Está en la página 1de 4

ORIGEN, COSTUMBRES Y CREENCIAS

DE LOS MORMONES
SU FUNDADOR JOSEPH SMITH
En regiones extensas y poco habitadas en las que la naturaleza hostil reduce los
contactos, no es raro ver cómo nacen corrientes de ideas y conceptos transmitidos de
generación en generación y que siguen practicándose en circuito cerrado.

En los Estados Unidos, esta forma de «sectarismo» ha hecho nacer creencias religiosas
entre las cuales la más notable es la de los mormones. Esta secta se da a sí misma el
nombre de «Church of Jesús Christ of Latter Day Saints» (Iglesia de Jesucristo de los
santos del Último Día).

Los mormones son, aproximadamente, un millón, de los que la


mitad viven al oeste de Utah. El profeta y fundador de la secta fue Joseph Smith, nacido
en 1805 en Sharon, Vermont, Estados Unidos. Según sus declaraciones, en 1820 se le
apareció el ángel Moroni en el Mont Cumora, al oeste de Nueva York.

El profeta y fundador de la secta fue Joseph Smith


Este ángel lo visitó desde entonces regularmente y, en 1827, le confió un secreto: en un
bosque, bajo una roca, había un cofre que contenía unas tablas de oro. En estas tablas de
oro figuraba una escritura desconocida que, no obstante, podía ser descifrada y traducida
si se leía con unas gafas especiales. Era la verdadera religión proclamada en América por
Cristo después de su resurrección, pero se había perdido y, después de la muerte de
Mormon, el último profeta, tenía que ser divulgada por Joseph Smith.
Ayudado por el campesino Ha-rris y el profesor Gowstery, Joseph Smith editó The Book of
Mormon. La obra está escrita en el estilo del Antiguo Testamento y con una escritura
egipcia modificada.

El movimiento así creado tuvo gran éxito. Smith se instaló con sus discípulos en Fayette
(Nueva York), y el 6 de abril de 1830 fundó una iglesia. Él mismo se atribuyó los títulos de
sacerdote, profeta y rey. Al principio admitió la poligamia, pero esto le creó muchos
problemas que, unidos a otras dificultades, obligaron a los mormones a dejar Nueva York
en 1831.

Los discípulos de Joseph Smith se instalaron primero en Ohio. luego en Missouri y


finalmente en Illinois, donde Joseph Smith fundó la ciudad de Nauvoo. También quiso
fundar una universidad y construir un gran templo. Como había instaurado también la
poligamia, las reacciones fueron violentas y todavía las enconaron más las
consideraciones económicas y políticas.

En 1844, Joseph Smith presentó su candidatura a la presidencia de Estados Unidos,


erigiéndose campeón de las reformas radicales. Cuando se hallaba en camino hacia
Cartago, donde había de encontrarse con el gobernador de Illinois, él y su hermano fueron
detenidos y linchados por sus adversarios.

De este modo, con la muerte de su fundador, la religión de los mormones recibió el 27 de


junio de 1844 la aureola del martirio. En aquel momento Smith dejaba ya 12.000 adeptos.
Sin duda esta «religión» habría caído en el olvido si el sucesor de Joseph Smith no se
hubiera revelado un extraordinario conductor de masas.

BrighamYoung (1801-1877), organizador ejemplar, fue expulsado de Illinois junto con


todos sus correligionarios. No sólo se apropió del manto del profeta sino que fue, sobre
todo, un notable organizador y un jefe. Junto con sus discípulos emprendió la ruta del
Oeste.

De 1844 a 1847, recorrieron los Estados Unidos, y al final de esta emigración, el 24 de julio
de 1847. llegaron a un valle desolado e impresionante cerca del Gran Lagc Salado, en uno
de los extremos occidentales de las Montañas Rocosas. «Este es el lugar», dijo
Young, y con estas palabras fue fundado el gran reino mormón.

El 24 de julio es todavía hoy una fecha memorable para los mormones. Lo que Young y
sus adeptos hicieron en este territorio, que entonces pertenecía todavía a México, es casi
increíble. En pocos años una región desértica se transformó en tierra fértil. Young lo
reglamentaba todo. Elegía las tierras que debían dedicarse al cultivo y mandaba excavar
canales de riego. También encontró procedimientos para liberar al suelo de su gran
contenido de sal. Podría decirse que obligó al desierto a alimentar a una población cuyo
número aumentaba rápidamente.
Brigham Young fundó también Salt Lake City, que se convirtió en la capital de Utah, con
una población de unos 200.000 habitantes. A pesar de que fue creada en 1847, Salt Lake
City es una ciudad modelo. Sus calles son anchas y rectas y en ellas se han creado
numerosos y grandes parques.

En 1950, la universidad de Salt Lake City contaba con unos 10.000 estudiantes. El punto
central de la ciudad es el Temple Square, donde se hallan los edificios religiosos.

Young y sus ayudantes ejercieron un poder despótico suavizado por la inteligencia y la


buena voluntad. Siguió reinando la poligamia, pero se limitó a los principales dignatarios de
la secta. Esta poligamia no puede considerarse una concesión a las pasiones humanas,
sino más bien una recompensa para los más fuertes y valerosos que habían demostrado
estar capacitados para mantener a más de una familia. Como el divorcio no está permitido,
la poligamia de los mormones posee cierto carácter, aunque muy singular, de moralidad.

En 1890, Woodruff, uno de los sucesores de Young, publicó un manifiesto en virtud del
cual los «santos» estaban eximidos de «la obligación de poligamia», debido a «las leyes
del país».

Sólo los que no pertenecen a la secta llaman Salt Lake City a la capital de Utah. Los
mormones la llaman Sión. Aunque constituyen una minoría, tienen, en la ciudad, fuerza y
riqueza. El gobernador de Utah, la mayoría de los senadores, los miembros del Congreso,
las personalidades y los que ocupan puestos importantes, son mormones.

Todas las grandes instituciones, como bancos, hoteles, imprentas, diarios e incluso la
estación de radiodifusión, pertenecen a la Iglesia mormona. Ésta es muy rica, pues cada
mormón debe entregarle la décima parte de sus ingresos. En cuanto a reglas de vida, son
muy estrictas: nada de alcohol, nada de café, nada de coca-cola y nada de tabaco.
Los mormones mantienen la esperanza de que un día el mundo entero adoptará su credo.

CREENCIAS Y COSTUMBRES
A fin de conservar el cuerpo y la mente sanos y fuertes,porque es un don preciado de
Dios, existe una ley de salud entregada en 1833 a su fundador Smith. Fundamente hace
incapié en los beneficios de una buena alimentación y de la salud física y espiritual, Dios
nos pide que se evite el consumo de:

 Tabaco.
 Alcohol.
 Café y té.
 Drogas ilegales.
Dios promete grandes bendiciones físicas y espirituales a quienes cumplan la Palabra de
Sabiduría.
La Ley de Castidad:El sublime poder de procrear y engendrar hijos dado por Dios, debe
tratarse con cuidado, pues es un poder sagrado. La ley de castidad renuncia la actividad
sexual fuera de los lazos del matrimonio. La castidad significa abstener de relaciones o
actividad sexual que va en contra de las leyes y estatutos del Señor.