Está en la página 1de 12

Foro de la semana 5 Y 6

HERRAMIENTAS Y HABILIDADES GERENCIALES


Los modelos gerenciales son estrategias de gestiones operativas y
organizacionales que se utilizan en la dirección y desarrollo del sistema y proceso
de una empresa u organización. Pueden ser:

 Clásico.
 Neoclásico
 Calidad
 Estrategias
 Postmodernos

HERRAMIENTAS GERENCIALES
Las modificaciones en el entorno exigen cambios en la conducta de los agentes
económicos y el replanteamiento de sus estrategias frente a las nuevas realidades.

“B E N C H M A R K I N G” INTELIGENCIA DE NEGOCIOS

Proceso sistemático, estructurado, formal, analítico, organizado, continuo y a largo


plazo, para evaluar, entender, diagnosticar, medir y comparar las prácticas
comerciales, productos, servicios, procesos de trabajo, operaciones y funciones de
las organizaciones.

Consiste en compararse con los líderes o mejores del sector, en cuanto a sus
procesos y estrategias.

Imitar, igualar y superar.

“O U T S O U R C I N G” SUBCONTRATACIÓN – TERCERIZACIÓN –
EXTERNALIZACIÓN
Proceso planificado de transferencia de actividades para que éstas sean realizadas
por terceros. Opera a través de la asociación entre una compañía principal y un
tercero, a quien se le delega procesos que no generan valor agregado.

KAIZEN
Modelo administrativo que involucra las actividades de Planear, Hacer, Revisar y
Actuar en todos los procesos de la vida individual y organizacional. Implica
mantenimiento, mejoramiento continuo e innovación dentro de los lineamientos de
la Calidad Total.

EMPOWERMENT O EMPODERAMIENTO
Potencializarían o desarrollo de capacidades (Competencias) a través del desarrollo
de la autonomía de gestión y del autoabastecimiento.
A través de esta herramienta, la organización le otorga a sus trabajadores la
tecnología e información necesaria para que hagan uso de ella de forma óptima y
responsable, alcanzando de esta manera los objetivos propuestos.

COACHING
Conjunto integrado de acciones orientadas a mejorar el desempeño de una persona,
de manera que alcance su potencial (en ocasiones, en el proceso se redefine su
perspectiva acerca de su potencial).
Busca construir habilidades como comunicación, resolución de problemas, trabajo
en equipo o ventas. También se utiliza con frecuencia para mejorar características
personales como impacto o asertividad.

HABILIDADES GERENCIALES
Son un conjunto de capacidades y conocimientos que una persona posee para
realizar las actividades de administración y liderazgo en el rol de Gerente de una
organización.

Dentro de las cuales se encuentran:

 Grupales
 Interpersonales

Grupales:
Trabajo en equipo: estimula el entusiasmo para que salgan bien las tareas
encomendadas, influye en los trabajadores de forma positiva, permite que haya
compañerismo, el trabajar en equipo resulta provechoso no solo para una persona
sino para todo el equipo involucrado, el trabajar en equipo nos traerá más
satisfacción y nos hará más sociables, también nos enseñara a respetar las ideas
de los demás y ayudar a los compañeros si es que necesitan nuestra ayuda.

Delegación: es un mecanismo usado, por medio del cual una persona delega en
otra una determinada funcionalidad. Debe destacarse que la responsabilidad por las
decisiones administrativas que se adopten o por las actuaciones que se ejecuten
recaerá en el delegado. El delegante conserva su deber de control jerárquico sobre
el delegado, quien será en consecuencia responsable por las faltas a él. En cambio,
en la denominada delegación de firma, la responsabilidad permanece en la
autoridad delegante

Liderazgo: es el proceso de influir en otros y apoyarlos para que trabajen con


entusiasmo en el logro de objetivos comunes.

Capacidad de tomar la iniciativa, gestionar, convocar, promover, incentivar, motivar


y evaluar a un grupo o equipo. Es el ejercicio de la actividad ejecutiva en un
proyecto, de forma eficaz y eficiente, sea éste personal, dirigencias o institucional.

