Está en la página 1de 11

/ / /-LEGUAY, 07 de mayo de 2018.

VISTO:

Las presentes actuaciones que se identifican con el numero 484, caratuladas "GIANINI,
AGUSTIN ANDRES C/ EL MINISTERIO PUBLICO FISCAL -PROCURADOR GENERAL- Y EL SUPERIOR
TRIBUNAL DE JUSTICIA DE ENTRE RIOS S/ ACCION DE AMPARO", del registro del Tribunal de Juicios
y Apelaciones de Gualeguay, traídos a Despacho para resolver, y;

CONSIDERANDO:

I)- Que a fs. 22/33 vta. comparece el Dr. Agustín Andrés Gianini, con el patrocinio letrado
del Dr. Rodrigo Elizalde, entablando acción de amparo y ejecución contra el Ministerio Público
Fiscal -Procurador General- y el Superior Tribunal de Justicia de Entre Ríos, solicitando ser
reincorporado a la carrera judicial que transitara hasta el día 30 de noviembre del año 2017, ya sea
como empleado público en la orbita del Poder Judicial o del Ministerio Público Fiscal de nuestra
provincia, de conformidad a la jerarquía o escalafón que detentaba, ordenándose asimismo el
pago de los haberes que se le adeudan.-

Señala en lo sustancial que hace mas de una década que de manera ininterrumpida ha
desempeñado diversas funciones en distintos cargos del Poder Judicial de la Provincia de Entre
Ríos, habiendo sido designado el día 4 de febrero de 2014 por E. Superior Tribunal de Justicia
Secretario del Juzgado de Transición y Garantías Nº 1 de nuestra ciudad, habiendo tomado
posesión del cargo el día 24 del mismo mes; ello en virtud de haber quedado en el primer puesto
del orden mérito del concurso respectivo.- Que fue designado el mismo día por el Sr. Procurador
de la Provincia como Fiscal Auxiliar Provisorio Nº 1 con funciones como Fiscal Titular Suplente Nº 1
de la ciudad.-

Manifiesta que lo ocurrido fue posible gracias al criterio sustentado por el máximo tribunal
provincial en los Acuerdos Generales Nº 15, Nº 16, Nº 26 y Nº 27 del año 2015 que equipararon los
cargos de Secretarios de Instrucción con los Fiscales Auxiliares, idéntico criterio el de la
Procuración General, configurándose de esa manera los traspasos de cargos.-

Sostiene que el propio Sr. Procurador en un dictamen emitido a consecuencia de una


medida cautelar dictada en defensa del nombramiento de Fiscales Auxiliares sin necesitar de
transitar por el Consejo de la Magistratura y el S.T.J.E.R., hace publica su postura de mantener la
equiparación de los cargos de Secretarios de Instrucción y Fiscales Auxiliares; alega que tomó
posesión como Secretario de Garantías y Transición y no como Secretario de Instrucción debido a
que ya se había concretado la reforma al Código Procesal Penal de Entre Ríos mediante la Ley Nº
9754, motivo por el cual mal podría haber sido equiparado y que, en definitiva, no resulta
equiparable el cargo de Secretario de garantías (ahora denominado Subdirector de O.G.A.), con el
cargo de Fiscal Auxiliar.-

Agrega que en el mes de septiembre del año 2014, habiendo transcurrido mas de seis
meses desde que ocurriera la toma de posesión como Secretario de Garantías Nº 1, fue designado
por el Sr. Procurador de la Provincia como Fiscal Auxiliar Nº 1, teniendo como jefe al Fiscal
Coordinador Dr. Dardo O. Tortul, considerando que hasta ese entonces no se verificaban conflictos
con los nombramientos del Sr. Procurador y que hasta allí eran claras las reglas, pero
posteriormente ocurre que las designaciones del Sr. Procurador carecían de validez plena, y ello
sin perjuicio del criterio de equiparación de cargos propiciado por el STJER y gracias al cual tuvo la
opción de cubrir el cargo de Fiscal Auxiliar, y se le notifica luego de transcurridos mas de tres años
de su traspaso a Fiscal Auxiliar que para titularizar dicho cargo debía existir aprobación por parte
de la Comisión de Acuerdos del Honorable Senado de la provincia, previa audiencia.-

Agrega que en el mes de noviembre de 2017 se le comunica telefónicamente desde la


Cámara de Senadores que para titularizar su cargo debía contar con el acuerdo de la Comisión
respectiva, debiendo comparecer a la audiencia pública prevista para el día 22 de noviembre de
ese año.-

