Está en la página 1de 8

Buenos Aires, lunes 15 de mayo de 2017 • ISSN 1666-8987 • Nº 14.

181 • AÑO LV • ED 272

Director:
Guillermo F. Peyrano
Consejo de Redacción:
Gabriel Fernando Limodio
Daniel Alejandro Herrera
Nelson G. A. Cossari
Martín J. Acevedo Miño

D i a r i o d e D o c t r i n a y J u r i s p r u d e n c i a

Responsabilidad civil de los establecimientos educativos NUEVO CÓDIGO CIVIL Y


en el nuevo Código Civil y Comercial COMERCIAL DE LA NACIÓN
Análisis doctrinarios,
por Juan G. Navarro Floria(*)
comentarios y apostillas

padres respecto de “los hechos causados por los hechos de capacidad de los menores de edad, régimen de prescrip-
Sumario: 1. Introducción. – 2. Los cambios en la sus hijos”. ción, etcétera.
norma y su alcance. 2.1. Sujetos responsables. 2.2. Sobre esa norma se construyó una rica jurisprudencia y La nueva norma ahora vigente, que lleva el número de
Alcance de la norma: escuelas de gestión estatal y doctrina, lo que culminó en la actualización del texto por art. 1767, dice: “Responsabilidad de los establecimien-
educación no formal. 2.3. Por qué daños se respon- medio de la ley 24.830. tos educativos. El titular de un establecimiento educativo
de. 2.4. Carácter objetivo de la responsabilidad. 2.5. El nuevo art. 1117, según la redacción dada por esa responde por el daño causado o sufrido por sus alumnos
El seguro de responsabilidad civil. 2.6. Nivel superior, ley, dijo: “Los propietarios de establecimientos educati- menores de edad cuando se hallen o deban hallarse bajo
terciario o universitario. 2.7. Los alumnos protegidos. vos privados o estatales serán responsables por los daños el control de la autoridad escolar. La responsabilidad es
– 3. Novedades en materia de prescripción. – 4. El de- causados o sufridos por sus alumnos menores cuando se objetiva y se exime solo con la prueba del caso fortuito.
ber de prevención. – 5. Conclusiones. hallen bajo el control de la autoridad educativa, salvo que El establecimiento educativo debe contratar un seguro de
probaren el caso fortuito. Los establecimientos educativos responsabilidad civil, de acuerdo a los requisitos que fije
1 deberán contratar un seguro de responsabilidad civil. A ta- la autoridad en materia aseguradora. Esta norma no se
Introducción les efectos, las autoridades jurisdiccionales dispondrán las aplica a los establecimientos de educación superior o uni-
medidas para el cumplimiento de la obligación preceden- versitaria”.
En el Código Civil de Vélez Sarsfield, en el capítulo re- te. La presente norma no se aplicará a los establecimientos Sin abundar en la doctrina y la jurisprudencia elabora-
ferido a “las obligaciones que nacen de los hechos ilícitos de nivel terciario o universitario”(1). das en derredor del artículo ahora derogado, que damos
que no son delitos” (es decir, a los cuasidelitos, según la Esta norma, a su vez, dio lugar a una renovada juris- acá por suficientemente conocida, procuraremos señalar
clasificación propia de ese cuerpo legal), se insertaba un prudencia y doctrina construidas en torno a ella. El cam- las novedades que configuran el régimen ahora vigente.
artículo, el 1117, que hacía extensiva a “los directores de bio más evidente consistió en abandonar la responsabi-
colegios, maestros artesanos, por el daño causado por sus lidad subjetiva endilgada a los “directores” de colegios,
alumnos o aprendices, mayores de diez años” la responsa- por una responsabilidad de naturaleza objetiva atribuida
2
bilidad civil que el artículo anterior (1116) asignaba a los a “los propietarios de establecimientos educativos”, que
Los cambios en la norma y su alcance
ciertamente pueden ser tanto personas humanas como Algunos de los cambios o novedades en el texto son
personas jurídicas. La responsabilidad se hizo objetiva de meramente de redacción. Por ejemplo, el paso del plural
Nota de Redacción: Sobre el tema ver, además, los siguientes traba- manera extrema, ya que únicamente era posible liberarse (“Los propietarios...”) al singular (“El titular...”), o la in-
jos publicados en El Derecho: Responsabilidad del Estado por el hecho
de los dependientes-docentes. El acto de altruismo de un menor (Muerte
de ella probando el caso fortuito: esto es, ni la prueba de serción de un título o acápite al artículo (“Responsabilidad
por asfixia por inmersión), por Fernando A. Sagarna, ED, 171-13; La la diligencia o falta de culpa del propietario del colegio de los establecimientos educativos”) que no existía en el
responsabilidad de los propietarios de Establecimientos Educativos en y ni siquiera la prueba de la culpa de la víctima o de un texto anterior y que, además de innecesario, genera alguna
el nuevo artículo 1117 del Código Civil, por Eduardo A. Sambrizzi, ED, tercero por quien no debiera responder eran, en principio, confusión.
176-853; La mutación de la obligación de seguridad o garantía: de suficientes para liberar de responsabilidad al empresario Otras modificaciones parecen o pueden tener mayor
una responsabilidad objetiva a otra subjetiva, por Jorge Mosset Iturras-
pe, ED, 186-1089; Concausas y responsabilidad objetiva, por Maria-
educativo. sustancia y exigen, por lo menos, intentar dilucidar si
no Gagliardo, ED, 244-311; Relación de consumo y responsabilidad En el nuevo Código Civil y Comercial de la Nación obedecen a una intención del legislador de modificar el
objetiva, por Mariano Gagliardo, ED, 245-460; El efecto expansivo (CCC) aprobado por la ley 26.994 se incluye un artículo contenido de la norma o solamente a alguna preferencia
del deber de reparar. Evolución y actualidad de la obligación de se- que reproduce en líneas generales la norma recién trans- estética del redactor. Hay que decir, sin embargo, que aun
guridad, por Marcelo O. Vuotto, ED, 255-816; El daño punitivo ante
supuestos de responsabilidad objetiva, por Marcelo Quaglia, ED, 253-
cripta. A primera vista parece no haber allí grandes nove- si fuera este último caso, dado que la norma tiene vigen-
48; El fino límite de la confusión entre antijuridicidad y nexo causal. A dades. Sin embargo, en el texto se han introducido cam- cia en sí misma más allá de la intención subjetiva de quien
propósito de la responsabilidad civil de los establecimientos educativos, bios más o menos sutiles, cuya relevancia es necesario la haya escrito, es posible que lo que haya pretendido ser
por Néstor Parisi, ED, 255-57; Reflexiones sobre la ley 26.892 contra determinar. Pero además la norma se inserta en un contex- una redacción alternativa supuestamente más elegante im-
el bullying, por Tomás I. González Pondal, ED, 256-730; De la presun- to diferente, una legislación nueva en materia de respon- plique en los hechos una modificación sustantiva del régi-
ción de culpa a la responsabilidad objetiva. Caso del propietario del
establecimiento educativo público o privado, por Mariano Gagliardo, sabilidad civil, y también en otras materias que inciden en men jurídico.
ED, 257-335; Obligación de seguridad y factor de garantía (a pro- la cuestión, como la referida a la responsabilidad parental, Como se sabe, el CCC carece tanto de notas como de
pósito de la responsabilidad de los establecimientos educativos), por indicación de fuentes. Por lo tanto, en muchos casos es
Mariano Gagliardo, ED, 264-354. Todos los artículos citados pueden necesario adivinar si efectivamente los cambios responden
consultarse en www.elderecho.com.ar. (1) El artículo pasó a tener el número 1089 en el texto del Código
(*) Abogado, profesor protitular ordinario de Derecho Civil, Facul- Civil, renumerado como ley E-0026 por la ley 26.939 que aprobó el
a alguna idea innovadora y, en ese caso, cuál sea su fun-
tad de Derecho y Facultad de Derecho Canónico de la Pontificia Univer- Digesto Jurídico Argentino. Luego, la ley 26.994, art. 4º, derogó el Có- damento. Si así no fuera, cabe preguntarse qué necesidad
sidad Católica Argentina. digo Civil identificándolo con su vieja numeración (ley 340). había de modificar las palabras antes utilizadas y que ya
CONTENIDO
DOCTRINA
Responsabilidad civil de los establecimientos educativos en el nuevo Código Civil y Comercial, por Juan G. Navarro Floria............................................................................. 1

JURISPRUDENCIA
Civil
FRANQUEO A PAGAR

CUENTA Nº 13.547

Médico: Responsabilidad profesional: carácter contractual; configuración; requisitos. Daños y Perjuicios: Relación de causalidad: prueba; exigencia (CNCiv., sala E,
marzo 14-2017)............................................................................................................................................................................................................................... 4
Ciudad Autónoma de Buenos Aires
Propiedad Horizontal: Consorcio de Copropietarios: administrador; ley 941 de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires; infracciones; multa; graduación; razonabilidad
(CCont.-adm. y Trib. Ciudad Autónoma de Buenos Aires, sala I, febrero 16-2017).................................................................................................................................... 6

CASA CENTRAL
ARGENTINO
OPINIONES Y DOCUMENTOS
CORREO
Investigadores proponen nuevos derechos en la era de las neurociencias, por Jorge Nicolás Lafferrière......................................................................................................... 8
2 Buenos Aires, lunes 15 de mayo de 2017

