Está en la página 1de 14

Haug, M.

& Whalen, RE
(Eds) (1999). Modelos animales de los Derechos Humanos
Emoción y cognición.
Nueva York: Libros APA.
16

Los primates no humanos como modelos de


Especialización hemisférica Vauclair Jacques, Fagot Jodl, y Depy Delphine

Como resultado de su observación de que la comprensión de la cognición humana


se deriva principalmente del estudio de los adultos humanos, Terraza (1993) pidió
que se
el desarrollo de la psicología comparativa en el ámbito de la ciencia cognitiva-
diferencias. Según Terraza, "el estudio de los procesos cognitivos en los animales
proporciona una oportunidad única para investigar la filogenia y ontogenia
de la cognición "(Terraza, 1993, p. 162). Hay varios aspectos de los derechos
humanos
conocimiento (por ejemplo, el aprendizaje y la lista de imágenes) que pueden ser
investigados por la
uso de tareas no verbales. El trabajo de psicólogos con palomas y monos
(Por ejemplo, para la fragmentación de la memoria, Terraza, 1987; para el
aprendizaje en serie, Terraza,
1991; para las imágenes, Hollard y Delius, 1982; Neiworth y Rilling, 1987; Vau-
clair, Fagot, y Hopkins, 1993) ha sugerido que estas cognitivo complejo
habilidades son independientes del lenguaje y viejos filogenéticamente. Es
por lo tanto interesante estudiar la cognición animal para comprender los
procesos de
cognición humana que no presupone el lenguaje y, más en general,
frente a la naturaleza del pensamiento no verbal (Roitblat, 1987; Vauclair, 1996).
En este contexto, los primates no humanos son dignos de estudio debido a que
estos las especies son los más cercanos a los seres humanos en su anatomía y
fisiología, así como
en su motor y de procesamiento perceptivo. Los primates no humanos son
también
buenos candidatos para probar la validez de la filogenética basada en modelos
humanos
de la cognición (véase también Fujita, 1997).
El presente capítulo se refiere a la cuestión de la especialización hemisférica
y procesos cognitivos de percepción. A pesar de una duración visión a largo plazo que
sólo los humanos son lateralizado (por ejemplo, Warren, 1980), existe ahora una fuerte
documentation para lateralizations anatómicas, funcionales lateralizations, o tanto en
varios taxa animales, incluyendo aves, roedores, y no humanos pri-
compañeros (véase Bradshaw & Rogers, 1993; Hellige, 1993). Nos selectivamente
informe
manifestaciones de los estudios de los primates no humanos. Después de una breve
reseña
de las pruebas para las intervenciones estructurales (anatómicos) lateralización, se
describe el métodos utilizados por los neuropsicólogos y psicólogos para investigar
funciones

1
lateralización internacional en los primates y, a continuación se presentan algunas
evidencias de
lateralización cerebral en monos y simios. Por último, se delinean los en-
reses y los límites de un modelo de primates de la asimetría cerebral.
En el interés de espacio, no hablamos de las asimetrías de motor en detalle
aquí (véase, para una revisión, Ward y Hopkins, 1993). Nótese, sin embargo, que al-
aunque este tema sigue siendo controvertido varios autores (por ejemplo, Fagot y
Vauclair, 1991; MacNeilage, Studdert-Kennedy, y Lindblom, 1987) re-
portado la existencia de sesgos de la población de la preferencia en la mano no
humanos
especies de primates.

