Está en la página 1de 1

Básicamente las microondas son ondas de radio de alta frecuencia (300 MHz y 300 GHz

lo que es ultra alta.) y de longitud de onda muy corta. Tienen la propiedad de excitar la
molécula de agua, por consiguiente se utilizan en los hornos de microondas para calentar
alimentos que contengan este líquido. Las microondas están situadas entre los rayos
infrarrojos (cuya frecuencia es mayor) y las ondas de radio convencionales. Su longitud de
onda va aproximadamente desde 1 mm hasta 30 cm. Las microondas se generan con tubos
de electrones especiales como el klistrón o el magnetrón, que incorporan resonadores para
controlar la frecuencia, o con osciladores o dispositivos de estado sólido especiales.

Las microondas tienen muchos usos y aplicaciones: radio y televisión, radares,


meteorología, comunicaciones vía satélite, medición de distancias, investigación de las
propiedades de la materia o cocinado de alimentos. El desarrollo de componentes de
microondas, estimulado por los avances en la tecnología radar, fue rápido y ingenioso. Las
aplicaciones militares se vieron acompañadas de una explosión en aplicaciones
comerciales, que incluyen radares para el control del tráfico aéreo, radares para predicción
meteorológica, telemedida, detectores de intrusos, control del tráfico rodado, etc. Pero el
mayor impulso ha llegado procedente de la incipiente demanda de la industria de
telecomunicaciones. La transmisión económica de información a través de un país,
continente o entre continentes, ya sea dicha información de voz (telefonía, radio), vídeo
(televisión, fax) o datos, requiere la posibilidad de modular un enorme número de canales
sobre una portadora y enviarla sobre un canal de comunicaciones.

El medio de transmisión constituye el soporte físico a través del cual emisor y receptor
pueden comunicarse en un sistema de transmisión de datos. Distinguimos dos tipos de
medios: guiados y no guiados. En ambos casos la transmisión se realiza por medio de ondas
electromagnéticas. Los medios guiados conducen (guían) las ondas a través de un camino
físico, ejemplos de estos medios son el cable coaxial, la fibra óptica y el par trenzado. Los
medios no guiados proporcionan un soporte para que las ondas se transmitan, pero no las
dirigen; como ejemplo de ellos tenemos el aire y el vacío.

Entre los usos y aplicaciones podemos decir que se emplea en diversas aplicaciones como
conducción de electricidad, telefonía, redes, etc. En radiocomunicaciones, aunque se
emplea la palabra “radio”, las transmisiones de televisión, radio (radiofonía o
radiodifusión), radar y telefonía móvil están incluidas en esta clase de emisiones de
radiofrecuencia. Otros usos son audio, video, radionavegación, servicios de emergencia
y transmisión de datos por radio digital; tanto en el ámbito civil como militar. También son
usadas por los radioaficionados.