habían sido objeto de análisis e interpretación doctrinaria estarán sujetos a la autorización, reconocimiento y super- que hubieran dispuesto las normas administrativas locales,
y jurisprudencial. Esta afirmación vale para el caso en aná- visión de las autoridades educativas jurisdiccionales co- suponiendo que ellas existan. Como dice Kemelmajer de
lisis, lo mismo que para cientos de otras normas modifica- rrespondientes” (art. 62). Carlucci, “no hay razones lógicas para que los mismos
das respecto del texto del viejo Código. Por lo tanto, “titular” será la persona humana o jurídica daños tengan un régimen jurídico diverso según quién sea
Sea como fuere, los cambios que se advierten son: que haya organizado el servicio educativo de que se trate el dañador”(7).
a) El artículo tiene una rúbrica novedosa que refiere a la y lo gestione, sujeto a la supervisión estatal, con indepen- Más allá de los cuestionamientos que en general se han
“Responsabilidad de los establecimientos educativos”, lo dencia de quién sea el propietario del inmueble en el que hecho al régimen de los arts. 1765 y 1766, que exceden el
que parece denotar una cierta personalización de los esta- la escuela funcione (que puede ser el mismo titular o un marco de esta nota, en el caso concreto parece claro que
blecimientos mismos. tercero a quien no aplica este régimen especial de respon- esa diferencia de trato no tiene justificación, es arbitraria
b) En el texto estricto, la responsabilidad no se asig- sabilidad). y, como tal, cabe tildarla de inconstitucional. Habrá que
na ya a “los propietarios de establecimientos educativos Hay en la norma otra modificación, referida a los suje- esperar a la jurisprudencia, pero no es difícil prever que
privados o estatales”, como en la ley anterior, sino a “el tos. La responsabilidad existe respecto de los daños causa- los jueces aplicarán, al menos por analogía, las disposicio-
titular de un establecimiento educativo”. dos o sufridos por alumnos que se encuentren sometidos nes del art. 1767 también a los casos de daños ocurridos
c) Ya no se menciona en forma taxativa a las escuelas a la “autoridad escolar”. El texto anterior hacía referencia en el ámbito de escuelas de gestión estatal.
estatales, como en la norma derogada. a la “autoridad educativa”. No se advierten las razones o Para solucionar esta situación, Alferillo considera
d) Se añade la responsabilidad por daños sufridos o alcances del cambio. El término “autoridad escolar” tam- que debe acudirse a las normas de protección del consu-
causados por alumnos que “deban hallarse” al cuidado de poco aparece en la Ley General de Educación, pero parece midor, ya que la Ley de Defensa del Consumidor (24.240)
las autoridades escolares, y no solamente a los que se ha- aludir claramente a la autoridad del establecimiento esco- abarca a los usuarios de servicios públicos gratuitos, entre
llasen efectivamente bajo tal cuidado. lar o educativo del que se trata en concreto, donde ocu- los que estarían los alumnos de colegios de gestión esta-
e) Se explicita el carácter objetivo de la responsabilidad. rrió el daño. Con el texto anterior no había duda alguna tal, lo que es reforzado por el art. 1092 del CCC(8). Sin
f) Hay una referencia a la autoridad en materia de se- al respecto, aunque alguien hubiera podido pensar que la embargo, no es del todo claro cómo de esa constatación
guros, en lugar de la anterior a las “autoridades jurisdic- “autoridad educativa” era el Ministerio de Educación o au- pueda derivarse la aplicación del régimen de responsabili-
cionales”. toridad equivalente de cada jurisdicción(5). En ese sentido dad civil del CCC al Estado, cuando ese cuerpo lo excluye
g) Se reemplaza la referencia a “establecimientos de la redacción dada ahora a la norma es más precisa y evita expresamente.
nivel terciario” por otra a “establecimientos de educación cualquier equívoco. La reforma ha dejado sin resolver una cuestión discu-
superior”. tida en doctrina y jurisprudencia: la aplicabilidad de la
2.2. Alcance de la norma: escuelas de gestión estatal y
Veamos cada punto. norma a establecimientos o actividades que genéricamente
educación no formal
pueden considerarse “educativos”, pero son ajenos a la
2.1. Sujetos responsables
Un cambio de gran relevancia es que ya no se mencio- educación formal (como la actividad de un grupo scout, de
La primera novedad es la rúbrica, “Responsabilidad de na en forma taxativa a las escuelas estatales como en la una academia de idiomas particular, o de un grupo infantil
los establecimientos educativos”. Tomada aisladamente, norma derogada. Esta era aplicable a “establecimientos o juvenil en una parroquia o iglesia). No obstante, alguna
parece indicar que el sujeto responsable es “el estableci- educativos privados o estatales”, sin dejar lugar a dudas de jurisprudencia que –aplicando el código anterior– aceptó
miento educativo”. Sin embargo, no es así. la inclusión de unos y otros. Ahora, el CCC solo menciona esa interpretación extensiva(9), pareciera que es un exceso
Ante todo, no existe un tipo de persona jurídica “esta- los “establecimientos educativos”. y que esas actividades no son las previstas por la norma(10).
blecimiento educativo”, ni en la enumeración del art. 148 Podría pensarse que la simplificación estaba justificada
2.3. Por qué daños se responde
del CCC ni en ninguna otra parte. El término aparece úni- porque, si la suma de los “privados” y los “estatales” era
camente en este artículo del Código. El “establecimiento igual al total, no hacía falta mencionar a ambas especies. La responsabilidad de los titulares de colegios sigue re-
educativo” no es el sujeto al que se endilga responsabili- Aunque en realidad eso no es tan exacto, porque el Siste- ferida a daños “causados o sufridos” por los alumnos, pero
dad, sino el ámbito en el que ella se suscita. El error posi- ma Educativo Nacional está integrado por las escuelas “de se amplía, al menos en lo literal, el concepto actual. Según
blemente sea el uso de la preposición “de” en lugar de la gestión privada”, “de gestión estatal”, “de gestión social” la norma, no solamente se responde cuando los alumnos
más apropiada “en”(2). La imprecisión (que es equivalente y “de gestión cooperativa” (arts. 13 y 14, ley 26.206). causantes o sufrientes del daño “se hallen” bajo el control
a hablar, por ejemplo, de “responsabilidad de las estacio- Pero, de cualquier manera, el problema serio que se de la autoridad escolar, como ocurría ya bajo la vieja nor-
nes de servicio” o “responsabilidad de las autopistas” para presenta no deriva del artículo que venimos analizando ma, sino también cuando ellos “deban hallarse” bajo ese
aludir a la búsqueda de quien sea responsable por los da- ­tomado en forma aislada, sino del hecho de que los dos control.
ños que ocurran en esos sitios) es impropia de un texto le- artículos inmediatamente anteriores a él (1765 y 1766) La innovación es en el texto pero no en la práctica, por-
gal, aunque pueda servir para introducir el tema. Como en fueron alterados por el Poder Ejecutivo respecto del ante- que la doctrina y la jurisprudencia ya habían dado ese al-
tantos otros supuestos, hubiera sido preferible prescindir proyecto de Código. cance a la norma anterior(11). Aun así, son necesarias algu-
de la rúbrica. En el texto aprobado por el Congreso, según esa deci- nas precisiones.
El segundo cambio consiste en sustituir como sujetos sión del Ejecutivo, se excluye del régimen del Código Ci- No hay duda de que la responsabilidad se suscita si el
responsables a “los propietarios de establecimientos edu- vil y Comercial la responsabilidad tanto del Estado como alumno que sufre o causa el daño está efectivamente bajo
cativos privados o estatales”, como decía la ley anterior, de los funcionarios públicos; esa materia queda sujeta a lo el control de la autoridad escolar. En tal supuesto el evento
por “el titular de un establecimiento educativo”. que disponga el derecho administrativo local. dañoso es fácilmente vinculable a una omisión de las dili-
El paso del plural al singular es irrelevante. Es claro Frente a la claridad de esas normas, contiguas a la refe- gencias debidas por parte de la autoridad escolar, a la clá-
que si en algún caso los titulares son varios, comparten rida a la responsabilidad de los titulares de establecimien- sica culpa in vigilando, más allá de que la responsabilidad
la responsabilidad aunque el artículo esté redactado en tos educativos, y a la expresa y simultánea exclusión de la es objetiva –como veremos– y no derivada de esa culpa.
singular. mención a las escuelas estatales, no parece caber otra con- Pero el propietario del colegio también responde si el
¿Hay diferencia entre “titular” y “propietario”? En clusión que limitar el alcance de la aplicación del art. 1767 alumno que causa o sufre el daño “debía hallarse” bajo su
el fondo no, aunque el cambio es útil para despejar un a las escuelas de gestión privada, cooperativa y social(6), vigilancia y autoridad, aunque de hecho no lo estuviese.
­equívoco. pero no a las de gestión estatal. Ese “deber ser” se refiere a una circunstancia de lugar
Por “propietarios”, como decía el Código anterior, po- Ahora bien, esta conclusión lleva a una solución injus- y de tiempo. Si el alumno estaba en el colegio, la auto-
dría haberse entendido a los propietarios del inmueble en ta y discriminatoria: los alumnos de escuelas de gestión ridad colegial es responsable de lo que haga o le pase,
el que funciona la escuela, los titulares del derecho real de privada y sus familias están protegidos por una norma que aunque de hecho haya omitido la vigilancia y cuidado que
dominio. Aunque claramente el sentido de la norma era y garantiza su indemnidad frente a cualquier daño que su- eran esperables. Pero también responde si el alumno se ha
es otro. El sujeto responsable no es el dueño del inmueble fran en ese ámbito, mientras que los alumnos de las escue- sustraído a esa vigilancia ausentándose de la escuela en
(que puede haberlo entregado en locación o en comodato las de gestión estatal estarían desamparados y librados a lo un momento en que debía estar allí. Concretamente, si ha
o por algún otro título a otra persona humana o jurídica salido de la escuela en horario escolar sin la expresa con-
para que allí funcione la escuela), sino el titular o propie- formidad de los padres o responsables legales(12).
tario de la escuela misma, el empresario educativo (tenga tos, asociaciones, fundaciones y empresas con personería jurídica y las
personas físicas”.
o no fin de lucro en esa empresa). Eventualmente, la res- (5) El término “autoridades educativas” sí aparece reiteradamente (7) Kemelmajer de Carlucci, Aída, La responsabilidad civil de los esta-
ponsabilidad del propietario del inmueble se regirá por lo en la ley 26.206 con ese alcance. A veces se las denomina “autorida- blecimientos educativos en Argentina después de la reforma de 1997,
dispuesto en el art. 1757 del CCC, equivalente del antiguo des jurisdiccionales” para remarcar que la educación es competencia LL, 1998-B-1047, esp. pág. 1057.
art. 1113(3). de cada provincia o de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires. (8) Alferillo, Pascual, comentario al art. 1767, cit., pág. 429.
(6) López Herrera manifiesta que el régimen se aplica también a las (9) CNCiv., sala C, “R., G. c. Scouts de Argentina”, 7-4-11, JA, 30-
El concepto de “titular” es equívoco jurídicamente. No
escuelas que llama públicas, como sinónimo de escuelas de gestión 11-11; STJ San Luis, 8-7-10, “Domínguez c. Sociedad Italiana”, LLGran
aparece en la Ley General de Educación (26.206), que di- estatal (por oposición a las privadas), pero no ofrece ningún argumento Cuyo, 2010, pág. 866; CNCiv., 29-3-12, “I., M. c. Arzobispado de
ce quiénes tienen derecho a prestar servicios educativos(4), para justificar la afirmación (López Herrera, Edgardo, comentario al art. Buenos Aires s/daños y perjuicios”, El Dial AA7581.
aclarando que “los servicios educativos de gestión privada 1767 en Rivera, Julio C. - Medina, Graciela, Código Civil y Comercial (10) En contra, Kemelmajer de Carlucci, Aída, La responsabilidad
de la Nación comentado, Buenos Aires, La Ley, 2015, t. V, pág. 13). civil..., cit., quien opina que “la ley contempla todos los supuestos en
Sagarna opina que el régimen del art. 1767 no es aplicable a los es- que la enseñanza se imparte a un menor a través de una organización
(2) Si se dijese “Responsabilidad en los establecimientos educati- tablecimientos escolares nacionales (que casi no existen), pero sí a los de tipo empresarial que supone control de una autoridad”, caso que
vos”, quedaría más claro cuál será el objeto del artículo. provinciales o municipales (Sagarna, Fernando, Responsabilidad direc- identifica con un instituto de idiomas, diferenciándolo de una maestra
(3) De acuerdo: Villagrán, Santiago, La responsabilidad de los ta y por el hecho de terceros en el nuevo Código Civil y Comercial de particular. Pero a pesar de la opinión personal de esta autora, corre-
propietarios de establecimientos educativos en el proyecto de Código, la Nación, en Suplemento Especial Nuevo Código Civil y Comercial, dactora del CCC, la norma aprobada no resuelve la cuestión.
LL, 2013-A-637. 2014, La Ley online). Alferillo, en criterio que compartimos, considera (11) Cfr. CCiv., Com., Minas, de Paz y Tributaria de Mendoza, sala
(4) Art. 63: “Tendrán derecho a prestar estos servicios la Iglesia injustificada esta distinción (Alferillo, Pascual, comentario al art. 1767 III, “Castillo c. Dirección General de Escuelas”, 20-10-09, La Ley online.
católica, las confesiones religiosas inscriptas en el Registro Nacional de en Alterini, Jorge H. [dir.], Código Civil y Comercial comentado. Tra- (12) Cfr. CNCiv., sala M, “F., G. c. GCBA”, 14-12-12, Revista de
Cultos; las sociedades, cooperativas, organizaciones sociales, sindica- tado exegético, 2ª ed., Buenos Aires, La Ley, 2016, t. VIII, pág. 429). Derecho de Daños, 2014-2, pág. 391.
Buenos Aires, lunes 15 de mayo de 2017 3

