Está en la página 1de 23

See

discussions, stats, and author profiles for this publication at: https://www.researchgate.net/publication/282049916

De la Neurodiversidad a la Neurodidáctica:
algunas evidencias para comprender cómo
diversificar la enseñanza...

Conference Paper · April 2015

CITATION READS

1 507

1 author:

Aldo Ocampo González


Centro de Estudios Latinoamericanos de Educación Inclusiva, Santiago, Chile
66 PUBLICATIONS 25 CITATIONS

SEE PROFILE

Some of the authors of this publication are also working on these related projects:

Observatorio sobre Educación Lectora, Nuevas Ciudadanías y Democracia – “Emilia Ferreiro”. Centro de
Estudios Latinoamericanos de Educación Inclusiva (CELEI) View project

All content following this page was uploaded by Aldo Ocampo González on 23 September 2015.

The user has requested enhancement of the downloaded file.


Artículo publicado de la Revista REPSI / Revista Psicopedagógica

Número 139, 2-25

De la Neurodiversidad a la Neurodidáctica: algunas evidencias para comprender


cómo diversificar la enseñanza de forma más oportuna

Aldo Ocampo González


Académico del Depto. Disciplinario de Educación Diferencial, Universidad de Playa Ancha (Valparaíso) y Director del
Centro de Estudios Latinoamericanos de Educación Inclusiva CELEI y del Núcleo de Investigación en Fácil Lectura y
Educación Inclusiva. Doctorando en Ciencias de la Educación por la Universidad de Granada, España.

1. La investigación neurocientífica y su contribución a la comprensión del cerebro en


la gestión de respuestas educativas más oportunas

“...es necesario penetrar en la naturaleza oculta del hombre. La posibilidad de enunciar algo respecto
a ese futuro, si vamos más allá de la superficie y nos introducimos en la naturaleza humana hasta su
esencia misma…” (Steiner)

¿Qué ideas nos permiten acceder a una comprensión directa entre cerebro y
educación?, el estudio del cerebro humano ha revolucionado las ciencias de la educación en todos
sus campos. Hoy atendemos a un auge de la palabra neuro, al parecer no sólo esta tendría
aplicaciones en las ciencias de educación sino que se estaría diversificando a otros dominios del
saber tales como: la economía, el marketing, la estética, entre otros.

Antes de comenzar es importante señalar que nuestro cerebro trabaja a partir de dos
dimensiones de gran importancia en la consolidación de aprendizajes efectivos y significativos,
estos son: a) la dimensión de dominio y b) la dimensión de modularidad.

Para entender ambas dimensiones debemos resignificar nuestras concepciones previas sobre
la forma en que el cerebro y sus estructuras procesan la información. Los planteamientos actuales
sobre el funcionamiento del cerebro humano en situaciones de aprendizaje se oponen al
localizacionismo que especializa cada región hemisférica. Mientras que la comprensión actual sobre
su funcionamiento apuesta por una integración holística e interconectada en el desarrollo de
una actividad.

La importancia de la dimensión de dominio y modularidad nos permite comprender la


relación entre cerebro e inteligencia. Desde los estudios sobre neurociencia y neuropsicología se
entiende que la inteligencia es única. Sin embargo, la teoría de las inteligencias múltiples de

1
Gardner permitir desarrollar un marco explicativo para gestionar el diseño de estrategias
pedagógicas ajustadas a la neurodiversidad cada cerebro de nuestros estudiantes.

La dimensión de módulos o modularidad es entendida como un sistema de conexiones


localizadas en diferentes áreas del cerebro que se activan a través de redes neuronales distintas. La
modularidad está relacionada con la naturaleza de la información que el cerebro procesa.
Aquí su vínculo con la teoría de las inteligencias múltiples.

La teoría de las inteligencias múltiples (IM) queda vinculada con la dimensión de dominio y
modularidad a través de mecanismos de localización y especialización cerebral. A través de esta
teoría se pluraliza el concepto de inteligencia. Es de gran relevancia comprender que nuestro órgano
cerebral actúa desde un todo integrado que a través del lóbulo frontal facilita la coordinación de este
con sus demás estructuras por medio de las funciones ejecutivas.

¿Qué son las funciones ejecutivas?, ¿Qué aportan en la gestión de respuestas


educativas más oportunas?, en gran parte de la literatura científica internacional las funciones
ejecutivas son aquellas que nos ayudan a organizar la información y regulan nuestra actividad
cerebral. También suelen ser descritas como funciones cognitivas de orden superior que nos
permiten el logro de determinados objetivos a través de un diseño lógico y planificado (Meléndez,
2011).

[…] dichas funciones además dependen de los sistemas de atención y memoria, a lo que
Punset (2007) agrega que los investigadores del tema también están de acuerdo en definirlas
como el conjunto de las capacidades que hacen que el pensamiento se transforme en las
diversas acciones requeridas para funcionar de forma organizada, flexible, y eficaz,
encargándose de adaptar al individuo a diferentes situaciones y de permitirle la solución de
problemas de manera exitosa y aceptable (Meléndez, 2011:6).

Es importante recalcar que sí nuestro cerebro es flexible, dinámico y se adapta


constantemente a las diversas situaciones y escenarios a los que nos enfrentamos. Sin embargo,
qué sentido tiene la actual organización jerárquica de materias que plantea la normativa vigente en
diseño y desarrollo curricular. Uno de los grandes desafíos que Perkins (2006) identifica para la
educación del siglo XXI es que los estudiantes aprendan a utilizar flexiblemente aquello que saben.
Este desafío implica superar la simplicidad de adiestrar la mente y avanzar hacia una
pedagogía de la complejidad que nos permita educar la mente. A la base de todos estos
procesos se haya la capacidad de plasticidad cerebral.

Una pedagogía de la complejidad entenderá la necesidad de aprender a gestionar respuestas


que permitan potenciar la integración de todas las funciones mentales superiores a través de los
dominios específicos de los tres cerebros: a) cerebro emocional, b) cerebro cognitivo y c) cerebro
ejecutivo.

Fores (2008), explica que esta comprensión resulta clave para potenciar y diversificar los
escenarios educativos, pues argumenta que la madurez no llega hasta los veinte o treinta años en los
seres humanos y es un patrón que depende de cada organismo. Para esta investigadora un período
crucial para entender el desarrollo cerebral es la “adolescencia”, ya que es durante este tiempo
que nuestro cerebro experimental una situación de crisis y de transición que tradicionalmente era
explicada por los repentinos cambios hormonales. La investigación neurocientífica actual ha

2
desmitificado esta situación y ha enfatizado en que la adolescencia es uno de los períodos de
mayores cambios drásticos que experimenta nuestro órgano cerebral. Es durante este momento
que se produce una extraordinaria poda neural. La asociación de neuronas se define durante los
primeros 15 años y es hasta esta edad que se puede conformar el diagrama de células nuevas
(Friedrich y Gerhard, 2003).

El cerebro adolescente según María Montessori (1934) puede ser comprendido si


consideramos dos ejes claves para su desarrollo armónico como son: a) los procesos neurológicos
de cada etapa en desarrollo y b) los valores intrínsecos del ser humano (Landívar, 2013). Al
respecto enfatiza en que

[…] es deber de la educación realzar el valor del joven y ayudarlo a comprender el mundo
que le toco vivir. Todas las particularidades negativas con que se asocia la adolescencia no
son exclusivas de este periodo del desarrollo, podemos ver los mismos comportamientos en
adultos. Por lo tanto, es urgente indagar en la semilla que germina tales comportamientos y
cuestionar el tipo de abono que la sociedad les ofrece a los jóvenes (Landívar, 2013:81).

Todas estas ideas quedan resumidas en el siguiente esquema. En él se da cuenta de que el


carácter de las propuestas educativas de hoy y sus énfasis se oponen diametralmente a lo que
nuestros cerebros necesitan.

Figura N°1: Efectos de las propuesta educativas de la postmodernidad. Fuente: Ocampo, 2015

A continuación presentamos a modo de síntesis un cuadro que recoge diversas


concepciones y tipologías sobre las funciones ejecutivas y sus implicancias pedagógicas. Nos
parece oportuno y pertinente profundizar en la pluralidad de enfoques para situar este conocimiento
al interior de nuestro repertorio didáctico.

