Está en la página 1de 238

HISTORIA DE LA CIENCIA

VOLUMEN 1
LA CIENCIA ANTIGUA: el Cosmos cerrado y el Mundo vivo

LA CIENCIA MODERNA: el Universo abierto y el Hombre máquina

MIGUEL HERNÁNDEZ GONZÁLEZ


JOSÉ LUIS PRIETO PÉREZ

ILUSTRACIONES
MILA RUIZ PACHECO
© MIGUEL HERNÁNDEZ GONZÁLEZ Y JOSÉ LUIS PRIETO PÉREZ
© MILA RUIZ PACHECO, Portada e Imágenes originales

ISBN-10 84-611-0807-8
Depósito legal TF-378/2007

FUNDACIÓN CANARIA OROTAVA DE HISTORIA DE LA CIENCIA


C/ Calvario, 17, 38300 La Orotava, Tenerife
Tfno. 922-322862 Fax 922-334475
E-Mail: fundoro@terra.es Web: http://nti.educa.rcanaria.es/fundoro/
ÍNDICE

LA CIENCIA ANTIGUA:
EL COSMOS CERRADO Y EL MUNDO VIVO

INTRODUCCIÓN .................................................................................................. 14
LOS ORÍGENES DE LA RAZÓN CIENTÍFICA: EL LOGOS ......................... 18
EL PROBLEMA DEL ORIGEN Y LA CONSTITUCIÓN DE LA MATERIA .. 25
LA CONCEPCIÓN MATEMÁTICA DEL UNIVERSO:
PITAGORISMO Y PLATONISMO .............................................................. 31
La aritmética pitagórica .......................................................................................... 33
Geometría pitagórica ............................................................................................... 36
El descubrimiento de la irracionalidad ................................................................ 37
Las tríadas pitagóricas y el teorema de Pitágoras .............................................. 40
Matemática y mundo natural ................................................................................. 42
La matemática platónica ......................................................................................... 44
LA CONCEPCIÓN MECANICISTA DEL UNIVERSO: EL ATOMISMO ... 51
Átomos y vacío ......................................................................................................... 53
El movimiento .......................................................................................................... 54
La matemática atomista: Una intuición de lo infinitesimal ............................. 54
LA CONCEPCIÓN ORGANICISTA DEL UNIVERSO:
EL ARISTOTELISMO ...................................................................................... 56
El organicismo y su contraposición con el mecanicismo. ................................ 59
Sobre el movimiento y el cambio ......................................................................... 62
LA CIENCIA HELENÍSTICA ................................................................................ 64
La ciencia en la Biblioteca-Museo de Alejandría ................................................ 64
La matematización del mundo físico .................................................................... 68
LA CONCEPCIÓN DEL CUERPO HUMANO DESDE HIPÓCRATES A
GALENO ............................................................................................................. 83
La medicina mágica o credencial .......................................................................... 84
El papel de la filosofía presocrática en el tránsito de la medicina
credencial a la hipocrática ................................................................................ 85
La medicina hipocrática .......................................................................................... 88
La medicina posthipocrática .................................................................................. 94
INSTRUMENTOS RELEVANTES ....................................................................... 98
COMENTARIO DE TEXTO .................................................................................. 99
ACTIVIDADES ...................................................................................................... 102
BIBLIOGRAFÍA .................................................................................................... 103
PELÍCULAS ............................................................................................................. 104
NOVELAS ............................................................................................................... 104
COMICS .................................................................................................................. 105

3
LA CIENCIA MODERNA:
EL UNIVERSO ABIERTO Y EL HOMBRE MÁQUINA

INTRODUCCIÓN ................................................................................................ 112


LOS PRECEDENTES:
CIENCIA, TÉCNICA Y RELIGIÓN EN EL MEDIOEVO .......................... 117
Medioevo: Ciencia y religión .............................................................................. 117
La Ciencia Árabe .................................................................................................... 119
La Escolástica y el Renacimiento ......................................................................... 121
LA REVOLUCIÓN CIENTÍFICA MODERNA ............................................... 126
Principales caracteres de la Revolución Cientifica .......................................... 127
¿De qué se ocupa la astronomía? ......................................................................... 130
Antecedentes de la astronomía moderna ........................................................... 130
LAS APORTACIONES DE COPÉRNICO Y KEPLER .................................... 138
Las aportaciones de Nicolás Copérnico ............................................................. 138
Las aportaciones de Johannes Kepler ................................................................. 142
Las aportaciones de Tycho Brahe ........................................................................ 145
GALILEO: LA NUEVA CIENCIA Y EL MÉTODO ......................................... 148
La ciencia de Galileo .............................................................................................. 148
El movimiento ........................................................................................................ 150
El problema de la fuerza ....................................................................................... 156
Algunas consideraciones sobre el método ........................................................ 159
NEWTON: LA LEY DE GRAVITACIÓN UNIVERSAL.
EL UNIVERSO MECÁNICO ........................................................................ 161
La mecánica newtoniana ....................................................................................... 161
El método ................................................................................................................ 169
LA NUEVA MATEMÁTICA ................................................................................ 171
La matemática aplicada ......................................................................................... 172
El Álgebra ................................................................................................................ 173
La Geometría Analítica .......................................................................................... 175
El Cálculo infinitesimal ........................................................................................ 182
Consideraciones finales ........................................................................................ 188
EL CUERPO HUMANO: VESALIO, DESCARTES Y HARVEY ................... 190
Cuerpo y medicina renacentistas ........................................................................ 191
William Harvey: El descubrimiento de la circulación de la sangre ............. 198
Las ciencias de la vida en la modernidad .......................................................... 200
El experimentalismo ............................................................................................. 204
TÉCNICA Y NUEVAS CIENCIAS EN LA ILUSTRACIÓN .......................... 206
Revolución Científica e Ilustración: Una nueva visión del mundo .............. 206
La Revolución Industrial ...................................................................................... 208
La Ilustración y la idea de progreso ................................................................... 210

4
LAS ISLAS CANARIAS EN LA CIENCIA MODERNA ................................ 214
Científicos y naturalistas europeos en Canarias .............................................. 214
Científicos canarios ................................................................................................ 218
INSTRUMENTOS RELEVANTES ..................................................................... 222
COMENTARIO DE TEXTO ................................................................................ 224
ACTIVIDADES ...................................................................................................... 227
BIBLIOGRAFÍA .................................................................................................... 228
PELÍCULAS ............................................................................................................. 229
NOVELAS ............................................................................................................... 231
COMICS .................................................................................................................. 231

5
PRESENTACIÓN

Múltiples han sido las vicisitudes por las que ha pasado la publica-
ción de este libro. Sin embargo, finalmente, se presenta ante el público
para el que fue concebido. Cuanto sigue, en este pórtico de entrada y en el
texto principal, es producto de la discusión, del intercambio de ideas y
formas de «ver el mundo» de los dos autores. José Luis Prieto, por desgra-
cia, ya no se encuentra entre nosotros —una cruel enfermedad segó prema-
turamente su vida. Quienes tuvimos la suerte de conocerlo sabemos qué
ilusión le habría producido ver este texto salir definitivamente a la luz.
La idea inicial de este proyecto ahora materializado fue la elabora-
ción de un Manual de Historia de la Ciencia que pudiera servir de
referencia a los alumnos de Bachillerato que cursaran la asignatura.
Sin embargo, a medida que escribíamos los distintos capítulos, nos
iba pareciendo que el público al que podía interesarle un asunto como el
que abordábamos era más amplio.
Paradójicamente, el conocimiento de la Ciencia, pese a la importan-
cia que posee no sólo en nuestra vida diaria sino en la configuración y
articulación de la sociedad en la que desplegamos nuestra actividad, no
suele considerarse imprescindible para ser culto, de manera que su apa-
sionante historia sigue siendo muy poco conocida. Decidimos, pues, afron-
tar el reto de elaborar un material que, por una parte, sirviera como libro
de texto destinado a una asignatura reglada y que, por otra, pudiera leer-
se con cierta facilidad por una persona de cultura media.
Al implantar la Historia de la Ciencia como asignatura optativa en
las Enseñanzas Medias, Canarias se ha convertido en la Comunidad
Autónoma pionera en el reconocimiento de la importancia de una mate-
ria de creciente auge pero de escasa o nula implementación en el resto de
España. Esa condición de Comunidad precursora le aporta a nuestro
trabajo el atractivo de la novedad, pero también el riesgo y la responsabi-
lidad que conlleva el hallarse en la vanguardia. A ello se añade el hecho de
que ningún otro país de la Comunidad Europea, salvo Grecia, la tiene in-
cluida en sus currícula de Enseñanzas Medias (aunque, al parecer, Francia
tiene ya muy avanzados los preparativos para hacerlo en breve plazo de
tiempo). No es extraño, pues, que la tarea emprendida haya supuesto para
los autores, a la vez que un ejercicio estimulante, una empresa ardua y
solitaria, al carecer de todo referente de obras similares a este nivel.
Pocas disciplinas cumplen más adecuadamente que la Historia de
la Ciencia los principios educativos de comprensividad, interdiscipli-
nariedad y superación de la dicotomía Ciencias-Humanidades, y ello la
convierte en una herramienta formativa de primera magnitud.
h Con frecuencia, los profesores nos quejamos de que nuestros alum-
nos están perdiendo la curiosidad y el interés; con la misma frecuen-
cia los alumnos se quejan de que los profesores no damos contestacio-
nes a sus interrogantes: ellos preguntan por qué y nosotros les res-
pondemos al cómo —cómo se resuelven los problemas, cómo se ope-
ra, cómo han razonado otros pensadores o cómo se han sucedido
determinados hechos históricos. El resultado salta a la vista: desinte-
rés, falta de perspectiva, fragmentación del conocimiento, etc. Nues-
tra enseñanza de las ciencias, acuciada por la necesidad de lo prácti-
co y positivo, apenas si puede atender a otra cosa que no sea propiciar
un aprendizaje operativo. En consecuencia el alumno carece de una

6
perspectiva global y se ve incapacitado para saber adónde dirigirse.
La Historia de la Ciencia puede ofrecer ese marco amplio en la que
integrar todo aquello que ya ha aprendido o va a aprender de forma
parcelada en las distintas disciplinas. Se nos presenta, pues, como un
complemento de inexcusable valor, dado que la ciencia halla precisa-
mente en su historia esa comprensividad capaz de satisfacer, si no
todos, al menos algunos de esos interrogantes.
h La interdisciplinariedad encuentra en la Historia de la Ciencia
un instrumento privilegiado, ya que gracias a ella se evidencian
lazos, conexiones, dependencias o relaciones entre los ritmos evo-
lutivos de las distintas disciplinas que la integran. La obviedad del
planteamiento hace innecesarias mayores explicaciones, del mis-
mo modo que tampoco parece imprescindible destacar sus poten-
cialidades de cara a propiciar una presentación humanista de las
ciencias.
h El atractivo de impartir una materia como ésta esconde, no obstante,
un buen número de dificultades, la menor de las cuales no es precisa-
mente la casi obligada colaboración entre distintos Departamentos
de los Centros. Por ello, nuestra propuesta educativa consiste en que
la asignatura se imparta conjuntamente por un profesor del área de
Humanidades y otro del área de Ciencias.
Y aquí hemos de subrayar lo que constituye la apuesta de la obra: la
elaboración de un libro de texto que sirva tanto para el alumnado como
para el profesorado. Exigirle a éste que se prepare por su cuenta una
asignatura de la magnitud y complejidad de la Historia de la Ciencia
—con el añadido de las lagunas editoriales que hay en nuestro idioma—
supone un notable incremento del riesgo de no llegar a impartirse que
toda materia de nueva introducción conlleva, máxime cuando ha de ser el
propio profesorado el que impulse su oferta en los centros, el que en pri-
mera instancia trabaje el Manual y posteriormente le señale el camino a
los alumnos para que puedan hacerlo con él.
La apuesta es arriesgada; pues el peligro de no satisfacer las necesi-
dades de unos —profesores— ni de otros —alumnos— es evidente; sin
embargo, desdoblar los libros resulta editorialmente inviable. Por tanto,
se ha optado por modular el desarrollo de la obra de manera que dentro de
cada unidad se exponen los elementos básicos del tema y en diversos
apartados que aparecen resaltados en el texto se incluyen ampliaciones
de esos aspectos básicos, gracias a lo cual pueden desarrollarse dos nive-
les de intensidad en el aprendizaje de los conocimientos.
El libro consta de cuatro Bloques cuyos títulos son:
$ La Ciencia Antigua: el Cosmos cerrado y el Mundo vivo.
$ La Ciencia Moderna: el Universo abierto y el Hombre máquina.
$ La Ciencia Contemporánea: el siglo XIX.
$ La Ciencia Contemporánea: el siglo XX.
En esta primera entrega se acomete el estudio de los dos primeros, y
en cada uno de ellos se han articulado cuatro líneas de trabajo que permi-
ten al profesor enfocar el curso desde alguno o algunos de ellos de mane-
ra privilegiada —si bien lo óptimo sería llevarlos todos en paralelo—
pudiendo utilizar los demás como complemento, en función del interés
del grupo.

7
Estas cuatro líneas de trabajo o enfoques son:
$ El filosófico
$ El físico-tecnológico
$ El de la medicina y las ciencias de la naturaleza (o de la vida)
$ El matemático
En cada uno de los Bloques hay un relato central que se ve comple-
mentado por Biografías breves de los principales científicos, con Los luga-
res de la ciencia, apartados en que se historian sucintamente algunas de las
instituciones que contribuyeron decisivamente al avance de las ciencias,
con los comentarios sobre Instrumentos relevantes significativos en cada
periodo histórico, con unosTextos para comentar seleccionados de entre las
obras de mayor proyección de la época, con una guía para realizarlos y,
en fin, con una serie de Actividades destinadas al ejercicio de los alumnos.
En los márgenes del texto se han incluido, además, Actividades con-
cretas, estrechamente ligadas al propio texto, Precisiones o aclaraciones espe-
cíficas a conceptos que aparecen en el texto y Cuestiones o curiosidades de
interés general.
Digamos por último que cada Bloque va precedido de una Presenta-
ción que pretende describir en pocas pinceladas el ambiente de la época;
presentación a la que siguen una Introducción histórica y unas Tablas
cronológicas.
Al final de los Bloques segundo, tercero y cuarto se han introducido,
en forma de Apuntes breves, referencias a la relación entre la Historia de la
Ciencia y las Islas Canarias, es decir, alusiones bien a científicos o
divulgadores canarios que poseyeron una cierta relevancia, bien a expe-
diciones o expedicionarios extranjeros que tomaron las Islas como esce-
nario de sus investigaciones científicas.
Para terminar, queremos expresar nuestro agradecimiento a quie-
nes han colaborado con nosotros en la realización del libro: a Rafael
Fernández por la confianza depositada y el estímulo inicial, a Mila Ruiz
por su dedicación con los dibujos más allá de lo que le era exigible, a
María Luisa por el duro trabajo de la primera maquetación, lamentable-
mente perdida, a Sergio Toledo y Miguel Ángel González por la lectura de
los textos y las sugerencias y aportaciones, que nos han ayudado a enri-
quecer el libro, y a Joaquín Gutiérrez y José Andrés Oliva por los ajustes
finales de la maquetación definitiva. No pueden quedar fuera de esta lista
de agradecimientos todos los compañeros con los que hemos compartido
esta aventura que se inició allá por el año 1991 como SEMINARIO OROTAVA
DE HISTORIA DE LA CIENCIA hasta convertirse a partir del año 2001 en FUNDA-
CIÓN CANARIA OROTAVA DE HISTORIA DE LA CIENCIA; de sus conocimientos y
saberes nos hemos servido. Los errores, sin embargo, sólo son atribuibles
a los autores.

Miguel Hernández González

8
PRÓLOGO

DIEZ PUNTOS, SOBRESALIENTE Y UNA FALTA DE ASISTENCIA

1. Perseguir el origen de un libro es vano. Lleva detrás toda la historia


del mundo. Carga consigo la biografía de sus autores, la cultura de su época, el
devenir de su lengua. El mapa de la ciencia que traza esta obra dibuja tradicio-
nes intelectuales como ríos que se enriquecen con nuevos afluentes, épocas
feraces como selvas y siglos áridos como desiertos, brillantes ideas y artilugios
que vuelan de una tierra a otra cual aves migratorias. Todo parece tener y dar
sentido, con sus causas, sus medios, sus fines. A pesar de que cada noche el
océano tenebroso devuelve al narcisista inquisidor que se mira en el espejo de
la verdad una imagen sin rostro.
2. Conocí a los autores a principios de los años ochenta. Eran docentes
por vocación y compromiso vital, uno de física y el otro de filosofía, en el
Instituto de La Orotava, donde se ganaron una merecida fama de huesos por su
rigor profesional, lo que no impedía que sus alumnos los reconocieran como
excelentes profesores. Miguel, natural de La Orotava, había sido profesor en la
Complutense. José Luis, oriundo de Madrid, eligió venir a enseñar al valle de
Taoro. Villeros ambos, uno de corte y otro de aldea, quizá esa simetría especu-
lar los ayudó a trabar una amistad perdurable.
3. Su interés común por la historia de las ciencias les hizo concebir un
proyecto didáctico en torno a la cosmología. El marco fue un grupo de 3º de
BUP, cuyos profesores se comprometieron a dedicar una hora semanal a expli-
car la historia de la adquisición de los conocimientos en sus respectivas disci-
plinas. Para los alumnos el engodo era un viaje de fin de curso por Europa. La
experiencia pedagógica fue satisfactoria y no exenta de obstáculos, como exige
todo empeño humano. La odisea turística y cultural, como cualquier viaje
iniciático, dejó una profunda huella en la memoria de los expedicionarios.
4. Miguel y José Luis no sólo eran unos apasionados de sus materias –y
otras afines- sino firmes creyentes en el ideal ilustrado de que la cultura y la
educación son el progreso de los pueblos. Formaron tándem y se alternaron
durante una década en la dirección del instituto. Potenciaron la biblioteca,
organizaron campañas de lectura, semanas de cine y, sobre todo, consiguieron
que se construyera el nuevo edificio que necesitaba con urgencia el centro
educativo movilizando a las autoridades educativas y municipales. Baste ello
como muestra de sus logros al servicio de la educación pública.
5. Cuando en 1990, José Montesinos, recién llegado como profesor de
matemáticas al IES Villalba Hervás, lanzó la idea de crear un seminario de
Historia de la Ciencia José Luis y Miguel formaron parte de la quincena de
profesores de secundaria que se aprestaron con entusiasmo a debatir, organi-
zar y ejecutar esa empresa de vocación interdisciplinar y pedagógica. Ahí están
las Actas de los primeros años del SEMINARIO OROTAVA para comprobar la pléya-
de de profesores que se implicaron activamente o como participativa audien-
cia cómplice en su origen y maduración.
6. En 1996 la Consejería de Educación aceptó la sugerencia del SEMINARIO
OROTAVA de curricular dos asignaturas optativas de Historia de la Ciencia, una
para 4º curso de la ESO y otra para Bachillerato. José Luis y Miguel, junto a Rita
Mesa, Miguel Ángel González, Jesús Sánchez y el que suscribe fuimos los
encargados de esa tarea, que nos ocupó prolongadas reuniones vespertinas
ricas en ocurrencias y debates. Nos complace que la Comunidad Autónoma
Canaria haya sido una avanzadilla en España y en Europa a la hora de introdu-
cir esta valiosa disciplina en la educación secundaria.

9
7. Hasta ahora, el mayor problema de dichas asignaturas ha sido que los
profesores interesados no contaban con un libro de texto a partir del cual
poder elaborar los temas y ampliar los que les resultaran más atractivos. Mi-
guel y José Luis escribieron al alimón ese manual necesario, que requirió
muchas lecturas y debates, pero aunque el texto se hallaba concluido desde
1999, la mala fortuna hizo que cayera en manos de una editorial trapacera, de
la que sólo hubo manera de librarse por vía judicial. Eso explica el retraso
milenario con que este libro llega a manos de sus lectores.
8. Hacia 1980 la visión de Miguel sobre la ciencia era una mezcla del
positivismo en que se han formado los estudiantes de ciencias desde 1850 y del
marxismo que la vinculaba al desarrollo técnico de las fuerzas productivas.
José Luis, por su formación humanística, tenía una perspectiva más culturalista,
ligada al desarrollo de las ciencias sociales y al historicismo. El trabajo conjun-
to les sirvió para que cada uno fuera tomando del otro aquello con que suplir
las carencias que iba descubriendo en sí mismo. La prueba está en el texto,
trabada amalgama del «more geometrico» de Miguel y del «esprit de finesse»
de José Luis.
9. En 1999 el germen del Seminario Orotava fructificó en la FUNDACIÓN
CANARIA OROTAVA DE HISTORIA DE LA CIENCIA. José Luis, desde la secretaría, dedicó
sus desvelos a la ingrata labor administrativa, que compensaba con la puesta
en marcha del Proyecto Humboldt para la digitalización de los documentos de
las expediciones científicas a Canarias en los siglos XVIII y XIX. Miguel, coor-
dinador de didáctica y divulgación, se ocupó de lanzar una colección de obras
dirigidas al profesorado –Materiales de Historia de la Ciencia– y de organizar una
serie de exposiciones itinerantes por los institutos de las islas.
10. Hoy la FUNDACIÓN OROTAVA se complace en contar entre sus publicacio-
nes con un libro que aúna la excelencia académica y la utilidad docente. Junto
a su capacidad de síntesis y organización hay que destacar su visión de la
ciencia, que no se limita a enumerar conceptos, teorías, inventos y descubri-
mientos. Vemos a las ciencias imbricadas con las técnicas, funcionando en
instituciones, ocupando espacios sociopolíticos, transmitidas mediante la edu-
cación, en interacción con otros campos de la cultura, cambiando con el propio
devenir de Occidente, en una dinámica de poder y riesgo que es signo de
vitalidad.
SOBRESALIENTE.– Esta es la calificación que merece este libro, que no
pierde de vista en ningún momento a su público: los profesores y alumnos de
bachillerato. De ahí la sencillez de su lenguaje, la provechosa selección de
textos y de actividades, su cuidada composición gráfica. Lleva en su con-
cepción la impronta de muchos años de experiencia docente. Confío en
que será acogido con interés por la comunidad educativa y que logre su
objetivo de relanzar en Canarias la enseñanza de la Historia de la Ciencia
captando nuevos adeptos. Y espero que sus lectores también lo premiarán con
un sobresaliente.
UNA FALTA DE ASISTENCIA.– La muerte de mi amigo y compañero
José Luis Prieto, en febrero de 2004, le impide celebrar, como ha hecho Miguel
Hernández, con júbilo prejubilatorio, la tan deseada aparición de este libro. Su
falta de asistencia en esta ocasión gozosa es, por desgracia, una falta de existen-
cia. Pero su espíritu mora para siempre en las páginas que componen esta obra.
Si leer a los clásicos es conversar con los muertos, aquí, como en un cuento
popular mil veces repetido, las palabras de José Luis perduran a la espera de
mentes receptivas que sepan responder y contar esa misma historia, que ya
será otra... Ojalá la tuya sea una de ellas, querido y vivo lector.

Sergio Toledo Prats

10
LA CIENCIA ANTIGUA:
el Cosmos cerrado y el Mundo vivo
LA CIENCIA ANTIGUA:
el universo cerrado y el mundo vivo

¿Cómo penetrar –para nosotros que vivimos al filo del siglo XXI– en una
cultura que nos precedió en veintiséis siglos, y a la que la historia ha considerado
cuna de nuestra civilización?
El aire de Grecia es tibio, la luz mediterránea, la tierra seca, árida, poco
generosa, salvo para el olivo y el ganado. Por eso precisamente sus hombres no
miraron hacia el interior sino hacia el horizonte marino de azul intenso. Nuestros
ojos se han acostumbrado al ocaso, hacia ese instante en que la luz, débil, navega
en la barca de la noche hacia la oscuridad. Los suyos lo estaban a la aurora en
serena tensión.
La luz es un misterio cuando se derrama sobre la vida, como la razón que se
vierte sobre el mundo y se pregunta ¿por qué? La aurora abre el interrogante que
el ocaso cierra.

12
Contenidos
1. Los orígenes de la razón
científica: el logos

2. El problema del origen y la


constitución de la materia

3. La concepción matemática del


universo: Pitagorismo y
Platonismo

4. La concepción mecanicista del


universo: el Atomismo

5. La concepción organicista del


universo: el Aristotelismo

6. La ciencia helenística

7. La concepción del cuerpo


humano desde Hipócrates a
Galeno

Los griegos fueron un pueblo joven, casi niño, en su curiosidad y en su


capacidad de asombro. En unos siglos –tres, tal vez cuatro– lo descubrieron casi
todo, acuciados por el anhelo de desvelar y explicar los misterios del Cosmos. No
importa tanto el que esas explicaciones que se dieron fueran –desde nuestra pers-
pectiva de hoy– correctas o incorrectas. Lo auténticamente valioso es que en ese
empeño alumbraron cuantas disciplinas académicas conocemos: filosofía, litera-
tura, arte, derecho, política, ética, medicina, matemática, física, biología,
astronomía...
Y lo realizaron usando tan sólo la inteligencia y los sentidos. Jamás pueblo
alguno, contando con tan poco, alumbró tanto. Y ese ingenio es algo que se consi-
gue cuando se vive para el saber, para el conocimiento; cuando el sentido de la
vida y la pasión de vivir, que agudizan todas las facultades humanas, están

13
La ciencia antigua

prestas –cual flechas en el arco– a volar hacia la diana del descubrimiento.


Todos cuantos son valores para nosotros: trabajo, dinero, comodidad, con-
fort... no lo eran para ellos. Verdad, bien y belleza eran los suyos. Y, como
nosotros a aquéllos, a éstos inmolaron su vida. De ahí la enormidad y el asombro
de su legado.
¡Cuán arduo se nos hace, pues, poder respirar algo del aroma que impregnó
su civilización! En una era yerma de espíritu como la que vivimos, ¿cómo
alcanzar a percibir la fascinación que él ejerció sobre los griegos? Porque la
ciencia es también hija de esa efervescencia que el espíritu hace sentir en algu-
nos intelectos humanos por él seducidos. Prefiero una sola verdad a todo el oro del
mundo –decía Demócrito–. Ahí brilla el espíritu científico en su prístina pureza.
Al alba... se inicia nuestra historia.

INTRODUCCIÓN

Marco histórico y geográfico de la ciencia antigua

En la Antigüedad, el mundo conocido estaba situado dentro de unos


contornos relativamente precisos: Hispania y el Océano Atlántico hacia
¿Sabías que el Oeste, la India y el Océano Índico por el Este, lo que hoy llamamos
La Iliada y La Centroeuropa al Norte, y el desierto del Sahara hacia el Sur. El nudo de
Odisea –los
dos poemas comunicaciones que enlazaba buena parte de este escenario era el mar
fundaciona- Mediterráneo.
les de la literatura oc-
cidental– contenían
también todo lo que
los griegos conocían
sobre las ciencias y las
técnicas de la época?

Aproximadamente desde el año 3 000 antes de nuestra era, se vinie-


ron sucediendo, en Asia Menor y Oriente Próximo, una serie de Imperios
–Egipcio, Mesopotámico, Hetita, Babilónico, Persa– a quienes debemos
los primeros rasgos de civilización: sedentarismo, agricultura, comercio,
administración, escritura y alfabetos, cifras, contabilidad, arte, etc.

14
La ciencia antigua

Sin embargo, la impronta cultural más sobresaliente del mundo


antiguo es producto del pueblo y la cultura grecolatina.
La civilización helénica se extendió básicamente por tres zonas: el
Ática (centro y sur de la actual Grecia), la Jonia (situada en la costa medite-
rránea de la Turquía de hoy) y las colonias griegas del sur de Italia.
Carentes de unidad política, hablar una misma lengua, abrazar idén-
ticas tradiciones y poseer una cultura común, era lo que les confería su
identidad.
El crisol de esa cultura común se inició en la Isla de Creta, con la
civilización minoica (2600 -1200 a.n.e.), y en la Grecia continental, bajo la
micénica (1700-1200 a.n.e.).
A partir del siglo IX a.n.e. se abre ya la época que mejor conocemos
y que podemos dividir, a su vez, en tres grandes etapas:
$ La preclásica o arcaica (siglos IX-VI a.n.e.).
$ La clásica (siglos V y IV a.n.e.).
$ La helenística, que se inicia sobre el año 330 a.n.e. hasta su
fusión con la cultura latina y demás pueblos del Mediterráneo
Oriental.
La cultura griega nunca se organizó políticamente bajo la forma de
Imperio, tan característica del mundo antiguo. Inicialmente, durante el
período arcaico, utilizó la fórmula de una diversidad de marcas o seño-
ríos feudales, gobernados por nobles o reyes, que dieron lugar a una
sociedad aristocrática, para evolucionar paulatinamente, sobre todo a
partir del siglo VI a.n.e., hacia formas democráticas de gobierno en ciu-
dades-estado.
Finalmente, durante el helenismo desaparecieron estas formas políticas
democráticas y las ciudades-estado, al quedar Grecia sometida primero a
la monarquía macedónica de Alejandro Magno y luego al Imperio Roma- ¿Sabías que
no. Durante este período las señas de identidad de la cultura griega se el gobernan-
diluyeron y perdieron vigor a medida que se iban fusionando con las de te Pericles
otros pueblos del mundo antiguo, y en especial las romanas, hasta termi- dijo a los ate-
nienses: Te-
nar por formar la cultura grecolatina en nuestro Continente. nemos una Constitución
El mejor legado político que nos dejó la civilización griega fue la que no envidia las leyes
invención de la democracia o gobierno del demos (se llamaban así de los vecinos sino que
cada una de las demarcaciones territoriales en que se dividía la ciudad- más bien es ella modelo
para algunas ciudades,
estado). y su nombre, por atri-
Su sociedad se estratificaba en tres clases bien definidas: los escla- buirse no a unos pocos
vos –destinados a realizar los trabajos manuales–, los extranjeros (o sino a los más, es demo-
metecos) –en su mayoría dedicados al comercio–, y los ciudadanos, a quie- cracia. A todo el mundo
asiste, de acuerdo con
nes incumbía la gestión y administración de los bienes de la ciudad, su nuestras leyes, la igual-
defensa y gobierno, así como la cultura y educación de sus miembros. dad de derechos?
La democracia implicaba la igualdad (isonomía) y libertad de todos
los ciudadanos para participar en las funciones de gobierno, a través de
las Asambleas (Ekklesías) y Consejos, así como en la administración de
justicia por medio de los tribunales.
Esta forma de organizarse políticamente era tan novedosa entonces
que constituía un caso único, y tan sólo se recuperaría en Europa casi
veinticinco siglos después (Siglo XVIII) para gestar los pilares básicos de
nuestras democracias actuales.

15
La ciencia antigua

Reconstrucción del ágora de Atenas.

Año Pensador o acontecimiento

PERIODO ARCAICO

585 a.n.e. Madurez de Tales de Mileto.


560 Madurez de Anaximandro de Mileto.
546 Madurez de Anaxímenes de Mileto.
532 Pitágoras de Samos parte hacia Italia para fundar el
pitagorismo.
515 Nace Parménides de Elea.
500 Madurez de Heráclito de Éfeso y Alcmeón de Crotona.
Nacen Zenón de Elea y Anaxágoras de Clazomene.

PERIODO CLÁSICO

483/2 Nacimiento de Empédocles de Agrigento.


469 Nacimiento de Sócrates.
460 Nacimiento de Hipócrates y actividad intelectual
de Demócrito de Abdera.
430 Muerte de Empédocles.
429 Nacimiento de Platón.
425 Comienza la escrituración del Corpus hipocrático.
399 Muerte de Sócrates.
387 Fundación de La Academia por Platón.
384 Nacimiento de Aristóteles.

16
La ciencia antigua

365 Nacimiento de Euclides.


348 Muerte de Platón.
322 Muerte de Aristóteles.
307 Epicuro funda El Jardín.

PERIODO ALEJANDRINO

300 Escrituración de los Elementos de Euclides.


287 Nacimiento de Arquímedes.
280 Apertura de la Biblioteca-Museum de Alejandría.
y trabajos de Aristarco y Herófilo.
250 Muerte de Erasístrato y trabajo de Eratóstenes de
Cirene.
220 Nacimiento de Apolonio de Perga.
212 Muerte de Arquímedes.
50-150 n.e. Nacimiento de Herón de Alejandría (datación incierta).
130 Nacimiento de Galeno.
140 Trabajo de Ptolomeo.
250 Diofanto.

17
Los orígenes de la razón científica:
1 El logos

Pero ¿quiénes eran estos griegos tan avanzados para su tiempo?,


¿cómo fueron capaces de alumbrar, además de la democracia, eso que
hoy llamamos ciencia?, ¿acaso iban unidas una y otra?, y ¿por qué ellos
precisamente y no otros pueblos de la Antigüedad?
Hubo, entre éstos, algunos que desarrollaron distintos saberes se-
gún sus intereses, como los babilonios la astrología o los egipcios la geo-
metría, pero sus conocimientos permanecieron encerrados dentro de unas
castas sacerdotales que, en lugar de hacerlos públicos, los guardaron
celosamente para incrementar su poder. Además esos avances estaban
muy ligados a necesidades prácticas, sin que su capacidad de abstrac-

18
La ciencia antigua

Investiga
por qué tu-
vo tanta im-
portancia la
astronomía
en Babilonia y por qué
las matemáticas en
Egipto.

ción se elevara hasta la búsqueda de los fundamentos o principios que


toda ciencia necesita.
Los griegos, por el contrario, poseyeron ventajas de las que estos
pueblos carecían. No tenían una casta sacerdotal poderosa que sobrepu-
siera sus intereses por encima de cualquier otra consideración, ni el saber
era exclusivo monopolio de ella. Su mayor grado de libertad permitía que
cualquiera pudiera dedicarse al conocimiento, expresarlo y transmitirlo
abiertamente.
Además, el paulatino asentamiento de la democracia los obligaba a
razonar, debatir y argumentar para convencer, en lugar de utilizar la
violencia como medio para resolver las contiendas. El hábito de usar la Argumenta
lógica y la palabra fue lo que los condujo, casi de manera natural, hacia por qué la
democracia
modos de pensar y actuar bien distintos de los generalizados entonces.
es un tipo
Un vivo ejemplo de ello fue la creación de una noción que pronto se de organi-
iba a mostrar como decisiva: la de la ley como elemento regulador de la zación política que fa-
convivencia. Vivir bajo el imperio de la ley era lo opuesto a vivir bajo los vorece el uso de la
palabra y la razón.
dictados del señor, el noble o el rey. La ley era el producto de la voluntad
Infórmate sobre la
mayoritaria de la población, regulaba la vida de los ciudadanos y el fun- forma que adoptó la
cionamiento de la sociedad, además de ser una garantía del trato igual democracia en Grecia.
para todos, del orden y de la mesura. Simbolizaba la justicia y el límite
que no se puede traspasar.

Los instrumentos de conocimiento con que contaban los griegos


eran muy limitados pues estaban restringidos a:
u La observación por medio de los sentidos en su forma natural.
u El uso de la razón para organizar la información que les transmi-
tían los sentidos.
u La utilización del lenguaje común.

19
La ciencia antigua

Para obtener y articular el conocimiento construyeron dos grandes


métodos:
a) El inductivo, mediante el que a partir de los datos empíricos
iban extrayendo lo común y lo diferente hasta obtener generalida-
des o reglas.
b) El axiomático deductivo, en el que a partir de un axioma (ver-
dad evidente que no necesita demostración), iban extrayendo
cuantas certezas lógicas estuvieran implícitas en él y fueran sufi-
cientemente explicativas.
Por otra parte la inexistencia de un lenguaje formalizado dificultaba
la univocidad expresiva y por ello el problema central era que las proposi-
ciones reflejaran lo más fielmente posible la realidad. La adecuación entre
lo que se dice y lo que es plantea la difícil cuestión de la verdad.

Observa La pregunta que, antes o después, los griegos se tuvieron que hacer es:
que el mé- ¿sólo existe la ley en lo que respecta a los asuntos humanos, o también es
todo induc-
tivo es pro-
posible encontrarla en el orden de la Naturaleza y el Universo?
pio de los Fue probablemente este interrogante quien los ubicó en la frontera
estudios naturales en de una nueva era. Si el Universo tuviera un orden y unas reglas no sería
tanto que el axiomáti- Caos sino Cosmos. Entonces ¿por qué no probar a usar la razón y la
co deductivo resulta
más adecuado para los
lógica para investigar la Naturaleza? ¿Por qué no intentar sustituir las
matemáticos. explicaciones míticas que utilizaban todos los pueblos por otras nacidas
del logos o palabra razonada?

¿QUÉ ES UN MITO?

Un mito es una historia verdadera, sagrada, ejemplar y significativa


que ha tenido lugar en un tiempo primordial, el tiempo fabuloso de los
comienzos de todo cuanto existe.
Cuenta cómo, gracias a las hazañas de seres sobrenaturales, una
realidad –global o fragmentaria– ha venido a la existencia.
El mito es, pues, el relato de una creación. Narra como algo ha co-
menzado a ser y se ha desenvuelto hasta llegar a la actualidad.

Caracteres del pensamiento mítico


y del pensamiento lógico

Ambos tienen en común el ser un intento de explicación de los fenó-


menos que acaecen en la naturaleza y el universo, pero difieren por el tipo
de explicación:
El pensamiento mítico responde a los interrogantes planteados de
la siguiente manera:
a) Recurre a la imaginación personalizando las fuerzas de la
naturaleza en seres cuyos atributos son semejantes a los del hom-
bre pero magnificados. Lo que sucede en el universo es producto
de la voluntad superior de estos seres que quieren que así sea.
Como tienen poder para transformar su querer en realidad, todo
cuanto pasa en el mundo es producto de su deseo.

20
La ciencia antigua

b) Esa voluntad de las divinidades aparece ante los hombres


como arbitraria, discrecional. Estos no pueden conocer los moti-
vos de esos seres superiores, de manera que nunca saben el por-
qué ni el cuándo, simplemente sufren sus efectos.
c) El único recurso que cabe a los hombres es aplacar a los dio-
ses, tenerlos contentos, para obtener sus beneficios y no sus iras.
Para ello, el mejor medio es someterse a su voluntad, cumplir sus
dictámenes y realizar ofrendas y sacrificios; de aquí emergen las
religiones.

El pensamiento racional responde a los mismos interrogantes


de otra forma:

a) Despersonalizando los fenómenos de la naturaleza, los oríge-


nes y desarrollo del universo físico; pensando en ellos en térmi-
nos de un mecanismo que funciona según unas leyes internas
que nunca incumple (mecanicismo) o bien de un organismo que
funciona según unos fines inteligentes –sea la perfección, el bien
o la belleza– (organicismo). En cualquier caso, sea por reglas o
por fines, sus acciones son siempre regulares, previsibles e inteli-
gentes, de manera que los hombres, usando la razón, tenemos
acceso a saber cómo es ese funcionamiento.
b) Las acciones de la naturaleza, más que el producto discrecio-
nal de la voluntad de un personaje extraordinario, son objetivas,
es decir, prefijadas, regulares, constantes; dadas las mismas cir-
cunstancias la naturaleza se comportará siempre de forma idén-
tica, nunca caprichosa. Dicho de otro modo la naturaleza actúa
siempre de manera ordenada, nunca caótica. Es un Cosmos y no
un Caos. A lo permanente, constante, regular, que hay en ella y
sus fenómenos se le denomina la esencia (el eidós).
c) Si funciona de manera ordenada, nos es cognoscible por me-
dio de un pensamiento organizado, lógico. Lo importante es que
las reglas que regulen el conocimiento humano sean las mismas
que las que regulan el funcionamiento de la naturaleza, lo que es
posible porque el hombre –y por lo tanto su inteligencia– está
dentro del orden natural, forma parte también de la naturaleza,
participando de sus mismas leyes. Una vez que se conoce cómo
funciona la naturaleza se tiene la capacidad de prever sus actua-
ciones. Tal es la razón de ser del pensamiento científico.

Poema babilónico de la creación


Cuando en lo alto el cielo aún no había sido nombrado,
Y abajo la tierra firme no había sido mencionada por su nombre,
Del abismo (Apsû), su progenitor,
y de la tumultuosa Tiamat, la madre de todos, las aguas se mezclaron en
un solo conjunto.

21
La ciencia antigua

Todavía no habían sido fijados los juncales, ni las marismas habían


sido vistas.
Cuando los dioses aún no habían sido creados,
Ni ningún nombre había sido pronunciado, ni ningún destino había
sido fijado,
Los dioses fueron creados dentro de ellos...

Relato cristiano de la creación


En el principio creó Dios los cielos y la tierra. La Tierra era caos y confu-
sión y oscuridad por encima del abismo, y un viento de Dios aleteaba por encima
de las aguas.
Dijo Dios: «Haya luz» y hubo luz. Vio Dios que la luz
estaba bien, y apartó Dios la luz de la oscuridad; y llamó
Dios a la luz «día» y a la oscuridad la llamó «noche». Y
atardeció y amaneció: día primero.
Dijo Dios: «Haya un firmamento por en medio de las
aguas, que las aparte unas de otras». E hizo Dios el firma-
mento; y apartó las aguas de por debajo del firmamento, de
las aguas de por encima del firmamento. Y así fue. Y llamó
Dios al firmamento «cielos». Y atardeció y amaneció; día
segundo.
Dijo Dios: «Acumúlense las aguas de por debajo del
firmamento en un solo conjunto, y déjese ver lo seco»; y así fue. Y llamó Dios a
lo seco «tierra», y al conjunto de las aguas lo llamó «mares»; y vio Dios que
estaba bien...

Teogonía de Hesiodo
En primer lugar existió el Caos. Después Gea la de amplio pecho, sede
siempre segura de todos los inmortales que ha-
bitan en el Olimpo. [En el fondo de la tierra de
anchos caminos existió el tenebroso Tártaro.]
Compara Por último, Eros, el más hermoso entre los dio-
las diferen-
ses inmortales, que afloja los miembros y cauti-
tes narra-
ciones mí- va de todos los dioses y todos los hombres el
ticas que se corazón y la sensata voluntad en sus pechos.
ofrecen en el texto y Del Caos surgieron Érebo y la negra No-
establece analogías y
che. De la Noche a su vez nacieron el Éter y el
diferencias entre ellas.
Día, a los que alumbró preñada en contacto amo-
roso con Érebo.
Gea alumbró primero al estrellado Urano
con sus mismas proporciones, para que la con-
tuviera por todas partes y poder ser así sede siempre segura para los felices dioses.
También dio a luz a las grandes montañas de diosas, las Ninfas que habitan en los
boscosos montes. Ella igualmente parió al estéril piélago de agitadas olas, el
Ponto, sin mediar el grato comercio.

22
La ciencia antigua

Hesíodo, un poeta del siglo VIII a.n.e., en su Teogonía, narraba la histo-


ria del Universo como un progresivo desenvolvimiento desde el caos inicial:

Y en el principio fue el caos...

Hasta llegar a un Cosmos ordenado, presidido por la justicia.


¿Qué significaba, para la racionalidad griega, que el Universo fuera
un Cosmos?: que tuviera orden,
eternidad, finitud, perfección y ¿Por qué
circularidad. crees que
El Cosmos era eterno por- los griegos
que no había tenido principio simboliza-
ron en el
ni tendría fin. No había sido círculo la esencia del
creado, sino que existía desde Cosmos?
siempre, pues de haber sido
creado tendría que haber sali-
do de la Nada o existir un Crea-
dor, y los griegos no creían en
él. Tal vez desde la religión se
Del Caos...
pueda concebir una creación a
partir de la nada, pero no desde la razón.
Que el Universo existiera desde siempre no significaba, sin em-
bargo, que no hubiera en él transformación y movimiento, sino que en
su seno nos encontramos con algo que no cambia –a lo que llamaban
esencia–, y algo que se altera y sufre las modificaciones del tiempo–acci-
dente.
Era finito porque tenía li-
mites, pues si fuera ilimitado
carecería de centro, direccio-
nes y lugares, y, por lo tanto,
de orden. No podríamos defi-
nirlo ni conocerlo. De ahí que
lo infinito fuera signo de irra-
cionalidad.
Era perfecto y acabado,
pues en él cada cosa ocupaba
su lugar y realizaba su función
con el fin de que el conjunto
funcionara de la manera más ¿Sabías que
los griegos
completa y organizada posi-
fueron aco-
ble. Además, porque era per- modando
fecto era bello. Los griegos los valores
...al Cosmos.
eran excelentes catadores de la que hallaban en el
Cosmos a una ética y
belleza y sentían intensamente la que encierran los cielos y el Cosmos.
a una estética que
Nada es comparable a su sublimidad y grandeza, por lo que constituían acabarían dando sus
el modelo de perfección y belleza. ¿Qué otro mejor podían contemplar y mejores frutos en una
utilizar los hombres? concepción nueva de
la naturaleza humana
De ahí que le atribuyeran la forma geométrica perfecta: el círculo. Su
y de la belleza?
circularidad se encontraba dividida en dos zonas: la superior o celestial
y la inferior o terrenal. Esta última era el lugar de la Naturaleza (phýsis).

23
La ciencia antigua

¿Sabías Integraba la Naturaleza el conjunto de seres que poblaban esa zona


que, frente a inferior del Universo, pero también la parte de ese conjunto que corres-
la eternidad pondía a cada uno de los seres, caracterizándolo y distinguiéndolo de los
del Cosmos
físico, la vi- demás. Así cuando decían «naturaleza humana» se referían a lo que era
da humana se carac- propiamente humano, a aquello que definía al hombre y lo diferenciaba
terizaba, para los grie- del resto de los seres, a su esencia.
gos, por su naturale-
za efímera? «Cual la
generación de las ho-
jas, así también la de
los hombres», decía
Homero. ESQUEMA RELACIONAL
Es importante que sepas relacionar los siguientes elementos
del texto:
a) Que una determinada forma de organización social y política
favorece o dificulta el nacimiento y desarrollo del pensamiento
lógico.
b) Que en la relación del hombre con el medio natural juegan un
papel importante la necesidad y el asombro; esa necesidad y ese
asombro obligan a plantearse y a resolver problemas de todo tipo.
c) Que las respuestas a algunos de esos problemas pueden ser
predominantemente imaginativas o míticas o predominantemen-
te racionales o lógicas.
d) Que el hecho de hacer comprensible la naturaleza, desde la
razón, implica admitir la existencia de un orden subyacente.
e) Que en una primera aproximación a ese orden y regularidad,
la cultura griega, incluyó elementos físicos, matemáticos, estéti-
cos y morales.

