Está en la página 1de 11

INFO TRES FRONTERAS

Info sobre el ferry (Noticia Febrero 2017) A unos días de su inauguración:


https://elcomercio.pe/peru/loreto/loreto-primer-ferry-conectara-pueblos-amazonicos-405850

Loreto: así es el primer ferry que conectará pueblos amazónicos


El ferry 'Amazonas I', que podrá trasladar hasta 296 pasajeros, iniciará sus
operaciones en los próximos días

En los próximos días se inaugurará el primer ferry “Amazonas I”, el cual


unirá Iquitos con la localidad de Santa Rosa, ubicado en la provincia de Ramón
Castilla – frontera con Brasil y Colombia (Trapecio Amazónico), en tan sólo 8
horas.Follow @sociedad_ECpe

El ferry “Amazonas I”, tendrá un sistema de subsidio implementado por el Gobierno


Regional de Loreto y el Ministerio de Transportes y Comunicaciones, que beneficiará a
más de un millón de habitantes y conectará localidades como Indiana, Pebas, San
Pablo, Caballococha y con Santa Rosa.

La embarcación fluvial de fabricación noruega, conocida como “Mutawa-203”,


trasladará a 296 pasajeros con 20 toneladas, distribuido en combustible, carga y
equipaje de usuarios.

El primer piso contará con decenas de asientos - camas con sistema de televisión,
quiosco, servicios higiénicos, mesas y oficinas administrativas. En el segundo piso
funcionará una sala VIP para aquellos usuarios que desean transportarse con todas
las comodidades.

Asimismo, el buque cuenta con balsas y chalecos salvavidas para todos los pasajeros.
Además, cuenta con sistema de navegabilidad, sistema de seguridad, gps y
localización en tiempo real, entre otros equipos que darán seguridad a las personas.

El capitán del ferry, Carlos Escarpati, dio a conocer sobre la estabilidad que tendrá el
barco para la navegabilidad en el rio Amazonas.

“Es una nave que innovará la travesía en la Amazonía, brindando seguridad y


tranquilidad a los pasajeros, dándole confort en todo el trayecto y con todas las
condiciones climatológicas que se presentará en la selva peruana. Contamos con
todos los equipos y la tripulación estará capacitada con toda la tecnología europea”,
dijo Escarpati.

El costo del ferry, su mantenimiento y demás serán asumidos por la empresa privada
ganadora de la licitación pública internacional, que tuvo como gestor al Gobierno
Regional de Loreto.

La operación de este sistema permitirá desarrollar una política de fronteras vivas, que
promoverá el desarrollo y cohesión de las zonas fronterizas, así como la inclusión
social de los sectores más necesitados del país.
“LOS VIAJES EN EL FERRY SERÁN COMO
SI LO HARÍAS EN UN AVIÓN”
El ingeniero Moisés Panduro, asesor en cuanto a temas de conectividad en el
gobierno regional de Loreto, nos hace saber más sobre lo que será esta embarcación
y cómo serán los viajes.

“La embarcación es modelo Mutawa 203 de fabricación noruega que ha sido


comprado en Arabia Saudita, a los empresarios les costó más de 7 millones de
dólares. La empresa ganó un contrato para realizar el transporte fluvial entre Iquitos y
Santa Rosa durante dos años con puntos intermedios en Indiana, Pebas, San Pablo y
Caballo Cocha. El subsidio lo pone el gobierno nacional porque es política de Estado,
es por eso que costará poco.

Al término de dos años, se evaluará el contrato que consistirá en la calidad del


servicio, en la demanda de los usuarios y hasta en la aparición de otras empresas que
entran a competir”, dice Panduro Coral.

– ¿Los viajes será como si estarían en un aeropuerto y en un avión?


Exacto, a eso le llamamos formalización y modernización; es decir, cuando viajes en
esta nave vas a tener que comprar tu pasaje en una agencia que pondrá la empresa
(todavía no se anuncia dónde será el local). En la agencia te pondrán una hora de
salida de la embarcación, debiendo estar el pasajero en el terminal dos horas antes. El
pasajero no entrará ni al puerto de embarque ni a la embarcación con su familia, como
en el aeropuerto.