3
Gioia, Barroso y Meléndez Ustarroz y Blakemore Meltzer (2007)
Isquith, León (2002) (2004) Muñoz- y Frith
Retzlaff y Céspedes (2007)
Kimberly. (2005)
En Arango,
Puerta y
Pineda
(2008)

Inhibición, Formulación de Observación, El conjunto de La El proponerse


cambio metas, anticipación, habilidades capacidad metas y la
(shift), planificación, predicción, cognitivas que para inhibir planificación
control implementación flexibilidad, permiten la conductas para alcanzarlas,
emocional, de planes y orden, organización, anticipación y inadecuadas, la organización
iniciativa, ejecución planificación, el planificar, de los
memoria de efectiva de resolución de establecimiento seleccionar comportamiento
trabajo, planes y cada problemas, de metas, el acciones, s
organización una de ellas con toma de diseño de tener requeridos a lo
y sus distintas decisiones, planes y información largo de la
planificación, acciones que comunicación programas, el en mente, consecución de
orden y coadyuvan al asertiva y inicio de las hacer dos las metas, la
control desarrollo de autorregulación. actividades y cosas a la flexibilidad, los
(monitoring). estos de las vez, sistemas de
componentes. operaciones controlar atención y
mentales, la emociones, memoria que
autorregulación tomar guían los
y monitoreo de decisiones y procesos y los
las tareas, la resolver procesos de
flexibilidad en problemas. autorregulación
el trabajo tales como el
cognitivo y su automonitoreo.
organización en
el tiempo y el
espacio.

Tabla N°1: Cuadro de síntesis sobre tipología de funciones ejecutivas. Fuente: Meléndez, 2011.

La siguiente tabla recoge los aportes de investigación desarrollados por Meléndez en torno
a la clasificación de las funciones ejecutivas y su implicancia en la determinación de habilidades
cognitivas.

Función Definición
ejecutiva

Observación Habilidad de concentrar eficientemente todos los canales de percepción en el fenómeno de


análisis, con el fin de identificar y describir todos los posibles componentes del objeto y
sus relaciones.
Anticipación, Habilidad de adelantar probabilidades y consecuencias a partir de los ordenamientos
predicción, realizados o mentalmente sostenidos; incluye todas las posibles variables que caben la
flexibilidad pregunta ¿qué pasaría si…? y sus respuestas con posibles resultados antes de que ocurran
los acontecimientos. En otras palabras, es la habilidad de plantear hipótesis, especular
sobre resultados y predisponerse para realizar cambios necesarios, con lo que se logra el
pensamiento flexible.
Orden, Habilidad de organizar la información (datos, evidencias o componentes), siguiendo
organización, criterios o secuencias preestablecidas o que se encuentran bajo prueba de ensayo y error, Autorregulación
planificación mientras se intenta la resolución de problemas. Algunos criterios pueden ser: espacio, Habilidad
tiempo, distancia, peso, volumen, tamaño, calidad, costo, uso y otros. En caso de tener que transversal para
seguir pasos o fases para diseñar o cumplir un plan, se incluye además el planteamiento de autoevaluarse,
metas. autocorregirse y
autocontrolarse
Resolución de Incluye a los tres grupos de habilidades anteriores además de la identificación del
problemas problema fundamental, los problemas derivados, problemas paralelos y la determinación
de causas y consecuencias de cada problema detectado antes de ensayar las posibles
soluciones.
Toma de Habilidad para seleccionar de entre las distintas soluciones posibles a un problema aquella
decisiones que mejor se adapte a las circunstancias dadas.

Comunicación Habilidad de persuadir al otro en el momento de comunicar una propuesta, cuya

4
asertiva exposición obliga a una interpretación de la intencionalidad de los destinatarios y a la
utilización de un lenguaje apropiado.
Tabla N°2: Definición de las Funciones Ejecutivas. Fuente: Meléndez, 2011.

1.2. Las inteligencias múltiples y su aporte a la diversificación de la enseñanza


“...debemos darle al niño lo que añora…” (Montessori)

El valor de las inteligencias múltiples radica en la capacidad para diseñar e implementar


estrategias didácticas más oportunas y eficaces a los requerimientos de potenciación cognitiva
de nuestro estudiantado.

En los orígenes de la teoría de Howard Gardner, se identifica una disputa que resulta clave
para entender por qué la neurociencia en estricto rigor reconoce una sola inteligencia. En sus inicios
este autor se interesa por los dones interiores de los niños (Armstrong, 2012). Su propósito
consistía en “llegar a un enfoque del pensamiento humano que fuera más amplio y más completo
que el que se derivaba de los estudios cognitivos” (Gardner, 2011:1). Este interés llevó a Gardner a
reconocer que debió haber manifestado que el ser humano posee diferentes talentos. Reconoce
que esta situación lo hubiese hecho pasar desapercibido en la comunidad científica internacional.

La teoría de las Inteligencias Múltiples (IM) nos presenta

[…] una visión pluralista de la mente, que reconoce muchas facetas distintas de la
cognición, que tiene en cuenta que las personas tienen diferentes potencialidades cognitivas
y que contrasta diversos estilos cognitivos (Gardner, 2011:24).

Esta situación enuncia la necesidad de gestionar un énfasis pedagógico que repercuta en la


construcción de que

[…] una escuela centrada en el individuo tendría que ser rica en la evaluación de las
capacidades y de las tendencias individuales. Intentaría asociar individuos, no sólo con áreas
curriculares, sino también con formas particulares de impartir esas materias. Y después de
los primeros cursos, la escuela intentaría también emparejar individuos con diversos
modelos de vida y opciones de trabajo que están disponibles en su medio cultural (Gardner,
2011:27).

¿Qué constituye una inteligencia?, para dar respuesta a esta pregunta es necesario aclarar
inicialmente que es la inteligencia. Gardner intenta superar la estrechez del concepto de inteligencia
desarrollada hasta ese entonces por la psicología. Es en su libro: “Estructuras de la Mente”
publicado en 1983 realiza una proposición inicial sobre la teoría de las inteligencias múltiples. Esto
permite comprender que

[…] la teoría de las inteligencias múltiples se organiza a la luz de los orígenes biológicos de
cada capacidad para resolver problemas. Sólo se tratan las capacidades que son universales a
la especie humana. Aun así, la tendencia biológica a participar de una forma concreta de
resolver problemas tiene que asociarse también al entorno cultural (Gardner, 2011:33).

A modo de síntesis podemos afirmar que las Inteligencias Múltiples (IM) se vertebran en
torno a las siguientes bases teóricas descritas por Armstrong (2012):

5
 Surgen de la investigación del potencial humano

 Intentan superar el aislamiento potencial por daños cerebrales

 Recogen los aportes de la investigación sobre idiotas sabios (savants), prodigios y otras personas excepcionales

 Realiza una historia característica de desarrollo junto con un conjunto definible de desempeños de experto de
estado-final

 Corresponde a una historia evolutiva y a la plausibilidad evolutiva de cada ser

 Se apoya inicialmente en los aportes de la psicometría y en los de la psicología experimental

 Explica que cada persona posee las siete inteligencias claves

 Todas las personas podemos desarrollar las siente inteligencias hasta logra un umbral de competencia óptimo

 Las inteligencias se trabajan juntas y de forma compleja en la construcción didáctica

 Existen muchas maneras de ser inteligente dentro de esta teoría

¿Qué observar para integrar la teoría de las inteligencias múltiples en mi clase?,


Armstrong (2012) recomienda considerar los siguientes elementos: a) observar conscientemente las
inclinaciones de los estudiantes, es decir en qué situaciones invierten o gastan su tiempo, b)
identificar de qué modo se portan mal mientras desarrollamos una experiencia de aprendizaje y c)
determinar qué actividades autodirigen su aprendizaje y sus intereses.

La integración de las inteligencias múltiples en el currículo escolar, no sólo permite a los


estudiantes saber reconocer cuál es su nivel de competencia en determinadas áreas o disciplinas. El
desarrollo de prácticas educativas basadas en las inteligencias múltiples permite reconocer de qué
manera podemos gestionar la diversificación el currículo y del repertorio de estrategias didácticas.
A nivel de práctica pedagógica nos permite cuestionar profundamente la jerarquización de las
asignaturas al interior del proceso formativo. Sabemos que sólo el 10% de los estudiantes
aprende de forma tradicional, es decir, a través de actividades pasivas de lápiz y papel.
Mientras que el 90% restante necesita de experiencias cristalizadoras que le permitan
integrar su ser por completo en repertorios didácticos y de aprendizaje más cercano a su
naturaleza. Esta observación no requiere responder a los estilos de aprendizaje sino que considerar
qué actividades logran desafiarlos profundamente e incrementar la producción de células neuronales
su la corteza. Recordemos que tras 48 horas sí las redes neuronales consolidadas no vuelven a
ser desafiadas desaparecerán.

