Está en la página 1de 24

EL NACIMIENTO DEL PSICOANÁLISIS LA CLÍNICA Y LOS SIGNOS

Clase del 14-05-99 a cargo de Salafia, Anabel.

Buenas noches. Vamos a comenzar. Quisiera decirles en primer término, algunas cosas.
La primera es que la desgrabación de la reunión anterior está en la secretaria. La
segunda cuestión, es que si ustedes recuerdan en el momento en que yo traté la cuestión
del signo como señal, a propósito del ejemplo "no hay humo sin fuego", así comenzó la
clase pasada con este ejemplo clásico respecto de la función del signo como señal y de
la cual, como ustedes recordarán, si quieren ubicar este ejempplo tan importante que da
Lacan con respecto al signo, es muy importante porque nos pone sobre la pista de lo que
es el hecho de que Lacan considere al signo como un significante. Y este ejemplo,
Lacan lo trata en otros lugares, pero fundamentalmente el desarrollo que yo tomé está
en Radiofonía, y me parece que en el curso de la reunión anterior, yo dije que estaba en
Televisión, el hecho que la edición haya juntado los dos textos, me hizo pasar de uno al
otro y no darme cuenta que estaba en Radiofonía y no en Televisión.
En la edición que yo tengo de Anagrama, están en las páginas 26 y 27. Doy todas estas
indicaciones porque esto es algo que yo propuse a la discusión. No sé si la misma va a
poder tener lugar hoy en el espacio de discusión o en la próxima reunión. Pero hay allí
varios puntos que son muy importantes y que son muy interesantes para desarrollar.
Particularmente, por supuesto, la lectura de ese ejemplo del funcionamiento del signo
que se suele considerar como señal o como índice, si usáramos la terminología
aristotélica, diríamos que se trata de un índice, un indicador, "el humo es indicador de
que hubo fuego". Y en este sentido, se puede decir que es índice o incluso, indicio. Yo
incluí al corregir la clase, una aclaración en este punto y a este respecto, es la forma
misma en que Aristóteles trata al índice en relación al antecedente y consecuente. Es
decir, si de los pechos de una mujer emana leche, se puede decir, esto es indicio de que
esta mujer ha sido madre, esta es la función del signo como índice o como indicio.
Ustedes compenderán, creo yo que debe impresionarles tanto como a mí, el tratamiento
que Lacan hace de esta frase, al decir que, en la frase "no hay humo sin fuego", hace
señal al no hay. Esto es efectivamente dar vuelta de una manera muy especial y muy
significativa a lo que es la función del indicio o del indice. Hicimos un cierto desarrollo
con respecto a este no hay, no hay se refiere al sujeto como tal, no hay ese alguien al
cual el signo de dirige. la referencia suiguiente que Lacan hace al respecto, es la
referencia a Ulises, cuando él llega a la isla desierta, vé humo, esto es efecto de un
sujeto tiene que haber allí alguien que sepa hacer fuego, pero, y aquí hay una salvedad a
hacer, eso no quiere decir que el que hizo allí fuego lo haya hecho para hacer signo a
Ulises.
El signo funciona en el nivel de lo que podemos llamar nuestro imaginario, si hay
humo éste como tal es el signo de un sujeto, ese signo, signo de un sujeto, me está
dirigido. En lo que concierne al yo y a la estructura del yo, qla cual es correlativa de
este funcionamiento del signo. Al punto tal que es difícil separar la idea del signo del
concepto mismo del narcisismo. Narcisismo y signo, si se pone en relación el
narcisismo con la función de la identificación se obtiene el i(a) con el
que Lacan escribe el signo. Es signo(i)de a, es lo que Lacan lleva a la escritura así
como lo que acabo de decir en lo que se refiere al narcisismo, a la imagen del cuerpo, en
lo que se refiere al yo en tanto objeto, así lo define Freud en la Introducción al
narcisismo, el yo se toma como objeto, no es la cuestión relativa al sí mismo, siempre y
cuando tengamos en cuenta que se trata allí de un objeto, no de un caso de reflexión, el
acento no está en el "sí mismo", no se trata allí de la reflexión sino de objetalidad,
Freud lo dice, que el yo se toma como objeto, esto supone que Freud está pensando en
términos de una distancia entre el" yo" y el" yo "que se toma como objeto. No se trata
de algo a considerar en términos de sí-mismo. Esa función del objeto en la escritura que
Lacan para la función del signo, está indicada allí por la letra (a) mientras que la letra
"i" nos indica la función indicial de las indentificaciones. I(a) es la escritura de una
función , la de la identificación. Estas letras suponen el objeto(a) y la( i)magen del
objeto (i)
¿Pero que que quiere decir esa identificación?¿ Es que en esa identificación el yo se
capta como una unidad, podemos decir indivisa, individual , es decir "i" unidad
corporea, como puede decirse del individuo en la especie , la humana para el caso?cabe
la pregunta :¿ Que es lo que hace de esa unidad individual constituya el imaginario que
hace de sí un "hombre", es decir que es lo que hace que un hombre se tome por tal entre
los otros hombres?Sabemos que esto puede fallar , que es perfectamente posible que un
individuo no identifique su imagen como perteneciente a la especie humana, que todo
tipo de fenómenos de extrañamiento en lo que se refiere a la pertenencia a la especie son
posibles. Lacan trata la cuestión como el sofisma del tiempo lógico y el aserto de la
certidumbre anticipada , el individuo que hace su cálculo respecto de los otros dos
individuos y en función de este cálculo gana la salida y cuando dice el color del disco
que lleva en la espalda formula el aserto: " soy un hombre". Este escrito es apto para
considerar la función del tiempo en la identificación en términos de pasaje al actoque
requiere esa identificación en la cual se precipita, el animal humano por efecto del
significante . Es una determinada sensibilidad a los signos la que parece haber
despertado en esta especie la necesidad de hablar. Esa sensibilidad lo es a la alternancia
aparición- desaparición de eso que podría considerarse como una sucesión: el dia y la
noche. Precisamente esta suceción no tiene porque´ser supuesta tal. Lacan nos hizo ver
que necesariamente la desaprición del día es acogida por la noche , pero, justamente, no
habría en principio porqué saber que el retorno del día se produciria, de modo que el día
y la noche no se constituyen como opuestos sin el temor, oscuro, de que el día podría no
retornar. La relación de alternancia es triádica y de ella surge la significación, el hecho
mismo de que el día y la noche como el " hombre" y la "mujer" sean significantes y,
por lo tanto signos de un sujeto para el otro . Es importante observar que en lo que
respecta a lo que es el signo de un sujeto, capaz de despertar en el otro el deseo, el sexo
no está en juego sin requerir de un proceso de significación que debe todo a lo que
Freud llamó "complejo de castración", en la medida en que, en tratándose de la
diferencia de lo sexos se revela ,se muestra, la estructura triádica de toda alternancia
destinada a "significar": es decir a producir una disyunción entre el ser y el signo de ese
ser.También, es necesario observar que el factor más importante en esta operación es el
eje aparición- desaparición , este eje tiene garan importancia, porque lla alternancia
introduce así una dimensión, al poner en juego un "puede faltar" .. Nada parece poder
explicar que hizo sensible a l animal de nuestra especie a ese juego de los signos al
punto de arrancar de él el habla.Es igualmente evidente que la intervención de los cinco
sentidos que se hacen intervenir cuando se habla de "sensiblidad", resultar
extraordinariamente pervertida, es decir muy lejos de toda animalidad, cuando se trata
del ser hablante. Freud fue el primero en registrar observaciones de una importancia
definitiva en Tres ensayos para una teoría sexual, su lectura constituye un primer paso
indispensable para entender de qué habla Lacan cuando dice "Père-versión, ya que , esta
versión perversa del Padre, no es otra cosa que la función del signicante, una vez que
todo signo responde como su efecto.
Retornemos ahora a la ecxritura del signo en su relación con el reconocimiento y la
imagen del cuerpo propio:
Freud habla de un acto psíquico en lo que concierne a la precipitación del individuo en
su forma : el "Yo".esta forma supone la serie de las identificaciones.Lacan escribe
esta sucesión con "i" minúscula y se corresponde con lo que Freud señala como yo
ideal.
La función así escrita indica la seriación en lo que respecta a las identificaciones
constitutivas del "Yo", - la función indicial y, al mismo tiempo de imagen que Lacean
escribe con "i", minúscula- a diferencia de "I" mayúscula para indicar la función como
tal de la identificación, es decir lo que Freud llama Ideal del Yo, función a la cual de
ordenan en capas las identificaciones constitutivas del "Yo" - recordemos la metáfora
freudiana de las capas de cebollla.El yo ideal puede ser y es ,un objeto de la
identificación. La imagen del objeto y el objeto no son la misma cosa Allí tenemos una
primera cuestión. Tomemos este yo ideal y puede haber en el lugar de ese objeto y esto
funciona en esta relación narcisística con el objeto . Estamos en el terreno del amor
como tal homosexual, me refiero al caso en que un hombre toma a otro hombre como
Ideal de lo que , para él es un Hombre , el Hombre que él no es , que no alcanza a ser y
al cual se ofrece comno objeto a fin de participar de la esencia de "ser un Hombre",
podemos muy bien ver en esto a la teoría platónica de la Participación ,esta teoría tiene
plena vigencia en el imaginario humano , tiene su parte en lo que Freud llamó
Psicología de las masas . Lacan habla incluso respecto a esto como "afecto
narcisístico," es muy interesante, encontré esta versión del Seminario El deseo y su
Interpretación, donde Lacan habla de estas cuestiones y del afecto narcisístico.
Es en este terreno que vamos a ubicarnos en lo que respecta a la función del signo.
Volviendo al ejemplo que había tomado, hay un elemento más que vamos a considerar,
luego de haber tratado el ejemplo del humo que como signo.Es claro que éste no está
hecho para dirigirse a Ulises, y que, solo el yo de Ulises podría tomarl como algo que le
está dirigido, y tenemos el hecho de la suposición correlativa a esa suposición de que el
signo nos está dirigido, el hecho de que si no se pudiera saber quien ha incendiado el
bosque, siempre se supondría que hay Alguien que ha urdido todo eso. Es una breve y
esquemática definición de un comportamiento perfectamente paranoico. Si no hay nadie
que lo haya hecho entonces hay Alguien, que lo ha hecho. Cuando Lacan da vuelta la
cuestión del signo, dice que "el fuego" se dirige a un "no hay",y hace allí una
advertencia respecto de como debemos entender como función del signo:Es lo que
representa algo para alguien, pero si tomamos las referencias que tenemos hasta ahora,
quien se reconoce en este signo tiene que tomarse necesariamente por Alguien e ir al
lugar de un No hay Y es a propósito de esto que va a decir que es el paso fundamental y
que me parece que por otra parte, es el eje por donde puede situarse más claramente la
ruptura, la incompatibilidad entre el pragmatismo y el psicoanálisis. Pero este es un
comentario al que vamos a ir volviendo. Subrayo estos puntos, por ahora, porque me
parecen los fundamentales: la cuestión relativa a la dirección del signo y la cuestión del
Otro que habría urdido el asunto.
