Está en la página 1de 119

Universidad de Chile

Facultad de Derecho
Departamento Enseñanza Clínica del Derecho

“EL DEBIDO PROCESO Y EL DERECHO A RECURRIR EN LA

EXPULSIÓN DE EXTRANJEROS, A LA LUZ DE LA CONVENCIÓN

AMERICANA DE DERECHOS HUMANOS”

Memoria de Prueba para optar al grado de Licenciado en Ciencias Jurídicas y


Sociales.

NICOLÁS PAIS OLIVEROS

EDWARD SÁEZ SOTO

PROFESORA GUÍA: BORIANA BENEV ODE

Santiago, Chile
2016
1
INDICE

RESUMEN…….………………………………………………………………………………5
INTRODUCCIÓN……………………………………………………………………………..6
CAPÍTULO I: DEBIDO PROCESO EN EL SISTEMA INTERAMERICANO DE
DERECHOS HUMANOS…………………………………………………………………..9
1.1) Debido proceso en la Convención Americana sobre Derechos Humanos .. 10
1.2) El debido proceso para la Corte Interamericana de Derechos Humanos.... 13
1.3) El derecho a la revisión judicial por un tribunal superior (derecho al
recurso)…………………………………………………………………………………….15
1.4) Deber de los Estados de proveer recursos eficaces .................................... 16
1.5) Breves conclusiones .................................................................................... 18
CAPÍTULO II: LEGISLACIÓN NACIONAL MIGRATORIA……………………………..19
2.1) Protección supranacional a migrantes ......................................................... 19
2.2) Marco normativo nacional de extranjería y migración .................................. 20
2.3) Decreto Ley N° 1.094 ................................................................................... 21
2.3.1) Naturaleza jurídica y contexto histórico .................................................... 21
2.3.2) Contenido del Decreto Ley N° 1.094......................................................... 23
2.4) Decreto Supremo N° 597 de 1984 o Reglamento de Extranjería ................. 25
2.5) Breves conclusiones.................................................................................... 25
3.1) Causales de expulsión ................................................................................. 27
3.1.1) Denegación de visa .................................................................................. 27
3.1.2) Revocación de la visa ............................................................................... 28
3.1.3) Otras causales .......................................................................................... 29
3.2) Inicio del procedimiento. Medidas de control y traslado. .............................. 30
3.3) Medida de expulsión..................................................................................... 31
3.4) Procedimiento especial de expulsión ........................................................... 32
3.5) Recurso de Reclamación ............................................................................. 33
3.6) Procedimiento de expulsión y debido proceso ............................................. 35
3.7) Breves conclusiones .................................................................................... 37
4.1) Recurso de Reclamación en la práctica ....................................................... 38

2
4.2) Análisis de los fallos dictados durante los años 2013 y 2014 ...................... 42
4.2.1) Proporcionalidad....................................................................................... 43
4.2.2) Razonabilidad ........................................................................................... 45
4.2.3) Circunstancias personales; la familia y el arraigo ..................................... 47
4.2.4) Gravedad de la conducta.......................................................................... 49
4.3) El debido proceso en los Reclamos ante la Corte. Breves conclusiones ..... 50
CAPÍTULO V: PROYECTO DE LEY DE MIGRACIÓN Y EXTRANJERÍA……………52
5.1) El proyecto ................................................................................................... 52
5.2) Análisis del proyecto .................................................................................... 53
5.3) Opinión de la Corte Suprema sobre el proyecto .......................................... 54
5.4) Breves conclusiones .................................................................................... 55
CONCLUSIONES…………………………………………………………………………...57
REFERENCIAS BIBLIOGRÁFICAS………………………………………………………61
Anexo: Fichas Jurisprudenciales………………………………………………………….66
1) Fallos pronunciados en el año 2013................................................................ 66
Ficha N° 1 “Fali Milagros Leiva Falinich”........................................................... 66
Ficha N° 2 “Ramón Oscar Arce Altamirano” ..................................................... 68
Ficha N° 3 “Marco Antonio Osorio Rodríguez”.................................................. 70
Ficha N° 4 “Myriam Guevara Monsalve” ........................................................... 71
Ficha N° 5 “David Jesús Alfaro Calzada”.......................................................... 73
Ficha N° 6 “Diana Cardona Valencia” ............................................................... 74
Ficha N° 7 “Nelson Enrique Cruz Hernández” .................................................. 76
Ficha N° 8 “Leyder Marín Gómez” .................................................................... 77
Ficha N° 9 “Vicente Fermín Toribio Ore”........................................................... 78
Ficha N° 10 “Monson Jean-Bart” ....................................................................... 81
Ficha N° 11 “Elvis Richard Mormotoy Llaccolla”................................................ 82
Ficha N° 12 “Bárbaro Yoelvis Trujillo Viña” ....................................................... 83
Ficha N°13 “Feliciano Ginés Liria”..................................................................... 84
Ficha N° 14 “Christian Edgar Fabián Trujillo” .................................................... 86
Ficha N° 15 “Johny Wilder Chero Valverde” ...................................................... 88
2) Fallos del año 2014.......................................................................................... 90

3
Ficha N° 16 “Wilberth Christian Escobar Pérez” ................................................ 90
Ficha N° 17 “Carmen Rosa Egusquiza Yanac”.................................................. 92
Ficha N° 18 “Roberto César Zanabria Limaco”.................................................. 94
Ficha N° 19 “María Altagracia Amador Jiménez”............................................... 95
Ficha N° 20 “Rosalinda Tobar Perlaz” ............................................................... 96
Ficha N° 21 “Andrés Felipe López Ramírez” ..................................................... 97
Ficha N° 22 “Jorge Luis Oliva Ascate” ............................................................... 98
Ficha N° 23 “Jing Li” .......................................................................................... 99
Ficha N° 24 “Günter Schaffrik Bruckmann”...................................................... 101
Ficha N° 25 “Kurt Herbert Schnellenkamp Nelaimischkies” ............................. 105
Ficha N° 26 “Wolfgang Scheuber Hildebrandt” ................................................ 108
Ficha N° 27 “Carlos Andrés Rivas Angulo” ...................................................... 112
Ficha N° 28 “Samir Chibib Abi Raad” .............................................................. 113
Ficha N° 29 “William Ladinez Aguirre” ............................................................. 114
Ficha N° 30 “Jefferson Duvan Rojas Delgado” ................................................ 116

4
RESUMEN

Actualmente en Chile, el procedimiento de expulsión de extranjeros se


encuentra regulado en el Decreto Ley N° 1094 de 1975. Esta norma no se adecúa a
las exigencias mínimas de la Convención Americana de Derechos Humanos y la
jurisprudencia de la Corte Interamericana de Derechos Humanos, en cuanto a
garantizar un debido proceso y el derecho a recurrir. No debiese sorprendernos que
un Decreto Ley promulgado en pleno auge de la dictadura militar chilena haya
ignorado los derechos fundamentales de las personas. Lo realmente llamativo es que
en el siglo XXI, con el desarrollo que han experimentado los Derechos Humanos, con
las obligaciones que el Estado Chileno ha suscrito en la materia, aun se siga
aplicando esta normativa. Al decretarse la expulsión de un extranjero, éste queda
prácticamente en absoluta indefensión, ya que no podrá ejercer las prerrogativas
mínimas que configuran el derecho a tener un debido proceso, el Poder Judicial ha
intentado contrarrestar esta situación, pero los instrumentos procesales no son los
idóneos y el legislador aún no modifica esta situación.

5
INTRODUCCIÓN

En los últimos años, la migración hacia nuestro país ha experimentado un gran


dinamismo. La población de extranjeros en Chile ha aumentado de 83 mil migrantes
el año 1982, a 411 mil migrantes el año 20141. La globalización, la creciente
interdependencia económica-comercial entre los países, las desigualdades internas,
las crisis sociales y económicas, son algunos de los factores que han influido al
movimiento de personas2. Este fenómeno ha contribuido de manera importante en la
configuración demográfica, en la caracterización social, cultural y laboral del país.
Si bien la migración tiene diversas aristas, una que impacta de sobremanera a
los extranjeros, es su expulsión. En nuestro país el procedimiento de expulsión a los
extranjeros se encuentra regulado de forma anacrónica, dando cuenta de una
constante vulneración a los derechos fundamentales, específicamente en lo que dice
relación con el debido proceso, y en particular, el derecho a recurrir de la decisión
administrativa.
Aun cuando los Estados cuentan con atribuciones para regular el ingreso y la
permanencia de los extranjeros en sus territorios, dichas facultades deben respetar
los compromisos asumidos a nivel internacional en materia de derechos humanos.
El objetivo de nuestro trabajo es analizar de forma teórica y práctica el
procedimiento administrativo para la expulsión de extranjeros y el derecho a recurrir
ante esta medida, todo ello a la luz de los estándares establecidos en la Convención
Americana sobre Derechos Humanos y los criterios determinados por la Corte
Interamericana de Derechos Humanos.
Para lograr el objetivo propuesto iremos de lo general a lo particular y de lo
teórico a lo práctico. En este sentido, el primer capítulo titulado: “Debido proceso en
el Sistema Interamericano de Derechos Humanos” se analiza el debido proceso

1
Datos estadísticos proporcionados por el anuario 2016 del departamento de extranjería y migración,
dependiente del Ministerio del Interior y Seguridad [en línea]
<http://www.extranjeria.gob.cl/media/2016/06/Anuario.pdf>
[consulta el 03 de Agosto de 2016]
2
CEPAL. Tendencias y patrones de la migración latinoamericana y caribeña 2010 y desafíos para una agenda
regional. Serie Población y desarrollo N° 109. Octubre de 2014 [en línea]
<http://repositorio.cepal.org/bitstream/handle/11362/37218/S1420586_es.pdf?sequence=1> [consulta: 21 mayo
2015]

6
consagrado en la Convención Americana sobre Derechos Humanos, en particular el
derecho a recurrir como elemento integrante del debido proceso. Asimismo, se
señalarán los criterios de la Corte Interamericana de Derechos Humanos sobre esta
materia.
En el segundo capítulo titulado “Regulación Nacional Migratoria y Extranjeros”,
se aborda el marco normativo nacional, principalmente el Decreto Ley N° 1094 del
año 1975, su naturaleza jurídica, contexto histórico y contenido.
El capítulo tercero, denominado “Procedimiento de Expulsión”, se enfoca en el
procedimiento de expulsión de extranjeros, en particular, el recurso especial de
Reclamación como medio para impugnar la decisión de la autoridad respectiva, es
decir, la medida de expulsión.
En el cuarto capítulo, titulado “Análisis jurisprudencial”, se hará un estudio
práctico. Comenzaremos determinando la aplicación del recurso especial de
Reclamación establecido en el artículo 89 del Decreto Ley N° 1094. Luego se
trabajará sobre los fallos pronunciados por la Corte Suprema de Justicia, entre los
años 2013 y 2014, en conocimiento de dicho recurso. Se determinarán los criterios
básicos y complementarios que ha utilizado el máximo tribunal de la República para
resolver de estas reclamaciones. Para facilitar lo anterior, se confeccionaron 30
fichas jurisprudenciales que se adjuntan en anexo de esta tesis, las que exponen en
orden cronológico y de forma esquematizada los hechos circundantes a la medida de
expulsión y las principales consideraciones que esgrime la Corte Suprema para la
resolución final.
En el quinto capítulo, se analiza brevemente el proyecto de ley de migraciones
y extranjería, ingresado al Parlamento el año 2013, y que tiene por objetivo
modernizar el D.L. N° 1094.
Terminaremos este trabajo con un capítulo de conclusiones, sobre los
principales hallazgos y opiniones.
La metodología utilizada se basó principalmente en el método descriptivo y
analítico. El primero para identificar y exponer el marco teórico-normativo del debido
proceso y el derecho a recurrir, además de la regulación nacional migratoria. Para lo
anterior, nos apoyamos en la doctrina nacional e internacional. El segundo, para el

7
estudio práctico del procedimiento de expulsión en Chile y el establecimiento de
criterios que ha considerado la Corte Suprema al fallar los Reclamos, así como
información estadística obtenida del portal para la transparencia de Chile (Ley N°
20.285), solicitándola a las instituciones ligadas a la materia (el Poder Judicial y el
Departamento de Extranjería del Ministerio del Interior y Seguridad Pública).

8
CAPÍTULO I: DEBIDO PROCESO EN EL SISTEMA
INTERAMERICANO DE DERECHOS HUMANOS

En Chile, la Constitución Política de la República consagra el derecho


fundamental al debido proceso. El artículo 19 N° 3 de la Carta Fundamental, en su
inciso quinto, ha sido paradigmáticamente vinculado a la garantía 3. La norma
establece el derecho a un “proceso previo legalmente tramitado” y obliga al legislador
a establecer las “garantías de un procedimiento y una investigación racionales y
justos”. A pesar de que en nuestro país se establece un derecho al debido proceso
en la norma de más alto grado jerárquico, su regulación y contenido es difuso4. Es
por esta razón que en el tratamiento de la materia hemos preferido estudiar el marco
jurídico regional internacional y en específico, la Convención Americana de Derechos
Humanos (en adelante “la Convención o CADH”), adoptada en el año 19695, y en
vigencia desde el 18 de julio de 19786.
Si bien Chile ha suscrito múltiples7 tratados en materia de derechos humanos,
sin lugar a dudas, el cuerpo normativo continental más completo y complejo en la
regulación de los derechos fundamentales8 es Convención Americana de Derechos
Humanos (en adelante la Convención o la CADH), ya que establece, concreta y
explícitamente obligaciones y deberes a los Estados Parte. Además, crea y regula al
máximo tribunal regional en la resolución de conflictos, la Corte Interamericana de

3
NOGUEIRA, H. 2007. El debido proceso en la Constitución y el sistema interamericano. 2ª Ed. Editorial
Librotecnia. 252 p.
4
Ibid. 265 p.
5
La Convención Americana fue suscrita en San José de Costa Rica el 22 de noviembre de 1969, en la
conferencia especializada Interamericana sobre Derechos Humanos.
6
Artículo 74.-
Esta Convención queda abierta a la firma y a la ratificación o adhesión de todo Estado Miembro de la
Organización de los Estados Americanos.
La ratificación de esta Convención o la adhesión a la misma se efectuará mediante el depósito de un instrumento
de ratificación o de adhesión en la Secretaría General de la Organización de los Estados Americanos. Tan pronto
como once Estados hayan depositado sus respectivos instrumentos de ratificación o de adhesión, la Convención
entrará en vigor. Respecto a todo otro Estado que la ratifique o adhiera a ella ulteriormente, la Convención entrará
en vigor en la fecha del depósito de su instrumento de ratificación o de adhesión.
El Secretario General informará a todos los Estados Miembros de la Organización de la entrada en vigor de la
Convención.
7
Entre ellos podemos mencionar, la Convención Internacional sobre la Eliminación de Todas las Formas de
Discriminación Racial; el Pacto Internacional de Derechos Económicos, Sociales y Culturales; el Pacto
Internacional de Derechos Civiles y Políticos; la Convención sobre la Eliminación de todas las Formas de
Discriminación contra la Mujer; la Convención sobre los Derechos del Niño.
8
ZALAQUETT, J. 2005. Derecho Internacional de los Derechos Humanos: Materiales de curso. Santiago. 65 p.
9
Derechos Humanos, cuya jurisprudencia y declaraciones han influido en los
ordenamientos jurídicos internos9.

1.1) Debido proceso en la Convención Americana sobre Derechos


Humanos
La Convención Americana sobre Derechos Humanos, denominada “Pacto de
San José de Costa Rica”, fue promulgada en nuestro país el 23 de agosto de 1990 10,
mediante el Decreto Nº 873 del Ministerio de Relaciones Exteriores. La Convención
se estructura en una parte sustantiva y otra orgánica. En la primera se establece un
catálogo de derechos y libertades fundamentales11, además se señalan las
obligaciones que asumen los Estados, la interpretación de la Convención y otras
normas de menor relevancia. La segunda establece los órganos de protección y
promoción de los derechos y libertades consagradas en el mismo cuerpo normativo –
la Comisión y la Corte Interamericana de Derechos Humanos – y mecanismos de
control.
Chile, como Estado parte, está obligado a garantizar y promover los derechos
y las libertades que establece la CADH, los cuales tienen como fundamento los
atributos de la persona. En este sentido, su Preámbulo establece que “los derechos
esenciales del hombre no nacen del hecho de ser nacional de determinado Estado,
sino que tienen como fundamento los atributos de la persona humana, razón por la
cual justifican una protección internacional, de naturaleza convencional coadyuvante
o complementaria de la que ofrece el derecho interno de los Estados americanos
(…)”.
La Convención reconoce derechos a las personas, sin ningún tipo de
distinción, independiente del Estado en el cual se encuentren, y obliga a los países a
9
Ibid. 66 p.
10
Nuestro país ratifica la CADH con la siguiente declaración:
El gobierno de Chile declara que reconoce la competencia de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos,
por tiempo indefinido y bajo condiciones de reciprocidad, para recibir y examinar las comunicaciones en que un
Estado parte alegue que oro Estado parte ha incurrido en violaciones de derechos humanos establecidos en la
Convención Americana sobre Derechos Humanos, en los términos previstos en el artículo 45 de la mencionada
Convención.
El gobierno de Chile declara que reconoce como obligatoria de pleno derecho la competencia de la Corte
Interamericana de Derechos Humanos respecto de los casos relativos a la interpretación y aplicación de esta
Convención de conformidad con lo que dispone su artículo 62.
11
Convención Americana sobre Derechos Humanos. “Pacto de San José de Costa Rica”. Capítulo II – Derechos
Civiles y Políticos, artículos 3 al 25.
10
respetarlos y adoptar en su derecho interno todas las medidas necesarias para
garantizar lo dispuesto en el Pacto.
Entre los derechos garantizados, se encuentra el derecho al debido proceso,
principio legal según el cual toda persona tiene derecho a ciertas garantías mínimas,
tendientes a asegurar la existencia de un proceso justo y equitativo, con el fin de
evitar arbitrariedades o abusos por parte de las autoridades responsables.
El debido proceso legal es la piedra angular del sistema de protección de los
derechos humanos, es por excelencia la garantía de todos los derechos y un
requisito sine qua non para la existencia de un Estado de derecho12.
El artículo 8° de la CADH, titulado “garantías judiciales”, consagra y establece
el derecho al “debido proceso” en los siguientes términos:

1. Toda persona tiene derecho a ser oída, con las debidas garantías y dentro de
un plazo razonable, por un juez o tribunal competente, independiente e
imparcial, establecido con anterioridad por la ley, en la sustanciación de
cualquier acusación penal formulada contra ella, o para la determinación de
sus derechos y obligaciones de orden civil, laboral, fiscal o de cualquier
carácter.
2. Toda persona inculpada de delito tiene derecho a que se presuma su
inocencia mientras no se establezca legalmente su culpabilidad. Durante el
proceso, toda persona tiene derecho, en plena igualdad, a las siguientes
garantías mínimas:
a) derecho del inculpado de ser asistido gratuitamente por el traductor o
intérprete, si no comprende o no habla el idioma del juzgado o tribunal;
b) comunicación previa y detallada al inculpado de la acusación formulada;
c) concesión al inculpado del tiempo y de los medios adecuados para la
preparación de su defensa;

12
PORTOCARRERO, J. 2005. El derecho al debido proceso en el sistema interamericano sobre derechos
humanos. [en línea] Lima, Perú. Universidad Nacional mayor de San Marcos
<https://webcache.googleusercontent.com/search?q=cache:nFCzC6rIU40J:https://derechoinfinito.files.wordpress.
com/2013/11/el-debido-proceso.docx+&cd=1&hl=es-419&ct=clnk&gl=cl> [consulta: 03 junio 2015]

11
d) derecho del inculpado de defenderse personalmente o de ser asistido por un
defensor de su elección y de comunicarse libre y privadamente con su
defensor;
e) derecho irrenunciable de ser asistido por un defensor proporcionado por el
Estado, remunerado o no según la legislación interna, si el inculpado no se
defendiere por sí mismo ni nombrare defensor dentro del plazo establecido por
la ley;
f) derecho de la defensa de interrogar a los testigos presentes en el tribunal y de
obtener la comparecencia, como testigos o peritos, de otras personas que
puedan arrojar luz sobre los hechos;
g) derecho a no ser obligado a declarar contra sí mismo ni a declararse culpable,
y
h) derecho de recurrir del fallo ante juez o tribunal superior.
3. La confesión del inculpado solamente es válida si es hecha sin coacción de
ninguna naturaleza.
4. El inculpado absuelto por una sentencia firme no podrá ser sometido a nuevo
juicio por los mismos hechos.
5. El proceso penal debe ser público, salvo en lo que sea necesario para
preservar los intereses de la justicia.

El artículo 8° busca proteger el derecho de los individuos a que sus


controversias, se resuelvan de forma justa13.
Por una parte se establecen una serie de requisitos generales que deben ser
garantizados y cumplidos en todo proceso, y por otra, se regulan garantías
particulares para el proceso penal. En este sentido, la jurisprudencia de la Corte
Interamericana de Derechos Humanos (en adelante la Corte Interamericana o Corte
IDH) ha señalado que la aplicación del artículo 8°, en todos sus numerales, se hace
extensivas a todo tipo de procedimientos en la medida que su naturaleza lo permita,
incluyendo al procedimiento administrativo, como veremos en el siguiente apartado.

13
MEDINA, C. op Cit. 267p.
12
1.2) El debido proceso para la Corte Interamericana de Derechos
Humanos

La CADH es para el sistema interamericano de protección de los derechos


humanos, lo que una Constitución es para un Estado democrático. Por lo tanto, es
responsabilidad de los Estados parte en ella que no sea pura ficción ideológica o una
norma meramente programática14. Surge así la necesidad de una jurisdicción
interamericana de obligado acatamiento, la Corte Interamericana, la cual tiene dos
funciones: una jurisdiccional y otra consultiva.
La importancia la Corte IDH radica en que, en el ejercicio de sus funciones,
interpreta las normas contenidas en la CADH, dando directrices a los Estados partes
para el cabal cumplimiento de sus disposiciones. Para lo anterior, se ha establecido
la obligación de respetar los derechos15 y el deber de adoptar disposiciones de
derecho interno16.
La Corte IDH ha señalado que el derecho al debido proceso, consagrado en el
artículo 8° de la CADH; “se refiere al conjunto de requisitos que deben observarse en
las instancias procesales a efectos de que las personas estén en condiciones de
defender adecuadamente sus derechos ante cualquier acto del Estado que pueda
afectarlos”17. Por tanto, para que exista un “debido proceso legal” es preciso que un
justiciable pueda hacer valer sus derechos y defender sus intereses en forma
efectiva y en condiciones de igualdad procesal con otros justiciables. A ese fin

14
RODRÍGUEZ, V. 1998. El debido proceso legal y la Convención Americana sobre Derechos Humanos, En:
Corte Interamericana de Derechos Humanos. Líber Amicorum Héctor Fix-Zamudio. Vol. II. San José, Costa Rica.
1299p.
15
Artículo 1.- Obligación de respetar los derechos.
1. Los Estados partes en esta Convención se comprometen a respetar los derechos y libertades reconocidos en
ella y a garantizar su libre y pleno ejercicio a toda persona que esté sujeta a su jurisdicción, sin discriminación
alguna por motivos de raza, color, sexo, idioma, religión, opiniones políticas o de cualquier otra índole, origen
nacional o social, posición económica, nacimiento o cualquier otra condición social.
2. Para los efectos de esta Convención, persona es todo ser humano.
16
Artículo 2.- Deber de adoptar disposiciones de derecho interno.
Si el ejercicio de los derechos y libertades mencionados en el artículo 1 no estuviere ya garantizado por
disposiciones legislativas o de otro carácter, lo Estados partes se comprometen a adoptar, con arreglo a sus
procedimientos constitucionales y a las disposiciones de esta Convención, las medidas legislativas o de otro
carácter que fueren necesarias para hacer efectivos tales derechos y libertades.
17
Corte Interamericana de Derechos Humanos, Caso Nadege Dorzema y otros vs. República Dominicana,
párrafo 156, 24 de octubre de 2012. En el mismo sentido se ha pronunciado también en el Caso del Tribunal
Constitucional Vs. Perú. Fondo, Reparaciones y Costas. Sentencia de 31 de enero de 2001. Serie C No. 71, párr.
69, y Caso Vélez Loor Vs. Panamá, supra, párr. 142.
13
atiende el conjunto de actos de diversas características generalmente reunidos bajo
el concepto de debido proceso legal.
En cuanto a la extensión hacia los distintos procedimientos, la Corte IDH se ha
pronunciado expresamente en contra de limitar las garantías consagradas en el
artículo 8° de la Convención sólo a los procesos penales. Así ha declarado que el
elenco de prerrogativas mínimas del debido proceso legal se aplica en la
determinación de derechos y obligaciones de orden “civil, laboral, fiscal o de
cualquier otro carácter”. Es decir, “cualquier actuación u omisión de los órganos
estatales dentro de un proceso, sea administrativo sancionatorio o jurisdiccional,
debe respetar el debido proceso legal”18. A mayor abundamiento, la Corte ha
señalado: “En cualquier materia, inclusive en la laboral y la administrativa, la
discrecionalidad de la administración tiene límites infranqueables, siendo uno de ellos
el respeto de los derechos humanos. Es importante que la actuación de la
administración se encuentre regulada, y ésta no puede invocar el orden público para
reducir discrecionalmente las garantías de los administrados. Por ejemplo, no puede
la administración dictar actos administrativos sancionatorios sin otorgar a los
sancionados la garantía del debido proceso.19” Posteriormente señala “este Tribunal
considera que en cualquier circunstancia en que se imponga una sanción
administrativa debe resguardarse el debido proceso legal”20.
En lo relativo a los migrantes y los Estados, La Corte IDH establece que el
debido proceso legal es un derecho que debe ser garantizado a toda persona,
independientemente de su estatus migratorio21. Lo anterior “no significa que no se
pueda iniciar acción alguna contra las personas migrantes que no cumplan con el
ordenamiento jurídico estatal, sino que al adoptar las medidas que correspondan, los
Estados deben respetar sus derechos humanos y garantizar su ejercicio y goce a
toda persona que se encuentre bajo su jurisdicción, sin discriminación alguna por su
regular o irregular estancia […]”. Lo dicho es aún más relevante, si se tiene en cuenta

18
Corte Interamericana de Derechos Humanos, Caso Baena Ricardo y otros Vs. Panamá. Fondo, Reparaciones y
Costas. Sentencia de 2 de febrero de 2001. Serie C No. 72, párr. 124.
19
Ibid. párr. 126.
20
Ibid., párr. 131.
21
Corte Interamericana de Derechos Humanos, Opinión consultiva OC-18/03 de 17 de septiembre de 2003,
Solicitada por los Estados Unidos Mexicanos. Condición jurídica y derechos de los migrantes indocumentados,
párr. 121.
14
que en el “ámbito del derecho internacional [se] ha[n] desarrollado ciertos límites a la
aplicación de las políticas migratorias que imponen un apego estricto a las garantías
del debido proceso y al respeto de la dignidad humana, cualquiera que sea la
condición jurídica del migrante”.

1.3 ) El derecho a la revisión judicial por un tribunal superior (derecho al


recurso)
Entre las garantías del debido proceso, se encuentra el derecho a recurrir del fallo
ante un juez o tribunal superior22.
El derecho de revisión judicial, es el derecho que tiene toda parte o interviniente
en un proceso a que la sentencia de un tribunal inferior sea susceptible de revisión
por un tribunal superior, siempre que se haya hecho uso de los medios
impugnatorios cumpliendo además con los otros requisitos legales que se señalen.
Este es un derecho que no implica la facultad de recurrir de todas y cada una de las
resoluciones, sino que el legislador tiene libertad para determinar aquellas
actuaciones jurisdiccionales que sean susceptibles de ser revisadas23.
La jurisprudencia de la Corte ha sido enfática en señalar que; “el derecho de
impugnar el fallo busca proteger el derecho a defensa, en la medida en que otorga la
posibilidad de interponer un recurso para evitar que quede firme una decisión
adoptada en un procedimiento viciado y que contiene errores que ocasionarán un
perjuicio indebido a los intereses del justiciable”24. La doble conformidad judicial,
expresada mediante la íntegra revisión del fallo condenatorio, confirma el
fundamento y otorga mayor seguridad y tutela a los derechos del condenado.
Sin el derecho a recurrir, la defensa no tendría posibilidad de hacer rever por
un tribunal justo e imparcial, una resolución judicial que, a su parecer le produce
ciertos agravios. En este sentido, el legislador obligatoriamente debe contemplar
sistemas recursivos, justos y racionales, aunque el señalamiento preciso de qué

22
Ver artículo 8.2 letra h) Convención Americana sobre Derechos Humanos.
23
GARCÍA, G. y CONTRERAS P. 2013. El Derecho a la tutela judicial y al debido proceso en la jurisprudencia del
Tribunal Constitucional chileno. Revista de Estudios Constitucionales. No. 2-2013. 271p.
24
Corte Interamericana de Derechos Humanos. Caso Herrera Ulloa Vs. Costa Rica (Excepciones Preliminares,
Fondo, Reparaciones y Costas). Sentencia de 2 de Julio de 2004. Serie C No. 107, párr. 158.
15
recursos proceden, las causales, plazos, etc., queden entregados a las necesidades
y conveniencias de cada sistema en un momento determinado25.
La profesora Medina señala que para la Convención, es indiferente la
nomenclatura que el ordenamiento jurídico nacional utilice para identificar el recurso;
lo que le interesa es que la revisión se realice adecuadamente. Lo anterior, implica
decidir cuáles deben ser las facultades que el tribunal ad quem debe tener para la
revisión del fallo, con el fin de satisfacer la exigencia de la disposición 26.

1.4 ) Deber de los Estados de proveer recursos eficaces


En un Estado constitucional y democrático de derecho, lo lógico es que frente a
las violaciones de derechos humanos, las personas tengan a su disposición recursos
y acciones judiciales efectivos para su protección y el restablecimiento de situaciones
jurídicas infringidas27.
En este sentido, la CADH en su artículo 25 impone a los Estados partes el
deber de desarrollar las posibilidades de un idóneo recurso judicial28.
El artículo 25 incorpora el principio, reconocido en el derecho internacional de
los derechos humanos, de la efectividad de los instrumentos o medios procesales
destinados a garantizar tales derechos.
La citada norma establece la obligación positiva al Estado de conceder a todas
las personas bajo su jurisdicción, un recurso judicial efectivo para impugnar actos

25
OTERO, M. 2010. La nulidad procesal civil, penal y de derecho público: incidente de nulidad, nulidad de oficio,
casación de forma, de fondo y de oficio en lo civil: nulidad y recurso de nulidad en lo penal: nulidad procesal de
derecho público. 2ª Ed. Santiago, Chile. Editorial Jurídica. 162p.
26
MEDINA, C. op. Cit. 339p.
27
HENRÍQUEZ, M. 2007. Sistema integrado de protección de los derechos humanos. Talca, Chile. Centro de
Estudios Constitucionales de Chile, Universidad de Talca, Año 5, N° 2. 126p.
28
Artículo 25.- Protección judicial
Toda persona tiene derecho a un recurso sencillo y rápido o a cualquier otro recurso efectivo ante los jueces o
tribunales competentes, que la ampare contra actos que violen sus derechos fundamentales reconocidos por la
Constitución, la ley o la presente Convención, aun cuando tal violación sea cometida por personas que actúen en
ejercicio de sus funciones oficiales.
Los Estados Partes se comprometen:
a garantizar que la autoridad competente prevista por el sistema legal del Estado decidirá sobre los derechos de
toda persona que interponga tal recurso;
a desarrollar las posibilidades de recurso judicial, y
a garantizar el cumplimiento, por las autoridades competentes, de toda decisión en que se haya estimado
procedente el recurso.
16
que atenten contra los derechos fundamentales, derechos que pueden estar
reconocidos en la CADH o por la propia ley interna29.
Según este principio, la inexistencia de un recurso efectivo contra las
violaciones a los derechos reconocidos por la Convención, constituye una
transgresión de la misma por el Estado Parte en el cual semejante situación tenga
lugar. En ese sentido debe señalarse que, para que tal recurso exista, no basta con
que esté previsto por la Constitución o la ley o con que sea formalmente admisible,
sino que se requiere que sea realmente idóneo para establecer si se ha incurrido en
una violación a los derechos humanos y proveer lo necesario para remediarlo.
Si bien los Estados tienen un margen de apreciación para regular el ejercicio
de los medios impugnatorios, no pueden establecer restricciones o requisitos que
infrinjan la esencia misma del derecho a recurrir el fallo30, la cual consiste en la
posibilidad de que un órgano que ejerce jurisdicción enmiende graves errores del a
quo. Esto quiere decir que los Estados en virtud de su soberanía pueden determinar
las características formales que cada recurso tendrá, no obstante, estos deben ser
adecuados para poder revisar efectivamente un fallo o decisión judicial.
Los Estados Partes de la Convención, se obligan a suministrar recursos
judiciales efectivos a las víctimas de violación de los derechos humanos (artículo 25),
recursos que deben ser sustanciados de conformidad con las reglas del debido
proceso legal (artículo 8.1), todo ello dentro de la obligación general a cargo de los
mismos Estados, de garantizar el libre y pleno ejercicio de los derechos reconocidos
por la Convención a toda persona que se encuentre bajo su jurisdicción 31.
A partir de lo dispuesto en el artículo 25° de la CADH, se deduce su relación
con el artículo 8° es estrecha, mientras éste último establece el catálogo de garantías
mínimas que integran el debido proceso legal, entre ellas, el derecho a recurrir, el
primero confiere contenido a este derecho, aclarado que no podrán considerarse
efectivos aquellos recursos que, por las condiciones generales del país, o por las
circunstancias particulares de un caso dado, resulten meramente ilusorios.
29
VENTURA, M. 2005. La Jurisprudencia de la Corte Interamericana de Derechos Humanos en materia de
acceso a la justicia. [en línea] <http://www.corteidh.or.cr/tablas/r31036.pdf> [consulta: 08 mayo 2015] 350p.
30
Ibid. 306 p.
31
Corte Interamericana de Derechos Humanos, Casos Velásquez Rodríguez, Fairén Garbi y Solís Corrales y
Godínez Cruz, Excepciones Preliminares, Sentencias del 26 de junio de 1987, párrafos 90, 90 y 92,
respectivamente.
17
1.5 ) Breves conclusiones
Comenzamos el capítulo precisando que, aun cuando el debido proceso tiene
consagración nacional constitucional, nuestro estudio se dirigiría a la legislación
internacional regional, específicamente a la CADH, ya que consideramos a esta
norma, como la que regula de forma más exhaustiva los derechos humanos, además
es innegable el aporte realizado a través de la jurisprudencia y resoluciones
vinculantes de la Corte IDH.
El debido proceso se ha entendido como el derecho que tienen las personas que
sean sometidas a cualquier tipo de procedimiento, de contar con un mínimo de
garantías fundamentales tendientes a resguardar la justeza de dichos
procedimientos. Entre las garantías que forman parte del debido proceso,
encontramos el derecho a recurrir. La garantía del derecho a recurrir es
extremadamente relevante, ya que permite enmendar los errores en que haya
incurrido cierta autoridad a la hora de dictar una resolución, reforzando de esta
forma, el derecho a la defensa del agraviado. Hemos señalado además, que no
basta con que el derecho a recurrir se encuentre consagrado formalmente en alguna
norma, sino que para que realmente podamos considerarlo una garantía
fundamental, este derecho debe estar revestido de cierto contenido que le confiera
idoneidad para revertir una determinada situación o actuación judicial.
Más adelante veremos si es que en Chile, al decretarse la expulsión de un
migrante, existe un recurso realmente efectivo para impugnar esta sanción.

18
CAPÍTULO II: LEGISLACIÓN NACIONAL MIGRATORIA

El ordenamiento jurídico interno chileno establece en su ley común la


condición de extranjero. Señala el Código Civil en su artículo 56 que: “Son chilenos
los que la Constitución del Estado declara tales. Los demás son extranjeros”.
Conforme a esta disposición, la condición de extranjero se determina por exclusión:
los que no son chilenos, son extranjeros32.
Por su parte profesor Vargas ha señalado que “extranjero es aquel que se
encuentra en un Estado del cual no es nacional”. Sobre los migrantes, la Corte IDH
ha establecido que es la condición en que se encuentra una persona que deja un
Estado (emigrante) o llega a un Estado (inmigrante), con la intención de residir en
él33. Es importante tener en cuenta que extranjero y migrante no son lo mismo, existe
un elemento subjetivo que va a determinar la condición de migrante, el ánimo o
intención de residir. La importancia de esta distinción radica en que, según lo
dispuesto en la Corte IDH34, debiese existir cierta protección particular a los
migrantes debido a su común situación de vulnerabilidad.

2.1) Protección supranacional a migrantes


Si bien, todo extranjero, cualquiera que sea su condición (turista, residente
temporal, inmigrante, estudiante, etc.), está sometido a la jurisdicción y leyes del
Estado en que se encuentra, existen ciertas normas y principios básicos del derecho
internacional aplicable a los migrantes, y que todo Estado debe respetar35. En primer
lugar, para satisfacer las exigencias de un estándar mínimo internacional, los
Estados tienen la obligación de otorgarles un trato similar al que detentan sus

32
Al respecto, nuestra Constitución Política de la República señala en su artículo 10 quienes son chilenos:
“1°. Los nacidos en el territorio de Chile, con excepción de los hijos de extranjeros que se encuentren en Chile en
servicio de su gobierno, y de los hijos de extranjeros transeúntes, todos lo que, sin embargo, podrán optar por la
nacionalidad chilena; 2° Los hijos de padre o madre chilenos, nacidos en territorio extranjero. Con todo, se
requerirá que alguno de sus ascendientes en línea recta de primer o segundo grado, haya adquirido la
nacionalidad chilena en virtud de lo establecido en los números 1°,3° o 4°; 3° Los extranjeros que obtuvieren carta
de nacionalización en conformidad a la ley, y 4° Los que obtuvieren especial gracia de nacionalización por ley. La
ley reglamentará los procedimientos de opción por la nacionalidad chilena; de otorgamiento, negativa y
cancelación de las cartas de nacionalización, y la formación de un registro de todos estos actos.”
33
Opinión Consultiva OC-18/03. Condición jurídica y derechos de los migrantes indocumentados. Decisión de 17
de septiembre de 2003.
34
Ibid.
35
VARGAS, E. op. Cit. 478p.
19
nacionales. Además se debe garantizar y promover el pleno ejercicio de sus
derechos humanos fundamentales, con especial énfasis en los que se refieren a su
vida, seguridad, a no ser detenido arbitrariamente, a no ser sometido a torturas,
tratos inhumanos o degradantes, a recurrir a los tribunales de justicia, a la libertad de
expresión y de religión, entre otros36.
A ellos no sólo les son aplicables todos los tratados y acuerdos internacionales
que contengan garantías generales que favorezcan a las personas, como a cualquier
otro ser humano, sino que además se estima que, por la extrema vulnerabilidad en la
que se encuentran en los países de destino, resulta indispensable una protección
más efectiva que permita verdaderamente gozar y ejercer los derechos que les
corresponden37.
Sobre el debido proceso, la Corte ha desarrollado de manera extensa el
derecho que les asiste a las personas migrantes a acceder a la asistencia consular, a
recibir defensa letrada y el derecho a recurrir cualquier tipo de decisión administrativa
que los sancione38.