La teoría de las inteligencias múltiples en el contexto de la neurociencia, de la


neurodiversidad y de la neurodidáctica permite comprender bajo qué condiciones podemos
optimizar el desarrollo cognitivo y social de nuestros estudiantes con el objeto de convertirlos en
personas en potencia. He aquí una de las grandes deudas de nuestros sistemas educativos. Perkins
(2006) en su maravillosa obra: “La escuela inteligente. Del adiestramiento de la memoria a la
educación de la mente”, explica que esta situación se debe a que

[…] no sabemos lo suficiente. No sabemos cómo funciona el aprendizaje, ni lo que piensan


los maestros de su oficio, ni manejar la diversidad cultural, ni mejorar el rendimiento de la

6
escuela pública. En una palabra no sabemos lo suficiente. Sin embargo se trata de una
postura equivocada, pero lo que ya sabemos alcanza y sobra para mejorar la educación. El
problema se reduce a lo siguiente: no aplicamos lo que sabemos. En la escuela de los barrios
residenciales, en la escuela del centro de la ciudad, los maestros enseñan y los alumnos
aprenden como hace veinte o cincuenta años. En la era de los discos compactos, las
videocaseteras, las comunicaciones vía satélite y los ordenadores portátiles, la educación
permanece apegada a las prácticas tradicionales (Perkins, 2006:16).

En la actualidad la investigación científica en educación y su reflexión teórica avalan los


planteamiento de lo neuro y exigen la modificación de las estructuras escolares. Sin embargo, a
pesar de disponer de un amplio, diverso y enriquecido conocimiento insistimos en desarrollar
prácticas educativas y gestionar las instituciones como si respondiésemos a los desafíos y
necesidades de la escuela del siglo XVIII. La interrogante es: ¿qué esperamos de la educación? o
¿de qué manera nuestras prácticas educativas pueden ser estimulantes para llegar a todos nuestros
estudiantes?

Perkins (2006) explica que las escuelas inteligentes deben poseer tres características: a)
estar informadas (toda su comunidad sabe mucho sobre cómo piensan y aprenden sus estudiantes
y conocen cuál es su funcionamiento óptimo para consolidar aprendizajes efectivos), b) ser
dinámicas (son instituciones que no necesitan información sino que un espíritu enérgico y
motivador) y c) ser reflexivas (esta característica tiene una doble connotación, es decir presta
mayor atención y cuidado a lo que realizan. La comunidad es sensible a las necesidades de los
Otros/Otras y de Todos/Todas. Todas las decisiones en lo micro y lo macro giran en torno a la
educación del pensamiento).

De esto se desprenden dos desafíos fundamentales para la educación. Un primer desafío


consiste en desarrollar un conocimiento generativo y un segundo desafío, superar las campanas
de alarma del pensamiento frágil.

La generación de un conocimiento generador implica desarrollar prácticas dónde el


conocimiento no se acumula sino que se actúa. Es un conocimiento basado en un estilo de
enseñanza centrada en temas ricos en posibilidades y conexiones. El conocimiento generativo debe
entenderse como una comprensión de gran amplitud. El conocimiento generador en el proceso de
aprendizaje desarrolla fuertemente tres dimensiones: a) la retención, b) la comprensión y c) el uso
activo del conocimiento.

Las campanas de alarma según Perkins (2003) y Stone Wiske (2008) están compuestas por
el síndrome del conocimiento frágil y por el pensamiento pobre. El conocimiento frágil se
caracteriza por que los estudiantes no son capaces de utilizar activamente lo que saben, no
comprenden y no recuerdan lo aprendido. Mientras que en el síndrome conocimiento pobre los
estudiantes no saben pensar a partir de lo que saben.

El conocimiento frágil se compone de cuatro tipos de conocimientos: a) conocimiento


olvidado, b) conocimiento inerte, c) conocimiento ingenuo y d) conocimiento ritual.

Todos estos marcos de conocimiento permiten justificar la necesidad de brindar


experiencias educativas más cercanas a las necesidades, intereses y motivaciones de todos nuestros
estudiantes. Esto sólo será posible en la medida que comprendamos que uno de los grandes aportes

7
de las inteligencias múltiples implica aprender a ampliar el repertorio de técnicas y estrategias de
enseñanza ajustándolas a la naturaleza humana de cada estudiante.

La relación entre currículum y teoría de las inteligencias múltiples implica despertar la


mente de nuestros estudiantes. Permite a los educadores reflexionar sobre cuáles de sus métodos
resultan más efectivos y eficaces a la hora de consolidar aprendizajes significativos. Nos ayuda a
gestionar la diversidad (fundamento antropológico de la educación inclusiva) y la heterogeneidad
cognitiva presente en todos nosotros (fundamento psicológico de la educación inclusiva)
(Ocampo, 2015).

Al respecto Armstrong (2012) en su libro: “Las inteligencias múltiples en el aula”, nos


explica cómo planificar utilizando las inteligencias múltiples. Para ello nos recomienda utilizar los
siguientes puntos:

 Concentrarse en un tema u objetivo específico

 Plantéese preguntas clave de IM

 Tenga encuentra múltiples posibilidades de expresión, representación y composición

 Realice una tormenta de ideas para explicar cómo los estudiantes vana representar el
aprendizaje de ese contenido que debe enseñar

 Seleccione las actividades más adecuadas. Utilice la propuesta de Feuerstein en base al


mapa cognitivo para potenciar la integración de habilidades cognitivas

 Establezca un plan secuencial e implemente. Grabe alguna de sus actividades y liego


analice con los estudiantes

La siguiente tabla nos ilumina con el objeto de comprender de qué manera podemos integra las
inteligencias múltiples en la gestión curricular de aula.

Resumen de “Los 7 modos de enseñar”


Inteligencia Actividades de enseñanza Materiales de enseñanza (ejemplos) Estrategias didácticas
(ejemplos)

Lingüística Clases de debates, juegos con Libros, grabadores, máquinas de Lea, escriba, hable, escuche sobre el
palabras, narración de cuentos, lectura escribir, conjuntos de sellos, libros en tema.
coral, escribir diarios, etc. casetes, etc.

Lógico-matemática Problemas de ingenio, resolución de Calculadoras, materiales manipulables Cuantifíquelo, piénselo de manera
problemas, experimentos de ciencia, de matemáticas, equipo científico, crítica, conceptualícelo.
cálculos mentales, juegos con juegos matemáticos, etc.
números, pensamiento crítico, etc.

Espacial Presentaciones visuales, actividades Gráficos, mapas, videos, Lego, Véalo, dibújelo, visualícelo, coloréelo,
artísticas juegos de imaginación, materiales de arte, ilusiones ópticas, haga un mapa mental del tema.
mapas mentales, metáforas, cámaras fotográficas, biblioteca de
visualizaciones, etc. imágenes.

Corporal-kinética Aprendizaje con actividades prácticas Herramientas para construir, masilla, Constrúyalo, actúelo, tóquelo, siéntalo
manuales, teatro, danza, deportes que equipo deportivo, materiales visceralmente, báilelo.
enseñan, actividades táctiles, manipulables y táctiles para el
ejercicios de relajación, etc. aprendizaje.

8
Musical Cantar en el estilo rap, canciones que Grabadores, colección de casetes, Cántelo, escúchelo.
enseñan, superaprendizaje. instrumentos musicales.

Interpersonal Aprendizaje cooperativo, tutoría de Juegos de mesa, provisiones para fiestas, Enseñe el tema, colabore en ello,
compañeros, participación en la utilería y vestuario para la interactúe con respecto a ello.
comunidad, reuniones sociales, dramatización, etc.
simulaciones.

Intrapersonal Instrucción individualizada, estudio Materiales para la autoevaluación, Conéctelo con su vida persona, haga
independiente, opciones en la elección diarios, materiales para proyectos elecciones con respecto a ello.
de cursos a estudiar, construcción de individuales, etc.
la autoestima, etc.

Tabla N°3: Los 7 modos de enseñar. Fuente: Armstrong, 2012, p.79.

