Está en la página 1de 18

CIMENTACION CON PILOTES DE

FRICCION EN LA CIUDAD DE MEXICO


DURANTE SU CONSTRUCCION E
INICIO DE OPERACION

1s~. J. M. Vt~-\sco MIKA\u-\.


I~srrn~ro DE INGENIERIA. UNAM Y CENAPRED

Se describe en este articulo la instrumentación geotécnica y sísmica colocuda en lu cimentcrción de un rrpyu del
puente ‘hp~rlsoru~‘Metropolitano Línea B; esta cimentación mi,utu cujón-pilotes de.fr-icción es prototipo de 1u.v que
con grarl.fircuenciu se construyen en lu zona del Lago de la ciudad de Mixico. Se relisa el comportumiento de la
cimentación durante todu la construcción del puente .v el inicio de su operución, con huse en hs mediciones de
\wiables íales como lus cargas sobre los pilotes, las presiones sobre la losa de cimentución J’ en el ugtra del .wh.welo y
los mo\ïmientos de la cimentación. Se trata del primer prototipo instrumentado en 10 cilrdrd de México purtr conocer
su comportamiento no sólo dwunte lu construcción y la operación bujo cargus sostenidus. sino tumbién hujo acciones
sismica~. Se retisan de muneru preliminur los erzfòqtres de diseño de estas cimentaciones I‘ de la normatividrd vigente
para la vertfkución de su seguridad.

S
México
1985
durante
fue el
in lugar a dudas
el tipo de cimentación que más
daños sufrió en la ciudad de
los
mixto,
sismos de
constituido
pilotes de fricción. El subsuelo
de la zona del Lago de la ciu-
dad de México impone condi-
ciones geotécnicas muy difíciles
y ambientes sísmicos severos,
dumbres, falta de mantenimien-
to y hasta abusos en el diseño
de este tipo de cimentación,
ron como resultado lo antes se-
ñalado. En efecto, el 13% de ’
.
.i
el_

por un cajón de cimentación y que al combinarse con incerti- todos los edificios con 5 a 15
li

INGENIERIA CIVIL 335 Marzo 1997 17


portamiento de una cimentación acelerógrafo digital triaxial, a fin
mixta prototipo, que no puede de monitorear continuamente sus
ser de otra manera que midien- señales; se están haciendo los
do esas variables, se llevó a cabo ajustes necesarios al umbral de
la instrumentación sismogeotéc- la aceleración de éste para el
nica del cajón No. 6 que consti- disparo, y se mantienen en espe-
tuye el apoyo oriente del claro ra para capturar los registros
central del puente vehicular “Im- durante sismos futuros.
puIsoraI, Metropolitano Línea 6,
situado ya en el municipio de Se enfatizan aquílos mecanismos
Nezahualcóyotl; su descripción de transferencia de carga pilote-
se presenta en este artículo, el suelo, así como el del comparti-
cual es una actualización de lo miento de cargas entre pilotes y
expuesto en la XVIII Reunión losa de cimentación, hacia el ini-
Nacional de Mecánica de Sue- cio de la operación del puente.
los (SMMS) realizada en More- Es motivo de particular interés
lia (Mendozo et al., 1996). Pre- dilucidar cuál es la contribución
cisamente por el antecedente de de los pilotes, cuál el aporte de
que la condición más crítico a la la losa de cimentación para so-
que se somete una cimentación portar el peso total del puente, y
en la ciudad de México es baio qué cambios experimentan du-
una acción sísmica, la instrumen- rante un sismo. Habida cuenta de
tación está orientada no sólo a que la observación del compor-
conocer tal performance duran- tamiento deberá continuarse a
te la construcción y su operación largo plazo (incluyéndose lo que
a largo plazo, sino a medir esas se registre en eventos sísmicos),
hgm l Erquema de 10 sondo iuipend>do pisos de la parte central de la variables durante la ocurrencia se adelantan comentarios acer-
ciudad, prácticamente todos del sismo mismo. Consta de 27 ca de las posibles implicaciones
ellos con pilotes de fricción, ex- transductores geotécnicos entre de las mediciones durante esta
perimentaron por esos temblo- celdas de carga integradas a al- etapa sobre los diferentes enfe
res fuertes asentamientos, des- gunos pilotes, celdas de presión ques y criterios de diseño que se
plomes e inclusive un colapso en la interfaz losa-suelo y piezó- practican en la ciudad de México
total por volcamiento. metros baio la cimentación a di- para este tipo de cimentación, así
ferentes profundidades. Se des- como en la normatividad que
La razón por la que persisten in- criben en este artículo las establece el Reglamento de
certidumbres en el análisis y di- características de los instrumen- Construcciones y sus NTC-Cimen-
seño de las cimentaciones mixtas tos seleccionados, todos ellos de taciones (1987 y 1995) para
en la ciudad es en gran medida tipo eléctrico basados en strain verificar su seguridad.
porque se desconocen las varia- gages o cuerda vibrante.
bles causales de su comporta- PROPIEDADES MECANICAS
miento, toles como las presiones Se expone en este artículo lo DEL SUBSUELO
en el contacto losa-suelo, las car- medido y observado desde el
gas sobre los pilotes, y las vario- inicio de la construcción y hasta El sitio en estudio se ubica en la
ciones con la profundidad de las la puesta en operación del puen- porción virgen nororiental de la
deformaciones del subsuelo y de te. Las mediciones se realizaron zona del Lago. Después de uno
la presión de poro; en el mejor mediante registradores digitales costra dura relativamente delgc+
de los casos, se miden los efec- portátiles, que se conectaron di- da, que fue prácticamente reme
tos, toles como los asentamien- rectamente a las terminales del vida por la excavación, el lugar
tos superficiales. Los enfoques de cable de cada uno de los 27 sen- está carac+erizado por depósitos
diseño actualmente en uso no se sores, tal como se describe más arcillosos muy blandos. La resis-
han confrontado hasta la fecha adelante. A la fecha (diciembre tencia media no drenada de mues-
con mediciones y observaciones de 1996) una parte de esos sen- tras inalteradas de la formación
de las variables significativas en sores se han conectado a regis- arcillosa superior (FAS), ensaya-
cimentaciones reales. Con obie- tradores automáticos, los que a das en pruebas triaxiales UU, fue
to de conocer el verdadero com- su vez están controlados por un de sólo 12.4 kPo (1.26 t/m2).

18 INGENIERIA CIVIL 335 Marzo 1997


Las velocidades de las ondas de
compresión, P, y las ondas de
corte, S, se midieron (Gutiérrez,
1995) con el sistema de la son-
da suspendida (Uchiyama et al., Velocidad de onda de cataate, v. (mls)
1984). El dispositivo consiste de
una sonda con una longitud
aproximada de 5 m, Figura 1,
en la que tanto la fuente de ex-
citación como los geófonos re-
ceptores están integrados en la
misma, separados por un ele-
mento aislante o de filtrado de
las vibraciones; se mantienen
unidos con distancias constantes
perfectamente conocidas, por lo
que en teoría no tiene límite la
profundidad o la que puede em-
plearse esta técnica. Sin tocar
las paredes de la perforación,
de ahí su calificativo, y conser-
vándola sumergida, la sonda
aplica una perturbación mecá- I
6oo”‘~~,~““:“““,J
10 15 243
nica en dirección transversal al
eie de la perforación mediante Resistencia de punta de conc., e (k&mz)

una especie de martillo, la cual


se trasmite a la pared de la per-
foración, propagándose a tra-
vés del suelo; tanto la perturba-
ción como la respuesta se dan Romo y Ovando, 1988); desde la que actualmente se constru- /‘^

a través del agua o lodo bento- luego, se corrió el riesgo de que ye por superficie el Metropoli- ‘..-<
nítico circundante. Las medicio- la sonda se atorase. tano L í n e a B, Buenavista-
nes se efectuaron de manera as- Ecatepec; tiene 689 m de
cendente desde el fondo a cada La muy baia resistencia de estos longitud y fue resuelto con 8
metro, en uno perforación de depósitos lacustres jóvenes nor- apoyos y rampas de acceso de
10 cm (4”) de diámetro y 60 m malmente consolidados, se con- material ligero. Cada apoyo
de profundidad; a cada profun- firma con las muy reducidas re- está constituido por dos líneas
didad se asoció la velocidad con sistencias 0 la penetración transversales de columnas de
que se propagan las ondas P y (punta) del cono, y los valores concreto reforzado, sobre las
S en el espesor entre fuente y tan pequeños de la velocidad de que descansan, Figura 2b, las
receptor, al conocerse la distan- las ondas de cortante, cuyos per- trabes de apoyo que cuentan
cia que los separa y el tiempo files se muestran en la Figura 2a. con tramos en cantiliver, cuyos
de arribo del impacto excitador. extremos soportan a su vez isoí
Si bien en general es aceptable CIMENTACION PROTOTIPO táticamente las trabes centrales;
el empleo de ademe de P.V.C. INSTRUMENTADA estos elementos estructurales
de pared delgada, no se utilizó pretensados y prefabricados
ninguno en este caso con suelos La cimentación instrumentada son vigas “T” de sección cajón.
muy blandos, a fin de que la ri- constituye el apoyo No. 6 del El claro oeste al apoyo No. 6
gidez de éste no alterara las puente vehicular Impulsora en (claro central) es de 56.8 m de
mediciones de la velocidad de la zona metropolitana noreste columna a columna, en tanto
las ondas sísmicas como se ob- de la ciudad de México; tam- que el claro este es de sólo 43.0
servó en estudios onteriores rea- bién dará servicio a peatones m; esta diferencia determina
lizados con una sonda semejan- para acceder a la estación del una menor longitud del cantili-
te en el Centro Urbono Metro del mismo nombre. Este ver oeste, respecto al del lado
Presidente Benito Juárez (Jaime, puente cruza la Av. Central en opuesto.