Observemos la funcón pura, es decir el carácter de máscara de Ulises al presentarse
como "Nadie""Ulises es la máscara",: Nadie podíra presensarse como quien es en la
medida en que el Alguien, ese Ser del cual se trataría , no Es, no es sino un efecto del
significante , no hay sustancia para el sujeto del cual se trata a menos que hablemos del
fantasma. Ulises se nombra Nadie para pasar inadvertido, pero como decíamos la otra
vez, sería lo mismo si se nombrara Ulises, en el sentido de la máscara que es el nombre
para el sujeto efecto del significante, . El nombre propio tiene una función que es la de
la presentación de lo que es máscara para el sujeto, lo que suele llamarse la Persona , o
Personne, cuyo significado es, igualmente Nadie.
No hay sustancia para el sujeto del cual se trata en cuanto el signo no se dirige a él sino
a un No Hay.
Este no-humo,:pas de fumée, esto suponía un paso- el obsesivo diría : un paso al
abismo.-, El histérico tendría vértigo. Se trata del acto.De un pasaje al acto Es muy
claro que se trata del acto, y que el acto en cuestión tiene lugar en el decir.
Se trata de eso en el análisis de decir algo a Alguien? ¿Qué de la presencia del analista si
este es el lugar del No Hay de el "Pas de fumée" ?Su presencia es testimonio de esa
función del signo y es en este sentido que él debe entender lo que le está dirigido.
Lacan dice suiguiendo la lectura de esta página de Radiofonía, un poco más adelante,
siempre sobre esta cuestión del humo y del fuego, dice "Y que sea necesaria la alegría
fálica, la urinación primitiva con que el hombre, dice el psicoanálisis, responde al fuego
para poner en el camino, Horacio, y sobre la tierra, que hay otras materias para hacer
sujeto, que los objetos que imagina vuestro conocimiento". Es decir, de cualquier
materia se puede hacer sujeto, sustancia . Es la lógica de la producción . Y hay algo
importante porque Lacan dice : " a los productos a cuya calidad, en la perspectiva
marxista de la plusvalía, los productores podrían pedir cuenta de la explotación que
sufre, más que al amo.
Lacan va al fondo de la cuestión porque si se comprende esta función del plus de gozar,
"cuando se reconozca esa especie de plus de gozar que hacer decir "ese es alguien",
estaremos en el camino de una materia dialéctica quizás más activa que la carne de
partido, empleada como baby-syster de la historia. El psicoanalista podrá esclarecer tal
senda con su pase "es claro que ese pase es una referencia muy clara al acto, y el acto
como tal, no hay ninguna complicación al respecto, es en el decir, si lo hay separábamos
en la clase anterior lo que es la fatua-polifemía a la que Lacan se refiere y yo traducía
como habladurías de lo que puede recortarse, ex-xistir, como decir, y el paso, el
franqueo del Rubicón que supone el decir, y es en esto que está el acto,.que bien se ve,
no conduce a "ser alguien" , o por lo menos, no se supone que podría conducir a que se
dijera : "ese es alguien".Precisamente, alguno de ustedes, quizás muchos o todos saben
que cuando se trata del pase la cuestión de la nominación supone dos letras A E y esto
no supone que haya llegado a ser alguien si se supone que la cuestión del acto está en
juego y un sentido de redoblamiento del acto, en lo que se refiere al acto analítico.
La vez pasada, a propósito de las teorías del conocimiento, decíamos que una teoría del
conocimiento es una teoría sexual, lo que Freud llama una teoría sexual infantil, es una
teoría del conocimiento. Pero así no hay conocimiento que pueda dar cuenta de la
relación sexual, es decir, es en este sentido que hay teorías del conocimiento, y que no
hay ningún conocimiento que permita dar cuenta de la relación sexual, precisamente lo
que la histérica o histérico se han encargado de demostrar y de demostrarle a Freud, lo
que en modo alguno significa que la histérica en cuestión no se engañe, es decir, hace su
teoría del conocimiento y arma con ésta su fantasma y se engaña con respecto a esa
relación como cualquiera, y que no haya allí lo que podríamos considerar un saber. Pero
en modo alguno un conocimiento en particular. Digamos que la histérica suele probar y
demostrar en todo lo posible el hecho que no haya este conocimiento y que esto ya
constituye para ella, algo que considera en términos de impotencia. De vez en cuando
la histérica cree que si encuentra un perverso, éste sabrá ignorarla suficientemente
como para permitirla acceder a este cierto goce. Pero la cuestión no va más allá de eso.
Ella seguirá poniendo en juego el hecho que no haya conocimiento. Por eso si el
partenaire es obsesivo, suele reprocharle que no sea lo suficientemente perverso a fin de
no hacerle evidente esta imposibilidad del conocimiento dentro de la relación sexual que
ella toma como impotencia. De todas maneras, como la otra vez veíamos, hay teorías de
conocimiento que llenan esta falta y podemos decir con propiedad que es el sujeto del
inconciente quien construye estas teorías en correspondencia con las cuales , arma el
fantasma en el que se sostiene el deseo.
Este era un poco el ejemplo, o una parte del mismo, que traté la vez pasada y si bien
digo que era una parte del ejemplo porque se veía bien como se construía esta teoría del
conocimiento y que puede decirse que toda teoría sexual infantil de conocimiento se
sostiene, de renegación de la castración en la madre.
En un momento Lacan dice: "si decimos algo, la hipótesis Dios , ya está en juego, por el
hecho de que digamos algo, es decir que este Otro no existe y sin embargo , no
podemos en tanto que decimos algo, sustraernos a esta hipótesis, la plantea en el hecho
de que "Se diga" . No es posible el menor grado de ateísmo en la ignorancia de que
postulamos a Dios, su existencia por el hecho de decir.
En lo que respecta a estas teorías del conocimiento, veíamos a que estaba referido en el
ejemplo que traté y no veíamos como el fantasma se organizaba en relacióna esta
teoría del conocimiento. Podemos decir que el fantasma se organiza respecto de una
teoría del conocimiento, podemos decir que esto efectivamente está en juego, es la base
para que el fantasma se constituya. Sin embargo, Freud dice hay una pulsión
epistemofílica, y esto une una investigación sexual infantil a esta función
epistemofílica. En determinado momento como investigación fracasa y allí hay
diferentes respuestas del sujeto. Cualquiera de esas respuestas va a armar el fantasma.
Hay diferentes formas de reacción frente a este fracaso. El desestimiento constituye la
forma , ejemplar de reacción respecto del fracaso. de la investigación sexual infantil
Lo que hay que distinguir como desinterés, lo que hará al desinterés por ejemplo, por la
lectura, u otras cuestiones cuestiones que hasta el momento habían resultado
interesantes para el niño, . Pero en todo caso esto no quiere que en lo que se refiere al
caráter epistemofílico de la pulsión esto se detenga.
El hecho de que exista un "preferiría no hacerlo"supone en lo que respecta a la pulsión
una actividad en pos de una negatividad pero una actividad,nos indica muy bien que es
en lo concerniente al acto y por lo tanto al decir que algo se detiene, en una suerte de
promesa invertida como "no cometeré acto alguno", de introversión de promesa ,, en
efecto podemos ver en esto que lo que hubo sido una promesa, algo a cumplirse en el
futuro , una promesa supuesta por la palabra misma , resulta fracasado, y la respuesta ,
en el nivel del sujeto , es dar vuelta la promesa en su estatuto de tal como un guante,
"No cometeré acto alguno" no es únicamente el negarse a prometer, a embarcarse en el
camino de la palabra , sino la decisión de prometer al revés, de negativizar la potencia
prometedora de la palabra.y del decir con respecto al acto.
Entonces, es interesante considerar que cuando hablamos de lo que respecta a la teoría
del conocimiento y al armado del fantasma, como cuando en el ejemplo que yo
tomaba, esta persona decía " yo pensé que no tenía porque era mi madre la que tenía el
dinero, no mi madre, sino mi abuela, pero era por esta vía que las cosas venían, entonces
yo decidí que mi padre no tenía" Se refiere a qué cosa? Se refería a la castradión del
padre en términos de poder. Evidentemente no se refiere a los genitales del padre sino se
refiere al punto desde el cual viene la potencia, es el punto, la fuente, la madre -Lacan
cita por allí a Melanie Klein, para retomar los términos de ella- y decir que la madre es
ese continente universal donde se aprehenden primero de una manera fragmentada y
dispersa, los objetos, Lacan va a decir que en relación a este continente, dos planos a la
vez, hasta conseguir realizar en relación y respecto de ese universo que es este cuerpo,
lograr la unidad del objeto que es el yo, como esa primera unidad. Incluso Melanie
Klein subraya que "hay algo que va un poco más allá y que es más interesante", Lacan
dice que se refiere con esto al falo, pero lo que quiero acentuar porque esto es
importante, para lo que sigue, es esta cuestión de el Otro-fuente, del que manan las
cosas, se entiende que ninguna de estas cosas n tiene precio, que se trata de algo que "
fluye" en lo que se refiere a la fuente de la cual proviene
De esta forma se presentaba en el ejemplo que les presentaba el origen de esa potencia
fálica sin intervención de la castración , y lo que el sujeto manifestaba como un: "yo
elegí que esto fuera de esta manera, sostenerme de este lado " luego esta teoría del
conocimiento es la base de la constitución de lo que va a ser el fantasma del que se
sotenga el deseo.
También veíamos en este sentido. Y también vemos que desde este mismo lugar desde
donde venía la potencia, era lo que significaba que él se presentara como el que no
podía llamar a alguien, es decir, pasar al acto de llamar , de su abogado.
Esto se presentaba como un "no-puedo hacerlo," pero detrás de ello, había una
decisión, y si descuidáramos que existe esta decisión , este "no-puedo", tendría que ser
tomado como una imposibilidad-.
El pasaje del "no puedo" a un "no voy a hacerlo poque tengo ésta determinación" es
muy importante , a partir de que queda despejado el momento en que ésta determinación
, la de no recurrir al padre, ni de hecho a ningún otro en tanto tal, en tanto otro- fue
tomada como elección, como decisión porque en lo que se refiere a la transferencia esta
puede establecerse sobre la misma vía de esa decisión sin que ésta sea dicha y esto no
constituiría la buena dierección para la cura. No podemos sino atender al decir , y esto
es en verdad simple: Si alguien nos está diciendo que tiene la determinación de no
llamar a nadie en su ayuda el hecho más simple es escuchar que nos lo dice.
Por eso, me parece conveniente ubicar lo que corresponde al fantasma, a todo esto que
el sujeto dice, que él lo recuerda. ¿Ahora bien, porque él lo recuerda y él lo dice,
dejaríamos de considerar con carácter de inconciente esa decisión en la que reposaba su
teoría sexual que tenía como base"mi padre es castrado" ?
Cuál es el estatuto de todo esto que él recuerda, recuerda haber tomado una decisión que
nosotros llamamos inconsciente, y sin embargo se trata de algo que él recuerda y sobre
lo cual puede decir hasta cómo lo construyó. Evidentemente, esto es perfectamente
inconsciente aunque el sujeto lo diga, porque cuando él lo dice, él no sabe que lo está
diciendo, no sólo lo que está diciendo sino que lo está diciendo, lo cual no significa que
el hecho de decirnoslo, no tenga inmediatamente efectos sobre él. Es lo Lacan
subraya ,y dice que le sigue asombrando de la histeria: Las histéricas se curan porque
dicen cosas. Dicen cosas y los síntomas desaparecen. Por el hecho de que digan cosas.
No se curan de la histeria. De manera tal que esto ajusta muy bien con el hecho que nos
prestemos a considerar "que el inconsciente es lo que decimos".