Hopkins (1995, 1996), un derecho de ocasión preferencia significativa-


rencia en una amplia muestra de los chimpancés en cautiverio para llegar a bípedos, bi-
alimentación manual, lanzar, y una tarea bimanual coordinada. Estos datos
sugieren una continuidad filogenética de imparcialidad en las especies de primates, en
por lo menos entre los simios y los seres humanos.
La evidencia de asimetrías neuroanatómicas en
Los primates no humanos
Varios derecho diferencias anatómicas-izquierda han sido reportados en los monos y
monos. Por ejemplo, la cisura de Silvio izquierda es más larga que la derecha en
los chimpancés (Pan troglodytes: Yeni-Komshian y Benson, 1976) y en ma-
caques (Macaca mulatta: Falk, Cheverud, Vannier, y Conroy, 1986). Otros
asimetrías se han observado en el plano temporal y en la fron-
lóbulo ambiente. Así, el plano a la izquierda de los chimpancés es, como la de los seres
humanos,
más grande que la derecha (Gannon, Holloway, Broadfield, y Braun, 1998;
Witelson, 1977). Por el contrario, hay en los babuinos (Papio Papio: Caín y
Wada, 1979), los chimpancés, los gorilas (Gorilla gorilla), y los seres humanos (LeMay,
1976; Zilles et al lóbulo., 1996), una protuberancia frontal de la derecha. En general
términos, estos estudios sugieren que las asimetrías anatómicas de no humanos
los primates tienden a ser similares a los de los seres humanos mano derecha, a pesar de
que
asimetrías son más fuertes en los seres humanos y los monos que en los monos. Si el
relación exacta entre las asimetrías estructurales y funcionales de las Naciones Unidas
sigue siendo-
conocida, es probable que existe una conexión entre estos dos niveles de
asimetría. Por lo tanto, es probable que sea más que una coincidencia que el Planum
temporales es mayor en el lado izquierdo que en el lado derecho de la persona humana
cerebro, ya que esta estructura en el lado izquierdo incluye el área de Wernicke, que
está implicado en la comprensión del lenguaje.
La evidencia de asimetrías funcionales en primates no humanos
En esta sección se presenta evidencia empírica de la lateralización del comportamiento
en primates no humanos en tareas visuales y auditivas. En japonés ma-
caques (Macaca fuscata), a-oído (hemisferio izquierdo) ventaja derecha
que se encuentran a las vocalizaciones discriminar de sus congéneres (Petersen,
Beecher, Zo-
Loth, Moody, y Stebbins, 1978). Implicación del hemisferio izquierdo para este
tipo de discriminación auditiva fue confirmada por los estudios de lesión (Heffner

2
(Primates no humanos MODELOS)

Y Heffner, 1984). Debido a las diferentes especies de macacos japoneses hicieron


no presentan estas asimetrías cuando fueron probados con los japoneses
llamadas de macacos (Petersen et al., 1978), los resultados sugieren que las señales han
para transmitir significado para obtener la lateralización cerebral.
tareas visuoespaciales también reveló lateralización cognitivos en los primates.
Así, el hemisferio izquierdo del cerebro de macacos-división fue mejor que el
derecho para discriminar orientaciones línea (Hamilton y Vermeire, 1988).
Jason, Cowey y Weiskrantz (1984) observaron que los monos mostraron una
del hemisferio izquierdo ventaja cuando tuvieron que informar si un punto se
representa en el centro de un cuadrado. La evidencia de un hemisferio derecho ad-
de vista en las tareas visuoespaciales proviene de estudios con el cerebro dividido ma-
caques (Macaca mulatta) se enfrentan a casos de discriminación (Hamilton y Ver-
Meire, 1988). Morris y Hopkins (1993) utiliza estímulos quiméricos a
demostrar en dos chimpancés intacta una ventaja del hemisferio derecho para
el reconocimiento y las expresiones faciales humanas ("feliz" frente a "neutral" la cara).
En
Además, Ifune, Vermeire, y Hamilton (1984) encontraron que el cerebro dividido ma-
caques aparecen expresiones faciales más hacia los clips de vídeo imaginando hu-
mans y los monos cuando las películas se presentaron a la derecha hemi-
esfera. Por último, Hauser (1993) demostraron que las expresiones faciales de miedo y
amenaza en los monos rhesus fueron más fuertes en el lado izquierdo de la cara (pri-
primordialmente bajo el control del hemisferio derecho) en comparación con el derecho
(Hemisferio izquierdo). En suma, el hemisferio derecho de los monos que parece ser
especializados para la percepción de los comportamientos emocionales, así como para
la producción de
ellos. Similares del hemisferio derecho especialidades para las emociones fueron re-
portado en los seres humanos (véase Bradshaw & Rogers, 1993).
¿Qué conclusión puede extraerse de la literatura sobre hemisférica
lateralización? Parece que la existencia de asimetrías hemisféricas
per se no es específica para los seres humanos, ni depende de la lengua. Coherente
con esta posición, las asimetrías funcionales (por ejemplo, para el reconocimiento
facial) se
que se encuentran en los bebés humanos mucho antes de la adquisición del lenguaje
(ver referencias en
Young & Ellis, 1989). También, es interesante señalar que, humanos y no humanos
los primates muestran una notable convergencia en sus estructuras morfológicas y
lateralidad cultural. Por lo tanto, las asimetrías anatómicas de la cisura de Silvio son
idénticas en los simios y los humanos, aunque menos pronunciado en la antigua
especie.
A nivel funcional, frente a la discriminación parece ser lateralizado en
del mismo modo en varias especies de primates. Un derecho coherente del hemisferio
ventaja se encontró en los monos, los simios y los seres humanos. Por otra parte, hay
una ventaja para el hemisferio izquierdo en los macacos japoneses para el
procesamiento de
comunicativamente señales auditivas significativas. Esta especialización evoca
lateralización para el procesamiento del habla en los seres humanos. A pesar de estas
similitudes, hay algunas diferencias conocidas entre los humanos y otros
los primates. Por ejemplo, Hamilton y Vermeire (1988) informó a la izquierda-