INGENIERIA CIVIL 335 Marzo 1997 19


leccionaron dos sistemas de ins-
trumentación independientes y
redundantes, uno automático y
el otro manual. El sistema auto-
mático está orientado a registrar
los señales de 15 sensores du-
rante movimientos sísmicos, en
tanto que la función del sistema
manual es medir los 27 transduc-
0
tores durante la etapa de cons-
trucción y de 12, y eventualmen-
te de todos los sensores, en
condiciones “estáticas” durante
0 la operación. Los sensores geo-
técnicos para el sistema automá-
tico poseen extensómetros eléc-
tricos resistivos 0 strain-gages
(SG), de conveniente respuesta
dinámica; de este tipo son 8 cel-
das de carga, 4 celdas de pre-
sión y 3 piezómetros. En el sis-
tema manual se cuenta con 2
sensores de tipo SG y 10 trans-
ductores a base de cuerda vi-
brante (VW), cuya frecuencia de
vibración guarda relación con la
variable medida, los cuales se
consideran más estables para un
monitoreo a largo plazo. Adicio-
nalmente a las proporcionados
por el fabricante, antes de la
construcción se llevaron a cabo
en el laboratorio calibraciones
muy completas y precisas de
El apoyo No. 6 tiene 8 colum- monolíticamente a la losa de ci- coda transductor, utilizando jus-
._
nas oblongas en dos líneas, cua- mentación, la cual tiene un es- tamente tanto los registradores
tro en cada una, separadas por pesor uniforme de 0.25 m. La portátiles como los automáticos
17.0 m. Su cimentación fue re- losa tapa de 0.22 m de espesor que se emplearían posterior-
suelta mediante un cajón hueco se coló sobre la parte superior mente en el campo, y reprodu-
con una forma romboidal en de las contratrabes, formando ciendo las condiciones de colo-
planta, Figura 3, debido al es- así el cajón hueco. cación, ganancias, gage factors,
viajamiento ( 1040 ll ‘) entre las y voltajes de alimentación. Du-
dos avenidas; sus dimensiones INSTRUMENTACION rante el proceso constructivo se
son 15 x 22 m y su desplante SELECCIONADA Y SU leyeron los sensores de ambos
está a 3 m de profundidad. La INTEGRACION A LA tipos mediante indicadores digi-
dimensión longitudinal del cajón CIMENTACION tales portátiles operados con
es mayor hacia el oeste, a fin de baterias; para los sensores SG se
eliminor la excentricidad debida Tipos de ,nstrumentos usó un registrodor convencional
a las cargas mayores del claro geotecnrcos de deformación del tipo puente
central. El cajón es bastante rí- de Wheatstone, y un indicador
gido en virtud de sus contratra- Los transductores geotécnicos de frecuencias pora los de tipo
bes de concreto reforzado de (Geokon) dispuestos en la ci- VW. Se describen a continuación
2.7 m de peralte y 0.6 ó 0.5 m mentación fueron: trece celdas las características de cada tipo
de ancho, diseñadas en ambas de carga, ocho celdas de pre- de sensor, y la forma en que se
direcciones; éstas se colaron sión y seis piezómetros. Se se- dispusieron en la cimentación.

20 INGENIERIA CIVIL 335 Marzo 1997


Cimentaciones P Ingeniería
“m
Cm11

--
L: -.--
;ruA 2s ccrc(J acero inoxidable de forma cir- 1985); se dispuso cada uno en
cular que al soldarlas por su diferentes perforaciones, a fin
Se seleccionaron celdas de carga periferia adquieren un aspecto de evitar posibles interconexio-
de construcción robusta con ca- lenticular, con lo que se forma nes entre ellos. Las perforacio-
pacidad máxima de 1.78 MN entre ellas una pequeña cavi- nes citadas se estabilizaron sólo
(181.6 t), tomando en cuenta la dad que se llena con un fluido con agua, y dos de los piezó-
estimación de las cargas a que totalmente desaerado muy esta- metros se ubicaron ex professo
estarían sometidos los pilotes, ya ble; éste a su vez está comuni- en estratos arcillosos sin bulbo
que deberían resistir su hincado; cado a un transductor de pre- granular (ZD-2 a 10.2 m y ZD-3
adicionalmente, son celdas her- sión a través de un delgado tubo a 27.0 m); los cuatro restantes
méticas a prueba de agua dado de acero inoxidable. La presión se dispusieron dentro de un bul-
que están baio el nivel de agua total externa actuando perpen- bo poroso de materiales granu-
freática. El elemento de carga es dicularmente al plano de la cel- lares, en lentes o estratos de ma-
un tubo cilíndrico de pared grue- da, le genera la misma presión teriales permeables.
sa de acero de alta resistencia; en al fluido interno, misma que re-
10 de ellos se tienen los exten& gistra el transductor; las celdas MovImIentos de lo clmentocron
metros (SG) con una configura- se dispusieron en posición hori-
ción de puente completo para zontal, Figura 5, 15 cm por de- Los movimientos de la cimenta-
compensar por temperatura y baio de la losa de cimentación ción y del terreno circundante se
cargas excéntricas. Estos sensores y dentro de una cama de arena midieron mediante nivelaciones
fueron integrados a siete pilotes, semicompacta, por lo que miden topográficas, para lo que se fi-
los que se indican en la Figura 3, la presión total vertical en la in- jaron referencias que conforme
cerca de su cabeza (2.5 m abaio terfaz losa-suelo. Se recurrió 0 se avanzó en la construcción, se
del desplante de la losa de cimen- 4 celdas con transductores de fueron trasladando de la super-
tación); a dos de éstos se les in- tipo strain gage, y 0 otras 4 a ficie del terreno, al fondo de la
cluyeron tres celdas más a dife base de cuerda vibrante; su ca- excavación, al cajón de cimen-
rentes profundidades. Estas pacidad máxima es de 173 kPa
celdas se integraron cuidadosa- (1.76 kg/cm2), y su posición en
mente a los segmentos (2) de pi- planta se muestra en la Figura 3.
lote, Figura 4, aquíen la cama de
colado, colocándolas entre dos Piezómetros
placas de acero de 25 mm de
espesor, 0 las que se fijaron y pre- Seis piezómetros se colocaron 0
comprimieron ligeramente me- diferentes profundidades del
diante pernos de acero de alta subsuelo, baio un pequeño nú-
resistencia; las placas a su vez se cleo central de la cimentación,
soldaron por la cara opuesta al como se aprecia en la Figura 3;
refuerzo longitudinal del pilote, su capacidad máxima es de
añadiéndose anclas atornilladas. 5 1 8 k P a ( 5 . 2 8 kg/cm’). Lossen-
Los cables eléctricos de las celdas sores de la mitad de los piezó-
se conduieron, para garantizar su metros son del tipo strain gage,
continuidad por el interior del pi- en tanto que los otros tres em-
lote, dentro de tubos metálicos plean un diafragma sensible co-
galvanizados; para las celdas nectado a una cuerda vibrante
ubicadas en el segmento inferior que asocia su frecuencia de vi-
con la punta del pilote, fue nece- bración a cierta presión de
sario sacar ese tubo con cables a poro. Estos sensores están cons-
la superficie del mismo, para sal- tituidos por un cuerpo cilíndrico
var la conexión soldada entre ese en acero inoxidable, dentro del
segmento y el superior. cual se tiene al transductor de
presión y en el extremo recto,
Ce ccs ce 3:es,o’1 al elemento poroso. Cada pie-
zómetro fue cuidadosamente
Cada celda de presión está saturado a fin de asegurar una
constituida por dos láminas de rápida respuesta (Hartlén,