Esto nos permite considerar que hay algo en lo que se dice, y en lo que se dice se
despliega como fantasma inconsciente, para subrayar la cuestión, y que en tanto el
inconsciente requiere como tal que se diga y que se le escuche, es una pregunta que
también se plantea a Lacan, no se si en Radiofonía o en Televisión, "el inconsciente,
implica que se lo escuche?". Y Lacan dice que sí, que el inconciente implica que se lo
escuche, indudablemente. Pero que se lo escuche, está en el hecho de que "se diga", el
asunto es cual es la cuestión propia en lo que se refiere al inconsciente y en lo que se
refiere discurso analítico.

El inconsciente no ex-xiste sino en relación con un discurso. Y se entiende que es en


relación con el discurso analítico que el incosciente puede ex-xistir. El inconsciente no
ex-existe a nivel del fantasma inconciente. A nivel del fantasma, está allí, existe, Freud
lo descubre, está allí el inconsciente. Está todo en un orden de cosas correspondiente al
fantasma, está en lo que se dice, y se presenta, en las formaciones del inconsciente que
respoden al fantasma, de manera tal que el inconsciente está allí y que el inconsciente
coincide en este sentido con lo que es lo simbólico mismo, la estructura-Lacan va a
decir-de lenguaje del inconsciente. Esto es lo que tenemos del inconsciente en tanto que
existe. Pero es el discurso analítico, el acto analítico que va a hacer al inconsciente ex-
xistir. Quiere decir en este sentido separar, deslindar lo que es lo que corresponde a esa
función del decir de lo que es el fantasma, el inconsciente en el sentido de lo que se
dice. Y esto no puede ocurrir sino en el nivel en que, lo que se dice, es escuchado. Pero
que es escuchado no va a significar otra cosa que eso ha sido dicho. Voy a tomar
una ejemplo o un par de ejemplos, pero no importa porque esto es una tontería, son
ejemplos muy obvios que sirven para que luego podamos discutirlos. Uno de estos
ejemplos es interesante porque se trata de alguien que tiene un síntoma que es una
repentina sordera, que parece haberse producido un encuentro de ésta persona con su
padre, y fue un encuentro en el que el padre, a quien no veía desde hacía algún tiempo,
todo esto es lo que se dice, el padre dice "chau" en lugar de decir "hola". Y
evidentemente, esto se corresponde con una serie de situaciones en donde en otra
ocasión el padre dice "no quiero verte más". Es en esta última ocasión que aparece este
síntoma que es el síntoma de la sordera. Y hay médicos, etc. Evidentemente el síntoma
existe y se produce porque hay bruxismo, tiene una explicación fisiológica clara, no es
que no exista, solo que esto se dice a partir de este encuentro, nosotros no sabemos si
este sujeto escuchaba mejor o no se había dado cuenta de que estaba sordo antes, ni es la
cuestión. Evidentemente, es muy claro que esto se refiere a una decisión de no escuchar
lo que dice su padre. Si el escucha que el padre quiere decir "chau" y "no te quiero ver
más", evidentemente, la sordera va a desaparecer. Es en eso que está la función del
padre, hace falta que se escuche lo que él dice. Si él lo escuchara, ya no tendría que
estar esperando a que el padre se muriera para poder hacer alguna cosa, porque el padre
podría seguir vivo en alguna otra parte y él sabría a qué atenerse. Esta es una cuestión
muy simple. Se puede hacer toda una historia respecto de lo que le pasa al padre con él
y lo que le pasa a él con el padre. Se armará como fuera. Pero hay concretamente algo
que es dicho, y ese algo, no es escuchado. Es decir que hay en este sentido, un
rehusamiento a escuchar. Es claro que no se trata de que el padre falte, el padre está ahí
y dice lo que dice, solo que hace falta que se escuche lo que dice para que desaparezca
en lo que respecta a la identificación del sujeto. Quiere decir que en términos del
fantasma, el sujeto está prestando, más que presta, ofrece, su ser a lo simbólico.
Podríamos decir que esto es exactamente lo mismo, que es una regla de lo que llamamos
fantasma inconsciente, el sujeto ofrece su ser a lo simbólico. Es lo mismo que el
inconsciente. Es decir, lo ofrece y lo hace existir. Una vez algo dicho, esto escapa, se
sustrae a esa existencia. Se sustrae a esa consistencia, tendríamos que decir. Pero en la
medida en que se escuche lo que se dice y no en la vertiente del sentido que volvería a
meter a meternos allí de dónde se trataría de salir.
No sé si queda claro pero me gustaría realmente quedara lo más claro posible, esta
distinción que me parece importante entre lo que es el inconsciente como fantasma y lo
que es el inconsciente en tanto el discurso analítico lo hace ex-xistir por esta función,
esta dimensión que es la dimensión del decir. Es en ésta vía que tomamos la vertiente
del signo, no la vertiente del sentido.
Quedan unos minutos y voy a volver entonces sobre un ejemplo referido a la cuestión
del signo en relación a estas letras. Ustedes recuerdan que en algún momento lo
tratamos acá, hace un tiempo, es un ejemplo para tratar la cuestión del signo, que es este
algoritmo que Lacan utiliza en un momento para hablar de San Agustín en lo que se
refiere a la pasión celosa. En el ejemplo que yo quiero comentarles se trata de alguien a
quien se le plantea una situación a la que él dice de "insoportable". Es a propósito de
esto que él dice esta situación insoportable es la situación que él tiene con una chica, y
el solo hecho de que esta chica tenga algún interés que no sea él, por ejemplo, si ella
tiene amigos, y él aclara "simplemente amigos", es que él sabe perfectamente que es el
caso, bueno, es precisamente esto lo que para él es insoportable, lo que no significa que
subjetivamente es insoportable, sino que esto le produce una serie de síntomas al nivel
de la imagen del cuerpo, una pérdida de su estabilidad en todos los sentidos del término,
el hecho de tener la sensación de no tener nada bajo los pies, y de tener una acceso de
ansiedad imparable. Es claro que la chica en cuestión, cualquiera esta sea, no se trata
aquí de un objeto electivo determinado, sino que esto es dicho de esta manera, se trata
de una chica, o podría ser una mujer de más edad, no se trata de esto la cuestión, el
hecho de que ella tenga algún interés que no sea él y que particularmente se refiera a
tener amigos, significa que ella es una mujer. Ante esta situación es que se produce todo
lo que se produce. De dónde surge esto? Surge de ella, en lo que él se sostiene. Esto se
parece al otro ejemplo y van a ver porque lo he tomado. Esa chica, puede ser en cada
momento una diferente, pero no importa, de eso viene de lo que él se sostiene, y si hay
otro, él ya no puede sostenerse de esto y ella en este momento se le vuelve un personaje
totalmente hostil, porque es quien lo pone en esta situación que antes describí.
Evidentemente esta cuestión va a relacionarse con la madre enseguida, en relación al
episodio en que esto habría sucedido, él dice que es en ese momento que surge en él
una actividad propia", propia quiere decir allí, algo que rompe su conexión con la
madre, pero en este sentido con el Otro. Y es el hecho de que una mujer aparezca junto a
un hombre, tampoco valdría decir en este caso "otro hombre" porque no es claro, en
absoluto que se trate de otro hombre. Se trata de algo que ocurre al nivel de la imagen.
Y en el nivel de la imagen esta mujer aparece vecina, digamos así, en una relación de
continuidad, con ese otro elemento que es el elemento de un hombre, y basta que esto
aparezca para que la madre desaparezca y en el lugar de la madre, aparezca una mujer.
Que esta situación perfigura o presupone lo que Freud llamaría, la castración en la
madre. Es el hecho lineal en este sentido y no se puede decir al mismo tiempo sino en
absoluto, que es un ejemplo equivalente del ejemplo de pasión celosa que Lacan toma
de las confesiones de San Agustín. Hay una cosa notable en este sentido y muy
importante, que nos diría claramente cual es la función del objeto transicional, y no
parece operar, no parece operado. Todo lo que se produce al nivel de la
desestabilización, de la fragmentación aen el nivel de la imagen, del cambio de
dimensión que está en juego ante esta sola ocurrencia,de lo que funciona como signo, en
el hecho de que es una mujer y un hombre al lado, esto funciona al nivel del signo y no
importa cual sea la relación ni ninguna cuestión relativa a esto. Hay varias versiones de
esta misma situación en que la resolución de la situación supone la eliminación de la
madre. La madre desaparece, pero en esta otra versión, ella es eliminada, quiere decir,
es una versión un poco más avanzada de la misma cuestión, un poco más avanzada, que
supone algo que él ha hecho, supone una destrucción del objeto, la contrapartida de
objeto es un retorno de un acceso de culpabilidad impotente, pero en cualquier caso está
referido a la misma cuestión, "ella tenía los medios y me privó de esos medios", los
medios quiere decir, que "era ella quien podía sostenerme y yo quedo privado de este
sostén". Antes habría que mencionar aquí, en lo que es la función del objeto
transicional, que nos lleva a pensar en la función de este objeto como algo arrancado,
que el sujeto arranca del Otro y con el cual - y a mí me gusta recordar aquí al personaje
más pequeño de la pandilla de Brown, a quien no recuerdo como se llama y que anda
con una frazadita...Linus, y que en cuanto se la quitan, se marea, tiene vértigo y se
desarma completamente. Esto coincide o se puede establecer una relación entre este
ejemplo y el ejemplo de San Agustín, solamente que esto al mismo tiempo nos permite
ver hay un paso de lo que está en juego en el ejemplo de San Agustín, al cual no se
puede encontrar. Respecto del ejemplo de San Agustín, si ustedes recuerdan, marca dos
cosas : una cosa está referida a la constitución del objeto, la concurrencia en lo que
respecta a la constitución del objeto del deseo humano, concurrencia de dos cuestiones,
una, esto que decía con respecto de la madre y este continente universal, los objetos a
nivel del cuerpo de la madre, y otro que es al nivel de la imagen del yo y de la imagen
especular, y esto, constituído en relación a un semejante, para el niño respecto de un
niño de la misma edad pero en todo caso, un niño, digamos que no esté adelantado en lo
que se refiere a su madurez desde el punto de vista motriz. Es decir que hay una
diferencia de edad que es una determinada diferencia de edad que Lacan dice que es un
dato clínico, al que yo le atribuyo la mayor importancia en lo que respecta lo que es la
constitución del narcisismo y las identificaciones constitutivas del yo : un hermano con
muy poca diferencia de edad, esto va a funcionar desde el punto de vista de la
constitución del narcisismo y la función del yo ideal, previsiblemente, de una
determinada manera y no de otra. Hay ciertas cuestiones allí que pueden observarse,
pero no tampoco que fijarse en ese punto.
El hecho es que hay dos cuestiones : una referida a los objetos, referido al cuerpo de la
madre, y la unidad del objeto en ese nivel, y la otra que viene a interferir con esto que es
la relación - que Lacan dice"de castración transitoria"- respecto del otro niño, respecto
del semejante. Y estas dos vías, la que está directamente en relación con ese otro que es
la madre y la referida al otro niño, al semejante, estas dos vías deben necesariamente
cruzarse a fin de realizar esto que Lacan llama "una metáfora". Es una metáfora del
espejo la que está en juego y que está planteada como una relación cuadripartita y en el
ejemplo que les exponía, esta vía que es la correspondiente a lo que genéricamente
podríamos llamar el otro, el semejante o el hermano en cuestión, no parece presentarse.
