Está en la página 1de 2

CONCLUSIONES

El desarrollo de este trabajo está enfocado en intentar procurar que en


estas áreas de la salud, se de la prevención de situaciones que puedan
aumentar los riesgos de ser sujetos pasivos y activos de responsabilidad
profesional.

Vemos que es evidente que la prestación de servicios médicos en


nuestras instituciones han sufrido importantes cambios en la sociedad
contemporánea: la excesiva carga de trabajo asistencial, la rapidez en la
asistencia, la falta de diálogo con los pacientes y una progresiva
deshumanización del acto médico, ha traído como consecuencia que muchos
pacientes, al no sentirse conformes con el trato o con la atención médica
brindada, y más aún habiendo sido eventualmente víctimas de daño por mala
práctica médica, se hayan decidido por las acciones legales contra los médicos,
que en los últimos tiempos se han incrementado alarmantemente.

Estoy seguro de que el Estado puede contribuir en la prevención de la


mala práctica médica, proporcionando la infraestructura necesaria para la
prestación de los servicios de salud y otorgando a los prestadores de servicios
de salud del país las condiciones generales y especiales de trabajo para el
desempeño de sus labores.

Es importante fomentar una cultura de prevención respecto de la


responsabilidad profesional de los prestadores de servicios de salud, y el
paciente mismo, pues el derecho de protección a la salud es un compromiso
compartido.
Desde luego estoy completamente seguro de que la mejor arma para el
médico contra demandas médicas, lo constituye una adecuada práctica médica,
apegada a la ley.

Para fomentar una cultura de prevención respecto de la responsabilidad


profesional y evitar incurrir en algún hecho ilícito, es necesario hablar de
capacitación permanente del personal que labora en el servicio de salud, ésta
comprende no solo conocimientos técnicos de su profesión, sino conocimientos
del área legal, que puedan tener relación con su trabajo, en cuanto a sus
derechos y obligaciones derivadas del ejercicio de su profesión.

De esta manera el médico estaría entablando una adecuada relación con


su paciente, sería más cuidadoso durante la atención médica de los mismos, y
de igual manera se evitarían demandas por responsabilidad profesional hacia
los prestadores de servicios de salud.