Puntualiza el amparista que con posterioridad a la aceptación del cargo que desempeñara
hubo un cambio de reglas y de requisitos por parte del Sr. Procurador y del S.T.J.E.R., agregando
una etapa más que es la del procedimiento constitucional para cubrir cargos de funcionarios en el
Ministerio Publico Fiscal -articulo 103, inciso 2º) de la Carta Magna provincial-, lo que no se le
exigió cuando concursó como aspirante a Secretario de Garantías ni tampoco para el traspaso del
cargo, restándole de esa manera, a su entender, efectividad a su titularidad en el puesto de Fiscal
auxiliar.-

Que ante la situación planteada el Dr. Gianini refiere que optó por renunciar a la
pretensión de titularizar el cargo de Fiscal Auxiliar para retomar el de Secretario de Garantías -
actualmente denominado Subdirector de O.G.A.- del que -asegura- tomó posesión plena o
provisoria sin que se verificara una nueva designación durante el transcurso de 6 meses; decisión
que informo al S.T.J.E.R. el día 21 de noviembre, interesando además ser puesto en funciones en
dicho puesto a partir del día 1º de diciembre; habiendo comunicado asimismo su decisión de
dimitir al Sr. Procurador General.-

Agrega que es notificado de la aceptación de la renuncia por parte del Sr. Procurador y,
aguardando ser reintegrado al cargo de Secretario de Garantías, y no recibir respuesta positiva a
las notas cursadas al Presidente del Superior Tribunal de Justicia, es notificado recién el día 31 de
enero del corriente año de la decisión de imprimírsele tramite al pedido formalizado.-

Que ante el transcurso del tiempo y las consecuentes complicaciones que le acarrea la
falta de percepción de haberes, decide formular sendos requerimientos mediante telegramas
laborales al Ministerio Público Fiscal -Procurador General- y al Superior Tribunal de Justicia,
mediante los cuales interesa el otorgamiento de tareas y el pago de salarios.-

Que recibe como respuesta por parte del primero de los organismos nombrados el
rechazo categórico y la restitución del telegrama y, por parte del S.T.J.E.R., la confirmación del
inicio del trámite administrativo correspondiente.-

Continúa el Dr. Gianini formulando el desarrollo de la mecánica de los acontecimientos, denuncia


los actos arbitrarios consistentes en, por una parte, la Fiscalía de aceptar una renuncia inexistente
al cargo de Fiscal Auxiliar y, por otro lado, arbitrario acto omisivo de parte del S.T.J. de no
reintegrarlo al cargo de origen; funda su postura en derecho, doctrina y jurisprudencia, reiterando
su pretensión de ser en definitiva restituido en el cargo y de percibir los haberes correspondientes,
considerando que es un derecho del que goza en virtud de la normativa vigente y demás
disposiciones reglamentarias aplicables al caso.-

Por último, considera que la vía escogida -la acción de amparo- es la necesaria ya que ha
sido despojado de sus derechos y que de no hacerlo se verían conculcados los derechos
constitucionales que lo amparan; formula reserva del caso federal, ofrece prueba e interesa
finalmente se haga lugar a la acción interpuesta en los términos y con los alcances reclamados en
el objeto.-

A fs. 56/57 se lo tiene por presentado al Dr. Gianini, por derecho propio y con patrocinio
letrado, en el carácter invocado, acordándosele la correspondiente intervención, por formulada
reserva del Caso Federal y disponiéndose el traslado a los accionados por el término de 7 días con
más la ampliación por distancia.-

II)- A fs. 115/132 comparecen los Dres. Julio Cesar Rodríguez Signes y Sebastián M.
Trinadori, invocando la representación de los accionados y en tiempo y forma producen el
informe requerido y contestan demanda, solicitando el rechazo total de la acción instaurada.-

En lo sustancial formulan negativas a las afirmaciones de la actora y sostienen que de


conformidad al artículo 4° de la Ley 9754 -CPPER-, el Poder Legislativo provincial delego en el
Superior Tribunal de Justicia la aplicación del nuevo Código Procesal Penal mediante el dictado de
las normas prácticas que sean necesarias para tal fin.-

Que en virtud de tal autorización, el máximo tribunal dicto diversas acordadas poniendo
en marcha el nuevo sistema de forma progresiva en las distintas jurisdicciones, dictando puntuales
Resoluciones en el marco de los concursos para cubrir los cargos vacantes de Fiscales Auxiliares.-

Que asimismo el Poder Ejecutivo provincial dicto el Decreto N° 4384 ad referendum del
Poder Legislativo mediante el cual se aprobó un régimen de implementación progresivo de
aplicación de la nueva normativa ritual, comenzando por la jurisdicción de Concordia.-

Que posteriormente la Legislatura provincial mediante la Ley N° 10.049 promulgada el 23


de agosto de 2011, aprobó el referido Decreto N° 4389/09 y su anexo I, a excepción de artículo 17°
del mismo.-

Que como consecuencia de dicho marco normativo, refieren los letrados que la
reubicación o relocalización de tareas de aquellos funcionarios titulares del anterior sistema
procesal penal, no requería de su validación a través de un nuevo concurso, debido a que se
trataba de respetar el cargo, la jerarquía y la remuneración que el funcionario titular había
alcanzado, de conformidad a previsiones constitucionales.-

