Está en la página 1de 3

COJINETES LISOS Y RODAMIENTOS

Cuando dos cuerpos sólidos se frotan entre sí, hay una


considerable resistencia al movimiento sin importar lo cuidadosamente
que las superficies se hayan maquinado y pulido. La resistencia se
debe a la acción abrasiva de las aristas y salientes microscópicas y la
energía necesaria para superar esta fricción se disipa en forma
de calor o como desgaste de las partes móviles. La fricción se puede
reducir por el uso de partes móviles con energía de superficie baja que
se deslizan con facilidad una sobre otra. El polietileno, el nylon y el
olitetrafluoretileno tienen energías de superficies bajas.
Aunque estos materiales son útiles en aplicaciones especializadas, es
más usual emplear lubricantes para reducir la friccion.

Históricamente, el primer lubricante fue el sebo. Se utilizaba para


engrasar las ruedas de los carros romanos ya en el año 1400 a.C. En
la actualidad los lubricantes suelen clasificarse de acuerdo con sus
necesidades, en grasas y aceites. Estas dos clases de lubricantes
aparecieron teniendo en cuenta factores tales como velocidades de
operación, temperaturas, cargas, contaminantes en el
medio ambiente, tolerancias entre las piezas a lubricar, períodos de
lubricación y tipos de mecanismos; la grasa generalmente se utiliza en
la lubricación de elementos tales como cojinetes de fricción y
antifricción, levas, guías, correderas y piñonería abierta.

El aceite, por su parte, tiene su mayor aplicación en la lubricación


de compresores, motores de combustión interna, reductores, motor
reductores, transformadores, sistemas de transferencia de calor,
piñonearía abierta, cojinetes de fricción y antifricción y como fluidos
hidráulicos. Existen diferentes grados de grasas y aceites
dependiendo de la necesidad que se tenga y de los factores de
operación. Una mala sección es tan peligrosa como si se hubiese
dejado el mecanismo sin lubricante alguno. Muchas de las fallas que
ocurren en este campo tienen su origen aquí; de ahí la seguridad que
se debe tener cuando se seleccione un lubricante.
Grasas Lubricantes

La grasa es un producto que va desde sólido a semilíquido y es


producto de la dispersión de un agente espesador y un líquido
lubricante que dan las prosperidades básicas de la grasa. Las grasas
convencionales, generalmente son aceites que contienen jabones
como agentes que le dan cuerpo, el tipo de jabón depende de las
necesidades que se tengan y de las propiedades que debe tener el
producto.
La propiedad más importante que debe tener la grasa es la de ser
capaz de formar una película lubricante lo suficientemente resistente
como para separar las superficies metálicas y evitar el contacto
metálico.
Existen grasas en donde el espesador no es jabón sino productos,
como arcillas de bentonita. El espesor o consistencia de una grasa
depende del contenido del espesador que posea, puede fluctuar entre
un 5% y un 35% por peso según el caso.
El espesador es el que le confiere propiedades tales como resistencia
al agua, capacidad de sellar y de resistir altas temperaturas sin variar
sus propiedades ni descomponerse.

Pruebas que se realizan a las grasas


Prueba de extrema presión: Esta prueba se realiza para verificar la
capacidad que tienen las grasas y los aceites para soportar carga.
Consiste en colocar dos elementos metálicos giratorios en contacto y
por el medio de ellos. El lubricante a prueba, aplicándoles
unafuerza externa que se va aumentando proporcionalmente hasta
que se frene los elementos metálicos. En ese momento se mide
cuánta presión hay y el tipo de desgaste que se generó en la pieza.
Una grasa que tenga un aditivo de extrema presión debe superar las
150 lbf/ft presentando el más mínimo desgaste en las piezas.
Prueba de consistencia: La consistencia de las grasas se expresa de
acuerdo con la cantidad de espesante y viene dada por la NLGI
(National Lubricating Grease Institute) que las clasifica de acuerdo con
la penetración trabajada. Para determinar ésta, se llena una vasija
especial con grasa y se lleva a una temperatura de + 77oF (25oC). La
vasija se coloca debajo de un cono de doble ángulo cuyo peso está
normalizado (penetrómetro), la punta del cono toca apenas la
superficie de la grasa, se suelta el cono y al cabo de cinco segundos
se determina la profundidad a la cual ha penetrado el cono dentro de
la grasa, se conoce como penetración y se mide en décimas de
milímetro. La penetración es solamente la medida de la dureza a una
temperatura específica.
La penetración de la grasa se puede dar en base a dos situaciones:
Cuando ha sido trabajada y sin trabajar.
Penetración trabajada: Para determinar la penetración trabajada es
necesario que la muestra de grasa haya sido sometida a
60 carreras dobles de un pistón, en un trabajador de grasa patrón
como el de la Fig. 1. Este consiste en un disco perforado (pistón) que
al subir y bajar dentro del cilindro, hace que la grasa pase de un lado a
otro, hasta completar 60 carreras dobles, en este momento se
considera que se han simulado las condiciones a las cuales puede
trabajar la grasa en una máquina después de un tiempo determinado.
Posteriormente se le determina la consistencia en el penetrómetro.
Penetración no trabajada: Para la penetración no trabajada se toma
una muestra de grasa, no se somete a ningún batido y se coloca
cuidadosamente en el recipiente de prueba, luego se le determina la
consistencia en el penetrómetro.