Está en la página 1de 1

Algunos de nosotros venimos a la iglesia desde hace mucho, pero a pesar de eso, muchos

hemos dedicado menos tiempo del debido en conocer a Dios y nos envolvemos en ser parte de
una iglesia y vivir la cultura cristiana, participar en los cultos, servir en los ministerios, ir a
eventos, salir con amigos que conocimos aquí, etc…

Yo no sé si a ustedes les ha pasado, que hay veces que tenemos un problema y eso nos hace
sentir como que Dios no esta tan cerca como quisiéramos y en vez de tomar la biblia y buscar
respuesta a los que nos pasa o a porque nos sentimos asi, lo que hacemos es agobiarnos con
preguntas como ¿De verdad yo le importo a Dios? O incluso lo culpamos de lo que sentimos.

Leer Daniel 1

Este libro empieza con un escenario un poco confuso, dice que Nabucodonosor de Babilonia
llego a Israel a modo de invasión y dice que El Señor le entrego a Joacim (el rey de Juda en ese
tiempo) porque, los israelitas habían desobedecido al Señor durante mucho tiempo y les
tocaba sufrir las consecuencias de sus malas decisiones. Nabucodonosor se llevo muchísimos
tesoros y algunos jóvenes para que le sirvieran, entre los que estaba Daniel, Azarias, Ananias y
Misael.

Ellos pudieron fácilmente haber pensado que Dios los había abandonado por permitir todo
eso, que saqueran su tierra, mataran a su gente y los tomaran como esclavos. Pero todo lo
contrario, decidieron mantener su Fe y obedecer al Señor en todo momento, como cuando
decidieron no contaminarse con la comida del rey, y al ver esto, Dios hizo que el jefe del
estado mayor le tuviera respeto a Daniel, Dios nunca se olvido de el, o sea, que aunque
veamos que el mundo se nos cae, sea por la causa que sea, Dios siempre ha estado, esta y
siempre estará con nosotros.

No hay ninguna etapa de nuestra vida en la que el Señor nos deje solos, Daniel paso por
muchísimas cosas y Dios siempre lo libro de todo mal, lo hizo crecer, hizo que sus enemigos lo
respetaran, le dio muchísima sabiduría y hasta el don de interpretar sueños y visiones.

Nosotros no debemos pelear nuestras batallas creyendo que Dios se olvido de nosotros, sino
siempre estando conscientes de que El esta ahí para ayudarnos a salir de cualquier problema,
la fe y la actitud que tomemos ante los problemas serán determinantes para permanecer
firmes en nuestro camino y que al final, como a Daniel, El nos use para sus planes y nos haga
reflejar su luz a otros.