Está en la página 1de 31

5 1 3 -S 0 2

20 DE MAYO 2008

V. KASTURI RANGAN

Responsabilidad corporativa y compromiso de la


comunidad en la mina de cobre Tintaya (A)
A medida que abordaba el helicóptero prestado que lo llevaría a él y a la alta gerencia de la
mina a un refugio seguro en Arequipa, Lucio Ríos en silencio examinaba las protestas que habían
comenzado dos días antes, el 23 de mayo de 2005. Ríos, el director general adjunto de la mina
Tintaya de HBP Billiton en el Perú, había pasado los últimos cinco años trabajando para mejorar las
relaciones entre la mina y las comunidades indígenas que la rodeaban. Mirando hacia abajo a la
turba que aún persistía en la puerta de entrada de la mina, Ríos se preguntó qué podía haber hecho
para evitar el conflicto que llevó al saqueo y posterior evacuación de una de las minas de cobre más
rentables del país.

La mina de cobre Tintaya

Ubicada a 4100 metros sobre el nivel del mar, en la provincia de Espinar, en el Perú (véase los
Anexos 1 y 2 para los mapas), la mina de cobre Tintaya ha sido durante mucho tiempo una fuente de
fricción intensa entre los miembros de la comunidad de habla quechua y los operadores de la mina.
Fundada en 1985 como una empresa de propiedad estatal, la mina originalmente se extendía en 2,368
hectáreas de tierra expropiada a 125 familias1 en Tintaya Marquiri, una comunidad agrícola
indígena.i A cambio de la tierra, el gobierno peruano ofrecía a los agricultores unos 10 soles por
hectárea (unos US$3 dólares por 2.45 acres) y la promesa de puestos de trabajo relacionados con la
minería.ii Se demostró que la cantidad de puestos de trabajo fue poca y la pérdida generalizada de
tierra pronto sumergió a muchas familias locales en la pobreza.

En 1994, como parte del programa de ajuste estructural del Perú, la mina fue privatizada y
vendida a Magma Copper con sede en Estados Unidos por US$215.7 millones de dólares. En 1996,

1 Las familias desplazadas posteriormente fueron trasladadas a un lote único de 4 hectáreas justo fuera de la propiedad
minera. Durante los siguientes 20 años, estas familias se adaptaron lentamente a sus nuevas condiciones de vida semiurbanas
y se ganaban la vida principalmente a través del trabajo no agrícola. En los años desde su desplazamiento, la comunidad logró
persuadir a los funcionarios de la mina para construir un colegio y una instalación de salud primaria cerca del pueblo, los
cuales posteriormente se encargó de mantener el gobierno provincial.
________________________________________________________________________________________________________________

El caso de LACC número 513-S02 es la versión en español del caso de HBS número 506-023. Los casos de HBS se desarrollan únicamente para su
discusión en clase. No es el objetivo de los casos servir de avales, fuentes de datos primarios, o ejemplos de una administración buena o
deficiente.

Copyright 2012 President and Fellows of Harvard College. No se permitirá la reproducción, almacenaje, uso en planilla de cálculo o transmisión
en forma alguna: electrónica, mecánica, fotocopiado, grabación u otro procedimiento, sin permiso de Harvard Business School.

This document is authorized for use only in Jorge Barco's ERSE - MBA HUANCAYO XII - III course at Pontificia Universidad Catolica del Peru - Centrum, from April 2018 to October 2018.
513-S02 Responsbilidad corporativa y compromiso de la comunidad en la mina de cobre Tintaya (A)

BHP Billiton con sede en Australia (en ese momento, Broken Hill Proprietary o BHP) adquirió
Magma Copper y con ello la mina Tintaya.

El contexto peruano

En el año 2005, el Perú era uno de los principales exportadores de minerales del mundo y había
visto un rebote en el crecimiento económico, con un crecimiento real del Producto Bruno Interno que
aumentó de 0.2% en 2001 a 5.1% en 2004.iii Aunque se le considera uno de los mejores actores
económicos de América Latina, el ingreso per cápita promedio del Perú rondaba los US$2,000, iv y el
54% de los peruanos estaban clasificados como “pobres” (definidos como aquellos que apenas
satisfacen las necesidades calóricas y de vivienda básicas). v La población rural del país estaba peor,
con un 78% clasificado como “pobre” y un 51% clasificado como “en extrema pobreza” (definido
como aquélla población que no satisface los requerimientos de ingesta calórica diaria básica). vi La
pobreza también tenía dimensiones geográficas en el Perú, con la mayor incidencia de pobreza y
extrema pobreza ubicada en la árida cordillera andina del país, una región también hogar de la
mayoría de gente indígena que habla quechua en el Perú. vii

El sector minero peruano

A comienzos de la década de 1990, el gobierno peruano, encabezado por el Presidente Alberto


Fujimori, emprendió una serie de reformas dirigidas a reducir la deuda del país, aumentar la
inversión extranjera y estabilizar sus reservas de divisas. Con la ayuda del Banco Mundial, el país
liberalizó su código de inversión extranjera y privatizó la mayoría de las empresas de propiedad
estatal. En el curso de estas reformas, el sector minero fue radicalmente reestructurado y se
aprobaron una diversidad de leyes para promover la inversión extranjera en la minería a través de
políticas fiscales, de repatriación y divisas más favorables.

Las reformas tuvieron su efecto deseado. La inversión en el sector de los minerales del Perú
pronto se disparó –y se mantuvo a flote por los precios en alza, las exportaciones de minerales
crecieron de US$2.6 billones a US$6.9 billones de dólares entre 1995 y 2004. viii Para el año 2004, el
Perú era el segundo productor de plata más grande del mundo, el tercer productor de cobre y zinc
más grande y una fuente importante del oro y del plomo del mundo. ix Las exportaciones de
minerales representaban el 55% de los ingresosx por exportaciones del Perú y el 6.6% del PBI total.xi

Para fines de la década de 1990, el meteórico crecimiento de la industria minera en el Perú


había atraído una considerable atención de las organizaciones no gubernamentales (ONG) y de las
comunidades ubicadas cerca de las minas. Las protestas contra la minería a gran escala y su impacto
socioambiental se volvieron más frecuentes en todo el país, culminando en 2003 y 2004 con una serie
de protestas bien publicitadas contra las grandes minas de oro en Cajamarca y Tambogrande, Perú.

This document is authorized for use only in Jorge Barco's ERSE - MBA HUANCAYO XII - III course at Pontificia Universidad Catolica del Peru - Centrum, from April 2018 to October 2018.
Responsbilidad corporativa y compromiso de la comunidad en la mina de cobre Tintaya (A) 513-S02

BHP Billiton en el Perú

En marzo de 2001, BHP con sede en Australia y Billiton con sede en el Reino Unido se
fusionaron para convertirse en el segundo conglomerado minero más grande del mundo. A finales
del año 2004, la compañía combinada tenía 100 operaciones en 20 países, ingresos de US$22.8 billones
de dólares y una utilidad neta de US$3.4 billones de dólares. (Véase el Anexo 3 donde figura la
cuenta de resultados y el balance general de 2004 de BHP Billiton.) BHP adquirió la mina Tintaya en
1996 y a finales de la década de 1990 expandió la mina a través de mejoras a los procesos de
extracción y tratamiento. Esto continuó en 2001-2002 mediante la construcción de una planta de
óxido de cobre y una nueva presa de relaves (un gran depósito que contiene los sobrantes de mineral
del proceso de refinación).

La mina de cielo abierto producía dos variedades de mineral de cobre: óxido de cobre y sulfuro
de cobre. El óxido de cobre se extraía, se trituraba en pedazos más pequeños y luego se colocaba en
montones y se rociaba con ácido sulfúrico diluido, que reacciona con el cobre en el mineral, liberando
sulfuro de cobre líquido. A través de la electrolisis, el cobre luego se separaba del líquido,
produciendo cátodos de cobre de Grado A (99.999% de pureza). Por cada tonelada métrica de
mineral de óxido de cobre que era procesada, se producía 14 kilos de cobre y se utilizaba 80-90 kilos
de ácido sulfúrico. La mina procesaba aproximadamente 7,000 toneladas de mineral de óxido de
cobre al día. En el caso del mineral de sulfuro de cobre, éste también se trituraba pero en lugar de
ácido se le mezclaba con agua y emulsionantes para producir una suspensión de cobre. La espuma,
que era aproximadamente 33% de cobre puro, luego se retiraba, se secaba y se vendía como polvo.
En ambos casos los residuos resultantes, o relaves, se trataban para retirar la acidez y luego se
volcaban en grandes presas de relaves.

La producción de la mina variaba a lo largo del tiempo, conducida por los precios mundiales
para las materias primas. (Véase el Anexo 4 para obtener los datos de producción histórica y los
precios mundiales del cobre.) Entre 1996 y 2003, la mina no obtuvo ganancias y entre enero de 2002 y
agosto de 2003 los precios del cobre estaban tan bajos que la mina cerró temporalmente (véase el
Anexo 5 para obtener los datos de pérdidas y ganancias). Los operadores de la mina calcularon que
la mina llegaría al final de su vida alrededor del año 2015.

Espinar, una de las provincias más pobres en el país, tenía 70,000 habitantes y una economía
que era altamente dependiente de la mina y las actividades afines. En el año 2004, la mina dio
empleo a 615 empleados directos y 236 contratistas. Aproximadamente, un 65% de los empleados de
la mina y contratistas era de la provincia de Espinar, mientras que el resto (con la excepción de tres
extranjeros) eran de otros lugares del Perú. La mina también destinaba aproximadamente el 9% de
sus US$139 millones de presupuesto de compras a proveedores locales (provinciales), con un 72%
yendo a proveedores nacionales y un 19% a internacionales. Además de pagar un impuesto federal a
la renta de US$42 millones de dólares en 2004, la empresa voluntariamente contribuía con US$1.9
millones de dólares a un fondo de desarrollo provincial conocido como Acuerdo Marco de Espinar.