Personales:
Interpersonales:
 Asertividad
 Gestión del tiempo
 Gestión de Stress
 Comunicación:

Comunicación formal:
 Informa a las personas sobre hechos y actividades destacados y las
mantiene al corriente.
 Efectúa presentaciones en público de gran impacto y maneja bien las
preguntas.
 Escribe claro, conciso y eficazmente, mediante una gran variedad de
recursos informáticos.

Comunicación informal:
 Pide retroalimentación, escucha y propicia una interacción de toma y dame.
 Está al tanto de lo que siente el otro.
 Crea relaciones interpersonales sólidas con la gente.

ESTILOS GERENCIALES

Autocrático: asume toda la responsabilidad de la toma de decisiones, inicia las


acciones, dirige, motiva y controla al subalterno.

Participativo: utiliza la consulta para practicar el liderazgo. No delega su derecho


a tomar decisiones finales y señala directrices específicas a sus subalternos, pero
consulta sus ideas y opiniones sobre muchas decisiones que les incumben.

Liberal: delega a sus subalternos la autoridad para tomar decisiones.

Consultivo
Estilos de Liderazgo:

Liderazgo transaccional: Los miembros del grupo reconocen al líder como


autoridad y como líder. El líder proporciona los recursos considerados válidos para
el grupo.

Liderazgo transformacional o carismático: El líder tiene la capacidad de


modificar la escala de valores, las actitudes y las creencias de los seguidores.
Las principales acciones de un líder carismático son: discrepancias con lo
establecido y deseos de cambiarlo, propuesta de una nueva alternativa con
capacidad de ilusionar y convencer a sus seguidores, y el uso de medios no
convencionales e innovadores para conseguir el cambio y ser capaz de asumir
riesgos personales.

Habilidades y gerenciales y su importancia para el éxito de una organización

Como alto directivo es fundamental manejar un equilibrio y complemento entre los


conocimientos técnicos y los aportes de tipo personal que se le puedan dar a la alta
gerencia. Ambos son de suma importancia ya que una persona con ciertas
habilidades personales las cuales ha trabajado a través de varios años como son la
comunicación, el liderazgo, la asertividad, el manejo del tiempo y del estrés, pueden
contribuir con el desarrollo de una gerencia exitosa. Al combinar estas habilidades
con las adquiridas a través del conocimiento brindado por estudios superiores.

Para entrar en contexto del tema primero hablaré del concepto de habilidad desde
la parte técnica la cual según: “Guthie Knapp (2007) es la capacidad del individuo,
adquirida por el aprendizaje, capaz de producir resultados previstos con el máximo
de certeza, con el mínimo de distendió de tiempo y economía y con el máximo de
seguridad”. Este concepto se relaciona ampliamente con las habilidades
gerenciales ya que en efecto este son adquiridas y aprendidas para obtener
resultados previstos con la máxima veracidad y que sean benéficos para la
organización.

Por todo esto, es importante hablar de las diferentes clases de habilidades que
deben estar presentes en una gerencia exitosa. Entre las cuales se debe desarrollar
la parte interpersonal, social y de liderazgo con las complementarias que se pueden
ir adquiriendo a través de la experiencia y que desarrolladas en conjunto permiten
mejorar el desempeño de un directivo en su organización. En esta clasificación se
encuentran las habilidades técnicas, académicas, sociales, de pensamiento, de
liderazgo, interpersonales, físicas, empresariales entre otras.

Por consiguiente como lo comenta:

“Berta Madrigal (2009,2002). El directivo debe saber (conocimientos), saber hacer


(capacidades y habilidades) y saber ser (cualidades)”.

Ya que no es lo mismo un directivo que llegó por casualidad al cargo de gerente


siendo profesional en determinada carrera pero que no ha desarrollado habilidades
directivas en el hogar, la empresa y en su vida personal. Por esta razón vive en
constante improvisación con sus subalternos, colegas y demás colaboradores que
se ven afectados por la falta de criterio del directivo. De igual manera es muy
importante que el gerente al dar un ejemplo sobre sus propias habilidades
personales, sea un modelo para sus subalternos y realizando un buen coaching
todos se beneficien y consigan los resultados demandados por la organización. Por
este motivo es importante capacitar a los empleados a su cargo con el propósito de
que aprendan a reconocer sus propias habilidades para que las desarrollen. Este
proceso permitirá que las habilidades sean potencializadas para que sea un
crecimiento constante no solo para el gerente si no para las personas que dirige.