24
2 El problema del origen
y la constitución de la materia

Mar Negro
Ma
rA
dri
ático
TRACIA
NIA
MAGNA EDO
C
GRECIA MA ASIA MENOR
Elea Mar
GR

(Parménides) Egeo
EC
IA

Crotona

JO
N
(Pitágoras) Atenas

IA
SICILIA
Agrigento Siracusa CHIPRE
(Empédocles) (Arquímedes) CRETA

Mar Mediterráneo
Alejandría

ÁFRICA EGIPTO

Abdera (Demócrito)
Estagira
(Aristóteles)

Pérgamo (Galeno)
Clazomene (Anaxágoras)
Tebas Éfeso (Heráclito)
Samos Mileto (Tales / Anaximandro)
Atenas
(Platón) Cos (Hipócrates)
Esparta
(Pitágoras,
Aristarco,
Epicuro)

El logos es capaz de crear imágenes del mundo, como un conjunto


de conocimientos organizados de forma coherente y racionalmente esta-
blecidos, es decir, ciencia.
El término ciencia puede ser utilizado de manera amplia –ciencias
físicas, humanas, sociales– o restringida, referida a aquel tipo de conoci-
miento racional que versa sobre la Naturaleza o el universo físico. Noso-

25
La ciencia antigua

tros nos vamos a limitar aquí, en términos generales, a su acepción res-


tringida.
Es necesario advertir que el tránsito desde una forma mítica de en-
tender e interpretar el mundo a otra lógica no fue inmediato ni repentino,
no tuvo una fecha o un momento preciso, sino que se fue haciendo lenta y
progresivamente, sin que en ningún momento se pueda decir que se con-
sumó completamente. La cultura griega avanzó en el sentido de ir ilumi-
Estudia con nando, crecientemente, sectores de la vida, la naturaleza y el universo,
más detalle con la luz de la razón, y a la vez que esto sucedía la fuerza de interpreta-
el tránsito ción mitológica iba disminuyendo su capacidad de influencia.
desde el pen-
samiento mítico al Porque se trata de un constante fluir del río de la razón es muy
pensamiento lógico, difícil determinar a partir de qué momento o de qué personaje arranca-
comparando el texto mos nuestra historia. No obstante, como así hay que hacerlo, nos somete-
de la Teogonía de remos a la convención y aceptaremos ese instante auroral en que un grupo
Hesíodo con las pro-
puestas presentadas de pensadores se plantearon, de forma continuada, el problema del origen y
por los diferentes filó- la composición de la materia, buscando contestaciones racionales.
sofos presocráticos. La novedad de su contribución consistió, más que en las respuestas
que dieron a sus interrogantes, en la actitud nueva desde la que se enfren-
taron a la realidad: lo importante no es lo que no se ve y se cree, sino lo que
se ve y se piensa. La Naturaleza no es un conglomerado de fuerzas divinas,
sino realidad física, consistencia, elementos y materia.
Pero si es así, la pregunta inmediata que surge a cualquiera que
alcance a ponerse en su posición es ¿cómo se origina? y ¿cuáles son sus
componentes?
A la investigación de estas cuestiones se dedicaron algunos pensado-
res conocidos bajo el nombre genérico de Presocráticos (es decir, anteriores a
Sócrates, quien, de acuerdo a la tradición marca el antes y el después de la
reflexión filosófica griega).
El principal problema con el que nos topamos es la dificultad para
seguir las argumentaciones de los presocráticos, dado que apenas nos han
llegado directamente sus propios textos, y ello nos obliga a conocerlos a
través de citas realizadas por otros pensadores posteriores (a veces siglos
después), en las que transmiten lo que aquéllos supuestamente dijeron. Ade-
más sus interpretaciones son a menudo interesadas (como es el caso de
Aristóteles, una de las fuentes principales). Estamos condenados, pues, a
aproximarnos a su logos de manera sesgada, con prudencia y dificultad.
Consulta al-
gunos de los Los primeros de tales pensadores pertenecían a la zona de Jonia, de
fragmentos ahí que se les llame comúnmente jónicos. Fueron Tales, Anaximandro y
de filosofía Anaxímenes de Mileto. Algo posteriores, pero también originarios de la
presocrática
misma zona, fueron Pitágoras y Heráclito de Éfeso, si bien aquél se trasla-
que se conservan.
dó a la otra zona de influencia colonial griega, Elea, en el sur de Italia, en
donde fundó la comunidad pitagórica. De aquí proceden también pensa-
dores como Parménides, Zenón y Empédocles, mientras que en la zona de
la Grecia continental vivieron Anaxágoras, Demócrito y Leucipo.
Fue Tales (primera mitad del siglo VI a.n.e.) el primero en interrogar-
se por el substrato material, físico, de todo cuanto existe. Su respuesta: el
Agua, sobre la que la Tierra flota como un tronco.
Lo importante está en su capacidad para preguntarse por un ele-
mento físico y no por una figura mitológica, y para pensar que bajo los
procesos de cambio y transformación, permanece una sustancia material

26
La ciencia antigua

que se conserva siempre, y a partir de la cual se generan todas las demás.


Así lo expresó el propio Aristóteles:

Pues bien, la mayoría de los filósofos primitivos creyó que los


únicos principios de todas las cosas eran de índole material; pues
aquello de lo que constan todos
los entes y es el primer origen
de su generación y el término
¿Por qué
de su corrupción, permanecien- crees que eli-
do la sustancia, pero cambiando gió Tales el
en las afecciones, es, según ellos, el Agua como
principio de
elemento y el principio de los en-
todas las cosas?. Selec-
tes. Y por eso creen que ni se genera ciona algún fenómeno
ni se destruye nada, pensando que físico del que puedas
tal naturaleza se conserva siempre inferir el posible ca-
racter generativo de
[...] pues dicen que siempre hay al-
este principio.
guna naturaleza, ya sea una o más
de una, de la cual se generan las El mundo según Tales de Mileto.
demás cosas, conservándose ella.
Pero en cuanto al número y a la especie de tal principio, no todos
dicen lo mismo, sino que Tales afirma que es el Agua.

Tales pensó que, a partir de ese sólo elemento, se podía explicar la


evolución de toda la materia. En su propuesta encontramos ya uno de los
rasgos más definitorios de eso que llamamos ciencia: explicar la plurali-
dad de los fenómenos físicos naturales a partir de una hipótesis, o un
pequeño número de ellas.

TALES DE MILETO (640-560)


Aunque los datos biográficos son inciertos,
se admite que vivió aproximadamente entre
el 640 y el 560 antes de nuestra era, pues se
dice que duró unos setenta y ocho años. Fue A Tales se
le atribuye
legislador, matemático y astrónomo. La tra- un famoso
dición griega lo tenía por uno de sus sabios. teorema
También se dice de él que, en su juventud, con cuya aplicación,
fue educado por egipcios y caldeos, atribu- se dice, fue capaz de
determinar la altura
yéndosele tanto numerosos descubrimientos geométricos como de las pirámides. Ex-
la capacidad de predecir eclipses. Su mayor relevancia viene plica el procedimien-
dada por el hecho de que nuestra cultura ha fijado en él los to utilizado.
comienzos del pensamiento lógico en lo que a la Naturaleza y la
Matemática se refiere.

Un seguidor de Tales, Anaximandro, (sobre el 600 a.n.e.) razonó así:


Tales dice que la Tierra es como un tronco que flota sobre el agua, luego ésta
sostiene a aquélla, pero si es así, ¿quién sostiene al agua?, y aún suponiendo
que exista otro soporte físico para el agua, ¿cuál es, a su vez, el soporte físico

27
La ciencia antigua

de semejante soporte? Prolongando este interrogante, nos encontraríamos


con una cadena infinita de soportes, lo que es imposible. No es plausible que
la Tierra se sostenga en el Universo sobre soportes ma-
teriales. Por lo tanto, habremos de buscar por otro ca-
mino y, –¡fijémonos en la audacia de su propuesta!–
afirmar que la Tierra se sostiene sola, sin apoyatura
material alguna, en el Universo. ¿Cómo es posible eso?
Muy sencillo, replica el genial Anaximandro, porque
está en el centro de equilibrio del mismo, equidistante
de todos sus extremos. Por eso no se cae. Su argumen-
tación era brillante, si bien tenía el inconveniente de
que no era factible someterla a comprobación.
Igual de luminosa, aunque también adolezca,
del mismo defecto, es otra de sus hipótesis: no puede
ser, le replica a Tales, que de un elemento físico con-
creto, determinado, como es el agua, pueda haber
salido todo cuanto existe en la Naturaleza, pues, por
El mundo según Anaximandro. ejemplo: ¿cómo justificamos la transformación del
agua en fuego, siendo ambos opuestos?. Hemos de
buscar algo no concreto ni determinado, anterior a todos los elementos
Anaximan- físicos que conocemos, y a partir del cual puedan éstos haberse ido deter-
dro funda-
menta el or-
minando. De ese elemento originario tan sólo podremos afirmar, por tan-
den del Cos- to, que no es algo determinado sino indeterminado (lo llama ápeiron), pero
mos en el que contiene en sí potencialmente a todos los elementos determinados.
equilibrio entre contra- Dice:
rios. Identifica alguno
de estos posibles con-
trarios además de los Lo indeterminado comprende la causa total de la generación
citados en el texto. del mundo y de su corrupción. De él fueron separados los cielos y
¿Qué sucedería si al- todos los innumerables mundos.
guno de estos contra-
rios predominara so-
bre el otro? Claro que semejante hipótesis dejaba planteado el siguiente proble-
ma: ¿cuál fue entonces el proceso de transformación en virtud del cual ese
indeterminado potencial se concretó o determinó en los elementos físicos
que podemos observar? Anaximandro replica: el movimiento de los con-
trarios, siendo el primero de ellos el de frío-calor, a partir del cual se
generan todos los demás. El mundo y la Naturaleza están formados por
oposiciones que se limitan mutuamente entre sí, para evitar que uno se
imponga a los demás. Imaginemos que no fuera así y el frío, por ejemplo,
se impusiese definitivamente al calor: todo se enfriaría paulatinamente
hasta helarse y se terminaría la vida, o, a la inversa, que se impusiese
definitivamente el calor: la aridez y el fuego harían de la Tierra un lugar
inhabitable para los seres. De ahí que nuestro pensador desarrollara una
teoría del límite y el equilibrio entre opuestos que, manteniendo la armo-
nía y el orden, hace que el Universo sea un Cosmos habitable para los
¿Con qué
procesos seres y no caos y destrucción.
físicos que Anaxímenes (hacia el 540 a.n.e.) perteneció también a la escuela de
conozcas Tales y Anaximandro. De él apenas si nos queda la escasa noticia de que
puede re-
afirmó que el substrato material de todo es el Aire.
lacionarse la teoría de
Anaxímenes? Su búsqueda fue la misma que la de sus antecesores: la reducción de
la pluralidad física a un primer principio de inteligibilidad. Pero contaba

28
La ciencia antigua

¿Sabías que a
Anaximan-
dro se le atri-
buye una in-
cipiente concepción
evolucionista de la
Naturaleza al afirmar
no sólo que los prime-
ros seres vivos nacie-
ron en las aguas para
trasladarse luego a
partes más secas sino
también que el hombre
antes había sido pez?

Una prematura y especulativa concepción evolucionista de la Vida.

ya con la ventaja de trabajar sobre el pensamiento de aquéllos, que some-


tió a análisis crítico.
No es difícil deducir que hiciera la siguiente reflexión acerca de
cómo desde lo indeterminado de Anaximandro podían emerger elemen-
tos físicos determinados: lo que hay que buscar es una sustancia que
careciendo de forma, es decir, siendo indeterminada, pueda transformar-
se, por procesos internos, en otros elementos. Y la halló en el aire.
El aire es lo que existe y no se ve pues carece de forma, de determina-
ción, pero se hace presente con el frío y el calor, con lo húmedo y seco, por
procesos de rarefacción y condensación. Es indeterminado, pero a la vez
es todo, sólo que bajo formas diversas.
Del aire, por dilatación surge el fuego del día, y, por condensación
su opuesto, la noche o nubes oscuras. Cuando éstas se condensan aún
más se transforman en agua, el agua en tierra y la tierra en piedra.
Heráclito de Éfeso (sobre el 500 a.n.e.) afirmaba, a su vez, que eran
las transformaciones del fuego las que constituían y gobernaban el Cos-
mos. Todo cuanto existe nace de él y regresa a él:

Vive el fuego de la muerte de la tierra; y el aire de la del fuego, vive


el agua de la muerte del aire y de la muerte del agua vive la tierra.

Agua, Aire, Fuego, Tierra, ya tenemos aquí los cuatro elementos


clásicos de los que estaba compuesta la materia. Dominarán las concep-
ciones sobre la misma durante gran parte de la historia. No podemos
terminar este breve recorrido por las teorías de nuestros primeros científi-
cos sin hacer una última alusión al pensador que sintetizó, finalmente,
los cuatro elementos en una concepción global: Empédocles de Agrigento

29
La ciencia antigua

(nacido sobre el 490 a.n.e.). En el


Universo –dice– existen dos com-
ponentes básicos: la materia y la
energía o fuerza. La materia está
integrada por los cuatro elemen-
tos y se dinamiza cuando se le apli-
can las fuerzas, que son dos: atrac-
ción (amor) y repulsión (odio). Por
la primera los elementos se atraen
y se unen, por la segunda se repe-
len y separan. El predominio de
una u otra explica esos dos gran-
des misterios del Universo que son
la vida y la muerte, la creación y la
destrucción. El mundo según Empédocles.

ESQUEMA RELACIONAL
Es importante que sepas relacionar los siguientes elementos
del texto:
a) Que a unos determinados conocimientos geográficos y as-
tronómicos corresponde un determinado modo de concebir el
Universo.
b) Que en un Universo en el que la observación y el sentido
común muestran la existencia de procesos de cambio y transfor-
mación corresponde la concepción de que en su origen hay uno o
más principios activos.
c) Que en una fase avanzada de esta concepción, toda la plura-
lidad material existente puede derivarse de la interacción de los
cuatro elementos (Tierra, Agua, Aire y Fuego).
d) Que existe una asociación intuitiva entre los tres elementos
griegos (Tierra, Agua y Aire) y los tres estados de agregación de la
materia así como entre el cuarto (Fuego) y la energía.
e) Que una vez finalizado el periodo presocrático de la cultura
griega quedó firmemente establecida la doctrina de los cuatro ele-
mentos, convertida en un tópico aceptado por casi todos los auto-
res posteriores.

30
La concepción matemática del universo:
3 Pitagorismo y Platonismo

A las grandes preguntas que aparecen en la base de la ciencia en


cualquier época: ¿cómo es el mundo en que habitamos?, ¿de qué está
hecha la materia y cómo se explica la diversidad material?, ¿qué orden
subyace tras el aparente caos fenoménico?, los griegos dieron diversas
respuestas. A fin de abarcar esta diversidad hemos agrupado el conjunto
de ellas en tres grandes corrientes:
u La de aquellos pensadores que dieron una respuesta matemática.
u La de quienes dieron una contestación física mecanicista.

31
La ciencia antigua

u Por fin, la de los que lo hicieron de una manera que podríamos


denominar organicista, es decir, consideraron al conjunto de la Natu-
raleza como un organismo vivo.
Como resulta obvio, en toda clasificación excesivamente genérica
–y ésta lo es– aparecerán temáticas solapadas, personajes e ideas de difí-
cil encuadre, así como zonas difusas y poco perfiladas. Confiamos, no
obstante, en que la operatividad y la potencia clarificadora de este enfo-
que disculpe las simplificaciones.

PITÁGORAS (c. 570 - c. 500)


Alcanzó su madurez sobre el 540, para mo-
rir hacia el 500 antes de nuestra era. Su vida
está envuelta en la bruma del mito, ya que
sus seguidores terminaron por hacer de él
una figura de leyenda, hasta llegar a afirmar
su nacimiento del dios Apolo y atribuirle la
naturaleza de profeta. Parece que nació en la
isla de Samos, frente a las costas de Asia me-
nor, y que, desde allí, emigró a Crotona, en el sur de Italia, lugar en
donde fundó una comunidad o secta de iniciados, denominada
pitagórica, en la que regían reglas de vida muy estrictas.También
se le atribuyen actividades políticas y religiosas. Lo cierto es que el
pitagorismo se convirtió en una de las corrientes más importantes
del mundo antiguo, pues su influencia pervivió a lo largo de casi
diez siglos en distintas formas o versiones según el momento.
De él parte el papel primordial que juega la matemática en el
orden de la Naturaleza y el razonamiento humanos: una pro-
puesta que irá mucho más allá de su tiempo hasta fecundar
buena parte de las concepciones científicas y filosóficas del
Renacimiento y la Revolución Científica.

¿Sabías que Con Pitágoras y los pitagóricos, el núcleo central de la reflexión


los miembros
de la secta pita-
dejó de ser una indagación sobre el origen y la constitución de la
górica vivían materia y el cambio, para pasar a convertirse en la búsqueda de un
en comunidad bajo modo de vida mediante el cual pudiera establecerse una relación co-
preceptos muy rígidos rrecta entre el hombre y el Universo. ¿Cómo establecer tal relación en
y que uno de estos pre-
ceptos era la prohibición
términos que no fueran los de una mera adaptación al inexorable devenir,
de comer animales por- al destino? Parece de todo punto evidente que descubriendo los secretos
que creían en la trans- de ese Universo, sus claves.
migración de las almas Durante mucho tiempo la búsqueda de la felicidad ha permanecido
y que éstas podían reen-
carnar en aquellos?
ligada a la admisión de un orden, a la adquisición de una personalidad
en sintonía con un mundo exterior en el que la armonía domine al caos.
Para los pitagóricos esta armonía había que buscarla en clave matemáti-
ca; de ahí su preocupación por esta disciplina y por los aspectos ordena-
dos de un mundo físico, concebido, en su más amplio sentido, como macro-

32
La ciencia antigua

cosmos y microcosmos; de ahí también la crisis de esta doctrina ante la


aparición de lo inasible, de lo irracional.

Para comprender el pitagorismo, y con mayor extensión lo que se ha


convenido en denominar modo pitagórico o platónico de entender la cien-
cia o de ver el mundo, quizás convendría plantearse la siguiente cuestión:
¿De dónde proviene esa fascinación que las matemáticas producen?
No es sencillo dar una respuesta satisfactoria, aunque podemos
intentarlo señalando, por un lado, algunas de las notas definitorias del
quehacer matemático y, por otro, abordando la conexión entre matemáti-
cas y mundo natural. El razonamiento matemático puede producir un
conocimiento que no sólo cubra una multitud de casos de una sola vez
sino que además elabora información significativa que está inicialmente
oculta y en ámbitos que no son a priori matemáticos. Desvela relaciones
generales, conexiones y propiedades que no son evidentes y que poseen
cualidades estéticas. Tiene además una gran capacidad para unificar lo
disperso y, por ello, la matemática aparece dotada de un enorme poder
organizativo y explicativo. Al mismo tiempo el conocimiento matemático
no está «contaminado» por la opinión: es indubitable. Estos rasgos apa-
recen con nitidez desde los inicios de esta ciencia y los ejemplos que
vamos a desarrollar más adelante así lo muestran.
De otra parte, parece que el mundo natural se expresa a través de
este lenguaje, y esto es, a su vez, germen de nuevas preguntas: ¿qué otorga
a las matemáticas ese poder?, ¿qué hace que funcionen?
Para los pitagóricos la matemática era una forma casi sagrada o
religiosa de aproximarse e intentar desvelar los grandes misterios del
cosmos. Les fascinaba descubrir cómo a través de la abstracción se po-
dían interpretar los patrones básicos de su funcionamiento. A su servicio
construyeron los rudimentos primeros de lo que denominamos aritméti-
ca y geometría.

LA ARITMÉTICA PITAGÓRICA

Como carecían de los símbolos numéricos que nosotros poseemos


hoy, y que son herencia de los árabes, los pitagóricos representaban los
números utilizando guijarros colocados sobre el suelo o puntos y marcas
en la arena.
Los números podían ser triangulares como 3, 6 ó 10, cuadrados
como 4, 9 ó 16, oblongos como 12 ó 20, etc. Una disposición geométrica
subyacía claramente en estas representaciones.

Construye
otros núme-
ros triangu-
lares, cua-
drados y oblongos.
n(n+1)/2 n2 n(n+1)

33
La ciencia antigua

Incluso a partir de estas sencillas disposiciones geométricas es posi-


ble inferir algunas propiedades generales de todos los números que, sin
embargo, no podían deducirse desde la notación literal griega.
Así, si consideramos los números cuadrados 9 y 16 y los dividimos
por las diagonales indicadas en la figura, se observa con facilidad que
aparecen en ambos casos dos números triangulares (3 y 6 en el primer
caso y 6 y 10 en el segundo).

9=3+6 16 = 6 + 10

La suma de dos números triangulares consecutivos es pues siempre


un número cuadrado.
Expresado en nuestro lenguaje algebraico actual diríamos que:

n2 = n(n-1)/2 + n(n+1)/2

Podemos señalar que hay algunos números cuadrados cuya suma


es también un número cuadrado. Así, 9 y 16 producen 25. Los núme-
ros 3, 4 y 5 (lados de los números cuadra-
dos anteriores) son una de las posibles
ternas pitagóricas, de tanta importancia
dentro del desarrollo de la matemática.
¿Sabías que También observaron los pitagóricos
para los que para pasar de un número cuadrado
pitagóricos
al siguiente debía añadirse una distribu-
operar con
los números ción de guijarros o puntos a la que deno-
y proporciones era un minaron gnomon (escuadra de carpinte-
ejercicio que les permi- ro) y que aparece representada en la figu-
tía unir su alma con el
ra para un caso concreto (obtención de 16
Cosmos?
a partir de 9).
42 = 32 + 2·3 + 1

Según se ve, el nuevo número cuadrado es igual al anterior, con el


añadido del doble del número de puntos que constituyen el lado del cua-
drado inicial más una unidad.
Este resultado es fácilmente generalizable y, mediante el añadido
del gnomon, pueden construirse así cuadrados sucesivos. Cabe afirmar,
pues, que los pitagóricos descubrieron:

34
La ciencia antigua

n2 + 2n + 1 = (n + 1)2

El proceso de obtención de los diversos números cuadrados par-


tiendo de la unidad, tal y como se indica en la figura, muestra que tam-
bién era conocida a los pitagóricos la relación:

¿Sabías
que en el
mundo an-
tiguo la
matemática estaba,
con frecuencia, ínti-
mamente unida a lo
sagrado y que de esa
simbiosis se alimenta-
rían movimientos co-
mo el Platonismo o la
Cábala?
1 + 3 + 5 + 7 + 9 + … + (2n-1) = n2

Heath en su espléndida A history of Greek Mathematics traza la histo-


ria de la palabra gnomon que aquí resumimos.
a) Se designó inicialmente con este término a un instrumento astro-
nómico con el que se medía el tiempo; consistía en una varilla vertical que
proyectaba sombra sobre una superficie plana o semiesférica, apoyándo-
se en este instrumento fue posible desarrollar una astronomía incipiente.
b) Con posterioridad la misma palabra pasó a designar un instru-
mento con el que se dibujan ángulos rectos, ampliamente utilizado por
carpinteros y constructores.
c) No es extraño, pues, que este mismo nombre se aplicara a la
figura que resulta de detraer de un cuadrado dado otro menor o como
Aristóteles dice: la figura que añadida a un cuadrado preserva la forma de la
figura y determina un cuadrado mayor.
d) Euclides extiende este significado último a los paralelogramos y
más tarde Herón de Alejandría define gnomon como aquello que añadido a
cualquier número o figura hace el todo similar a la parte a la que se ha añadido.

35
La ciencia antigua

GEOMETRÍA PITAGÓRICA
Al parecer son atribuibles a los pitagóricos gran parte de los conte-
nidos incluidos en varios de los libros de los Elementos de Euclides (300
a.n.e.) y, entre ellos, el teorema que lleva el nombre del fundador, la aplica-
ción de áreas y el álgebra geométrica, el ya mencionado descubrimiento
del irracional, la existencia de sólidos regulares con propiedades espe-
ciales, etc.
Vamos aquí a desarrollar alguno de estos resultados con el objeto de
hacer explícita la belleza que poseen.

Teorema: La suma de los ángulos de un triángulo es igual a dos ángulos


rectos.

La demostración de este teorema es recogida por Proclo (415-485 de


n.e.) en estos términos:

Eudemo el Peripatético adscribe el des-


cubrimiento de este teorema a los pitagóricos
[...]. Afirma que lo probaban del modo que
sigue:
Sea ABC un triángulo. Tracemos por
A la recta DE paralela a BC. Dado que las
líneas anteriores son paralelas y aparecen cortadas por las transversales AB y AC
éstas determinarán ángulos alternos internos iguales.
Así el ángulo será igual al ángulo y el ángulo también
será igual al ángulo .
Si sumamos, miembro a miembro, las igualdades anteriores y añadimos a
ambos miembros el ángulo , resultará:

2 rectos = ángulo + ángulo + ángulo

Por tanto la suma de los ángulos de un triángulo es igual a dos rectos.

Obsérvese que la demostración anterior nos posibilita, ahora, el cál-


culo de la suma de los ángulos de cualquier polígono.
En efecto, para ello basta con descompo-
ner el polígono en cuestión en triángulos, sin
más que trazar todas las diagonales desde
¿Cuánto un vértice cualquiera al modo que indica la
valdrá la figura.
suma de los Los ejemplos anteriores indican que las
ángulos de
demostraciones iniciales tanto en el campo
un pentá-
gono? ¿y los de un hexá- de la aritmética como en el de la geometría
gono? ¿Podrías inferir fueron de carácter eminentemente visual. La
el valor de la suma de inexistencia de una simbología numérica ade-
los ángulos de un po-
cuada, pero sobre todo la potencia de lo vi-
lígono de n lados?
sual y el predominio de la estética en la cultura griega, unido a otras
razones conectadas al descubrimiento del irracional, quizás permitan
explicar el poderoso auge de la geometría frente a la aritmética en Grecia.

36
La ciencia antigua

EL DESCUBRIMIENTO DE LA IRRACIONALIDAD
Puede afirmarse con toda generalidad que los números sirven para
expresar la medida de las cosas y para contar.
Desde los inicios de la geometría griega estaba presente la noción de
semejanza de polígonos –aplicada desde los tiempos de Tales de Mileto
para la determinación de distancias– y, por lo
tanto, la idea de razón o cociente de segmen-
tos. Los primeros pitagóricos creían (y ello
parece profundamente intuitivo) que con los ¿Sabías que
números naturales y las fracciones (cocientes una parado-
ja de Zenón
de números naturales) se podrían describir
afirmaba
todos los fenómenos, medir todas las cosas. que, en una
En particular, desarrollaron una teoría de co- carrera, si la tortuga
cientes basada en estas ideas. salía primero, Aquiles,
considerado el mejor
Medir es comparar, comprobar cuántas
corredor de Grecia,
veces algo está contenido en otro algo de la nunca podría alcan-
misma clase. La razón entre magnitudes, la zarla? ¿Cuál era el ar-
medida, sólo es inteligible cuando las magni- gumento de Zenón?
tudes que se comparan son del mismo tipo
(segmentos con segmentos, áreas con áreas, vo-
lúmenes con volúmenes, velocidades con ve-
locidades, etc.). La razón de magnitudes inho-
mogéneas (¿qué compararían?) carece de todo
sentido en la tradición griega. De ahí la imposibilidad de captar lo diná-
mico que implica razones de ese tipo (distancias y tiempos, superficies o
volúmenes y tiempos, etc.) y, por lo apuntado más arriba, de ahí también
su sorpresa al encontrar medidas de magnitudes homogéneas inexpresa-
bles como razón de números naturales.
Al margen de la polémica sobre el modo en que fue descubierto el
irracional (vía cuadrado o vía pentágono regular), parece evidente que
este hecho trastornó los fundamentos sobre los que se apoyaba en gran
medida la filosofía pitagórica (la unidad es la base sobre la que se articula
Cosmos y éste es reducible a número).
La irracionalidad, o lo que es igual la imposibilidad de expresar
una medida como relación entre enteros o de medir dos segmentos
utilizando una unidad común, puede demostrarse aritmética o geo-
métricamente.

Demostración aritmética

Supongamos que la diagonal AC de un cuadrado sea conmensura-


ble con el lado AB y sea a/b la razón entre ellos expresada como fracción
irreducible mediante los números más pequeños posibles.

AC2/AB2 = a2/b2 y como AC2 = 2AB2


entonces (por el teorema de Pitágoras) a2 = 2b2

La relación anterior permite afirmar que a2 es par y por tanto tam-


bién lo es a.

37
La ciencia antigua

Como a/b es una fracción irreducible b debe


ser necesariamente impar. Sea a = 2n, entonces
Llamamos
demostración 4n2 = 2b2 y por tanto 2n2 = b2, b2 es par y por tanto
por reducción también lo es b.
al absurdo a b es al mismo tiempo impar y par lo que resulta
aquella en la que la
imposible.
hipótesis de la que se
parte produce en el Concluimos así (por reducción al absurdo)
proceso de demostra- que la hipótesis inicial es falsa y por tanto afirma-
ción una contradicción mos que la diagonal no es conmensurable con el
lógica (la afirmación si-
lado.
multánea de a y de no
a). De ello se concluye
la falsedad de la hi- Demostración geométrica
pótesis de partida.
Antes de proceder a la demostración por esta vía, conviene explicar en
qué consiste el proceso de medida denominado antiphairesis que vamos a
utilizar. Dados dos segmentos cualesquiera, el método de antiphairesis per-
mite encontrar la unidad de medida común a ambos. El procedimiento con-
siste en llevar sobre el mayor de los dos, el segmento menor. Si como resulta-
do de esta operación queda un resto, éste se lleva a su vez sobre el segmento
menor repitiéndose el proceso inicial.
Se alcanzará la unidad de medida común a ambos cuando como
consecuencia de la superposición del segmento menor sobre el mayor no
quede resto alguno,
El proceso de comparación por antiphairesis nos va a permitir una
incursión en el tema de la proporción, cuya importancia resulta capital
en todos los ámbitos de la cultura griega. Filosofía, música, arte, medici-
na, etc., utilizarán la noción de proporción o armonía como sello de lo
ordenado y bello.
Imaginemos que comparamos por antiphairesis dos segmentos A y
B, A > B, y para ello procedemos al modo que indica la construcción
siguiente:

¿Sabías que
los griegos
aplicaron
sus conoci-
mientos geométricos y
de las proporciones no
sólo a la música, sino
también a la arquitec-
tura y a la escultura y
que Polícleto –uno de
sus escultores más in-
signes– elaboró con ellas
un canon de belleza?

38
La ciencia antigua

Llevemos B sobre A e imaginemos que nos queda de resto R’, lleve-


mos R’ sobre B y supongamos como resto R’’, y admitamos que este nuevo
resto mide exactamente dos veces a R’. Habremos encontrado, pues, la
medida común de los dos segmentos iniciales, R’’.
Supongamos ahora dos nuevos segmentos A’ y B’ que son, por ejem-
plo, el doble de los anteriores (A’ = 2A , B’= 2B).

Si aplicamos el proceso de antiphairesis a estos nuevos segmentos, la


construcción es idéntica a la anterior, pero a otra escala, es decir, resultan
dos figuras semejantes, verificándose la siguiente igualdad entre razones:

A/B = A’ / B’

a la que se denomina proporción.


La idea de proporción puede ser expresada de la siguiente forma:

A/B = n/m Investiga


las razones
⇒ A/B =A’/B’ (mA = nB ⇒ mA’ = nB’)
por las que
A’/B’ = n/m el penta-
grama fue adoptado
Conviene señalar que, antes del descubrimiento del irracional, todo como símbolo por los
pitagóricos.
parecía medible porque en última instancia toda antiphairesis finalizaría
en la unidad (átomo) a partir de la que se generan todos los números. Esta
noción, unida a la idea de proporción permitía pensar el Universo como un
Cosmos organizado sobre las semejanzas y la armonía.

Una «antiphairesis» sin fin: procesos infinitos

Si tratamos de aplicar el método de antiphairesis a


los segmentos que representan la diagonal y el lado de un
cuadrado, o a la diagonal y el lado del pentágono regular,
resulta evidente que el proceso no tiene fin y que, por tan-
to, no es posible encontrar una unidad común a ambos.
Algunos autores sostienen la tesis de que la eviden-
cia de la infinitud del proceso de antiphairesis fue descu-
bierta haciendo uso del pentágono regular, figura de es-
pecial relevancia para los pitagóricos, ya que a partir de
ella aparece construido el pentagrama (la estrella
pentagonal) símbolo de reconocimiento y contraseña de la escuela.

39
La ciencia antigua

Parece posible, por las referencias que a él se hacen, que fuera


Hipaso el descubridor del irracional.
Este proceso de medida sin fin aparece también de modo claro en la
construcción siguiente que utiliza como figura básica el cuadrado:

Llevemos el lado sobre la diagonal de modo que queda como resto


RI. Tracemos por el punto P una perpendicular a la diagonal que corta al
lado AB en Q. Según se demuestra fácilmente

Demuestra AQ = PQ = R1
que AQ=PQ.

Este resto R1 debemos llevarlo sobre el lado AB a fin de proseguir el


proceso de antiphairesis. Según observamos se trata en última instancia,
para finalizar el primer paso de antiphairesis, de volver a medir la diago-
nal, QB, de un nuevo cuadrado QPBE con el lado RI. Realizada esta ope-
ración nos queda un resto R2 y si por S trazamos una nueva perpendicu-
Intenta mos- lar que corta al lado en T el problema se reduce a medir RI con R2 que no es
trar que tam- otra cosa que volver a medir la diagonal TB de un nuevo cuadrado SBFT
bién en el pen- con R2. ¡Estamos otra vez como al principio solo que en un cuadrado
tágono regu-
menor! Parece claro, pues, que el proceso no tiene fin.
lar se produce una
antiphairesis sin fin La aparición de procesos infinitos perturbó profundamente no
cuando intentas me- sólo los fundamentos de la matemática de la época sino también las
dir la diagonal hacien- concepciones del Universo: la noción Cosmos devino problemática y
do uso del lado.
resultó posible pensar, como hicieron los atomistas, en universos ili-
mitados.

LAS TRÍADAS PITAGÓRICAS


Y EL TEOREMA DE PITÁGORAS
Para finalizar este breve recorrido por la matemática griega del pri-
mer período vamos a abordar la demostración de uno de los teoremas

40
La ciencia antigua

más famosos de las matemáticas: el teorema de Pitágoras. Este ejemplo


nos ayudará a precisar lo que se entiende por demostración o prueba en ¿Sabías
Matemáticas. que el orden
Antes de los griegos ya era conocida la existencia de tríadas de y el rigor de
números tales que la suma de los cuadrados de dos de ellos resultaban la demos-
tración matemática
ser iguales al cuadrado de un tercero (3, 4 y 5 por ejemplo) y también se fue considerada por
sabía que segmentos de estas dimensiones determinaban un triángulo los griegos como mo-
que era rectángulo. La importancia del teorema radica en que afirmaba, delo de discurso bien
como propiedad general, el que los lados de todo triángulo rectángulo razonado?
cumplen la propiedad de las tríadas que desde entonces reciben el nom-
bre de pitagóricas.

Teorema: En todo triángulo rectángulo la suma del cuadrado cons-


truido sobre el lado que subtiende el ángulo recto es igual a la suma de los
cuadrados construidos sobre los lados que contienen el ángulo recto.

Sea ABC un triángulo rectángulo


cuyo ángulo recto es BAC.
Construyamos los cuadrados co-
rrespondientes sobre los lados.
Tracemos por A una paralela a BD
y unamos A con D y F con C.
Entonces, como cada uno de los
ángulos BAC, BAG es recto, se sigue ¿Sabías que
los griegos,
que con la recta BA y en el punto A de en su afán
ella, las rectas AC y AG a ambos lados por el rigor
determinan ángulos adyacentes de va- y la claridad
lor igual a dos rectos. CA y AG están del discurso fueron los
creadores de la lógica
sobre la misma recta. y la retórica?
Por la misma razón BA está ali-
neada con AH.
Y como el ángulo DBC es igual al ángulo FBA por ser rectos, si
añadimos a ambos el mismo ángulo
ABC, resultan ser también iguales los
ángulos DBA y FBC. Como por otra par-
te DB es igual a BC y FB a BA resulta que
los triángulos ABD y FBC (con dos la-
dos iguales y el ángulo comprendido)
tienen la misma base, es decir AD es
igual a FC y por tanto son iguales.
El paralelogramo BL es el doble del
triángulo ABD ya que tienen idéntica
base BD y están comprendidos entre las
mismas paralelas BD y AL (tienen la
misma altura).
El cuadrado GB es, por la misma
razón, el doble del triángulo FBC al te-
ner la misma base, FB, y estar compren-
didos entre idénticas paralelas FB y GC.
El paralelogramo BL es, pues, igual al cuadrado GB.

41
La ciencia antigua

De modo similar, si unimos AE y


BK, puede probarse que el para-
Busca otras lelogramo CL es igual al cuadrado HC
demostracio-
nes del Teo-
y, por tanto, el cuadrado completo BDEC
rema de Pitá- resulta ser igual a la suma de los cua-
goras y comenta si se- drados GB y HC.
rían aceptables o no Hemos probado, pues, el teorema
por los pitagóricos.
que ahora se enuncia así:

El cuadrado construido sobre la


hipotenusa de un triángulo rectángulo
es igual a la suma de los cuadrados cons-
truidos sobre los catetos.

Existen demostraciones más sencillas de este teorema, conocidas


por los griegos, en las que se usan las razones entre segmentos.
La que sigue es una de ellas:

Trazamos AD perpendicular a BC. Los trián-


gulos DBA, DAC y el triángulo ABC son semejan-
tes, pudiéndose por tanto establecer las siguientes
razones:
¿Sabías que
Eudoxo,
además de
ser un gran
matemáti-
co, fue también geó-
grafo, legislador y fi- El descubrimiento del irracional había, sin
lósofo, y que es consi- embargo, puesto en cuestión la generalidad de las
derado como el pri- razones, de forma que sólo después de que Eudoxo
mer gran astrónomo desarrolle la nueva teoría de las proporciones que
de la antigüedad y
padre del universo de permite manejar los irracionales y restablecer sin
las dos esferas? fisuras la noción de semejanza será posible argu-
mentar del modo anterior.
Así, en el caso que ilustra la figura, la razón
d/a no está definida.

MATEMÁTICA Y MUNDO NATURAL


Decisivo tuvo que resultar el hallazgo de relaciones numéricas en-
tre las notas armónicas emitidas por una cuerda vibrante. Probable-
mente tal descubrimiento fuera consecuencia del estudio sistemático
de observaciones conocidas desde siempre por los tañedores de cíta-
ra o de otros instrumentos de cuerda: se obtienen diferentes sonidos y
combinaciones agradables apretando las cuerdas en ciertos lugares o
cambiando la longitud del segmento que vibra. Así descubriría el pro-
pio Pitágoras que las cuerdas uniformes de longitudes en la relación
1 : 3/4 : 2/3 : 1/2 generan sonidos armoniosos (lo que se denomina
cuarta, quinta y octava de un tono).

42
La ciencia antigua

Por primera vez se ponía de ma-


nifiesto que el mundo de los fenóme-
nos naturales resultaba expresable en
términos numéricos. Si la armonía
musical reflejaba relaciones entre nú-
meros ¿no sería posible hallar en otros
ámbitos conexiones de igual tipo?, ¿no
se encontrarían los números detrás de
todas las armonías? Aristóteles, ha-
blando de los pitagóricos, dice en su
Metafísica:

Embebidos en el estudio de
la Matemática, creyeron que los
principios de las matemáticas eran
los principios de todo. Los núme-
ros son por su naturaleza anterio-
res a las cosas, y los pitagóricos
creían percibir en los números, más
bien que en el fuego, la tierra y el
agua, una multitud de analogías con lo que existe y lo que se produce.
Tal combinación de números, por ejemplo, les parecía ser la justicia,
tal otra el alma y la inteligencia, tal otra la oportunidad; [...] por
último veían en los números las combinaciones de la música y sus
acordes. Parecióles que estaban formadas todas las cosas a semejanza
de los números, y siendo por otra parte los números anteriores a
todas las cosas, creyeron que los elementos de los números son los
elementos de todos los seres, y que el cielo en su conjunto es una
armonía y un número. Todas las concordancias que podían descubrir
en los números y en la música, junto con los fenómenos del cielo y sus
partes y con el orden del Universo, las reunían, y de esta manera forma-
ban un sistema.

Esta confusión entre número y objeto real permitiría entender tanto


el apasionamiento de los pitagóricos por el estudio de los números como
el impacto recibido al descubrir lo inasible, lo ili-
mitado, pues su existencia parece excluir toda po-
sibilidad de medir, abarcar, limitar y conocer un
Universo que dejaría así de ser Cosmos.
La articulación del Cosmos pitagórico en sus
diversas versiones aparece presidido, como parece
obvio, por las nociones de armonía y perfección.
Las figuras, las órbitas de los objetos celestes, el
número de planetas, etc., debían ser reflejo y mani-
festación de esa noción de límite y equilibrio que es
sello de la doctrina de la secta.
Una Tierra esférica (inmóvil y en el centro, en
la cosmología pitagórica más antigua, o móvil en
círculo alrededor de un Fuego central en compañía de una anti-Tierra, en
una versión posterior) y unos cuerpos celestes también esféricos en movi-

43
La ciencia antigua

miento uniforme, así como dos regiones de propiedades diferentes (celeste


y terrestre), serán el núcleo de su construcción, heredera de esbozos anterio-
res y germen de nuevos desarrollos que man-
tendrán muchos de estos presupuestos (cir-
cularidad, escisión entre lo sub y lo supra-
lunar, etc.).
En el De Caelo aristotélico se lee:

[...] Algunos creen que el movimien-


to de los cuerpos de tamaño tan grande debe
producir un sonido, ya que, en efecto, lo
hace el movimiento de los cuerpos terres-
tres, inferiores en tamaño y en velocidad.
Cuando el sol, la luna y todas las estrellas,
tan numerosas y tan grandes se mueven
El mundo según los pitagóricos. con un movimiento tan rápido, es imposi-
ble que no produzcan un sonido inmensa-
mente grande. Partiendo de esta argumentación y de la observa-
ción de que sus velocidades, medidas por sus distancias, tienen
las mismas relaciones que las concordancias musicales, afirman
que el sonido emitido por el movimiento circular de las estrellas
es armónico [...].

LA MATEMÁTICA PLATÓNICA
Las matemáticas permanecieron prácticamente encerradas en los
círculos pitagóricos durante dos siglos, hasta que Platón (427-347 a.n.e.)
y su escuela las sacaron de allí para ubicarlas en el lugar de privilegio que

PLATÓN (428-347)
Nació y vivió en Atenas entre el 428 y el 347
antes de nuestra era. Procedente de una fa-
milia aristocrática, recibió una educación es-
merada tras la que, y cuando contaba diecio-
cho años, pasó a ser discípulo de Sócrates.
Sobre el 387 fundó La Academia, centro de
estudio e investigación y sede de su escuela de
seguidores, que se terminará por convertir en el
núcleo intelectual más pujante del momento.
En varias ocasiones intentó llevar a la practica sus ideas polí-
ticas en Siracusa (sur de Italia), pero sin éxito.
Escribió, en forma de Diálogos, sobre filosofía, ética, política,
matemáticas y Naturaleza, hasta el punto de que su pensamiento ha
acabado siendo uno de los más influyentes a lo largo de la historia.

44
La ciencia antigua

acabaron por ocupar en la cultura griega y occidental. Como muestra del


valor que les concedía el pensador ateniense baste decir que ubicó en el
frontispicio del edificio de La Academia el siguiente dicho: Nadie entre
aquí que no sepa matemáticas.

LA ACADEMIA [AKADEMEIA]

Fue fundada por Platón quien construyó una casa habitación para
sí y un edificio para su escuela a las afueras de Atenas en los jardines
del héroe Akademos.
Se trataba de una escuela completamente organizada alrededor de
un ideal de educación, y también de un lugar de reunión de los prin-
cipales sabios de la época.
Como escuela seguía el programa de educación trazado por el filó-
sofo en La República. El adolescente debía estudiar durante diez años
matemáticas: aritmética, geometría, estereometría, astronomía y ar-
monía. A partir de ahí pasaba, durante otros cinco años, a estudiar
dialéctica. Los miembros adelantados se encargaban, con frecuencia,
de las lecciones, y, en este sentido, algunos de los escritos de Aristóteles
que se han conservado son manuscritos para semejantes exposicio-
nes. El maestro tenía en la sala un tablero blanco que era usado con
frecuencia para los cuadros sinópticos. También formaban parte del
material de enseñanza, entre otras cosas, un globo terrestre y una
esfera celeste.
Como centro de reunión, a ella llegaban, y en ella pasaban tempora-
das, sabios venidos de todos los puntos de Grecia e interesados en
las más diversas materias. Con la arribada de Eudoxo de Cnido –ma-
temático, astrónomo y geógrafo– y su primacía, comenzó el verda-
dero florecimiento de la Academia.
Dichos sabios, que se consideraba estaban a igual nivel, discutían
unos con otros las más diversas cuestiones y se influían recíproca-
mente, ligados, como estaban, por un común interés científico.
La presencia de expertos en muy diversas materias permitió a Platón
realizar una síntesis de todo el saber científico de su tiempo en el Timeo.

