Está en la página 1de 3

Ensayo “Pedagogía Decolonial en Ecuador”

Como Paulo Freire dijo alguna vez “La educación no cambia el mundo, cambia a las

personas que van a cambiar el mundo”. Sin duda en un país “multicultural, plurinacional

y laico” (Art. 1, 2008) como el nuestro, es necesario introducir al quehacer educativo una

pedagogía de tipo decolonial; con la intención de, parafraseando a Malcolm X,

desesclavizar las mentes de sus actores; y, conseguir así la sociedad que en verdad viva

el Sumak Kawsay o la Vida Plena.

Entendiendo que “Una pedagogía …decolonial (permite) ubicar, resignificar y vincular

las experiencias, sujetos y saberes que intervienen en apuestas pedagógicas específicas

(y,) la apertura constante a la generación de nuevas prácticas educativas que formen en la

conciencia histórica y permeen los escenarios de la escuela actual” (Diaz, 2010); y que,

parafraseando a Walsh (2009), se habla de pedagogías decoloniales, pues el contexto en

el que se construye cada una, responde a sus necesidades particulares; es importante, diría

que necesario, desarrollar un tipo de pedagogía decolonial que se adecue y responda a las

necesidades educativas, sociales y culturales de nosotros los ecuatorianos.

Como escribe Walsh (2009) “Enfrentar, desafiar y derribar esta colonialidad es… un

trabajo esencial para el campo y el accionar pedagógicos”. A mi parecer, cualquier

objetivo de tipo social-revolucionario, se hace posible cuando se ha formado a personas

para que lo hagan posible; es decir, la revolución empieza en las aulas y familias. El

Sistema Educativo Ecuatoriano debe construir, parafraseando a Walsh, condiciones de

estar, ser, pensar, conocer, aprender, sentir y vivir distintas. Es decir, se debe

desesclavizar las mentes a través de la Educación, para desaprender todo lo colonial y

reaprender a ser verdaderos hombres y mujeres.


El Sumak Kawsay es el fin último de la constitución del Ecuador, es el propósito, que se

han planteado para la vida de los ecuatorianos. De acuerdo a Kowii “Sumak significa lo

ideal, lo hermoso, lo bueno, la realización; y kawsay, es la vida, en referencia a una vida

digna, en armonía y equilibrio con el universo y el ser humano, en síntesis el sumak

kawsay significa la plenitud de la vida.” A mi entender, la plenitud de la vida se alcanzará

cuando nos apropiemos de nuestra realidad y aprendamos a ser los conductores de la

misma, y no unos simples espectadores.

Un tipo de pedagogía que nazca de nosotros, nos utilice como medios para su

construcción, y se dirija a nosotros, es fundamental para apropiarnos de nuestra realidad,

de nuestro pasado y de nuestro futuro. Insertar esta pedagogía en nuestro Sistema

Educativo nos garantizará formar personas críticas y reflexivas, que no se dejen

manipular, ni se inserten de una manera inocente en un mundo globalizado, que no sean

sujetos de neocolonización. Esta pedagogía nos enseñará a los ecuatorianos a buscar el

bien común (el propio, de los otros y lo otro), lo que nos llevará a vivir el Sumak Kawsay

o la vida en plenitud.
Referencias
Diaz, C. (2010). Hacia una pedagogia en clave decolonial: Entre aperturas, busquedas y
posibilidades. Tabula Rasa, 217-233.

Hevia, D. (11 de Mayo de 2016). Arte y Pedagogia. Obtenido de SLD:


http://www.sld.cu/galerias/pdf/sitios/williamsoler/arte_y_pedagogia.pdf

Kowii, A. (11 de Mayo de 2016). UN. Obtenido de UN:


http://www.un.org/esa/socdev/unpfii/documents/El%20Sumak%20Kawsay-
ArirumaKowii.pdf

Walsh, C. (2009). Fanon y la pedagogia de-colonial. NUEVAMERICA, 60-64.

Wlash, C. (s.f.). Interculturalidad critica y educacion intercultural. Universidad Simon Bolivar.