2.2) Marco normativo nacional de extranjería y migración


En nuestro país existe una considerable cantidad de legislación relativa a los
extranjeros y migrantes, la que está comprendida principalmente por las siguientes
normas:
- Decreto Ley N° 1.094 de 1975; Ley de extranjería.
- Decreto Supremo N° 597 de 1984; Reglamento de extranjería.
- Decreto Supremo N° 5.142 de 1960; Disposiciones sobre nacionalización de
extranjeros.
- Ley N° 20.050, del 26 de agosto del año 2005, que reforma la Constitución
Política de 1980, sobre nacionalidad, en sus artículos 10 y 11.
- Ley N° 20.507 “Tipifica los delitos de tráfico ilícito de migrantes y trata de
personas y establece normas para su prevención y más efectiva persecución
criminal”.

36
Op. Cit. Corte Interamericana de Derechos Humanos, Opinión Consultiva OC 18/03.
37
Ibid.
38
Ibid.
20
- Decreto N° 837 “Aprueba reglamento de la ley 20.430 que establece
disposiciones sobre protección de refugiados”.

Para efectos de este trabajo, sólo es relevante analizar brevemente el Decreto


Ley N° 1094 del año 1975 y su respectivo reglamento, ya que estas son las normas
que regulan el ingreso de extranjeros; sus diversas calidades, el egreso, las
infracciones, sanciones, y en general el procedimiento de expulsión.

2.3) Decreto Ley N° 1.094

2.3.1) Naturaleza jurídica y contexto histórico


La llamada “ley de extranjería” es un Decreto Ley. Para el glosario legislativo
de la biblioteca del Congreso Nacional, Decreto Ley; “es la actividad legislativa de los
gobiernos en períodos de anormalidad constitucional, consistente en una norma que
dicta el Ejecutivo sobre materias propias de una ley, sin que en ellos intervenga el
Poder Legislativo39”.
El D.L. 1094 de 1975 se originó durante el gobierno de facto40 consecuencia
de la ruptura del orden constitucional, que se produjo por el golpe de Estado de
1973. Una de las primeras medidas tomada por el régimen autoritario militar, fue la
disolución y clausura del Parlamento, mediante la dictación del Decreto Ley N° 2741.

39
Biblioteca Congreso Nacional [en línea] <http://www.bcn.cl/ayuda_folder/glosario> [consulta: 24 mayo 2015].
40
El profesor Squella en su clásica obra Introducción al Derecho, señala que: “los gobiernos de facto, son aquellos
que asumen el poder del estado sin sujetarse a las normas constitucionales y legales que rigen la elección de las
autoridades ejecutiva y legislativa y que permiten la alternancia en el poder precisando tales autoridades regular
materias de ley entretanto se restablece la normalidad constitucional, lo cual hacen mediante estos actos que se
denominan decretos leyes”.
41
Decreto ley N° 27.- Santiago, 21 de Septiembre de 1973.- Vistos:
a) Lo dispuesto en el Decreto ley N° 1, de fecha 11 de Septiembre de 1973;
b) La necesidad de contar con la mayor expedición en el cumplimiento de los postulados que la Junta de
Gobierno se ha propuesto, y
c) La imposibilidad, en consecuencia, de someterse por ahora en los requerimientos legislativos al procedimiento
ordinario para la dictación de la leyes y evitar dañar el propósito de poner en marcha el restablecimiento de la
institucionalidad con la mayor urgencia, la Junta de Gobierno de la República de Chile ha acordado dictar el
siguiente Decreto ley:
Artículo 1.o.- Disuélvase el Congreso Nacional, cesando en sus funciones los parlamentarios en actual ejercicio, a
contar desde esta fecha.
Artículo 2.o.- Los empleados administrativos del Congreso Nacional continuarán en sus cargos, pudiendo ser
designados en comisión de servicio a las reparticiones del Estado que se designen.
Artículo 3.o.- La organización administrativa del Congreso Nacional quedará bajo la autoridad del Secretario del
Senado.
21
El régimen autoritario en su modalidad burocrático militar, se estructura en
base a una junta de gobierno integrada por los respectivos comandantes en jefe
institucionales y el General Director de Carabineros. Esta junta militar asume el poder
constituyente, legislativo y ejecutivo (Decreto de Ley N° 1 42 y Decreto de Ley N°
12843). El Poder Judicial es respetado en sus funciones, en la medida que legitima
con su conducta al régimen autoritario militar y tolera el atropello sistemático a los
derechos humanos44.
Dentro de este contexto, con un gobierno de facto autoritario y la inexistencia
de un órgano legislativo autónomo, se dicta el Decreto Ley N° 1094 de 1975, al inicio
de la dictadura, en un escenario político crispado por la doctrina de la seguridad
nacional, donde las personas no nacionales fueron consideradas en muchos casos
sospechosas de estimular, proteger o participar en los movimientos que propiciaban
el retorno a la democracia o por vincularse a los sectores políticos que apoyaban lo
que fue la llamada vía chilena al socialismo45.

Los bienes muebles e inmuebles del Congreso Nacional y demás bienes destinados a su funcionamiento podrán
ser requeridos por el Gobierno para el servicio de otros órganos y Servicios del Estado.
42
Decreto-ley N°1:
1°- Con esta fecha se constituyen en Junta de Gobierno y asumen el Mando Supremo de la Nación, con el
patriótico compromiso de restaurar la chilenidad, la justicia y la institucionalidad quebrantadas, conscientes de
que ésta es la única forma de ser fieles a las tradiciones nacionales, al legado de los Padres de la Patria y a la
Historia de Chile, y de permitir que la evolución y el progreso del país se encaucen vigorosamente por los
caminos que la dinámica de los tiempos actuales exigen a Chile en el concierto de la comunidad internacional de
que forma parte.
2°- Designan al General de Ejército don Augusto Pinochet Ugarte como Presidente de la Junta, quien asume con
esta fecha dicho cargo.
3°- Declaran que la Junta, en el ejército de su misión, garantizará la plena eficacia de las atribuciones del Poder
Judicial y respetará la Constitución y las leyes de la República, en la medida en que la actual situación del país lo
permitan para el mejor cumplimiento de los postulados que ella se propone.
43
Decreto ley N° 128:
Artículo 1°.- La Junta de Gobierno ha asumido desde el 11 de septiembre de 1973 el ejercicio de los Poderes
Constituyente, Legislativo y Ejecutivo.
El Poder Judicial ejercerá sus funciones en la forma y con la independencia y facultades que señale la
Constitución Política del Estado.
Artículo 2°- El ordenamiento jurídico contenido en la Constitución y en las leyes de la República continúa
vigente mientras no sea o haya sido modificado en la forma prevista en el artículo siguiente.
Artículo 3°- El Poder Constituyente y el Poder Legislativo son ejercidos por la Junta de Gobierno mediante
decretos leyes con la firma de todos sus miembros y, cuando éstos lo estimen conveniente, con la de él o los
Ministros respectivos.
Las disposiciones de los decretos leyes que modifiquen la Constitución Política del Estado, formarán parte de
su texto y se tendrán por incorporadas en ella
Artículo 4°- El Poder Ejecutivo es ejercido mediante decretos supremos y resoluciones, de acuerdo con lo
dispuesto en el decreto ley N° 9, de 12 de Septiembre de 1973.
44
NOGUEIRA, H. op. Cit. 327p.
45
GALDÁMEZ, L. 2014. Algunos criterios del Tribunal Constitucional sobre el estatuto jurídico de las
personas extranjeras en Chile. Revista Chilena de derecho y ciencia política. Septiembre-Diciembre
2014. Vol.5, N°3. 120p.
22
Para la dictadura, admitir el ingreso de extranjeros era considerado peligroso
para la seguridad nacional del país, sobre todo porque la comunidad internacional
observaba con precaución la violación a los derechos humanos que imperaba en
Chile. Así, el D.L. N° 1094 surge con un objetivo claro: desincentivar y controlar la
inmigración, en especial, de aquellos ajenos a los intereses del régimen 46. Esta
situación propició la vulneración de derechos fundamentales amparada por ley. El
contenido del D.L. N° 1094 quedó en entredicho con diversas garantías contenidas
en la posterior Constitución y en el Derecho Internacional de los Derechos Humanos,
en especial la CADH, cuestión en la que se profundizará en el capítulo siguiente.

2.3.2) Contenido del Decreto Ley N° 1.094

El Decreto Ley N° 1094 cuenta con cinco títulos los cuales regulan el ingreso
al país de extranjeros; las diversas calidades que pueden tener éstos: turistas,
inmigrantes y residentes (en sus distintas variantes); el egreso y reingreso; las
infracciones, sanciones y recursos; la expulsión y el recurso de Reclamación;
además de la medidas de control y traslado, los rechazos y revocaciones.
El título I “De los extranjeros” regula principalmente la entrada de migrantes,
también las prohibiciones de ingresar al país de determinados extranjeros por
razones de interés o seguridad nacional. Además, también se indica la calidad con la
cual podrán ingresar a nuestro país los extranjeros.
El título II “De las infracciones, sanciones y recursos”, establece las
infracciones y respectivas sanciones para los extranjeros que incurran en ellas. Entre
las principales infracciones se consideran; el haber ingresado o egresar del país con
documentación falsa o adulterada47, Ingresar o egresar del país clandestinamente,
ser sorprendido desarrollando actividades remuneradas sin estar autorizados,

46
LÓPEZ, O. 2012. Correr es mi destino por no llevar papel: migrantes, su expulsión y el debido proceso en
Chile. Memoria para optar al grado de magister. Santiago. Universidad de Chile. 15p.
47
Artículo 68.-Los extranjeros que ingresen al país o intenten egresar de él, valiéndose de documentos
falsificados, adulterados o expedidos a nombre de otra persona o hagan uso de ellos durante su residencia, serán
sancionados con presidio menor en su grado máximo, debiendo disponerse, además, su expulsión, la que se
llevará a efecto tan pronto el afectado cumpla la pena impuesta.
En estos delitos no procederá la remisión condicional de la pena.
Lo dispuesto en este artículo no regirá en el caso que el extranjero efectúe la declaración del inciso segundo del
artículo 35.
23
continuar residiendo en el país después de haberse vencido los plazos de residencia
legal48, entre otras. Además se señalan las sanciones asociadas a las infracciones,
las que van desde simples multas hasta la expulsión del país. Por último, también se
regula el procedimiento de expulsión, cuestión que será abordaba en detalle en el
capítulo siguiente.
El título III “Organización, funciones y atribuciones del Ministerio del Interior y
del Departamento de Extranjería y Migración”, contiene la normativa orgánica49.
Llama la atención que el DL N° 1.094 entregue la competencia para otorgar y
prorrogar autorizaciones de turismo y de visaciones de extranjeros al Ministerio del
Interior, el cual está encargado de velar por la seguridad nacional, en desmedro del
Ministerio de Relaciones Exteriores. Esta situación responde más a una lógica de

48
Artículo 69.- Los extranjeros que ingresen al país o intenten egresar de él clandestinamente, serán sancionados
con la pena de presidio menor en su grado máximo.
Si lo hicieren por lugares no habilitados, la pena será de presidio menor en sus grados mínimo a máximo.
Si entraren al país existiendo a su respecto causales de impedimento o prohibición de ingreso, serán sancionados
con la pena de presidio menor en su grado máximo a presidio mayor en su grado mínimo.
Una vez cumplida la pena impuesta en los casos precedentemente señalados, los extranjeros serán expulsados
del territorio nacional.
Artículo 70:
Los extranjeros que fueren sorprendidos desarrollando actividades remuneradas sin estar autorizados para ello,
serán sancionados con multa de 1 a 50 sueldos vitales.
49
Artículo 91.- Corresponderá al Ministerio del Interior la aplicación de las disposiciones del presente decreto ley
y su reglamento.
Ejercerá, especialmente, las siguientes atribuciones:
1.- Proponer la política nacional migratoria o de extranjeros con informe de los organismos que tengan injerencia
en cada caso;
2.- Supervigilar el cumplimiento de la legislación de extranjería y proponer su modificación o complementación y
aplicar, a través del Departamento de Extranjería y Migración, las disposiciones del presente decreto ley y su
reglamento;
3.- Conocer e informar al Ministerio de Relaciones Exteriores sobre los tratados o Convenios internacionales que
contengan disposiciones sobre materias de carácter migratorio o de extranjería;
4.- Habilitar, en la forma señalada en el artículo 3°, los lugares de ingreso y egreso de extranjeros;
5.- Establecer, organizar y mantener el Registro Nacional de Extranjeros;
6.- Prevenir y reprimir la inmigración o emigración clandestinas;
7.- Aplicar las sanciones administrativas que correspondan a los infractores de las normas establecidas en este
decreto ley;
8.- Disponer la regularización de la permanencia de los extranjeros que hubieren ingresado o residan en Chile
irregularmente u ordenar su salida o expulsión;
9.- Impartir instrucciones para la mejor aplicación de este decreto ley;
10.- Delegar en las autoridades de Gobierno Interior las facultades que sean procedentes;
11.- Declarar, en caso de duda, si una persona tiene la calidad de extranjera.
Artículo 92.- Corresponderá al Departamento de Extranjería del Ministerio del Interior, el que en adelante se
denominará Departamento de Extranjería y Migración, aplicar y supervigilar directamente el cumplimiento de las
normas del presente decreto ley y su reglamento.
Artículo 93.- Al Departamento de Extranjería y Migración le corresponderá ejecutar los decretos, resoluciones,
órdenes e instrucciones que dicte el Ministerio del Interior en conformidad a este decreto ley y a su reglamento.
24
selección de quienes ingresan al territorio, que a una normativa que busque la
protección de los derechos humanos de los migrantes50.
El título IV “Disposiciones varias” establece la obligación de Tribunales,
Dirección General de Investigaciones y Gendarmería de Chile, de comunicar al
Servicio de Registro Civil e Identificación, Policía de Investigaciones y Ministerio del
Interior, el estado jurídico de los extranjeros; existencia de medidas de prohibición de
abandono del territorio nacional, sentencias condenatorias, condición de residencia
en Chile y las fechas de término de las condenas impuestas a los extranjeros, etc 51.

2.4) Decreto Supremo N° 597 de 1984 o Reglamento de Extranjería


El Decreto Supremo N° 597, que aprueba el reglamento de extranjería, regula
de manera específica el ingreso al país, los requisitos para permanecer en él, las
categorías de migrantes, los tipos de visados, las prohibiciones e impedimentos de
ingreso, los procedimientos administrativos y sancionatorios, y también las
competencias de los Ministerios del Interior y de Extranjería en la materia.
El Reglamento N° 597 es un reglamento de ejecución, cuya finalidad es
regular de forma pormenorizada la aplicación del D.L. 1094, estableciendo un
catálogo de obligaciones que deben cumplir los extranjeros, con sus respectivas
sanciones en caso de incumplimiento.

2.5) Breves conclusiones

En nuestro país la única norma que se refiere a las migraciones en particular,


son el Decreto Ley N° 1094 y su reglamento el Decreto Supremo N° 597. En lo
sustancia, ambos cuerpos legales regulan: el ingreso y egreso de extranjeros, su
50
GALLE, C. y MARDONES, C. 2014. Legislación migratoria y Constitución: Análisis crítico de la expulsión de
migrantes y su infracción a garantías constitucionales. Memoria para optar al grado de licenciado en Ciencias
Jurídicas y Sociales. Santiago, Universidad de Chile, Facultad de Derecho. 23p.
51
Artículo 94.- Los tribunales con competencia en lo criminal y los tribunales militares, en su caso, deberán
comunicar al Servicio de Registro Civil e Identificación y a la Policía de Investigaciones de Chile, dentro del plazo
máximo de cinco días, el hecho de haberse
dictado medidas de prohibición de abandono del territorio nacional o sentencias condenatorias respecto de
extranjeros, así como autos de procesamiento, tratándose de la jurisdicción militar.
La Dirección General de Investigaciones pondrá estos antecedentes en conocimiento del Ministerio del Interior e
informará al mismo tiempo sobre la condición de residencia en Chile del extranjero afectado por la resolución
judicial.
La Gendarmería de Chile deberá comunicar oportunamente a la Dirección General de Investigaciones las fechas
de término de las condenas impuestas a los extranjeros recluidos en los distintos establecimientos penitenciarios
y carcelarios del país y señalar con precisión las fechas en que deben salir en libertad absoluta o condicional.
25
permanencia, sus diversas calidades, establecen sanciones a las infracciones en
que éstos pueden incurrir, y lo más importante, regulan el procedimiento de
expulsión.
La “ley de extranjería” como todo decreto ley generado en los años de
dictadura, hoy carece de legitimidad, no sólo por la naturaleza jurídica de la norma,
sino que además porque los fines que se tuvieron en cuenta al fijar su contenido,
eran propios de la época y circunstancias. La mantención en el tiempo de estas
normas, da cuenta del escaso interés que han tenido las autoridades en generar
leyes que respondan a las exigencias actuales, no sólo en la generación formal de
las mismas, sino que esencialmente en su contenido sustantivo, el cual debe estar
acorde al actual contexto nacional en materia migratoria. Lo anterior además se ve
agravado por el hecho de que, cómo ha señalado la Corte IDH, los migrantes deben
gozar de una protección especial, atendido a que usualmente su situación
económica, social y laboral, va a ser precaria.

26
CAPÍTULO III: EL PROCEDIMIENTO DE EXPULSIÓN EN CHILE

Los Estados, en principio, pueden expulsar a todos aquéllos que ingresen a su


territorio. Si bien el derecho internacional reconoce a los Estados el ejercicio de esta
facultad discrecional, existen restricciones a las expulsiones arbitrarias o ilegales de
extranjeros52.
En el marco del sistema interamericano, la Convención, dispone que el
extranjero que se halle legalmente en un Estado, sólo podrá ser expulsado de él en
cumplimiento de una decisión adoptada conforme a la ley53.
En este sentido, han sido las normas de derecho interno de los Estados las
que se han encargado de limitar esta facultad de expulsar arbitrariamente a
extranjeros. Conforme a ello, en los distintos sistemas jurídicos, normalmente se
concede al Poder Judicial la facultad de poder revisar aquellas expulsiones
arbitrarias o irracionales de extranjeros.
En nuestro país esta revisión judicial, es efectuada por la Corte Suprema de
Justicia, en conocimiento del recurso de Reclamación, establecido en el artículo 89
del Decreto Ley N° 1094.

3.1) Causales de expulsión

El D.L. N° 1094 establece que podrá decretarse la expulsión de un extranjero


por denegación o por revocación de la visa, además de otras causales específicas
que se encuentran en el Decreto Ley y su respectivo reglamento. A continuación
analizaremos brevemente cada una de las causales.

3.1.1) Denegación de visa

Según lo establecido en el artículo 63 del DL N° 1.094, es deber del órgano


encargado de la entrega de los permisos (prórrogas de turismo, visaciones,

52
VARGAS, E. op. Cit. 480p.
53
Artículo 22.- N° 6. El extranjero que se halle legalmente en el territorio de un Estado parte de la presente
Convención, sólo podrá ser expulsado de él en cumplimiento de una decisión adoptada conforme a la ley.
27
prórrogas de visaciones y permanencia definitiva), denegar la solicitud de ciertos
peticionarios, los cuales son detallados54.
Además se establecen causales por las cuales pueden rechazarse las
solicitudes de ciertos peticionarios, quedando a criterio de la autoridad administrativa
competente, la denegación de la visa en ciertos casos 55.

3.1.2) Revocación de la visa

El artículo 65 del DL N° 1094, establece un catálogo de causales por las que


deben revocarse permisos y autorizaciones56. Las dos primeras señalan que deben
revocarse permisos expedidos a personas pese a estar comprendidas dentro de
aquellas que tienen prohibición de ingresar al país o a quienes se les debía denegar
la solicitud de visa. El tercer motivo de revocación se aplica a quienes durante su

54
Artículo 63.- Deben rechazarse las solicitudes que presenten los siguientes peticionarios:
1.- Los que ingresen a Chile, no obstante hallarse comprendidos en alguna de las prohibiciones previstas en el
artículo 15;
2.- Los que con motivo de actos realizados o de circunstancias producidas durante su residencia en el país
queden comprendidos en los números 1 ó 2 del artículo 15;
3.- Los que entren al país valiéndose de documentos de ingresos falsificados o adulterados o expedidos a favor
de otra persona, y los que incurran en iguales falsedades con respecto a la documentación de extranjería
otorgada en Chile, sin perjuicio de lo dispuesto en el artículo 35 y de la responsabilidad penal a que haya lugar, y
4.- Los que no cumplan con los requisitos que habilitan para obtener el beneficio impetrado.
55
Artículo 64.- Pueden rechazarse las solicitudes que presenten los siguientes peticionarios:
1.- Los condenados en Chile por crimen o simple delito.
En el caso de procesados cuya solicitud sea rechazada, podrá ordenarse su permanencia en el país hasta que
recaiga sentencia firme o ejecutoriada en la causa respectiva, debiendo disponerse a su respecto, y por el tiempo
que sea necesario, alguna de las medidas legales de control;
2.- Los que hagan declaraciones falsas al solicitar la cédula consular, la tarjeta de turismo, el registro, la cédula
de identidad, visaciones y sus prórrogas o permanencia definitiva y, en general, al efectuar cualquier gestión ante
las autoridades chilenas;
3.- Los que durante su residencia en el territorio nacional realicen actos que puedan significar molestias para
algún país con el cual Chile mantenga relaciones diplomáticas o para sus gobernantes;
4.- Los que por circunstancias ocurridas con posterioridad a su ingreso a Chile queden comprendidos en los N°s 4
ó 5 del artículo 15;
5.- Los que infrinjan las prohibiciones o no cumplan las obligaciones que les impone este decreto ley y su
reglamento;
6.- Los que no observen las normas, sobre plazos establecidos en este decreto ley y su reglamento, para impetrar
el respectivo beneficio;
7.- Los residentes sujetos a contrato que por su culpa dieren lugar a la terminación del respectivo contrato de
trabajo, y
8.-Los que no cumplan con sus obligaciones tributarias.
Asimismo, podrán rechazarse las peticiones por razones de conveniencia o utilidad nacionales.
56
Artículo 65.- Deben revocarse los siguientes permisos y autorizaciones:
1.- Los otorgados en el extranjero a personas que se encuentren comprendidas en alguna de las prohibiciones
indicadas en el artículo 15;
2.- Los otorgados en Chile con infracción a lo dispuesto en el artículo 63, y
3.- Los de extranjeros que, con posterioridad a su ingreso a Chile como turistas o al otorgamiento del permiso del
que son titulares, realicen actos que queden comprendidos en los números 1 ó 2 del artículo 15 o en el N° 3 del
artículo 63.
28
permanencia en el país propaguen o fomenten doctrinas que tiendan a destruir o
alterar por la violencia el orden social del país o su sistema de Gobierno, o se
dediquen al comercio o tráfico de armas, drogas o personas, o quienes durante su
permanencia en el país se hubieren valido de documentos falsificados, adulterados o
expedidos a favor de un tercero. Además podrán revocarse los permisos de aquellas
personas que luego de su ingreso al país, en la calidad que fuera, hubieren incurrido
en alguna de las causales que facultan para rechazar las solicitudes de visa 57.

3.1.3) Otras causales

En el DL N° 1.094 y su reglamento se establecen una serie de causales


adicionales que pueden determinar la expulsión de los extranjeros, por ejemplo:

- Refugiados que realicen actividades contrarias al Gobierno de su país,


artículo 62 inciso 2° del Reglamento.
- Extranjeros que infrinjan de manera grave o reiterada las obligaciones de
control que impone el Reglamento, artículo 149 inc. 3° del Reglamento.
- Extranjeros que ingresen al país por lugar habilitado, mientras se encuentre
vigente el decreto o resolución que ordenó su expulsión del territorio nacional,
artículo 171 inc. 1° del Reglamento.

La amplitud y vaguedad en la redacción de los términos, responde al espíritu


restrictivo y a la lógica de exclusión en la legislación de esa época. Ejemplo de ello
es la existencia de una prohibición de ingreso y causal de expulsión a extranjeros
que “propaguen o fomenten de palabra o por escrito o por cualquier otro medio,
doctrinas que tiendan a destruir o alterar por la violencia, el orden social del país o su
sistema de gobierno, los que estén sindicados o tengan reputación de ser agitadores
o activistas de tales doctrinas y, en general, los que ejecuten hechos que las leyes
chilenas califiquen de delito contra la seguridad exterior, la soberanía nacional, la

57
Artículo 66.- Pueden revocarse los permisos de aquellos extranjeros que, con motivo de actuaciones realizadas
o de circunstancias producidas con posterioridad a su ingreso a Chile como turistas o al otorgamiento del permiso
o autorización de que son titulares, queden comprendidos en alguno de los casos previstos en el artículo 64.
29
seguridad interior o el orden público del país y los que realicen actos contrarios a los
intereses de Chile o constituyan un peligro para el Estado”.
Teniendo en consideración que el órgano facultado por ley para decretar la
expulsión de extranjeros, es el Ministerio del Interior y Seguridad Pública – ministerio
encargado de velar por la seguridad interior del Estado y de aplicar políticas
orientadas a la disminución de la delincuencia y el control social-, la lógica de control
y segregación se hace evidente y permite inferir cuál será el criterio dominante al
momento de decretar la expulsión de extranjeros 58

3.2) Inicio del procedimiento. Medidas de control y traslado.


El procedimiento de expulsión de extranjeros en nuestro país está establecido
en el Título II párrafo 3° del D.L. N° 1094, llamado “De las medidas de control,
traslado y expulsión”, en los artículos 81 y siguientes. Lo anterior es complementado
por el Decreto Supremo N° 597, en su Título VII, párrafo 3°, artículos 164° y
siguientes.
El procedimiento propiamente tal comienza con la denuncia de la autoridad
policial que sorprenda la ocurrencia de una causal de expulsión. Dicha denuncia será
efectuada por la Dirección General de Investigaciones o Carabineros según
corresponda, inclusive, podrán tomar parte de este proceso las autoridades
marítimas en los puertos de mar en que no existan las unidades adecuadas 59,
quienes pondrán los antecedentes en conocimiento del Ministerio del Interior, con el
objeto de aplicar las sanciones que sean pertinentes.
La autoridad policial respectiva, procederá a tomar la declaración pertinente y
a retirar los documentos que correspondan, todo esto sin que medie órgano
jurisdiccional alguno. Asimismo, le señalará al infractor una localidad de permanencia
obligatoria por el plazo que se estime necesario y le fijará la obligación de
comparecer periódicamente a una unidad policial determinada.
58
GALLE, C. y MARDONES, C. op. Cit. 35p.
59
Artículo 10°.- Corresponderá a la Dirección General de Investigaciones controlar el ingreso y salida de los
extranjeros y el cumplimiento de las obligaciones que este decreto ley les impone, como asimismo, denunciar
ante el Ministerio del Interior las infracciones de que tome conocimiento, sin perjuicio de adoptar las demás
medidas señaladas en este decreto ley y en su reglamento.
En aquellos lugares en que no haya unidades de Investigaciones, Carabineros de Chile cumplirá dichas
funciones. Sin embargo, en los puertos de mar en que no existan dichas unidades, ellas serán cumplidas por la
Autoridad Marítima a que se refiere el artículo 2°, letra e), del decreto ley N° 2.222, de 1978.
30
Por otra parte, el artículo 81 señala que aquellos extranjeros que ingresaren al
territorio nacional sin dar cumplimiento a las exigencias establecidas en el D.L. N°
1094, que no observaren sus prohibiciones o continuaren permaneciendo en el país,
no obstante haberse vencido sus respectivos permisos, serán sujetos al control de
las autoridades y podrán ser trasladados a un lugar habitado del territorio nacional,
en el intertanto se regulariza su estada o se aplican las sanciones correspondientes.
Estas medidas -de control y traslado- se encuentran establecidas en los
artículos 82 y 84 inciso final del D.L. N° 1094. Se establece que la elusión de las
medidas de control y traslado, será causal suficiente para expulsar del país al
infractor.

3.3) Medida de expulsión


Una vez que el Ministerio del Interior toma conocimiento de que existe un
extranjero en situación de ser expulsado, según dispone el D.L. N° 1094, en su
artículo 84, inciso primero que: “La medida de expulsión de los extranjeros será
dispuesta por decreto supremo fundado, suscrito por el Ministro del Interior bajo la
fórmula ´Por orden del Presidente de la República´, en el que se reservarán al
afectado los recursos administrativos y judiciales legalmente procedentes”60.
Excepcionalmente y sólo para el caso de los extranjeros que se encontraren
en el territorio nacional con visa de turista, podrá el Intendente Regional respectivo,
por medio de resolución exenta del trámite de toma de razón, disponer sin más
trámite la expulsión.
El Decreto N° 597 establece en su artículo 173° que la expulsión dispuesta se
transcribirá a Policía de Investigaciones para su ejecución y deberá ser notificada por
escrito y personalmente al afectado por la misma autoridad policial, deberá indicarse
la fecha y hora en que se practicó. Si el extranjero expulsado se negare a firmar, se

60
Artículo 84.- (Inciso segundo, tercero y cuarto) No obstante, la expulsión de los extranjeros que sean titulares
de permiso de turismo o prolonguen su permanencia con dicho permiso vencido, se dispondrá, sin más trámite,
por resolución del Intendente Regional respectivo, exenta del trámite de toma de razón.
Las medidas de expulsión podrán ser revocadas o suspendidas temporalmente en cualquier momento.
La medida de traslado a que se refieren los artículos 81, 82 y 83 será dispuesta por las autoridades oficiales
señaladas en el artículo 10, con el objeto de poner al afectado a disposición de las autoridades administrativas o
judiciales correspondientes.
31
dejará constancia del hecho en el mismo documento de la notificación, el cual deberá
ser debidamente firmado por los funcionarios encargados de la gestión.
Durante el acto de notificación, el extranjero afectado con una medida de
expulsión, podrá manifestar su intención de recurrir en contra de la medida o
conformarse con ella, según dispone el D.L. N° 1.09461.
Cabe destacar que, con la finalidad de cumplir la medida de expulsión, en la
norma se faculta al Intendente Regional o Gobernador Provincial de la jurisdicción en
que se encontrare el extranjero afectado, para disponer mediante decreto fundado, el
allanamiento de determinada propiedad particular62.
Finalmente se establece la obligación al Ministerio del Interior, de llevar un rol
de los extranjeros expulsados del territorio nacional y dar conocimiento de estas
medidas al Ministerio de Relaciones Exteriores63.

3.4) Procedimiento especial de expulsión

El DL Nº 1.094 establece un procedimiento especial de expulsión en el artículo


85. Se dispone que serán expulsados “sin más trámite”, los tripulantes extranjeros de
empresas mercantes o aquellas dedicadas al transporte internacional de pasajeros,
que desertaren de sus medios de transporte y no reúnan los requisitos para ser
considerados turistas. A menos que la respectiva empresa, el representante consular
o diplomático correspondiente o el propio interesado realicen dentro de un plazo
prudencial, las gestiones para su salida del país o para obtener la ampliación del
permiso de tripulante. Se señala que los gastos de permanencia, traslado y expulsión
serán de cargo de la respectiva empresa.

61
Artículo 90.- La medida de expulsión deberá ser notificada por escrito al afectado, quien podrá en dicho acto, si
ello fuere procedente, manifestar su intención de recurrir en contra de la medida o conformarse con ella. En este
último caso, la expulsión se llevará a efecto sin más trámite.
Transcurrido el plazo de 24 horas contado desde la notificación, en el caso de que no se haya interpuesto recurso
o en el de no ser éste procedente, o transcurrido el mismo plazo desde que se haya denegado el recurso
interpuesto, la autoridad a que se refiere el
artículo 10 procederá a cumplir la expulsión ordenada.
62
Artículo 86.- Para hacer efectivo el cumplimiento de las medidas de expulsión previstas en este Párrafo, el
Intendente Regional o Gobernador Provincial de la jurisdicción en que se encontrare el extranjero afectado,
tendrá facultad para disponer, en caso necesario, mediante decreto fundado, el allanamiento de determinada
propiedad particular.
63
Artículo 88.- El Ministerio del Interior llevará un rol de los extranjeros expulsados u obligados a abandonar el
territorio nacional, y dará conocimiento de estas medidas al Ministerio de Relaciones Exteriores.
32
En este procedimiento especial de expulsión –contenido íntegramente en el
artículo 85- no se establecen formas de impugnar o recurrir respecto de la decisión
administrativa, tampoco se menciona cual es el órgano encargado de decretar la
expulsión. Por esta razón se puede entender que se estará a lo regulado para el
procedimiento ordinario de expulsión64.

3.5) Recurso de Reclamación


Si bien la expulsión de migrantes, al ser una sanción administrativa, debiese
ser susceptible de impugnación por alguno de los medios que franquea la ley N°
19.880 (Establece Bases de los Procedimientos Administrativos que rigen los Actos
de los Órganos de la Administración), lo cierto es que en virtud del principio de
especialidad, será el sistema recursivo establecido en el D.L. 1094 el aplicable al
procedimiento de expulsión de extranjeros.
La ley de extranjería y su respectivo reglamento establecen el llamado recurso
de Reclamación o Reclamo judicial, en favor del extranjero cuya expulsión hubiere
sido dispuesta.
El artículo 89 de la ley de extranjería señala que “El extranjero cuya expulsión
hubiere sido dispuesta por decreto supremo, podrá reclamar judicialmente por sí o
por medio de algún miembro de su familia, ante la Corte Suprema dentro del plazo
de 24 horas, contado desde que hubiere tomado conocimiento de él. Dicho recurso
deberá ser fundado y la Corte Suprema procediendo breve y sumariamente fallará la
reclamación dentro del plazo de 5 días, contado desde su presentación.
La interposición del recurso suspenderá la ejecución de la orden de expulsión,
y durante su tramitación el extranjero afectado permanecerá privado de su libertad en
un establecimiento carcelario o en lugar que el Ministro del Interior o el Intendente
determinen.” El referido recurso de Reclamación se encuentra consagrado del mismo
modo en el reglamento N° 59765.

64
GALLE, C. y MARDONES, C. op. Cit. 40p.
65
Artículo 174.- Con excepción de aquellos que se encuentren en la situación prescrita en el inciso 2° del artículo
167°, los extranjeros a cuyo respecto la expulsión hubiere sido dispuesta por decreto supremo, podrán interponer
un recurso de reclamación ante la Corte Suprema, por sí o por medio de algún miembro de su familia, dentro del
plazo de 24 horas contados desde la notificación del decreto de expulsión, o dentro del plazo que resultare de la
aplicación de la tabla judicial de emplazamiento, si la notificación se efectúa en una ciudad distinta a la de
Santiago.
33
Por su parte, el artículo 90 del D.L. 1094, establece un plazo de 24 horas
contadas desde la notificación, señalando que en el caso de que no se interponga el
recurso o éste no sea procedente, o transcurrido el mismo plazo desde que el
recurso se haya denegado, la autoridad policial procederá a cumplir la expulsión
ordenada.
Sin perjuicio de que la ley consagre el derecho a revisión judicial, éste sólo es
aplicable a los extranjeros que sean titulares de un visado distinto al de turismo. Para
quienes sean expulsados en calidad de turistas, la decisión corresponde al
Gobernador o al Intendente mediante resolución exenta de toma de razón, la cual no
es reclamable en términos del artículo 89 del DL N° 1.094 66.
La posibilidad de revisión judicial se encuentra extremadamente limitada; es
aplicable sólo para algunas de las expulsiones y otorga un plazo muy exiguo, apenas
24 horas para reclamar fundadamente ante Corte Suprema.
Si tomamos en cuenta la definición que nos da el profesor Maturana respecto
a qué es un recurso, es decir “El acto jurídico procesal de parte o de quién tenga
legitimación para actuar mediante el cual se impugna una resolución judicial, dentro
del mismo proceso que se pronunció, solicitando su revisión a fin de eliminar el
agravio que sostiene se le ha causado con su dictación” 67. Podemos percatarnos de
que el Reclamo del artículo 89 del D.L. 1094, no es un recurso propiamente tal, ya
que no impugna una resolución judicial dentro del mismo proceso en que se
pronunció, el Reclamo más bien inicia el procedimiento judicial. Antes de que se
decrete la medida de expulsión, no hay un procedimiento. El extranjero que se

Dicho recurso deberá ser fundado y la Corte Suprema, procediendo breve y sumariamente, fallará la reclamación
dentro del plazo de 5 días, contado desde su presentación. Su interposición suspenderá la ejecución de la orden
de expulsión, y durante su tramitación el extranjero afectado permanecerá privado de su libertad, en un
establecimiento carcelario o en el lugar que el Ministerio del Interior o el Intendente determine de oficio.
66
Artículo 167 (Reglamento). La medida de expulsión de los extranjeros contempladas en las normas del
presente reglamento, en general, será dispuesta por decreto supremo fundado, suscrito por el Ministerio del
Interior bajo la fórmula “Por orden del Presidente de la República”.
En el decreto se reservarán al afectado los recursos administrativos y judiciales procedentes.
No obstante, en particular, la expulsión de los extranjeros que sean titulares de permiso de turismo o prolonguen
su permanencia en el país con dicho permiso vencido, se dispondrá, sin más trámites, por resolución exenta del
trámite de toma de razón, y suscrita por el Intendente Regional correspondiente a la jurisdicción del lugar en que
se encuentre el afectado.
Las medidas de expulsión podrán ser revocadas o suspendidas temporalmente, en cualquier tiempo por las
mismas autoridades que adoptan tales medidas.
Sin perjuicio de lo anterior, la revocación y suspensión podrá adoptarlas el Ministerio del Interior, en cualquier
caso, sin más trámite.
67
MATURANA, C. 2015. Los Recursos del Código de Procedimiento Civil en la Doctrina y Jurisprudencia. Ed
Thomson Router. Santiago. 103 p.
34
encuentra en una situación contemplada en las causales de expulsión, se entera que
debe abandonar el país sólo cuando se le notifica de la medida, sin que pueda
defenderse, salvo mediante el inicio del procedimiento judicial a través del Reclamo,
acto jurídico procesal que ni siquiera está contemplado para impugnar todas las
expulsiones. Esta situación es criticable, ya que la autoridad actúa prácticamente sin
contrapeso, simplemente constata el hecho que amerite la expulsión y la decreta.
Lo dicho es aún más grave si consideramos que el artículo 176° del
Reglamento dispone que para hacer efectivas las medidas contempladas, se podrá
someter al afectado a las restricciones y privaciones de su libertad que sean
estrictamente necesarias para dar adecuado cumplimiento de aquellas. Es decir, un
extranjero puede ser privado de libertad al decretarse su expulsión, sin que tenga
posibilidad de defenderse controvirtiendo el hecho causal de expulsión o los
fundamentos del mismo.
Nos parece evidente que el procedimiento de expulsión de extranjeros en
Chile, al no garantizar un debido proceso, no respeta los derechos fundamentales de
los extranjeros.