INGENIERIA CIVIL 335 Marzo 1997 21


de acero. La manguera con fue- cuita integrado; continuamente
lle se instala verticalmente en el amplifica, filtra y convierte (250
subsuelo en condición extendi- muestras/segundo por canal) la
da hasta la profundidad desea- señal de cada ocelerómetro a
da. La posición inicial y la que forma digital de 16 bits, y envía
adquieran en fechas posteriores los datos, junto con la señal de
esos anillos se detectan (ampe- tiempo interno sincronizado, a
rímetro) con un sensor que se una memoria de pre-evento. A
baia por la manguera, el cual través de pruebas en el sitio, se
se acompaña con una cinta mé- están haciendo actualmente los
trica metálica; conocida la cota ajustes para establecer el um-
de la boca y la profundidad a bral conveniente de aceleración
la que se encuentran cada uno para el disparo de los registra-
de los puntos de medición en dores, y los lapsos adecuados
esas fechas, se tienen los datos para las memorias de pre-even-
para reconstruir la evolución to y post-evento; con ello se bus-
con el tiempo de los asentamien- ca contar con los registros sin-
tación y finalmente se conservan tos a profundidad. cronizados completos ante un
como palomas pintadas en las evento sísmico. La torea no es
columnas del apoyo. REGISTRADORES SISMICOS trivial debido a que sobre el
AUTOMATICOS cajón circulan vehículos pesados
A mediano plazo se pretende que producen vibraciones ím-
instalar un par de medidores de Acelerógrafo en el cqón de CI portantes, ya que por el espa-
asentamientos a profundidad o mentacrón cio que deian las dos líneas de
extensómetros, que permitirán columnas pasa lo vía lateral de
conocer el aporte de los diferen- Un acelerógrafo de alta resolu- la Av. Central.
tes estratos (Jendeby, 1986). ción constituido por un conjunto
Estos medidores consisten de triaxial de acelerómetros y su Regrstradores dIgItales para los
una manguera plástica con fue- sistema de registro digital inte- sensores geotécnicos
lle (bellows-hose), que sigue al grado (IDS) se fijó a un pedes-
suelo conforme éste se asienta; tal de concreto, dentro de la ca- Para registrar automáticamente
posee un refuerzo helicoidal seta de registro, que se ubica la señal de los sensores geotéc-
que le da cierta rigidez radio1 contigua al eie ll y entre las dos nitos externos, los que serían
sin detrimento de su flexibilidad columnas centrales. El conjunto acelerómetros en estaciones sís-
axial. A cada cierta distancia se produce un registro de datos micos ingenieriles, se emplean
provee a la manguera de una acelerográficos en memoria de registradores digitales (IDS de
funda o casquillo con un anillo semiconductor dentro de un cir- Terra Tech.) del mismo tipo que
el acelerógrafo. Cinco registra-
dores digitales tienen especial-
mente acondicionadas sus entra-
das para monitorear la señal de
quince sensores geotécnicos, los
que están dispuestos en un arre-
glo esclavoímaestro con el ace-
lerágrafo triaxial, boio una?+-
ma marca de tiempo para la
sincronización del muestreo; el
resto de los sensores geotécni-
cos sólo podrán monitorearse
manualmente cuando así se de-
see. El esquema del sistema de
adquisición de datos sismo-ge*
técnicos se muestra en la Figura
6; los registradores se encuen-
tran también sobre el pedestal

22 INGENIERIA CIVIL 335 Marzo 1997


Ingeniería
Civil m

de la caseta de registro. Se hace


uso de un software específico
operando desde una computa-
dora portátil, el cual proporcio-
na un menú para comunicarse
con cada IDS a fin de configu-
rarlo y definir el modo de dis-
paro, así como para el análisis
de los datos registrados y para 6 0 I
conocer un diagnóstico acerca
del estado que guarda el siste-
ma; la comunicación es directa
vía el puerto RS232C, aunque
en breve se pretende utilizar co-
municación remota vía modems
y línea telefónica, a fin de inte-
rrogarlos desde la oficina cen-
tral y transferir información.

Se preve a mediano plazo insta-


lar dos acelerógrafos más, uno
en campo libre relativamente
cerca de esta cimentación, y otro
de pozo en los depósitos profun-
dos que permitirán estudiar fen& eventos sismicos, sería compara- ga. Adecuadamente, el criterio
menos de interacción dinámica. ble con las experiencias antes de los diseñadores fue disponer
Adicionalmente, se podrá recu- citadas. Mediciones de carga a los pilotes en coincidencia con
rrir de ser necesario al aceleró- lo largo de pilotes de fricción las contratrabes, incluyendo tan-
grafo de pozo para que aporte aislados en el valle de México, tos como fuese posible en las ori-
la señal maestra para el registro han sido motivo de investigacio- llas longitudinales, para lo que
de los demás aparatos. nes previas (Reséndiz, 1964; se dispusieron dos líneas de con-
Auvinet y Hanell, 1981). tratrabes cerca de las orillas lar-
Hasta donde conocen los auto- gas, teniendo en mente los mo-
res, este proyecto de instrumen- PROCEDIMIENTO mentos de volteo sísmicos en la
tación no tiene precedentes a CONSTRUCTIVO dirección transversal del puen-
nivel mundial. Estudios previos te. Esta práctica común en
en prototipos de cimentaciones Antes de la excavación para México no coincide con la suge-
similares se han orientado a co- construir el cajón se hincaron 77 rencia reciente (Randolph,
nocer el comportamiento estáti- pilotes, cada uno formado por 1994) de concentrar los pilotes
co a largo plazo; ejemplos de dos segmentos de 15 m cada en la parte central de la planta
ellos son los desplantados en la uno, aproximadamente, hasta de los edificios, con miras a re-
arcilla de Londres y en otros si- alcanzar su punta una profundi- ducir asentamientos diferencia-
tios de Inglaterra (Cook et al., dad de 30 m, con lo que se con- les; este enfoque de diseño no
1 9 8 1 ; Price y W a r d l e , 1 9 8 3 , serva un “colchón” para admi- parece aplicable a zonas sísmi-
Rickard et al., 1985), en arcillas tir futuros asentamientos cas. Estas prácticas y apreciacio-
marinas de Suecia (Hansbo y regionales; esto es, se pretende nes habrán de revisarse con los
Jendeby, 1983; Hansbo, 1984: que los pilotes no toquen la pri- registros sísmicos que aporte
Jendeby, 1986; Fredriksson y mera capa dura (PCD). Los pi- esta instrumentación.
Rosén, 1985), en la arcilla de lotes instrumentados fueron los
Frankfurt (Sommer et al., 1985) primeros que se hincaron; en Los pilotes de concreto reforza-
yen depósitos arcillosos coluvia- particular los pilotes P4 y P40 do fueron precolados en obra,
les de Japón (Yamashita y Kaku- para evaluar los efectos del hin- con una sección cuadrada de
rai, 1991). Lo hasta ahora me- cado del resto de pilotes. Como 50 cm por lado. Para su hinca-
dido, dado que todavía no se ya se señaló, siete pilotes tienen do, se practicó primeramente
cuenta con registros durante integradas trece celdas de car- una perforación previa de

INGENIERIA CIVIL 335 Marzo 1997 23


COMPORTAMIENTO
OBSERVADO DE LA
CIMENTACION
INSTRUMENTADA

Cargas sobre los pIlotes

En la Figura 7 se muestra la evo-


lución con el tiempo de las fuer-
zas registradas cerca de la ca-
beza de los siete pilotes
instrumentados, durante toda la
etapa de construcción y el ini-
cio de la operación del puente.
Estas fuerzas principian con una
precarga de alrededor de 6 t
que se les ejerció mediante el
apriete de los pernos durante la
integración de las celdas de car-
ga a los segmentos de pilote en
la cama de colado, Figura 4;
ésta estuvo del otro lado de la
avenida, por lo que la actividad
siguiente corresponde al pilote
ya transportado al sitio e inme-
diatamente antes de su hincado.
50 cm $, sólo en los primeros a fin de minimizar el tiempo en Una vez hincados, y sin aplicar
3 ó 4 m en la costra superfi- que estuviera abierta ésta y todavía cargas por la construc-
cial; después de ello se usó para reducir la expansión de su ción, se registraron fuerzas com-
un martillo Delmag No. 33, aun- fondo. La cabeza de los pilo- presivas crecientes en la cabe-
que se requirieron sólo muy po- tes se demolió mediante marti- za de seis de los siete pilotes
cos y reducidos golpes, en ge- llos neumáticos, descubriéndo- instrumentados; se discutirá más
neral no más de 20; fue incluso s,e su acero longitudinal para adelante este comportamiento,
necesario estrobar los pilotes ligarlo con el refuerzo de las considerando que las celdas a
con cables de acero para que, contratrabes. profundidad en uno de los pí-
junto con los golpes ejercidos lotes exhibieron cargas de ten-
con menor carrera, se controla- En el fondo y paredes de la ex- sión. Las actividades posterío-
ra su posición y la punta se lle- cavación se dispuso una geo- res de construcción provocan
vara a la profundidad de dise- membrana de polietileno de cargas crecientes sobre los pi-
ño. La conexión entre los 4 mm de espesor, con obieto de lotes, apreciándose diversidad
segmentos de pilote se hizo me- evitar el fluio del agua del sub- en los valores de éstas. Sin em-
diante soldadura alrededor de suelo hacia el cajón. Dado que bargo, es de llamar la atención
las p l a c a s d e a c e r o d e se le deben practicar cortes que mientras a finales de di-
3/4” de espesor que rematan su para dar paso al armado de los ciembre de 1995 el cociente
sección transversal. pilotes, parece difícil cumplir entre las fuerzas máxima ymí-
con ese cometido; sin duda con- nima sobre los pilotes era de
La excavación se efectuó con viene evaluqr su efectividad y 2.35, sistemáticamente se va re-
una pala mecánica con cucha- ponderarla con técnicas no duciendo conforme se alcanza
ra de 1 y d3, con el debido cui- orientadas a impedir’el acceso el fin de la construcción; en
dado para no dañar los pilotes, de agua a los cajones, sino a efecto, al inicio de la operación
en particular los instrumenta- llenar el hueco con materiales del puente, mientras el pilote
dos; el afine en el fondo de la impermeables y muy ligeros más cargado registra 80 t, el
excavación se hizo con pala. El (como bloques de poliestireno), menos solicitado señala 51 .l f,
hincado de pilotes se realizó a fin de que ésta aporte un lo que determina una relación
con antelación a la excavación, peso mínimo. igual a 1.56.