Que con sustento en la delegación legislativa producida se aprovecharon los concursos


vigentes con el control del Colegio de Abogados de la provincia.-

Que en el caso concreto del Dr. Gianini, exponen que obtuvo el primer puesto en el orden
de mérito del concurso respectivo (para cubrir el cargo de Secretario del Juzgado de Instrucción N°
1 de Gualeguay), habiendo sido designado en consecuencia, Secretario Provisorio -por concurso-
del Juzgado de Transición y Garantías N° 1 de Gualeguay en virtud de Resolución N° 06/14 de
fecha 04 de febrero de 2014 del S.T.J., habiendo tomado posesión del referido cargo el 24 de
febrero de aquel año.-

Que mediante Resolución N° 13/2014 del 18 de febrero de 2014, el Sr. Procurador General
de la Provincia en virtud del concurso de oposición y antecedentes oportunamente aprobado por
el S.T.J. y entonces vigente, designo al Dr. Agustin A. Gianini como Fiscal Auxiliar Provisorio de
nuestra ciudad, quien debería continuar prestando funciones como Agente Fiscal Suplente hasta la
cobertura definitiva por los mecanismos constitucionales o hasta nueva disposición, lo que ocurra
primero; puntualizando los letrados que luce agregado en autos el informe expedido por la Sra.
Secretaria del S.T.J. donde obra copia del acta de fecha 24 de febrero de 2014 en la que consta la
puesta en posesión del Dr. Gianini en el cargo de Fiscal Auxiliar Provisorio de la ciudad de
Gualeguay.-

Que posteriormente, en fecha 09 de septiembre de 2014, mediante Resolucion N°


113/2014 el Sr. Procurador General dispuso la designación del Dr. Gianini como Fiscal Auxiliar
Titular de la localidad de Gualeguay, quien debía continuar prestando funciones como Agente
Fiscal suplente de la ciudad.-

Sostienen que en virtud de las diversas disposiciones reglamentarias que rigen la materia,
habiéndose cumplido el plazo de seis meses establecido por Acordada del S.T.J., el Dr. Gianini se
encontraba en condiciones de ser designado titular en el cargo, del que en definitiva tomo formal
posesión el día 17 de septiembre del año 2014.-

Que al año siguiente, más precisamente el 01 de diciembre de 2015, se promulga la Ley N°


10.407, denominada Ley Organica del Ministerio Publico de Entre Rios, la que establece en su
parte pertinente que los Fiscales Auxiliares -entre otros tantos funcionarios-, serán designados por
el Poder Ejecutivo con acuerdo del Senado, con arreglo al procedimiento de selección que prevea
la Constitucion de la Provincia; consagrando la propia norma una excepción a la regla, al
establecer en su articulo 50° que quedarán exceptuados de tal requisito los Fiscales y Defensores
Auxiliares y los Secretarios titulares cuyos organismos hubiesen desaparecido por la
implementación del nuevo sistema procesal penal y que hubiesen optado por el cargo de Fiscal o
Defensor Auxiliar conforme el Decreto N° 4384/09, lo mismo también para quienes se hayan
adjudicado los concursos que se encuentran en trámite y con prueba de oposición realizada al dia
de la fecha, debiendo recibir el correspondiente acuerdo del Senado.-

Reconocen los letrados que la etapa de transición entre un sistema procesal penal y otro
ha sido sumamente compleja, que el legislador previó la situación excepcional y transitoria de dos
leyes: la N° 10.049 y la N° 10.407, lo que conlleva que excepcionó del procedimiento constitucional
de selección de fiscales auxiliares por ante el Consejo de la Magistratura a dos situaciones
expresamente consagradas en el articulo 50 de la citada norma: 1) a aquellos Secretarios Titulares
del anterior sistema procesal penal que optaron por el cargo de Fiscal Auxiliar (reestructuración de
funciones) y 2) a aquellos funcionarios con examen de antecedentes y oposición rendido;
requiriendo solamente en este caso el Acuerdo del Senado para la designación definitiva (art. 175,
inciso 16° de la C.P.) .-

Agregan que el S.T.J. mediante Acuerdo General N° 16/15 de fecha 9 de junio de 2015,
punto 2°) declaró “… que el único procedimiento de selección y nombramiento definitivo de
Fiscales Auxiliares y Defensores Auxiliares que no hayan sido transferidos a la órbita de los
Ministerios Públicos en virtud de lo dispuesto por el Decreto 4384/09 ratificado por Ley 10.049 –
Secretarios Titulares a la fecha del traspaso – es el que se encuentra previsto en la Constitución
Provincial para Magistrados y Funcionarios y que se concreta con la intervención del Consejo de la
Magistratura”.-