45
La ciencia antigua

El gran filósofo aglutinó en su círculo de estudios a buena parte de la


¿Sabías que intelectualidad griega del momento y en él ocuparon lugar preemi-
Platón pro-
puso en «La nente los matemáticos.
República» La labor que semejante grupo desarrolló fue de extrema importan-
que corres- cia en tres terrenos:
pondía a los filósofos
o sabios el gobierno de v El de la investigación matemática, tanto teórica como aplica-
las ciudades y que, en da a la astronomía.
diversas ocasiones, in- v El de establecer y fijar conceptos, definiciones y métodos.
tentó poner en práctica, v El de sistematizar todos los conocimientos matemáticos exis-
sin éxito, sus teorías?
tentes en un manual denominado Elementos, que no ha pervivido
hasta nosotros pero que sirvió de modelo para que Euclides ela-
borara el suyo, casi un siglo más tarde.
Se ha discutido mucho, además, acerca del papel que las matemáti-
cas jugaron en el sistema filosófico del propio Platón. Con independencia
de las opiniones distintas, y con frecuencia enfrentadas, de los eruditos,
vamos a exponer aquí algunos aspectos de la cuestión que nos parecen
incontrovertibles:
w Platón ve en las matemáticas un instru-
mento de conocimiento que está mucho
más cerca de la verdad (reservada a la
contemplación de las Ideas) que de la
mera opinión.
w Las matemáticas constituyen una he-
¿Sabías que
Platón fue el rramienta metodológica imprescindible
creador de lo en la ascensión de la mente del filósofo
que llamamos hacia los principios o ideas.
«utopía», que w La matemática tiene un valor formativo
en griego significa «lo
que carece de lugar»? (paideia) insustituible para los jóvenes.
w La estructura física del Universo es bá-
sicamente matemática.
Es en una de sus obras finales –Timeo–
donde expone su concepción acerca de cómo
está configurado físicamente el mundo. El Diálo-
go constituye en sí mismo un compendio del saber científico de la época y
poseerá una enorme proyección posterior, puesto que esa configuración
simbiótica de matemática y física que él inaugura será la que esté en la base
de la física moderna a partir del siglo XVII.
Cinco son las ideas centrales que organizan el tratado:
v El Universo es una obra de arte cuyo sentido se lo otorga el
Bien. Precisamente por eso predominan en él la Inteligencia, el
¿Sabías que la
concepción Orden y la Medida sobre lo Irracional y el Caos.
platónica de v No es perfecto, pero sí el mejor de los mundos posibles que
la materia co- pudo configurar su Hacedor (el Demiurgo).
mo algo oscu-
v El modelo perfecto de este mundo imperfecto, en el que vivimos,
ro e impenetrable ha
sido una de las teorías se halla en las Ideas, Modelos o Formas de todo cuanto existe.
más persistentes en v La materia, que es ciega, mecánica, irracional y oscura, se
nuestra cultura? resiste a la pureza de las formas, por lo que el resultado de incar-
dinar las mismas en la materia siempre será imperfecto.
v La estructura y lenguaje del Universo son matemáticos.

46
La ciencia antigua

Tres son los elementos eternos en el Universo, que existen desde


siempre: el Demiurgo, las Ideas y la Materia. Infórmate
con más de-
El Demiurgo es la inteligencia ordenadora, la que ha dispuesto todos
talle acerca
los elementos lo más perfectamente que pudo hacerlo, tomando como mode- de la figura
lo las Ideas, para moldear la materia según ellas. La Materia, o receptáculo de de Platón y del conteni-
todo cuanto nace, es oscura e impenetrable a la inteligencia. Es fondo y do de su filosofía.
sustancia de cuanto, existe y, como tal, indiferente a los seres que contiene.

¿Qué son las Ideas o Formas puras?

La teoría de las Ideas es la más característica de Platón. En el mundo,


las cosas y seres que denominamos reales están compuestos de materia y
forma. Se trata de cosas y seres concretos, individuales. De ello, nuestro
filósofo infiere que hay una materia universal y formas universales. Esas
formas universales o modelos serían perfectas y de las mismas se des-
prenderían las formas concretas que se incardinan en la materia. Por
ejemplo, un caballo está formado por la materia (carne) y la forma que
hace que un caballo sea precisamente un caballo y no un perro o un
hombre. Por lo tanto hay un modelo perfecto e ideal de la forma caballo,
de la que son imitación o emanación todas las formas incardinadas en los
seres que llamamos «caballos». Si careciéramos de la idea o concepto
«caballo» (universal) no sabríamos identificar a un caballo concreto (este
caballo) cuando lo tuviéramos delante.

Para entenderlo mejor podemos comparar la construcción del Uni-


verso a la realización de una obra arquitectónica:

a) El Demiurgo sería el arquitecto.


b) Las Ideas, los planos o modelos que el arquitecto posee.
c) La Materia serían los materiales de construcción.
Justifica la
composi-
El arquitecto busca organizar los materiales de acuerdo con los pla- ción de cada
nos a fin de obtener el mejor resultado posible de su acción. uno de los
Los cuerpos básicos de la materia son el Fuego, la Tierra, el Agua y cuatro sóli-
el Aire. Todos los demás están formados a partir de ellos por composición dos regulares que re-
presentan a los cuatro
y mezcla. Pero estos cuerpos básicos, a su vez, están integrados por áto- elementos primordia-
mos que se diferencian entre sí por las formas geométricas que adoptan, les en términos de
de manera que: triángulos.

w El Fuego está formado por tetraedros regulares integrados por


24 triángulos escalenos.
w El Aire por octaedros regulares, in- Aire Tierra
tegrados por 48 triángulos escalenos. Fuego
Agua
w El Agua por icosaedros regulares
de 120 triángulos escalenos.
w La Tierra, por figuras cúbicas de
24 triángulos isósceles.
Esta descomposición obedece al es-
quema que se indica en la figura:

47
La ciencia antigua

Se combinan formando los sólidos elementales, quienes añadién-


dose y transformándose, constituyen toda la variedad y riqueza material
Investiga si
que existe en una especie de
existe o no álgebra o química elemental.
la posibili- Hay que concebir infinitamen-
dad de cons- te pequeños a todos estos ele-
truir algún otro sólido
regular.
mentos, tanto que escapan a la
vista, y sólo los percibimos
cuando se reúnen en un gran
número y forman masas. El
Demiurgo ordenó y reglamentó
con exactitud perfecta las afi-
nidades, los movimientos y las
propiedades, poniendo pro-
porción y armonía inteligentes
en todo.
La matemática no sólo
interviene en la formación de
estos componente elementales
de la materia, sino que la rela-
ción entre los elementos del
Universo sigue un orden regu-
lado por aquella, pues la pro-
porción es lo que la Naturaleza realiza de forma más perfecta. Así:

w El Alma (lo que anima ) del Universo y del hombre están crea-
das según la armonía musical que mueve a los cuerpos celestes,
siguiendo las series geométricas de razón dos (1, 2, 4, 8 ... ) y tres
(1, 3, 9, 27 ... ).
w El Cielo y los Astros al ser creados introducen en el Mundo el
El éter o quinto
elemento es la
Tiempo. Su ritmo lo hace mensurable y por ello expresable me-
invisible ma- diante el número.
teria prima de w El Mundo posee forma esférica con la misma distancia del
la que están he- centro a los extremos en todas las partes y se mueve de manera
chos los cielos.
uniforme y circular alrededor del mismo punto.
w La Matemática nos conduce al conocimiento del Mundo.

48
La ciencia antigua

A la matemática platónico-pitagórica debemos, entre otras nocio-


nes importantes, las que siguen:

u La Geometría como un arte de conocer y medir el espacio y sus


formas.
u La Aritmética como un arte de conocer y medir el tiempo y sus
ritmos.
Es así como estas disciplinas quedan definitivamente ligadas al
conocimiento y a la medición del espacio y el tiempo físicos. Busca algún
otro ejemplo
que ilustre los
diferentes ti-
Sobre la demostración en Matemáticas
pos de demostración a
los que se hace referen-
Después del breve recorrido efec- cia en el texto.
tuado por el modo matemático de ver el
mundo, quizás convenga señalar aquí,
de una forma sucinta, las fases por
las que pasó el proceso de demostra-
ción en la matemática griega.
Así, la afirmación atribuida a
Tales de que cualquier diámetro de
un círculo divide a éste en dos partes
iguales puede probarse planteando lo
que sucedería si se doblara el círculo
en torno al diámetro. Se apela aquí a
la vista y a la simetría y no hay dis-
cusión sobre el resultado. Este mismo carácter visual tendría la de-
mostración sobre números triangulares consecutivos que se presenta
en la discusión de la aritmética pitagórica.
La afirmación de que la diagonal y el lado de un cuadrado son
inconmensurables requiere, sin embargo, una estrategia diferente, más
elaborada, según hemos visto. Se soslaya toda referencia a lo visual que
está emparentado con lo empírico y se hace uso de la demostración por
reducción al absurdo o demostración indirecta. Los recursos dialécticos
de la discusión en el ágora, que tanto apasionaban a los griegos y que
tanta importancia tenían en su forma de vivir los problemas de la polis
aparecen aquí incorporados a la matemática.
Sólo cuando se genere un cuerpo de conocimiento matemático más
amplio será posible desarrollar en toda su amplitud lo que podríamos
considerar el escalón más alto de la técnica de la demostración. La ¿Sabías que
ejemplificación explícita de este método aparece en lo que los griegos el concepto
denominaron Elementos y cuyo representante más paradigmático y excel- euclídeo de
po s t u l a d o s
so es el libro de Euclides con este mismo título. En ellos, a partir de unas autoevidentes
nociones comunes y de unos postulados «autoevidentes», se desarrolla nos remite a lo que «to-
un encadenamiento lógico deductivo a partir del cual se van obteniendo dos vemos en común»?
teoremas: verdades que no resultan evidentes en principio y que incluso
pueden parecer sorpresivas. La demostración del teorema de Pitágoras es
un buen ejemplo de la aplicación de este método.

49
La ciencia antigua

ESQUEMA RELACIONAL
Es importante que sepas relacionar los siguientes elementos
del texto:
a) La existencia de ciertos fenómenos naturales y su expresión
en términos de números y formas geométricas.
b) Esa capacidad para expresar mediante números y formas
medibles los fenómenos naturales habilita una interpretación del
Universo como Cosmos mensurable, ordenado y racional.
c) La existencia de magnitudes sin medida común posible,
distorsiona y pone en cuestión tal visión del Universo introdu-
ciendo en éste la noción de irracionalidad.
d) La irracionalidad provoca una «crisis de fundamentos» en la
matemática, limitando el alcance explicativo de ésta y abriendo,
al mismo tiempo, nuevas vías de investigación.
e) En Platón se alcanza una síntesis de los desarrollos previos
en torno al conocimiento del mundo natural y del conocimiento
matemático que constituye la primera muestra de una incipiente
Física-Matemática.

50
4 La concepción mecanicista del universo:
El Atomismo

Se entiende por mecanicismo aquella interpretación del funciona-


miento de la Naturaleza y el Cosmos según unos principios, reglas o
leyes que son necesarias, es decir, que siempre se cumplen de la misma
manera. Cuando utilizamos el término mecánicamente lo hacemos para
referirnos a algo que funciona de manera regular e idéntica.
El mecanicismo se contrapone al finalismo o teleologismo, interpre-
tación que explica el funcionamiento de la Naturaleza y el Cosmos en

51
La ciencia antigua

función de los fines que realizan. El ¿para qué? o ¿con qué fin? explica la
naturaleza de cada ser, su razón de ser.
El mecanicismo sostiene que no existen fines o no podemos cono-
cerlos; lo único sobre lo que podemos basarnos para explicar el orden
Para enten-
der mejor natural son las reglas que impulsan su funcionamiento.
la diferen- Expresado en otras palabras, lo importante para el organicismo es a
cia entre el dónde se llega, en cambio, para el mecanicismo lo relevante es de dónde
mecanicis-
se parte.
mo y el organicismo
reflexiona sobre el Toda la historia de la ciencia está cruzada por el conflicto entre
funcionamiento de un ambas interpretaciones.
autómata mecánico y Durante el mundo antiguo, este conflicto interpretativo se presenta
un ser vivo.
bajo la forma del mecanicismo de los atomistas frente al organicismo de
los aristotélicos. Para los mecanicistas –dirá Aristóteles–, la Naturaleza
no actúa de un determinado modo porque sea mejor y favorezca un fin, sino
por la necesidad inherente a sus propiedades; suceda lo que suceda, el
resultado es sólo accidental, la causa es la necesidad ciega. Esta necesidad
aparece, pues, como una fuerza, no teleológica, pero invariable, como una
causa interna.

DEMÓCRITO DE ABDERA (460-?)


DEMÓCRITO DE ABDERA (460-?)
Parece que nació sobre el 460 antes de
nuestra era. Aunque sabemos muy poco
¿Sabías que acerca de su figura, nos ha llegado de él
Demócrito su fama de viajero y de escritor prolífico.
fue, en su
tiempo, un
Se le atribuyeron viajes a Caldea, Egipto,
hombre de Persia e, incluso, a la India, para ser ins-
cultura universal al truido en el saber de estos pueblos. Tam-
que se atribuían cono- bién visitó Atenas y gobernó en Abdera.
cimientos amplios de
física, matemáticas,
Escribió numerosas obras tanto de temas
moral, política y arte? científicos como éticos, adquiriendo fama de sabio. A pesar
de ser rico y poseedor de una gran fortuna vivió en la austeri-
dad dedicado al conocimiento.
Para nosotros su importancia en la historia de la ciencia se
debe al hecho de ser el iniciador del atomismo. Es cierto que
se habla también, al tratar los comienzos de esta teoría, de
otra figura, la de Leucipo, pero como nos encontramos en la
más absoluta ignorancia respecto a ella, la noticia de referen-
cia es siempre Demócrito.
Su pensamiento tuvo una notable influencia en múltiples
ámbitos de la ciencia griega y ello a pesar de la valvulación
social a la que fue sometido por sus raíces materialistas.

A este atomismo lo denominaremos «antiguo» para diferenciarlo


del que resurgirá a partir del siglo XVII y adquirirá plena carta de natura-
leza en el siglo XX.

52
La ciencia antigua

El atomismo antiguo se enuncia en torno al siglo V a.n.e. y en él son


distinguibles dos períodos:
a) El de sus fundadores, Leucipo y Demócrito.
b) El más tardío de Epicuro (siglos IV-III a.n.e), que reformula el Indaga sobre
originario para adaptarlo a sus doctrinas morales. la relación
que pueda
La mejor síntesis de éste último, la realiza el escritor romano Lucrecio existir entre
(siglo I a. n.e.), cuya obra De la Naturaleza de las cosas (De rerum natura), ha la doctrina
quedado como la formulación más completa del atomismo antiguo. atomista y la ética
No obstante las diferencias entre un período y otro, nosotros tratare- epicúrea.
mos aquí de manera unitaria los rasgos básicos de esta concepción, con el
objeto de simplificar la exposición.

ÁTOMOS Y VACÍO
La doctrina atomista hunde sus raíces en lo que tiene de materialis-
ta la tradición jónica.
Todo cuanto existe es explicable en términos de átomos y vacío.
Tanto unos como el otro son infinitos: los átomos en número, el vacío en
extensión. Aquéllos, constituyen la unidad última e indivisible de una
materia que puede dividirse, pero no indefinidamente, sino hasta un cier-
to límite, traspasado el cual, pasaría a ser nada. El átomo es, pues, el
límite lógico de divisibilidad de la materia. Es lógico o intelectual porque Para los
los átomos son tan pequeños que no se pueden percibir físicamente. atomistas
Como características básicas de ellos, podemos citar las siguientes: la forma de
los átomos
u Son homogéneos en su substancia, ya que poseen idéntica explica las
naturaleza. Constituyen la materia prima en forma de infinitas propiedades de las
partículas de las que todo cuanto existe está compuesto. sustancias. ¿Qué for-
mas imaginas para
u Son sólidos, compactos, materia pura, y nada puede modifi- una sustancia de sa-
car su estructura, al carecer de vacío en su interior. bor dulce, ácido o
u Sus formas y figuras –infinitas en cantidad– constituyen las picante? Consulta el
características distintivas de cada átomo tomado individual- libro de Lucrecio y
señala algún pasaje
mente y son su propiedad esencial. Ligados a ellas están el ta- en el que aparezcan
maño y la magnitud. corroboradas tus afir-
u Son increados e imperecederos, es decir, no se pueden crear ni maciones.
destruir.
El vacío, a pesar de ser denominado no ser, no puede confundirse
con la nada o inexistencia absoluta, pues tiene una existencia no menos real
que los cuerpos. Más bien, entienden por vacío lo no ocupado por la materia.
Ya que ambos, materia y vacío, se excluyen: el vacío está donde la realidad plena
no está, –dicen. Hay que concebirlo como el intervalo entre las partículas
atómicas o entre los cuerpos.
Su existencia justifica:
u La individualidad. Frente a lo continuo, lo individual es aque-
lla materia o cuerpo que está separada de los demás, es decir,
entre él y lo otro existe un vacío.
u El movimiento. Si el Universo fuera un plenum, estuviera lleno
de materia sin vacío, no podría existir el movimiento Para que
éste pueda darse tiene que haber un espacio vacío, a través del
cual puedan desplazarse los cuerpos o los átomos.

53
La ciencia antigua

EL MOVIMIENTO
Los átomos nunca están en reposo, sino que se mueven eternamente y
en todas direcciones en el vacío, lo que da lugar a colisiones constantes entre
ellos. El movimiento es mecánico, en el sentido de inherente a los átomos,
y necesario o determinado por su propia naturaleza. En cambio, sus cho-
ques son azarosos, al igual que el resultado de ellos. De ahí que, junto al
mecanicismo, los atomistas concedan un lugar relevante al azar.

¿Sabías
que el pa-
pel esen-
cial que los
atomistas
atribuían al azar fue
una de las causas del
rechazo que suscitaba
su doctrina?

Átomos, vacío y movimiento.

Las colisiones pueden dar como resultado que los átomos reboten y
salgan despedidos en una nueva dirección o que se entrelacen con otros
en diferentes grados, según la simetría de sus figuras y tamaños, o las
posiciones y el orden en que se coloquen. Esto explica el nacimiento como
agregación de átomos formando una determinada figura, y la muerte como
su desagregación.

LA MATEMÁTICA ATOMISTA:
UNA INTUICIÓN DE LO INFINITESIMAL
Pese a la pérdida de numerosos tratados atribuidos a Demócrito,
parece fuera de toda duda que los atomistas prestaron atención a la ma-
temática, entendiéndola probablemente de un modo diferente a los
pitagóricos, con una vertiente más aplicada. Al propio Demócrito se le atri-
buye el descubrimiento y la demostración (no rigurosa) del volumen de la
pirámide y del cono como la tercera parte de los correspondientes prisma y
cilindro de igual base, utilizando procedimientos de raíz infinitesimal que,
según el publicista romano Plutarco, problematiza así:

Si un cono es cortado por planos paralelos a la base, ¿cómo son


las capas, iguales o desiguales? Pues si son desiguales el cono será

54
La ciencia antigua

irregular, como si tuviese muchas incisiones a modo de escalera; pero


si son iguales, las secciones serán iguales y el cono tendrá la propie-
dad del cilindro, estando formado por círculos iguales y no desigua-
les, lo cual es completamente absurdo.

¿Sabías que
el uso que
los atomis-
tas hicieron
de las mate-
máticas carecía del ca-
rácter místico y sagra-
do que a ésta le atri-
buían los pitagóricos?

ESQUEMA RELACIONAL
Es importante que sepas relacionar los siguientes elementos
del texto:
a) Las diferencias de fundamento entre la explicación mecani-
cista y organicista de los fenómenos naturales y, por tanto, del
Universo.
b) Que una concepción mecanicista del Universo no exige dise-
ño ni por tanto una Inteligencia diseñadora; el Universo funcio-
na, pues, autónomamente.
c) Que la apariencia y el comportamiento de los objetos mate-
riales pueden ser explicados en términos de átomos, vacío y
movimiento.
d) Que estas ideas hacen del mecanicismo una doctrina eminen-
temente materialista cuyos presupuestos sirvieron como funda-
mento a desarrollos éticos en los que los placeres del cuerpo y la
búsqueda de la felicidad personal ocupaban un lugar central.

55
5 La concepción organicista del universo:
El Aristotelismo

El organicismo es aquella concepción que tiende a interpretar el con-


junto de la Naturaleza y del Cosmos como un organismo vivo e inteligente.
Tal organismo global está, a su vez, integrado por partes o miembros, cuya
razón de ser es realizar las funciones o fines que les han sido encomendados
por aquél, para alcanzar el buen orden general. De esta manera, lo que
explica y define a cada ser o suceso de la Naturaleza es el fin para el que ha
sido alumbrado. Intrínseca al propio orden natural está la Inteligencia que
ordena y jerarquiza a todos los seres-fines al servicio del perfecto funcio-
namiento del conjunto. Esta concepción física del Universo busca respon-
der más que a ¿cómo sucede un fenómeno?, a ¿por qué? o ¿para qué?

56
La ciencia antigua

ARISTÓTELES (384-322)
Nació en Estagira (Macedonia) en el 384 an-
tes de nuestra era. Hijo del médico de la corte,
fue enviado, aún joven, a estudiar con Platón
en su Academia, donde permaneció durante
veinte años (casi hasta los cuarenta).
Nombrado por el rey Filipo de Macedonia
preceptor de su hijo Alejandro, durante trece
años viajó por distintas ciudades, tras lo cual
retornó a Atenas para fundar su propio centro de estudios e in-
vestigación denominado El Liceo. Aquí vivió hasta un año antes
de su muerte, que se produjo en el 322.
Escribió sobre casi todos los saberes conocidos de la época,
clasificándolos y ordenándolos. Su influencia en la posteridad
sólo fue equiparable, por su proyección, a la de Platón. A él le
debemos el paradigma físico dominante hasta el siglo XVII.
Trata de
La teoría más potente que siguió esta interpretación durante el mun- definir con
precisión el
do antiguo, fue la del médico, biólogo y filósofo Aristóteles y su escuela, el significado
aristotelismo, que se organiza a partir de su propio centro de estudios, que los grie-
denominado El Liceo. gos daban a la pala-
bra «organismo».

EL LICEO

En el año 334 a.n.e., Aristóteles retornó a Atenas y fundó el Liceo.


Se hallaba fuera de la ciudad, hacia el Noreste, probablemente entre
el monte Licabeto y el Ilissus, en el lugar donde se extendía un bos-

57
La ciencia antigua

que consagrado a Apolo Licio. Parece, según dice Jaeger, que la pro-
piedad consistía en un gran jardín que contenía un santuario a las
Musas, un altar y varias salas de clase.
Allí reunió una gran cantidad de material, entre el que se contaba
una importante colección de manuscritos con los que organizó la
primera gran biblioteca, modelo después para las de Alejandría y
Pérgamo. Poseía, igualmente, un importante número de mapas y un
museo de objetos para ilustrar las clases, particularmente las de his-
toria natural. Se cuenta que Alejandro Magno le entregó una impor-
tante suma (800 talentos) que le permitió formar estas colecciones
de zoología y botánica, y que ordenó a todos los cazadores de fieras
y de pájaros y a los pescadores de todo su imperio que dieran cuenta
a Aristóteles de cuantos hechos de interés científico observaran. Du-
rante este tiempo el filósofo fijó la clasificación de las ciencias, tal y
como las conocemos ahora, y llevó la mayor parte de ellas a un
grado de desarrollo insuperable durante los siguientes veinte siglos.
El Liceo tenía todas las características de una Universidad en su
sentido de organización científica y docente. La vida en común esta-
ba regulada siguiendo reglas precisas dictadas por el propio Aristóteles,
al igual que lo estaban las lecciones. Las más difíciles y filosóficas se
impartían por la mañana, mientras que por la tarde se daban clases
de retórica y dialéctica para un público más amplio En la impartición
de las clases colaboraban los discípulos más antiguos como Teofrasto
y Eudemo.
A la muerte del Maestro, en el 322 a.n.e, le sucedió Teofrasto al
frente del Liceo hasta el 287. El número de alumnos, según algunas
fuentes, había crecido hasta la gigantesca cifra de dos mil. A Teofrasto
le sucedió el físico Estratón de Lampsaco, que fue escolarca entre el
287 y el 269, y a su muerte Licón hasta el 225, bajo cuya dirección la
institución se arruinó y disminuyó mucho el número de alumnos.
Hasta su total destrucción, en el año 84, conoció toda suerte de
desdichas, entre ellas varios saqueos.

Aristóteles fue un hombre de conocimiento universal cuyo saber


abarcó todas las áreas. A partir de ellas elaboró un sistema filosófico
y científico, de cuya potencia habla el hecho de haber pervivido du-
rante veinte siglos (hasta los siglos XVII-XVIII de n.e.) como el funda-
mento de la cultura y la ciencia occidental.
¿Sabías Del mismo, pondremos de relieve aquí nada más el hecho de que fue
que a los él quien sistematizó, organizó y clasificó todos los campos del cono-
que estu- cimiento humano, definiéndolos, delimitándolos y otorgándoles el
diaban y
nombre por el que los denominamos a partir de él. Así ocurre con la
enseña-
ban en el Liceo se les Metafísica, la Filosofía de la Naturaleza (en la que se incluye no sólo
llamó peripatéticos? In- lo que hoy llamamos Física, sino también Biología), la Lógica, la Matemá-
vestiga las razones de tica, la Ética, la Política, la Retórica etc. Esta organización del saber en
este apelativo.
disciplinas abrió la cultura de los especialistas, que va a ser propia, ya,
del siguiente período histórico: el Helenismo.

58
La ciencia antigua

En lo que respecta a las Ciencias de la Naturaleza, sus obras más


significativas fueron:
¿Sabías que
u La Física, en la que trata específicamente lo que se refiere al Aristóteles
movimiento o cambio, el espacio y el tiempo. fue uno de
los princi-
u Del Cielo y los Metereológicos, que versan sobre astronomía y
pales ene-
fenómenos atmosféricos y geológicos. migos del pitagoris-
u La Historia de los animales y los Tratados breves de Historia Natu- mo y, en general, de la
ral, sobre cuestiones referidas, básicamente, a lo que hoy llama- aplicación de la ma-
temática al estudio de
mos biología y a ciertos aspectos de la psicología.
la Naturaleza?

EL ORGANICISMO Y SU CONTRAPOSICIÓN CON


EL MECANICISMO
Constitución de la materia

Para los atomistas, como ya hemos explicitado anteriormente, la mate-


ria está constituida por átomos, y la variedad material y las diferentes pro-
piedades de las sustancias son consecuencia de la forma, orden y disposi-
ción que estos primeros principios posean.
El cambio no es otra cosa que modificación en el orden y la disposi-
ción de los átomos que, sin embargo, tienden a agregarse según una ley de
atracción entre lo semejante:

No creamos que puede mutuamente toda especie de átomos


unirse; pues se verían monstruos de continuo, existirían hombres
medio fieras, y de un animal vivo nacerían frondosos ramos; se uni-
rían sustancias terrestres a marinas; […]: mas si nada de esto se hace
claramente, pues los cuerpos formados todos de elementos fijos, por
una cierta fuerza creadora, vemos que pueden conservar su especie
particular conforme van creciendo, preciso es que este orden se con-
serve: porque cada animal saca los jugos que le son más análogos al
cuerpo de todos los sustentos que le nutren, y le dan movimientos
convenientes: empero las moléculas extrañas que no han podido
unirse, ni animarse, ni consentir vitales movimientos, Naturaleza
las arroja al suelo, o por inacción se libra de ellas. Mas por si acaso
juzgas que a estas leyes sólo los animales se sujetan, en toda produc-
ción verás lo mismo. (De rerum natura)

La teoría aristotélica está más alejada de lo que es nuestra concep-


ción actual de las cosas, entre otras razones porque su doctrina sobre el
cambio pretendía abarcar y explicar mucho más de lo que denominaría- Trata de ex-
mos cambio material. Se apoya en las nociones de materia y forma; en plicar usando
cualquier sustancia puede distinguirse entre el conjunto de propiedades las ideas ato-
mistas y aris-
que hacen a ésta lo que es, y aquello que, por sus propiedades, se ha totélicas el
podido convertir en este tipo particular de sustancia. El primero de estos proceso de transforma-
componentes, concebido como estructura, es la forma de una cosa, en tanto ción de una sustancia en
que el segundo, que expresa la posibilidad de adquisición de una cierta otra.
estructura, se denomina materia. La forma, en suma, convierte la materia en
sustancia y no es posible hallar la una sin la otra.

59
La ciencia antigua

Cuando afirmamos que una sustan-


cia se transforma en otra, como, por ejem-
plo, el hierro se transforma en orín, afir-
mamos la existencia de una relación entre
la primera y la segunda. Algo cambia y
algo persiste. Aquello que persiste fue lla-
Trata de ex- mado materia y lo que cambia, forma. En
plicar usando
las ideas ato-
todo cambio, la materia permanece, pero
mistas y aris- una cierta determinación de esta mate-
totélicas el pro- ria, que se halla realizada de un modo
ceso de germinación y actual, va a perecer, mientras que una
crecimiento de una
planta.
determinación diferente, que no estaba
sino en potencia, va a adquirir existencia
actual. En una sistematización final,
Aristóteles supuso que, en última instan-
cia, había una sola materia esencial (mate-
ria prima) que podía tomar un número in-
determinado de formas. Reencontraremos
con posterioridad estas ideas al estudiar
la Alquimia.
Las determinaciones más simples de
esta materia prima constituían los cuatro elementos de la tradición griega:
fuego, aire, agua y tierra, y a ellos irían asociadas, por parejas, las cuatro
cualidades: caliente, frío, seco y húmedo. El resto de la diversidad mate-
rial aparecía así constituida por mezcla de estos elementos primigenios
en distintas proporciones. Cada sustancia posee, pues, en grado variable,
las cualidades asociadas a los elementos.

La noción de espacio

Otro tema de especial relevancia es el de la naturaleza del espacio


que subyace en las visiones del Universo estudiadas con anterioridad.
Quizás convenga aquí profundizar, brevemente, en las analogías y dife-
rencias de uno y otro, y reseñar algunas de las consecuencias que de este
estudio se deducen:
u La construcción atomista del espacio, está articulada como una
¿Sabías que
abstracción que se apoya básicamente en los sentidos de la vista y el
la obra de
Aristóteles tacto. La materia es impenetrable, sólida –como reflejo de la sensa-
ha sido de ción de contacto y resistencia– a la que se dota de movimiento a través
importan- del espacio, en una imagen no muy alejada de lo que es la percepción
cia capital en la cul-
visual de nuestro entorno. Tan pronto como la materia fue definida
tura universal y que,
incluso en nuestros como plenum –espacio ocupado– en contraste con el vacío o espacio
días sigue suscitando desocupado, se estableció la distinción entre el recipiente inmutable e
una extraordinaria independiente y el contenido físico variable.
atención?
u Es este contenido físico, material, el que introduce determinacio-
nes en el espacio homogéneo e indeterminado, vacío. Este espacio
homogéneo de los atomistas es infinito en extensión y en divisibilidad
(continuo) y en él no hay rastro de lugares naturales privilegiados por-
que todas las posiciones son equivalentes. Tal espacio –a diferencia,
como veremos, del aristotélico– es inactivo de modo que la diversidad

60
La ciencia antigua

cualitativa del mundo procede no de él sino de las variadas posicio-


nes, formas y movimientos de la materia.
u Semejantes caracteres del espacio tendrán, posteriormente, una
formulación matemática en los postulados de Euclides.
u Hay otro aspecto de la teoría atomista que conviene resaltar, por
su relevancia para lo que, más tarde, será trazar el puente entre el
mundo de la geometría y el mundo físico: su insistencia en afirmar
que todo cambio cualitativo no es otra cosa que cambio de posición, lo
que unido a la conservación de la materia y del movimiento, transfie-
ren la explicación de lo cualitativo, al ámbito de lo mensurable, a la
determinación de la cantidad. Este programa teórico sólo pudo
culminarse siglos más tarde, cuando se fijó el lenguaje de lo móvil,
pero tiene aquí su formulación seminal.
u La nota distintiva del espacio físico aristotélico es su heterogenei-
dad: no todos los lugares poseen idénticas propiedades. Esta afirma-
ción aparece, sin duda alguna, ligada al sentido común, a nuestra
situación en el mundo. La experiencia diaria así parece atestiguarlo;
arriba y abajo no son, bajo ningún concepto, similares y mucho me- Medita en
nos las regiones sub y supralunares. El orden que preside el Cosmos base a qué
fenómenos
aristotélico exige anisotropía. de experien-
u La razón de ese orden la encuentra Aristóteles en la fuerza cia diaria
estructuradora del espacio que, sin duda, es preexistente a su ocupa- pudo ocurrírsele a Aris-
ción por la materia; en él, a diferencia de lo que sucedía en la versión tóteles la idea de la
existencia de lugares
más radical del atomismo, no parece darse una separación tajante naturales en el Cosmos.
entre los objetos materiales y el lugar que ocupan. Por el contrario,
existe una distribución jerarquizada de estos objetos (o al menos una
tendencia al orden) como consecuencia del lugar que deben ocupar:
lo constituido por el elemento Tierra hacia el centro y lo dominado
por el Fuego hacia lo alto; el Agua y el Aire ocupando zonas inter-
medias y lo celeste, lo etéreo, en perpetuo movimiento circular en
torno al centro.
u En el Cosmos aristotélico materia y espacio aparecen así
inextricablemente conectados, una y otro se necesitan porque, en el
fondo, éste, el espacio, ha sido construido intelectualmente para dar
cuenta del comportamiento de aquella, la materia.
u El Universo, dividido en dos
zonas, es finito y además único,
constituyendo un Todo estructu-
rado en el que todos los procesos
aparecen interconectados.
u Cambios y movimientos son
retrotraídos por Aristóteles, en
última instancia, a un Primer
Motor. Una cadena de esferas tras-
mitirá hacia el interior el movi-
miento generado en la esfera ex-
terna del cosmos por el Primer
Motor Inmóvil no por acción directa
sino por el amor que suscita en la ma- El Cosmos según Aristóteles.
teria de aquella. Un total de 55 de

61
La ciencia antigua

esas esferas, provenientes de la teoría y las construcciones de Eudoxo y


Calipo, intentarán dar cuenta del irregular movimiento de los planetas.
u Ese movimiento hacia el interior arrastrará también las esferas del
mundo sublunar que por ello no ha devenido finalmente estático,
ocupando cada elemento el lugar natural que le corresponde. Mezcla
y cambio será el resultado.

SOBRE EL MOVIMIENTO Y EL CAMBIO


Ante la realidad del movimiento, los filósofos posteleáticos adopta-
ron dos posiciones radicalmente distintas:

1. La que, encarnada en los atomistas, afirma la eternidad del


movimiento y considera increados tanto éste como la materia.
2. La que considera necesario explicarlo a partir de lo inmóvil, y
por tanto buscar cuáles son sus causas. La doctrina de Aristóteles
pertenece a éste grupo.

Las consecuencias que cada una de estas corrientes filosóficas ex-


trae de este posicionamiento son profundamente distintas y tienen una
El Principio repercusión importante en su visión de la naturaleza del espacio y del
de Inercia, tipo de Cosmos que se construye sobre él.
en su enun- A diferencia de lo que podríamos denominar prefiguración del Prin-
ciado ac-
cipio de Inercia en la doctrina de los atomistas, Aristóteles parece aceptar
tual, afirma
que todo cuerpo conti- un principio que cabría definir como Principio de Conservación del Lugar
núa en su estado de re- y que se enunciaría, de modo simple, así: un objeto permanece en el
poso o de movimiento mismo lugar a menos que algo lo saque de él. La aceptación inconsciente
rectilíneo uniforme si no
o consciente del citado principio es la que permite entender la arrai-
existe fuerza neta actuan-
do sobre él. ¿Qué crítica gada pervivencia, a lo largo de la historia, de ciertas concepciones
haría un aristotélico? aristotélicas sobre el movimiento de las que nos ocuparemos con mayor
detalle más adelante.
Aristóteles acepta este Principio y, por tanto, busca la causa de todo
movimiento, el motor. En esta búsqueda, desarrolla uno de sus conceptos
cruciales: el de Naturaleza, con el que podrá, más tarde, distinguir entre
movimientos naturales y violentos. En el libro II de la Física dice:

Algunas cosas existen, o vienen a la existencia, por naturaleza;


otras, de otro modo. Los animales y sus órganos, las plantas y las
sustancias elementales –tierra, agua, aire y fuego– decimos que exis-
ten por naturaleza. Todas ellas parecen distinguibles de las que no
están constituidas por naturaleza; la propiedad común que las carac-
teriza parece ser el que tienen en sí un principio de movimiento (o
cambio) y reposo –en algunos casos sólo local, en otros cuantitativo,
como en el crecimiento y decrecimiento, y en otros cualitativo, en el
sentido de modificación.

Esta Naturaleza permite, en el caso de los seres vivos, mantener el


Principio de Conservación del Lugar, así como su correlato: todo lo que se
mueve es movido por algo, buscando el motor en el alma y en ocasiones en
un etéreo quinto elemento.

62
La ciencia antigua

Para explicar el movimiento natural de las sustancias elementales,


Aristóteles se ve obligado a construir el espacio, según hemos señalado,
como algo que posee actividad. Este espacio deviene heterogéneo y estruc-
turado, y necesariamente finito. Un espa-
cio, en suma, lleno de cualidades y en el
que es imposible la geometrización. De Imagina
ahí la ausencia de las matemáticas en la una piedra
descripción aristotélica del mundo. arrojada
No es extraño, pues, que los filóso- hacia lo alto
y dibuja las
fos y matemáticos post-aristotélicos que fuerzas que, a tu jui-
trataron de atrapar ciertas parcelas del cio, actúan sobre ella.
mundo físico en el lenguaje de la geome- Trata de argumentar
tría (muy en particular Arquímedes), pese la razón de la existen-
cia de cada una de
a estar influidos por la consistencia del ellas así como la mag-
sistema hipotético-deductivo aristotélico, nitud relativa de las
se vean obligados a acudir al campo más mismas.
fértil de los irreductibles oponentes del
estagirita, los atomistas, cuya noción de
espacio aparece dotado de las mismas pro-
piedades que el espacio de la Geometría.

ESQUEMA RELACIONAL

Es importante que sepas relacionar los siguientes elementos


del texto:
a) Que la concepción organicista griega del Universo exige, para
explicar el orden, la existencia de fines y funciones en la propia
naturaleza.
b) Que la explicación de un fenómeno se obtiene cuando se des-
vela su causa final.
c) Que las nociones de espacio en el mecanicismo y en el
organicismo tienen unas características y un sustrato conceptual
claramente diferentes.
d) Que, como consecuencia de ello, la interpretación que cada
una de ellas hace del movimiento es sustancialmente distinta.
e) Que la concepción organicista del Universo, a través de la
formulación aristotélica, no es solo una visión del mundo físico
sino una concepción cultural de caracter global.

63
6 La Ciencia Helenística

LA CIENCIA EN LA BIBLIOTECA-MUSEO DE
ALEJANDRÍA
Entre los años 334 y 323 a.n.e., Alejandro Magno, rey de Macedonia,
conquistó Grecia y el gigantesco imperio persa hasta la India y Egipto. En
este último país fundó la ciudad de Alejandría, poblada por egipcios,
griegos y judíos, y destinada a ser la futura capital de su vasto imperio.
Diseñada como la urbe más grandiosa del mundo, a la muerte de Alejan-

64
La ciencia antigua

dro, en el año 323, se hizo cargo de ella, y de todo el reino de Egipto, su


general Ptolomeo, fundador de la dinastía de los Ptolomeidas, que
pervivirá hasta el reinado de Cleopatra (Siglo I a.n.e), antes de que el
emperador Octavio Augusto incorporara todo este territorio como una
provincia más del Imperio Romano.

Mapa de las conquistas de Alejandro.

Con Alejandro se inició un período histórico nuevo, que recibe


el nombre de Helenismo, caracterizado por el sincretismo entre la
cultura griega y las culturas de las antiguas civilizaciones del Orien-
te próximo.
De forma gradual pero continuada Atenas perdió su prosperidad y
hegemonía en favor de la nueva capital. Ubicada en un lugar estratégico
para las comunicaciones –en la desembocadura del delta del río Nilo–,
Alejandría pronto se convirtió en un gran centro comercial y cultural.
¿Sabías que
Ptolomeo llevó a cabo una política dirigida a crear allí la que iba a ser la durante cinco
principal Biblioteca y una de las maravillas del mundo antiguo. Anexa a siglos Alejan-
ella levantó el Museum o templo de las Musas. No se trataba de lo que dría no sólo
conocemos ahora con el nombre de museo, sino de la primera auténtica se convirtió en la capi-
tal de las ciencias sino
Universidad que existió en el mundo, con aulas para lecciones, instru- que actuó de crisol de
mentos astronómicos, salas de disección, jardines botánicos y zoológi- filosofías y religiones?
cos, etc. Estaba dividido en cuatro departamentos principales: Literatura,
Matemáticas, Astronomía y Medicina e Historia Natural.
Sus miembros vivían en comunidad, mantenidos por el propio rey,
y hacia ella eran atraídos los hombres más capaces de cada época y de los
más variados lugares.
Su organización fue diseñada por los sucesores directos de Teofrasto
–director del Liceo a la muerte de Aristóteles–, Demetrios de Falero y
Estratón de Lampsaco, y, como es lógico, fue concebida como una conti-
nuación y ampliación del mismo Liceo.
El propio Estratón fue nombrado por Ptolomeo primer director del
Museum, entre los años 300 y 288 antes de nuestra era y a él se debió, en
gran medida, la decidida orientación científica que lo caracterizó durante
toda su existencia.

65
La ciencia antigua

LA BIBLIOTECA MUSEO DE ALEJANDRÍA

Alejandría se convirtió, durante el período helenístico, en la mayor


ciudad del mundo occidental. Gente de todas las naciones llegaba allí
para vivir, comerciar y aprender. En un día cualquiera sus calles
estaban atiborradas de mercaderes, estudiosos y turistas. Griegos,
egipcios, árabes, sirios, hebreos, persas, nubios, fenicios, italianos,
galos e íberos intercambiaban mercancías e ideas.

La dinastía gobernante en Egipto –los Ptolomeidas– construyó un


magnífico complejo que contenía una gigantesca biblioteca y un
museum o centro de enseñanza e investigación científica donde se
establecieron, durante varios siglos, las bases para el estudio sistemá-
tico de la matemática, la física, la biología, la astronomía, la literatura,
la geografía y la medicina. Desde su creación –al filo del 300 a.n.e.–
hasta su destrucción –en el 415 de n.e.– fue el cerebro y la capital
editorial del mundo antiguo. Cada manuscrito se copiaba a mano y
en el momento de máximo esplendor, la biblioteca llegó a contener
más de medio millón de volúmenes. Sus copias eran las más exactas
del mundo.
Los Ptolomeos dedicaron gran parte de su riqueza a la adquisición
de todos los libros griegos, y de obras de África, Persia, India, Israel
y demás lugares de la Tierra. Así, por ejemplo, el Antiguo Testamen-
to que ha llegado hasta nosotros procede de la Biblioteca de Alejandría.
La voracidad de los Ptolomeos era tal que Ptolomeo III Evérgetes
quiso que Atenas le prestara sus manuscritos originales de las copias
oficiales de Estado de las grandes tragedias de Esquilo, Sófocles y
Eurípides. Esas obras constituían, para los atenienses, su patrimonio
cultural. Sólo aceptaron prestarlas cuando el monarca egipcio garan-

66
La ciencia antigua

tizó su devolución con un enorme depósito de dinero. Pero éste


valoraba tales obras mucho más que el oro y la plata y las encerró en
la Biblioteca. Los irritados atenienses hubieron de conformarse con
las copias que Ptolomeo les regaló, en vez de los originales.
Todo este enorme legado de la Antigüedad se perdió irreparablemente
en el año 415 de n.e. El último director de la Biblioteca Museum fue
una mujer llamada Hipatia, matemática, astrónoma, física y jefa de la
escuela neoplatónica de filosofía. Nacida en el año 370 en la misma
Alejandría, se movió con toda soltura por circuitos típicamente mascu-
linos. Los historiadores coinciden en que era de una gran belleza y que
tuvo múltiples pretendientes que rechazó para dedicarse exclusivamen-
te al saber. La ciudad pasaba en
esa época por innumerables ten-
siones debido al creciente poder
de la iglesia cristiana. Cirilo, el
arzobispo de Alejandría, des-
preciaba a esta mujer porque
era el símbolo de la cultura y la
ciencia que la iglesia identificaba
con el paganismo.
Ella, a pesar del riesgo perso-
nal, continuó enseñando e in-
vestigando hasta que un día del
año 415, cuando iba a trabajar,
cayó en manos de una turba de
feligreses de Cirilo. La arrancaron del carruaje, rompieron sus vesti-
duras, la sometieron a todo tipo de escarnios y, finalmente, armados
con conchas marinas, la desollaron arrancándole con ellas la carne
de los huesos. Sus restos fueron quemados, sus obras destruidas y su
nombre olvidado. Poco después las mismas turbas de creyentes que-
maron y saquearon la Biblioteca y el Museum. Nada podrá devol-
vernos el saber allí acumulado durante tantos siglos y que nos fue
destruido por el fanatismo.

La época de su mayor florecimiento correspondió a los dos siglos que


van desde el 300 al 100 antes de nuestra era, hasta el punto de poder decir
que la contribución más original de la ciencia griega a la cultura occiden-
tal estaba esencialmente consumada hacia el siglo I antes de nuestra era.
En ese período, las figuras más notables fueron: Euclides, Arquímedes, ¿Sabías
Aristarco de Samos e Hiparco. A partir de ese momento se asistió a una que el pres-
lenta agonía que tuvo sus causas, al menos, en tres factores destacados: tigio de la
Biblioteca
u El agotamiento del propio paradigma científico, cuyas carac- Museo de Alejandría
terísticas estudiaremos con detalle más adelante. era tal que sus titu-
u Los romanos no sólo destruyeron las libertades políticas, sino laciones constituían
las de mayor rango
que carecieron del más mínimo interés teórico, por lo que dejaron en su época?
que el saber científico, al que tampoco encontraban utilidad, ago-
nizara hasta virtualmente desaparecer.