i 24
El pilote P40 exhibe una evolu-
ción atípica en comparación con
los pilotes restantes. El hincado
de pilotes requirió apenas unos
cuantos golpes restringidos, con
excepción de éste. El pilote se
inclinó desde su primer segmen-
to 9 fue necesario aplicarle un
número mayor de golpes. Una
vez llevado a su posición final,
la cabeza acusaba un desplome
medido de 8.35%, infiriéndose
que el primer segmento debió
quedar con por lo menos el do-
ble de este desplome por el pro-
cedimiento empleado. Se aven-
tura la hipótesis de que algo Q(Z) = A@, dwldz CIÉ = P JDrWz
duro (restos de algún registro o I
0

tubo de drenaie sepultado, por


ejemplo) encontró en su camino,
desviándolo, imprimiéndole es-
fuerzos residuales y dañándole
la celda de carga cerca de la fuerzas medidas. Si de una ta durante la excavación, en tan-
punta; de hecho, de los 27 sen- manera simple, aceptando que ta que se pierde esa precarga en
sores geatécnicos colocados, los pilotes instrumentados son la media superior (MS), media
sólo esa celda de la punta del representativos de todos ellos, inferior (MI) y en la punta (P),
pilote no tiene señal de respues- se alcanza un valor medio denotando fuerzas de tensión en
ta, una vez concluida la cons- aproximado de 62 t. el pilote. Lo anterior se asocia a
trucción. Es notable, no obstan- que el suelo desplazado por los
te, que conforme existen Mecanismo de transferencia pilotes, a los que no se les practi-
movimientos en la cimentación de carga en los pllofes có excavación previa, tuvo un
y se ha relaiado parte de los es- fuerte componente vertical as-
fuerzos residuales, la celda de En la Figura 8 se presenta la va- cendente como se manifestó por
la cabeza ya registraba hacia riación de las fuerzas medidas a las fuertes expansiones de la su-
el fino1 de la construcción, valo- diferentes profundidades del pi- perficie del terreno, generando
res en el tercio superior del in- lote P4, a través del tiempo de estados de tensión a lo largo de
tervalo de fuerzas medidas en construcción e inicio de la ope- la mayor parte del pilote, encon-
los otros pilotes. ración del puente. El diseño de trando sólo una reacción compre-
la instrumentación para este pi- siva cerca de la cabeza por los
Un primer análisis no permite lote estuvo orientado a conocer esfuerzos residuales derivados
establecer tendencias definitivas el mecanismo de transferencia de del hincado, y otros factores que
en este particular arreglo de pi- carga de los pilotes al terreno se discuten en el inciso 9. Puede
lotes en los que hay concentra- circundante; las celdas se integra- distinguirse claramente que con-
ción de ellos en la periferia. No ron al pilote a profundidades de forme transcurre la construcción,
se dan simetrías claras en las 0.11,0.41,0.71 y 0.93 de su lon- las cargas sobre el pilote aumen-
fuerzas atendiendo a su posi- gitud efectiva de 27.4 m. tan, pero que lo hacen de mane-
ción, aunque sí se aprecia que ra diferenciada según la profun-
los pilotes extremos P4 y P64 Una vez hincado el pilote P4 didad. La carga axial sobre el
dispuestos en dirección transver- mantiene su precarga de 6 t o pilote de fricción se va
sal en el lado del claro mayor, incluso la aumenta ligeramente reduciendo conforme crece la
reciben las dos más altas cargas en las cuatro celdas; al ocurrir profundidad, lo que resulta pre-
medidas; a su vez, los pilotes desplazamientos relativos entre cisamente la carga transferida al
extremos P39 y P4l en dirección pilote y suelo, esta situación se suelo circundante a través de los
longitudinal por el eje del puen- modifica. La fuerza sobre la cel- esfuerzos cortantes que se pro-
te, soportan las dos más baìas da de cabeza (Cl incluso aumen- ducen en la interfaz pilote-suelo.

INGENIERIA CIVIL 335 Marzo 1997 25


‘tI&m?ntaa‘oRes

Para visualizar el mecanismo de ser el resultado de la fuerza re-


transferencia de carga (Vesic, gistrada correspondiente, me-
1970) se recurre a la Figura 9. nos la medida al inicio de la
La fuerza axial en el pilote según aplicación de cargas gravitacio-
la profundidad z, tendría una nales; procediendo de esta ma-
variación como la indicada por nera, se obtiene la Figura 10b.
la función Q(z), dándonos una
visión acerca de cómo se trans- Es interesante observar que la
fiere la carga por el fuste del pi- contribución de la punta alcan-
lote. La abscisa de esta curva za casi el 30% de la capacidad
cuando z=D resulta la carga Qp total del pilote; este aporte a la
en la punta del pilote, en tanto capacidad de carga del pilote
que la diferencia Q/zj-Qp repre- no es despreciable, y no pare-
senta la resistencia lateral en el ce una práctica justificada igno-
fuste. La pendiente de la función rarlo. Mediciones realizadas
Q(I), esto es su derivada, dividi- por Reséndiz (1964) en un pilo-
da entre el perímetro P del pilo- te aislado (Cl de su estudio)
te, proporciona la distribución muestran una contribución de la
del esfuerzo cortante r a lo lar- punta del orden del 22%. Se
go del fuste, resultando positiva distingue que la variación de la
toda vez que OW disminuya con carga con la profundidad para
la profundidad. la última fecha aquí consignada
es prácticamente lineal, sobre
Con los datos de la Figura 8 todo en los tercios superior y
pudo construirse la Figura 1 Oa, medio, lo que tiene como impli-
similar a la mostrada en la par- cación, Figura ll, que el esfuer-
te media de la Figura 9. Puede zo cortante en el fuste del pilo-
asíapreciarse cómo evoluciona- te tienda a ser constante. Estos
ron las cargas a lo largo del pi- resultados apuntan hacia la per-
lote conforme transcurrió la tinencia del análisis en términos
construcción (se muestran sólo de esfuerzos totales y resisten-
7 fechas). Se advierte que en cia no drenada para calcular la
las primeras fechas, una vez que capacidad última por fricción en
se ha revertido el movimiento un pilote, que usualmente se
del suelo respecto al pilote se adopta en el diseño de este tipo
registran ya cargas de compre- de cimentaciones en la ciudad
sión a lo largo de todo el pilote de México, y que reconocen las
con máximo desde luego en la NTC-Cimentaciones.
cabeza, pero desarrollándose
inclusive fricción negativa hacia El conocimiento de las cargas a
la punta, denotada por un lige- lo largo del pilote a distancias
ro aumento de la carga con la conocidas, esto es entre celdas
Figuro 100 V~~KICIOO de lo cargo o lo largo Hacia el final de la construcción profundidad; ésta desaparece de carga, permite cuantificar el
delph P4 durante tu cons~rucc~on del puente se aprecia que sobre conforme se aplican cargas ma- esfuerzo de corte que se desa-
Figuro IOb ironsierenc~a de cargo al suelo las porciones superiores del pi- yores. Al aumentar las cargas rrolla en el fuste del pilote. hn
medonfe elp~iote P4 durante lo CO~IS~UCCIO~ lote (celdas C y MS) actúan fuer- actuantes por el peso de la ci- la Figura 12 se muestra su va-
zas que incluso aumentan lige- mentación y superestructura, el riación en los tres tercios del pi-
ramente; por el contrario, en la pilote se desplaza hacia abaio lote, conforme avanzó la cons-
parte inferior del mismo se apre- en relación con el suelo circun- trucción; para su determinación
cia que se reducen, una vez que dante, y desarrolla fricción po- se ha hecho el análisis de cuer-
sobrepasan un máximo (fin de sitiva en toda su longitud. po libre de las porciones de pi-
1995) que corresponde a la lote entre celdas, considerando
aplicación de las cargas más sig- Tomando en cuenta lo señalado las cargas actuantes (Figura
nificativas por el peso de la en 7.1, la carga transferida al lOb), incluyendo su peso pro-
superestructura. suelo en diferentes fechas debe pio. En el tercio inferior se apre-

