Está en la página 1de 5

NOMBRE: ZAIDA LIGIA ACOSTA VILLABONA

TEORIA DE LA HISTORIA
EL TEXTO HISTORICO COMO ARTEFACTO LITERARIO- HAYDEN WHITE

DESCRIPCION DEL CONTENIDO


En su trabajo “El texto histórico como artefacto literario” Hayden White presenta una
propuesta teórica que parte de entender la historia (la producción histórica) como
un “un producto de un tipo especial de uso del lenguaje” por lo que se sitúa en el
plano de la relación entre la historia y la literatura, exponiendo de que forma estos
dos campos no son opuestos y como a partir de allí no se puede realizar una
diferenciación entre texto real y ficcional, ya que la naturaleza misma del
conocimiento histórico hace que las pretensiones de verdad y cientificidad no sean
las indicadas para el tratamiento de los fenómenos históricos. Para el autor, el
campo literario es el que brinda al historiador las herramientas necesarias para la
construcción de interpretaciones de su objeto de estudio.
Teniendo en cuenta esto, White expone en su texto las características propias de la
historia que hacen que esta deba ser entendida como una representación discursiva
del pasado que posee un componente más “poético” que “lógico”. Estas
características se centran en la forma como se constituye la historia, su objeto de
estudio y su función.
En cuanto a la manera como se constituye la historia, menciona de que forma las
representaciones históricas al ser presentadas de forma narrativa están ligadas a la
construcción de una trama que expresa un estilo (uso del lenguaje) determinado, y
dentro del cual se hace uso de ciertas formas de la literalidad, el cual el historiador
desarrolla desde la definición y delimitación de su objeto de estudio, es decir se trata
de un carácter prenarrativo que se refleja a lo largo del relato.
El objeto de estudio del historiador se posiciona en el pasado, por lo que se trata de
entidades sobre las cuales no puede experimentarse una verificación directa sino
solo a través de los documentos que nos hablan de dichas entidades, de forma que
la pretensión de veracidad de la historia no tendría lugar en cuanto en el momento
mismo en el cual el historiador esta delimitando su objeto de estudio esta
“construyendo” una representación del mismo, proceso que de acuerdo con el autor
se basa en la imaginación y no en la lógica.
La función de la historia, teniendo en cuenta esto, mas allá de querer ser definida
como la búsqueda de las formas más veraces de mostrar los acontecimientos del
pasado, es dotar de significado a ese pasado. Por lo que la necesidad de buscar la
imagen más cercana e idéntica a ese pasado en los relatos históricos pierde su
sentido en un ámbito en el cual lo que interesa es producir un significado de ese
acontecer.
El proceso de producción histórica, de esta forma, esta compuesto por la
ficcionalidad, entendida esta como un mecanismo que traduce los acontecimientos
reales en “figuras” que nos permiten, a su vez, la construcción de un relato para
dotar de significado al pasado. En palabras del autor la ficción se define como:
“un constructo hipotético y una consideración “como si” de una realidad que, debido
a que ya no estaba presente a la percepción, solo podía ser más que simplemente
referida o postulada, imaginada”1.
Dentro de este proceso, la existencia fáctica de los acontecimientos no es negada
y de ellos nos da cuenta los documentos y rastros monumentales, sin embargo, es
el historiador el que construye los hechos, la interpretación y los fenómenos
históricos que solo pueden ser concebidos desde su existencia lingüística. De forma
que el conocimiento histórico, como lo determina el autor, es un conocimiento de
segundo orden que esta basado “en construcciones hipotéticas de posibles objetos
de investigación” que son desarrollados por medio de proceso imaginarios, por lo
que “tienen que ver mas con la literatura que son la ciencia”.
LA TROPOLOGIZACION
Hayden White expone el concepto de tropologización como un concepto que nos
permite la comprensión teórica del discurso imaginativo, haciendo referencia a la
forma como el historiador hace uso de una prefiguración que va a expresarse a lo
largo de su trabajo y que dará sentido a la trama que esta construyendo. Para el
autor, este concepto debe ser entendido partiendo del hecho, como se menciono
anteriormente, de que el discurso histórico es una construcción que realiza el
historiador desde un punto determinado en el cual da relevancia a ciertos
acontecimientos y no a otros y los interpreta desde diferentes perspectivas, limita,
selecciona y construye los hechos históricos y sus representaciones. De esta forma,
White explica que no son los acontecimientos en si mismo los que nos expresan un
relato, es decir, no se trata de una búsqueda, se trata de un proceso en el cual el
historiador selecciona y adecua los acontecimientos para la construcción de un
relato sobre los cuales dará una significación que los presente en forma explicativa.
Tropologizar es tramar, definir una forma de posicionar los acontecimientos dentro
de la construcción de un relato que dará cuenta del un discurso especifico que
quiere expresar el historiador.
En este punto, el autor explica como esa forma especifica que direcciona el relato
del historiador (tropo) es constituido desde el proceso prenarrativo, en el momento
en el cual el historiador construye su objeto de investigación, lo define, delimita y
clasifica, siendo un proceso que tiene como trasfondo un sentido imaginativo ligado

