Está en la página 1de 9

Corchete de Dirac

El corchete de Dirac es una generalización del corchete de Poisson, desarrollado por Paul Dirac para tratar correctamente a sistemas
con constricciones de segunda clase en Mecánica Hamiltoniana y en Cuantización Canónica. Es una parte importante del desarrollo
de Dirac de la Mecánica Hamiltoniana para manejar lagrangianas más generales. Más abstractamente, la 2-forma implícita desde el
corchete de Dirac es la constricción de la forma simplética a la superficie ad hoc en el espacio fase.

Este artículo supone familiaridad con los formalismos lagrangiano y hamiltoniano estándar y su conexión con la cuantización. Los
detalles del formalismo hamiltoniano modificado de Dirac se resumen para colocar el corchete de Dirac en contexto.

Índice
Procedimiento Hamiltoniano Estándar
Ejemplo de un lagrangiana lineal en la velocidad
Procedimiento Hamiltoniano Generalizado
Generalizando la Hamiltoniana
Condiciones de Consistencia
Fijación de la
Hamiltoniana Total
El corchete de Dirac
Concluyendo el Ejemplo
Notas
Véase también
Referencias

Procedimiento Hamiltoniano Estándar


El desarrollo estándar de la Mecánica Hamiltoniana es insuficiente en varias situaciones específicas:

1. Cuando la lagrangiana es lineal en la velocidad de al menos una coordenada; en este caso, la definición del impulso
canónico conduce a una constricción. Esta es la razón más frecuente por la cuál recurrir a corchetes de Dirac. Por
ejemplo, la lagrangiana (densidad) para cualquier fermión es de esta forma.
2. Cuando hay grados de libertad que deban fijarse.
3. Cuando existen otras constricciones que uno quiera imponer en el espacio fase.

Ejemplo de un lagrangiana lineal en la velocidad


Un ejemplo típico en Mecánica Clásica, es el de la partícula con carga y masa fijo en el plano con un campo magnético intenso
homogéneo y constante, apuntando en la dirección con fuerza . Con una selección de parámetros adecuada, la lagrangiana del
sistema es:

donde es el potencial vectorial para el campo magnético ; es la velocidad de la luz en el vacío y es un potencial escalar
externo arbitrario. Utilizamos
como nuestro potencial vectorial. Aquí, el sombrero indican vectores unitarios. Más adelante, en el artículo se utilizan para
distinguir los operadores en Mecánica Cuántica de sus análogos clásicos. El uso debe quedar claro desde el contexto.

Explícitamente, la lagrangiana se convierte en

que conduce a las ecuaciones de movimiento

Ahora, considere el límite correspondiente a un campo magnético muy grande. En este caso, se puede colocar el término masivo para
encontrar una lagrangiana aproximada

y ecuaciones de movimiento de primer orden

Observe, que esta lagrangiana aproximada es lineal en las velocidades, que es una de las condiciones bajo las cuales se rompe el
procedimiento estándar hamiltoniano. Si bien este ejemplo se ha motivado como una aproximación, la lagrangiana bajo
consideración, es perfectamente admisible y conduce a ecuaciones de movimiento consistentes en el formalismo de Lagrange.

Siguiendo el procedimiento hamiltoniano, el momento canónico asociado con las coordenadas

son inusuales, ya que no son invertibles a las velocidades. Una transformación de Legendre produce la hamiltoniana

Tenga en cuenta que esta hamiltoniana "principal" no depende de los momentos, lo que significa que las ecuaciones de movimiento
de Hamilton son incompatibles; el procedimiento hamiltoniano ha fallado. A veces, se podría intentar solucionar el problema al
expresar las coordenadas como momentos y a veces como coordenadas; sin embargo, esta no es una solución general y rigurosa. Esta
última observación obtiene el meollo del asunto: que la definición de los momentos canónicos implica una constricción sobre el
espacio fase (entre momentos y coordenadas) nunca tomada en cuenta anteriormente.

Procedimiento Hamiltoniano Generalizado


En mecánica lagrangiana, si el sistema tiene constricciones holonómicas, entonces generalmente se agregan multiplicadores de
Lagrange a la lagrangiana para tomarlas en cuenta. Los términos adicionales, desaparecen cuando se cumplen las constricciones,
obligando así, a la trayectoria de acción estacionaria, a permanecer en la superficie de constricción. En este caso, acudiendo al
formalismo hamiltoniano se introduce una constricción sobre el espacio fase en la mecánica hamiltoniana, pero la solución es similar
.

Antes de continuar, es útil entender las nociones de igualdad débil e igualdad fuerte. Dos funciones en el espacio fase y , son
iguales débilmente ---lo que se denota como ---, si ellas son idénticas hasta que se cumplan las ecuaciones de movimiento, lo
también denotado comoon shell. Si y son iguales on shell, entonces , y se dice que son fuertemente iguales. Es importante
tener en cuenta, que para obtener la solución correcta, ninguna ecuación débil puede utilizarse antes de evaluar derivadas o corchetes
de Poisson.

