Está en la página 1de 6

¿QUÉ ES LA DQO (DEMANDA QUÍMICA DE OXÍGENO)?

La DQO es “la cantidad de oxígeno necesario para oxidar la materia orgánica por
medios químicos y convertirla en dióxido de carbono y agua”.

La DQO se utiliza para medir el grado de contaminación y se expresa en miligramos de


oxígeno diatómico por litro (mgO2/l).

Cuanto mayor es la DQO más contaminante es la muestra.

Las concentraciones de DQO en las aguas residuales industriales pueden tener unos
valores entre 50 y 2000 mgO2/l, aunque es frecuente, según el tipo de industria, valores
de 5000, 1000 e incluso más altos.

¿QUE ES LA DBO (DEMANDA BIOLÓGICA DE OXÍGENO)?


La D.B.O. es “la cantidad de oxígeno que los microorganismos, especialmente
bacterias (aeróbias o anaerobias facultativas: Pseudomonas, Escherichia,
Aerobacter, Bacillus), hongos y plancton, consumen durante la degradación de
las sustancias orgánicas contenidas en la muestra”.

La DBO se utiliza para medir el grado de contaminación y se expresa en miligramos de


oxígeno diatómico por litro (mgO2/l). Como el proceso de descomposición varía según
la temperatura, este análisis se realiza en forma estándar durante cinco días a 20 ºC;
esto se indica como D.B.O5.

Cuanto mayor sea la contaminación, mayor será la D. B. O.

La D. B. O. proporciona una medida sólo aproximada de la materia orgánica


biodegradable presente en las aguas residuales.

 Agua Pura............................................................ 0 - 20 mg/lt


 Agua Levemente Contaminada....................... 20 - 100 mg/lt
 Agua Medianamente Contaminada ................100 - 500 mg/lt
 Agua Muy Contaminada ............................. 500 - 3000 mg/lt
 Agua Extremadamente Contaminada .... 3000 - 15000 mg/lt

RELACIÓN ENTRE LA DQO Y LA DBO


El valor de la D. Q. O. siempre será superior al de la D. B. O. debido a que muchas
sustancias orgánicas pueden oxidarse químicamente pero no biológicamente.

La diferencia es que los gramos o miligramos de oxígeno se refieren, en el caso de la


D. B. O., a los requeridos por la degradación biológica de la materia orgánica; mientras
que en el caso de la D. Q. O. representan los necesarios para la degradación química
de la materia orgánica.
La relación entre la DBO5 y la DQO nos da una idea del nivel de contaminación de las
aguas. (DBO5/DQO)

 Si la relación (DBO5/DQO)<0,2 entonces hablamos de unos vertidos de


naturaleza industrial, poco biodegradables y son convenientes los tratamientos
físico-químicos.

 Si la relación (DBO5/DQO)>0,5 entonces hablamos de unos vertidos de


naturaleza urbana, o clasificables como urbanos y tanto más biodegradables,
conforme esa relación sea mayor. Estas aguas residuales, puede ser tratadas
mediante tratamientos biológicos.

ANÁLISIS DE AGUAS RESIDUALES


Un agua residual típica contiene materia orgánica en gran concentración. Esto es significativo en
varios aspectos: ecológicamente, al descargar esta agua en un cuerpo receptor como un lago o
río, la materia orgánica es degradada por los microorganismos y ocasiona que se consuma el
oxígeno, matando a la fauna acuática; desde un punto de vista sanitario, la materia orgánica
sirve para que proliferen los organismos patógenos que ya suele contener el agua residual, de
manera que cuanto más contaminada, mayor el tiempo y el peligro que representa como foco
de infección.

Análisis de la DBO

La Demanda Bioquímica de Oxígeno (DBO, BOD en inglés) es el método más tradicional que mide
la cantidad de oxígeno que consumen los microorganismos al proliferar en el agua residual y
alimentarse de su materia orgánica. Esto encaja muy bien muy bien con el propósito de evaluar
el impacto en la fauna acuática de cuerpos receptores y también representa bien cuánto se
puede prestar el agua como foco de infección, ya que diferentes compuestos de carbono tienen
diferente valor como sustratos para el crecimiento de microorganismos.

Análisis de la DQO

La Demanda Química de Oxígeno es el método tradicional que reemplaza a los microorganismos


y su uso del oxígeno con el uso de un reactivo oxidante fuerte, el dicromato de potasio en ácido
sulfúrico y a alta temperatura. Como la cantidad de dicromato que reacciona está relacionada a
la cantidad de oxígeno necesario para consumir la materia orgánica, puede estimarse el oxígeno
que se consumiría junto con la materia orgánica, y ello en un tiempo de 90 minutos a 3 horas en
lugar de 5 días, por lo que es mucho más práctico para controlar un proceso de tratamiento de
agua.

¿Por qué seguir midiendo la DBO?

Porque la relación no es universal ni directa. Hay sustancias como los nitritos, sulfitos y el ion
ferroso que también reaccionan con el dicromato y serán registrados como consumo de oxígeno
por materia orgánica. El mismo ion cloruro, presente en gran parte de las aguas naturales,
puede interferir y requiere agregar reactivos como sales de plata y mercurio para suprimirlo, lo
que implica el manejo y disposición de residuos tóxicos. Aparte, sigue habiendo un grupo de
sustancias orgánicas como la piridina y el benceno que no reaccionan con el dicromato de
potasio aunque puedan consumirlas los microorganismos. En la práctica, se deben hacer
evaluaciones conjuntas de DBO y DQO para cada descarga específica con el fin de establecer una
correlación útil.

