Está en la página 1de 2

DEFINICIÓN

El Asma Bronquial (AB) es una enfermedad caracterizada por una respuesta exagerada
del árbol tráqueobronquial con hiperreactividad a determinados estímulos que se traduce
en un estrechamiento difuso de las vías aéreas en relación con una contracción excesiva
del músculo liso bronquial, hipersecreción de moco, edema de la mucosa y que es
reversible espontáneamente o a través de tratamiento médico.

Desde 1991 se ha definido el Asma Bronquial como una enfermedad inflamatoria crónica
caracterizada por:

 Obstrucción de las vías aéreas, reversible espontáneamente o con tratamiento


con hiperreactividad bronquial demostrable.
 Inflamación de la vía aérea
 Hiperreactividad de la vía aérea a varios estímulos: Metacolina, histamina,
ejercicios, aire frío, etc.

Otros autores lo definen también al asma como una enfermedad inflamatoria crónica de
la vía aérea, caracterizada por Inflamación, hiperactividad bronquial que lleva a episodios
recurrentes de sibilancias y broncoespasmo, se manifiesta por tos, disnea, opresión
torácica, sibilancias, asociado a limitación variable del flujo aéreo que a menudo es
reversible espontáneamente o con tratamiento.

ETIOLOGÍA

Multifactorial: Antecedente de atopia familiar en el 80% de casos interactúan varios


factores para su expresión clínica, existen diversos mecanismos desencadenantes tanto
alérgenos intra como extradomiciliarios y contaminantes ambientales, tabaquismo pasivo
y activo, infecciones de la vía aérea superior predominantemente virales, ejercicio,
sensibilización ocupacional, cambios climáticos, reflujo gastroesofágico, dieta, obesidad

Se realiza según la causa probable y el mecanismo implicado en el desencadenamiento


del asma, la cual sigue siendo ampliamente utilizada

Asma extrínseca

Causada por agentes externos, bien sean sustancias comunes o presentes en el medio
laboral (asma ocupacional). Es el denominado asma alérgica, que tiene su origen en una
reacción inmunitaria. Generalmente hay un mecanismo mediado por inmunoglobulina
IgE (en ese caso también llamada asma atópica), pero pueden intervenir otros
mecanismos inmunitarios, como la inmunoglobulina IgG o linfocitos específicos.

Es la más frecuente, estimándose que aproximadamente el 75% de los casos de asma


tienen una base alérgica. El asma extrínseca suele comenzar antes de los 30 años, es
más frecuente en varones, en general hay antecedentes personales o familiares de
atopia, y habitualmente tiene una mejor evolución que el asma no alérgica

Asma intrínseca

También se denomina asma no alérgica. En estos pacientes no es posible demostrar


sensibilización a alérgenos conocidos. Es menos frecuente que el asma extrínseca,
constituyendo aproximadamente el 25-30% de los casos. Predomina en el sexo femenino
y en la edad adulta, comenzando en general por encima de los 30 años. No suele haber
antecedentes personales ni familiares de atopia. Aunque la IgE se encuentra elevada
más frecuentemente en el asma extrínseca, en ocasiones también aparece elevada en
la intrínseca, especulándose con una producción local de esta inmunoglobulina.

Las causas son, entre otras, infecciones de las vías respiratorias y determinados
medicamentos (como el ácido acetilsalicílico), sustancias tóxicas del aire (como gases
de combustión o el humo del tabaco, esfuerzos físicos o aire frío