26 INGENIERIA CIVIL 335 Marzo 1997


cia cómo a mediados de noviem- hacia los pilotes, mismos que
bre de 1995 se desarrollaba un como sistema se manifiestan más
máximo de la fricción negativa, rígidos que el mecanismo de re-
pero que al proseguir la carga acción losa-suelo. Conforme se
se invierte el sentido. Hacia el incrementan las cargas de la su-
final de la construcción, el suelo perestructura, es claro que las
arcilloso a lo largo del fuste del presiones en el contacto conti-
pilote en sus tercios superior e núan creciendo, pero ello ocurre
inferior está sujeto a un esfuer- con una tasa mucho más reduci-
zo de corte menor que su resis- da que como sucede con las car-
tencia media no drenada origì- gas sobre los pilotes; esto es, los
nal; sin embargo, el cortante en incrementos sustanciales de car-
el tercio medio supera la resisten- ga por el peso del puente los van
cia, la que apunta a que ahí la tomando fundamentalmente los
interfaz pilote-suelo alcanza una pilotes. Compárense inclusive las r = perimetro aer pware
condición de fluencia o creep. Si- pendientes de las variaciones
milar condición parece lograrse durante 1996 (hacia el final de
baio la punta, a juzgar por la la construcción) de presiones en
reducción a través del tiempo de el contacto, Figura 13, y de car- el contacto, éstas en menor pro-
la carga medida cerca de la pun- gas sobre la cabeza de pilotes, porción, están tendiendo a va-
ta del pilote, después de alcan- Figura 7. lores estables, cada vez con
zar un máximo, Figra 10b. menos diferencias entre sí.
Las diferentes presiones medi-
Presiones en el contacto das se traducen en distribucio- Cuando ya se ha iniciado el
losa-suelo nes de presiones en el contacto paso de vehículos por el puen-
que distan de resultar uniformes, te, se distinguen sobre todo
En la Figura 13 se presenta la lo que ocurre desde las etapas diferencias de presiones en la di-
evolución de las presiones verti- primeras de construcción. El va- rección longitudinal, aprecián-
cales totales en el contacto losa lor medio de la presión sobre la dose que éstas aumentan de
de cimentación-suelo, registradas losa de cimentación es de poniente a oriente; en dirección
por las 8 celdas de presión du- 21.2 kPa (2.16 t/m’). El mapeo transversal se tiene una menor
rante la construcción y el inicio de isopresiones obtenido por la variación, sin alcanzar presio-
de la operación del puente. De inter y extrapolación de las pre- nes uniformes. A tal distribución
manera análoga a las cargas en siones medidas que arroia la de presiones parecen contribuir
la cabeza de los pilotes, las pre- Figura 140, muestra presiones diferentes factores interactuan-
siones en el contacto exhiben una con un cociente de 2.64 entre tas. Si bien se tienen mayores
considerable disparidad en sus los valores máximo y mínimo; descargas en las columnas del
valores. Ante la aplicación de esta figura corresponde a unas poniente y al parecer cargas
cargas directas en la superficie, horas después de que se habían sobre el cajón sin excentricida-
la respuesta de cada celda es colado la losa de cimentación y des, las contratrabes en esa por-
inmediata. En efecto, se distingue las contratrabes de la mitad po- ción son de menor peralte y se
un rápido aumento de presión niente del cajón, en tanto que tiene un número mayor de pilo-
respondiendo claramente a la la mitad oriente se había cola- tes; esto parece explicar el ali-
aplicación de carga por el arma- do cinco días antes. Hacia el ini- vio a las presiones en el contac-
do de la losa de cimentación y cio de la operación del puente, to en el lado poniente. Parece
de las contratrabes; luego cierta Figura 14b, la celda CP-D regis- influir también la secuencia cons-
disminución al reaccionar los pi- tra el valor máximo de 30.2 kPa tructiva y el hecho de que en el
lotes, para después experimen- (3.08 f/m’) y la CP-2 el míni- lado oriente, las contratrabes pi-
tar un súbito incremento al colar- mo de 12.4 kPa (1.27 t’/m’), re- loteadas que soportan las esca-
se, en dos etapas, el cajón de sultando así que el cociente en- leras peatonales se encuentran
cimentación. Una vez fraguado tre estos valores se ha reducido ligadas al cajón, lo que podría
el concreto del cajón y construi- a 2.42, de manera análoga a generarle cargas adicionales.
das las columnas, se advierte el lo apreciado con la carga sobre
trabaio del cajón rígido, puen- los pilotes; esto es, tanto cargas Sin duda se aprecia una interac-
teando o transfiriendo cargas sobre pilotes como presiones en ción entre la carga que toman los

INGENIERIA CIVIL 335 Marzo 1997 27


rentes componentes de la cimen- en la Figura 16. Las lecturas ini-
tación y la superestructura. ciales de algunos sensores co-
rresponden a las condiciones in
Se comparan a continuación las situ originales, en tanto que en
cargas actuantes de diseño y las los más superficiales se realiza-
reacciones medidas por pilotes ron las lecturas iniciado ya el hin-
y losa de cimentación. Para ha- cado, en razón de las dificulta-
cerlo se toma en cuenta que por des prácticas que imponían los
cargas residuales se registran ya movimientos de la piloteodora
fuerzas compresivas en la cobe- y de lo perforadora.
za de los pilotes, cuando ape-
nas se va 0 iniciar la aplicación Se manifestó con claridad el au-
de cargas; así, para esta com- mento de la presión de poro en
paración, a las fuerzas registro- la FAS, resultante de los fuertes
das durante la construcción se cambios volumétricos y distorsie
les reduce la correspondiente nes en el subsuelo por el hinca-
fuerza registrada en ese inicio. do de los pilotes; debe tenerse
El valor medio de la carga so- presente que al no practicarse
F,gvra 12 Lkia.5: clr E:‘Jrr.-C --ricn:e pilotes y la presión con que re- bre los pilotes hacia el fin de cons perforación previa, la presencio
en el fuse 3e ::, -‘r 34 1 II’ JC :>
accionan las óreos cercanas de trucción resultó igual a 52.5 t. Si de los pilotes genera un desplo-
CCnllruC- C’
la losa de cimentación, lo que se se asigna a cada uno de los 77 zamiento volumétrico de alrede
pone en evidencia al revisar las pilotes este volor medio, y se dor de 500 m3. El incremento de
Figuras 7 y 13. Las celdas de suma al producto del área por la presión de poro por el hinca-
carga en la cabeza de los pilo- la presión media en el contacto, do resulta máxima a profundida-
tes P4, P40 y P64 en el lado po- descontando en esta última la des cercanas a la punta de los
niente registran las mayores fuer- presión que genero el tirante de pilotes, e independiente de que
zas medidas, lo que determina agua de la posición de las cel- un piezómetro esté aloiado en un
que en ese lado se tengan las das de presión total al N.A.S. lente orenoso 0 en una capa ar-
menores presiones en el contac- (1.6 m, aproximadamente), Ile- cillosa; el piezómetro ZD-3 acu-
to. En el lado opuesto, las cel- varía 0 una reacción total lige- só un incremento que represen-
das de carga dispuestas en la ramente mayor 0 la carga total ta el 21% de la presión hidráulica
cabeza de los pilotes P 14 y P41 que contempla el diseño. El equi- previa. Seguramente las presio-
indican fuerzas menores al va- librio de las fuerzas verticales de nes de poro más cerca de los pi-
lor medio de éstas, a lo que se diseño se alcanzaría si se supo- lotes deben resultar mayores que
asocion las presiones en el con- ne que la reacción media para este porcentaje; debe recordar-
tacto mós altas, registradas por los 77 pilotes, adquiere un vo- se que los piezómetros estabon
las celdas de presión CP-C y CP- lor ligeramente menor al valor distantes aproximadamente 5 m
D, situadas en la porción orien- medio medido en los pilotes ins- de los pilotes. Resultan sorpren-
te. La presencia de 7 pilotes ha- trumentados. Cabría revisar con dentes por una parte la rapidez
cia el centro en los ejes ll y ll a, detalle posibles rubros adiciona- con la que se disiparon esos ex-
Figura 3, en comparación con los les de carga impuestos por la cesos de presión de poro respec-
2 pilotes que se tienen en el eje construcción. to a la condición inicial in situ; y
ll c, determina que tomen mayor por la otra, que la presión de
carga aquéllos y que se genere Presrones de poro en el subsuelo poro después del hincado alcan-
un “valle” pronunciado en la dis- ce una condición de equilibrio,
tribución de presiones en el lado Los seis piezómetros eléctricos prácticamente sin resentir el efec-
poniente, como puede distinguir- se instalaron en el subsuelo ape- to de la aplicación creciente de
se en la Figura 14b. nas unos días antes de que se cargas por la construcción de ci-
iniciara el hincado de los pilo- mentación y superestructura, con
Cargos apircadas tes, distinguiéndose una respues- excepción del piezómetro ZD-2
ta muy rápida y consistente; la poco profundo aloiado en una
En la Figura 15 se presenta la evolución de lo presión de poro capa arcillosa, el cual acusa un
evolución, conforme 0 la registrada en cada uno de ellos muy ligero incremento. Las pre-
construcción, de las cargas acu- durante la construcción y el ini- siones en el agua registradas por
muladas de diseño de los dife- cio de la operación, se muestra los piezómetros colocados en la

