Está en la página 1de 6

INTEGRANTE:

Ríos González, Marcelo


Sánchez Caicedo, Javier

CURSO:

Doctrina Social de la Iglesia

PROFESOR:

Cuyate Reque Jesús Simón

CICLO:

IX
Análisis de una realidadChiclayo,
a la Miércoles
luz de los
04 de Octubre del 2017
Principios de la DSI
El Aborto

El Aborto se puede definir como la culminación de un embarazo antes de que el


feto pueda vivir de forma independiente fuera del vientre de la madre. La
Organización Mundial de la Salud (OMS) hace una definición de una forma de
aborto denominado inseguro y lo califica como un procedimiento para terminar
un embarazo realizado por personas que carecen de las habilidades necesarias o
en un ambiente que no esté en conformidad con los estándares médicos
mínimos, o ambas cosas.

Tomar la decisión para terminar un embarazo es extremadamente personal y


varía drásticamente de un individuo a otro, en algunas sociedades es aceptada
bajo determinadas circunstancias; pero en otras puede ser considerado un acto
criminal. Si se está considerando, se debe pensar cuidadosamente acerca de lo
que es correcto antes de tomar la decisión.

Se debe consultar a padres, médico u otro adulto de confianza que pueda ayudar
con esta elección. Hay que considerar que esto tendrá una repercusión muy
importante en la vida actual y futura. Los consejeros en las clínicas de salud de
la mujer, como la Planificación Familiar, pueden proporcionar información acerca
de las diferentes opciones (como la interrupción del embarazo, la adopción o la
crianza de los hijos) y el efecto que cada uno pueda tener.

Tipos de Aborto

Pero existen otros tipos de procedimientos que presentaremos a continuación:

a) Aborto inducido

El aborto inducido consiste en provocar la muerte del embrión o feto.


Puede tratarse de un aborto terapéutico (o aborto indirecto) cuando se
realiza desde razones médicas, o de un aborto por decisión personal
(interrupción voluntaria del embarazo), cuando se realiza a petición de la
mujer embarazada.
A su vez, según la técnica empleada para inducir el aborto, se puede
hablar de aborto médico o aborto con medicamentos y de aborto
quirúrgico.

b) Aborto espontáneo

El aborto espontáneo o aborto natural es aquel que no es provocado


intencionalmente. La causa más frecuente es la muerte fetal; por
anomalías congénitas del feto, frecuentemente genéticas. En otros casos
se debe a anormalidades del tracto reproductivo, o a enfermedades
sistémicas de la madre o enfermedades infecciosas. Cuando la edad
gestacional es superior a 22 semanas o el peso del feto supera los 500
gramos, se habla de muerte fetal. Entre los signos y síntomas se
encuentran el sangrado transvaginal anormal, por el cual se tiene que ser
valorada por su ginecólogo y verificar que no queden restos placentarios.

c) Aborto terapéutico
El aborto terapéutico es la interrupción provocada del desarrollo fetal. A
diferencia del ¨aborto inducido¨ a este le preceden razones estrictamente
médicas. Entre estos motivos cabe si la salud de la madre (física o mental)
se encuentra directamente comprometida con dicho embarazo o en caso,
si la vida de la madre corre riesgo. Es importante diferenciar el aborto
terapéutico del inducido, ya que en el segundo influyen más factores
socioeconómicos como ser producto de una violación, tener la incapacidad
de solvencia económica, entre otros.

Algunas sociedades lo prohíben casi por completo, mientras que otros lo


permiten en ciertos casos. Tales sociedades por lo general establecen una
edad máxima después de lo cual el feto no debe ser abortado,
independientemente de las circunstancias. ¿Cómo saber si es legal o no?
¿Cómo se relaciona con la moral?

En algunas sociedades se ha permitido por algunas de estas razones:

 En la salud de la madre, incluyendo la salud mental.


 Cuando el embarazo es el resultado de un crimen como: violación,
incesto o abuso infantil.
 Cuando el niño tendría una “calidad de vida inaceptable“, tales como:
graves minusvalías físicas, serios problemas genéticos y graves defectos
mentales.
 Por razones sociales, incluyendo la pobreza.
 Incapacidad de la madre de hacer frente a un niño, ya sea por su edad
o por su condición mental.

La OMS establece tres formas, aborto temprano, intermedio y tardío. Si es


tardío, la pérdida, en caso de ser involuntaria, es más dura. Esto se debe a
que el vínculo es más estrecho, dado que la madre comienza
emocionalmente una relación con su bebé. Esas emociones conducen al
apego y la lleva al duelo, que puede presentarse con mayor o menor
intensidad según sienta cada mujer.

En este problema encontramos los principios de la doctrina social de la


iglesia (DSI):

1. Principio de Bien Común

Se refiere a todo aspecto de la vida social para encontrar la plenitud del


sentido. Es fundamental para la vida humana y en las relaciones de los
seres humanos. Todos los bienes que existen son para todos los seres
humanos. Por lo cual el aborto va en contra de este bien, ya que
atentamos contra la vida de un ser que no tiene la culpa alguna, es decir
nosotros como personas disponemos de su vida y somos nosotros que
vamos a decidir por ellos.

También el bien común es el derecho a gozar de las condiciones de vida


social que resultan de la búsqueda del bien común. Sigue siendo actual la
enseñanza de Pío XI: es « necesario que la partición de los bienes creados
se revoque y se ajuste a las normas del bien común o de la justicia social,
pues cualquier persona sensata ve cuan gravísimo trastorno acarrea
consigo esta enorme diferencia actual entre unos pocos cargados de
fabulosas riquezas y la incontable multitud de los necesitados.