67
La ciencia antigua

Mapa de los territorios del Imperio Romano hacia finales del siglo II n.e.
u El cristianismo difundió la idea que más podía dañar al desa-
Investiga la rrollo de la investigación científica: el conocimiento carece de va-
historia de lor, al igual que este mundo y esta vida.
la Bibliote-
ca y estudia
Cuando, en el año 313 de nuestra era, el emperador Constantino
la aporta- promulgó el edicto de Milán, que facilitó la conversión del cristia-
ción concreta que rea- nismo en religión oficial del Imperio, los días de la ciencia esta-
lizaron los personajes ban ya contados.
más relevantes que, de
algún modo, aparecen
Durante el período de dominación romana, el Museum tuvo unos
ligados a ella.
breves momentos de florecimiento a lo largo de los siglos II y III de nuestra
era; las figuras más relevantes de esa época fueron: el astrónomo Ptolomeo,
y los matemáticos Papo y Diofanto.

LA MATEMATIZACIÓN DEL MUNDO FÍSICO


Hemos señalado previamente cómo, en diversos momentos de la
historia del pensamiento griego, han aparecido enlazadas las matemáti-
cas y ciertas manifestaciones del mundo natural. Pretendemos, en lo que
sigue, analizar de qué modo y en qué grado se produjo ese entrelazamiento
de los conocimientos físicos y matemáticos, que se hace más explícito
durante el período helenístico, coincidiendo con el máximo esplendor del
Museum.

Convendría, sin embargo, precisar cuáles son las diferencias y ana-


logías que existen entre lo que ahora denominamos Ciencia y lo que así
era conceptuado en Grecia.

68
La ciencia antigua

La ciencia moderna puede caracterizarse de un modo nítido y sin


ambigüedades:

x En lo que se refiere al método, por una interacción entre la


inducción y la deducción de la que forman parte sustancial el uso
del experimento y del lenguaje especializado de la Matemática.
x En lo concerniente a su propósito, por una conjunción de com-
prensión y conquista de la Naturaleza que bascula entre dos
polos: el conocimiento desinteresado y la aplicación técnica.

En Grecia, en cambio, tanto el método como el propósito o los objeti-


vos de la Ciencia tuvieron un carácter marcadamente distinto:

x Los griegos no hicieron experimentos sistemáticos de modo


que la inducción se vio limitada básicamente a la observación y
a la recolección de material tal como
se presenta en el mundo natural. Se
trataba, pues, de una inducción pri-
mitiva. Tampoco la deducción estaba,
desde cánones modernos, muy desa-
rrollada si se tiene en cuenta que care-
cía de lo que Kant consideraba esen-
cial en cualquier ciencia verdadera: La
matematización de sus conceptos funda-
mentales y la deducción de hechos a partir
de leyes expresadas en términos de fórmu-
las matemáticas.
x La ciencia griega no aspiraba, de un
modo sistemático, al control y conquista de la Naturaleza y tam-
poco consideraba aceptable el desmembramiento de los objetos
o los fenómenos sometidos a estudio, por lo que no aparecían
acentuados los aspectos manipulativos. Sólo la curiosidad inte-
lectual espoleaba la investigación sobre el mundo natural, y su
Física, de grandes preguntas y osadas respuestas, no acertó a
ser, en la mayor parte de los casos, otra cosa (¡nada menos!) que
Filosofía. La tecnología no encontró un lugar definido y no se
produjo esa síntesis de conocimiento puro y aplicación práctica
que está en la base de la ciencia moderna.

Hemos expuesto con anterioridad las características esenciales de


las dos teorías físicas desarrolladas en el período clásico de la ciencia y la
filosofía griega: el atomismo y la física aristotélica y también hemos dedi-
cado cierta atención al modo en que una y otra explicaban diversos fenó-
menos del mundo natural.
De igual modo hemos reseñado ciertos aspectos de la matemática
de ese período poniendo especial énfasis en mostrar que:
a) La civilización griega estaba dominada por el ideal de belleza y
armonía. El imperio de la forma condujo al culto de la figura y más en
concreto al de las figuras simples (una geometría de regla y compás), lo
que significaba un predominio de lo visual.

69
La ciencia antigua

b) La geometría permitió obviar el problema de los inconmensura-


bles, articulándose, paulatinamente, como sistema deductivo hasta
elaborar una sofisticada técnica de la demostración, desde lo visual
al discurso axiomático-deductivo, pasando por las demostraciones
por reducción al absurdo.
c) La formalización de la aritmética fue, sin embargo, mínima, y las
razones quizás haya que buscarlas en diversos factores, entre los que
cabe señalar los siguientes:
$ Notación simbólica inadecuada (inexistencia del cero, nota-
ción no posicional, etc.).
$ Carácter logístico, práctico.
¿Sabías que
la obra de $ El problema de los inconmensurables.
Euclides d) La noción de medida –básica en ciencia–, se articuló sobre la
permaneció teoría de las proporciones de Eudoxo que sólo contemplaba la razón
desconocida durante entre magnitudes homogéneas, de modo que únicamente pudo
mucho tiempo, tras el
fin del Imperio Roma- aprehenderse matemáticamente lo estático, lo fijo.
no, y que fue recupe- El tratado que con mayor nitidez recogía todas estas caracterís-
rada por Occidente a ticas era Los Elementos de Euclides.
partir del siglo XI, gra-
cias a la traducción
Los Elementos constan de trece libros, cuyo contenido es el siguiente:
hecha del árabe por la
Escuela de Traducto- x Libros I-VI. Se ocupan de Geometría Plana. El libro I incluye las
res de Toledo? definiciones y postulados y estudia los triángulos, las paralelas, los
paralelogramos, etc.; el libro II se dedica a lo que podríamos denominar
álgebra geométrica, en tanto que el III trata de la geometría del círculo y el IV
de los polígonos regulares. El libro V desarrolla la teoría de las proporcio-
nes aplicable tanto a las magnitudes conmensurables como a las incon-
mensurables y el libro VI se dedica a las aplicaciones de esta teoría a la
geometría plana.
x Los libros VII-X. Estudian la Aritmética y la teoría de números;
propiedades de números primos, mínimo común múltiplo, progresio-
nes, etc.
x Los libros XI-XIII. Están dedicados a la Geometría de sólidos. En
el XI se establecen paralelismos en tres dimensiones con el tratamiento de
la geometría plana de los libros I-VI, y en el XII se aplica el método de
exhaución a la medida de círculos, esferas, pirámides, etc. El libro XIII se
dirige al análisis de los sólidos regulares.

Se trata de un texto perfectamente articulado sobre matemática, –o


Elige un
con más precisión sobre Geometría griega–, que es la culminación de
Teorema centenares de años de pensamiento matemático en el que su autor, como
del Libro I señala Sarton, pese a no ser un completo innovador en lo que se refiere a teore-
de «Los Ele- mas concretos, métodos o articulación del libro, hizo mucho mejor y a una escala
mentos» y
analiza el uso que hace
muy superior, lo que otros geómetras habían hecho antes que él. Es, además, un
Euclides de las nocio- monumento tan maravilloso en simetría, belleza interior y claridad como el
nes comunes y las nocio- Partenón, pero incomparablemente más complejo y más durable. Un texto que, a
nes específicas. Estudia diferencia de otros clásicos de la ciencia hoy obsoletos, mantiene aún su
el sistema deductivo
empleado.
validez como libro para el estudio de la Geometría elemental.
En esta articulación, Euclides trató de ajustarse a pautas enuncia-
das por Platón y Aristóteles. De acuerdo con el primero, el conocimiento
matemático sólo podía adquirirse mediante razonamiento y, por ello, las

70
La ciencia antigua

propiedades no debían inferirse de las figuras sino probarse de manera


exacta sin hacer uso de ellas; de acuerdo con el segundo, el entramado del
texto matemático había de proceder desde las denominadas nociones
comunes –propias de todo sistema deductivo–, a las nociones especiales
–en las que o bien se postulaba la existencia de los conceptos matemáti-
cos fundamentales o bien se establecía su significado–, y desde ellas al
resto de los enunciados que debían ser probados.

EUCLIDES
Resulta curioso que, pese a la importancia de
su obra,los datos que poseemos sobre su exis-
tencia sean tan escasos. Parece que fue más
joven que los discípulos directos de Platón, ma-
yor que Arquímedes (nacido en el 287 antes de
nuestra era) y coetáneo de Ptolomeo, primer rey
de Egipto, que vivió entre el 367 y el 283. En
suma se dice que alcanzó su madurez sobre el
300, fecha en que se data, tradicionalmente, su
obra Los Elementos. Otro aspecto seguro de su vida es que en-
señó o formó escuela en Alejandría.
En su obra citada sintetizó, de manera rigurosa y ortodoxa,
todos los desarrollos matemáticos de la cultura griega hasta ese
momento. Es por ello que fue considerada un canon en geome-
tría durante más de veinte siglos, –desde el III antes de nuestra
era hasta la segunda mitad del XIX de nuestra era en que se
desarrollaron las geometrías no euclídeas. Todavía a finales del
siglo XVIII el filósofo alemán Inmanuel Kant consideraba su geo-
metría como uno de los pilares inatacables de nuestra cultura.
El recorrido anterior, por la física y la matemática griegas, nos per-
mite encarar ahora el complejo problema de las relaciones entre ambas y
entender, quizás, los obstáculos que impidieron su interfecundación plena.
Así, el nivel de desarrollo de la matemática griega aparecía
mediatizado:
x Por el concepto de razón, proporción, entre magnitudes homogé-
neas y por la indefinición de producto de magnitudes.
x Por su carácter eminentemente geométrico y su ausencia de
simbolismo aritmético.
Estos dos factores condujeron respectivamente a:
p La imposibilidad de captar lo móvil (resulta impensable defi-
nir el moderno concepto de velocidad como razón entre dos mag-
nitudes de distinto tipo, –heterogéneas–, como el espacio y el tiem-
po) y por tanto de aprehender la esencia del mundo físico.
p El olvido de lo material como objeto de medida y, por tanto, su
no conceptuación como conjunto de propiedades cuantificables
a las que puede adscribírseles un número sobre una escala.

71
La ciencia antigua

Por otra parte, la visión dominante de la física griega (el aristotelismo)


aparecía lastrada por la teleología y la preponderancia de lo cualitativo
frente a lo cuantitativo. Hay así, una valoración de las causas finales por
encima de las causas eficientes como factor explicativo de un fenómeno
(¿por qué? frente a ¿cómo?), un rechazo de la manipulación de la Natura-
leza y una profunda resistencia a descomponer un todo en sus partes
porque así se lo desnaturaliza, y una minusvaloración de lo mecánico
frente a lo natural (papel subsidiario de la tecnología).
A estos factores conviene añadir aquellos otros que se infieren del
análisis de las nociones de espacio matemático y físico que utilizaban los
griegos.
a) El espacio matemático que subyace en la Geometría de los Elemen-
tos de Euclides se desprende de sus postulados:

Postulados de Euclides

Postulado 1: De cualquier punto se puede conducir una recta a


Trata de
profundi-
todo otro punto.
zar en las Postulado 2: Toda recta limitada se puede prolongar indefini-
consecuen- damente.
cias que, para la no- Postulado 3: Con cualquier centro y cualquier distancia se pue-
ción de espacio, tienen
los cinco postulados
de describir un círculo.
de Euclides. Postulado 4: Todos los ángulos rectos son iguales entre sí.
Postulado 5: Si una recta que corta a otras dos, forma ángulos
internos de un mismo lado menores que dos rectos, las dos rectas
prolongadas se encontrarán del lado en que están esos dos ángu-
los menores que dos rectos.

Heath, en el comentario sobre los mismos, señala los siguientes ex-


tremos: La continuidad del espacio está implícita en el primer postu-
lado, que requiere la posibilidad de trazar una línea recta entre dos
puntos cualesquiera; la carencia de límites está implícita en el segun-
do postulado, según el cual siempre es posible extender todo segmen-
to recto; el tercero, que elimina toda restricción sobre el tamaño del
círculo, requiere tanto la continuidad como la infinitud del espacio,
mientras que el cuarto, afirmando la igualdad de todos los ángulos
rectos es una consecuencia del principio de la invariabilidad de las
figuras, que de nuevo equivale a la homogeneidad del espacio. El
quinto, y más famoso, postulado puede ser sustituido por su equiva-
Analiza con lente lógico que admite la posibilidad de construir figuras similares
mayor deta-
lle las razo-
en cualquier escala de magnitud. La homogeneidad y la infinitud son
nes que se pues rasgos sustanciales de este espacio matemático de Euclides.
aducen en b) No puede hablarse, sin embargo, de una noción única de espacio
el texto sobre la nece- físico ya que a las propiedades de homogeneidad e infinitud que le
saria isomofía que
debe existir entre espa-
atribuían los atomistas se contraponían las de heterogeneidad y
cio físico y espacio finitud que le adjudicaba el aristotelismo.
matemático para que Una matematización completa del mundo natural exige al espacio
aquél sea expresable en físico características de homogeneidad e infinitud similares a las que
lenguaje geométrico.
posee el espacio matemático sobre el que está construida la Geometría
euclídea. De ahí que el heterogéneo y finito mundo físico de Aristóteles,

72
La ciencia antigua

dominante durante el período que estudiamos, sea difícilmente


matematizable en su conjunto usando el lenguaje de la Geometría de
Euclides.
No es cierto, sin embargo, que no existieran en la ciencia griega
intentos de matematizar parcelas del mundo natural y que no podamos
hablar, en cierto sentido, de matemática aplicada, sobre todo en la época
que ahora historiamos en la que se consolidó una comunidad científica
que, bajo la influencia de la concepción peripatética, cultivó las diferentes
disciplinas en las que el maestro había clasificado las ciencias, acentuan-
do los aspectos observacionales y concretos de cada fenómeno en detri-
mento de las especulaciones globalizadoras. Se parceló el conocimiento y
el estudio ganó en profundidad.
La fusión de la Matemática con las Ciencias de la Naturaleza du-
rante este periodo es, como no podía ser de otro modo, incompleta,
asistemática y sólo alcanzó a parcelas de Naturaleza esencialmente está-
ticas o que podían ser tratadas como tales. Explica en
A esas razones internas se añadieron las que provenían de los valo- qué sentido
res propios de la sociedad griega y más en concreto los que se inferían del podemos
afirmar que
menosprecio por el trabajo manual y por la técnica. El trabajo del técnico,
mediante
en efecto, no poseía en la sociedad griega un reconocimiento social eleva- las cinco máquinas
do, por una doble razón: simples se «engaña» a
p Su actividad –la construcción de máquinas–, era conceptua- la Naturaleza. Piensa
en algún otro tipo de
da como contraria a la Naturaleza (la palabra mecánica proviene
máquina mediante la
del griego mechanaomai que viene a significar urdo una treta). cual se consiga un
p Su función –aligerar el trabajo humano o aumentar la pro- efecto similar.
ductividad– poseía una importancia menor en una sociedad
esclavista como la griega en la que el número de esclavos supera-
ba ampliamente a la población libre. La utilidad de la máquina
era así, discutible.
Vamos a explorar, no obstante, algunas de esas parcelas del mundo
físico en las que los griegos fueron capaces de establecer un nexo entre él y la
matemática.
F B B
Mecánica
R
F
Los filósofos de la Antigüedad llamaban las cinco
P
grandes a las máquinas simples siguientes: el plano
inclinado, la cuña, el tornillo, la palanca y la rueda. A Plano inclinado C A Cuña C

El primero que inició la sistematización de esas


máquinas simples fue Arquímedes. Herón, en un li- A O B
bro titulado Mecánica, estudió exhaustivamente el R F
plano inclinado y trató de fundamentar esas máqui-
nas simples en el principio de la palanca. Palanca

Estos matemáticos, físicos e ingenieros aplicaron


la Geometría a una rama de la Física –la Mecánica–, y
D d
mostraron que en todas esas máquinas subyacen prin- F
R
cipios comunes (la cuña simple puede imaginarse
como un plano inclinado móvil que transforma un
esfuerzo lineal en otro lateral de mayor intensidad, el
Rueda Tornillo
tornillo puede asimilarse a una cuña arrollada a un

73
La ciencia antigua

cilindro que convierte el desplazamiento circular en energía de elevación


Haz un lis- o compresión; y la rueda, usada en la cabria, no es otra cosa que una palan-
tado de má-
quinas que
ca de un sólo brazo con efectos multiplicadores, como bien demostró
tengan el Arquímedes al estudiar la ventaja mecánica que tal dispositivo propor-
principio de la palan- ciona). Podría, pues, afirmarse que nos encontramos ante los primeros
ca como fundamento casos de unificación explicativa de fenómenos aparentemente diversos me-
de su acción.
diante una misma formulación matemática.

ARQUÍMEDES (287-212)
Nació en Siracusa hacia el año 287 antes
de nuestra era y parece que vivió setenta
y cinco años a partir de esa fecha. Hijo de
un reputado astrónomo, se decidió final-
mente hacia el estudio de la matemática, la
mecánica y la hidrostática, sobre las que
mantuvo correspondencia con algunos
matemáticos alejandrinos como Eratós-
tenes y Dositeo y a las que hizo aportacio-
nes que aun perduran.
Sus escritos y su método lo convirtieron, probablemente, en el
mayor y más moderno de los científicos de la antigüedad y en un
avanzado de la aplicación de la matemática a la física.
Su muerte, según cuentan, se produjo durante el asalto a la
isla por los romanos en el año 212, mientras se hallaba absorto
en un problema geométrico.

Arquímedes parece que fue también el inventor de la polea com-


puesta (polipasto) –un aparato para aumentar la fuerza de tracción o ele-
vación–, en cuya base está, al igual que en las otras máquinas simples, lo
que más tarde se denominará regla de oro de la Mecánica: es posible reducir
a voluntad el esfuerzo que debe aplicarse para mover un peso dado siempre que
uno se tome la molestia de incrementar proporcionalmente la distancia a través de
la cual se ejerce ese esfuerzo. Es justamente este principio el que dota a la
Mecánica de su carácter aparentemente antinatural y permite conceptuar-
la como uso de una treta.

Sobre el equilibrio: Estática

La relación establecida por Arquímedes entre Matemáticas y Fí-


sica fue especialmente significativa en el campo de la Estática, del equili-
brio, así como muy fructífera tanto para esta ciencia como para la Mate-
mática. Tendremos ocasión de volver a ello cuando analizemos el papel
jugado por Arquímedes en la historia del desarrollo del Cálculo y en
concreto por su método de descubrimiento de propiedades geométricas.
Aunque centremos nuestra exposición en la figura de Arquímedes,
queremos señalar que no fue el primero en abordar matemáticamente la

74
La ciencia antigua

noción de equilibrio; Arquitas de Tarento y ¿Sabías


Euclides, entre otros, se ocuparon de este asunto. que se atri-
buye a Ar-
La estructura del tratado que escribió, Del
químedes
equilibrio de los planos es ortodoxa e incluye, en el la construcción de
libro I siete postulados a partir de los que deduce unos gigantescos bra-
15 proposiciones entre las que destacan la 6ª y la zos mecánicos que,
ubicados en el puer-
7ª donde se demuestra que: Dos magnitudes,
to, eran capaces de
comensurables o no, están en equilibrio a distancias atrapar a los barcos
recíprocamente proporcionales a los pesos. Esta pro- enemigos y hundirlos
posición no es otra cosa que el Principio de la Palanca que permitiría atri- volteándolos, o tam-
bién la construcción
buir a Arquímedes esa famosa frase : Dadme un punto de apoyo y moveré el
de unos enormes es-
mundo. pejos que al concen-
trar los rayos del Sol
Postulados hacían arder a esas
embarcaciones?

1.- Pesos iguales a distancias iguales están en equilibrio, en tan-


to que pesos iguales a distancias desiguales no lo están, desnive-
lándose hacia el peso que está a mayor distancia.
2.- Si, cuando pesos a unas ciertas distancias están en equili-
brio, se añade algo a uno de ellos, dejan de estar en equilibrio
desnivelándose hacia el peso al que se le ha añadido algo.
3.- Si, de modo similar, se quita algo de uno de los pesos, el
equilibrio no subsiste desnivelándose hacia el peso al que no se le
ha quitado nada.
4.- Cuando se hacen coincidir figuras similares e iguales, sus
centros de gravedad coinciden.
5.- En figuras similares desiguales, los centros de gravedad es-
tán situados «similarmente».
6.- Si magnitudes a ciertas distancias están en equilibrio, otras
magnitudes iguales a ellas también estarán en equilibrio a las
mismas distancias.
7.- En cualquier figura cuyo perímetro sea cóncavo en la misma
dirección, el centro de gravedad debe estar dentro de la figura.

La idea que guía el contenido de estos postulados es la de simetría y


su potencia puede ilustrarse observando cómo demuestra una de sus
más famosas proposiciones, la sexta.

Proposición 6: Magnitudes comensurables están en equilibrio a


distancias recíprocamente proporcionales a los pesos.

Sean las magnitudes comensurables A y B y una distancia dada DE


en la que puede encontrarse un punto G que verifica:

DG : GE = A : B

Hay que probar que G es el centro de gravedad de la magnitud com-


puesta de A y B , o lo que es equivalente, probar que la palanca apoyada en
G, con los pesos A y B colocados en D y E respectivamente, está en equilibrio.

75
La ciencia antigua

Como A y B son comensurables también lo serán DG y GE. Sea, por


tanto, N una medida común de estas distancias ( DG = n’ N y GE = m’N
–en el caso que aquí representamos la razón de A : B = 3 : 2 ).

L E G H D K

Hay tres ti- Hacemos DH = DK = EG y EL = DG, verificándose entonces:


pos de pa-
lanca en fun- EH = EG + GH = DH + GH = DG
ción del lu- HL = HE + EL = DG + DG = 2DG
gar en que estén colo-
cadas la potencia, la
HK = HD + DK = 2HD = 2EG
resistencia y el punto Se verificará por tanto que :
de apoyo. Busca un
ejemplo de cada uno A : B = 2DG : 2GE = HL : HK
de ellas. HL = nN y HK = mN
y por tanto A = nZ y B = mZ con n y m pares (6 y 4 respectivamente en
nuestro caso).

Sea ahora la magnitud Z tal que está contenida en A tantas veces como
N está contenida en HL, y tantas veces en B como N lo está en HK.
Dividamos HL y HK en partes iguales N y A y B en partes iguales Z
y coloquemos en cada segmento lineal N una magnitud Z de forma que el
centro de gravedad de Z esté sobre el punto medio de N; en estas condicio-
nes, el centro de gravedad de todas las magnitudes Z colocadas sobre la
parte HL estará en E, mientras que el de las ubicadas sobre HK se hallará
en D (Proposición 1).

L E G H D K

E G D

A Equilibrio B

Ello implica que A estará en E y B en D y como hay un conjunto de


Uno de los magnitudes iguales sobre una línea recta cuyos centros de gravedad son
resultados equidistantes y en número par, es obvio que el punto medio de dicha línea
atribuidos recta será el centro de gravedad del conjunto. Este punto medio es G que
a Arquíme-
des afirma que Todo
será, por tanto, el centro de gravedad de la magnitud compuesta por A y B.
cuerpo sumergido en un
líquido experimenta un Por tanto, si A está en E y B en D,
empuje vertical hacia
arriba iguel al peso del vo-
ambas estarán en equilibrio en torno a G.
lumen de fluido desaloja-
do. ¿Cómo recoge la
De mayor envergadura es su obra Sobre el equilibrio de los cuerpos
tradición el modo en
que se produjo este flotantes. En este tratado, que consta de dos libros, y cuyo texto griego sólo
descubrimiento? se conoció a partir de 1899, Arquímedes estableció los principios funda-
mentales de la ciencia de la Hidrostática (libro I) y analizó las condicio-
nes de estabilidad de un segmento de paraboloide recto de revolución

76
La ciencia antigua

(figura obtenida al girar una parábola en torno a su eje), que flota en


fluidos de diferentes densidades (Libro II).

Óptica

Resulta repetitivo volver a señalar la importancia que el mundo


griego concedió al concepto de simetría y su estrecha conexión con la idea
de belleza, proporción y armonía. No es extraño, pues, que los fenómenos
de la reflexión especular, tan íntimamente relacionados con aquélla, sus-
citaran la atención de los filósofos de la Naturaleza a lo largo de toda la
historia y que éstos intentaran encontrar las leyes que rigen la formación
de imágenes. La fascinación que, por otra parte, ejerció la luz, su íntima
relación con el proceso de la visión, por medio del cual nos relacionamos Describe el
proceso me-
con el mundo exterior, le otorgaron un lugar de privilegio; por otra parte, diante el que,
la frase con la que Aristóteles comienza la Metafísica: Todos los hombres, por a tu juicio, ve-
naturaleza, desean conocer, se ve complementada por esta otra afirmación: mos los objetos.
Por encima de los otros sentidos, la vista nos ayuda a conocer las cosas revelándo-
nos, además, múltiples distinciones. El estudio, tanto del proceso de visión
como de la propia naturaleza de la luz, estuvo desde el principio en el
centro de la reflexión que los griegos hicieron sobre el mundo fenoménico
porque difícilmente podremos entender lo que vemos si no somos capaces de
entender cómo vemos.

Teorías sobre la luz y la visión en Grecia

Las ideas griegas sobre la luz y el proceso de visión eran, hasta


Aristóteles, esencialmente emanacionistas («algo» va desde un lugar a otro).
De modo simplificado podríamos señalar que estas emanaciones
tienen como fuente el ojo –caso de Empédocles o el mismo Euclides– que
actúa a modo de ventana por la que se canaliza una especie de fuego
interior, o el objeto –caso de los atomistas– que desprende de modo conti-
nuo y en todas direcciones imágenes de su superficie (los eidola). Entre
estas dos tesis extremas, Platón propone una hipótesis mixta en la que la
visión está producida por la unión de los rayos emitidos por el ojo y la luz
que emana del objeto.
Euclides escribió un tratado de Óptica en el que aceptaba que el
proceso de visión era debido a los rayos que, procedentes de nuestros
ojos, impactaban sobre el objeto y, pese a esta concepción de principios
totalmente errónea, obtuvo toda una serie de conclusiones válidas de
Geometría Proyectiva (Óptica Geométrica) apoyadas en la noción de rayo Mediante la
y en la propagación rectilínea de la luz. visión perci-
En sus deducciones maneja la ley fundamental de la reflexión: el bimos la lo-
calización
ángulo de incidencia i es igual al ángulo de reflexión r. de los objetos en el es-
Toda otra serie de matemáticos griegos dedicaron también su aten- pacio. Investiga a tra-
ción a la óptica (Arquímedes, Apolonio de Perga, Ptolomeo, Herón de vés de qué procedi-
Alejandría, etc.). Incluimos aquí por su interés una prueba de la ley de la miento somos capaces
de percibir la distan-
reflexión atribuida a Arquímedes en la Catóptrica de Pseudo-Euclides, y cia a la que se encuen-
un interesante resultado obtenido por Herón sobre el recorrido de la luz, tra un objeto del ojo.
que es un claro antecedente de los principios de mínimo desarrollados en
el siglo XVII por Maupertuis y Fermat.

77
La ciencia antigua

Trata de ex-
Prueba de Arquímedes
plicar cómo
se forma la La prueba de Arquímedes utiliza un método de reducción al absurdo.
imagen en
un espejo.
C D

^
i ^
r
E A B

Sean los ángulos y .


El ángulo puede ser mayor, igual o menor que .
Supongamos .
Si invertimos el sentido del rayo de modo que ahora el ojo esté en D en
vez de en C y el objeto en C en lugar de en D, debe verificarse . Ahora
bien, por hipótesis , lo que resulta imposible simultáneamente.
De modo similar se argumenta para el otro sentido de la desigual-
dad y por tanto se concluye que .

La prueba de Herón se basaba en un principio sobre el mundo natu-


ral explicitado por Aristóteles pero que se remonta a la más vieja tradi-
ción griega: la Naturaleza no hace nada en vano. Referido a la luz esta-
¿Qué signifi- blecía que ésta viaja en línea recta, es decir, por el camino más corto.
ca, a tu juicio, Por tanto, aún en el caso de que el camino sea quebrado en un punto
la expresión
«La Naturale- por reflexión, esa línea quebrada debe ser la más corta que conecte el
za no hace nada objeto y el ojo.
en vano»? Herón afirmaba que ese camino era el que cumple que el ángulo de
incidencia es igual al ángulo de reflexión.

Prueba de Herón

Sea la superficie m un espejo plano, C el ojo y D el objeto visto.


Sea la línea CAD la que cumple la condición de que el ángulo de
incidencia es igual al de reflexión.
F E C (ojo) Prolonguemos DA hasta F que es el pun-
to en que esta recta corta a la perpendicular al
B espejo trazada desde C.

^i ⇒ DAEF = DAEC
A Por tanto CA = AF ⇒ CA+AD = FD
^
r
Sea B otro punto del espejo distinto de A
y unamos FB y BD.
Como FE = EC y BE es perpendicular a
FC, BF = BC.
m
B´ D (objeto) Por tanto, CB+BD = FB+BD > FD = CA+AD.
Espejo

78
La ciencia antigua

Astronomía

Resulta extraordinariamente curioso comprobar cómo los griegos


no dudaron en utilizar la geometría de Euclides, y, por tanto, la noción de
espacio que comporta, para calcular y medir en un mundo físico que
supone una noción de espacio radicalmente opuesta a aquélla: homogé-
neo e infinito el espacio de la geometría, heterogéneo y finito el de la física
ortodoxa.

a. Medida del diámetro de la Tierra

Se trató del primer intento claro de determi-


nar las dimensiones del mundo en el que se des-
pliega la actividad humana. El método utilizado
a se basaba, como sabemos, en la observación de
ciertos hechos relacionados con la astronomía:
A
en el solsticio de verano los rayos del Sol caen Investiga
S
cómo puede
perpendicularmente en Siene, (ciudad situada en obtenerse el
a
el Sur de Egipto); al mismo tiempo, estos rayos radio de la
O tienen una cierta inclinación respecto a la verti- Tierra a partir de los
cal en Alejandría (ciudad situada supuestamen- datos conocidos por
Eratóstenes y qué va-
te a la misma longitud geográfica que la ante- lor obtuvo este último.
rior). Dos estacas clavadas en el suelo de dichas
poblaciones proyectarán distintas sombras (nula
en Siene y con un cierto valor en Alejandría). Una simple relación geométrica
nos permite obtener el valor del radio de la Tierra a partir de la longitud
de la estaca, de la sombra que proyecta y de la distancia medida entre las
dos ciudades.

b. Las dimensiones del Cosmos

Se deben a Aristarco de Samos las primeras medidas relativas de la


amplitud del Cosmos y por tanto una primera percepción de su vastedad.
Aristarco es citado por Copérnico como uno de sus predecesores en
la aceptación de un modelo heliocéntrico para el Universo. Nada sabe-
mos, sin embargo, de las razones por las que el científico griego sostuvo
tal hipótesis y nada nos dice él mismo en su tratado Sobre las medidas y
distancias del Sol y la Luna. En este tratado, y en la más pura tradición
clásica, enuncia una serie de hipótesis (seis en total) a partir de las que
deduce una serie de proposiciones (18).

HIPÓTESIS

1.- La Luna recibe la luz del Sol.


2.- La Tierra está en la relación de un punto y centro a la esfera en la que la
Luna se mueve.
3.- Cuando la Luna aparece como «media Luna», el gran círculo que divide
las porciones oscura y brillante está en la dirección de nuestro ojo. [Expresado
de modo más conciso diríamos que cuando la luna aparece como «media
luna», ésta, la Tierra y el Sol determinan un triángulo rectángulo.]

79
La ciencia antigua

4.- Cuando la Luna aparece como «media


Luna», su distancia desde el Sol es entonces me-
nor que un cuadrante en 1/30 de cuadrante. [En
esta proposición lo que se da es el valor del
ángulo con el que se ven desde la Tierra, el
Sol y la Luna (90º - 3º = 87º) cuando ésta
última aparece como media luna.]
5.- La anchura de la sombra de la Tierra es
la de dos lunas.
6.- La Luna subtiende 1/15 parte de uno
de los signos del Zodíaco.

Con estas hipótesis Aristarco prueba un conjunto de proposiciones


entre las que destacan las tres siguientes:

Proposición 7: La distancia del sol a la Tierra es mayor que 18 veces, pero


menor que 20 veces, la distancia entre la Luna y la Tierra.
Proposición 8: El diámetro del Sol guarda con el de la Luna la misma
razón que la antedicha.
Proposición 15: El diámetro del Sol guarda con el de la Tierra una razón
¿Sabías que
algunos
que es mayor que 19/3 pero menor que 43/6.
autores han
apuntado El tratado de Aristarco nos permite, como ya apuntamos anterior-
que el re- mente, adquirir una idea más clara de las dimensiones del Cosmos acep-
sultado de la proposi-
tando tácitamente una estructura para el espacio físico, en el que están
ción 15 movió a Aris-
tarco a defender una situados los objetos celestes, al que es aplicable la geometría euclídea. Es,
teoría del Cosmos he- pues, un buen ejemplo del modo en que los griegos aplicaban la matemá-
liocéntrica? Explícalo. tica a ciertos problemas físicos.
Incluimos a continuación el modo en que prueba la proposición 7.

1ª Parte de la prueba : TS > 18 TL

80
La ciencia antigua

Sean S, T y L los centros del Sol, Tierra y Luna respectivamente cuando


se cumple la hipótesis 3 y la hipótesis 4 (∆ STL rectángulo y ).
Construyamos el cuadrado SFET y bisequemos el ángulo .

Por otra parte:


y en consecuencia:

Teniendo en cuenta una relación conocida en tiempos de Aristarco:


(1)
Queremos probar que
FG : GE = FT : TE ya que al ser ∆ TO’G isósceles se verifica:
FG : GE = FO’ : O’T = FO’ : O’G = FT : TE
FG : GE = FT : TE : 1 = FG : GE = : 1 > 7/5 (Aproximación a )
(FG + GE) : GE > (7 + 5) : 5 FE : GE > 12 : 5 = 36 : 15 (2)
Componiendo (1) y (2) queda:

FE : HE = TS : TL > 36 : 2 = 18 : 1 ⇒ TS > 18 TL

2ª Parte de la prueba : TS < 20TL

Reconstruye,
paso a paso,
las dos partes
de la prueba
de Aristarco.

TH corta al círculo SE en el punto D. Tracemos la paralela a TE por


ese punto, DK. Circunscribamos una circunferencia al triángulo DKTD y
sea la cuerda TL’ igual al radio de dicho círculo.
TD = 2r (diámetro del círculo).

y por ser el ∆TKO’’ isósceles el ángulo .

81
La ciencia antigua

arc TK = 1/60 circunferencia del círculo (corresponde a un ángulo central de 6º)


Inscribe un
hexágono arc TL’ = 1/6 circunferencia del círculo
regular en
una circun-
y por tanto: arc TK : arc TL’ = 1:10 < TK : TL’ = TK : r ⇒ r < 10 TK
ferencia y
2r = TD < 20 TK
justifica por qué en la
demostración el arco En los triángulos ∆STL y ∆KTD se verifica:
TL´ es igual a 1/6 de
la circunferencia del TD : TK = TS : TL < 20 ⇒ TS < 20 TL
círculo.
Se concluye así que 18 TL < ST < 20 TL

Conviene señalar que, desde nuestra actual perspectiva (una vez


desarrollada la trigonometría), el cálculo anterior se limita a la determi-
nación del coseno del ángulo de observación de las líneas Tierra - Sol y
Tierra - Luna:

Construye,
un triángulo
rectángulo
semejante al Por otra parte podemos especular con la idea de que Aristarco bien
usado por
Aristarco y explica de pudo usar, para tener una estimación de la distancia relativa entre la
qué modo pudo obte- Tierra y el Sol y aquélla y la Luna, la noción de semejanza construyendo
ner la estimación de la un triángulo rectángulo de dimensiones humanas, semejante al que de-
razón TL/TS. terminan los tres objetos antes mencionados.

ESQUEMA RELACIONAL
Es importante que sepas relacionar los siguientes elementos
del texto:
a) Que la época helenística supuso una nueva manera de en-
frentarse al quehacer científico que implicaba un menor grado de
teorización abstracta y una mayor dedicación a la resolución de
problemas más concretos.
b) Que las limitaciones internas de la matemática y la física
hicieron problemática la aplicación de aquélla a ésta. En concre-
to, no fue posible «captar lo móvil» ni usar de manera generali-
zada el espacio matemático para caracterizar el espacio físico.
c) Que en los casos en los que se aplicó la matemática a la Mecá-
nica, Óptica y Astronomía, se negó, de hecho, al espacio físico las
características de las que lo había dotado el aristotelismo, usán-
dose, en contrapartida, un espacio físico más próximo al imagi-
nado por los atomistas.

82
7 La concepción del cuerpo humano
desde Hipócrates a Galeno

Si al tratar la cultura griega se mencionan siempre sus logros espiri-


tuales e intelectuales, no cabe olvidar algo tan elemental como el valor
que otorgó al cuerpo y sus cuidados. De su importancia nos habla todo el
arte. La gimnasia, para el cuerpo, y la música, para el espíritu, constituye-
ron los dos pilares de la educación de su juventud. No en vano fueron
precisamente los griegos los iniciadores de los Juegos Olímpicos. El cuer-
po no era una mera envoltura o cárcel del alma, como el cristianismo y el
idealismo nos han legado, sino que poseía entidad y valor por sí mismo.

83
La ciencia antigua

Comenta la
contraposi-
ción que se
hace en el
texto entre el modo de
concebir el cuerpo en
las culturas griega y
cristiana.
Su atención correspondía a profesionales que practicaban el arte de
su tratamiento de una manera específica y diferenciada: los médicos, a
los que a menudo se unían los gimnastas. La historia de la medicina en el
seno de la civilización helénica es la de su autonomía y emancipación
con respecto a la magia, la filosofía o las otras ciencias, hasta llegar a
adquirir un método y unos contenidos propios.
Podemos dividir convencionalmente los más de diez siglos de pre-
dominio de la cultura grecolatina en tres períodos dominados por tres
tipos de práctica médica:

p La medicina pre-hipocrática, mágica o credencial.


p La medicina hipocrática.
p La medicina alejandrina y galénica.

LA MEDICINA MÁGICA O CREDENCIAL


Si fue la necesidad de controlar los poderes y fuerzas desconocidas
quien hizo brotar las prácticas religiosas y mágicas, ¿qué no había de
suceder cuando se unen el miedo y la angustia ante la propia muerte, o el
dolor y el sufrimiento ante la enfermedad? Así, durante un largo período
el cuidado y la curación del cuerpo estuvieron exclusivamente en manos
Analiza con de magos y curanderos. Tal acaeció en Grecia hasta el siglo V a.n.e.
más detalle
las razones Definimos la magia como una técnica que pretende imponer la vo-
de la pervi- luntad humana a la Naturaleza sirviéndose de poderes suprasensibles.
vencia del curande- De manera que cuando el mago evoca a esos poderes, por medio de cono-
rismo a lo largo de la cimientos y técnicas mágicas, puede ayudar y curar... o matar y destruir.
historia.
Sus intereses no van en el sentido del conocimiento o la ciencia sino en el
de manipular las fuerzas naturales y sus resultados para servir a sus
intereses.
El erudito romano Plinio aseguraba que el arte de los magos afecta-
ba fundamentalmente a tres áreas: la medicina, la religión y el arte de la
matemática, y en los inicios del pensamiento racional, entre los llamados

84
La ciencia antigua

filósofos Presocráticos, encontramos figuras como Pitágoras o Empédocles,


que gozaron en su época de fama como magos o chamanes, mezcla de
taumaturgos, pensadores y maestros, y a quienes se atribuían poderes Estudia el
papel que,
curativos e incluso milagrosos. en las anti-
A su lado existía un embrión de medicina institucional o sacerdo- guas cultu-
tal, apoyada en la creencia del poder curativo del dios de la medicina: ras, jugó la figura del
Asclepios. Poseía una red de templos con unos sacerdotes especializados chamán.
en su culto y en el conocimiento de las artes curativas. El más renombrado
de esos templos estaba situado en la ciudad de Epidauro. A su alrededor
se construyó todo un complejo de edificios destinados a la comodidad y
el entretenimiento de los pacientes que, con
frecuencia, pasaban allí semanas o meses bus-
cando alivio a sus males. Había pórticos, ba-
ños, gimnasios, posadas y teatro. Adjunto al
templo se encontraba un dormitorio especial
donde se practicaba el rito de la incubación
consistente en que el enfermo recibía un sue-
ño proveniente del dios, en el que éste le pre-
guntaba por su mal y le daba instrucciones
para su curación. Si las cumplía recuperaba
la salud.
Una vez curado, el enfermo o un parien-
te transcribía su caso en una tablilla que de-
positaba en el templo como un exvoto, algu-
nos de los cuales han llegado hasta nosotros. ¿Sabías que
Ambos tipos de curación, la de los cu- los ascle-
píadas, o
randeros o magos y la de los asclepíadas sacerdotes
pervivieron incluso en las épocas en que ya del dios Asclepios, co-
la medicina hipocrática se había consolida- nocían remedios para
do. El que algunos de los tratados hipo- un gran número de en-
fermedades?
cráticos estén dirigidos a defender al médico frente a «charlatanes y
embaucadores» da testimonio del arraigo que éstos seguían manteniendo
en amplios sectores de la población.

EL PAPEL DE LA FILOSOFÍA PRESOCRÁTICA EN


EL TRÁNSITO DE LA MEDICINA CREDENCIAL
A LA HIPOCRÁTICA

Que la medicina griega se convirtiera en un arte consciente y metó-


dico sólo es explicable bajo la acción de la filosofía jónica de la Naturale-
za. Jamás habría llegado a constituirse sin la tendencia del pensamiento
a buscar una explicación natural en todos los fenómenos, a explicar todo
efecto por una causa y a descubrir en la relación causa-efecto la existencia
de una regularidad en la Naturaleza, un orden general y necesario.
En el pensamiento presocrático hallamos un esfuerzo racionalizador
de la Naturaleza que concluye en la elaboración de teorías generales de la
vida y las funciones vitales adscritas a la phýsis. En ellas aparecen unifica-
das cuestiones referidas a la física, la medicina y la biología.

85
La ciencia antigua

Entre esos fisiólogos encontramos algunas de las ideas básicas pre-


sentes en toda la medicina griega posterior:

v La convicción de que existe una profunda relación entre el macro-


Amplía y cosmos y el microcosmos. El hombre (microcosmos) forma parte del
completa la orden natural (macrocosmos), y, por lo tanto, los mismos elementos y
información
sobre la lla-
principios que funcionan y rigen el todo son comunes a cuanto existe
mada medicina me- y vive. Dentro de esa phýsis (naturaleza) el hombre posee la parte que
teorológica. le corresponde: la phýsis anthropoi o naturaleza humana. La teoría de
que la salud y la enfermedad están ligadas a la naturaleza que circun-
da al hombre, da lugar a la medicina meteorológica, de la que es una
muestra importante el tratado hipocrático titulado Sobre los vientos, las
aguas y las regiones.
v La idea de que la Naturaleza no es una fuerza espontánea sino
teleológica y ella misma se encarga de hacer todo lo necesario para la
curación, siendo la función del médico la de facilitar su acción: La
Naturaleza se basta en todo y por todo. Las naturalezas son médicos de las
enfermedades. La Naturaleza descubre los recursos por sí misma, no a partir
del entendimiento. (Del tratado hipocrático Sobre la dieta.)
v La teoría de la oposición y el equilibrio entre contrarios, denomi-
nada medicina alopática. Anaximandro, Alcmeón de Crotona, y
Empédocles entienden la phýsis como
un orden, producto del equilibrio de
fuerzas que actúa en la Naturaleza. El
segundo de ellos traslada esa teoría
general al cuerpo humano. Éste se
halla formado por aquellas cosas que
como la mayoría de las cosas humanas
están en número de dos, es decir, el calor
y el frío, lo húmedo y lo seco, lo blanco y
lo negro, lo dulce y lo ácido, lo grande y
lo pequeño. El equilibrio entre estas
cualidades, es decir, su isonomía, ori-

86
La ciencia antigua

gina la salud. Por el contrario, el predominio de unas sobre otras da


lugar a las enfermedades, por lo que cuando esto ocurre, el remedio es
acentuar la opuesta hasta restablecer la proporción adecuada. Según
Alcmeón y Empédocles dichos elementos se pueden reducir básica-
mente, a cuatro: calor, frío, humedad y sequedad, que se correspon-
den con los cuatro elementos básicos de la Na-
turaleza: Fuego, Aire, Agua y Tierra.
La simetría del Universo se refleja así en el
cuerpo humano, y gimnastas, médicos y educado-
res inculcan como norma suprema la observación
rigurosa del sano equilibrio de las fuerzas físicas.
Así, por ejemplo, el equilibrio de la dieta es una
correcta proporción entre la energía que se ingiere
y la que se disipa gracias al ejercicio físico. Esta
parte de la medicina griega constituirá el cuerpo
central de su doctrina bajo los términos de Higiene y Dietética.
Hay que tener en cuenta que en la antigüedad la labor prioritaria
del médico era la prevención de las enfermedades más que su curación.
¿Qué razo-
Eran médicos de sanos antes que de enfermos. Por ello la higiene y la nes justifi-
dietética velaban en general por el régimen de vida que debía llevar can que en
cada hombre, el tipo de alimentos que debía ingerir y los ejercicios la época a
físicos que debía practicar bajo la guía del gimnasta. Estos ocupaban la que se refiere el tex-
to el médico se ocupa-
un lugar clave en su vida diaria, de ahí que los gimnasios o palestras ra más de los sanos
estuvieran ubicados en espacios de privilegio dentro del tejido urbano de que de los enfermos?
sus ciudades, y que en ellos no sólo se ejercitara el cuerpo sino también el
espíritu, tal y como lo muestra Platón en sus Diálogos.