Ante de ingresar a la nave habrá un control para identificar tu identidad y se revisará el


equipaje de mano, ya que el equipaje de carga se meterá antes también y es un peso
máximo de 30 kilos por pasajero.

Todo eso se tiene que cumplir porque el mismo contrato señala que, por ejemplo, no
sale a la hora definida ya tiene una penalidad. Eso obligará a la empresa a ser puntual
y responsable a la prestación de servicio.

– ¿Los pasajes también podrán ser comprados en las localidades donde hará
escala la nave?
Por supuesto, por eso la empresa tendrá que instalar agencias que no es difícil
habilitarlo. Es cuestión de ir adecuándose. Por ejemplo, sobre el internet, estamos
haciendo la gestión para que una red troncal que tiene una empresa desde Iquitos a
Santa Rosa entre en funcionamiento en la embarcación para que durante el camino el
pasajero pueda estar enlazado con su familia.

– Habrá mucha demanda para comprar los pasajes debido al bajo costo
Así es. Son 200 asientos subsidiados y 100 de clase turista. El día que no haya cupos,
la nave no podrá recibir un pasajero más, acá no hay que irá parado. La clase turista
estará en el segundo piso y costará algo de 452 soles ida y vuelta. Todos los
pasajeros recibirán su refrigerio como en el avión pero los que paguen más tendrán
quizá un menú a la carta.
– Cómo se hará con el tema de la vaciante de los ríos
Mientras dure el proceso para la concesión de las hidrovías tendrá que tomarse
algunas medidas complementarias como atracar en lugares que tengan el calado
suficiente, por lo pronto hay pontones que están adecuando. Ya el señor Patiño, jefe
de la Autoridad Portuaria Nacional, nos hizo ver los expedientes de los proyectos de
terminales de pasajeros en Indiana, Pebas, San Pablo, Caballo Cocha y Santa Rosa
que estarán concluidos en diciembre.

– Habrá que tener cuidado con los piratas de río.


No creo que haya problemas porque todos los pasajeros serán revisados, además
porque esa embarcación tiene contacto satelital que le permite comunicar cualquier
situación de emergencia en el momento.

– ¿Cuántos viajes hará esa embarcación?


Tres de ida y tres de vuelta. O sea, tres viajes redondos. (Gonzalo López)

Leticia, destino turístico en Amazonas.