3.6) Procedimiento de expulsión y debido proceso


Como se mencionó en el capítulo I de esta investigación, la Corte IDH ha
señalado que las garantías del debido proceso legal se deben respetar en todo tipo
de procedimiento, independiente de su naturaleza.
Luego del análisis normativo del procedimiento de expulsión de extranjeros,
queda de manifiesto que en el mismo no se respetan muchas de las garantías
mínimas del debido proceso, consagradas en la CADH.
Vemos como por ejemplo:

i) No se contempla el derecho del afectado por la medida de expulsión a


ser asistido por un traductor o intérprete.
ii) Tampoco se establece una instancia en la cual se le comunique
detalladamente la infracción que se le imputa, sólo se pone en
conocimiento –en el momento de la notificación- el decreto supremo

35
que ordena su expulsión. Lo anterior afecta, sin dudas, el derecho a la
defensa.
iii) No se concede al afectado el tiempo ni los medios adecuados para la
preparación de su defensa. Nada se menciona en el D.L. N° 1094
respecto al derecho del extranjero expulsado a ser asistido por un
defensor proporcionado por el Estado.
iv) No existe término probatorio, con lo cual se coarta nuevamente el
derecho a defensa del expulsado.
v) Sin perjuicio de establecerse la revisión judicial por medio del recurso
especial de Reclamación, el artículo 167° del reglamento en su inciso
segundo dispone que la expulsión de los extranjeros titulares de
permiso de turismo o que prolonguen su permanencia con el permiso
vencido, se dispondrá sin más trámite y por resolución exenta del
trámite de toma de razón. En el artículo 174° del mismo reglamento se
les priva a dichos expulsados del derecho especial de Reclamación,
quedando en la más absoluta indefensión judicial.
vi) El derecho a revisión judicial está establecido para un número mínimo
de casos. Para aquellos extranjeros expulsados que se encuentren en
el país con visado de turismo, se establece tácitamente una
presunción de derecho respecto a su responsabilidad en la sanción,
situación contraria al principio de inocencia que debiese imperar.
vii) El plazo de interposición que se otorga de 24 horas contadas desde el
momento de la notificación-, es en extremo exiguo, considerando que
dicho recurso debe ser fundado, lo cual trasunta en la ineficacia del
mismo.
viii) El procedimiento es ejecutado por funcionarios administrativos que
actúan como “juez y parte” en la resolución de los casos,
cumpliéndose sus resoluciones por la Policía de Investigaciones, sin la
intervención de ningún órgano garante de derechos68.

68
LÓPEZ, O. op. Cit. 37p.
36
3.7) Breves conclusiones

En el presente capítulo hemos visto que existen diversas causales de


expulsión a los extranjeros, algunas de ellas de contenido difuso, lo cual
facilita la discrecionalidad sin contrapeso con que cuenta la autoridad
encargada de decretar la medida.
Por otra parte, al estudiar el procedimiento mismo de expulsión, pudimos
percatarnos que este se encuentra regulado de forma exigua, sin considerar
realmente los derechos que asisten a cualquier persona sometida a un
procedimiento sancionatorio, lo que termina generando un detrimento a las
posibilidades que tiene el extranjero de defenderse en términos racionales y
justos. Una vez que se configura el hecho que amerita la expulsión, al
extranjero se le notificará la medida, sin que se le permita defensa alguna,
simplemente debe aceptar la sanción. Excepcionalmente se podrá revertir la
medida mediante un recurso que ni siquiera se considera un recurso, porque
no tiene por finalidad impugnar una determinada resolución dentro de un
proceso, lo que hace es iniciar el proceso. Por lo dicho, este recurso no se
acerca a las mínimas exigencias que garantizan un debido proceso.
Sin lugar a dudas podemos concluir legítimamente que en el espíritu de la “ley
de extranjería” se considera la migración como un problema de seguridad pública,
con la estigmatización y criminalización consecuente69. No debiese sorprendernos
que en plena dictadura militar chilena se generara legislación que ignora los
derechos fundamentales de las personas. Lo cuestionable es que al día de hoy, en
un contexto totalmente distinto, siga teniendo vigencia y aplicación el D.L. N° 1094,
generando que Chile sea un Estado que vulnera sistemáticamente los derechos
fundamentales de los extranjeros expulsados.

69
Reafirma lo señalado, el hecho de que en general el tema migratorio y la ejecución del proceso de expulsión,
queda radicado en dos instituciones; el Ministerio del Interior (a través del Departamento de Extranjería y
Migración) y la Policía de Investigaciones, quienes son las principales instituciones encargadas de velar por la
seguridad pública.
37
CAPÍTULO IV: ANÁLISIS JURISPRUDENCIAL

En el capítulo anterior señalamos que el acto jurídico procesal para recurrir de


la medida de expulsión es el recurso especial de Reclamación (artículo 89 del D.L.
N° 1094), primera y única instancia en que interviene un órgano del Poder Judicial, la
Excelentísima Corte Suprema.
Del análisis teórico realizado en lo que precede, hemos concluido que en Chile
el procedimiento de expulsión de extranjeros, no se encuentra acorde a los
estándares internacionales dados por la CADH, ni los criterios de la Corte IDH, en
relación al debido proceso y la garantía del derecho a recurrir.
En esta parte, estudiaremos el recurso especial de Reclamación desde un
punto de vista práctico. Para esto comenzaremos revisando datos estadísticos del
Departamento de Extranjería del Ministerio del Interior y Seguridad Pública y
jurisprudencia de la Corte Suprema entre los años 2010 y 201470-, de la mencionada
instancia procesal, lo cual nos dará un panorama general sobre la idoneidad y
aplicación del recurso.

4.1) Recurso de Reclamación en la práctica

Según los datos proporcionados por el Departamento de Extranjería del


Ministerio del Interior y Seguridad Pública, entre los años 2010 a 2014 se dictaron
11.436 órdenes de expulsiones en nuestro país 71.

70
Se estudiaron específicamente estos años, ya que representan el primer quinquenio de la segunda década del
siglo XXI, nos pareció que la muestra refleja el actual estado de la jurisprudencia.
71
Subsecretaría del Interior, respuesta a solicitud de información Ley N° 20.285 de acceso a información pública,
solicitud N° AB001W0004683, Santiago 16 de febrero de 2016.
38
Gráfico 1. Expulsiones entre los años 2010 y 2014.

FUENTE: SUBSECRETARÍA DEL INTERIOR

Como lo indica el segundo gráfico, el mayor porcentaje de expulsados se debe


a ingresos clandestinos eludiendo el control policial. En segundo lugar, condenas por
tráfico de drogas y turistas en condición irregular.

39
Gráfico 2. Causales de expulsión entre los años 2010 y 2014.

72
FUENTE: SUBSECRETARÍA DEL INTERIOR

De acuerdo al cuadro N° 1, en el mismo período de tiempo ingresaron un total


de 116. Reclamos por expulsión del país a la Corte Suprema.

72
En el ítem “Otros” que representa un 14,7% del total se incluyen distintas categorías que por sí solas no
alcanzan a representar un 1%, entre ellas se encuentran: no contar con medios para subsistir en el país,
residencia ilegal y trabajar sin autorización, residencia ilegal y abandono control de firmas, comercio sexual, salir
del país clandestinamente, no dar cumplimiento a abandono, simulación de contrato, delitos de propiedad
intelectual, etc.
40
Cuadro 1. Reclamos interpuestos entre los años 2010 y 2014.

INGRESOS DE RECLAMOS EXPULSIÓN DEL PAÍS EN CORTE SUPREMA


AÑOS 2010 A 201473

RECURSO AÑO TOTAL


RECLAMOS EXPULSIÓN DEL PAÍS 2010 23
2011 23
2012 27
2013 27
2014 16

Total general 116


FUENTE: ESTADISTICAS PODER JUDICIAL

Como se puede apreciar, la cantidad de recursos de Reclamación interpuestos


en el quinquenio, es considerablemente inferior a la cantidad total expulsiones
decretadas por la autoridad en el mismo período de tiempo, representando
aproximadamente un 1%.
El cuadro N° 2 muestra el resultado que tuvieron los Reclamos interpuestos
entre los años 2010 a 2014. El 43% de los reclamos son rechazados, en tanto que el
26% son declarados inadmisibles74.

Cuadro 2. Reclamos interpuestos y su resultado, ente los años 2010 y 2014.


Casa de Otros
RECURSO AÑO Acogidos Archivados Oficio Desistidos Inadmisibles Motivos Rechazados Total
RECLAMACIÓN 2010 3 - - - 10 1 9 23
2011 3 - - - 9 - 11 23
2012 1 1 1 - 4 5 15 27
2013 8 - 1 3 7 - 8 27
2014 8 - - - 1 - 7 16
Total general 23 1 2 3 31 6 50 116

FUENTE: ESTADISTICAS PODER JUDICIAL

73
Poder Judicial, respuesta a solicitud de información Ley 20.285 De transparencia, solicitud NR001T0000460,
Santiago 19 de mayo de 2015.
74
La aparente discordancia entre los Reclamos interpuestos y los fallos dictados se debe al simple hecho de que
no todos los Reclamos son fallados el mismo año de su interposición.
41
Recordemos que en el primer capítulo establecimos que los Estados Parte de
la CADH, para dar cumplimiento a las garantías del debido proceso, no sólo tienen la
obligación de establecer un recurso en cada procedimiento, sino que este recurso
debe ser idóneo para rever una sentencia que causa agravio. Las cifras expuestas
demuestran que, si bien en Chile existe un recurso especial de Reclamación en
contra de la resolución que decreta la expulsión de un extranjero, en la práctica es
escasamente utilizado. Sin duda esta situación responde a las falencias ya
expuestas en el capítulo precedente. No podemos sino concluir que el recurso de
Reclamación del D.L. 1094, no se trata de un instrumento procesal idóneo.

4.2) Análisis de los fallos dictados durante los años 2013 y 201475

Luego de analizar los datos estadísticos, concluimos que en la práctica no se


ha logrado atenuar ni corregir las deficiencias teóricas expuestas anteriormente, en lo
que dice relación al derecho fundamental de los extranjeros expulsados a tener un
debido proceso y la garantía específica del derecho al recurso idóneo.
En lo que sigue se estudiará la totalidad de los fallos pronunciados por la
Corte Suprema de Justicia durante los años 2013 y 2014, conociendo del Reclamo.
El objetivo general de este análisis es determinar cuál ha sido el razonamiento del
máximo tribunal de nuestro país al momento de fallar los Reclamos interpuestos, y
de esta forma contribuir al establecimiento de criterios que puedan ayudar a
fundamentar Reclamos que se interpongan en el futuro. Para facilitar el análisis de
los casos, se han elaborado fichas jurisprudenciales que se acompañan en el Anexo,
los que se ordenaron cronológicamente.
Como vemos en el cuadro N° 3, entre el 2013 y 2014 se decretaron 3731
expulsiones, de las cuales sólo 40 fueron reclamadas; de estos Reclamos, 16 fueron
acogidos (40%), revocándose la medida de expulsión, mientras que 15 (38%) fueron
rechazadas, y 19 (22%) no prosperaron por diversos motivos (ver cuadro N° 2).
Analizaremos los criterios empleados por la Corte Suprema para acoger o rechazar
los Reclamos.

75
Se consideró estos dos años, ya que representan una muestra actualizada de la jurisprudencia de la Corte
Suprema.
42
Cuadro 3. Detalle de las expulsiones y Reclamos entre años 2013 y 2014.

Años Expulsiones Reclamadas Acogidas Rechazadas Otras causales


2013 2492 25 8 8 9
2014 1239 15 8 7 10
Total 3731 40 16 15 19

4.2.1) Proporcionalidad

Uno de los principales criterios que utiliza la Corte es el principio de la


proporcionalidad en la Administración Pública, este principio apunta a la “[…]
interdicción de actuaciones o intervenciones excesivas por parte de los poderes
públicos […] En virtud de él se prohíbe que las acciones de los poderes públicos
sean excesivas, y se establece la obligación de que estén contenidas dentro de sus
propios límites […]"76.

Cuadro 4. Criterio de Proporcionalidad en Reclamos, entre los años 2013 y 2014.

Reclamos Reclamos Reclamos Reclamos


Criterio usado Total
acogidos el rechazados Total 2013 acogidos el rechazados el Total 2014
por la Corte. general
2013 el 2013 2014 2014

Proporcionalidad 9 4 13 8 3 11 24

Como podemos apreciar en el cuadro N° 4, en el periodo estudiado, 24


Reclamos fueron fallados en consideración a este criterio. La Corte en su
fundamentación indica que “las medidas restrictivas deben ser adecuadas para
desempeñar su función protectora, debe ser el instrumento menos perturbador de los
que permitan conseguir el resultado deseado, y debe guardar proporción con el
interés que debe protegerse”77.

76
Pereira Menaut, Antonio Carlos (2003): Sistema político y constitucional de Alemania. Una
introducción,Santiago de Compostela, Tórculo Edicións.
77
Ver fichas 1, 4, 6.
43
El principio de proporcionalidad debe respetarse no solo en la ley que defina
las restricciones, sino también por las autoridades administrativas y judiciales que la
apliquen. Para que las sanciones de la Administración Pública sean consideradas
proporcionales, deben adecuarse a los siguientes estándares:
“a) Debe perseguir una finalidad legítima.
b) Debe ser adecuada o idónea para la promoción (no necesariamente la
realización) de dicho objetivo legítimo.
c) Debe ser necesaria, y entre varias alternativas de intervención debe preferirse la
que afecte menos a los derechos involucrados (mínimo de intervención).
d) Debe ser proporcional en sentido estricto, es decir, la gravedad de la
intervención ha de ser la adecuada al objetivo de la intervención. Por tanto los
instrumentos y los medios aplicados deben justificarse en su grado de gravedad: la
gravedad de las intervenciones debe ser proporcionada a la urgencia o necesidad de
los objetivos”78.
79
En la causa “Miriam Guevara Monsalve” , la Corte hace referencia a este
principio para acoger el Reclamo, señalando que “[…] las decisiones que se han
emitido por la autoridad administrativa y que tienen como base la comisión de un
hecho delictivo de antigua data, son desproporcionadas en relación con la
naturaleza, gravedad y ámbito de la infracción cometida […]”.
Por otra parte, en la causa “Bárvaro Yoelvis Trujillo Viña”80 la Corte rechaza el
Reclamo interpuesto, consignando que “[…] si bien pudiera ser cuestionada la
proporcionalidad de la medida adoptada, no lo es frente al comportamiento
contumaz que ha evidenciado el reclamante y que ha puesto en evidencia la
informante, dada su constante actividad delictiva que aunque no forma parte de los
fundamentos del decreto que ahora se revisa, está registrada por la autoridad
pública llamada a decidir sobre su permanencia en el país[…]”.
En la generalidad de los casos resueltos en atención al principio de
proporcionalidad, el juzgador hace especial referencia a que la sanción de la

78
ARNOLD, MARTINEZ Y ZUÑIGA. El principio de proporcionalidad en la jurisprudencia del Tribunal
Constitucional. [en línea] < http://www.scielo.cl/scielo.php?pid=S0718-52002012000100003&script=sci_arttext#n2
> [consulta 18 de julio 2016]
79
Ficha 4.
80
Ficha 12
44
autoridad –medida de expulsión- no sólo debe ajustarse a ley, sino que además debe
ser coherente a la conducta desplegada por el infractor y la finalidad de la medida.
La implicancia práctica que tiene el principio de proporcionalidad, radica en
que se erige como un contrapeso a la excesiva discrecionalidad con que cuenta la
autoridad que decreta la expulsión. No basta con constatar el cumplimiento formal de
una causal de expulsión para que el extranjero deba abandonar el país, la medida de
expulsión debe ajustarse a la actuación que ha desplegado el sancionado. En otras
palabras, el extranjero expulsado debe desplegar una conducta que sea reprochable,
al punto de considerarse la expulsión proporcional como sanción.

4.2.2) Razonabilidad

Ligado al principio de la proporcionalidad se encuentra el principio de la


razonabilidad en la Administración Pública. Como señala el profesor Zuñiga “[…]
todo proceso de descubrimiento o de creación de Derecho implica un ejercicio de la
razón. Esto es importante, pues aparentemente, el Derecho nos ofrece siempre
varias soluciones posibles jurídicas y aplicables a un caso o situación, y la
determinación de cuál de ellas es la más adecuada es lo mismo que preguntarse
cuál de todas ellas es la más razonable […]”81 .
La razonabilidad atiende a la reflexión intelectual racional del ente que genera
una decisión, en contraposición a los factores emocionales o sentimentales. La
relación de la razonabilidad y la proporcionalidad es evidente, ambos tienen por
objetivo eliminar la arbitrariedad, existiendo entre ellos una relación de género-
especie. Señala Zuñiga que “la idea de razonabilidad abarca la proporcionalidad,
siendo ésta una consecuencia o manifestación de aquélla, mediante la cual se puede
llegar a determinar si una actuación estatal es o no jurídicamente la más adecuada
para perseguir un determinado fin.[…] en el juicio de proporcionalidad se trata de
determinar hasta qué punto resulta constitucionalmente admisible una intervención
estatal, o lo que es lo mismo, cuál es el grado de intervención compatible con el
81
MARTINEZ Y ZUÑIGA. El principio de racionalidad en la jurisprudencia del Tribunal Constitucional. [en línea] <
http://www.scielo.cl/scielo.php?script=sci_arttext&pid=S0718-52002011000100007#n5 > [consulta 18 de julio
2016]

45
respeto a los derechos. Desde luego ello apunta a eliminar la arbitrariedad, y en tal
sentido, el juicio de proporcionalidad supone el de razonabilidad”82.
Como nos muestra el cuadro N° 5, de las 31 sentencias, 25 hacen referencia
al principio en estudio, constituyéndose junto a la proporcionalidad, como los
principales criterios que utiliza la Corte para determinar si la expulsión del migrante
se ajusta o no a derecho.

Cuadro 5. Criterio de Razonabilidad en Reclamos, entre los años 2013 y 2014.

Reclamos Reclamos Reclamos Reclamos


Criterio usado Total
acogidos el rechazados Total 2013 acogidos el rechazados el Total 2014
por la Corte general
2013 el 2013 2014 2014
Razonabilidad 6 4 10 8 7 15 25

Así, por ejemplo en “Fali Milagros Leiva Falinich”83 se estableció que “El
ejercicio legítimo de estas atribuciones (las que detentas los órganos de la
Administración del Estado) exige, tratándose de actuaciones administrativas de
naturaleza sancionadora, además del respeto a los derechos de las personas, una
necesaria razonabilidad en la decisión de la autoridad.”
El principio de razonabilidad se manifiesta indudablemente en el deber que
tienen las autoridades para fundamentar sus decisiones. Al respecto señala el
artículo 11 inciso 2° de la ley N° 19.880, que establece las Bases de los
Procedimientos Administrativos que rigen los Actos de los Órganos de la
Administración del Estado, que “Los hechos y fundamentos de derecho deberán
siempre expresarse en aquellos actos que afectaren los derechos de los particulares,
sea que los limiten, restrinjan, priven de ellos, perturben o amenacen su legítimo
ejercicio, así como aquellos que resuelvan recursos administrativos”. Por tanto, es
obligación de la autoridad que resuelva aplicar la medida de expulsión, fundamentar
la aplicación de esta medida. Al decretarse una expulsión por la sola constatación de
la causal, la Administración infringe el principio de razonabilidad, incumpliendo

82
Ibid.
83
Ficha 1.
46
además con el deber de fundamentar las resoluciones que apliquen sanciones a las
personas.
Tanto el principio de razonabilidad, como el de proporcionalidad, han sido
utilizados por la Corte como fundamental criterio en la resolución de los Reclamos
judiciales, sin embargo Otros argumentos han sido esgrimidos de forma secundaria y
o complementaria de aquellos principios, los que pasaremos a revisar

4.2.3) Circunstancias personales; la familia y el arraigo

La Administración del Estado al determinar una sanción, debe intentar optar


por aquella más idónea según las circunstancias particulares del sujeto infractor, de
lo contrario, no estaría recibiendo aplicación los principios de proporcionalidad y
racionalidad ya expuestos. En este sentido, la Corte ha establecido que al momento
de determinar la expulsión de los extranjeros; “debe sopesarse, además, con la
actual situación personal, familiar, y el arraigo del ciudadano afectado. De no
efectuarse tal evaluación, la actuación del ente administrativo deviene en ilegal y
arbitraria”84.
En primer término, en cuanto a la situación familiar del sujeto expulsado, la
Corte no sólo ha establecido este elemento como factor de relevancia en sus
consideraciones, sino que además ha hecho referencia a principios propios de otras
ramas del derecho para ponderar los distintos intereses colindantes, como el interés
superior del niño y el deber de protección a la familia 85.
Ha habido distintas interpretaciones. En la mayoría de los casos, la existencia
de una familia e hijos menores dependientes del afectado ha sido elemental para
acoger el Reclamo y revocar la medida de expulsión 86. En otros casos, la Corte ha
considerado que con la medida de expulsión no se vulneran dichos principios, debido
a que los hijos y su familia no son sujetos de la expulsión dispuesta 87.

84
Corte Suprema de Justicia, Causa N° 9462-2014.14 mayo 2014, considerando cuarto.
85
Ver fichas N° 1, 6, 8.
86
Ver fichas N° 1, 2, 13 y 29.
87
Ver ficha N° 12.
47
Cuadro 6. Criterio de Circunstancias Familiares en Reclamos, entre los años 2013 y 2014.

Reclamos Reclamos Reclamos Reclamos


Criterio usado Total
acogidos el rechazados Total 2013 acogidos el rechazados el Total 2014
por la Corte general
2013 el 2013 2014 2014
Circunstancias
9 2 11 8 1 9 20
familiares

En cuanto al arraigo, este criterio hace referencia al tiempo de permanencia


que el migrante tenga en el país, como también a su inserción laboral, social o
comercial. Así, por ejemplo, en la causa “Feliciano Ginés Liria” la Corte acoge el
Reclamo señalando que el afectado con la expulsión “ […] durante su permanencia
en el país, ha desarrollado una actividad relacionada con su profesión, lo que trae
aparejado como resultado que se encuentre inserto en el sistema previsional y de
salud chileno, por más de 30 años, situación que debe ser considerada al momento
de decidir la pertinencia del reclamo incoado”88.

Cuadro 7 Criterio de Arraigo en Reclamos, entre los años 2013 y 2014.

Reclamos Reclamos Reclamos Reclamos


Criterio usado Total
acogidos el rechazados Total 2013 acogidos el rechazados el Total 2014
por la Corte general
2013 el 2013 2014 2014
Arraigo del
5 1 6 6 0 6 12
extranjero

Como se puede apreciar, a pesar de que ningún texto legal señale que las
circunstancias personales del expulsado deben ser tomadas en consideración al
momento de resolver un Reclamo, igualmente la Corte ha utilizado este criterio. El
máximo tribunal de la República establece que una actuación es racional y
proporcional en la medida que considere las circunstancias particulares del caso. Por
tanto, si bien el criterio en estudio no basta por sí solo para impugnar eficazmente
una expulsión decretada, su relación estrecha con los principios de proporcionalidad
y racionalidad estudiados, hace que no dejemos de considerar relevante estas
88
Ficha N° 13.
48
circunstancias personales, ya que se logra constatar que la Corte falló Reclamos en
conformidad a este criterio.

4.2.4) Gravedad de la conducta


Para que las actuaciones de la Administración se puedan considerar
proporcionales y racionales, un factor de importancia a considerar es el reproche que
conlleva la situación que genera la expulsión. En este sentido, la medida de
expulsión al migrante, sólo será proporcional –y por consiguiente racional- en la
medida en que la conducta desplegada por el infractor tenga un alto disvalor para la
sociedad.
Como podemos ver en el cuadro N° 8, la Corte en reiterados fallos ha hecho
alusión a este criterio, definiéndolo como: “el grado de impacto al o los bienes
jurídicos amparados por los tipos penales realizados y el rechazo social al mismo”89.
A pesar de que la gravedad en la conducta es considerada como fundamento
secundario o complementario al momento de resolverse un Reclamo, no deja de ser
importante y digno de destacar que la Corte fundamente su decisión desde un punto
de vista no estrictamente legalista. Una vez más, no basta con que se constate la
causal para que automáticamente se determine una expulsión, la conducta del
expulsado debe producir un perjuicio social relevante, de otra forma, la medida de
expulsión no será proporcional ni racional.

Cuadro 8. Criterio de Gravedad de la Conducta en Reclamos, entre los años 2013 y 2014.

Reclamos Reclamos Reclamos Reclamos


Criterio usado Total
acogidos el rechazados Total 2013 acogidos el rechazados el Total 2014
por la Corte general
2013 el 2013 2014 2014
Gravedad de la
7 3 10 9 2 11 21
conducta

89
Ver fichas N° 24, 25 y 26 en su considerando 5.
49
4.3) El debido proceso en los Reclamos ante la Corte. Breves
conclusiones
Resulta interesante el pronunciamiento de la Corte Suprema en cuanto al
procedimiento de expulsión y el debido proceso. Reconoce que al determinarse la
medida de expulsión, no se da la posibilidad al afectado de formular sus descargos,
con la finalidad de que la autoridad pueda ponderar racionalmente las circunstancias
personales que los rodea y los efectos que provocarían la ejecución de la medida 90.
Establece que aun cuando se trate de actuaciones de órganos que no ejercen
jurisdicción, son exigibles los requisitos que garantizan un racional y justo
procedimiento, lo que se concreta en el respeto a principios fundamentales
destinados a proteger al individuo frente al poder estatal 91. Hace presente que: “la
autoridad está obligada a respetar todas las normas del texto constitucional, entre las
que se incluye el derecho a la libertad personal y al debido proceso” 92.
La opinión crítica que hace presente la Corte respecto del procedimiento de
expulsión de migrantes y el debido proceso, es interesante, ya que reconoce la
deficiencia en la actual normativa. Consciente de esta situación, según lo establecido
en este apartado, la Corte ha fallado Reclamos considerado dos grandes criterios
que rigen la actuación de la Administración, los mencionados principios de
proporcionalidad y racionalidad. Estos principios actúan limitando la arbitrariedad de
la autoridad, exigiéndole que las expulsiones decretadas sean racionalmente
fundamentadas e idóneas según la conducta que ha desplegado el sujeto infractor.
Además, otros criterios secundarios como las circunstancias familiares, el arraigo y la
gravedad en la conducta, han sido importantes al momento de fundamentar el fallo
de los Reclamos, al punto tal de llegar a tornarse decisivos en algunas sentencias.
Para la Corte Suprema no basta con que el extranjero se encuentre dentro de alguna
causal que amerite su expulsión para que esta se haga efectiva. De alguna forma
esta argumentación que ha seguido la Corte neutraliza las deficiencias teóricas y
prácticas expuestas anteriormente, lo neutraliza pero de forma mínima, casi residual,

90
Ver fichas N° 3,4,7,24,27.
91
Ver fichas N° 3,4,7,24,27.
92
Ver fichas N° 24, 25, 26 y 29.
50
ya que como se señaló anteriormente, la interposición del recurso de Reclamación es
totalmente excepcional.
Las críticas al D.L. 1094 y la forma de fundamentar los fallos en función a
principios generales de la Administración y otras ramas del derecho, realizada por los
expertos jurisconsultos, es una situación que el legislador no debería ignorar.

51
CAPÍTULO V: PROYECTO DE LEY DE MIGRACIÓN Y EXTRANJERÍA

En el análisis realizado en el tercer capítulo, determinamos que la “ley de


extranjería”, es una norma que permite que una serie de derechos integrantes del
debido proceso sean vulnerados al decretarse y ejecutarse la medida de expulsión;
en lo particular, el derecho a recurrir presenta falencias que hacen posible concluir
que el Reclamo estipulado en el artículo 89 del D.L. 1094 no debiese considerarse un
auténtico recurso, en términos procesales. A pesar de la evidente anacronía en la
actual la legislación migratoria, el D.L. N° 1094 se sigue aplicando, sin embargo han
surgido intentos por modificar esta situación.

5.1) El proyecto

El 4 de junio del año 2013, ingresó a la cámara de diputados el proyecto de ley


llamado “Ley de Migración y Extranjería”, a través de un mensaje del entonces
presidente Sebastián Piñera93.
En lo relativo a la expulsión, el mensaje del proyecto señala que: “el proyecto
innova en las causales de expulsión (…). Adicionalmente, se adoptan mecanismos
para lograr un trámite expedito de la expulsión. Es esencial distinguir entre celeridad
y garantías de debido proceso, y ambos atributos no son en sí mismos
contradictorios. El proyecto busca agilizar los tiempos necesarios para adoptar
resoluciones, pero explicita el derecho a interponer el recurso de reclamación e
innova en materias de estándares de la medida preventiva de privación de libertad”94.

93
El proyecto de ley aún se encuentra en el primer trámite constitucional en la cámara de Diputados. Boletin
8970-06. [en línea]
<http://www.senado.cl/appsenado/templates/tramitacion/index.php?boletin_ini=8970-06> [consulta: 11 noviembre
2015].
94
Mensaje de S.E. El presidente de la República con el que inicia un proyecto de Ley de Migración y Extranjería.
Santiago, 20 de mayo 2013.
52
5.2) Análisis del proyecto

Al analizar el proyecto, hemos concluido que los principales cambios en el


procedimiento de expulsión respecto a lo regulado en el D.L. Nº 1094 se refieren a lo
siguiente:
i) La autoridad que suscribe los actos en que consta la orden de
expulsión, ya no será el Ministro del Interior, sino que el Subsecretario
del Interior, quién a su vez podrá delegar esta facultad en el jefe de la
división de migraciones, o a los Intendentes.
ii) Se modifica el rango del acto administrativo mediante el cual se
dispone la expulsión. Actualmente debe hacer por Decreto Supremo del
Ministro del Interior bajo la fórmula “por orden del Presidente de la
República”, en el proyecto se realizará por resolución fundada del
Subsecretario del Interior.
iii) Los Tribunales de Justicia deberán comunicar a la Subsecretaría del
Interior el hecho de haberse dictado medidas cautelares personales y
sentencias condenatorias criminales en procesos en que aparezcan
imputados extranjeros. Los Juzgados de Garantía y los Tribunales de
Juicio Oral en lo Penal, por su parte, deberán informar a la
Subsecretaría del Interior de cualquier proceso que ante ellos se siga
en el que se encuentre imputado algún extranjero.
iv) Se establece que la Subsecretaría del Interior deberá celebrar
convenios con el Servicio de Registro Civil, para acceder a las bases de
datos de dicho servicios, en las que se contenga información sobre
personas extranjeras.
v) Se mantiene el recurso judicial para reclamar de la medida de
expulsión, en el proyecto se entrega la competencia para conocer el
recurso a las Cortes de Apelaciones respectivas, y se amplía el plazo
de interposición de 24 a 48 horas desde la notificación de la resolución
respectiva.95

95
Artículo 134 (Proyecto de ley de migración y extranjería).- Recurso judicial. Los extranjeros afectados por una
medida de expulsión sólo podrán reclamar judicialmente de ésta. La reclamación podrá efectuarla el afectado por
53
vi) Amplía la legitimación activa extraordinaria contemplada en la
regulación actual, la que está entregada a los familiares del extranjero
afectado, permitiendo que cualquier persona pueda interponer el
recurso en nombre del afectado.
vii) Se mantiene el conocimiento en única instancia judicial del recurso de
Reclamación.
viii) Las privaciones o restricciones de libertad necesarias para llevar a
cabo la expulsión solo podrán practicarse en el domicilio del afectado o
en lugares que no sean recintos penitenciarios.

5.3) Opinión de la Corte Suprema sobre el proyecto

Mediante Oficio N° 99-2013 la Corte Suprema evacuó un informe sobre el


proyecto de ley referido a la cámara de diputados96. En el oficio, la Corte emite su
opinión en relación a dos artículos del proyecto de ley de migración y extranjería 97.
La Corte considera que la consagración del recurso de Reclamación en única
instancia, afecta el derecho al debido proceso, ya que se prescinde del principio de
doble instancia.
Señala que: “al instaurar procedimientos que no queden sujetos a revisión por
un tribunal superior, se afecta el derecho que consagra el artículo 19 N° 3 de la
Constitución Política de la República y, específicamente, la norma de la letra h) del
N° 2 del artículo 8° de la Convención Americana de Derechos Humanos.”

Por otra parte, sugiere la Corte que para la acertada resolución del asunto
sometido al conocimiento de las Cortes de Apelaciones respectivas, se estima

dicha medida por sí o por cualquier persona en su nombre, ante la Corte de Apelaciones del domicilio del
reclamante, dentro del plazo de cuarenta y ocho horas contado desde la notificación de la resolución respectiva.
Dicho recurso deberá ser fundado y la Corte de Apelaciones respectiva, procediendo breve y sumariamente,
fallará la reclamación, en única instancia, dentro del plazo de cinco días, contados desde su presentación. Su
interposición suspenderá la ejecución de la orden de expulsión y durante su tramitación, se mantendrá vigente la
medida de privación de libertad en los casos en que hubiere sido decretada, conforme a lo dispuesto en el
artículo 126.
96
Oficio N° 99-2013. Informe Proyecto de Ley 24-2013. Antecedente: Boletín N° 8970-06. Santiago, 9 de julio de
2013.
97
La Corte suprema se pronuncia sobre los artículos 134.- Recurso judicial; 139.- Obligación de los Tribunales de
Justicia. Sin perjuicio de no haber sido motivo de consulta, la Corte estima necesario hacer mención al artículo
135 del proyecto.- Efecto de los Recurso Judiciales.
54
adecuado disponer que la Reclamación se conozca en relación o previa vista de la
causa, y que sea agregada extraordinariamente a la tabla 98.
Sin perjuicio de que la Corte estima que en el proyecto de ley se otorgan al
extranjero afectado condiciones más favorables para hacer efectivo su derecho a
recurrir que las contenidas en la actual normativa, insiste en que la abstracción del
principio de doble instancia en los procesos conlleva el riesgo de ocasionar
vulneración del derecho al debido proceso. Además de abrir espacios para que se
generen criterios jurisprudenciales dispares entre las distintas Cortes de Apelaciones
respecto a la materia.
La Corte considera como un imperativo al resguardo del derecho al debido
proceso, que se incorpore algún mecanismo de revisión de la decisión de las Cortes
de Apelaciones. Sin embargo, nada señala respecto de las restantes garantías que
integran el debido proceso.
Pero después se retiró el proyecto, pasó a una comisión especial y este gobierno
va o presentó otro. De eso nada. Este capítulo no tiene sentido a menos que
explique la evolución que ha tenido en este gobierno.

5.4) Breves conclusiones

Luego de analizar el proyecto, podemos apreciar que en lo que concierne al


procedimiento de expulsión, existe un cambio de forma más que de fondo, lo
principal para el nuevo proyecto es la celeridad en el procedimiento de expulsión,
más no garantizar el derecho al debido proceso en favor de los extranjeros
afectados.99 Para lograr este fin, la Administración intenta agilizar la actual burocracia
en la determinación de expulsiones, delegando el rol de decretar las medidas en
funcionarios de la Subsecretaría del Interior.

98
En el inciso 2° del artículo 134 del proyecto de ley, se indica que la Corte de Apelaciones respectiva procederá
breve y sumariamente.
99
Artículo 124 (Proyecto de ley de migración y extranjería).- Forma de disponer la medida. Las medidas de
expulsión y retorno asistido de extranjeros serán impuestas por resolución fundada del Subsecretario del Interior.
El Subsecretario del Interior, por resolución, podrá designar las regiones del país en las cuales las medidas de
expulsión y retorno asistido de titulares de permanencia transitoria serán impuestas por los Intendentes
respectivos. Dichos actos administrativos estarán exentos del trámite de toma de razón, y deberán establecer el
plazo de prohibición de ingreso al país, el que podrá ser perpetuo.
La resolución que ordena la expulsión de un extranjero del país, deberá indicar las medidas de control que deberá
adoptar la Policía respecto del expulsado una vez dictada la misma y el plazo de privación de libertad a que
estará sujeto el expulsado para efectos de ejecutar la medida.
55
En el mensaje del proyecto de ley, el Ejecutivo da por establecidas las
garantías mínimas del debido proceso con la consagración del recurso de
Reclamación, lo cual es absolutamente insuficiente, ya que, como señalamos, este
Reclamo da inicio a una única instancia judicial en que el expulsado podrá recién ahí
comenzar su defensa, de forma muy desfavorable, ya que será él, como sancionado,
quién tendrá la carga de revertir la medida.
Respecto a las demás garantías integrantes del debido proceso, nada se
menciona. Tampoco se hace referencia alguna a las exigencias del Pacto de San
José, ni tampoco a las sugerencias que la Corte IDH ha realizado en esta materia.
Por otra parte, al parecer, para la Corte Suprema lo único reprochable del
proyecto es la carencia de una doble instancia, ya que tampoco hace referencia a la
omisión de otras garantías del debido proceso. El establecimiento de una doble
instancia es necesario, pero no es el óptimo. La Corte sólo constata lo evidente, ni el
Reclamo del proyecto, ni el de la actual legislación pueden ser considerados un
recurso procesal. Para que haya un verdadero recurso, es menester que el fallo de
los Reclamos interpuestos sea susceptible de ser revisado en una ulterior instancia
Como hemos dicho ya anteriormente, el establecimiento de un recurso
procesal es sólo una de las garantías que forman parte del debido proceso. El
desentendimiento de garantías tales como el derecho a contar con una defensa
letrada, el derecho a ser asistido por un traductor o intérprete, la vulneración al
principio de inocencia, los exiguos plazos para oponerse a las expulsiones, la
omisión de un término probatorio, etc. hacen que consideremos como absolutamente
insuficiente el proyecto propuesto.

56
CONCLUSIONES

En la introducción de este trabajo, señalamos que teníamos un doble objetivo.