3
hemisferio ventaja para la orientación discriminación línea en la división del cerebro
macacos, una tarea que por lo general favorece el hemisferio derecho en el ser humano
(Hellige, 1993). La demostración de la asimetría estructural y funcional-
trata en los primates (pero también en otros vertebrados, véase Bradshaw & Rogers,
1993) corresponde a la idea de que la lateralidad humana ha filogenético

250
Vauclair, Fagot, Y Depy
raíces. De hecho, la lateralización aparece para representar un elemento fundamental
de la neuroanatomía y la conducta en los animales y los seres humanos (Ges-
chwind y Galaburda, 1985).
Un modelo de primate no humano de la asimetría cerebral:
Los paradigmas experimentales
En el estudio de las asimetrías hemisféricas cognitivos en los primates no humanos,
el enfoque tradicional se compone de cualquiera de lesionar el cerebro de manera
unilateral
o la división de los dos hemisferios cerebrales cortando el cuerpo calloso
y el acompañamiento posterior y comisuras anterior. Estos estudios ofrecen
valiosos datos que complementan la literatura sobre el cerebro lesionado humanos
los participantes. Sin embargo, dicen poco sobre el cerebro intacto y por lo tanto
son de limitado valor heurístico para la comprensión de su funcionamiento. Por consi-
consiguiente, es necesario para el desarrollo de métodos de comportamiento que se
adaptados para la investigación comparativa de la intacta humanos y no humanos
los primates.
En el campo de la visión humana, los investigadores interesados en el hemisferio
lateralización en varias ocasiones utilizó un taquistoscopio (Hellige, 1993). La
uso del taquistoscopio implica, en primer lugar, la concentración de la mirada de una
fijación
punto y, en segundo lugar, la pantalla por debajo de un estímulo en la izquierda o la
la mitad derecha del campo visual. Teniendo en cuenta la anatomía del sistema visual,
visual-
formación presenta una excentricidad suficiente (más de 2,5 °) en relación
hasta el punto de fijación se dirige hacia el hemisferio que se encuentra frente a la
estimulado medio campo (Bryden, 1982). Por tanto, es posible con este método
activar selectivamente la izquierda o el hemisferio derecho del cerebro intacto.
Después de Washburn, Hopkins, y Rumbaugh (1989), hemos desarrollado
para los seres humanos y los babuinos un procedimiento de prueba que tiene varias
características
en común con el uso de un taquistoscopio (Vauclair, Fagot, y Hopkins,
1993). Durante este procedimiento, los primates son inicialmente entrenados para
manipular
una palanca de mando, así como para desplazar un cursor en cualquier dirección de un
monitor de ordenador
(Véase la figura 16.1). Luego se probó en un a tarea de igualación de la muestra en
que la forma de la muestra se presenta a la izquierda o la derecha de una
la fijación del punto de una duración más corta (por ejemplo, 120 ms) que la latencia de
iniciar una sacada visuales (Wilde, Vauclair, y Fagot, 1994). Para asegurarse de que
el formulario de muestra se presenta en la mitad del campo visual único, el investigador
impone la fijación por tener el lugar objeto y mantener el cursor sobre

4
el punto de fijación antes de la presentación del formulario de muestra. Por lo tanto,
este
técnica es análoga al modo taquistoscópica de presentación de estímulo-
ción. Asimismo, se restringe la entrada visual a la mitad del campo visual para
transferir la
información para el hemisferio contralateral.
Este sistema es ventajoso porque se puede adaptar para las pruebas tanto
y no humanos participantes humanos en la experimentación Con idénticas
estrictamente
condiciones. Debido a que no hay necesidad de instrucciones lingüística, es también
ideal
para los participantes, tales como aquellos con afasia, cuyas funciones del lenguaje son
deficiente. En nuestros experimentos, los seres humanos y los mandriles se prueban
con el
mismos estímulos y el procedimiento. El uso de procedimientos idénticos no equivale