1.3. La antroposofía como vía para la comprensión profunda del “Ser” humano y su
cerebro neurodiverso
“…la educación debe basarse en los principios del cosmos…” (Steiner)

¿Qué aporta la antroposofía a esta discusión?, una de las grandes comprensiones que
esta mirada aporta es la capacidad de ser persona a lo largo de todo el proceso educativo. Esta
corriente se “constituye como una ciencia espiritual que ofrece una concepción práctica del mundo
que abarque la naturaleza esencial del ser humano” (Steiner, 1917:5). La ciencia de lo espiritual
puede ser una de las vías alternativas para comprender los problemas actuales anidados en nuestra
sociedad y contribuir con ello al fomento del bienestar de la persona en todas sus dimensiones.

La antroposofía se vincula directamente con los aportes de la neurociencia, la


neuropsicología, la neurofisiología y la neuroanatomía pues intenta darnos una comprensión
profunda sobre los misterios de la vida, a través de estrategias de humanización y concientización
de nuestro ser. El estudio del cerebro humano es hoy uno de los enigmas más fascinantes del nuevo
milenio, no sólo porque estamos descubriendo y descubriéndonos en nuevas dimensiones que van
más allá de lo de-ontológico, sino que nos está llamando la atención para explorar las
profundidades más sutiles de nuestra naturaleza y disponer de ellas al interior del proceso
educativo.

Según esto, “la profunda exploración antroposófica habrá de suministrar los medios más
fecundos y más prácticos para la solución de las cuestiones vitales más importantes de la
actualidad” (Steiner, 1917:7). Todo ello implica sin dudas que como educadores seamos capaces de
explorar e integrar en nuestras experiencias pedagógicas la naturaleza del niño, joven y adulto y
su naturaleza en vías de desarrollo.

¿Cómo accedemos los educadores a la comprensión de la naturaleza del niño, joven y


adulto?, según Steiner esta pregunta resulta clave, puesto que nos invita a situar la reflexión más
allá de lo que percibimos a través de nuestros órganos sensoriales. Todo ello, implica volcar
nuestra mirada hacia lo oculto del ser humano.

Para la exploración de lo oculto en el ser humano, la antroposofía a través de la conferencia


de Rudolf Steiner titulada: “La educación del niño desde el punto de vista de la antroposofía”, nos
explica que todos los seres humanos estamos constituidos por:

9
a) Un cuerpo físico: dimensión integrada por las mismas leyes que rigen a toda la vida
material. Corresponden a las características que rigen todo el reino mineral.

b) Un cuerpo biofórico o etérico: corresponde a la estructura energética de nuestro ser.

c) Un cuerpo sensible o astral: este nivel está caracterizado por la sensación, Steiner nos
explica que lo que caracteriza la sensación es el estímulo del interior, aquello que nos
produce la sensación. Es el vehículo de la vida emotiva. Es la relación hombre-espíritu.

Sintetizando podemos decir que:

 Apostar por una pedagogía de los talentos humanos: diferenciar entre talentos e inteligencias

 Asumir los dones de nuestros estudiantes y los desafíos de educar cerebros más complejos y avanzados

 Aprender a reconocer las múltiples inteligencias en el aula

 Convertir los hallazgos de investigación en políticas públicas y promover un concepto de niños, joven y adulto en potencia

 Comprender que las propuestas educativas y sus trasfondos deben ser modificadas, es decir, que el carácter de las propuestas
actuales en su mayoría son diametralmente opuestas a lo que nuestros cerebros necesitan

 Entregar una educación más cerca a los desafíos del ser humano implica reconocer las oportunidades y tensiones a las que
nos enfrenta el cerebro infantil y el cerebro adolescente

 Considerar, integrar y saber reconocer de qué manera integramos en nuestro repertorio didáctico experiencias cristalizantes y
experiencias paralizantes

 Las prácticas educativas deben permitir la alfabetización emocional, la integración del movimiento en lo cultural y la
capacidad tridimensional del ser humano como factor reductor de las dificultades del aprendizaje

 Entender que la comprensión implica un proceso de integración final y que no es como Bloom y Anderson explican un
proceso intermedio sino que de consolidación de todo aquello que hemos recibido. Implica actuar flexiblemente a partir de lo
que cada uno sabe

 El diseño de toda experiencia de aprendizaje debe imprimir accesibilidad a través de la integración/gestión de los tres
neurotransmisores implicados en el proceso de aprender como son: a) la dopamina (encargada de dar el impulso), b) la
norepinefrina (encargada de situar la motivación) y c) la serotonina (encargada de activar la sensación de paz o realización
una vez concluida la tarea)

 Para potenciar los requerimientos del cerebro emocional debemos dotar de coherencia el proceso formativo y las
evaluaciones

 Algunos elementos claves para transitar desde una actividad de aprendizaje difícil/poco placentera a una actividad placentera
y que genere goce debemos considerar la integración en nuestro repertorio didáctico los siguientes elementos: a) fiso-
placeres, b) socio-placeres, c) psico-placeres y d) ideo-placeres

 Las emociones son fijadores de memorias, las que se relacionan directamente con: a) adrenalina (neurotransmisor no tan
positivo que genera tensión, estrés circunstancial y excitación) y b) dopamina (neurotransmisor positivo pues despierta el
deseo, el interés, la motivación y la curiosidad)

 Los educadores debemos saber evaluar las inteligencias múltiples en función de nuestro cerebro ejecutivo

 La creatividad implica: fluidez, rapidez, flexibilidad y originalidad

 Toda experiencia de aprendizaje debe generar un CEREBRO SEGURO, IMAGINATIVO, CREATIVO que en
LIBERTAD opta por aquellos que va estudiar/aprender

10
2. Los neuromitos: la necesidad de desmitificar para brindar una educación más cercana al
ser humano
“…sólo podemos darle a cada individuo la oportunidad de satisfacer sus potencialidades para que éste
sea un ser humano independiente, seguro y equilibrado…” (Montessori)

¿Qué son los neuromitos?, corresponden a un conjunto de ideas o explicaciones sobre el


desarrollo y funcionamiento cerebral que carecen de fundamentos claros y oportunos según la
investigación científica. Muchos neuromitos han orientado el desarrollo de prácticas educativas bajo
premisas de carácter innovador pero impertinentes a la naturaleza humana de nuestros estudiantes.
Son en sí creencias difundidas carentes de respaldo neurocientífico.

Los neuromitos surgen como resultado de los trabajos efectuados por Alan Crokard en 1980
y son reafirmados por el estudio dirigido por Howard-Jones en 2004 mediante la aplicación de una
encuesta a profesores de diversos países tales como: Turquía, Holanda, Reino Unido, Grecia y
China.

Neuromito 1: “Los hemisferios cerebrales son independientes”

El desarrollo de ciertas actividades tales como hablar, escribir, pensar o imaginar, no


responde a acciones específicas del cerebro humano, sino que se activan muchas zonas al mismo
tiempo. Esto da cuenta de la necesidad de comprender la estructura cerebral como unidad dinámica
con integración de todas sus funciones. Es imprescindible entender que nuestro cerebro funciona en
integración y no a partir de principios de localización o tendencias de tipo localizacioncitas que se
oponen al entendimiento del cerebro como órgano holístico que trabaja en colaboración con sus
demás regiones.

Numerosas investigaciones explican que gran parte de los docentes consideran que los
hemisferios cerebrales pueden funcionar independientemente. Este error puede remitir su origen a
los aportes de la teoría de la localización hemisférica propuesta por Gall, Fritsch, Hitzig. Lo
interesante es comprender qué mecanismos están implicados en la sinfonía que permite la
comunicación entre ambos hemisferios para trabajar fusionadamente en la resolución de una
determinada actividad.

Todo este conocimiento debe permitirnos facilitar el diseño de escenarios educativos,


didácticos y eco-formativos más cercanos a los intereses, necesidades y motivaciones de todos
nuestros estudiantes. Esta concreción didáctica sólo será efectiva en la medida que logremos saber
cómo integrar las neuronas espejo y la educación del cerebro/persona creativa.

¿Qué nos dice la investigación neurocientífica sobre las neuronas espejo?, las neuronas
espejo son un tipo de células ubicadas en el córtex pre-motor. Gracias a este tipo de células
descubiertas en 1996 en un laboratorio de Parma en Italia por el equipo de investigación de
Giacomo Rizzolatti, quienes utilizando una resonancia magnética en monos descubren que gracias a
este tipo de neuronas especializadas podemos observar a los otros, leer sus emociones e inferir sus
estadios anímicos y conductuales.

