Está en la página 1de 5

1-IMPEDIMENTO-2010

EN LA CÁMARA DE FAMILIA DE LA SECCIÓN DEL CENTRO, SAN SALVADOR, A


LAS NUEVE HORAS DEL DÍA VEINTISIETE DE ABRIL DE DOS MIL DIEZ; los
suscritos magistrados Doctor JOSÉ ARCADIO SÁNCHEZ VALENCIA y Licenciada
RHINA ELIZABETH RAMOS GONZÁLEZ, acompañados de su Secretario de Actuaciones
Licenciado ANDRÉS CÓBAR AGUILAR, proceden a celebrar la AUDIENCIA en el
incidente de IMPEDIMENTO interpuesto por el JUEZ DE FAMILIA DE APOPA,
Licenciado JUAN JOEL HERNÁNDEZ RIVERA, en el proceso de CUIDADO PERSONAL
Y ALIMENTOS a favor de la niña *************************** promovido por la
Licenciada DELMY ELSY RODRÍGUEZ ARÉVALO, en su carácter de apoderada general
judicial de las señoras ******************** y **************************, contra el
señor *******************, quien es representado por el Licenciado MANUEL
HERIBERTO PEÑATE RIVERA. Se procede a verificar la comparecencia de las personas
citadas, encontrándose presentes el JUEZ DE FAMILIA DE APOPA, Licenciado HERNÁNDEZ
RIVERA, de generales conocidas; la Licenciada RODRÍGUEZ ARÉVALO, identificada con
Carné de Abogado de la República Número dos mil setecientos cuarenta, los señores
************** y *************************, con Documentos Únicos de Identidad
Números: dos millones treinta y cuatro mil seiscientos cincuenta y cinco- siete y dos millones
trescientos veintiocho mil seiscientos treinta y uno- seis, así como la Procuradora de Familia
adscrita a este Tribunal Licenciada GERALDINE ALCIRA FIGUEROA LÓPEZ. SE
DECLARA ABIERTA LA AUDIENCIA, advirtiendo los suscritos magistrados que se omitió
por parte del Tribunal a quo dar intervención de ley al Licenciado YURI PALMIRO
SOLÓRZANO BARAHONA para actuar conjuntamente con el Licenciado PÉÑATE RIVERA,
tal como fue requerido en el escrito agregado a Fs. 262 de la pieza principal y siendo que dicho
profesional se encuentra presente en esta audiencia y se identifica con su Carné de Abogado de la
República Número dos mil cuatrocientos noventa y uno, se le concede la correspondiente
intervención de Ley como apoderado conjunto del señor **********************. Acto
seguido se explica a los intervinientes que el objeto de la audiencia es conocer sobre el incidente
de impedimento interpuesto por el Juez de Familia de Apopa, por lo que no se realizará ninguna
valoración sobre el fondo de las pretensiones contenidas en el proceso de cuidado personal y
alimentos; se da lectura a la resolución de fecha ocho de abril del presente mes, agregada a Fs.
264 y por la cual el Juez a quo se inhibe de conocer del presente proceso; así como del escrito
que corre agregado a Fs. 260 de la pieza principal, el cual ha sido suscrito por el Licenciado
PÉÑATE RIVERA. Acto seguido se concede la palabra al Licenciado HERNÁNDEZ RIVERA,
quien ratifica los argumentos de la resolución antes citadas y reitera que su interés en inhibirse
del conocimiento del presente proceso, es preservar la visión de imparcialidad que debe revestir
la administración de justicia, ya que las diligencias realizadas por el señor
**********************************, se basan en su inconformidad sobre su calidad de
juzgador; además aclara que las denuncias previas efectuadas en su contra ante el Consejo
Nacional de la Judicatura y la Procuraduría para la Defensa de los Derechos Humanos, no habían
afectado su ánimo de juzgador; sin embargo, a partir del contenido del escrito de Fs. 262 si se ha
visto afectada su imparcialidad, reiterando que él no ha adelantado criterio, ni ha faltado a su
objetividad, pero al cuestionarse su imparcialidad solicita se le separe del conocimiento del
proceso ya que no tiene ningún sentido que él siga conociendo si su calidad de juzgador se
encuentra cuestionada. Por su parte el Licenciado SOLÓRZANO BARAHONA, expresa que se
encuentra sorprendido que el Licenciado PÉÑATE RIVERA no haya comparecido a la audiencia,
cuándo es él, el responsable de los términos expresados en el escrito de Fs. 262 en el que se
vertieron algunos conceptos que agraviaron al juzgador, pero a pesar de ello solicita se valore la
conducta de su colega y la inhibición efectuada por el juzgador, con el objeto de no afectar los
intereses de su patrocinado; la Licenciada RODRÍGUEZ ARÉVALO, manifiesta que se
encuentra sorprendida por la actuación de su colega ya que las partes tienen los recursos que la
