Está en la página 1de 1

Las prohibiciones de hacer ventas a comunidades religiosas a extranjeros y a autoridades.

Durante esta época se restringió la transmisión del derecho de propiedad en relación con
determinadas personas de acuerdo con la nacionalidad o con la investidura de éstas, de acuerdo
con la Real Cédula del 27 de octubre del 1535, dirigida al virrey de la Nueva España, autorizándolo
a repartir entre conquistadores y pobladores ciertas tierras, se le prohibía vender y permutar
bienes en general a favor de la iglesia, los monasterios, los clérigos, o relacionados. Así como
también Se le prohibía que a los extranjeros que contrataran llevarse los bienes que habían
adquirido, Los Virreyes tuvieran prohibido que tuvieran granjerías, estancias, ni labranzas y a los
oidores, alcaldes y fiscales no podían tener casas en ninguna parte del distrito donde celebraban
audiencia.

La ley de indias o Leyes de Indias esta tuvo mucha importancia ya fue la legislación promulgada
por los monarcas españoles para regular la vida social, política y económica entre la parte
americana de la Monarquía Hispánica. Con esta disposición legal la Corona buscaba en efecto,
recuperar las tierras que muchos señores poseían con títulos falsos, ya sea porque los falsificaban
o porque los recibían de autoridades que no tenían facultad para expedirlos. Por eso el Rey
declaró que se les restituyeran todas las tierras que ilegalmente poseyeran los particulares.

Esta situación impuso que se depuraran los títulos que acreditaban derechos sobre las tierras y
permitió que la Corona recuperara inmensas porciones de tierras, y que se realizara la primera
gran confirmación de títulos de propiedad inmobiliaria que conoce nuestra Historia.