Un espacio organizado para el cuidado del cuerpo y el espíritu.

Es lógico, pues, que el médico se sintiera también un pedagogo, y


que una de las disciplinas que enseñaran los Sofistas fuera la medicina,
ya que se consideraba fundamental que cada ciudadano aprendiera por
sí mismo a hacerse cargo y cuidar de su propio cuerpo. Ello explica por-
qué gran parte de la literatura médica y sofística fuera dirigida a la divul-
gación de las bondades de tales principios médicos. Así algunos de los
tratados hipocráticos como Sobre el régimen de vida sano o Sobre las afeccio-

87
La ciencia antigua

nes tuvieron como propósito servir de guía a los educadores acerca de la


dieta diaria que había de observarse.

LA MEDICINA HIPOCRÁTICA

La vida es breve; la ciencia extensa; la ocasión fugaz; la experiencia insegu-


ra; el juicio difícil. (Hipócrates. Aforismos)

HIPÓCRATES DE COS (460-375)


Su vida se data entre el 460 y el 375 antes de
nuestra era. Nació en Cos, una de las capita-
les de la medicina antigua, la cual se hallaba
repartida en tres escuelas, la propia de Cos,
la de Cnido y la de Sicilia. Las dos primera
ciudades se ubicaban en el Asia Menor, mien-
tras que la tercera en el sur de Italia.
Hipócrates fue la cabeza visible de la escuela
de Cos. Se dice que perteneció a una familia
que había llegado a esta ciudad desde Tesalia
unos siglos antes. Aquí asumió el sacerdocio del dios Asclepios
(es decir, la dedicación a la medicina).
Como médico viajó abundantemente por toda Grecia y man-
tuvo relaciones con las principales figuras intelectuales de su
época, como el atomista Demócrito y el sofista Gorgias.
Fue el primer médico en escribir tratados de medicina y ello
propició que se le atribuyeran casi todos los escritos de medici-
na del período, hasta formar los Tratados Hipocráticos.

Con el nombre de corpus hipocráticum se designa a un conjunto de


casi sesenta escritos de autores diversos y de atribución dudosa, com-
¿Sabías que
los sofistas
puestos entre mediados del siglo V y del IV a.n.e., procedentes, fundamen-
eran educa- talmente, de las dos principales escuelas médicas de la época: las de Cos y Cnido.
dores profe- El corpus se organizó como tal en el ámbito de la Biblioteca de
sionales que recorrían Alejandría, a mediados o finales del siglo III a.n.e., al unificarse en una
Grecia formando a los
jóvenes a cambio de
sola colección los distintos escritos médicos que circulaban en la Grecia
una retribución y que de entonces. Allí es donde fueron catalogados y publicados bajo el presti-
gozaron de gran pre- gioso nombre de Hipócrates. Así fue como se mezclaron las obras de las
dicamento entre la so- dos escuelas antes citadas, e incluso las de la tercera, radicada en Sicilia.
ciedad griega del siglo
V a.n.e.?
Los tratados hipocráticos constituyeron la primera colección de tex-
tos científicos del mundo antiguo. Los más significativos se escribieron
entre el 420 y el 350 a.n.e., momento en que coinciden la generalización
del texto escrito como vehículo de transmisión cultural, la ilustración sofista
y la constitución de la propia medicina. Lo que el tono general de ellos nos
muestra es que la medicina había tomado ya en Grecia un rumbo decidi-

88
La ciencia antigua

damente humano y positivo, y el médico era considerado como el repre-


sentante de una cultura especial del más alto refinamiento metódico y
encarnación, al propio tiempo, de una ética ejemplar. Esa proyección del
saber sobre un fin ético de carácter práctico se invocaba constantemente
para inspirar confianza en la finalidad creadora del saber teórico para la
construcción de la vida humana.
El médico, que había gozado desde mucho atrás de una alta reputa-
ción como demiourgós, es decir, funcionario al servicio de la comunidad,
nos es presentado, no como un profesional rutinario (un technités), sino
como un investigador de la naturaleza humana, que pone su saber al
servicio de la ciencia práctica. Actúa de manera consciente y metódica,
confiando en la inquisición racional, conjugando su actividad técnica
con una concepción amplia acerca de los procesos naturales que afectan
al ser humano como parte integrante de ese cosmos natural.
El concepto presocrático de Naturaleza influye decisivamente en la
visión intelectual de los escritos hipocráticos, que unen a sus dotes de
observación minuciosa una capacidad notable de teorización sobre el
mundo y el hombre. Por eso, en ellos hallamos huellas de diversas doctrinas
filosóficas en un empeño por fundamentar la medicina como saber sobre
una cosmovisión racional de las causas últimas del acontecer humano.

Dentro de los tratados podemos diferenciar dos bloques:

a) Tratados técnicos, de un empirismo estricto, en los que se une la


observación al razonamiento.
b) Tratados iatrofísicos, dirigidos a un auditorio de iniciados, en los Consulta el
significado
que los autores defienden una tesis médica sin que se exijan conocimien- de los tér-
tos médicos profesionales. Sus objetivos eran la discusión, la difusión y la minos: em-
educación. Se consideran de naturaleza sofística, es decir, destinados a la pirismo, iatrofísica y
divulgación de la medicina como paideia. paideia.

Cuatro son los aspectos clave de la medicina hipocrática:

1. Una concepción desacralizada de la naturaleza humana.


2. Una tendencia o actitud científica, síntesis de la razón con la
práctica de la observación y la experiencia, es decir, un nuevo
método científico.
3. Una ética profesional.
4. Una nueva concepción del organismo humano.

1. Una concepción desacralizada de la naturaleza humana

Acerca de la enfermedad que llaman sagrada (la epilepsia)


Investiga
sucede lo siguiente. En nada me parece que sea algo más divino ni
en que con-
más sagrado que las otras, sino que tiene su naturaleza propia, como siste la epi-
las demás enfermedades, y de ahí se origina... y si va a ser estimada lepsia y las
sagrada por lo asombrosa, muchas serán las enfermedades sagradas razones por
las que se le conside-
por ese motivo, que yo indicaré otras que no resultan menos asombro-
raba una enfermedad
sas ni monstruosas a las que nadie considera sagradas. (Hipócrates. sagrada.
Sobre la enfermedad sagrada]

89
La ciencia antigua

En los Tratados Hipocráticos hallamos la ruptura abierta de la medi-


cina científica con respecto a la medicina mágica o credencial. Neutrali-
zan la medicina religiosa integrándola en un sistema científico. Las en-
fermedades son naturales y deben tratarse por procedimientos naturales.
Los asuntos divinos quedan separados de los humanos y corresponde al
arte humano buscar y practicar los medios de curar.
Observamos en la obra arriba citada:
v Un exquisito respeto para con el mundo divino, pero mante-
niéndolo lejos de los asuntos humanos.
v Una crítica despiadada contra todos cuantos, no teniendo
otra forma de vida, se aprovechan impíamente de la credulidad
de la gente para engañarles mediante supersticiones, justamen-
te en aquello que debe ser digno del mayor respeto: la salud.
v Una confianza cierta en los medios naturales, en la razón y en
la ciencia para sanar, dentro de sus posibilidades, la enferme-
dad, sin recurrir a subterfugios.

2. Una actitud científica


La medicina hipocrática pretende igualmente un distanciamiento
de la filosofía que habían practicado sus antecesores, reclamando para sí
Señala las una autonomía que pasaba por la posesión de una metodología propia y
diferencias
entre el mé- diferenciada como saber. Toda una corriente dentro de los Tratados persi-
todo utili- gue el alejamiento de las especulaciones generales sobre la vida o la his-
zado en la investiga- toria biológica del hombre, a fin de atenerse estrictamente a la observa-
ción médica y el pro- ción, a la descripción anatómica, lo más precisa posible, y a la experimen-
pio de la investigación
matemática. tación terapéutica.
Los textos hipocráticos mantienen con vigor la inspiración racio-
nal. Pero lo que no admiten es el método apriorístico deductivo. La racio-
nalidad médica debe fundarse sobre la observación y la experiencia. El
propio Hipócrates hace observar que el arte de curar no es imaginario

90
La ciencia antigua

sino que se refiere a objetos sensibles, se apoya en la experiencia adquiri-


da, transmitida y enriquecida por aquellos que saben observar y obtener
conclusiones.

Cornford, en su obra Principium sapientiae, presenta el método


hipocrático como el primero de carácter experimental, ya que para descri-
bir y asegurar el tratamiento de las enfermedades hay que plantearle pre-
guntas a la Naturaleza, anticiparse a los hechos por medio de hipótesis
inteligentes: en la medicina encontramos los orígenes del auténtico proceder
experimental. Ellos fueron los primeros en interrogar a la Naturaleza con una
mentalidad abierta, dispuestos a aceptar la respuesta que aquella diere y a modi-
ficar la práctica de acuerdo con su testimonio.
En uno de los tratados más significativos del Corpus –Sobre la medi-
cina antigua– aparece ya una conciencia clara de la diferencia entre la filoso-
fía de la Naturaleza anterior y el método empírico del médico, pues mientras ¿Sabías que
que la primera versa sobre problemas insolubles que sobrepasan el alcance la medicina
influyó en las
de la observación, penetrando en el territorio de las suposiciones acerca de concepciones
lo que sucede en el cielo y bajo la tierra, el médico se ve obligado a la observación éticas de Sócrates,
de casos individuales, con el fin de registrar los síntomas y averiguar lo que Platón y Aristóteles?
ha provocado la dolencia y cómo restablecer la salud.
Así la medicina hubo de abordar la cuestión de la naturaleza huma-
na desde abajo, acercándose a ella a partir de lo que parecían hechos
determinados, observados en casos particulares. El autor de Sobre la medi-
cina antigua expone:

[…] dicen algunos médicos y sabios que no sería posible


saber medicina sin saber qué es el hombre; que, por el contrario
eso es algo que debe aprender el que quiera curarlo correctamente.
Tiende su lenguaje hacia la filosofía, como es el caso de Empédocles
y otros que en sus tratados sobre la Naturaleza han descrito el origen,
qué es el hombre, cómo llegó a existir y de qué fue formado. Pienso,
por mi parte, que todo aquello que los sabios y médicos han dicho y
escrito sobre la Naturaleza se ajusta menos al arte de la medicina que
al de la literatura; y creo, además, que sólo a partir de la medici-
na es posible conocer algo cierto sobre la Naturaleza.
Me refiero a esa investigación que consiste en conocer con
exactitud qué es el hombre, por qué causas llega a existir y todo lo
demás. Porque a mi al menos me parece que las cosas que un médico
debe necesariamente saber sobre la Naturaleza y esforzarse en apren-
der, si quiere actuar correctamente, son qué es el hombre en relación
con lo que come y bebe, qué es en relación con los demás hábitos, y qué
le puede pasar a cada individuo a partir de cada cosa concreta.

El médico, cuando se decide a elaborar una teoría general lo hace a


partir de la observación empírica de cosas que le permitan ir generalizan-
do la experiencia. Va desde lo particular a lo general. Fueron ellos quie-
nes iniciaron los conceptos de analogía y eidós (tipo) para ir relacionando,
comparando e instalando tipos clasificatorios y organizativos, entre lo
singular y lo general: tipos de disposiciones, temperamentos, enfermeda-
des, síntomas, etc.

91
La ciencia antigua

Uno de los conceptos más usado es el de adecuación, que tiene su


origen en la necesidad de adaptar el carácter necesariamente general del
conocimiento a los supuestos singulares. Por eso el buen médico es aquél

que sabe aplicar certeramente lo que conviene a cada caso. Todo depende
del tacto seguro, un tacto que se obtiene a través de la experiencia, y que se
manifiesta mejor que en ningún otro sitio en la administración de la dosi-
ficación que cada individuo puede soportar. En efecto, no vale la aplica-
ción mecánica de las reglas generales, pero tampoco puede el médico
quedarse en el detalle, en la infinitud de casos concretos. Un buen médico
es un investigador de la naturaleza humana.
Compara el Para terminar, en cualquiera de los tratados podemos encontrar lo
método uti- que es la estructura del proceder médico:
lizado en la v Una descripción de la sintomatología.
medicina
hipocrática
v La interrogación al enfermo.
y el proceder de los v El diagnóstico.
científicos. v La terapéutica adecuada, que siempre es completamente natural.

3. Una ética profesional (Deontología)

En los Tratados hipocráticos emerge, por primera vez en la historia, la


conciencia médica; una conciencia de lo que significa ser médico, de su
dignidad y del papel social que cumple, así como de los deberes del mis-
mo para con sus semejantes y la responsabilidad hacia los enfermos.
En primer lugar, y de manera revolucionaria, surge la idea de que
médico y enfermo son seres de igual valor, que todos los hombres poseen
ante el médico idéntica dignidad, que la relación entre médico y paciente es

92
La ciencia antigua

decisiva, y que el interés del enfermo es lo más importante. Responde a la


concepción de que todo hombre es un sujeto humano.
En segundo lugar, la relación entre el médico y el enfermo debe
estar, ante todo, basada en la confianza. Varios de los tratados –Nomos,
Expón tus
Sobre la ciencia médica, Sobre la decencia– van dirigidos expresamente a criterios acer-
regular la actitud, el comportamiento y hasta la presencia física del buen ca de las vir-
médico, para diferenciarlo de los malos que desprestigian la profesión, o tudes que de-
de los charlatanes y curanderos. be poseer un
buen médico y com-
En tercer lugar, entre ellos encontramos la pieza más famosa de la páralas con las que se
medicina, sobre la que han jurado el ejer- recogen en el «Jura-
cicio de su profesión generaciones de mé- mento Hipocrático».
dicos a lo largo de veinticinco siglos: el Ju-
ramento Hipocrático. Según las fórmulas tra-
dicionales de la época se jura por Asclepios,
dios de la medicina, y sus hijas Higieia (sa-
lud) y Panacea (remediadora de todo), el
compromiso de:
$ Ayudar al enfermo según su capa-
cidad y recto entender.
$ Preservarlo del daño y la injusticia.
$ Acudir siempre que se le requiera,
ya se trate de hombres, mujeres, es-
clavos o libres.
$ Mantener en secreto lo que cono-
ciere en el uso de su profesión.
$ Mantener su vida y profesión en
santidad y pureza.
Para terminar, una de las adverten-
cias más reiteradas en los escritos es la de
impartir la medicina sin mirar constantemente las retribuciones, marcan-
do una directriz de altruismo y filantropía.

4) Una nueva concepción del organismo humano

Para la medicina hipocrática los mismos principios que rigen el


macrocosmos guían el funcionamiento del microcosmos. Para que el or-
ganismo funcione correctamente, la primera regla es mantener el equili-
brio entre todos sus elementos. De aquí deviene la exigencia de la modera-
ción en la forma de vida, de la adecuación entre la ingestión de los ali-
mentos, mediante una dieta adecuada, y el ejercicio físico, así como unos
hábitos de vida adaptados al lugar geográfico en que se vive y a la edad y
particularidad de cada organismo.
Respecto a lo que es el organismo del hombre en sí, los rasgos domi-
nantes en la concepción hipocrática vienen determinados por el rudi-
mentario conocimiento de los órganos internos y la anatomía, ya que no
practicaban la disección de cuerpos. Desconocían el sistema nervioso, y
poseían una idea vaga y errónea del sistema vascular y la circulación de
la sangre.
Desde Alcmeón de Crotona, el cerebro constituía el centro regulador
del organismo en cuanto sensorium commune al que iban a parar los canales

93
La ciencia antigua

encargados de conducir las impresiones sensibles. Sólo a partir de los


textos postaristotélicos ocupará el corazón ese lugar de privilegio.
Junto a los órganos, el cuerpo humano
está formado por líquidos –agua y humores–
¿Sabías que y aire, que son los que producen las alteracio-
los humores nes fisiológicas cuando se desequilibran. Los
son sustan- humores –sangre, pituita, bilis negra y ama-
cias fluidas
rilla– son fundamentales, ya que ejercen una
o semisólidas inte-
gradas por la mez- influencia determinante en la formación de
cla, en variada pro- los temperamentos. También el papel del aire
porción, de los ele- o pneuma es crucial pues relaciona el interior
mentos primarios?
del organismo con el exterior, refrigerándolo
y manteniendo la temperatura basal.
Sus conocimientos en química eran es-
casos y la mayor parte de ellos consistían en
especulaciones sobre las reacciones del orga-
nismo ante factores elementales: lo caliente y
lo frío, lo seco y lo húmedo, lo crudo y lo cocido, lo dulce y lo amargo, etc.
Entendían que las causas de las dolencias se originaban básica-
mente en un régimen de vida inadecuado y en trastornos producidos por
el medio ambiente. Ante ellos, sus remedios farmacológicos y su instru-
mental médico eran extraordinariamente reducidos.

Investiga el
funciona-
miento del
banco de
Hipócrates, utilizado
para curar luxaciones
y dislocamientos.

LA MEDICINA POSTHIPOCRÁTICA

Desde Hipócrates hasta el fin de la medicina antigua pasan casi


ochocientos años. De este tiempo, salvo la obra de Galeno (Siglo II n.e.) no
nos han llegado más que fragmentos.

94
La ciencia antigua

Podemos dividir el periodo en tres fases:

a. El siglo IV a.n.e., entre Hipócrates y la Escuela de Alejandría.


Dos son las escuelas más relevantes durante este período. Por ¿Crees que
una parte, la escuela siciliana, que conoce un auge insospechado, los médicos
influyendo, a través de Filistion de Locros, en las doctrinas que hipocráticos
estaban en
Platón expuso en el Timeo. Practicó la disección de animales, se disposición de curar
ocupó de temas generales de fisiología y dietética, e inventó nue- muchas enfermedades?
vos instrumentos quirúrgicos.
Por otro, la escuela peripatética iniciada por Aristóteles, y en la
que destacaron Diocles de Caristo y Menón. A ella le debemos la
teoría de que el corazón ocupa el lugar central del organismo, y
no el cerebro. Praxágoras de Cos fue el primero en distinguir entre
arterias y venas. La escuela toma de su fundador la capacidad de
argumentación lógica y especulativa, derivando posteriormente
hacia el dogmatismo.

b. La etapa alejandrina:
Se inicia al fundarse la Biblioteca-Museum de Alejandría, sobre ¿Cuáles son
el 300 a.n.e. En el mismo complejo de edificios se levantó el Serapeium las razones
que, desde tu
(nombre del dios egipcio de la medicina) destinado a centro de in- punto de vis-
vestigación y enseñanza, y en su seno se va a obrar una completa ta, justifican
revolución al inaugurar la edad de oro de la anatomía. la prohibición de disec-
Hasta ese momento, las creencias religiosas habían impedido la ciones del cuerpo hu-
mano? ¿Qué otras ra-
disección del cuerpo humano, ni siquiera en cadáveres. Los go- zones esgrimirías para
bernantes egipcios, en cambio, no sólo iban a tolerarlo sino que hacerla justificable?
fueron más allá, al decretar que los condenados a muerte fueran
entregados a los médicos para practicar en ellos la disección en
vivo (vivisección). Así, Herófilo –discípulo del mencionado
Praxágoras de Cos– fue el primero en acceder a tales prácticas,
realizando importantes descubrimientos que publicó en un trata-
do de anatomía en el que llevaba a cabo detalladas descripciones
del cerebro –distinguiendo entre cerebro, cerebelo, meninges y
cálamo–, de nervios y tendones. Así mismo explicaba el sistema
vascular, las glándulas salivares, el páncreas, la próstata y los
órganos genitales. Diferenciaba entre arterias y venas, y corrobo-
raba que las arterias contenían sangre y no aire. Este número tan
amplio de hallazgos se correspondía con un extenso y ambicioso
plan de investigaciones.
Erasístrato, por su parte, hizo también descubrimientos sobre
tejidos, sistema nervioso y cerebro.

c. Galeno de Pérgamo :
Si el núcleo de su educación se halla en Alejandría, su pensa-
miento estuvo evolucionando a lo largo de toda su vida. En con-
sonancia, su obra fue inmensa pues dejó escritos ciento treinta y
dos tratados, divididos en siete grupos: anatomía y fisiología,
patología, terapéutica, diagnóstico, pronóstico, obras filosóficas
y obras gramaticales.

95
La ciencia antigua

GALENO (130-200)
Nació en Pérgamo (ciudad de la costa jónica
del Asia Menor y poseedora de una de las me-
jores bibliotecas durante el período alejan-
drino) en torno al 130 de nuestra era. Su pa-
dre, importante arquitecto y terrateniente,
cuidó que su hijo tuviera la educación más
esmerada del momento, lo que alcanzó en la
propia ciudad de Pérgamo, y más tarde en
Esmirna, Corinto y Alejandría.
Se trasladó a Roma en un primer viaje, entre los años 162 y
166, donde ya consiguió clientela y renombre como médico.
Retornó a ella, tras permanecer tres años fuera, en el 169,
como médico de los emperadores Cómodo, Marco Aurelio y
Septimio Severo. Aquí vivió hasta su muerte en el 200, rodea-
do de un gran prestigio clínico y científico.
Permaneció como la gran autoridad indiscutida en medici-
na hasta bien entrado el siglo XVI.

Uno de los rasgos más destacados de su pensamiento fue el


hipocratismo. Presenta al médico griego como la perfecta combi-
nación de médico y filósofo, declarándose su fiel continuador.
Así mismo, se entregó a las filosofías platónica y aristotélica, de
las que tomó prestadas buena parte de sus métodos y concepcio-
nes. Si bien, en su caso, la especulación teórica estuvo siempre
acompañada de la actividad experimental. Unía la práctica de la
disección con la búsqueda de conexiones lógicas entre los descu-
brimientos concretos que su empirismo le proporcionaba, y la
teoría general que de ellos pudiera derivarse, lo que se aprecia
especialmente en los estudios de anatomía, de los que era un de-
cidido partidario.
La formación aristotélica adquirida
se refleja en toda su concepción de la
Naturaleza, informada de teleolo-
gismo. Concebía a ésta como un artí-
fice que cuanto realiza lo hace con
vistas a lo mejor, y todo en el cuerpo
humano es armonía dirigida a la eje-
cución de sus funciones. La materia
nunca actúa mecánicamente sino
vitalmente. Adopta el concepto de
alma como principio explicativo del
movimiento, cuyas funciones especí-
ficas son las de ser principio de vida
y poseer una función racional.

96
La ciencia antigua

Mantiene la doctrina humoral


hipocrática, de forma que la distin-
ta proporción de los humores ex-
plica tanto las constituciones y tem-
peramentos, como las enfermeda-
des y desarreglos. Igualmente sos-
tiene la concepción del calor con- ¿Sabías que las
génito, interno e innato, imprescin- guerras han si-
dible para la sensación, el movi- do siempre una
miento y el pensamiento, refrigera- fuente de apren-
dizaje para la
do por el pneuma que se aspira a investigación médica?
través de la respiración y que cir-
cula por las arterias junto con la
sangre, que tiene su origen en el hígado. Como terapias utiliza la
dietética y la farmacopea.

Tras Galeno, la medicina, al igual que sucedió con las demás cien-
cias y la filosofía, entra en una época de decadencia creativa, limitándose
a recopilar lo ya realizado de manera clara y sistemática. Por ello el perio-
do de los siglos III, IV, e incluso V, que ponen fin a la edad antigua, se
denomina de los compiladores. Sobresalen como tales en medicina, las
figuras de Oribasio, Pablo de Egina y Alejandro de Tralles.

ESQUEMA RELACIONAL
Es importante que sepas relacionar los siguientes elementos
del texto:
a) Que existe un paralelismo entre la transición general en la
cultura griega desde una forma de pensar mítica a una lógica y el
paso desde una medicina mágica o credencial a otra basada en
presupuestos racionales.
b) Que la propia actividad médica favoreció la construcción de
un método científico propio y diferenciado de interpretar la reali-
dad física.
c) Que la medicina sirvió de fundamento para desarrollar un
humanismo a través de una nueva concepción de la naturaleza
humana, construyéndose sobre ésta una ética profundamente
innovadora.

97
INSTRUMENTOS RELEVANTES

En el desarrollo de la ciencia intervienen factores diversos; entre ellos han tenido un


papel importante los instrumentos. Los instrumentos, en efecto, incorporan y, al mismo
tiempo, impulsan desarrollos teóricos diversos, como tendremos ocasión de mostrar a lo
largo del estudio de las distintas épocas.
En el periodo que ahora historiamos tuvieron especial relevancia el gnomon, del que ya
hemos hablado en diversos contextos, y el medidor de ángulos. Su uso fue especialmente
significativo en el campo de la astronomía.

EL GNOMON EN ASTRONOMÍA

Como sabemos, este instrumento no


es otra cosa que una simple estaca clavada
en el suelo. Del estudio de la sombra que
proyecta puede extraerse una información
muy rica que posibilita, entre otras cosas,
la detección de la dirección Norte - Sur, los
equinoccios (los comienzos del verano o del
invierno) y los solsticios (el comienzo del
otoño o la primavera), la medida del radio
de la Tierra, etc. Apoyándose en estos da-
tos fue posible articular una incipiente
cosmología.

EL MEDIDOR DE ÁNGULOS

Ya hemos indicado, en nuestro rela- Las partes esenciales de la dioptra


to, el papel que la semejanza jugó en el de- son: la alidada (regla con mirilla a tra-
sarrollo de la geometría, no es extraño, pues, vés de la que se observa, alineado, el ob-
que se utilizara esta idea a fin de medir dis- jeto a situar), el círculo graduado (en el
tancias. La construcción de figuras seme- que se miden ángulos) y un engranaje o
jantes exige, por otra engranajes que
parte, medir ángu- permiten cambiar
los y de ahí la im- la orientación del
portancia de este plano en el que se
instrumento que, en- encuentra el círcu-
tre otras cosas, per- lo graduado.
mitió ampliar las di- A este diseño
mensiones relativas básico podía aña-
del Cosmos así dírsele un semicír-
como obtener una culo, también gra-
estimación de los ta- duado, perpendicu-
maños relativos de lar a la plancha cir-
la Luna y el Sol. cular original.

98
COMENTARIO DE TEXTO

LUCRECIO

[...] Deben los cuerpos duros y compactos tener unos principios más corvados, más unidos,
ramosos y enlazados, cuales son, entre otros, los diamantes, el duro pedernal y el fuerte hierro,
que se burlan de golpes repetidos, y bronces rechinantes de los quicios. Empero aquellos líquidos
formados de cuerpo fluido deben componerse de partes alisadas y redondas, puesto que no
pudiendo entrelazarse glóbulos de esta clase, también ruedan en un plano inclinado fácilmente.
Los fluidos que ves en un instante disiparse fugaces como el humo, las nieblas y las llamas, no se
forman de lisos y redondos elementos, puesto que el cuerpo hieren y le punzan, y penetrando los
peñascos, deben agudos ser, no corvos sus principios, y les daremos puntas más que ganchos.
[...] No debes admirarte cuando veas cuerpos a un tiempo fluidos y amargos. Como el agua
del mar, pues se componen de unos átomos lisos y redondos los fluidos, mezclándose con ellos
punzantes elementos, causadores de dolor; sin embargo, no es preciso sujetarlos por medio de
corchetes; basta que sean redondos y escabrosos, que a un mismo tiempo hacia adelante puedan
rodar y causar daño a los sentidos. Para que te convenzas de la mezcla de los principios lisos y
angulosos que causan la amargura de Neptuno, contemplemos sus partes separadas: filtrándose
en el seno de la tierra se endulzan las aguas, y se cuelan en depósitos dulces: sus principios de
mayor aspereza se detienen en los conductos por donde han pasado.

DE LA NATURALEZA DE LAS COSAS

1. Observa cómo Lucrecio formula la conexión entre las formas de los átomos
y los estados de agregación de la materia, según el siguiente esquema:

Formas atómicas Cuerpos Ejemplos

Curvados, unidos, ramosos y Sólidos, duros y Diamante, pedernal y


enlazados compactos hierro

Alisados y redondos, que no se


pueden entrelazar y ruedan
Líquidos Agua
con facilidad por los planos
inclinados

Agudos y con puntas Fluidos fugaces Humo, nieblas, llamas

Lisos y redondos mezclados


Líquidos amargos Agua salobre
con otros más punzantes

2. Explica las razones por las que establece las conexiones anteriores. Intenta
analizar , en términos actuales, el proceso de filtrado al que se hace mención.

ARISTÓTELES

Todo lo que tiene una tarea, existe por motivo de esa tarea. La realización de Dios es su
inmortalidad; ésta es vida eterna. Por ello, también el cuerpo divino, es decir, el primer cielo, tiene
que efectuar un movimiento circular eterno. ¿Por qué no se mueve así el Universo entero? Es
obvio que un cuerpo que se mueve en círculo necesita tener un punto central en reposo. En
consecuencia, la Tierra tiene que existir por necesidad y reposa en el centro. Si existe la Tierra,
también tiene que existir el fuego, pues, si de dos contrarios el uno existe por naturaleza, tiene que

99
COMENTARIO DE TEXTO

existir también el otro por naturaleza. Además, si están presentes Fuego y Tierra, tiene que
existir la materia entre ellos. Como los elementos son contrarios tiene que haber un devenir, pues
los contrarios producen y experimentan acciones recíprocamente y se destruyen unos a otros...
La Tierra no se mueve en absoluto y lo que se encuentra cerca de ella, solamente poco. El primer
cielo, es decir, la esfera de las estrellas fijas, alcanza, sin embargo, la fuente última divina del
movimiento con un único impulso. Lo que está entre lo primero y lo último, alcanza, es cierto,
esta fuente, pero sólo por mediación de muchos movimientos.

DEL CIELO

1. ¿Cuál es la definición que el autor da sobre el finalismo o teleologismo?


2. ¿Cómo relaciona la eternidad con la circularidad? ¿A qué cielo se refiere?
3. ¿Por qué tiene que estar ubicada la Tierra en el centro del círculo del Universo?
4. Detecta la ley de necesidad de los contrarios en el texto.
5. ¿Por qué tiene que haber materia entre tierra y fuego?
6. ¿Cómo se justificaría la afirmación de Aristóteles de que si hay contrarios
tiene que haber movimiento?
7. ¿Por qué la Tierra no se mueve?
8. ¿Qué influencias de pensadores anteriores detectas en el texto?

HIPÓCRATES

Me parece que los primeros en sacralizar esta dolencia fueron gente como son ahora los
magos, purificadores, charlatanes y embaucadores, que se dan aires de ser muy piadosos y de
saber más. Estos, en efecto, tomaron lo divino como abrigo y escudo de su incapacidad al no tener
remedio de que servirse, y para que no quedara en evidencia que no sabían nada estimaron
sagrada esta afección. Y añadieron explicaciones a su conveniencia y asentaron el tratamiento
curativo en el terreno seguro para ellos mismos, aduciendo purificaciones y conjuros, prescri-
biendo apartarse de los baños y de un buen número de comestibles que serían comida inconve-
niente para los enfermos.
Con sus palabrerías y maquinaciones fingen saber algo superior y embaucan a la gente
recomendándoles purificaciones y expiaciones, y el bulto de su charla es la invocación de lo
divino y lo demoniaco. Aunque a mi me parece que no construyen sus discursos en torno a la piedad,
como creen ellos, sino, más bien, en torno a la impiedad y a la creencia de que no existen los dioses,
y que su sentido de lo piadoso y lo divino es impío y blasfemo, como yo voy a demostrar.
Pero si pueden tener conocimientos para hacer bajar la luna y ocultar el sol, y para
producir la tormenta y la calma, lluvias y sequias, y dejar el mar insoportable y la tierra estéril,
y toda una serie de trucos por el estilo, y aseguran que, bien sea por medio de ritos o por algún
otro ingenio o práctica, es posible lograrlo, a mi me parece que los que se dedican a esto cometen
impiedad y piensan que no existen los dioses ni tienen ningún poder ni siquiera para impedirles
nada de sus actos extremos porque no tienen temor de los dioses. Ya que, si un hombre actuando
como mago o por medio de sacrificios humanos hiciera desaparecer la luna u ocultar el sol, y
produjera tempestades y calma, yo ya no creería que ninguno de estas cosas era divina, sino
humana, si es que el ámbito de lo divino estaba dominado y esclavizado al poder de un hombre.
Pero tal vez no suceda esto así, sino que los hombres que carecen de un medio de vida se las
ingenian y se inventan muchos y variados trucos en cualquier asunto, y en esta enfermedad
achacándole la culpa a un dios en cada manifestación de la dolencia [...].
La enfermedad ésta en nada me parece que sea más divina que las demás, sino que tiene su
naturaleza como las otras enfermedades, y de ahí se origina cada una. Y en cuanto a su funda-

100
COMENTARIO DE TEXTO

mento y causa natural, resulta ella divina por lo mismo por lo que lo son todas las demás. Y es
curable no menos que las otras, con tal de que no esté ya fortalecida por su larga duración hasta
el punto que sea más fuerte que los remedios que se le apliquen.

SOBRE LA ENFERMEDAD SAGRADA

1. ¿Por qué se sacralizó la dolencia? y ¿quiénes la sacralizaron?


2. Busca en una enciclopedia en qué consiste una purificación, un conjuro y
una expiación.
3. ¿Cómo engañaban esos impostores a los enfermos?
4. ¿Porqué Hipócrates los considera impuros y blasfemos?
5. ¿Cuál o cuáles son las propuestas de Hipócrates?

JURAMENTO HIPOCRÁTICO

Juro por Apolo médico, por Asclepio, Higiea y Panacea, así como por todos los dioses y diosas,
poniéndolos por testigos, dar cumplimiento en la medida de mis fuerzas y de acuerdo con mi criterio
a este juramento y compromiso:
Tener al que me enseñó este arte en igual estima que a mis progenitores, compartir con él mi
hacienda y tomar a mi cargo sus necesidades si le hiciere falta; considerar a sus hijos como hermanos
míos y enseñarles este arte, si es que tuvieran necesidad de aprenderlo, de forma gratuita y sin
contrato; hacerme cargo de la preceptiva, la instrucción oral y todas las demás enseñanzas de mis
hijos, de los de mi maestro y de los discípulos que hayan suscrito el compromiso y estén sometidos
por juramento a la ley médica, pero a nadie más.
Haré uso del régimen dietético para ayuda del enfermo, según mi capacidad y recto entender;
del daño y la injusticia le preservaré.
No daré a nadie, aunque me lo pida, ningún fármaco letal, ni haré semejante sugerencia.
Igualmente tampoco proporcionaré a mujer alguna un pesario abortivo. En pureza y santidad
mantendré mi vida y mi arte.
No haré uso del bisturí ni aún con los que sufren del mal de la piedra: dejaré esa práctica a los
que la realizan.
A cualquier casa que entrare acudiré para asistencia del enfermo, fuera de todo agravio
intencionado o corrupción, en especial de prácticas sexuales con las personas, ya sean hombre o
mujeres, esclavos o libres.
Lo que en el tratamiento, o incluso fuera de él, viere u oyere en relación con la vida de los
hombres, aquello que jamás deba trascender, lo callaré teniéndolo por secreto.
En consecuencia séame dado, si a este juramento fuere fiel y no lo quebrante, el gozar de mi
vida y de mi arte, siempre celebrado entre todos los hombres. Mas si lo trasgredo y cometo perjurio.
Sea de esto lo contrario.

El texto es el documento sobre el que los médicos han jurado fidelidad a su profesión
durante más de veinte siglos. Analízalo y comenta sus principales aspectos según el
siguiente guión:
1. Respetar a los maestros de este arte.
2. Preservar al enfermo de la injusticia.
3. Ayudar al enfermo según la mejor capacidad y el recto entender del médico.
4. No aplicar al enfermo fármacos letales ni abortivos.
5. Vivir y aplicar su arte en pureza y santidad.
6. Socorrer al enfermo sin aprovecharse de la situación.
7. Guardar secreto profesional.

101
ACTIVIDADES
1.- Haciendo uso de un gnomon determina la direc-
ción N - S en la localidad en que te halles.
2.- Haciendo uso de las ideas expuestas por los
atomistas explica el proceso de percepción de un «olor» y
de un «sabor».
3.- Observa el proceso de caída de un cuerpo. ¿Cómo
se comporta su velocidad? Da una explicación de ese pro-
ceso haciendo uso de las ideas aristotélicas.
4.- El Sol y la Luna aparecen del mismo tamaño cuan-
do los observamos desde la Tierra. ¿Cómo podrías explicar
que el primero es, en realidad, mayor que la segunda?
5.- La clepsidra
(ladrón de agua) es una
vasija como la que se in-
dica en la figura cuya uti-
lidad radica en que puede usarse para extraer agua
o para medir periodos concretos de tiempo de acuer-
do con el goteo de una cierta cantidad de líquido a
través de un pequeño orificio. Las horas estaban mar-
cadas en las paredes de la vasija en la que caía el
agua. Trata de dar una explicación de su funciona-
miento y construye una.
6.- Se atribuye a Arquímedes la famosa frase:
Dadme un punto de apoyo y moveré el mundo. Da una
explicación del significado de esta frase.
7.- Utilizando los símbolos numéricos que apa-
recen en el recuadro adjunto, escribe las siguientes
cantidades: 15, 25, 250, 325, 2.356.
8.- Utilizando los guijarros de los que se ser-
vían los pitagóricos demuestra la propiedad aritmé-
tica siguiente :
Cualquier número cuadrado es igual a la suma de
dos números triangulares.
9.- Busca un ejemplo de demostración matemá-
tica deductiva.
10.- Busca un ejemplo de demostración por re-
ducción al absurdo.
11.- Investiga qué número de demostraciones
del Teorema de Pitágoras hay catalogado. Analiza
alguna de estas demostraciones.
11.- Trata de demostrar las proposiciones 7, 8 y 15 que aparecen en el tratado de
Aristarco Sobre las medidas y distancias del Sol y la Luna (consulta su contenido en la
página 80 del texto).
12.- Analiza un ejemplo de dieta equilibrada y trata de establecer qué relación
puede guardar con la teoría de los humores.

102
BIBLIOGRAFÍA ESPECÍFICA
- ALSINA J.- Los orígenes helénicos de la medicina occidental. Guadarrama 1982.
- DREYER J. L. E.- A History of Astronomy from Thales to Kepler. Dover 1981.
- DUHEM P.- Le systéme du monde. Histoire des doctrines cosmologiques. Vol II,
De Platón a Copernic. Hermann 1965.
- GILLE B.- La cultura técnica en Grecia. Juan Granica 1985.
- GUTHRIE W.K.C.- Historia de la filosofía griega. 6 vols. Gredos 1984.
- HEATH T.H.- A History of Greek Mathematics. 2 vols. Dover 1981.
- JOLY R.- Hippocrate. Medicin Grecque. Gallimard 1964.
- LAÍN ENTRALGO P.- La medicina hipocrática. Alianza Universidad 1987.
El cuerpo humano. Oriente y Grecia Antigua. Espasa Calpe 1987.
- LAÍN ENTRALGO P. Y OTROS.- vol. 1 Historia Universal de la Medicina. Barcelona
1972.
- LÓPEZ PIÑERO J.- La Medicina Antigua. Cuadernos 16.
- LUCK G.- Arcana Mundi. Magia y ciencias ocultas en el mundo griego y romano.
Gredos 1995.
- LLOYD G.E.R. - Magic, Reason and Experience. Studies in the origin and development
of Greek Science. Cambridge University Press 1979.
- NEUGEBAUER O.- The Exact Sciences in Antiquity. Dover 1962.
- REY A.- La juventud de la Ciencia Griega. UTEHA 1961.
La madurez del pensamiento científico en Grecia. UTEHA 1962.
- SAMBURSKY S.- El mundo físico de los griegos. Alianza Universidad 1990.
El mundo físico a finales de la Antigüedad. Alianza Universidad
1990.
- SARTON G. - A History of Science. Ancient Science through the golden age of Greece.
Dover 1993.
A History of Science. Hellenistic Science and Culture in the last three
centuries b.C. Dover 1993.
- SEMINARIO OROTAVA DE HISTORIA DE LA CIENCIA.- Historia de la Geometría Griega.
1992.
Ciencia y cultura en la Grecia Antigua, Clásica y Helenística.
Consejería de Educación, Cultura y Deportes del Gobierno de
Canarias 2000.
- TANNERY P.- Pour l´histoire de la Science Helléne. París. J. Gabay 1930.
La geometrie grecque. París 1988.
- VERNANT J. P.- Mito y pensamiento en la Grecia Antigua. Ariel Filosofía 1983 .

OBRAS ORIGINALES DEL PERIODO


- ARISTÓTELES.- La Física. Gredos 1996.
Del Cielo. Gredos 1997.
Acerca de la generación y la corrupción. Gredos 1987.
- ARQUÍMEDES.- El método. Alianza 1986.
- EUCLIDES.- Los Elementos. Gredos 1991-1994.

103
- HIPÓCRATES.- Tratados Hipocráticos. 7 vols. Gredos 1983-1993.
- LUCRECIO.- De la naturaleza de las cosas. Austral Espasa Calpe 1969.
- PLATÓN.- vol. VI. Timeo. Gredos 1992.
- Textos Presocráticos. 3 vols. Gredos 1978-1980.

PELÍCULAS
- FARAÓN. Dirigida por J. Kawalerowicz en 1966. La mejor película sobre el
Egipto antiguo, tanto por su ambientación como por su fidelidad histórica,
aunque pueda resultar algo lenta para alumnos. Una visión más ágil y próxi-
ma a los parámetros y gusto de Hollywood la podemos encontrar en TIERRA DE
FARAONES de Howard Hawks (1955).
- EDIPO REY (1967) y MEDEA (1969). Dirigidas por Pier Paolo Passolini, conser-
van la impronta de su personalidad. De excelente ambientación, no son, sin
embargo, recomendables para el alumnado por su premiosidad y rareza. Sí lo
son, en cambio, para el profesorado.
- EN BUSCA DEL FUEGO. Dirigida por Jean Jacques Annaud (1985). Narra la im-
portancia que el descubrimiento del fuego tuvo para la humanidad. La ambien-
tación en la Prehistoria es excelente.
- EL BANQUETE (DE PLATÓN). Dirigida por Marco Ferreri en 1988. Película que
pretende escenificar la conocida obra de Platón, con Sócrates como protagonis-
ta. Lenta, difícil y, a ratos, pesada. No recomendable para alumnos, tal vez para
filósofos con mucha afición por el tema.
- SÓCRATES. Dirigida por Roberto Rosellini para la televisión. Con sobriedad y
sencillez nos presenta la figura de Sócrates con un alto valor didáctico. Difícil
de encontrar.
- ESPARTACO. Dirigida por Stanley Kubrick en 1960. Una gran película sobre la
Roma antigua, ambiciosa y muy ilustrativa, como también puede serlo JULIO
CÉSAR de Joseph. L. Mankiewicz (1953) basada en la obra de Shakespeare.
- YO, CLAUDIO y ROMA son dos series de televisión que recrean, de forma dife-
rente pero en ambos casos muy interesante, el ambiente, la vida y las intrigas
por el poder durante un amplio periodo de la Roma del Imperio. La primera se
basa en la obra homónima de Robert Graves.

NOVELAS
- ANTES DE ADÁN: Jack London. A través del poder misterioso de los sueños, el
novelista lleva a cabo un regreso a los orígenes y se encarna en uno de nuestros
remotos ancestros.
- EN BUSCA DEL FUEGO, EL LEÓN DE LAS CAVERNAS y VAMIREH: J.H. Rosny escribió
entre 1892 y 1918 un conjunto de novelas dedicadas al hombre primitivo en las
que difunde el evolucionismo, entonces en periodo de franca afirmación.
- CREACIÓN: Gore Vidal. El nacimiento de las grandes ideas filosóficas, espiri-
tuales, científicas y morales a través de un periplo que nos pone en contacto
con Zoroastro, Buda, Confucio, Heródoto y Sócrates.

104
- SINUÉ EL EGIPCIO: Mika Waltari. La vida de un médico en el antiguo Egipto.
Además de una ambientación del periodo, contiene notable información sobre
la enseñanza, la profesión y los usos médicos.
- TROYA: Gisbert Haefs. La narración épica que nos legó Homero aparece en el
fondo de esta revisión, ambientada en el siglo VI a.n.e., de unos hechos en los
que se confunde historia y leyenda.
- ASKLEPIOS, EL ÚLTIMO GRIEGO: Miguel Espinosa. Memorias de un médico griego
de formación científica hipocrática, en cuya ideología se mezclan estoicismo y
escepticismo.
- LOS IDUS DE MARZO:Thornton Wilder. Una crónica de los últimos días de César
y de la conspiración que culminó con su asesinato que es, al mismo tiempo,
una recreación apasionante de la Roma imperial.
- LAS MEMORIAS DE ADRIANO: Margueritte Yourcenar. Libro de memorias del
emperador Adriano, siguiendo las virtudes y valores del mejor clasicismo.
Excelentemente escrito.
- ESPARTACO: Howard Fast. Una visión de la época y la civilización romana
desde la óptica de los desfavorecidos: los esclavos. La historia de una revuelta
que se convirtió en símbolo de la lucha contra el poder tiránico.
- EL FARO DE ALEJANDRÍA: Gillian Bradshaw. Historia de una mujer médico en la
Alejandría y el Imperio Romano de finales del siglo IV.

COMICS
- 300: Frank Miller y L. Varley. Un dibujo vigoroso para ilustrar el carácter de
los espartanos con el fondo de la famosa defensa de las Termópilas.
- LOS VIAJES DE ALIX: Jacques Martin. A través de las peripecias de un audaz y
decidido joven, el autor nos invita a participar de su pasión por la historia.
Bellamente ilustradas las páginas de esta serie nos permiten descubrir la vida
y costumbres de las grandes civilizaciones de la Antigüedad.