Esto da lugar a múltiples situaciones posibles. El titular del establecimiento solo puede eximirse me-
La responsabilidad de la autoridad escolar existe en el diante la prueba del caso fortuito. No hay cambios de re- FONDO EDITORIAL
ámbito propiamente escolar, pero también en otros cone- dacción en ese aspecto de la norma.
xos, como campos de deportes u otros lugares a los que Al respecto, conviene notar que el art. 1730 del CCC Novedades
hayan sido llevados los alumnos para desarrollar activi- mantiene el concepto de caso fortuito o fuerza mayor que
dades educativas. Se extiende a las excursiones, campa- ya existía en el código anterior: “El hecho que no ha podi-
mentos, viajes de estudio organizados por la escuela, sa- do ser previsto o que, habiendo sido previsto, no ha podi- Juan G. Navarro Floria
lidas educativas, actividades solidarias organizadas por la do ser evitado”. COLECCIÓN CÓDIGO CIVIL
escuela, torneos intercolegiales. Y todo ello sea dentro o Con la aclaración expresa de que en el Código “caso Y COMERCIAL DE LA NACIÓN
fuera del horario escolar. En definitiva, circunstancias o fortuito” y “fuerza mayor” son sinónimos. De manera que Los derechos
actividades en las que los padres han dejado a los hijos al no solamente exime de responsabilidad el hecho imprevi- personalísimos
cuidado de la autoridad escolar, incluso si algunos de ellos sible, sino también el inevitable.
se encontraban presentes como espectadores(13). La casuística acerca de qué es caso fortuito y qué no lo ISBN 978-987-3790-44-7
Si en esas circunstancias el alumno se sustrae a la vi- es en el ámbito escolar es muy extensa y valen al respecto 229 páginas
gilancia de sus educadores, existe responsabilidad por los las elaboraciones hechas en torno de la norma anterior,
daños que cause o sufra. Con más razón, si está efectiva- que, como decimos, en esto no ha variado.
mente bajo esa vigilancia. Al decir el artículo que “solo” se exime el responsable
En cambio, la responsabilidad no se genera si el alum- probando el caso fortuito, está diciendo que no basta con
no no llegó nunca a la escuela, no ingresó en ella(14), aun- probar que ha puesto los medios esperables para ejercer la Venta telefónica: (11) 4371-2004
que hubiera salido de su casa rumbo a ella. Es decir, no vigilancia debida; o con alegar y probar la culpa de un ter- Compra online: ventas@elderecho.com.ar
se produjo efectivamente el traspaso de vigilancia de los cero en tanto ella no configure el casus. Pero, si el hecho www.elderecho.com.ar
padres a la escuela. En concreto, no solamente no se pro- del tercero por el que no se debe responder es imprevisible
duce la responsabilidad de la autoridad escolar por daños o inevitable, constituye un supuesto de caso fortuito que que fije la autoridad en materia aseguradora”, que no es
in itinere, sino tampoco si el alumno se desvía de su tra- libera al empresario escolar por lo previsto en el art. 1731 otra que la Superintendencia de Seguros de la Nación.
yecto y en lugar de ingresar a la escuela decide “ratearse” del CCC(18). Sin embargo, el silencio de este artículo del CCC no
o sustraerse a sus obligaciones escolares. Obviamente, la existencia de esta responsabilidad obje- implica que la autoridad educativa (jurisdiccional) no ten-
Tampoco hay responsabilidad escolar si el alumno, lue- tiva no excluye la posibilidad de que haya también respon- ga el derecho e incluso el deber de vigilar que la obliga-
go de haber ingresado en ella, ha dejado la escuela o la ac- sabilidades subjetivas. ción de contratar el seguro de responsabilidad civil sea
tividad escolar, incluso dentro del horario lectivo, pero con Si un alumno adolescente, con discernimiento suficien- efectivamente cumplida. La autoridad en materia de se-
la conformidad de sus padres. Claro que esa conformidad te, daña a otro, incurrirá en responsabilidad personal según guros es quien puede y debe diseñar el contenido de las
no se presume y deberá ser probada. Si los padres autori- su culpa o dolo, más allá de la responsabilidad que quepa pólizas, pero la autoridad en materia educativa es la que
zaron por escrito que su hijo se retirase en forma anticipa- a la autoridad escolar. Lo mismo ocurre si ha existido una debe controlar que el seguro haya sido contratado y esté
da, por ejemplo, ante la ausencia prevista de un profesor conducta dañosa (ilícita) de un docente o un empleado: en vigente.
o algún otro acontecimiento, los alumnos no “deberían este caso el propietario del establecimiento tiene una do-
2.6. Nivel superior, terciario o universitario
hallarse” bajo el cuidado de la escuela y, por tanto, esta no ble responsabilidad objetiva (la que estamos analizando y
será responsable por ellos. la del principal por el dependiente del art. 1753 del CCC), El texto redactado por la ley 24.830 decía que es-
No hay responsabilidad de las autoridades escolares por pero eso no excluye la responsabilidad personal de este te régimen especial y severo de responsabilidad civil no
los daños sufridos por alumnos en el curso de un viaje or- último fundada en su culpa o dolo. era aplicable a “los establecimientos de nivel terciario o
ganizado por las familias o los propios alumnos sin ningu- En estos casos nos encontraremos frente a responsabili- universitario”. El CCC cambió la redacción y se exclu-
na intervención de la escuela, o una excursión o actividad dades concurrentes, en los términos del art. 850 del CCC, ye ahora a “los establecimientos de educación superior o
organizada por los padres fuera del ámbito escolar, aunque por el que varios deudores deben el mismo objeto en razón universitaria”.
todos los alumnos de un grado o curso participen en ella. de causas diferentes. Está claro que la norma no rige en las universidades,
Tampoco hay responsabilidad de la autoridad escolar por Por último, es también claro que la responsabilidad ob- sometidas al régimen común de responsabilidad civil. Esto
daños que causen sus alumnos fuera de la escuela y del jetiva en los términos del art. 1767 puede concurrir tam- es lógico, porque, por una parte, el régimen de funciona-
horario escolar, aunque lo hicieran en grupo y vistiendo el bién con otras responsabilidades objetivas del propietario miento de una universidad y la libertad que dentro de ella
uniforme escolar(15). del establecimiento educativo, si este es además propieta- disfrutan los alumnos es muy diferente del régimen más
La responsabilidad de la autoridad escolar cesa cuan- rio de alguna cosa riesgosa o viciosa que hubiese interve- estructurado y rígido de las escuelas iniciales, primarias y
do el alumno traspone el umbral de la escuela, en el ho- nido en la causación del daño (art. 1757 y concs., CCC), o segundarias. Pero también porque, salvo raras excepciones,
rario previsto para eso y siendo retirado por sus padres o por su calidad de empleador o principal de un dependiente los alumnos universitarios son personas mayores de edad
por persona autorizada por ellos, o se retira por sus pro- que haya tenido responsabilidad personal en el hecho. y plenamente capaces y responsables de sus propios actos.
pios medios si estaba autorizado por sus padres a hacerlo La pregunta que queda es: ¿quiso decir lo mismo el
2.5. El seguro de responsabilidad civil
solo(16). legislador civil con la expresión “educación superior” en
El art. 1767 mantiene la obligatoriedad de contratación reemplazo de la anterior, “nivel terciario”? Todo hace pen-
2.4. Carácter objetivo de la responsabilidad
de un seguro de responsabilidad civil, que ya existía en la sar que sí, aunque hay allí una imprecisión.
La nueva redacción de la norma hace explícito algo so- norma derogada y había sido una de las innovaciones de la La Ley de Educación dice (art. 17): “La estructura del
bre lo que había ya amplio consenso: la responsabilidad ley 24.830(19). Sistema Educativo Nacional comprende cuatro (4) niveles
del “titular” de la escuela (empresario escolar) es objetiva, Hay, sin embargo, un cambio sutil, ya que el texto ante- –la Educación Inicial, la Educación Primaria, la Educa-
es decir, no depende de que haya existido culpa (y mucho rior delegaba en la “autoridad jurisdiccional” las “medidas ción Secundaria y la Educación Superior–”.
menos dolo) de su parte. para el cumplimiento” de esa obligación. En educación la A su vez, según el art. 34, “la Educación Superior com-
Se ha dicho que el fundamento de objetivar la responsa- “autoridad jurisdiccional” es la autoridad educativa de ca- prende:
bilidad es la obligación tácita de garantía que está implíci- da jurisdicción, provincia o Ciudad Autónoma de Buenos a) Universidades e Institutos Universitarios, estatales o
ta en el contrato de educación(17). Aires (ministerio, dirección de escuelas o como se llame). privados autorizados, en concordancia con la denomina-
Ahora, la norma no hace ninguna referencia a esa auto- ción establecida en la ley 24.521.
ridad jurisdiccional y, en cambio, remite a “los requisitos b) Institutos de Educación Superior de jurisdicción na-
(13) CNCiv., sala L, 3-7-09, “S., A. A. c. Sociedad Escolar y De-
portiva Alemana Lanús Oeste”, Revista de Derecho de Daños, 2014-2, cional, provincial o de la Ciudad Autónoma de Buenos
pág. 395. la tarea de cuidado de los menores (Bustamante Alsina, Jorge, Respon- Aires, de gestión estatal o privada”.
(14) De acuerdo: López Herrera, Edgardo, comentario al art. 1767, sabilidad civil de los establecimientos de enseñanza, LL, 1984-B-73). Resulta entonces que la “educación superior” incluye a
cit., pág. 15. (18) En algún caso, la jurisprudencia consideró que el hecho súbito la universitaria, de manera que decir “superior o universi-
(15) En un caso así podrá hacerse un reproche moral pero no jurí- que no da tiempo a intervenir para evitarlo, aunque esté dentro de las
dico. En una situación así, la propia escuela es también damnificada, posibilidades de lo que ocurre en una escuela (como el hecho de que
taria” supone una cierta redundancia, o bien un error si se
porque ve dañada su imagen. Cfr. CNCiv., sala B, 26-6-08, “M. C., un alumno arroje un objeto a otro), configura el casus eximente de entiende que la conjunción “o” que usa la norma implica
P. E. c. González”, Revista de Derecho de Daños, 2014-2, pág. 396. responsabilidad: “Se trató de un hecho súbito, repentino e imprevisible una equivalencia o sinonimia que no existe.
(16) En ese sentido, parece exagerada y carente de sustento legal que impidió una intervención eficaz y tempestiva por parte de la de- Como quiera que sea, la norma no se aplica en el ám-
una sentencia judicial que responsabilizó al colegio por el daño sufrido mandada, no pudiéndose atribuir un incumplimiento al deber tácito de
en la calle por un alumno que se había retirado del ámbito escolar y al seguridad asumido, ni se probó deficiencias en la guarda o asistencia,
bito universitario ni en el superior no universitario, que
cruzar la calle fue atropellado por un automotor. La sentencia extendió ya que la existencia de más profesores en el lugar de los hechos tam- incluye los institutos terciarios(20).
la responsabilidad a “las cercanías” del colegio, pero no parece que poco hubiera evitado su ocurrencia” (CNCiv., sala K, autos “Mendoza,
la autoridad escolar pueda tener el control de lo que ocurre en la vía Carina Andrea y otro c. Arzobispado de Buenos Aires y otros”, del 8-2-
pública o de la conducta atolondrada que un joven tenga en ella como 11. Del voto del Dr. Oscar J. Ameal). En el mismo sentido, CCont.-adm. (20) La solución ha sido cuestionada en su acierto por Camilo Tale,
para hacerla responsable de los daños sufridos. Cfr. CNCiv., sala H, y Trib. Ciudad Autónoma de Buenos Aires, 3-8-15, “González, Alicia quien, sin embargo, dice que de todos modos los alumnos universitarios
18-12-07, “C., J. D. C. y otro c. Vázquez, Gonzalo Gastón y otros s/ Luisa c. GCBA y otros s/daños y perjuicios”, Expte.: EXP. 25433/0, están protegidos en relación con los daños que sufran por la Ley de
daños y perjuicios”, Revista de Derecho de Daños, 2014-2, pág. 396. Infojus. Defensa del Consumidor (art. 40), que establece la responsabilidad
(17) Incluso antes de la reforma de la ley 24.830 al viejo código, (19) Hay una redacción inadecuada, pero que se arrastra desde la objetiva del proveedor de servicios a favor del consumidor (Responsa-
la doctrina ya señalaba que, aunque no pudiera decirse que había ley 24.830 y que seguramente explica la ya mencionada equivocidad bilidad civil de los padres por daños causados por sus hijos menores
una obligación de resultado consistente en devolver al niño sano y del acápite del artículo. Dice este que “los establecimientos” deben con- de edad y de los propietarios de establecimientos educativos por daños
salvo a sus padres, sí existían obligaciones implícitas en el contrato de tratar un seguro. No es el establecimiento quien lo hace, sino su titular sufridos por sus alumnos y por daños causados por estos en el Código
educación consistentes en poner todos los medios para evitar daños a o propietario, para cubrir la responsabilidad por hechos ocurridos en el Civil vigente y en el proyecto de nuevo código, Revista de Derecho de
los alumnos, tanto en lo edilicio como respecto del personal asignado a establecimiento. Daños, 2014-2, pág. 135).
4 Buenos Aires, lunes 15 de mayo de 2017

