Está en la página 1de 3

Primera generación[editar]

Las empresas Trek Technology e IBM comenzaron a vender las primeras unidades de
memoria USB en el año 2000. Trek vendió un modelo bajo el nombre comercial
de Thumbdrive e IBM vendió las primeras unidades en Norteamérica bajo la marca
DiskOnKey, desarrolladas y fabricadas por la empresa israelí M-Systems en capacidades
de 8 MB, 16 MB, 32 MB y 64 MB. Estos fueron promocionados como los «verdaderos
reemplazos del disquete», y su diseño continuó hasta los 256 MB. Los modelos anteriores
de este dispositivo utilizaban copias de baterías, en vez de la alimentación de la PC.2

Segunda generación[editar]
Dentro de esta generación de dispositivos existe conectividad con la norma USB 2.0. Sin
embargo, no usan en su totalidad la tasa de transferencia de 480 Mbit/s que soporta la
especificación USB 2.0 Hi-Speed debido a las limitaciones técnicas de las memorias flash
basadas en NAND. Los dispositivos más rápidos de esta generación usan un controlador
de doble canal, aunque todavía están muy lejos de la tasa de transferencia posible de un
disco duro de la actual generación, o el máximo rendimiento de alta velocidad USB.
Las velocidades de transferencia de archivos varían considerablemente. Se afirma que las
unidades rápidas típicas pueden leer a velocidades de hasta 480 Mbit/s y escribir a cerca
de la mitad de esa velocidad. Esto es aproximadamente 20 veces más rápido que en los
dispositivos USB 1.1, que poseen una velocidad máxima de 24 Mbit/s.

Tercera generación[editar]
La norma USB 3.0 ofrece tasas de cambio de datos mejoradas enormemente en
comparación con su predecesor, además de compatibilidad con los puertos USB 2.0. La
norma USB 3.0 fue anunciada a finales de 2009, pero los dispositivos de consumo no
estuvieron disponibles hasta principios de 2010. La interfaz USB 3.0 dispone las tasas de
transferencia de hasta 4,8 Gbit/s, en comparación con los 480 Mbit/s de USB 2.0. A pesar
de que la interfaz USB 3.0 permite velocidades de datos muy altas de transferencia, a
partir de 2011 la mayoría de las unidades USB 3.0 Flash no utilizan toda la velocidad de la
interfaz USB 3.0 debido a las limitaciones de sus controladores de memoria, aunque
algunos controladores de canal de memoria llegan al mercado para resolver este
problema. Algunas de estas memorias almacenan hasta 256 GB de memoria (lo cual es
1024 veces mayor al diseño inicial de M-Systems). También hay dispositivos, que aparte
de su función habitual, poseen una Memoria USB como aditamento incluido, como
algunos ratones ópticos inalámbricos o Memorias USB con aditamento para reconocer
otros tipos de memorias (microSD, m2, etc.).
En agosto de 2010, Imation anuncia el lanzamiento al mercado de la nueva línea de USB
de seguridad Flash Drive Defender F200, con capacidades de 1 GiB, 2 GiB, 4 GiB, 8 GiB,
16 GiB y 32 GiB. Estas unidades de almacenamiento cuentan con un sensor
biométrico ergonómico basado en un hardware que corrobora las coincidencias de las
huellas dactilares de identificación, antes de permitir el acceso a la información.

Visión general[editar]
Los primeros modelos requerían una batería, pero los actuales usan la energía eléctrica
procedente del puerto USB. Estas memorias son resistentes a los rasguños (externos),
al polvo, y algunos hasta al agua, factores que afectaban a las formas previas de
almacenamiento portátil, como los disquetes, discos compactos y los DVD.3
Su gran éxito y difusión les han supuesto diversas denominaciones populares relacionadas
con su pequeño tamaño y las diversas formas de presentación, sin que ninguna haya
podido destacar entre todas ellas. El calificativo USB o el propio contexto permite
identificar fácilmente el dispositivo informático al que se refiere; aunque siendo un poco
estrictos en cuanto al concepto, USB únicamente se refiere al puerto de conexión.
Características[editar]
Estas memorias se han convertido en el sistema de almacenamiento y transporte personal
de datos más utilizado, desplazando en este uso a los tradicionales disquetes y a los CD.
Se pueden encontrar en el mercado fácilmente memorias de 1, 2, 4, 8, 16, 32, 64, 128,
256, 512 GB, y hasta 1 TB.4 Las memorias con capacidades más altas pueden aún estar,
por su precio, fuera del rango del "consumidor doméstico". Esto supone, como mínimo, el
equivalente a 180 CD de 700 MB o 91 000 disquetes de 1440 KiB aproximadamente.