Página 5

Página 6
252
Vauclair, Fagot, Y Depy
todos los factores que pueden afectar a los resultados-por ejemplo, la atención,
memoria, y los factores motivacionales. Sin embargo, las pruebas los seres humanos y
de lunes a
teclas con procedimientos similares es un enfoque razonable para el aprovechamiento
de las especies '
diferencias y similitudes en el proceso hemisférico. Dos grupos de estudios
ilustrar nuestro enfoque y su valor heurístico.
El primer conjunto de experimentos tuvo como objetivo comparar el tratamiento
mundial de la información visual y locales en los seres humanos y monos. El por-
percepción de los atributos globales y locales de las formas visuales ha dado lugar a
una gran
la literatura en los seres humanos. Por ejemplo, Navon (1977) presentan los seres
humanos con
grandes letras romanas hechas de letras más pequeñas (por ejemplo, una H formada con
pequeñas
Hs o SS). Los participantes tenían que informar la identidad de la carta se muestra en
o locales de estímulo global nivel. Navon (1977) observaron que la respuesta
los tiempos eran más cortos, en promedio para las letras mundiales. Sobre la base de
estos
resultados y otros, Navon (1977) argumentó que los seres humanos perciben el mundo
estructura antes de la local.
Se realizaron varios experimentos para evaluar comparativamente este fenó-
fenómeno (Fagot y Deruelle, 1997; Deruelle y Fagot, 1997b). Estos ex-
experimentos utilizaron el sistema de mando se describe anteriormente. En una
primera fase de
cada ensayo, un estímulo compuesto similar a la utilizada por Navon brevemente se
presentó en el campo visual derecho o izquierdo de los participantes. En un segundo
fase, dos formas de comparación apareció en la pantalla después de estimulación de la
muestra-

5
presentación Ulus. Una de estas dos formas acertaron la muestra, ya sea
lo global o el nivel local, y el otro era diferente de la muestra
en ambos niveles. Los babuinos y humanos fueron probados en esta tarea con el
mismo
estímulos compuestos. Los resultados de los seres humanos de acuerdo con los
encontrados por
Navon (1977) y demostró más cortos tiempos de respuesta para el mundial que para
las pruebas locales. Por el contrario, los babuinos mostró más cortos tiempos de
respuesta en el
caso de las pruebas locales. Así pues, parece que las dos especies procesado la
forma diferente. Es interesante notar, sin embargo, que tanto los babuinos y los
los seres humanos tenían un patrón similar de lateralización. Para las dos especies, una
Ventaja del hemisferio derecho se encuentran los ensayos globales, y revirtió una
pero importante ventaja del hemisferio izquierdo, no se observó para las pruebas
locales.
Para entender mejor la estrategia de procesamiento adoptado por cada especie,
investigadores en otros experimentos (Deruelle y Fagot, 1997a, 1997b) utiliza
una tarea de búsqueda visual en el que los participantes tenían que detectar un objetivo
entre un
número variable de distractores. Según las teorías de atención (por ejemplo,
Treisman y Gelade, 1980), un incremento lineal de los tiempos de respuesta como una
función
ción del tamaño de la pantalla indica que la atención (de serie) de la búsqueda
procedimiento
se utiliza para la detección de blancos. Por el contrario, buscar pistas planas revelan el
uso
de preatentiva), es decir, los procedimientos de detección automática (. Los
experimentos
utilizan estímulos compuestos como los objetivos y distractores.
En cada ensayo, hubo 4, 8 ó 12 estímulos en la pantalla. En algunos
ensayos, el objetivo difiere de la muestra a nivel mundial solamente. En
otros ensayos, objetivos y distractores difieren en el nivel local. De las Naciones
Unidas
der ambas condiciones, el participante tenía que mover el joystick cuando el
objetivo se ha detectado y que se abstengan de movimiento cuando el objetivo era
ausentes. Pistas de la búsqueda Apartamento se encuentra en los seres humanos sin
importar lo que el estímulo
nivel que tenían al proceso (ya sea global o local). En los babuinos, pendientes de la
búsqueda

Página 7
Primates no humanos MODELOS
253
se mantuvo estable para las pruebas locales, pero, para las pruebas globales, Pistas de
forma lineal
aumenta con el tamaño de visualización. Por lo tanto, más atención es necesaria para
los babuinos
que para los seres humanos para procesar los objetivos mundiales. El hecho de que las
dos especies
mostró el hemisferio derecho mismas ventajas en el procesamiento global (re-