Entrando más puntualmente en el tema de habilidades gerenciales se encuentra


una habilidad que abarca muchas cualidades personales y que es de suma
importancia para un directivo. Se trata del liderazgo el cual se basa en la influencia
interpersonal orientada hacia el logro de objetivos mediante la comunicación; esta
influencia supera las actividades cotidianas las cuales se dan mediante órdenes.
Es la forma de inspirar confianza entre las personas que componen un equipo y la
influencia que se pueda lograr sobre ellas para cumplir las metas establecidas.
Fácilmente una persona que quiera convertirse en líder puede adquirir
conocimientos para desarrollar un liderazgo como teorías, tácticas y estrategias de
liderazgo que se pueden adquirir en cursos o seminarios. Pero es importante tener
en cuenta que existen varias características que no puede adquirir de un día para
otro como son la empatía, carisma, sentimientos y proyección que caracterizan a un
líder. Principalmente la formación de un líder se compone de varios factores como
lo son la genética e infancia, la educación, la experiencia, los fracasos y la formación
objetiva.

Con respecto a estos factores se menciona la genética e infancia ya que si la


persona nace favorecida con capacidades mentales y físicas buenas y además en
su infancia tuvo alguna cercanía con experiencias de liderazgo es de gran beneficio
ya que los primeros años son de gran influencia para forjar la personalidad de un
líder. La educación se menciona ya que los conocimientos de calidad adquiridos a
lo largo de la vida, facilitarán con éxito el desarrollo de un líder. En cuanto a la
experiencia, es una gran herramienta ya que permite arriesgar y aprender de los
triunfos y fracasos. Por consiguiente, al nombrar los fracasos, estos son también
muy importantes ya que nos permiten aprender de ellos y tomar las acciones
correctivas respectivas.

Esta práctica se utiliza para adquirir la facultad de sobreponernos a ellos, algo que
hacen los grandes líderes. Es de saber que el directivo carga con varias dificultades
por su responsabilidad y circunstancias que quisieran salirse de control las cuales
se deben saber manejar, en cuanto a la formación objetiva esta ayuda a ser un
complemento para perfilar las habilidades comunicativas o interpersonales de un
líder.

Para empezar a desarrollar la habilidad del liderazgo es importante trabajar en la


propia autoestima como lo menciona: “Juan José Huerta Mata (2006). La capacidad
para desarrollar o fortalecer la confianza en uno mismo es la base para mejorar la
habilidad del liderazgo. Si la gente considera que una persona confía en sí misma,
será relativamente fácil que la acepten como líder”.

Con base en esta apreciación se considera que es absolutamente verídica ya que


un directivo al proyectar seguridad en sus conocimientos, en lo que hace y como lo
hace genera credibilidad y confianza.

Como lo menciona el autor:

“Ignacio Aguilar Zuluaga (2009). Es admisible aquello de que una empresa refleja
lo que son sus dirigentes; demuestra la personalidad y el modo de ser de su
gerente”.

Con base en esta afirmación, se evidencia que en efecto la gestión de un alto


directivo se ve reflejada en los resultados que tiene una organización. Es por esto
que la implementación de un adecuado uso de las habilidades gerenciales se hace
imperativo. Al en cuenta la constante evolución del entorno empresarial y el nivel de
complejidad al cual se enfrenta cualquier directivo en la gerencia de una empresa u
organización.

Por consiguiente, un directivo debe estar lo suficientemente preparado para asumir