This document is authorized for use only in Jorge Barco's ERSE - MBA HUANCAYO XII - III course at Pontificia Universidad Catolica del Peru - Centrum, from April 2018 to October 2018.
513-S02 Responsbilidad corporativa y compromiso de la comunidad en la mina de cobre Tintaya (A)

Aumento de las preocupaciones locales

Además de la tierra original que el estado peruano expropió a los pobladores locales a
comienzos de la década de 1980, BHP Billiton obtuvo unas 2,386 hectáreas adicionales durante finales
de la década de 1990 de Tintaya Marquiri y cuatro comunidades adyacentes (Alto Huancané, Bajo
Huancané, Huano Huano y Alto Huarca) para aumentar la capacidad de la mina y construir una
planta de óxido de cobre y una presa de relaves. xii Como resultado de estas ventas, Tintaya Marquiri
–la comunidad más intensamente afectada por la mina– llegó a controlar sólo 1% de sus posesiones
originales de tierras comunales.xiii

Algunos comuneros reclamaban que las compras de esas tierras se habían realizado en
formas que eran poco éticas e ilegales. En algunos casos, sostenían que los acuerdos para vender la
tierra comunal carecían de la aprobación adecuada por la comunidad en su conjunto. En otros casos,
se alegaba que la compañía había tergiversado su poder para expropiar la tierra en un intento de
debilitar el poder de negociación de los propietarios.

A comienzos de la década de 1990, los miembros de la comunidad también comenzaron a


quejarse acerca de los impactos ambientales percibidos de la mina. Los residentes que vivían cerca de
las operaciones de la empresa reclamaban que las aguas residuales de la planta de procesamiento de
la empresa se habían filtrado en los ríos y manantiales locales, contaminando las tierras de pastoreo y
haciendo que el agua no sea apta para consumo humano y animal. Las quejas de desalojos, abusos
cometidos por el personal de la mina y maltrato de las mujeres locales también salieron a la
superficie. Para fines de la década de 1990, estos supuestos impactos negativos –y la creciente
percepción de que la mina estaba proporcionando pocos beneficios locales en términos de puestos de
trabajo o desarrollo económico– llevaron a que varias comunidades organizaran una serie de
pequeñas protestas cerca de la mina.

Forjando asociaciones nacionales e internacionales

En 1999, insatisfechos con la respuesta de la empresa a sus protestas y quejas, las cinco
comunidades se aliaron con la Coordinadora Nacional de Comunidades Afectadas por la Minería
(CONACAMI), la organización antiminera más grande y tenaz del Perú.2 En el año 2000, el personal
de CONACAMI comenzó a realizar actividades de capacitación en defensa para los líderes de las
comunidades de Espinar. Para reforzar el caso de las comunidades, los líderes de CONACAMI
consiguieron el apoyo de CooperAcción, una ONG con sede en Lima, que se dedica a ayudar a que
las comunidades indígenas obtengan información, destrezas y la organización necesarias para
defender sus derechos. Los miembros del personal de CooperAcción documentaron las quejas
formales de las comunidades mediante la conducción de un estudio del proceso de venta de la tierra,
recolectando indicadores de la calidad de vida y encargando una evaluación de los impactos
ambientales de la mina. Los esfuerzos tanto de CooperAcción como CONACAMI fueron financiados

2 CONACAMI fue fundada en 1999 por el carismático organizador Miguel Palacín, un hombre de origen humilde cuya familia
fue desplazada por la actividad minera cuando era un niño. CONACAMI es una federación u organización de miembros de
comunidades afectadas por la minería en todo el Perú.

This document is authorized for use only in Jorge Barco's ERSE - MBA HUANCAYO XII - III course at Pontificia Universidad Catolica del Peru - Centrum, from April 2018 to October 2018.
Responsbilidad corporativa y compromiso de la comunidad en la mina de cobre Tintaya (A) 513-S02

por Oxfam America, una ONG con sede en Estados Unidos y miembro de Oxfam International, una
confederación de 12 ONG que trabajan para crear “soluciones duraderas para la pobreza, sufrimiento
e injusticia”.xiv

En noviembre del año 2000, a sugerencia del personal de Oxfam America y armados con los
datos que parecían apoyar las quejas de larga data de las comunidades con respecto a la expropiación
de tierras y degradación ambiental, las ONG peruanas enviaron un informe a Oxfam Community
Aid Abroad (Oxfam Australia), miembro australiano de Oxfam International. Los representantes de
CONACAMI y CooperAcción esperaban que el Ombudsman (Defensor del Pueblo) de la Minería de
Oxfam Australia –un órgano recientemente establecido que recibía e investigaba las quejas de abusos
por parte de compañías mineras australianas en el extranjero– presionara públicamente a la casa
matriz de Melbourne de BHP Billiton para tratar los problemas que rodeaban a su subsidiaria
peruana.

El informe explicaba resumidamente los reclamos de las comunidades con respecto a la mina.
Estos incluían quejas relacionadas con 1) las políticas de compra y expropiación de tierras de la
empresa, 2) los supuestos impactos ambientales directos de las actividades de la mina en las fuentes
de agua, suelo y ganado locales y 3) las supuestas violaciones de derechos humanos que el personal
de la mina había cometido, incluidos el maltrato de las mujeres locales y los desalojos de los
residentes.xv Para tratar estas quejas, las comunidades estipulaban que BHP Billiton cumpla con una
lista de demandas que abarcaban desde una revisión a las anteriores negociaciones de tierras hasta el
despido de los empleados “corruptos”.

El Ombudsman de la Minería respondió escribiendo una carta dirigida a los funcionarios de


BHP Billiton en Australia que describía las quejas de las comunidades y exigía una respuesta. La
respuesta de BHP Billiton vino en forma de una carta que negaba muchos de los reclamos de las
comunidades (véase el Anexo 6 donde pueden apreciar pasajes de la carta). Posteriormente Oxfam
Australia publicó un recuento de las acusaciones de las comunidades en el informe anual de minería
del Ombudsman, una publicación que recibió considerable atención tanto de la industria minera
como de la prensa australiana.

Oxfam Australia y BHP Billiton

Antes de su fusión con Billiton, BHP se había encontrado en el centro de varias campañas
dirigidas por activistas, en especial se realizó una campaña para tratar los problemas ambientales en
la mina Ok Tedi, en la cual Oxfam Australia era un participante importante. La campaña se centraba
en la evidencia de que BHP había botado miles de toneladas de residuos mineros de su mina de
Papúa Nueva Guinea en el rio Ok Tedi, exterminando las poblaciones de peces locales y devastando
el sustento del pueblo local.xvi Los esfuerzos para avergonzar a la empresa –que fueron sumamente
polémicos y bien conocidos– culminaron en el vertido de peces muertos en las escalinatas de la sede
de BHP en Melbourne. A la luz de los siempre crecientes pasivos sociales y ambientales de la mina
Ok Tedi, BHP retiró su propiedad en el año 2002, cancelando la inversión y transfiriendo su
participación del 52% de las acciones a un fideicomiso de desarrollo local.

This document is authorized for use only in Jorge Barco's ERSE - MBA HUANCAYO XII - III course at Pontificia Universidad Catolica del Peru - Centrum, from April 2018 to October 2018.
513-S02 Responsbilidad corporativa y compromiso de la comunidad en la mina de cobre Tintaya (A)

Aunque Oxfam Australia continuaba supervisando las actividades de BHP Billiton en el


extranjero, el enfoque de compromiso de la organización con la empresa estaba evolucionando. En el
año 2002, Oxfam Australia y BHP Billiton en conjunto lanzaron su Programa de Liderazgo de
Comunidades Corporativas en Orissa, India –un “tour de realidades” de cuatro semanas de duración
diseñado para exponer y sensibilizar a los gerentes de empresas mineras con respecto a los impactos
sociales de los proyectos de infraestructura y minería a gran escala. Los gerentes de BHP Billiton se
encontraban entre el primer cuadro de estudiantes del programa y la planificación del programa
conjunto ya estaba en marcha cuando las comunidades de Espinar se pusieron en contacto por
primera vez con el Ombudsman de la Minería.

A pesar de esta asociación emergente, la respuesta de BHP Billiton a la comunicación del


Ombudsman de la Minería sobre la mina Tintaya no pudo responder de manera satisfactoria las
preocupaciones expresadas de muchos de los comuneros y las acusaciones del informe ambiental que
había sido presentado. En una reunión posterior entre el personal de Oxfam Australia y BHP Billiton
en la sede de la empresa en Melbourne, la empresa se centró en su convicción de que los reclamos de
las comunidades de Espinar no tenían fundamento, en lugar de tratar inmediatamente las
preocupaciones sociales legítimas y de larga data.

El Ombudsman de la minería viene al Perú

No se tomó ninguna acción posterior por parte de la sede corporativa de BHP Billiton para
tratar los problemas en Espinar hasta diciembre de 2001, cuando se supo que Ingrid Macdonald, la
Ombudsman de la Minería de Australia, estaba planeando un viaje al Perú para entrevistar a los
miembros de la comunidad. La empresa entonces se comunicó con Macdonald y solicitó una reunión.
Macdonald accedió a celebrar una reunión en Lima el 10 de diciembre, a la cual asistió Lucio Ríos,
director general adjunto de la mina Tintaya de HBP Billiton, el gerente general y el representante
regional de relaciones con la comunidad de BHP Billiton, así como los funcionarios del gobierno
provincial y representantes de CONACAMI, CooperAcción y Oxfam America. En la reunión,
Macdonald informó los hallazgos de su investigación de campo y propuso un proceso de diálogo
para tratar las quejas de las comunidades.

Los funcionarios de BHP Billiton estuvieron de acuerdo con la propuesta de Macdonald.


Después de más de seis meses de contestar los reclamos de la Ombudsman, la rápida aceptación de la
propuesta por parte de la empresa fue una sorpresa para muchos en la reunión. Mirando atrás, los
participantes atribuyeron el cambio en la postura de la empresa a dos factores. Primero, era evidente
para la gerencia corporativa que, si lo dejaba sin tratar, la dimensión de la reputación de la empresa
del conflicto en Espinar podía girar pronto fuera de control. Gracias a su visita al Perú, la
Ombudsman de la Minería ahora tenía los informes personales y evidencia necesarios para hacer un
caso extremadamente creíble para las acusaciones de las comunidades –un caso que llegaría
rápidamente a la escena pública en Australia. De acuerdo con José de Echave, el director ejecutivo de
CooperAcción:

Era evidente que la empresa estaba preocupada por la intervención de Oxfam. Parecían
sorprendidos de que las comunidades tuvieran la capacidad de encontrar aliados

This document is authorized for use only in Jorge Barco's ERSE - MBA HUANCAYO XII - III course at Pontificia Universidad Catolica del Peru - Centrum, from April 2018 to October 2018.
Responsbilidad corporativa y compromiso de la comunidad en la mina de cobre Tintaya (A) 513-S02

internacionales y yo creo que se dieron cuenta de que si ellos no trataban de resolver el


problema en el Perú, éste llegaría a ser mucho más grande. Considero que en ese punto se hizo
evidente que había dos opciones: o todas las partes podía comprometerse en un proceso de
diálogo u Oxfam y las comunidades continuarían denunciando a la empresa públicamente en
Australia.

