Está en la página 1de 8

1) La disposición anatómica de las vías respiratorias superiores favorece el depósito de

microorganismos sobre la barrera mucociliar, desde donde son expulsados mediante


estornudos o deglución. En la orofaringe existe además una flora aerobia y anaerobia que
inhibe de forma competitiva la presencia de otros patógenos, componentes humorales
(Inmunoglobulina -Ig G e IgA), y la secreción salivar, que contribuyen activamente en la
defensa contra la infección.
2)

M. tuberculosis, durante la infección en los humanos, atraviesa por diferentes estados


o fases, etapas que pueden agruparse en: una fase activa o replicativa, caracterizada
por la replicación inicial de M. tuberculosis que estimula la inmunidad mediada por
células; una fase de latencia, período donde disminuye la maquinaria metabólica
celular, pero que no se detecta la presencia del bacilo y, finalmente, una fase de
reactivación, estado que se establece en el 10% de los individuos inmunocompetentes.
Este proceso de reactivación tiene una mayor incidencia en individuos
inmunológicamente suprimidos (7).

La infección por M. tuberculosis es un proceso complejo. Luego de la exposición inicial,


el bacilo puede penetrar y replicarse dentro de los macrófagos no activados.
Subsecuentemente, la respuesta inmune del hospedero mediada por los linfocitos T
auxiliadores tipo I (Th1), con la liberación de IL-12, IFN- TNF-, resulta en la
formación del granuloma, tejido constituido por macrófagos y linfocitos que rodean un
área central de necrosis (8). Otros estudios señalan la presencia del bacilo tuberculoso
latente, no sólo en los macrófagos de los granulomas, sino también en las células
fagocíticas no profesionales. De hecho M. tuberculosis se aísla de biopsias de pulmón
con una apariencia normal (9).

El granuloma se caracteriza por poseer un ambiente hipóxico, situación responsable de


mantener bajos los niveles de replicación bacteriana. Así mismo, en su interior pueden
formarse lesiones necróticas que permiten la presencia de M. tuberculosis en el espacio
extracelular, favoreciéndose la existencia de microambientes con áreas anaeróbicas.
De este modo, la adaptación a los bajos niveles de oxígeno es un factor importante
que incrementa la capacidad de M. tuberculosis para persistir en el hospedero. Sin
embargo, el desarrollo de la necrosis no conduce necesariamente a la diseminación y
puede proveer un ambiente que prevenga la transmisión y dispersión de la TB (10). En
modelos animales se demuestra que el TNF- desempeña un papel esencial en la
respuesta inmune del hospedero contra la TB, incluyendo la formación del granuloma y
la contención de la enfermedad (11).

La mayor parte de los componentes estructurales de las micobacterias son de


naturaleza sacarídica, estructuras reconocidas por diversos receptores en los
macrófagos y otros tipos celulares (linfocitos T) (12). Algunas de estas estructuras
moleculares de las micobacterias son también responsables de los mecanismos de
evasión de la respuesta inmune del hospedero, pues son capaces de inhibir o interferir
con los mecanismos microbicidas del macrófago infectado (13).

El medio intracelular confiere ventajas importantes a las micobacterias debido a que


quedan protegidas de los mecanismos efectores de la respuesta inmune del hospedero,
como la lisis por el complemento; además, las características estructurales de su
envoltura le proporcionan resistencia a los agentes microbicidas, a los fármacos y a la
destrucción por el calor (14). El establecimiento de la infección también depende de la
interacción inicial entre los componentes de superficie de las micobacterias con los
receptores de la célula hospedera.

Al utilizar receptores como el CR3, la entrada de las micobacterias patógenas puede


inhibir los mecanismos microbicidas del macrófago, de manera que esta interacción
inicial resulta crítica en la patogénesis de la TB y en la persistencia de la bacteria en el
interior de la célula hospedera (15).

3) Es producida por una bacteria gram negativa llamada “Bordetella Pertussis”, la


cual ataca sólo a los humanos.

