Está en la página 1de 2

INTELIGENCIA FINANCIERA SEGÚN KIYOSAKI

La inteligencia financiera por definición, es esa parte de nuestra inteligencia que utilizamos para resolver
problemas de dinero.

Hay una forma sencilla de ver si nuestro cerebro está alineado con la mente de una persona
acostumbrada a resolver estos problemas, es una simple pregunta…

En el momento en que surge un problema financiero, ¿qué viene a tu mente rápidamente? , si la


respuesta no es “una posible solución”, tu inteligencia financiera puede que no esté muy dotada de
opciones, o bien, no esté entrenada para utilizar estas opciones.

Lo “normal” es tener temor, dudas, desesperación, y otros síntomas dependiendo de la magnitud del
problema, después de todo, según Kiyosaki el 95% de las personas no están realmente capacitadas
financieramente, y ante un problema de este tipo, llega la sensación de que se viene el mundo abajo.

Pero, ¿cómo hacen los ricos para perder millones y no morir de un ataque al corazón? Donald Trumpes
uno de estos casos, ¿cómo hizo para sobreponerse y recuperar todo lo perdido y con millones más en
ganancias?, la respuesta es simple: confiaba, y no solo en sí mismo, sino en el conocimiento que había
adquirido, en su experiencia, básicamente, en sus opciones.

El conocimiento en muchos aspectos aleja el temor. No tienes miedo de hacer las cosas que
acostumbras hacer a diario, ya sabes cómo hacerloy no dudas que podrás hacerlo. Con el conocimiento
financiero es igual, puedes perder dinero, pero no pensarás que es el fin del mundo, sabes que de una
manera u otra lo resolverás porque cuentas con las herramientas, y sabes cómo usarlas.

La inteligencia financiera, se entrena, se busca, se aprende, se enseña, por eso es que el Padre Rico de
Kiyosaki decía:

“Inteligencia financiera es simplemente tener más opciones.”

El conocimiento que obtenemos a diario es lo que nos permite tener más opciones y estas opciones son
las que vamos almacenando para utilizar en el momento en que surgen los problemas financieros. O aún
mejor, podemos utilizar este conocimiento para prevenir problemas futuros y utilizar por ejemplo, una
crisis mundial en favor de nuestras finanzas.

Existen otros tipos de inteligencia como la académica o la profesional, y son muy necesarias también,
pero hoy en día se está haciendo hincapié en desarrollar la inteligencia financiera tanto como las otras,
no por avaricia, sino para aprender a manejar mejor el dinero y los negocios. (La inteligencia emocional
también es muy importante, pero esto es motivo de otro artículo.)

“Mi Padre Rico adoraba los retos económicos. Buscaba problemas para resolverlos porque quería ser
más astuto para incrementar su inteligencia financiera.”

Cualquier persona catalogaría la frase anterior como una locura, sobre todo la parte de “buscar
problemas apropósito”. Pero pensemos por un momento… cuando iniciamos un emprendimiento, ¿no
estamos haciendo exactamente eso que dice la frase, o solo lo hacemos por dinero?, ¿no estamos
buscando también un desafío, un reto nuevo?

Hay dos formas muy cómodas para NO resolver los retos financieros propios:

1) Que alguien los resuelva por nosotros.

Si somos dueños de un negocio y contratamos personas para que resuelvan problemas específicos
estaría bien, pero si por ejemplo esperamos que el gobierno resuelva nuestros problemas, es difícil no
desilusionarse.

Contratar a una persona que maneje e invierta nuestro dinero, tiene el problema de que nos impide
aprender, y peor aún, le estamos pagando a alguien para que aprenda con nuestro dinero.
2) Esquivarlos.

En el libro “Incrementa tu IQ financiero” Kiyosaki escribe un párrafo muy crudo, pero realista,
relacionado a esquivar la solución a nuestros problemas:

“Muchas personas trabajan resolviendo problemas para los ricos. El contador, cuenta el dinero del rico,
la secretaria contesta sus llamadas y atiende respetuosamente a sus clientes, el abogado lo protege de
otros abogados, pero muchas de estas personas, llegan a su casa y no pueden resolver sus propios
problemas financieros. En vez de ver sus problemas como una oportunidad para hacerse más
inteligentes, solo llegan a su hogar, asan carne, ven la televisión y al otro día vuelven al trabajo para
resolver los problemas de otros y enriquecer a alguien más.”

Una vez escuché a alguien decir:

“Como de todas formas me la pasaba resolviendo problemas para una empresa, decidí renunciar,
trabajar por mi cuenta y comenzar a resolver los míos.”

La inteligencia financiera, no tiene misterio, es cuestión de ejercitarla, consumiendo información,


aplicando, cometiendo errores y ganando experiencia.

Como suelo aclarar, si una persona comprende a la perfección el panorama y decide explícitamente ser
empleado toda su vida, está perfecto, el problema es cuando no se logra ver todo el panorama, o
cuando sí se ve, y la elección es cambiar, pero no se dan los pasos concretos para producir el cambio. A
veces es por falta de opciones, pero esto se puede trabajar.

Todos los artículos que existen en esta página están dedicados a esas personas que desean buscar más
opciones, es un aporte a la inteligencia financiera.

Cada historia nueva que subimos de un emprendedor, tiene similitudes con otra, pero también tiene
particularidades, y tanto las similitudes como las particularidades son herramientas que nos van
quedando almacenadas, y confío plenamente, en que tu mente unirá todas estas ideas en un negocio.

–> La educación financiera


-> (Alimenta)
-> La inteligencia financiera
-> (Que conduce hacia)
-> La libertad financiera.

Es importante ver que es un proceso, por eso cuando alguien que apenas decide iniciar su camino hacia
la libertad financiera me dice “no se me ocurre un negocio qué puedo hacer”, lo que trato de decirle
es “tranquilízate y consume información, comienza por la educación”, porque eso lo mete en este
proceso en el orden correcto y luego las ideas comienzan a aparecer por simples relaciones mentales de
ideas, y esas ideas se convierten en sueños, y los sueños planteados como objetivos tienen un impulso
gigantesco para motivarnos a montar nuestro propio negocio.

Luego de esto, la libertad financiera llega.

También podría gustarte