En el ejemplo que yo doy, no hay forma de considerar esto. Esto, podemos decir, se
plantearía al nivel de amigo de la joven en cuestión, quiere decir que allí habría una
identificación en el sentido del narcisismo. Sin embargo, no podemos decir que hay una
rivalidad efectivamente constituída. Se entiende en este sentido porque Lacan habla de
matáfora con respecto a esto, habla de metáfora en lo que se refiere a esta operación que
cruza con el semejante y la cuestión al nivel del otro, para conformar efectivamente el
fantasma. Pero para el caso, podríamos remitirnos al ejemplo de Hamlet y efectivamente
podríamos decir que se trata de algo equivalente, porqué no? el segundo paso en Hamlet
se juega en el final de la obra y respecto de Laertes. Pero podemos dejar esto para
considerarlo en la discusión. Pero quería dar el ejemplo que en este punto, esta relación
de rivalidad, no está constituída como tal. Hay un ejemplo que, si recurriera al de San
Agustín, que es a mi modo de ver, muy claro en un seminario de Lacan, que es el
Seminario II, respecto de la constitución del objeto del deseo y de esta concurrencia que
decía respecto del objeto. Al nivel del yo, que haya un yo de palabra - ya no de la
imagen del yo sino del yo que se corresponde con el sujeto de la enunciación: "
Respecto del impasse propio de la constitución del objeto humano, esto está totalmente
suspendido a la dialéctica celos-simpatía que está exactamente expresada en la
psicología tradicional por la incompatibilidad de la conciencias. Esto no quiere decir
que una conciencia pueda concebir a otra conciencia, sino que un yo, enteramente unido
a la unidad de otro yo, es estrictamente incompatible con él en el plano del deseo. Un
objeto aprehendido es de él o mío, (pero se trata de un mismo ser, está claro?). El
dice :"es de él o es mío, será él o yo quien lo tendrá, pero es absolutamente necesario
que sea uno u otro, y es cuando es el otro el que lo tiene, que eso me pertenece". Mas
adelante dice "Es una cuestión de información (después les voy a dar la cita porque es
preciso trabajar con ella) uno debe informar al otro, pero es este uno el que dice yo
deseo esto, y en tanto yo, y en tanto hay un yo, esto se transforma en tú deseas esto, yo
deseo esto, quiere decir tú, otro, que eres mi unidad, tú deseas esto".
Lo que a veces da la impresión, cuando la pasión celosa se consuma verdaderamente, da
esa equívoca impresión de que el sujeto tiene celos de sí mismo. No es esto de lo que se
trata, sino de la rivalidad con el falo como se explica esta pasión celosa.
Vamos a detenernos aquí. El pasaje que acabo de leer, corresponde al Seminario II,
sobre el Yo, a partir del punto tres, donde Lacan trata el fenómeno de la conciencia, y la
elección acerca de la metáfora del espejo, es la lección del 11 de febrero de 1959, del
Seminario del deseo y su interpretación. Luego está el tratamiento-Lacan retoma este
ejemplo de San Agustín muchas veces- pero el otro que nos interesa, es el que él toma
en el Seminario "Encore". Entonces, ahoya ya un poco más organizada esta cuestión,
veremos para la próxima, cómo se desarrolla esto y que intervenciones se preparan.
Habría que separar lo que son los celos, de la pasión celosa. Me parece que se podría
hacer una distinción acerca de la envidia y los celos, en relación a la constitución o no
del prójimo, y la cuestión de la envidia, algo más relacionado a lo que nombrabas la otra
vez, algo más relacionado a la , lo que quiero decir es, por ejemplo,
en el Seminario de la identificación, Lacan lo toma de San Agustín, dice que respecto de
esa escena, de lo que se trata, es de que el sujeto (no lo dice así pero como yo lo
interpreto, encuentra que otro está en el lugar de él, en el lugar que estuvo.
A.S.: Si, Lacan dice que no habría ninguna razón para que el niño piense que el otro está
en el lugar de él. Porque nada dice que sea el lugar de él, o que él no podría estar en la
misma situación en el mismo momento respecto de otra persona. Es claro.
Allí habría de una sola vuelta que el sujeto hace. Por otro lado está la función
que tiene el objeto : la envidida es la relación a que el otro, está con su objeto. Esta
relación envidiosa, está con respecto a que ese otro, está con su objeto, que es el objeto
de él.
A.S.: Si, y es él.
Por eso, y es él. Por eso. Pero es algo relativo al objeto lo que determina que sea él, que
fue el objeto mismo.
A.S.: Sí, en realidad, con todo esto, lo que yo me propongo con respecto a esto y a esta
fábula, es deslinadr allí lo que es la función del objeto y de la imagen del objeto.
Tenemos allí i(a)es lo que está referido al objeto l a imagen del objeto, el signo como
tal. Deslindar la función del objeto a. Porque en primer lugar, con respecto a los celos,
se plantea, parece más fácilmente la cuestión por la vertiente del objeto, Hay un punto
que en Hamlet es claro, él se mide con el falo, supuesto a la madre, esta es su rivalidad
antes de que aparezca Laertes, y cuando aparece Laertes, efectivamente trata de los
celos, y hay allí un pequeño objeto, que es bastante, porque es Ofelia, pero además
suicidada. Lacan no dice nada sobre esta cuestión, sobre el carácter muy particular del
objeto de los celos, y siempre es un carácter muy particular, es evidente, nos engaña la
cuestión de la rivalidad y podemos creer que se trata de una cuestión respecto del objeto
que está articulada y no hay articulación de esta rivalidad si no podemos situar lo que es
el a que está en juego, por lo tanto es una rivalidad con el falo, y en ese caso, cualquier
intervención que apunte a la rivalidad con el otro por una vía que sortee el objeto
tampoco articulará la rivalidad anterior a la entrada en el otro en esta metáfora del
espejo.
AS: Y después, con respecto a la envidia, la cuestión de definir las dos rocas, como dice
Lacan, la castración donde el significante de la mujer se inscribe como privación, y la
envidia del pene, donde el significante hombre se inscribe como frustración. Y con lo
que quiero decir que Lacan está poniendo la roca en estos dos términos. La castración y
la envidia del pene, no los celos. Es un fundamento estructural.
(Referencia a un ejemplo de Woody Allen).
A.S.: Woody Allen tiene razón, porque allí donde para un sujeto, el significante hombre,
funcione como frustración, la cuestión de la resistencia sería en términos de envidia de
pene, y no hay nada que indique que para los hombres el significante mujer se inscribe
como privación y eso, para los que son hombres, y el significante hombre se inscribe
como frustración y esto para quienes son mujeres, carece de sentido en la formulación
misma de Lacan porque él no habla de hombres y mujeres sino de como se inscribe en
el significante en un caso y en el otro para el sujeto. De manera tal que si para el sujeto,
el significante hombre se inscribe como frustración, su posición será homosexual, o
histérica homosexual, pero en general, lo que yo no me siento inclinada a pensar por lo
que he visto, es que esta es la cuestión de la homosexualidad. Esto de la
homosexualidad masculina. Porque que el significante "hombre" se inscriba como
frustración para alguien que se inscriba bajo el significante "mujer" comporta la envidia
Pero si en el significante hombre se inscribe como frustración, hay necesariamente un
sentimiento en relación a .
A.S.: Sí. En el ejemplo que yo daba aparecía claro que el significante mujer se inscribe
como privación. Sin embargo, no esto tan segura de eso. Parecería muy claro, esto,
porque cuando esta mujer es una mujer, esto funciona como privación, desaparece la
madre, desaparece toda la inestabilidad en cuestión. Pero como la cuestión renguea del
otro lado, respecto de la cuestión de la rivalidad, no estoy muy convencida de que esto...
C. Quiroga:La otra vez, en el seminario de Norberto, recordaba algo que decía Freud, él
le suma un rasgo de carácter, habla de la a la mujer por aquello del varón
domado, etc. Toca la cuestión de los celos y de la envidia en un punto porque Freud va a
decir que de lo que se trata de que el sujeto afectado a la madre teme la traición de ser
entregado al padre para ser castrado. Ese ser castrado, articularía todo eso
A.S.: Si, si. Es cierto. Al nivel de significarse el falo, hay algo que no funciona, porque
eso me parece más bien que es el ejemplo de que el significante mujer no se inscribe
como privación, porque sigue la cuestión de la impotencia respecto de eso. Y es muy
interesante porque la cuestión, en verdad, no puede tratarse fuera de lo que es la
transferencia y en un momento en que habla del recuerdo de esta persona. El dice que
entonces:", esto quiere decir que eso que yo no soporto en mi madre, eso que me es
insoportable, porque yo lo rechazo, entonces lo soporto en mi ? Soy yo quien lo
soporta? Como no hay un asentimiento inmediato a la cuestión, porque no es pertinente
asentir allí, por razones obvias. Y se resuelve así como una cuestión teórica, el sujeto
tiene medios para hacer esa deduccción y no quiere decir que esté en la deducción,
entonces no hay asentimiento y dice "pero, qué es lo que dije?". Una duda le sobreviene
en relación con lo que dice, entonces sí, yo puedo repetir : lo que él dice es que lo que
él rechaza, soy yo quien lo soporta . ¿quien es ese "Yo", y, cual es el soporte sino el
objeto en la transferencia, Pero eso hace ex-xistir la cuestión. Le quita peso al fantasma.
Porque si uno piensa, si se trata de otros diccursos, digamos informalmente, como
puede ser el discurso médico : alguien va al médico, tiene síntomas, etc. Y quiere decir
que el inconsciente no está ahí? El inconsciente está ahí absolutamente, pero no los
medios para hacerlo existir por la vía del decir.
(1)El sujeto del cual se trata tiene una inscripción en el Otro del lenguaje , esta
inscripción , justamente, lo despersonaliza que Lacan llamó : rasgo unario, el trazo
borrado de su huella , de la falta que su adevenimiento como sujeto introduce en el
univarso del lenguaje.Ese rasgo es el fundamento de la fobia estructural del ser
hablante respecto del saber inconciente.
Freud había utilizado ya esta expresión en psicología de las masas y análisis del Yo:
Einziger- Zug.y despejado su función en lo que se refiere a las identificaciones
constitutivas del Yo. Su función es en este sentido la misma que la del Ideal del Yo.
Esto nos muestra la diferencia de registro que debe tenerse en cuenta en lo que se refiere
al Yo-Ideal y al Ideal del Yo. La diferencia a considerar entre lo que el el "Yo" como
formación y el Sujeto, como función .La simetría y la asimetría que se pone en juego en
los dos ordenes, imaginario y simbólico , respectivamente

Clase del 11-06-99 a cargo de Salafia, Anabel

A.S.: Vamos a empezar o a continuar. La desgrabación de la reunión anterior, todavía no


está en la secretaría, no por la desgrabación en sí sino porque acomodar el texto lleva
tiempo, porque cuando releo para corregir, se me ocurren unas cuantas cosas para
aclarar, por lo tanto, el texto, ya lo habrán notado si leyeron el texto de la clase anterior,
que hay algunos párrafos, aclaraciones y cuestiones que no estaban dichas en la clase.