6
dientemente de la cantidad de atención necesarios para la tarea) sugiere que
lateralización en esta tarea se basa en principios de los mecanismos de percepción.
El sistema de mando igual que antes también se utilizó en otro la-
marco teórico, con el objetivo de evaluar la lateralización de la transformación
de las relaciones espaciales en los seres humanos y los babuinos. Los hemisferios
cerebrales de
los seres humanos parecen estar especializados para procesar las relaciones espaciales
(Kosslyn,
1987). Los estudios que implican y el cerebro dañado los seres humanos a lo normal, o
de los nervios
simulaciones de red (ver referencias en Kosslyn, 1994), se reunieron para mostrar
una superioridad del hemisferio izquierdo para categorizar las relaciones topológicas de
la
por encima o por debajo de tipo, y una ventaja del hemisferio derecho de evaluar des-
las remesas.
Desde un punto de vista evolutivo, hemos cuestionado este derecho o izquierdo dis-
ciación mediante tareas métricas. De hecho, las especies no humanas son capaces de
distancias de procesamiento (por ejemplo, Fujita, 1997). Sin embargo, a nuestro
entender, el dobladillo
ispheric especialización en la tramitación de las distancias aún no ha sido en-
investigados con primates no humanos. En nuestro estudio (Depy, Fagot, y Vau-
Clair, 1998), los babuinos y los seres humanos fueron probados con el dividido de
campo
procedimiento y están obligados a decidir si un punto estaba cerca o lejos de
una línea horizontal. Usando una igualación a la muestra de tareas arbitrarias, los
partici-
los pantalones tenían que seleccionar un estímulo de color rojo cuando la muestra
pertenecía a la "cerca"
categoría y una verde cuando pertenecía a la "extrema" categoría.
Los resultados de este experimento sugieren una ventaja del hemisferio izquierdo para
tratamientos categórica y una ventaja del hemisferio derecho para la distancia
procesamiento. Los resultados son por tanto compatibles con las predicciones
derivadas de
1987) de Kosslyn (modelo. En primer lugar, ingenuo participantes humanos expuestos
a la derecha-
hemisferio ventaja en los primeros ensayos de la tarea. En segundo lugar, este efecto
desapareció con la práctica. Se puede plantear la hipótesis de estos resultados que
en los primeros ensayos de la tarea, los aspectos métricos de los estímulos
predominante-
coordinada y provocó una ventaja del hemisferio derecho. Con la práctica, cate-
iCal aspectos de la tarea y mayor hizo caso omiso de los aspectos métricas, lo que
inducir una mayor implicación del hemisferio izquierdo.
Un modelo de Primates de la especialización hemisférica: Implicaciones
Los experimentos descritos anteriormente dilucidar la importancia de la compa-
ative enfoque para la comprensión de la cognición humana y la evolución de
especialización hemisférica. En general, la cuestión enfoque comparativo-
nes de la validez de los modelos basados en la cognición humana. Como el ser humano
COG-
sistema cognitivo es el producto de la evolución, debe haber continuidad se-

7
entre los seres humanos y otros primates. las bases fundamentales de los derechos
humanos
conocimiento por lo tanto se pueden buscar en los primates no humanos. Esta encuesta
tiene una ventaja sobre un Enfoque basado en humanos. Evita antropocéntrica

Página 8
254
Vauclair, Fagot, Y Depy
prejuicios para la construcción de modelos de la cognición y destaca su signifi-
biológica
icance.
Desde otra perspectiva, la búsqueda de similitudes cognitivas se-
entre los seres humanos y no humanos especies de primates que nos permite evaluar la
la dependencia de las funciones cognitivas vis a vis las funciones que son de Con
derarse típicamente humanos, como el lenguaje. Los estudios con no-
primates no humanos ilustran perfectamente la importancia de la comparativa
enfoque para la comprensión de lateralización humanos. A raíz de Broca
(1861) la primera observación de un caso de lateralización, hubo una generalizada
opinión de que la lateralización fue una característica típica de los seres humanos
(Geschwind
Y Galaburda, 1985). Los resultados presentados anteriormente sin duda un desafío que
punto de vista, mostrando que la lateralización es independiente del lenguaje. También
interesante es que el estudio de la lateralización de los animales mostraron importantes
similitudes entre los humanos y otros primates, por ejemplo, en el
procesamiento de los rostros o en el tratamiento de las características globales y locales
de las formas visuales. Se presupone, pues, que en vez de ser principalmente
vinculados a la lengua, la lateralización en realidad surgió como una solución a
cualquiera
o el motor demandas de percepción.
Uno de los problemas adicionales pueden ser planteadas con respecto a la validez de
una
primates no humanos modelo de lateralización. Dado que el cerebro de la no-
acciones de los primates humanos estructural y funcional muchas características con
que
de los seres humanos, las consistencias especies y diferencias observadas en la hemi-
especialización hemisférica debe indicar si la lateralización en estas espe-
CIES es homóloga (es decir, el rasgo tiene un origen filogenético común) o
similar (es decir, el rasgo ha evolucionado de forma independiente en las dos especies).
La necesidad de descubrir el origen de un rasgo determinado requiere una elección
adecuada
de las especies para comparar. En este sentido, los estudios más de las. pre especie
tantes en este capítulo debe contribuir significativamente a la solución de este
problema.
Referencias
Bradshaw, LS, y Rogers, LJ (1993). La evolución de las asimetrías laterales, el
lenguaje, herramienta
uso, y el intelecto. Nueva York Academic Press.
Broca, P (1861). Observaciones-sur-le-Siège de la Facultad Articule suivies du langage
d'une
observación d'aphémie. Boletín de la Sociedad dAnatomie, 6, 398-407.