los momentos de prosperidad en su organización así como los tiempos adversos y
difíciles en su empresa a los cuales tiene que enfrentarse para poder sacar a su
organización adelante y no dejarla decaer. Para este efecto, las habilidades de un
directivo son de suma importancia ya que le van a permitir determinar el rumbo de
su empresa y su permanencia en el sector empresarial donde se desarrolle. Por
esta razón, las herramientas adquiridas en el trascurso de su preparación le
facilitaran la tarea de direccionar de la forma más adecuada su gerencia para
obtener buenos resultados. En el mismo sentido en la actualidad las organizaciones
están siendo sometidas a un gran reto el cual se basa en tener una administración
y una estructura organizacional que pueda mantenerse y responder efectivamente
en un ambiente de constante cambio, complejo, bastante competitivo y altamente
calificado. Esta situación obliga a que las empresas deban funcionar en un contexto
de globalización lo cual necesariamente demanda que los gerentes cuenten con los
conocimientos necesarios en cuanto a alta gerencia se refiere. En consecuencia,
todas las empresas de cualquier sector deben estar administradas por un directivo
que sea consciente de los cambios que suceden cotidianamente, de la evolución
que ha tenido la tecnología, de una competencia más amplia y de una dirección al
nuevo recurso humano que quiere sentirse involucrado en las decisiones que tome
la empresa. Es por eso que las organizaciones requieren un nuevo estilo de
gerencia que esté a la vanguardia del cambio y permita concretar la misión y visión
establecida en la organización.

Por lo anterior, el alto directivo debe estar en constante aprendizaje para poder
asumir los cambios positivamente y gerencia a cabalidad su empresa. Es por este
motivo que el directivo debe preparar el ambiente al establecer un clima optimista,
con una proyección de buenos resultados los cuales trasmite a su equipo de trabajo
y le permitirá lograr sus objetivos propuestos. Lo importante de este comportamiento
es que la mayoría de directivos tienden a enfocarse en las dificultades del cambio
lo cual no le genera valor a su gestión; a diferencia del gerente, que enfoca sus
habilidades gerenciales para resolver las dificultades con actitud positiva.

Por lo anteriormente expuesto, es de suma importancia tener en cuenta que se


necesitan ciertas habilidades generales para tener un desempeño directivo eficaz,
sin importar que nivel en jerarquía se ocupe en la organización. Por otro lado es
importante precisar que la mezcla de habilidades que debe tener un directivo varía
de acuerdo al contexto en el cual se desarrolle una empresa. No obstante hay un
grupo de estas habilidades directivas que se deben desarrollar por el gerente como
lo son las mencionadas al comienzo del ensayo las cuales involucran la parte
humana que es fundamental para cualquier organización.

En este sentido, la importancia del desarrollo de las habilidades humanas se centra


en que gran parte del trabajo se lleva a cabo por personas, por este motivo se hacen
esenciales para el direccionamiento eficaz de un grupo específico. Las habilidades
humanas de los directivos son reflejo de su capacidad de liderazgo y una
herramienta principal para trabajar y entenderse con su equipo de trabajo. Se debe
tener en cuenta que este tipo de habilidades tiene más relevancia para aquellos
trabajos de dirección que requiere una extensa y amplia interacción con otros
empleados.

HABILIDADES GERENCIALES ESPECÍFICAS.


Para ser gerente debes contar con conocimientos especializados y experiencia. Sin
desconocer que las habilidades humanas son importantes para tener éxito.

Además de los conocimientos técnicos, un buen gerente debe tener habilidades de


negociación. Los integrantes de la alta gerencia o dirección trabajan con personas,
y en este sentido es importante conocer qué habilidades se requieren y cuáles de
esas habilidades tienes para sacar lo mejor de ellas y adquirir esas habilidades que
no tienes. Por ser un tema importante que te puede aportar en el desarrollo de las
habilidades para ser un gerente exitoso.