Adicionalmente, se había producido una desconexión fundamental entre la sede de HBP


Billiton y su subsidiaria peruana. Antes de la participación de la Ombudsman de la Minería, el
personal de Oxfam Australia creía que la oficina de Melbourne había sido una “ignorante estratégica”
de los conflictos entre las comunidades y la mina de Tintaya. De acuerdo con Ingrid Macdonald, la
Ombudsman de la Minería: “En muchos de los casos con los que trato, el brazo operativo de la
empresa no cuenta necesariamente a la sede qué está ocurriendo localmente. En BHP Billiton, puede
haber estándares y políticas que establecen que tienen que ser informados, pero al final, la sede no
quería saber qué estaba sucediendo sobre el terreno”.

La Mesa de Diálogo

En los meses que siguieron a la reunión de diciembre de 2001, BHP Billiton y la coalición
comunidad-ONG (véase el Anexo 8 donde figura una lista de los participantes) prepararon
cuidadosamente sus respectivas posiciones, mientras trabajaban conjuntamente para identificar un
facilitador externo para la primera reunión de la Mesa de Diálogo. El facilitador que eventualmente
contrataron –Antonio Bernales, un profesional residente en Lima y conocido y respetado por ambas
partes– jugaría un papel clave al sentar las bases para un proceso de diálogo exitoso.

En la reunión inaugural de la Mesa de Diálogo el 6 de febrero de 2002, Bernales dirigió a los


miembros de las comunidades, representantes de las ONG, funcionarios del gobierno local y personal
de BHP Billiton a través de un proceso de identificación de “problemas”. Al final del proceso, se
llegó al consenso de la necesidad de tratar cuatro temas clave de preocupación para las comunidades:
1) pérdida de tierras, 2) impactos ambientales, 3) violaciones de derechos humanos y 4) desarrollo
sostenible (véase la Tabla A).

This document is authorized for use only in Jorge Barco's ERSE - MBA HUANCAYO XII - III course at Pontificia Universidad Catolica del Peru - Centrum, from April 2018 to October 2018.
513-S02 Responsbilidad corporativa y compromiso de la comunidad en la mina de cobre Tintaya (A)

Tabla A Temas clave tratados por la Mesa de Diálogo

 Pérdida de tierras: Varias de las comunidades adyacentes a la mina habían visto sus tierras
individuales y comunales disminuir desde la fundación de la mina. Las comunidades reclamaban que
habían sido presionadas por el gobierno y la empresa para dejar sus tierras bajo condiciones injustas y
que las negociaciones sobre la venta de tierras y la compensación no fueron justas ni equitativas. La
falta de transparencia con respecto a las ventas de las tierras dio como resultado varios desalojos
forzados así como la difusión de la pobreza entre los miembros de las comunidades, quienes
perdieron sus tierras y su medio de subsistencia.

 Impactos ambientales: Los miembros de las comunidades reclamaban que las aguas residuales
provenientes de la mina contaminaban los ríos y manantiales locales, haciéndolos no aptos para el
consumo humano y animal, así como la contaminación de la calidad de los suelos en las cercanías de
las tierras de pastoreo. Un análisis encargado por CooperAcción en el año 2000 parecía apoyar estos
reclamos, informando una significativa contaminación de los ríos, manantiales y tierra de pastoreo –
recursos naturales que servían como activos económicos esenciales para estas comunidades agrarias.

 Violaciones de derechos humanos: Una serie de acusaciones de abuso de derechos humanos se


habían presentado contra el personal local de la empresa, incluidos el maltrato de las mujeres locales,
acoso de trabajadores mineros y desalojos forzados. Varios pobladores también acusaban a los
propietarios de la mina de haber quemado sus tierras, casas y animales en el curso del desalojo.

 Desarrollo sostenible: Los miembros de las comunidades reconocían que la vida de operación de la
mina era limitada y que la mejora de su situación económica requeriría mecanismos para el desarrollo
sostenible que garanticen empleo y medios de subsistencia en el largo plazo.

Los participantes de la Mesa de Diálogo acordaron formar cuatro comisiones de trabajo (véase
el Anexo 9 para obtener más detalles) para investigar las quejas, formular recomendaciones e
implementar los cambios en cada una de las cuatro áreas. Cada comisión estaba compuesta por
líderes elegidos de las comunidades y residentes interesados, representantes municipales y de las
ONG y personal local y corporativo de BHP Billiton. Los miembros de la comisión se reunirían de
manera privada con frecuencia para revisar los hallazgos y formular recomendaciones y luego
periódicamente informarían a todas las partes en reuniones plenarias programadas regularmente.

Los respectivos papeles de las ONG peruanas e internacional también fueron definidos en esta
reunión. Los representantes de CONACAMI y CooperAcción principalmente cumplirían una
función de asesoramiento a las comisiones, aprovechando sus conocimientos técnicos y las relaciones
con las comunidades para facilitar las interacciones dentro de las comisiones. Los miembros del
personal peruano de Oxfam America accedieron a servir como observadores para el diálogo y la
Ombudsman de la Minería iba a desempeñar un papel de vigilancia en curso, proveyendo
actualizaciones regulares sobre el progreso de la Mesa de Diálogo al público en general y a la sede de

This document is authorized for use only in Jorge Barco's ERSE - MBA HUANCAYO XII - III course at Pontificia Universidad Catolica del Peru - Centrum, from April 2018 to October 2018.
Responsbilidad corporativa y compromiso de la comunidad en la mina de cobre Tintaya (A) 513-S02

la empresa. Los funcionarios del gobierno local también desempeñarían un papel, como participantes
en los plenarios y como miembros de la Comisión de Desarrollo Sostenible.

La cuestión de la posible participación del gobierno central en el proceso de diálogo también se


abordó. Los miembros de las comunidades insistían en que el Ministerio de Energía y Minas del Perú
fuera excluido. Las comunidades tenían una profunda desconfianza en el gobierno central y ellas y
sus ONG que las respaldaban consideraban que el Ministerio tendría una posición sesgada a favor de
BHP Billiton. La empresa consintió esta condición y la única representación del gobierno en la Mesa
de Diálogo estaba conformada por las autoridades provinciales.

Fomento de la confianza en la mesa

Para los miembros de las comunidades y el personal de BHP Billiton, una falta de confianza en
la buena voluntad de la parte opositora era un problema potencialmente devastador. Las
interacciones negativas con el personal de la mina y los reiterados conflictos por las tierras habían
endurecido las actitudes de muchos líderes de las comunidades. El personal local de BHP Billiton, a
su vez, se mostraba escéptico acerca de la capacidad de las comunidades para comprometerse en una
negociación constructiva y resistir la tentación de hacer demandas poco realistas. La Mesa de
Diálogo enfrentaba esta falta de confianza a través del uso de los mecanismos de los procedimientos
descritos anteriormente. Sin embargo, la credibilidad de las personas clave y organizaciones
participantes también demostró ser importante.

Antes de la Mesa de Diálogo, la desconfianza de la comunidad de la administración local de la


mina estaba profundamente arraigada. En la primera reunión de la Mesa de Diálogo, la participación
activa de diversos funcionarios de alto nivel de BHP Billiton con vínculos con la oficina principal jugó
un papel para mitigar esta desconfianza. La delegación de HBP Billiton estaba liderada por Paul
Warner, un hombre que, de acuerdo con Javier Aroca, Encargado de la Defensa de Oxfam America en
el Perú, “sin duda, tenía el poder dentro de la empresa para hacer realidad sus promesas”. Los
participantes interpretaron su presencia como un signo de que la empresa estaba tomando los
reclamos de las comunidades en serio. Las tensiones se redujeron más por el hecho de que Warner y
los demás en la reunión inicial no presentaban antecedentes en el sitio de Tintaya y por lo tanto, no
tenían ninguna conexión con conflictos anteriores.

Otro factor que facilitó la confianza fue la transformación personal del director adjunto Lucio
Ríos. Ríos –un hombre injuriado por muchos miembros de la comunidad por su supuesto papel en la
negociación de las compras de tierras locales– participó en el Programa de Liderazgo Corporativo de
Oxfam Australia en Orissa, India, a comienzos de 2002 y regresó una persona cambiada. De acuerdo
con Warner: “Participó en este viaje y fue como Saúl en el camino a Damasco. Vio la luz y estuvo
bajo mucha presión para ver la luz, pero regresó de la India como un hombre distinto. Todo lo que
hizo después de eso fue como la noche y el día”.

Otros miembros del personal de las ONG corroboraron este cambio, observando que la
“conversión” de Ríos y la recién descubierta empatía para las comunidades jugó un papel importante
para generar la confianza en la buena voluntad de la empresa. Ríos explicó su nueva actitud como

This document is authorized for use only in Jorge Barco's ERSE - MBA HUANCAYO XII - III course at Pontificia Universidad Catolica del Peru - Centrum, from April 2018 to October 2018.
513-S02 Responsbilidad corporativa y compromiso de la comunidad en la mina de cobre Tintaya (A)

sigue: “En la India, pasé tiempo con gente que había perdido sus tierras y que habían sufrido
inmensamente como resultado de la construcción de una represa hidroeléctrica masiva. Al haber
visto lo que ellos pasaron, me vi forzado a preguntarme si mis propias acciones habían llevado a algo
muy similar en Tintaya”.

Los funcionarios de BHP Billiton tenían sus propias dudas acerca de la factibilidad del proceso
de diálogo y la capacidad de las comunidades para organizarse. Ríos confesó:

Al comienzo, pensábamos que los representantes de las comunidades eran esencialmente


indulgentes en maniobras políticas. También considerábamos que la participación de las ONG
era nada más que interferencia. Nos sentiríamos irritados al ver que las ONG vienen a la
ciudad dos días antes de una reunión para trabajar con los miembros de las comunidades en su
estrategia. Con el tiempo, comencé a ver que las ONG no eran simplemente agitadores, sino
socios que hicieron posible el diálogo, porque verdaderamente fortalecieron las habilidades de
negociación de las comunidades. Eventualmente llegamos a ver que las alianzas de las
comunidades con las ONG fueron realmente una gran ayuda para el proceso.