11
El experimento consistía en que un mono tratase de abrir un conjunto de nueces para
comprobar como sus neuronas se iluminaban. El mono al intentar abrir un las nueces logro que los
investigadores observarán de qué manera sus neuronas del córtex pre-motor eran encendidas. Esta
situación se vio enriquecida cuando uno de los neurocientíficos por error abrió una de las nueces,
generando una conducta de sorpresa en el mono. Al mirar el proyector donde se efectuaba la
resonancia se comprobó cómo este tipo de células permanecían encendidas exactamente como
minutos antes de este suceso. A este tipo de neuronas especializadas se les denomino espejo.

Este descubrimiento revolucionó la investigación neurocientífica, pues no sólo explica sus


repercusiones sobre el desarrollo de cerebros emocionales sino que enfatiza que el aprendizaje se
ve favorecido en la medida que intentamos imitar lo que otro hace, esto es, se aprende más
rápido imitando.

En la actualidad se desconoce si las neuronas espejos del ser humano a diferencia del mono
son más complejas o presentan un estado de desarrollo similar entre ambas especies. Un hallazgo
relevante es que se encuentra mayor cantidad de neuronas espejo en el área de broca y se
vinculan directamente con la capacidad para interpretar los gestos derivados de los movimientos de
las manos. Los seres humanos estamos conectados a través de estas neuronas con algunos primates.
Se cree que también esta capacidad sería compartida por delfines, perros y elefantes. Este tipo de
células permite el desarrollo de la sociabilidad.

Neuromito 2: “Utilizamos sólo el 10% de nuestro cerebro”

Tradicionalmente hemos afirmado que utilizamos el 10% de nuestra estructura cerebral,


amparándonos en que personas como Einstein habrían utilizado un 28% de su cerebro. Recientes
investigaciones, nos invitan a superar este error. Toda persona independiente de su naturaleza
humana, cuando realiza cualquier actividad incluso descansar está empleando un funcionamiento
integrado de todas sus piezas cerebrales. Es importante señalar que las experiencias educativas
deben comprender qué mecanismos participan e inciden en la gestión de un cerebro creativo,
seguro y armónico.

Uno de los grandes desafíos de la didáctica y su relación con el aprendizaje, está


determinada por develar los secretos de la corteza cerebral. Palmer en el año 2008 explica que esta
región es crucial para el desarrollo de prácticas educativas exitosas, entendiendo “exitosas” como
aquellas que responden coherentemente a la naturaleza humana de nuestros estudiantes y se
desmarcan de las propuestas instrumentalizadoras oficializadas. Agrega que la educación debe saber
gestionar la corteza cerebral de nuestros estudiantes, esto es, aprender a reconocer que es una de las
zonas dónde se consolidan los aprendizajes más significativos, lo que requiere de constantes
desafíos. Nuestro cerebro utiliza sólo un 25% de la energía producida por nuestro organismo.

Numerosas investigaciones en el área de la neurociencia han demostrado el impacto de los


ambientes enriquecidos en la corteza cerebral, de modo que

[…] Marian Diamond, neuroanatomista de la Universidad de Berkeley pudo demostrar que


el cerebro literalmente genera nuevas conexiones con la estimulación del ambiente. Es el
número de conexiones neuronales el determinante mayor de la inteligencia. No el número de
neuronas. Cuando enriquecemos el ambiente, obtenemos cerebros con una corteza cerebral,

12
más gruesa, más ramas de dendritas y cuerpos celulares más grandes. Esto significa que las
células cerebrales se comunican mejor entre ellas y que hay más células de soporte (Palmer,
2008:5).

Lo más maravilloso de todo esto, es que el enriquecimiento sucede dentro de las 48 horas
después de la estimulación o desarrollo del desafío. Es de vital importancia que como educadores
expóngannos a constantes desafíos a nuestros estudiantes y no sólo sean en un área parcelada del
currículo sino que en todas sus disciplinas, con el objeto de asegurar la consolidación de nuevas
redes neurales como vía de potenciación.

Una de las grandes paradojas de nuestro cerebro es

[…] que al mismo tiempo es universal (la organización y los patrones de conexión neuronal
siguen unas pautas con pocas variaciones) y singular, ya que cada cerebro es distinto entre
un humano y otro gracias a nuestra plasticidad neuronal (Roca, 2011:3).

Si bien esta definición expresa la riqueza de cerebros que participan de la experiencia


educativa en sus diversos niveles, tramos y ciclos de la educación, es necesario otorgar pautas para
celebrar oportuna y pertinentemente la natural diversidad de nuestros estudiantes (fundamentos
antropológico de la educación inclusiva). Con frecuencia el término diversidad se confunde con la
construcción social de los diferentes, por lo que es importante ir desmitificando la construcción
pedagógica de la diversidad al interior de la experiencia educativa. Este reto implica superar
frecuente medicalización de la diversidad a través de un enfoque pedagógico, psicológico y
psicopedagógico que

[…] conciba a los seres humanos como entidades biológicas que son, y que sea capaz
apreciar las enormes diferencias naturales que existen entre un cerebro y otro en lo relativo a
la sociabilidad, aprendizaje, atención, estado de ánimo y otras importantes funciones
mentales. En lugar de pretender que en algún lugar, oculto en un sótano, hay un cerebro
perfectamente normal, con que el resto de los cerebros deben ser comparados, hemos de
admitir que no existe un cerebro estándar, así como no existe una flor estándar, o un grupo
cultural o racial estándar, y que, de hecho la diversidad entre cerebros es tan
maravillosamente enriquecedora como la biodiversidad y la diversidad entre culturas y razas
(Armstrong, 2012:16).

¿Qué necesita un cerebro para aprender?, tanto nuestro cerebro como el de nuestros
estudiantes, requiere del entendimiento que a nuestras aulas asistentes cerebros que debemos educar
y potenciar. Todos los cerebros humanos son cerebros neurodiversos (Armstrong, 2012) con
características específicas y propias que nos diferencian en su funcionamiento de los demás. Para la
constitución de un cerebro armónico necesitamos entender que somos un cerebro que tiene un
cuerpo físico (educación de los sentidos y del movimiento en lo cultural como elemento de
superación del cuerpo mecanizado como tradicionalmente se ha entendido al interior múltiples
prácticas de Educación Física), una consciencia, una mente y que debe integrar el medio físico
donde este acontece. Agrega al respecto Damasio (2011) que

[…] uno de los frecuentes errores, incluso de los neurocientíficos, es no insertar el cerebro
en el cuerpo, no corporalizarlo lo suficiente. Se sitúa en una línea muy interesante bien
representada también por otro gran neurocientífico con inquietudes filosóficas que es
Francisco J. Varela, que ha insistido mucho sobre este tema. Las neuronas son células,
aunque tengan propiedades especiales como estar conectadas entre sí y poder ayudar a otras

13
células. Se evita de esta manera, insistiendo en su naturaleza biológica, un mecanismo que
domino el cognitivismo fascinado por la informática (Roca, 2011:3).

El estudio del cerebro aporta al trabajo pedagógico de los educadores la necesidad de


constituir una figura docente a favor del/los estudiante/es a través de un clima acogedor,
dignificante y seguro. La comprensión que desde el aula efectuamos sobre el funcionamiento
cerebral no sólo devela los grandes misterios del ser humano tal como Rudolf Steiner enfatizó
durante su toda vida, sino que nos invita a restituir al sujeto al interior de nuestras propuestas y de
nuestro discurso educativo. Esto promueve la necesidad de permitir a nuestros estudiantes ser
persona a lo largo de todo su proceso educativo.

Es importante agregar además, que como educadores debemos conocer cómo nuestros
cerebros desarrollan las funciones mentales superiores puesto que a través de ellas nos permite
elaborar pensamiento, lo que sin duda, conlleva a la comprensión de cómo conviven y se
comunican nuestros tres cerebros denominados por McLean en el año 2007 como “cerebro triuno”,
permitiendo comprender como dichas funciones participan de nuestro cerebro emocional, cognitivo
y ejecutivo. Aquí una de las claves para mejorar la eficacia y pertinencia de la construcción y
problematización didáctica que efectuamos al interior de nuestras prácticas educativas.

Damasio (2011) en su célebre obra titulada: “Y el cerebro creó al hombre. ¿Cómo pudo
generar emociones, sentimientos, ideas y el yo?”, explica que uno de los enigmas fundamentales de
hoy no es el estudio de la mente sino que la consciencia. Uno de los grandes aportes de la
neurociencias al campo educativo permite visualizar el potencial existente entre las emociones y los
contenidos, pues a través de ellos Fores (2008) explica que podemos descubrir los talentos y dones.
Steiner en 1927 plantea a través de la comunidad antroposófica la necesidad de educar a partir de
los talentos de nuestros niños, jóvenes y adultos.