1. Confianza. Tener personas a tu cargo implica una gran responsabilidad: sobre


tus hombros estarán varios proyectos, pero también el destino de los
miembros de tu área en la empresa. Crear lazos de confianza con tu equipo
te ayudará a tener mejor información y conocimiento sobre lo que cada uno
de ellos hace. Asimismo, también te permitirá obtener un mayor compromiso,
pues la gente incrementa su dedicación si confía en que los proyectos llegarán
a buen puerto.
2. Franqueza. Dicen que es mejor una verdad que duela a una mentira que mate.
Ser franco con tu equipo, te ayudará a lograr la primera habilidad de
negociación: la confianza. Tu equipo sabrá que le hablas con la verdad y
conocerán el verdadero estado de la situación cada vez que les comuniques
algo.
3. Ética laboral. La frase “predicar con el ejemplo” debe ser fundamental en el
vocabulario de un manager. Debes de ser la persona más honesta,
trabajadora y comprometida de la organización. Esto te dará las bases
necesarias para exigir los mismos valores a los miembros de tu equipo.
4. Buen comunicador. Es fundamental que tengas la capacidad de hacer fluir la
información correctamente, sin cuellos de botella en los canales. Saber
comunicar es todo un arte. Reflexiona: ¿eres tan bueno escribiendo como
hablando? ¿Cuáles son tus fortalezas y debilidades? Identifica tus áreas de
oportunidad y fortalece todos tus puntos blandos.
5. Trabajar en equipo y construir una comunidad. Un buen equipo de trabajo es
como el dinero: no se puede esconder. Saber trabajar en equipo es una
habilidad fundamental para un buen manager, difícilmente se puede llegar a
dirigir un área en la organización si no se cuenta con este conocimiento. Sin
embargo, ve más allá, aprende a construir una comunidad; descubre cómo
vincular tu departamento con otros de la organización. Verás que hacer esto
no sólo te dará acceso a información privilegiada, sino que volverá
imprescindible a tu departamento.
6. Administración del tiempo. El tiempo es un bien muy costoso, debido a su
escasez hay que aprender a administrarlo ya te ayudará a conseguir tus metas
con mayor facilidad. Sé productivo y eficiente, y enseña a tus empleados a
serlo. Eso les ayudará a eliminar las cargas muertas y elevará su eficiencia.
7. Logra tus metas. Un buen manager no es aquel que “casi” logra sus objetivos,
sino el que los alcanza con eficacia. En este caso, es necesario plantearse
metas realistas y dar seguimiento en todo momento a los proyectos, esto te
ayudará a trabajar en algo que sabes que conseguirás si mantienes tu
productividad.
8. Agilidad mental. Tener la capacidad de captar una idea con rapidez te puede
ayudar a mantenerte al frente de tu equipo, y no permitir que los proyectos se
te vayan de las manos. Mantente alerta y desarrolla la habilidad de pensar con
velocidad.
9. Flexibilidad. Con las exigencias actuales, quien no tenga la habilidad de ser
flexible está fuera del mercado. Las situaciones cambian constantemente,
poder adaptarse a estos cambios y capitalizarlos hace que sólo pocos logren
permanecer en el mercado por mucho tiempo.
10. Toma de decisiones. Ser un manager implica ser un tomador de decisiones.
Tener la capacidad de analizar la información y actuar con base en ella
disminuye el peligro de cometer errores. Sin embargo, existe numerosos
teóricos que sostienen que es de las equivocaciones de lo que más se
aprende, así que lo más importante es que puedas cambiar de dirección en el
momento preciso para no desperdiciar recursos.

OTRAS CONSIDERACIONES SOBRE LOS GERENTES.


Además de todo lo anterior, consideramos que todo gerente debe:

 Comprender las tendencias económicas y políticas del entorno y su impacto


en la administración pública/privada y en la estrategia de la organización.
 Poseer capacidad para formular estrategias.
 Identificar los factores clave para la implementación de cambios
organizacionales.
 Fomentar una cultura de servicio al cliente interno y externo de la institución o
empresa.
 Rediseñar procesos, implementar el aprendizaje organizacional, tener una
mayor apertura al enfoque del “empowerment” (dar poder).
 Poseer habilidades gerenciales para la negociación, el trabajo en equipo, la
toma de decisiones y otras funciones esenciales en la gestión pública de alto
nivel.
 Saber autoevaluarse para conocer el impacto de sus estilos gerenciales y la
identificación de metas personales para mejorar la calidad de su contribución
a su institución o empresa pública.
 Tener capacidad para establecer y desarrollar relaciones con otras personas.
 Saber adaptarse al cambio y tener una visión estratégica para innovar o para
desarrollar nuevas oportunidades de negocio.
 Tener un espíritu emprendedor, es decir adoptar un punto de vista
empresarial, y no puramente administrativo.
 Poseer capacidad para operar y conducirse en entornos multiculturales y de
allí surge la necesidad y casi la obligación de que el gerente domine más de
un idioma. Es necesario dominar, como mínimo, dos idiomas correctamente.
 Respetar la idiosincrasia de los clientes o socios de diferentes culturas.
 Tener sensibilización hacia los problemas éticos, tanto internos como externos
a la empresa.
 Motivar y generar confianza, apertura hacia la innovación, capacidad para
comunicar eficazmente.
 Poseer visión estratégica para emprender cambios.
 Tener preparación universitaria.
 Poseer una buena formación y mucha iniciativa personal.
 Tener experiencia profesional.
 Poseer conocimientos en informática.
 Tener un conocimiento profundo de los modelos de negocio, tanto de las
empresas como de los pequeños comercios.
 Saber escuchar.
 Sentir pasión por el negocio, organización, entidad del que forma parte.
Varias características definitivas demarcan las Habilidades Gerenciales y las
diferencian de otro tipo de características y prácticas Gerenciales:
Primero, las Habilidades Gerenciales son conductuales. Consisten en acciones que
los individuos llevan a cabo y que conducen a ciertos resultados.