Las NGO locales, al servir como asesoras y defensoras para las comunidades, tendían puentes
sobre el abismo cultural y económico que había separado mucho a las comunidades y a la empresa y
garantizaban que ambas partes estuvieran hablando el mismo idioma. A través de su participación
activa en el proceso, las ONG también legitimaron la Mesa de Diálogo, lo cual le otorga una
credibilidad que con frecuencia adolecen consultas similares en el Perú.

Con el paso del tiempo, y a través de repetidas interacciones en las reuniones de la comisión y
del plenario, creció lentamente el entendimiento mutuo y respeto entre los líderes de las
comunidades y los funcionarios de BHP Billiton. Muchos observadores vieron este proceso de
aprendizaje iterativo e intercambio de perspectivas en curso como un elemento que facilitaba
sorprendentes transformaciones personales de parte de los miembros de las comunidades y los
gerentes de la empresa. De acuerdo con Ingrid Macdonald, la Ombudsman de la Minería: “Ahora es
como tratar con personas totalmente diferentes. En ambos lados, hay una voluntad de escuchar el
punto de vista de los demás, de trabajar juntos y de aprender unos de otros. Hay también una nueva
confianza en la gente local para ponerse de pie y expresar sus puntos de vista”.

Posicionamiento estratégico fuera de la Mesa

Mientras se generaba confianza en la mesa, la coalición de ONG estaba activamente


comprometida con el fortalecimiento de la posición de negociación de las comunidades fuera de la
mesa. Con la asistencia de CONACAMI y CooperAcción, las cinco comunidades de la Mesa de
Diálogo solidificaron su posición de negociación organizándose y negociando sus intereses
internamente. Los líderes de las comunidades también recibieron capacitación en negociaciones y
comenzaron a forjar alianzas con grupos indígenas afectados por las operaciones de BHP Billiton en
otras partes del mundo.

10

This document is authorized for use only in Jorge Barco's ERSE - MBA HUANCAYO XII - III course at Pontificia Universidad Catolica del Peru - Centrum, from April 2018 to October 2018.
Responsbilidad corporativa y compromiso de la comunidad en la mina de cobre Tintaya (A) 513-S02

CooperAcción desempeñó un papel clave en ayudar a que las comunidades identifiquen sus
intereses compartidos y formulen una posición de negociación común pronto en el proceso. De
acuerdo con José de Echave en CooperAcción: “La impresión que tiene la gente cuando no conoce
bien a las comunidades es que son muy homogéneas. En realidad, sin embargo, hay diferentes
intereses privados dentro de ellas. Las organizaciones como CooperAcción necesitan ayudarlos a
negociar sus posiciones internamente primero, de manera que los intereses que representan sean los
del grupo, en lugar de los de personas privadas”.

Mediante la conducción de una serie de talleres a nivel de las comunidades y regional,


CooperAcción y CONACAMI ayudaron a los miembros de las comunidades a lograr el consenso
sobre temas claves que querían tratar en la Mesa de Diálogo. Las ONG también las ayudaron a llegar
a un acuerdo sobre cómo dar prioridad a los reclamos de cada comunidad. A lo largo del proceso, el
personal de las ONG sirvió como asesor y caja de resonancia, ayudando a los representantes de las
comunidades a medir la relativa importancia de sus respectivas demandas y comprender mejor la
posición negociadora de la empresa.

Primavera 2003: Impasse

Para la primavera de 2003 muchas de las acusaciones de degradación ambiental, compras de


tierra ilegales y violaciones de derechos humanos se habían investigado y revisado en conjunto por
las comisiones de trabajo de la Mesa de Diálogo (véase el Anexo 9 para los detalles). Aunque algunas
acusaciones no podían probarse, las comisiones hallaron que un número significativo de casos eran
válidos y merecían una compensación. No obstante, se había hecho un pequeño progreso en términos
de compensación a las víctimas o cambios concretos en las políticas de BHP Billiton. Una
insatisfacción particular quedó expresada en el hecho de que las cinco comunidades no habían
podido negociar los términos de la propuesta de un fondo de desarrollo sostenible. Muchos
pobladores expresaron su frustración con el proceso de diálogo, y algunos sintieron que la gerencia
local estaba dando largas al asunto a propósito debido a los precios bajos del cobre y al cierre
relacionado de las operaciones de sulfuro de cobre que habían comenzado en enero de 2002 (véase el
Anexo 4 para los detalles de producción).

Negociaciones con actores externos

En mayo de 2003, más de 1000 personas de Espinar, incluidas muchas de la cuenca del río
Ccañipia, irrumpieron en el sitio de la mina Tintaya, tomando brevemente de rehén al gerente
general. Los manifestantes provenían de diversos poblados que no eran miembros de la Mesa de
Diálogo y demandaban que el gerente general firmara un acuerdo para detener la actividad de la
mina en su área y les proveyera una compensación del orden de US$2 a US$4 millones de dólares. El
gerente firmó, pero posteriormente rechazó el acuerdo después que los manifestantes estuvieron
fuera del sitio debido a que él había lo firmado bajo coacción.

En el centro del conflicto yace el hecho de que las comunidades de Ccañipia habían sido
inadecuadamente consultadas acerca de la construcción de la empresa de una nueva presa de relaves

11

This document is authorized for use only in Jorge Barco's ERSE - MBA HUANCAYO XII - III course at Pontificia Universidad Catolica del Peru - Centrum, from April 2018 to October 2018.
513-S02 Responsbilidad corporativa y compromiso de la comunidad en la mina de cobre Tintaya (A)

cerca de sus tierras Aunque el Ministerio de Energía y Minas, en mayo de 2001, había celebrado una
audiencia pública sobre la propuesta de la construcción de la presa, los líderes de las comunidades de
Ccañipia reclamaban que no les habían informado de la reunión y no estuvieron presentes para la
consulta. Una importante región lechera en el Perú, la cuenca de Ccañipia era el hogar de una gran
comunidad de granjeros relativamente bien acomodados que veían la presa de relaves como una
amenaza inminente. Muchos consideraban que la presa –que contendría restos de desechos
potencialmente tóxicos del procesamiento de mineral de cobre de la mina– contaminaría su tierra y
afectaría su ganado. De acuerdo con un líder local:

Cuando nos dimos cuenta que la presa se estaba construyendo, nos preocupó que ésta
pudiera potencialmente interferir con nuestra producción agrícola. El rio fluye a la derecha de
nuestra área, y si la presa de relaves estuviera mal diseñada, sería fácil para el material de
desecho filtrarse en el rio. El rio irriga nuestras tierras, nuestras vacas se alimentan con ese
gras. Toda nuestra cadena de producción lechera estaba en riesgo.

Ahora, dos años después de la audiencia pública inicial, la presa de relaves estaba casi
terminada. Si la presa no había llegado a conectarse en los próximos meses, la mina no hubiera
tenido donde almacenar sus desechos y la producción –temporalmente cerrada debido a los bajos
precios– hubiera sido incapaz de reanudarse.

Los funcionarios de BHP Billiton preguntaron a los líderes de las comunidades recientemente
afectadas que se unan a la Mesa de Diálogo como un medio de resolver el conflicto, pero se rehusaron
a participar y continuaron presionando a la empresa por una compensación. Ansiosos por poner en
operación la presa de relaves, los gerentes de BHP Billiton trataron las preocupaciones de las
comunidades de Ccañipia tomando varios pasos para mejorar la seguridad ambiental de la presa. El
conflicto con las comunidades de Ccañipia también presionó a la empresa para seguir adelante con
un acuerdo de beneficios más amplio del que los funcionarios provinciales habían estado
presionando para que sea considerado por la empresa. El alcalde provincial, Luis Álvarez, había
querido hacía mucho tiempo que la empresa hiciera un compromiso financiero para el desarrollo
económico a largo plazo de toda la provincia de Espinar. Dadas las exigencias financieras hechas por
las comunidades de Ccañipia y su falta de disposición a participar en la Mesa de Diálogo, BHP
Billiton buscó resolver el conflicto envolviendo esas demandas en un acuerdo más grande con la
provincia.

Negociaciones con la provincia

A fines del año 2002, Luis Álvarez, miembro de un partido político de centro, alteró la escena
política local con una victoria sorpresa en la elección de alcalde de Espinar. Al hacerlo, derrocó al
alcalde de largo tiempo de Espinar, un funcionario de tendencia izquierdista, que había mantenido a
menudo relaciones antagónicas con la mina Tintaya. Álvarez, por el contrario, tomó un nuevo
enfoque pragmático para trabajar con la empresa. Su ambición central era mover la economía de
Espinar de una íntegramente dependiente de un recurso natural extractivo –y que pronto se agotará–,
a uno capaz de sostener el crecimiento económico y crear empleo más allá de la vida útil de la mina.

12

This document is authorized for use only in Jorge Barco's ERSE - MBA HUANCAYO XII - III course at Pontificia Universidad Catolica del Peru - Centrum, from April 2018 to October 2018.
Responsbilidad corporativa y compromiso de la comunidad en la mina de cobre Tintaya (A) 513-S02

Los términos del acuerdo, conocido como el Acuerdo Marco de Espinar, se firmaron en
setiembre de 2003 y se estableció un fondo de desarrollo al cual la empresa donaría anualmente el 3%
de los ingresos de la mina (antes de los intereses e impuestos) o, de manera alternativa, cuando las
utilidades fueran bajas, un mínimo de US$1.5 millones de dólares. 3 El fondo iba a ser manejado a
través de un comité de coordinación formado por funcionarios del gobierno local, organizaciones de
las comunidades y representantes de la mina quienes priorizarían y facilitarían los proyectos
financiados bajo el acuerdo. A diferencia del fondo de desarrollo que la mina había tratado con las
cinco comunidades de la Mesa de Diálogo, este fondo proveería apoyo para los proyectos de
desarrollo económico en cualquiera de las 68 comunidades rurales de Espinar, más sus áreas urbanas
–no sólo las comunidades ubicadas cerca de la mina.

El acuerdo de la empresa con la provincia llegó como una sorpresa para muchos observadores
en Espinar y en todo el país. Un acuerdo de participación de beneficios de esta escala no tenía
precedentes en el Perú y no fue muy bien recibido por algunos en la industria minera. Lucio Ríos
recordó: “Cuando anunciamos nuestra intención de firmar un Acuerdo Marco con la asociación de la
industria minera del Perú, muchos de nuestros colegas nos dijeron que estábamos siendo unos
tontos, que estábamos estableciendo un mal precedente para el país… Pero nosotros lo vimos como
una oportunidad para fortalecer nuestros lazos con la provincia y devolver a la región”.