A renglón seguido puntualizan los términos de la renuncia formulada por el Dr. Gianini, la
que fuera aceptada por el Sr. Procurador General de la Provincia mediante Resolucion N° 156/17
del día 22 de noviembre de 2017, que fuera notificada en fecha 22 de noviembre y que el S.T.J. el
16 de marzo del año en curso resolvió hacer saber al actor que al reclamo formalizado mediante
Telegrama Ley N° 23.789 N° 088953353 se le imprimirá el trámite de reclamo administrativo,
habiendo de ser considerado, previo los dictámenes de rigor, por el máximo tribunal provincial.-

Para concluir, plantean que en el caso concreto se verifica la inexistencia de ilegitimidad


manifiesta, requisito éste exigido por los artículos 1° y 2° de la Ley N° 8369, ya que el amparista
fue en su oportunidad notificado de los términos y alcances de la aceptación de su renuncia por
parte del Sr. Procurador General sin que la misma fuera objetada hasta la promoción del presente
trámite judicial.-

Lo mismo aducen respecto del S.T.J. en cuanto a la invocación de “acto omisivo” ya que no
logra el actor -a su criterio- acreditar el recaudo legal de “ilegitimidad”, debido a que tiene
conocimiento de la existencia de un trámite administrativo iniciado respecto de su reclamo ante el
citado tribunal, el que se encuentra pendiente de resolución, de lo cual se desprende que no surge
en grado de evidencia que ninguno de los accionados hayan incurrido en un acto, hecho u omisión
“manifiestamente ilegitimo” en los términos de la Ley de Procedimientos Constitucionales y que
mas bien han obrado dentro del marco de sus respectivas competencias y en ejercicio de
atribuciones que le son propias.-

Agregan que la alegada lesión a sus derechos por parte del amparista no aparece como
evidente y palmaria y que de esa manera el reclamo excede ampliamente el marco procesal de la
via elegida -que es abreviado-, resultando por lo demás un análisis difícil de realizar para una
cuestión compleja en virtud del procedimiento acotado.-

Aducen que la complejidad del caso proviene de la aplicación de diversas normas y


distintas Acordadas del Superior Tribunal de Justicia, lo que inobjetablemente lo vuelve complejo,
excediendo de esa manera el marco de conocimiento abreviado de un amparo.-

Asimismo, sostienen que de conformidad al articulo 3°, inciso a), de la Ley 8369, el planteo
resulta inadmisible por existir otras vías idóneas a tal fin, con sustento en la circunstancia de que
el actor no ha acreditado la inidoneidad o insuficiencia de los procedimientos ordinarios para
canalizar el reclamo; tampoco la urgencia del caso, debido a que en su momento inició
voluntariamente un reclamo administrativo por ante el S.T.J..-

Que refuerza lo dicho, que han transcurrido más de cinco meses desde que formalizo la
renuncia hasta el inicio de la presente acción, afirmando los letrados que bien pudo, de haberse
considerado afectado, solicitar al Ministerio Publico Fiscal – Procurador General que se revisara o
reconsiderara la aceptación de su renuncia o incluso, ante el propio S.T.J.-
Que en definitiva, el Dr. Gianini contaba a su favor con los mecanismos de revisión y
contralor administrativos y judiciales regulados por la Ley de Procedimiento Administrativo o el
Codigo Contencioso Administrativo, y que voluntariamente acudió a la via administrativa en forma
previa a la interposición del amparo, lo que demuestra el cabal conocimiento de dicha opción
alternativa.-

Asimismo, plantean que la acción resulta inadmisible por encontrarse pendiente de


resolución otra acción o recurso sobre el mismo hecho (art. 3, inciso b) Ley N° 8369); con sustento
en la circunstancia verificada de la apertura de un expediente administrativo por parte del
Superior Tribunal de Justicia ante el concreto reclamo efectuado por el Dr. Gianini mediante
Telegrama N° 088953353, el que se caratula “Sala N° 1 de Proced. Constituc. Y Penal del S.T.J.E.R.
S/ Eleva Nota Dr. Agustin A. Gianini. Gualeguay”, letra “S”, N° 19273, Folio 206/17, extremo que se
hizo conocer al hoy amparista mediante notificación efectuada en fecha 20 de marzo del corriente
año.-

Resaltan que dicha circunstancia es de su conocimiento, que el objeto reviste una evidente
similitud con el de la acción de amparo, que las actuaciones han sido perfectamente
individualizadas en el oficio en el cual se cursara la notificación, lo que permite el contralor y
seguimiento por parte del interesado, ponderando en definitiva que no existe fundamento alguno
para considerar que el Dr. Gianini haya interpretado que la comunicación que se le efectuara
pueda ser considerada como una evasiva a su intimación.-