El nuevo procedimiento funciona como sigue, al iniciar con una lagrangiana y definir los momentos canónicos de la forma habitual.
Algunas de esas definiciones pueden ser no invertibles y dar en su lugar a constricciones en el espacio fase (como arriba). Las
constricciones derivadas de esta manera o impuestas desde el inicio del problema se denominan constricciones primarias. Las
constricciones, con la etiqueta , deben anularse débilmente, .

A continuación, se encuentra la hamiltoniana principal , de la forma habitual a través de una transformación de Legendre,
exactamente como en el ejemplo anterior. Tenga en cuenta que la hamiltoniana siempre puede escribirse como una función de's y de
's, aunque las velocidades no puedan ser invertidas en función de los momentos.

Generalizando la Hamiltoniana
Dirac argumenta que la hamiltoniana se debe generalizar (algo análogamente al método de multiplicadores de Lagrange) a

donde no son constantes, sino funciones de las coordenadas y de los momentos. La nuevo hamiltoniana , es la función más
general de coordenadas y momentos, igualmente débiles a la hamiltoniana principal ; es la generalización más amplia posible
de la hamiltoniana.

Para indagar más acerca de las , considere cómo se obtienen las ecuaciones de movimiento desde la hamiltoniana principal, en el
procedimiento estándar. Se expresa la variación de la hamiltoniana en dos formas y se les conjunta para que sean iguales (mediante
una notación algo abreviada en cuanto a índices suprimidos y sumas):

donde la segunda igualdad se mantiene después de simplificar las ecuaciones de movimiento de Euler-Lagrange y de la definición de
impulso canónico. De esta igualdad, se deducen las ecuaciones de movimiento en el formalismo hamiltoniano

donde el símbolo de igualdad débil deja de mostrarse explícitamente, ya que por definición, las ecuaciones de movimiento sólo se
mantienen débilmente. En el contexto actual, simplemente no se pueden establecer los coeficientes de y igualando a cero por
separado, ya que las variaciones son algo restringidas por las constricciones. En particular, las variaciones deben ser tangentes a la
superficie de constricción.

Se puede demostrar que la solución


es general para las variaciones y restringido por las constricciones (suponiendo que las constricciones satisfacen
algunas condiciones de regularidad)1

donde las son funciones arbitrarias.

Con este resultado, las ecuaciones de movimiento se convierten en

donde son funciones de las coordenadas y de las velocidades, que pueden determinarse, en principio, de la segunda ecuación de
movimiento anterior. La transformada de Legendre entre el formalismo de Lagrange y el formalismo hamiltoniano se guarda con el
costo de agregar nuevas variables.

Condiciones de Consistencia
Las ecuaciones de movimiento se vuelven más compactas cuando se utiliza el corchete de Poisson. Si es alguna función de las
coordenadas y de los momentos, entonces

Si se asume que existe el corchete de Poisson entre las (funciones de la velocidad), esto se hace sin problemas ya que la
contribución se desvanece débilmente. Ahora, hay algunas condiciones de coherencia que deben cumplirse para que este formalismo
tenga sentido. Si las constricciones se satisfacen, entonces sus ecuaciones de movimiento deben anularse débilmente, es decir,
requerimos

Hay cuatro tipos diferentes de condiciones que pueden derivarse de las anteriores:

1. Una ecuación que es intrínsecamente falsa, como .


2. Una ecuación que es idénticamente cierta, posiblemente después de usar una de nuestras principales
constricciones.
3. Una ecuación que impone nuevas constricciones sobre nuestras coordenadas y momentos, pero es independiente
de .
4. Una ecuación que ayuda a fijar .
El primer caso, indica que la lagrangiana da ecuaciones de movimiento inconsistentes. El segundo caso no aportan nada
nuevo. El tercer caso da nuevas constricciones en el espacio fase. Una constriccicción derivada de esta forma se llama constricción
secundaria. Al encontrar la constricción secundaria uno debe agregarla a la hamiltoniana extendida y comprobar las nuevas
condiciones de consistencia, que pueden provocar aún más constricciones. Este proceso se repite hasta que no haya más
constricciones. La distinción entre las constricciones primarias y secundarias es en gran medida artificial (es decir, una constricción
para el mismo sistema puede ser primaria o secundaria dependiendo de la lagrangiana), por lo que este artículo no distingue entre
ellos desde aquí. Asumiendo la condición de consistencia se itera hasta que todas las constricciones han sido encontradas, entonces
indexará todos ellos. Note que este artículo utiliza constricción secundaria a significar cualquier constricción que no estaba
inicialmente en el problema o derivados de la definición de momento canónico; algunos autores distinguen entre constricciones
secundarias, terciarias constricciones, etcétera.