La enfermedad se caracteriza por inflamar la tráquea y bronquios, producciendo


“ataques” de tos. La tos característicamente se describe como accesos de tos
violenta y espasmódica que incluso se puede asociar a sensación de asfixia.

3 días a 2 semanas, aunque incluso el período de incubación puede ser de hasta


3 semanas.

Los primeros síntomas, conocidos como la fase o etapa catarral son:

 Tos leve.

 Estornudos.

 Secreción nasal.

 Fiebre, aunque no todos los pacientes la presentan.

La tos característica se manifiesta como accesos de tos incontrolable, espasmódica


y sin interrupción.

La aparición de la tos marca el comienzo de la segunda fase o etapa paroxística.


Muchas veces produce vómitos luego de toser, puede prolongarse hasta 2 meses y
luego desaparecer lentamente, etapa que puede durar entre 1 a 3 meses
adicionales.

Tratamiento: Los macrólidos, eritromicina, claritromicina y azitromicina son los


antimicrobianos de elección para el tratamiento y la quimioprofilaxis de la infección por
Bordetella pertussis La selección del macrólido debe considerar efectividad, tolerancia,
efectos adversos e interacción con otros medicamentos. Azitromicina y claritromicina
son tan efectivos como eritromicina en mayores de 6 meses pero con mejor tolerancia,
menos efectos adversos y mayor vida media que la eritromicina Profilaxis post
exposición: La profilaxis reduce el riesgo de enfermar y de las complicaciones en
grupos definidos de riesgo. Debe ser administrada dentro de los primeros 21 días del
contacto con un caso sintomático

4) Los adenovirus son virus DNA que se clasifican de acuerdo con la presencia de 3
antígenos mayores en la cápside (hexona, pentona y fibra). En general, la infección
se contrae por el contacto con secreciones (incluso en dedos de pacientes
infectados) de una persona infectada o con un objeto contaminado (p. ej., toallas,
instrumentos). La infección puede transmitirse por el aire o el agua (p. ej., al
nadar). La descamación viral asintomática desde el tubo digestivo o las vías
respiratorias puede continuar durante varios meses o incluso durante años.

Signos y síntomas

En los huéspedes inmunocompetentes, la mayoría de las infecciones por adenovirus


son asintomáticas, aunque en ciertas ocasiones pueden provocar un amplio
espectro de manifestaciones clínicas. El síndrome más frecuente, que se presenta
sobre todo en niños, consiste en fiebre, en general > 39°C que dura > 5 días.
También puede aparecer odinofagia, tos, rinorrea u otros síntomas respiratorios. Se
describió otro síndrome caracterizado por conjuntivitis, faringitis y fiebre (fiebre
faringoconjuntival). Algunos síndromes infrecuentes por adenovirus, que se
detectan en lactantes, pueden manifestarse con bronquiolitis grave
(ver Bronquiolitis) y neumonía. En poblaciones cerradas de adultos jóvenes (p. ej.,
reclutas militares), pueden aparecer brotes de enfermedades respiratorias, con
fiebre y síntomas de las vías inferiores, en general traqueobronquitis, aunque
también neumonía, pero sólo en forma ocasional.

La queratoconjuntivitis epidémica (ver Etiología) a menudo puede ser grave y,


esporádicamente, puede provocar epidemias. La conjuntivitis suele ser bilateral y
suelen palparse adenopatías preauriculares. También pueden identificarse
quemosis, dolor y lesiones corneales punteadas visibles con tinción de fluoresceína.
Los signos y síntomas sistémicos son leves o están ausentes. La
queratoconjuntivitis epidémica suele resolverse en 3 o 4 semanas, aunque las
lesiones corneales pueden persistir mucho más tiempo.

Los síndromes adenovirales no respiratorios incluyen cistitis hemorrágica, diarrea


en lactantes y meningoencefalitis.

La mayoría de los pacientes se recuperan completamente. Incluso la neumonía


primaria grave por adenovirus no es mortal, salvo en casos fulminantes inusuales,
sobre todo en lactantes, reclutas militares y pacientes inmunodeficientes.