En realidad el texto de la desgrabación es distinto de la clase ¿Por qué? No veo porqué
si ciertas cosas se pueden precisar o ciertas referencias que se pueden poner, no
ahorraríamos tiempo agregándole eso al texto en lugar de retomar el punto y agregar
esos puntos acá. Al contrario, como no son cosas dichas acá sobre esos puntos, si surgen
preguntas, acotaciones, cosas que se quieran agregar o discutir, en el momento que
tenemos que destinar (digo tenemos que destinar porque yo aún veo que esto en éstas
reuniones no lo hemos conseguido) yo quisiera destinar una parte de la reunión a la
discusión de la reunión anterior. Va a ir un poco demorado, pero hoy por ejemplo si
hubiera estado o está leída por algunos de ustedes la reunión anterior y se quieren hacer
preguntas, dar opiniones o discutir algunas cuestiones de la clase anterior, vamos a
dejar un tiempo para eso. Es un poco difícil porque como aquí yo hablo, luego vienen
preguntas logicamente sobre lo que acabo de decir, y entonces se vuelve muy actual la
cuestión. Bueno, vamos a ver si sale, y si no sale, de todas maneras yo tengo la
tranquilidad de que ustedes pueden disponer del texto para trabajar y no sé el tiempo
que le lleve a cada uno situarse respecto de determinadas cuestiones incluso venir y
plantearlas, tomando un tiempo de la reunión para eso. Lo mismo en lo que se refiere, y
sobre todo que es de suma utilidad en lo que se refiere a "prestar ejemplos", es algo que
me parece fundamental en nuestro trabajo, yo siempre aporto algún ejemplo, viñetas o
cuestiones, a veces, debe haber ejemplos que ustedes tengan, o aportar algo más o
aclarar o corregir o quizás contradecir lo que se ha trabajado y es enorme el valor que
eso tiene. Eso lo hacemos en las reuniones de los miércoles, practicamos, hacemos la
práctica del ejemplo y realmente eso da mucho resultado, la desgrabación de las
reuniones de los miércoles también ya está hecha, a esa no le agrego cosas porque no
tengo tiempo, pero igual me lleva mucho tiempo por el hecho de ser algo hablado en
dode intervienen muchas personas, y la persona que desgraba se pierde un poco y yo
tengo que recordar la reunión para corregirlo. Pero para la semana que viene por lo
menos, seguro, que va a estar la reunión del viernes que está casi terminada hoy (por
una circunstancia especial no pude terminarla para hoy) y en cuanto a las reuniones de
los miércoles, considero que por lo menos una también va a estar lista.
Y hoy invité a Mónica Segal porque habíamos trabajado con ella, ella me había
presentado el comienzo de una análisis, donde había algo de lo que podríamos llamar
"el caso", si todavía no hemos definido esto. No siempre uno tiene la impresión de que
en la clínica, uno está frente a un caso, ante algo que pueda tener el valor no solo como
ejemplo sino ejemplar , se dice de una cierta singularidad que hace de la cuestión de la
que se trate o que nos parece que hace una caso. Después a lo mejor no tenemos el caso
que pensábamos que teníamos, pero en todo caso, no hay otra manera de acercarse al
caso que ver, exponerlo, hacer las consideraciones al respecto y de pronto uno ve que
ha creído estar ante algo singular y se da cuenta que a eso se aplica alguna cuestión
general y efectivamente uno no tiene un caso. En otras situaciones sucede lo contrario.
Entonces, Mónica Segal había conversado conmigo, habíamos discutido esta cuestión,
y es una cuestión que viene muy al caso porque el uso del término es interesante
porque implica muchos sentidos y fundamentalmente el que liga la cuestión a la causa.
Porque el caso y la causa son en un sentido, la misma cosa. Yo había presentado un
ejemplo, no a modo de caso, todavía no sé si lo es, un ejemplo en el que había hecho
una referencia a lo que parecía tener que considerarse como algo revelador acerca de la
función del objeto y para la oportunidad, del objeto en ese carácter que W. llamó de
transicional. La importancia de la cuestión es que Lacan en lo que se refiere al
tratamiento que él hace del signo, de la cuestión del signo, toma por supuesto a
propósito de esta cuestión, la función del objeto, estableciendo esta diferencia de la que
hablábamos en la reunión anterior que decíamos que es esa diferencia, esta operación
que hace Lacan de escribir el signo, producir una escritura del signo como un algoritmo,
y en el algoritmo en cuestión, Y de A que he puesto en el pizarrón, en el cálculo
completo de la cuestión de la forma en que Lacan toma y trata, él la llama, habla de una
metáfora al respecto lo cual es lógico, y en algún momento en que yo había tratado esta
cuestión, la llamé la metáfora del espejo, porque podríamos decir que efectivamente es
la dialectización del espejo, de lo que se plantea a nivel del estadío del espejo, en el
punto en el que se introduce al otro, al pequeño otro, no sólo al respecto de la de la
constitución imagen especular, sino que es la entrada de la imagen del otro en la
constitución del imaginario humano. Entonces, en el tratamiento que Lacan hace de esta
cuestión del algoritmo, considera a la función de Y de A en primer lugar, como imagen
del objeto. Estamos al nivel del estadío del espejo, es decir, y lo que yo quería precisar
al respecto es que Lacan va escribir la función del signo como una articulación propia
del narcisismo, a tal punto que podríamos decir signo y narcisismo son en este punto,
equivalentes. Nada de lo que concierne a la función del signo en el lenguaje, puede
comprenderse desprendido de la relación al espejo y de la puesta en juego del otro en
esa relación al espejo. De allí viene lo que hace signo o no hace signo, o sea, todo lo que
desarrolla, digámoslo así, lo concerniente al reconocimiento en el sentido del
imaginario, es decir, al deseo de reconocimiento. Es decir, que es una operación muy
importante el hecho de que Lacan logre esta escritura, sale completamente de lo que es
el esquema lingüístico, de la concepción lingüística del signo, es más, esto está en
Freud, si partimos no solamente de los puntos en que Freud habla del signo y de la
percepción-signo, que por supuesto es fundamental en el proyecto, en la carta 52 que
trabajamos los miércoles. Sino ahora, al nivel de la identificación constitutiva del yo,
imagen del cuerpo, etc, o sea que Lacan toma esta cuestión del signo en relación a lo
que es del signo, la función. Y en este sentido, las concepciones habituales, lingüísticas
o incluso lógicas ponen en juego al signo respecto de la comunicación, como una
función en el lenguaje. Que por supuesto esto es una función del signo, pero Lacan con
esto va a poner en juego el factor del reconocimiento, algo no me hace signo, yo no me
reconozco en eso. Y si me reconozco en eso en la medida en que eso me hace signo ahí
donde me reconozco, me desconozco. Es lo que siempre vamos a encontrar, que
siempre que se ha tratado al signo, se ha hablado del engaño, los signos son la guía,
tendrían que tener la función de orientarnos, de decirnos hacia adonde vamos, decirnos
donde está el bien y donde está el mal, que hacer, cómo actuar bien, que es lo que se
dede hacer, qué es lo que no se debe hacer, es digamos, toda la vertiente ético-moral de
la cuestión y es la propia del pragmatismo de Pierce, de allí debería venir la guía. Ahora
bien, esto tiene una función de guía cuando vemos la función del signo como índice,
esto tiene una función de señal es una de las funciones del signo, que es sobre lo que
comenzamos trabajando, y es sobre el punto dónde es más difícil tomar la cuestión del
signo. Asi que una vez sorteado ese punto - si es que se ha sorteado - lo que queda por
hacer es siempre más fácil. Nos aseguramos de tener un punto de partida interesante,
nuevo, con este ejemplo "no hay humo sin fuego" y recuerden que Lacan decía
"entonces tengo que considerar que el fuego hace signo al no-hay ", hay allí todo un
recurso que Lacan implementa. Esto puede entenderse en términos de "si hay humo,
entonces hay fuego", y la frase tiene su función de índice pero desaparece allí lo que
Lacan justamente hace aparecer. Yo impuse otro ejemplo siempre igneo, se ve que
"donde hubo fuego, cenizas quedan", e indudablemente, hay una cantidad de cuestiones
que giran alrededor de lo que el fuego produce como señal y hay una serie de metáforas
en relación con eso. Pero sólo para poner en juego que en lo que respecta a esto, si
seguimos lo que Lacan decía , que el fuego hace señas al no-hay, y decíamos allí el
sujeto que no hay, el sujeto que es la hipótesis, el sujeto que es lo que Lacan llama el
, el sujeto como supuesto, que es también la sustancia, el sujeto en el
sentido gramatical del término, en realidad cuando lo dice en este sentido, esto viene de
sustancia, pero estamos ante la misma cuestión. Viene de sustancia y sustancia es una
traducción muy particular de la usía de los griegos, un poco acomodada por los latinos.
Lo que es importante ahora, ya en el desarrollo lo iremos retomando, es que si nos
manejamos de la misma manera y decimos "el fuego hace señas al " como allá al no-
hay , acá hace señas al "dónde", nos queda el dónde en el mismo lugar. Si acá decimos
"el fuego hace señas al no-hay", acá tenemos una X, el alguien que no se sabe quien es :
Dios, donde el sujeto tiene que poner algo, y va a poner a Dios. Equivalente. Si lo
tomamos de esta manera y consideramos esto, entonces hace señas al dónde, quiere
decir, esto nos serviría para significar el dónde de la misma manera que el no-hay, y me
parece, es una presunta hipótesis, esto es aplicable a todas las categorías aristotélicas si
dejamos de lado la sustancia. El cómo, el cuando, etc. Se produce un vaciamiento de lo
que es propio del signo, producir un vaciamiento en el sentido que pone en juego el no-
hay. Acá como tenemos una negación es más fácil y más engañoso, la negación nos
hace signo, y como decimos no-hay, vemos bien que en no-hay hay una falta. En el
ejemplo del "donde", decir dónde supone que hay algo, y la función que el signo, si le
damos este tratamiento tendría, sería la de indicarnos que es posible que el "donde" no
implique un "hay algo", como que el "donde" se vacíe de su contenido, desde el punto
de vista del sentido y nos plantea la cuestión del lugar, del topos, de una manera que no
es la que habitualmente pensamos, "donde está", "donde hay algo". El "donde" está
siempre lleno, esto es lo que quiero decir, y tratando el signo de esta manera, nosotros
vaciamos de sentido, probablemente, como digo cada una de las preguntas relativas a
las categorías en Aristóteles. El "como" , el "cuando" y el "porqué" sobre todo (aquí
Carlos Quiroga acota "sobre todo el porqué") el sentido del porque, vaciarlo de lo que
pude ser la explicación : esto por tal cosa, la operación entre la explicación y el dar
razón se vuelve más clara, lo vamos a hacer en otro momento. Si alguien encuentra un
probervio de este tipo que ponga en juego el "porque"...
.........: Según la formulación, prima más la cuestión del tiempo que no es tan evidente
en la primera, porque el "donde" no puede ir, según entiendo yo, sin el "hubo".
A.S.: Exactamente.
.........: Entonces, hay una relación de la causa y el tiempo que se privilegia más en la
segunda, no tanto en la primera que hace más al vaciamiento del sentido...
A.S.: Eso en el primer caso está en el aire, y acá hay algo que positiviza la cuestión por
el lado del "hubo", el otro está medio fuera del tiempo. Pero es interesante ver que si
uno pone un condicional, "si hay humo, hubo fuego", entra el tiempo y se nos escapa lo
más interesante de la cuestión. Es por eso que puse este ejemplo.