Por una parte realizar un estudio normativo teórico del procedimiento de expulsión de
migrantes en Chile, a la luz de los estándares procedimentales regionales que
regulan el debido proceso. Por otra, un análisis práctico sobre el recurso especial de
Reclamación, establecido en el artículo 89 de la “ley de extranjería”, única instancia
del procedimiento en que interviene un órgano del Poder Judicial.
En cuanto al primer objetivo, el debido proceso es un principio y garantía
concreta que asegura ciertos derechos con los que cuenta cualquier persona que
sea sometido a un procedimiento judicial. La CADH ha establecido una serie de
prerrogativas integrantes del debido proceso, entre ellas encontramos el derecho a
recurrir, derecho que no se ve satisfecho con la sola estipulación de un acto jurídico
impugnatorio. Si bien, los Estados Parte de la Convención se reservan el derecho a
regular formalmente el derecho a recurrir, el mismo sólo se entenderá consagrado en
cuanto cumpla con el principio de la eficacia o idoneidad de los instrumentos
procesales, es decir, debe constituirse como un medio apto para rever una
determinada resolución de la autoridad.
Por otra parte, vimos que la Corte IDH ha establecido que el debido proceso,
como cualquier otro derecho fundamental, está garantizado para toda persona, por el
sólo hecho de ser tal, y en cualquier tipo de procedimiento, independiente de su
naturaleza, incluyendo por supuesto, procedimientos administrativos como la
expulsión de migrantes en Chile.
El procedimiento de expulsión de extranjeros se reguló en una época donde
imperaban las restricciones a la libertad personal, libertad de circulación y donde la
doctrina de la seguridad nacional era el eje central del régimen militar. Lo anterior ha
ocasionado que en la legislación nacional se considere al extranjero como un grupo
minoritario, generalmente transitorio, y cuyos derechos fundamentales carecen de
importancia, además se establece un fuerte componente de selectividad al momento
de tratar a los migrantes.
Al contrastar el procedimiento de expulsión de migrantes regulado en Chile,

57
con las exigencias mínimas del debido proceso establecidas en la Convención,
concluimos que en la expulsión no se contemplan ni establecen muchas de las
garantías mínimas que componen el debido proceso, las que fueron detalladas en la
parte final del capítulo III. Esta situación genera que al día de hoy, se pueda
considerar legítimamente que en Chile se vulneran los derechos fundamentales de
los extranjeros expulsados.
En particular, el derecho a recurrir –garantía indispensable del derecho a la
defensa- parece estar establecido, en el D.L. N° 1094 de 1975, más por cumplir con
la exigencia procesal, que como elemento que asegure el pleno ejercicio de los
derechos fundamentales. Por lo demás, tampoco se da cumplimiento a la exigencia
procesal, ya que el Reclamo no puede considerarse un recurso propiamente tal, el
Reclamo inicia la instancia judicial.
Como hemos visto, sólo en caso de que sea el Ministerio del Interior y
Seguridad Pública el que decrete la expulsión, mediante Decreto Supremo, podrá
Reclamarse ante la Corte Suprema, en un plazo de 24 horas desde la notificación de
la expulsión. El Reclamo judicial bajo ningún punto de vista puede considerarse un
recurso eficaz o idóneo. En primer lugar, la legitimación activa del mismo está
reservada para un número mínimo de expulsados, sólo para aquellos que sean
titulares de un visado distinto al de turismo. Por otra parte, el plazo de 24 horas para
interponer el recurso, resulta en extremo exiguo, toda vez que el Reclamo debe ser
fundado. Resulta complejo pensar en la correcta elaboración de un Reclamo que
revierta la medida de expulsión, contando con unas pocas horas.
En cuanto al segundo de los objetivos. En primer término se realizó un análisis
estadístico del último quinquenio respecto a la cantidad de Reclamos interpuestos y
su resultado, lo cual no hizo más que esclarecer en cifras, la inutilidad de este
recurso. Posteriormente estudiamos el funcionamiento práctico de los Reclamos
judiciales. Concluimos que hay ciertos criterios que utiliza de manera reiterada la
Corte Suprema en la argumentación de sus sentencias. Tanto el principio de
proporcionalidad, como el de racionalidad en la Administración Pública, han sido
considerados de manera fundamental en la resolución de los Reclamos.

58
El máximo tribunal de la República, en el conocimiento de los escasos
Reclamos interpuestos, ha determinado que, para que la expulsión se ajuste a
derecho, la conducta del sujeto infractor no sólo debe enmarcarse dentro de alguna
de las causales que ameriten la medida, sino que además debe considerarse una
sanción razonable y proporcional a la conducta desplegada por el migrante. Si bien,
razonabilidad y proporcionalidad son los principales criterios que utiliza la Corte en la
resolución de los Reclamos, otros argumentos han sido esgrimidos de manera
complementaria; las circunstancias familiares del expulsado, su arraigo y la gravedad
en la conducta del mismo.
La Corte Suprema al conocer los recursos y fallar en conformidad a la
proporcionalidad y razonabilidad, está haciendo un control a la excesiva
discrecionalidad con la que cuenta la Administración al determinar las expulsiones,
sin embargo, este control es excepcional, sólo el 1 % de las expulsiones decretadas
en el quinquenio 2010-2014 han sido reclamadas. Por lo tanto, en los hechos, el
recurso especial de Reclamación no corrige en forma alguna las deficiencias del
procedimiento de expulsión de migrantes en Chile.
Las conclusiones extraídas del presente trabajo son lapidarias, actualmente el
Estado Chileno, al regular el procedimiento de expulsión de migrantes mediante el
D.L. N° 1094 de 1075, no da cumplimiento a los compromisos asumidos
internacionalmente en materia de debido proceso. Lo anterior no debiese llamarnos
la atención al considerar las circunstancias en que se dictó la norma en cuestión. Lo
reprochable es que hoy se siga aplicando la norma, sin cuestionamiento alguno. Si
bien, en estos momentos existe un proyecto de ley que busca una regulación que
responda a las necesidades actuales de nuestra sociedad, el mismo no puede
considerarse de ninguna forma como suficiente, ya que, en lo relativo al
procedimiento de expulsión, no existe un cambio sustancial, sino sólo formal. El
proyecto pone énfasis en la rapidez que debe tener la tramitación del procedimiento
de expulsión, sin interesarse en garantizar el pleno ejercicio del derecho a contar con
un debido proceso.
Aventurarse a señalar el cómo debiese regularse la expulsión de extranjeros
en Chile, es una labor que escapa a los objetivos propuestos en este trabajo. Sin

59
embargo, de todo lo expuesto, queda claro que el procedimiento al menos debiese
considerar no ser iniciado con la notificación de la medida de expulsión, ya que esto
genera que el sancionado comience su defensa en desventaja. ¿Usted no se sentiría
perjudicado si un procedimiento en su contra se iniciara con la notificación de la
sentencia que lo condena? La respuesta es evidente.
La expulsión de un territorio implica una intervención estatal relevante. En
nuestra opinión, el procedimiento debiese iniciarse con una acusación que solicite la
expulsión del extranjero por haber incurrido en alguna causal. Debe ser obligación
del Estado proporcionar una defensa letrada al acusado, además de la presencia de
un traductor o intérprete en los casos en que estén involucrados extranjeros que no
dominen el español. El acusado además debiese tener la posibilidad de controvertir
los hechos y rendir prueba que permita acreditar su defensa. Sólo luego de un
examen de todos los antecedentes, el tribunal compete estaría en condiciones de
decretar la expulsión del extranjero, mediante una sentencia fundada. Esta sentencia
además debería ser atacable mediante el establecimiento de un recurso que sea
realmente idóneo, es decir que permita impugnar la medida en términos realistas.
En Chile se estima que actualmente un 3% de la población es inmigrante. La
gran mayoría de estas personas llegan esperanzados buscando mejores
oportunidades para ellos y sus familias100, esta realidad hace urgente el
establecimiento de una legislación acorde al desarrollo de los derechos humanos en
los últimos años. De no mediar este cambio, Chile seguirá “legalmente” vulnerando
los derechos fundamentales de los extranjeros expulsados.

100
Según informe del Departamento de Extranjería y Migración del Ministerio del Interior y Seguridad Pública.
Migración en Chile 2005-2014 [en línea], < http://www.extranjeria.gob.cl/media/2016/02/Anuario-
Estad%C3%ADstico-Nacional-Migraci%C3%B3n-en-Chile-2005-2014.pdf > [consulta: 13 Setiembre 2016]

60
REFERENCIAS BIBLIOGRÁFICAS

1- CEA, J. 1998 Tratado de la Constitución de 1980. Características generales,

garantías constitucionales. Santiago, Chile. Editorial Jurídica.

2- Centro De Derechos Humanos Universidad Diego Portales. 2006. Informe

anual sobre derechos humanos en Chile. [en línea]. Santiago, Chile.

<http://www.derechoshumanos.udp.cl/wpcontent/uploads/2009/07/condiciones

_carcelarias1.pdf> [consulta: 10 noviembre 2015]

3- Centro Latinoamericano y Caribeño de Demografía creado durante la primera

década de 1950. Actualmente perteneciente a la Comisión Económica para

América Latina y el Caribe (CEPAL) [en línea]

<http://www.cepal.org/celade/proyecciones/basedatos_BD.htm> [consulta: 21

mayo 2015]

4- CEPAL. Tendencias y patrones de la migración latinoamericana y caribeña

2010 y desafíos para una agenda regional. Serie Población y desarrollo N°

109. Octubre de 2014 [en línea]

<http://repositorio.cepal.org/bitstream/handle/11362/37218/S1420586_es.pdf?

sequence=1> [consulta: 21 mayo 2015]

5- DÍAZ, C. 1989. Recepción de los derechos del hombre en la legislación interna

de Chile en relación a la garantía constitucional del debido proceso. Colección

seminarios número 10, Santiago, Chile. Universidad Diego Portales.

61
6- GALDÁMEZ, L. 2014. Algunos criterios del Tribunal Constitucional sobre el

estatuto jurídico de las personas extranjeras en Chile. Revista Chilena de

derecho y ciencia política. Septiembre-Diciembre 2014. Vol.5, N°3.

7- GALLE, C. y MARDONES, C. 2014. Legislación migratoria y Constitución:

Análisis crítico de la expulsión de migrantes y su infracción a garantías

constitucionales. Memoria para optar al grado de licenciado en Ciencias

Jurídicas y Sociales. Santiago, Universidad de Chile, Facultad de Derecho.

8- GARCÍA, G. y CONTRERAS P. 2013. El Derecho a la tutela judicial y al

debido proceso en la jurisprudencia del Tribunal Constitucional chileno.

Revista de Estudios Constitucionales. No. 2-2013.

9- HENRÍQUEZ, M. 2007. Sistema integrado de protección de los derechos

humanos. Talca, Chile. Centro de Estudios Constitucionales de Chile,

Universidad de Talca, Año 5, N° 2.

10-LÓPEZ, O. 2012. Correr es mi destino por no llevar papel: migrantes, su

expulsión y el debido proceso en Chile. Memoria para optar al grado de

magister. Santiago. Universidad de Chile.

11-MATURANA, C. y MONTERO, R. 2010. “Derecho Procesal Penal”. Tomo I.

Santiago, Chile. Ed. Abeledo Perrot.

12- MEDINA, C. 2003. La Convención Americana: teoría y jurisprudencia. Vida,

integridad personal, libertad personal, debido proceso y recurso judicial.

Santiago, Centro de Derechos Humanos Facultad de Derecho de la

Universidad de Chile.

13-MEDINA, C. y NASH, C. 2011. Sistema Interamericano de Derechos

Humanos: Introducción a sus mecanismo de protección, [en línea] Santiago.


62
Centro de derechos humanos de la Facultad de derecho de la Universidad de

Chile <http://www.cdh.uchile.cl/media/publicaciones/pdf/79.pdf> [consulta: 06

mayo 2015].

14-NOGUEIRA, H. 2007. El debido proceso en la Constitución y el sistema

interamericano. 2ª Ed. Editorial Librotecnia.

15-NOGUEIRA, H. 2007. Los derechos contenidos en tratados de Derechos

Humanos como parte del parámetro de control de constitucionalidad: la

sentencia Rol Nº 786 – 2007 del Tribunal Constitucional. En: Estudios

Constitucionales, Año 5, Nº 2. Chile.

16-NOGUEIRA, H. 2008. La evolución Político-Constitucional de Chile, 1976-

2005. Revista de Estudios Constitucionales. Número 2. Noviembre- 2008.

17-OTERO, M. 2010. La nulidad procesal civil, penal y de derecho público:

incidente de nulidad, nulidad de oficio, casación de forma, de fondo y de oficio

en lo civil: nulidad y recurso de nulidad en lo penal: nulidad procesal de

derecho público. 2ª Ed. Santiago, Chile. Editorial Jurídica.

18-PASCUAL, T. 2011. Debido Proceso en la expulsión de inmigrante en Chile y

la jurisprudencia de la Corte Interamericana de Derechos Humanos. Memoria

para optar al grado de Licenciado en Ciencias Jurídicas y Sociales. Santiago,

Universidad de Chile.

19-PORTOCARRERO, J. 2005. El derecho al debido proceso en el sistema

interamericano sobre derechos humanos. [en línea] Lima, Perú. Universidad

Nacional mayor de San Marcos

<https://webcache.googleusercontent.com/search?q=cache:nFCzC6rIU40J:htt

63
ps://derechoinfinito.files.wordpress.com/2013/11/el-debido-

proceso.docx+&cd=1&hl=es-419&ct=clnk&gl=cl> [consulta: 03 junio 2015]

20-RODRÍGUEZ, V. 1998. El debido proceso legal y la Convención Americana

sobre Derechos Humanos, En: Corte Interamericana de Derechos Humanos.

Líber Amicorum Héctor Fix-Zamudio. Vol. II. San José, Costa Rica.

21-SALINERO, S. 2011. La expulsión de extranjeros en el derecho penal. Una

realidad en España, una posibilidad en Chile. [en línea]

<http://www.politicacriminal.cl/Vol_06/n_11/Vol6N11A4.pdf> [consulta: 26

mayo 2015].

22-SQUELLA, A. 2011. Introducción al Derecho. Santiago, Chile. Editorial

Jurídica.

23-TORO, C. 2008. El debido proceso: Un estudio comparativo de la doctrina

procesal penal y la jurisprudencia de la Corte Interamericana de Derechos

Humanos. Memoria de prueba para optar al grado de Licenciado en Ciencias

Jurídicas y Sociales. Santiago, Universidad de Chile, Facultad de Derecho,

Departamento de Derecho Procesal.

24-VARGAS, E. 2007. Derecho Internacional Público, de acuerdo a las normas y

prácticas que rigen en el siglo XXI. Santiago, Chile. Editorial Jurídica.

25-VENTURA, M. 2005. La Jurisprudencia de la Corte Interamericana de

Derechos Humanos en materia de acceso a la justicia. [en línea]

<http://www.corteidh.or.cr/tablas/r31036.pdf> [consulta: 08 mayo 2015]

26-VODAVONIC, A. 1995. Legislación y jurisprudencia sobre extranjeros. Leyes,

decretos, reglamentos, sentencias judiciales y formularios. Santiago, Chile.

Editorial jurídica cono sur.


64
27-ZÚÑIGA, F. 2007. Derechos Humanos en la jurisprudencia del Tribunal

Constitucional. Apostillas sobre tratados y Constitución. En: Ponencia a

XXXVII Jornadas Chilenas de Derecho Público. Chile. Pontificia Universidad

Católica de Valparaíso, Comisión de Derecho Constitucional.

65
Anexo: Fichas Jurisprudenciales

1) Fallos pronunciados en el año 2013

Ficha N° 1 “Fali Milagros Leiva Falinich”


Recurso Reclamación expulsión
Rol 400-2013
Fecha 15-01-2013
Tribunal Corte Suprema
Caratulado Fali Milagros Leiva Falinich
Fecha Fallo 23-01-2013
Resolución Acogido
Resumen Comparece doñaFali Milagros Leiva Falinich, ciudadana peruana, quien deduce
del caso recurso de reclamo contra el Decreto N° 119 de 24 de febrero de 2009,
notificado el 14 de enero de 2013.
Expresa que ingresó al país el 7 de febrero de 2007 junto a su pareja y su hija,
quienes actualmente cuentan con visa definitiva. El 13 de octubre de 2012
nació su segundo hijo, de nacionalidad chilena, quien a la fecha se encuentra
internado en el hospital Luis Calvo Mackenna a consecuencia de
complicaciones surgidas durante el parto.
El 12 de julio de 2007 fue condenada como autora del delito de hurto simple por
el Décimo Cuarto Juzgado de Garantía de Santiago, concediéndosele el
beneficio de la remisión condicional de la pena, la que cumplió íntegramente.
Posteriormente inició la tramitación correspondiente a efectos de obtener el
beneficio establecido en el DL 409, firmando durante dos años ante la autoridad
de Gendarmería de Chile, no obstante lo cual el citado beneficio fue rechazado
“por no contar con Rut”. A partir de este año 2013 se acercó a Policía de
Investigaciones para dar cuenta de su situación migratoria irregular,
comenzando a firmar en el Departamento de Policía Internacional y Migración
de la Policía de Investigaciones.
Sostiene que el decreto de expulsión que impugna se funda en el artículo 17 en
relación al artículo 15 N° 2 del DL N° 1094, en circunstancias que esta última
norma no resulta aplicable toda vez que la conducta que se le atribuye no
reviste la gravedad que el precepto contempla, pues se refiere a delitos de
mayor entidad que el de hurto por el que fue sancionada.
Añade que la orden de expulsión corresponde al ejercicio del ius puniendi
estatal, por lo que deben aplicarse los principios inspiradores del orden penal,
entre los que se encuentra el de proporcionalidad, que corresponde a un
mecanismo de ponderación para la aplicación de una medida sancionadora
como la de la especie. Para tal efecto la administración debe considerar la
gravedad del delito cometido por la reclamante y si su posterior residencia
irregular a consecuencia del ilícito amerita dicha sanción, todo lo cual la lleva a
califica la medida de ilegal, desproporcionada y consecuencialmente, arbitraria.
Resolución (…)6° Que establecido someramente el marco fáctico y normativo que fundó la
medida, es conveniente destacar que las atribuciones que detentan los órganos
de la Administración del Estado son conferidas por ley en función directa de la
finalidad u objeto del servicio público de que se trate. El ejercicio legítimo de
estas atribuciones exige, tratándose de actuaciones administrativas de
naturaleza sancionadora, además del respeto a los derechos de las personas,
una necesaria razonabilidad en la decisión de la autoridad.
Acorde a dicho principio será necesario contrastar la actuación de la autoridad y
la conveniencia de la expulsión o en su defecto, la utilidad de la permanencia
en el país de la ciudadana extranjera.
66
7° Que atendiendo a estos conceptos y para lo que ha de resolverse, es
menester consignar que la situación de permanencia irregular de la reclamante
aparece como consecuencia de la comisión del delito de hurto, como queda de
manifiesto del rechazo de la solicitud de reconsideración de la resolución que
dispuso el abandono voluntario del territorio de la República y como
expresamente consigna en el decreto de expulsión. Sin embargo, ese simple
delito no constituye ninguno de los tipos penales que el legislador pormenorizó
en el artículo 15 N° 2 de la ley especial, en que se enuncian actividades cuya
realización, por su gravedad y consecuencias sociales, determinan el más
absoluto rechazo de ingreso al territorio nacional para quienes se dedican a
ellas, y tampoco puede ser catalogada en la generalización con que concluye
dicha norma, la cual evidentemente pretende incluir en tales conceptos, del
todo abstractos, otras conductas de la misma entidad de aquellas que fueron
enumeradas en su primera parte, entre las cuales, evidentemente, no se puede
considerar la comisión de un simple delito de hurto.
8° Que ratifica lo razonado el hecho que el legislador haya descrito
explícitamente en el numeral 3° del artículo 15, que refiere como otro
impedimento de ingreso al país, la situación del extranjero que ha sido
condenado o sea actualmente procesado por delitos comunes que la ley chilena
califique de crímenes y los prófugos de la justicia por delitos no políticos,
carácter que tampoco reviste el ilícito por el que el amparado fue condenado.
9° Que por otro lado, no es posible desatender las circunstancias personales y
familiares de la reclamante, persona que tiene una pareja estable y dos hijos
menores de edad, uno de ellos de nacionalidad chilena con problemas de salud
que han requerido de hospitalización, de manera que de ejecutarse la medida
ciertamente se transgrede el interés superior de tales menores, al dictaminarse
una medida que implicará la separación de su madre y perturbará su identidad
familiar y nacional, infringiendo los deberes que se imponen para los Estados
en los artículos 3.1, 7.1, 8.1 y 9.1 de la Convención de los Derechos del Niño; y
se afecta lo dispuesto en el artículo 1° de la Constitución Política de la
República que establece que la familia es el núcleo fundamental de la sociedad,
siendo deber del Estado dar protección a la población y a la familia, así como
propender al fortalecimiento de ésta.
10° Que, en consecuencia, los fundamentos que se han invocado por la
autoridad carecen de proporcionalidad en relación con la naturaleza, gravedad
y ámbito de las infracciones sancionadas, y considerando la afectación que de
manera irremediable producirá en su medio familiar, son motivos suficientes
para acoger el reclamo deducido.
(…) se acoge el reclamo interpuesto por Fali Milagros Leiva Falinich, en lo
principal de fojas 6 y, en consecuencia, se deja sin efecto el Decreto N° 119 de
24 de febrero de 2009, del Ministerio del Interior, que decretó la expulsión de la
recurrente.
Acordada con el voto en contra del abogado integrante Señor Bates quien
estuvo por rechazar el recurso deducido por cuanto quedó de manifiesto de los
antecedentes que la solicitante ingresó al territorio nacional el 7 de febrero de
2007 y, sin regular su situación migratoria, delinquió y fue condenada por
sentencia de 12 de julio de 2007. Sólo con posterioridad a ese hecho pretende
la obtención de visa temporaria, lo cual motivó la decisión de la autoridad de
disponer su abandono del país, como quedó manifestado en las resoluciones
N° 39142, de 30 de julio de 2008, y N° 1634, de 9 de enero de 2009, ambas del
Departamento de Extranjería y Migración. Por ende, es esa situación irregular,
agravada por la comisión de un delito, lo que facultó a la autoridad para

67
disponer la medida que se reclama, la que, en tales condiciones, aparece
adecuada a los hechos constatados de manera que no se infringe el principio
de proporcionalidad que rige en materia sancionatoria en nuestro régimen
jurídico. Por consiguiente, considera el disidente que los raciocinios contenidos
en el acto administrativo de expulsión se ajustan a la preceptiva legal y
reglamentaria vigentes, resolución que, además, ha sido pronunciada por la
autoridad competente y dentro del ámbito de sus atribuciones.
Artículos Artículo 15, 17, 67, 84 y 89 del D.L. 1094, 1° de la Constitución Política de la
República, 3.1, 7.1, 8.1 y 9.1 de la Convención de los Derechos del Niño
Ministros Hugo Dolmestch U., Carlos Künsemüller L., Haroldo Brito C., Lamberto
Cisternas R. y el abogado integrante Sr. Luis Bates H.

Ficha N° 2 “Ramón Oscar Arce Altamirano”


Recurso Reclamación expulsión
Rol 1017-2013
Fecha 07-02-2013
Tribunal Corte Suprema
Caratulado Ramón Oscar Arce Altamirano
Fecha Fallo 28-02-2013
Resolución Acogido
Resumen Don Nelson Guillermo Caucoto Pereira, abogado jefe de la Oficina de Derechos
del caso Humanos de la Corporación de Asistencia Judicial, con fecha 24 de enero de
2013 interpuso acción de amparo preventivo en favor de don Ramón Oscar
Arce Altamirano, ciudadano argentino, y en contra del Ministerio del Interior,
representado legalmente por don Andrés Chadwick Piñera, por decretar la
expulsión del amparado mediante Decreto N°1266, del 30 de noviembre de
2007. Agrega que a la fecha aún no le ha sido notificado el decreto, con las
formalidades que exige el artículo 173 del Decreto Supremo N°597,
Reglamento de Extranjería.
Manifiesta que su representado se casó con doña Zulema Torres Valenzuela,
de nacionalidad chilena, el 17 de marzo de 1981, vínculo que permanece a la
fecha y del cual nacieron dos hijos, Cristian Patricio y Romina Gisele, los días
10 de enero de 1982 y 23 de noviembre de 1988, respectivamente; el primero
de los cuales presenta un grado de discapacidad física del 50%, producto de la
amputación completa de su brazo izquierdo. Añade que la familia depende
exclusivamente del amparado. Expone que este último tomó conocimiento de la
orden de expulsión cuando en el Registro Civil le informaron de su existencia,
como fundamento para negarle la renovación de su cédula de identidad, y del
decreto en particular, el día 8 de marzo de 2012, mediante respuesta del
Departamento de Extranjería y Migración, a una consulta efectuada al respecto.
Pone en conocimiento del tribunal que por resolución exenta N°3212, de 25 de
octubre del 2000, el Departamento de Extranjería y Migración del Ministerio del
Interior, se le revocó al señor Arce Altamirano el permiso de permanencia
definitiva y se dispuso que debía hacer abandono del país en el plazo de 72
horas desde que tomara conocimiento de la resolución. Agrega que el aludido
decreto le fue notificado mediante carta certificada remitida con fecha 02 de
junio de 2006.
Luego de afirmar la procedencia del recurso de amparo y en cuanto a la
legalidad del decreto N°1226, antes individualizado, señala que la orden de
expulsión afecta su libertad ambulatoria y seguridad personal, primero porque
en cualquier momento puede ser detenido y expulsado del país, y en segundo
término, por cuanto, a consecuencia del mismo, carece de los documentos de
identidad necesarios para desplazarse libremente por el territorio nacional.

68
Asevera que las circunstancias que dieron lugar al decreto N°3212 antes
referido no se han mantenido en el tiempo, por lo que la orden de salida del
país ya no tiene fundamento. Añade que la expulsión en cuestión atenta en
contra de la unidad de la familia del amparado. Indica, además, que la sanción
impuesta en el Decreto N°1226, dictada en el año 2007, debe entenderse
prescrita, en atención a que por disposición de la Ley N° 19.880, los actos de la
Administración Pública sujetos al derecho administrativo causan inmediata
ejecutoriedad, debiendo aplicarse al efecto, en ausencia de normas especiales,
el plazo de prescripción de seis meses, propio de las faltas, previsto en el
Código Penal.

Resolución (…)3° Que evacuado el informe y habiéndose ordenado traer los autos en
relación, una de las salas de la Corte de Apelaciones de Santiago, teniendo
presente lo dispuesto en el artículo 89 del D.L. N°1094, que contempla un
procedimiento especial de reclamación, se declaró incompetente para conocer
del asunto, remitiendo los antecedentes a esta Corte Suprema, quien aceptó la
competencia por resolución de doce de febrero de dos mil trece, escrita a fojas
55.
4° Que el artículo 84 del D.L. antes referido preceptúa que la medida de
expulsión de los extranjeros será dispuesta por decreto supremo fundado,
suscrito por el Ministro del Interior y, más adelante, el artículo 91 N° 7 expresa
que corresponde al mencionado Ministerio aplicar las sanciones administrativas
que correspondan a los infractores de las normas establecidas en dicho
Decreto Ley. Por su parte, el fundamento del decreto impugnado se ha hecho
consistir en las facultades que otorga la ley al Ministerio del Interior, en el inciso
final del artículo 67 del D.L. en estudio. Esto, porque don Ramón Óscar Arce
Altamirano incumplió la orden de abandono del país decretada mediante
resolución exenta N°3212, de fecha 25 de octubre de 2000 sustentada, a su
vez, en las facultades revocatorias de permisos establecidas en los artículos 15
N°2 y 65 del cuerpo legal antes mencionado, en base a que el expulsado habría
ejecutado actos contrarios a la moral y a las buenas costumbres.
5° Que establecido someramente el marco fáctico y normativo que fundó la
medida, es conveniente destacar que las atribuciones que detentan los órganos
de la Administración del Estado son conferidas por ley en función directa de la
finalidad u objeto del servicio público de que se trate. En este caso, cabe
señalar que el decreto de expulsión tiene su fundamento en que la conducta
realizada por don Ramón Arce Altamirano, hacía inconveniente su permanencia
en el país.
6° Que, de esta manera, el ejercicio legítimo de las atribuciones antes referidas,
tratándose de actuaciones administrativas de naturaleza preventivo
sancionadora, exigen de la autoridad una necesaria razonabilidad en la decisión
y ejecución de la misma, en relación a sus fines.
7° Que tal finalidad no puede verse satisfecha cuando ha transcurrido un
considerable lapso entre la decisión de la autoridad y su ejecución, más de
cinco años en el caso de autos, pues la sanción con el transcurso de los años
se tornó inútil e ineficiente. En efecto, teniendo presente que el decreto de
expulsión es del año 2007 y que los hechos que dieron en definitiva lugar a su
dictación fueron cometidos -de conformidad a la sentencia criminal
acompañada por la autoridad recurrida- el día 19 de agosto de 1998, esta
medida tan extrema resulta desproporcionada, injustificada e inoportuna.

69
Reafirma lo anterior el hecho que la expulsión implicaría el desarraigo familiar
del amparado, lo que contraría lo dispuesto en el artículo 1° de la Constitución
Política de la República en cuanto establece que la familia es el núcleo
fundamental de la sociedad, siendo deber del Estado darle protección. Esto,
porque de conformidad con los documentos acompañados al recurso y de los
fundamentos del recurrido Decreto N°1226, aparece que el señor Arce
Altamirano se casó en Chile, en el año 1981, con doña Zulema del Carmen
Torres Valenzuela, de nacionalidad chilena, con quien tuvo dos hijos, uno de los
cuales tiene 50% de discapacidad física, y que aquél permanece
ininterrumpidamente en el país a contar del día 3 de marzo de 1999.
8° Que, sin perjuicio de lo anterior es menester consignar que la situación de
permanencia irregular del reclamante aparece como consecuencia de la
comisión de un delito sancionado por la Ley N°19.617, con reclusión menor en
cualquiera de sus grados, por lo que no resulta aplicable el artículo 15 N° 3 del
D.L. N°1094 tantas veces mencionado, que da cuenta de las actividades que
sancionadas penalmente, como es el caso, el legislador estimó graves y que
justifican la exclusión de una persona de la comunidad nacional.
9° Que, en consecuencia, el tiempo transcurrido desde que se cometieron los
hechos que fundaron la expulsión, lo que determina su falta de proporcionalidad
y oportunidad, y la afectación que de manera irremediable producirá en el
medio familiar de don Ramón Arce Altamirano, son motivos suficientes para
acoger el reclamo deducido.
(…) se acoge el reclamo interpuesto a favor de don Ramón Oscar Arce
Altamirano.
Artículos Artículo15, 65, 67, 84 y 89 del D.L. 1094; y 1° de la Constitución Política de la
República.
Ministros Hugo Dolmestch U., Pedro Pierry A., Carlos Künsemüller L., Haroldo Brito C. y
Sra. Rosa María Maggi D.

Ficha N° 3 “Marco Antonio Osorio Rodríguez”


Recurso Reclamación expulsión
Rol 1213-2013
Fecha 20-02-2013
Tribunal Corte Suprema
Caratulado Marco Antonio Osorio Rodríguez
Fecha Fallo 06-03-2013
Resolución Rechazado
Resumen Comparece don Marco Antonio Osorio Rodríguez ciudadano peruano,
del caso deduciendo recurso especial de reclamación de conformidad a lo dispuesto en
el artículo 89 del DL N° 1094 contra el Decreto N° 664, del Ministerio del Interior
y Seguridad Pública, de 19 de febrero pasado, que ordena su expulsión del
territorio nacional.
Sostiene que dicho acto no contiene las razones en virtud de las cuales se
adoptó la medida, y no atiende al hecho de tener residencia definitiva en el país
desde hace más de 14 años y una familia compuesta por su mujer y tres hijos
menores de edad, uno de ellos de nacionalidad chilena, por lo que de
materializarse la medida su familia se vería gravemente afectada pues no
gozan de una situación económica que les permita solventar los gastos de un
viaje y posterior mantención en Perú, ya que carecen de arraigo y redes de
apoyo en dicho país.
Refiere que si bien fue condenado a la pena de tres años y un día de presidio
menor en su grado máximo como autor del delito de tráfico de estupefacientes

70
previsto y sancionado en el artículo 3° de la Ley N° 20.000, en causa Rit 4936-
2010, del 7° Juzgado de Garantía de Santiago, la expulsión es ilegal porque Fich
contraviene los artículos 41, 65 y 67 del DL 1094, conforme a los cuales en el
evento que el extranjero goce de una visa temporaria, cuyo es el caso, e incurre a N°
en alguna de las prohibiciones contempladas en el artículo 15 del Decreto Ley, 4
lo procedente es que la autoridad revoque el permiso y, acto seguido, ajuste su
actuar al procedimiento previsto en el artículo 67, es decir, era necesario que se
fijara un plazo prudencial no inferior a 72 horas para que abandonara
“Myr
voluntariamente el país, el que, una vez vencido y para el caso que no se iam
hubiese cumplido con la orden, podría justificar el decreto de expulsión. Guev
Finalmente sostiene que de materializarse la medida de expulsión se atentaría ara
contra el valor constitucional de la protección de la familia, también reconocido
en el artículo 17 de la Convención Americana sobre Derechos Humanos, Mon
razones por las que solicita se deje sin efecto, por ilegal, el acto impugnado. salve
Resolución (…)3° Que conforme a lo expuesto y a los antecedentes tenidos a la vista, no ”
resulta efectivo el reproche de falta de fundamentación del acto que se reclama
ni la supuesta inobservancia del procedimiento legal para el caso de extranjeros
titulares de visa temporaria. En efecto, del mismo decreto se advierte que por
Resolución Exenta N° 60.649, de 7 de septiembre de 2010, del Ministerio del
Interior, se revocó la autorización de permanencia definitiva del recurrente
disponiendo su abandono del país en el término de 72 horas, lo que fue
notificado al afectado mediante Oficio Ordinario N° 24261, del Departamento de
Extranjería y Migración, de 8 de noviembre de 2011.
4° Que, por otro lado, no se ha desconocido la existencia de la sentencia
condenatoria dictada contra el recurrente por el delito de tráfico de
estupefacientes, circunstancia prevista de manera especial en la ley para
efectos de adoptar la medida cuestionada.
5° Que, por último, como se evidenció en estrados por el representante de la
autoridad administrativa, la conviviente del reclamante, también ciudadana de
nacionalidad peruana, se encuentra afecta a la misma medida, adoptada por
Decreto de Expulsión N° 537 del Ministerio de Interior, de manera que no es
atendible la alegación acerca de la manifiesta disgregación del grupo familiar
como consecuencia de materializarse el acto reclamado.
(…) se rechaza el reclamo interpuesto por Marco Antonio Osorio Rodríguez.
Artículos Artículo 15 N° 2, 17, 84, 89, 90 y 91 N° 7 del DL 1.094.
Ministros Milton Juica A., Hugo Dolmestch U., Carlos Künsemüller L., Haroldo Brito C. y el
abogado integrante Sr. Jorge Lagos G.
Recurso Reclamación expulsión
Rol 1413-2013
Fecha 07-03-2013
Tribunal Corte Suprema
Caratulado Myriam Guevara Monsalve
Fecha 18-03-2013
Fallo
Resolución Acogido

71
Resumen Comparece Myriam Guevara Monsalve, ciudadana colombiana, quien deduce
del caso reclamo contra el D.S. N° 725 de 9 de julio de 2012 del Ministerio del Interior y
Seguridad Pública, por el cual se dispuso su expulsión del país.
Aduce que ingresó el 30 de diciembre de 2011 con parte de su familia y que lo
hizo en calidad de refugiada por las constantes amenazas de las FARC contra su
seguridad e integridad física.
Explica que se le notificó del decreto de expulsión el día 6 de marzo, cuando ella
misma concurrió a Policía Internacional, pero que la funcionaria que le atendió,
además de incurrir en un error al señalar la fecha en el acta de notificación –
poniendo que ella se practicaba el día 5-, la trató de mala manera, diciéndole que
le haría un favor al dejarla sólo con control de firma en lugar de ingresarla a un
calabozo y que no sacaría nada con presentar ningún reclamo. Debió volver al
día siguiente para que le rectificaran el acta de notificación y esperar a que
llegara la funcionaria a cargo, la que estampó que la notificación se hacía a las
9:00 del día 6 de marzo aunque ello no era efectivo.
Luego dice que la expulsión infringe el estándar constitucional del debido respeto
a la familia, por ser ésta el núcleo fundamental de la sociedad y que en el caso,
la decisión de expulsión debe ceder en pro del interés mayor, cual es, el de
proteger la unidad familiar, por cuanto vive con varios familiares.
Por otra parte, la expulsión se apoya en una condena que no puede ser estimada
grave, porque se trata de un hurto, cuya pena además fue ya cumplida hace
diecisiete años. Esa sanción, que originalmente era de 10 meses y 20 días de
prisión, fue reducida a ocho meses por buena conducta.
Resolución (…)3° Que el mencionado decreto se ampara en lo previsto en los artículos 67
inciso final, 84, 89 y 90 del Decreto Ley N° 1094, a consecuencia de haberse
rechazado la solicitud de visación presentada por la amparada, porque ella no
cumpliría “suficientemente” los requisitos señalados por la ley de Extranjería,
según se lee de la Resolución Exenta N° 36571 de fs. 51, donde se explica que
“conforme a lo dispuesto en el artículo 138 inciso final del Reglamento de
Extranjería, es procedente el rechazo de esta solicitud, en atención a que, por
Carta… se ha informado que la extranjera fue condenada en su país de origen
por el delito de hurto agravado”.
El inciso final del precepto citado, consigna como causa de rechazo de una
solicitud de permanencia las razones de conveniencia o utilidad nacionales.
Tales definiciones son conceptos jurídicos indeterminados, lo que implica que a
ellos debe otorgarse un contenido concreto por parte de la autoridad que los
utiliza. Dentro de ese contexto, surge que los conceptos en examen tienen
relación con la protección de la seguridad del Estado y los cimientos de la
institucionalidad, por cuanto respaldan el interés, en general, de la Nación. Sin
embargo, el acto irregular que motivó la decisión de revocación del permiso,
orden de salida y posterior abandono del país, respecto de la amparada, no
aparece como una trasgresión que afecte los intereses que se pretende tutelar a
través de la norma en examen, desde que se trata de un hecho que aparece
como aislado en la vida de una persona y cometido hace más de diecisiete años.
Lo anterior lleva a concluir que las decisiones que se han emitido por la autoridad
administrativa y que tienen como base la comisión de un hecho delictivo de
antigua data, son desproporcionadas en relación con la naturaleza, gravedad y
ámbito de la infracción cometida. Ello torna en ilegal y arbitraria la decisión de
rechazar el permiso de permanencia solicitado por la amparada y,
consecuencialmente, la orden de salida y posterior decreto de expulsión.
4° Que la compareciente evidenció las razones en las que apoyó la justa causa
de error en relación al cómputo del plazo de interposición del reclamo que se
analiza, sin que tales motivos hayan sido cuestionados por la autoridad recurrida
que se limitó a destacar la fecha consignada en el acta de notificación, que fue
72
precisamente la actuación que la Sra. Guevara Monsalve discutió. En tal
escenario, aparece que existe una controversia concreta en torno a la hora
exacta en que se practicó la notificación, que no fue precisamente la estampada,
desde que tal documento habría sido corregido, sin que la Administración haya
aportado algún dato que permitiera precisarlo, de modo que debe aceptarse
como oportuna la comparecencia de la reclamante.
Por las razones y disposiciones legales citadas, se acoge el reclamo interpuesto
en lo principal de fojas 34, a favor de Myriam Guevara Monsalve y, en
consecuencia, se deja sin efecto la orden de expulsión decretada en su contra
por Decreto N° 725 de 9 de julio de 2012 y, consecuentemente, se deja sin
efecto, la Resolución Exenta N° 36571 de 18 de mayo de 2011, que rechazó la
solicitud de visación de Myriam Guevara Monsalve, sujeta a contrato de trabajo.
Acordada con el voto en contra del Abogado Integrante Sr. Bates quien estuvo
por rechazar el reclamo interpuesto porque en su opinión, la medida de expulsión
fue dispuesta por autoridad competente, en el ejercicio de sus facultades y con
motivo que la justificaba, desde que a la requirente le fue negada la visa de
residencia con justo motivo y se le ordenó hacer abandono del país en un plazo
determinado, habiendo aquélla deducido reconsideración que le fue
desestimada, a pesar de lo cual, no cumplió con la orden de dejar el país. En el
caso, los conceptos de conveniencia y utilidad invocados por la autoridad
administrativa para justificar la medida de expulsión, tienen que ver con el bien
común a que se refiere el artículo 1º de la Constitución Política y, por ende, están
correctamente aplicados al caso concreto.
Artículos Artículo 67 inciso final, 84, 89 y 90 del Decreto Ley N° 1094
Ministros Milton Juica A., Carlos Künsemüller L, Haroldo Brito C., Lamberto Cisternas R. y
el abogado integrante Sr. Luis Bates H.