2.7. Los alumnos protegidos dice en el art. 2561: “El reclamo de la indemnización de o subjetivos. En ausencia de normativa, el factor de atribu-
daños derivados de la responsabilidad civil prescribe a los ción es la culpa”.
No hay en el CCC ningún cambio respecto de las per-
tres años”. El criterio de interpretación estricta lleva a considerar la
sonas que resultan protegidas por la norma en análisis. La
Es una excepción al plazo genérico de prescripción, que necesidad inversa de interpretar con razonable amplitud la
única modificación es meramente de redacción, ya que an-
ahora se ha fijado en cinco años (art. 2560). existencia de supuestos de caso fortuito, única posibilidad
tes se decía “los alumnos menores”, mientras que ahora se
Por lo tanto, en principio, la acción para hacer valer de eximir de responsabilidad al empresario escolar. Así,
dice “los alumnos menores de edad”, lo que notoriamente
la responsabilidad establecida por el art. 1767 es de tres por ejemplo, si bien no resulta imprevisible la conducta
es lo mismo.
años. impulsiva e incluso violenta de los niños, esto es así den-
Más allá del texto del art. 1767, tampoco hay cambios
Sin embargo, hay una excepción para un caso más tro de ciertos límites y razonabilidad: es previsible que
indirectos, porque en el CCC la mayoría de edad se man-
específico, no referido directamente a los colegios pero un niño empuje a otro y lo lastime jugando en el recreo,
tiene en los 18 años, como ya ocurría desde la aprobación
también aplicable a ellos. Es la que resulta del art. 2561: pero no es previsible que haya un tiroteo en la calle entre
de la ley 26.579 del año 2009. Quedan, por lo tanto, fuera
“El reclamo del resarcimiento de daños por agresiones se- delincuentes y la policía y una bala perdida lastime a un
de este régimen especial y sujetos a las normas generales
xuales infligidas a personas incapaces prescribe a los diez alumno que estaba en clase.
en materia de responsabilidad los daños causados o sufri- Con razón, se ha señalado que a los propietarios de es-
años. El cómputo del plazo de prescripción comienza a
dos por mayores de edad, sean o no alumnos. tablecimientos educativos se los carga con una responsa-
partir del cese de la incapacidad”.
En el concepto de menores de edad están incluidos bilidad desmesurada en relación con la que pesa sobre los
Esto puede implicar un plazo extraordinariamente pro-
también los emancipados por matrimonio (art. 27, CCC): propietarios de cualquier otro establecimiento o empresa-
longado. Supóngase el caso de un alumno de educación
el emancipado no deja de ser menor por la emancipación rios de cualquier otra actividad. Por ejemplo, no permitir
inicial, de tres años de edad, que es víctima de un abuso
ni alcanza la mayoría de edad. Solo alcanza una mayor y que se liberen de esa responsabilidad cuando exista clara-
sexual en el ámbito escolar. La acción para reclamar el
casi plena capacidad civil, pero lo que está en juego aquí resarcimiento de ese daño prescribirá recién veinticinco mente culpa de la propia víctima que se daña a sí misma
no es la capacidad para celebrar actos jurídicos(21). años después del hecho: diez años de prescripción, más resulta exagerado(23).
La responsabilidad de los titulares de establecimientos quince años de suspensión del comienzo del curso de ese Para los propietarios o responsables de establecimien-
educativos se suscita con el alcance que le da el art. 1767, plazo hasta la mayoría de edad de la víctima. tos educativos, la nueva legislación es una concreta invi-
tanto respecto de daños sufridos por los alumnos menores tación a redoblar la prevención de los daños, no solamente
de edad por cualquier causa como por los que ellos cau- por el deber genérico que el CCC enfatiza en ese sentido,
sen a otros alumnos, a docentes o personal del colegio o 4 sino también en interés propio por la gravosidad de las
a cualquier tercero. Los daños indemnizables son tanto El deber de prevención responsabilidades anejas a esa actividad. No basta con la
los patrimoniales como los no patrimoniales (art. 1738 y Más allá del caso concreto que venimos examinando, contratación de un seguro de responsabilidad civil (que
concs.). uno de los cambios relevantes en el CCC es la reformula- obviamente debe realizarse no solo por ser obligatorio,
Como decíamos antes, la responsabilidad objetiva del ción del llamado “derecho de daños”, que incluye la regu- sino por ser una elemental medida de prudencia y buena
titular del establecimiento educativo no elimina ni susti- lación del deber de prevenir el daño. Se trata de un régi- administración). Por otra parte, la prevención del daño va
tuye la eventual responsabilidad subjetiva de quien haya men general, pero que naturalmente tiene aplicación en el estrechamente de la mano de la función propia de las es-
causado el daño por su culpa o dolo. ámbito escolar. cuelas, que es educar: también en ese cuidado de sí mis-
El autor del daño, responsable concurrente, puede ser El principio establecido en el art. 1710 es: “Toda perso- mo, del otro y de las cosas deben ser educados los alum-
un alumno menor de edad. En este sentido, el CCC contie- na tiene el deber, en cuanto de ella dependa, de: a) evitar nos, como parte de su proceso formativo integral.
ne una novedad respecto del régimen anterior, atinente a la causar un daño no justificado; b) adoptar, de buena fe y
imputabilidad de los menores. Porque en el viejo código VOCES: DAÑOS Y PERJUICIOS - DAÑO MORAL - RESPON-
conforme a las circunstancias, las medidas razonables para
se distinguía entre menores impúberes (hasta los 14 años) SABILIDAD CIVIL - EDUCACIÓN - ESTADO - CÓDI-
evitar que se produzca un daño, o disminuir su magnitud;
y menores adultos (a partir de los 14 años). Ahora el límite GO CIVIL Y COMERCIAL - UNIVERSIDADES
si tales medidas evitan o disminuyen la magnitud de un
se ha corrido “hacia abajo” y es a partir de los 13 años que daño del cual un tercero sería responsable, tiene derecho
el menor se denomina adolescente. A esa edad se presume (23) Tale, Camilo, Responsabilidad civil..., cit., pág. 137. El autor
a que este le reembolse el valor de los gastos en que incu- pone el ejemplo de un alumno de quince años (con pleno discerni-
que el menor tiene discernimiento para los actos lícitos rrió, conforme a las reglas del enriquecimiento sin causa; miento) que, desobedeciendo una prohibición expresa de la autoridad
(art. 261, CCC), mientras que no ha variado la edad de c) no agravar el daño, si ya se produjo”. escolar, realiza una actividad peligrosa (subirse a un techo, manipular
discernimiento para los actos ilícitos, que se mantiene en No se trata de algo completamente novedoso en el ám- conductores eléctricos) de resultas de la cual sufre algún daño. Seña-
los 10 años. la ese autor, en criterio que compartimos, que es inconstitucional la
bito escolar. La Ley de Educación ya prevé (art. 67, inc. desigualdad ante la ley que sufren los propietarios de colegios y que
e]) que es una obligación de los docentes “proteger y ga- conduce a un resultado notoriamente injusto. En contra y defendiendo
3 rantizar los derechos de los/as niños/as y adolescentes que la aplicación rigurosa de la norma: Márquez, José F., Responsabilidad
civil de los establecimientos educativos en el derecho vigente y en el
Novedades en materia de prescripción se encuentren bajo su responsabilidad, en concordancia
proyecto de Código Civil y Comercial de 2012, Revista de Derecho de
con lo dispuesto en la ley 26.061”. Daños, 2014-1, pág. 254.
Un cambio muy relevante en materia de responsabili- Lo que implica el deber de prevenir los daños posibles.
dad civil escolar, pero que no resulta del art. 1767, es el Al mismo tiempo, el art. 127 declara el derecho de los
que ocurre en materia de prescripción. alumnos a “ser protegidos/as contra toda agresión física, JURISPRUDENCIA
En el régimen del viejo Código Civil existía una mar- psicológica o moral”.
cada diferencia entre responsabilidad civil contractual y El deber de prevención del daño en las escuelas debe Médico:
extracontractual. Una de las diferencias de régimen era
precisamente la existencia de diferentes plazos de pres-
concretarse en el cuidado respecto de la seguridad de las Responsabilidad profesional: carácter con-
tractual; configuración; requisitos. Daños y
instalaciones y los útiles, la atención a los riesgos pro-
cripción (los plazos genéricos eran de diez o de dos años pios de la actividad escolar, el cuidado y vigilancia de los
respectivamente, según se estuviese en uno u otro ámbito).
La naturaleza de la responsabilidad de los colegios ha-
alumnos en clase y fuera de ella, etcétera. Perjuicios: Relación de causalidad: prue-
En este campo cobra relevancia la norma del art. 1725
bía dado lugar a opiniones discordantes en la doctrina y del CCC: “Cuanto mayor sea el deber de obrar con pru-
ba; exigencia.
la jurisprudencia, en buena medida motivadas por la ubi- dencia y pleno conocimiento de las cosas, mayor es la 1 – En la relación médico-paciente se está en presencia de un
cación sistemática de la norma que la preveía (el antiguo diligencia exigible al agente y la valoración de la previsi- vínculo contractual y así debe examinarse lo atinente a la
art. 1117): como estaba alojado en el título del Código bilidad de las consecuencias. Cuando existe una confianza responsabilidad profesional consiguiente, sin efectuar distin-
dedicado a la responsabilidad extracontractual, podía pen- especial, se debe tener en cuenta la naturaleza del acto y gos entre la prestación médica prestada en forma privada, en
sarse que la responsabilidad de los propietarios de cole- las condiciones particulares de las partes”. hospitales públicos o en clínicas o sanatorios.
gios participaba de esa naturaleza. Aunque, por otra parte,
al derivar bastante claramente de un contrato (educativo), 2 – La falta de éxito en la prestación del servicio profesional no
hubiera sido lógico asignarle naturaleza contractual. 5 conduce necesariamente a la obligación de resarcir al dam-
Algunos hicieron en el régimen derogado una distin- Conclusiones nificado, pues el médico cumple empleando la razonable di-
ción según se tratase de establecimientos de gestión es- ligencia que es dable requerir a quien se confía la vida de un
La rápida revisión precedente demuestra que en materia
tatal o privada, asignando naturaleza extracontractual a la hombre o su curación. Esa es la obligación asumida, ya que
de responsabilidad civil en establecimientos educativos el
relación en el primer caso y contractual en el segundo, el médico o el cirujano no pueden asegurar un tratamiento o
CCC ha modificado el régimen anteriormente vigente en
lo que no parecía muy justificable. Pero la consecuencia una operación exitosa, sino únicamente utilizar las técnicas
varios aspectos de distinta relevancia.
en materia específicamente de prescripción era admitir la adecuadas para ello, salvo –claro está– supuestos excepcio-
Se mantiene un régimen especial de responsabilidad
prescripción de dos años de la acción por daños sufridos o nales, en que se ha aceptado la responsabilidad frente a un
objetiva con fuertes restricciones a la posibilidad de eva-
causados en escuelas de gestión estatal, que se extendía a mal resultado.
dirse de él. Sin embargo, por esa misma especialidad, hay
diez si exactamente la misma situación se hubiera produ- que afirmar que es un régimen de interpretación restricti- 3 – Para que quede comprometida la responsabilidad del médico
cido en una escuela de gestión privada. va, o mejor dicho, estricta: no cabe aplicarlo a situaciones por los hechos cometidos en el ejercicio de su profesión, el pa-
El nuevo CCC, que ha procurado eliminar la diferen- ajenas a las expresamente previstas en la norma, ni siquie- ciente debe demostrar la culpa en la realización de la atención
cia entre responsabilidad contractual y extracontractual(22), ra por analogía. No hay que olvidar que, si bien en el CCC médica prestada, la existencia del daño que le hubiere sobre-
se verifica una cierta expansión de la objetivación de la venido a causa de ese hecho y la relación de causalidad entre
(21) De acuerdo, Tale, Camilo, Responsabilidad civil..., cit., pág.
127 (quien cita la opinión contraria de Matilde Zavala de González).
responsabilidad, la regla sigue siendo la responsabilidad el incumplimiento y el daño experimentado, y basta que alguno
(22) No es este el lugar para analizar el éxito o, en todo caso, el subjetiva, tal como expresa el art. 1721: “La atribución de de esos requisitos falle para que el profesional quede exento de
alcance de esa pretensión. un daño al responsable puede basarse en factores objetivos responsabilidad por las consecuencias de su actividad.
Buenos Aires, lunes 15 de mayo de 2017 5

4 – Para que la responsabilidad del médico quede configurada, dañoso se habría producido con anterioridad a su sanción
el paciente debe demostrar que el daño que padece es con- (ver, entre otros, mi voto en expediente 53.060/06 del 18- FONDO EDITORIAL
secuencia de un comportamiento culposo positivo u omisivo 4-16 y sus citas) y así lo señaló el magistrado no obstante
atribuible a la mala praxis del profesional, lo que exige que que después aludió al art. 1768 de dicho cuerpo legal, lo NUEVOS TÍTULOS
se vea obligado a acreditar no solo la culpa, sino también la cierto es que en forma casi unánime la doctrina y juris-
relación de causalidad, la cual debe quedar establecida con prudencia se orientan en el sentido de que en la relación
un grado suficiente de certeza y verosimilitud. médico-paciente se está en presencia de un ­vínculo con-
Colección “Código Civil
tractual y que así debe examinarse lo atinente a la res- y Comercial de la Nación”
5 – Al haber quedado acreditado que el origen de la enferme-
dad que padece la actora en la pierna izquierda tiene su gé-
ponsabilidad profesional consiguiente (ver Bueres, Res-
ponsabilidad civil de los médicos, pág. 41 y citas de la Directores
nesis en la severa insuficiencia venosa crónica, en la recidiva Dr. Gabriel F. Limodio
varicosa de la safena interna y la presencia de colaterales
nota 33), y es lo que ha entendido invariablemente la Sala,
sin efectuar distingos entre la prestación médica prestada Dr. Guillermo F. Peyrano
y comunicantes insuficientes –tal como concluyera el perito
médico de oficio– y no en el tratamiento esclerosante enca-
en forma privada, en hospitales públicos o en clínicas o
sanatorios. En tal sentido, desde un principio ha decidido “Concebida con rigurosa metodología y un criterio
rado por la demandada, aun cuando este no haya logrado práctico, procurando brindar un instrumento
el éxito perseguido, cabe concluir que no está debidamente
que es necesario atenerse a las previsiones del art. 512 del
Código Civil, que contiene las pautas fundamentales para de consulta ágil que armonice la preocupación
demostrado en autos el nexo causal invocado, por lo cual la científica con la problemática que plantea diariamente
pretensión resarcitoria entablada resulta improcedente. R.C.
la valoración de la culpa. Empero –como sostuviera el Dr.
Dupuis al votar en primer término en la causa 20.463 del la actividad profesional, ante la reforma más importante
59.467 – CNCiv., sala E, marzo 14-2017. – C. M. I. c. K., H. Y. s/da- 29 de abril de 1986–, para analizarla no habrá de proce- del Derecho Privado argentino desde la sanción
ños y perjuicios - Responsabilidad profesional médicos y auxiliares. derse con un criterio particular o benevolente, como lo del Código Civil de Vélez Sarsfield”.