Decía, que de todas estas maneras, y poco a poco, lo que me parece que es bueno
aclarar es que toda esta cuestión acerca del signo, lo que apunto en este trabajo, es a la
cuestión relativa al acto analítico. Es por eso que yo partí de ese primer ejemplo de
Lacan donde el toma el "paso" como el " paso al acto", al decir "el fuego hace señas al
no-hay" , y dice que hay allí un "pase", efectivamente, en lo que respecta a la relación
entre el sentido y el signo. Y ese "pase" en lo que respecta al signo y al sentido es la
operación que me parece poder caracterizar bien, lo que es absolutamente singular del
acto analítico que es el hecho de que tenga en su fundamento, como acto, el fallido.
Lacan cita el ejemplo de las tres réplicas que en una obra - de la que él aquí no cita el
autor - "Aquí" es en el Seminario del acto psicoanalítico, habla de un autor que se llama
Tom Stoppard, cuya obra se llama "Rosencratz e Guildestein", que son los personajes de
Hamlet. El escribe esta obra de teatro y es muy interesante, y de allí saca Lacan en la
clase cuatro del Seminario del acto analítico esta parte del diálogo, es sumamente
interesante el planteo de la obra, léanlo, creo que se consigue sin problema. El párrafo
es el siguiente, donde están las tres réplicas: -"Dime cual es la primera cosa que te
acuerdas" dice uno, no sé si Guildestein o Rosencratz porque no está dicho aquí en el
texto
- " ¿Qué quieres decir? ", responde el otro "¿El primer recuerdo que me viene a la
mente?".
- "No, el primer recuerdo que hayas tenido". Larga reflexión.
-"Debo haberlo olvidado".
- "Justamente, el primero que hayas olvidado". Larga reflexión.
-"Olvidé la pregunta".
Para sintetizar, nada me pareció mejor para dar un ejemplo de lo que es esa dimensión
de fallido propia del acto analítico y que está en juego en esta relación, en éste
tratamiento del signo que el acto mismo comporta. Es en este sentido la dimensión de la
pérdida que está en juego en el el Fundamento del acto analítico. Y esa pérdida que está
en juego, es relativa a la función del objeto A como tal, eso es lo que tiene la función de
ser el sostén del acto al mismo tiempo, el resto ininterpretable de lo que allí sucede, y
que hace a la dimensión del acto. Sin esta dimensión del acto, podríamos tranquilamente
hablar de escena, pero no podemos en lo que se refiere al análisis, hablar de escena. No
digo que a veces esto no tenga lugar, pero cuando tiene lugar, eso tiene consecuencias.
La escena no es lo mismo que el acto. La escena nos lleva de por sí, esta dimensión de
la pérdida relativa a ese resto, como decíamos, ese resto del que el acto se sostiene y a
cuyo lugar va el analista, no al lugar del objeto sino al de la apariencia de ese objeto.
Entonces aquí, Lacan distingue, nos hace distinguir, nos enseña a distinguir la imagen
del objeto, lo que es al nivel de la relación con el otro, la identificación, la imagen del
objeto y dice "Y de A", y el objeto, que es otra cosa. Entonces, para hacer referencia al
objeto, muchas veces, varias veces, se puede ver en la obra de Lacan (hay un programa
de computación que permite ver todos los puntos en los que Lacan - se hace una
búsqueda y se ven todos los puntos en los que Lacan habla del objeto transicional, por
lo menos en todos los seminarios y en cuales escritos, creo que los sé de memoria pero
de todas maneras, mejor que uno haga ese ejercicio ahora. Sí, porque son unas cuantas
oportunidades. En el escrito de la Dirección de la cura (y no siempre este programa
funciona bien, porque a veces da el Mas allá del principio de realidad y a veces no. Y en
el Seminario del deseo y su interpretación. En definitiva , Lacan dice que W. ha tenido
una intuición, son mis términos, no los de Lacan, pero una intuición genial con esta
cuestión del objeto, del fenómeno transicional, y la vez pasada, yo había dado un
ejemplo en el principio y en seguida voy a pasar la palabra a Mónica Segal, que había
dado el ejemplo de una situación donde la cuestión se planteaba para el sujeto como si
fuera (porque en realidad lo era) algo que sucedía para él al nivel de lo se consideraría
los celos, pero donde, si ustedes recuerdan, él decía "si la chica con la que salía fuera
esa chica, distintas chicas, en el momento que fuera, mostraba algún interés amistoso,
intelectual o del orden que fuera sin que esto comportara necesariamente ni mucho
menos algún tipo de infidelidad, esto era para él una situación absolutamente
insoportable, ¿Qué quería decir "insoportable"?. Que la situación le produce una
desesperación, un sentimiento intenso de desesperación, de descompensación, de
despersonalización, y sobre todo, en lo que respecta a lo que yo quería señalar,
desorientación en el sentido de su relación al mundo, al espacio, vértigo y sensaciones
físicas de descomposición de su propia imagen. Evidentemente, no podríamos sino
poner en relación esto con el ejemplo que tantas veces trata Lacan de los celos, el
ejemplo de San Agustín, pero justamente para decir que parece que la disposición de
términos que tenemos aquí, ahí no tiene lugar, por eso esto es la fórmula de una
metáfora, digamos. O sea, el niño se ve sustituído por el otro, se deja empalideciendo de
rabia, se deja sustituir por el otro, alimentado por la madre, y Lacan dice que o logra
dejarse sustituir o no logra dejarse sustituir. Logra dejarse sustituir por el otro, el otro
viene a este lugar, y hay ahí la función del otro que viene al lugar en el que él habría
estado, por un lado el pequeño otro, por otro lado la función del objeto que es el pecho
en su función de objeto parcial y es ahí que Lacan dice que este objeto parcial en todo
caso, es un objeto que tiene este carácter de transicional, más que es una crítica a la
teoría del objeto parcial, por la que Lacan por la que Lacan introduce el objeto
transicional. Luego vamos a hablar de este aspecto teórico de la cuestión. Pero Lacan se
refiere al tratamiento "la frustración engendra la realidad", es ese esquema al que Lacan
va a criticar. El objeto transicional muestro que tipo de realidad engendra la frustración.
Es decir, la función que tiene ese objeto, en todo caso entre realidad e irrealidad y W.
supo ver esto y es una función, un vestigio de lo que es la función del objeto A que W.
tiene allí más o menos ubicada, en el estudio que él hace de los fenómenos
transicionales, y que en el ejemplo que yo daba es evidente que hay una función relativa
al objeto transicional que es laque falta, es la que no se cumple, es la que está en
defecto, no me gusta plantear las cosas de este modo por la negativa "falta tal cosa y tal
cosa debería haber", pero por el momento no me queda otra posibilidad. Allí se ve que
los celos no tendrían porqué comportar una dimensión tal que implicara la
desorientación, la ruptura de la relación del sujeto con el mundo, un desequilibrio de
todo lo que tiene que ver con su entorno, se ve que hay una función que es la relativo a
lo que es el objeto en su carácter de transicional que no está en juego, porque el carácter
transicional según W. tiene esta función de ser algo con lo cual el niño, para los
ejemplos que da W., se orienta en su relación con el mundo, se desprende del otro y se
orienta tomando esta hilacha del otro, como arrancando dice Lacan, como si la cuestión,
el resultado de este objeto fuera el rasgar en el otro algo y llevárselo (el trapito, la
frazada o lo que fuere) que puede ser este objeto, es decir, cualquier objeto en su
carácter de transicional. En ese sentido se refiere a la constitución de ese objeto, que no
es un objeto parcial y donde Lacan, en una de las referencias más importantes a esto,
dice que esto lleva a la cuestión de que el "yo-placer" es el primero, porque es un objeto
de placer del yo, en el sentido del "yo-placer", en el sentido que el niño se reserva y
captura.
Ahora Mónica va a comentar este ejemplo y van a ver que peculiaridades y que
singularidad tiene por lo menos en principio, de pronto todos ustedes dicen que ya han
visto, escuchado diez pacientes con esta situación y no tiene nada de ejemplar en ese
sentido, pero vamos a ver.
M. : Tuve la oportunidad de tener entrevistas con una joven de veintitrés años, consulta
porque tiene lo que ella denomina "conductas raras". Ella no puede dormirse sin chupar
la sábana, o bien si logra dormirse sin chupar la sábana, se despierta a la mañana con la
sábana en la boca. Esa es una de las conductas. La otra es un olor que le siente a la
madre y que le da asco, un olor a lavandina y que le produce vómitos compulsivos. Ella
actualmente está cursando el cuarto año de la carrera de obstétra, se está por recibir.
Hace varias guardias semanales, le va muy bien, es muy eficiente en su trabajo, tanto
que los médicos la dejan a cargo de los partos. Porque ella tiene un ojo clínico en
relación a las parturientas que ni bien las ve entrar ella ya sabe como va a venir el parto.
Y tiene como una oposición importante de su carrera que es prestigiada como partera
cuando ella dice "esto me parece ", cuando le dan el estatuto de la
carrera de obstétrica. Ella, por ejemplo, respecto de asistir los partos dice esto "me
gusta el desprendimiento de los hombros, lo que más me costó fue el corte del cordón,
ya que es raro, el chico ya nació y todavía ese cordón ahí". El trabajo le produce una
descarga, ella dice que le saca las tensiones, en ese momento se ajena de la relación con
su madre, sobre todo en su casa, que es mala. En el parto, cuando ella asiste, es
importante también, ella de ninguna manera quería estudiar medicina por lo que dije, a
pesar de que los padres trataron de convencerla para que hiciera una carrera más
importante, no le interesa en lo más mínimo devolverle el estado de salud a alguien que
se ha enfermado, la cuestión es asistir en el parto. El olor a lavandina de la madre en el
parto, que al romper bolsa este es el olor que hay, no le molesta en lo más mínimo. Yo
muy brevemente quería marcar, puntuar algunos de los que plantea el objeto
transicional antes de seguir con el ejemplo. W. plantea una paradoja, dice que él postula
una paradoja escencial que debemos aceptar y que no hace falta resolver : esta cuestión
de la zona intermedia que va a plantear en una zona intermedia de experiencia entre la
realidad psíquica inferior y su relación con la realidad exterior o compartida, dice que
hay un intervalo de tiempo entre el chuparse el puño del bebé y el aficionarse a algún
objeto. Se va a detener entonces entre en el paso del primero y el segundo. Allí el bebé
toma un trapo como ya saben, y para dormirse, y no forma parte del cuerpo aunque
todavía no se lo reconozca como perteneciente a la realidad exterior, hay entre la
realidad interior y la vida exterior, una zona sin desafíos, un lugar de descanso. Tarde o
temprano aparecen para el niño, objetos distintos que el yo. Ahora, no le importa el
estudio del objeto en sí (del trapo, del osito) sino en tanto el uso de ese objeto. Aclara
entonces también que lo transicional no es el objeto sino la transición del niño pequeño
que pasa de un estado de unión con la madre al estado que se encuentra como algo
exterior y separado. Lo llama "área de ilusión-desilusión" y dice que su estudio es la
sustancia de la ilusión. Lo que se le permite al niño y que en el adulto es inherente al
arte y a la religión.
A.S.: Esto que está citando Mónica es exactamente la cita que retoma o que dice Lacan,
son los términos de Lacan de la clase cuatro del Seminario del Acto analítico.
M.: Dice que asimila la vida fantasmática que es del orden extremadamente
especulativo, convicciones políticas o religiosas. Otra condición, es que la madre tiene
que ser, lo que decía W. "good enougth", suficientemente buena. Esto no es de una
manera que tiende al ideal : "Un niño no tiene la menor posibilidad de pasar del
principio de placer al de realidad y más allá, si no exsite una madre lo suficientemente
buena, si todo va bien, el bebé saca provecho de la frustración porque la adaptación
exacta es magia. El objeto que se comporta a la perfección no es mucho más que una
alucinación, pero al principio tiene que haber una oportunidad de ilusión y si el objeto
transicional es verdadero, es más importante que la madre".