¿Cómo entiende Damasio la mente?, para este autor la mente estaría conformada por un
conjunto de emociones, ideas y representaciones. Señala que no todo cerebro produce una mente.

¿Qué nos explica Damasio sobre la consciencia?, afirma que la consciencia es algo
mucho más sutil, puesto que implica la capacidad de saberse a sí mismo (competencia emocional de
gran importancia). La consciencia según Damasio (2011) está intrínsecamente ligada a la capacidad
de saber quiénes somos, hacia dónde vamos y que lugar habitamos y co-habitamos en este mundo.

A modo de síntesis podemos señalar que la investigación neurocientífica ha comprobado


que:

 Nuestro cerebro continúa funcionando incluso cuando dormimos.


 Nuestro cerebro es un órgano con alto sentido energético.
 Si fuese verdad que sólo utilizamos el 10% de nuestra capacidad cerebral la investigación neurocientífica explica
que las neuronas y sus redes neuronales se atrofiarín y morirían.

Neuromito 3: “Educar en función de los estilos de aprendizaje permite el desarrollo de prácticas


efectivas”

La investigación científica en estilos de aprendizaje es amplia, variada y extensa. Sus


resultados de investigación centran la discusión en la necesidad de que los estudiantes aprendan a

14
aprender de forma permanente y estratégica. Se introduce de este modo una preocupación y un
dispositivo de acción de carácter psicopedagógico. El aporte psicopedagógico en las investigaciones
sobre estilos de aprendizaje reconoce su valor teórico y metodológico para perfeccionar los
procesos de “aprendizaje” y “enseñanza” en todos los niveles, tramos, ciclos y modalidades de la
educación.

Uno de los neuromitos que a mi juicio permite rescatar la comprensión profunda sobre el
aprendizaje al interior de las prácticas educativas es aquella que explica que la investigación
neurocientífica no ha encontrado ninguna evidencia para demostrar cuál es el potencial de
enseñar a partir de los estilos de aprendizaje. Al respecto del grupo de investigación sobre
Enseñanza para la Comprensión (EpC) dirigido por Stone Wiske (2006), Perkins (2003, 2006) y
Blythe (2008), afirman que

[…] la perspectiva del desempeño dice, en suma, que la comprensión incube a la capacidad
de hacer con tema una variedad de cosas que estimulen el pensamiento, tales como explicar,
demostrar y dar ejemplos, generalizar, establecer analogías y volver a presentar el tópico de
una nueva manera (Blythe, 2008:39).

Es importante tener en cuenta que la investigación neurocientífica explica que el desarrollo


de la comprensión es un proceso sistemático e incremental, que requiere del entrenamiento sobre
determinados hábitos disciplinarios de la mente (Gardner, 2011) y rutinas del pensamiento
(Perkins, 2006).

El desafío es hoy asumir una concepción multidimensional sobre la cognición humana. El


objetivo del Grupo de Investigación sobre Enseñanza para la Comprensión (EpC) es promover el
aprendizaje, el pensamiento y la creatividad a través de las artes y otras disciplinas en individuos e
instituciones. Perkins (2003), explica que la EpC busca estudiar la cognición humana en una
diversidad de dominios, transfiriendo sus hallazgos al mejoramiento del pensamiento (Stone Wiske,
2006), de la enseñanza y del aprendizaje en diferentes entornos educativos (Ocampo, 2011).

En palabras de Perkins (2006) la Enseñanza para la Comprensión adquiere la idea de que


las personas construyen sus propios significados a partir de experiencias de aprendizaje, las cuales
sean por lo general ricas en conexiones generativas (Stone Wiske, 2006).

Un tema es generativo cuando ocupa un lugar central dentro de la materia o campo


disciplinar, también, cuando es accesible generando actividades de comprensión en docentes y
estudiantes y, es rico cuando permite la capacidad de establecer conexiones entre diversos temas y
materias. Como docentes debemos ser capaces de identificar dentro de cada una de nuestras
asignaturas qué temas poseen estas características y cuáles son sus repercusiones en nuestros
estudiantes.

Una «pedagogía de la comprensión» nos invita a observar, analizar y reorganizar el


currículum (Peralta, 1994) en torno a temas generadores que den origen y apoyo a diversas
actividades de comprensión (Stone Wiske, 2006), ofreciendo a los estudiantes mayores
oportunidades desde donde construir y aprender.

Neuromito 4: “Los períodos críticos no sólo potencian las oportunidades cognitivas en la


infancia”

15
Otro aspecto desmitificado por la comunidad neurocientífica está relacionado con la
existencia de periodos críticos únicamente en la infancia. Uno de estos neuromitos consiste en
pensar que entre los 0 a 3 años de edad el cerebro tendría un mayor umbral de funcionamiento y que
posteriormente este sería debilitado. Esto es cierto pero se extiende a lo largo de toda nuestra vida.
Feuerstein (2010) explica que todos los seres humanos gracias a la capacidad de plasticidad
cerebral y neuronal podemos aprender y desaprender a lo largo de toda nuestra existencia.

Otro neuromito es pensar que el cerebro con el paso de los años envejece a tal punto de no
poder aprender cosas nuevas. Para que esto ocurra es importante recoger en la gestión de aula los
principios expuestos por Humberto Maturana en su obra: “Biología del Amar”. Este autor a través
de su propuesta reconoce que los seres humanos somos constituidos como cerebros sociales que
necesitamos de interacción con demás personas. La biología del amar aporta a la educación la
necesidad de centrarnos en el sujeto, en la persona, bajo la comprensión de que un cerebro que no es
amado, que no recibe estimulación o la estimulación oportuna a su ciclo evolutivo, es sin duda un
cerebro que tiende a desconectarse o apagarse. Situación que enuncia dificultades significativas
para construir y co-construir el mundo en el que nos toca vivir.

Un cerebro que ha sido alfabetizado emocionalmente a través de experiencias negativas


generara una plasticidad neuronal y cerebral de tipo negativa. La plasticidad cerebral negativa se
caracteriza por un desarrollo lento, deficiente e inoportuno, demostrando una desconexión y
debilitamiento de sus redes neuronales que llevan a la persona a sentirse torpe, incapaz y poco
inteligente. Esta situación a través de la poda neural elimina un conjunto de sinapsis cuyas
consecuencias impactan significativamente en la trayectoria social y escolar de las personas. Otros
resultados de investigación (Blackwell, Trzesniewski y Dweck, 2007) explican que

[…] cuando se elogia al alumno por su esfuerzo (“gran resultado, debes haber trabajado
mucho”), atribuye el éxito al trabajo duro, disfruta de los nuevos retos y mejora su
perseverancia ante la tarea y su resiliencia. Mientras que cuando se elogia al alumno por su
capacidad o inteligencia (“gran resultado, debes ser muy inteligente”), suele rechazar los
nuevos retos que puedan cuestionar su capacidad por lo que disminuye su perseverancia y su
resistencia al fracaso. Y no solo eso sino que, en muchas ocasiones, busca otros compañeros
con dificultades que le hagan acrecentar un falso ego y sentirse así mejor (Dweck, 2012:45).

A continuación presentamos un cuadro de síntesis que recoge los aportes más significativos
de la investigación neurocientífica para clarificar las principales diferencias entre plasticidad
cerebral positiva y plasticidad cerebral negativa.

Principales características que iluminan el entendimiento de la Principales características que iluminan el entendimiento de la
plasticidad cerebral positiva (PCP) plasticidad cerebral negativa (PCN)
 Desarrollo activo y generativo de las capacidades  Se desaprovechan las capacidades
 Se basa en el fortalecimiento de capacidades y habilidades  Desconexión de las redes neuronales por efecto de
nuevas y cada vez más complejas que ayudan a la persona a desconexión
desenvolverse en ámbitos especializados y de alto  Debilitamiento de las redes neuronales
rendimiento  Se pierden capacidades y se acentúa de forma progresiva un
 Causa satisfacción personal y mejora su valía social estado de tristeza, torpeza y apatía
 Se unen entre sí nuevas conexiones  Se reduce la velocidad de comunicación entre las redes
 Se arman nuevos circuitos neuronales
 Se generan nuevas redes neuronales
 Se consolidan nuevas capacidades y habilidades
 Permite mejorar los pensamientos y esto permite mejorar el
funcionamiento del cerebro
 La persona desarrolla una mentalidad de crecimiento que
según Moser (2011) le permite perseverar, analizar el error y

16
a buscar nuevas formas de mejorarlo
Tabla N°4: Cuadro comparativo sobre Plasticidad cerebral Positiva y Negativa. Fuente: Escuela con Cerebro, 2015 y Hattie,
2012, complementada por Ocampo, 2015.

