Está en la página 1de 1

-26-

OPINIÓN Martes 3 de abril del 2018

El Comercio abre sus páginas al intercambio de ideas y reflexiones. En este marco plural, el Diario no necesariamente coincide con las opiniones de los articulistas que las firman, aunque siempre las respeta.

LA BUROCRACIA PERUANA Y LOS RETOS DEL NUEVO PRESIDENTE

Rescatando la gobernabilidad
zadas de manera caótica que han cobrado vi- parte de los gobiernos de Alejandro Toledo
ROBERTO da propia, haciendo cada vez más complica- y Alan García.
Abusada Salah da la tarea de gobernar el país. Como si esto Quizá sea muy corto el tiempo hasta el
fuera poco, el proceso de descentralización 2021 para concluir esta y todas las reformas “Cuando Martín Vizcarra
Presidente del Instituto
añadió una capa adicional de burocracia que requiere el Perú para retomar la senda se quejó del escaso
creando regiones donde existían departa- del progreso, pero existen a mi juicio tres
avance del proceso de

D
Peruano de Economía (IPE)
mentos. Se abandonó el proyecto descentra- tareas que no pueden esperar si se quiere
lizador de unir departamentos complemen- rescatar al país del peligroso rumbo que ha reconstrucción, no hacía
ura y difícil tarea le espera al tarios para crear verdaderas regiones y se ha tomado. La primera y más urgente es la de la otra cosa que experimentar
nuevo presidente. El Perú está
teñido de desconfianza, con-
puesto en peligro el carácter unitario de la
nación. Hoy existen 26 regiones y de mane-
consolidación fiscal. Si no se establece una
senda creíble para la disminución del déficit
los resultados que ha
fusión y acrimonia, y en un am- ra absurda Lima metropolitana alberga dos fiscal a un nivel de alrededor del 1% del PBI, producido una burocracia
biente así es doblemente difícil “regiones”: Lima y Callao. se habrá tirado por la borda gran parte del descoyuntada”.
conducir a la nación. Más aun si se tienen las El nuevo gobierno tiene al mando a dos avance y progreso que se ha conseguido con
manos en el timón de un Estado que ha deve- ex gobernadores regionales, ambos con tanto sacrificio en el último cuarto de siglo.
nido en disfuncional. El liderazgo y el ejerci- gestiones exitosas que mostrar. Vizcarra y La segunda es concluir al menos con la parte
cioefectivodelpoderdependen crucialmente Villanueva tienen el conocimiento, la opor- más sencilla de una más amplia reforma la-
de un aparato burocrático que actualmente tunidad y la obligación de evaluar profun- boral. Ello consiste en revertir la errónea in-
no funciona de manera racional ni eficiente. damente el proceso de regionalización e ini- terpretación que ha hecho el Tribunal Cons-
Esta es una de las primeras desagradables ciar una tarea que detenga la balcanización titucional del artículo 27 de la Constitución
dificultades que encontrarán el nuevo presi- del país. Se debe rescatar el fin último de la que repuso de facto la estabilidad laboral
dente y sus ministros. regionalización, que es el de llevar al Estado absoluta desde el 2001. Finalmente, restau-
Cuando en su reciente visita al norte del más cerca de los ciudadanos, y no simple- rar el aparato administrativo burocrático
país Martín Vizcarra se quejó del escaso mente crear 26 estados donde se replique el poniendo en práctica la extensa reforma
avance del proceso de reconstrucción, no centralismo en pequeña escala y donde go- regulatoria que fue promulgada por el go-
hacía otra cosa que experimentar los resul- bierne el más audaz, el más fuerte o el más bierno saliente el año pasado en uso de las
tados que ha producido una burocracia des- corrupto. Para enderezar la regionalización facultades legislativas otorgadas por el Con-
coyuntada. Quizá el actual presidente podría no hacen falta más leyes. Las siete leyes de greso. Una eficiente y exhaustiva aplicación
pensar que una vez creada la Autoridad para desarrollo constitucional que rigen la regio- de la reforma regulatoria demandará una
la Reconstrucción con Cambios, empodera- nalización son medianamente adecuadas. El gran dosis de liderazgo, pero también tiene
da por una ley que le otorga todo tipo de fa- problema no radica en la legislación, sino en el potencial de rescatar la gobernabilidad
cilidades financieras y administrativas para la irresponsable aplicación de esas leyes por del país.
llevar adelante su misión, la reconstrucción
marcharía a paso ligero y se completaría en
un breve plazo. Pero en realidad eso no es así.
Cualquier ministro saliente que haya interac-
tuado con la Autoridad para la Reconstruc-
ción le podrá explicar que esta famosa agen-
cia no es otra cosa que una instancia más con
la que hay que “coordinar” para llevar a cabo
la más mínima intervención en el terreno.
Y si esto es así tratándose de una misión
como la reconstrucción en la que el consenso
es absoluto, podemos imaginarnos las difi-
cultades a las que se deberán enfrentar cuan-
do se trate de diseñar y llevar a la práctica las
reformas estructurales que el Perú necesita
con urgencia. Tales reformas requieren no
solo de difíciles consensos políticos, sino de
una burocracia eficaz dispuesta a llevarlas
adelante.
Lo cierto es que los procedimientos y trá-
mites del aparato administrativo-burocrá-
tico han hecho metástasis. El Ejecutivo se ha
agrandado con nuevos ministerios y una plé-
yade de agencias gubernamentales organi-
ILUSTRACIÓN: VÍCTOR AGUILAR