Por último, consideran los presentantes que el planteo ha sido efectuado en forma
extemporánea a la luz de las previsiones del articulo 3°, inciso c) de la Ley 8369, toda vez que la
demanda ha sido entablada habiendo transcurrido en exceso el plazo de 30 días corridos desde la
fecha en que el acto fuera ejecutado o debió producirse o de la fecha en que conoció o pudieron
conocerse sus efectos, para lo cual consideran como fecha de inicio del computo de dicho plazo el
24 de noviembre de 2017, día en el cual fuera notificado de la aceptación de su renuncia por parte
del Sr. Procurador General, razón por la cual advierten y consideran que ha transcurrido
holgadamente el plazo de caducidad de 30 días previsto en la citada norma.-

Finalmente, efectúan citas jurisprudenciales relacionas; acompañan documental, formulan


reserva del caso federal e interesan el rechazo de la acción, con costas.-

A fs. 135 se los tiene por presentados, en el carácter invocado, domicilio constituido,
acordándosele la correspondiente intervención, teniéndose presente la reserva del Caso Federal
efectuada y por evacuado informe y contestada demanda en tiempo.-

III)- Que delimitado el marco resolutivo de la cuestión sometida a juzgamiento, debe


manifestarse liminarmente que en el caso de autos, el amparista endilga a los accionados
“arbitrariedad” e “ilegalidad” en su accionar: al Sr. Procurador General por aceptar una renuncia
que considera inexistente al cargo de Fiscal Auxiliar y al Superior Tribunal de Justicia por no
reintegrarlo al cargo que considera de origen (acto omisivo).-

Dicha aserción, debo adelantar, no la comparto, ya que como expresamente lo reconoce el


propio accionante a lo largo del libelo postulatorio, ha ocurrido con anterioridad a la promoción de
la presente acción a la alternativa del trámite administrativo, lo que se ha concretado a través de
los diversos planteos que ha formulado a los largo de los últimos meses, ya sea mediante la
comunicación vía correo electrónico o telegramas laborales, habiendo recibido incluso de parte
del máximo tribunal provincial la confirmación del otorgamiento de trámite administrativo a sus
reclamos.-

Efectivamente, mediante la comunicación cursada al Tribunal de Juicios y Apelaciones con


fecha 16 de marzo del año en curso, la Sra. Secretaria del Alto Cuerpo mediante Oficio N° 306 hace
saber de la decisión adoptada: “SE RESUELVE: Hacer saber al presentante que se le imprimirá a la
carta documento -Telegrama Ley N° 23.789- N° 088953353, el trámite de reclamo administrativo,
habiendo de ser considerada, previo a los dictamenes de rigor, por el Excmo. Superior Tribunal de
Justicia.- Notifiquese, haciéndose conocer los datos del presente expediente para su seguimiento.-
Fdo: Dr. Carubia (Vocal a/c Presidencia)” (cfr. Fs. 19).-

No quedan dudas que el reclamo ha sido recepcionado por el destinatario del mismo y,
como corresponde a este tipo de planteos de cierta complejidad dada la profusión de normas y
disposiciones que resultan aplicables al caso, el Tribunal ha decidido imprimirle tramite de
expediente administrativo en el marco del cual habrán de expedirse las Areas y Comisiones
correspondientes mediante la emisión de dictamenes técnicos; habiendo sido notificado de tal
extremo el Dr. Gianini en fecha 20 de marzo del corriente año ( cfr. fs. 19 bis).

Como puede observarse además, la decisión es bastante reciente, no han transcurrido


siquiera dos meses de la misma, lo que a mi juicio desbarata de raíz la denuncia de “acto omisivo”
efectuada por el amparista, debiéndose incluso merituar la documentación arrimada a fs. 15 -
copia de un correo electrónico remitido por el Presidente de Feria del Superior Tribunal de
Justicia, Dr. Salduna-, de la que surge que en fecha 31 de enero del corriente año se le comunica al
Dr. Gianini que se le ha cursado tramite a su planteo, habiéndose remitido a la Procuración
General a los fines de que se expida al respecto, por lo que mal puede hablarse de la existencia de
evasivas y omisiones de parte del destinario de los reclamos.-

Lo que se encuentra en sintonía con el informe evacuado por la Dra. Elena Salomón,
Secretaria del Superior Tribunal de Justicia (fs. 112/113), dando cuenta de que ante la Dirección de
Gestión Humana del STJ tramita el expediente administrativo “S” N° 19273, Folio 206/17
caratulado “Sala N° 1 de Proced. Constituc. Y Penal del S.T.J.E.R. ELEVA NOTA DR. AGUSTIN A.
GIANINI. GUALEGUAY”, confirmando la Actuaria asimismo las constancias del diligenciamiento de
las notificaciones cursadas al Dr. Gianini.-