La construcción de este cuadro de síntesis ha sido elaborada gracias a los aportes de John
Hattie (2012), a través de la identificación y clasificación de 150 influencias sobre el aprendizaje en
niños y jóvenes.

Armstrong (2012) explica que el desafío es saber identificar las necesidades psicológicas de
los niños, jóvenes y adultos, comprendiendo que las etapas de mayor impacto en el desarrollo
cerebral son la niñez y la adolescencia. Estos dos momentos fueron identificados por Montessori
hace más de 150 años en sus observaciones con niños en situación de discapacidad intelectual sin
recurrir a los estudios de neuroimagen utilizados en la actualidad.

¿De qué depende la capacidad de aprender durante toda la vida?, el disfrutar de


aprender a lo largo de toda nuestra vida depende en gran parte de la gestión emocional que
efectuemos en nuestras relaciones interpersonales. Landívar (2013) explica que esta capacidad
depende de la velocidad con las que las celular se comunican entre sí y de la capacidad de cada
organismo para promover el recambio de un número determinado de células.

Investigadores como Punset, Artigas y Fores explican que la capacidad de cada ser humano
para disponer de un conjunto sistematizado de períodos críticos a lo largo de toda la vida, depende
de un tipo de plasticidad especializado que aparece cuando aprendemos algo nuevo (aquí una
conexión con el concepto de comprensión otorgado por el grupo de EpC). La plasticidad se define
como la capacidad del cerebro para adaptarse a nuevas situaciones y condiciones, siendo el
principal motor la novedad, la curiosidad, la creatividad y la imaginación.

Durante la etapa adulta es más importantes la calidad de las sinapsis que la cantidad de
neuronas en sí mismas. Esta situación determina la calidad de la expectancia cognitiva. Estos
maravillosos desafíos pueden ser reales y efectivos en la medida que los estudiantes, sus familias y
los propios educadores sean conscientes de la necesidad de mejorar sus creencias previas sobre su
inteligencia y sus desempeños. Sin duda que estos factores condicionaran la forma de afrontar los
retos futuros en su vida social, afectiva y académica.

Una educación con foco en todos sus estudiantes comprenderá la necesidad de transformar
la enseñanza y la interpretación del aprendizaje a favor de un cerebro seguro, creativo, imaginativo
que, en libertad, opta por aquellas experiencias de aprendizaje que enriquecen su desarrollo
armónico, estableciendo así, una cultura de paz1. Se asume entonces que educamos cerebros
complejos en su estructura y funcionamiento. Una educación inclusiva más oportuna implica asumir
que “los hallazgos científicos demuestran que algunas de las prácticas tradicionalmente aceptadas
van diametralmente opuestas a lo que los cerebros de nuestros estudiantes necesitan” (Landívar,
2013: 12).

1
Según Montessori, consiste en dotar el proceso educativo de cada ser humano en armonía con el universo.
La noción de cultura de paz, refleja la capacidad y astucia de los educadores para brindar experiencias de
aprendizaje según los requerimientos de cada estudiante, es decir, entregar lo que cada niño o niña necesita.

17
Esta mirada, incide diametralmente en las zonas activadoras y desactivadoras de las
inteligencias descritas por Feldman (1980), Walters y Gardner (1986) y Armstrong (2012). Estas
zonas son entendidas como el punto clave en el desarrollo y activación progresiva de los talentos de
todo ser humano y está estrechamente vinculado con la urgencia de gestionar la
heterogeneidad presente en todos nuestros estudiantes.

La experiencias cristalizantes son descritas como “las chispas que encienden una
inteligencia e inician su desarrollo hacia la madurez” (Armstrong, 2012:41), mientras que las
experiencias paralizantes son aquellas que “cierran la puerta a la inteligencia” (Armstrong,
2012:41). Con la finalidad de ejemplificar de mejor forma las zonas activadoras y desactivadoras de
las inteligencias, se sintetizan sus principales características en el siguiente cuadro de síntesis:

Experiencias cristalizantes de la inteligencia Experiencias paralizantes de la inteligencia

(son claves para el desarrollo de los talentos humanos) (lo que debemos evitar, pues cierran las puertas a la
inteligencia)

 Pueden presentarse en cualquier momento de la vida, incluso  Climas de aprendizaje donde existe el error, caracterizados
luego de la secundaria o de la universidad. por un clima pasivo-modificante.

 Implica una mentalidad abierta, creativa, dinámica y rápida.  Contextos de interacciones cognitivas y socioeducativas
Supone potenciar la valía social de los estudiantes. dotadas de vergüenza, culpa, temor e ira.

 Implica el deseo constante de desentrañar deseos, misterios  Impiden el desarrollo de la autonomía, el desarrollo creativo
u otros. y la imaginación.

 Implica un desarrollo eficiente de las inteligencias presente


en todos nuestros estudiantes. Esto podrá ser desarrollado a
partir de la utilización del criterio de diversificación
curricular y didáctica, con énfasis en lo último.

Tabla N°5: Cuadro comparativo sobre experiencias cristalizantes v/s experiencias paralizantes de la inteligencia. Fuente:
Armstrong, 2012, complementada por Ocampo, 2015.

3. De la Neurodiversidad a la Neurodidáctica: ¿de qué hablamos?, ¿hacia dónde vamos?


“…el tipo de plan escolar que usted hace no tiene tanta importancia; lo que importa es el
tipo de persona que usted es…” (Steiner)

El auge de la palabra neuro ha permitido la diversificación de este campo de estudio. El


interés por el estudio del cerebro humano muestra una evolución paulatina desde los aportes de la
neurología avanzando hacia una mirada más humanizadora aportada por la neurociencia. Es
importante reconocer que gracias a los aportes de la neurociencia la educación ha reorientado su
desarrollo hacia la búsqueda de caminos que permitan comprender a nuestros estudiantes como
personas.

El enriquecimiento transdisciplinario de la neurociencia en la educación, para permitido el


surgimiento de nuevas corrientes como la neurodiversidad y la neurodidáctica. En estricto rigor el
concepto de neurodidáctica es más antiguo que el de neurodiversidad. El concepto de
neurodidáctica aparece por primera vez en la literatura científica a través de un artículo publicado
por Gerhard Friedrich y Gerhard Preiss en 1988 en una revista alemana de neurología. Su propósito
es entender de qué manera podemos optimizar los procesos de aprendizaje para potenciar el

18
funcionamiento del cerebro en determinadas áreas y estructuras. Una de las interrogantes de mayor
peso que permitió el surgimiento de esta modalidad fue: ¿bajo qué condiciones se modifica el
cerebro al aprender? Esta corriente explica que las emociones y su conexión con el cerebro
cognitivo, emocional y ejecutivo se definen como un turboaprendizaje, elemento central para la
consolidación de aprendizajes significativos.

La neurodidáctica se relaciona con la neurobiología, pues es a través de ella que


podemos repensar el fundamento científico que la didáctica debe adoptar como marco de referencia.
La neurodidáctica nos ayuda como educadores a entender como maximizar el desarrollo cerebral de
cada uno de nuestros estudiantes. Para el desarrollo de estrategias de neurodidáctica en cualquiera
de los sectores de aprendizaje o asignaturas debemos comenzar por comprender que “la corteza
cerebral se ocupa de también de aprender de los estímulos exteriores, sobre todo cuando se
relacionan con él mismo” (Friedrich y Preiss, 2003:42). Según Cuesta (2009) su gran aporte
consiste en hacer que los jóvenes aprendan en consonancia con sus dotes y talentos.

El principal objetivo de la neurodidáctica es

[…] hacer que los infantes aprendan en consonancia con sus dotes y talentos. Agregan que
no debería ser el plan de estudios el que decida qué hacer, porque se sabe que no se nace con
las mismas condiciones previas al aprendizaje. Se sabe que las condiciones cognitivas
previas están genéticamente dadas sólo en potencia, y que se desarrollan en una interacción
con el entorno, es decir por el aprendizaje. Cada niño posee su propio repertorio de
posibilidades de desarrollo, tiene sus talentos peculiares, pero también sus limitaciones
(Friedrich y Preiss, 2003:45).