EL ANTIFUJIMORISMO EN LA POLÍTICA NACIONAL

La vanidad del fujimorismo


glamento institucional que el fujimorismo segunda vuelta a Keiko Fujimori, no hizo del Por lo demás, llama la atención que los
JUAN CARLOS gusta recorrer. antifujimorismo su ‘leitmotiv’. En sentido portavoces más estentóreos de la tosquedad
Tafur ¿Ha definido este juego polar la escena estricto, el suyo fue un gobierno antialanista política, como son los fujimoristas, resientan
política contemporánea del país? Es muy va- más que antifujimorista. que haya un grupo social contrario a su pro-
nidoso por parte de los fujimoristas creer que Tampoco lo fue el gobierno de Pedro Pa- yecto político. ¿Qué se quiere? ¿Qué no exis-
Periodista
ellos han sido el eje sobre el que ha discurri- blo Kuczynski. Tuvo que activar todas las ta resistencia alguna? ¿Acaso el fujimorismo

¿
do la transición y los gobiernos posteriores. asperezas posibles (algunas sin duda exce- no despliega con fruición sus propios antis?
Alejandro Toledo irrumpe en la escena sivas) para sobreponerse a su adversaria en El antifujimorismo mayoritario no es an-
Es la matriz fujimorismo-antifuji- política como un heraldo abiertamente an- la segunda vuelta, pero el suyo, lejos de ser tidemocrático. Es, más bien, saludable. Re-
morismo una realidad que condena tifujimorista y así logra el triunfo, pero su un gobierno antifujimorista fue uno que le vela que la sociedad peruana o una parte de
alapolíticaperuanaasupermanen- gobierno no tuvo necesidad de ejercer actos concedió en demasía, sin hacerle frente y sin ella mantiene la guardia en alto. No supone
tecrisis?Hayunantifujimorismora- políticos reiterados sobre una agrupación sentar posturas de principio (por ejemplo, en un veto institucional de los poderes fácticos
dical, sin duda, que no le brinda car- que simplemente había desaparecido del Educación, donde le entregó el sector). como el que existía en contra del Apra en
ta de ciudadanía democrática al fujimorismo, mapa electoral. A PPK se le puede achacar un trato displi- buena parte del siglo XX. Es solo la inevita-
pero no es el mayoritario. Y lo hay también en Alan García está muy lejos de haber go- cente con el fujimorismo, pero no es pues, esa ble divergencia respecto de una agrupación
una izquierda que suma a esos resquemores bernado en base a aprensiones contra el fuji- descortesía, antifujimorismo. Será torpeza o política cuya mayor “condena” es saber que
una divergencia radical con el modelo econó- morismo. Por el contrario, se puede decir que falta de olfato político, pero no fue el suyo un solo podrá salir bien librada del test de la
mico instaurado en los 90. gracias a él, el fujimorismo vuelve a capturar gobierno que emprendiera una cruzada en historia si vuelve al poder y lo ejerce con pro-
Pero la mayor parte de las resistencias al el sentido común, dada su cortesía política contra de Fuerza Popular. ¿De qué eje fuji- piedad, no antes.
fujimorismo proviene de quienes –en todos con los herederos de Alberto Fujimori. morismo-antifujimorismo hablamos, como La del estribo: hay que ir a ver, leer y es-
los sectores sociales– temen, con legitimi- Ollanta Humala construye su campaña, nódulo interpretativo de lo ocurrido este año cuchar la exposición retrospectiva de Natalia
dad, que su retorno al poder pueda significar no con un discurso antifujimorista sino clara- y pico de gobierno? De las inevitables escara- Iguiñiz, en el Icpna de Miraflores. Merece ser
una reedición de mecanismos autoritarios mente izquierdista. Su eje político se movió muzas de dos segundas vueltas no se puede visitada con apertura, curiosidad y vocación
de control político, ese juego al filo del re- hacia la moderación y a pesar de tener en la extraer semejante narrativa. crítica. Solo queda esta semana.