Hay otro punto que lo plantea como un fetiche primitivo y dice que si bien es cierto en
su relación terminal, es erróneo considerarlo así en su origen.
Volviendo entonces al ejemplo, entonces queda que se trata de un dominio al propósito
que no se puede hablar ni de realidad ni de irrealidad. En donde las cosas se instituyen
así como de carácter semi-existente. Volviendo al ejemplo, si uno escucha lo que esta
joven dice, organiza su discurso al modo de una faire sagung, por ejemplo, un conjunto
de reproches dirigidos a su madre del tipo"no me dio la teta, no me dio el chupete, no
me dio nada", uno podría conducirlo linealmente a "sin pene". Pero si nos acercamos
un poco más al texto, podemos anotar otras cuestiones originales. La madre le repite
hasta agotarla lo que fue ese nacimiento, detallando un difícil parto para ella. Es
interesante porque va relatando el parto que la madre le ha relatado infinidad de veces y
ella le va agregando además sus conocimientos al respecto, por ejemplo si la madre le
dice " Cuatro y diez, se un poquito", ella sigue y dice "nosotros observábamos
que hay un proceso de materia al desprenderse que en un punto ocho-nueve de
dilatación, cesa la dinámica". Hubo lo que ella explica, una hemorragia por tacto. Pero
la cuestión más seria es lo que ella le provocó a los padres. Ella lloraba, lloraba y
lloraba, tanto que la gente de la oficina donde el padre trabajaba le preguntaban cuantos
hijos habían tenido. Al bebé se le había hecho una hernia en el ombligo de tanto llorar y
la madre no hace más que repetirle cuando cuenta esto, "Y esa mamadera que no se
hacía nunca, que tardaba tres horas en hacerse". Y me pregunta "dígame, Licenciada,
cuando un bebé llora tanto, es por algo, no?". Tenía accesos de tos, se ahogaba y la
madre gritaba "Pará de toser". Leyendo en la cuestión del fetichismo, mejor no
detenerse en la cuestión "por qué no sucedió". Hay antecedentes acá que ella sitúa como
una vida familiar de estigma y de vergüenza. La madre de la madre, o sea la abuela,
muere internada en el Moyano, el abuelo materno, alcohólico, muere de cirrosis, el
padre tiene un hermano psicótico. A la muerte de su abuelo, el padre de la joven, tiene
un brote de esquizofrenia-paranoia. A los nueve años de la paciente, ocurre este brote
del padre. Ella es hija única. Un día, de golpe para ella, la madre hacia quien ella dirige
todos los resortes, y es más, si alguien era loca esa era la madre, le dice que internan al
padre porque está mal de la cabeza, y ella se queda sin su compañero de juegos, porque
ella piensa que su padre era noraml, no piensa que podía haber en su cabeza que fuera
índice de enfermedad. Cuando digo compañero de juegos, indico que él escuchaba
voces y la hacía callar y le decí "shh, nos están hablando", y se escondían juntos en el
baño, porque tocaban el timbre y lo venían a buscar. Aún hoy, ella cuenta que cuando
suena el timbre ella tiene la tendencia de ir al baño, y dice " No, que tarada, si fue la
puerta". Como es esperable, el chupar las sábanas tiene su antecedente en su primera
infancia y la madre le preparaba una cuchita de trapos alternativos. Para mí, que sea una
cuchita, no es un modo tierno de expresarse sino la expresión de una insuficiente
de su hijo. Y el asco tal vez, como un real , equivale a un
rechazo del
. Vemos a esta madre que no podía entender ni saber, que quería o
necesitaba ese bebé. Entre un padre que no la toma porque teme que se rompa, una
madre que no entiende lo que pide, una frase de ambos "eras tan chiquita que no
sabíamos si al día siguiente ibas a estar viva". Ella crea con su precaria simbolización,
restitutivamente, podríamos decir, un campo ilusorio donde construye su mundo y por
eso me pareció ejemplar y muy interesante que ella dibuje. Ella dibuja y lo hace muy
bien, y me trae dibujos. Lo que dibuja son partos con una fidelidad fotográficos, crudos,
y expresan siempre el momento del parto, el momento de desprendimiento del cuerpo
del bebé del cuerpo de la madre. Hubo un dibujo, el segundo, como siempre las piernas
abiertas, el cordón, el bebé y del otro lado también, un mundo (un globo terráqueo).
Entonces, ella me dice en un momento "Dígame, Licenciada, (casi irónicamente) quién
delira más? mi papá que escuchaba voces o las monjas que estaban en el colegio al que
me manban, que estaban con todas esas historias de santos y vírgenes, preferían ir a
misa en lugar de una buena clase de biología.
A.S.: Lo que parecía una cuestión interesante, era la presencia de este objeto en función
de objeto transicional en una mujer de veintitantos años, que esto este allí cumpliendo
esta función que evidentemente es la que si, nos atenemos a lo que hasta ahora sabemos
respecto de la función transicional del objeto, cumple la función de permitirle una
relación con el mundo tal que ella se comporta como una persona mas o menos normal,
más o menos. Porque había una serie de razgos, como una especie de carácter...
M.: Ciertos movimientos extraños, no mucho más por ahora.
A.S.: Es interesante porque uno puede decir que toda su relación con el mundo - este es
el punto- el punto en lo que se refiere a la relación trasicional del objeto es la relación
del sujeto con lo que consideramos que es el mundo, es decir, el orden de las
representaciones. Eso que se caracteriza como el mundo. Y me parece tan clara esta
cuestión que esta aparezca en el dibujo incluso, el nacimiento y el mundo, no habría
ninguna relación entre el nacimiento y el mundo. Nada nos impide decir que alguien
viene al mundo, pero se entiende que el mundo es una metáfora que resulta de nuestro
imaginario. Sin el espejo, no hay nada que podamos ordenar como respresentación y
que de lugar a hablar de mundo. Uno puede decir que alguien nace al lenguaje, no que
nace a un mundo, es porque nace al lenguaje que nace a un mundo. El mundo es un
producto de la imaginación humana. En fin, es en todo caso lo que surge de la
enseñanza de Lacan y hay razones muy fuertes, el mundo pertenece al imaginario
humano, y por eso todas las cuestiones relativas a nuestra relación con el mundo van a
ser tomadas por el significante. Todo lo que es nuestro imaginario está tomado por el
significante. O sea que en ese sentido, decía qué relación hay entre el nacimiento y el
mundo. Ella incluso habla de un desprendimiento. Es claro que tampoco no hay ningún
desprendimiento. El niño que nace, no se desprende de la madre, simplemente porque
nunca estuvo agarrado a la madre, que se sepa. El cordón umbilical no une el niño a la
madre. No más que en nuestro imaginario. O sea que en verdad se desprenden muchas
cosas del cuerpo de la madre. Pero no es con propiedad que el niño se desprende del
cuerpo de la madre, uno puede decir que sale, pero uno no puede decir que se
desprende. Uno solo puede decir que se desprende si considera la dimensión del gran
otro, allí sí, por eso que con respecto al objeto transicional Lacan dice que hay
desprendimiento, quiere decir, respecto de esa dimensión que es propia del lenguaje, no
del mundo, que es la del gran otro. Pero bueno, a mí lo que me parece interesante de la
cuestión es que esta persona se mueve en lo que llamaríamos "la realidad" con cierta
coherencia y desempeña su profesión con una eficacia en medio de un saber hacer
basado en algo completamente loco, esta cuestión de "ella sabe como va a ir el parto,
que la mirada", pero evidentemente esto crea una confianza y seguramente esa
confianza es muy útil. Todos son signos en realidad. Entonces me parecía muy
importante esta presencia de este objeto transicional que no se perdió en el tiempo y esta
relación a su profesión, tan literal como decir "el objeto transicional es algo que tiene
que ver con desprenderse del otro", el "otro" es la madre, la "cuestión" es el parto como
si no hubiera ninguna metáfora, perto hay que decir "cómo si no hubiera". Porque -
todo esto es discutible - no hay metáfora. Por otro lado, esta función que cumple el
objeto que arma todo, permite que las cosas funcionen. por lo tanto se pueden discutir,
me parece que no hay duda que esto se plantea en una franja de realidad que es
justamente sobre la que W. trabaja. El dice que los fenómenos transicionales son
relativos a un espacio o franja de realidad - W. no habla así - pero de todas maneras ,
son propios de una dimensión esquizoide. Y en realidad toda la cuestión viene del hecho
de que él observa que muchos de sus pacientes, algunas mujeres de las que habla son
histéricas, hablan de cosas que efectivamente ocurren en un orden de realidad, que para
ellas efectivamente ocurren y que suponen un grado de satisfacción y estas cosas que
efectivemente ocurren y que comportan la satisfacción de algo logrado que no habría
que esperar, que no habría que hacer nada para obtener, no es algo que él considere - y
me parece que hace muy bien y que en ésto reside el genio de W. - no es algo que haya
que considerar una fantasía, dice él, no es el hecho de fantasear, podría confundirse con
una fantasía, pero es algo que es una realidad : alguien que piensa que tiene un coche
así, se sube al coche y dispone del mismo, y sale, y pasea por la ciudad cuando se le da
la gana, y hay una cierta secuencia - hay una paciente, no se si mencioné algún ejemplo
así - pero está la del caballo blanco, ella sube al caballo blanco cuando y cuanto se le da
la gana, en el momento que quiere hacerlo, entonces hay una disociación básica y el
espacio de los fenómenos de lo que W. llama fenómenos transicionales, es un espacio,
una franja de realidad ilusoria que es allí con lo que W. se encuentra, y que esa franja de
irrealidad está en correspondencia, que se crea a partir de que se constituye este objeto
transicional. Para W. sería un mundo o una relación con el mismo en la que no habría
frustraciones.
M.: Hay una cosa que W. dice que si el objeto transicional ha sido bien constituído, ese
objeto se deja sin llorar, pasa a perder significación y queda como en el limbo.
A.S.: Exactamente. Digamos que es lo que en el ejemplo no ha sucedido.
M.: Como la franja de realidad, porque todo lo que dice del padre respecto de las
alucinaciones queda como en esa franja.
A.S.: Eso es algo que verdaderamente, es muy interesante, porque para la niña que tiene
nueve años, y el padre es paranoico y él juega en el sentido de lo que para ella es
efectivamente un juego, ella entra en la cuestión del padre y juega con él a que alguien
viene a buscarlo o que lo persiguen, o que tienen que estar escondidos y luego le dicen
que el padre está loco, no es algo comprensible que el padre esté loco, ya que todo esto
es un juego, para ver el tipo de realidad que se constituye. En algún momento podemos
hablar de los problemas con los que se encuentra W. y porqué, pero de todas maneras
sus ejemplos son interesantísimos sobre todo por la manera en que los trata, y vamos a
tomar varios ejemplos de él para despejar justamente a partir de eso la función del
objeto A. Porque W. se acerca extraordinariamente.
........: A mi me parece que lejos de el desprendimiento del otro, la
función que tiene ese objeto es la constitución del . Porque nada dice
que el otro sea previo - el otro es previo - pero nada dice que respecto de sujeto en el
sentido de la subjetividad, el gran otro previo se constituya sin una operación
. La relación de desprendimiento de un objeto, a la vez constituye el objeto. Esa
operación respecto del objeto, hace que suplemente.
