Está en la página 1de 2

El hombre como ser estructural.

Cuál es el origen del hombre según la biblia hay diferentes aspectos en los cual
se encuentran siete que son: Fuimos hechos seres naturales: dice la biblia
que fuimos creados del polvo de la tierra, Fuimos creados seres espirituales:
por la manera en que recibimos vida (soplo en su nariz aliento de vida, y el
hombre llego a ser un ser viviente) Entonces Jehová Dios formó al hombre del
polvo de la tierra, y sopló en su nariz aliento de vida, y fue el hombre un ser
viviente Génesis 2:7, Fuimos hechos seres materiales: Todas estas cosas
son buenas, hechas por Dios para ser disfrutadas. El abuso, y pecado, ocurre
cuando amamos lo material más que a Dios, Fuimos hechos seres prácticos:
a este ser especial creado del polvo, Dios le dio otra capacidad la habilidad
para trabajar, Fuimos creados series racionales: Dios tuvo que saber que el
hombre moderno procuraría reducir su creación, Dios nos hizo seres
morales: Dios hizo seres moralmente responsables Y Jehová Dios hizo nacer
de la tierra todo árbol delicioso a la vista, y bueno para comer; también el árbol
de vida en medio del huerto, y el árbol de la ciencia del bien y del mal Génesis
2:9, Dios nos hizo seres sociales: Dios quito la soledad al primer hombre Y
dijo Jehová Dios: No es bueno que el hombre esté solo; le haré ayuda idónea
para él.19 Jehová Dios formó, pues, de la tierra toda bestia del campo, y toda
ave de los cielos, y las trajo a Adán para que viese cómo las había de llamar; y
todo lo que Adán llamó a los animales vivientes, ese es su nombre. Génesis
2:18-25.

También podemos decir que el hombre tenía un fin que era glorificar siempre el
nombre de Dios y la importancia que se le da a cada persona tales como:
Nuestra esposa: Dios la hizo para quitar nuestra soledad, para estar a nuestro
lado y ayudarnos a servirle, pues ella fue creada a imagen de Dios; por lo tanto,
representa a Dios. Nuestros hijos: Debemos pasar tiempo con ellos, y
enseñarles cómo vivir para que glorifiquen a Dios, pues son hechos a Su divina
imagen. Cada persona: No importa que sea buena o mala, rica o pobre,
viciosa o privilegiada, de igual o diferente raza, pues fue hecha a imagen de
Dios y merece todo respeto y honor. Dios nos enseña la suprema importancia
de cada persona, no importa su raza, color de piel, nacionalidad, condición
social o financiera, ni su forma de ser. Todo ser humano: hombre, mujer, niño,
anciano, lleva en sí la estampa divina, la imagen de Dios.

Al hablar de tentación nos referimos a la desobediencia de Adán y Eva al


comer del fruto prohibido ya que por orgullo y rebeldía decidieron comerlo sin
pensar en lo que Dios les había dicho anteriormente, ese dia en que ellos
desobedecieron murieron y a que nos referimos con esto a que toda relación
con Dios para con ellos desapareció. Existen diferentes tipos de muerte en los
que podemos mencionar: Ojos abiertos: ¿Será que andaban ciegos en el
huerto? De ninguna manera. Habían perdido, como dice un comentarista, «esa
bendita ceguera que produce la ignorancia de la inocencia, Conciencia de su
desnudez: En su inocencia no se escondían nada el uno al otro. Ahora se ven
en su nueva naturaleza, y el descubrimiento de su desnudez espiritual les hace
avergonzarse, Vestidos de hojas: Procuran taparse, porque sienten
vergüenza de lo que son ahora. Perdieron su inocencia, Huida de Dios: El
sentimiento de culpa por su desobediencia los agobia y les hace esconderse
del mismo Dios en el que antes se deleitaban, Temor: Es impresionante ver
que lo que motiva su temor no es el pecado cometido, sino la vergüenza que
sienten por su desnudez: Tuve miedo, porque estaba desnudo». Dios tiene que
preguntarles: ¿Acaso has comido del árbol del que te mandé que no
comieses?», para apuntar a su pecado, Disculpa del hombre: No siente, al
parecer, pesar por su pecado. Irresponsablemente culpa a la mujer, aquella en
la que antes se había gloriado (¡carne de mi carne y hueso de mis huesos!), y a
Dios por haberla creado (la mujer que tú me diste), Excusa de la mujer: Acusa
a la serpiente; no reconoce su propia responsabilidad. La manera en que
actuaron Adán y Eva evidenció que algo trágico les había sucedido. Cayeron
de la perfección en la que fueron creados. Ahora se ven cambiados,
trastornados, víctimas de un nuevo tipo de ceguera

Intereses relacionados