105
LA CIENCIA MODERNA:
el Universo abierto y el Hombre máquina
LA CIENCIA MODERNA:
el Universo abierto y el Hombre máquina

Mil Cuatrocientos, Mil Quinientos: el Renacimiento; Mil seiscientos: la


Revolución Científica Moderna; Mil Setecientos: la Ilustración y la Revolución
Industrial. A lo largo de cuatro siglos la cultura europea sufre una intensa agita-
ción que la transporta desde el largo sueño medieval –que se prolonga durante
diez siglos– hasta las puertas de nuestra época. Es lo que conocemos bajo el
epígrafe de Modernidad.
Renacimiento, renacer de los espíritus aletargados bajo la creencia religio-
sa de que el mundo y la vida no merecen la pena porque el mundo auténtico, la
vida verdadera, no se hallan aquí sino allá, tras la muerte, en la comunión de las
almas con Dios.

108
Contenidos
1. Los precedentes: ciencia,
técnica y religión en el Medioevo

2. La Revolución Científica
Moderna: características

3. Las aportaciones de
Copérnico y Kepler

4. Galileo: el método y la nueva


mecánica

5. Newton: la ley de la
gravitación universal. El universo
mecánico

6. La nueva matemática

7. El cuerpo humano: Vesalio,


Descartes y Harvey

8. Técnica y nuevas ciencias en


la Ilustración

El ojo humano está cerrado para la experiencia y la reflexión, mira no hacia


fuera sino hacia adentro, está fijo obsesivamente en la salvación que otorgará a su
alma la eternidad. Vivir es peregrinar por un valle de lagrimas, una prueba
de fuerza; hemos venido a sufrir entre tinieblas.Renacer significa, ante todo,
recuperar el sentido luminoso de la existencia, tal y como la gran pintura
renacentista italiana proclama. La vida es plenitud, gozo que hay que sabo-
rear, placer que hay que disfrutar, mundaneidad. El Renacimiento se anun-
cia en su pureza como vitalidad; es decir, anhelo de vida, energía. Son las
grandes ciudades italianas –Florencia, Venecia, Siena, Urbino, Milán, Pisa,
Roma– quienes alumbran entre sus calles y sus monumentos al primer hombre

109
La ciencia moderna

moderno, y las que antes se entusiasman por esa efervescencia de los espíritus
que va a cambiar el mundo
Y este nuevo hombre trae consigo, pegado a la piel, un don hasta entonces
inédito, que va a valorar como el más fundamental de sus atributos: la libertad.
Ser hombre es, auroralmente, ser libre para poder decidir por sí mismo cómo
quiere vivir. En tal facultad de decidir su vida reside su auténtica dignidad como
ser humano. Y en ese afán de vivir dignamente el renacentista busca modelos, y
los encuentra en la antigüedad, en las culturas griega y latina. Con la
reinterpretación que de ellas –en su prístina originalidad– hace, instituye un
corpus propio al que denomina Humanismo: formas de vivir la vida humana-
mente, como ser autónomo que se forja a sí mismo y se relaciona desde sí con otros
hombres tendiendo hacia lo mejor. Resurgen por este camino los grandes textos y
tratados de la ciencia griega, e inseparablemente entreverados a ellos lo hacen la
magia y el ocultismo. También la naturaleza es, para los renacentistas, un ser

La primavera. Sandro Boticelli.

vivo, animado, un gran organismo activo del que es importante conocer sus
pautas de comportamiento, pero, por encima de todo, sobre el que es importante
actuar para dominar. El hombre moderno se decanta, desde el principio, por la
acción, que frente a la naturaleza se traduce en la búsqueda de las claves para
ponerla a su servicio. De ahí que magia y ciencia circulen, durante el período,
como indiferenciables. Se carece de criterios para separar lo que es científico de lo
que no lo es. Ni siquiera aquellos que hoy consideramos como grandes científicos
–Kepler o Newton por ejemplo– pudieron hacerlo con claridad. Pero ya desde el
Mil Quinientos lo que sí vemos aparecer es un afán por delimitar una y otra, un
anhelo de método que separe los territorios de ambas. Para ello van a utilizar la
matemática y la racionalidad. Pero la vida no es fácil. Las guerras y conflictos
están redefiniendo los límites del mapa europeo a costa de sangre y fuego. Emergen
los estados modernos y las luchas de religión entre católicos y protestantes pren-
den por doquier las hogueras del fanatismo y la intolerancia. La Iglesia católica,
tras finalizar el Concilio de Trento en 1563, lanza a la Inquisición en persecución
de herejes y brujos, a la vez que cierra filas en torno al dogmatismo más estrecho.
La ciencia no va a quedar libre de sus garras: Copérnico no se atreve a publicar su

110
La ciencia moderna

obra hasta hallarse en el lecho de muerte, y años después aquélla será incluída en
el Índice de libros de lectura prohibida por la Iglesia, Kepler se pasará la vida
huyendo de las luchas religiosas que le sitian por doquier y ha de emplearse a
fondo para salvar a su madre de la hoguera, condenada por bruja, Galileo es
procesado y finalmente encarcelado por la Inquisición, tras salvar la vida retrac-
tándose de sus creencias copernicanas, Descartes debe huir de Francia a Holanda
y suspender la publicación de su «Tratado del mundo» y, el menos afortunado de
todos, Giordanno Bruno, es quemado vivo en el Campo de las Flores de Roma, por
sostener la infinitud de los mundos. Decididamente no era una buena época para
dedicarse a la ciencia. Mientras la pompa y el fasto del Barroco y de las monar-
quías absolutas daban su tono al siglo XVII, más de un tercio de la población
europea muere víctima de las guerras y sus secuelas: hambre, epidemias... Tan
sólo Holanda se levanta como excepción convirtiéndose en tierra de acogida para
la ciencia, pues ni siquiera la tradicionalmente tranquila Inglaterra escapa al
signo de los tiempos. En su territorio se dirimen conflictos dinásticos, se establece
la dictadura puritana de Cromwell o se libran las guerras entre absolutistas y
liberales. Mucho menos peligroso que renovar la astronomía o la mecánica es la
labor de viajeros y naturalistas, empeñados en el trabajo discreto y meticuloso de
taxonomistas, recopilando, clasificando, catalogando plantas y animales, o
diseccionándolos y analizándolos a la luz de los primeros y rudimentarios mi-
croscopios, hasta conseguir completar el glosario botánico y zoológico de todo lo
existente. Pero el panorama cambia radicalmente tras la Revolución Científica.
El asombro deja paso al optimismo a que da lugar el newtonianismo. La ciencia se
pone de moda en casi toda Europa, siendo muchos los espíritus convencidos de
haber hallado en ella el auténtico y definitivo motor del progreso humano infini-
to. Se leen libros científicos, se populariza su acceso, y saber de ella es imprescin-
dible para tener conversación y ser recibido en los mejores círculos y salones. En
cada ciudad se crean sociedades científicas, jardines botánicos, zoológicos..., y los
periódicos dan cuenta de sus avances. Ha nacido la Ilustración del siglo XVIII. En
Inglaterra se promociona la aplicación de los avances científicos a la construcción
de máquinas que van a cambian la faz de mundo a través de la Revolución
Industrial. En Francia, Voltaire –máximo adalid de la Ilustración– difunde la
obra de Newton y el valor del conocimiento científico como palanca para la mo-
dernización, cambio y transformación de la sociedad. Se apuesta por el saber, la
investigación y la educación para romper el círculo vicioso de la ignorancia y la
intolerancia y poder así acceder a un futuro más pacífico y humano. La adquisi-
ción de las libertades públicas y la democracia política se dejan ver ya en el
horizonte de la Revolución Francesa de 1789. Durante este siglo el crecimiento de
los saberes es exponencial, hasta el punto de que cuando aquél finalice habrá
surgido una de las notas básicas de la cultura contemporánea: la especialización.
Cada área de conocimiento aspira a convertirse en ciencia y a adquirir autonomía
respecto a las demás, a desarrollarse independientemente y a absorber la íntegra
dedicación de quienes en ella se esfuerzan. Es la cultura del especialista que si bien
ha dado un auge enorme a cada una de las ciencias, también las ha empobrecido y
limitado a causa de su incapacidad para conocer y entender los avances de las
demás. En cualquier caso, es ahora, a finales del siglo XVIII cuando por fin nace
para el mundo de la ciencia una disciplina decisiva para la comprensión de la
materia y de lo vivo y que hasta ese momento había permanecido presa de la
alquimia: la Química. Este hecho va a marcar de forma determinante el siguiente
período de la ciencia: el del siglo XIX.

111
La ciencia moderna

INTRODUCCIÓN
MARCO HISTÓRICO

El periodo histórico en cuyo seno tiene lugar la Revolución Científi-


ca Moderna comprende los siglos XVI, XVII y XVIII. Se inicia en el Rena-
cimiento, continúa durante el Barroco y finaliza con la Ilustración. De
entre su enorme complejidad vamos a resaltar aquí exclusivamente
los aspectos siguientes:
v La consolidación del Estado moderno. La unidad imperial carac-
terística del Medioevo se fragmenta en naciones independientes con
fronteras y límites precisos. Los tres países que primero logran ese
objetivo: España, Francia e Inglaterra, ejercen la hegemonía en Euro-
pa y se disputan entre sí la supremacía a través de alianzas y guerras
intermitentes.
v La vieja nobleza feudal se ve forzada a compartir el poder político
con una nueva clase: la burguesía (habitante del burgo o ciudad),
surgida al hilo del comercio, el crecimiento económico y los negocios.
No es una clase política o militar sino estrictamente mercantil. La co-
habitación entre ambas, no siempre fácil, necesita de un árbitro indis-
cutible: el monarca, que ejerce sus facultades de manera absoluta.

Estudia con
detalle el
proceso de
ascenso de
la burgue-
sía durante el periodo.

El cambista y su mujer. Quentin Metsys.

Semejante forma absolutista de organización e intervención en la


sociedad alumbra el Estado moderno: el poder se centraliza y concen-
tra en un punto focal desde el que irradia hacia todos los extremos del
territorio de manera completamente jerarquizada. Se sustenta sobre
un ejército nacional permanente y regular, que pone fin a las prácti-
cas mercenarias del Renacimiento, una policía y una burocracia efi-
caz y una tupida red de micropoderes destinados a encuadrar y vigilar
el orden social. El momento histórico de apogeo y plena consolidación
de este sistema se sitúa en el siglo XVII, durante el Barroco. El Leviathán
del pensador inglés Thomas Hobbes es la obra maestra que lo funda-
menta ideológicamente.

112
La ciencia moderna

v Las luchas de religión se agudizan e intensifican como producto


de la intolerancia de católicos y protestantes. La escisión abierta en el
seno de la Iglesia a partir de 1520 pone fin al aperturismo renacentista Observa
y agudiza la intransigencia doctrinal y de costumbres contrarreformista, que el mo-
delo de sis-
abanderada por la Compañía de Jesús y avalada por los amplios pode- tema aris-
res represivos otorgados a la Inquisición. El centro de Europa se con- totélico, como mode-
vierte en campo de batalla entre unos y otros, a la vez que los procesos lo global y omniabar-
inquisitoriales –auténtica burla para la humanidad– dejan un regue- cador, sigue todavía
proyectando su som-
ro de víctimas, miedo y vergüenza. bra sobre los pensa-
v A finales del siglo XVII en Inglaterra y a lo largo del XVIII en dores del periodo.
Francia, surge un movimiento ideológico nuevo: el liberalismo, im-
pulsado por amplios sectores de la burguesía deseosos de abandonar
o reducir el lastre que ya suponía, política y económicamente hablan-
do, la nobleza. Una Constitución como garantía de derechos indivi-
duales, la división del poder en dos o tres instancias que se equilibran
y contrarrestan y una democracia censitaria, atributo de los poseedo-
res de riqueza, son sus exigencias tal y como las formularon Locke y
Montesquieu. Les acompaña la reducción de la monarquía a un pa-
pel constitucional (Inglaterra) o su desaparición (Francia). Estamos
ya bajo la época ilustrada, a la que ponen fin, sin embargo, los dos
grandes acontecimientos que gestarán la transición hacia el siglo XIX:
la Revolución Francesa de 1789 y la Revolución Industrial que surge
a partir de 1760.
v El panorama intelectual se enriquece enormemente. Gracias a la
imprenta las obras circulan con profusión y rapidez y el hábito de la
lectura personal se instala entre las clases dirigentes que tienen a gala
poseer bibliotecas privadas. Corolario natural de ello será el gusto
por tener opiniones propias a partir de la lectura y exigir progresiva-
mente de los poderes libertad para expresarlas públicamente. La li-
bertad de pensamiento y de su manifestación se yergue como una de
las banderas del Siglo de las Luces. Pero no sólo los libros aceleran el
intercambio de ideas sino también la aparición de la prensa y las
revistas periódicas especializadas que en poco tiempo se ganan el
favor de las sociedades, hasta el punto de que el movimiento ilustra-
do y la propia Revolución Francesa son dificilmente comprensibles
sin ellas. Instauran un modelo de comunicación pronta y sencilla ¿Sabías que
en esta épo-
accesible a sectores más amplios de la población que los meramente ca aparecen
eruditos. La diversidad de los conocimientos es tal que se siente la los cafés, que
necesidad de grandes obras sintéticas que contengan la mayor canti- se converti-
dad posible de ellos. Su poseedor podría estar así al día de todos los rían en lugares de ter-
tulia y de discusión in-
saberes. Se alumbran las grandes enciclopedias; un movimiento que telectual?
culminará a mediados del siglo XVIII con la monumental Enciclopedia
ilustrada que coordinarán Diderot y d´Alembert con la pretensión de
exponer todos los conocimientos renovados a la luz de la razón.
v La filosofía racionalista se empeña en construir grandes sistemas
omniabarcadores. Descartes, Leibniz o Kant son aún sujetos univer-
sales, herederos del Renacimiento, capaces de dominar las matemáti-
cas, la física, las ciencias de la naturaleza, la moral, la teología, la
política, las artes... Frente a ellos, los nuevos científicos acotan y deli-
mitan campos específicos de intervención y problemas concretos a

113
La ciencia moderna

La ópera fue
el espectá-
culo por ex-
celencia de
la época, in-
corporando teatro y
música como elemen-
tos expresivos. Escu-
cha algunas arias de
Monteverdi.

resolver, especializándose en áreas de conocimientos más restringi-


das. Es su modestia, y no las grandes ambiciones filosóficas, quien
abre el itinerarios exitoso de la especialización. Pese a todo, la predi-
lección de los europeos sigue recayendo sobre las artes, tanto las
heredadas del Renacimiento –arquitectura, escultura, pintura– que
reciben ahora nuevas formulaciones y cánones impuestos y
homologados por las nuevas Academias, como aquellas otras que
eclosionan novedosamente: la novela, el teatro y la música y, dentro
de ésta, la ópera.

Año Pensador o acontecimiento

RENACIMIENTO

1473 Nace Nicolás Copérnico en Cracovia (Polonia).


1475 Nace Miguel Ángel Buonarrotti en Florencia.
1493 Nace Paracelso en Einsiedeln (Austria).
1501 Nace Girolamo Cardano en París.
1507 Copérnico escribe el Commentariolus, esbozo de su
teoría heliocéntrica.
1514 Nace Andrea Vesalio en Bruselas.
1519 Muere Leonardo en Fontainebleau (Francia).
1527 Paracelso quema públicamente el Canon de Avicena
en Basilea.
1540 Nace el matemático francés François Vieta.
1541 Muere Paracelso en Salzburgo.
1543 Copérnico publica antes de morir el De las revolucio-
nes de los orbes celetes y Vesalio la Fábrica del cuerpo
humano.
1545 Girolamo Cardano publica el Gran Arte.

114
La ciencia moderna

BARROCO

1563 Se cierra el Concilio de Trento y se inicia la Contrarre-


forma religiosa.
1564 Mueren Vesalio y Miguel Ángel y nace Galileo en Pisa.
1570 Vieta publica el Canon Matemático.
1571 Nace Johannes Kepler en Suabia.
1578 Nace William Harvey en Folkestone (Inglaterra).
1590 Galileo escribe Sobre el movimiento.
1591 Vieta escribe la Introducción al arte analítico, primer tra-
tado de álgebra moderna.
1596 Nace René Descartes en Turena (Francia).
1600 Kepler escribe El secreto del Universo y William
Shakespeare Hamlet.
1601 Nace el matemático francés Pierre Fermat.
1603 Muere François Vieta.
1605 Miguel de Cervantes escribe la primera parte de El
Quijote.
1609 Galileo monta el primer telescopio y Kepler publica
Nueva Astronomia conteniendo las dos primeras leyes
sobre las órbitas de los planetas.
1610 Galileo publica El Mensajero sideral con los descubri-
mientos astronómicos realizados gracias al telescopio.
1615 Cervantes escribe la segunda parte de El Quijote.
1618 Comienza la guerra de los treinta años y Galileo pu-
blica El ensayador.
1619 Kepler publica Armonías del mundo con la tercera de
las leyes que describen las órbitas planetarias.
1629 Descubrimiento de la circulación de la sangre por
William Harvey.
1630 Muerte de Kepler en Ratisbona.
1632 Publicación de los Diálogos sobre los dos máximos siste-
mas del mundo de Galileo.
1633 Condena de Galileo por la Iglesia. Descartes termina el
Tratado del mundo, libro que no publica tras la conde-
na de aquél.
1637 Descartes publica la Dióptrica, los Meteoros y la Geometría.
1641 Descartes publica las Meditaciones Metafísicas y Galileo
termina las Consideraciones y discursos sobre las dos
nuevas ciencias.
1642 Muere Galileo y nace Isaac Newton en Woolsthorpe.
1646 Nace en Leipzig el filósofo y matemático Gottfried W.
Leibniz.
1648 Paz de Westfalia que pone fin a la Guerra de los Trein-
ta Años.
1649 Descartes publica el Tratado sobre las pasiones.
1650 Muere Descartes en Estocolmo víctima de una pul-
monía.

115
La ciencia moderna

ILUSTRACIÓN

1655 Muere Pierre Fermat.


1657 Muere William Harvey.
1660 Se crea la Real Sociedad Inglesa de las Ciencias (Royal
Society).
1666 «Año admirable» de Newton.
1672 Newton escribe su ensayo Sobre los colores.
1679 Se publica póstumamente la obra de Fermat,Varias
obras matemáticas.
1687 Newton publica los Principios matemáticos de la filoso-
fía natural en donde culmina toda la Revolución Cien-
tífica Moderna.
1707 Nace Carlos Linneo en Rasholt (Suecia).
1716 Muere G. W. Leibniz.
1725 Muere Newton.
1735 Linneo publica el Sistema de la Naturaleza.
1736 Linneo publica los Fundamentos de Botánica.
1751 D´Alembert escribe el Discurso Preliminar a la Enci-
clopedia.
1760 Inicios de la Revolución Industrial en Inglaterra.
1778 Muere Linneo.
1789 Revolución Francesa. Fin del Antiguo Régimen.

116
Los precedentes:
1 ciencia, técnica y religión
en el medioevo

MEDIOEVO: CIENCIA Y RELIGIÓN

Después de que los emperadores romanos Honorio y Arcadio divi-


dieron el Imperio en dos –el Occidental, con capital en Roma, y el Orien-
tal, con capital en Constantinopla–, las invasiones de los denominados
pueblos bárbaros (tribus nómadas del centro de Europa) se apoderaron
del primero y redujeron la extensión del segundo que pasó a denominar-
se Bizancio o Imperio Bizantino. La presión de los pueblos árabes dismi-
nuyó aún más la extensión de éste último hasta dejarlo limitado aproxi-
madamente a la mitad de la actual Turquía, donde permaneció aislado
hasta que en 1453 los turcos acabaron por conquistarlo. La importancia

117
La ciencia moderna

Mar Negro

ARMENIA

TRACIA Constantinopla
ASIA MENOR
Estudia los MACEDONIA
aspectos más
significativos
de la cultura Antioquía
CATEPANATO
bizantina. DE ITALIA
Atenas
RODAS
Siracusa CHIPRE
CRETA
Mar Mediterráneo

Mapa de Bizancio.

que su supervivencia tuvo para la posteridad radica en que sus bibliote-


cas –destruida la gran Biblioteca de Alejandría– albergaron buena parte
de los textos de la cultura antigua que han llegado hasta nosotros. Pero
esto sucedería más tarde, durante el Renacimiento. Hasta ese momento, el
mundo bizantino quedó aislado casi mil años.
En la Europa sometida a los nuevos pueblos, la cultura fue práctica-
mente arrasada. Sólo la religión cristiana pervivió y salió fortalecida del
cataclismo que supuso el fin del mundo antiguo. En las bibliotecas de
los monasterios y abadías se guardaron los pocos ejemplares que es-
caparon a la destrucción, una muestra muy escasa del enorme legado
cultural de la Antigüedad. Entre sus paredes, monjes copistas
transcribían, reproducían e ilustraban manualmente esas obras, adap-
tándolas a las creencias y valores cristianos. Unas creencias y unos
valores a los que San Agustín (354-430) dio forma y redacción defini-
tiva en una doctrina que la Iglesia elevó a ortodoxia por más de siete
siglos (V al XII).
Consulta El ora et labora, divisa de los benedictinos, pasó a ser el lema bajo el
en un tex- que se regía la vida del hombre medieval. Europa era un lugar inseguro y
to de histo- difícil por donde apenas se circulaba, y la Iglesia la única institución que
ria el papel
le otorgaba unidad y monopolizaba la comunicación. Apenas existían
que desem-
peñaron las órdenes educación y cultura y la casi totalidad de sus habitantes era analfabeta.
monásticas en la pre- Los procesos de investigación y desarrollo del conocimiento que no
servación de la cultura. sirvieran para aclarar, sustentar y potenciar la doctrina de la Iglesia eran
considerados vanos e inútiles. La búsqueda de la verdad según el modelo
griego antiguo era innecesaria puesto que todo cuanto el hombre necesi-
taba saber, estaba ya contenido en las Sagradas Escrituras. Como la ver-
dad era revelación, lo único que se exigía de él era que tuviera fe en la
doctrina sagrada. El pensamiento a lo máximo que podía aspirar era a
completarla, pero apenas entraran en contradicción, la supremacía co-
rrespondía siempre a la fe.

118
La ciencia moderna

La Naturaleza y el Universo eran producto de la creación divina. El


Génesis –libro primero de la Biblia– contenía las explicaciones que todo
buen cristiano debía creer. De ahí que la teología suplantara o sustituyera Lee el primer
a la ciencia y que la curiosidad intelectual fuera considerada como un capítulo del
Génesis,
vicio malsano, germen de pecado.
«Orígenes
El uso de la razón para explicar cualquier fenómeno o asunto sólo del mundo y
era aceptable en tanto no entrara en contradicción con la palabra divina. de la Humanidad».
No obstante, durante buena parte de la Edad Media se asiste a una pugna
entre aquélla y la creencia. Semejante contienda se conoce como el conflic-
to entre la razón y la fe.
Además, lo importante no estaba fuera del hombre, sino en su inte-
rior, en su alma, y en la comunión entre ella y Dios. El hombre debía
concentrarse en la relación amorosa con la divinidad y, para ello, aislarse
lo más posible del mundo exterior, pues la investigación sensible le dis-
traería de la intimidad de la conciencia.

LA CIENCIA ÁRABE

Fue el pueblo árabe quien conservó y desarrolló la ciencia durante


este período. Tras una rápida conquista de los territorios que se extienden
entre la India y Francia, desde el 634 al 750, buscó dar cohesión a todo ese
enorme imperio a través de una identidad cultural. Por medio de Bizancio Estudia el
recuperó la cultura antigua adaptándola a sus propias exigencias ideoló- papel de-
cisivo que,
gicas, adquiriendo a partir de los siglos IX y X, la hegemonía cultural del en la trans-
mundo conocido. Gracias a las escuelas de traductores de Toledo y misión del
Palermo (Sicilia) sus textos fueron traducidos del árabe al latín, fluyendo saber antiguo, tuvie-
hacia la Europa Occidental e iniciando así la recuperación cultural de ron las escuelas de
traductores.
ésta, tras seis siglos de vacío (V a XI).

Samarcanda
tico

Ma
rC
án

as
Atl

pio
no

Negro
Mar
éa
Oc

Constantinopla
Toledo

Córdoba Bagdad
SIRIA
Fez Damasco Golfo Pérsico
Mar Mediterráneo
Alejandría
El Cairo ARABIA
Medina
ico

EGIPTO La Meca
Índ
no

Ma
éa

rR
Oc

ojo
SAHARA

Imperio Islámico
Imperio Bizantino

119
La ciencia moderna

Uno de los errores históricos más habituales es considerar a los


árabes como meros transmisores de la cultura antigua. De hecho, fueron
mucho más: el crisol de todas las grandes civilizaciones del mundo en-
tonces conocido. Como consecuencia de sus conquistas y relaciones co-
merciales, establecieron contactos no sólo con Bizancio, sino también con
pueblos de muy diversos orígenes: sirios, persas, judíos, españoles,
afganos, hindúes y chinos. Descubrieron, así, culturas, ciencias y técni-
cas muy superiores a las suyas y supieron adaptarlas y sintetizarlas has-
ta crear una, original y propia.
Persia era entonces un cruce de caminos y, allí, en Bagdad, la
Haz un lis- dinastía gobernante de los Abassíes ubicó la capital de su gigantesco
tado de las imperio. Pronto se convirtió en el principal foco de irradiación de la
aportacio-
nes que, a
ciencia árabe, bajo el impulso de los primeros califas: Al Mansur (754-
través de 775), Harúm al Rashid (786-809) y Almamúm (813-833).
los árabes, acabarían En una época en que la civilización occidental se mostraba incapaz
por ser incorporadas de asegurar y asumir el relevo de la ciencia antigua, los sabios musulma-
en Occidente.
nes supieron preservar del olvido, propagarla y hacerla fructificar en
matemáticas, astronomía, filosofía, medicina, farmacología, zoología, bo-
tánica, alquimia, mecánica y óptica. Reunieron las obras griegas de
Euclides, Arquímedes, Ptolomeo, Platón, Aristóteles, Herón, Apolonio,
Galeno, Plotino, Diofanto..., las tradujeron y divulgaron, al tiempo que
construían Casas de la Sabiduría (embriones de Universidades) y bibliote-
cas en todas sus capitales importantes. Ciudades como Damasco, El Cairo,
Fez, Kairuán, Córdoba, Granada, Ispahan etc., se convirtieron en podero-
sos centros de actividad intelectual.

¿Qué es y có-
mo funciona
un ábaco?

El ábaco, instrumento fundamental de cálculo.

Es imposible detenernos aquí en las innumerables aportaciones que


hicieron a los distintos territorios científicos. Por eso vamos a referirnos
exclusivamente a uno de ellos que marcaría decisivamente el porvenir del
desarrollo de la ciencia occidental y, en concreto, de la matemática: la
numeración posicional y el cero.

120
La ciencia moderna

Para que una notación numérica esté bien adaptada al principio


de posición, debe:
x Poseer unas cifras significativas que correspondan a unos
signos gráficos desligados de toda representación visual directa.
x Tener un signo cuya función sea marcar la ausencia de
unidades de un cierto orden: el cero.
Los números alfabéticos, vigentes hasta esta época, eran profun-
damente limitados para la notación de grandes números e impedían
en la práctica la realización de las operaciones aritméticas más ele-
mentales, que debían hacerse por medio de ábacos.
Debemos a la civilización hindú la invención de nuestra nume-
ración decimal posicional y del cero, así como la elaboración de las
bases del cálculo. Parece ser que este acontecimiento histórico tuvo
lugar a mediados del siglo V.
Sin embargo hubo que esperar ocho siglos para que se transmi-
tiese a la Europa cristiana y esa transmisión se llevó a cabo gracias a la
intermediación de la cultura árabe, de ahí que llamemos a nuestro
sistema de numeración actual numeración arábiga.

Fue al matemático árabe al-Khuwarizmi (783-850) a quien le cupo


la tarea histórica de recoger, por primera vez, el sistema posicional hindú La numera-
en un libro de aritmética –traducido más tarde al latín bajo el título de ción posi-
Algoritmi dicit–. El que con diez signos simbólicos, independientes de cional es un
sistema que
cualquier alfabeto o lengua, pudieran representarse todos los números, permite re-
desde la fracción más pequeña concebible hasta los muy grandes, y todo presentar cualquier
ello sin la menor posibilidad de error, de forma inequívoca y comprensible número (tan grande
para todos, fue conceptuado como uno de los mayores descubrimientos de como sea) por medio de
una cantidad muy li-
la humanidad. El sabio árabe mostraba además la sencillez con que se ope- mitada de signos de
raba con las cuatro reglas, que tanta complicación había revestido hasta base; el valor de una
entonces. cifra varía en función
El invento circuló muy lentamente desde Bagdad al Norte de África de la posición que ocu-
pa en la escritura de un
y de aquí hasta España. Sólo a partir del siglo XIII comenzó a difundirse número, así un 5, por
por Europa gracias a la obra del matemático italiano Leonardo de Pisa ejemplo, puede signifi-
(Fibonacci), titulada Tratado del ábaco, que estaba dirigida a convertirse en car, según su posición,
breviario para aprender el cálculo al nuevo estilo. 5 unidades, 5 decenas,
5 centenas, etc.

LA ESCOLÁSTICA Y EL RENACIMIENTO

Gracias a la penetración árabe, Europa llevó a cabo, durante los


siglos XII y XIII, una amplia renovación técnica y cultural, en cuyo centro
se encontraron las Escuelas o Universidades, fundadas en ciudades de
importancia.
El saber que en ellas se impartía se conoce con el nombre de Escolás-
tica, y estaba dominado aún por los conocimientos teológicos y humanis-
tas. En su seno se dio un fenómeno de enorme importancia para los siglos
posteriores: la recepción y traducción del aristotelismo, a un lenguaje
aceptable para el cristianismo; labor en la que destacó Tomás de Aquino.

121
La ciencia moderna

Las Escuelas o Universidades se originaron como consecuencia


de las aspiraciones de los gremios de estudiantes a que se les recono-
cieran los títulos en todos los países. Se fueron creando en las grandes
ciudades de la época o sus alrededores. Entre ellas las más conocidas
son las de Bolonia y Padua en Italia, la de París en Francia, las de
Oxford y Cambridge en Inglaterra o la de Salamanca en España. Sus
planes de estudio comprendían tres niveles. En el primero se estudia-
ba el Latín y las Sagradas Escrituras. El segundo, que finalizaba a los
21 años, incluía las llamadas Artes liberales formadas por el Trivium –
Gramática, Retórica y Lógica– y el Cuadrivium –Geometría, Aritméti-
ca, Astronomía y Música–. El tercer nivel dedicado a los estudios en
Filosofía incluía Matemáticas, Física, Teología, Ética, Lógica y Mecá-
nica o Técnica.

En menos de un siglo, y a pesar de diversas polémicas, las teorías de


Aristóteles en Metafísica, Física, Biología o Ética, se instalaron en los prin-
cipales centros académicos como ortodoxas, apoyadas por la Iglesia, y
perduraron hasta los siglos
XVII y XVIII.
El tomismo inició la recu-
peración del valor de la cien-
cia y del estudio de los fenó-
menos de la naturaleza. No
obstante, ésta va a llevar aún
un retraso importante con res-
pecto a la renovación de las
Humanidades que se produci-
rá en el Renacimiento (Siglos
XIV, XV y XVI). Sólo tras esta
renovación le tocará el turno a
la ciencia (XVI, XVII y XVIII) a
través de la Revolución Cientí-
fica Moderna.
Junto a esta recuperación
del saber científico se asistió
también, a partir del siglo XII,
a una auténtica revolución téc-
nica. Hasta ese momento sólo
se habían producido avances
muy contados en el campo de
la tecnología militar (estribo,
ballesta), la agricultura (arado
Investiga Fachada de la Universidad de Salamanca.
qué mejo- de ruedas) y el transporte
ras concre- (grandes carretas, arneses, herraduras, etc.). Desde entonces se generó un
tas apor- cambio sustancial que no sólo afectó a los hallazgos técnicos, sino tam-
taron ha- bién a la forma de entender la técnica y a la relación del hombre con la
llazgos como el estri-
bo, la ballesta, el ar- naturaleza. Este cambio se basó fundamentalmente en una transforma-
nés y la herradura. ción del uso de las fuentes de energía mediante la construcción de artefac-

122
La ciencia moderna

tos que permitieran aplicar las fuerzas de la naturaleza a actividades


humanas –se generalizó la utilización de la rueda hidráulica y los moli-
nos de agua, y poco después se introdujeron los
molinos de viento con eje horizontal con los que se
facilitó la producción de paños, la forja de metales,
etc. Se desencadenaría a continuación una casca-
da de novedades, como el manubrio, el cigüeñal,
los fuelles de vapor, etc., que harían posible el esta-
blecimiento de diversas instalaciones mecánicas
sustentadas en el aprovechamiento de la energía
natural para usos industriales –curtir, lavar, ase-
rrar, triturar, accionar fuelles etc.
Durante dos siglos –XV y XVI– se produjo el
tránsito desde la Edad Media a la Modernidad,
con la época que históricamente conocemos bajo el
nombre de Renacimiento. Se trata de un período
proteiforme, rico, variado, en el que:
v Desde Bizancio, se recuperaron los textos
originales de los grandes pensadores y cientí-
ficos antiguos sin la mediación que habían
obrado los árabes o los escolásticos, lo que abre Mecanismo de un molino de agua.
un nuevo florecimiento en la cultura y las ar-
tes. Algunos de ellos, como las obras de Euclides o Arquímedes, ejer-
cerán una influencia decisiva. Investiga
v El invento de la imprenta – en torno a 1450– permitió una difusión cómo fun-
cionan los
y circulación del saber como no se había conocido hasta entonces,
molinos que
pues, desde entonces, más ciudadanos pudieron leer los grandes tex- se mencio-
tos directamente, interpretarlos y polemizar por medio de libros que nan en el texto.
se difundían rápidamente.

Medita so-
bre las ven-
tajas que
ofrece la
imprenta de «tipos
móviles».

Detalle del interior de una imprenta.

123
La ciencia moderna

v Nuevas necesidades técnicas, militares y de navegación, multipli-


caron los inventos como la brújula, la pólvora o las armas de fuego,
procedentes de otras culturas.
v Se colocaron las bases del humanismo moderno alrededor del
nuevo concepto de libertad y dignidad del hombre.
v Se rompió, momentáneamente, con el monopolio ideológico de la
Investiga Iglesia, y los intelectuales y artistas gozaron de una cierta libertad de
cuál es el pensamiento y expresión, que se cerrará otra vez con la Contrarre-
contenido
de la Re-
forma religiosa de la segunda mitad del siglo XVI.
forma Pro- v Hay un gigantesco florecimiento de las grandes artes: arquitectu-
testante y de la Con- ra, escultura y pintura.
trarreforma Católica.
El humanismo promovió la idea de la centralidad del hombre en el
Universo y su superioridad sobre el resto de la naturaleza. De ahí va a
deducir el pensador inglés Francis Bacon, en su obra Nuevo Organon (1630)
el derecho del hombre a dominar la naturaleza, a través del conocimiento
de las leyes por las que se rige, a fin de usarla para su conveniencia.
Afirmará así la dimensión esencialmente práctica del conocimiento. El
valor de la ciencia está, pues, en su capacidad de prever para proveer, es
decir, en la posibilidad de adelantarse al futuro para intervenir técnica-
mente en beneficio de la humanidad.

Estudia en
qué consiste
el Canon de
Vitrubio.

124
La ciencia moderna

Para ello, sin embargo, había que delimitar el territorio de la ciencia


pues, no en vano, el Renacimiento fue una época vitalista que concebía la
naturaleza como un gran organismo poblado de fuerzas y energía, cuyo
control sólo se podía conseguir por medio de la magia. Era enormemente
difícil diferenciar pues entre una y otra. La Revolución Científica Moder-
na arbitrará dos medios: un método científico que garantice un adecuado
itinerario de acceso a los descubrimientos por vía matemática, y la con-
versión de ese enorme organismo en un gigantesco mecanismo que trans-
forme el orden de la naturaleza de mágico en mecánico.

ESQUEMA RELACIONAL

Es importante que sepas relacionar los siguientes elementos


del texto:
a) La caída del Imperio Romano supuso la desaparición de la
cultura antigua y abrió un período de aculturación que duró casi
ocho siglos.
b) El predominio de una doctrina religiosa como el cristianismo
acarreó la relegación casi total de la investigación científica.
c) La civilización árabe actuó, por un lado, como crisol de cultu-
ras y, por otro, como impulsora de nuevos desarrollos; al mismo
tiempo preservó y trasmitió a Occidente el legado del mundo
antiguo.
d) El Renacimiento fue capaz de crear una visión del mundo que
acabaría alumbrando una nueva época: la Modernidad.

125
La Revolución Científica
2 Moderna

Se conoce con el nombre de Revolución Científica Moderna el proceso


gradual de transformación de la mecánica antigua y medieval –de inspi-
ración aristotélica– en otra fundamentada en el uso de la matemática
como lenguaje de la naturaleza, y que concibe al movimiento no como
cambio natural sino como dinámica de cuerpos y fuerzas en interacción.
Esta transformación se localiza primero en la astronomía, es decir,
en la organización y funcionamiento de nuestro sistema planetario, to-
mado en esa época como Universo.

126
La ciencia moderna

De un Cosmos cerrado con la Tierra en el centro, las esferas cristali-


nas, sobre las que permanecían engastados los planetas, a su alrededor y,
culminando el majestuoso conjunto, la esfera de las estrellas fijas, se pasa
a un Universo abierto, sin límites ni esferas y con el Sol en el centro, que
Durante los
funciona como un enorme mecanismo de precisión, orden y regularidad. siglos XV y
Y si el mecanismo domina la visión del mundo, no menos la del XVI se en-
hombre. A la vez que Copérnico iniciaba la revolución astronómica en tendía por
1543 con su obra De las revoluciones de los orbes celestes, Andrea Vesalio da «fábrica»
un edificio suntuoso
comienzo a otra de no menor envergadura, al publicar –también en 1543– al que era necesario
La fábrica del cuerpo humano, encaminada a concebir la organización y el cuidar y reparar con
funcionamiento de nuestros cuerpos como mecanismos de precisión, or- cierta frecuencia.
den y regularidad. Si el mundo es un gigantesco reloj, el cuerpo biológico
es un autómata, un taller o una fábrica, articulada por resortes, palancas,
cavidades, depósitos, filtros, tubos hidráulicos...

PRINCIPALES CARACTERES DE LA REVOLUCIÓN


CIENTÍFICA

La Revolución Científica Moderna se desenvolvió en el seno del


período que conocemos bajo el nombre de Barroco. Una época que, ante
todo, se caracterizó por el auge de la simulación y la manipulación, en la que
el teatro y la pompa de las cortes gozaron del favor de la sociedad y donde
se construían autómatas y todo tipo de artefactos. Es en este marco en el
que se producen diversos hechos:
u La reducción de lo físico exclusivamente a aquello con lo que se
podía operar en el lenguaje matemático. Galileo y Newton dirigirán la
aplicación de este lenguaje –la Geometría en el primer caso y el Álgebra
Investiga
y el Análisis en el segundo– hacia el estudio del movimiento de los cuáles son
cuerpos físicos. Y lo hacen por encima de la problematización que de los rasgos
semejante aplicación llevan a cabo las dos grandes escuelas filosóficas esenciales
del momento: el racionalismo y el empirismo. Ahora bien, para ello, del raciona-
lismo y del empirismo.
los nuevos científicos necesitaban seleccionar, de los cuerpos y su
funcionamiento, aquellos caracteres que pudieran ser vertidos al len-
guaje matemático y obviar los demás. O, dicho de otra manera, lo que es
cuantificable del mundo físico –masa, peso, longitud, velocidad, acele-
ración– pasa a ser relevante; con lo que resta no se puede hacer ciencia.
Por otra parte, la precisión, exactitud y rigor que el desarrollo del nuevo
lenguaje algebraico posibilitó, indujo a ingenieros, artesanos y arquitec-
tos –muy activos durante el periodo– a buscarle aplicaciones prácticas.
La ciencia asentó aquí su método acentuando ciertos rasgos que
enumeramos a continuación:
1.- Simulación del funcionamiento de la realidad física median-
te modelos matemáticos. Unos modelos que paulatinamente se
iban ajustando en un ir y venir de la una a los otros, hasta que
ambos fueran un calco y pudiera decirse que el modelo matemáti-
co representaba de forma exacta el comportamiento de los cuer-
pos físicos. Sólo a partir de entonces era posible asegurar que
estos se moverían siempre según las reglas impuestas por aquél.

127
La ciencia moderna

Modelo mecánico del Universo. Joseph Wright de Derby.

2.- Manipulación de los objetos naturales en condiciones im-


puestas artificialmente; es decir, lo que llamamos comúnmente
experimentación. El cuerpo físico es aislado de sus interrelaciones
naturales y su comportamiento sometido a interrogatorio en un
laboratorio. El imperativo característico de la ciencia antigua de no
intervenir ni alterar los procesos naturales, permaneció válido mien-
tras se concibió al hombre integrado en la propia naturaleza y en
Analiza con comunión con ella. El cristianismo, al extraer al hombre del resto de
más detalle la naturaleza y otorgarle un lugar de privilegio por encima de ella,
cuáles son
las caracte- acabó con esta idea. Aquél –hecho a imagen y semejanza del mis-
rísticas y mo Dios y poseedor de un alma divina– quedó facultado para
consecuencias del an- gobernar y usar en su provecho a los demás seres de la creación.
tropocentrismo al que Semejante creencia se vio apuntalada por el humanismo renacentista
se alude en el texto.
que ubicó al hombre en el centro de todas las cosas (antropo-
centrismo). De ahí a derivar que el hombre es sujeto y la naturaleza
un mero objeto de estudio, manipulación y explotación, no había
más que un paso que la ciencia moderna dió sin escrúpulos. Y en
ello consistió su adelanto con respecto a la antigua.
u La autonomía de la ciencia con respecto a la filosofía y la religión.
Las ciencias antigua y medieval permanecieron englobadas, bien den-
tro de sistemas filosóficos, –pitagorismo, platonismo, aristotelismo,
atomismo, epicureismo, estoicismo– o bien en el seno de la teología
islámica o cristiana. La Revolución Científica Moderna combatió, pre-
cisamente, por obtener la autonomía de la ciencia como productora
de certezas o verdades propias e independientes. El conflicto de Galileo
con la Iglesia fue modélico a este respecto. Lo cierto es que tras la
Revolución Científica Moderna, la ciencia va a salir fortalecida como
modelo de saber y la física–matemática como prototipo.
La renovación abierta por la Revolución Científica Moderna tuvo
como eje central a la astronomía. La destrucción de la mecánica aristotélica
–implantada en todos los centros académicos y a la que hubieron de
enfrentarse los nuevos científicos– había que comenzarla por lo que cons-

128
La ciencia moderna

tituía la bóveda de su sistema: el Universo de las esferas que, aunque


mejorado por Ptolomeo a costa de complicarlo, era ya inservible, en parte
por esa misma complejidad y en parte por la dificultad de seguir encajan-
do en él las nuevas observaciones.
Inservible, cuando precisamente era más necesario. En efecto, el
descubrimiento del Nuevo Mundo por Colón en 1492 y el viaje de circun-
valación del mundo de Magallanes y Elcano entre 1519 y 1522 dieron Traza el iti-
noticia de la enorme magnitud de nuestro planeta. nerario del
A los primeros viajes de exploración y aventura habrían de seguir viaje de Ma-
gallanes y
los de conquista y comercio. El asentamiento de estos exigía rutas seguras Elcano.
y regulares. Cuando se navega en medio del océano Atlántico o del Pací-
fico, sólo hay una cartografía por la que guiarse: la celestial. Un ligero
error en ésta, cuando se está en alta mar puede dar como resultado
que el barco en lugar de llegar a las costas de Portugal, por ejemplo,
arribe a las costas del norte de África pobladas por piratas beréberes.
El reloj de los cielos debe ser simple y preciso. Tal vez las cartografías
elaboradas según el sistema ptolemaico pudieran servir, a pesar de
sus errores, para navegar por un mar de reducidas dimensiones y tan
conocido como el Mediterráneo, pero ¿servirían también para la in-
mensidad del Océano Pacifico o del Atlántico?, ¿para esas tierras y
mares desconocidos de gigantescas dimensiones?

El mundo conocido se hizo más amplio.

Todos los monarcas y los países europeos sabían que su futuro


como naciones y sus negocios se iba a jugar alrededor de esos nuevos
Estudia e
lugares, ¿cómo asegurar las comunicaciones con ellos? Había, pues, ra- investiga el
zones internas a la propia ciencia –el debilitamiento creciente de la mecá- interés que
nica aristotélico-ptolemaica– y externas –necesidad de cartografía e ins- la determi-
nación pre-
trumental preciso para asegurar la navegación por el mundo ¿Fueron
cisa de la latitud y la
ellas las que guiaron la atención de los nuevos matemáticos hacia los longitud tienen para la
cielos? Quizás. Pero no lo sabemos con seguridad. De lo que sí poseemos navegación.¿Cómo
certeza es de que cuando el polaco Nicolás Copérnico pasó a ocuparse de pueden determinarse?
las posiciones de los planetas y las estrellas, dio comienzo la Revolución
Científica Moderna.

129
La ciencia moderna

¿DE QUÉ SE OCUPA LA ASTRONOMÍA?


