Está en la página 1de 2

Como hacer un trabajo con arcilla

Ablandado

Antes de trabajar con arcilla para modelar, es importante ablandarla meticulosamente. Con
ciertas arcillas, tales como la arcilla de polímero que se hornea, esto significa que debes calentar
la arcilla con tus manos mientras la trabajas, mientras que con la arcilla para lozas deberás
incorporarle agua mientras trabajas con ella. De cualquier forma, un buen método para ablandar
la arcilla es comenzar con una pequeña porción que puedas ablandar con la presión de las yemas
de tus dedos y agregar gradualmente más arcilla para ser trabajada. Esto es más fácil que
intentar ablandar una gran porción de arcilla.

Proporción

Desarrollar el sentido de la proporción es importante para un exitoso modelado. Aprender esta


habilidad es en gran parte mediante ensayo y error, pero cuanto más trabajes con arcilla lograrás
desarrollar un instinto, tanto visual como basado en el tacto, de la cantidad de la arcilla que
necesitas para los distintos componentes de la escultura. No obstante, puedes ayudar las
proporciones de las piezas. En cualquier momento que desees crear esculturas con partes de
igual tamaño (por ejemplo: las piernas del modelo de una figura), toma dos trozos de arcilla y
moldéalos en bolas del mismo tamaño. De esta forma, tras crear la primera pierna, sabrás
exactamente cuánta arcilla debes añadir o substraer de la segunda bola y podrás crear la
segunda pierna de esta forma.

Herramientas

Existen muchas herramientas profesionales para el trabajo de la arcilla, incluyendo cortadores de


alambre y piquetas de madera, metal o plástico, cuchillos y moldeadores de borde plano. Estas
pueden ser útlies piezas para tener en tu arsenal de herramientas para trabajar la arcilla, pero
puede que tus herramientas favoritas sean aquellas que son improvisadas. Prueba objetos
cotidianos como mondadientes, agujas de tejer y coser, tornillos, palillos y alicates para uñas,
puede que también notes que presionar la arcilla contra superficies como paredes, cestos y
hojas de papel de lija le de una textura única que hará resaltar tu trabajo.

Amalgamar

Otra importante técnica del trabajo con arcilla es amalgamar. Sin la amalgama adecuada, las
piezas esculpidas que están unidas las unas a las otras no tendrán ninguna integridad estructural
y se romperán con facilidad. Para la mejor y más segura amalgama, ablanda (y humedece, donde
sea aplicable) tanto la pieza que unirás como el cuerpo de la estructura a donde irá unida.
Presiona las dos piezas con firmeza y une la arcilla con tus dedos. De ser posible no debería
haber líneas visibles entre las dos piezas, y la arcilla debería verse como una única pieza sólida.