Diagnóstico

 Evaluación clínica

El diagnóstico de adenovirus con pruebas de laboratorio rara vez afecta el manejo.


Durante la enfermedad aguda, el virus puede aislarse de las secreciones
respiratorias y oculares y con frecuencia se encuentra en las heces y la orina. Un
aumento de 4 veces en el título en suero indica una infección por adenovirus
reciente.

Tratamiento

 Tratamiento sintomático

El tratamiento está dirigido a los síntomas y consiste en medidas de apoyo. En


pacientes inmunodeficientes, se han usado ribavirina y cidofovir; los resultados
fueron variables.
Para reducir al mínimo la transmisión, los profesionales de la salud deben
cambiarse los guantes y lavarse las manos después de examinar a los pacientes
infectados, esterilizar el instrumental adecuadamente y evitar el empleo del mismo
instrumento oftalmológico en más de un paciente.

Prevención

Las vacunas con adenovirus vivos tipos 4 y 7, administradas por vía oral en una
cápsula con cubierta entérica, pueden reducir la enfermedad en las vías
respiratorias inferiores. La vacuna no estuvo disponible durante varios años, pero
se reintrodujo en 2011. Sólo está disponible para el personal militar. Se puede
administrar a pacientes de 17 a 50 años de edad, y no debe aplicarse a
embarazadas o mujeres que están amamantando.

5) Tecnólogo médico
• Participar en la organización y evaluación de la localización de casos.
• Realizar la técnica de baciloscopía estandarizada y normadas por el programa, y
velar porque los resultados, positivos y negativos, lleguen a la procedencia.
• Derivar muestras al laboratorio de referencia para cultivo, y velar porque los
resultados positivos y negativos llegue a la procedencia.
• Informar inmediatamente los casos positivos a la enfermera del equipo de
tuberculosis del establecimiento.
• Velar por el cumplimiento de los controles bacteriológicos de los casos en
tratamiento.
• Enviar listado mensual de casos positivos al referente del laboratorio tipo II del
nivel intermedio, registrando los resultados mensuales de los controles de
9+ptratamiento.
• Enviar la información de las acciones bacteriológicas mensualmente al laboratorio
de referencia del nivel intermedio.
• Supervisar y capacitar en la toma de muestras a su red.
• Supervisar el correcto llenado de formulario de solicitud de investigación
bacteriológica de tuberculosis.

6) Art. 33.- Un caso de tuberculosis diagnosticado clínicamente es aquel en el que se


ha iniciado un tratamiento completo para tuberculosis activa pero que no satisface
los criterios para ser considerado confirmado bacteriológicamente. Estos casos
incluyen aquellos diagnosticados en bases a series de radiografías anormales,
histología sugerente o casos extrapulmonares sin confirmación de 18NORMAS
TÉCNICAS PARA EL CONTROL Y LA ELIMINACIÓN DE LA
TUBERCULOSIS laboratorio. Los casos clínicamente diagnosticados y que
posteriormente resultan ser bacterioló- gicamente positivos (antes o después de
comenzar el tratamiento) deben ser reclasificados como bacteriológicamente
confirmados.
Art. 34.- Se define como tuberculosis pulmonar a aquella que involucra el
parénquima del pulmón o el árbol tráqueo-bronquial. La tuberculosis miliar también
se clasifica como pulmonar debido a que existen lesiones en los pulmones. Un
paciente con tuberculosis pulmonar y extrapulmonar debe ser clasificado como un
caso de tuberculosis pulmonar.
Art. 35.-La tuberculosis extrapulmonar es aquella que afecta a otros órganos,
distintos a los pulmones. Por ejemplo, pleura, meninges, ganglios linfáticos, etc.
Pacientes con varios órganos afectados (excepto pulmón) se definirán según el sitio
que presente el mayor compromiso.
Art. 36.- Se denomina caso nuevo (virgen a tratamiento o VT) a aquel que nunca ha
sido tratado por tuberculosis o que ha tomado fármacos antituberculosos por menos
de un mes; todos los casos nuevos deben ser notificados.
Art. 37.- Un caso antes tratado (AT) es aquel que ha recibido medicamentos
antituberculosos por un mes o más en el pasado. Se clasifica además por los
resultados de su más reciente ciclo de tratamiento en:
• Recaída: aquellos casos que presentan un nuevo episodio de tuberculosis después
de haber egresado como curados confirmados (CC) o tratamiento terminado (TT) de
un episodio previo. Todos estos casos deben ser notificados.
• Tratamiento después de fracaso: son aquellos casos previamente tratados y cuyo
último ciclo de tratamiento fracasó (confirmado por cultivo positivo).
• Tratamiento después de pérdida de seguimiento: anteriormente llamados
reingresos de abandonos. Son aquellos casos que se trataron previamente, pero
fueron declarados pérdidas al seguimiento (abandono) en el último ciclo de
tratamiento.