Buenos Aires, Capital de la República Argentina, a los hiciera la jurisprudencia francesa, fundada en las necesi-
catorce días del mes de marzo de dos mil diecisiete, reuni- dades de las investigaciones científicas o en el propósito •••
dos en Acuerdo los Señores Jueces de la Excma. Cámara de no poner trabas a la actividad profesional, sino que se
Nacional de Apelaciones en lo Civil, Sala “E”, para cono- lo deberá hacer sin apartarse de lo que dispone el derecho
común, aunque recordando el art. 902 del Código Civil, en Mazzinghi, Jorge A. M.
cer en el recurso interpuesto en los autos caratulados: “C.
cuanto establece que cuanto mayor sea el deber de obrar Mazzinghi, Esteban M.
M. I. c. K., H. Y. s/ Daños y Perjuicios - Resp. Prof. Médi-
con prudencia y pleno conocimiento de las cosas, mayor
cos y Aux.”, respecto de la sentencia corriente a fs. 453, el COLECCIÓN CÓDIGO CIVIL
será la obligación que resulte de las consecuencias de los Y COMERCIAL DE LA NACIÓN
Tribunal estableció la siguiente cuestión a resolver:
hechos. Este es el criterio en el que se ha orientado nuestra Responsabilidad parental
¿Es arreglada a derecho la sentencia apelada?
jurisprudencia (conf. CNCiv. Sala “A” en E.D. 39-480; íd., y alimentos en favor
Practicado el sorteo resultó que la votación debía efec-
en L.L. 91-80; íd., en L.L. 71-180; íd., en L.L. 1977-D, de los hijos
tuarse en el siguiente orden: Señores Jueces de Cámara
92; Sala “B” en J.A. 1965-III, 67; Sala “C” en J.A. 1958- ISBN 978-987-3790-42-3
Doctores Calatayud. Racimo. Dupuis.
III, 587; Sala “F”, causa 8.790 del 24-9-85; esta Sala, en 180 páginas
El Señor Juez de Cámara Doctor Calatayud dijo: L.L. 1979-C, 19).
En su escrito inicial la actora relató que encaró con la Pero ello no significa –continuaba diciendo el Dr. Du-
demandada un tratamiento a través de inyecciones escle- puis– aceptar que la falta de éxito en la prestación del ser- •••
rotizantes para las várices que presentaba en la pierna iz- vicio profesional, necesariamente conduzca a la obliga-
quierda y, en enero de 2013, cuando le hizo su primera ción de resarcir al damnificado, pues el médico cumple
aplicación, sintió que un líquido caía sobre su pierna y al empleando la razonable diligencia que es dable requerir
Ursula C. Basset
mismo tiempo una terrible sensación de quemadura. Días a quien se confía la vida de un hombre o su curación. Esa
Eliana González
más tarde, en el sitio donde le colocara la inyección, ob- es la obligación asumida, ya que el médico o el cirujano
COLECCIÓN CÓDIGO CIVIL
servó una mancha negra y después una gran ampolla. Es no pueden asegurar un tratamiento o una operación exi- Y COMERCIAL DE LA NACIÓN
decir, imputó a la profesional mala praxis al decidir efec- tosa, sino únicamente utilizar las técnicas adecuadas para Régimen patrimonial
tuarle un tratamiento en una pierna con mala circulación, ello, salvo –claro está– supuestos excepcionales, en que se del matrimonio
además de introducirle el líquido en un lugar que no co- ha aceptado la responsabilidad frente a un mal resultado
ISBN 978-987-3790-36-2
rrespondía, todo lo cual fue negado por su contraria. (ver, por ejemplo, fallo de este Tribunal publicado en L.L.
262 páginas
En la sentencia de fs. 453/60, el a quo analizó la pericia 1986-A, 467 y E.D. 117-243). Es que, por lo general, el
médica llevada a cabo por el perito designado de oficio, éxito final de un tratamiento o una intervención quirúrgi-
que consideró fundamental para decidir el problema traído ca no dependen enteramente del profesional, sino que a
a la justicia, y de la cual surgía que el tratamiento escle- veces se ve influenciado por factores ajenos a él, como ser
rosante encarado no era el causante del estado actual del el riesgo quirúrgico, el adelanto de la ciencia, u otras cir- •••
miembro inferior izquierdo, cuya afección se debió a la cunstancias imposibles de controlar (ver doctrina del fallo
severa insuficiencia venosa crónica, a la recidiva varicosa de la Sala “E” antes citado publicado en L.L. 1979-C, 19).
de la safena interna y la presencia de colaterales y comuni- Por consiguiente, como en dicha oportunidad, en el pre- Cecilia Cabrera de Gariboldi
cantes insuficientes. Además, señaló que el tratamiento no sente caso habrá de analizarse las probanzas bajo las pau- Ana Ortelli
estaba contraindicado ni acreditada la mala praxis alegada, tas indicadas, sin olvidar que el compromiso asumido por COLECCIÓN CÓDIGO CIVIL
motivo por el cual rechazó la demanda instaurada e impu- el médico, de proceder con la diligencia propia de su espe- Y COMERCIAL DE LA NACIÓN

so las costas a la vencida. cialidad y de obrar conforme las reglas y métodos propios Derecho sucesorio
Contra dicha decisión se alza esta última, pudiendo re- de su profesión, debe examinarse a la luz de la directiva ISBN 978-987-3790-36-3
sumirse sus quejas de la siguiente manera: 1) el juez se establecida en el recordado art. 902 del Código Civil y sin 362 páginas
atuvo exclusivamente a la pericia médica realizada por el pasar por alto que, cuando está en juego la vida de un ser
Dr. M. Á. D. V. y omitió valorar el dictamen del Dr. R. R. humano, la menor imprudencia, el descuido o la negligen-
P., quien se expidiera en el expediente sobre prueba anti- cia más leve, adquieren una dimensión especial que les
cipada nº 78.581/13, así como también el informe de su confiere una singular gravedad (ver CNCiv. Sala “A”, voto
consultor técnico y la pericial psicológica, la documental del Dr. Vocos, en fallo ya citado publicado en L.L. 1977-D, •••
acompañada y la informativa obrante en autos; 2) cuestio- 92). Es que –como señalara mi distinguido colega de Sa-
na la afirmación de que el paciente debe demostrar además la– nuestro derecho no distingue entre culpa grave o leve,
de la culpa del profesional la relación causal, al sostener tal como lo hace el art. 2236 del Código Italiano de 1942.
que muy bien pudo haber sucedido que la demandada haya La culpa del médico, sea grave o leve, origina responsabi- Julio César Capparelli
volcado líquido o inyectado fuera de la vena para producir lidad, pues sea que rijan los arts. 1109 y 1112 o el 512, esa COLECCIÓN CÓDIGO CIVIL
Y COMERCIAL DE LA NACIÓN
la úlcera; 3) la conclusión respecto de que el art. 1768 del distinción está excluida del Código Civil (conf. Rezzónico,
Código Civil y Comercial establece que los profesionales Obligaciones, t. II pág. 1526; Goldschmidt, Alrededor de Uniones no matrimoniales
liberales responderán subjetivamente del daño ocasionado, la responsabilidad civil del médico, en L.L. 59-277; Co- ISBN 978-987-3790-38-6
salvo que se hayan comprometido a alcanzar un resultado lombo, Culpa aquiliana, pág. 279, nº 95, ap. b). 192 páginas
perseguido y, precisamente en el caso de autos, la lesión De la misma manera y en consonancia con lo expuesto
necrótica que ostenta en la pierna referida fue producto de en la sentencia de primera instancia, corresponde puntua-
la extravasación del líquido esclerosante; 4) la imputación lizar que es doctrina de la Sala que para que quede com-
de que fue ella misma quien eligió el tratamiento entre la prometida la responsabilidad del médico por los hechos
otra opción quirúrgica, puesto que no está capacitada para cometidos en el ejercicio de su profesión, el paciente debe
“decidir” qué es lo más conveniente; 5) por último, la acu- demostrar la culpa en la realización de la atención médica
sación de que no impugnó la historia clínica sin advertir prestada, la existencia del daño que le hubiere sobrevenido Venta telefónica: (11) 4371-2004
las contradicciones que ésta contenía. a causa de ese hecho y la relación de causalidad entre el Compra online: ventas@elderecho.com.ar
Sin perjuicio de destacar que el Código Civil y Comer- incumplimiento y el daño experimentado, y que basta que www.elderecho.com.ar
cial (ley 26.994) no rige el caso de autos, pues el hecho alguno de esos requisitos falle para que el profesional que-
6 Buenos Aires, lunes 15 de mayo de 2017