Es la capital del departamento y se encuentra a hora y media de Bogotá por vía aérea.
Leticia es una ciudad muy visitada por los turistas, quienes fascinados por la exótica
cultura amazónica llegan a ella desde diferentes lugares del mundo.
En Leticia podrás encontrar además de verdes paisajes y diversidad de flora y fauna
circundante, lugares como el Museo Etnográfico del Hombre Amazónico, la Biblioteca
del Banco de La República, el Parque Santander y el Parque Orellana.
Leticia está construida sobre la margen izquierda del Río Amazonas. Su condición de
ciudad limítrofe le da características especiales, a las que se suman las de una calidad
fluvial que tiene un comercio especial. Leticia goza de un intenso comercio con los
países vecinos, especialmente Brasil. Su comunicación con el interior de Colombia es
aérea, la ciudad dispone de una adecuada infraestructura oficial y comercial.
Vale la pena anotar su crecimiento de los últimos años, dadas las potencialidades que
ofrecen su territorio y el gran desarrollo logrado por el turismo.
Dada la abundancia de ríos, es natural el consumo preferente de pescado,
complementado con casabe (elaborado con yuca brava, venenosa), plátano y frutas
exóticas como el arazá, el copoazú y el anón amazónico.
CÓMO LLEGAR.
Por las condiciones geográficas del departamento, el acceso desde las principales
ciudades de Colombia se realiza con conexión en Bogotá. Los vuelos llegan al
Aeropuerto Internacional Alfredo Vásquez Cobo, de Leticia. Desde Bogotá hay vuelos
diariamente a Leticia.
A Manaos (Brasil) se llega desde la vecina Tabatinga, ya sea con conexión aérea o
por vía fluvial, con un bote deslizador, en un viaje que dura mínimo 36 horas, lo mismo
que desde la vecina Santa Rosa (Perú), si el destino es desde o hacia Iquitos.
POR AIRE.
Leticia cuenta con el Aeropuerto Internacional Alfredo Vásquez Cobo. Tiene capacidad
para recibir vuelos comerciales, regulares y charter de distintas aerolíneas operadoras.
En este terminal aéreo prestan sus servicios las aerolíneas Copa Airlines, LAN,
Aerosucre, Satena y Fuerza Aérea. Una hora y cuarenta y cinco minutos es el tiempo
estimado de vuelo entre Bogotá, capital de Colombia, y Leticia. Precisamente, en
Bogotá se debe hacer conexión para volar desde Leticia a cualquier otra ciudad
colombiana. A pocos kilómetros de Leticia se encuentra el aeropuerto de Tabatinga
(Brasil), que ofrece vuelos comerciales a Manaos, principal ciudad de Brasil en el
Amazonas. Informes: Aeropuerto Internacional Vásquez Cobo, (57)098 5927988 –
5924562.
POR VÍA FLUVIAL.
Aunque a un paso más lento, a Leticia se puede llegar navegando las aguas del río
Amazonas. Hay dos formas de naves para contactarse con otras ciudades
importantes: los rápidos y los recreos. En un rápido, la distancia entre Leticia e Iquitos
es de 12 horas; desde Manaos el viaje tendrá una duración de 36 horas. El viaje en un
recreo, a un paso más sosegado, aporta un vistazo a las costumbres y vidas de las
gentes que habitan a lo largo del río Amazonas. Los recreos proveen la principal
modalidad de transporte sobre el río a las poblaciones. Le llaman ‘recreo’ porque para
los nativos de la región son una alternativa para pasar vacaciones con primos, tíos y
abuelos. Para aquellos que viajan sin prisa, la experiencia de viajar por el gran río es
recomendada.
CUÁNDO VIAJAR.
Cualquier época del año es propicia para viajar a Leticia. En las épocas de invierno,
abril y mayo, así como noviembre y diciembre, se deben tomar precauciones en los
desplazamientos por el río; sin embargo, es seguro y frecuente transitarlo durante
esos meses. Leticia es una región muy visitada durante todo el año. Se identifican
como las de mayor afluencia turística las temporadas de vacaciones de enero,
Semana Santa, junio, julio y diciembre.
CÓMO MOVILIZARSE.
En Leticia el transporte lo ofrecen empresas de microbuses o colectivos, taxis,
mototaxis y motocarro, que conectan incluso hasta la vecina ciudad de Tabatinga.
Además, el servicio fluvial es común para los desplazamientos a los corregimientos,
las comunidades indígenas y el municipio también colombiano de Puerto Nariño, y
recorridos fronterizos, como Benjamin Constant, en Brasil, o Santa Rosa y Caballo
Cocha, en Perú.
QUÉ LLEVAR.
Las condiciones climáticas de Leticia permiten usar ropa cómoda de algodón,
pantalonetas para las actividades deportivas, así como calzado suave y pantalones
deportivos para la visita a los atractivos turísticos. No debe faltar el protector solar, las
gafas con filtro UV, el bronceador y la cámara fotográfica.
ALOJAMIENTO.
Las opciones de hospedaje en Leticia son diversas y acordes para todos los
presupuestos. Se encuentran desde sencillas y cómodas residencias en el casco
urbano de los municipios, hasta hoteles de bajo presupuesto. Dentro de esa gama de
posibilidades se incluyen las reservas, cabañas y hoteles modernos en la zona
céntrica de Leticia y sus alrededores.
RESTAURANTES.
Leticia ofrece la posibilidad de disfrutar de comida tradicional, internacional y fusión entre
varios platos. La capital del Amazonas cuenta con restaurantes apropiados para todos los
gustos y exigencias; de igual forma, son comunes los lugares de comidas rápidas y
sencillas. Otro valor agregado es poder disfrutar de la comida peruana y brasileña en las
poblaciones fronterizas.
OFICINAS DE TURISMO.
En Leticia y el vecino municipio de Puerto Nariño se brinda la orientación a los turistas en
las oficinas de cultura y de turismo que dependen de las alcaldías municipales. La
información general del departamento y su capital se encuentra en el Departamento
Administrativo de Fomento Ecoturístico y Cultura (DAFEC). Informes: DAFEC, Cll. 8 No. 9
– 75. Tel. 0985927569.
SALUD.
En Leticia hay clínicas que prestan servicios básicos de salud y tratamientos médicos y
estéticos. Además, están el hospital y los centros de salud que funcionan en el Municipio
de Puerto Nariño y Corregimientos, con atención a consultas ambulatorias,
enfermedades e imprevistos leves. Informes: Secretaría de Salud Departamental del
Amazonas. Tel. 098 5925096.