Ficha N° 5 “David Jesús Alfaro Calzada”


Recurso Reclamación expulsión
Rol 1547-2013
Fecha 13-03-2013
Tribunal Corte Suprema
Caratulado David Jesús Alfaro Calzada
Fecha Fallo 21-03-2013
Resolución Rechazado
Resumen Comparece don Rodrigo Godoy Araya de la Oficina Especializada en
del caso Derechos Humanos de la Corporación de Asistencia Judicial, a favor de David
Jesús Alfaro Calzada, por quien deduce reclamo de expulsión en los términos
del artículo 89 del D.L. N° 1094 contra el D.S. N° 1280 de 9 de noviembre de
2012 del Ministerio del Interior, el que pide sea dejado sin efecto porque se
sanciona drásticamente una infracción administrativa puesto que su única falta
fue omitir regularizar oportunamente su situación migratoria después de
vencida su visa de residencia sujeta a contrato.

73
Resolución (…)3° Que según se desprende de los antecedentes el reclamante tuvo visa
sólo hasta febrero de 2009 y desde esa fecha no realizó trámite alguno para
regularizar su situación en el país habiendo transcurrido ya cuatro años desde
entonces y sin que haya esgrimido motivo alguno que justifique su inactividad.
Asimismo, fue requerido en octubre de 2011 para que pusiera en orden su
visa, fijándosele una medida de control de firma.
Ante esta nueva oportunidad advertido de la situación y ya con una medida de
control impuesta, tampoco realizó trámite alguno para normalizar su
permanencia en el país, incurriendo ahora en una falta adicional, cual fue la
inconcurrencia al control de firma, lo que admitió en su comparecencia ante la
Policía de Investigaciones.
En el escenario descrito, aparece que la Administración ha conferido al
extranjero las facilidades y oportunidades para dar cumplimiento a simples
trámites que le permiten regularizar su estadía en el país, lo que no ha hecho
sin motivo alguno que lo justifique, razón por la cual la presente reclamación
será rechazada.
Y visto además lo dispuesto en el artículo 89 del D.L. 1094, se rechaza el
recurso de reclamación deducido en lo principal de fojas 3.
Acordada con el voto en contra de los Ministros Sres. Dolmestch y Brito
quienes estuvieron por acoger el recurso deducido por estimar que la sanción
impuesta que se basa exclusivamente en la falta de cumplimiento de un
trámite administrativo, aparece desproporcionada frente al acto castigado si se
tiene presente que idéntica expulsión se ordena respecto de quienes han
cometido delitos de suma gravedad.
Artículos Artículo 89 DL N° 1094.
Ministros Hugo Dolmestch U., Haroldo Brito C., Lamberto Cisternas R. y los abogados
integrantes Sres. Jorge Baraona G. y Jorge Lagos G.

Ficha N° 6 “Diana Cardona Valencia”


Recurso Reclamación expulsión
Rol 1616-2013
Fecha 15-03-2013
Tribunal Corte Suprema
Caratulado Diana Cardona Valencia
Fecha Fallo 27-03 -2013
Resolución Rechazado
Resumen Comparece Diana Cardona Valencia, ciudadana colombiana, quien deduce
del caso recurso de reclamación contra el D.S. N° 347 de 3 de abril de 2012 del
Ministerio del Interior, por el cual se ordenó su expulsión del país.
Aduce que dicha medida es ilegal y desproporcionada porque se le ha negado
la visa sujeta a contrato de trabajo, declarando la autoridad pública que ella no
cumple, suficientemente, con los requisitos de la Ley de Extranjería para residir
en Chile, puesto que cometió en su país un delito de receptación por el que fue
condenada.
Explica que ya cumplió dicha sanción y que se encuentra radicada en el país
con su pareja y su hija menor de edad, por lo que la medida adoptada por la
autoridad administrativa infringe el principio de proporcionalidad y el del non bis
in ídem.

74
Resolución (…)3° Que de los antecedentes incorporados al proceso, aparece que la
autoridad correspondiente ha hecho uso de una facultad establecida en la ley
para disponer la expulsión de la reclamante, desde que es un hecho cierto, la
existencia de una condena a una pena superior a los tres años como autora del
delito de receptación, que si bien puede no ser de grave naturaleza, la
extensión de la pena impuesta a la recurrente permite situarla en las causales
esgrimidas por el Ministerio del Interior.
La actuación reprochada no infringe el principio del non bis in ídem, porque no
corresponde a un castigo que se imponga por la comisión del mismo delito; y
tampoco vulnera el principio de proporcionalidad porque la conveniencia o
utilidad de permitir a una persona su permanencia en el país, está analizada y
convenida en la Ley y el Reglamento de Extranjería de conformidad a las
necesidades propias del bien común social, lo que en el caso concreto ha sido
definido y aplicado por la autoridad encargada de visar la permanencia de un
extranjero en los casos y con las condiciones señaladas en dichos cuerpos
normativos.
Por estas consideraciones y de acuerdo también a lo prevenido en el artículo 89
del DL 1094, se rechaza el reclamo interpuesto a fs. 7 a favor de Diana Patricia
Cardona Valencia.
Acordada con el voto en contra del Ministro Sr. Brito quien estuvo por acoger el
reclamo interpuesto y, en consecuencia, dejar sin efecto el decreto de expulsión
impugnado, para lo cual tuvo en consideración que las causales de rechazo de
una solicitud de permanencia que contempla el inciso final del artículo 138 del
Reglamento de Extranjería, esto es, las razones de conveniencia o utilidad
nacionales, son conceptos jurídicos indeterminados, lo que implica que a ellos
debe otorgarse un contenido concreto por parte de la autoridad que los utiliza.
Dentro de ese contexto, surge que los conceptos en examen tienen relación
con la protección de la seguridad del Estado y los cimientos de la
institucionalidad, por cuanto respaldan el interés, en general, de la Nación. Sin
embargo, el acto irregular que motivó la decisión de revocación del permiso,
orden de salida y posterior abandono del país, respecto de la amparada, no
aparece como una trasgresión que afecte los intereses que se pretende tutelar
a través de la norma en examen, desde que se trata de un hecho que aparece
como aislado en la vida de una persona y cometido hace varios años.
Por otra parte, no es posible desatender la circunstancia de que el delito de
receptación cometido por la recurrente en su país de origen, no obstante su
clara y reprochable afectación al bien jurídico propiedad, es de aquellos que se
consideran de menor lesividad, por lo que no es inconcuso que pueda
entendérselo comprendido en la norma del artículo 15 del D.L. 1094, que en
opinión del disidente, dice relación con conductas ilícitas particularmente
graves, de incuestionada trascendencia en el desenvolvimiento de la
convivencia social, la que ,por ellas, resulta dañada.
Lo anterior lleva a concluir que las decisiones que se han emitido por la
autoridad administrativa y que tienen como base la comisión de un hecho
delictivo antiguo, son desproporcionadas en relación con la naturaleza,
gravedad y ámbito de la infracción cometida. Ello torna en ilegal y arbitraria la
decisión de rechazar el permiso de permanencia solicitado por la amparada y,
consecuencialmente, la orden de salida y posterior decreto de expulsión.
Artículos Artículo 89 DL N° 1094.
Ministros Hugo Dolmestch U., Haroldo Brito C., Lamberto Cisternas R. y los abogados
integrantes Sres. Jorge Baraona G. y Jorge Lagos G.

75
Ficha N° 7 “Nelson Enrique Cruz Hernández”
Recurso Reclamación expulsión
Rol 2171-2013
Fecha 09-04-2013
Tribunal Corte Suprema
Caratulado Nelson Enrique Cruz Hernández
Fecha Fallo 25-04-2013
Resolución Acogido
Resumen Comparece el abogado Sr. Franz Möller Morris en representación de Nelson
del caso Enrique Cruz Hernández, ciudadano colombiano, quien deduce reclamo contra
el D.S. N° 1.287 de 9 de noviembre de 2012 del Ministerio del Interior y
Seguridad Pública, por el cual se dispuso su expulsión del país.
Aduce que ingresó en el mes de enero de 2012 junto a su pareja desde hace 18
años y con sus dos hijos, con visa de turista, pero que en marzo de ese mismo
año pidió residencia sujeta a contrato de trabajo, la que le fue rechazada por
resolución exenta N° 79463 de 1º de agosto de 2012, porque fue condenado en
su país de origen por el delito de porte ilegal de armas.
Sostiene que se trata de una condena que cumplió hace varios años, puesto
que en mayo de 2006 se le impuso la sanción de doce meses de prisión pero
en junio de ese mismo año se le otorgó el beneficio de la suspensión
condicional de la ejecución por dos años, para más tarde, en julio, decretarse la
extinción de esa pena.
De lo anterior concluye que la expulsión conlleva una sanción
desproporcionada que infringe el estándar constitucional de respeto y
protección de la familia, por lo que solicita se revoque la orden de expulsión y
se le conceda autorización para permanecer en el país.
Resolución (…)3° Que el mencionado decreto se ampara en lo previsto en los artículos 67
inciso final, 84, 89 y 90 del Decreto Ley N° 1094, a consecuencia de haberse
rechazado la solicitud de visa presentada por el recurrente, ya que fue
condenado en su país de origen por el delito de porte ilegal de armas.
El inciso final del precepto citado, consigna como causa de rechazo de una
solicitud de permanencia las razones de conveniencia o utilidad nacionales.
Tales definiciones son conceptos jurídicos indeterminados, lo que implica que a
ellos debe otorgarse un contenido concreto por parte de la autoridad que los
utiliza. Dentro de ese contexto, surge que los conceptos en examen tienen
relación con la protección de la seguridad del Estado y los cimientos de la
institucionalidad, por cuanto respaldan el interés, en general, de la Nación. Sin
embargo, el acto que motivó la decisión de abandono del país y posterior
expulsión respecto del recurrente, no aparece como una trasgresión que afecte
los intereses que se pretende tutelar a través de la norma en examen, desde
que se trata de un hecho que aparece como aislado en la vida de una persona
y cometido varios años.
Lo anterior lleva a concluir que las decisiones que se han emitido por la
autoridad administrativa y que tienen como base la comisión de un hecho
delictivo antiguo, son desproporcionadas en relación con la naturaleza,
gravedad y ámbito de la infracción cometida. Ello torna en ilegal y arbitraria la
decisión de rechazar el permiso de permanencia solicitado y,
consecuencialmente, la orden de salida y posterior decreto de expulsión.
4° Que tampoco puede perderse de vista que en el caso concreto se carece de
un acabado conocimiento acerca del hecho por el que fue condenado en su
país de origen el reclamante, porque los antecedentes del decreto impugnado

76
se limitan a mencionar el tipo penal, omitiendo señalar las particularidades que
permitirían con certeza resolver la situación.
(…) se acoge el reclamo interpuesto en lo principal de fojas 14, a favor de
Nelson Enrique Cruz Hernández y, en consecuencia, se deja sin efecto la orden
de expulsión decretada en su contra por Decreto Supremo N°1.287 de 9 de
noviembre de 2012 y, consecuentemente, se deja sin efecto, la Resolución
Exenta N° 79463 de 1º de agosto de 2012, que rechazó la solicitud de visa del
mencionado, sujeta a contrato de trabajo.
Acordada con el voto en contra del Abogado Integrante Sr. Bates quien estuvo
por rechazar el reclamo interpuesto porque en su opinión, la medida de
expulsión fue dispuesta por autoridad competente, en el ejercicio de sus
facultades y con motivo que la justificaba, desde que al requirente le fue negada
la visa de residencia con justo motivo y se le ordenó hacer abandono del país
en un plazo determinado, habiendo aquél deducido reconsideración que le fue
desestimada, a pesar de lo cual, no cumplió con la orden de dejar el país. En el
caso, los conceptos de conveniencia y utilidad invocados por la autoridad
administrativa para justificar la medida de expulsión, tienen que ver con el bien
común a que se refiere el artículo 1º de la Constitución Política y, por ende,
están correctamente aplicados al caso concreto.
Artículos Artículo 67 inciso final, 84, 89 y 90 del Decreto Ley N° 1094.
Ministros Milton Juica A., Carlos Künsemüller L., Haroldo Brito C. y los abogados
integrantes Sres. Luis Bates H. y Alfredo Prieto B.

Ficha N° 8 “Leyder Marín Gómez”


Recurso Reclamación expulsión
Rol 2644-2013
Fecha 24-04-2013
Tribunal Corte Suprema
Caratulado Leyder Marín Gómez
Fecha Fallo 13-05-2013
Resolución Rechazado
Resumen Comparece don Leyder Marín Gómez ciudadano colombiano quien dedujo
del caso recurso especial de reclamación de conformidad a lo dispuesto en el artículo 89
del DL N° 1094 contra el Decreto Supremo N° 1277, del Ministerio del Interior y
Seguridad Pública, de 9 de noviembre de 2012, que ordena su expulsión del
territorio nacional.
Sostiene que los argumentos esgrimidos por el señor Ministro del Interior no
tienen el mérito suficiente como para adoptar la decisión que se reclama ya
que, en primer término, la condena que registra en su país de origen no lo fue
por el delito consignado en el acto que se reclama, acceso carnal abusivo en
contra de menor de catorce años, sino que por el de actos sexuales con menor
de tal edad, situación menos grave que la que se esgrime para denegar la visa
y disponer su expulsión. Indica que, por otra parte debe considerarse el tiempo
transcurrido desde tal condena sin cometer nuevo ilícito. En segundo término,
se cita como fundamento de la expulsión, el no haber cumplido la medida de
abandono del territorio nacional ordenada al negar la visa solicitada, indicando
al respecto que presentó reconsideración de tal resolución, sin conocer su
resultado, enterándose del rechazo dispuesto sólo cuando le notificaron la
medida de expulsión en contra de la cual recurre. Por último, el decreto
supremo impugnado se asila en que es facultad de la autoridad que lo emite el
disponer la expulsión de los extranjeros que residan en el país, citando como
causal la contemplada en el artículo 138 inciso final del Reglamento de la Ley
de Extranjería, esto es, razones de conveniencia o utilidad nacional. Sobre tal
77
punto, señala que en este caso debe considerarse que también residen
legalmente en el país su esposa embarazada de 16 semanas y sus dos hijos
menores, que cursan 2° básico y prekinder, respectivamente, teniendo arraigo
familiar y social, de manera que la consideración del interés superior de los dos
niños y del que está por nacer, demandaría dejar sin efecto el decreto supremo
aludido, entendiendo que debe ser preservado el derecho de tales menores a
realizarse como persona, junto a sus padres.
Resolución (…)3° Que conforme a lo expuesto y a los antecedentes tenidos a la vista, no se
advierte motivo de reproche en el acto que se reclama, el que se ha ajustado a la
normativa vigente y que faculta a la autoridad para disponer tanto la negativa a
conceder la visa requerida por razones de conveniencia o utilidad nacional, cuyo
fundamento fue adecuadamente expuesto por el recurrido en su informe; como la
expulsión del ciudadano recurrente, en atención al incumplimiento de éste de la
medida de abandono decretada al rechazar la solicitud de visa. En efecto, del
mérito de los antecedentes adjuntados, se advierte que por Resolución Exenta N°
16.759, de 23 de febrero de 2012, del Ministerio del Interior, se denegó la solicitud
de visación de extranjero del compareciente, fijándole un plazo de 15 días a
contar de la fecha de su notificación para hacer abandono del país, la que fue le
notificada oportunamente, como se evidencia de la circunstancia de haber
solicitado la reconsideración de la misma, sin que las razones dadas para haber
desatendido su resultado puedan eximirlo del incumplimiento de lo ordenado,
atendida la naturaleza y trascendencia de la petición en trámite.
4° Que, por otro lado, no se ha desconocido la existencia de la sentencia
condenatoria dictada contra el recurrente en su país de origen por delito contra la
libertad sexual de menores de edad, impugnando éste sólo la correcta
denominación jurídica del delito de que se trata, la que, en todo caso, fue
informada por el Consulado General de Colombia y ratificado por el documento
acompañado por el afectado previo a la vista de esta causa, circunstancia que ha
sido evaluada por la autoridad encargada por la ley prevista de manera especial
de acuerdo a las facultades que la ley le confiere.
5° Que, por último, no escapa a la consideración de este tribunal el análisis de los
fundamentos esgrimidos por el recurrente en orden a que la medida dispuesta
debe ser dejada sin efecto para cautelar el interés superior de los menores que se
verán afectados por ella, pero los referidos criterios deben ceder ante los hechos
valer por la autoridad recurrida como fundamento de resolución que constituye el
antecedente de la expulsión dispuesta.
(…) se rechaza el reclamo interpuesto por Leyder Marín Gómez.
Artículos Artículo 15 N° 2, 17, 84, 89, 90 y 91 N° 7 del DL 1.094.
Ministros Milton Juica A., Hugo Dolmestch U., Juan Fuentes B. y los abogados
integrantes Sres. Jorge Lagos G. y Ricardo Peralta V.

Ficha N° 9 “Vicente Fermín Toribio Ore”


Recurso Reclamación expulsión
Rol 2887-2013
Fecha 03-05-2013
Tribunal Corte Suprema
Caratulado Vicente Fermín Toribio Ore
Fecha Fallo 14-05 -2013
Resolución Rechazado

78
Resumen Los ciudadanos peruanos Vicente Fermín Toribio Ore, Darley Xiomara Toribio
del caso Molina y Consuelo Molina Paucar dedujeron recurso especial de reclamación
de conformidad a lo dispuesto en el artículo 89 del DL N° 1094 contra el
Decreto Supremo N° 697, del Ministerio del Interior y Seguridad Pública, de 18
de agosto de 2011, que ordena la expulsión del primero del territorio nacional.
Sostienen que al afectado se le ha denegado el otorgamiento de residencia en
el país y dispuesto el abandono del mismo, fundado en la existencia de
antecedentes policiales en su país de origen por porte de arma, lo que no sería
cierto, ya que la Corte Superior de Justicia de Lima, el 23 de junio de 2010 lo
rehabilitó, ordenando que se anulen todos los antecedentes en su contra, lo que
se encuentra demostrado porque su certificado de antecedentes penales,
emitido por el consulado General del Perú, da cuenta que no los registra.
Atendido esto, el señor Toribio Ore dedujo recurso de reconsideración de la
resolución que rechazó su solicitad de residencia y, ante la reiteración de la
medida por parte de la autoridad, solicitó reposición, a efectos de que se repare
este procedimiento, que tampoco fue admitido a tramitación, por lo que
denunció esta situación ante la Contraloría General de la República, la que se
encuentra en trámite. Expone que en ninguna de las resoluciones
mencionadas, hasta el día de ayer, la autoridad de extranjería se refirió a la
existencia de una orden de expulsión emitida dos años atrás, lo que es
incongruente, porque una medida de tal tenor debió ser registrada por el
sistema computacional, de manera que duda de su legalidad. Hace presente
que en estos momentos el recurrente estaría siendo expulsado, pese a que en
el acto mismo de la notificación refirió que impugnaría el decreto que se le
notificaba. Denuncia que estos actos están viciados porque, entre otras cosas,
deniegan el derecho al debido proceso. Así, la parcial notificación de la medida
de expulsión, al no entregar copia de la misma y mantener detenido e
incomunicado al afectado, afectan severamente la posibilidad de ejercer su
derecho a la defensa, esencia del debido proceso, violentando los artículos 90
del DL 1094, 173 del DS 597, 13, 45 y 46 de la ley 19880; artículo 16 Nº 5, 7, 8
y artículo 23 de la Convención Internacional sobre Protección de los Derechos
de los Trabajadores Migratorios y sus Familiares. Asimismo, indica que el acto
está viciado porque no basta que la autoridad competente señale actuar
amparada por normativa legal, si su forma violenta las normas del debido
proceso y se conculcan derechos fundamentales, citando al efecto el artículo 6
de la Constitución Política de la República e indicando que lo resuelto
desconoce los numerales 2, 3, 4 y 7 del artículo 19 del texto constitucional, que
ya proviene de un procedimiento administrativo del cual nunca se tuvo
conocimiento, que ni siquiera la autoridad administrativa conocía, no hubo
emplazamiento del afectado, que por ello no pudo hacer valer su derecho a
defensa, registra fechas incongruentes y demuestra su ilegalidad conforme a la
Ley de Procedimientos Administrativos, entre otras normas, motivos todos por
los cuales pide se le deje sin efecto.
Resolución (…) 4° Que, conforme a lo expuesto y a los antecedentes tenidos a la vista, no
se advierte motivo de reproche en el acto que se reclama, el que se ha ajustado
a la normativa vigente y que faculta a la autoridad para disponer tanto la
negativa a conceder la visa requerida por razones de conveniencia o utilidad
nacional, cuyo fundamento fue adecuadamente expuesto por el recurrido en su
informe; como la expulsión del ciudadano recurrente, en atención al
incumplimiento de éste de la medida de abandono decretada al rechazar la
solicitud de visa. En efecto, del mérito de los antecedentes adjuntados, se
advierte que por Resolución Exenta N° 32.881, de 10 de mayo de 2011, del

79
Ministerio del Interior, se denegó la solicitud de visación de extranjero del
compareciente, fijándole un plazo de 15 días a contar de la fecha de su
notificación para hacer abandono del país, la que fue le notificada
oportunamente, como se evidencia de la circunstancia de haber solicitado la
reconsideración de la misma, conforme aparece de los elementos de juicio
aportados al proceso.
5° Que, por otro lado, no se ha desconocido la existencia de la sentencia
condenatoria dictada contra el recurrente en su país de origen por delito de
tenencia ilegal de arma de fuego, circunstancia que fue informada a la recurrida
por los organismos pertinentes y ha sido evaluada por la autoridad encargada
por la ley de manera especial, de acuerdo a las facultades que la ley le confiere.
Igual consideración han merecido en el juicio de la autoridad, de acuerdo a lo
expuesto por el informante, los antecedentes negativos del solicitante por el
delito de tráfico ilícito de drogas, de acuerdo a lo referido por la congénere de
O.C.N. Interpol Santiago, Interpol Lima, sin requerimientos a nivel internacional,
y de los cuales nada se señala por el compareciente.
6° Que, por otra parte, no escapa a la consideración de este tribunal la
circunstancia de que el recurrente y afectado ha intentado por diversas vías la
modificación de lo resuelto al rechazar la autorización de visación presentada,
las que no han tenido éxito de acuerdo a los fundamentos que las propias
resoluciones acompañadas indican, situación que no configura per se, de la
manera pretendida, una infracción de la normativa internacional y constitucional
que cita en apoyo de sus planteamientos, sino que constituye una demostración
del ejercicio de su derecho a la defensa y a impugnar las decisiones
administrativas que lo agravian, y su resultado, la respuesta de la autoridad
requerida a cada una de sus presentaciones y planteamientos, de acuerdo a las
obligaciones que, en tal sentido, lo gravan.
7° Que, por último, este tribunal no desatiende el análisis de los fundamentos
esgrimidos por el recurrente en orden a que la medida dispuesta debe ser
dejada sin efecto por razones humanitarias y sociales para cautelar el interés
de la menor Darley Toribio Medina que depende del afectado, pero los referidos
criterios deben ceder ante los hechos valer por la autoridad recurrida como
fundamento de resolución que constituye el antecedente de la expulsión
dispuesta.
(…) se rechaza el reclamo interpuesto por Vicente Fermín Toribio Ore en
contra de la medida de expulsión dispuesta mediante Decreto Supremo N° 697
del Ministerio del Interior y Seguridad Pública, el 18 de agosto de 2011.
Acordada con el voto en contra del Ministro señor Juica, quien estuvo por
acoger el reclamo deducido, teniendo para ello en particular consideración que
en esta causa no existe antecedente alguno acerca del carácter y destino de la
imputación que afectaría a Toribio Ore por delito de tráfico de estupefacientes,
constituyendo entonces tal elemento una información sin sustento que no
puede servir de fundamento a una medida tan gravosa y radical como la
dispuesta.
Que, por otra parte, estima este disidente que la causa seguida en contra del
recurrente por delito de tenencia ilegal de arma de fuego tampoco puede ser
considerada en su contra, al haberse demostrado mediante la documentación
aportada por el afectado que obtuvo, a su respecto, el beneficio de la
rehabilitación, figura que, conforme se desprende de los mismos antecedentes
adjuntados, permite considerar que tal persona no ha delinquido jamás, como
ocurre con el instituto equivalente que contempla nuestra legislación nacional.
Que, asimismo, pesa en la consideración de este juez el largo tiempo de

80
tramitación del procedimiento administrativo y la circunstancia de haber
ingresado Toribio Ore al territorio nacional con visación sujeta a contrato, de la Fich
cual la que motiva este libelo era una segunda renovación, de acuerdo a lo
a N°
expuesto en el recurso sin que tales afirmaciones fueran discutidas por el
recurrido; motivos todos que le llevan a concluir que el acto que sirve de 10
antecedente para el que se impugna por esta vía, carece de fundamentos y
deviene en arbitrario, privando de sustento al atacado en esta sede, por lo que “Mo
estuvo por acoger el reclamo deducido y, habiendo tomado conocimiento que el nson
extranjero Vicente Toribio Ore se encuentra privado de libertad en
Jean
dependencias de la Policía de Investigaciones de Chile, disponer su inmediata
liberación, por ser tal medida ilegal y contraria a derecho. -
Artículos Artículo 15 N° 2, 17, 84, 89, 90 y 91 N° 7 del DL 1.094. Bart”
Ministros Milton Juica A., Hugo Dolmestch U., Juan Fuentes B., Lamberto Cisternas R. y
el abogado integrante Sr. Luis Bates H.
Recurso Reclamación expulsión
Rol 3214-2013
Fecha 15-05-2013
Tribunal Corte Suprema
Caratulado Monson Jean-Bart
Fecha Fallo 04-06-2013
Resolución Acogido
Resumen del Comparece Monson Jean-Bart, ciudadano haitiano, quien deduce reclamo
caso contra el D.S. N° 272 de 12 de marzo de 2012 del Ministerio del Interior y
Seguridad Pública, por el cual se dispuso su expulsión del país.
Aduce que en el decreto supremo se sostiene que el día 4 de noviembre de
2010 presentó una carta de residencia francesa falsa en el Aeropuerto de
Santiago, cuando realizaba el control de salida del país, siendo tal
circunstancia la que motiva su expulsión, en circunstancias que ignoraba que
los documentos fueran falsos. Dice que fue formalizado por el delito de
ingreso al país con documentación falsificada, a pesar que él ya se
encontraba residiendo en Chile en forma regular y que ahora estaba tratando
de salir del país, no de entrar. Más tarde, existió suspensión condicional del
procedimiento y finalmente, sobreseimiento definitivo.
Estima que el decreto por el cual se ordena su expulsión es ilegal y arbitrario
porque priva al recurrente de su familia y de sus derechos fundamentales. En
el proceso penal existió una salida alternativa, por lo tanto, no hubo
reconocimiento de responsabilidad penal ya que se trata de una conducta que
no amerita un reproche drástico y, sin embargo, la Administración le aplica la
sanción más severa que se puede imponer a un extranjero. Asimismo, se
ignoró la existencia de un sobreseimiento definitivo y, en el proceso de
expulsión, se omitió recibir prueba para permitir al reclamante demostrar que
el hecho invocado en el decreto no era constitutivo de delito y que, en
consecuencia, no hacía aplicable la sanción de expulsión.
Resolución (…)5° Que, en consecuencia, el decreto impugnado invoca como motivo de
hecho para justificar la decisión de expulsión, la existencia de un ilícito no
comprobado y que sólo sirvió a una imputación penal que fue objeto de
suspensión condicional (sin perjuicio del desistimiento de la autoridad
denunciante) lo que habría provocado más tarde, el sobreseimiento definitivo
de ese proceso, de modo que se invoca la comisión de un hecho delictivo,
pero sin una sentencia de término que lo declare y le sirva de fundamento, lo
que conlleva la ausencia de motivaciones de hecho concretas y precisas.
Ello es así, porque no debe perderse de vista que el efecto propio de la
suspensión condicional del procedimiento, es que transcurrido el plazo que el

81
tribunal hubiere fijado de conformidad al artículo 237, inciso quinto, sin que la
suspensión fuere revocada, se extinguirá la acción penal, debiendo el tribunal
dictar de oficio o a petición de parte el sobreseimiento definitivo.
6° Que, asimismo, el artículo 68 del D.L. 1094, sanciona a los extranjeros que
intenten egresar del país valiéndose de documentos falsificados, con pena de
presidio menor en su grado máximo y, además, con su expulsión, de modo
que si la autoridad Administrativa se desiste del requerimiento para la
persecución del ilícito, se entiende que se ha desistido también de imponer la
sanción de expulsión, puesto que no puede apoyarse en el injusto de cuya
investigación se retractó para expulsar del país a una persona.
7° Que, en las condiciones anotadas, el decreto que motivó la expulsión del
país del reclamante resulta infundado y es, en consecuencia, arbitrario y
contrario a la ley.
(…) se acoge el reclamo interpuesto en lo principal de fojas 10, a favor de
Monson Jean-Bartículo
Artículos Artículo 68 DL N° 1094.
Ministros Milton Juica A., Hugo Dolmestch U., Héctor Carreño S., Haroldo Brito C. y el
abogado integrante Sr. Jorge Lagos G.

Ficha N° 11 “Elvis Richard Mormotoy Llaccolla”


Recurso Reclamación expulsión
Rol 4075-2013
Fecha 19-06-2013
Tribunal Corte Suprema
Caratulado Elvis Richard Mormotoy Llaccolla
Fecha Fallo 01-07-2013
Resolución Rechazado
Resumen Comparece don Elvis Richard Mormotoy Llaccolla ciudadano peruano,
del caso deduciendorecurso especial de reclamación de conformidad a lo dispuesto en el
artículo 89 del DL N° 1094 contra el Decreto N° 236, del Ministerio del Interior y
Seguridad Pública, de 12 de marzo pasado, que ordena su expulsión del
territorio nacional. Sostiene que dicho acto contiene como único fundamento el
hecho de haber sido condenado por el Juzgado de Garantía de Puerto Montt a
la pena de tres años de presido menor en su grado medio, como autor de los
delitos de abuso sexual infantil reiterado y estupro reiterado, expone que la
medida adoptada por la autoridad es extrema, y no atiende al hecho de tener
residencia definitiva en el país desde el año 2009 y una familia compuesta por
su conviviente y una hija menor de edad, de nacionalidad chilena, por lo que de
materializarse la medida su familia se vería gravemente afectada.
Finalmente sostiene que de concretarse la sanción impuesta por medio del
Decreto recurrido se atentaría gravemente contra el valor constitucional de la
protección de la familia, también reconocido en el artículo 17 de la Convención
Americana sobre Derechos Humanos, razones por las que solicita se deje sin
efecto el acto impugnado.
Resolución (…) 3° Que conforme a lo expuesto y a los antecedentes tenidos a la vista, no
resulta efectivo el reproche de ser una medida extrema la dictación del acto que
se reclama, pues de acuerdo a la conducta desplegada por el recurrente la
actuación de la autoridad administrativa resulta proporcional, tomando en
consideración los delitos por los que ha sido condenado.
4° Que, por otro lado, la alegación que se hace en torno a la incidencia familiar
que la medida adoptada en contra del reclamante pudiera tener, en especial
para su hija menor y su conviviente, no es atendible, en especial porque el
delito por el que fue condenado ocurre precisamente dentro de la familia que el
82
recurrente había formado.
5° Que, por último, como se evidencia de los documentos acompañados por la
recurrida a fojas 16 y siguientes, la conviviente del reclamante fue la querellante
en la causa que lo condena como autor de los delitos de abuso sexual infantil y
estupro, puesto que la ofendida era precisamente la hija menor de ésta,
situación que lleva a esta Corte a estimar que la vulneración de la familia como
núcleo fundamental de la sociedad fue gravemente dañada por el propio
reclamante, de manera que la actuación desplegada por la autoridad recurrida
se encuentra acorde a la normativa que informa la legislación migratoria, de
forma que no resulta atendible la alegación acerca de la manifiesta
disgregación del grupo familiar como consecuencia de materializarse el acto
reclamado.
(…) se rechaza el reclamo interpuesto por Elvis Richard Mormontoy Llaccolla.
Artículos Artículo 15 N° 2, 17, 84, 89, 90 y 91 N° 7 del DL 1.094.
Ministros Milton Juica A., Hugo Dolmestch U., Carlos Künsemüller L., Haroldo Brito C. y el
abogado integrante Sr. Ricardo Peralta V.

Ficha N° 12 “Bárbaro Yoelvis Trujillo Viña”


Recurso Reclamación expulsión
Rol 4598-2013
Fecha 11-07-2013
Tribunal Corte Suprema
Caratulado Bárbaro Yoelvis Trujillo Viña
Fecha Fallo 24-07-2013
Resolución Rechazada
Resumen Comparece Bárbaro Yoelvis Trujillo Viña, ciudadano cubano, quien deduce
del caso reclamo contra el Decreto N° 202 de 15 de enero de 2008 del Ministerio del
Interior y Seguridad Pública, por el cual se dispuso su expulsión del país.
Aduce que ingresó a Chile el 2 de noviembre de 2001 y que obtuvo su
residencia definitiva el 17 de junio de 2004, encontrándose como residente con
su cónyuge y dos de sus hijos, puesto que el hijo mayor vive en Inglaterra con
su madre.
Explica que se le notificó la orden de expulsión, que tiene como único
fundamento el hecho que fue condenado en procedimiento abreviado en el
Juzgado de Garantía de Colina, a la pena de 541 días de presidio menor en su
grado medio, por el delito de robo en bien nacional de uso público, por el que se
le reconoció el beneficio de la remisión condicional de la pena.
Sostiene que el acto administrativo por el que se dispone su expulsión ha
perdido toda validez, porque desde su generación a la fecha de su notificación
ha decaído o prescrito, puesto que dicho decreto fue íntegramente tramitado el
6 de marzo de 2008 y notificado en julio de 2003.
Además, infringe lo dispuesto en el artículo 17, en relación al 15 N° 2 del D.L.
N° 1094, porque sus fundamentos no se corresponden con ninguna de las
situaciones que regulan esos preceptos, de modo que se violan los principios
de tipicidad, proporcionalidad, seguridad jurídica y bis in ídem, como asimismo,
los derechos del niño y de protección de la familia.
Concluye solicitando que se adopten las medidas que en derecho correspondan
para no expulsar del país al reclamante, sugiriendo dejar sin efecto el decreto
que así lo ordena.
Resolución (…)3° Que el mencionado decreto se ampara en lo previsto en los artículos 17
en relación al 15 N° 2, 84, 89 y 90 del Decreto Ley N° 1094, a consecuencia de
haber sido condenado el recurrente por el delito de robo en bien nacional de
uso público en el transcurso del año 2007, lo que aparece también descrito en

83
la sección expositiva de dicha resolución.
En el recurso se ha controvertido en primer término, la pervivencia del acto
administrativo y luego, que infringiría los artículos 17 y 15 N° 2 de la Ley de
Extranjería.
4° Que en cuanto a lo primero, aparece que el Juzgado de Garantía de Colina
informó a la Administración sobre el pronunciamiento de la sentencia
condenatoria, en octubre del año 2007, de modo que la resolución que ordena
la expulsión y que está datada en enero de 2008, aparece como una reacción
próxima y oportuna en el tiempo a lo notificado. Luego, dado que el imputado
fue condenado al cumplimiento de una sanción corporal y que se le otorgó un
beneficio alternativo para ello, no pudo materializarse el decreto sino hasta
cumplida dicha pena, tal como se consignó en el número 3 de la resolución
impugnada y sin perjuicio del ejercicio de los recursos judiciales y
administrativos.
5° Que, a su turno, si bien es cierto los artículos 17 y 15 N° 2 de la Ley de
Extranjería describen situaciones de mayor gravedad para ejercer la facultad de
expulsar a un extranjero del país, es lo cierto que esa disposición contempla
también como causa de rechazo de una solicitud de permanencia las razones
de conveniencia o utilidad nacionales, las que no han sido cuestionadas a
través del presente libelo, donde el reclamo se ha limitado a la infracción a los
principios de tipicidad, proporcionalidad, seguridad jurídica y non bis ídem.
No se violenta en el caso el principio de tipicidad si existe una facultad tan
amplia que en el caso no se ha discutido, como tampoco la seguridad o el
principio del non bis in ídem, desde que la expulsión del país tiene un objetivo
distinto a la sanción de un hecho delictivo, puesto que está dirigida al bien
común a que se refiere el artículo 1º de la Constitución Política y los parámetros
que adopta la autoridad pública para su mejor resguardo.
Luego, si bien pudiera ser cuestionada la proporcionalidad de la medida
adoptada, no lo es frente al comportamiento contumaz que ha evidenciado el
reclamante y que ha puesto en evidencia la informante, dada su constante
actividad delictiva que aunque no forma parte de los fundamentos del decreto
que ahora se revisa, está registrada por la autoridad pública llamada a decidir
sobre su permanencia en el país.
Finalmente, no es posible afirmar que en este caso concreto, se violenten los
derechos del niño o la protección de la familia del reclamante, que está
arraigada en este país ya que no son sujeto de la expulsión dispuesta, y desde
que parte de su familia se encuentra residiendo en Inglaterra según él mismo
informó.
(…) se rechaza el reclamo interpuesto en lo principal de fojas 14, a favor de
Bárbaro Yoelvis Trujillo Viña.
Artículos Artículo 15 N° 2, 17, 84, 89 y 90 del Decreto Ley N° 1094.
Ministros Milton Juica A., Hugo Dolmestch U., Carlos Künsemüller L., Haroldo Brito C. y
Guillermo Silva G.