de exento de responsabilidad por las consecuencias de su do con la enferma y que en la internación en el sanatorio cluyera el perito médico de oficio– y no en el tratamiento
actividad (conf. mis votos en causas 179.618 del 31-5-96, Franchín (6-1-13) no consta la existencia de úlcera alguna esclerosante llevado a cabo por la demandada, aun cuando
266.971 del 24-6-99 y 282.733 del 30-5-01, entre muchos o de lesión por quemadura. Tampoco consta el tratamiento éste no haya logrado el éxito perseguido. Por otra parte, su
otros; ver también CNCiv. Sala “D”, voto del Dr. Raffo que eventualmente hubiera debido ser instituido ante una tesis acerca de que pudo muy bien suceder que la Dra. K.
Benegas, en E.D. 95-302). lesión abierta ni se hace expresa mención de tratamien- hubiese inyectado el líquido esclerosante fuera de la vena
Vale decir, para que la responsabilidad del médico que- to por quemadura en la pierna. La actora retoma con la o lo hubiere derramado en su pierna, para lo cual cita bi-
de configurada, el paciente debe demostrar que el daño misma profesional el tratamiento escleroso de las venas bliografía existente en Internet acerca de la complicación
que padece sea consecuencia de un comportamiento cul- residuales de ese evento de flebitis, que fue tratado con que puede acarrear la aplicación extravasada de aquél, de-
poso positivo u omisivo atribuible a la mala praxis del antibióticos. Informa, además, que el sector cercano al to- bió ser debidamente acreditada en autos por la interesada
profesional, lo que exige que se vea obligado a acreditar billo (adyacente o cara interna) es el más vulnerable para que, por lo dicho, es una circunstancia que lejos estuvo de
no sólo la culpa sino también la relación de causalidad. la aparición de lesiones ulcerosas crónicas secuela de dila- haber logrado demostrar. En suma, no está debidamente
Y ésta debe quedar establecida con un grado suficiente de taciones varicosas grandes de muchos años de evolución. demostrado en autos, pues, el nexo causal invocado, pre-
certeza y verosimilitud (ver Calvo Costa, Responsabilidad Mantiene sus conclusiones y estima que la incapacidad supuesto necesario –como señalara más arriba– para la
médica. Causalidad adecuada y daño: una sentencia jus- que presenta la demandante es secuela de su patología ve- procedencia de la pretensión entablada.
ta, en L.L. 2006-D-69 y cita de la nota 9; Highton, Prue- nosa crónica con una larga historia de antecedentes (fac- En definitiva, voto para que se confirme la sentencia
ba del daño por mala praxis médica, en Responsabilidad tores individuales, familiares, exceso de peso, tareas por de fs. 453/60 en lo principal que decide, aunque en mi
profesional de los médicos. Ética, bioética y jurídica: civil trabajos domésticos en permanente posición de pie, etc.). concepto deberá modificarse el régimen de las costas, las
y penal, Oscar Ernesto Garay, coordinador, ed. “La Ley”, De lo expuesto se desprende, a mi juicio, que la enfer- que, al igual que las de esta instancia, deberán distribuirse
pág. 947 nº 5.2; mis votos en causas 266.971 del 24-6-99 y medad que presenta la señora C. no tiene su origen en el en el orden causado, toda vez que la actora pudo conside-
507.883 del 26-8-08). tratamiento encarado y convenido con la Dra. K., sino en rarse objetivamente con derecho a demandar a la luz de la
Establecidos estos principios, el Dr. D. V. –especialista los motivos que expusiera el perito médico de oficio. Es pericia realizada en el expediente sobre prueba anticipada
en cirugía general–, en su pericia de fs. 391/408, refirió que, acerca de la cuestión, esta Sala tiene decidido que, por el Dr. P., que fuera confeccionada con anterioridad a
que la actora ante la aparición de várices y cambios de si bien el perito es un auxiliar de la justicia y su misión entablar la presente demanda (art. 68, segunda parte, del
coloración en su miembro inferior izquierdo concurrió a consiste en contribuir a formar la convicción del juzgador, Código Procesal).
su obra social (Construir Salud) y a través de esta comenzó razón por la cual el dictamen no tiene, en principio, efecto
El Señor Juez de Cámara Doctor Dupuis por análogas
en julio de 2012 un tratamiento de colocación de sustan- vinculante para él (art. 477 del Cód. Procesal; CNCiv. esta
razones a las expuestas por el Dr. Calatayud, votó en el
cias esclerosantes intravenosas con la médica demandada Sala, en E.D. 89-495 y sus citas), la circunstancia de que
mismo sentido.
después de descartar la solución quirúrgica como otra al- el dictamen no obligue al juez –salvo en los casos en que
ternativa que aquélla le propuso. En enero de 2013 –se- así lo exige la ley–, no importa que éste pueda apartarse El Señor Juez de Cámara Doctor Fernando M. Racimo
gún manifiesta la propia interesada– se presentó una lesión arbitrariamente de la opinión fundada del perito idóneo, en no interviene por hallarse en uso de licencia (art. 109 del
ulcerosa en la cara interna inferior de esa pierna en zona tanto la desestimación de sus conclusiones ha de ser razo- Reglamento para la Justicia Nacional).
próxima al tobillo, muy dolorosa, que atribuyó directa- nable y fundada (conf. fallo citado y votos del Dr. Mirás
Y Vistos:
mente al derrame de las sustancias empleadas, y que deri- en causas 34.389 del 9-2-88 y 188.579 del 26-3-96 y, en
En atención a lo que resulta de la votación de que ins-
vó en una internación de urgencia en el sanatorio Franchín. el mismo sentido, CNCiv. Sala “D” en E.D. 6-300; Co-
truye el acuerdo que antecede, se confirma la sentencia
Continúa el experto destacando que la demandante es lombo, Código Procesal Civil y Comercial de la Nación.
de fs. 453/60 en lo principal que decide, modificándose
una persona obesa (más de 100 kg) y 1,65 m de altura, Anotado y comentado, 4a. ed., t. I pág. 717 y nota 551).
únicamente el régimen de las costas del proceso, las que,
que presenta cierta rigidez de la articulación del tobillo Dicho en otras palabras, si bien es cierto que el dicta-
al igual que las de Alzada, se distribuyen en el orden cau-
izquierdo, observando várices en ambos miembros inferio- men no lo vincula, cuando aparece fundado en principios
sado. Difiérase la regulación de los honorarios de los pro-
res, con prevalencia al izquierdo (tercio superior y medio) técnicos innegables y no se dan razones valederas que de-
fesionales intervinientes para una vez que se fijen los de la
y muslo en su cara interna, que se interpretan como resi- muestren fehacientemente que el auxiliar de la justicia,
anterior instancia. El Señor Juez de Cámara Doctor Fer-
duales o recidivadas por los antecedentes de safectomía incurriendo en un error, ha hecho un inadecuado uso de
nando M. Racimo no interviene por hallarse en uso de li-
interna bilateral, a la que fuera sometida hacía tiempo, su conocimiento científico se debe estar a sus opiniones,
cencia (art. 109 del Reglamento para la Justicia Nacional).
aunque no hay precisión de fecha. A la inspección, se ob- pues no es admisible apartarse de ellos en forma antoja-
Not. y dev. – Mario P. Calatayud. – Juan C. G. Dupuis.
serva una amplia esclerosis que compromete el tercio infe- diza y arbitraria (ver CNCiv. esta Sala, causa 486.504 del
rior en el sector del tobillo y donde se encuentra el proce- 12-7-07, en autos “Aguilera Juan Miguel c/ Rafart Néstor
so ulceroso cicatrizal. Alejandro s/ homologación de acuerdo” y sus citas).
Refiere que de la anamnesis y de los documentos apor- En forma congruente, ha adherido a la doctrina según Propiedad Horizontal:
tados al proceso (ecodoppler) no surge padecimiento al- la cual aun cuando las normas procesales no acuerdan al
guno de fenómenos trombóticos venosos profundos de los dictamen pericial el carácter de prueba legal, cuando el Consorcio de Copropietarios: administrador;
miembros inferiores y tampoco de tratamientos anticoagu- informe comporta –como en el caso– la apreciación espe- ley 941 de la Ciudad Autónoma de Buenos
lantes realizados por la actora. Concluye que la sintomato- cífica en el campo del saber del perito –conocimiento éste
logía de ésta durante el procedimiento esclerosante como ajeno al hombre de derecho–, para desvirtuarlo es impres-
Aires; infracciones; multa; graduación; razo-
el ulterior en la fase aguda de dolor y edema, al estudio del cindible contar con elementos de juicio que permitan con- nabilidad.
ecodoppler con fenómenos de trombosis de venas epifas- cluir fehacientemente en el error o el inadecuado uso que
Puesto que la ley 941 de la Ciudad Autónoma de Buenos
ciales, interpretado como tromboflebitis durante la obser- el experto hubiese hecho de sus conocimientos técnicos o
Aires prescribe que las infracciones a ella pueden sancionar-
vación en el sanatorio Franchín, así como el estado actual científicos, de los que por su profesión o título habilitante
se, entre otras sanciones, con una multa cuyo monto puede
de la pierna afectada “son causadas por la severa insufi- ha de suponérselo dotado (conf., entre muchas otras, cau-
fijarse entre uno y cien salarios correspondientes al sueldo
ciencia venosa crónica, la recidiva varicosa de la safena sas 21.064 del 15-8-86, 11.800 del 14-10-85, 32.091 del
básico de la menor categoría de los encargados de casas de
interna y la presencia de colaterales y comunicantes 18-12-87, 131.829 del 29-7-93 y 169.102 del 6-6-95).
renta y propiedad horizontal sin vivienda, cabe concluir que
insuficientes, complicaciones esperables en estas pato- Por consiguiente, para que las observaciones que pu-
la multa correspondiente a seis salarios de la mencionada ca-
logías, y que evidentemente el tratamiento esclerosante diesen formular las partes puedan tener favorable acogida,
tegoría que fue impuesta al actor por las infracciones cometi-
no pudo controlar”. es menester aportar al expediente probanzas de similar o
das en su calidad de administrador de consorcio no resulta ni
Asegura que el tratamiento encarado no estaba contrain­ mayor rigor técnico o científico que desmerezcan las con-
irrazonable ni desproporcionada en atención a los incumpli-
dicado y representa una alternativa para aquellas que son clusiones alcanzadas en el peritaje (conf. arts. 386 y 477
mientos detectados, máxime cuando ni siquiera se hizo uso de
superficiales, relativamente pequeñas y no extendidas, y del Código Procesal; Palacio, Derecho Procesal Civil, t.
los restantes modos de sancionar previstos en la norma. R.C.
suele ser una indicación habitual, es decir, son una indi- IV pág. 720; CNCiv. Sala “C” en L.L. 1992-A, 425; Sala
cación formal de las recidivas varicosas de los miembros. “H” en L.L. 1997-E, 1009 nº 39.780-S), pruebas que no 59.468 – CCont.-adm. y Trib. Ciudad Autónoma de Buenos Aires,
Más adelante, afirma que el tratamiento no ha influido en han sido allegadas al proceso. sala I, febrero 16-2017. – C., G. A. c. GCBA s/recurso directo sobre
la génesis de la úlcera del miembro indicado, aun cuando En efecto, si bien es verdad que el Dr. P., quien fue- resoluciones de defensa al consumidor.
no resultó exitoso para aliviar los síntomas y no han desa- ra designado en el expediente sobre prueba anticipada
En la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, a los 16 días
parecido las dilataciones venosas. (nº 75.581/13), sostuvo que la úlcera crónica que detectara
del mes de febrero de dos mil diecisiete, se reúnen en
El dictamen mereció la impugnación de la actora, donde en la actora “tiene como origen, en una post-inyección de
Acuerdo los Señores Jueces de la Sala I de la Cámara de
cuestiona la opinión del experto cuando sostiene que el tra- una sustancia esclerosante, extravasada (aplicada fuera de
Apelaciones en lo Contencioso Administrativo y Tributa-
tamiento esclerosante no fue el causante directo de la úlcera la vena tratada o fuera de la várice)”, lo concreto es que
rio de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires para dictar
varicosa, dado que la bibliografía médica indica la afección no obstante la extensión de su experticia, no fundamenta
sentencia en los autos “C., G. A. c/GCBA s/recurso direc-
entre una de sus complicaciones y estaba contraindicado científicamente su conclusión (ver fs. 92/110 de esos obra-
to sobre resoluciones de defensa al consumidor”, Exp-
en enero de 2013. También se muestra disconforme con la dos) frente al exhaustivo análisis de todos los elementos
te. Nº: D37463-2014/0 y, habiéndose practicado el sorteo
conclusión en orden a que ese tratamiento no ha influido aportados al litigio que efectuara el Dr. D. V., por lo que
pertinente, resulta que debe observarse el siguiente orden:
en la génesis de la úlcera, porque de la historia clínica del habré de inclinarme por el criterio de este profesional.
Fabiana H. Schafrik de Núñez, Mariana Díaz y Fernan-
sanatorio donde fue internada surge que aquélla no era de Por consiguiente, cabe concluir que el origen de la en-
do Juan Lima y resolviendo plantear y votar la siguiente
etiología vascular venosa sino necrótica aguda a partir de la fermedad que padece la señora C. en la pierna izquierda
cuestión: ¿es justa la resolución apelada?
extravasación del líquido esclerosante (ver fs. 411/14). tiene su génesis en la severa insuficiencia venosa crónica,
El Dr. D. V. contestó las objeciones a fs. 418/19. En esa en la recidiva varicosa de la safena interna y la presencia A la cuestión planteada, la jueza Fabiana H. Schafrik
presentación asegura que el tratamiento fue consensua- de colaterales y comunicantes insuficientes –tal como con- de Núñez dijo:
Buenos Aires, lunes 15 de mayo de 2017 7