CABALLOCOCHA
Caballococha es una ciudad peruana, perteneciente a la Provincia de Mariscal Ramón
Castilla en la región de Loreto, al noreste del Perú, localizada sobre la orilla derecha del río
Amazonas en la quebrada de Caballococha, muy cerca al Trapecio amazónico.
Es la capital tanto de la Provincia de Mariscal Ramón Castilla como del Distrito de Ramón
Castilla y tiene una población de 25,000 hab.(2014).
Se puede decir esta ciudad pequeña como puerto de entrada (y salida) al (o del) Perú ya
que esta a menos de 50 km de Bellavista, Santa Rosa(Perú), Leticia, (Colombia)
y Tabatinga,(Brasil) por el río Amazonas.

La ciudad de Caballococha se encuentra a una distancia de 325km de la ciudad de Iquitos,


latitud sur de 3º55´ y a 70º34´latitud oeste, a 60 msnm ; en la margen izquierda del lago
Caballococha, cuya desembocadura es de más de 3km aproximadamente.

Caballococha es muy visitada por ser una ciudad fronteriza y para llegar a ella debemos
viajar 2 días en lancha o acceder vía aérea desde Iquitos. Tanto la ciudad como toda la
provincia juegan un papel muy importante en la comunicación fronteriza con países
vecinos como Brasil y Colombia. Así mismo la ciudad cuenta con los servicios básicos
para atender a los turistas que visitan el lugar. La zona cuenta con una gran diversidad
biológica (ecosistemas, especies y material genético de gran importancia), bellos paisajes
naturales y una población indígena integrada por diferentes etnias que conforman uno de
los atractivos de gran interés para los turistas extranjeros y nacionales, la actividad
turística en la zona se viene incrementando cada año, lo cual ha determinado que el uso
de los recursos sea ordenado y responsable que conlleve a una conservación aceptable
de dichos recursos, se debe mencionar también que los entes comprometidos con el
sector se han visto obligados a brindar paquetes turísticos de mejor calidad, dando
prioridad al turismo ecológico, promoviendo la conservación de áreas muy importantes
para aprovechar sus recursos.
Caballococha

Ciudad

Otros nombres: El centinela de la frontera; la ciudad mediterránea

Lema: “Jesucristo tiene hoy rostro indígena”

Caballococha

Localización de Caballococha en Perú


Caballococha

Localización de Caballococha en Loreto

Coordenadas

3°54′21″S 70°30′59″OCoordenadas:
3°54′21″S 70°30′59″O (mapa)
Entidad Ciudad

• País Perú
• Departamento Loreto
• Provincia Mariscal Ramón Castilla
• Distrito Ramón Castilla

Eventos
históricos

• Fundación 18 de octubre 1979

Población (2014)

• Total 25 000 hab.

Gentilicio Caballocochano (a)

[editar datos en Wikidata]


Caballococha es una ciudad peruana, perteneciente a la Provincia de Mariscal Ramón
Castilla en la región de Loreto, al noreste del Perú, localizada sobre la orilla derecha del río
Amazonas en la quebrada de Caballococha, muy cerca al Trapecio amazónico.
Es la capital tanto de la Provincia de Mariscal Ramón Castilla como del Distrito de Ramón
Castilla y tiene una población de 25,000 hab.(2014).
Se puede decir esta ciudad pequeña como puerto de entrada (y salida) al (o del) Perú ya
que esta a menos de 50 km de Bellavista, Santa Rosa(Perú), Leticia, (Colombia)
y Tabatinga,(Brasil) por el río Amazonas.