Los miembros de la Mesa de Diálogo vieron la decisión de la empresa como, esencialmente,


ceder a las demandas de las comunidades de Ccañipia. Esta percepción desestabilizó el progreso de
la Mesa de Diálogo y avivó el resentimiento entre los participantes. Algunos sintieron que la postura
reactiva de la empresa significaba que sus propios esfuerzos pacíficos para lograr un acuerdo no
estaban siendo tomados seriamente. Paul Warner de BHP Billiton recordó: “Cuando firmamos el
acuerdo [con la provincia], los participantes [de la Mesa de Diálogo] estaban pensando, ‘hemos sido
pacíficos, no irrumpimos en sus instalaciones y todavía no tenemos nada. ¿Fuimos tontos para hacer
esto?’ Hubo serias dudas dentro de las comunidades en cuanto a si se habían aproximado a nosotros
de la manera correcta”.

A la luz de los nuevos compromisos de la empresa con las comunidades de Ccañipia, los
participantes de la Mesa de Diálogo también estaban preocupados acerca de la disposición continua
de BHP Billiton para crear un fondo de desarrollo de la comunidad para las cinco comunidades de la
Mesa de Diálogo. Los prospectos para un fondo de ese tipo –que se había desarrollado y debatido
dentro de la comisión de Desarrollo Sostenible durante más de un año– ahora parecían en duda.

Regreso a la Mesa de Diálogo

Durante el año 2004, los intentos sucesivos para redactar y aprobar un acuerdo entre la
empresa y las cinco comunidades de la Mesa de Diálogo se tambaleaban. El principal desacuerdo se
centraba en la creación del fondo de desarrollo de la comunidad y el monto exacto que la empresa

3 A nivel global, BHP Billiton se había comprometido a donar el 1% de sus ganancias, antes de los intereses e impuestos, para
los esfuerzos de desarrollo de la comunidad.

13

This document is authorized for use only in Jorge Barco's ERSE - MBA HUANCAYO XII - III course at Pontificia Universidad Catolica del Peru - Centrum, from April 2018 to October 2018.
513-S02 Responsbilidad corporativa y compromiso de la comunidad en la mina de cobre Tintaya (A)

comprometería para éste. En enero de 2004, la empresa respaldó un borrador del acuerdo propuesto
por Oxfam America y CooperAcción, pero sin estipular aún el monto específico con el que
contribuiría al fondo. Esta vaguedad frustraba y desanimaba a muchos miembros de las
comunidades, quienes vinculaban la falta de compromiso sobre el tema de BHP Billiton al nuevo
acuerdo de la empresa con la provincia. Las negociaciones con la empresa sobre el monto se
alargaron durante toda la primera mitad del año 2004.

Logro de un acuerdo

En los últimos 6 meses de 2004, la empresa y las comunidades hicieron un progreso


considerable en la identificación y adquisición de nuevas tierras, y finalmente llegaron a un acuerdo
sobre los montos que se destinarían al fondo de desarrollo de las comunidades. En este momento, la
idea de redactar un acuerdo formal se aceptó una vez más, en esta oportunidad con éxito.

El 21 de diciembre de 2004, se firmó un acuerdo entre BHP Billiton y las cinco comunidades de
la Mesa de Diálogo. El acuerdo, que había sido aprobado y ratificado por asamblea general de cada
comunidad, representó más una consolidación que una conclusión a los tres años de negociaciones de
la Mesa de Diálogo. El acuerdo mismo afirmaba la Mesa de Diálogo como un espacio permanente
para la discusión y resolución de conflictos y un vehículo compartido para promover el desarrollo
sostenible en Espinar.

Los aspectos centrales del acuerdo se relacionaban con la adquisición de nuevas tierras para los
miembros de las comunidades, la administración y el desarrollo de esa tierra, la creación de un fondo
de desarrollo de las comunidades de US$990,000 dólares y el trabajo en curso de las Comisiones de
Derechos Humanos y Medio Ambiente. Éste también afirmó que todas las actividades de exploración
y desarrollo futuras por parte de BHP Billiton requerirían del consentimiento previo e informado de
los propietarios, ya sea la comunidad o personas individuales. Finalmente, los miembros de la Mesa
de Diálogo acordaron aceptar la mediación en curso de la Ombudsman de la Minería, quien
continuaría vigilando el cumplimiento de las partes con el acuerdo.

Para la primavera de 2005, la empresa había comprado el 80% de la tierra que se había
prometido a los miembros de las comunidades como compensación. Además, el fondo de Desarrollo
Sostenible, que era administrado en forma conjunta por la Fundación Tintaya de la empresa y las
comunidades, había comenzado a financiar varias iniciativas de las comunidades, incluida la
irrigación, capacitación en destrezas técnicas y otros proyectos de mejora agrícola (véase la Tabla B
para obtener detalles sobre la implementación del acuerdo).

14

This document is authorized for use only in Jorge Barco's ERSE - MBA HUANCAYO XII - III course at Pontificia Universidad Catolica del Peru - Centrum, from April 2018 to October 2018.
Responsbilidad corporativa y compromiso de la comunidad en la mina de cobre Tintaya (A) 513-S02

Tabla B Resultados de la Mesa de Diálogo de Tintaya (a mayo de 2005)

Tierra
 Se compró aproximadamente 6000 hectáreas de tierra para compensación de los pobladores
desplazados
 Se dio apoyo para reubicación en la forma de vivienda, caminos, servicios públicos, etc.

Derechos humanos
 4 de los 32 casos de violaciones de derechos humanos presentados fueron hallados válidos y
merecían reparación
 Compensación financiera o en especie de personas individuales

Desarrollo sostenible
 Se estableció un fondo de US$990,000 dólares para ser distribuido a las cinco comunidades
durante tres años
 Se priorizó y están en ejecución 11 proyectos de desarrollo de las comunidades

Medio ambiente
 Estudios de salud de seres humanos y animales en 2002 no hallaron evidencia de impactos
relacionados con la minería
 Se estableció equipos de monitoreo ambiental con sede en las comunidades
 Se realizará evaluaciones de impacto ambiental conjuntas a intervalos regulares
 Creación de “bioindicadores” o áreas de demostración ambiental que utilizaban agua de la presa
de relaves de la mina para cultivar vegetales y criar ganado y peces.

Desarrollo sostenible y la Fundación Tintaya

La Fundación Tintaya sirvió como el vehículo principal de la empresa para promover el


desarrollo sostenible en Espinar. Fundada en el año 2001, la fundación tenía una dotación de US$1
millón de dólares y recibía contribuciones anuales de US$500,000 dólares de la empresa. Aunque
financiada únicamente por BHP Billiton, la fundación también buscaba desarrollar fuentes de
financiamiento externo para seguir siendo autosuficiente y capaz de respaldar el desarrollo de
Espinar una vez que la mina se cierre. La fundación estaba encargada de la administración del Fondo
de Desarrollo Sostenible de la Mesa de Diálogo de US$990,000 dólares y de la implementación de
muchos de los proyectos financiados a través del Acuerdo Marco de Espinar. Además, el personal de
la fundación dirigía una variedad de programas de las comunidades como capacitación vocacional y
agrícola, asistencia técnica con mejora de cosechas y proyectos de generación de ingresos, así como
los proyectos de bioindicadores mencionados en la Tabla B. Los beneficios de estos proyectos les
correspondían tanto a las comunidades de la Mesa de Diálogo como a otros residentes cercanos a
Espinar. Lucio Ríos describió el propósito de la Fundación de esta manera: “Sabemos que cuando

15

This document is authorized for use only in Jorge Barco's ERSE - MBA HUANCAYO XII - III course at Pontificia Universidad Catolica del Peru - Centrum, from April 2018 to October 2018.
513-S02 Responsbilidad corporativa y compromiso de la comunidad en la mina de cobre Tintaya (A)

esta mina cierre, podría haber un fuerte impacto negativo sobre la economía local. Establecimos la
Fundación porque queríamos dejar un Espinar más fuerte, uno que pueda crecer económicamente sin
ser dependiente de la mina.”

Mayo de 2005: Se renuevan las protestas

Para mayo de 2005, la gerencia de la mina consideraba que su relación con las comunidades de
la Mesa de Diálogo había mejorado ampliamente como resultado de las largas negociaciones y el
proceso de diálogo. El fortalecimiento de los esfuerzos de monitoreo ambiental, nuevos proyectos de
desarrollo económico y creciente apertura entre el personal de la mina y los comuneros había
reducido las tensiones y facilitado la coexistencia. La empresa también consideraba que estaba
haciendo una contribución económica sustancial a toda la provincia –tanto a través de su impacto económico
directo como de sus esfuerzos filantrópicos (véase el Anexo 10 para obtener una lista completa de las
contribuciones voluntarias).

No obstante, las relaciones de la mina con algunos grupos provinciales eran menos que ideales.
El año anterior, el comité de coordinación del Acuerdo Marco de Espinar había luchado para
identificar buenos proyectos que puedan ser financiados. Una variedad de complicaciones legales y
un lento proceso de aprobación unidos a una extensa burocracia gubernamental significaron que el
comité aún no haya podido desembolsar US$1.9 millones que BHP Billiton se había comprometido a
dar a la provincia para el año 2004. Algunos partidos políticos locales vinculados al ex alcalde fueron
críticos de la implementación del acuerdo y reclamaron que el monto significaba muy poco,
demasiado tarde. Estos mismos partidos se estaban presentando en las próximas elecciones
regionales y de acuerdo con algunos observadores, se habían aprovechado de un estado de ánimo
nacional de creciente insatisfacción con la industria minera como una plataforma para sus propias
ambiciones políticas.

El 23 de mayo de 2005, 500 miembros de partidos políticos de tendencia izquierdista y grupos


de estudiantes de la capital provincial se reunieron fuera de las puertas de la mina para protestar por
los términos del Acuerdo Marco. Sus líderes exigían ver al gerente general de la mina, pero fueron
rechazados porque él se encontraba fuera del pueblo. Como respuesta, comenzaron a lanzar piedras
a la policía que respondió lanzando gas lacrimógeno. Esa noche, las estaciones de radio locales
recogieron la historia e informaron incorrectamente que se había disparado contra los manifestantes,
llamando al incidente una “masacre”.