Soporte[editar]
Los sistemas operativos actuales pueden leer y escribir en las memorias sin más que
enchufarlas a un conector USB del equipo encendido, recibiendo la tensión de
alimentación a través del propio conector, de 5 voltios y un consumo de 2,5 vatios como
máximo. En equipos algo antiguos (como por ejemplo: los equipos con el Windows 98) se
necesita instalar un controlador proporcionado por el fabricante. Las diversas
distribuciones GNU/Linux también tienen soporte para estos dispositivos de
almacenamiento desde la versión 2.4 del núcleo.

Visión detallada[editar]
Utilidades[editar]

Interior de una memoria USB.

Las memorias USB son comunes entre personas que transportan datos de su casa al lugar
de trabajo, o viceversa. Teóricamente pueden retener los datos durante unos 20 años y
escribirse hasta un millón de veces.
Aunque inicialmente fueron concebidas para guardar datos y documentos, es habitual
encontrar en las memorias USB programas o archivos de cualquier otro tipo debido a que
se comportan como cualquier otro sistema de archivos.
Los nuevos dispositivos U3 para Microsoft Windows integran un menú de aplicaciones,
semejante al propio menú de "Inicio", que permiten organizar archivos de imágenes,
música, etc. Para memorias de otros fabricantes también existen colecciones basadas
en software librecomo es el caso de PortableApps.com.
La disponibilidad de memorias USB a costos reducidos ha provocado que sean muy
utilizadas con objetivos promocionales o de marketing, especialmente en ámbitos
relacionados con la industria de la computación (por ejemplo, en eventos tecnológicos). A
menudo se distribuyen de forma gratuita, se venden por debajo del precio de coste o se
incluyen como obsequio al adquirir otro producto.
Habitualmente, estos dispositivos se personalizan grabando en la superficie de la memoria
USB el logotipo de la compañía, como una forma de incrementar la visibilidad de la marca.
La memoria USB puede no incluir datos o llevar información precargada (gráficos,
documentación, enlaces web, animaciones Flash u otros archivos multimedia, aplicaciones
gratuitas o demos). Algunas memorias con precarga de datos son de sólo lectura; otras
están configuradas con dos particiones, una de sólo lectura y otra en que es posible incluir
y borrar datos. Las memorias USB con dos particiones son más caras.
Las memorias USB pueden ser configuradas con la función de autoarranque (autorun)
para Microsoft Windows, con la que al insertar el dispositivo arranca de forma automática
un archivo específico. Para activar la función autorun es necesario guardar un archivo
llamado autorun.inf con el script apropiado en el directorio raíz del dispositivo.5 La función
autorun no funciona en todos los ordenadores. En ocasiones esta funcionalidad se
encuentra deshabilitada para dificultar la propagación de virus y troyanos que se
aprovechan de este sistema de arranque.

Memoria USB Windows To Go.

Otra utilidad de estas memorias es que, si la BIOS del equipo lo admite, pueden arrancar
un sistema operativo sin necesidad de CD, DVD ni siquiera disco duro. El arranque desde
memoria USB está muy extendido en ordenadores nuevos y es más rápido que con un
lector de DVD-ROM. Se pueden encontrar distribuciones de Linux que están contenidas
completamente en una memoria USB y pueden arrancar desde ella (véase Live CD).
Las memorias USB de gran capacidad, al igual que los discos duros o grabadoras de
CD/DVD son un medio fácil para realizar una copia de seguridad, por ejemplo. Hay
grabadoras y lectores de CD-ROM, DVD, disquetera o Zip que se conectan por USB.
Además, desde 2008, existen equipos de audio con un puerto USB al cual se puede
conectar una memoria USB para reproducir la música contenida en él.
Como medida de seguridad, algunas memorias USB tienen posibilidad de impedir la
escritura mediante un interruptor. Otros permiten reservar una parte para ocultarla
mediante una clave.