7) Prueba cutánea de PPD


La prueba cutánea de derivado proteico purificado (PPD, por sus siglas en inglés) es
un método utilizado para el diagnóstico de la infección de tuberculosis (TB)
silenciosa (latente).
Resultados normales

Una reacción negativa por lo general significa que usted nunca ha estado infectado
con la bacteria que causa la tuberculosis.

En caso de una reacción negativa, la piel donde le hicieron la prueba de PPD no


está hinchada o la hinchazón es muy pequeña. Esta medida es diferente para los
niños, las personas con VIH y otros grupos de alto riesgo.

La prueba cutánea de PPD no es una prueba de detección perfecta. Es posible que


algunas personas infectadas con la bacteria que causa la tuberculosis no tengan
una reacción. Además, las enfermedades o los medicamentos que debilitan el
sistema inmunitario pueden causar un resultado negativo falso.

Significado de los resultados anormales

Un resultado anormal (positivo) significa que usted ha sido infectado con la


bacteria que causa la tuberculosis. Es posible que necesite tratamiento para reducir
el riesgo de que la enfermedad reaparezca (reactivación de la enfermedad). Un
examen cutáneo positivo no significa que una persona tenga tuberculosis activa. Se
deben hacer más exámenes para verificar si hay enfermedad activa.

Una reacción pequeña (5 mm de hinchazón firme en el sitio) se considera positiva


en personas que:
 Tienen VIH.

 Han recibido un trasplante de órgano.

 Tienen un sistema inmunitario debilitado o están tomando terapia con


esteroides (aproximadamente 15 mg de prednisona por día durante 1 mes).

 Han estado en contacto cercano con una persona que tiene tuberculosis activa.

 Presentan cambios en una radiografía de tórax que lucen como una tuberculosis
pasada.

Las reacciones más grandes (superiores o iguales a 10 mm) se consideran positivas


en:

 Personas con un examen negativo conocido en los últimos 2 años.

 Personas con diabetes, insuficiencia renal u otras afecciones que incrementan


su probabilidad de contraer tuberculosis activa.

 Trabajadores de la salud.

 Consumidores de drogas inyectables.

 Inmigrantes que se han trasladado desde un país con una alta tasa de
tuberculosis en los últimos 5 años.

 Niños menores de 4 años.

 Bebés, niños o adolescentes que están expuestos a adultos de alto riesgo.

 Estudiantes y empleados de ciertos ambientes de vida en grupo, como


prisiones, asilos de ancianos y refugios para personas sin hogar.

En personas que no tienen riesgos conocidos de tuberculosis, 15 mm o más de


hinchazón firme en el sitio son indicios de una reacción positiva.

Las personas que hayan nacido fuera de los Estados Unidos que hayan recibido la
vacuna BCG pueden tener un resultado falso positivo en el examen.

8) Pruebas de sangre para detectar la tuberculosis

¿Qué es un ensayo de liberación de interferón gamma (IGRA)?