I. El Señor G. A. C. –en su carácter de administrador 129/130, en atención a las razones allí expuestas (a las que
del Consorcio de Propiedad Horizontal de la Av. Co- me remito en honor a la brevedad). FONDO EDITORIAL
rrientes … de esta Ciudad– interpuso recurso directo an- A fs. 103 la causa fue declarada de puro derecho, por lo
te esta Cámara de Apelaciones contra la disposición del que se confirió nuevo traslado a las partes. En consecuen- Novedades 2017
Director General de Defensa y Protección del Consumi- cia, la actora argumentó en derecho (fs. 112/113) mien-
dor DI-2014-1912-DGDYPC, que le impuso una multa tras que, con relación al demandado, se tuvo por decaído
de pesos treinta y cuatro mil novecientos cincuenta y seis su derecho a alegar, en atención al vencimiento del plazo Maximiliano N. G. Cossari
($34.956), por infracción a los arts. 9 incs. f) y j) y 10 inc. operado (fs. 111).
COLECCIÓN CÓDIGO CIVIL
e) de la ley 941 (fs. 41/42). Finalmente, a fs. 117/119 vta. dictaminó la Sra. Fiscal Y COMERCIAL DE LA NACIÓN
El referido acto tuvo su origen en la denuncia efectuada de Cámara, quedando a fs. 134 las actuaciones en estado
por la Sra. I. H. A. ante el Registro Público de Administra- Prevención y punición
de resolver.
dores de Consorcios de Propiedad Horizontal; oportunidad en la responsabilidad civil
en la que detalló una serie de irregularidades con relación V. Reseñada la cuestión fáctica, se abordarán a conti-
ISBN 978-987-3790-45-4
al sumariado y –a los fines de acreditar sus dichos– acom- nuación, cada uno de los agravios de la recurrente.
241 páginas
pañó, entre otras pruebas, copia de la Carta Documento En primer lugar, corresponde referir que, las críticas
nro. 052490199 dirigida a la Administración denunciada, expuestas con relación a que la Sra. A. no resultaba ser ti-
copias de la nota de reclamo, copia del acta de cierre de la tular de la unidad funcional 1º “A” del inmueble sito en la
mediación a la que el denunciado no había comparecido avenida Corrientes … y que había efectuado dos veces la
(fs. 6/22). misma denuncia, no tendrán favorable acogida.
Ello es así por cuanto, no fueron acreditadas aquí las Venta telefónica: (11) 4371-2004
II. En virtud de la denuncia formulada, la Dirección dos supuestas denuncias ni, menos aún, que ello haya da- Compra online: ventas@elderecho.com.ar
General de Defensa y Protección del Consumidor instruyó do lugar a que el actor hubiera sido sancionado dos veces www.elderecho.com.ar
sumario por presunta infracción a los arts. 9 incs. f), j) y por un mismo hecho (supuesto en que la existencia de dos
l) y 10 inc. e) de la ley 941 (ver fs. 25/vta.) y, en conse- denuncias “idénticas” podría haberlo perjudicado). Si bien es cierto que el Sr. “S., D. A.” figura como
cuencia, el sumariado presentó el descargo pertinente a fs. Por otro lado, tampoco desvirtuó, fehacientemente, “Ayu. Perm. s/vivienda” en el detalle de las liquidaciones
31/37. que la denunciante no fuera la titular de la unidad funcio- de expensas que obran agregadas a esta causa (confr. esp.
Posteriormente, la Dirección ya referida dictó la dis- nal del inmueble que administra el actor, lo que, en esta fs. 50), también lo es que, tal como se indicó en instancia
posición DI-2014-1912-DGDYPC, que motivó el recurso instancia de revisión del acto administrativo impugnado, administrativa, el sumariado no desconoció en esa oportu-
bajo tratamiento. no incide en la verificación de los incumplimientos de- nidad a la persona en cuestión ni probó que aquel trabajara
Respecto a la presentación recursiva, resulta pertinente tectados. en la administración. Además, tampoco acreditó que, efec-
efectuar una salvedad. A fs. 61, se proveyó, en esta ins- Máxime cuando la denunciante acompañó comproban- tivamente, la Administración requerida tuviera a disposi-
tancia, el recurso que obra agregado a fs. 46/49. Dichas tes de pagos de expensas (fs. 17/18) y liquidación del Im- ción la documentación solicitada.
copias, si bien se encuentran certificadas como fieles a las puesto Inmobiliario y ABL (fs. 22) que, cuanto menos, Por ello, en modo alguno las consideraciones traídas a
originales y, a fs. 49 vta., tienen el sello de recepción en sustentarían el derecho de la Sra. A. a denunciar los in- esta instancia desvirtúan el incumplimiento que, en el acto
la Mesa de Entradas de la Dirección General de Defensa cumplimientos de la Administración. recurrido, se tuvo por comprobado.
del Consumidor, con fecha 21/10/2004 a las 12.30 h, no se En este entendimiento, y con referencia al inciso j) del
encuentran ordenadas de modo legible. VI. Sentado ello, toca ahora tratar los agravios relativos artículo que se comenta, en la disposición atacada, se ex-
A su vez, a fs. 64 el actor acompañó otras copias del re- a la configuración de las faltas previstas en los incs. f) y j) plicó que se imputaba “ … por cuanto de la convocatoria
curso. Éstas fueron agregadas sin foliar y no se encuentran del art. 9 y e) del art. 10 de la ley 941. de fecha 8.6.12 (…) surgirían las siguientes omisiones:
certificadas, pero tienen idéntico sello de recepción que VI.l. Sobre el punto, cabe destacar lo que las normas horario de finalización y copia del acta de la última asam-
la anterior –con el mismo día y horario– y presentan un referidas prescriben. El art. 9 de la ley 941 establece las blea realizada” (fs. 41 vta.).
orden lógico de presentación que, por ende, permiten su obligaciones del Administrador, entre las que se encuen- El apelante se limitó a decir que ello se veía cumplido
entendimiento. tran: f) “Conservar la documentación del consorcio y ga- ante la posibilidad de enviar dicha información vía e-mail
Ahora bien, dado que el actor acompañó dicha docu- rantizar el libre acceso de los consorcistas a la misma” y que, por lo demás, tampoco resultaba de mucha impor-
mentación y que el proveído de fs. 95 ordenó correr tras- y j) “Convocar a las Asambleas Ordinarias o Extraordi- tancia que no se consignaran estos datos. Argumentos que
lado al GCBA no sólo de las copias a fs. 46/49 vta., sino narias conforme a los reglamentos de copropiedad, bajo tampoco justifican su accionar, puesto que la norma es
también de la “demás documentación agregada a la cau- pena de nulidad, especificando lugar, día, temario y hora- clara y no deja opción al Administrador con referencia al
sa” y que el demandado nada observó al respecto; a los rio de comienzo y finalización. En la misma se adjuntará modo de cumplir con las obligaciones en ella prescriptas.
fines de resguardar el derecho de defensa, la reseña de los copia del acta de la última asamblea realizada…”.
agravios del actor será efectuada sobre la presentación que Por su parte, el art. 10 refiere que las liquidaciones de
obra agregada sin foliar. expensas contendrán: “… inc. e) Detalle de los pagos por EDICTOS
Hecha esta aclaración, cabe destacar que el actor sostu- suministros, servicios y abonos a contratistas, indicando CIUDADANÍA El Juzgado Nacional de Primera
vo, en esencia, que: a) la Sra. A. denunció en dos oportuni- nombre de la empresa, dirección, Nº de CUIT o CUIL, El Juzgado Nacional de Primera Ins- Instancia en lo Civil y Comercial Fe-
Nº de matrícula, trabajo realizado, elementos provistos, tancia en lo Civil y Comercial Fede- deral n° 7, a cargo de la Dra. Alicia
dades los supuestos incumplimientos pero nunca acreditó Bibiana Pérez, Secretaría n° 13, a mi
ral Nro. 8, Secretaría Nro. 15, sito
ser la titular de la unidad funcional por la que reclama; b) importe total y en su caso, cantidad de cuotas y número de en Libertad 731, 7° piso de Capital cargo, sito en Libertad 731, 6° piso
de la Capital Federal, comunica que
la nota del 12 de diciembre de 2011 no fue recibida por cuota que se abona”. Federal, hace saber que a GIOVA-
el Sr. HANN BABACAR con DNI
NA ROSARIO CORDOBA FIGUE-
personal de la Administración sino por personal del Con- VI.2. De la motivación del acto aquí recurrido, surge ROA, nacida en TARIJA - CERCA-
95.098.704, nacido el 18 de febrero
de 1981 en Sibassor, Kaolack, Jorda-
sorcio; c) la sanción impuesta responde a un “ritualismo que la Dirección General de Defensa y Protección del DO - BOLIVIA, el 03 de octubre de nia ha solicitado la declaración de la
1983, con D.N.I. 94.361.180, ha
absolutamente excesivo”; d) de la liquidación de expensas Consumidor consideró, en primer término, que debía im- peticionado la concesión de la ciu-
ciudadanía argentina. Cualquier per-
sona que tuviere conocimiento de al-
completa –que adjunta– surgen “cumplidos” todos los re- putarse al sumariado la infracción al inciso f) del art. 9, dadanía argentina, a fin de que los gún acontecimiento que pudiere obs-
interesados hagan saber a este Juz-
quisitos del inc. e) art. 10 ley 941. por cuanto “… mediante nota fechada el 12.12.11 cuya re- gado las circunstancias que pudie-
tar a dicha concesión, deberá hacer
saber su oposición fundada al Juzga-
cepción se atribuye al sumariado, surgiría que la denun- sen obstar a dicho pedido. Buenos do. El presente se publica a los efectos
III. A fs. 100/102 vta. el Gobierno de la Ciudad de ciante le reclama al sumariado la exhibición del registro Aires, 24 de noviembre de 2016. del Art. 11 de la ley 346. Publíquese
José Luis Cassinerio, sec.
Buenos Aires (en adelante, GCBA) contestó agravios. de firmas de propietarios, una copia del reglamento inter-
por dos días dentro de un plazo de
I. 12-5-17. V. 15-5-17 6039 quince días. Buenos Aires, 8 de mayo
Sostuvo, fundamentalmente, que las argumentaciones es- no del edificio y copia legalizada de las actas de asamblea de 2017. Fernando G. Galati, sec. int.
El Juzgado Nacional de Primera Ins-
grimidas por el actor no podían ser consideradas como y no hay constancia de que el sumariado hubiera dado tancia en lo Civil y Comercial Fede- I. 12-5-17. V. 15-5-17 6042
“justificativas” de las infracciones atribuidas, puesto que respuesta a lo requerido…” (fs. 41/vta.).
ral n° 7, a cargo de la Dra. Alicia Bi- El Juzgado Nacional de Primera Ins-
biana Pérez, Secretaría n° 14, a mi tancia en lo Civil y Comercial Federal
resultaban ser de carácter formal y, no existiendo pruebas Sobre el punto, resulta llamativo que, en instancia ad- cargo, sito en Libertad 731, 6° piso n° 7, a cargo de la Dra. Alicia Bibia-
pendientes de producción, la situación detectada importa- ministrativa, tal como lo destacó la propia disposición en
de la Capital Federal, comunica que na Pérez, Secretaría n° 13, a mi car-
el Sr. TARAZONA GARCÍA, OSCAR go, sito en Libertad 731, 6° piso de la
ba el incumplimiento de la norma y, por ende, justificaba estudio, el actor dijo que la nota recibida no poseía ningún ROBERTO, con D.N.I. 94672816, Capital Federal, comunica que el Sr.
la sanción de la conducta. sello, ni firma ni nada que indicara que había sido recep-
nacido el 05/10/1979 en Bogotá, ALHIJAZEEN SHADI MUFADI con DNI
Cundinamarca, República de Colom- 95.556.596,nacido el 22 de septiem-
Con relación al quantum de la multa, refirió que el acto cionada por esa Administración (v. fs. 41 vta.). A conti- bia, ha solicitado la declaración de bre de 1983 en Amman, Jordania ha
recurrido tuvo especial consideración por lo prescripto en nuación, en el acto se rechazó tal argumento debido a que
la ciudadanía argentina. Cualquier solicitado la declaración de la ciuda-
persona que tuviere conocimiento de danía argentina. Cualquier persona
la norma y la graduación respetó los parámetros allí con- algún acontecimiento que pudiere
la nota sí contenía una firma y en la que se identificaba que tuviere conocimiento de algún
sagrados (art. 16 inc. a] de la ley 941). obstar a dicha concesión, deberá acontecimiento que pudiere obstar a
como receptor al Sr. “D. A. S.”. Aun así, la sumariada no hacer saber su oposición fundada al dicha concesión, deberá hacer saber
IV. Antes de continuar con una reseña ordenada de había desconocido que esa persona trabajara en la Admi- Juzgado. El presente se publica a los su oposición fundada al Juzgado. El
efectos del Art. 11 de la ley 346. presente se publica a los efectos del
las presentes actuaciones, resulta dable aclarar que, a fs. nistración en cuestión. Publíquese por dos días dentro de un Art. 11 de la ley 346. Publíquese por
79/80 vta., se había presentado la denunciante –Sra. I. H. Recién en esta instancia, el actor intenta justificar su plazo de quince días. Buenos Aires, dos días dentro de un plazo de quin-
08 de mayo de 2017. Carlos G. Ma- ce días. Buenos Aires, 8 de mayo de
Á.– a los efectos de ser tenida por parte en las presentes omisión explicando que la persona referida no era emplea- llo, sec. fed. 2017. Fernando G. Galati, sec. int.
actuaciones; lo que fue rechazado por este Tribunal a fs. do de la Administración, sino del Consorcio. I. 12-5-17. V. 15-5-17 6040 I. 12-5-17. V. 15-5-17 6041