Ficha N°13 “Feliciano Ginés Liria”


Recurso Reclamación expulsión
Rol 5148-2013
Fecha 01-08-2013
Tribunal Corte Suprema
Caratulado Feliciano Ginés Liria
Fecha Fallo 12-08-2013
Resolución Acogido
84
Resumen Comparece don Feliciano Ginés Liria, de nacionalidad argentina, quien dedujo
del caso recurso de reclamación de conformidad con lo dispuesto en el artículo 89 del
Decreto Ley N° 1094, del año 1975, contra el Decreto N° 721, de 26 de agosto
de 2010, notificado el 31 de julio recién pasado, el cual dispone su expulsión
del territorio nacional.
Expresa que obtuvo su permanencia definitiva con fecha 18 de junio de 1990.
Señala que el 24 de junio de 2005 fue condenado como autor del delito de giro
doloso de cheques por el Segundo Juzgado del Crimen de San Miguel, a la
pena de tres años y un día de presidio menor en su grado máximo,
concediéndosele el beneficio de la libertad vigilada, la que cumplió
íntegramente.
Posteriormente inició la tramitación correspondiente a efectos de obtener el
beneficio establecido en el D.L. N° 409, el que le fue otorgado por resolución
Exenta de 6 de enero de 2012, declarándose que en su caso se considera
como si nunca hubiera delinquido para todos los efectos legales y
administrativos.
Indica que desde hace más de 22 años que tiene la calidad de residente
permanente en el país, luego de haber mantenido una residencia temporal por
más de 15 años, de lo que resulta que lleva un total de 37 años avecindado en
el territorio nacional, a ello se suma su situación personal, señala que
actualmente tienen 65 años de edad, formó una familia y se ha dedicado a la
actividad comercial como técnico gráfico.
Sostiene que el decreto de expulsión que impugna es injusto, pues no
consideró su raigambre en el país, dejando de lado su historial familiar, social y
empresarial, sin tomar en cuenta que todos sus vínculos actuales y
permanentes se encuentran en Chile y no en su país de origen, donde es
prácticamente un desconocido.
Añade que si bien existió una contravención al sistema penal, ello fue
sancionado debidamente, mediante la aplicación de la pena correspondiente, la
que fue íntegramente cumplida en la forma prevista por la ley.
Resolución (…)3° Que el fundamento del decreto impugnado por esta vía que dispone la
expulsión del reclamante se ha hecho consistir en el no cumplimiento de la
resolución que dispuso el abandono del país del extranjero Feliciano Ginés
Liria, por registrar una condena por el delito de giro doloso de cheques
reiterados, sanción que cumplió, registrando como último movimiento migratorio
una entrada al país el 28 de diciembre de 2008, manifestando la autoridad en el
mismo acto que es facultativo para el Ministerio del Interior disponer la
expulsión de los extranjeros que residen en el país.
4° Que el artículo 67 de la ley consigna que revocada o rechazada las
autorizaciones o permisos a que se refiere la misma normativa, el Ministerio del
Interior procederá a fijar a los extranjeros afectados un plazo prudencial para
que abandonen voluntariamente el país, a cuyo vencimiento, si el extranjero no
hubiere cumplido lo ordenado por la autoridad, se dictará el correspondiente
decreto fundado de expulsión. Por su parte el artículo 84 del mismo cuerpo
normativo dispone que la medida de expulsión de los extranjeros será dispuesta
por decreto supremo fundado, suscrito por el Ministro del Interior y, más
adelante, el artículo 91 N° 7 expresa que corresponde al mencionado Ministerio
aplicar las sanciones administrativas que correspondan a los infractores de las
normas establecidas en el Decreto Ley.
5° Que establecido someramente el marco fáctico y normativo que fundó la
medida, es conveniente destacar que las atribuciones que detentan los órganos
de la Administración del Estado son conferidas por ley en función directa de la
finalidad u objeto del servicio público de que se trate. El ejercicio legítimo de
estas atribuciones exige, tratándose de actuaciones administrativas de

85
naturaleza sancionadora, además del respeto a los derechos de las personas,
una necesaria razonabilidad en la decisión de la autoridad.
Acorde a dicho principio será necesario contrastar la actuación de la autoridad y
la conveniencia de la expulsión o en su defecto con la utilidad de la
permanencia en el país de ciudadano extranjero.
6° Que atendiendo a estos conceptos y para lo que ha de resolverse, es
necesario consignar que el recurrente fue beneficiado por medio de la
Resolución Exenta N° 0080 de fecha 6 de enero de 2012, con lo dispuesto en el
Decreto Ley N° 409, en razón de lo cual se considera al recurrente don
Feliciano Ginés Liria, como si nunca hubiera delinquido para todos los efectos
legales y administrativos.
7° Que de acuerdo a lo que se ha indicado, se advierte que existen dos actos
emanados de órganos de la administración del Estado que se encuentran en
evidente contradicción, por una parte se ha dictado el Decreto N° 721, que
dispone la expulsión del país del recurrente, teniendo como fundamento la
sanción penal que le fuera impuesta, y por la otra, se le concede el beneficio
contemplado en el Decreto Ley N°409.
De lo expresado se sigue que no pueden subsistir actuaciones dictadas por
órganos del Estado que sean opuestas entre sí, desde que éstas resultan
incompatibles, lo que evidentemente resta razonabilidad al decreto por esta vía
impugnado.
8° Que corresponde ahora analizar las circunstancias personales y familiares
del reclamante, pues en su recurso expresa que durante los años de
permanencia en el territorio nacional ha formado una familia con doña Sandra
Espinoza Santibáñez, que de llevarse a cabo la medida de expulsión se verá
vulnerada afectándose con ello lo dispuesto en el artículo 1° de la Constitución
Política de la República que establece que la familia es el núcleo fundamental
de la sociedad, siendo deber del Estado dar protección a la población y a la
familia, así como propender al fortalecimiento de ésta.
Por otra parte señala que durante su permanencia en el país, ha desarrollado
una actividad relacionada con su profesión, lo que trae aparejado como
resultado que se encuentre inserto en el sistema previsional y de salud chileno,
por más de 30 años, situación que debe ser considerada al momento de decidir
la pertinencia del reclamo incoado.
9° Que, en consecuencia, y tomando en consideración que los fundamentos
que se han invocado por la autoridad carecen de proporcionalidad en relación
con la naturaleza, gravedad y ámbito de la infracción sancionada, así como la
afectación que de manera irremediable producirá en su medio familiar de
llevarse a cabo la medida de expulsión, razones que autorizan para acoger el
reclamo deducido.
(…) se acoge el reclamo interpuesto por Feliciano Ginés Liria.
Artículos Artículo 15, 17, 67, 84 y 89 del D.L. 1094, 1° de la Constitución Política de la
República.
Ministros Milton Juica A., Hugo Dolmestch U., Carlos Künsemüller L., Haroldo Brito C. y
Lamberto Cisternas R.

Ficha N° 14 “Christian Edgar Fabián Trujillo”


Recurso Reclamación expulsión
86
Rol 5832-2013
Fecha 14-08-2013
Tribunal Corte Suprema
Caratulado Christian Edgar Fabián Trujillo
Fecha Fallo 02-09-2013
Resolución Acogido
Resumen Comparece don Christian Edgar Fabián Trujillo, ciudadano peruano quien ha
del caso deducido reclamación en contra de la medida de expulsión dispuesta por el
Decreto Supremo N° 11 del Ministerio del Interior, Departamento de Extranjería
y Migración, de siete de enero de dos mil nueve, que le fuera notificada el trece
de agosto del año en curso. Dicho decreto se funda en el rechazo a su parte, en
el año 2000, de la permanencia definitiva solicitada, el otorgamiento de visa
temporaria en la misma época, recabándose con fecha 16 de noviembre de
2002 información referida a que se encontraba en forma irregular en el país,
ejerciendo comercio ambulante, y a que fue condenado en el año 2008, por el
12° Juzgado de Garantía de Santiago, al pago de una multa, como autor de
infracción al artículo 50 de la ley 20.000. Agrega la circunstancia de encontrarse
residiendo en el territorio nacional con toda su familia de origen, padre y madre,
tener hermanos y sobrinos chilenos, y el delicado estado de salud de su
progenitora, de quien es apoyo fundamental. Como fundamentos de derecho
alega que el decreto impugnado vulnera el principio del non bis in ídem, toda
vez que en la causa penal que se cita como fundamento, se le impuso una
pena de multa que fue satisfecha, lo que revela lo desproporcionado de la
medida, además de atentar contra el principio de la unidad de la familia. Solicita
suspender los efectos del acto recurrido y se le revoque, concediéndole la
autorización para permanecer en el territorio nacional y continuar con su vida,
con su familia.
Resolución (…) 4° Que, a su turno, el fundamento jurídico de la decisión de expulsión
reclamada, descansa en el texto de los artículos 71, 15 y 17 del Decreto Ley N°
1094. Tales preceptos establecen, respectivamente, que “Los extranjeros que
continuaren residiendo en el país después de haberse vencido sus plazos de
residencia legal, serán sancionados con multa de 1 a 20 sueldos vitales, sin
perjuicio de que pueda disponerse su abandono obligado del país o su
expulsión.” (artículo 71); “Se prohíbe el ingreso al país de los siguientes
extranjeros: 2.- Los que se dediquen al comercio o tráfico ilícito de drogas o
armas, al contrabando, al tráfico ilegal de migrantes y trata de personas y, en
general, los que ejecuten actos contrarios a la moral o a las buenas
costumbres;” (artículo 15 N° 2) ; y “Los extranjeros que hubieren ingresado al
país no obstante encontrarse comprendidos en alguna de las prohibiciones
señaladas en el artículo 15 o que durante su residencia incurran en alguno de
los actos u omisiones señalados en los números 1, 2 y 4 del artículo indicado,
podrán ser expulsados del territorio nacional.”(Artículo 17).
5° Que del tenor de la primera de las normas mencionadas, queda claro que
ella consagra una consecuencia de carácter administrativo sancionatorio
respecto del extranjero que ha permanecido en el territorio nacional en carácter
de irregular, sin perjuicio de facultar a la autoridad para disponer la expulsión o
abandono del país de la persona infractora. A su turno, la segunda y tercera
disposición citada, prevé la hipótesis de un extranjero que incurre en el territorio
nacional en alguno de los tipos penales considerados expresamente para
prohibir el ingreso al país, situación que también faculta al órgano competente
para ordenar la expulsión, hipótesis que impone a la administración, al
momento de aplicar la sanción que le compete, efectuar un examen de
concurrencia de cada uno de los elementos de la causal expresa de expulsión;

87
de lo contrario, la actuación del ente administrativo deviene en ilegal y arbitraria.
6° Que, en ese contexto, no es posible soslayar el hecho que el extranjero
ingresó al país en forma regular, que procuró formalizar su situación migratoria
ante la autoridad competente, deviniendo ella en irregular por transcurso del
plazo de autorización de permanencia, lo que tiene asociada una consecuencia
de carácter administrativa, encontrándose pendiente su solución por parte del
recurrente, conforme aparece de los antecedentes aportados por la recurrida. A
su turno, también es preciso dejar constancia que la condena que se cita como
fundamento de la expulsión es un por delito diverso de aquellos expresamente
descritos por la norma fundante del acto, toda vez que Fabián Trujillo fue
sancionado por consumo de drogas en lugares públicos, y no por tráfico o
comercio de tales sustancias, de manera que un simple examen de la
disposición citada permite concluir que se la está aplicando a un caso que ella
no está destinada a regir.
7° Que las consideraciones precedentes permiten sostener que la medida
adoptada por la administración en contra del ciudadano peruano Christian
Edgar Fabián Trujillo es desproporcionada y no se ajusta a los preceptos que la
sustentan, desde que no es posible afirmar que ha incurrido en alguno de los
ilícitos que acarrean la medida dispuesta, disposición que por su carácter
sancionatorio debe ser interpretada en forma estricta. Además, la situación de
permanencia irregular del recurrente en el territorio nacional y el ejercicio de
comercio ambulante que son invocados como circunstancias concurrentes en la
fundamentación de la decisión atacada no aparecen como trasgresiones que
afecte los intereses nacionales que pretende tutelar el cuerpo normativo en
examen, desde que tienen asociadas precisas y determinadas consecuencias
en la legislación nacional de menor entidad que la dispuesta en este caso, y
han sido desplegadas con la simple pretensión de encontrar mejores
expectativas de vida de una manera que no devela una conducta permanente
llevada a cabo con fines ilícitos.
Lo anterior lleva a concluir que la decisión que se reclama es desproporcionada
en relación con la naturaleza, gravedad y ámbito de la infracción sancionada,
motivos suficientes para revocar el dictamen reclamado.
(…) se acoge el reclamo deducido y, en consecuencia, se deja sin efecto el
Decreto N° 11 de 7 de enero de 2009.
Artículos Artículo 71, 84 y 89 del Decreto Ley N° 1094,
Ministros Milton Juica A., Haroldo Brito C., Lamberto Cisternas R. y los abogados
integrantes Sres. Jorge Baraona G y Emilio Pfeffer U.

Ficha N° 15 “Johny Wilder Chero Valverde”


Recurso Reclamación expulsión
Rol 14696-2013
Fecha 30-11-2013
Tribunal Corte Suprema
Caratulado Johny Wilder Chero Valverde
Fecha Fallo 12-12 -2013
Resolución Acogido
Resumen Comparece Johny Wilder Chero Valverde, quien deduce Reclamación del
del caso Artículo 89 del D.L. N° 1094, contra el Decreto N° 1259, de 9 de noviembre de
2012, dictado por el Ministro del Interior y Seguridad Pública, que decreta su
expulsión del territorio nacional.
Que el aludido decreto tiene presente para decretar la expulsión del reclamante,
lo siguiente: a) que mediante Resolución Exenta N° 65.358 de 21 de octubre de

88
2009, se le otorgó a Chero Valverde visación de residencia temporaria, por un
año, vigente hasta el 25 de febrero de 2011, encontrándose actualmente
irregular en el país; b) que el Departamento de Extranjería y Policía
Internacional Osorno informó que el reclamante registra antecedentes por los
delitos de manejo en estado de ebriedad, lesiones y conducción con la licencia
de conducir cancelada; c), que en copia simple de 6 certificados del Juzgado de
Garantía de Santa Cruz, todos de 1 de marzo de 2012, y 3 certificados del
Centro de Cumplimiento Penitenciario de Santa Cruz, consta que el reclamante
dio cumplimiento a 7 condenas, por los delitos indicados en la letra anterior, que
singulariza; y d) que es facultad del Ministerio del Interior y Seguridad Pública
disponer la expulsión de los extranjeros que residan en el país.
El compareciente expone que siempre ha realizado actividades económicas
legales, por las cuales tributa y sirven de sustento a su familia, constituida por
su actual pareja y sus dos hijos menores de edad, de nacionalidad chilena, más
una hija de una relación anterior, a quienes también se afectaría de
materializarse su expulsión, privando a los menores de una fuente de ingresos
estable que asegure su vida y completo desarrollo, así como del derecho a
mantener relaciones familiares, vulnerando los artículos 1° de la Constitución
Política de la República, y 8° y 9° de la Convención Americana sobre Derechos
Humanos.
Agrega que ha cumplido siete condenas por simples delitos, pero éstos no se
encuentran dentro de la hipótesis del artículo 15 N° 2 del D.L. N° 1.094, por
tratarse de ilícitos que no revisten un carácter de gravedad o peligro para la
sociedad parangonarle a los que enuncia el aludido precepto.
En lo petitorio, solicita se deje sin efecto el Decreto N° 1259, así como las
demás actuaciones y resoluciones administrativas derivadas de éste, en
especial aquellas que le ordenan hacer abandono, lo expulsan o le prohíben el
ingreso del reclamante al territorio chileno.
Resolución (…)5°Que con los antecedentes acompañados a estos autos, se puede
establecer que el reclamante ha sufrido 7 condenas -que el recurrente admite
en su libelo- por los siguientes delitos: tres sentencias por manejo en estado de
ebriedad (de 16 de junio de 2000, condenado a 61 días de presidio, pena
remitida condicionalmente; de 22 de noviembre de 2005, condenado a 20 días
de prisión, bajo reclusión nocturna; y, de 28 de abril de 2006, condenado a 70
días de presidio, bajo reclusión nocturna); una por lesiones leves (de 24 de
enero de 2006, condenado a multa de 1 UTM); dos por lesiones menos graves
en contexto de violencia intrafamiliar (de 25 de abril de 2008, condenado a 11
UTM; y de 21 de junio de 2010, condenado a multa de 11 UTM); y una condena
por el delito de conducción con licencia de conducir cancelada (de 6 de enero
de 2011, condenado a 61 días de presidio, con reclusión nocturna).
En el informe emitido por la Autoridad Administrativa con motivo de esta causa,
se adjuntó además certificado, agregado a fs. 58, sobre otra condena por el
delito de manejo en estado de ebriedad, por el que se sanciona al reclamante a
200 días de presidio, de cumplimiento efectivo.
6°Que, aun cuando los ilícitos cometidos por el reclamante y que constan en
autos, no se equiparan en su gravedad, peligrosidad y perniciosas
consecuencias sociales, a aquellos que enuncia la Ley de Extranjería en su
artículo 15 N° 2, invocado en el Decreto reclamado, lo cierto es que tal acto
administrativo tiene sostén también en los artículos 71 del mismo cuerpo de
leyes, y 148 de su Reglamento, los que autorizan para la expulsión del
extranjero que continuare residiendo en el país después de haberse vencido
sus plazos de residencia legal o permiso. El último precepto precisa que se
entiende que ha vencido un permiso cuando han expirado los plazos para
presentar la correspondiente solicitud de prórroga, visación o permanencia

89
definitiva.
En la especie, como se mencionó en el basamento 2°), la visación de
residencia temporaria del reclamante venció el 25 de febrero de 2011, sin que
conste ninguna actuación posterior que demuestre una disposición real de parte
de éste por regularizar su situación migratoria, pues además abandonó el
control de firma a que se le sometió por el Dpto. de Policía Internacional de San
Fernando, según denuncia de 24 de abril de 2012.
7°Que en ese contexto, la autoridad administrativa se encontraba facultada
legalmente para ordenar la expulsión del reclamante Chero Valverde, decisión
que se encuentra razonablemente motivada en la comisión de 7 ilícitos penales
por los que ha sido condenado desde el año 2000 a 2011, reiteración delictiva
derechamente opuesta a un sincero interés de someterse al régimen legal del
país en el que pretende permanecer, y a las exigencias que para esto le impone
legítimamente la Administración.
8°Que despejado que el Decreto N° 1259 halla legítimo sostén legal en el
artículo 71 del D.L. N° 1094, y no en el artículo 15 N° 2 del mismo cuerpo
normativo, no se ha podido entonces, en el presente caso, afectar el principio
non bis in ídem, ya que la referencia a las condenas criminales anteriormente
sufridas por el reclamante, y más específicamente a la reiteración de éstas,
constituye un factor que no puede obviar la Administración en un acabado
examen de la conducta relevante mantenida por un extranjero durante su
permanencia en este país.
9°Que, por otra parte, la conformación de una familia en Chile por el
reclamante, como ha resuelto antes esta Corte, debe constituir un elemento a
ponderar al adoptar decisiones de la naturaleza de la ahora revisada, al
repercutir ésta también en el desarrollo y futuro de terceros, especialmente los
menores de edad, mas no alzarse en un impedimento infranqueable para
ordenar la expulsión si hay antecedentes de relevancia que lo aconsejan, como
los aquí invocados y demostrados, entre los cuales se incluye dos condenas
por sendos delitos de lesiones en contexto de violencia intrafamiliar contra
Yennifer Pino Acevedo y Angélica Cabrera Nilo.
10°Que en mérito de todo lo que se ha venido razonando, esta Corte estima
que el Decreto N° 1259, de 9 de noviembre de 2012, se ha dictado por
autoridad competente, en uso de sus facultades legales, y sin que tal dictamen
pueda calificarse de arbitrario, al contar con motivación razonable bastante, y
por tanto, actuando dentro del marco de su discrecionalidad administrativa
legítima para adoptar tal determinación.
(…)Se Rechaza el reclamo interpuesto por Johny Wilder Chero Valverde.
Artículos Artículo71, 84 y 90 del D.L. N° 1094 de 1975, y los artículo 148, 167, 173, 174 y
175 del D.S. N° 597 de 1984.
Ministros Milton Juica A., Hugo Dolmestch U., Lamberto Cisternas R., Juan Escobar Z. y
el abogado integrante Sr. Jorge Lagos G.

2) Fallos del año 2014

Ficha N° 16 “Wilberth Christian Escobar Pérez”


Recurso Reclamación expulsión
Rol 186-2014
Fecha 03-01-2014
Tribunal Corte Suprema
Caratulado Wilberth Christian Escobar Pérez

90
Fecha 16-01-2014
Fallo
Resolución Rechazado
Resumen Comparece Wilberth Escobar Pérez, ciudadano salvadoreño, quien deduce
del caso reclamo contra el Decreto N° 621 de 21 de julio de 2010 del Ministerio de
Interior y Seguridad Pública, por el cual se dispuso su expulsión del país.
Aduce que ingresó a Chile el año 2005 en condición de turista, luego
consiguió residencia temporal y finalmente la autorización de permanencia
definitiva.
Tiene un hijo de 10 años de nacionalidad chilena. El año 2008 fue condenado
en procedimiento simplificado por almacenar pornografía infantil.
Con ocasión de este hecho el Ministerio del Interior dictó la Resolución Exenta
N° 59908, de 10 de noviembre de 2008, revocando su permiso de
permanencia definitiva ordenando el abandono del país, y el 3 de enero de
2014 le notificaron el Decreto N° 621 de 21 de julio de 2010, que lo expulsa
del territorio nacional. Medida que estima es atentatoria del principio de
proporcionalidad que debe regir el ejercicio del derecho administrativo
sancionador por tratarse de una manifestación del ius puniendi estatal, y del
de oportunidad, atendido el lapso de tiempo considerable que transcurrió entre
la decisión de la autoridad y su ejecución, lo que hace que la medida sea
ineficaz.
Resolución 5° Que si bien los artículos 17 y 15 N° 2 de la Ley de Extranjería describen
situaciones de mayor gravedad para ejercer la facultad de expulsar a un
extranjero del país, esa disposición contempla también como causa de
expulsión la ejecución de actos contrarios a la moral y a las buenas
costumbres, lo que en este caso se ha hecho consistir en la existencia de una
condena por el delito de almacenamiento de material pornográfico infantil (…)
6° Que si bien pudiera considerarse excesiva la sanción administrativa
atendiendo únicamente a la extensión de la pena privativa de libertad
impuesta, no lo es frente a la naturaleza de los hechos imputados, atentatorios
a los derechos de los menores afectados, que el mismo recurso reclama
deben ser resguardados.
7° Que finalmente, no es posible afirmar que en este caso concreto se
violenten los derechos del niño o la protección de la familia del reclamante que
está arraigada en este país, ya que no son sujetos de la expulsión dispuesta.
8° Que atendiendo a las reflexiones anteriores no es necesario pronunciarse
acerca de la extemporaneidad del reclamo, respecto de lo cual los
antecedentes que se acompañan no arrojan suficiente claridad.
Por estas razones y disposiciones legales citadas, se rechaza el reclamo
interpuesto.
Acordada con el voto en contra de los Ministros Sres. Dolmestch y Brito,
quienes fue de opinión de acoger el recurso (…)Para ello tuvieron en
consideración que tratándose de actuaciones administrativas de naturaleza
sancionadora, además del respeto a los derechos de las personas, exigen una
necesaria razonabilidad en la decisión de la autoridad. Atendiendo a estas
circunstancias, los fundamentos que se han invocado carecen de
proporcionalidad en relación a las infracciones denunciadas, lo que ha debido
ponderarse considerando el largo tiempo de permanencia del extranjero en
Chile, el íntegro cumplimiento de la pena impuesta por el simple delito
cometido y, en especial, las circunstancias personales y familiares del
amparado, de manera que de ejecutarse la expulsión ciertamente se
transgrede el interés superior de su hijo menor de nacionalidad chilena al
dictaminarse una medida que implicará la separación de su padre y perturbará

91
su identidad familiar y nacional, infringiendo los deberes que se imponen para
los Estados en la Convención de los Derechos del Niño, afectándose, de
paso, lo dispuesto en el artículo 1° de la Constitución Política de la República.
Artículos Artículo17, 15 N° 2, 84, 89 y 90 Decreto Ley N° 1094.
Ministros Milton Juica A., Hugo Dolmestch U., Carlos Künsemüller L., Haroldo Brito C. y
el abogado integrante Sr. Luis Bates H.

Ficha N° 17 “Carmen Rosa Egusquiza Yanac”


Recurso Reclamación expulsión
Rol 624-2014
Fecha 09-01-2014
Tribunal Corte Suprema
Caratulado Carmen Rosa Egusquiza Yanac
Fecha Fallo 29-01-2014
Resolución Acogido
Resumen Comparece doña Carmen Rosa Egusquiza Yanac, ciudadana peruana,
del caso quien deduce recurso especial de reclamación con Decreto Supremo N°
1047 de 21 de diciembre de 2010 del Ministerio del Interior, por el cual se
ordenó su expulsión del país y que le fue notificado el día 8 de enero del
2014.
Ingresó al país con su cónyuge e hija mayor en junio de 2008 con visa de
turista y que gestionó una visa de trabajo con un contrato que firmó con
doña Cecilia Ojeda Moreno a quien contactó en una agencia de trabajo, a
pesar de que nunca prestó labor alguna para ella y sin que esa persona le
explicara las implicancias negativas del procedimiento. Al término de la visa
obtenida pagó $40.000 a una tramitadora recomendada, pero su petición fue
rechazada siendo citada para regularizar su situación migratoria, debido a
que aparecía como su empleadora una persona que fue denunciada por
celebración de contratos simulados con diferentes extranjeros. Producto a si
situación irregular no pudo obtener un trabajo estable en el país, sólo se
desempeñó esporádicamente como asesora del hogar, naciendo en fecha
reciente, su hijo menor de nacionalidad chilena.El día 8 de enero del año en
curso, fue a dependencias de Policía Internacional para conocer su situación
migratoria y regularizar su visa y fue notificada del decreto de expulsión.
Sostiene que su cónyuge e hija mayor tienen residencia definitiva en tanto el
hijo menor es chileno y que la medida de expulsión afecta a toda su familia,
debido a que ellos están muy arraigados en este país.
Aduce además que ignoraba que el contrato fuera falso, en tales
circunstancias la medida de expulsión resulta extremadamente gravosa en
comparación con la falta cometida.
Resolución 3° Que según se lee de los antecedentes de la resolución impugnada y por
la cual se ordena la expulsión de la recurrente, aquélla tuvo visa sujeta a
contrato de trabajo vigente hasta el 8 de septiembre de 2009 y “consta del
Oficio Reservado N° 1481 de fecha 30 de septiembre de 2009 de la Jefatura
Nacional de Extranjería y Policía Internacional, que para la obtención de la
visa precitada, la extranjera en mención presentó un contrato de trabajo en
el cual figura como empleadora Cecilia del Carmen Ojeda Moreno, de
nacionalidad chilena, quien fue denunciada por encontrarse involucrada en
la celebración de contratos simulados a diferentes extranjeros…”A su turno,
en el oficio Reservado N° 1481, cuya copia está agregada a fs. 28, consta
que a propósito de la indagación del vínculo contractual del extranjero
Rigoberto Torres Jaramillo de nacionalidad colombiana con el chileno
Ronald Stevens Ortega, se entrevistó a este último, quien habría admitido

92
que suscribió al menos cuatro contratos de trabajo con diferentes
extranjeros, lo que hizo gratis a solicitud de su amiga Cecilia del Carmen
Ojeda Moreno, quien sería dueña de una agencia de empleos. En ese
mismo documento consta que se entrevistó a la mencionada Ojeda Moreno,
quien admitió como cierto lo manifestado por Stevens y que lo hacía con el
objeto que los extranjeros obtuvieran visaciones para luego poder ubicarlos
en diferentes empleos, por lo cual ella cobraba entre $35.000 y $50.000. En
dicho informe se concluyó que los contratos firmados por los siguientes
extranjeros era simulados: Rigoberto Torres Jaramillo, Richard Loza
Gutiérrez, Doris Santiago Orga, Alejandro Roldan Granada, Luis García
Amaya, José Gómez González, Israel Balaguer Acero y Gloria Betancur
Quintero.
4° Que, como se advierte del Oficio Reservado N° 1481, antes descrito, la
recurrente Carmen Egusquiza Yanac no aparece mencionada en el mismo,
como tampoco el contrato de trabajo por ella celebrado con Cecilia Ojeda,
mismo que fue aceptado por la Administración para el otorgamiento de una
primera visa. Asimismo, la circunstancia de que ella permaneciera irregular
en el país no se debió en primer término a que ella no hubiera presentado a
trámite una solicitud de renovación de su visa de trabajo, sino que al hecho
que esta no fue admitida a tramitación, por la misma razón aducida para la
expulsión, esto es, porque su contrato estaba suscrito por una persona como
empleadora que aparecía vinculada a la celebración de contratos simulados,
pero no el contrato de la recurrente, sino que los de otras personas. De lo
expresado surge como primera consecuencia, que los dos argumentos que
se vierten como antecedente de hecho para la expulsión de la extranjera
recurrente, se reducen a uno solo, cual es la sospecha de que su contrato
de trabajo sería falso, dado que fue ese mismo evento el que condujo a la
Administración a no querer tramitar la solicitud de visa que presentó y, con
ello, se la dejó irregular en el país.
En tales condiciones y atendida la circunstancia que no se trata más que de
una sospecha, puesto que el Informe a que se alude para apoyar la
denuncia, no menciona a la extranjera en comento, tiene como corolario que
no se trata más que de una mera afirmación de autoridad, sin respaldo y sin
dar al afectado posibilidad alguna de ejercer sus defensas, en juicio penal o
en sede administrativa. De ello se sigue entonces, que el acto impugnado
adolece de falta de fundamentos, lo que es inaceptable en cualquier
actuación de la Administración Pública.
5° Que, por otra parte, la expulsión que se impone a la recurrente conlleva el
atropello no sólo del derecho a la libertad de desplazamiento de que goza
ella misma, sino que también vulnera los derechos de protección al niño y a
la integridad de la familia que la misma Constitución Política garantiza a la
amparada y su familia.
6° Que, finalmente, la decisión adoptada aparece del todo desproporcionada
si se tiene presente que, en este caso particular, el supuesto contrato
espurio se obtuvo con la intervención de una ciudadana chilena que sacó
provecho económico de ello, materializándose así un injusto que no fue
oportunamente prevenido por la autoridad pública ni ha sido debidamente
establecido.
Por las razones expresadas y visto además, lo dispuesto en el artículo 89
del D.L. 1094/75, se acoge el recurso de reclamación deducido en lo
principal de fs. 10 y se declara que se deja sin efecto el Decreto Supremo
N° 1047 de 21 de diciembre de 2010, que dispuso la expulsión de Carmen

93
Rosa Egusquiza Yanac.

Artículos Artículo 1 CPR, 19 Convención Americana de Derechos Humanos y 17 de la


Convención de los Derechos del Niño, 71 del Decreto Ley 1094.
Ministros Milton Juica A., Hugo Dolmestch U., Carlos Künsemüller L., Haroldo Brito C.
y Lamberto Cisternas R.

Ficha N° 18 “Roberto César Zanabria Limaco”


Recurso Reclamación expulsión
Rol 3060-2014
Fecha 04-02-2014
Tribunal Corte Suprema
Caratulado Roberto César Zanabria Limaco
Fecha Fallo 13-02-2014
Resolución Rechazado
Resumen Comparece Don Roberto César Zanabria Limaco, de nacionalidad peruana,-
del caso recluido en centro penitenciario de Valparaíso- deduciendo reclamación en
contra de la medida de expulsión dispuesta por Decreto Supremo N° 1109, de 1
de noviembre de 2013 del Ministerio del Interior, que le fuere notificado el 3 de
febrero de 2014. Invoca como fundamento de su reclamación que tiene un
vínculo con una ciudadana chilena hace varios años.
En el informe emitido por el Departamento de Extranjería y Migración del
Ministerio del Interior, se señala que mediante Resolución exenta N° 205 de 21
de enero de 2009 de la gobernación de Valparaíso se le otorgó visa temporaria
al extranjero con vigencia hasta el 25 de marzo de 2010, por lo que a la fecha
está irregular. Además, señala que el 09 de julio de 2012 el reclamante fue
condenado como autor de los delitos de violación reiterada y abuso sexual en
contra de dos menores, a la pena de 15 años de presidio mayor en su grado
medio, más las accesorias pertinentes, disponiéndose su expulsión con fecha
11 de noviembre de 2013 mediante Decreto N° 1109.
Resolución 3° Que en estos autos, se han reunido las siguientes probanzas: copia del
Decreto de Expulsión Nº 1109 de 11 de noviembre de 2013, acta de notificación
de dicho Decreto; y copia de la sentencia condenatoria dictada por el Tribunal
Oral en lo Penal de Viña del Mar.
4° Que de los antecedentes se desprende que el reclamante cometió, durante
su permanencia en el país, delitos de extrema gravedad en contra de menores
de edad, afectando su indemnidad sexual, conductas que constituyen actos
contra la moral y las buenas costumbres, justificando de este modo la
concurrencia de una causa legal para disponer su expulsión; más aún cuando
las víctimas de tales ilícitos son las hijas de la persona cuya relación
sentimental con el reclamante es el sustento de la pretensión.
5° Que, a mayor abundamiento, el extranjero se encuentra en situación irregular
en el país al haber vencido su visa temporaria.
6° Que, en estas condiciones, la resolución impugnada se encuentra ajustada a
derecho al haber sido expedida por la autoridad competente y haciendo uso de
una causa legal, decisión que aparece justificada y proporcional, a la luz de los
antecedentes de autos.
(…) se rechaza el reclamo interpuesto por don Roberto César Zanabria Limaco.
Artículos Artículo 15 N° 2, 17 y 84 del Decreto Ley 1094.
Ministros Sr. Guillermo Silva G., Sra. Rosa Egnem S., Sres. Lamberto Cisternas R.,
Ricardo Blanco H., y Sra. Gloria Ana Chevesich.

94
Ficha N° 19 “María Altagracia Amador Jiménez”
Recurso Reclamación expulsión
Rol 4314-2014
Fecha 20-02-2014
Tribunal Corte Suprema
Caratulado María Altagracia Amador Jiménez
Fecha Fallo 26-02-2014
Resolución Rechazado
Resumen Comparece doña María Altagracia Amador Jiménez, ciudadana dominicana,
del caso deduciendo recurso especial de reclamación contra el Decreto Supremo N°
1101 del Ministerio del Interior, de 8 de noviembre de 2013, que ordena su
expulsión del territorio nacional y que le fuera notificado el 19 de febrero del año
2014. Invoca como fundamento de su reclamación que con fecha 11 de mayo
de 2012 contrajo matrimonio con Héctor Patricio Valdés Flores, ciudadano
chileno.
Señala que la sanción impuesta por la autoridad administrativa disponiendo su
expulsión del país, por haber sido condenada por el delito de tráfico ilícito de
estupefacciones, implica una vulneración al principio del non bis in ídem, ya que
se le aplican dos sanciones por la comisión de un mismo hecho.
Finalmente sostiene que de materializarse la medida de expulsión se atentaría
contra el valor constitucional de la protección de la familia, también reconocido
en el artículo 17 de la Convención Americana sobre Derechos Humanos,
razones por las que solicita se deje sin efecto, por ilegal, el acto impugnado.
El Departamento de Extranjería y Migración del Ministerio del Interior y
Seguridad Pública informa que por sentencia de 14 de febrero de 2013 del
Juzgado de Garantía de Iquique, la extranjera recurrente fue condenada como
autora del delito de tráfico ilícito de drogas a la pena de tres años un día de
presidio menor en su grado máximo, multa de 5 unidades tributarias mensuales
y accesorias legales, concediéndose el beneficio de libertad vigilada.
Resolución 4° Que el numeral segundo del artículo 15 del Decreto Ley N° 1.094 prohíbe el
ingreso al país de los extranjeros: "…que se dediquen al comercio o tráfico
ilícito de drogas o armas, al contrabando, a la trata de blancas y, en general, los
que ejecuten actos contrarios a la moral o a las buenas costumbres…"; y el
artículo 17 preceptúa que los extranjeros que durante su residencia incurran en
los actos contemplados en el artículo aludido, podrán ser expulsados del
territorio nacional. A su turno, el artículo 84 previene que la medida de
expulsión de los extranjeros será dispuesta por decreto supremo fundado,
suscrito por el Ministro del Interior.
5° Que de los antecedentes se desprende que la reclamante cometió durante
su permanencia en el país un delito de tráfico ilícito de estupefacientes,
situación que justifica la concurrencia de una causa legal para disponer su
expulsión.
6º Que, en estas condiciones la resolución impugnada se encuentra ajustada a
derecho al haber sido expedida por autoridad competente y dentro del ámbito
de sus atribuciones, de manera que el reclamo no puede prosperar.
(…) se rechaza el reclamo interpuesto por María Altagracia Amador Jiménez.
Artículos Artículo 15 N° 2, 17, 84, 89, 90 y 91 N° 7 del DL 1.094,
Ministros Sr. Guillermo Silva G., Sra. Rosa Egnem S., Sres. Lamberto Cisternas R.,
Ricardo Blanco H., y Sra. Gloria Ana Chevesich R.