Al día siguiente, después de escuchar las transmisiones de radio, la multitud de manifestantes


aumentó. Armados con hondas y bombas incendiarias de fabricación casera, paralizaron las
operaciones de la mina e intimidaron a la policía que había sido llamada para mantener la paz. Lucio
Ríos recordó que la atmósfera alrededor de la mina estaba sumamente cargada:

Los manifestantes estaban molestos y algunos estaban borrachos. Reclamaban que el


monto [que BHP Billiton] había acordado donar era inadecuado y exigían que aumentáramos
el compromiso anual a US$20 millones de dólares. También querían que pavimentáramos una
autopista regional que costaría US$100 millones de dólares y que construyéramos un hospital.

16

This document is authorized for use only in Jorge Barco's ERSE - MBA HUANCAYO XII - III course at Pontificia Universidad Catolica del Peru - Centrum, from April 2018 to October 2018.
Responsbilidad corporativa y compromiso de la comunidad en la mina de cobre Tintaya (A) 513-S02

Ambos proyectos eran los que estos grupos habían estado exigiendo de los gobiernos central y
regional por largo tiempo. Decían que si no lo hacíamos, invadirían y cerrarían la mina.

Más tarde ese día más de 2000 manifestantes atacaron y penetraron el cerco de la mina,
saqueando y cometiendo actos vandálicos en varios de los edificios administrativos de la mina.
Según se informa, Luis Álvarez, el alcalde provincial, llegó a la mina ese día con la esperanza
de acabar con la protesta. Los manifestantes lo recibieron con acusaciones de que había sido
comprado por los funcionarios de la mina. A pesar de su protesta por lo contrario, la turba
comenzó a golpearlo con piedras. De acuerdo con los funcionarios de la mina, el alcalde
entonces trató de refugiarse en su automóvil, pero la turba lo siguió e intentó incendiar el
automóvil con él adentro. No obstante, su conductor pudo llevárselo de allí con seguridad.

La policía local después limpió el lugar de manifestantes. Temiendo mayores disturbios y


posibles confrontaciones entre los manifestantes y los trabajadores de la mina, se tomó la decisión de
cerrar y evacuar a todo el personal con excepción del personal de emergencia. El 25 de mayo, BHP
Billiton transportó en autobús a 700 de sus trabajadores fuera de Espinar. Ríos y los últimos
miembros de la alta dirección de la mina escaparon en helicóptero justo cuando un nuevo grupo de
manifestantes comenzó a congregarse fuera de la mina.

En el viaje en helicóptero rumbo a Arequipa, Ríos y los demás gerentes de BHP Billiton
consideraron cuidadosamente el mejor curso de la empresa para recuperar la mina. Con la situación
de Espinar tensa, era evidente que la reapertura de la mina requeriría una estrategia capaz de tratar
las dimensiones económicas y políticas complicadas de la situación. (El Anexo 11 provee una
cronología de los eventos hasta la evacuación de la mina en mayo de 2005.)

Las preguntas que se planteaban ante los gerentes de BHP Billiton fueron:

 ¿Qué debían hacer a continuación?

 ¿Qué debían hacer en el largo plazo (y cuándo)?

17

This document is authorized for use only in Jorge Barco's ERSE - MBA HUANCAYO XII - III course at Pontificia Universidad Catolica del Peru - Centrum, from April 2018 to October 2018.
-18-
513-S02

Población:
Comuni
dades:
70,000
aprox.
68
Mapas de la Provincia de Espinar

Documentos de la empresa.
Anexo 1

Fuente:

This document is authorized for use only in Jorge Barco's ERSE - MBA HUANCAYO XII - III course at Pontificia Universidad Catolica del Peru - Centrum, from April 2018 to October 2018.
Responsbilidad corporativa y compromiso de la comunidad en la mina de cobre Tintaya (A) 513-S02

Anexo 2 Comunidades que rodean la mina Tintaya

CLAVE:
Comunidades de la Mesa de Diálogo:
Tintaya Marquiri, Bajo Huancané, Alto Huancané,
Huano Huano y Alto Huarca

Área afectada por la nueva presa de relaves:


Productores Huinipampa

Fuente: BHP Billiton Tintaya

19

This document is authorized for use only in Jorge Barco's ERSE - MBA HUANCAYO XII - III course at Pontificia Universidad Catolica del Peru - Centrum, from April 2018 to October 2018.
-20-
513-S02

Estado de pérdidas y ganancias y balance general de 2004, Grupo BHP Billiton

Fuente: Informe Anual de 2004 del Grupo BHP Billiton


Anexo 3

This document is authorized for use only in Jorge Barco's ERSE - MBA HUANCAYO XII - III course at Pontificia Universidad Catolica del Peru - Centrum, from April 2018 to October 2018.
Responsbilidad corporativa y compromiso de la comunidad en la mina de cobre Tintaya (A) 513-S02

Anexo 4 Producción de cobre en la Mina Tintaya y precios históricos mundiales del cobre

2005 2004 2003 2002 2001 2000

Cátodo de cobre (99%)


(toneladas métricas) 34.302 36.044 35.308 3.085 -- --

Concentrado de cobre
(33%) (toneladas
métricas)a 72.592 57.565 -- 44.699 84.947 84.348

Precio Mundial Promedio


(US$/tonelada métrica) 3.676 2.863 1.779 1.560 1.580 1.814

Fuente: Documentos de la empresa y base de datos de Estadísticas Financieras Internacionales del Fondo
Monetario Internacional.
a
Precio mensual promedio durante el año.

Anexo 5 Mina Tintaya P&L, 2003-2005

US$000 2005 2004 2003

Utilidad bruta
Costo de ventas 397.928 284.717 80.124
192.929 105.007 43.918
Resultados operativos 205.003 179.710 36.206
Depreciación y amortización 40.390 37.565 18.299
Exploración 8.109 5.849 6.135
Otra utilidad (gastos) 15.207 16.464 39.346
Ganancias antes de
impuestos 141.295 119.741 (27.574)
Impuesto a la renta 44.815 42.085 (8.009)
Ganancias después de
impuestos $96.481 $77.656 $(19.565)

Fuente: Documentos de la empresa.

21

This document is authorized for use only in Jorge Barco's ERSE - MBA HUANCAYO XII - III course at Pontificia Universidad Catolica del Peru - Centrum, from April 2018 to October 2018.
513-S02 Responsbilidad corporativa y compromiso de la comunidad en la mina de cobre Tintaya (A)

Anexo 6 Respuesta de BHP Billiton a la carta de la Ombudsman de la Minería

La respuesta del 1 de junio de 2001 de BHP Billiton a la carta de la Ombudsman de la Minería


contestaba muchas de las acusaciones de las comunidades de Espinar. Con respecto a las políticas de
compra de tierras y desalojo de la empresa, la carta indicaba lo siguiente:

“Desde la privatización de la mina en 1995, todas las compras de tierras se habían


negociado libremente con personas individuales y comunidades según correspondía. Los
valores pagados que se acordaron mutuamente han sido significativamente más altos que el
valor de mercado… En ningún momento durante las negociaciones el equipo de compra de
tierras de BHP u otros, ejerció presión en el proceso y los terratenientes estaban bien enterados
de los precios de mercado en la región…

En el caso de la comunidad de Tintaya Marquiri, el acuerdo de BHP con esta comunidad


contiene una cláusula que permite el uso de pastoreo temporal de la tierra comprada
anteriormente mientras no interrumpa las operaciones mineras de Tintaya. Cuando
recientemente se volvió necesario para BHP ingresar a su propiedad para la expansión de las
operaciones, esto se realizó con la mínima alteración y con el apoyo material de la Empresa
hacia las familias afectadas, sin molestar o dañar a sus animales o pertenencias en alguna
forma.

El supuesto desalojo del 10 al 13 de febrero de 2001 fue un hecho de reubicación de la


gente que ocupaba ilegalmente la tierra de BHP. Esto se llevo a cabo con el fin de dar inicio al
proyecto Óxido de BHP. Recibieron el preaviso con un tiempo considerable como parte de un
programa permanente de comunicación con la comunidad. Nuevamente esto se llevó a cabo
con un mínimo de alteración y se realizó por la seguridad de las familias en cuestión. Sin
embargo, la resistencia por parte de los terratenientes se debió a una mezcla de información
errónea y recomendaciones de parte de otros para resistir las acciones”.

La empresa también cuestionaba los resultados de la evaluación ambiental encargada


por CooperAcción:

“El informe citado…es completamente distinto de los resultados de BHP y el Ministerio


[de Energía y Minas]. El problema fundamental es que la muestra de EQUAS de corriente
arriba/línea de base se tomó lejos de la corriente arriba, encima del pueblo de Palpaco que
descarga aguas servidas en el rio. La segunda muestra se tomó por debajo de BHP, invalidando
los resultados para el efecto del pueblo. Los programas de monitoreo y auditorías de BHP
confirman que las descargas de las operaciones de BHP reflejan niveles muy por debajo de
aquéllos permisibles en virtud de la ley peruana. BHP daría la bienvenida a EQUAS o a
cualquier otro tercero para llevar a cabo un programa de muestreo comparativo”.

Fuente: Informe Anual de 2001 de la Ombudsman de la Minería de Oxfam Community Aid Abroad.

22

This document is authorized for use only in Jorge Barco's ERSE - MBA HUANCAYO XII - III course at Pontificia Universidad Catolica del Peru - Centrum, from April 2018 to October 2018.
Responsbilidad corporativa y compromiso de la comunidad en la mina de cobre Tintaya (A) 513-S02

Anexo 7 Principios y protocolo de la Mesa de Diálogo

Participación Hacer de la Mesa de Diálogo un proceso totalmente participativo fue una


prioridad compartida por todas las partes. Como defensores del desarrollo, las organizaciones
Oxfam insistían en que el “derecho a ser escuchado” era uno de los derechos fundamentales de los
comuneros afectados por la mina. La gerencia de BHP Billiton, tomando una perspectiva informada
por las dificultades prácticas de la negociación de las partes interesadas, consideró que una amplia
participación era vital para desviar el surgimiento de nuevos reclamos posteriormente en el proceso,
los cuales podían demorar o desbaratar las negociaciones. Sin embargo, a pesar de las preocupaciones
compartidas de la empresa y las ONG, hubo una serie de obstáculos para transmitir el objetivo de
participación a la realidad.