Ley franquea para recurrir de las resoluciones que causan agravios, pero que no se puede hacer
sufrir a una persona ajena al conflicto, que se ha causado un agravio a la persona y no al juez, ya
que se ha lastimado el honor del Licenciado HERNÁNDEZ RIVERA, a quien le ofrece una
disculpa por las actuaciones que las partes motivan; que no obstante lo anterior, a su criterio el
juez a quo no debe ser separado del conocimiento del caso, ya que recibió toda la prueba y sólo
falta los alegatos y valorar los estudios, los testigos ya fueron recibidos en la audiencia, por lo
que en virtud del principio de inmediación es él quien debe dictar el fallo aún cuando reconoce
que se encuentra afectado en su carácter personal, por lo que solicita no se le inhiba del
conocimiento del proceso y que separe el daño personal de su calidad de juzgador. Se le concede
la intervención al señor ****************************, quien expresa su oposición a que se
separe del conocimiento del proceso al Licenciado HERNÁNDEZ RIVERA, ya que él ha tenido
conocimiento de todo el proceso, de la prueba instrumental y testimonial, por lo que debe seguir
conociendo; aclara que la intencionalidad del escrito era salvaguardar la objetividad, pero que en
ningún momento se ha expresado que el juzgador favorecerá a la parte contraria, que la crítica
efectuada no fue por el procedimiento; que las denuncias ante el Consejo Nacional de la
Judicatura y la Procuraduría para la Defensa de los Derechos Humanos, no han sido por falta de
imparcialidad, sino por el incumplimiento de los plazos procesales, que nunca se ha dudado sobre
el procedimiento que le ha dado al proceso, por lo que solicita que no se separe del conocimiento
del proceso al Licenciado HERNÁNDEZ RIVERA. Se hace constar que se concedió la palabra a
la señora ************************, quien no hizo uso de su derecho. La Licenciada
GERALDINE FIGUEROA, señala que en materia de familia la procuración es obligatoria, que
el directamente responsable del escrito que ha dado origen al presente incidente no se encuentra
presente en esta audiencia, cuestionando el deber de asesoramiento que dentro del marco legal, el
Licenciado PÉÑATE RIVERA tenía respecto de su cliente, ya que a su criterio a ningún juez se
le debe pedir objetividad ni imparcialidad, ya que por mandato constitucional todos los jueces
deben actuar de manera imparcial y objetiva, tampoco se les puede pedir dicten sentencias
favorables, ya que ello dependerá de la valoración que realicen sobre los medios de prueba; que
el Licenciado HERNÁNDEZ RIVERA ha sido enfático al señalar que se siente perjudicado en su
ánimo de juzgador, por lo que aún cuando la prueba ha desfilado en audiencia y ha “inmediado”
(sic), existe un conflicto entre el Juez y una de las partes, quien ha reconocido en esta audiencia
la objetividad del juzgador, lo que es contrario a lo sostenido en el escrito de Fs. 262, por lo que a
su criterio es sano acceder a la inhibitoria planteada. Habiéndose escuchado a todos los
comparecientes, los suscritos magistrados, previo a resolver efectúan las siguientes valoraciones:
A) Las afirmaciones hechas por el a quo en esta audiencia, así como las contenidas en la
resolución de Fs. 264, dejan advertido de forma enfática que su ánimo como juzgador se
encuentra afectado, situación que ha producido un sentimiento de aversión frente al conocimiento
del proceso, lo que podría poner en entredicho la objetividad del Tribunal a quo, e incluso puede
llegar a producir un cuestionamiento de los usuarios del sistema judicial respecto a la
imparcialidad de las resoluciones del Licenciado HERNÁNDEZ RIVERA y eventualmente
traducirse en un reproche generalizado al sistema judicial. B) Es preciso destacar que las partes
tienen el derecho y la libertad de utilizar todos los mecanismos que la Ley franquea para
impugnar las decisiones judiciales a través de la promoción de recursos, pero también los
justiciables están revestidos de otros mecanismos que pretenden garantizar la transparencia de las
actuaciones judiciales, a través de denuncias institucionales como sería el caso de la Sección de
Investigación Judicial, de la Corte Suprema de Justicia, o de denuncias interpuestas frente a otras
entidades como el Tribunal de Ética, el Consejo Nacional de la Judicatura, la Procuraduría para la