95
Ficha N° 20 “Rosalinda Tobar Perlaz”
Recurso Reclamación expulsión
Rol 4725-2014
Fecha 27-02-2014
Tribunal Corte Suprema
Caratulado Rosalinda Tobar Perlaz
Fecha Fallo 13-03-2014
Resolución Acogido
Resumen Comparece doña Rosalinda Tobar Perlaz, ciudadana colombiana, quien deduce
del caso reclamo contra el Decreto Supremo N° 1318 de 22 de noviembre de 2011 del
Ministerio del Interior, por el cual se dispuso su expulsión del país.
Afirma que ingresó el 29 de marzo de 2011, en calidad de turista y que presentó
solicitud de visa sujeta a contrato de trabajo, la que le fue rechazada el 1º de
septiembre de ese mismo año por la existencia de una condena criminal en su
contra en su país de origen, por el delito de tráfico de marihuana, ilícito por el
que fue condenada en el año 2003, siendo liberada el 2006.
Sostiene que en este país conoció a su actual pareja, Carlos Arango, también
extranjero, quien se encuentra tramitando su permanencia definitiva en el país y
con quien tiene una hija de un año y ocho meses de edad, nacida en Chile.
Reclama que la medida de expulsión es extremadamente gravosa e infringe
garantías reconocidas a nivel internacional, porque se encuentra motivada por
razones de persecución y sanción que se le imponen, además, sin respeto
alguno por el derecho al debido proceso que ampara también a los extranjeros.
Alega que, en cuanto la expulsión se fundamenta en un delito, se infringe el
principio del non bis in ídem ya que se le sanciona dos veces por un mismo
hecho, una vez en el orden penal y otra, en el administrativo.
Por último, sostiene que se afecta a su familia y los derechos que aquella tiene
reconocidos porque su hijo es menor de edad y su pareja se encuentra en este
país, por lo que concluye solicitando que se revoque la orden de expulsión y se
le conceda autorización para permanecer en el territorio nacional.
Resolución (…)3° Que el decreto impugnado N° 1318 de 22 de noviembre de 2011, se
ampara en lo previsto en los artículos 15 N° 3, 67 inciso final, 84, 89 y 90 del
Decreto Ley N° 1094, a consecuencia de haberse rechazado la solicitud de visa
sujeta a contrato presentada por la amparada, porque ella no cumpliría
“suficientemente” los requisitos señalados por la ley de Extranjería, según se
lee de la Resolución Exenta N° 70242 de fs. 33, donde se explica que
“conforme a lo dispuesto en el artículo 138 inciso final del Reglamento de
Extranjería, es procedente el rechazo de esta solicitud, en atención a que fue
condenado (sic) en su país de origen por el delito de tráfico de estupefacientes”.
El inciso final del precepto citado, consigna como causa de rechazo de una
solicitud de permanencia las razones de conveniencia o utilidad nacionales.
Tales definiciones son conceptos jurídicos indeterminados, lo que implica que a
ellos debe otorgarse un contenido concreto por parte de la autoridad que los
utiliza. Dentro de ese contexto, surge que los conceptos en examen tienen
relación con la protección de la seguridad del Estado y los cimientos de la
institucionalidad, por cuanto respaldan el interés, en general, de la Nación. Sin
embargo, el acto irregular que motivó la decisión de revocación del permiso,
orden de salida y posterior abandono del país, respecto de la amparada, no
aparece como una trasgresión que afecte los intereses que se pretende tutelar
a través de la norma en examen, desde que se trata de un hecho que aparece
como aislado en la vida de una persona y cometido hace más de once años.
A ello se suma el hecho que a la fecha en que se cometió dicho ilícito, que
según se informó, correspondió a un tráfico de marihuana, en nuestro país tal

96
delito tenía asignada pena de simple delito, lo que habría hecho acreedora a la
recurrente de una sanción menor y además, del beneficio de supresión de sus
antecedentes delictuales.
Lo anterior lleva a concluir que las decisiones que se han emitido por la
autoridad administrativa y que tienen como base la comisión de un hecho
delictivo no solo de antigua data, sino que además, carente de la entidad
suficiente para confrontar derechos como la libertad personal y aquellos
inherentes al núcleo familiar son desproporcionadas en relación con la
naturaleza y gravedad de la infracción cometida. Ello torna en ilegal y arbitraria
la decisión de rechazar el permiso de permanencia solicitado por la amparada
y, consecuencialmente, la orden de salida y posterior decreto de expulsión.
4° Que del mismo modo, es preciso considerar la conducta de la recurrente en
nuestro país desde su ingreso al mismo, la que no aparece cuestionada por la
autoridad migratoria en los casi tres años que lleva viviendo aquí.
Por las razones y disposiciones legales citadas, se acoge el reclamo
interpuesto en lo principal de fojas 8, a favor de Rosalinda Tobar Perlaza.
Artículos Artículo 15 N° 3, 67 inciso final, 84, 89 y 90 del Decreto Ley N° 1094
Ministros Sres. Milton Juica A., Hugo Dolmestch U., Carlos Künsemüller L., Haroldo Brito
C. y Lamberto Cisternas R.

Ficha N° 21 “Andrés Felipe López Ramírez”


Recurso Reclamación expulsión
Rol 5568-2014
Fecha 12-03-2014
Tribunal Corte Suprema
Caratulado Andrés Felipe López Ramírez
Fecha 08-04-2014
Fallo
Resolución Rechazado
Resumen Comparece don Andrés Felipe López Ramírez, ciudadano colombiano,
del caso deduciendo recurso especial de reclamación en contra del Decreto N° 1102, del
Ministerio del Interior de fecha 8 de noviembre de 2013, que ordena su expulsión
del territorio nacional.
Sostiene que dicho acto tiene como fundamento el hecho de haber sido
condenado en su país de origen a la pena de seis años y seis meses de presidio
como autor del delito de tentativa de homicidio, pero que ha mantenido buena
conducta desde que se encuentra en este país. Aduce que la resolución que
ordena su expulsión, así como aquella que rechazó la reconsideración que de
ella pidió son ilegales porque carecen del estándar mínimo de motivación y la
causa que se esgrime en ellas como fundamento, corresponde a un ejercicio
arbitrario de facultades, resultando, además, desproporcionada. Asimismo, se
infringe con ellas el principio del non bis in ídem porque a pesar de haber ya
satisfecho una sanción penal, se le está imponiendo ahora una condena
administrativa.
El Departamento de Extranjería y Migración del Ministerio del Interior y Seguridad
Pública informó que efectivamente se rechazó la petición de visa sujeta a
contrato de trabajo, del compareciente, por registrar una condena por el delito de
tentativa de homicidio y se le conminó a hacer abandono del país en las 72 horas
siguientes, lo que le fue notificado el 20 de febrero de 2013, decisión de la que
pidió reconsideración, que fue desestimada.
Por decreto N° 1102, de 8 de noviembre de 2013, el señor Ministro de Interior y
Seguridad Pública dispuso la expulsión del territorio nacional del recurrente, por
no haber cumplido con la medida de abandono dispuesta, lo que corresponde a

97
la infracción que sanciona el artículo 67 inciso final del Decreto Ley 1094, de
modo que la resolución fue dictada por autoridad competente y dentro de la
esfera de sus atribuciones, las que le han sido conferidas por el artículo 84 inciso
1° del DL 1094, fundándose la medida en causales legales expresas.
Resolución (…)3° Que conforme a lo expuesto y a los antecedentes tenidos a la vista, no
resulta efectivo el reproche de ser una medida extrema la dictación del acto que
se reclama, pues de acuerdo a la conducta desplegada por el recurrente la
actuación de la autoridad administrativa resulta proporcional, tomando en
consideración el delito por el que fue condenado y que motivó el rechazo de la
autorización de permanencia en el país.
De la copia de la resolución incorporada a los antecedentes a fs. 5, se advierte
que se han indicado tanto sus fundamentos de hecho como de derecho, sin que
sea tampoco posible afirmar que ella corresponde al ejercicio de una doble
sanción, desde que la decisión de la autoridad administrativa de rechazar la visa
de permanencia del recurrente en el país, atiende a razones de orden social y
bienestar común, que son objetivos diversos de aquellos que conllevaron la
sanción penal que le fuera impuesta en su país de origen por el ilícito cometido.
4° Que, por otro lado, la decisión se adoptó en breve plazo, sin que en el caso
concreto se haya invocado la existencia de infracción de garantías que afecten
derechos de terceros.
(…) se rechaza el reclamo interpuesto por Andrés Felipe López Ramírez.
Artículos Artículo 15 N° 2, 17, 84, 89, 90 y 91 N° 7 del DL 1.094.
Ministros Sres. Milton Juica A., Hugo Dolmestch U., Carlos Künsemüller L., Haroldo Brito
C. y Lamberto Cisternas R.

Ficha N° 22 “Jorge Luis Oliva Ascate”


Recurso Reclamación expulsión
Rol 8250-2014
Fecha 11-04-2014
Tribunal Corte Suprema
Caratulado Jorge Luis Oliva Ascate
Fecha 22-04-2014
Fallo
Resolución Rechazado
Resumen Comparece don Jorge Luis Oliva Ascate, ciudadano peruano, deduciendo recurso
del caso especial de reclamación en contra del Decreto N° 190 del Ministerio del Interior de
fecha 22 de febrero de 2013, que ordena su expulsión del territorio nacional.
Sostiene que dicho acto contiene como único fundamento el hecho de haber sido
condenado por tres delitos que tienen un bajo disvalor de injusto penal, ha pasado
mucho tiempo desde su comisión y todos estos asuntos penales han sido
cumplidos y no tiene deuda con la justicia. Expone que la medida adoptada por la
autoridad es extrema, y no atiende al hecho de tener una familia compuesta por su
pareja y una hija menor de edad, de nacionalidad chilena, además de otra hija y
dos nietos, por lo que de materializarse la medida su familia se vería gravemente
afectada.
Finalmente afirma que de concretarse la sanción impuesta por medio del Decreto
recurrido se atentaría gravemente contra los derechos del niño y el valor
constitucional de la protección de la familia, también reconocido en la Convención
de los Derechos del Niño y en los artículos 17 y 19 de la Convención
Interamericana sobre Derechos Humanos, razones por las que solicita se deje sin
efecto el acto impugnado.
El Departamento de Extranjería y Migración del Ministerio del Interior informa que
por sentencia de 25 de febrero de 2000 del Cuarto Juzgado del Crimen de

98
Santiago confirmada con declaración por la Corte de Apelaciones de Santiago el
13 de mayo de 2003, el extranjero recurrente fue condenado como autor del delito
previsto y sancionado en el artículo 201 del Código Penal, a una multa de seis
unidades tributarias mensuales; por sentencia de 12 de noviembre de 2008 del
Cuarto Juzgado de Garantía de Santiago, fue condenado como autor de infracción
al artículo 80 letra b) de la Ley de Propiedad Intelectual, a la pena de 61 días de
presidio menor en su grado mínimo, accesorias legales, concediéndosele el
beneficio de reclusión nocturna; y por sentencia de 15 de agosto de 2011 del
Décimo Tercer Juzgado de Garantía de Santiago, fue condenado por conducir sin
la licencia debida, conforme al artículo 194 de la Ley del Tránsito, a la pena de 41
días de prisión en su grado máximo, accesorias legales, concediéndosele el
beneficio de reclusión nocturna.
Señala que además registra una orden de captura informada por INTERPOL Lima
del año 2004, vigente al 15 de abril del año en curso, con difusión roja, por existir
en su contra una orden de detención por delitos contra el patrimonio y robo
agravado, cometidos con fecha 19 de diciembre de 1997 en un vuelo de la
compañía Aero Cóndor S.A.
(…) Señala además, que el recurrente se encuentra en situación migratoria
irregular por un largo período, atendido que su visa temporaria restringida otorgada
por diez meses venció el 8 de diciembre de 2005, sin que solicitara una prórroga o
nueva visa, a pesar que la administración lo citó en dos oportunidades con el
objeto de regularizar su situación. Estima que en estas condiciones la residencia
en el país de un extranjero, que mantiene antecedentes penales sin aclarar en su
país de origen, que ha sido condenado por su autoría en diversos delitos y que se
encuentra irregular en el país por más de 8 años, no es útil ni conveniente.
Resolución (…)3° Que conforme a lo expuesto y a los antecedentes tenidos a la vista, no
resulta efectivo el reproche de ser una medida extrema la dictación del acto que se
reclama, pues de acuerdo a la conducta desplegada por el recurrente la actuación
de la autoridad administrativa resulta proporcional, tomando en consideración los
delitos por los que ha sido condenado –además de los propios del requerimiento
internacional ya referido- que constituyen actos contra la moral y las buenas
costumbres, justificando de este modo la concurrencia de una causa legal para
disponer su expulsión.
A mayor abundamiento, el extranjero se encuentra en situación irregular en el país
al haber vencido su visa temporaria.
4° Que, en estas condiciones, la resolución impugnada se encuentra ajustada a
derecho al haber sido expedida por autoridad competente y haciendo uso de una
causa legal, decisión que aparece justificada y proporcional, a la luz de los
antecedentes de autos.
(…)se rechaza el reclamo interpuesto por Jorge Luis Oliva Ascate.
Artículos Artículo 15 N° 2, 17, 84, 89, 90 y 91 N° 7 del Decreto Ley N° 1.094.
Ministros Sres. Milton Juica A., Hugo Dolmestch U., Carlos Künsemüller L., Haroldo Brito C.
y el abogado integrante Sr. Luis Bates H.

Ficha N° 23 “Jing Li”


Recurso Reclamación expulsión
Rol 9462-2014
Fecha 26-04-2014
Tribunal Corte Suprema
Caratulado Jing Li
Fecha Fallo 14-05-2014

99
Resolución Acogido
Resumen Comparece Jing Ling, ciudadana china, deduciendo recurso especial de
del caso reclamación en contra de la medida de expulsión dispuesta por el Ministerio del
Interior mediante Decreto Supremo N° 323 de 31 de enero de 2014, que le
fuera notificado el 25 de abril del año 2014. Dicho acto administrativo señala
como fundamento la condena de la extranjera por delito de tráfico ilícito de
drogas.
Explica el recurso que la sola condena en procedimiento abreviado en causa Rit
N° 5043-12 del Juzgado de Garantía de Iquique no configura la causal de
expulsión invocada, desde que el artículo 15 de la Ley de Extranjería dispone
esa medida respecto de las personas que se dediquen a las actividades ahí
descritas, esto es, que hagan de dicha conducta su profesión, cuyo no es el
caso. Añade que la reclamante admitió en el proceso penal la venta de
sibutramina bajo forma de pastillas con efecto adelgazante, sustancia que no
causa dependencia y que en su cultura e idiosincrasia originaria es consumida
libremente.
Señala que la extranjera tiene residencia definitiva hace cerca de 10 años en el
país, y se dedica a la ejecución de negocios lícitos en la zona franca de Iquique
a través de personas jurídicas de las que es socia y administradora, siendo
propietaria, además, de distintos bienes inmuebles. Solicita, como corolario de
sus alegaciones, que se acoja el reclamo y se deje sin efecto el Decreto de
expulsión.
El Departamento de Extranjería y Migración del Ministerio del Interior señala
que mediante la Resolución Exenta N° 3061 de 16 de junio de 2004 se otorgó
permiso de permanencia definitiva a la reclamante y que el 08 de octubre de
2013 fue condenada por el Juzgado de Garantía de Iquique a la pena de dos
años de presidio menor en su grado medio como autora del delito de tráfico
ilícito de drogas, remitida.
Argumenta que por este hecho se dictó el Decreto N° 323 de 31 de enero de
2014 que dispuso su expulsión, conforme con las facultades otorgadas por el
artículo 84 inciso primero del Decreto Ley N° 1094, y teniendo como
fundamento la condena antes señalada, que constituye una infracción conforme
con lo previsto en el artículo 17 en relación con el artículo 15 N° 2, ambos del
cuerpo normativo mencionado, por lo que solicita el rechazo del reclamo.
Resolución (…) 3° Que son hechos de la causa los siguientes: a) que el fundamento fáctico
de la expulsión cuestionada por la reclamante es la condena como autora de
tráfico de sustancias estupefacientes de 08 de octubre de 2013; b) que la actora
tiene permanencia definitiva en el país. La reclamante acreditó además,
mediante la documentación de fojas 3 y siguientes, que participa en una
sociedad y es propietaria de dos inmuebles en territorio nacional.
4° Que, el artículo 17 del Decreto Ley 1.094 consagra la facultad de la autoridad
administrativa para disponer la expulsión del país de los ciudadanos extranjeros
que incurran, entre otras, en las situaciones del artículo 15 N° 2 del mismo
cuerpo normativo. Tratándose de una facultad y que se ejerce basada en
conceptos jurídicos indeterminados, se hace necesario que la autoridad al dotar
de contenido a tales preceptos efectúe una ponderación de la gravedad de la
conducta que se imputa como de las circunstancias que rodearon su comisión,
la que debe sopesarse, además, con la actual situación personal, familiar, y el
arraigo del ciudadano afectado. De no efectuarse tal evaluación, la actuación
del ente administrativo deviene en ilegal y arbitraria.
5° Que, en ese contexto, no es posible soslayar que el hecho que se atribuye a
la reclamante es un evento único, verificado dentro de un período de
permanencia definitiva de casi diez años en territorio nacional sin reproche
alguno. En ese sentido, es relevante tener presente que en el período indicado

100
la ciudadana extranjera ha realizado labores lícitas dentro del país, actividades
empresariales que se han enmarcado dentro de la legalidad.
Por otro lado, y en relación con el ilícito por el que fue condenada la
reclamante, importa tener presente que en su calidad de imputada tuvo una
actitud colaborativa con los órganos encargados de la persecución penal al
reconocer los antecedentes que constan en la carpeta investigativa, accediendo
al procedimiento abreviado en vez de un juicio oral, y que si bien el ilícito de
que se trata consiste en el tráfico de estupefacientes, no recae en aquellas
drogas más dañinas para la salud de la población, ni se comercializó a través
de una compleja red delictiva. Así, el acto irregular que motivó la decisión, si
bien es un ilícito, no aparece como una trasgresión que afecte los intereses
nacionales que pretende tutelar el cuerpo normativo en examen, puesto que no
se devela en la actora una conducta permanente llevada a cabo con fines
ilegítimos.
6° Que lo anterior lleva a concluir que la decisión que se reclama es
desproporcionada dada la naturaleza, gravedad y ámbito de la infracción
denunciada, que no denota una dedicación, es decir, continuidad o habitualidad
en su comisión; en relación con la conducta previa de la reclamante exenta de
reproches, su arraigo en territorio nacional desarrollando actividades lícitas y su
actitud colaborativa con la justicia, lo que constituye motivo suficiente para dejar
sin efecto la decisión reclamada.
(…) se acoge el reclamo deducido, y en consecuenciase deja sin efecto el
Decreto N° 323 de 31 de enero de 2014.
Artículos Artículo15 N° 2, 17, 84 y 89 del Decreto Ley N° 1094, 1 de la Constitución
Política de la República.
Ministros Sres. Milton Juica A., Hugo Dolmestch U., Carlos Künsemüller L., Haroldo Brito
C. y el abogado integrante Sr. Jorge Lagos G.

Ficha N° 24 “Günter Schaffrik Bruckmann”


Recurso Reclamación expulsión
Rol 10916-2014
Fecha 16-05-2014
Tribunal Corte Suprema
Caratulado Günter Schaffrik Bruckmann
Fecha Fallo 30-06-2014
Resolución Acogido
Resumen Comparece el abogado don Sergio Rodríguez Oro, en representación de
del caso Günter Schaffrik Bruckmann, de nacionalidad alemana, actualmente recluido en
el Centro Penitenciario de Cauquenes, deduce recurso especial de reclamación
en contra de la medida de expulsión del territorio nacional dispuesta por el
Ministerio del Interior mediante Decreto N° 378 de 4 de febrero de 2014¸acto
administrativo que se funda en la existencia de una sentencia dictada por esta
Corte Suprema en el proceso Rol N° 3579-2011, de 25 de enero de 2013, que
condenó al extranjero a cinco años y un día de presidio mayor en su grado
mínimo como cómplice de cuatro delitos de violación de menor de 12 años y de
abuso sexual de 16 menores de edad; a tres años y un día de presidio menor
en su grado máximo como autor del delito de sustracción de menor; y tres años
y un día de presidio menor en su grado máximo como autor de cuatro delitos de
no entrega de menor, en cada caso con la accesorias legales correspondientes.
Explica el recurso que la decisión administrativa ha hecho una errada
interpretación de los numerales 2° y 3° del artículo 15 de la Ley de Extranjería,
en relación a su artículo 17, porque este último precepto regula la situación de
extranjeros que ingresen al país sin infringir las prohibiciones del artículo 15,
101
pero que durante su residencia incurren en alguno de los actos u omisiones
señalados en los numerales 1°, 2° y 4° de esta norma, disponiendo que podrán
ser expulsados del territorio nacional. Tal precepto no se coloca en la situación
del numeral 3°, que es la circunstancia de hecho en que se fundamenta el
decreto objeto del reclamo. De este modo se ha hecho una aplicación del
artículo 17 a un supuesto fáctico que la ley no contempla para el ejercicio de la
facultad por parte de la autoridad, interpretando los términos del numeral 3°
bajo el tenor del numeral 2°, que es el caso de ejecución de actos contrarios a
la moral o a las buenas costumbres, lo que violenta la obligación de
interpretación restrictiva de tales disposiciones en tanto afectan principios y
derechos integrantes del ordenamiento jurídico.
Enseguida se argumenta que el acto impugnado ha sido dispuesto con
infracción a las normas del debido proceso, porque se ha actuado en base a
prejuicios que surgen del hecho de tratarse de un ex miembro de la llamada
Colonia Dignidad, sin escucharlo ni darle posibilidad de formular sus descargos,
careciendo de fundamentos suficientes en términos que se pueda distinguir la
situación individual y personal que atañe a cada uno de los colonos.
También se aduce que la medida de expulsión representa una infracción al
principio de legalidad de las penas, porque el extranjero ya fue sancionado por
los hechos delictivos que se le atribuyen; sin embargo, ahora se pretende un
castigo adicional, cual es la expulsión del territorio nacional, que corresponde a
la pena de extrañamiento del artículo 34 del Código Penal, sanción que no
contemplan los delitos por los que ha sido enjuiciado. De ello colige que la
interpretación que hace la autoridad administrativa lleva a la conclusión que
todos los delitos que cometan extranjeros tendrían aparejada la pena de
extrañamiento, la que se aplica una vez ejecutoriada la sentencia condenatoria
tan pronto se haya cumplida la pena.
Finalmente arguye que el decreto objetado resulta desproporcionado,
desatiende el contexto en que los hechos sucedieron respecto de quien
también fue víctima de graves delitos, como quedó establecido en sentencia
firme Rol N° 2182-1998 episodio “Colonia Dignidad, Lesiones-Neukra”;
desconoce que han transcurrido más de dieciocho años desde que los sucesos
se verificaron y que con posterioridad contrajo matrimonio desarrollando
actividades comerciales a fin de insertarse en la comunidad nacional.
Concluye solicitando que se acoja el recurso y se deje sin efecto el Decreto de
Expulsión N° 378, de 4 de febrero de 2014.
Resolución (…)3° Que son hechos de la causa, por no haber sido controvertidos, los
siguientes: a) que el fundamento fáctico de la expulsión cuestionada por el
reclamante es la condena dictada en su contra en la causa Rol 3579-2011 de
este tribunal, de 25 de enero de 2013; b) que el extranjero tiene permanencia
definitiva en el país desde el 10 de enero de 1968; c) que el reclamante contrajo
matrimonio en Chile el 4 de julio de 2002, cuya cónyuge es portadora de
esclerosis múltiple de 20 años de evolución, con compromiso visual bilateral,
trastorno de memoria y fatigabilidad en la marcha, sin tratamiento actual por
motivos económicos; d) que el 26 de marzo de 2008 se dictó sentencia
condenatoria contra Paul Schäfer Schneider como autor de delitos de lesiones,
entre otros, en la persona del expulsado Günter Schaffrik, cometido entre las
décadas de 1970 y 1980 al interior de la denominada “Colonia Dignidad”.
4° Que, el artículo 17 del Decreto Ley 1.094 consagra la facultad de la autoridad
administrativa para disponer la expulsión del país de los ciudadanos extranjeros
que incurran, entre otros, en los supuestos del artículo 15 N° 2 del mismo
cuerpo normativo. Tratándose de una facultad que se ejerce basada en
conceptos jurídicos indeterminados, se hace necesario que la autoridad al dotar
de contenido a tales preceptos efectúe una ponderación de la gravedad de la
conducta que se imputa como de las circunstancias que rodearon su comisión,
102
la que debe relacionarse, además, con la actual situación personal, familiar y el
arraigo del ciudadano afectado en el país. De no efectuarse tal evaluación,
perteneciente a la motivación del acto administrativo, este contravendrá el
principio de razonabilidad y devendrá en arbitrario.
Que en la base de todo concepto jurídico indeterminado existe una imprecisión.
Pero el hecho de que la ley al crear un nuevo concepto jurídico indeterminado
no establezca con precisión el ámbito de aplicación concreto de la norma, no
permite entender o establecer que estamos frente a un caso de habilitación
discrecional para la Administración. (Rubén Saavedra Fernández,
Discrecionalidad Administrativa, Legal Publishing Chile, 2011, p. 157).
5° Que la gravedad de los hechos imputados al ciudadano extranjero -
entendida como el grado de impacto al o los bienes jurídicos amparados por los
tipos penales realizados y el rechazo social al mismo- está reflejada en las
penas impuestas en la sentencia firme citada en el decreto cuestionado.
Por tanto, tratándose de una persona que está cumpliendo efectivamente esas
penas impuestas por un tribunal nacional, la cabal motivación del acto
administrativo requería la ponderación de otros factores, además de la condena
precedente en sí misma.
6° Que dentro de la infracción reclamada a la garantía del debido proceso se
sostiene que en la dictación del acto administrativo no se dio la posibilidad al
afectado de formular sus descargos a fin de ponderar racionalmente la situación
personal que le rodea y los efectos que se causarían de manera definitiva en su
familia con la ejecución de la medida.
En el caso de la especie, aun cuando se trate de actuaciones de órganos que
no ejercen jurisdicción, son exigibles los requisitos que garantizan un racional y
justo procedimiento, lo que se concreta en el respeto a principios
fundamentales destinados a proteger al individuo frente al poder estatal. El
acatamiento al justo y racional procedimiento no depende de la mera voluntad
de la autoridad administrativa, sino que constituye un mandato -y por tanto un
deber- constitucional que debe cumplir cualquier órgano del Estado, en el
ejercicio de sus potestades, sean regladas o discrecionales.
7° Que tales atribuciones conforman una herramienta de la autoridad
administrativa que se caracteriza por otorgar un margen acotado de libertad
para decidir de una manera u otra, pero no obstante ello, jamás puede
invocarse para encubrir una arbitrariedad que prive, perturbe o amenace los
derechos fundamentales de alguna persona, pues por aplicación del artículo 6°
de la Constitución Política de la República, la autoridad está obligada a respetar
todas las normas del texto constitucional, entre las que se incluye el derecho a
la libertad personal y al debido proceso.
La Constitución Política, en su artículo 19 N° 26, dispone que sólo una
habilitación expresa de la ley puede autorizar una afectación en el ejercicio de
derechos fundamentales y en tal caso, los hechos y fundamentos de derecho
del acto de la autoridad administrativa que los limite, restrinja, prive, perturbe o
amenace "deberán siempre expresarse", de acuerdo al inciso segundo del
artículo 11 de la Ley N° 19.880, que establece las bases de los procedimientos
administrativos.
8° Que, del mismo modo, el Derecho Internacional Humanitario ha fijado ciertos
parámetros sobre los cuales los Estados deben ejercer su potestad en relación
al ingreso y permanencia en el país de un extranjero. Así, aunque el Pacto
Internacional de Derechos Civiles y Políticos no reconoce a los extranjeros el
derecho a entrar en el territorio de un Estado Parte ni de residir en él,
correspondiendo a cada Estado Parte decidir a quién ha de admitir en su

103
territorio, su artículo 13 dispone que el extranjero que se halle legalmente en el
territorio de un Estado Parte sólo podrá ser expulsado de él en cumplimiento de
una decisión adoptada conforme a la ley; y, a menos que razones imperiosas
de seguridad nacional se opongan a ello, se permitirá a tal extranjero exponer
las razones que lo asistan en contra de su expulsión, así como someter su caso
a revisión ante la autoridad competente o bien ante la persona o personas
designadas especialmente por dicha autoridad competente, y hacerse
representar con tal fin ante ellas.
La Observación General N° 27 sobre la situación de los extranjeros con arreglo
al Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos, aprobada en el 67°
período de sesiones del Comité de Derechos Humanos de las Naciones Unidas
en 1999, indica en sus párrafos 14 y 15 que las medidas restrictivas deben
ajustarse al principio de proporcionalidad; deben ser adecuadas para
desempeñar su función protectora; debe ser el instrumento menos perturbador
de los que permitan conseguir el resultado deseado, y deben guardar
proporción con el interés que debe protegerse. El principio de proporcionalidad
debe respetarse no solo en la ley que defina las restricciones sino también por
las autoridades administrativas y judiciales que la apliquen. Los Estados deben
garantizar que todo procedimiento… explique las razones de la aplicación de
medidas restrictivas.
9° Que, por otra parte, el artículo 22 N° 4 de la Convención Internacional sobre
la Protección de los Derechos de todos los Trabajadores Migratorios y de sus
Familiares dispone que cuando una autoridad judicial dicte una decisión
definitiva, los interesados tendrán derecho a exponer las razones que les
asistan para oponerse a su expulsión, así como a someter su caso a revisión
ante la autoridad competente, a menos que razones imperiosas de seguridad
nacional se opongan a ello. Hasta tanto se haga dicha revisión, tendrán
derecho a solicitar que se suspenda la ejecución de la decisión de expulsión.
10° Que esta Corte ha señalado que las atribuciones que detentan los órganos
de la Administración del Estado son conferidas por ley en función directa de la
finalidad u objeto del servicio público de que se trate. El ejercicio legítimo de
estas atribuciones exige, además del respeto a los derechos de las personas,
una necesaria razonabilidad en la decisión de la autoridad.
En este entendimiento, no es posible desatender que el reclamante, de 56 años
de edad, ha permanecido más de cuatro décadas en el país con permiso de
residencia definitiva, contrajo matrimonio en Chile con una mujer que se
encuentra en un estado de salud manifiestamente menoscabado, nada de lo
cual ha sido siquiera ponderado por la autoridad, coartando al afectado la
posibilidad de manifestar lo concerniente a sus derechos, de manera que la
decisión alcanzada no aparece como un acto razonado, fruto de un debido
proceso.
En diversas oportunidades se ha resuelto por esta Corte que para la aplicación
de las normas de extranjería es importante atender a las circunstancias
personales y familiares del reclamante, por cuanto la decisión de la autoridad
administrativa en estas materias afecta lo dispuesto en el artículo 1° de la
Constitución Política de la República, que establece que la familia es el núcleo
fundamental de la sociedad, siendo deber del Estado dar protección a la
población y a la familia, así como propender al fortalecimiento de ésta" (Roles
N° 8518-2012, de 3 de diciembre de 2012 y N° 5148-2013, de 12 de agosto de
2013).
11° Que, por lo expuesto, el acto administrativo que se reprocha carece de
motivos que lo justifiquen, más allá de la condena penal existente, deficiencia

104
que hace que aquél sea irremediablemente arbitrario, lo que constituye motivo
suficiente para dejar sin efecto la decisión reclamada.
(…) se acoge el reclamo deducido, y en consecuenciase deja sin efecto el
Decreto N° 378 de 4 de febrero de 2014.
Artículos Art 15 N° 2, 17, 84 y 89 del Decreto Ley N° 1094, 1 de la Constitución Política
de la República.
Ministros Sres. Milton Juica A., Hugo Dolmestch U., Carlos Künsemüller L., Haroldo Brito
C. y Lamberto Cisternas R.

Ficha N° 25 “Kurt Herbert Schnellenkamp Nelaimischkies”


Recurso Reclamación expulsión
Rol 11000-2014
Fecha 17-05-2014
Tribunal Corte Suprema
Caratulado Kurt Herbert Schnellenkamp Nelaimischkies
Fecha Fallo 30-06-2014
Resolución Acogido
Resumen Comparece doña Anna Schnellenkamp Witthahn, en representación de Kurt
del caso Herbert Schnellenkamp Nelaimischkies, de nacionalidad alemana, actualmente
recluido en el Centro Penitenciario de Cauquenes, deduce recurso especial de
reclamación en contra de la medida de expulsión del territorio nacional
dispuesta por el Ministerio del Interior y Seguridad Pública mediante Decreto N°
1141 de 11 de noviembre de 2013, acto administrativo que se funda en la
existencia de una sentencia dictada por esta Corte Suprema en el proceso Rol
N° 3579-2011, de 25 de enero de 2013, invocándose al efecto lo dispuesto en
el artículo 17 del DL N° 1.094, en relación con el artículo 15 N°2, 84, 89 y 90 de
la misma normativa, y artículos 26 N° 2, 30, 167, 173, 174 y 175 del Decreto
Supremo N° 597, del Ministerio del Interior, que aprueba el Reglamento de
Extranjería.
Explica el recurso que la decisión administrativa ha hecho una errada
interpretación de los numerales 2° y 3° del artículo 15 de la Ley de Extranjería,
en relación a su artículo 17, porque este último precepto regula la situación de
extranjeros que ingresen al país sin infringir las prohibiciones del artículo 15,
pero que durante su residencia incurren en alguno de los actos u omisiones
señalados en los numerales 1°, 2° y 4° de esta norma, disponiendo que podrán
ser expulsados del territorio nacional. Tal precepto no se coloca en la situación
del numeral 3°, que es la circunstancia de hecho en que se fundamenta el
decreto objeto del reclamo. De este modo se ha hecho una aplicación del
artículo 17 a un supuesto fáctico que la ley no contempla para el ejercicio de la
facultad por parte de la autoridad, interpretando los términos del numeral 3°
bajo el tenor del numeral 2°, que es el caso de ejecución de actos contrarios a
la moral o a las buenas costumbres, lo que violenta la obligación de
interpretación restrictiva de tales disposiciones en tanto afectan principios y
derechos integrantes del ordenamiento jurídico.
Enseguida se argumenta que el acto impugnado ha sido dispuesto con
infracción a las normas del debido proceso, porque se ha actuado en base a
prejuicios que surgen del hecho de tratarse de un ex miembro de la llamada
Colonia Dignidad, sin escucharlo ni darle posibilidad de formular sus descargos,
careciendo de fundamentos suficientes en términos que se pueda distinguir la
situación individual y personal que atañe a cada uno de los colonos.
También se aduce que la medida de expulsión representa una infracción al
principio de legalidad de las penas, porque el extranjero ya fue sancionado por
los hechos delictivos que se le atribuyen; sin embargo, ahora se pretende un
castigo adicional, cual es la expulsión del territorio nacional, que corresponde a
105
la pena de extrañamiento del artículo 34 del Código Penal, sanción que no
contemplan los delitos por los que ha sido enjuiciado. De ello colige que la
interpretación que hace la autoridad administrativa lleva a la conclusión que
todos los delitos que cometan extranjeros tendrían aparejada la pena de
extrañamiento, la que se aplica una vez ejecutoriada la sentencia condenatoria
tan pronto se haya cumplida la pena.
Finalmente arguye que el decreto objetado resulta desproporcionado,
desatiende el contexto de los hechos en los que solo resultó condenado como
cómplice y afecta gravemente su situación familiar, porque dada su avanzada
edad, su expulsión se traducirá en la separación definitiva de sus hijos y la
posibilidad de permanecer al cuidado de éstos.
Concluye solicitando que se acoja el recurso y se deje sin efecto el Decreto de
Expulsión N° 1141, de 11 de noviembre de 2013.
Resolución (…)3° Que son hechos de la causa, por no haber sido controvertidos, los
siguientes: a) que el fundamento fáctico de la expulsión cuestionada por el
reclamante es la condena dictada en su contra en la causa Rol 3579-2011 de
este tribunal, de 25 de enero de 2013; b) que el extranjero tiene permanencia
definitiva en el país desde el 10 de enero de 1968; c) que el reclamante tiene
siete hijos nacidos en Chile.
4° Que, el artículo 17 del Decreto Ley 1.094 consagra la facultad de la autoridad
administrativa para disponer la expulsión del país de los ciudadanos extranjeros
que incurran, entre otros, en los supuestos del artículo 15 N° 2 del mismo
cuerpo normativo. Tratándose de una facultad que se ejerce basada en
conceptos jurídicos indeterminados, se hace necesario que la autoridad al dotar
de contenido a tales preceptos efectúe una ponderación de la gravedad de la
conducta que se imputa como de las circunstancias que rodearon su comisión,
la que debe relacionarse, además, con la actual situación personal, familiar y el
arraigo del ciudadano afectado en el país. De no efectuarse tal evaluación,
perteneciente a la motivación del acto administrativo, este contravendrá el
principio de razonabilidad y devendrá en arbitrario.
Que en la base de todo concepto jurídico indeterminado existe una imprecisión.
Pero el hecho de que la ley al crear un nuevo concepto jurídico indeterminado
no establezca con precisión el ámbito de aplicación concreto de la norma, no
permite entender o establecer que estamos frente a un caso de habilitación
discrecional para la Administración. (Rubén Saavedra Fernández,
Discrecionalidad Administrativa, Legal Publishing Chile, 2011, p. 157).
5° Que la gravedad de los hechos imputados al ciudadano extranjero -
entendida como el grado de impacto al o los bienes jurídicos amparados por los
tipos penales realizados y el rechazo social al mismo- está reflejada en la pena
impuesta en la sentencia firme citada en el decreto cuestionado.
Por tanto, tratándose de una persona que está cumpliendo efectivamente esa
pena impuesta por un tribunal nacional, la cabal motivación del acto
administrativo requería la ponderación de otros factores, además de la condena
precedente en sí misma.
6° Que dentro de la infracción reclamada a la garantía del debido proceso se
sostiene que en la dictación del acto administrativo no se dio la posibilidad al
afectado de formular sus descargos a fin de ponderar racionalmente la situación
personal que le rodea y los efectos que se causarían de manera definitiva en su
familia con la ejecución de la medida.
En el caso de la especie, aun cuando se trate de actuaciones de órganos que
no ejercen jurisdicción, son exigibles los requisitos que garantizan un racional y
justo procedimiento, lo que se concreta en el respeto a principios
fundamentales destinados a proteger al individuo frente al poder estatal. El

106
acatamiento al justo y racional procedimiento no depende de la mera voluntad
de la autoridad administrativa, sino que constituye un mandato -y por tanto un
deber- constitucional que debe cumplir cualquier órgano del Estado, en el
ejercicio de sus potestades, sean regladas o discrecionales.
7° Que tales atribuciones conforman una herramienta de la autoridad
administrativa que se caracteriza por otorgar un margen acotado de libertad
para decidir de una manera u otra, pero no obstante ello, jamás puede
invocarse para encubrir una arbitrariedad que prive, perturbe o amenace los
derechos fundamentales de alguna persona, pues por aplicación del artículo 6°
de la Constitución Política de la República, la autoridad está obligada a respetar
todas las normas del texto constitucional, entre las que se incluye el derecho a
la libertad personal y al debido proceso.
La Constitución Política, en su artículo 19 N° 26, dispone que sólo una
habilitación expresa de la ley puede autorizar una afectación en el ejercicio de
derechos fundamentales y en tal caso, los hechos y fundamentos de derecho
del acto de la autoridad administrativa que los limite, restrinja, prive, perturbe o
amenace "deberán siempre expresarse", de acuerdo al inciso segundo del
artículo 11 de la Ley N° 19.880, que establece las bases de los procedimientos
administrativos.
8° Que, del mismo modo, el Derecho Internacional Humanitario ha fijado ciertos
parámetros sobre los cuales los Estados deben ejercer su potestad en relación
al ingreso y permanencia en el país de un extranjero. Así, aunque el Pacto
Internacional de Derechos Civiles y Políticos no reconoce a los extranjeros el
derecho a entrar en el territorio de un Estado Parte ni de residir en él,
correspondiendo a cada Estado Parte decidir a quién ha de admitir en su
territorio, su artículo 13 dispone que el extranjero que se halle legalmente en el
territorio de un Estado Parte sólo podrá ser expulsado de él en cumplimiento de
una decisión adoptada conforme a la ley; y, a menos que razones imperiosas
de seguridad nacional se opongan a ello, se permitirá a tal extranjero exponer
las razones que lo asistan en contra de su expulsión, así como someter su caso
a revisión ante la autoridad competente o bien ante la persona o personas
designadas especialmente por dicha autoridad competente, y hacerse
representar con tal fin ante ellas.
La Observación General N° 27 sobre la situación de los extranjeros con arreglo
al Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos, aprobada en el 67°
período de sesiones del Comité de Derechos Humanos de las Naciones Unidas
en 1999, indica en sus párrafos 14 y 15 que las medidas restrictivas deben
ajustarse al principio de proporcionalidad; deben ser adecuadas para
desempeñar su función protectora; debe ser el instrumento menos perturbador
de los que permitan conseguir el resultado deseado, y deben guardar
proporción con el interés que debe protegerse. El principio de proporcionalidad
debe respetarse no solo en la ley que defina las restricciones sino también por
las autoridades administrativas y judiciales que la apliquen. Los Estados deben
garantizar que todo procedimiento… explique las razones de la aplicación de
medidas restrictivas.
9° Que, por otra parte, el artículo 22 N° 4 de la Convención Internacional sobre
la Protección de los Derechos de todos los Trabajadores Migratorios y de sus
Familiares dispone que cuando una autoridad judicial dicte una decisión
definitiva, los interesados tendrán derecho a exponer las razones que les
asistan para oponerse a su expulsión, así como a someter su caso a revisión
ante la autoridad competente, a menos que razones imperiosas de seguridad
nacional se opongan a ello. Hasta tanto se haga dicha revisión, tendrán

107
derecho a solicitar que se suspenda la ejecución de la decisión de expulsión.
10° Que esta Corte ha señalado que las atribuciones que detentan los órganos
de la Administración del Estado son conferidas por ley en función directa de la
finalidad u objeto del servicio público de que se trate. El ejercicio legítimo de
estas atribuciones exige, además del respeto a los derechos de las personas,
una necesaria razonabilidad en la decisión de la autoridad.
En este entendimiento, no es posible desatender que el reclamante, de 82 años
de edad, ha permanecido más de cuatro décadas en el país con permiso de
residencia definitiva, contrajo matrimonio en Chile y tiene siete hijos, nada de lo
cual ha sido siquiera ponderado por la autoridad, coartando al afectado la
posibilidad de manifestar lo concerniente a sus derechos, de manera que la
decisión alcanzada no aparece como un acto razonado, fruto de un debido
proceso.
En diversas oportunidades se ha resuelto por esta Corte que para la aplicación
de las normas de extranjería es importante atender a las circunstancias
personales y familiares del reclamante, por cuanto la decisión de la autoridad
administrativa en estas materias afecta lo dispuesto en el artículo 1° de la
Constitución Política de la República, que establece que la familia es el núcleo
fundamental de la sociedad, siendo deber del Estado dar protección a la
población y a la familia, así como propender al fortalecimiento de ésta" (Roles
N° 8518-2012, de 3 de diciembre de 2012 y N° 5148-2013, de 12 de agosto de
2013).
11° Que, por lo expuesto, el acto administrativo que se reprocha carece de
motivos que lo justifiquen, más allá de la condena penal existente, deficiencia
que hace que aquél sea irremediablemente arbitrario, lo que constituye motivo
suficiente para dejar sin efecto la decisión reclamada.
(…) se acoge el reclamo deducido, y en consecuenciase deja sin efecto el
Decreto N° 1141 de 11 de noviembre de 2013.
Artículos Artículo 15 N° 2, 17, 84 y 89 del Decreto Ley N° 1094, 1 de la Constitución
Política de la República.
Ministros Sres. Milton Juica A., Hugo Dolmestch U., Carlos Künsemüller L., Haroldo Brito
C. y Lamberto Cisternas R.