8
Bryden, MM (1982):. Lateralidad asimetría funcional en el cerebro intacto. Nueva
York Ac-
ademic Press.
Caín, D. P, y Wada, J. P (1979). Una asimetría anatómica en el cerebro babuino.
Cerebro
Comportamiento y Evolución, 16, 222-226.
Depy, D., Fagot, F., y Vauclair, J. (1998). Evaluación comparativa del tratamiento a
distancia
y la especialización hemisférica en el ser humano (Homo sapiens) y los babuinos
(Papio Papio).
Cerebro y Cognición, 38, 165-182.
Deruelle, C., y Fagot, J. (1997a). El acceso a los locales y propiedades globales del
compuesto
percepción de agrupación en los babuinos y humanos de los estímulos visuales en una
tarea de búsqueda: Efectos.
Psychonomic Boletín y Revisión, 5, 476-481.
Deruelle, C., y Fagot, J. (1997b). Lateralización hemisférica y la prioridad de los
efectos globales
en el procesamiento de estímulos visuales por los seres humanos y los babuinos (Papio
papo). Lateralidad, 2,
233-246.
Fagot, J., y Deruelle, C. (1997). El procesamiento de la información visual local y
mundial y en el bajo-
ispheric especialización en los humanos (Homo sapiens) y los babuinos (Papio Papio).
Diario
de Psicología Experimental: la percepción humana y el rendimiento, 23, 429-442.

Página 9
Primates no humanos MODELOS
255
Fagot, J., y Vauclair, J. (1991). Lateralidad en primates no humanos: una distinción
entre
y el manual de uso de las manos de especialización. Psychological Bulletin, 109, 76-89.
Falk, D., Cheverud, J., Vannier, MW, y Conroy, GD (1986). Avanzados gráficos por
ordenador
La tecnología revela la asimetría cortical en endomoldes de monos rhesus. Folio
Primato-
logica, 46, 98-103.
Fujita, K. (1997). La percepción de la ilusión de Ponzo por los monos rhesus, los
chimpancés y los
los seres humanos: La similitud y la diferencia en las tres especies de primates.
Percepción y Psicosis
física, 59, 284-292.
Gannon, PJ, Holloway, RL, Broadfield, DC, y Braun, AR (1998, 9 de enero). Asin-
metría del plano temporal chimpancé: diseño del cerebro parecidos a los humanos lan
de Wernicke-
calibre homólogo zona. Ciencia, 279, 220-222.
Geschwind, N., y Galaburda, AM (1985): cerebral. Lateralización mecanismos
biológicos,
asociaciones y la patología. Cambridge, Massachusetts MIT Press.

9
Hamilton, CR, y Vermeire, BA (1988, diciembre). Complementaria hemisférica
especial
zación en los monos. Ciencia, 242, 1691-1694.
Hauser, MD (1993). Derecho dominancia hemisférica para la producción de
expresiones faciales
en los monos. Ciencia, 261, 475-477.
Heffner, HE, y Heffner, RS (1984, octubre). Lesiones del lóbulo temporal y la
percepción de
-Vocalizaciones específicas especies macacos. Ciencia, 226, 75-76.
Hellige, JB (1993): Hemisférica. Asimetría Lo que está bien y lo que queda MA.
Cambridge:
Harvard University Press.
Hollard, D. V, y Delius, JD (1982, noviembre). invariancia de rotación en el patrón
visual
reconocimiento por parte de las palomas y los seres humanos. Ciencia, 218, 804-806.
Hopkins, D. W (1995). las preferencias de la mano de una tarea coordinada bimanual
en 110 chimpancés-
chimpancés (Pan troglodytes): análisis de la sección de la Cruz,. Revista de Psicología
Comparada
109, 291-297.
Hopkins, de WD (1996). uso de las manos del chimpancé revisado: 54 años desde que
Finch (1941). Psy-
chonomic Boletín y Revisión, 3, 449-457.
Ifune, CK, Vermeire, B., & Hamilton, C. (1984). Hemisférica diferencias en la división
del cerebro
monos ver y responder a las grabaciones de video. conductuales y neurales Bi-
gía, 41, 231-235.
Jason, GW, Cowey, A., y Weiskrantz, L. (1984). Asimetría hemisférica para un viso-
espacial
tarea en monos. Neuropsychologia, 22, 777-784.
Kosslyn, SM (1987). Al ver e imaginar en los hemisferios cerebrales: Un
computacional
enfoque. Psychological Review, 94, 148-175.
Kosslyn, SM (1994) MA. Imagen, y: el cerebro. Cambridge, MIT Press.
LeMay, M. (1976). Morfológicas asimetrías cerebrales del hombre moderno, el
hombre fósil y no
primates no humanos. Anales de la Academia ofSciences deLa Nueva York, 280, 349-
366.
MacNeilage, PF, Studdert-Kennedy, MG, y Lindblom, B. (1987). Primado uso de las
manos
reconsiderada. Behavioral and Brain Sciences, 10, 247-301.
Morris, RD, y Hopkins, D. W (1993). La percepción de rostros humanos quiméricos
por el chim-
panzees: La evidencia de una ventaja del hemisferio derecho 112-122. Cerebro y
Cognición, 21,.
Navon, D. (1977). Bosque antes de que el árbol: La prioridad de la función global de la
percepción visual
ción. Psicología Cognitiva, 9, 353-383.
Neiworth, JJ, y Rilling, ME (1987). Un método para el estudio de las imágenes en los
animales. Diario

