juez Supremo.- SS. TICONA
POSTIGO, VALCÁRCEL SALDAÑA, CABELLO MATAMALA, MIRANDA MOLINA, CUNYA CELI

Actualidad Civil
se terminó de imprimir
en el mes de marzo de 2015
en los Talleres Gráficos de
Pacífico Editores S.A.C.
Jr. Castrovirreyna N.° 224 - Breña
Telefax: 332-6117 / Central: 330-3642
LIMA - PERÚ

432 Instituto Pacífico Volumen 9 | Marzo 2015