Índice
[ocultar]

 1Geografía
o 1.1Clima
 2Turismo
 3Reseña histórica de Caballococha
 4Véase también
 5Referencias
 6Enlaces externos

Geografía[editar]
La ciudad de Caballococha se encuentra a una distancia de 325km de la ciudad de Iquitos,
latitud sur de 3º55´ y a 70º34´latitud oeste, a 60 msnm ; en la margen izquierda del lago
Caballococha, cuya desembocadura es de más de 3km aproximadamente.
Clima[editar]

[ocultar] Parámetros climáticos promedio de Caballococha


Mes Ene. Feb. Mar. Abr. May. Jun. Jul. Ago. Sep. Oct.

Temp. máx. media (°C) 30.7 30.8 30.7 30.7 30.2 29.8 30 30.8 31.1 31.3

Temp. media (°C) 26.1 26.1 26.1 26.1 25.8 25.3 25.1 25.8 26 26.4

Temp. mín. media (°C) 21.5 21.5 21.6 21.5 21.4 20.9 20.2 20.8 20.9 21.5

Fuente: climate-data.org1

Turismo[editar]
Caballococha es muy visitada por ser una ciudad fronteriza y para llegar a ella debemos
viajar 2 días en lancha o acceder vía aérea desde Iquitos. Tanto la ciudad como toda la
provincia juegan un papel muy importante en la comunicación fronteriza con países
vecinos como Brasil y Colombia. Así mismo la ciudad cuenta con los servicios básicos
para atender a los turistas que visitan el lugar. La zona cuenta con una gran diversidad
biológica (ecosistemas, especies y material genético de gran importancia), bellos paisajes
naturales y una población indígena integrada por diferentes etnias que conforman uno de
los atractivos de gran interés para los turistas extranjeros y nacionales, la actividad
turística en la zona se viene incrementando cada año, lo cual ha determinado que el uso
de los recursos sea ordenado y responsable que conlleve a una conservación aceptable
de dichos recursos, se debe mencionar también que los entes comprometidos con el
sector se han visto obligados a brindar paquetes turísticos de mejor calidad, dando
prioridad al turismo ecológico, promoviendo la conservación de áreas muy importantes
para aprovechar sus recursos.

Reseña histórica de Caballococha[editar]


