Está en la página 1de 2

Vacunas Para Animales

Las vacunas polivalentes más usadas son:


PARVOVIROSIS:
Producida por un parvovirus , es una enfermedad
intestinal que cursa con vómitos y diarrea hemorrágica.
Produce una fuerte bajada de defensas, y hoy en día
conseguimos curar el 85 % de los perros enfermos,
aunque el mejor tratamiento es la prevención con
vacunas. Se diagnostica con un test específico que se
realiza en heces.
HEPATITIS VIRICA:
Producida por un Adenovirus de tipo II, se reconoce
fácilmente por su sobrenombre de "ojo azul", que no
es más que un edema de córnea. Las lesiones
principales son a nivel hepático, con los síntomas
típicos de fiebre, decaimiento, vómitos y diarrea a
veces con sangre. Apenas se ven casos hoy en día en
España, pero seguimos recomendando una buena
prevención vacunal.
MOQUILLO:
Producida por un paramixovirus (morbilivirus), es capaz
de producir múltiples síntomas
(respiratorios, digestivos, dermatológicos) pero
fundamentalmente produce lesiones en el sistema
nervioso, que pueden ser permanentes y en la mayor
parte de los casos, fatales. Realmente pocos
sobreviven, y los que lo hacen quedan con secuelas
permanentes. La prevención vacunal es el mejor LEPTOSPIRA:
tratamiento. Es la única enfermedad de la que vacunamos a los
perros, que es transmisible al hombre ( la rabia
también, pero es que no hay rabia en España). Produce
lesión renal y hepática, y se transmite por beber agua
contaminada o por contacto con la orina de un perro
infectado.

COMPLEJO TOS DE LAS PERRERAS:


Producida principalmente por el virus de la
parainfluenza, aunque también aparecen adenovirus,
reovirus, herpesvirus, ... Es una enfermedad leve y
autolimitante, pero que en algunos casos y en algunas
razas ( los braquicéfalos sobre todo ) se puede
contaminar secundariamente con bacterias ( bordetella
y pasteurella ) alcanzando mayor gravedad. El cuadro
clínico es una tos muy aparatosa, que recuerda una
obstrucción de la garganta, como si se hubiera
CORONAVIRUS CANINO:
atascado algo y no lo pudiera echar fuera. A veces
Enfermedad vírica producida por uno de los
incluso presentan náuseas y vómitos.
muchísimos coronavirus que existen. Cursa
Hay disponible también una vacuna que protege frente
exactamente igual que la parvovirosis, pero es mucho
a la fracción bacteriana del complejo tos de las
más leve y autolimitante, sin llegar a producir los daños
perreras ( frente a bordetella y pasteurella ) que se usa
que genera el virus de la parvo. La peor parte de esta
principalmente en razas braquicéfalas ( boxer, bull dog,
enfermedad es que acompañe a otras, asociándose a
mastiff, pequinés,...)
bacterias o a otros virus como el de la parvovirosis, en
cuyo caso, el cuadro es peor y la supervivencia muy
difícil.
RABIA:
Producida por un virus de la familia Rhabdoviridae, es
mortal para el hombre y se contagia por contacto con
la saliva de animales infectados. En España, no hay
rabia desde 1966, salvo un caso en Málaga esporádico
y perfectamente controlado. Desde el año 1973 España
está declarada como país libre de rabia. La única
prevención posible es la vacunación de perros y gatos,
y es obligatoria en toda España, salvo en Galicia, donde
la vacunación es voluntaria.
HERPESVIRUS CANINO:
Producida por el herpesvirus canino tipo I. Al igual que
todos los herpesvirus, una vez que entran en el
organismo, se quedan para siempre convirtiendo al
paciente en un portador crónico inaparente.
Afecta a hembras fundamentalmente, produciendo
infertilidad e infecciones de útero. En hembras
gestantes, produce abortos o muerte perinatal y en
machos adultos, infecciones en el aparato genital. En
cachorros muerte perinatal en las cuatro primeras
semanas de vida.

PIROPLASMOSIS:
Es una enfermedad producida por
un parásito transmitido por la picadura de
una garrapata, que entra en el torrente sanguíneo y
destruye los glóbulos rojos del paciente. Produce
fuerte anemia y puede matar al paciente si no se
atiende adecuadamente.
Disponemos de una vacuna que ofrece una buena
protección frente a esta enfermedad. No cubre a toda
la población vacunada, pero disminuye de una forma
importante el riesgo, sobre todo en zonas donde la
enfermedad es endémica y la población de mascotas,
sufre la enfermedad de forma grave y frecuente.