Primero, los aspectos técnicos y legales de muchos de los problemas –en particular aquéllos
relacionados con el trabajo de las comisiones de Tierras y Medio Ambiente– eran inherentemente
complejos y con frecuencia mejor comprendidos por los funcionarios de la empresa. Este desbalance
fue rectificado en algo por la presencia de especialistas técnicos de CONACAMI y CooperAcción en
las comisiones, lo cual garantizó que los intereses de los comuneros estuvieran mejor representados y
articulados. A pesar de la participación de las ONG, muchos de los informes oficiales emitidos por
las comisiones tendían a ser de naturaleza demasiado técnica, algunas veces impidiendo la difusión
adecuada de la información entre los miembros de las comunidades.

La igual participación de las mujeres locales también fue todo un reto, dado el hecho de que
tendían a tener niveles de educación más bajos, a menudo no hablaban castellano y no estaban
acostumbradas a participar en foros públicos. Un número de medidas se tomaron para tratar este
tema, especialmente un requisito de que cada comisión de trabajo tenga al menos un miembro mujer.
La traducción del español al quechua también fue posible en los plenarios de la Mesa de Diálogo.

Un elemento final que ayudó a la participación fue el estilo de Bernales como facilitador.
Manejó los plenarios de forma que permitía la discusión abierta y amplia por parte de todos los
comuneros, incluso si esto significaba que las reuniones se retrasaran. De acuerdo con un funcionario
de BHP Billiton: “Antonio tenía un estilo que aseguraba que todo el mundo fuera escuchado. Todos
querían levantarse y ser escuchados, y él se aseguraba que fueran respetados. De manera que una
reunión que se suponía era de tres horas se prolongaría más de ocho, pero se escuchaba a todos”.

Enfoque basado en el consenso La toma de decisiones basada en el consenso fue un segundo


principio clave de la Mesa de Diálogo. Todas las decisiones tomadas por las comisiones de trabajo y
en los plenarios se lograban a través del consenso, en lugar de un procedimiento de votación. La base
lógica para esta elección descansa en una creencia compartida de que logrando el consenso sobre
temas contenciosos, se fomentaría la confianza entre las partes y se forjaría una interpretación
compartida y una visión conjunta del conflicto.

Determinación de hechos en conjunto Desde el comienzo, los participantes de la Mesa de


Diálogo acordaron investigar en forma conjunta las quejas de las comunidades e implementar las
recomendaciones de todos los expertos externos contratados por la Mesa de Diálogo. Las comisiones

23

This document is authorized for use only in Jorge Barco's ERSE - MBA HUANCAYO XII - III course at Pontificia Universidad Catolica del Peru - Centrum, from April 2018 to October 2018.
513-S02 Responsbilidad corporativa y compromiso de la comunidad en la mina de cobre Tintaya (A)

de trabajo contrataron a estos expertos mediante un proceso de toma de decisiones de consenso y les
pidieron proporcionar evaluaciones independientes de muchos de los asuntos más controvertidos de
la Mesa de Diálogo, incluyendo las acusaciones de contaminación y los abusos de los derechos
humanos.

Confidencialidad Desde el inicio, los participantes acordaron mantener los procedimientos


de la Mesa de Diálogo confidenciales con el fin de minimizar el riesgo de grandilocuencia y fomentar
la confianza entre las partes. Los participantes decidieron que los informes públicos acerca de la
Mesa de Diálogo –ya sea a través de los informes de la Ombudsman de la Minería o de la empresa–
serían investigados y aprobados por todas las partes antes de hacerse públicos.

Fuente: Documentos de la empresa.

Anexo 8 Miembros de la Mesa de Diálogo de Tintaya

 BHP Billiton Tintaya –Incluidos los gerentes funcionales antiguos en la mina Tintaya y la
representación del gerente de relaciones con la comunidad de BHP Billiton para el grupo
Metales Base, Paul Warner

 Cinco comunidades indígenas cercanas a la mina –Líderes elegidos y ciudadanos


interesados de la comunidades de Tintaya Marquiri, Alto Huancané, Bajo Huancané, Huano
Huano y Alto Huarca

 Órgano de Coordinación Nacional de Comunidades Afectadas por la Minería


(CONACAMI) –Asociación de base peruana conformada por representantes de las
comunidades afectadas por la minería

 CooperAcción –ONG con sede en Lima concentrada en ayudar a comunidades indígenas a


obtener información, destrezas y organización necesarias para defender sus derechos

 Ombudsman de la Minería de Oxfam Australia –Oficina de control especial de la industria


del miembro australiano de Oxfam International

 Oxfam America –ONG de derechos humanos y desarrollo que proporciona apoyo de


financiamiento a CONACAMI y CooperAcción.

Fuente: Documentos de la empresa.

24

This document is authorized for use only in Jorge Barco's ERSE - MBA HUANCAYO XII - III course at Pontificia Universidad Catolica del Peru - Centrum, from April 2018 to October 2018.
Responsbilidad corporativa y compromiso de la comunidad en la mina de cobre Tintaya (A) 513-S02

Anexo 9 Resultados de las comisiones de la Mesa de Diálogo

Comisión de Derechos Humanos

La Comisión de Derechos Humanos se encargó de investigar y tratar los reclamos de las


comunidades sobre violaciones de derechos humanos por parte del personal de la mina, incluidas las
afirmaciones de abuso verbal y físico, toma violenta de tierras y violaciones. En el curso de su
investigación, la comisión identificó 34 posibles violaciones de derechos humanos que regresaron
para mayor investigación al Instituto de Defensa Legal (IDL) con sede en Lima, una organización de
derechos humanos peruana bien considerada. Los miembros de la comisión acordaron que
respetarían e implementarían los hallazgos y recomendaciones del IDL sobre los casos.

Luego de recoger y analizar los testimonios e informes tanto de las supuestas víctimas como de
los perpetradores del abuso, el IDL presentó un informe de sus hallazgos a la Mesa de Diálogo en el
mes de diciembre de 2002. De los 34 casos examinados, el IDL halló cuatro casos en los cuales los
abusos contra los derechos humanos definitivamente habían ocurrido y seis casos en los que podría
haber ocurrido una violación. Los miembros de la comisión trataron los casos de violaciones
evidentes de los derechos humanos proporcionando una compensación en la forma de tierra u otros
bienes en especie a las víctimas y los miembros de sus familias. De aquellos casos no considerados
como abusos de los derechos humanos, muchos reflejaron incidentes de abuso verbal por parte de
funcionarios de la empresa, así como casos de mujeres locales que habían tenido hijos y que
posteriormente fueron abandonadas por los empleados de la mina (a pesar de las acusaciones no
hubo casos donde se encontrara que hubiera habido violación). Para tratar dichos casos, BHP Billiton
acordó crear programas de capacitación local para sensibilizar a su personal y reducir la posibilidad
de futuros conflictos con los comuneros y para proporcionar apoyo financiero a las madres
abandonadas.

Comisión del Medio Ambiente

En abril de 2003, la Comisión del Medio Ambiente presentó los resultados de diversas
evaluaciones externas sobre los impactos ambientales y en la salud de la mina. Los estudios hallaron
cierta contaminación del agua atribuible a la mina, y en particular, altos niveles de selenio y nitratos
en algunos de los puntos de monitoreo. En general, sin embargo, los estudios contradecían muchos
de los hallazgos de un estudio anterior encargado por CooperAcción en el año 2000 y hallaron que la
contaminación actual era mucho menor que la percibida por la mayoría de los comuneros. Aunque
escépticos, los líderes de las comunidades en la Comisión del Medio Ambiente acordaron aceptar los
hallazgos. Muchos consideraron que los resultados reflejaban el hecho de que los estudios se habían
llevado a cabo cuando las operaciones de sulfuro de la empresa estaban cerradas y por lo tanto,
ejercían un mínimo impacto ambiental.

La comunicación posterior entre los líderes de las comunidades y los comuneros sobre los
resultados del estudio no aliviaron las preocupaciones de estos. Meses después que los hallazgos de
los estudios se hicieran públicos, los comuneros continuaban informando nuevos incidentes de niños
y animales enfermos en la Mesa de Diálogo. Aunque algunos comuneros veían esto como una crítica

25

This document is authorized for use only in Jorge Barco's ERSE - MBA HUANCAYO XII - III course at Pontificia Universidad Catolica del Peru - Centrum, from April 2018 to October 2018.
513-S02 Responsbilidad corporativa y compromiso de la comunidad en la mina de cobre Tintaya (A)

de la calidad de los estudios, los funcionarios de BHP Billiton y los representantes de las ONG
consideraban que reflejaba la mala alimentación y la mala salud general de los residentes locales. A
pesar de que la pobreza –en lugar de la proximidad a la mina– era posiblemente la principal causa de
dichos problemas, los líderes de las comunidades no habían tomado acciones para comunicar
claramente este tema en sus circunscripciones.

Como respuesta, los participantes de la Mesa de Diálogo lanzaron una campaña de


comunicación a nivel de las comunidades para difundir los hallazgos del estudio. Con el tiempo, el
trabajo de la campaña de comunicación –con la seguridad de un equipo recientemente establecido de
monitoreo ambiental de las comunidades, guiado por un nuevo conjunto de estándares de calidad
ambiental– llevó a la mayoría de los comuneros a aceptar los resultados de los estudios.

Comisión de Tierras

La Comisión de Tierras de la Mesa de Diálogo se encargó de investigar las quejas de las


comunidades relacionadas con las anteriores compras de tierras del gobierno y la empresa y de
encontrar soluciones para compensar a los anteriores propietarios de las tierras. En el proceso de
identificar y evaluar los posibles paquetes de tierras para los comuneros desplazados, un grupo de
residentes de Tintaya Marquiri, guiados por el presidente de la comunidad, solicitó la reubicación a
Pampas de Majes, una región fuera de Espinar donde los agricultores contaban con los métodos de
irrigación intensiva. La sugerencia llegó como una sorpresa a los demás miembros de la comisión,
quienes vieron la reubicación a una región agrícola tan distante y fundamentalmente diferente como
una empresa riesgosa. Después de encargar una evaluación de la viabilidad de la tierra, la mayoría
de los miembros de la comisión llegaron a la conclusión de que ese traslado no era viable y planteaba
serios riesgos económicos para la comunidad. El debate que siguió demoró el progreso de la
Comisión de Tierras por ocho meses.

A mediados del año 2003, se eligió un nuevo presidente en Tintaya Marquiri y, como
resultado, la opción de Majes fue finalmente descartada y se evaluaron paquetes de tierras
alternativos. Eventualmente, se logró un acuerdo en el que la empresa compensaría a todas las
familias desplazadas proporcionándoles una cantidad de tierra equivalente a la que habían perdido,
más un 25% a 50% adicional, dependiendo de la calidad de la tierra misma. La empresa también
acordó ayudar a los comuneros a reubicarse y desarrollar la nueva tierra y a proveer la
infraestructura básica (agua, saneamiento y caminos).

