Está en la página 1de 6

Asfalto

El asfalto, también denominado chapopote, es un material viscoso, pegajoso y de color

plomo (gris oscuro). Se utiliza mezclado con arena o gravilla para pavimentar caminos y

como revestimiento impermeabilizante de muros y tejados. En las mezclas asfálticas se

usa como aglomerante para la construcción de carreteras, autovías y autopistas. Está

presente en el petróleo crudo y compuesto casi por completo de betún bitumen. El

asfalto es una sustancia que constituye la fracción más pesada del petróleo crudo. Se

encuentra a veces en grandes depósitos naturales, como en el lago Asfaltites o mar

Muerto, lo que se llamó betún de Judea. Su nombre recuerda el lago Asfaltites (el mar

Muerto), en la cuenca del río Jordán.

Es una sustancia negra, pegajosa, sólida o semisólida según la temperatura ambiente; a

la temperatura de ebullición del agua tiene consistencia pastosa, por lo que se extiende

con facilidad. Se utiliza para revestir carreteras, impermeabilizar estructuras (como

depósitos, techos y tejados), y en la fabricación de baldosas, pisos y tejas. No se debe

confundir con el alquitrán, que además del petróleo puede también provenir del carbón,

la madera y otras sustancias.

El asfalto se encuentra en depósitos naturales, pero casi todo el que se utiliza hoy es

artificial, derivado del petróleo. Para pavimentar se emplean asfaltos de destilación,

hechos con los hidrocarburos no volátiles que permanecen después de refinar el

petróleo para obtener gasolina y otros productos.

En la fabricación de materiales para tejados y productos similares se utilizan los asfaltos

soplados, que se obtienen de los residuos del petróleo a temperaturas entre 204 y 316
°C. Una pequeña cantidad de asfalto se craquea a temperaturas alrededor de los 500 °C

para fabricar materiales aislantes.

El asfalto natural se utilizaba mucho en la antigüedad. En Babilonia se empleaba como

material de construcción. En el Antiguo Testamento (en los libros del Génesis y el Éxodo)

hay muchas referencias a sus propiedades impermeabilizadoras como material para

calafatear barcos.

Los depósitos naturales de asfalto suelen formarse en pozos o lagos a partir de residuos

de petróleo que rezuman hacia la superficie a través de fisuras en la tierra. Entre ellos

destacan el lago Asfaltites o mar Muerto, en Palestina; los pozos de alquitrán de La Brea,

en Los Ángeles, en los cuales se han encontrado fósiles de flora y fauna prehistóricas; el

lago de la Brea, en la isla de Trinidad, y el lago de Maracaibo, en Venezuela. También se

aprovechan los depósitos de rocas asfálticas o rocas impregnadas de asfalto. Otro tipo

de asfalto de importancia comercial es la gilsonita, que se encuentra en la cuenca del río

Uinta, al suroeste de Estados Unidos, y se utiliza en la fabricación de pinturas y lacas.

El asfalto se utiliza mucho para la pavimentación de carreteras. Se aplica uniformemente

sobre la superficie de la carretera y se apisona para alisarlo.

Los materiales asfálticos se conocen y han sido utilizados en la construcción de caminos

y edificios desde la antigüedad. Los primeros asfaltos eran naturales y se encontraban

en estanques y lagos de asfalto; en la actualidad provienen de los residuos del petróleo

refinado.

El asfalto que es derivado negro o castaño oscuro del petróleo; es diferente del

alquitrán, que es el residuo de la destilación destructiva de la hulla. El asfalto consta de

hidrocarburos y sus derivados y es completamente soluble en disulfuro de carbono


(CS2). Es el residuo del petróleo, después de extraer, por refinación o destilación, los

componentes más volátiles. Se le conoce con el nombre popular de chapopote.

El asfalto es de naturaleza coloidal. Los componentes de más alto peso molecular

constituyen la fase dispersa (micelas) y los componentes de bajo peso molecular

constituyen la fase continua (intermicelar). Los asfaltenos constituyen la fracción del

asfalto que permanece disuelta cuando se precipitan los asfaltos en la solución

disolvente. En el asfalto no diluido, los maltenos forman un aceite viscoso, castaño

oscuro.

Usos del asfalto

Como el asfalto es un material muy impermeable, adherente y cohesivo, capaz de

resistir altos esfuerzos instantáneos y fluir bajo la acción de cargas permanentes,

presenta las propiedades ideales para la construcción de pavimentos cumpliendo las

siguientes funciones:

 Impermeabilizar la estructura del pavimento, haciéndolo poco sensible a la

humedad y eficaz contra la penetración del agua proveniente de la precipitación.

 Proporciona una íntima unión y cohesión entre agregados, capaz de resistir la

acción mecánica de disgregación producida por las cargas de los vehículos.

