Está en la página 1de 1

El empresario del sector privado, los equipos directivos de las empresas o sus accionistas no

podrán dejar que sus empresas marchen sin rumbo definido. Tendrán que fijar metas razonables
acordes con las tendencias y exigencias del mercado y sus limitados recursos, alcanzables en un
determinado período. Más aún, la empresa debe organizarse para generar valor para todos los que
interactúan con ella:
Para lograr las metas propuestas deberán
generar planes y acciones que proporcionen ingresos suficientes, para cumplir con los costos y

desembolsos, procurando alcanzar objetivos como la recuperación del capital invertido,


El diagnóstico externo se
basa en precisar los factores del entorno que pueden incidir sobre el futuro de la organización, Este
diagnóstico permitirá conocer los aspec-
tos favorables que conviene aprovechar y los aspectos no favorables que hay que contrarrestar.

El diagnóstico interno determina las debilidades y fortalezas que tiene la empresa para com-
petir y estudia variables como costos, precios, calidad de los productos o servicios colocados en

los canales de distribución previstos, naturaleza del servicio al cliente,

Es el sistema más adecuado para establecer “costos promedio”, y permite su comparación con
los costos reales, mide la eficiencia de la administración en el análisis de las variaciones y sirve
de incentivo para actuar con mayor efectividad.