El proceso de compra de tierras continuó lentamente, sin embargo, debido a las dificultades
para hallar una tierra adecuada en la provincia de Espinar y a un repentino aumento en los precios de
las tierras debido a la especulación. Para el momento en que se firmaba el acuerdo final de la Mesa
de Diálogo en diciembre de 2004, se había comprado aproximadamente el 75% de la tierra necesaria
para compensar a los comuneros.

26

This document is authorized for use only in Jorge Barco's ERSE - MBA HUANCAYO XII - III course at Pontificia Universidad Catolica del Peru - Centrum, from April 2018 to October 2018.
Responsbilidad corporativa y compromiso de la comunidad en la mina de cobre Tintaya (A) 513-S02

Desarrollo Sostenible

La Comisión de Desarrollo Sostenible de la Mesa de Diálogo se encargó de articular e


implementar una visión compartida de desarrollo sostenible entre las comunidades y la empresa.
Pronto se hizo evidente que el concepto de “sostenibilidad” estaba sujeto a diferentes interpretaciones
por los comuneros y los funcionares de la mina. Por ejemplo, había un marcado desacuerdo entre
BHP Billiton y los miembros de las comunidades con respecto a si la comisión trataría el tema del
empleo de la mina o no lo haría. Los funcionarios de la mina sostenían que la comisión debía
planificar para un futuro que podía no incluir la mina como empleador.

Como resultado de este desacuerdo, el enfoque de la comisión cambió a asuntos de desarrollo


económico a largo plazo en Espinar. Con este fin, la comisión sostuvo varios talleres en las
comunidades para ayudarlas a articular sus propias necesidades y objetivos de desarrollo a largo
plazo. CooperAcción entonces trabajo con los líderes de las comunidades para desarrollar planes de
desarrollo integrados y explicar resumidamente iniciativas de desarrollo específicas. Una vez
completados, los planes se presentaron en las asambleas comunales para su discusión y votación.

El progreso del trabajo de la Comisión de Desarrollo Sostenible se trabó por dos factores claves.
Primero, debido a que los proyectos de desarrollo con más potencial eran de naturaleza agrícola e
inevitablemente dependían del tema de la tierra, era difícil planearlos por adelantado de las
decisiones finales de la Comisión de Tierras sobre los paquetes de compensación de tierras.
Adicionalmente, el nuevo acuerdo de la empresa con la municipalidad sobre un fondo de desarrollo
comunitario por separado también retrasaba el avance. Muchos participantes de la Mesa de Diálogo
interpretaban que este paso socavaba a la Comisión de Desarrollo Sostenible llevando el poder de la
toma de decisiones sobre las prioridades de desarrollo sostenible fuera de las manos de los
comuneros.

A pesar del pesimismo de la comunidad acerca de la buena voluntad de BHP Billiton, la


empresa aprobó la creación de un fondo de desarrollo comunitario por separado en el acuerdo
alcanzado por la Mesa de Diálogo en diciembre de 2004. Durante los siguientes tres años, el fondo
destinaría un total de US$990,000 dólares para proyectos de desarrollo escogidos por cada una de las
cinco comunidades de Espinar.

Fuente: Documentos de la empresa.

27

This document is authorized for use only in Jorge Barco's ERSE - MBA HUANCAYO XII - III course at Pontificia Universidad Catolica del Peru - Centrum, from April 2018 to October 2018.
513-S02 Responsbilidad corporativa y compromiso de la comunidad en la mina de cobre Tintaya (A)

Anexo 10 Contribuciones voluntarias por parte de BHP Billiton Tintaya

2007 2006
US$000 (proyectado) (proyectado) 2005 2004 2003

Fundación Tintaya $500.000 $600.000 $765.855 $570.900 $419.600

Acuerdo Marco de Espinar $1.5000.000 $1.500.000


(minimum) (minimum) $6.789.000 $1.934.000 --
Mesa de Diálogo - Fondo de
Desarrollo Sostenible $330.000 $330.000 $330.000 -- --

Mesa de Diálogo -compra de


tierras y reasentamietno $350.000 $714.154 $232.389 $612.027 $346.770

Totales $1.180.000 $1.644.154 $8.117.244 $3.116.927 $766.370

Fuente: Documentos de la empresa.

28

This document is authorized for use only in Jorge Barco's ERSE - MBA HUANCAYO XII - III course at Pontificia Universidad Catolica del Peru - Centrum, from April 2018 to October 2018.
Responsbilidad corporativa y compromiso de la comunidad en la mina de cobre Tintaya (A) 513-S02

Anexo 11 Cronología de los eventos

1980-1982: El gobierno peruano expropia 2368 hectáreas de tierra para desarrollar la mina de
cobre Tintaya. Cientos de familias desplazadas.

1994: Se privatiza la mina y la adquiere Magma Copper con sede en Estados Unidos

1996: BHP Billiton adquiere Magma Copper

1996: BHP adquiere 2386 hectáreas adicionales de tierra de las comunidades para construir
la planta de óxido de cobre y una nueva presa de relaves

11/2000: Las ONG locales y las comunidades afectadas solicitan ayuda a la Ombudsman de la
Minería de Oxfam

5/2001: El Ministro de Energía y Minas celebra una consulta pública con respecto a la
construcción de una nueva presa de relaves. Los comuneros de la cuenca de Ccañipia
no asistieron.

12/2001: La Ombudsman de la Minería de Oxfam, Ingrid Macdonald, emprende la


investigación de campo en el Perú y se celebra una reunión inicial en Lima

1/2002: Las operaciones de sulfuro de cobre se cierran debido a los bajos precios.

2/2002: Se celebra la primera reunión de la Mesa de Diálogo. Se establecen cuatro


comisiones para tratar las preocupaciones de las comunidades. Las reuniones de la
Mesa de Diálogo se celebran a intervalos regulares durante el año 2004.

4/2002: Se conecta la nueva planta de óxido de cobre

12/2002: Luis Álvarez gana la elección de la alcaldía en Espinar

5/2003: 1000 personas de la cuenca del rio Ccañipia irrumpen en el sito de la mina en protesta
por la construcción de una nueva presa de relaves

8/2003: Se reanuda las operaciones de sulfuro de cobre

9/2003: BHP Billiton y la provincia de Espinar firman el Acuerdo Marco de Espinar

1/2004: Fracasa el borrador inicial de la propuesta de BHP Billiton para un acuerdo con las
comunidades de la Mesa de Diálogo

29

This document is authorized for use only in Jorge Barco's ERSE - MBA HUANCAYO XII - III course at Pontificia Universidad Catolica del Peru - Centrum, from April 2018 to October 2018.
513-S02 Responsbilidad corporativa y compromiso de la comunidad en la mina de cobre Tintaya (A)

21/12/2004: Las comunidades de la Mesa de Diálogo firman un acuerdo con BHP Billiton
formalizando el compromiso de la mina para compensar la tierra perdida, fortalecer
el monitoreo ambiental y proporcionar un fondo de desarrollo sostenible

23/5/2005: La mina es atacada por 500 manifestantes de partidos políticos de tendencia


izquierdista que demandaban una renegociación de los términos del Acuerdo Marco
de Espinar, una nueva autopista y un hospital
24/5/2005: 2000 manifestantes invaden y cometen actos vandálicos en la mina

25/5/2005: Evacuación de la mina, se queda el personal de emergencia

Fuente: Documentos de la empresa.

30

This document is authorized for use only in Jorge Barco's ERSE - MBA HUANCAYO XII - III course at Pontificia Universidad Catolica del Peru - Centrum, from April 2018 to October 2018.
Responsbilidad corporativa y compromiso de la comunidad en la mina de cobre Tintaya (A) 513-S02

Notas finales
i
Juan Aste, José de Echave y Manuel Glave, “Procesos Multi-Actores para la Cogestión de Impactos Mineros en Perú:
Informe Final” (Lima, Perú: La Iniciativa de Investigación Sobre Políticas Mineras, agosto de 2003): 63. Disponible en
http://www.iipm-mpri.org/biblioteca/docs/procesos_multiactores_informe_final.pdf.
ii
Oxfam America, “Tintaya Copper Mine” (Mina de cobre Tintaya) Disponible en
http://www.oxfamamerica.org/whatwedo/where_we_work/south_america/news_publications/tintaya/art6243.html.
iii
Economist Intelligence Unit.
iv
Grupo del Banco Mundial, World Development Indicators (Indicadores Mundiales de Desarrollo), Washington, DC.
v
Javier Herrera, La Pobreza en el Perú: Una Visión Departamental (Lima, Perú: El Instituto Nacional de Estadística e
Informática, 2001): Disponible en http://www.inei.gob.pe/biblioineipub/bancopub/est/ lib0500/ libro.pdf.
vi
Ibid, 12.
vii
Ibid.
viii
República del Perú, Ministerio de Energía y Minas, Anuario Minero 2001, 33.
ix
Ibid.
x
Ibid, 13.
xi
Departamento de Estado de los Estados Unidos, “Background Note: Peru” (Nota informativa: Perú). Disponible en
http://www.state.gov/r/pa/ei/bgn/35762.htm.
xii
Oxfam Community Aid Abroad, Mining Ombudsman Annual Report 2003, Tintaya Case Notes (Informe Anual de Minería
del Defensor del Pueblo 2003, Notas de Caso Tintaya). Disponible en
http://www.oxfam.org.au/campaigns/mining/ombudsman/2003/cases/tintaya/tintayafull.pdf.
xiii
Aste et al., 63.
xiv
Página web de Oxfam International. Disponible en http://www.oxfam.org/eng/about.htm.
xv
Oxfam Community Aid Abroad, Mining Ombudsman Annual Report 2002 (Informe Anual de Minería del Defensor del
Pueblo 2002). Disponible en http://www.oxfam.org.au/campaigns/mining/ombudsman/ 2001/tintaya.html.
xvi
Aviva Imhof, “The Big, Ugly Australian Goes to Ok Tedi” (El australiano grande y feo va a Ok Tedi), Multinational Monitor
17, no. 3 (marzo 1996). Disponible en http://multinationalmonitor.org/hyper/mm0396.05.html.

--------------------

31

This document is authorized for use only in Jorge Barco's ERSE - MBA HUANCAYO XII - III course at Pontificia Universidad Catolica del Peru - Centrum, from April 2018 to October 2018.