Cuando vos decías en la cuestión de la madre que es "suficientemente buena" es
necesaria la ilusión respecto de esto, bueno, todo eso está en relación a la constitución
del otro como el gran previo. El caso en donde Lacan diferencia la cuestión de la
psicósis está en el
A.S.: Evidentemente, como Mónica decía, uno qué puede decir? Que la función relativa
a la simbolización del niño por la madre, es allí, es en ese nivel que hay una forclusión
en juego. Mónica decía una "falisización" del el niño, efectivamente, lo que ella decía
respecto de la cuchita y ese tipo de cuestiones que dicen que respecto de la recreación
fálica del niño, o sea la simbolización...
M.: La cantidad de horas que se pasab llorando sin que la madre pudiera sentirlo.
............: Yo estaba pensando todo el tiempo mientras hablaba Mónica, en que había
como una repetición de una imposibilidad, tanto en la elección de la obstetricia y en los
relatos sobre los nacimientos como en chupar el objeto transicional, la sabanita, como
una insistencia como que la repetición de una imposibilidad, de constriur el objeto,
como si estuviese detenida en el construir el objeto, y la imposibilidad fuese la
construcción de ese objeto que hay que perder para después poder hacer una metáfora.
Y no termina de construir el objeto que hay que perder, la franja esa me parece que
sería la del objeto a constriur para poder perderlo. Pero como repetición de esa
imposibilidad.
............: Yo quería preguntarle acerca del valor de ese dibujo, porque a mi me parece
que en ese dibujo es una forma muy particular como se presenta la verdad. El sujeto no
puede decirlo pero es una forma de presentación de la verdad que dice que no habría
relación entre el alumbramiento y el mundo a no ser por el otro que no está allí, sino en
términos de una necesidad, que falta, pero están los dibujos, como una forma muy
paritcular de presentar una verdad de la estructura que está representada en la función
de esos dibujos. También se podría decir que esos dibujos te los hace, en el sentido de
que no los podría hacer si no estuvieras vos allí.
M.: No, no, ella los hacía antes.
A.S.: Pero es cierto que hay una cuestión , a mí me parece, donde efectivemente no los
podría hacer, la crudeza de los dibujos, es muy difícil para alguien que dibuja, dibujar
esos dibujos y la significación está en juego, es decir, tiene que haber algo que hace que
la significación no esté en juego de tal manera que haga que el retrato sea absolutamente
fiel, y eso no conlleve el pudor relativo a la función de la castración, es otra cosa que
nos indicaría que no estamos ante una metáfora. Con respecto a lo que Carlos decía, es
la dimensión del otro que por el objeto transicional al constituirse pero en tanto que se
va a perder, porque es el otro como dimensión, quiero decir, como mención del decir.
.........: Por eso la biología.
A.S.: Exacto. Ahí iba.
...........: Me pareció que tal vez cuando lo planteaba Verónica, como la repetición de una
imposibilidad, me parece que más que hablar de repetición, tal vez fuera conveniente
hablar de reiteración. Porque si la hipótesis que no es , imposible hablar
de la resolución , en este ejemplo no pareciera .
A.S.: Si, yo creo que Verónica estaba mostrando justamente la reiteración de la
cuestión, no estaba hablando del orden de repetición que por supuesto está bien que
sea orden de repetición en cuanto que comporte el retorno a lo reprimido,
efectivamente si esa dimensión del otro no está constituída, no hay represión que se
ordene a la repetición, y en ese sentido, no hay formaciones del inconscientes. En otro
sentido podríamos decir, bueno, es un punto de fijación, pero no me gusta mucho
decirlo.
..........: ¿Llega a ser un punto de fijación?
A.S.: Claro, no me gusta mucho hablar en estos términos. A mí me parece que esto es
muy interesante, no solo como caso por ser ilustrativo, sino porque me parece que es
algo que nos permite tener en cuenta el tipo de realidad con la que tratamos. Mónica
hizo una referencia , ella decía "el discurso de ordena a modo de una faire sagung", de
una frustración, "mi madre no me dio esto, no me dio lo otro", y ella decía que
podríamos concluir rapidamente como que su madre no le dio el falo y esto se inscribe
en lo que Freud nos dice al respecto, tratar esta cuestión en esos términos, todo nos
indica que sería un gran error tratar la cuestión en esos términos, pensar que hay allí una
cuestión que podemos tratar directamente como una demanda constituída en relación
con el otro, si no tenemos esa dimensión del otro, estos términos relativos a la
frustración, son términos como que pegan, que están pegados en el discurso, no están
articulados, no hay una demanda, un movimiento relativo a la demanda.
..............: A mi me parece muy interesante lo que se está discutiendo porque está
sostenida por la dimensión que tiene el sujeto, sino esta persona no hubiera podido
engañarse en relación a lo del juego del padre, es decir porque ella dice "mi compañero
de juego" con la fijeza que después puede quedar la , ese carácter de trato
condicionado, incluso cuando habla en forma explicativa de lo que el padre, me parece
difícil considerar que no hay allí la dimensión del otro que yo entiendo que está
organizada por otro , que tiene ese objeto allí.
A.S.: Yo no lo veo así, yo no veo constituída la dimensión del otro.
.............: Me refiero al juego.
A.S.: Justamente, eso esta totalmente en falso.
..............: No, pero ser falso no quiere decir que no suponga un nivel de separación que
arma la dimensión del otro previo.
A.S.: Para mi no.
............: Es que para mí no sé si hay engaño, , yo quería decir
varias cosas, una es la cuestión del dibujo que me llamó la atención, no es habitual que
el dibuje al mundo, no entendíamos, porque decir el mundo en la dimensión
de la sustitución, porque uno no dibuja un globo terráqueo.

M.: Pero ella no dibujó un globo terráqueo, dibujó un mundo.


A.S.: Si, eso mismo. Cómo es el mundo? El mundo es aquello que alguien dibuja, en
ese sentido, alguien dibuja su relación con el mundo, dibujando cualquier cosa.
................: Hay un ejemplo que Lacan da en el Seminario sobre la angustia sobre el
árbol del esquizofrénico.
.................: El globo terráqueo es la misma dimensión de la , eso es
lo que quise decir, la otra cuestión es : ¿Es un objeto transicional en el sentido único o
es un objeto transicional fallido por esto mismo que era lo que yo recordaba y era lo que
vos pusiste en juego, de que la eficacia del objeto transicional es justamente es que se
abandona sin dolor , y permite las . Un objeto que no termina de constituirse y
eso desde la representación .
A.S.: Hay una cosa que muestra la función que el objeto transicional tiene, este objeto
transicional tendría que estar perdido. Esta es la cuestión. El hecho de que el objeto
transicional no esté perdido, para mí esto es clarísimamente una esquizofrenia.
Clarísimamente.
...............: Lacan dice que este árbol del esquizofrénico nos va a dar la verdad, así lo
dice, nos va a dar una verdad de la estructura, entonces yo pensaba que la función de
esos dibujos es la forma que tiene de presentarse la situación, pero una situación que no
puede ser dicha, que da la medida de verdad de la estructura del mismo modo que el
árbol esquizofrénico. Ahora, en lo relativo al objeto transicional, la pérdida del objeto,
lo que yo entiendo que le permite al sujeto por la vía de la metáfora, una cierta posición
de la causa que era como vos comenzaste con la función del signo, que es lo que aquí
me parece que no está constituído del todo, no sabría decir si hay algún nivel de causa
porque de algún modo algo se instrumenta en ella, hay una posible instrumentación en
lo relativo a su trabajo, etc.
A.S.: Exactamente como Lacan dice que un sujeto esquizofrénico se vale de
determinados elementos si con eso puede ejecutar un trabajo, puede ser un excelente
empleado, puede desarrollar excelentemente una cuestión x, pero es un esquizofrénico.
.................: ¿Cuál es la función de esos dibujos?
..................: Hay cierta operación en relación al objeto que organiza esa dimensión del
otro, sino el sujeto no podría ni abrir la boca. No se si es un objeto transicional, porque
para hablar de transicional se tuvo que haber perdido.
A.S.: Por eso hay una literalidad. De acuerdo, pero nosotros tenemos que movernos con
determinados términos, yo me tengo que valer de lo que Lacan dice, esta dimensión del
otro comporta la metáfora y yo no tengo la metáfora y tengo una cuestión que se plantea
en términos de literalidad que me presenta además lo que sería la maqueta, la caricatura
de lo que es la metáfora, de la dimensión del otro, porque si yo considero que hay una
dimensión del otro voy a tratar esto de una manera y si considero que no hay esa
dimensión del otro...
.................: Poe eso yo decía cuando Lacan habla de la cuestión de la constitución del
otro previo respecto de la neurosis y la perversión de fantasma , eso
está planteado de otra manera. Lo que yo decía como hipótesis y voy a seguir
sosteniéndola que es que ese objeto que realiza una operación y suplementa o algo así
respecto de esa dimensión del otro, por eso esta mujer puede .
A.S.: Claro, el problema en lo que vos decís, sería una restitución. Es una restitución de
la misma manera que... porque no es tampoco la dimensión del otro propia de una
paranoia, este es el punto, esto tiene un grado diferente o menor de simbolización, lo
cual quiere decir que el imaginario es fragilísimo.
.............: A mí me parecía que en la dimensión que planteaba Carlos, estaba
virtualmente ubicada en términos de lo que sería el ojo del voyeur, en ese punto en el
que ella dice que se encuentra como vista por los médicos como súper eficiente, incluso
pensaba en la función de esa mirada de voyeur en los dibujos mismos, cuya vista de los
dibujos....
A.S.: Si, hay una transparencia respecto de las cuestiones que precisamente en el un
nivel de simbolización de metáfora lograda, hay una opacidad sobre determinadas
cuestiones que aquí serían una transparencia.
................: En ese punto también del ojo que ve todo, pensaba las referencias alusivas
que ella hace en la tranparencia cuando ella intenta constatar y se encierra en que las
cosas son así, apelando a esa mirada que sancionaría la buena forma, el chico llora es
por algo, como que hay una alusión allí al .
A.S.: Yo creo que es interesante la discusión de la cuestión y que podemos prepararnos
para discutirla más a fondo y que además tenemos que esperar porque la cuestión con
respecto a esto un poco antes de la presentación, es el hecho de que en verdad, hasta
que la cuestión no se plantee en la transferencia, de lo que acá no tenemos nada, lo que
discutimos está un poco en el aire porque cosas diferentes se ponen en juego si
efectivamente esta dimensión del otro está constituída, si mañana nosotros nos
encontramos conque una demanda se articula aquí, entonces decimos que Carlos
Quiroga tenía razón.
(pasaje en el que todos hablaban a la vez!!!)
...................: Pero si es una restitución es muy difícil que eso suceda. La segunda
cuestión que yo no veo claro, sería la cuestión sorpresiva, si la esquizofrénica
es muy grosso en general, porque esto que ha pasado con el padre con los
bisabuelos, no aporta nada en ese sentido, es un dato, pero no hay en el discurso....
A.S.: Bueno, pero vos sabés que tenés una forclusión en la estructura, no podés dudar de
que si tenés un psicótico acá y otro allá...
..................: Si, pero en el relato eso aparece muy claro.
..................: Por eso es muy interesante la función del objeto acá. Por ahí se confunde el
objeto.
A.S.: Claro, esto está restituído. (aquí termina la grabación).