Según la leyenda que relata César Lequerica en su pequeño libro Sachachorro, existía
antiguamente en el lugar donde esta el lago actual, un pueblo que un desbordamiento
extraordinario del Amazonas se hubiera totalmente inundado, dejando en este mismo lugar
un inmenso lago. Caballococha, nombre que despierta la curiosidad de todos, tiene su
origen de esta misma leyenda que relata que en ciertas noches, salía del lago un enorme
caballo cuyos relinchos sembraba el terror en los habitantes de los alrededores; de ahí el
nombre Caballococha, caballo y cocha (lago). El origen del pueblo actual está envuelto en
tinieblas. El documento oficial más antiguo que ha sido descubierto es un certificado de
bautismo fechado de 1845 y que empieza con estas palabras; "En la Iglesia de este
Pueblo..." En su tercer libro de la historia del Perú, Raymondi señala que "en este lugar
pintoresco hace treinta años" es decir antes de su viaje a Caballococha en el Pastaza
en 1869, "no existía ningún pueblo"... Es solamente en 1845 que el vicario Pedro Celestino
Flores fundó, en la ribera del pequeño río que sirve de desembocadura al lago, el pueblo
que lleva el mismo nombre, Caballococha. Su población se componía de alrededor de 275
nativos ticunas y de algunos murichinos. Solamente hacia 1860, que los mestizos
empezaron a establecerse.
Los primeros años de su existencia conocieron un pronto desarrollo. Ya, en 1869, este
pueblo contaba con 400 habitantes. A fines del siglo pasado, Caballococha llegaba a su
apogeo con la explotación del caucho. Estratégicamente situado, era el centro de actividad
y de riquezas. Alcanzó una población de cerca de 4000 habitantes. Desgraciadamente, la
caída inesperada de los precios del caucho le dio un golpe mortal. Según un
empadronamiento local de 1935 por el P. P. Avencio Villarejo, O. S. A., la población era
solamente de 550 habitantes. Desde entonces, esta población se debate entre la
decadencia y la adaptación. Sin embargo, un débil esfuerzo de levantamiento parece
ejercerse desde algunos años. En efecto, en el censo del distrito de Ramón Castilla en
1951, Caballo Cocha, su capital desde 1893, contaba con una población de 683
habitantes. Recientemente, el R. P. M. Anselmo Descary, franciscano canadiense,
empadronaba, en los archivos de la parroquia, una población de 700 habitantes. El R.
Padre se impuso él mismo la tarea de hacer este censo local.
Es el decir de los ancianos, la iglesia anterior de Caballococha, construida en 1900,
reemplazaba a una capilla de pona cuya fecha de construcción no es posible precisar.
Esta última reemplazaba a otra construida hacia el fin del año de 1845, existía al menos
una capilla. Cuatro templos de Dios hicieron la gloria de Caballococha. De toda evidencia,
la fe católica es la hermana melliza de su historia. Es alrededor de esta iglesia que se
agrupa la población actual. Las casas rodean una plaza pública en el centro del cual se
levanta un monumento "al soldado Cariguero" en recuerdo del pobre soldado nativo que
debía llevar en hombros, a través de la selva, víveres y municiones durante el conflicto con
Colombia (1932-1933).. Una pista de cemento rodea a este humilde monumento.
El R. P. Mariano Bonin fue el primer canadiense en encargarse del puesto de misión, el 27
de julio de 1946. En seguida, se puso a la obra de restaurar la iglesia y su propia
residencia. Más tarde, sus esfuerzos se centralizaron totalmente en la preparación de una
residencia para una comunidad religiosa española, las siervas de san José, que llegaron a
Caballococha, el 12 de junio de 1954. Estas religiosas tomaron a cargo la dirección de la
escuela para mujeres. La enseñanza religiosa de los varones era a cargo del padre Cura.
Dos salas parroquiales testimonian igualmente del inmenso trabajo realizado por el
reverendo Padre.
Durante largos años, el pueblo pudo beneficiarse de un alumbrado precioso, gracias a la
generosidad de su párroco. Este detalle y muchos otros determinaron el Consejo
Provincial de Caballo Cocha, el 28 de julio de 1952, a otorgar al R. P. Mariano un diploma
de "Honor al mérito".
Hoy, Caballococha se perfila como uno de los pueblos mejores organizados de la selva.
Goza de un gobernador, un juez de paz, una municipalidad, un puesto de policía, un banco
y un pequeño hospital, dos escuelas primarias para varones y para mujeres y de un
generador eléctrico desde julio de 1958. Igualmente, es uno de los pocos pueblos de esta
región amazónica que se han beneficiado de un sacerdote con residencia. Los archivos de
esta parroquia conservan una lista de 38 sacerdotes que se sucedieron desde su
fundación, desplegaron un celo sostenido por el desarrollo material y espiritual del pueblo y
de los alrededores. Su semilla ha producido ya dos vocaciones sacerdotales y agustinas.
Dos jóvenes seminaristas prosiguen sus estudios en el seminario Santo Toribio de Lima.

La guerra colombo-peruana se refiere al conflicto armado entre las Repúblicas


de Colombia y del Perú ocurrido entre los años de 1932 y 1933. El conflicto se llevó a cabo
en la cuenca del río Putumayo y la ciudad de Leticia, ubicada en la entonces
Comisaría colombiana del Amazonas. La guerra terminó con la ratificación del Tratado
Salomón-Lozano de 1922.