Que tal realidad fáctica consecuentemente entra en contradicción con los dichos y
afirmaciones vertidos en el promocional y, además, se erige en un obstaculo para la viabilidad del
presente amparo a la luz de la disposición contenida en el articulo 3°, inciso b) de la Ley N° 8369,
que establece: “Inadmisibilidad: La acción de Amparo será inadmisible cuando: … b) Si hubiera
promovido otra acción o recurso sobre el mismo hecho o se halle pendiente de resolución”.-

Y efectivamente, como se desprende de los párrafos precedentes, ha quedado acreditado


en autos que con anterioridad a la interposición de la presente acción, el Dr. Gianini ha transitado
-y continua transitando aún-, la alternativa de la vía administrativa, la que se ha canalizado a
través de la formación de un expediente administrativo, restando aún la emisión del pertinente
pronunciamiento, resultando ostensible por lo demás que el objeto reviste una evidente similitud
con el de la presente acción de amparo como bien lo puntualizan los accionados en el escrito de
responde (fs 129).-

Asimismo, en forma reiterada se ha sostenido y han resuelto nuestros tribunales que la


acción de amparo debe considerarse como excepcional y que no puede sustituir otras vías
paralelas o alternativas que puedan existir para la defensa de los supuestos derechos afectados.-

En dicha orientación, el artículo 3º de Ley de Procedimientos Constitucionales, dispone


que la acción de amparo será inadmisible cuando “a)- Existan otros procedimientos judiciales o
administrativos que permitan obtener la protección del derecho o garantía de que se trate, salvo
que por las circunstancias resulten manifiestamente ineficaces e insuficientes para la protección
del derecho conculcado”.-

Así se ha decidido que “Resulta claro que el texto en cuestión obliga a confrontar la vía de
este mecanismo protectorio con otros medios judiciales o administrativos, siendo el primero
inviable salvo que estos últimos se presenten como palmariamente inidóneos, siendo a cargo de
quien solicita la tutela judicial -y así ha sido señalado por Sagües con cita de doctrina de la S.C.J.
(ver Derecho Procesal Constitucional -Acción de Amparo, T. 3, pág. 170/171)- acreditar “prima
facie” la inoperancia de las otras vías ordinarias para reparar el perjuicio invocado.” (cfr.
“Pedemonti de Sibles Angela c/ Consejo Gral. De Educación s/ Acción de Ejecución-”, fallo del
S.T.J.E.R. de fecha 04/12/00).-

En tal línea de razonamiento, el amparo se erige como un remedio de carácter excepcional


y solo utilizable en delicadas y extremas situaciones en las que, por carencia de otras vías aptas,
peligra la salvaguarda de derechos fundamentales, exigiéndose por lo demás circunstancias muy
particulares caracterizadas por la presencia de “arbitrariedad” o “ilegalidad manifiestas” que, ante
la ineficacia de los procedimientos ordinarios, originan un daño concreto y grave, sólo
eventualmente reparable por esta vía urgente y expeditiva (C.S.J.N., fallos: 310:576 y 2740;
311:612, 1974 y 2319; 314:1686; 317:1128; 323:1825 y 2097 y 327:5246, entre otros); es decir,
que existiendo otros medios para la tutela o el reconocimiento del derecho en juego, se debe
recurrir a tales remedios, antes de acudir a la vía excepcional del amparo, la que recordemos es
extraordinaria y heroica, salvo la acreditación a cargo del actor de las circunstancias
excepcionantes, caso contrario se desnaturalizaría la acción, devaluándola en su importancia y
desconociendo su ratio iuris.-

Y precisamente, el amparista de autos no ha demostrado cabalmente que la vía


administrativa que transita resulte ineficaz o insuficiente para la tutela de sus derechos,
pudiéndose concluir que, dado el escaso lapso de tiempo transcurrido desde el inicio de las
actuaciones (algo más de tres meses, conforme comunicación del Sr. Presidente de Feria del
S.T.J.), no se observa de parte del órgano encargado de expedirse, señales de inactividad u
omisión manifiesta que se traduzcan en un perjuicio palmario para el interesado; debiéndose en
consecuencia, aguardar el funcionamiento de los mecanismos naturales y el dictado del
correspondiente pronunciamiento dentro de dicho ámbito, contando además a su favor el Dr.
Gianini con los remedios que el ordenamiento vigente le acuerda ante el eventual silencio o
negativa de la administración.-

