Está en la página 1de 2

Antonio Hernandez

Catedrático de Toxicología, Universidad de Granada

Los productos fitosanitarios son plaguicidas que tienen alguna de las siguientes funciones: proteger
a los vegetales o productos vegetales de organismos nocivos, antes o después de la cosecha; influir
en los procesos vitales de los vegetales; mejorar la conservación de los productos vegetales y
destruir o prevenir el crecimiento no deseado de vegetales o partes de los mismos.

En la Unión Europea no pueden autorizarse sustancias activas de productos fitosanitarios a menos


que se haya probado científicamente antes que:
 No producen efectos perjudiciales en los consumidores, los agricultores ni terceros.
 No provocan efectos inaceptables en el medio ambiente.
 Son suficientemente eficaces.

No obstante lo anterior, la utilización de los plaguicidas en las cosechas puede conllevar la


presencia de residuos, esto es, sustancias químicas resultantes de la utilización de un producto
fitosanitario, incluidos sus metabolitos y los productos resultantes de su degradación o reacción.

Con el fin de asegurar que la utilización de las sustancias activas contenidas en los productos
fitosanitarios es segura para los consumidores se establecen los Límites Máximos de Residuos
(LMR), término que se define como el límite legal superior de concentración de un residuo de
plaguicida en alimentos o piensos establecido de conformidad con el Reglamento (UE) Nº
396/2005, basado en las buenas prácticas agrícolas y la menor exposición del consumidor
necesaria para proteger a todos los consumidores, incluidos aquellos más vulnerables (niños,
vegetarianos, embarazadas…).

Los LMRs no son límites toxicológicos porque no representan la cantidad máxima de esa
sustancia activa que puede ser perjudicial para la salud de los consumidores. Es decir, la
superación de un LMR no implica necesariamente la existencia de un riesgo para la salud. Por
otro lado, los LMRs son toxicológicamente aceptables porque su cumplimiento asegura que no
producen efectos tóxicos en los individuos, ni a corto ni a largo plazo.

Para conseguir el uso sostenible de fitosanitarios se ha aprobado la Directiva 2009/128/CE del


Parlamento Europeo y del Consejo por la que se establece un marco de actuación comunitario
para conseguir un uso sostenible de los plaguicidas (Real Decreto 1311/2012).

¿Por qué hay que limitar y controlar el uso de fitosanitarios?

1. Pueden dar lugar a explosión de fitófagos / patógenos / malas hierbas secundarios/as que
pueden pasar a la categoría de clave.

2. Suponen un riesgo para el medio ambiente y los organismos no diana, incluidos los
humanos.

3. Aceleran el desarrollo de resistencias

4. Un uso indebido supone costes de producción innecesarios

Riesgo para los humanos

La exposición aguda a pesticidas puede dar lugar a muerte o enfermedades graves. La


exposición crónica es muy común en poblaciones rurales que viven cerca de las explotaciones
donde se guardan y aplican los pesticidas; puede dar lugar a problemas: de crecimiento,
reproductivos, del sistema inmunológico, del sistema endocrino, del sistema nervioso y
algunos tipos de cáncer.

La conclusión es que existe un elevado nivel de protección de los consumidores europeos


frente a los riesgos de los fitosanitarios y continuamente se están haciendo esfuerzos por
fortalecer esa protección.

Después de analizar 80.000 muestras por parte de La Autoridad Europea de Seguridad


Alimentaria (EFSA), el resultado fue que el 97,4% de ellas no excedían los LMRs.

Intereses relacionados