Finalmente, el último caso ayuda a corregir . Si al final de este proceso, las no están completamente determinadas, significa
que hay grados de libertad de calibración en el sistema. Una vez que todas las constricciones (primarias y secundarias) se agregan a la
hamiltoniana principal y las soluciones a las condiciones de coherencia para están conectadas en el resultado, entonces se le llama
hamiltoniana total.

Fijación de la
El debe resolver un conjunto heterogéneo de ecuaciones lineales de la forma

La ecuación anterior debe poseer al menos una solución, ya que de lo contrario la lagrangiana inicial es inconsistente; sin embargo,
en sistemas con grados de libertad de calibración, la solución no es única. La solución más general es de la forma

donde es una solución particular y es la solución más general para la ecuación homogénea

La solución más general será una combinación lineal de soluciones a la ecuación homogénea, linealmente independientes. El número
de soluciones linealmente independientes es igual al número de (que es lo mismo que el número de constricciones) menos el
número de las condiciones de coherencia del cuarto tipo (en el párrafo anterior). Este es el número de grados de libertad que
satisfacen al sistema. Etiquetando las soluciones independientes lineales donde el índice va desde 1 hasta el número
satisfactorio de grados de libertad, la solución general de las condiciones de coherencia es de la forma

donde la son funciones completamente arbitrarias del tiempo. Una opción diferente de la corresponde a una transformación de
calibración y debe dejar sin cambios el estado físico del sistema.

Hamiltoniana Total
En este punto, es natural introducir lahamiltoniana total

y lo que se denota

La evolución temporal de una función en el espacio de fase, se rige por


Más tarde, se introduce la hamiltoniana extendida. Para cantidades de calibración invariantes (cantidades medibles físicamente) todas
las hamiltonianas deben dar la misma evolución temporal ya que toda calibración es débilmente equivalente. Es sólo para cantidades
no invariantes ante calibración, que la distinción se convierte en importante.

El corchete de Dirac
Arriba está todo lo necesario para encontrar las ecuaciones de movimiento, en el procedimiento hamiltoniano modificado de Dirac.
Tener las ecuaciones de movimiento, sin embargo, no es el extremo de consideraciones teóricas. Si uno quiere cuantificar
canónicamente un sistema general, uno necesita los corchetes de Dirac.

Antes de definir los corchetes de Dirac, es preciso introducir constricciones de primera clase y de segunda clase. Llamamos a una
función de coordenadas y de momentos de primera clase si su corchete de Poisson desaparece débilmente con todas las
constricciones, es decir,

para todos . Tenga en cuenta, que las constricciones son cantidades que sólo desaparecen débilmente, y por lo tanto, cualquier
cosa que se desvanezca de manera semejante, debe ser igual fuertemente a una combinación lineal de las constricciones. Uno puede
demostrar que el corchete de Poisson de dos cantidades de primera clase también debe ser de primera clase. Las constricciones de
primera clase están íntimamente conectadas con los grados de libertad no-físicos mencionados anteriormente. Es decir, el número de
constricciones de primera clase independientes es igual al número de grados de libertad no-físicos, y además las principales
constricciones de primera clase generan transformaciones de calibración. Dirac postuló además que todas las constricciones de
primera clase secundarias son generadoras de transformaciones de calibración, lo que resulta ser falso; sin embargo, normalmente
uno opera bajo la suposición de que todas las constricciones de primera clase generan transformaciones de calibración cuando se
utiliza este tratamiento.2

Cuando se agregan las constricciones de primera clase secundarias en la hamiltoniana, con arbitraria y cuando se agregan las
constricciones de primera clase principal para llegar a la hamiltoniana total, entonces se obtiene la hamiltoniana extendida. La
hamiltoniana extendida da la evolución temporal más general posible para las cantidades que dependen de la calibración; realmente
puede generalizar las ecuaciones de movimiento correspondientes al formalismo de Lagrange.

A los efectos de introducción del corchete de Dirac, las constricciones de segunda clase son de un interés prioritario. Las
constricciones de segunda clase son las que tienen corchete de Poisson no nulo, otrora al menos una constricción. Por ejemplo,
considere las constricciones y cuyo corchete de Poisson es simplemente una constante, ,

Ahora, suponga que se desea cuantizar, entonces el espacio fase de coordenadas se convierte al de operadores, cuyos conmutadores
conducen a . Suponiendo que no existen problemas que den lugar a nuevas correcciones cuánticas, esto implica

donde el sombrero son para indicar que las constricciones son operadores. Por un lado, la cuantización da la relación anterior de
conmutación, pero por otro lado, y son las constricciones que deben desaparecer en estados físicos, mientras que el lado
derecho no puede. Este ejemplo ilustra la necesidad de una generalización del corchete de Poisson que respete las constricciones del
sistema y conduzca a un procedimiento de cuantización uniforme.