Interior: Bahía Blanca: Notas Jurídicas: Tel. (0291) 4527524 / La Plata: Eliana Roca Tel. (011) 1522570080 / Mar del Plata: Jorge Rabini Tel./Fax (0223) 4893109 / Córdoba: Alveroni Libros Jurídicos (0351) 4217842
Mendoza, San Juan, San Luis: José Graffigna Tel. (0261) 1534849616 / S. S. Jujuy: Librería Universitaria Tel./Fax (0388) 4237963 / San Miguel de Tucumán: Bibliotex Tel. (0381) 4217089
Noreste: Jorge Thea Tel. (011) 1564660335 / Patagonia: Nelson Ramírez Tel. (011) 1564629553
Buenos Aires, lunes 15 de mayo de 2017 Nº 14.181 AÑO LV

Primer Director: Jorge S. Fornieles (1961 - 1978)

Propietario Universitas S.R.L. Cuit 30-50015162-1


Tucumán 1436/38 (1050) Capital Federal

Redacción y Administración:
Tel. / Fax: 4371-2004 (líneas rotativas)
D i a r i o d e D o c t r i n a y J u r i s p r u d e n c i a e-mail: elderecho@elderecho.com.ar • www.elderecho.com.ar

Por último, y con relación a la infracción al art. 10, ción a la representación ejercida como letrada apoderada
inc. e) de la norma, se detalló que las omisiones se habían de la parte demandada. ­COLUMNA LEGISLATIVA
configurado “… por cuanto en las liquidaciones de expen- Dicho monto resulta de calcular los proporcionales Legislación Nacional
sas correspondientes al período noviembre de 2011/julio correspondientes con relación al valor de 5 unidades de
2012, atribuidas al sumariado se observa en los rubros medida arancelaria fijado, cada una de ellas, en … pesos Resolución 76 de abril 27 de 2017 (ANSeS) – Segu-
‘Abonos’, ‘Reparaciones’ y ‘varios’ que no se consigna la ($…) por la resolución de Presidencia del Consejo de la ridad Social. Jubilaciones y Pensiones. Reparación
dirección, el nº de CUIT, el número de matrícula, y en los Magistratura Nº 675/2016. Histórica. Titulares de un beneficio previsional.
casos que existen cuotas, el importe total” (fs. 41 vta.). En consecuencia, propongo al acuerdo que, en caso de Procedimiento abreviado. Establecimiento (B.O.
Cabe sobre el punto destacar que, en instancia admi- compartirse este voto: I. se rechace el recurso interpuesto; 2-5-17).
nistrativa, el sumariado también refirió enviar esta infor- II. se impongan las costas al actor vencido (art. 62 CCA- Próximamente en nuestros boletines EDLA.
mación vía correo electrónico. El acto cuestionado con- yT); y III. se regulen los honorarios de la profesional in-
testó a ello destacando que no se había adjuntado ninguna terviniente por la parte demandada en la forma indicada en consciente de la persona. Finalmente, garantiza la protección
prueba de que la información faltante haya sido propor- el considerando VIII. de la información cerebral en ausencia de una herramienta ex-
cionada por ese medio y que “… Sin embargo, la norma A la cuestión planteada, la jueza Mariana Díaz adhiere terna para identificar y filtrar esa información” (pág. 15).
imputada es clara al respecto: requiere el importe total c) El derecho a la integridad mental: este derecho protege-
al voto que antecede.
sin perjuicio de señalar que lo argumentado por el su- ría la dimensión mental de los individuos de daños potencia-
mariado resultaría correcto en el supuesto de que todas En función de lo expuesto, y oída la Sra. Fiscal de les. El artículo recuerda que Ienca y Haselager introdujeron
las cuotas tengan el mismo valor y ello no se encuentra cámara, el tribunal resuelve: 1. Se rechace el recurso in- la expresión “hackeo malicioso del cerebro” (malicious brain-
acreditado” (fs. 41 vta.). terpuesto; 2. Imponer las costas al actor vencido (art. 62 hacking) para referirse a actividades criminales que pudieran
En dicho marco, y en oportunidad de recurrir, el ac- CCAyT); y 3. Regular los honorarios de la profesional in- influir de manera directa en el funcionamiento de los neurodis-
tor sostuvo que acompañaba las liquidaciones de expensas terviniente por la parte demandada en la forma indicada en positivos utilizados por los individuos.
completas, de donde surgían todos y cada uno de los re- el considerando VIII. d) El derecho a la continuidad psicológica: este derecho
quisitos que la Dirección había tenido por omitidos. El juez Fernando E. Juan Lima no suscribe la presente protegería la identidad de los individuos contra cambios en la
Sin perjuicio de los datos que se evidencian en las liqui- por hallarse en uso de licencia. personalidad que podrían resultar del uso malicioso de cier-
daciones aportadas en esta instancia, lo cierto es que el ac- Regístrese, notifíquese por secretaría a las partes y a la tos dispositivos cerebrales, tales como los utilizados para la
tor no probó que ellas hayan sido las copias efectivamente Sra. Fiscal de Cámara en su despacho y, oportunamente, denominada “estimulación profunda del cerebro” (deep brain
entregadas en las unidades funcionales del inmueble que archívese. – Fabiana H. Schafrik de Núñez. – Mariana stimulation) o de manipulación de la memoria. Los investigado-
administraba. Ello, sumado a que ni siquiera coinciden Díaz. res citan a Pycroft, quien habla de “secuestro del cerebro” (bra-
con las liquidaciones acompañadas por la denunciante, lle- injacking), que sería una modificación de la actividad cerebral
van a rechazar también este agravio. OPINIONES Y DOCUMENTOS personal por acceso no autorizado a neurodispositivos por ter-
ceros, y que podrían significar un robo de información mental
VI. [sic] Resta entonces, adentrarse en el estudio de la Investigadores proponen nuevos derechos y afectación de la privacidad mental, cese de la estimulación
requerida reducción del quantum de la multa impuesta. en la era de las neurociencias y daños en tejidos o en funciones motoras e, incluso, alteracio-
Ello así, por cuanto el actor considera que sólo omitió un Hacia nuevos derechos humanos en la era de las neurocien- nes del control de los impulsos, modificación de emociones o
“dato” (el horario de finalización de la asamblea, v. apela- cias y las neurotecnologías (Towards new human rights in the afectos, inducción al dolor. El derecho a la continuidad psicoló-
ción que adjunta el actor en su presentación de fs. 64) y un age of neuroscience and neurotechnology) es el título de un gica tendería a preservar la identidad personal y la coherencia
excesivo rigorismo formal no puede justificar una multa reciente y trascendente trabajo firmado por los investigadores de la conducta individual contra modificaciones de terceros.
por el valor impuesto. Marcello Ienca y Roberto Andorno en la revista Life Sciences, Protege la continuidad de los pensamientos habituales, prefe-
Sobre el punto, resulta de importancia señalar que, tal Society and Policy. rencias y opciones, a través de la protección de las funciones
como se explicó en la disposición aquí apelada, la ley 941, Para los autores, así como ocurrió con la revolución genéti- neuronales subyacentes (pág. 21).
en su art. 16, prescribe que las infracciones de la norma ca, la revolución de las neurociencias va a remodelar nuestras En sus conclusiones, Ienca y Andorno enfatizan que “a la
se sancionarían con: “a) Multa cuyo monto puede fijarse nociones éticas y legales. “En particular, afirmamos que la cre- luz del cambio disruptivo que la neurotecnología está provo-
entre uno (1) y cien (100) salarios correspondientes al ciente sensibilidad y accesibilidad de los neurodispositivos va cando en el ecosistema digital, es urgente que el terreno nor-
sueldo básico de la menor categoría de los encargados a requerir en los años venideros que surjan nuevos derechos mativo esté preparado para prevenir el mal uso o las conse-
de casas de renta y propiedad horizontal sin vivienda”; e, o al menos un mayor desarrollo de los derechos tradicionales cuencias negativas no deseadas” (pág. 23).
inclusive, agrega también otras sanciones “b) Suspensión para afrontar los desafíos planteados por la neurociencia y Jorge Nicolás Lafferrière
de hasta nueve (9) meses del Registro; c) Exclusión del la neurotecnología” (pág. 8). El desafío, sostienen, está dado www.centrodebioetica.org
Registro…”. porque estas tecnologías ofrecen posibilidades sin precedentes 1 de mayo de 2017
El acto recurrido sancionó con una multa de $34.956 al de acceder, recolectar, compartir y manipular información so-
aquí actor, en atención al salario mínimo de un encargado bre el cerebro humano. Ello requiere una respuesta adecuada VOCES: BIOÉTICA - DERECHOS HUMANOS - MEDICA-
de edificio sin vivienda de cuarta categoría, el que, confor- desde los derechos humanos y sus principios para prevenir MENTOS - MÉDICO - PERSONA - SALUD PÚBLICA
me la fecha de suscripción de la disposición, ascendía a la consecuencias no deseadas. Fuente: Ienca, Marcelo - Andorno, Roberto, Towards new human
suma de $5826. Ienca y Andorno consideran que los actuales derechos hu- rights in the age of neuroscience and neurotechnology, Life Sciences,
En atención a lo previsto por el artículo transcripto, se manos no resultan suficientes para enfrentar estos desafíos y Society and Policy (2017) 13:5, DOI 10.1186/s40504-017-0050-
verifica que la sanción impuesta responde a 6 salarios y, proponen cuatro nuevos derechos que pueden tener gran rele- 1. Disponible en línea en: https://lsspjournal.springeropen.com/arti-
por tanto, no resulta irrazonable ni desproporcionado en cles/10.1186/s40504-017-0050-1.
vancia en las próximas décadas:
atención a los incumplimientos detectados. Máxime cuan- a) El derecho a la libertad cognitiva: esta noción, que en
do, ni siquiera, se hizo uso de los restantes modos de san- alguna medida es una extensión del tradicional derecho a la
cionar previstos en la norma. libertad de pensamiento y de conciencia, comprende dos prin-
En esta inteligencia, propongo también el rechazo del cipios: el derecho a usar las neurotecnologías emergentes y la
agravio descripto. protección de los individuos de usos coercitivos o no consenti- La editorial El Derecho tiene el agrado de invitar a
VII. Las costas deberán imponerse al actor vencido, por dos de estas mismas tecnologías. Se trata de una libertad com- usted a la presentación de la colección
pleja que, según Bublitz, presenta tres dimensiones: la libertad
no mediar en el caso cuestiones que permitan apartarse del
criterio objetivo de la derrota (art. 62, CCAyT). de cambiar de pensamiento, la protección contra intervencio- CÓDIGO CIVIL Y COMERCIAL
nes de otros en la propia mente para proteger la integridad DE LA NACIÓN
VIII. Por último, y en relación a la regulación de hono- mental y la obligación legal y ética del Estado de promover la
rarios a favor de la profesional interviniente en autos, de libertad cognitiva. La presentación será coordinada por el Dr. Leandro
conformidad con lo que se dispone en los artículos 1º, 3º, b) El derecho a la privacidad mental: para Ienca y Andor- Guzmán y el panel estará formado por varios de los
12, 15, 16, 17, 21, 23, 24, 29, 54, 56, 60, 62 y concordan- no, este derecho “apunta a proteger cualquier dato o informa- autores y los directores de la colección Dres. Gabriel
tes de la Ley 5134 y en consideración del monto, comple- ción del cerebro acerca de un individuo registrada por un neu- Limodio y Guillermo Peyrano.
jidad de la cuestión planteada, la extensión y calidad jurí- rodispositivo y compartida por el ecosistema digital. Este dere-
Se realizará en la Sala “Alfonsina Storni” del pabe-
dica de la labor desarrollada, su resultado, trascendencia cho protegería las ondas cerebrales no solo como datos sino
y entidad, así como los montos mínimos que establece la también como fuente de información. Además, no solo cubriría llón Blanco de la 43ª Feria Internacional del Libro,
ley, corresponde regular los emolumentos de la Dra. Nilda los datos cerebrales conscientes, sino también los datos que no el lunes 15 de mayo de 2017, a las 16:30 h.
Concepción Ruiz en la suma de pesos … ($…) en aten- están (o solo lo están parcialmente) bajo control voluntario y