Segundo, las Habilidades Gerenciales son controlables. El desempeño de estas


conductas se encuentra bajo el control del individuo, son conductas que la gente
puede controlar por sí mismas.

Tercero, las Habilidades Gerenciales se pueden desarrollar. Los individuos pueden


mejorar su desempeño a través de la práctica y retroalimentación.

Cuarto, las Habilidades Gerenciales están interrelacionadas y sobrepuestas. Es


difícil demostrar una sola habilidad aislada de las demás. Las habilidades no son
conductas simples y repetitivas, son un conjunto integrado de respuestas complejas

Quinto, las Habilidades Gerenciales a veces son contradictorias o paradójicas. No


todas son humanistas, ni todas son centradas, no están orientadas exclusivamente
al trabajo en equipo, ni al trabajo individual. Todos los Gerentes tienen una
mezcla de habilidades.

Katz, en un trabajo “clásico” publicado originalmente en 1955, con una versión


revisada en 1974, plantea que los directivos debían tener tres tipos básicos de
destrezas: técnicas, humanas, y conceptuales.

La destreza técnica, como capacidad de utilizar las herramientas, procedimientos y


técnicas de una disciplina especializada, como necesitan el ingeniero y el médico,
para efectuar lo que él llama la “mecánica de su trabajo”.
La destreza humana, como capacidad de trabajar con otras personas, como
individuos o como grupos y de entenderlos y motivarlos.
La destreza conceptual, como capacidad mental de coordinar e integrar todos los
intereses de la organización y sus actividades. Habilidad para ver la organización
como un todo.
Stoner plantea que “el análisis de Katz sobre el trabajo del gerente se parece a las
ideas de Fayol...”. No obstante, en la opinión del autor de estos comentarios, los
criterios de Katz son algo más abarcadores y contemporáneos.
La destreza técnica puede identificarse en dos ángulos: conocimiento de lo
especifico del “negocio”, y de las técnicas para desarrollar la “mecánica del trabajo”
del ejecutivo, donde cabrían las habilidades ya mencionadas, al igual que en lo que
se refiere a las destrezas humanas (parecidas a las demandadas por Minztberg).

Finalmente, la “destreza conceptual”, más que una habilidad supone el desarrollo


de una forma de pensamiento, de un modo de enfocar las situaciones, cuya base
metodológica es la teoría del “análisis de sistemas” aplicada a la administración y
que, en los conceptos más modernos sobre la administración toma cuerpo en el
denominado “enfoque estratégico”, que es mucho más que la planeación
estratégica.

Las habilidades gerenciales, organizacionales y sociales de las


que carecen aquellos individuos que protagonizan los escándalos
de corrupción en nuestro país
La formulación de lineamientos para una política pública de control social -
ciudadano a la gestión pública puede constituirse en un hecho innovador en el
desarrollo institucional de Bogotá que contribuya a la revisión y ajustes a los
procedimientos de: “control interno”, “contratación pública”, “participación
ciudadana”, “Rendición de Cuentas” y “transparencia”, entre otros, como aporte al
mejoramiento de la gestión pública, disminución de la apatía y la desconfianza de
los y las ciudadanas frente a las instituciones, a la transformación de fenómenos
sociales y culturales asociados con la corrupción y la ilegalidad, reconociendo y
valorando las potencialidades y propósitos de esta iniciativa en el plano de la
educación, la pedagogía y la construcción y/o transformación de la cultura política
de los habitantes del municipio y de las organizaciones, instituciones y personas y
el interés por lo colectivo y los bienes públicos.

