Está en la página 1de 3

Teoría de la arquitectura Periodo Abril – agosto 2018

Manolo Jefferson Torres García (1)


(1)
Estudiante de arquitectura. Universidad Técnica Particular de Loja, calle Marcelino Champagnat, 1101608, Loja-Ecuador,
mjtorres9@utpl.edu.ec

Arquitectura en la revolución industrial

A inicios de la industrialización se ha logrado producir cambios profundos que explican


el surgimiento de la arquitectura, por lo que diseños y construcciones se basan en función
industrial. La industrialización cambio completamente los paisajes tanto natural como
urbano anteriormente existente, lo cual provoco un nuevo paisaje El nuevo modo de
producción, con sus edificios fabriles, sus medios de comunicación, la necesidad masiva
de mano de obra etc., va a transformar no solo el espacio urbano, sino también zonas
situadas en pleno campo donde surgirán pequeñas ciudades con la única finalidad de la
producción. Estos “espacios industriales” implican una nueva manera de entender la
arquitectura y el urbanismo. Con la revolución industrial no significa que solo
aparecieron nuevos edificios, sino que transforma a la arquitectura, por lo que se tiene
que adaptar a nuevos conceptos ideológicos. “El nuevo alumbrado irrumpe en el horario
solar, los nuevos transportes acortan distancias y lugares antes inhóspitos, las nuevas
ciudades masificadas por el incremento de la población provocan nuevas necesidades
públicas, nuevos servicios, nuevas comunicaciones, nuevas nociones de higiene y
confort” (Aguilar, 1991, 93).
La primera Revolución Industrial tuvo lugar en Reino Unido a finales del siglo XVIII;
supuso una profunda transformación en la economía y sociedad británicas. Los cambios
más inmediatos se produjeron en los procesos de producción. En parte, el crecimiento de
la productividad se produjo por la aplicación sistemática de nuevos conocimientos
tecnológicos y gracias a una mayor experiencia productiva, que también favoreció la
creación de grandes empresas en unas áreas geográficas reducidas. Así, la Revolución
Industrial tuvo como consecuencia una mayor urbanización y, por tanto, procesos
migratorios desde las zonas rurales a las zonas urbanas.
En la segunda mitad del siglo XVIII, en Inglaterra, se transforman los sistemas de trabajo
y la estructura de la sociedad. Se pasa del viejo mundo rural al de las ciudades, del trabajo
manual al de la máquina.
En el siglo XIX, la Arquitectura incorpora los nuevos materiales y las nuevas tecnologías
aportados por la Revolución Industrial: hierro fundido y colado, acero y hormigón. Tuvo
amplia difusión gracias a su versatilidad y a su adecuación a las nuevas necesidades de
infraestructura (espacios amplios y diáfanos, grandes puentes, etc.).
La arquitectura contemporánea tiene sus orígenes en los cambios provocados por la
revolución industrial, como han puesto de manifiesto los primeros teóricos que se
ocuparon del tema Pevsner, Benévolo, Giedion, Tafuri, Zevi, Franton, etc., y que resume
Inmaculada Aguilar (1991, 94):
 Modifica las técnicas constructivas e introduce nuevos materiales como el hierro
y el vidrio; y más tarde el hormigón
 Modifica el concepto tradicional de ciudad: nuevos servicios, nuevas tipologías,
nuevos sistemas de comunicación y nuevo concepto de valor del suelo.
 Estimula el espíritu científico y con él la investigación experimental, que tienen
como consecuencia inmediata la creación de escuelas especializadas.
Esta arquitectura nace como necesidad de solucionar nuevos problemas arquitectónicos
nunca planteados anteriormente (necesidades de la nueva sociedad capitalista e
industrial), como los que originan las grandes estaciones de ferrocarriles, las amplias
salas de exposiciones industriales, puentes colgantes, hospitales, mercados, escuelas, etc.
No hay que olvidar que en este siglo la población crece a un ritmo vertiginoso y para
satisfacer todas las demandas es necesario construir mucho, muy aprisa y a precios
moderados. Sólo los nuevos materiales harán posible esta arquitectura. Ya a fines del s.
XVIII habían surgido las primeras obras construidas con hierro fundido. Se trata de
construcciones utilitarias como el Puente de Coalbrookdale, sobre el río de Severn
(Inglaterra). Los nuevos edificios: mercados, estaciones de ferrocarril, etc. tuvieron al
hierro como principal material. El primer edificio construido enteramente con hierro y
vidrio fue el Crystal Palace (1850- 1851; reconstruido entre 1852 y 1854) en Londres,
una gran nave preparada para acoger la primera Exposición Universal de Londres de
1851, que fue proyectado por Joseph Paxton. Este edificio fue el precursor de la
arquitectura prefabricada, y con él se demostró la posibilidad de hacer edificios bellos en
hierro.
Grandes innovadores se hicieron presentes en las grandes transformaciones de la ciudad
industrial. Lo cual trajo consigo un cambio en la construcción de las nuevas
edificaciones, tanto en materiales como estructurales.
También debemos decir que como consecuencia de la industrialización nace otra
necesidad: el levantamiento de ciudades y construcciones diseñadas para albergar el
grueso de los trabajadores de las nuevas industrias. Siendo, además, necesaria la
proliferación de infraestructuras para el transporte que posibilitaran el traslado de
materias primas y productos de unos lugares a otros, con el paso del tiempo también fue
esencial para el trasporte de personas.

Concluyo que en la revolución industrial fue gran avance en el campo de la arquitectura,


porque se acoplo al campo de diseño y construcción, los progresos de la ciencia
permitieron poner en práctica de modo más conveniente los materiales, y medir su
resistencia; mejorar las instalaciones de las obras, y el uso de maquinarias para la
construcción. Cabe recalcar que la industrialización es una respuesta posible al
incremento de la población, ya que depende de la capacidad para intervenir eficazmente
sobre las relaciones de producción, al objeto de adaptarlos a las nuevas exigencias. Todas
estas características nos llevan a plantear la “arquitectura industrial”, no tanto como los
edificios dedicados a actividades productivas (las fábricas) sino como un nuevo tipo de
arquitectura que surge determinado por el nuevo modo de producción industrial.
Bibliografía:
Arteaga, A. (16 de mayo de 2007). La Arquitectura. Obtenido de
http://laarquitectura.blogspot.com/2007/05/la-arquitectura-y-la-revolucin.html
Calvo, G. (12 de Noviembre de 2015). Slideshare. Obtenido de
https://es.slideshare.net/guillecalvoastudillo/arquitectura-y-revolucin-industrial
Casado, I. (Diciembre de 2009). EUMED. Obtenido de
http://www.eumed.net/rev/cccss/06/icg9.htm
Pintel, L. (24 de Marzo de 2017). ISSUU. Obtenido de
https://issuu.com/laurapimentel83/docs/revolucion_industrial