10
ofExperimental Psicología: Comportamiento Animal Procesos, 13, 203-214.
Petersen, MR, Beecher, MD, Zoloth, SR, Moody, DB, y Stebbins, WC (1978, Oc-
tubre). Neuronales lateralización de vocalizaciones específicas de las especies en los
macacos japoneses (Ma-
caca fuscata). Ciencia, 202, 324-327.
Roitblat, HL (1987) York. Introducción a la comparativa: la cognición. Nueva
Freeman.
Terraza, SA (1987). Fragmentación por una paloma en una tarea de aprendizaje de
serie 149. Naturaleza, 325, -
151.
Terraza, SA (1991). Fragmentación en el aprendizaje de serie por una paloma: 1.
pruebas básicas. Jour-
nal de Psicología Experimental: Comportamiento Animal Procesos, 17, 81-93.
Terraza, SA (1993). La filogenia y ontogenia de la memoria de serie: Lista de
aprendizaje por pi-
cirujanos y los monos. Psychological Science, 4, 162-169.

Página 10
256
Vauclair, Fagot, Y Depy
Treisman, A., y Gelade, G. (1980). Una teoría de la integración de funciones de
atención. Cognitivo Psy-
Psicología, 12, 97-136.
Vauclair, J. (1996): los animales. Cognición desarrollos recientes en psicología
comparativa moderna
. Gía Cambridge, MA: Harvard University Press.
Vauclair, J., Fagot, J., y Hopkins, D. W (1993). La rotación de imágenes mentales en
los babuinos cuando
la información visual se dirige al hemisferio cerebral izquierdo. Psychological Science,
4,
99-103.
Ward, JP, y Hopkins, D. W (Eds.). 1993). (Primado lateralidad: pruebas de
comportamiento actual
asimetrías ofprimate:. Nueva York Springer-Verlag.
Warren, JM (1980). Despotismo y la lateralidad en los seres humanos y otros animales.
Fisiológicos-
iCal Psicología, 8, 351-359.
Washburn, DA, Hopkins, D. W & Rumbaugh, DM (1989). Automatización de
aprendizaje conjunto
prueba: vídeo. paradigma tarea del Comportamiento, Métodos de investigación,
instrumentos y Comput-
res, 12, 38-45.
Wilde, J., Vauclair, J., y Fagot, J. (1994). Movimientos oculares en los babuinos
realizar un juego-
a ejemplo de tarea-presentó en un formato de campo dividido 61. Behavioural Brain
Research, 63, -
70.
Witelson, SF (1977). Anatómica asimetría en los lóbulos temporales: Su
documentación, PHY-

11
logenesis, y su relación con la asimetría funcional. Anales de la Academia de Nueva
York
de Ciencias, 299, 328-354.
Yeni-Komshian, G., y Benson, DA (1976, abril). Estudio anatómico de la asimetría
cerebral
en el lóbulo temporal de los seres humanos, chimpancés y macacos de la India 387.
Ciencia, 192, -
389.
Young, A. W, y Ellis, HD (Eds.). 1989). (Manual de procesamiento de rostros NJ.
Hillsdale,:
Erlbaum.
Zilles, K., Dabringhaus, A., Geyer, S., Amunts, K., Meishu, P., Schleicher, A., Gilissen,
E.,
Schlaug, G., y Steinmetz, H. (1996). las asimetrías estructurales en el cerebro anterior
humanos
y el cerebro anterior de los primates no-humanos y ratas. Neurociencia y Conductuales
Reseñas, 20, 593-604.

http://sites.univ-
provence.fr/wpsycle/documentpdf/DocVauclair/VauclairetalAPA99.pdf
--------------------------------------------------------------------

