Está en la página 1de 2

FACULTAD DE CIENCIAS SOCIALES

ESCUELA DE PSICOLOGIA, CONCEPCION.

AYUDANTIA CLINICA Y ESTRUCTURAS II 2017


Nombre: María José Ordóñez Muñoz Fecha: 20.10.17
Titulo: Los Rasgos de la Estructura Obsesiva
Autor: Joel Dor

Guía de Desarrollo del alumno


Pregunta
Análisis
de
Contenido. Deseo insatisfecho de la Madre, existen investiduras eróticas que sustentan la relación “dual” con
la Madre, se induce al goce en el niño, a través del cuidado y las satisfacciones de necesidades.
Ideas Este goce es inevitable.
centrales del
texto Las obsesiones aparecen como “reproches disfrazados”, que se dirigen así mismo, con relación a
una actividad sexual infantil productora de placer. La especificad obsesiva de sus síntomas se debe
al modo de inscripción psíquica de la actividad libidinal frente a los deseos de la Madre. “Agresión
sexual que sucedió a una fase de seducción

Las mociones pulsionales retornan al sujeto en modo de “representaciones y afectos obsesivos”

En la dinámica dual del niño y la madre, él niño pasa a ser objeto de una seducción erótica pasiva,
frente a los cuidados y deseos maternos de estos, el niño, no podrá gozar sin ser parte del goce
materno.

En los obsesivos masculinos, lo anterior se representa como vestigios nostálgicos de esa


seducción agresiva pasiva, a través de fantasmas tales como: sentirse violado por una mujer, la
enfermera que atiende, etc.

Hay una disposición pasiva al goce en el sujeto obsesivo, producto del “exceso de amor” originada
donde la seducción erótica materna constituyendo la suplencia de su (madre) insatisfacción, o
igualmente mencionado como el desfallecimiento de la satisfacción del deseo materno, que se
encuentra significado en el niño.

Evoca la identificación fálica.


Niño futuro obsesivo pasa del “ser” al “tener”, lo que va a producir un constante recuerdo, sin saber
hasta dónde esta experiencia de placer en la relación dual con la madre constituye para él una
desventaja en la economía de su deseo.

El deseo del obsesivo implica siempre la marca imperiosa de la necesidad


El obsesivo padece de menoscabo en la expresión de su demanda

El obsesivo, al ser objeto del goce del otro, constituye una resurgencia de su estatuto fálico infantil
Miedo a la castración dentro de la dualidad de la Madre y el hijo frente al goce
Palabras Formaciones obsesivas, aislamiento, anulación, ritualización, formaciones reactivas, deseo,
claves y relación dual, goce, seducción, pasividad, servidumbre voluntaria, castración simbólica.
definiciones.

Obsesiones: Aparecen como reproches disfrazados que el sujeto se dirige a sí mismo,


relacionado a una actividad infantil de tipo sexual que produjo placer, frente al deseo insatisfecho
de la madre.

Pasaje del ser al tener: Vivido en la dimensión de la insatisfacción por parte del niño, esto porque
su identificación fálica es rechazada frente a la intrusión paterna, el pasaje es como un trance
dónde lo que debería ser enfrentado es cautivo de satisfacción en la relación de suplencia con la
madre.

Rasgos de estructura obsesiva: Por un lado, el deseo del obsesivo implica siempre la marca
imperiosa de la necesidad, por el otro, padece de menoscabo en la expresión de su demando.
Reflexión La pasividad que está en este texto referida a la obsesión, conduce a una pasividad sexual frente
Crítica del al goce. Sin embargo existe en la etiología de esta neurosis una experiencia sexual traumática
texto vivida en la infancia de manera activa, ejecutada con placer, donde el recuerdo de esta surge en
forma de reproche, a la consciencia moral, lo que se ve expresado en la vida del sujeto como un
accionar frente al goce de manera culposa y rumiativa.

Los dos rasgos principales de la estructura obsesiva, por un lado apuntan a lo mencionado
anteriormente, un padecimiento de menoscabo en la expresión de su demanda, lo que se ve
evidenciado en la servidumbre voluntaria de estos sujetos y la imposibilidad de demandar que se
una al oro rasgo de un marca imperiosa de necesidad, donde debe tener todo, aceptar todo. Como
no tuvo las condiciones de producir una demanda, se sentirá obligado a asumir lo que se le
disponga, por ejemplo ocupando el lugar del objeto del goce del otro. Y esto es a lo que se refiere
con la pasividad en esta estructura.

La relación dual con la madre en la obsesión podía indicar que el niño en un futuro se dé
mayormente en los varones, así como en la histeria se destaca una relación de amor hacia el padre
por la no identificación con su propio sexo, en este caso (obsesión) ocurre por la intromisión de la
ley del padre.