Parque Mundo Amazónico, un rincón natural que ofrece toda la riqueza y los secretos
de la selva.
No hay que adentrarse en la espesa selva durante dos días para descubrir los secretos del
Amazonas. Claro, eso sería lo ideal, pero para ello se requiere tiempo, dinero y un gran
esfuerzo físico. Pero, a sólo 15 minutos del casco rural de la ciudad de Leticia, en el
extremo sur de Colombia, se puede vivir una fascinante experiencia en el parque Mundo
Amazónico. “Es como ir a la selva, pero a 15 minutos de la ciudad”, comenta Rafael
Clavijo, un publicista colombiano de 36 años que abandonó una carrera promisoria en
Australia por hacer realidad una idea que le venía rondando en la cabeza hacía mucho
tiempo: un parque ecológico que sirviera para recuperar los ecosistemas de la región y
que fomentara el turismo; todo enfocado en la gran riqueza natural y cultural de la
Amazonía, la tierra donde nació.
Hace tres años, cuenta, su familia compró un lote que había sido devastado por el negocio
de la ganadería. Las labores de adecuación y recuperación ambiental duraron dos años,
siempre de la mano de su madre, María Pardo, que es su socia y escudera. En el 2011,
después de planear cómo funcionaría este modelo de negocio, el parque abrió sus puertas
con una apuesta de emprendimiento familiar, que combina turismo con preservación
ambiental.
Al principio, como en todo negocio que empieza a nacer, tuvo muchas dificultades. Sin
embargo, con sus ahorros, con mucho esfuerzo, investigación, pasión y creatividad,
decidió seguir luchando para hacer de su proyecto la gran realidad que es hoy. Y aunque
lleva muy poco tiempo, afirma estar convencido de que vivirá del parque el resto de su
vida.
Tiene planes a corto, mediano y largo plazo. “No se puede improvisar”, advierte. Por lo
mismo, está enfocado en la promoción turística y en terminar la recuperación ambiental,
para que el terreno tenga mejores atractivos para el disfrute de los turistas. Pero su gran
plus comercial es, sin duda, haber rescatado un trozo de la selva cerca de la ciudad y
hacerlo accesible a quienes no pueden viajar.
Rafael Clavijo tiene claro lo que espera de su parque en cinco años: “trabajamos duro para
que tenga muchos más atractivos: un acuario, un mariposario, que ya estamos
construyendo, nuevas rutas y senderos. También esperamos que sea una gran despensa
de plantas aromáticas y de productos típicos del Amazonas, elaborados por las
comunidades indígenas”, comenta. Así, no sólo tendrá un ingreso adicional por la
producción y comercialización de estos frutos de la selva, sino que generará empleo y
desarrollo social.
A través de sus 29 hectáreas, los turistas pueden conocer 300 especies nativas; descubrir
esa cantidad (y variedad) en el Amazonas mismo requeriría de dos días de expedición,
monte adentro. Pero acá la visita dura tres horas y contempla dos rutas. La primera es por
el jardín botánico, un paraíso plantado con árboles centenarios, hortalizas amazónicas,
flores, frutales y plantas medicinales. La segunda es una experiencia sensorial con la selva:
el viajero entra en contacto con la vegetación, degusta bebidas aromáticas y conoce sus
propiedades y, a la vez, recibe información sobre la forma de vida y tradiciones milenarias
de las comunidades indígenas de la zona.
También se ofrece una merienda con frutas exóticas recién bajadas del árbol y se pueden
comprar artesanías elaboradas por los nativos. Si el turista lo prefiere, puede acampar allí
y sentirse en plena selva, claro está, con las comodidades del caso (guías, baños,
restaurante, alquiler de carpas).
En su primer año de labores, este parque recibió a unos dos mil visitantes, la mitad
extranjeros. Y también fue galardonado por ser un modelo de negocios ejemplarizante:
recibió el Premio Venture 2011, que reconoce las mejores experiencias ambientales del
Amazonas, en la categoría “Uso sostenible de la biodiversidad”. Todo por ser un proyecto
turístico que tiene como fin la preservación del patrimonio natural y de la cultura ancestral
amazónica

Intereses relacionados