El concepto de neurodiversidad es un concepto relativamente nuevo. Aparece en la


literatura científica hace un poco más de diez años como resultado de un movimiento de personas
diagnosticadas con TEA que buscaban ser consideradas diferentes pero no discapacitados. En
términos teóricos esta afirmación no permite esclarecer el concepto, pues a la idea de los diferentes
demarca y asume un patrón de anormalidad donde se incluyó por muchos años a las personas en
situación de discapacidad.

Los planteamientos de la neurodiversidad defienden la idea de comprender que todos los


cerebros de todos los seres humanos son diferentes y poseen un desempeño y funcionamiento
también diferente. Sin duda este planteamiento está rescatando y resignificando el valor de la
diversidad como propiedad inherente a lo humano. Al respecto

[…] Judy Singer, la defensora del autismo, neurodiversidad es, sencillamente, la palabra
adecuada utilizada en el momento adecuado para dar cuenta de las recientes evidencias que,
la ciencia del cerebro, la psicología evolutiva y otros campos, sugieren que entre los daños y
las disfunciones presentes en los cerebros de personas diagnosticadas con trastornos de
salud mental pueden observar destellos brillantes, deslumbrantes, de promesas y
posibilidades sobre sus capacidades (Armstrong, 2012:10).

A esto se agrega que

[…] necesitamos un nuevo campo de neurodiversidad que conciba los cerebros humanos
como entidades biológicas que son, y que sea capaz de apreciar las enormes diferencias
naturales que existen entre un cerebro y otro relativo a sociabilidad, aprendizaje, atención,
estado de ánimo y otras importantes funciones mentales (Armstrong, 2012:16).

19
De modo que
[…] mucha de la investigación en la neurociencia cognoscitiva se ha dirigido a entender o
atender las patologías relacionadas con el cerebro. Según esto, una ciencia adecuada del
aprendizaje considera los factores emocionales y sociales además de los cognoscitivos
(Peralta, 2007:6).

¿Qué significa realmente la idea de neurodiversidad?, en la actualidad podemos revisar


múltiples documentos nacionales e internacionales para clarificar este concepto y en gran parte,
ninguno de ellos mostrará claridad al respecto. La primera vez que apreció el concepto
neurodiversidad fue en 1998 en un artículo de Blume donde explica que esta idea podía ser
extendida a todo el entendimiento de la raza humana. En 1999 Singer publica un libro donde uno de
sus capítulos explicaba la relación de la neurodiversidad con la diversidad neurológica de los seres
humanos. En este capítulo la autora intenta vincular los aportes del modelo social de la discapacidad
propuestos por Oliver y Barnes para comprender de qué manera podríamos gestionar respuestas
más pertinentes a aquellos grupos con un funcionamiento neurológicamente diferente. En la
actualidad el planteamiento teórico sobre la neurodiversidad constituye una vía para comprender
más profundamente las variaciones de nuestros cerebros como parte de una inscripción que devela
los secretos de cada ser humano. La neurodiversidad reafirma la idea de que nuestro cerebro no
termina nunca de aprender.

Armstrong en su obra: El poder de la neurodiversidad, identifica ocho principios de este


enfoque entre los cuales podemos encontrar:

Principio 1 El cerebro humano funciona como un ecosistema más que como una maquina

Principio 2 Los seres humanos y los cerebros humanos existen a lo largo de espectros continuos de
competencia

Principio 3 La competencia del ser humano se define a partir de los valores de la cultura a la que
pertenece

Principio 4 El hecho de ser considerado discapacitado o dotado depende, en gran medida, de cuándo y
dónde has nacido

Principio 5 El éxito en la vida se basa en la adaptación del cerebro a las necesidades del entorno

Principio 6 El éxito en la vida también depende de la modificación de tú entorno para ajustarlo a las
necesidades de tu cerebro único

Principio 7 La construcción de nichos incluye elecciones profesionales y estilos de vida, tecnologías de


asistencia, recursos humanos y otras estrategias que mejoran la vida y se adaptan a las
necesidades específicas del individuo neurodiverso

Principio 8 La construcción positiva de nichos modifica directamente el cerebro, que, a su vez, refuerza
su capacidad de adaptarse al entorno

Tabla N°6: Síntesis de los principios de neurodiversidad. Fuente: Armstrong, 2012.

4. Referencias
ARMSTRONG, T. (2012). El poder de la neurodiversidad. Buenos Aires: Paidós.

20
ARMSTRONG, T. (2012). Las inteligencias múltiples en el aula. Buenos Aires: Manantial.

BLACKWELL, L. S. et al. (2007): “Implicit theories of intelligence predict achievement across an adolescent
transition: a longitudinal study and an intervention”. Child Development 78 (1), 246-263.

BLYTHE, T. (2008). La enseñanza para la comprensión. Guía para el docente. Buenos Aires: Paidós.

CUESTA, J. (2009). “Neurodidáctica y estimulación del potencial innovador para la competitividad en el


tercer milenio”, en: Revista de Educación y Desarrollo Social, Vol. 3, (2), 28-35.

DAMASIO, (2011). Y el cerebro creó al hombre. Barcelona: Destino.

DWECK, C. (2012). Mindset: how you can fulfil your potential. Robinson.

FEUERSTEIN, R. (2010). La Teoría de la Modificabilidad Estructural Cognitiva. Santiago: UDP.

FELDMAN, D.H. (1980). Beyond Universals in Cognitive Development. New York: Norwood.

FORES, A. (2008). Descubrir la neurodidáctica. Barcelona: Ediciones UOC.

FRIEDRICH, G. PREISS, G. (2003). “Neurodidáctica”, en: Revista Mente y Cerebro, Vol. 4, 39-91.

GARDNER, H. (2011). Inteligencias Múltiples. La teoría en la práctica. Buenos Aires: Paidós.

HATTIE, J. (2012). Visible learning for teachers. Maximizing impact on learning. Routledge.

LANDÍVAR, A. (2013). Neuroeducación. Educación para jóvenes bajo la lupa de María Montessori.
Córdoba: Brujas.

MELÉNDEZ, L. (2011). “Desarrollo de las funciones ejecutivas mediante los libros de texto utilizados en la
enseñanza de las ciencias naturales”. [en línea].
http://www.cite2011.com/Comunicaciones/Neurociencia/230.pdf [Consultado: 15 de abril, 2015].+

MONTESSORI, M. (1934). Psico Arithmética. Barcelona: Casa Editorial Araluce.

OCAMPO, A. (2011).”Efectividad del Modelo de Enseñanza para la Comprensión en la Formación


Profesional: reflexiones en torno a la cognición en el aula de educación superior”, en: Revista CYNUS, Vol.1,
9-51. Ediciones UISEK: Santiago de Chile.

OCAMPO, A. (2015). “Fundamentos para una educación inclusiva más oportuna en el siglo XXI y su
desarrollo en Latinoamérica”, en: Libro Lectura Para Todos. 13-49. AECL-CELEI: Málaga.

PERKINS, D. (2003). El Aprendizaje Pleno. Principios de la enseñanza para transformar la educación.


Buenos Aires: Paidós.

PERKINS, D. (2006). La escuela inteligente. Del adiestramiento de la memoria a la educación de la mente.


Barcelona: Gedisa.

PERALTA, M.V. (1994). Currículos Educacionales en América Latina. Su pertinencia cultural. Primera
Edición. Santiago, Editorial Andrés Bello.

PERALTA, M.V. (2007). “En la búsqueda de una pedagogía post-moderna para el trabajo educativo en los
tres primeros años”. [en línea].
http://portal.oas.org/LinkClick.aspx?fileticket=P9HyWq2zbRQ%3D&tabid=1282&mid=3693. [Consultado: 8
de abril, 2015].

ROCA, L. (2011). “Neurociencias al alcance de (casi) todos”, en: Revista A parte Rei, 74. [en línea].
http://serbal.pntic.mec.es/AParteRei/roca74.pdf [Consultado: 17 de abril, 2015].

21
STEINER, R. (1917). La educación del niño desde el punto de vista de la antroposofía. [en línea].
http://peuma.e.p.f.unblog.fr/files/2012/07/Steiner-La-educacion-del-ni%C3%B1o-desde-la-antroposofia.pdf
[Consultado: 13 de abril, 2015].

STONE WISKE, M. (2008). La Enseñanza para la Comprensión: vinculación entre la investigación y la


práctica. Buenos Aires: Paidós.

WALTERS, J., GARDNER, H. (1986). “The Cristallizing Experience: discovery of an Intellectual Gift”, en:
Conceptions of Giftedness. Sternberg y Davidson (cords.) Nueva York: Cambridge University.

22

View publication stats