Igualmente mejora la capacidad portante de la estructura, permitiendo disminuir

su capacidad.

 También se puede utilizar para hacer techos.

Alquitrán
El alquitrán es una sustancia líquida bituminosa, viscosa, oscura y de olor fuerte, que se

obtiene de la destilación destructiva de ciertas materias, principalmente de la hulla, el

petróleo, la turba, los huesos y de algunas maderas resinosas y otros materiales

vegetales y minerales. Tiene distintas aplicaciones industriales.

Composición

Al ser una mezcla compleja de compuestos orgánicos, es muy difícil hablar de una

composición o fórmula específicas del alquitrán, ya que esta varía dependiendo del

tamaño de cadena de carbonos, temperatura, el proceso de destilación utilizados y el

origen del mismo.

En cuanto al alquitrán de hulla se conocen alrededor de 300 componentes distintos, 50

de los cuales pueden ser separados y comercializados, algunos de ellos son

cancerígenos.

El alquitrán de hulla se forma por debajo de los 600 °C y se compone principalmente de

parafinas, olefinas, alcoholes, fenoles, y agua; mientras que en temperaturas superiores

a los 1000 °C, el coque comienza a formarse a partir de la hulla y el alquitrán resultante

consistirá principalmente en hidrocarburos aromáticos, fenoles, y algunos compuestos

de nitrógeno, azufre y oxígeno.

Estas variaciones indican que la mayoría de los compuestos del alquitrán no existen en

el carbón desde el principio, sino que se forman durante el proceso de coquefacción.

Carbón
El alquitrán elaborado a partir de carbón o petróleo se considera tóxico y cancerígeno,

esto se debe a su alto contenido en benceno. Sin embargo, alquitrán de hulla en bajas

concentraciones se utiliza como pomada en medicina. El carbón y petróleo de alquitrán

tiene un olor pungente. El alquitrán de hulla está enumerado en la lista de las Naciones

Unidas de mercancías peligrosas, como el número 1999.

Usos

El alquitrán se utiliza en ocasiones como tratamiento de la enfermedad de la piel

denominada psoriasis, donde el alquitrán de hulla es el más eficaz además es

desinfectante. El alquitrán de petróleo también se utilizó en el antiguo Egipto para la

momificación aproximadamente el año 1000 a. C. (Ajram, 1992).

El alquitrán es un componente vital de la primera fase de sellados, o plataforma, en los

firmes de carreteras. Las calles de Bagdad fueron las primeras en ser pavimentadas con

alquitrán en el siglo VIII (Ajram, 1992). También se utilizó como sello para el techado

zóster y para sellar los cascos de los barcos y buques. Durante milenios, alquitranes de

madera se utilizaron para impermeabilizar velas y botes, aunque hoy las velas son

intrínsecamente resistentes al agua gracias a sustancias sintéticas por lo que el alquitrán

ya no es tan necesario para este uso. Los alquitranes de madera se siguen utilizando

para sellar los barcos tradicionales de madera y los techos históricos de las iglesias, así

como las paredes exteriores de edificios antiguos.

En Finlandia, los alquitranes de madera fueron considerados una panacea para

curaciones. Un proverbio finés dice que si entre sauna, vodka y alquitrán no mejora,

entonces la enfermedad es fatal. Los alquitranes de madera se utilizan en la medicina

tradicional de Finlandia por sus propiedades microbicidas.


Los alquitranes de madera también están disponibles diluidos como agua de alquitrán,

que tienen numerosos usos:

Como saborizante para dulces (por ejemplo, Terva Leijona) y alcohol (Terva Viina).

Como una especia de alimentos, como la carne.

Como un aroma para saunas. El alquitrán se mezcla con el agua que se ha vaporizado en

el aire.

Como un agente anticaspa en el champú.

Como un componente de los cosméticos.

La mezcla de alquitrán con barniz de aceite de linaza produce pintura alquitranada. Esta

pintura tiene una tonalidad translúcida de color marrón, y puede ser utilizada para

saturar y barnizar la madera y protegerla de la intemperie. También puede ser mezclada

con diferentes tonos de pigmentos, produciendo colores translúcidos como método

para preservar la textura de la madera. Debido a sus propiedades como pintura, la piel

desnuda no debe tocar el alquitrán húmedo, ya que puede producir una mancha

permanente. Sin embargo, en algunos casos, el disolvente conocido como thinner se ha

utilizado para eliminarlo.

El alquitrán de madera (producido por el calentamiento o el quemado parcial de dicho

material), fue ampliamente utilizado para calafatear el casco de las embarcaciones de

madera. Actualmente, se utiliza principalmente en la elaboración de diversos productos,

como jabones, pinturas, cigarros (donde aparece como residuo de la combustión),

plásticos, asfalto (para la pavimentación) y productos químicos. También se utiliza como

combustible.