La sustancia de la Astronomía es la observación del cielo. Las
luminarias que deambulan contra el fondo oscuro del firmamento
han ejercido, desde siempre, una fascinación que ahora, en una época
Concreta en
dominada por la luz artificial, sólo es perceptible cuando elevamos
qué sentido
los movi- nuestros ojos hacia ese vasto espacio en la soledad de un paraje des-
mientos de habitado. Su cadencia de movimientos repetitivos condicionó duran-
los objetos te siglos la actividad de la sociedad: día y noche marcaban los ritmos
celestes condicionan
vitales de nuestros antepasados en un grado mucho más acentuado
la actividad corriente
de los hombres. que ahora, las estaciones regulaban el trabajo de siembra y recogida
de sociedades agrícolas o el momento de las migraciones de los pue-
blos nómadas.
También, esta regularidad sugirió la posibilidad de enmarcar los
fenómenos dentro de un sistema y pronto surgieron esquemas explicati-
vos que, desde un fondo míti-
co marcado por el antropo-
morfismo, fueron paulatina-
mente despersonalizándose
hasta adquirir rango científi-
co. Durante este proceso fue
produciéndose una separación
difícil, e incluso a veces doloro-
sa, entre la astronomía, que
Ptolomeo definió como aquella
parte de la Doctrina de las estre-
llas por la que comprendemos las
figuras que en cada momento
adoptan los movimientos del Sol,
la Luna y los astros, entre sí y
con respecto a la Tierra, y la as-
trología: aquella otra por la que
observamos, gracias a los rasgos
naturales de esas mismas figuras,
los cambios que se van a operar
en los seres.

ANTECEDENTES DE LA ASTRONOMÍA MODERNA


Las observaciones astronómicas más precisas así como las res-
puestas que se exigían a los sistemas astronómicos fueron haciendo
cada vez más compleja la descripción de los movimientos de los as-
tros errantes y los modelos matemáticos construidos fueron perdien-
do paulatinamente su atractiva sencillez. También la física que so-
portaba estos modelos, la física aristotélica, fue sufriendo críticas cada
vez más frecuentes y globales y desde una época bastante temprana
apareció con nitidez una escisión entre la descripción pormenorizada
de los movimientos celestes y la razón de los movimientos observa-
dos. Durante siglos, incluso ya en los tiempos de Ptolomeo (siglo II

130
La ciencia moderna

d.C.), era constatable la divergencia entre la práctica astronómica, que se


servía de un complejo conjunto de movimientos circulares y de diversos Investiga
artificios, y la filosofía natural (o expresado en términos más modernos, la con más de-
física), en la que seguía siendo válido el modelo aristotélico de esferas talle en qué
consiste esta
cristalinas jerarquizadas donde estaban engarzados los objetos celestes. polémica en
Toda la polémica, etiquetada bajo el rótulo de salvar las apariencias giraba torno a «salvar las
en torno a esta fractura entre el modelo matemático empleado y la física apariencias».
que lo sustentaba.

EL SISTEMA PTOLEMAICO

La pretensión de Ptolomeo fue construir un modelo matemático que


no sólo describiera con mayor fidelidad los complejos movimientos de los
objetos celestes sino que, al mismo tiempo, fuera capaz de predecir efemé-
rides (acontecimientos futuros). Llevará a cabo esta tarea, incorporando a
su sistema todas las innovaciones de sus antecesores, en el Almagesto.
Obligados a la simplificación expondremos a grandes rasgos las
características más relevantes de su sistema señalando, en primer lugar,
qué hechos en los cielos exigían explicación.

Movimientos del Sol y la Luna

No hay la menor duda de que el Sol es el objeto más espectacular de


nuestro cielo, no resulta extraño por tanto que se le haya dedicado una
especial atención desde el punto de vista astronómico. La observación de
su posición a lo largo del día puede hacerse con cierta precisión utilizan-
do el gnomon y analizando la sombra que éste proyecta.

La figura muestra la evolución de la sombra del gnomon en diversas épocas


del año. Al mediodía la longitud de la sombra es la mínima y apunta en la
dirección del Norte.

131
La ciencia moderna

El Sol sale siempre por el Este y se pone por el Oeste pero estas
posiciones de nacimiento y ocaso no son las mismas cada día, así como
tampoco es igual la longitud de la sombra de ese gnomon a mediodía ni el
número de horas de luz diarias.

Si fuéramos anotando uno tras otro los puntos en los que el Sol
desaparece por el horizonte –observando las estrellas que surgen a
continuación– constataríamos que dicho astro describe un círculo sobre
el fondo de las estrellas y que dicho círculo está inclinado 23 ½ º con
respecto al ecuador celeste: se trata de la eclíptica y el conjunto de
constelaciones que en ella aparecen y que el Sol recorre de Oeste a Este
en un año son las denominadas constelaciones zodiacales que tanta im-
portancia van a tener en astrología.

El movimiento global del Sol es, pues, la composición de su movi-


miento rápido hacia el Oeste acompañando a las estrellas (movimiento
Estudia diurno del Sol) y un lento movimiento simultáneo hacia el Este a lo largo
qué proble- de la eclíptica (movimiento anual del Sol). El movimiento de la Luna
mas se ge-
neran en la sigue pautas similares a las del Sol y así, posee un movimiento diurno,
confección junto con éste y las estrellas hacia el Oeste, y un movimiento mensual, a lo
de un calendario uni- largo de la eclíptica hacia el Este. La duración del tiempo que tarda la
ficado como conse- Luna en realinearse con una estrella determinada recibe el nombre de
cuencia de la des-
igualdad entre los me- período o mes sidéreo ( 27.3216 días) y la duración del tiempo que tarda la
ses sidéreo y sinódico. Luna en estar alineada con el Sol (dos plenilunios) se denomina mes
sinódico (29.5305 días). Al mismo tiempo la Luna se desplaza en dirección
Norte–Sur en la banda zodiacal unos 5º.

Movimiento de las estrellas fijas

Los movimientos de las estrellas son mucho más simples que los del
Sol aunque su estudio requiera una observación más atenta. Reconocer la
misma estrella exige ubicarla dentro
de una aglomeración reconocible,
una constelación, que convertimos en
algo familiar asociándola a ciertas fi-
guras. Este reconocimiento es posi-
ble porque aunque las constelaciones
se muevan, parecen hacerlo al uníso-
no. En el telar de los cielos existe ade-
más otra particularidad: mientras que
las constelaciones y las estrellas que
las conforman se ven arrastradas por
el movimiento general de los cielos,
la estrella polar siempre aparece ocu-
pando una misma posición fija (en
realidad no es la estrella polar, sino
un punto angularmente muy próxi-
Representación de la varilla a la estrella polar y del mo a ella el que permanece fijo). Este
movimiento de los cielos de Este a Oeste. punto recibe el nombre de Norte ce-

132
La ciencia moderna

leste y para un observador ubicado en un punto concreto de la Tierra


siempre aparecerá en el mismo lugar día y noche de modo que si coloca
Investiga
una varilla que apunte a esa posición siempre continúa haciéndolo, al cuáles son
margen del movimiento de los cielos. El conjunto de las constelaciones (y las conste-
las estrellas por tanto) parecen girar, de Este a Oeste, en torno a un eje que laciones
tiene la dirección de esa varilla. El conjunto de observaciones anteriores que apare-
cen vinculadas a los
está en la base del denominado universo de las dos esferas. En una de ellas signos del Zodíaco.
habita el hombre y la otra está ocupada por las estrellas fijas. El espacio
que media entre ambas se irá poblando paulatinamente con otros objetos.

Las estrellas en el Universo de las dos esferas

La figura que sigue muestra la configuración básica de este univer-


so: el círculo exterior gira regularmente de Este a Oeste alrededor del eje
N’S’. El observador, situado en la esfera de la Tierra en el punto A, puede
ver toda la esfera situada por encima del horizonte SONE, que aparece
resaltado en la figura. El plano es tangente a la esfera de la Tierra en A,
aunque, dadas las pequeñas dimensiones de esta esfera en relación con
la de las estrellas fijas, podemos considerar, en el dibujo, que pasa por el
centro de la Tierra. Los círculos horizontales son las trayectorias de algu-
nas de las estrellas: el central corresponde a una estrella situada sobre el
ecuador celeste que sale por el Este exacto del observador, se eleva a lo
largo de una trayectoria oblicua inclinada hacia el Sur y se pone por el
Oeste. El círculo superior C – C´ corresponde a la estrella circumpolar más
meridional (más hacia el Sur), de forma que todas las situadas por encima
de ella (más hacia el polo celeste) serán también circumpolares. El círculo
I – I’ marca el límite de las estrellas invisibles para el observador A.
Observa
que el hecho
de que las
estrellas y el
polo celeste
mantengan sus posicio-
nes relativas permite
trazar un mapa estelar.
En este mapa o planis-
ferio celeste, no todas las
estrellas pueden ser vis-
tas al mismo tiempo ya
que no todas ellas se en-
cuentran simultánea-
mente por encima del
horizonte. Localiza me-
diante él las constelacio-
nes visibles en el día en
que observas.

133
La ciencia moderna

El Sol en el Universo de las dos esferas

La discusión completa del movimiento del Sol exige colocarlo en el


espacio comprendido entre las dos esferas anteriores y tratarlo, en cierta
medida, de modo similar a los planetas ya que, como ellos, se mueve
contra el fondo de las estrellas fijas. No obstante, podemos avanzar ahora
una descripción simplificada de su movimiento utilizando el esqueleto
básico desarrollado con anterioridad.

Visto desde la Tierra como una proyección sobre la superficie de la


esfera de las estrellas, el movimiento del Sol adquiere una enorme regula-
ridad que la figura nos describe. En ella aparecen dibujados los polos y el
La figura
ecuador celestes así como la eclíptica proyectada sobre la esfera celeste y
describe el convertida, por tanto, en un círculo máximo inclinado respecto al ecua-
movimien- dor celeste un ángulo de 23.5º que corta al ecuador celeste en dos puntos
to del Sol diametralmente opuestos EO y EP que corresponden a las posiciones del
utilizando
el Universo de las dos
Sol en los equinoccios de otoño y primavera respectivamente. Todos los
esferas para un obser- puntos en los que el observador terrestre puede ver el centro del Sol en
vador situado en lati- proyección sobre la esfera de las estrellas se encuentran sobre la eclíptica.
tudes boreales me- Este centro participa del movimiento diurno hacia el Oeste de la esfera
dias. Haz una cons-
trucción similar para
externa y al mismo tiempo se mueve lentamente hacia el Este para cum-
otro situado en el plimentar en cada año su revolución a lo largo de la eclíptica. Puesto que
ecuador y para un ter- durante todo período de 24 horas el Sol parece hallarse casi inmóvil sobre
cero ubicado en el polo la eclíptica, cada día describe un círculo diurno muy semejante al de una
norte terrestre.
estrella. Sin embargo, el Sol se desplaza lentamente hacia el Este con
respecto a la esfera estelar mientras ésta gira a gran velocidad en direc-
ción contraria, con lo que se ve obligado a recorrer su círculo diurno algo
más despacio que las estrellas y es «doblado» por éstas, en su trayectoria,
una vez al año.

134
La ciencia moderna

Movimientos de los planetas

Lo que convierte en singular y problemático el movimiento de los pla-


netas es su no uniformidad. Estos objetos no se desplazan, vistos desde la

La retro-
gradación
no es otra
cosa que el
movimiento de retro-
ceso –de Este a Oeste–
que efectúa el planeta
observado desde la
Tierra.

Movimiento retrógrado de Marte visto desde la Tierra.

Tierra, con movimiento uniforme; cambian de tamaño y de brillo y, lo que es


más llamativo, no se mueven durante toda su trayectoria en el mismo senti-
do llegando incluso a retrogradar contra el fondo de las estrellas fijas. No es
extraño, pues, que el problema de los planetas ocupara el centro de todo siste-
ma astronómico pretendidamente explicativo.
Eudoxo (408 - 355) construyó un modelo de esferas homocéntricas
para simular el complejo movimiento de los astros errantes; estas esferas,
interconectadas y concéntricas, en una de las cuales está situado el pla-
neta, rotaban simultáneamente en
torno a ejes diferentes y de la combi-
nación de todos estos movimientos
surgía la irregular trayectoria de
aquél. La distancia constante del pla-
neta al centro del sistema, la Tierra,
no permitía, sin embargo, explicar el
aparente cambio de brillo del astro
(atribuible a una mayor o menor
proximidad entre ambos objetos).
Pese a esta laguna explicativa el sis-
tema de esferas homocéntricas está en
la base de la cosmología aristotélica,
a la que ya hemos tenido ocasión de
referirnos en el capítulo anterior. Su
influencia, pues, no es desdeñable.
Ptolomeo desarrolló diversos artificios constructivos, de los que sin-
gularizamos el sistema epiciclo-deferente, como elemento esencial, y las

135
La ciencia moderna

excéntricas y el punto ecuante como elementos complementarios cuya fina-


lidad es aumentar la precisión del modelo:
$ Conviene indicar que el sistema
lo
icic epiciclo–deferente sólo pretende explicar
Ep
P el movimiento de los planetas con res-
n te pecto a la esfera de las estrellas, por lo
e
fer R'
De tanto todas las construcciones hay que
Q suponerlas situadas sobre el plano de
la eclíptica. Este plano es arrastrado por
la rotación diaria de la esfera estelar al-
rededor de la Tierra fija, produciéndose
así el movimiento diurno del planeta.
Las construcciones dan, pues, por su-
T
R puesta esta rotación diaria de la esfera
estelar y del plano de la eclíptica.
Sobre una circunferencia de radio R
y centro T (deferente), un punto Q se mue-
ste
i a e lE ve con movimiento uniforme; este pun-
Hac
to es a su vez el centro de otra circunfe-
Modelo Epiciclo-Deferente. rencia pequeña de radio R´ (epiciclo) en
la que gira el planeta P también con
movimiento uniforme. La elección adecuada de radios y de velocida-
des y sentidos de giro permite obtener órbitas de diferente tipo y simu-
lar así múltiples movimientos.
La figura muestra como se produciría la retrogradación del planeta
observada desde la Tierra y como se explicarían también, al mismo
tiempo, los cambios de velocidad y los de tamaño y luminosidad (los
planetas aparecerían más nítidos y mayores en las fases de
retrogradación).
$ Para dar cuenta del hecho de
que el Sol y la Luna parecen mover-
Estas cons- se a diferentes velocidades en dis-
trucciones tintas partes de sus trayectorias los
básicas se hi-
cieron más astrónomos griegos imaginaron di-
complejas, versas soluciones que resultaron ser
añadiéndose epiciclos geométricamente equivalentes: en
sobre epiciclos, a me- una de ellas se utiliza un epiciclo
dida que fue exigién-
dose mayor precisión que gira en dirección contraria a
al sistema o, expresa- como su centro recorre el deferente y
do en otras palabras, en la otra se hace uso de una excén-
a medida que fueron trica que no es otra cosa que un defe-
planteándose al siste- ste
rente cuyo centro no es exactamente lE
ma astronómico pre- ia e
Hac
guntas que no era po- la Tierra. En este último caso es evi-
sible responder en dente entonces que, para un obser-
términos de «más o vador terrestre, los arcos descritos,
menos».
en idéntico tiempo, por el objeto en
su órbita son diferentes, parecien-
do más veloz cuanto más próximo
a aquél se encuentre.

136
La ciencia moderna

$ También la utilización del ecuante fue exigida como complemento


de la teoría de los epiciclos cuando las observaciones se hicieron más
precisas. Se trata de un punto, dis-
tinto del centro geométrico del cír-
El ecuante
culo planetario, en torno al cual la sería cues-
velocidad de rotación es uniforme. tionado por
El periodo que se extiende desde Copérnico
quien afir-
Ptolomeo a Copérnico (unos trece siglos) maría que su uso in-
no puede ser catalogado estrictamente troducía una asime-
de estático porque, dentro de cada uno tría inaceptable y, lo
de los ámbitos del complejo entrama- que resultaba más
llamativo, adjudica-
do de la astronomía, habían aparecido ba a un punto en el
fisuras: en el de la astronomía práctica que no hay cuerpo
a causa tanto de la insatisfacción esté- alguno, propiedades
tica producida por la artificiosidad de «especiales».
las construcciones como de las exigencias de mayor precisión
observacional; y en el de la Física que soportaba el Sistema del Mundo
como producto de la puesta en cuestión de las explicaciones aristotélicas
del movimiento.

ESQUEMA RELACIONAL

Es importante que sepas relacionar los siguientes elementos


del texto:
a) La aplicación y desarrollo de la matemática va ligada al naci-
miento de la ciencia moderna.
b) El nuevo modo en que el sujeto humano se relacionó con la
naturaleza, considerada como objeto, lo habilitó como manipula-
dor de ésta y, en última instancia, como experimentador.
c) La ciencia, al desligarse de la filosofía y la teología, reclamó
para sí una autonomía propia.
d) Necesidades internas al propio desarrollo científico y exter-
nas, conectadas éstas últimas a la reubicación del hombre en la
naturaleza, convirtieron a la astronomía en el eje de la Revolu-
ción Científica.

137
Las aportaciones
3 de Copérnico y Kepler

LAS APORTACIONES DE NICOLÁS COPÉRNICO


Es posible que fueran los mismos problemas de la teoría astronómica
–escisión entre física y descripción matemática– los que posibilitaran a
Copérnico ensayar su solución heliocéntrica. Nada le impedía en efecto,
a modo de hipótesis, poner en movimiento a la Tierra y tratar así de cons-
truir un modelo más coherente, ordenado y sencillo que el Ptolemaico.
No fue Copérnico el primero en proponer un modelo de Universo
centrado en el Sol; Aristarco de Samos lo había hecho muchos siglos

138
La ciencia moderna

NICOLÁS COPÉRNICO (1473-1543)


Nació en Cracovia (Polonia) en 1473. A los
diez años perdió a su padre y se hizo cargo de él
un tío suyo, canónigo, quien le obligó a estudiar
Derecho Canónico y, posteriormente, a entrar en
la Iglesia. En 1496 marchó a Bolonia en cuya Uni-
versidad estudió astronomía y recibió la influen-
cia del neoplatonismo de la Academia florentina,
del filósofo Marsilio Ficino y del hermetismo. Desde allí, y tras una
estancia en Roma, fue a estudiar medicina a la Universidad de
Padua, donde conoció al físico Fracastoro quien ejerció una nota-
ble influencia sobre él.
A los treinta y tres años retornó a Polonia con la teoría
heliocéntrica bastante desarrollada, un esbozo de la cual pu-
blicó al año siguiente (1507) con el titulo de Commentariolus.
Ejerció como canónigo en las ciudades de Heilsberg y
Frauenburg. Temeroso de las consecuencias que pudiera aca-
rrearle su teoría no se decidió a publicarla hasta estar en el
lecho de muerte, en 1543, entregando De las revoluciones de los
orbes celestes a su editor, Ossiander, quien, no deseando cargar
con las consecuencias de su publicación, elaboró un prólogo
presentando la obra como una mera hipótesis. Consulta y
comenta el
contenido
antes aunque no sepamos nada de sus razones. El rechazo de Copérnico
del prólogo
al geocentrismo sí aparece documentado, y en su libro clave, De las revolu- de Ossiander al libro
ciones…, lo justifica así: de Copérnico.

Una evaluación honesta de la astronomía contemporánea mues-


tra con claridad que no hay esperanza de solución para el problema de
los planetas si ésta se aborda bajo el supuesto de un universo centrado
en la Tierra [...] Las técnicas tradicionales de la astronomía ptolemaica
no han resuelto, ni resolverán, este problema; en su lugar han dado a luz
un monstruo. Debe existir algún error fundamental en los conceptos
básicos de la astronomía tradicional.

Después de una severa crítica a algunos de los artificios matemáticos


usados por Ptolomeo pone en movimiento a la Tierra descubriendo:

Después de largas y numerosas observaciones, que si los movi-


mientos de los astros errantes son referidos al movimiento orbital de la
Tierra, y se toma a esta última como base para determinar las dimensio-
nes de la revolución de cada uno de los demás astros, no sólo pueden
deducirse sus movimientos aparentes sino también el orden y las
dimensiones de todos los astros y orbes, apareciendo en el propio cielo
una conexión tal que nada puede cambiarse en ninguno de sus puntos
sin que se siga una confusión de los restantes y del Universo entero.

139
La ciencia moderna

Es esta característica de interconexión entre todas las órbitas del


sistema, más que una pretendida disminución en el número de
epiciclos para describir cada trayectoria, la que permite apreciar las
ventajas que la concepción copernicana tiene frente a la ptolemaica,
en la que cada órbita planetaria exige y permite una construcción
independiente. El orden, la regularidad y la coherencia del conjunto
aumentan.
El cambio de centro (desde la Tierra al Sol) implicó también una
reconsideración de la naturaleza de todos los objetos celestes que perdie-
ron su carácter especial para pasar a ser tratados como objetos similares
a la Tierra que, como ellos, orbitaba ahora alrededor del Sol. Dejaron de
estar constituidos por el inmutable «quinto elemento» para adquirir ras-
gos más terrenales.
Este replanteamiento condujo, de modo paulatino, a la búsqueda de
una nueva física que extendiera su dominio desde el reducido ámbito de
la Tierra al amplio espacio de los cielos: se abría así la posibilidad de una
explicación mecánica para todo el Universo. La construcción de esta nueva
física se convirtió en una tarea urgente porque aún concediendo al modelo de
Copérnico una cierta ventaja en cuanto a simplicidad geométrica y capacidad de

Investiga
qué corrien-
tes de pen-
samiento
otorgaron
un papel central al Sol
–y a la luz– identifi-
cándolos como atribu-
tos de la Divinidad.

Ilustración hermética del Sol y la luz como fuente del Universo.

140
La ciencia moderna

interrelación, el sacrificio que había que hacer para aceptarlo era, por todos los
conceptos, tremendo. En efecto, se negaba todo un conjunto de aparentes
evidencias – la inmovilidad de la Tierra, el movimiento del Sol y la Luna,
etc.– y se ponía en cuestión, al mismo tiempo, todo el complejo y articula-
do sistema aristotélico apoyado en los «lugares naturales» y en la jerar-
quía y ordenación de los diversos elementos. La necesidad de una expli-
cación mecánica se convierte, pues, en una tarea imprescindible.

Explica,
mediante
una cons-
trucción si-
milar a la
de la figura, la retro-
gradación de un pla-
neta interior según los
modelos geocéntrico y
heliocéntrico.

La retrogradación de un planeta exterior según


los dos grandes Sistemas del Mundo.

141
La ciencia moderna

Observa
Las implicaciones del cambio de posición de la Tierra no sólo tuvie-
que los es- ron relevancia en el campo de la astronomía o la física, afectaron también
fuerzos de de un modo importantísimo a la ubicación del hombre dentro del diseño
Copérnico, de la Creación.
Kepler, Ga-
lileo y otros, con el fin
de ennoblecer el nue- LAS APORTACIONES DE JOHANNES KEPLER
vo sistema no pudie-
ron evitar la sensación
de orfandad que pro- Arthur Koestler en su polémico, pero sugerente, libro Los sonámbulos
ducía sentirse tripu- presenta a Kepler (usando la información que éste suministra en su ho-
lante de un infini- róscopo) de este modo:
tesimal planeta en un
vasto Universo de lí-
mites indefinidos. Johannes Kepler, Keppler, Khepler, Kheppler o Keplerus, fue
concebido el 16 de Mayo de 1571 a las 4.37 de la madrugada y nació
el 27 de diciembre a las 2.30 de la tarde, tras un embarazo que duró
224 días, 9 horas y 53 minutos [...] El contraste entre la poca impor-
tancia que da a su apellido y su extremada precisión acerca de las
fechas, refleja desde el principio una mente para la que el lenguaje de
los números contenía la realidad definitiva, la esencia de la religión,
la verdad y la belleza.

Hay en Kepler, al igual que en muchos otros científicos de la época,


el convencimiento de que el Universo está organizado (o más exactamen-
¿Qué fun- te diseñado) de acuerdo a leyes matemáticas; no es extraño, pues, que en
damento su actividad haya una continua búsqueda de armonías: El 9 de julio se le
podían te- ocurrió repentinamente una idea, con tal fuerza, que creyó tener en sus manos la
ner, en la
época que llave del secreto de la creación. Esa idea, tema central de su libro El secreto del
historiamos, los horós- Universo (1597), no es otra, en un primer momento, que la certidumbre de
copos? ¿qué diferen- que el Universo está construido sobre el esqueleto invisible de ciertas
cias encuentras al pen- figuras, triángulos, cuadrados, polígonos regulares y, más tarde, sobre el
sar en nuestra época?
de los misteriosos y únicos cinco sólidos regulares de la tradición pitagórica
y platónica: ¿puede ser acaso una mera casualidad que sólo existan cinco de estos

Partitura de la música de los planetas.

142
La ciencia moderna

cuerpos y sólo seis planetas (número de los conocidos en su época)? ¿no guar-
darán estos números alguna relación oculta? Los perío-
Kepler emplearía mucho tiempo en tratar de encajar el tamaño de las dos de revo-
órbitas en un modelo de esferas inscritas y circunscritas a estos poliedros lución para
regulares y sólo a regañadientes, obligado por la presión de los datos preci- los planetas
son aproxi-
sos de Tycho, abandonará esta estructura de singular belleza. Obsesionado madamente: 3 meses
por estas ideas intentará posteriormente conectar las armonías musicales para Mercurio, 7 me-
de las escalas pitagóricas con las órbitas planetarias (Harmonice Mundi 1618) ses y medio para Ve-
y en el camino encontrará, asumidas ya sus dos primeras leyes para el nus, 1 año para la Tie-
rra, 2 años para Marte,
movimiento planetario y publicadas en la Astronomía Nueva, las relaciones 12 para Júpiter y 30
entre los períodos de revolución de los planetas y las distancias medias para Saturno.
entre éstos y el Sol; enunciará así la que es su tercera ley.

JOHANNES KEPLER (1571-1630)


Nacido en Suabia en 1571 en el seno de una
familia desdichada, a los quince años entró en el
seminario de Maulbronn, lugar de formación de
clérigos protestantes y de eficientes funcionarios.
Desde aquí accedió a la Universidad de Tubinga
para estudiar teología, con ánimo de enrolarse en
las filas de la iglesia luterana. Entusiasmado por
las matemáticas y la astronomía, conoció aquí, por primera vez, la
teoría copernicana. Al terminar, fue enviado al colegio-seminario
de Graz, en 1594, para impartir clases de matemáticas y astrono-
mía, pero la Contrarreforma católica cierra todos los centros pro-
testantes y destierra a Kepler en 1600, fecha en que publica El
secreto del Universo.
Desde aquí, marchó a Praga para encontrarse con Tycho Brahe,
rico astrónomo danés que poseía las mejores tablas de observacio-
nes acerca de los movimientos de los planetas, aunque careciera de
la convicción copernicana y desconfiara de Kepler. Solo tras su muer-
te, y luego de ser nombrado astrónomo imperial, pudo éste acceder
a aquéllas. El genio matemático de Kepler, unido a la precisión
observacional de Brahe dio como resultado las dos primeras leyes
keplerianas sobre las órbitas elípticas de los planetas, publicadas
en 1609 en su Nueva Astronomía. A partir de 1612 pasó a convertir-
se en profesor de matemáticas en la ciudad de Linz y enunció la
tercera de sus leyes en 1619 en su obra Harmonice Mundi. Murió en
Ratisbona en 1630.
Junto a esta obsesión pitagórica hay en Kepler un respeto profundo
por los datos experimentales obtenidos mediante medidas precisas. Esta
coexistencia de lo místico y lo empírico, de los alocados vuelos de la
imaginación y la obstinada y rigurosa investigación son el sello de su
personalidad. Koestler lo expresa con claridad cuando afirma: Kepler, con
un ojo estaba leyendo los pensamientos de Dios y con el otro miraba de soslayo,
con envidia, las brillantes esferas armilares de Tycho Brahe.

143
La ciencia moderna

LEYES DE KEPLER

1. Los planetas describen órbitas elípticas con el Sol en uno


de los focos.
2. Las órbitas se recorren de tal modo que el radio vector que une
el Sol con el planeta recorre áreas iguales en tiempos iguales.
3. Los cuadrados de los períodos de revolución son proporcio-
nales a los cubos de los semiejes mayores de la órbita. La constan-
te de proporcionalidad es la misma para todos los planetas.

La «imperfec-
ción» de las
elipses produ-
jo en Kepler
una verdade-
ra conmoción ¿a qué
creencia metafísica
puedes atribuirla?

Como vemos, estas leyes nos indican la forma de las órbitas, el modo en
que se recorren y nos muestran la existencia de una relación entre las distintas
órbitas. Sugieren una causa común para todos los movimientos o, expre-
sado de otro modo, ponen en primer plano el problema de la fuerza. En
efecto, la tercera ley parece implicar que el Sol suministra la fuerza rectora
que mantiene a los planetas moviéndose como lo hacen. ¿Puede explicar-
se de otro modo el que la velocidad de éstos aparezca tan puntualmente
relacionada con la distancia a aquél?

10
Radio orbital (Tierra = 1)

0,1 0,3 1 3 10 30 100


Período orbital (años)

144
La ciencia moderna

Ya hemos señalado, al hablar de Copérnico, que la conversión de la


Tierra en «objeto celeste» tuvo una importancia considerable en el proce-
so de transición desde un Universo concebido en términos místicos a otro
Investiga
regido por leyes mecánicas; no es extraño, pues, advertir en la obra de en qué con-
Kepler ecos de esta pugna y comprobar que su inicial explicación de la siste el ani-
razón del movimiento de los planetas en términos del anima motrix (con- ma motrix
kepleriana.
cepto plagado de animismo) en El secreto del Universo deja paso en la
Nueva Astronomía a una consideración de aquélla como fuerza (noción
más próxima a la Mecánica). La astronomía cesa, desde entonces, de ser
meramente cinemática para convertirse en dinámica: la búsqueda de las
causas de los movimientos del sistema pasará a ser el problema central.
Resulta curioso señalar que Kepler no concedió especial relevancia
a las leyes del movimiento planetario y que desde su perspectiva fueron
simples hallazgos dentro de lo que consideraba su obra máxima: el descu-
brimiento de las armonías del Universo. Estas armonías son los arquetipos
del orden universal que se reflejan tanto en las leyes planetarias como en
los sonidos de la música o en la fortuna de los hombres. Esos arquetipos
guiaron a Dios en el trabajo de la Creación y él, Kepler, había sido capaz Investiga la
de hallarlas a partir de sus reflejos (en la música, en el movimiento plane- conexión en-
tre la idea de
tario, etc.), remontándose desde ellos, desde lo concreto, hasta lo abstrac- Dios como
to y descubriendo así las claves ocultas, los planos del Gran Arquitecto. Arquitecto
Ya apuntamos con anterioridad que la separación, ahora tan nítida, del Universo y las
entre astrología y astronomía sólo se alcanzó tras un largo proceso. En matemáticas.
esta época que historiamos, los grandes astrónomos –Copérnico, Kepler–
ejercieron de astrólogos y elaboraron calendarios de predicciones astro-
lógicas y horóscopos. Es cierto que Kepler abominaba de las burdas prác-
ticas de la astrología al uso pero, al mismo tiempo creía en la posibilidad
de una nueva y auténtica astrología y, así, afirmaba: nada existe ni ocurre en
el cielo visible que no sea sentido de alguna manera oculta por las facultades de la
Tierra y la naturaleza [...] Que el cielo influye al hombre es bastante obvio; pero de
qué forma lo hace es algo que permanece aún oculto.

LAS APORTACIONES DE TYCHO BRAHE Investiga


cuál es el mo-
delo plane-
A diferencia de Copérnico y Kepler, el interés de Tycho por las estre- tario de Tycho
llas tomó desde el principio una dirección completamente distinta. En su y señala las
caso no se trató nunca de un mero afán espe- posibles razones que
culativo sino de una pasión por la observa- lo justificarían.
ción exacta. Su obra teórica es escasa (sólo re-
sulta reseñable su híbrido modelo planetario
con el que pretendía satisfacer a unos y a otros)
pero sus aportaciones experimentales son de
primera magnitud A partir de él la precisión de
la medida pasó a ocupar un lugar central en la
astronomía y, como bien reconocería (¡y pade-
cería!) Kepler, el debate entre los sistemas
astronómicos ya no podría desarrollarse únicamente
en términos teóricos; los datos observacionales ejer-
cerían el papel de árbitro. Modelo de Tycho Brahe.

145
La ciencia moderna

EL PALACIO DEL CIELO

Observa
que Tycho
revolucio-
nó la astro-
nomía por
la precisión y conti-
nuidad de sus obser-
vaciones –en concreto
Tycho Brahe (1546-1601) era descendiente de la más pura nobleza danesa.
de los planetas– y que En su época de estudiante perdió parte de su nariz en un duelo con otro noble
su nuevo mapa del fir- danés, causado por una disputa acerca de quién de los dos era mejor matemático.
mamento comprendía Estudió en Copenhague, Leipzig, Wittenberg, Basilea y Augsburgo. Cuando retor-
casi un millar de es-
trellas fijas, 777 de las
nó a su país, el rey Federico II de Dinamarca, mecenas de la filosofía y las artes, le
cuales estaban posi- ofreció una isla en el Sund –entre Copenhague y Elsinor– de cinco kilómetros de
cionadas con toda largo y más de quinientas hectáreas de extensión, donde construir un observatorio a
exactitud. expensas del estado. Así surgió el fabuloso Uranienborg (El palacio del cielo). El
observatorio, construido por un arquitecto alemán bajo la supervisión del astróno-
mo, combinaba la meticulosa precisión con una fantástica extravagancia. Era una
gigantesca fortaleza con una fachada renacentista, coronada por una cúpula en forma
de cebolla, flanqueada por torres cilíndricas de techo móvil, que albergaban los ins-
trumentos y rodeadas de galerías con relojes, cuadrantes solares, globos y figuras
alegóricas. En el sótano se hallaba la prensa de imprimir, abastecida por su propio
molino de papel. En la biblioteca se alzaba un gran globo celeste de latón, de metro
y medio de diámetro, en el cual, durante veinticinco años se grabaron las estrellas fijas
una por una trazando así un nuevo mapa del cielo. El estudio del sudoeste contenía
el arco de latón del mayor cuadrante que existía, de cuatro metros de diámetro,
clavado a la pared. En el espacio interior del arco había un mural representando al
propio Brahe rodeado por sus instrumentos.
Con el tiempo, el astrónomo añadió un segundo observatorio, el Stjeneborg
(Castillo de las estrellas), construido enteramente bajo tierra para proteger los instru-
mentos de las vibraciones y del viento, con tan sólo los techos encupulados por
encima del nivel del suelo. Ambos edificios estaban repletos de aparatos, autómatas,
incluidas estatuas movidas por ocultos mecanismos, y de versos y epigramas del
extravagante Tycho, que plagaban las paredes y adornos.

146
La ciencia moderna

Brahe ocupará un lugar importante en la demolición del viejo sistema


al observar la noche del 11 de mayo de 1572 una estrella más brillante que Razona cómo
Venus en los momentos de mayor esplendor, en un lugar en el que antes no había pudo Tycho
ninguna [...]. Tycho mostró, con toda la certeza que le daban sus instru- determinar
que esa «luz
mentos de medida, que esa luz era una estrella fija y no un cometa, plane- aparecida en
ta o meteorito. La importancia de ese acontecimiento no puede desdeñar- lo alto» era una estrella
se porque contradecía la doctrina fundamental de la inmutabilidad celes- fija y no cualquier otro
te. Por otra parte, su estudio sobre los cometas arruinaría todo el edificio objeto.
de las esferas cristalinas dado que sus trayectorias atravesaban los hipo-
téticos globos transparentes:

El armazón del cielo no constituye, como hasta hoy creía la mayoría


de los hombres, un cuerpo duro e impenetrable lleno de distintas esferas
reales. Demostraremos que, por el contrario, se extiende fluido y simple por
todos los sitios y no hay en él obstáculo alguno [...] Resulta, por consi-
guiente, del todo absurdo intentar descubrir una esfera real a la que el
cometa se encontraría unida, de tal modo que girarían juntos [...].

ESQUEMA RELACIONAL
Es importante que sepas relacionar los siguientes elementos
del texto:
a) Que el modelo de Copérnico representa, en relación con el de
Ptolomeo, una mejora explicativa sustancial de los fenómenos
astronómicos.
b) A pesar de ello el sistema copernicano es, aparentemente,
contrario al sentido común y supone además una drástica
reubicación de la posición hasta entonces ocupada por el hombre
en el universo.
c) En Tycho Brahe la precisión observacional acaba con las ex-
plicaciones basadas en el más o menos, adquiriendo desde enton-
ces un papel central la noción de exactitud.
d) Que el universo de Tycho Brahe mantiene un compromiso
entre el modelo ptolemaico y el modelo copernicano.
e) El modelo de Kepler acaba con el mito de la circularidad y con
el andamiaje de las esferas cristalinas; ello exige la búsqueda
de un nuevo conjunto de explicaciones físicas.
f) Que la actitud de Kepler abandonando su modelo teórico ba-
sado en los «sólidos platónicos» por no adaptarse con toda preci-
sión a los datos observacionales es un ejemplo claro de su talante
científico.
g) La observación exacta y su formulación por medio de leyes
matemáticas va a ser la marca de fábrica de la nueva astronomía.

147
Galileo:
4 la nueva ciencia y el método

LA CIENCIA DE GALILEO

Quizá sea en la vida y la obra de Galileo donde hallaremos con


mayor nitidez rastros y ecos del cruce de conflictos que caracteriza la
época. Su figura presenta tantas facetas interesantes que sería absurdo
pretender agotarlas.
El tema central de la física de Galileo es el movimiento, bien en
relación con la controversia originada por la necesidad de dotar de base
«real» al esquema copernicano bien en relación con el movimiento local
en las proximidades de la Tierra.

148
La ciencia moderna

GALILEO GALILEI (1564-1642)


Nació en Pisa (Italia). Dos días después moría
Miguel Ángel y con él tocaba a su fin el Renaci-
miento. Hijo de un músico y matemático, comenzó a
estudiar medicina en la Universidad de Pisa, donde
adquirió un firme conocimiento del aristotelismo, con-
tra el que habría de luchar posteriormente. Cuando
tenía diecinueve años, y después de asistir a unos
cursos sobre Euclides, cambia la medicina por la matemática. Tras
Euclides encuentra en Arquímedes a su gran maestro.
En 1590 escribe Sobre el movimiento, comenzando su refutación
de las tesis de Aristóteles, aún vigentes. Enseña durante tres años en
Pisa trasladándose, en 1592, a la Universidad de Venecia, situada en
Padua, donde se disfrutaba entonces de una amplia libertad intelec-
tual y donde pronto adquiere prestigio.
En 1609 monta un telescopio que dirige a la observación de la
luna y los planetas. Lo que a su través ve le convence plenamente de
la certeza del sistema heliocéntrico copernicano. Producto de tales
observaciones es su obra, de 1610, El mensajero sideral. Ese mismo año,
y contando él cuarenta y cinco, retorna, de nuevo, a Florencia. A partir Estudia cuá-
les fueron las
de ese momento se dedica a probar la irrefutabilidad del copernica- aportaciones
nismo, pero la Inquisición comienza a alarmarse y le prohibe ocuparse que el padre
del tema en 1615. Galileo guarda silencio y se concentra en otro tipo de Galileo hi-
de investigaciones. En 1618 publica El ensayador. zo a la música.
El nombramiento como nuevo Papa del cardenal Maffeo Barberini,
hombre culto y amigo suyo, le animó a romper el silencio y publicar, en
1632, su Diálogos sobre los dos máximos sistemas del mundo, en el que
contraponía la concepción del mundo aristotélica a la copernicana.
Unos meses después de su publicación la venta del libro fue suspendi-
da por la Inquisición y Galileo llevado preso a Roma para responder
ante un tribunal. El proceso, que comenzó en febrero de 1633, se desa-
rrolló a lo largo de cinco meses que terminaron con la retractación
pública de su copernicanismo y su sumisión a las teorías de la iglesia.
A cambio salvaba la vida, si bien era condenado al silencio y a perma-
necer cautivo en manos de la Iglesia hasta su muerte.
Era ya un anciano de setenta años pero todavía en su cautive-
rio, y a escondidas, escribió una de las obras claves de la ciencia
moderna: Discursos sobre dos nuevas ciencias. Murió el ocho de ene-
ro de 1642 a los setenta y ocho años de edad.

Observado con la perspectiva que da una Historia que ahora cono-


cemos, puede afirmarse que uno de los más importantes logros de Galileo
fue su escalonamiento de los problemas físicos relativos al movimiento, a
fin de plantearlos en términos cuantitativos. Construye así los funda-

149
La ciencia moderna

mentos de la ciencia de la Cinemática clarificando los conceptos de movi-


miento uniforme y movimiento uniformemente acelerado –que refiere en
todo momento al movimiento de caída libre porque a Galileo no le intere-
sa el estudio del movimiento en sí, sino el de aquél que encontramos en la
Naturaleza–, para finalmente obtener, por medio de demostraciones ma-
temáticas necesarias, que un móvil que cae partiendo del reposo recorre, en
tiempos iguales, espacios que mantienen entre sí la misma proporción que la que
Investiga a se da entre los números impares sucesivos comenzando por la unidad; y concluir
qué se llama
movimiento que: se ha podido observar que los cuerpos lanzados, es decir, los proyectiles,
uniforme y a describen una línea curva de cierto tipo; ahora bien, que tal línea es una parábola
qué movimiento uni- no lo ha mostrado nadie [...]. Podrá así finalizar el proemio con que inicia la
formemente acelerado. Tercera Jornada de los Discursos sobre dos nuevas ciencias, afirmando: [...] se
¿cómo varía en cada
uno de ellos la distan- abren las puertas de una inmensa e importantísima ciencia, de la que estas inves-
cia recorrida con el tigaciones nuestras pondrán los fundamentos. Otras mentes, más agudas que la mía,
tiempo? penetrarán, después, hasta sus lugares más recónditos [...], consciente de dejar
fuera de su investigación el tema de las fuerzas, como claramente confir-
man las palabras de Salviati pronunciadas, durante esa Jornada, des-
pués de una larga e interesante exposición de Sagredo sobre la teoría del
ímpetus (a la que más adelante dedicaremos nuestra atención): No me
parece éste el momento más oportuno para investigar la causa de la aceleración
del movimiento natural y en torno a la cual algunos filósofos han proferido
distintas opiniones [...]. Elude así este difícil asunto. Este escalonamiento
de problemas, explícitamente reivindicado por Galileo, se mostró enor-
memente fértil no sólo en el estudio de la física terrestre sino, lo que quizás
fue más trascendental, en el análisis de la física celeste.

EL MOVIMIENTO

El tratamiento aristotélico tanto del movimiento de caída de los cuer-


pos pesados (movimiento natural) como del movimiento de proyectiles
(movimiento violento) había suscitado serias objeciones por las cuestio-
nes que dejaba sin resolver. No es extraño que fuera el centro de atención
Las demos- de numerosos comentaristas que trataron de construir una explicación
traciones ma- más convincente.
temáticas de De acuerdo con la dinámica aristotélica:
Galileo se lle-
van a cabo 1.- El mantenimiento de un movimiento exige la acción de un
utilizando sustancial- motor que actúa por contacto. ¿Cuál es ese motor durante la
mente los recursos de- caída de un cuerpo?, ¿cuál es ese motor en el lanzamiento de un
sarrollados por los
griegos. No olvidemos
proyectil?
que en esta época se 2.- Una causa (fuerza diríamos ahora) constante produce un
redescubre y comien- efecto (velocidad) constante. ¿Por qué se aceleran los cuerpos que
za a desarrollarse el ál- caen?
gebra y que aún no se
ha consolidado la re- Alrededor de estas cuestiones giró el trabajo de múltiples pensado-
volución que iba a su- res que apuntaron numerosas y muy diversas soluciones. Analizado
poner el hallazgo de la el tema desde una perspectiva actual, puede entenderse la razón de
Geometría Analítica.
los intentos fallidos si se tiene en cuenta que lo que había que clarifi-
car está íntimamente relacionado con conceptos tan profundos como la
inercia, la fuerza y la aceleración, la conexión entre fuerza y movimiento, la
acción a distancia y la gravitación, así como por una real comprensión de la

150
La ciencia moderna

acción del medio en el que el movimiento tiene lugar y por una recuperación
de la posibilidad de existencia del vacío. Esta lenta clarificación condujo
a la disolución de un universo, hasta entonces finito, limitado, heterogé-
neo y ordenado, y a su sustitución por otro con características muy distin-
tas cuya estructura última aún está por determinar.
No es ocioso mencionar aquí que, en el tránsito de la sociedad me- Compara el
dieval a la renacentista, se produjo un hecho fundamental: el cambio de uso que de
la perspec-
las nociones de espacio y tiempo. Este cambio repercutió en ámbitos que
tiva hacen
van desde la organización de la vida social (articulada por las horas pintores re-
laxas de la llamada al rezo y a la oración o por las horas regladas e nacentistas como Pie-
iguales marcadas por un artificio mecánico) a la estructuración del espa- ro della Francesca y
Alberto Durero.
cio pictórico (descubrimiento de la perspectiva), pasando, claro está, por
el espacio físico que deja, paulatinamente, de ser activo y heterogéneo
para pasar a convertirse en pasivo y homogéneo al modo en que lo conci-
bieron atomistas y geómetras.

Sobre perspectiva y proporción. Grabado en madera. Alberto Durero.

El Renacimiento crea, en arte, la noción de perspectiva, a través


de la cual, los artistas buscaban «imitar a la realidad» mediante re-
presentaciones verosímiles. Mientras que las obras medievales cons-
truían un tipo de arte en el que el espacio (o fondo) y las figuras que en él
se movían eran indisociables (siguiendo a Aristóteles), los renacentistas
construyen el espacio geométricamente, según Euclides. El espacio
de la perspectiva es continuo, homogéneo e indeterminado y, sobre él,
se escalonan las figuras en proporción a su proximidad o lejanía con
respecto al punto de mira focal que es el ojo del espectador que con-
templa la obra frente a él. El espacio, pues, está separado de la figura y
posee características matemáticas. Rompen con el naturalismo
aristotélico para crear la ficción de una realidad física construida sobre
un espacio matemático y a esa ficción la denominan, sintomáticamente,
«realidad».