La DBO y la DQO han sido hasta ahora los dos parámetros de rutina para evaluar el consumo
de oxígeno y la carga orgánica aunque hay otros que también complementan la información y
cuyo análisis es aún más rápido: la demanda total de oxígeno (DTO, TOD en inglés) y el
carbono orgánico total (COT, TOC).

Planta de Tratamiento de
Efluentes (PTE)
Como parte de nuestro compromiso por una Producción Responsable,
invertimos USD 18.5 Millones en la construcción de Plantas de
Tratamiento de Efluentes (PTE) a nivel nacional, estas que devuelven el
agua de una forma segura y tratada para su reutilización en algunos casos,
como en Cochabamba donde se reutiliza el agua de Planta Taquiña en los
sembradíos de las comunidades vecinas.

Las Plantas de Tratamiento de Efluentes, 100 por ciento biológicas (no


utiliza químicos), se han diseñado con el objetivo de eliminar la carga
orgánica presente en el efluente líquido de nuestra industria, cumpliendo
el 100% de los límites permisibles para Descargas Liquidas Industriales,
indicados en la Ley de Medio Ambiente 1333 y lo establecido en
el Reglamento Ambiental para el Sector Industrial Manufacturero
(RASIM). Permitiendo que los efluentes o aguas residuales de la Planta
sean debidamente tratadas antes de antes de su descarga y devolución al
Medio Ambiente. Este proceso asegura la reducción del impacto
contaminante y el bienestar de las comunidades que se encuentran en
nuestro entorno.

Están integradas por un sistema donde bacterias metanogénicas,


aeróbicas y facultativas, semejantes a unos bichos, se encargan de
realizar la limpieza de las aguas industriales a través de dos procesos: el
anaeróbico (proceso que se realiza en ausencia de aire) y el aeróbico (con
presencia de aire). El proceso aeróbico solo es aplicado en la PTE de
Taquiña, Cochabamba.
Partes de la PTE y sus procesos
 Proceso Anaeróbico

En el primer paso a realizar, consta de un proceso que se desarrolla en


ausencia de aire. El mismo empieza con el ingreso del efluente a la PTE y
la separación de sólidos que son difíciles de degradar. Posteriormente y
una vez homogeneizado el efluente, se modifica el PH con el objetivo de
garantizar el cuidado de las bacterias anaerobias, que podrían verse
afectadas, hasta el punto de morir, si es que el efluente no tiene los
parámetros establecidos.
En la etapa del proceso final, el efluente pasa al reactor anaeróbico para
su conversión biológica. Esta etapa se lleva a cabo en presencia de
bacterias anaeróbicas, micro organismos vivos que viven sin oxígeno, que
se alimentan de la materia orgánica presente en los efluentes de la
producción de cerveza, convirtiéndola en biogás y en lodo excedente. Este
proceso asegura que el efluente tratado cumpla los parámetros y normas
establecidas.

 Proceso Aeróbico

Una vez finalizado el proceso anaeróbico se continúa con el proceso


aeróbico. Es un tratamiento secundario que tiene el objetivo de estabilizar
la materia orgánica presente en el agua residual. Este proceso cuenta con
microorganismos que degradan la materia orgánica en presencia de
oxígeno y la convierten en formas más estables, como dióxido de carbono,
agua, nitratos y fosfatos.

En esta etapa al igual que en la anterior, se ejecuta degradación de la


materia orgánica, tratando únicamente el 20% que el anterior tratamiento
no pudo completar. Una diferencia entre ambos procesos es que en el
anaeróbico se implantan los microorganismos en el reactor y en el
aeróbico únicamente se requieren condiciones de oxígeno óptimas que
ayudan a la generación de bacterias propias.

El tanque aeróbico es el corazón del proceso, en el cual el lodo se


encuentra activado –microorganismos mezclados con la materia orgánica
– de manera que éstos se alimentan de los contaminantes del agua
residual. Los tanques son aireados o agitados por medios mecánicos
(aireadores y sopladores) y tienen la función de homogeneizar la mezcla y
agregar oxígeno constantemente para la generación de los organismos.

Finalmente se cuenta con un sedimentador que es responsable de separar


el lodo del efluente tratado, haciendo que la mezcla se sedimente.
Posteriormente el lodo es llevado a un tanque de almacenamiento y
secado; en el caso de Planta Taquiña el sedimento obtenido es utilizado
como abono. Por su parte, el efluente líquido tratado sale de la Planta en
dirección a los cultivos y sembradíos próximos, beneficiando a los
comunarios de la zona. De esta forma la CBN garantiza que el vertido de
sus efluentes no sea nocivo y que la descarga de los mismos no
comprometa la estabilidad y el cuidado del Medio Ambiente, ni de la
sociedad.

El tiempo de residencia del efluente, desde que ingresan a la PTE hasta


que es desechado, puede variar hasta un máximo de 24 horas, durante las
cuales es vigilado y computarizado de forma constante.
La CBN está consciente de que la sostenibilidad de cualquier negocio y la
del Medio Ambiente van de la mano. Es así que todos los procesos para
la elaboración de nuestros productos están adecuados para minimizar la
utilización de nuestra materia prima que es el agua. En el periodo del 2009
al 2012 logramos reducir su utilización en un 20 % en todas nuestras
plantas, debido a la optimización y a la creación de circuitos para
reutilizarla.

En este sentido, la CBN ha destinado una gran inversión en la adquisición


de tecnología de punta para la obtención de resultados cada vez mejores,
encaminados a lograr el sueño de nuestra empresa: “Ser la mejor empresa
de bebidas en un mundo mejor”.

También podría gustarte