La responsabilidad de edificar el bien común compete, además de las


personas particulares, también al Estado, porque el bien común es la
razón de ser de la autoridad política. Por parte nosotros como personas
debemos reflexionar sobre este principio del bien común quizás en algunas
palabras tenga razón y en algunas no; ya que sitúa este principio clave
para el desarrollo de todos los seres humanos.

Por eso consideramos que la solución sería que este principio es


fundamental por lo cual no se debe aplicar el aborto porque es una
realidad que afecta y ocasiona muchos daños psicológicos a todo un núcleo
familiar comenzando por esa personita que no se dejó nacer, por eso
determinaría un tratamiento hacia los padres para que no comentan el
error de abortar porque va contra de la ética y la moral.

2. Principio de Destino Universal de los Bienes

El principio del destino universal de los bienes invita y busca que las
personas cultiven una visión de una economía inspirada en valores
morales. Esto es imposible de encontrar en personas que se encuentran
sometidas en vicios como drogadicción, alcoholismo, etc. Los cuales
causan daño en la familia y en la sociedad.

El tema del aborto suscita opiniones divergentes ya que depende del


contexto en el que se encuentre cada persona es como lo va a tomar, hay
quienes están de acuerdo, otros que lo rechazan y algunos otros que optan
por una actitud intermedia. Podemos considerar que hay múltiples razones
para rechazar el aborto, un verdadero drama personal y un fracaso para
toda la sociedad que perjudica siempre a los más débiles.

Por ello, si permitimos una política de no al aborto porque estamos


atacando al derecho a la vida de un ser vivo que no tiene la culpa de nada
y que no puede decidir.

3. Principio de Subsidiaridad

El principio de subsidiaridad protege a las personas de los abusos de las


instancias sociales superiores e insta a estas últimas a ayudar a los
particulares y a los cuerpos intermedios a desarrollar sus tareas. Este
principio se impone porque toda persona, familia y cuerpo intermedio tiene
algo de original que ofrecer a la comunidad.

Pero lamentablemente esta es una dura realidad, pero hay que


enfrentarla. En él bebe: muchos estudios científicos han dicho que en el
feto alcanza un desarrollo prenatal, gracias a la estimulación prenatal que
le es brindada por los padres y personas que lo rodean tanto emocional
como intelectual por lo cual pueden sentir las decisiones que toman los
padres y puede sentirse amado o por el contrario amenazada por lo cual la
madre puede sentir ciertas sensaciones que reflejan los sentimientos del
bebe.

En el caso de los padres esto después de un aborto ya sea espontaneo o


inducido pueden desarrollar conductas depresivas, de culpabilidad,
ansiedad ya que estos estuvieron de una u otra forma involucrados
directamente con el aborto.

Por eso debemos considerar que así mismo considero importante


manifestar que tanto el aborto como el Principio de la DSI
(Subsidiariedad), son dos ámbitos por completo y distintos como tal. Si
esto es observado desde un punto de vista religioso. Así que dando una
solución en base al derecho natural, cada ser vivo tiene el derecho de vivir
de tener una vida más sana, de vivir en familia en un hogar de amor y
cariño.
4.- Principio de Participación:
El debate bioético en torno al tema del aborto ha constituido uno de
los problemas más candentes, sabemos por ejemplo, que si bien en
muchos casos el aborto repercute desfavorablemente en la salud
mental de una mujer, es sabido que también en muchos otros casos
el aborto previene serios trastornos mentales y sociales.
Habremos de reconocer siempre el derecho de la mujer a decidir
sobre su propio cuerpo y en ese sentido a luchar por la
despenalización o la legalización del aborto. Pero también habremos
de reconocer que en todo embarazo están en juego dos: una mujer
y el producto de a concepción alojado en su útero. Solo habrá de ser
tenido en cuenta uno de esos dos.
Ese otro, el producto de la concepción, es una persona, es un ser
vivo, reconocemos en él vida humana. Y entonces como nos
conducimos con aquel o aquella que no tiene voz para defender por
sí mismo su propia vida.
Debemos recordar que en todo momento debemos defender el
derecho a la protección de la salud, brindando por ejemplo, la
posibilidad de que una intervención quirúrgica cualquiera sea
realizada en el medio más apto para ello, pero también el derecho a
la vida de todos sin excepción. Es un tema sobre el que nosotros
volvemos una y otra vez. La participación, como algo inherente al
ser humano, hace parte de nuestra existencia.

Nosotros queremos participar y esa participación nos hace mostrar a


nosotros un deber, el deber que tenemos todos los seres humanos
de participar en la vida, en el desarrollo, en el progreso de los
pueblos.
5.- La Solidaridad
La solidaridad es uno de los grandes principios, o si se quiere, uno
de los grandes valores que más se trata en el mundo de hoy. La
solidaridad, un tema frecuente abordado especialmente en los
escritos del Papa Juan Pablo II, es más que un sentimiento
superficial por los males de tantas personas, cercanas o lejanas. Al
contrario, es la determinación firme y perseverante de empeñarse
por el bien común; es decir, por el bien de todos y cada uno, para
que todos seamos verdaderamente responsables de todos. Es por
eso que el tema del aborto en este principio no se cumple ya que la
vida humana debe ser respetada y protegida de manera absoluta
desde el momento de su concepción. Desde el primer momento de
su existencia, el ser humano debe ver reconocidos sus derechos de
persona, entre ellos, el derecho inviolable de todo ser inocente a la
vida. La cooperación formal a un aborto constituye una falta grave,
que la Iglesia sanciona con la pena canónica de excomunión".