28 INGENIERIA CIVIL 335 Marzo 1997


Cimentacuines - Ingeniería
“m
Cm11

primera capa dura (ZE-2) y en tos originados por las acciones


los depósitos profundos (ZE-3), de la construcción del puente,
no acusaron ningún cambio por ya que tanto bancos de referen-
el hincado de los pilotes; la alta cia como sitio del puente están
permeabilidad de esas formacio- sometidos a los mismos movi-
nes y seguramente el aprovisio- mientos que impone el asenta-
namiento de agua se combinan miento regional. En las Figurass
para ajustar cualquier modifica- 17a y 17b se muestran las evo-
ción de su carga hidráulica. luciones de los movimientos su-
perficiales en los ejes ll y 12,
La distribución de presiones en respectivamente, durante la
el agua con la profundidad in- construcción del puente y el ini-
dica condiciones cercanas a la cio de su operación.
hidrostática, denotando una re-
gión virgen normalmente con- Puede apreciarse que debido al
solidada, todavía con poco hincado de pilotes se presenta
efecto por la explotación del en el eje 12’ cercano 0 una ori-
acuífero; el incipiente abati- lla corta una expansión de has- aprecia un asentamiento máxi- <r ,
miento máximo ocurre en los ta 15 cm fuera del cajón (ejes N mo de 245 mm en el lado po-
depósitos profundos, alcanzán- y S, Figura 17b) y de unos 9 cm niente del cajón y de 224 mm
dose a la fecha un abatimiento dentro del área de desplante del en la orilla oriente, tomando en
de 4.5 m de carga de agua, lo mismo. Cuando la línea transver- cuenta todo el proceso deforma-
que se traduce en asentamien- sal es la de la orilla (eie ll ‘) sólo torio; esto es, la expansión y los
to regional. ocurren expansiones fuera del asentamientos posteriores hasta
área de desplante del futuro finales de noviembre de 1996.
cajón (ejes N y S, Figura 17a). En algunas referencias topográ-
Lo anterior muestra una de las ficas (E-l 1’ y Z-l 2’) es muy cla-
Los movimientos superficiales de ventajas de hincar previamente ro que se induieron asentamien-
lo cimentación y el terreno cir- los pilotes, al restringir las ex- tos espúreos por los
cundante se midieron de mane- pansiones en el área del futuro movimientos de la grúa pilotea-
ra sistemática durante la etapa cajón. dora. Se aprecian asentamien-
de construcción, mediante nive- tos diferenciales tanto en direc-
laciones topográficas de preci- Al iniciarse la excavación, se ción transversal como
sión de las referencias señala- revierte la expansión fuera del longitudinal que no exceden los
das en la Figura 3, dispuestas cajón y seguramente ocurren 3 cm.
tanto dentro del área del cajón movimientos laterales hacia
como fuera de él. Estas últimas aquélla. Después de dos sema-
se ubicaron a 5 m de los cuatro nas de conservarse abierta la ENFOQUES DE DISEÑO
ejes de la periferia, definiéndo- excavación, aunque armándose DE CIMENTACIONES MIXTAS
se así los ejes N, 0, S y P (para- las contratrabes, se midió una
lelos a los ejes F, ll ‘, A y 12, expansión máxima de 14 cm al En la ciudad de México se han
respectivamente). Durante los centro de la misma por el eje usado dos enfoques alternativos
primeros dos meses y medio se llb. para el diseño de cimentaciones
realizaron nivelaciones diarias, mixtas cajón-pilotes de fricción
las que se espaciaron a una se- Iniciadas las terracerías alrede- (Auvinet y Mendoza, 1987). El
mana a mediados de noviembre dor del apoyo 6, las referencias tipo I es un enfoque tradicional
de 1995. Se consideraron ban- topográficas fuera de la cimen- de la mecánica de suelos en tér-
cos de referencia “fiios” y cer- tación se perdieron, y las de minos de capacidad de carga; la
canos pero fuera de la acción adentro se fijaron (palomas) en cantidad y dimensiones de los
de la estructura, los que al ini- las ocho columnas de dicho apo- pilotes se determinan para sopor-
cio de la obra se referenciaron yo, trasladándose las cotas cer- tar por si mismos el peso del edi-
a un antiguo ademe de un pozo canas del eje ll’ al eie ll de ficio, no sólo baio condiciones
de bombeo distante unos 4 km columnas, y del eje 12’ al 12 de estáticas, sino también baio situa-
del sitio; las nivelaciones regis- columnas. Atendiendo a las Figs ciones dinámicas, ambas con un
tradas corresponden entonces 17a y 17b respectivamente, se factor de seguridad conveniente.
exclusivamente a los movimien- Así por ejemplo, se ha propues-

INGENIERIA CIVIL 335 Marzo 1997 29


Hansbo, 1984; Jendeby, 1986) ANALISIS PRELIMINAR
en el que el contacto toma una DE LO INDICADO POR LA
presión tal que los esfuerzos en INSTRUMENTACION
el subsuelo no rebasen los de
preconsolidación, y los pilotes Las mediciones de las cargas
soportan el resto, aunque dise- sobre los pilotes y las presiones
ñados con una resistencia de en el contacto losa-suelo mueí
creep, menor que la resistencia tran sin duda que ambas partes
no drenada convencional. Con son solicitados paro soportar lo
estos enfoques se alcanzan sin carga que impone la cimenta-
duda soluciones económicas; sin ción y la superestructura del
embargo, se ha demostrado puente. Pudo comprobarse la
(Mendoza y Auvinet, 1988; interacción entre pilotes y losa
Mendoza, 1990) que el inade- de cimentación ya que en las
cuado comportamiento de edifi- áreas de la cimentación en las
cios con pilotes de fricción duran- que se registraron las máximas
te los sismos de 1985 estuvo cargas sobre los pilotes instru-
cercanamente relacionado con mentados, correspondiente-
un abuso de diseños del Tipo II, mente se midieron las mínimas
en los que se tenían un número presiones en la interfaz losa-sue
reducido de pilotes, altas presio- lo, y 0 la inversa. Los pilotes re
nes en el contacto losa-suelo, y sultan el medio que soporta fun-
anulada la compensación al en- damentalmente las cargas
contrarse anegados los cajones. actuantes, cuando ya se ha
Como ya se mencionó, a raíz de abierto el puente a la circulación
los sismos de 1985 y en función de vehículos; a juzgar por los
de los efectos observados en ci- valores medios registrados, los
1992) en el que para la suma de mentaciones mixtas, se emitió pilotes de fricción aportan el
las cargas permanentes y vario- una nueva normatividad más 85% de la reacción de la cimen-
bles se adopta un FS=í’, aun acorde con los daños observa- tación, contribuyendo a ello la
cuando a éstas le disminuyen el dos, lo cual estableció para los capacidad de carga por punta
peso excavado, en tanto que pilotes de fricción un factor de con un no despreciable 30%. La
cuando se consideran aquellas reducción de resistencia menor al losa de cimentación o través del
cargas más las accidentales, en 0.7 aceptado antes, a fin de re- contacto con el subsuelo colabe
particular las sísmicas, se adop visar los posibles estados limite ra con sólo el 15% de la reac-
ta un FS= 1.7. El enfoque de di- de folla. Adicionalmente, se con- ción total del sistema mixto de
seño Tipo II considera que tanto sideró que para verificar la se cimentación; tal reacción de la
pilotes como losa de cimentación guridad de la cimentación sólo losa representa apenas aproxi-
a través de presiones en su con- podría recurrirse o a la copaci- madamente el 70% de la pre-
tacto, coporticipan para sopor- dod de carga de los pilotes o a sión total actuante OI nivel del
tar las cargas actuantes, con la la de la losa, pero no a la suma desplante del cajón, misma que
intención de disminuir osenta- como lo aceptaba el Reglamen- fue removida por la excavación.
mientos. Bajo esta premisa, la to vigente en 1985. Debe que- Este resultado se ajustaría al cri-
reacción de la losa se usa gene- dar cloro que esta disposición terio de Honsbo y Jendeby
ralmente como un suplemento de reglamentaria no está implican- (1983) para una formación nor-
los pilotes de fricción. A este en- do que fenomenológicamente se malmente consolidada, en el
foque pertenecen las cimenta& ignore la contribución de ambas que adoptan como oporte de la
nes compensadas con pilotes de fuentes de capacidad de carga; losa de cimentación del 70 al
fricción propuestas por Zeevaert la norma no tiene objetivos de di- 80% de la presión total preexis-
( 1957, 1972), en el que la pre- seño, sino que es sólo para tente al nivel del desplante.
sión en el contacto no debe ex- verificar su seguridad de mane-
ceder la presión removida por la ra simple y necesariamente con- Se ha comprobado que la con-
excavación. De este mismo enfo- servadora en función de las in- tribución de pilotes y losa varía
que es el concepto de los creep certidumbres que conlleva su durante la construcción (Rickard
piles (Hansbo y Jendeby, 1983; diseño. et al., 1985). Este caso de un