El nuevo corchete debe ser antisimétrico, bilineal, satisfacer la identidad de Jacobi, como hace el corchete de Poisson, reducir el
corchete de Poisson para sistemas sin constricciones, y además debe anular el corchete de cualquier constricciones con cualquier otra
cantidad. En este punto, las constricciones de segunda clase serán etiquetadas como . Defina una matriz con las entradas
En este caso, el corchete de Dirac de dos funciones en el espacio de fase, y , se define como

donde denota el entrada de de matriz inversa. Dirac demostró que es siempre invertible. Es fácil comprobar, de la
definición anterior, que el corchete de Dirac satisface todas las propiedades deseadas. Cuando se cuantiza un sistema hamiltoniano
restringido, el conmutador de los operadores se estable como por su corchete de Dirac clásico. Ya que el corchete de Dirac respeta
las constricciones, uno no tiene que ser cuidadoso en la evaluación de todos los corchetes antes de utilizar cualquier ecuación débil,
como sucede con el corchete de Poisson.

Tenga en cuenta que mientras el corchete de Poisson de una variable bosónica (incluso Grassmann) consigo mismo debe anularse, no
necesita suceder lo mismo en cuanto el corchete de Poisson de un fermión (representado como una variables de Grassmann) consigo
mismo. Esto significa que en el caso fermiónico es posible que haya un número impar de constricciones de segunda clase.

Concluyendo el Ejemplo
Volviendo al ejemplo anterior, la hamiltoniana principal y las dos principales constricciones son

Por lo tanto, la hamiltoniana extendida se puede escribir

El siguiente paso es aplicar las condiciones de consistencia

que en este caso son

Estas no son las constricciones secundarias, sino las condiciones que fijan y . Por lo tanto, no hay constricciones secundarias y
los coeficientes arbitrarios están completamente determinados, lo que indica que no hay grados de libertad no físicos.

Si se fija en los valores de y , entonces se puede ver que las ecuaciones de movimiento

son uniformes e iguales a las ecuaciones de movimiento de Lagrange.


Un cálculo simple confirma que y son constricciones de segunda clase, ya que

por lo tanto, la matriz

que se invierte fácilmente a

donde es el símbolo de Levi-Civita. Así, el corchete de Dirac se definen como

Si siempre utiliza el corchete de Dirac en lugar del de Poisson, entonces, no hay diferencia acerca del orden de aplicar constricciones,
y evaluar expresiones; por el corchete de Dirac cada cero débil es fuertemente igual a cero. Esto significa que se puede utilizar a la
hamiltoniana principal con corchete de Dirac y obtener las ecuaciones de movimiento correctas, que se puede confirmar fácilmente.
Al cuantizar el sistema, es necesario el corchete de Dirac, entre todas las variables del espacio fase. El corchete de Dirac no nulo, de
este sistema es

Por lo tanto, la aplicación correcta de la cuantización, impone las siguientes relaciones de conmutación

Curiosamente, este ejemplo muestra un conmutador no nulo entre y , lo que significa que en el sistema hay geometría no
conmutativa subyacente. Ya que no conmutan las dos coordenadas, hay un relación de incertidumbrepara las posiciones y .

Notas
1. Ver página 8 en Henneaux and Teitelboim en la referencia.
2. Ver Henneaux and Teitelboim, páginas 18-19.

Véase también
constricción de primera clase
constricciones de segunda clase
Mecánica hamiltoniana
corchete de Poisson
Cuantización
Lagrange
Soporte Faddeev–Jackiw
deformación cuántica del soporte Dirac

Referencias
Dirac, Paul A. M., Lectures on Quantum Mechanics.Belfer Graduate School of Science Monographs Series Number
2, 1964. ISBN 0-486-41713-1
Henneaux, Marc and Teitelboim, Claudio, Quantization of Gauge Systems. Princeton University Press, 1992. ISBN
0-691-08775-X
Weinberg, Steven, The Quantum Theory of Fields, Volume 1. Cambridge University Press, 1995. ISBN 0-521-
55001-7

Obtenido de «https://es.wikipedia.org/w/index.php?title=Corchete_de_Dirac&oldid=99062139
»

Se editó esta página por última vez el 11 may 2017 a las 16:45.

El texto está disponible bajo laLicencia Creative Commons Atribución Compartir Igual 3.0 ; pueden aplicarse cláusulas
adicionales. Al usar este sitio, usted acepta nuestrostérminos de uso y nuestra política de privacidad.
Wikipedia® es una marca registrada de laFundación Wikimedia, Inc., una organización sin ánimo de lucro.