Una política pública no podría ser formulada, ni su implementación será efectiva, sin
analizar, antes, los fenómenos y contextos que constituyen y/o determinan el
problema que abordara la política pública como los referentes sectoriales y globales
en los que se gesta y desarrolla dicha situación problemática que desafía al Estado
y a la sociedad a buscar alternativas de solución concertadas y efectivas; Tampoco
es suficiente, para el diseño y aplicación de una política pública de control social-
ciudadano a la gestión pública, la búsqueda y análisis de referentes teóricos y
conceptuales en el ámbito global o internacional, las experiencias y modelos
diseñados o aplicados en otros contextos histórico – políticos, sociales y culturales,
sin consultar, también, los procesos e iniciativas que, en el ámbito local, se han
diseñado y se están implementando de cara a los fenómenos o situaciones
problemáticas que motivan y justifican el control social - ciudadano a la gestión
pública.

El cumplimiento del objeto del convenio de asociación en la perspectiva de formular


lineamientos de política pública sobre control social-ciudadano en Bogotá y sus
alrededores, requiere la identificación, selección, clasificación y caracterización de
actores vinculados con el tema, principalmente de aquellos espacios, procesos,
colectivos o iniciativas comunitarias o ciudadanas cuyo propósito es el control social
a la gestión pública, incluyendo iniciativas de las organizaciones de la sociedad civil
(ONG), de la academia y el sector empresarial, sin dejar por fuera el papel que
desempeñan entidades públicas, gubernamentales o estatales, así mismo los
aspectos y funciones, establecidas por la constitución y las leyes en el registro y
reconocimiento, en la promoción, capacitación y asesoría, como en la recepción y
trámite de las quejas, reclamos, alertas tempranas, en la investigación y las medidas
correspondientes de acuerdo con los casos y las funciones de los organismos
competentes.

¿Impacto ha generado esta corrupción en la empresa para la cual


usted trabaja?
En términos generales como lo define Transparencia Internacional la corrupción es
el uso de un cargo, poder o función pública para beneficio particular, que incluye
decisiones sobre recursos públicos o bienes fiscales del estado, prebendas y
condiciones ventajosas ilegítimas para beneficio particular; no obstante ello no
implica que sea un problema expresado únicamente en el desempeño de un cargo
o responsabilidad en la estructura del estado, también involucra a particulares, como
ciudadanos, organizaciones, instituciones, empresas, medios de comunicación y en
general cualquier forma de organización de la sociedad. Por lo tanto, es un
fenómeno que atraviesa distintas esferas de la sociedad desde el ámbito privado,
hasta los partidos, iglesias e instituciones del estado, sin embargo, el análisis y la
valoración es diferente según el tipo de corrupción, el ámbito y los actores
involucrados, así como las dimensiones y enfoques para su comprensión y para la
prevención, vigilancia y sanción. Para las entidades del Estado el tema se limita
únicamente al manejo de recursos públicos, desconociendo otros aspectos de igual
o mayor gravedad y relevancia. Según el Plan Nacional de formación de Veedores
para el Ejercicio de Control Social a la Gestión Pública: “El fenómeno de la
corrupción se ha convertido en un problema endémico en la administración pública
que se refleja en la desviación de los recursos del Estado para fines diferentes a los
asignados.

Una breve conclusión


Un Estado social de derecho, organizado en forma de república unitaria,
descentralizada, con autonomía de sus entidades territoriales, democrática,
participativa y pluralista, fundada en el respeto de la dignidad humana, en el trabajo
y la solidaridad de las personas que la integran y en la prevalencia del interés
general . No obstante, los fenómenos sociales, políticos, económicos y culturales
evidencian una realidad muy distante y distinta de esos principios fundamentales,
pues la corrupción y la falta de transparencia dan cuenta de un débil sentido de
responsabilidad con lo público y por lo tanto la legitimidad del estado o su naturaleza
democrática quedan en entredicho.