Lo dicho sella la suerte del planteo impetrado y así habrá de resolverse.-


En sustento de mi decisión, me permito citar los siguientes precedentes de nuestro
máximo Tribunal provincial: "... la acción de amparo concebida como remedio constitucional para
tutelar las libertades fundamentales de las personas cuando medie una conculcación de ellas en
forma actual, o inminente por un acto manifiestamente arbitrario o ilegítimo de la autoridad o los
particulares. Para ello, con una tradición amparista de más de seis décadas -precediendo en más
de un cuarto de siglo el reconocimiento por la Corte Suprema de Justicia de esta garantía- la
Provincia de Entre Ríos al reglamentar los arts. 25, 26 y 27 de su Constitución Local ha establecido
un procedimiento sumarísimo en la ley 8.369 que permite la tramitación del amparo.... Con el fin
de lograrlo y asegurarlo, teniendo en mira esos derechos fundamentales reconocidos por la
Constitución o las leyes, el ordenamiento regulador no ha vacilado en abreviar los trámites y
reducir las defensas hasta el límite posible para no conculcar el derecho constitucional de defensa,
acotando al máximo la audiencia y la prueba de las partes. De ahí resulta explicable el plazo
máximo de tres días, extensible a siete si el demandado fuera el Estado Provincial, para el
responde al mandamiento del art. 8 de la Ley de Procedimientos Constitucionales, que importa el
traslado de la demanda y la oportunidad de ser oída la accionada y ofrecer su prueba (art. 10,
idem), el que puede ser sólo de horas en atención a la naturaleza y gravedad de la libertad
lesionada; una manifiesta reducción de las pruebas y su producción (art. 11) para neutralizar toda
posibilidad de ordinarizar el proceso; la habilitación de todos los días y horas para la tramitación
de la causa (art. 19); brevísimos lapsos para que el órgano jurisdiccional pueda expedirse (arts. 12
y 16); la conversión de todos los Tribunales de la Provincia en órganos de Primera Instancia para la
atención de la acción con un único organismo de Alzada: esta Sala del Superior Tribunal de Justicia,
ante la cual el recurso se concede al solo efecto devolutivo, siendo únicamente apelable la
sentencia de amparo y la que rechaza la acción por inadmisible (art. 15)". "La reducción de los
medios de prueba admitidos (art.7), y la imposibilidad de articular cuestiones de competencia,
excepciones o incidentes (art. 22), solamente resulta comprensible en el marco excepcional de
este remedio destinado a brindar una urgente tutela compatible con la raigambre constitucional
de las libertades comprometidas". Por ello no resulta posible admitir esta vía cuando existan otros
caminos aptos para la protección del derecho de que se trate o el afectado hubiera optado por
otro trámite o hubiera transcurrido un plazo que evidencie -por la inacción del interesado (30 días
corridos)- que no hay razones de urgencia para la ocurrencia a este procedimiento. Estas razones,
son las que han permitido sostener en forma reiterada a esta Sala que el amparo es un trámite
extraordinario, heroico y residual. Tal concepción no se ha modificado desde la incorporación del
art. 43 a la Carta Federal por la reforma de 1994, desde que ella ha venido a reconocer
simplemente el rango constitucional de la garantía, destinada a tutelar derechos. Tal tutela no
puede implicar en supuesto alguno el desconocimiento de otras libertades o principios, como el
derecho de defensa, la audiencia y la prueba, reducidos -reitero- hasta límites máximos en el
procedimiento del amparo (Confr. Sala Penal del S.T.J. in re "GONZALEZ, Conrado Ramón c/ Poder
Ejecutivo Provincial - ACCION DE AMPARO", sentencia del 22/09/95).-

Asimismo se ha resuelto que “La actora ha acudido ... a un medio excepcional y restrictivo,
como el de la acción de amparo, creado genéricamente para lograr la oportuna restauración de la
lesión de un derecho de raigambre constitucional producida, de modo manifiestamente ilegítimo,
por un acto, hecho u omisión de un tercero (cfme.: art. 56, Const. de E. Ríos y 1º, Ley Nº 8369), la
cual, dada su especial naturaleza, exige para su procedencia formal la rigurosa satisfacción de
determinados presupuestos expresamente requeridos por la ley y, así, será inadmisible si existen
otros procedimientos judiciales eficaces y suficientes para la adecuada protección del derecho que
se denuncia conculcado (cfme.: art. 3º, inc. a, ley cit.) o si se hubiera promovido otra acción o
recurso sobre el mismo hecho (cfme.: art. y ley cits., inc. b) o si la demanda no se hubiere
presentado dentro de los treinta días corridos a partir de la fecha en que el acto fue ejecutado o
debió producirse o de la fecha en que se conoció o pudiesen conocerse sus efectos por el titular
del interés o derecho lesionado o a partir de su notificación, todo ello según los casos (cfme.: art.
3º, inc. c, ley cit.)” (cfr. “STANGHELINI, Juan Marcelo C/ I.A.P.V. S/ ACCION DE AMPARO", S.T.J.E.R.,
fallo del 31/08/2017, del voto del Dr. Carubia).-

