Está en la página 1de 3

Resumen capitulo XVI, Dios Amigas Frente al Misterio.

En el texto existe una división de cuatro puntos los cuales el autor explica de manera
corta, pero de alguna manera precisa y simple.

El primer punto lo enfoca en la Autolimitación de la razón. Aquí, lo que se intenta decir, o


mostrar, es que existe una limitación de la razón hacia los fenómenos, es decir aquello que
se puede captar sin más por los sentidos, propio en este sentido de la actitud científica
positiva actual o ciencias naturales. Aquí hay una mención importante a Descartes, y a Vico,
los cuales proponen que aquello que podemos conocer como verdadero es lo que nosotros
mismo hemos hecho, vale decir entonces que lo único que podemos comprender
verdaderamente, es nuestro mundo, es decir, el mundo de los hombres, podríamos decir
que no es posible conocer una realidad externa a la de nuestro mundo1, nuestra obra es lo
único que podemos conocer.
Un segundo punto importante es el de la soberanía de la técnica2, esto quiere decir, que el
hombre solo es capaz de conocer aquello que puede repetir, y por lo tanto todo aquello
que es capaz de aparecer una y otra vez ante él, entonces vemos como hay una primacía de
un pensar científico y de un método científico, que da la importancia a aquello factible.

En resumen, hay un uso moderno del platonismo (hay un mundo que ciertamente no
podemos conocer con los sentidos en su totalidad y solo podemos conocer lo que se nos da
a los sentidos) y el empirismo (solo la experiencia nos permite conocer), el saber técnico y
también el saber científico, son los únicos saberes posibles y por lo mismo la única vía para
conocer.

Un segundo punto que nos muestra el texto es la Crítica al universalismo científico. A lo


que se refiere el autor aquí, es precisamente, que existe una alianza, entre el saber científico
y técnico (en el punto anterior, se hacia la analogía del matrimonio), esto nos dice que hace
posible que se pueda hacer un juicio total sobre lo real. En este punto también trata que
hoy en día si bien, o hay un cientificismo tal (no hay nada más posible que la ciencia
positiva), si hay un intento de la ciencia por encontrar un fundamento, pero se da un
fenómeno interesante, es que, en su búsqueda, se parte siempre de supuestos previos.

1 Aquí si queda lugar, se puede citar a Kant y su libro, ``Critica de la Razón pura``, donde
ciertamente señala la imposibilidad de conocer la realidad externa, es decir el mundo
metafísico o trascendente, o en otras palabras hay una imposibilidad de conocer aquello
que hay detrás de nuestro mundo o que lo sostiene, es decir podemos hablar de la
imposibilidad de conocer a Dios.
2 Esto es propio del pensar de Aristóteles, aunque ciertamente la técnica para él es un saber

segundo, ya que aquello que se repite porque se ha visto y no se conocen realmente las
causas. Para saber más de esto se puede leer el libro I de la Metafísica
Estos supuestos, tienen un carácter ontológico, esto quiere decir que son supuestos que
parten del ser mismo, y que parten a su vez de un fundamento racional, lo cual es necesario,
porque nos dirá principalmente, que hay una razón objetiva, y una razón subjetiva, pero
para poder descubrir una a la otra es necesaria una razón única que pueda hacer de raíz de
ambas, es decir común a cada una.
Hay un segundo punto en esto, y es que se ha intentado pensar la ciencia como algo auto-
referente y completo que se vasta a sí mismo, esto se conoce como neopositivismo lógico,
que también ha dado la idea de separar la ciencia, del mundo de los significados, o también
de aquel mundo distinto al científico, cosa que se resulta impracticable, ya que aquello que
es científico, de alguna manera tiene un sentido mucho más amplio que el que considera
las ciencia empíricas(que parten de la experiencia). Entonces para poder comprender de
manera más ampliamente, habrá que hacer referencia a aquello externo, un metalenguaje,
algo que está más allá del lenguaje común.

El tercer punto que se nos ofrece, es el de la Esquizofrenia moderna, aquí habla de la


separación que hace entre la razón y la religión, esto es tomado como una patología, ya que
se reduce lo religioso a aquello mágico o también a aquello que es totalmente irracional.
Pero a su vez ocurre una patología de la ciencia, ya que esta última se vuelve o se pretender
volver todo poderosa, y por lo mismo corre el riesgo de volverse inhumana, y por lo tanto
se puede hacer todo, no queda nada que no se pueda hacer para la ciencia, lo que hace
recordar las palabras de Bacon, ``saber es poder``, pero esto hace que el hombre tenga una
reducción, porque las preguntas propias de la religión, la vida, la muerte, y el donde vamos,3
no tiene cabida en la razón, en cuanto es entendida por la ciencia como algo incompatible
con la religión.

Al último se da una propuesta al hombre contemporáneo, se propone un encuentro o un


reencuentro entre la ciencia y la fe, o también de la razón y la fe, ya que se ha visto a lo
largo del capítulo como se ha pretendido poner distancia entre ellas, en este último punto
entonces, se nos propone que debe existir un ensanchamiento de la razón, para lograr dar
un sentido mayor a la vida, la razón sin fe, se puede perder de la omnipotencia, y la fe sin la
razón, se puede volver lejana al acontecer del hombre concreto.

En el fondo de la cuestión está el que todo saber y búsqueda técnica y toda investigación
científica, según Ratzinger, viene de una profunda nostalgia de Dios. Por esto es importante

3 La teología fundamental, nos dirá que este es fundamento de toda religión y de donde
nace, la pregunta por el sentido, es decir nos preguntamos por nosotros mismos, ¿Por qué
estamos aquí?, ¿que hay después de la muerte? ¿de dónde vengo?, preguntas que importan
a la teología, en tanto que esta última intenta responder a estas interrogantes mediante la
reflexión para dar una respuesta de y desde Dios. Aquí juega un papel importante la
revelación, Dios se manifiesta o se comunica a nosotros pretendiendo despertar en
nosotros la fe, y así dar un fundamento a nuestra vida, la revelación sin fe no es revelación.
En este sentido podemos decir que la teología es la reflexión sobre la fe, que todo creyente
debe hacerse, ya que es impostergable.
el ensanchamiento de la razón, esto posibilitara el dialogo entre razón y fe4, si se logra
ampliar la razón, podemos dar cabida a la teología, ya todas las demás ciencias humanas,
cada una con el respeto que se merece y con su importancia particular, su autonomía y sus
principios propios, ``poniendo de manifiesto la liberación dada por el cristianismo``.

4Se puede leer, un poco más de este dialogo, en la encíclica de Juan Pablo II, Fides Et
Ratio.