Ficha N° 26 “Wolfgang Scheuber Hildebrandt”


Recurso Reclamación expulsión
Rol 17132-2014
Fecha 27-06-2014
Tribunal Corte Suprema
Caratulado Wolfgang Scheuber Hildebrandt
Fecha Fallo 10-07-2014
Resolución Acogido

108
Resumen Comparece don Wolfgang Scheuber Hildebrandt, de nacionalidad alemana,
del caso deduciendo recurso especial de reclamación en contra de medida de expulsión
del territorio nacional, dispuesta por el Ministerio del Interior mediante Decreto
N° 1139 de 11 de noviembre de 2013, acto administrativo que se funda en la
existencia de una sentencia dictada por esta Corte Suprema en el proceso Rol
N° 3579-2011, de 25 de enero de 2013 (…) Explica el recurso que la decisión
administrativa ha hecho una errada interpretación de los numerales 2° y 3° del
artículo 15 de la Ley de Extranjería, en relación a su artículo 17, porque este
último precepto regula la situación de extranjeros que ingresen al país sin
infringir las prohibiciones del artículo 15, pero que durante su residencia
incurren en alguno de los actos u omisiones señalados en los numerales 1°, 2°
y 4° de esta norma, disponiendo que podrán ser expulsados del territorio
nacional. Tal precepto no se coloca en la situación del numeral 3°, que es la
circunstancia de hecho en que se fundamenta el decreto objeto del reclamo. De
este modo se ha hecho una aplicación del artículo 17 a un supuesto fáctico que
la ley no contempla para el ejercicio de la facultad por parte de la autoridad,
interpretando los términos del numeral 3° bajo el tenor del numeral 2°, que es el
caso de ejecución de actos contrarios a la moral o a las buenas costumbres, lo
que violenta la obligación de interpretación restrictiva de tales disposiciones en
tanto afectan principios y derechos integrantes del ordenamiento jurídico.
Enseguida se argumenta que el acto impugnado ha sido dispuesto con
infracción a las normas del debido proceso, porque en su caso ha sido
vinculado a ex miembros de la llamada Colonia Dignidad –sin haber integrado
jamás dicha organización-, no fue escuchado ni se le dio la posibilidad de
formular sus descargos, careciendo de fundamentos suficientes en términos
que se pueda distinguir la situación individual y personal que atañe a cada uno
de los afectados por la expulsión colectiva que hoy pesa en su contra.
También se aduce que la medida dispuesta representa una infracción al
principio de legalidad de las penas, porque el extranjero ya fue sancionado por
el hecho delictivo que se le atribuye; sin embargo, ahora se pretende un castigo
adicional, cual es la expulsión del territorio nacional, que corresponde a la pena
de extrañamiento del artículo 34 del Código Penal, sanción que no contempla el
delito por el que ha sido enjuiciado. De ello colige que la interpretación que
hace la autoridad administrativa lleva a la conclusión que todos los delitos que
cometan extranjeros tendrían aparejada la pena de extrañamiento, la que se
aplica una vez ejecutoriada la sentencia condenatoria, tan pronto se haya
cumplido la pena.
Finalmente arguye que el decreto objetado resulta desproporcionado,
desatiende el contexto de los hechos en los que solo resultó condenado como
cómplice y afecta gravemente su situación familiar, porque dada su avanzada
edad, su expulsión se traducirá en la separación definitiva de su cónyuge e hijo,
lo que además, se traducirá en la pérdida de la actividad comercial que realiza
desde que se avecindó en nuestro país.
Concluye solicitando que se acoja el recurso y se deje sin efecto el Decreto de
Expulsión N° 1139, de 11 de noviembre de 2013.
Resolución (…)3° Que son hechos de la causa, por no haber sido controvertidos, los
siguientes: a) que el fundamento fáctico de la expulsión cuestionada por el
reclamante es la condena dictada en su contra en la causa Rol 3579-2011 de
este tribunal, de 25 de enero de 2013; b) que el extranjero tiene permanencia
definitiva en el país desde el 17 de mayo de 1985; c) que el reclamante tiene
una cónyuge de nacionalidad chilena y un hijo nacido en el país.
4° Que, el artículo 17 del Decreto Ley 1.094 consagra la facultad de la autoridad
administrativa para disponer la expulsión del país de los ciudadanos extranjeros
que incurran, entre otros, en los supuestos del artículo 15 N° 2 del mismo
cuerpo normativo. Tratándose de una facultad que se ejerce basada en

109
conceptos jurídicos indeterminados, se hace necesario que la autoridad al dotar
de contenido a tales preceptos, efectúe una ponderación de la gravedad de la
conducta que se imputa como de las circunstancias que rodearon su comisión,
la que debe relacionarse, además, con la actual situación personal, familiar y el
arraigo del ciudadano afectado en el país. De no efectuarse tal evaluación,
perteneciente a la motivación del acto administrativo, este contravendrá el
principio de razonabilidad.
Que en la base de todo concepto jurídico indeterminado existe una imprecisión.
Pero el hecho de que la ley al crear un nuevo concepto jurídico indeterminado
no establezca con precisión el ámbito de aplicación concreto de la norma, no
permite entender o establecer que estamos frente a un caso de habilitación
discrecional para la Administración. (Rubén Saavedra Fernández,
Discrecionalidad Administrativa, Legal Publishing Chile, 2011, p. 157).
5° Que la gravedad de los hechos imputados al ciudadano extranjero -
entendida como el grado de impacto al o los bienes jurídicos amparados por el
tipo penal realizado y el rechazo social al mismo- está reflejada en la pena
impuesta en la sentencia firme citada en el decreto cuestionado.
Por tanto, tratándose de una persona que está cumpliendo en la actualidad esa
pena, la cabal motivación del acto cuestionado requería la ponderación de otros
factores, además de la condena precedente en sí misma.
6° Que dentro de la infracción reclamada a la garantía del debido proceso se
sostiene que frente a la dictación del acto administrativo no se dio la posibilidad
al afectado de formular sus descargos a fin de ponderar racionalmente la
situación personal que le rodea y los efectos que se causarían de manera
definitiva en su familia con la ejecución de la medida.
En el caso de la especie, aun cuando se trate de actuaciones de órganos que
no ejercen jurisdicción, son exigibles los requisitos que garantizan un racional y
justo procedimiento, lo que se concreta en el respeto a principios
fundamentales destinados a proteger al individuo frente al poder estatal. El
acatamiento al justo y racional procedimiento no depende de la mera voluntad
de la autoridad administrativa, sino que constituye un mandato -y por tanto un
deber- constitucional que debe cumplir cualquier órgano del Estado, en el
ejercicio de sus potestades, sean regladas o discrecionales.
7° Que tales atribuciones conforman una herramienta de la autoridad
administrativa que se caracteriza por otorgar un margen acotado de libertad
para decidir de una manera u otra, pero no obstante ello, jamás puede
invocarse para encubrir una arbitrariedad que prive, perturbe o amenace los
derechos fundamentales de alguna persona, pues por aplicación del artículo 6°
de la Constitución Política de la República, la autoridad está obligada a respetar
todas las normas de superior rango, entre las que se incluye el derecho a la
libertad personal y al debido proceso.
La Constitución Política, en su artículo 19 N° 26, dispone que sólo una
habilitación expresa de la ley puede autorizar una afectación en el ejercicio de
derechos fundamentales y en tal caso, los hechos y fundamentos de derecho
del acto de la autoridad administrativa que los limite, restrinja, prive, perturbe o
amenace "deberán siempre expresarse", de acuerdo al inciso segundo del
artículo 11 de la Ley N° 19.880, que establece las bases de los procedimientos
administrativos.
8° Que, el Derecho Internacional Humanitario ha fijado ciertos parámetros sobre
los cuales los Estados deben ejercer su potestad en relación al ingreso y
permanencia en el país de un extranjero. Así, aunque el Pacto Internacional de
Derechos Civiles y Políticos no reconoce a los extranjeros el derecho a entrar

110
en el territorio de un Estado Parte ni de residir en él, correspondiendo a cada
Estado Parte decidir a quién ha de admitir en su territorio, su artículo 13
dispone que el extranjero que se halle legalmente en el territorio de un Estado
Parte sólo podrá ser expulsado de él en cumplimiento de una decisión adoptada
conforme a la ley; y, a menos que razones imperiosas de seguridad nacional se
opongan a ello, se permitirá a tal extranjero exponer las razones que lo asistan
en contra de su expulsión, así como someter su caso a revisión ante la
autoridad competente o bien ante la persona o personas designadas
especialmente por dicha autoridad competente, y hacerse representar con tal
fin ante ellas.
La Observación General N° 27 sobre la situación de los extranjeros con arreglo
al Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos, aprobada en el 67°
período de sesiones del Comité de Derechos Humanos de las Naciones Unidas
en 1999, indica en sus párrafos 14 y 15 que las medidas restrictivas deben
ajustarse al principio de proporcionalidad; deben ser adecuadas para
desempeñar su función protectora; debe ser el instrumento menos perturbador
de los que permitan conseguir el resultado deseado, y deben guardar
proporción con el interés que debe protegerse. El principio de proporcionalidad
debe respetarse no solo en la ley que defina las restricciones sino también por
las autoridades administrativas y judiciales que la apliquen. Los Estados deben
garantizar que todo procedimiento… explique las razones de la aplicación de
medidas restrictivas.
9° Que esta Corte ha señalado que las atribuciones que detentan los órganos
de la Administración del Estado son conferidas por ley en función directa de la
finalidad u objeto del servicio público de que se trate. El ejercicio legítimo de
estas atribuciones exige, además del respeto a los derechos de las personas,
una necesaria razonabilidad en la decisión de la autoridad.
En este entendimiento, no es posible desatender que el reclamante, ha
permanecido cerca de tres décadas en el país con permiso de residencia
definitiva, contrajo matrimonio en Chile, tiene un hijo, y con los documentos
aportados a estos antecedentes, quedó claramente establecido que el
recurrente ejerce una actividad comercial desde hace larga data, lo cual debe
necesariamente ponderarse por la autoridad a fin de resolver adecuadamente
sobre la conveniencia o inconveniencia de la permanencia en el país del
reclamante.
En diversas oportunidades se ha resuelto por esta Corte que para la aplicación
de las normas de extranjería es importante atender a las circunstancias
personales y familiares del recurrente, por cuanto la decisión de la autoridad
administrativa en estas materias afecta lo dispuesto en el artículo 1° de la
Constitución Política de la República, que establece que la familia es el núcleo
fundamental de la sociedad, siendo deber del Estado dar protección a la
población y a la familia, así como propender al fortalecimiento de ésta" (Roles
N° 8518-2012, de 3 de diciembre de 2012 y N° 5148-2013, de 12 de agosto de
2013).
10° Que, por lo expuesto, el acto administrativo que se reprocha carece de
motivos que lo justifiquen razonablemente, más allá de la condena penal
existente, deficiencia que hace que aquél sea arbitrario, lo que constituye
motivo suficiente para dejar sin efecto la decisión reclamada.
(…) se acoge el reclamo deducido, y en consecuenciase deja sin efecto el
Decreto N° 1139 de 11 de noviembre de 2013.
Artículos Artículo 15 N° 2, 17, 84 y 89 del Decreto Ley N° 1094, 1 de la Constitución
Política de la República.

111
Ministros Sres. Milton Juica A., Hugo Dolmestch U., Carlos Künsemüller L., Haroldo Brito
C. y Lamberto Cisternas R.

Ficha N° 27 “Carlos Andrés Rivas Angulo”


Recurso Reclamación expulsión
Rol 22862-2014
Fecha 14-08-2014
Tribunal Corte Suprema
Caratulado Carlos Andrés Rivas Angulo
Fecha Fallo 28-08-2014
Resolución Rechazado
Resumen Comparece don Carlos Andrés Rivas Angulo, ciudadano colombiano,
del caso deduciendo recurso especial de reclamación contra el Decreto N° 496 del
Ministerio del Interior de 14 de mayo de 2013, que ordena su expulsión del
territorio nacional.
Sostiene que dicho acto tiene como fundamento el hecho de encontrarse
irregular en el país por no haber renovado su visa, sin embargo ello no fue
posible ya que se encontraba privado de libertad cuando ella venció; y, además,
por haber sido condenado a la pena de tres años y un día de presidio menor en
su grado máximo como autor del delito de violación, por sentencia de 22 de
enero de 2013, sanción que se encuentra cumpliendo con beneficio de libertad
vigilada.
Aduce que la resolución que ordena su expulsión es ilegal porque carece del
estándar mínimo de motivación y la condena que se esgrime en ella como
fundamento no reviste la gravedad requerida en el artículo 15 números 1 y 2 del
D.L. 1094. Asimismo, se violenta el valor constitucional de protección de la
familia, reconocido en los artículos 1º de la Constitución Política y 17 de la
Convención Americana sobre Derechos Humanos.
El Departamento de Extranjería y Migración del Ministerio del Interior informó
que la visa de residencia sujeta a contrato de trabajo venció el 28 de diciembre
de 2012 y que con posterioridad a esa fecha, el recurrente no solicitó nueva
visa de modo que se encuentra irregular en el país.
Además, fue condenado por el Séptimo Juzgado de Garantía de Santiago, por
sentencia de 22 de enero de 2013 a la pena de tres años y un día de presidio
menor en su grado máximo por el delito de violación, la que se encuentra
cumpliendo con beneficio de libertad vigilada.
Resolución (…)3° Que conforme a lo expuesto y a los antecedentes tenidos a la vista, no
resulta efectivo el reproche de ser una medida extrema la dictación del acto que
se reclama, pues de acuerdo a la conducta desplegada por el recurrente la
actuación de la autoridad administrativa resulta proporcional, tomando en
consideración el delito por el que fue condenado y que motivó la orden de
salida del país, siendo de advertir que llevaba poco tiempo en el territorio
nacional cuando cometió el injusto que lo motiva.
Además, de la copia de la resolución incorporada a los antecedentes a fs. 19,
se advierte que se han indicado tanto sus fundamentos de hecho como de
derecho, apareciendo claro que la decisión de la autoridad administrativa de
ordenar la expulsión del compareciente en el país, atiende a razones de orden
social y bienestar común, que son objetivos diversos de aquellos que
conllevaron la sanción penal que actualmente cumple.
4° Que, por otro lado, la decisión se adoptó en breve plazo, difiriéndose su
cometido para cuando concluyera la medida de cumplimiento alternativo en
ejecución, sin que en el caso concreto aparezca efectiva la existencia de
infracción de garantías que afecten derechos de terceros.

112
(…)se rechaza el reclamo interpuesto por Carlos Andrés Rivas Angulo en
contra de la medida de expulsión dispuesta mediante Decreto Supremo N° 496
del Ministerio del Interior y Seguridad Pública, de fecha 14 de mayo de 2013.
Acordada con el voto en contra de los Ministros Sres. Juica y Brito, quienes
estuvieron por acoger el reclamo deducido y, en consecuencia, dejar sin efecto
el decreto impugnado teniendo para ello en consideración, que aparece
inconveniente decretar la expulsión de que se trata, encontrándose pendiente el
cumplimiento de una medida alternativa a la pena corporal, cuyo objeto es
precisamente la resocialización del sujeto vigilado, con la consiguiente inversión
económica del Estado en pro de dicha recuperación, la que se extiende por un
periodo lo suficientemente extenso durante el cual pudieran cambiar las
condiciones personales del extranjero y, con ello, ser revisable la decisión de la
autoridad administrativa ante una efectiva resocialización del penado. En razón
de lo explicado, estuvieron por disponer que dicha autoridad otorgase al
recurrente una visa para justificar su actualmente necesaria permanencia
transitoria en el país.
Artículos Artículo 15 N° 2, 17, 84, 89, 90 y 91 N° 7 del DL 1.094.
Ministros Sres. Milton Juica A., Hugo Dolmestch U., Carlos Künsemüller L., Haroldo Brito
C. y el abogado integrante Sr. Arturo Prado P.

Ficha N° 28 “Samir Chibib Abi Raad”


Recurso Reclamación expulsión
Rol 22919-2014
Fecha 16-08-2014
Tribunal Corte Suprema
Caratulado Samir Chibib Abi Raad
Fecha Fallo 26-08-2014
Resolución Rechazado
Resumen Comparece doña Ana María Watkins Sepúlveda, en representación de don
del caso Samir Chibib Abi Raad, por quien deduce reclamo de expulsión en contra el
Decreto N° 233 de 11 de marzo de 2013 del Ministerio del Interior, el que pide
sea dejado sin efecto porque con tal medida se pone en peligro su vida y la de
su cónyuge al verse obligado a retornar a su país, El Líbano, que se encuentra
en guerra; porque omite considerar que se encuentra cumpliendo la pena
impuesta por sentencia del Tribunal de Juicio Oral de Iquique, lo que extinguirá
su responsabilidad penal, elementos que le permiten sostener que la medida
dispuesta desconoce principios inherentes al estado democrático de derecho,
como son la igualdad y no discriminación arbitraria.
El Departamento de Extranjería y Migración del Ministerio del Interior sostiene
que el reclamante contaba con permiso de permanencia definitiva desde el 16
de febrero de 2009, pero que mediante informe policial N° 1163 del
Departamento de Extranjería y Policía Internacional de Iquique de la Policía de
Investigaciones de Chile la autoridad que representa fue informada que desde
octubre de 2010 se detectó una agrupación de ciudadanos bolivianos que se
dedicaban a internar importantes cantidades de droga a través de pasos no
habilitados de dicha región, para ser distribuidas a diversos destinatarios para
su venta en Chile o su exportación a países del Medio Oriente. Es en esta
última variante que se identificó al reclamante, dando origen a un procedimiento
penal que culminó con la sentencia dictada el 9 de mayo de 2012 por el
Tribunal de Juicio Oral en lo Penal de Iquique, que condenó al recurrente como
autor el delito de tráfico ilícito de sustancias estupefacientes, previsto y
sancionado en los artículos 1° y 3° de la ley 20.000, a la pena de cinco años de
presidio menor en su grado máximo, multa de 10 UTM y accesorias señaladas

113
en la ley.
Es en virtud de este antecedente que se dispuso, mediante el acto recurrido, la
expulsión del extranjero Samir Chibib Abi Raad, resolución de la cual la
Contraloría General de la República tomó razón el 21 de enero del año en
curso, notificándose al afectado de la medida el 12 de agosto.
Resolución (…)3° Que el N° 2 del artículo 15 del referido decreto ley en que se funda el
decreto de expulsión reclamado en la especie, dispone que se prohíbe el
ingreso al país de los extranjeros que “Los que se dediquen al comercio o
tráfico ilícito de drogas o armas, al contrabando, al tráfico ilegal
de migrantes y trata de personas y, en general, los que ejecuten actos
contrarios a la moral o a las buenas costumbres”; y por su parte el artículo 17
prescribe que los extranjeros que durante su residencia incurran, entre otros, en
los actos señalados en el N° 2 del artículo 15 citado, podrán ser expulsados del
territorio nacional.
De igual modo, en el Reglamento de Extranjería, Decreto Supremo N° 597 de
1984, se reiteran las disposiciones anteriores, en los artículos 26 N° 2 y 30.
4° Que de acuerdo a las consideraciones precedentes, resulta establecido que,
en la especie, la resolución reclamada ha sido dictada por autoridad
competente, en uso de sus atribuciones y en base a un supuesto fáctico que la
normativa vigente contempla como motivo de tal medida, apareciendo que la
misma cuenta con fundamentos que se enmarcan en los preceptos que le han
dado sustento jurídico, por lo que el presente reclamo no será acogido.
(…) se rechaza el recurso de reclamación deducido en lo principal de fojas 3.
Comuníquese lo resuelto a Policía Internacional de Investigaciones de Chile.
Artículos Artículo 15 N° 2,17, 89 del Decreto Ley 1094, Artículo 26 N° 2 y 30 del Decreto
Supremo N° 597.
Ministros Sres. Milton Juica A., Hugo Dolmestch U., Sra. María Eugenia Sandoval G. y los
abogados integrantes Sres. Emilio Pfeffer U. y Jorge Lagos G.

Ficha N° 29 “William Ladinez Aguirre”


Recurso Reclamación expulsión
Rol 23480-2014
Fecha 29-08-2014
Tribunal Corte Suprema
Caratulado William Ladinez Aguirre
Fecha Fallo 16-09-2014
Resolución Acogido
Resumen Comparece William Ladinez Aguirre, de nacionalidad ecuatoriana, asistido por
del caso el abogado Juan Pino Collipal, deduciendo recurso especial de reclamación en
contra de la medida de expulsión del territorio nacional dispuesta en su contra
por el Ministerio del Interior mediante Decreto N° 647, de 25 de agosto de 2009,
acto administrativo que se funda en el Oficio Ordinario N° 10464, de 14 de julio
de 2006, de la Jefatura Nacional de Extranjería y de Policía Internacional, que
informó que registra en Interpol Ecuador antecedentes de 4 causas por robo en
los años 1997, 1999 y 2001.
Plantea que el año 2005 ingresó al territorio nacional en condición de turista,
cumpliendo la normativa legal vigente, requiriendo visa sujeta a contrato de
trabajo el 31 de marzo de 2006, la que le fue concedida por la Intendencia
Regional Metropolitana el 3 de mayo de 2006. Sin embargo, el 19 de diciembre
del mismo año se le notificó que dicha autorización quedó sin efecto, dada la
existencia de antecedentes penales en su país de origen, ordenándole el
abandono del territorio nacional en un plazo de 15 días. El 25 de agosto de
2009 el Departamento de Extranjería y Migración del Ministerio del Interior dictó
114
el decreto de expulsión que se impugna, del que sólo se notificó el 29 de agosto
último en dependencias de la Policía de Investigaciones.
Explica que en los procesos penales a que se hace referencia fue absuelto,
siendo eliminados tales antecedentes de los registros de su país, no obstante lo
cual subsisten en la base de datos de policía internacional y, a pesar de sus
reclamos, la medida se mantiene porque no ha logrado justificar con
documentación respaldatoria suficiente la efectividad de sus aseveraciones.
Por último sostiene que de materializarse el acto administrativo impugnado
llevará aparejado la separación de su familia, compuesta por dos hijas menores
chilenas y la madre de ellas, de nacionalidad peruana y con permanencia
definitiva en Chile, de manera que se afectará su libertad ambulatoria,
desatendiendo además la obligación de protección a la familia y a las menores,
su derecho a la educación, nacionalidad y residencia, en los términos
señalados en la Constitución Política de la República, en la Convención
Americana de Derechos Humanos, en la Convención de Derechos del Niño (…)
Resolución (…)3° Que son hechos de la causa, por no haber sido controvertidos, los
siguientes: a) que el fundamento fáctico de la expulsión cuestionada por el
reclamante es la existencia de procesos penales en su contra en su país de
origen; b) que el extranjero ingresó al país el año 2005 y tiene dos hijas nacidas
en territorio nacional, el 5 de marzo de 2011 y el 30 de noviembre de 2012; c)
que la revocación de la visa sujeta a contrato de trabajo y la resolución que
ordenó el abandono del país que precedió al decreto de expulsión, tiene el
mismo fundamento, es decir, la existencia de procesos penales.
4° Que, el artículo 17 del Decreto Ley 1.094 consagra la facultad de la autoridad
administrativa para disponer la expulsión del país de los ciudadanos extranjeros
que incurran, entre otros, en los supuestos del artículo 15 N° 2 del mismo
cuerpo normativo. Tratándose de una facultad que se ejerce basada en
conceptos jurídicos indeterminados, se hace necesario que la autoridad al dotar
de contenido a tales preceptos efectúe una ponderación de la gravedad de la
conducta que se imputa como de las circunstancias que rodearon su comisión,
la que debe relacionarse, además, con la actual situación personal, familiar y el
arraigo del ciudadano afectado en el país. De no efectuarse tal evaluación,
perteneciente a la motivación del acto administrativo, este contravendrá el
principio de razonabilidad y devendrá en arbitrario.
5° Que los hechos atribuidos al ciudadano extranjero dicen relación con la
existencia de procesos penales seguidos en Ecuador en su contra, detallados
en el documento de fojas 33, de 14 de julio de 2006, y reiterados en el informe
de fojas 42, consistentes en tres causas por robo, (dos en el año 1997 y otra en
1999) y otras dos en investigación (de los años 1967 y 2001), aclarándose con
posterioridad que la primera de éstas, a pesar de estar incorporada en el
informe policial, no corresponde al reclamante.
6° Que en la dictación del acto administrativo no se dio la posibilidad al afectado
de formular sus descargos a fin de ponderar racionalmente la situación personal
y procesal que le rodea y los efectos que se causarían de manera definitiva en
su familia con la ejecución de la medida.
En el caso de la especie, junto al recurso, el extranjero adjuntó la copia de un
documento expedido por la República del Ecuador, el 21 de agosto de 2012, en
el que consta que no posee antecedentes penales en su país, lo que avala la
tesis de que tales procesos habrían concluido sin sentencia condenatoria.
7° Que aun cuando la actuación que se reprueba emana de un órgano que no
ejerce jurisdicción, son exigibles los requisitos que garantizan un racional y
justo procedimiento, lo que se concreta en el respeto a principios
fundamentales destinados a proteger al individuo frente al poder estatal. El

115
acatamiento al justo y racional procedimiento no depende de la mera voluntad
de la autoridad administrativa, sino que constituye un mandato -y por tanto un
deber- constitucional que debe cumplir cualquier órgano del Estado, en el
ejercicio de sus potestades, sean regladas o discrecionales.
En este entendimiento, no es posible desatender el hecho que los procesos
penales invocados tienen una data superior a los 10 años, sin que exista
certeza de la situación procesal en que se encuentran y si en definitiva el
reclamante resultó condenado, situación que él rechaza. Resulta entonces que
el hecho que el decreto de expulsión da por cierto ha sido formalmente
controvertido, sin que el ente administrativo haya aportado más antecedentes
que un oficio de julio de 2006 en que se consignan las señaladas causas
judiciales, lo que no basta para afirmar que el extranjero delinquió en su país de
origen.
Al mismo tiempo, no es indiferente que haya permanecido más de 9 años en el
país y que tiene dos hijas nacidas en Chile, nada de lo cual ha sido siquiera
ponderado por la autoridad, coartando al afectado la posibilidad de manifestar
lo concerniente a sus derechos.
En diversas oportunidades se ha resuelto por esta Corte que para la aplicación
de las normas de extranjería es importante atender a las circunstancias
personales y familiares del reclamante, por cuanto la decisión de la autoridad
administrativa en estas materias afecta lo dispuesto en el artículo 1° de la
Constitución Política de la República, que establece que la familia es el núcleo
fundamental de la sociedad, siendo deber del Estado dar protección a la
población y a la familia, así como propender al fortalecimiento de ésta" (Roles
N° 8518-2012, de 3 de diciembre de 2012 y N° 5148-2013, de 12 de agosto de
2013).
8° Que, por lo expuesto, el acto administrativo que se reprocha carece de
motivos que lo justifiquen, deficiencia que hace que aquél sea
irremediablemente arbitrario, lo que constituye motivo suficiente para dejar sin
efecto la decisión reclamada.
(…) se acoge el reclamo deducido y en consecuencia se deja sin efecto el
Decreto N° 647 de 25 de agosto de 2009(...)
Acordada con el voto en contra del Ministro Sr. Dolmestch quien fue de opinión
de rechazar la reclamación deducida porque, a su juicio, la medida adoptada
está dirigida al bien común a que se refiere el artículo 1º de la Constitución
Política sobre esa misma base los parámetros que adopta la autoridad pública
para su mejor resguardo. En dicho contexto, si bien pudiera ser cuestionada la
proporcionalidad de la decisión adoptada, no lo es frente al comportamiento
contumaz del reclamante frente al ordenamiento jurídico de su país de origen y
que ha puesto en evidencia la autoridad informante, dada su constante
actividad delictiva, lo cual justifica la actuación administrativa.
Artículos Artículo 15 N°2, 17, 67 inciso final, 71, 84 inciso primero, 89 y 90 del DL N°
1094, y artículos 26 N° 2, 30, 142 bis inciso final, 167 inciso primero, 173, 174 y
175 del Decreto Supremo N° 597.
Ministros Sres. Milton Juica A., Hugo Dolmestch U., Carlos Künsemüller L., Haroldo Brito
C. y Lamberto Cisternas R.

Ficha N° 30 “Jefferson Duvan Rojas Delgado”


Recurso Reclamación expulsión
Rol 24188-2014
116
Fecha 16-09-2014
Tribunal Corte Suprema
Caratulado Jefferson Duvan Rojas Delgado
Fecha Fallo 30-09-2014
Resolución Acogido
Resumen Comparece donJefferson Duvan Rojas Delgado, de nacionalidad colombiana,
del caso deduciendo recurso especial de reclamación en contra de la medida de
expulsión del territorio nacional dispuesta por el Ministerio del Interior mediante
Decreto N° 1288 de 9 de noviembre de 2012.
Aduce que ingresó en el año 2011, para buscar mejores opciones de vida y
establecer una familia en un entorno seguro con su pareja, Luisa Agudelo
Betancur, que tiene una situación migratoria regular. Prorrogó su visa de turista
hasta el 22 de febrero de 2012, oportunidad en la que presentó una solicitud de
visa sujeta a contrato, que fue rechazada el 1 de agosto de 2013 por medio de
la Resolución Exenta N° 79424, fundada en los antecedentes penales que tenía
en su país de origen, dictándose a su respecto orden de abandono. Como han
transcurrido más de 10 años desde el cumplimiento de la condena que se
invoca a su respecto, considerando el embarazo de su novia y la carencia de
recursos para abandonar el país, se vio obligado a permanecer en Chile de
manera irregular, por lo que solicitó asistencia jurídica para normalizar su
situación, teniendo en consideración que el 28 de febrero de 2013 nació su hijo
Samuel, de nacionalidad chilena.
Explica que se le notificó del decreto de expulsión dictado el 9 de noviembre de
2012 el día 16 de septiembre pasado, resolución de la autoridad que infringe el
estándar constitucional del debido respeto a la familia, por ser ésta el núcleo
fundamental de la sociedad y que en el caso, la decisión de expulsión debe
ceder en pro del interés mayor, cual es, el de proteger la unidad familiar, por
cuanto vive con su pareja y es el sostén económico de su hijo.
Por otra parte, la expulsión se apoya en una condena que no puede ser
invocada, porque se trata de un hurto agravado, cuya pena además fue ya
cumplida hace diez años.
Alega que cuando la expulsión se fundamenta en ese mismo delito, se le
sanciona dos veces por un mismo hecho, desproporcionadamente, por lo que
concluye pidiendo que se revoque la orden de expulsión y se le autorice a
permanecer en este país.
Resolución (…)3° Que el mencionado decreto se ampara en lo previsto en los artículos 67
inciso final, 84, 89 y 90 del Decreto Ley N° 1094, a consecuencia de haberse
rechazado la solicitud de visación presentada por el reclamante, porque no
cumpliría “suficientemente” los requisitos señalados por la Ley de Extranjería,
según se lee de la Resolución Exenta N° 79424 de fs. 26, donde se explica que
“conforme a lo dispuesto en el artículo 138 inciso final del Reglamento de
Extranjería, es procedente el rechazo de esta solicitud, en atención a que fue
condenado en su país de origen a 36 meses de prisión por hurto calificado y
agravado, lesiones y porte ilegal de arma”.
El inciso final del precepto citado, consigna como causa de rechazo de una
solicitud de permanencia las razones de conveniencia o utilidad nacionales.
Tales definiciones son conceptos jurídicos indeterminados, lo que implica que a
ellos debe otorgarse un contenido concreto por parte de la autoridad que los
utiliza. Dentro de ese contexto, surge que los conceptos en examen tienen
relación con la protección de la seguridad del Estado y los cimientos de la
institucionalidad, por cuanto respaldan el interés, en general, de la Nación. Sin
embargo, el acto irregular que motivó la decisión de rechazo de la solicitud de
visación y abandono del país respecto del solicitante, no aparece como una
trasgresión que afecte los intereses que se pretende tutelar a través de la

117
norma en examen, desde que se trata de un hecho que aparece como aislado
en la vida de una persona y por el cual cumplió la condena que le fuera
impuesta, hace más de diez años, como se demuestra de los documentos
agregados a fojas 27 y siguientes.
Lo anterior lleva a concluir que las decisiones que se han emitido por la
autoridad administrativa y que tienen como base la comisión de un hecho
delictivo de antigua data, son desproporcionadas en relación con la naturaleza,
gravedad y ámbito de la infracción cometida. Ello torna en ilegal y arbitraria la
decisión de rechazar el permiso de permanencia solicitado por Rojas Delgado
y, consecuencialmente, la orden de salida y posterior decreto de expulsión.
(…) se acoge el reclamo interpuesto en lo principal de fojas 31, a favor de
Jefferson Duvan Rojas Delgado (…)
Acordada con el voto en contra del Abogado Integrante Sr. Bates quien estuvo
por rechazar el reclamo interpuesto porque en su opinión, la medida de
expulsión fue dispuesta por autoridad competente, en el ejercicio de sus
facultades y con motivo que la justificaba, desde que al requirente le fue negada
la visa de residencia con justo motivo y se le ordenó hacer abandono del país
en un plazo determinado, a pesar de lo cual, no cumplió con la orden de dejar el
país. En el caso, los conceptos de conveniencia y utilidad invocados por la
autoridad administrativa para justificar la medida de expulsión, tienen que ver
con el bien común a que se refiere el artículo 1º de la Constitución Política y,
por ende, están correctamente aplicados al caso con<creto.
Artículos Artículo 67 inciso final, 84, 89 y 90 del Decreto Ley N° 1094.
Ministros Sres. Milton Juica A., Hugo Dolmestch U., Carlos Künsemüller L. y los
abogados integrantes Sres. Luis Bates H. y Ricardo Peralta V.

118