Una prueba IGRA es una prueba de sangre que puede determinar si una persona
está infectada con las bacterias de la tuberculosis. La prueba IGRA mide el grado
de reacción del sistema inmunitario de una persona ante las bacterias de la
tuberculosis, mediante un análisis de sangre de laboratorio. Hay dos pruebas IGRA
aprobadas por la Administración de Drogas y Alimentos (FDA) de los Estados
Unidos que están disponibles en este país.
1. Prueba QuantiFERON®-TB Gold en tubo (QFT-GIT)

2. Prueba T–SPOT® para la tuberculosis (T–Spot)

¿Cómo funciona la prueba IGRA?

Con una aguja se extrae sangre en tubos especiales. Se envía la sangre a un


laboratorio según se indica en las instrucciones de la prueba IGRA. El laboratorio
hace la prueba y envía un informe con los resultados al proveedor de atención de la
salud.

¿Qué significa tener un resultado positivo de la prueba IGRA?

 Resultado positivo de la prueba IGRA: Esto significa que el cuerpo de la persona


está infectado con las bacterias de la tuberculosis. Se deberán hacer más
pruebas para determinar si la persona tiene la infección de tuberculosis latente
o la enfermedad de tuberculosis. Un trabajador de la salud proporcionará el
tratamiento según sea necesario.

 Resultado negativo de la prueba IGRA: Esto significa que la sangre de la


persona no reaccionó a la prueba y que no es probable que tenga la infección
de tuberculosis latente ni la enfermedad.

10) Prevención enfermedades respiratorias

Medidas de prevención diarias:

1.- Lávese las manos frecuentemente: Esto ayuda a la protección contra


gérmenes. El uso de alcohol gel es una alternativa al lavado con agua y jabón en
caso que éste último no sea posible.

2.- Evite el contacto directo: Evitar el contacto directo con personas enfermas y
si es usted el que se encuentra enfermo, mantenga la distancia con otra gente para
evitar la dispersión del virus.

3.- Guarde reposo en su hogar cuando esté enfermo: El reposo domiciliario es


lo indicado. Esto ayudará a evitar el contagio a otras personas y a una mejor
recuperación.

4.- Cúbrase la boca y la nariz con un pañuelo al toser o estornudar: Esto


evitará que los gérmenes expulsados puedan afectar a los que se encuentren cerca
de usted.

5.- Evite tocarse los ojos, la boca, la nariz: Los gérmenes pueden diseminarse
cuando una persona toca algo que está contaminado con ellos y luego se toca los
ojos, la nariz o la boca.

6.- Mantenga hábitos saludables: Mantener un buen estado de higiene bucal y


personal, dormir bien, mantenerse activo físicamente, en lo posible controlar el
estrés, beber mucho líquido y comer alimentos nutritivos son hábitos que mejoran
el estado de salud. Evitar cambios bruscos de temperatura y corregir factores
ambientales como la contaminación del aire interior (por ejemplo, no fumando al
interior de la casa) y fomentando una higiene correcta en los hogares.

7.- Evite el intercambio de saliva: Utilice utensilios personales como vasos,


bombillas de tereré, chupetes, mamaderas, juguetes u otros utensilios que se
lleven a la boca.

8.- Desinfección de sitios comunes: Es importante prestar atención a la


desinfección frecuente de superficies de “alto nivel de contacto” como picaportes y
equipos comunes como auriculares de teléfono, mouses de computadoras, con
hipoclorito de sodio (Lavandina).

9.- Vacúnese: Si usted se encuentra en uno de los grupos objetivos de la


vacunación contra Influenza usted debe vacunarse. Las vacunas contra la influenza
hacen que el sistema inmune desarrolle anticuerpos aproximadamente dos
semanas después de la vacunación brindando así protección contra la infección con
los virus incluidos en la misma. Controle el carnet de vacunación de su hijo/a para
verificar que se encuentre con los esquemas completos.

10.- Medicación: Utilice medicamentos únicamente prescriptos por su médico y


NO SE AUTOMEDIQUE.

Tecnologo medico supervisa el cumplimiento de normas