1
White Hayden. El texto histórico como artefacto literario. pág. 55.
a la característica emocional que define nuestra relación con el pasado y que da
cuenta de la cultura misma en la cual se encuentra inmersa el historiador,
evidenciando la relación presente- pasado que define la construcción de la historia.
Esta relación se evidencia en cuanto el relato construido por el historiador y dotado
de unas formas específicas que permiten darle sentido y expresar los significados
sobre el pasado puede ser entendido e interpretado por una audiencia por que estas
formas son producto de la cultura misma a la que ambos pertenecen.
White propone cuatro tipos de figuraciones que permitirán producir las imágenes y
conexiones que darán sentido a la realidad imaginada por el historiador en el relato:
la metáfora(asimilaciones), la metonimia (una parte sustituye al todo), la sinécdoque
(objeto- totalidad) y la ironía.
La comprensión de la historia como una representación discursiva del pasado nos
lleva entender las narrativas históricas no como contenedoras de acontecimientos
y procesos pasados, sino como enunciaciones metafóricas que nos expresar una
“relación de similitud” entre los acontecimientos facticos y los tipos de relatos que
se construyen para darles un significado que nos proporciones un sentido para su
comprensión.
De esta forma, el texto histórico puede ser entendido como “un sistema de signos”
que cumplen la función de mediadores entre la descripción de los acontecimientos
pasados y su inserción en una estructura especifica construida por el historiador
para posicionar su argumentación y significación del pasado.

TESIS PRINCIPAL: El texto histórico debe ser entendido desde la ficcionalidad


en cuanto es una representación que el historiador construye del pasado que
nunca podrá ser un reflejo exacto de lo factico ni debería pretender serlo, ya
que la naturaleza misma de la historia se encuentra ligada al campo de lo
imaginativo en cuanto su objeto de estudio son entidades no presentes que
solo pueden ser expresadas por medio de sistemas de signos (narrativa como
enunciación metafórica).
TESIS SUBSIDIARIAS:
1. La historia tradicional se posiciona desde una mirada sesgada en la cual la
historia se plantea como opuesta a la literatura como relato de ficción,
basándose en la idea de la búsqueda de una verdad y de la producción de
un conocimiento científico.
2. La relación con pasado se caracteriza por ser emotiva, por lo que mas allá
de las expresiones lógicas se encuentra un trasfondo “poético” a partir del
cual se configura el conocimiento histórico.
3. El texto histórico es de naturaleza discursiva en cuanto el historiador dota de
sentido una trama para expresar un significado especifico de los
acontecimientos pasados.
4. El conocimiento generado sobre un acontecimiento histórico nunca podrá ser
acabo en cuanto los relatos son construcciones realizadas por el historiador
y resultado de un proceso especifico en el cual define que acontecimientos
deben ser considerados y cuales no y de que forma los dotara de significado.
Por lo que, para otro, podría tratarse de un conocimiento incompleto.
5. La teoría tropológica permite la comprensión del campo prefigurativo que
define los enlaces que el historiador realiza para dar sentido a su relato y
significado a los acontecimientos objeto de estudio, siendo este proceso de
carácter más “poético” que lógico.
6. La relación del presente con el pasado queda determinada por el hecho de
que el historiador y su audiencia hacen parte de un legado cultural que influye
en la construcción de los signos que dan sentido a la narrativa y expresan un
significado determinado del pasado.

EN RELACION A LA TEORIA DE LA HISTORIA Y LA HISTORIOGRAFIA


A partir de este texto el autor pretende disolver la dicotomía realismo- ficción que
ha posicionado al conocimiento histórico dentro del campo de la veracidad y la
cientificidad apelando al hecho de que la historia es una construcción a partir de
la cual se pretende generar representaciones de acontecimientos pasados por
medio de un discurso expresado en la narrativa que los dotan de un significado
particular. Hayden White explica de que forma no son los acontecimientos los
que nos muestran un relato ni una sucesión, sino que son los actores los que
hacen desde el presente una selección de ciertos hechos para construir una
representación del pasado, por lo que la historia posee un compone de
ficcionalidad, este proceso lo denomina causalidad figurativa.
Para el autor la historia tradicional se ha centrado en un ideal de objetividad
científica que ha buscado encontrar una verdad en las interpretaciones que
produce el conocimiento histórico definiendo como unas son mas cercanas a la
realidad que otras, haciendo una separación y oposición entre texto ficcional y
texto realista y rechazando todo proceso que no se direccione por este eje.
El autor se opone a esta pretensión en cuanto reconoce que todo el proceso de
producción de conocimiento histórico esta enmarcado en un campo imaginativo
en el cual el historiador se cuestiona sobre que debe ser considerado hecho y
que no y sobre un significado para dar sentido a estos hechos, por lo que
considera que es necesario realizar un retorno a la narrativa ya que el escrito
histórico debe ser considerado “un escrito más literario que científico”.
De esta forma la literatura será el campo que brinde a la historia las herramientas
para generar las representaciones del pasado y dotarlas de significado por
medio del uso del lenguaje figurativo, en palabras del autor: “el uso del lenguaje
figurativo permite crear imágenes de objetos que ya no son perceptibles y
dotarlos de un aura de tipo de realidad y hacerlos en cierto modo disponibles
para las técnicas de explicación e interpretación elegidos por el historiador”2.
EN RELACION A LA PREGUNTA PROBLEMA DE INVESTIGACION

2
White Hayden. El texto histórico como artefacto literario. Pag. 47.