Está en la página 1de 4

Frases del día de la madre

El porvenir de un hijo es siempre obra de su madre.

 La más bella palabra en labios de un hombre es la palabra madre, y


la llamada más dulce: madre mía. Khalil Gibran (1883-1931)
Ensayista, novelista y poeta libanés.
 Hay un solo niño bello en el mundo y cada madre lo tiene. José Martí
(1853-1895) Político y escritor cubano.
 A una madre se la quiere / siempre con igual cariño / y a cualquier
edad se es niño / cuando una madre se muere.
José María Pemán (1898-1981) Escritor español
 Quien quiere a su madre no puede ser malo. Louis Charles Alfred de
Musset (1810-1857) Poeta francés.
 La mano que mece la cuna rige el mundo. Peter de Vries (1910-
1993) Editor y novelista estadounidense.
 Jamás en la vida encontraréis ternura mejor y más desinteresada
que la de vuestra madre. Honoré de Balzac (1799-1850) Escritor
francés.
 El porvenir de un hijo es siempre obra de su madre. Napoleón I
(1769-1821) Napoleón Bonaparte. Emperador francés
 Las madres perdonan siempre: han venido al mundo para
eso. Alejandro Dumas (1803-1870) Escritor francés.
 Todo lo que soy o espero ser se lo debo a la angelical solicitud de mi
madre. Abraham Lincoln (1808-1865) Político estadounidense
 Una madre es una persona que al ver que solo quedan cuatro trozos
de tarta de chocolate habiendo cinco personas, es la primera en
decir que nunca le ha gustado el chocolate.
 Tus brazos siempre se abrían cuando quería un abrazo. Tu corazón
comprendía cuando necesitaba una amiga. Tus ojos tiernos se
endurecían cuando me hacía falta una lección. Tu fuerza y tu amor
me guiaron, y me dieron alas para volar.
 Eres la única persona del mundo que siempre está, de forma
incondicional. Si te rechazo, me perdonas. Si me equivoco, me
acoges. Si los demás no pueden conmigo, me abres una puerta. Si
estoy feliz, celebras conmigo. Si estoy triste, no sonríes hasta que
me hagas reír. Eres mi amiga incondicional. Gracias.
 Mi madre encuentra la felicidad cuando yo la encuentro. Cuando yo
vivo algo hermoso, lo vive a través de mi experiencia. Mi madre reza
por mí, incluso cuando yo solo rezo por mi mismo. Mi madre me
daría el mundo entero si fuese capaz. Gracias Mamá.
 “Madre: la palabra más bella pronunciada por el ser humano”, Kahil
Gibran.
 Madre es el nombre de Dios que vive en los labios y el corazón de
todos los niños.
 Sólo pido a Dios, que en tus benditas manos Señor, esté mi madre
que es la luz de mis ojos, la razón de mi sonrisa, el motivo de mis
carcajadas y mi animo de seguir adelante. Ella es para mi tu
representación que me toca de cerca, tu abrazo, y tu amor. Que me
llena como nada ni nadie lo hará. Cuídala y bendícela con salud y
felicidad para que sean muchos años más de su amor en mi
caminar…
 Honra a tu padre y a tu madre, como Jehová tu Dios te ha mandado,
para que sean prolongados tus días, y para que te vaya bien sobre
la tierra que Jehová tu Dios te dá. Deuteronomio. 5:16
 Madre:
M: Por la Maternidad, el regalo de cualquier mujer y la salvación de
cualquier hijo
A: Por el Amor de una madre. Insuperable.
D: Por el Deber, que ella siente, y que pone por delante de su propia
felicidad. Y por la Dedicación hacia sus hijos.
R: Por ser la Reina de su familia, aunque no se lo mostremos.
E: Porque es Especial. Por su amor, por su entrega y por la forma en
la que intenta mantener unida a toda su familia.
 Mi madre encuentra la felicidad cuando yo la encuentro. Cuando yo
vivo algo hermoso, lo vive a través de mi experiencia. Mi madre reza
por mí, incluso cuando yo solo rezo por mi mismo. Mi madre me
daría el mundo entero si fuese capaz. Gracias Mamá.
 Dios no podía estar en todas partes a la vez. Por eso creó a las
madres.
 De todos los derechos que tenemos las mujeres, el más grande es
ser madre.
 El amor de una madre es el combustible que hace que un ser
humano logre lo imposible.
 En general, las madres y las amas de casa son los únicos
trabajadores que nunca tienen días libres. Las madres componen
una clase a parte. Una clase sin derecho a vacaciones.
 Un hombre quiere a su primer amor más que a cualquier otra, a su
mujer mejor que nadie, y a su madre la quiere durante más tiempo
que a nadie mas.
 Jamás en la vida encontraréis ternura mejor, más profunda, más
desinteresada ni verdadera que la de vuestra madre.
 Contemplado el mundo se puede dudar de la mujer; pero ya no es
posible dudar más mirando la propia madre.
 Dios, al nacer nosotros, nos dio por cuna el corazón de una madre.
 El corazón de la madre es el único capital del sentimiento que nunca
quiebra, y con el cual se puede contar siempre y en todo tiempo con
toda seguridad.
 La más bella palabra en labios de una persona es la palabra madre,
y la llamada más dulce: madre mía.
 Nosotros tenemos una sola mamá, una mami, una madre en este
mundo, una vida. No esperes a mañana para decirle que la quieres.
 El corazón de una madre es el más hermoso lugar para un hijo y el
único que no puede perder aun cuando él lleve ya canas. En todo el
espacio del Universo sólo hay un corazón como éste.
 No existe la madre perfecta, pero hay un millón de maneras de ser
una buena madre.
 Yo te quiero tanto madrecita mía, que para mi afecto nunca habrá
medida. Cuando me sonríes y cuando me besas, toda, toda el alma
de dicha se llena.
 Ninguna obra maestra de ningún artista puede igualar la creación de
un niño echo por una madre. El éxito no sólo se mide por lo que
somos, sino también por el regalo que damos, ¡y el regalo de una
madre es una persona!.
 La madre es nuestra providencia sobre la tierra en los primeros años
de vida, nuestro apoyo más firme en los años siguientes de la niñez,
nuestra amiga más tierna y más leal en los años borrascosos de la
juventud.
 El corazón de una madre es un abismo profundo en cuyo fondo
siempre encontrarás perdón.
 No tiene el mundo flor en la tierra alguna, ni el mar en ninguna bahía
perla tal,como un niño en el regazo de su madre.
 Para el hombre que tuvo una buena madre, todas las mujeres son
sagradas.
 Cuando se es madre, nunca se está sola en sus pensamientos. Una
madre siempre deber pensar por dos, una vez por ella y otra por su
hijo.
 Si una madre publicara los silencios que ha guardado, se volverían
santos los hijos al escucharlos.

Intereses relacionados