Y continua el Magistrado diciendo: “V.- A la luz de estos estrictos parámetros normativos,


piedras angulares de la procedencia formal y sustancial de la especial acción articulada, es
necesario poner de relieve que el concreto planteo actoral bajo examen, atento a los especiales
términos en que se formula, pone palmariamente en evidencia su manifiesta inadmisibilidad,
habida cuenta que, a pesar de la falsa declaración bajo juramento (cftr.: fs. 11vlto., pto. G) de no
haber iniciado otra acción judicial -ni recurso administrativo- por el mismo hecho -simulando
formal cumplimiento del requerimiento del art. 6, inc. e, de la Ley Nº 8369-, de la propia demanda
y demás constancias agregadas emerge incontrastable la existencia de un trámite abierto en la
órbita del organismo habitacional demandado en procura de idéntica pretensión que la aquí
perseguida (fs. 1/vta.), el cual no habría sido aún resuelto al interponer la acción de autos
conforme se deduce incluso de los propios dichos vertidos por el accionante en su promocional,
situación que perjudica inexorablemente la admisibilidad de la acción constitucional de excepción
aquí intentada a tenor de la explícita norma del art. 3, inc. b, de la Ley Nº 8369.- En efecto, se
tomó como viable un remedio constitucional de excepción como el aquí escogido por el actor
cuando en puridad había ya optado por ejercer sus derechos por otra vía procedimental a su
alcance y se hallaba ésta aún pendiente de resolución.- De tal modo, la acción de amparo así
aventurada se verifica ab initio inadmisible, careciendo de toda perspectiva de éxito y debiendo
ser desestimada -como acertadamente se hizo- liminarmente, sin avanzar siquiera en la traba de la
litis ni en otra sustanciación; y no se trata en la especie de priorizar la existencia de una vía
procedimental administrativa por sobre las vías judiciales más rápidas y expeditas a las que
autorizan a acceder directamente las normas de los arts. 43 de la Constitución Nacional y 56 de la
Constitución de Entre Ríos -como indica el recurrente-, sino de la concreta circunstancia
consistente en que, frente a la disponibilidad de dos vías de reclamación, por un lado el reclamo
administrativo y, por otro, la directa promoción de una acción de amparo motivada en el eventual
agravio a sus derechos fundamentales, el amparista optó libre y voluntariamente por el ejercicio
de la primera en fecha 6/7/17, la cual consideró idónea al efecto, siendo harto conocido en
derecho que escogida una vía queda prohibido el deambular simultáneo o sucesivo por las
restantes alternativas que pudieren existir…”.-

A mayor abundamiento, puede citarse el siguiente pronunciamiento: “Recalco que es


doctrina reiterada y constante de este Tribunal que la norma citada impide el deambular
simultáneo o sucesivo por la vía administrativa y este remedio cuando el escogimiento voluntario
de ese ámbito importa el reconocimiento de ser el mismo apto para obtener la reparación
intentada, sin necesidad de ocurrir a esta garantía -que vale recordarlo- es de naturaleza
extraordinaria, heroica y residual (in rebus: “BIGATTI…” L.S. 1992, Fº 637; “TRAVERSO DE
ORMAECHEA…” L.S. 1994, Fº 301; “GEBHARDT…” -07/12/95-; “DON LEONARDO S.R.L….” -
22/06/98-; “GANDARA…” -03/03/99-; “LEONARDI…” 13/11/08; -“LEUZE, JUAN…” - 02/12/09-,
entre muchos otros”; (voto de la Dra. Mizawak, en la causa "Galligo Silvia Beatriz c/ Consejo
General de Educación de Entre Rios s/ Amparo", fallo del 15/8/2012, causa N°20.303).-

Queda claro entonces que arribados a este punto no puede entonces sino concluirse que la
acción de amparo intentada habrá de declararse inadmisible con sustento en las previsiones
normativas del artículo 3°, incisos a) y b) de la Ley N° 8369 -denominada de Procedimientos
Constitucionales-.-

En lo que respecta a las costas, teniendo en cuenta el resultado de la presente, no existiendo


razones para apartarse del principio objetivo de la derrota, las mismas deberán ser íntegramente
soportadas por la parte actora.-

Por los motivos expuestos,

RESUELVO:

1º)- Declarar INADMISIBLE la ACCION DE AMPARO interpuesta por el Dr. Agustín Andrés
Gianini contra el Ministerio Publico Fiscal -Procurador General- y el Superior Tribunal de Justicia
de Entre Ríos, y en consecuencia RECHAZAR la demanda entablada en todas sus partes, en orden a
los considerandos expuestos.-

2º)- IMPONER LAS COSTAS a la actora vencida (art. 20 de la ley 8.369), difiriéndose la
regulación de honorarios para la etapa pertinente.-

REGISTRESE, NOTIFIQUESE, y oportunamente ARCHIVESE, sin reposición del sellado de


conformidad con el art. 23 de la L.P.C.-

DR. ADRIAN LARDIT

DRA. FLORENCIA BASCOY CONJUEZ

SECRETARIA