Está en la página 1de 2

EL GUSANITO QUE SE PERDIÓ EN UNA MANZANA

Había una vez un gusanito que vivía en una hermosísima hoja de repollo. La hoja
de repollo era verde y blanca. Y el sol calentaba todo el día a la hoja y al gusanito.
La mamá del gusanito le había dicho un día: -Si alguna vez tienes hambre,
puedes trepar por ese manzano y comer de una manzana pequeñita, pero que sea
muy pequeñita, porque sino...

Es un día de primavera. Hace mucho sol. Y el gusanito tiene mucho, mucho


hambre.¡Rap...rap...rap...!, va trepando por el tronco del árbol y en un momento
está rodeado de manzanas. -¡Aquí hay una redondita y muy amarilla, muy
pequeñita! -¡Allí hay otra también redondita, amarilla y colorada, bastante
gordita! -¡Y más lejos hay una redonda, gorda y colorada, grande, grande...!

Y el gusanito empieza a morder, a morder la manzana coloradota, sin acordarse


nada, nada de lo que le había dicho su mamá. ¡Ñam, ñam...! va comiendo. ¡Ñam,
ñam...! y en la manzana se va metiendo. ¡Ñam, ñam...! va comiendo. ¡Ñam,
ñam...! y en la manzana se va metiendo. ¡Huy, qué rica sabe! ¡Huy, que rica está!
¡Huy, que el gusanito ya no puede más!

Entonces quiere otra vez salir al tronco, otra vez al sol, otra vez al calorcito del
huerto y su hojita de repollo. Pero...¿Por dónde se sale de esta manzana tan
grande? El gusanito da vueltas y vueltas y no encuentra el agujerito por donde
entró. Sin darse cuenta se va metiendo cada vez más adentro, hasta llegar al
mismo corazón de la manzana. Y de tanto llorar se queda dormido.

¡Zaz...zaz...zaz...! ¿Qué es ese ruido? ¡Zaz...zaz...zaz...! , y las manzanas van


cayendo en un cesto muy grande. Y un hombre toma el cesto bien lleno y lo lleva
al mercado. -¡A cuarenta pesos las manzanas! -¡A cuarenta pesos las manzanas! -
¡A cuarenta pesos las más ricas manzanas! José y su mamá pasean por el
mercado curioseando entre los puestos. José tiene cuatro años, dos ojos
redondos que todo lo ven y dos manos gorditas que todo lo quieren. -¡Mamá,
mamá yo quiero una manzana! ¡Mamá, mamá esa tan gorda y coloradota! Había
sido tan bueno, tan bueno en el colegio, que su mamá se la compró. Y la
manzana grande y coloradota se iba haciendo blanca entre los dientecitos de
José. Cuando ya casi se la había comido, cuando iba a dar otro bocado muy
gordo, el niño oyó una vocecita fina que decía:

-¡No me comas, no me comas, ten cuidadito! Pero bueno, ¿de dónde salía esa
vocecita tan fina? -Huy, mamá mira, esta manzana tiene un gusanito. ¡Pero tan
hermosa que parecía ! Tira lo que te queda, hijo. ¿Tirarla? Estas mamás no
entienden nada de manzanas ni de gusanitos. -¿Puedo llevármela a casa y dejar
en el jardín el gusanito? -Bueno... si te parece... -¡Qué susto!
El gusanito vive ahora en una hojita de rosal. La hojita de rosal es blanca y verde.
El gusanito es verde y blanco. Y el sol calienta todo el día al la hoja y al gusanito.
A un gusanito feliz que nunca más volvió a comer de una manzana grande,
grande y coloradota

Intereses relacionados