Humanos y chimpancés Lateralidad

De los muchos misterios que rodean la evolución humana, la


pregunta de por qué los seres humanos, solo entre todos los
simios, mostrar una fuerte tendencia a ser la mano derecha es
quizás menos conocida que las incertidumbres acerca de
nuestra locomoción, el tamaño del cerebro y la capacidad
cultural. Sin embargo, el hecho es, más del 90% de los seres
humanos son diestros, y tan fuerte - no son proporcionalmente
pocos individuos zurdos y los ambidiestros muy pocos. Uso de
las manos es una manifestación de la lateralidad - que tiene un
lado sobre comportamientos dominantes o la integridad física -
y puede estar relacionado con el predominio relativo de las dos
mitades del cerebro. En los seres humanos, que son (la
mayoría) la mano derecha, el lado izquierdo del cerebro, que es
el lado asociado con el lenguaje, por lo tanto dominante.

En los chimpancés y otros simios, sin embargo, la situación es


diferente. Lateralidad se reduce (con muchas personas que se
ambidiestro), y aunque los resultados de las primeras
investigaciones no son concluyentes, no hay preferencia por ser
demostrables diestros en ser zurdo (Braccini et al. 2010). De

12
hecho, estos autores, la publicación en la edición actual del
Journal of Human Evolution, argumentan que una mayor
investigación tanto en el uso de las manos en los monos que se
necesita para determinar si el predominio humano del lado
derecho del cuerpo es una extensión de un rasgo presente en el
último ancestro común o un carácter exclusivamente humana.

Braccini et al. por lo tanto establecer un experimento en el que


varios chimpancés (de los cuales 15 eran ambidiestros, 15
diestros y 16 zurdos de acuerdo a la investigación anterior) se
les dio palos para acceder a la mantequilla de maní en el centro
de los tubos de plástico. Cada chimpancé fue probado en tres
posturas diferentes: para los primeros, se les permitió mantener
el tubo y todos se sentaron para extraer los alimentos, para el
segundo, el tubo fue suspendido verticalmente sobre la cabeza
de altura, pero a poca distancia de una pared , para que
pudieran ganarse la vida con una mano mientras que está
parado dos patas, y, por último, el tubo fue suspendida sobre la
cabeza de altura, pero lejos de la pared, por lo que los
chimpancés tenían que pararse sin apoyo (Braccini et al. 2010).
La investigación encontró que el grado de lateralidad
(preferencia por una mano sobre la otra) se incrementó
significativamente a medida que los chimpancés se mudó de
sentado a bipedismo admitidos y no admitidos y de apoyo a las
posturas no compatibles, pero el nivel de derecho de la
imparcialidad en el grupo, curiosamente, no - de hecho, aunque
hubo un ligero aumento en la proporción con la mano derecha
para acceder a los alimentos al estar de pie dos patas, en
general, el cambio de postura meramente reforzar las
preferencias de los chimpancés "mano anterior.

La implicación más interesante de este estudio, por supuesto,


es que mientras no se refuta la hipótesis generalizada de que el
uso de herramientas ha llevado a la lateralización humanos,
requiere que un factor adicional de ser invocada para explicar la
alta proporción de las personas diestras . De hecho, Braccini et
al. 'S artículo sugiere que un cambio en la locomoción bípeda,
especialmente si se asocia con el uso de la herramienta y la
manipulación del medio ambiente, podría de hecho tener una
mayor lateralización de los homínidos a principios
sustancialmente. El cambio posterior que llevó a 90% siendo la
mano derecha podría, de hecho, la mayor lateralización del
cerebro que acompañó a los orígenes de la lengua - una
habilidad principalmente localizado en la mitad izquierda del

13
cerebro. Mientras Braccini et al. 'S de papel no ofrece ninguna
prueba directa de este cambio, se admite la existencia de un
segundo, el cambio de dirección, en la lateralización que,
además, debe haber surgido después de la separación entre
humanos y chimpancés. Sin embargo, este problema es de
naturaleza de pollo y el huevo - no podemos saber si la
lateralización cerebral ocurrido antes, o se ha habilitado como
consecuencia de, el aumento de diestros y dominancia del
cerebro izquierdo. Además, puede ser que no existe una ventaja
selectiva a ser la mano derecha - porque este es el resultado de
la selección de otras características. Será interesante ver
cómo el debate resulta!

Referencias

Braccini S, S Lambeth, S Schapiro, y PESO Fitch (2010).


herramienta de uso bípedo fortalece la mano las preferencias de
los chimpancés. Diario de la evolución humana, 58 (3), 234-241
PMID 20089294
Publicado por Winder Isabel en 15:33

http://goingape2010.blogspot.com/2010/03/human-and-chimpanzee-
handedness.html

----------------------------------------------------

14