Defensa de los Derechos Humanos, entre otros, en ese sentido a prima faccie no es dable separar
del conocimiento de un caso a un juzgador por el simple hecho de haber sido denunciado en
alguna de estas instituciones, ya que ello es parte de la coyuntura democrática de todo Estado de
Derecho; sin embargo si esas actuaciones de las partes son sistemáticas y afectan de un grado tal
a la psique del juzgador, es preciso valorar dicho comportamiento a efecto de determinar la
conveniencia de que éste continúe conociendo de un caso en concreto, sobre todo sí acepta de
forma enfática –como ocurre en el sub lite- que la imparcialidad del juzgador se ha visto afectada
por la actuación de las partes –por mucho que estas se encuentren dentro del marco legal-; en el
caso de autos el Licenciado HERNÁNDEZ RIVERA ha reconocido que en un primer momento
las denuncias interpuestas por el señor ********************** ante el Consejo Nacional de la
Judicatura y la Procuraduría para la Defensa de los Derechos Humanos, no afectaron su
ecuanimidad para decidir la cuestión de fondo de este proceso; sin embargo fue con el contenido
del escrito de Fs. 260 que se sintió agraviado por las actuaciones de la parte demandada al
efectuarse apreciaciones que cuestionaban su objetividad y que incluso afirmaban que había
adelantado criterio; en ese sentido, para este Tribunal es procedente separar del conocimiento del
proceso al Licenciado HERNÁNDEZ RIVERA. C) En consecuencia, advirtiendo que con fecha
diecinueve de mayo de dos mil nueve –Fs. 190/192-, se instaló la audiencia de sentencia, en la
que el juez a quo recibió la prueba testimonial ofertada por las partes, habiéndose suspendido su
celebración con el objeto de que se ampliaran los estudios psicosociales y siendo que en razón del
principio de inmediación el juez que dicta sentencia es quien recibe la prueba so pena de nulidad
Art. 8 L.Pr.F., no es procedente dejar válidos los actos producidos en dicha audiencia aún cuando
las causas que motivan la separación del juzgador son posteriores a la recepción de los
testimonios, sin embargo, a efecto de respetar y garantizar el principio de inmediación sostén
fundamental de nuestro sistema procesal de corte mixto (oral-escrito), es procedente dejar sin
efecto los actos desarrollados en la audiencia aludida, ordenando su reposición por parte del
juzgador que se designará en esta resolución, todo en aplicación analógica del Art. 162 L.Pr.F..
Por los argumentos expuestos y de conformidad con los Arts. 3, 8, 9, 69 y 70 L.Pr.F, 1182 y 1187
Pr.C., esta Cámara, resuelve: Declárese que existe un motivo serio y razonable que impide al
Licenciado JUAN JOEL HERNÁNDEZ RIVERA, JUEZ DE FAMILIA DE APOPA, continuar
tramitando el proceso de cuidado personal y alimentos, promovido por la Licenciada DELMY
ELSY RODRÍGUEZ ARÉVALO, en su carácter de apoderada general judicial de las señoras
********************** y ***************************, contra el señor
***************************, quien es representado por los Licenciados MANUEL
HERIBERTO PEÑATE RIVERA y YURI PALMIRO SOLÓRZANO BARAHONA; en
consecuencia designase al JUEZ DE FAMILIA DE SOYAPANGO, Licenciado JULIO CÉSAR
CHICAS MARQUEZ, para que conozca del caso y le dé el trámite que legalmente corresponda.
Previénese al Licenciado PÉÑATE RIVERA, que en lo sucesivo actué con probidad, lealtad y
buena fe, a fin de no hacerse acreedor de las sanciones previstas en la Ley. Arts. 3 lit. h) L.Pr.F.
Déjase sin efecto la Audiencia de Sentencia, celebrada el día diecinueve de mayo de dos mil
nueve –Fs. 190/192-; en consecuencia repóngase dicho acto quedando válidos todos los estudios
elaborados por los especialistas de los equipos multidisciplinarios y del Centro de Atención
Psicosocial, debiendo el juez designado recibir y valorar cada uno de los medios de prueba
ofertados por las partes y admitidos en la Audiencia preliminar. Remítase los autos al Juzgado
designado junto con certificación de la presente acta. No habiendo más que hacer constar se
cierra la presente acta que firmamos, a excepción de los Licenciados YURI PALMIRO
SOLÓRZANO BARAHONA y GERALDINE ALCIRA FIGUEROA LÓPEZ, quienes se
retiraron con antelación a la lectura de esta acta. Quedan los presentes debidamente notificados.
Notifíquese a todos aquellos que se retiraron antes de la lectura.