x-l INGENIERIA CIVIL 335 Marzo 1997


suelo muy blando, contrasta con resistencia lateral precisamente La intrusión de los pilotes en el
lo que se ha encontrado en ar- la resistencia no drenada origi- subsuelo, que representa un im-
cillas mucho más rígidas que la nal para diseñar un pilote de fric- portante volumen desplazado,
de la ciudad de México en las ción; sin embargo, el criterio de sí logra modificar, al menos tem-
que al final de la construcción Hansbo (1984) para el mismo poralmente, el estado de pre-
(Cooke et al., 1981), la losa de fin es reducirla por el hecho de sión en el agua, incluso a distan-
cimentación típicamente toma que esta resistencia disminuye cia considerable (8 a 12 anchos
de 25 a 40% de la carga total, conforme se reduce la velocidad de pilote) de donde fueron hin-
y la parte restante la resisten los de deformación, o equivalente- cados éstos; parte de ese volu-
pilotes. Algunas experiencias mente, conforme el tiempo a la men desplazado pudo detectar-
japonesas (Yamashita y Kakurai, falla es mayor. Por lo que se se en la superficie del terreno
1991) en depósitos de arcillas refiere al reducido efecto sobre durante el hincado, mediante las
preconsolidadas (relación de la presión de poro de las car- nivelaciones topográficas, prin-
preconsolidación de 2, aproxi- gas aplicadas, parece explicar- cipalmente fuera de la planta
madamente) apuntan a que el se por el hecho de que los pilo- del futuro cajón. Este movimien-
cociente de la carga medida en tes se concentran en la periferia, to ascendente del suelo arcillo-
pilotes respecto a la carga total y su acción afecta al subsuelo so causó un estado de tensión a
estimada en el área tributaria de en una distancia menor a la que lo largo del pilote, en la porción
esos pilotes fue del 51% al fin separa pilotes y piezómetros. en la que no se practicó perfo-
de la construcción, y se elevó al Este fenómeno ya fue observa- ración previa, lo que registraron
56% un año después. Las medi- d o y reportado con anterioridad las tres celdas inferiores del pi-
ciones de carga a lo largo del (Marsal y Mazari, 1969) al dis- lote P4. Sólo la celda cercana a
pilote instrumentado P4, señalan tinguir que baio la parte central la cabeza del pilote encontró
que se genera en parte de su de un edificio con pilotes de fric- una reacción compresiva, 0 lo
fuste un esfuerzo cortante inclu- ción, al cabo de los años preva- que contribuye (i) la acción ple-
so mayor a la resistencia no dre- lecía una condición en la que no na del peso propio del segmen-
nada; esta resistencia fue medi- se había inducido ningún proce- to de pilote arriba de la celda
da en ensayes triaxiales UU con so significativo de consolidación. de carga, toda vez que se prac-
especímenes muestreodos antes
de la construcción, y ratificada
con pruebas de penetración de
cono, realizadas también en la
etapa de proyecto. Parece cla-
ro que por la expansión lateral
del suelo debida al hincado de
los pilotes se incrementan los
esfuerzos efectivos horizontales
existentes, lo que aumentaría las
resistencias no drenadas del sue-
lo. Una hipótesis alternativa
para interpretar estas medicio-
nes sería aquélla en la que la
interfaz efectiva quedase en el
suelo a cierta distancia de la
cara del pilote; Zeevaert (1972)
considera como área efectiva de
un pilote circular, la definida por
un radio aumentado en 5%. Me-
diciones previas (Reséndiz,
1964) en un pilote aislado mues-
tran que el esfuerzo lateral de-
sarrollado es semejante a la re-
sistencia no drenada original del
suelo circundante. En nuestro
medio es usual adoptar como

INGENIERA CIVIL 335 Marzo 1997 31


Cimentaciones

de México; la reducción de esas


incertidumbres ha sido la razón
del proyecto de investigación que
aquí se describe. La instrumenta-
ción de una cimentación mixta
prototipo desplantada en depósi-
tos arcillosos muy blandos de la
capital, ha permitido conocer con
detalle su comportamiento, des-
de el principio de la construcción
y hasta el inicio de la operación
del puente vehicular y peatonal,
del que es uno de sus apoyos. La
instrumentación ha exhibido has-
ta el presente un desempeño aC
tamente satisfactorio, denotando
por una parte la conveniente se
lección de los sensores geotécni-
cos; y por la otra, su cuidadosa
integración a una obra en proce-
so de construcción. Midiendo las
voriables internas significativas se
ticó perforación previa en unos que impongan los eventos sísmi- ha aprendido acerca del mecanis-
4 m desde la superficie; y, (ii) la cos y el asentamiento regional mo de compartición e interacción
restricción al movimiento ascen- debido al abatimiento piezomé- de cargas entre pilotes y losa de
dente del suelo impuesta por el trice a profundidad. cimentación, del mecanismo de
estrato resistente superficial, transferencia de cargo de los pi-
que genera un efecto de mem- Durante la ocurrencia del sismo lotes al subsuelo, tanto por la cara
brana que causa compresión en (M=7.2)de Copala Gro. del 14 lateral como por la punta, y del
lo parte superior del pilote. de septiembre de 1995 estaban rol que juega la presión del agua
recién hincados los pilotes ins- del subsuelo; de ello se ha dado
De las mediciones realizadas trumentados; este evento no in- cuenta en este trabaio que com
destaca el hecho de que tanto duio ningún cambio en las car- prende las mediciones y obser-
las cargas sobre los pilotes gas medidas a lo largo de su vaciones hasta el fin de la cons-
como la presión en el contacto fuste. De igual forma, uno más trucción. El análisis completo de
tengan un gran intervalo de intenso, el de Manzanillo Col. las mediciones en este prototipo,
variación; ello se estima que (M=7.5) del 9 de octubre de mismas que deberán incluir las
obedece a la interacción entre 1995, tampoco alteró las ten- que provoquen acciones sísmi-
estos dos componentes, influen- dencias de carga hasta enton- cas, arrojará información vaho-
ciada en gran medida por el ces registradas tanto en la ca- sa que permitirá mejorar tanto
procedimiento constructivo, in- beza como a lo largo del fuste los criterios de diseño como los
cluyendo las acciones transito- de los pilotes. Por este sismo se de la verificación de su seguri-
rias como las que ejercen las observó sólo un agrietamiento dad, orientado esto último a la
grúas de montaje. Parece ser transversal en la plantilla de normatividad que establece el
que las aplicaciones excéntricas la excavación, con aberturas Reglamento de Construcciones
de carga le van induciendo al no mayores 0 los 3 mm. paro el Distrito Federal. A reser-
subsuelo un patrón de deforma- va de analizar lo que los sense
ciones que determinan la gene- CONClUSIONES res geotécnicos y sísmicos regis-
ración de esfuerzos residuales tren durante sismos futuros,
no del todo aliviados en etapas A raíz de los sismos de Michoacón condición que es la más crítica
posteriores. Este comportamien- en 1985 se suscitaron múltiples in- que enfrenta este tipo de cimen-
to habrá que seguirlo monito- certidumbres en el comportamien- tación en la ciudad de México,
ieando para conocer su evolu- to y diseño de cimentaciones mix- se pueden adelantar o la fecha
ción durante la operación del tas de cajón y pilotes de fricción los siguientes conclusiones
puente, aunado a los cambios en la zona del Lago de la ciudad preliminares:

27 INGENIERIA CIVIL 335 Marzo 1997


i) Los pilotes contribuyen con el de dos semanas después de
mm
85% de lo reacción total del concluido el hincado. Tales 100
sistema mixto de cimentación; expansiones inducen un esta- WS “CS C‘ en RI

la parte restante lo aporta la do de tensión a lo largo de


losa de cimentación. buena parte del pilote, lo
cual desaparece conforme se
ii) Dentro del mecanismo de aplican cargas.
transferencia de carga de los
pilotes al subsuelo circundan- vii) Una vez abierto el puente al
te, el esfuerzo cortante en la tráfico, no sólo se ha recupe
interfaz lateral crece durante rodo la expansión señalada
el proceso de construcción, y en vi), sino que el cajón acu-
al finalizar ésta, supera la re sa un asentamiento máximo
sistencia no drenada original de cerca de 25 cm. Los asen-
de la formación arcillosa en tamientos diferenciales en las
el tercio medio del pilote iris- direcciones transversal y lon-
trumentado a profundidad. gitudinal no exceden de 3.0
cm. Es claro que de sólo un
iii) El aporte de la punta a la prototipo no pueden derivar-
capacidad de carga total de se conclusiones definitivas y
los pilotes llega a ser del generales, por lo que es ne-
30%; convendría acumular cesario añadir otros casos
más información para con- instrumentados para funda-
cluir sobre la pertinencia de mentar racional y obietiva-
su consideración como apor- mente el análisis y diseño de
te a la capacidad de carga. cimentaciones mixtas en el VA-12
difícil subsuelo arcilloso de la
iv) Tanto las cargas sobre los pi- ciudad de México.
lotes como las presiones en el
contacto exhiben una amplia RECONOCIMIENTOS
diversidad en sus valores, aC
canzóndose actualmente relm El proyecto de investigación cu-
ciones de 1.56 y 2.42, respec- yos resultados se describen
tivamente, entre los valores aquí, es producto de la colabo-
máximo y mínimo medidos; se ración del Centro Nacional de
aprecia que toles cocientes Prevención de Desastres (CENA-
tienden a disminuir una vez PRED, SG), del Instituto de Inge- cooperación tanto de los inge- Figuro 17 E,d”c,on de los rncw~‘O”131
supeihofei de lo -imen,oc,cr y F’ *-“eno
construido el puente. niería (ll, UNAM) y de la Direc- nieros encargados del diseño y
c,rmndon!e duiorte lo c’~ni’i.~rc~cr y et
ción General de Construcción de la supervisión (RIOBOO) lPl CI0 -Je lo clperccmo” de’ puere
v) La construcción de la cimen- de Obras del Sistema de Trans- como de la construcción (ICA).
tación y superestructura del porte Colectivo (DGCOSTC,
puente no produjo incremen- DDF), con el importante patro- REFERENCIAS
tos de la presión de poro res- cinio de la Agencia de Coope-
pecto a la inicial, lo cual ración Internacional del Japón Auvlnet, G y Hanell, J J , 1 9 8 1 ,
incide en el cálculo de asen- (JICA). El Ing. Daniel Ruíz F., Negative skin friction on piles
tamientos 0 largo plazo. Secretario de Obras y Servicios in Mexico City clay, Proc 10th
del DDF ha sido un entusiasta ICSMFE, Stockholm, Vo/ 1,
vi) El hincado de los pilotes, sin promotor de este estudio. Los 559-604
perforación previa, generó autores reconocen las importan-
expansiones inmediatas de tes sugerencias del Ing. Alfredo Auvinet, G. y Mendoza, M. J ,
hasta 15 cm en la superficie, Olivares P. (METRONIC) acer- 1987, Consideraciones sobre ci-
y un aumento de la presión ca de la instrumentación, así mentaciones con pilotes de fric-
de poro del orden del 21% como la valiosa asistencia de los ción en zonas sísmicas, Memo-
de la presión original, la cual pasantes Enrique Ibarra R. y rias VII Congreso Nacional de
se disipa muy rápido, no más Oscar Luna G. Se agradece la Ingeniería Sísmica, Querétaro.

INGENIERIA CIVIL 335 Marzo 1997 33


Cook, R W, Bryden-Smith, D W, ciones, Publicación de TGC Randolph, M F, 1994, Design
G o o c h , M N y Scliett, D F, Geotecnio, S.A. methods for pile groups and pi-
1981, Some observations of the led rafts, Proc XIII ICSMFE. New
foundation loading and setile- Jaime, A., Romo, M P. y Ovando, Delhl, Indlo, Val 5 , 61-82
ment of a multi-storey building E., 1987, Características del sue-
on a piled raft foundation in lo en el sitio C.U. Presidente Juá- Reséndlz, D., 1964, Estudio de
L o n d o n clay, Proc I C E . (70), rez, Informe del Instituto de Inge- campo sobre pilotes de concre-
P o r t I, 4 3 3 - 4 6 8 nierío, UNAM, al Departamento to reforzado, RevIsto Ingeniería
del Distrito Federal Foc d e Ingenterío, U N A M VOI
DDF, 1987 y 1995, Normas Téc- XXXIV, No 1, 101-110
nicas Complementarias para el Jendeby, I , 1986, Friction piled
Diseño y Construcción de Ci- foundations in soft clay. A study Rlckord, C E , Mome. 5, Prrce
mentaciones, Reglamento de of load transfer and settlements, G , SImons, N E , W o r d l e , I y
Construcciones para el Distrito Tesis Doctoral, Chalmers Universl- C l o y t o n , C R 1, 1985. Interac-
Federal. t y oi Jechnology, Gotemburgo, tion of a piled raft foundation
Sueclo at B a s i l d o n , U K , Proc f ifh

Fredrfksson, A y Rosén, R, 1985, I C S M F E , S a n Froncrsco. Vo¡ 4


Foondation on creep piles: De- Morsol, R. J. y Mozori, M.,1969, 22352238
sign parameters, graphical pre- El Subsuelo de la Ciudad de
sentation by computer of resul- Mexico, Universldod Nacional Sommer, H , Wlttmann, P y Rlpper
tant forte systems as well as an Autónoma de México. P, 1985, Piled raft foundation of
analysis of test pile results, Proc a tall building in Frankfurt clay,
I I th ICSMFE, San Francisco, Val M e n d o z a , M J y Auvlnet, G, Proc I I th ICSMFE, Son Francisco
3, 1383-1386 1988, The Mexico earthquake of Vol 4, 2253-2257
September 19, 1985: Behavior
Gutiérrez, C . , 1 9 9 5 , . P e r f i l d e of building foundations in Uchlyamo, S, Jonouchr. K y lplat
velocidades de ondas sísmicas Mexico City, Earthquoke Spectro J, 1984, Measurement of S
en el sondeo ZE-2 del puente Journal, E E R I , Val 4 , N o 4 , 8 3 5 wave velocity of the ground
Impulsora, Metropolitano Línea 853 and application of S wave ve-
B , Informe Interno del CENA- locity data for civil enginee-
PRED Hansbo, S., 1984 M e n d o z a , M J , 1 9 9 0 , Founda- r i n g , Oyo Jechnicol N o t e N o
fion engineering in Mexico Cify: 52, iokyo
Foundatlons on /rlctlon c r e e p Behavior of foundations, Proc Int
p/ies IR so/t cioys, International S y m p on Geotechmcol E n g r g oi VesIc, A S , i 970, Load transfer
Conference on Case Histories So/t Soils, México D F, Vo1 2 , in pile-soi/ systems, Sor1 Mecnc~
in Geotechnical Engineering, 351-367 nrcs S e r l e s N o 2 3 , S c h o o l of Ep-
St. Louis Missouri, Vol. II, glneerrng, Duke Unrverslty
913-922 Mendoza, M. J , Romo, M P.,
Domínguez, l., O r o z c o , M., Yomoshrta, K y Kokuro: M
Hansbo, S y Jendeby, 1, 1983, Norlego, 1. y V e l a s c o , J M , 1991, Settlement behavior of
A case stody of two alternative 1996, Instrumentación y com- the raft foundation with friction
foundation principles: conven- portamiento de una cimenta- p i l e s , 4 t h Int DFI Conierence
tional friction piling and creep ción mixta en la ciudad de Bolkemo
piling, Vag ocht Vattenbyggaren, México durante su construc-
No 7-8 ción e inicio de operación, Zeevaert, i, 1957, Compensated
Memorias de lo XVIII Reunión friction-pile foundation to reduce
Hartlén, J , 1985, Discussion to Nacional de Mecánico de the settlement of buildings on the
S e s s i o n 20: field instrumenta- S u e l o s , S M M S , Vo1 1 , Morelio, highly compressible volcanic clay
tion and field measurements, Mich, 143-159 of Mexico City, Proc 4th ICSMFE
Proc I I th ICSMFE, San Francisco, London, Vol ll, 81-86
Val 4 . 2 6 9 6 - 2 6 9 8 Price, G y W o r d l e , 1, 1 9 8 3 , Re-
cent developments in pile/soil Zeevaert, L , 1972, Foundation
Holguín, E., Gutiérrez, C. E., Cue- instrumentation systems, lnt Engineering for Difficult Subsoil
vas, A y Segovia, J A., 1992, Di- Coni on Ffeld Measurements In Conditions, Von Nostrand Reln-
seño Geotécníco de Cimenta- Geotechmcs, Zurlch hoid Co, New York

l ?A INGENIERIA CIVIL 335 Marzo 1997