151
La ciencia moderna

Caída de graves

Para Aristóteles este movimiento hacia el «centro» es conceptuado


como el movimiento natural propio del elemento Tierra. La necesidad de
un motor que, actuando por contacto (motor conjunctus), mantenga el mo-
vimiento, según exige lo que podríamos denominar Principio Fundamental
de su Dinámica, obliga no sólo a identificarlo en este proceso de caída, sino
a dar cuenta de la razón de por qué los graves caen con distintas velocida-
des y por qué el movimiento de cada uno de ellos no es constante sino
acelerado (al menos en sus fases iniciales), tal y como muestra la expe-
riencia. A la primera cuestión no acierta a responder sin ambigüedad, por
lo que el motor conjunctus queda sin aparecer, oculto tras múltiples consi-
deraciones. A la segunda pregunta Aristóteles contesta (aunque no en
unos términos tan precisos como los que ahora le atribuimos) suponien-
do que la velocidad del cuerpo que cae es proporcional al peso e
inversamente proporcional a la densidad del medio. La razón por la
que un cuerpo concreto aumenta de velocidad en la caída tampoco apare-
ce nítidamente respondida en sus obras aunque parezca insinuarse un
aumento de peso a medida que el objeto cae. La exégesis escolástica del
aristotelismo volverá sobre estas cuestiones, tan insatisfactoriamente res-
pondidas, y durante los siglos XIII y XIV someterá a revisión los presu-
puestos del Maestro aventurando diversas hipótesis. Galileo hará men-
ción a alguna de ellas cuando aborde, de modo marginal, este problema
en los Discursos sobre las dos nuevas ciencias:
Estudia con
detalle ca-
Algunos la han explicado (la causa de la aceleración del movi-
da una de miento natural) por la proximidad al centro; otros, por la dismi-
las explica- nución de la parte del medio que queda por atravesar; otros, final-
ciones del mente, por cierta impulsión del medio ambiente, el cual, al volver a
movimiento de caída
de graves que Galileo
cerrarse por detrás del móvil, lo va presionando y proyectando con-
menciona en el texto y tinuamente.
trata de justificarlas.
A estas teorías les sucedió la denominada teoría del ímpetus de la que
hay que buscar sus primeras expresiones en Juan Filopon, que la usó
para explicar el movimiento de proyectiles y, más tarde, en Juan Buridán
(1300-1358) y la Escuela de París, donde encontraría su desarrollo más
acabado.

Para ilustrar el contenido de esta teoría aplicada al problema que


nos ocupa, nada mejor que la exposición que el mismo Galileo pone,
significativamente, en boca de Sagredo en la Jornada Tercera de los Dis-
cursos sobre las dos nuevas ciencias:

Me parece que de los razonamientos que acabáis de aducir se


podría obtener una solución apropiada a la discutida cuestión filosó-
fica en la que se plantea cual sea la causa de la aceleración del movi-
miento natural de los graves. Puesto que, según creo, en el caso del
grave que es impelido hacia arriba, la fuerza imprimida por el cuer-
po que lo proyecta va disminuyendo continuamente. Esta fuerza,
mientras sea superior a la que actúa en sentido contrario, o sea, a la

152
La ciencia moderna

gravedad, lo impulsa hacia lo alto. Ahora bien, una vez que hayan
alcanzado una y otra un estado de equilibrio, el móvil deja de ascen-
Traduce a
der pasando al estado de reposo, en el cual el impulso (impeto) que se
símbolos la
le había impreso no queda aniquilado sin más ni más, sino que co- argumen-
mienza a desaparecer lo que antes prevalecía sobre la gravedad del tación de la
móvil y que era la causa de que lo hiciera subir. Al ir disminuyendo teoría del
ímpetu (utiliza F para
este impulso sobreañadido y comenzar, consecuentemente, a tomar
representar lo que Sa-
ventaja el peso, empieza la caída con lentitud a causa de la fuerza que gredo denomina «im-
traía impresa el móvil y buena parte de la cual permanece todavía en peto» y P para repre-
éste. Ahora bien, en cuanto que dicha fuerza va disminuyendo conti- sentar la gravedad).
nuamente, siendo superada cada vez más por la gravedad, el resulta-
do es la continua aceleración del movimiento.

Objetará Simplicio que, pese a lo agudo de la idea, solo serviría para


los casos en los que al movimiento natural de caída –aquél que pretende
explicar– le precediese un movimiento violento y no valdría para aque-
llos otros en los que el objeto simplemente se dejase caer partiendo del
reposo. Sagredo responderá:

Me parece que os equivocáis y que esta distinción que hacéis,


entre los dos casos, es superflua o, para decirlo con mayor rigor, no
existe […], ¿puede un proyectil recibir, del cuerpo que lo lanza, mu-
cha o poca fuerza de modo que se le pueda hacer subir cien codos,
veinte, cuatro o uno?

La respuesta afirmativa a esta pregunta le permite continuar:

No es menos cierto, por tanto, que tal fuerza imprimida por


el móvil podrá superar la resistencia del peso tan exiguamente
que sólo la eleve a la altura de un dedo. Finalmente, la fuerza del
proyector puede ser tal que se equilibre con la resistencia del peso
de forma que el móvil no salga lanzado, sino que quede simple-
Imagina un
mente sostenido. Así, si cogéis en vuestra mano una piedra, ¿qué objeto mó-
hacéis si no es imprimirle una fuerza que la impele hacia arriba y vil lanzado
que es equivalente al poder de su peso que la atrae hacia abajo? […] Y verticalmen-
este soportar que impide la caída de la piedra, ¿qué importa que se haga te hacia arriba y dibu-
ja las fuerzas que, a
con vuestra mano, con una tabla o con una cuerda de la que cuelgue la tu juicio, actúan sobre
piedra? Nada, en absoluto. Llegad por tanto, señor Simplicio, a la con- él. Identifica cada una
clusión de que el hecho de que preceda a la caída de la piedra un reposo de ellas usando la ter-
grande o breve o instantáneo, no trae consigo una diferencia. minología del texto de
Galileo.

Hay en Galileo una aproximación al tema de la caída de graves que


debe mucho a Arquímedes. De acuerdo con el análisis de éste, los concep-
tos de grave y leve solo pueden entenderse como relativos. El físico de
Pisa hará un uso intensivo de esos resultados en la Jornada Primera de
los Discursos y someterá a un detallado escrutinio el proceso de caída de
cuerpos en medios resistentes para finalmente concluir con su osada afir-
mación de que si se eliminara absolutamente la resistencia del medio
todos los cuerpos descenderían con la misma velocidad.

153
La ciencia moderna

El movimiento de proyectiles

A este tema se dedica la Jornada Cuarta de los Discursos, aunque de


ello ha tratado ya en los Diálogos sobre los dos máximos sistemas del mundo
cuando utiliza la artillería para argumentar sobre la movilidad o inmovi-
lidad de la Tierra.
También existe aquí una larga tradición de análisis y controversia.
La imposibilidad de esconder, tras el disfraz de naturaleza propia, el
motor responsable del movimiento violento, obligó a Aristóteles a desa-
rrollar una teoría más completa y menos vaga que la utilizada en la expli-
cación del movimiento natural de la caída de graves. Dirá que, mientras
un cuerpo (el projectum) está siendo arrojado, el projector está en contacto
con él y actúa, por tanto, como motor conjunctus. Durante este período de
tiempo pone también en movimiento las capas adyacentes del medio,
junto con el projectum, comunicando además a aquél una virtus movens,
una capacidad para poner algo más en movimiento. Transfiere así su
función de projector a esa capa del medio que repite sucesivamente la
acción del projector original aunque ligeramente debilitada. Agotada la
capacidad para imprimir la virtus movens el projectum cae con su movi-
miento natural y el medio queda en reposo. Ésta y otras teorías dejarán
paso a los partidarios de la teoría del impetus cuyos rasgos generales
hemos hecho explícitos previamente.
Galileo, fiel a su compromiso esencialmente cinemático obviará el
tema de las fuerzas, y, en esta Cuarta Jornada, construirá su argumenta-
ción apoyándose en dos resultados previamente asentados: el principio
general de independencia de movimientos y la composición, en este caso,
de un movimiento horizontal rectilíneo uniforme con un movimiento,

El movimiento de proyectiles como problema físico.

154
La ciencia moderna

también rectilíneo, uniformemente acelerado. Su habilidad matemática le


permitirá obtener la trayectoria parabólica del proyectil así como calcular
En la Pri-
su impulso en un punto cualquiera de la mencionada trayectoria. mera Jor-
nada de los
La Tierra en movimiento: argumentos y contraargumentos Diálogos se
presentan
y cuestionan las ra-
Gran parte de la tarea de Galileo en los Diálogos sobre los dos máximos zones aristotélicas
sistemas del mundo será desarrollar una física para un sistema móvil y así de la separación del
dirá, en la exposición de intenciones con la que encabeza el texto: En Cosmos en dos zo-
primer lugar, intentaré mostrar que todas las experiencias realizadas en la nas. En la Segunda
se examinan los ar-
Tierra son medios insuficientes para concluir su movilidad y pueden adap- gumentos en contra
tarse indiferentemente tanto a la Tierra móvil como en reposo. Nada mejor y a favor del movi-
para calibrar el éxito de su empresa que remitirse a las vivaces páginas de miento diurno de la
ese libro donde Salviati, Sagredo y Simplicio argumentan y contra- Tierra y en la Tercera
se hace lo mismo en
argumentan. Se aborda en la Segunda Jornada la cuestión del movimien- relación con el movi-
to diario de la Tierra y, a lo largo de la exposición, Galileo utilizará, sin miento anual para,
reparar en medios, todo su ingenio y sus recursos –dialécticos y finalmente, proponer
observacionales– para desmontar la visión aristotélica del Cosmos y para en la Cuarta Jornada
una explicación (¡fal-
fundamentar una nueva. El contenido sustancial de esta Segunda Jorna- sa!) del fenómeno de
da es la desarticulación de las objeciones que, contra el movimiento de la las mareas apoyado
Tierra, habían esgrimido Aristóteles, Ptolomeo y los anticopernicanos en el movimiento de
recientes. La argumentación alcanza su punto culminante en uno de los la Tierra.
pasajes más famosos de la obra galileana, aquél en el que, con prosa clara
y punzante, enuncia lo que con posterioridad pasará a denominarse Prin-
cipio de Relatividad de Galileo:

[...] Y para cerrar con un último broche todas las experiencias


presentadas hasta ahora, me parece momento oportuno el mostrar
cómo experimentarlas todas fácilmente. Encerraos con algún amigo
en la mayor estancia que esté bajo la cubierta de algún navío y procu-
rad que haya en ella moscas, mariposas y otros semejantes animales

Investiga
qué razo-
nes pue-
den darse
en contra
del movimiento de la
Tierra. Consulta el
texto de Galileo y
comprueba si apare-
cen expuestas en él.

El Principio de Relatividad de Galileo.

155
La ciencia moderna

voladores; procuraos también un gran vaso de agua con algunos


peces dentro; añádase también un recipiente, que habrá de ser colga-
do en lo alto de modo que vaya vertiendo su contenido gota a gota,
sobre otro vaso colocado debajo, que sea de boca estrecha; pues bien,
si la nave no se mueve, veréis como estos animales se dirigen con
Intenta rela- igual velocidad hacia todas las partes de la estancia; a los peces se
cionar este
pasaje con
los verá nadar indiferentes en todas las direcciones, y las gotas
alguna de que caen del recipiente entrarán todas en el vaso colocado debajo;
tus expe- también si vos arrojáis alguna cosa a vuestro amigo, no necesita-
riencias al desplazar- réis de más fuerza para echarla hacia un lado o hacia otro, siempre
te en avión, barco,
tren, etc.
que las distancias sean iguales; y si saltáis, como haciendo carrera
de sacos, iguales espacios saltaréis en todas las direcciones. Ob-
servad con atención cómo estas cosas suceden así, bien que no
haya por qué dudar que así sea, pues si la nave está quieta, esto es
lo normal; ahora, pues, haced mover la nave con la velocidad que
se quiera; si el movimiento es uniforme y no fluctuante hacia un
sitio u otro, vos no observaréis la más ligera mutación en los efectos
enumeradas, y por ninguno de ellos podréis averiguar si la nave se
mueve o está inmóvil.

Los observadores en el interior del vagón no pueden distinguir


si éste está en reposo o en movimiento rectilíneo uniforme.

EL PROBLEMA DE LA FUERZA
El concepto de fuerza no es nada sencillo y su depuración ha sido
consecuencia de un largo proceso. La noción de fuerza, por otra parte,
está profundamente relacionada con un cierto animismo y constituye
uno de los núcleos de ese viscoso pero enormemente atractivo campo de
la magia natural al que han dedicado parte de sus esfuerzos personajes
de todo tipo.
Para entender las razones por las que Galileo elude pronunciarse
sobre las causas del movimiento de caída de los cuerpos, quizás conven-
dría recordar que la noción intuitiva de fuerza va asociada al contacto
(empujar, halar, resistir, etc.) y que en este tipo de acciones es fácilmente
identificable el agente responsable (motor o resistencia). De ahí las difi-
cultades que surgen tanto en el movimiento de caída –al que hábilmente

156
La ciencia moderna

se le denomina «natural» para así obviar sus causas motoras– como en


los movimientos de objetos lanzados –fuente de innumerables problemas
para toda la física desde Aristóteles–; de ahí, también,
la adjudicación de una naturaleza especial a los mó-
viles objetos celestes.
En todos estos casos no aparece de modo identi-
ficable el motor responsable del movimiento y, por ello,
hasta que no se clarificó adecuadamente tanto la no-
ción de gravedad como el principio de inercia, reinó la
confusión. El mismo Galileo, una vez que hubo acabado
con la separación del Cosmos en dos zonas adscribien-
do a la Tierra y a los cielos unas propiedades simila-
res, tuvo que afrontar en sus reflexiones el tema de las
causas del movimiento y en un pasaje, justamente fa-
moso, de la Jornada Segunda de los Diálogos prefigura
el Principio de Inercia así como la conexión existente ¿Qué liga la Luna a la Tierra?
entre fuerza y aceleración:

SALVIATI: Y así, pues, decidme: si vos tenéis una superficie


plana, tan lisa como un espejo, y de materia dura como el acero y que
no esté paralela al horizonte, sino un poco inclinada, y colocáis sobre
ella una bola perfectamente esférica y de materia grave y durísima,
por ejemplo, de bronce, dejada en libertad ¿qué creéis vos que ha-
ría? […]
SIMPLICIO: Yo […] estoy seguro de que se movería por la pen-
diente con toda espontaneidad [...]
SALVIATI: Y ¿cuánto duraría en su movimiento esa bola y con
Entresaca
qué velocidad?
del texto ad-
SIMPLICIO: [...] la bola continuaría en movimiento infinitamen- junto los ar-
te, si tanto durase la pendiente del plano, y con un movimiento gumentos
continuamente acelerado; pues esta es la naturaleza de los cuerpos que justifi-
carían considerar a
graves, [...] y cuanto mayor fuese la inclinación, mayor sería la velo-
Galileo como un ante-
cidad. cedente del Newton
SALVIATI: ¿Y si alguien quisiese que esa misma bola se moviese que formula las leyes
hacia arriba sobre esa misma superficie, ¿creéis vos que se movería? de la dinámica.
SIMPLICIO: Espontáneamente no, sino lanzada o empujada con
violencia. [...] El movimiento iría languideciendo y retardándose
siempre, por ser contrario a su naturaleza, y sería más o menos largo,
según el mayor o menor impulso que hubiera recibido, y según la
menor o mayor inclinación del plano.
SALVIATI: [...] Ahora decidme lo que sucedería al mismo móvil,
en una superficie que no fuese inclinada.
SIMPLICIO: [...] Si no hay inclinación, en el plano, no se da
tendencia natural hacia el movimiento, de modo que el móvil sería
indiferente a la propensión y a la resistencia al movimiento; me pare-
ce, por tanto, que debería permanecer natural mente quieto [...]
SALVIATI: Así sucedería siempre que el móvil fuera colocado en
estado de reposo; pero si le fuese comunicado algún movimiento ¿qué
sucedería?

157
La ciencia moderna

SIMPLICIO: […] se movería hacia aquella parte hacia la que fue


empujado.
SALVIATI: Pero ¿con qué clase de movimiento, con el continua-
mente acelerado, como sucede en los planos descendentes, o con el
sucesivamente retardado, como sucede en los planos ascendentes?
SIMPLICIO: Yo no creo que se diera causa de aceleración o de
retraso, al no haber ninguna clase de inclinación.
SALVIATI: Sí, pero si no existiese causa de retraso, tampoco
deberá haberla de quietud; ¿cuánto tiempo creéis vos que el móvil
continuaría en su movimiento?
SIMPLICIO: Tanto cuanto durase la longitud de esa superficie no
inclinada.
SALVIATI: Por tanto, si ese espacio no tuviese fin, ¿el movi-
miento por él sería igualmente sin fin, es decir, perpetuo?
SIMPLICIO: Me parece que sí, si el móvil fuera de materia
duradera.

El texto termina con lo que parece ser una formulación del Principio
Consulta la de Inercia –al que Galileo tanto se aproximó en múltiples ocasiones sin
continuación conseguir, no obstante, atraparlo. La continuación del diálogo, sin em-
del diálogo
al que se ha- bargo, muestra que Galileo dirige sus conclusiones –y en consecuencia
ce mención en yerra– hacia la enunciación de un Principio de Inercia Circular mediante el
el texto. cual poder justificar el modelo copernicano.
De acuerdo con este Principio, la bola continuaría moviéndose in-
definidamente sin alejarse ni aproximarse al centro. El movimiento per-
durará sobre esa superficie ideal circular en la que se ha convertido el
plano horizontal galileano. Mediatizado por el mundo real, Galileo no
dará el salto hacia un mundo vacío en el que una bola se mueve en línea
recta con un movimiento sin fin e infinito. Será a Descartes al que corres-
ponderá el honor de haber proporcionado una fórmula «clara y distinta» del
principio de inercia.

La inercia de Galileo resulta ser circular.

Con estas claves resulta menos llamativo el «olvido», en la obra de


Galileo, de todo el trabajo de Kepler, y más en concreto del relativo a la
ruptura del «mito de la circularidad». En efecto, ya se señaló anterior-
mente que la introducción de órbitas irregulares (excéntricas recorridas

158
La ciencia moderna

con velocidad no uniforme o elipses) puso en un primer plano la cuestión


clave, alrededor de la que girará la Astronomía hasta Newton: ¿cuál es
la causa (la fuerza) responsable del movimiento de los objetos planetarios?
Uno de los primeros intentos de responder a esta cuestión lo protago-
nizaría el mismo Kepler, quien, como ya se apuntó, imaginará al Sol
rotante como fuente de unos efluvios que arrastran a los planetas y los
desplazan en sus trayectorias. Galileo verá en estos misteriosos efluvios
una reintroducción del animismo y rechazará esa acción a distancia afe-
rrándose a un sistema, el copernicano, que se automantiene apoyándose
en el Principio de Inercia circular.

ALGUNAS CONSIDERACIONES SOBRE EL MÉTODO


Quizás sea llegado el momento de señalar algunas de las precisio-
nes que Galileo hace, en diferentes textos, a propósito del modo en el que
se descubren las leyes de la naturaleza.
Galileo reivindica con claridad la importancia de la empiria para
estudiar la naturaleza pero al mismo tiempo exigirá la necesidad de ma-
nipulación, imaginando incluso situaciones inexistentes en el mundo Investiga qué
papel jugaron
real, porque sólo así se podrá desvelar la naturaleza de los fenómenos los experimen-
esenciales. Este estudio obligará, pues, a la realización de experimentos y tos imaginarios
a su cuantificación y medida haciendo uso de la matemática que, no en en el desarrollo de la fí-
vano, es el lenguaje en el que está escrito el libro de la naturaleza. No hay sica galileana.
duda de que, a lo largo de este proceso de mutua interrelación entre expe-
rimento y construcción teórica, Galileo llegó a darse cuenta de que las
matemáticas eran fundamentales para la física, no porque el mundo de
papel de las matemáticas fuera más interesante que el mundo sensible
que nos rodea, sino porque el lenguaje de las matemáticas le permitía leer
el gran libro de la naturaleza. Conocerlo exige ser capaz de establecer rela-

159
La ciencia moderna

ciones que se expresan matemáticamente y a las que llega por un proceso


de inducción guiado por una pregunta «interesada» (cargada de teoría).
De un modo, quizás no del todo perfectamente articulado, Galileo
aisló, en un fenómeno complejo, lo que, desde su óptica de estudio, resul-
Estudia taba relevante y significativo (preguntar adecuadamente era así, en su
cómo ha ido método, trascendental). Construyó un modelo y a partir de las relaciones
cambiando
a lo largo de
establecidas en él, extrajo consecuencias apoyándose en la dinámica in-
la historia el terna del lenguaje matemático, para, finalmente, someter al veredicto de
modo de investigar en la experiencia las conclusiones extraídas. Este proceder ha venido repi-
ciencia. tiéndose, con extraordinaria fortuna y con variantes de mayor o menor
detalle, en todos los ámbitos de la ciencia. Constituye la esencia del deno-
minado método científico.

ESQUEMA RELACIONAL
Es importante que sepas relacionar los siguientes elementos
del texto:
a) En el estudio del movimiento, Galileo se ocupa sobre todo de
los aspectos cinemáticos y «olvida» las cuestiones relativas a las
causas –las fuerzas.
b) El espacio en el que tiene lugar el movimiento va perdiendo
sus cualidades –vinculadas al concepto aristotélico de lugares
naturales– para irse aproximando a la noción de espacio que cons-
truyeron geómetras y atomistas.
c) La pretensión de más largo alcance de los tratados galileanos
es dotar al sistema copernicano de una fundamentación física.
d) Uno de los hallazgos de esa nueva física es el principio de
relatividad que permitirá entender por qué la Tierra es móvil y, sin
embargo, su movimiento no es percibido por los observadores que
se mueven con ella.
e) Galileo asienta una nueva metodología que, por un lado, se
apoya en la expresión de las leyes físicas mediante el lenguaje
matemático y, por otro, considera necesario violentar la naturale-
za para someterla a preguntas interesadas (experimentos).

160
Newton: la ley de gravitación
5 universal. El universo mecánico

LA MECÁNICA NEWTONIANA

No es posible dejar fuera de esta sintética narración sobre el desa-


rrollo de la Astronomía y de construcción de la nueva Física a la que
quizás sea la figura señera; nos referimos, claro está, a Newton. A él debe-
mos la expresión de la ley que rige las acciones entre los objetos del nuevo
Universo abierto en el que la Tierra ha dejado de ocupar el centro; con ella
se cierra definitivamente la fisura entre la física terrestre y la celeste.
Para entender la tarea de síntesis realizada por Newton quizás con-
venga señalar que es también él quien establece de forma clara la relación
que existe entre el movimiento y las fuerzas.

161
La ciencia moderna

ISAAC NEWTON (1642-1725)


Nació en Woolsthorpe (Inglaterra). Su padre,
un pequeño propietario rural, murió antes de na-
cer él, de manera que la madre contrajo nuevas nup-
cias dos años después, abandonando al pequeño
Isaac a los cuidados de su abuela. A los doce años
ingresa en la escuela de Grantham, donde comien-
za su pasión por las matemáticas y por la lectura de
tratados científicos. En 1661, ingresa en el Trinity College de
Cambridge para estudiar física y matemáticas. Cuatro años des-
pués, la peste obligara cerrar la Universidad y Newton se retira a su
aldea natal, iniciando un período de asombrosa fertilidad en el que
comienza a sentar las bases de sus tres aportaciones fundamenta-
les a la ciencia: el cálculo infinitesimal, la teoría de la gravitación
universal y la de la luz y los colores. En 1668 obtiene la licenciatura y
al año siguiente inicia su carrera docente como profesor de matemá-
ticas. En 1669 tiene ya escrito Sobre el análisis por series infinitas, y en
1672 el ensayo Sobre los colores, en donde defiende una concepción
corpuscular de la luz.
En 1675 y tras una dura polémica con Hooke se retira y aisla
durante años entregándose febrilmente a estudios de mística, al-
quimia, astrología, teología y ocultismo, en los que buscaba un co-
nocimiento superior sepultado en las brumas del pasado y accesi-
ble tan sólo a través de un sistema de claves.
Entre 1684 y 1687 redacta la obra más influyente de la ciencia
moderna, los Principios matemáticos de filosofía natural. Un año des-
pués era elegido diputado al Parlamento, para, a continuación aban-
donar la enseñanza y la investigación científica y dedicarse a dirigir
la Casa de la Moneda inglesa. Reconocido su prestigio entre sus
conciudadanos, es hecho caballero por la reina y nombrado presi-
dente de la Real Sociedad Británica de las Ciencias.
Muere en 1725, siendo enterrado en la catedral de Westminster.

Así aparecen enunciadas, en los Principios, las denominadas leyes


¿Sabías que fundamentales de la Dinámica:
los papeles
alquímicos h Ley de inercia: Todos los cuerpos perseveran en su estado de reposo
de Newton
sólo fueron
o de movimiento uniforme en línea recta, salvo que se vean forzados a
conocidos por el gran cambiar ese estado por fuerzas impresas. Entre otras cuestiones de
público hacia media- profundo calado se coloca aquí en el mismo nivel al reposo y al
dos del siglo XX cuan- movimiento rectilíneo uniforme.
do el famoso economis-
ta J. M. Keynes los ad-
h Ley fundamental: El cambio de movimiento es proporcional a la
quirió en una subasta? fuerza motriz impresa, y se hace en la dirección de la línea recta en la que
se imprime esa fuerza. La fuerza aparece como causa del cambio de
movimiento y no como causa del movimiento.

162
La ciencia moderna

h Principio de acción y reacción: Para toda acción hay siempre una


reacción opuesta e igual. Las acciones recíprocas de dos cuerpos entre sí
son siempre iguales y dirigidas hacia partes contrarias. Al hablar de
atracción, pues, y cualquiera que sea su causa, será necesario
entenderla como atracción mutua. Ello quiere decir que estas fuer-
zas de acción y reacción actúan sobre cuerpos distintos.

Antes de referirnos brevemente a la obtención de la denominada Ley


de Gravitación Universal quizás convenga aclarar qué tipo de problema
trataba de solucionar Newton.

Existen dos tipos básicos de problemas dinámicos:

y Aquellos en los que co-


nocidas las fuerzas que ac- N
túan sobre un cuerpo y da-
das ciertas condiciones ini-
FR
ciales se trata de determinar
el movimiento del cuerpo P

(Problema directo). Desde el


punto de vista matemático
se trata de ejecutar dos pro-
cesos sucesivos de integración para remontarse desde la acelera-
ción a la velocidad y desde ésta al vector de posición.
La segunda ley de la Dinámica establece que:

Conocida a es necesario obtener una función v cuya derivada


sea a, es decir, se trata de calcular la primitiva de a.
Este cálculo implica efectuar la integral:

v = v0 + ∫ adt

Una vez obtenida v = dr/dt una nueva integral nos permite


obtener r:
r = r0 +∫ v dt

y Aquellos en los que se conoce el movimiento del cuerpo y se


pretende, a partir de él, obtener la fuerza responsable del mismo
(Problema inverso). Desde el punto de vista matemático hay que
realizar dos derivadas sucesivas para obtener la aceleración, y de
ella la fuerza, a partir del vector de posición.
Si se conoce r en función del tiempo es posible obtener v sin más
que recordar que .

A partir de la expresión anterior se obtendría a como y


de modo inmediato F = ma.
El cálculo de a es pues muy simple si se conocen r o v como
funciones de t.

163
La ciencia moderna

La obtención de la ley de Gravitación, es decir de la ley de fuerza que


explica tanto la caída de un grave en la Tierra como la órbita de un plane-
ta en torno al Sol, pertenece (con matices porque no se conoce estrictamen-
te r o v en función de t) al tipo de problemas mecánicos denominado
problema inverso. En su resolución, Newton heredó todo un conjunto de
aportaciones previas y pudo auparse, según su misma expresión, a hom-
bros de gigantes porque ya se había elegido un sistema de referencia ade-
cuado (Copérnico), desde él había sido posible describir con precisión el
movimiento de los planetas (Kepler), una nueva física estaba en fase de
construcción (Galileo) y se había consolidado un nuevo y potente lengua-
je para describir los sucesos físicos (Descartes, Fermat, etc.). El proceso no
fue, sin embargo, sencillo.
a) No es cierto, como se afirma a menudo, que la ley de Gravitación
Universal se deduzca de las leyes de Kepler y que, por tanto, el trabajo
de Newton esté ya prefigurado en estas leyes. En efecto, las leyes de
Kepler no poseían, en tiempos de Newton, el rango que ahora se les
atribuye y excepto la ley armónica, que gozaba de amplia aceptación
porque podía confirmarse con relativa sencillez al conocerse las dis-
tancias al Sol y los períodos de revolución, el resto apenas se usaba en
problemas prácticos. Por otra parte, la noción de gravedad que se
utilizaba en la época era extraordinariamente confusa y no aparecía,
en absoluto, concebida como fuerza de atracción mutua.

La conversión de los objetos celestes en parientes próximos de la


Tierra y el desplazamiento de ésta fuera del centro del Cosmos, reabrieron
el tema de la gravitación. La eliminación de los lugares naturales activos
exigió nuevas explicaciones para la caída de graves (que ya no podía
entenderse como tendencia hacia ese centro). Por otra parte, la aceptación
Observa
que, para de la naturaleza común de los objetos celestes extendió esta inexplicable
Copérnico, propiedad atractiva al Sol, la Luna y el resto de los planetas que, para
cualquier Copérnico, también poseen peso, entendido como tendencia de toda materia a
parte sepa- adoptar una forma esférica en torno
rada de su Todo tien-
de a reunirse de nue- de un centro. Será Kepler el que,
vo con él y, así, un tro- presionado por la «imperfección»
zo de Tierra tenderá a de las órbitas elípticas así como
reunirse con la Tierra por la existencia de regularida-
y un trozo de Luna con
la Luna. des subyacentes en el movimien-
to planetario (velocidades
areolares constantes e igualdad
de la razón T2 /a3 ), se aproxima-
rá al tema, de un modo que nos
resulta más familiar, comenzan-
do a imaginar el peso como atrac-
ción mutua entre dos cuerpos; no
concebirá sin embargo en estos
términos a la acción del Sol so-
bre los planetas sino que, guiado por las sugerencias de Gilbert en su De
magnete, adscribirá la razón del movimiento planetario al concurso con-
junto de unos efluvios (species) de naturaleza cuasi-magnética, que emiti-

164
La ciencia moderna

dos por el Sol en rotación impulsan a aquellos en órbitas circulares, y


unas fuerzas magnéticas, que, al tirar de los objetos hacia el Sol o al apar-
tarlos de él, dan como resultado las trayectorias elípticas recorridas con
velocidad variable. Difícilmente podía Kepler, pese a disponer de las le-
yes del movimiento planetario, descubrir las causas del mismo sin poseer
una noción clara de la ley de inercia y de las conexiones entre fuerza y
aceleración. De hecho Kepler concibe la inercia como resistencia al movi-
miento y no como mantenimiento de un estado de movimiento o reposo y
resistencia a un cambio de uno u otro estado; para él, por tanto, la persis-
tencia del movimiento, en la Tierra o en los cielos, implica la acción cons-
tante de una fuerza (motor) sobre el móvil; es pues la velocidad y no la
aceleración la que es proporcional a la acción de la fuerza.

b) Las órbitas planetarias eran concebidas, bajo el influjo de Descar-


tes y Huygens, en términos de una tendencia a apartarse del centro o,
a lo sumo, como resultado del equilibrio entre dos fuerzas o dos ten-
dencias, una centrípeta (hacia adentro) y otra centrífuga (hacia afue-
ra). La existencia de esta última dificultaba el tránsito hacia la ley de
gravitación por lo que Newton tendrá que deshacerse de ella asimi-
lando la gravedad a una fuerza estrictamente centrípeta. Tanto Borelli
como Hooke tratarán de construir modelos «mecánicos» en los que la
acción sobre los planetas aparezca materializada y así el primero
imaginará una especie de anima motrix que simula como un brazo
giratorio y cuya función es arrastrar al planeta.
Cuando el brazo gira a gran velocidad, el planeta, que por inercia
tiende a moverse en línea recta, describe una espiral que se abre hacia
los bordes. Si el brazo gira lentamente, el planeta describe una espiral
dirigiéndose hacia el centro, pues la ligera tendencia centrífuga pro-
vocada por la rotación del brazo se ve largamente compensada por la
atracción que se manifiesta entre sendos imanes instalados en S y en
P. A una determinada velocidad intermedia adecuada, las tenden-
cias centrípeta y centrífuga se compensan exactamente y el planeta se
mueve a lo largo de un círculo: la órbita copernicana por excelencia.

P
S

2 4

Modelo mecánico de Borelli.

165
La ciencia moderna

c) La formulación clara de la ley de inercia y el descubrimiento de


que la ley de las áreas se cumple para los movimientos rectilíneos
uniformes, así como las sugerencias de Hooke en torno al movi-
miento orbital concebido como composición de uno inercial (li-
neal o tangencial) y de otro acelerado hacia el cuerpo central, per-
mitieron a Newton considerar a esta tendencia centrípeta como res-
ponsable única del movimiento orbital y, al mismo tiempo, como
«algo» similar a la gravedad terrestre. El movimiento de proyectiles
pudo así servir de inspiración para tratar el movimiento de los plane-
tas o de los satélites.

El descubrimiento de la ley de inercia tiene implicaciones importan-


tes en relación con el problema que nos ocupa porque, por un lado, con-
vierte al movimiento circular en un movimiento «no natural» para el que
hay que encontrar su razón (la fuerza responsable) y, por otra parte, la
«naturalidad» del movimiento rectilíneo, la tendencia a salirse por la
tangente, en órbitas curvadas como las elipses planetarias, exige fijar la
atención en la fuerza centrípeta que impida esta «huida»: la noción de
atracción acabará así abriéndose paso. Newton lo expresará en el Libro
III de los Principios en estos términos:

Si consideramos los movimientos de los proyectiles podremos


entender fácilmente que los planetas puedan ser retenidos en cier-
tas órbitas mediante fuerzas centrípetas; pues una piedra lanzada
al aire es, por efecto de su mismo peso, desviada de su senda
rectilínea que habría recorrido con tan solo el impulso, y describe
en el aire una línea curva que le hace retornar al suelo. Por eso, cuanto
mayor sea la velocidad con que se lanza, tanto más lejos caerá. Pode-
mos por eso suponer que la velocidad se incremente hasta que la

166
La ciencia moderna

piedra describa un arco de 1, 2, 5, 10, 100, 1000 millas antes de caer,


de forma que al final, superando los límites de la Tierra, la
circunvolucione sin tocarla.

d) Consideremos a continuación el razonamiento utilizado por


Newton en relación con la ley de las áreas.

En un movimiento uniforme se cumple la ley de las áreas.

Si un móvil se mueve en línea recta con velocidad V respecto a un


punto O, recorre en cada intervalo de tiempo ∆t una distancia idénti-
ca igual a V∆t. Los triángulos representados en la figura poseen, pues, Consulta en
la misma base y también la misma altura de forma que su área es un texto de
igual. Expresado de otro modo diríamos que las áreas barridas por el Física de qué
modo se de-
radio vector que une el centro O y el objeto son iguales en tiempos iguales. La muestra ac-
ley de las áreas es por tanto válida para movimientos inerciales. tualmente la ley de las
Si ahora imaginamos que el cuerpo experimenta un impulso súbito áreas y con qué princi-
y breve en B por la acción de una fuerza dirigida exactamente en la pio de conservación
está relacionada.
dirección de BO, la dirección del movimiento se modifica y el movi-
miento resultante tiene lugar en la dirección BC’ como composición
de V∆t y de V’∆t. El área de la nueva superficie barrida por el radio
vector (triángulo OBC’) sigue siendo, sin embargo la misma ya que al

167
La ciencia moderna

ser CC’ paralela a BB’ los triángulos OBC y OBC’ tienen la misma
base OB e idénticas alturas (obtenidas trazando las perpendiculares
a OB desde C y C’). Este impulso central podría ahora repetirse en C’
y nuevamente volvería a presentarse una situación similar a la ante-
rior. Como los intervalos temporales pueden acortarse podrían
Investiga de elegirse tan pequeños como quisiéramos y la acción de la fuerza
qué modo centrípeta pasaría a ser continua dejando entonces la órbita de ser
puede obte- una línea quebrada para convertirse en una curva uniforme.
nerse esta
dependencia
Newton invirtió el argumento anterior y concluyó que puesto que los
de la Fuerza gravi- planetas barren áreas iguales en tiempos iguales, la fuerza responsable
tatoria con la distan- de su movimiento es una fuerza central.
cia. Haz uso de la apro- e) Una vez demostrado el carácter central de la fuerza surge el pro-
ximación moderna y,
para simplificar, utili-
blema crucial que resume la cuestión planteada por Halley a Newton:
za órbitas circulares. ¿Qué dependencia con la distancia debe tener esa fuerza central para que la
trayectoria resultante sea una elipse? Newton contestó en su momento
que la fuerza en cuestión disminuiría con el cuadrado de la distancia
y más tarde, en los Principios, daría una demostración de tipo general.
f) Fue entonces posible plantearse lo que se conoce como la prueba de
la Luna, que consiste en comprobar que la gravedad terrestre, si se
proyecta hasta la luna con un factor de disminución de la ley del
inverso del cuadrado, suministra exactamente la fuerza centrípeta
necesaria para la aceleración lunar y para el mantenimiento de ésta
en órbita. Se mostraría así que la gravedad se extiende más allá de la
Tierra.
g) El principio de acción y reacción acabaría convirtiendo a la grave-
dad en una fuerza de interacción mutua y permitiría a Newton dotar
a ésta de un carácter universal así como plantearse un modelo para el
Universo mucho más ajustado que el que sugieren las leyes de Kepler
(convertidas finalmente en meras aproximaciones). Esta noción de
atracción a distancia que la ley de gravitación tiene, no está exenta de
dificultades, porque al no ser capaz de responder a la pregunta clave:
¿cómo actúa un cuerpo sobre otro sin alguna suerte de contacto? pa-
rece poseer connotaciones mágicas. El mismo Newton no creía que
una fuerza pudiese actuar a tan grandes distancias como las que
existen entre el Sol y los planetas a menos que hubiese «algo» en el
¿Qué posi- espacio intermedio capaz de producir lo que parecía ser semejante a
ción filosó- una atracción. Su fracaso al no encontrar este «algo» no le impidió sin
fica parece embargo imaginar la existencia de esta fuerza atractiva ni tampoco
desprender-
se de las afir- extraer las consecuencias matemáticas de tal existencia y comparar
maciones que Newton los resultados matemáticos con el mundo de la naturaleza física. La
hace en el texto sobre concordancia existente entre el comportamiento de la naturaleza y lo
la naturaleza de la predicho por su modelo acabó convenciéndolo no solo de la utilidad
gravedad?
de su ley de gravitación sino de su existencia real. La insatisfacción
que le produce el no hallar una causa explicativa lo obligaría, no
obstante, a proclamar:

Hasta aquí he explicado los fenómenos celestes y de nuestro


mar a partir de la fuerza de la gravedad , pero hasta el momento no
hemos descrito las causas de esa fuerza [...] En realidad aún no he

168
La ciencia moderna

podido deducir de los fenómenos el porqué de dicha propiedad y no


quiero inventar hipótesis. Pues todo lo no deducido a partir de los
fenómenos ha de llamarse hipótesis, y las hipótesis, metafísicas o físi-
cas, ya sean de cualidades ocultas o mecánicas, carecen de lugar en la
filosofía experimental [...] Y es suficiente con que la gravedad exista
de hecho, opere según las leyes que hemos expuesto y explique todos
los movimientos de los cuerpos celestes y de nuestro mar.

Las mareas como efecto de la acción gravitacional.

EL MÉTODO
En sus investigaciones físicas, y más en concreto en sus trabajos
astronómicos, Newton llevaría a su culminación lo que con anterioridad
hemos denominado método galileano. En los Principios puede verse este
método en acción. Así, en primera instancia, comienza simplificando e
idealizando la naturaleza, lo que le lleva a un modelo imaginativo en el
dominio matemático que, en el caso que nos ocupa, corresponde a un
sistema en el que solo hay un cuerpo (el planeta) reducido a partícula
material y un centro de fuerza (ubicado en la posición del Sol). Aquél,
concebido como un ente matemático se mueve en un tiempo matemático
según un determinado conjunto de condiciones expresables como leyes o
relaciones matemáticas. Las consecuencias que se deducen se transfieren
luego al mundo observable de la naturaleza física, en el que, en una se-
gunda fase, se lleva a cabo una contrastación o comparación entre los
datos y las leyes o reglas derivados de tales datos. Todo ello, por lo gene-
ral, produce una alteración del modelo matemático original y así Newton

169
La ciencia moderna

introducirá, en el sistema que analizamos, un segundo cuerpo en la posi-


ción que ocupaba el centro de fuerzas, el Sol, imaginado inicialmente
también como partícula, que
interactúa con el planeta, proce-
R
diendo a analizar las nuevas con-
secuencias (en este caso ciertas mo- d m
dificaciones de las leyes keple-
rianas). Con posterioridad añadi- M
Nota que
no es cierto, rá otros cuerpos mutuamente
pues, que interactuantes a fin de reflejar con
el sistema mayor fidelidad la estructura del
del mundo sistema planetario para finalmen-
de Newton esté prefi-
gurado en las leyes de te proceder al análisis de la diná-
Kepler, aunque sí lo es mica de los satélites de tales plane-
que éstas constituyen tas tomando en consideración en- d m
un pilar fundamental tonces, el tamaño y la forma reales
sobre el que Newton
edificó su ley de gra- de dichos cuerpos. En esta última
vitación universal. fase jugará un papel relevante su
asunción del modelo corpuscular
así como la construcción del cál- d m
M
culo integral (podrá así demostrar
que el efecto gravitacional de una
esfera masiva para puntos situados en el exterior es equivalente al de una
masa puntual de idéntico valor colocada en el centro).
A lo largo de dicho proceso de aumento de la complejidad las
leyes de Kepler se mostrarán como una simple aproximación válida
para el idealizado sistema inicial; en el sistema final sufrirán ciertas
alteraciones.

ESQUEMA RELACIONAL
Es importante que sepas relacionar los siguientes elementos
del texto:
a) Las leyes de Newton son la expresión de las conexiones entre
los movimientos y sus causas.
b) La ley de Gravitación es un ejemplo de problema inverso de la
dinámica en el que Newton se remontó desde el conocimiento de
los movimientos de los planetas al descubrimiento de las fuerzas
responsables de los mismos.
c) Esta ley permitió, al mismo tiempo, unificar la física terrestre y
celeste –hasta entonces separadas– en un sistema conjunto de
interacciones mutuas.
d) En el desarrollo crecientemente complejo de explicación del
Sistema del Mundo, Newton descubrió y usó nociones matemáti-
cas como instrumentos para resolver problemas físicos.

170
6 La nueva matemática

Al historiar la construcción de la nueva física hemos señalado la


importancia atribuida a la matemática. No será, pues, posible trazar una
panorámica medianamente completa del período que estudiamos sin ha-
cer referencia a los cambios producidos en esta disciplina.
El desplazamiento de lo cualitativo por lo cuantitativo, sello de los
nuevos tiempos, acabará con el reinado indiscutido de la Geometría que
paulatinamente va a ser sustituida por la Aritmética y el Álgebra. El pro-

171
La ciencia moderna

Recuerda pio método de la matemática y el quehacer de los que la cultivan sufrirá


que la Ma- también profundos cambios; podrá hablarse pues, al igual que en el cam-
temática po de la Física, de una verdadera revolución porque a partir de esta época
griega era los métodos de resolución de problemas matemáticos experimentarán una muta-
esencial-
mente Geometría y ción radical.
que su uso para la
descripción del mun-
do de los fenómenos
LA MATEMÁTICA APLICADA
físicos aparecía limi-
tado a lo estático. $ Sistemas de numeración y cálculo aritmético: Durante la mayor parte
de la Edad Media, la forma empleada en Occidente para escribir los
números fue la romana. Este sistema resultaba bastante incómodo
para la realización de operaciones por lo que la utilización del ábaco
era común en los cálculos comerciales de cierta entidad.
Serán los árabes quienes, a través de sus contactos con la India,
importen a Occidente su avanzada aritmética y en concreto su siste-
ma de numeración posicional de diez cifras. Las posibilidades de
escritura se ampliaron y la facilidad algorítmica que ello comportó
ayudó, sin duda, a imponerlo. Aunque los calculistas árabes usaron
este sistema de notación posicional desde mediados del siglo IX, sería
el Tratado del ábaco de Fibonacci, publicado en 1202, el que acabaría
popularizándolo, primero en Italia y más tarde en el resto del conti-
nente. Se desarrollaron así, diversos métodos para sumar, restar,
multiplicar y dividir similares a los que aún seguimos usando actual-
mente.
Estudia en $ Otro avance importante fue la invención de los logaritmos cuyo
qué consis- uso ayudó a simplificar cálculos. Con anterioridad se utilizaba ya, en
te el método Astronomía, el método de prostafairesis. Con estos precedentes en men-
de prostafai-
resis y calcula hacien-
te, Napier publica en 1614 su libro Descripción de la maravillosa regla de
do uso del mismo el los logaritmos cuyo objetivo declarado es: facilitar las operaciones de as-
producto de los núme- trónomos y navegantes.
ros 0.530987 y 0.8126.

La idea que sirvió como guía para la introducción de los logaritmos


no es otra que transformar operaciones numéricas más complejas (multi-
plicación, división, etc.) en otras más sencillas (suma, resta, etc) aprove-
chando la correspondencia que puede establecerse entre los términos de
una progresión geométrica y sus exponentes (que aparecen como los tér-
minos de una progresión aritmética) y de las operaciones de multiplica-
ción y división en la primera con las de suma y resta en la segunda.

1 ... r … r n /r m … r m … r n … r m r n … progresión geométrica

0 ... 1 … n – m … m … n … m + n … progresión aritmética

Si N = r L llamamos entonces a L logaritmo en base r del número N.


Puede, pues, construirse una tabla de potencias usando como base, por
ejemplo, 0.9 en la que hemos aproximado hasta dos cifras decimales y con
la que resulta cómodo realizar operaciones del tipo 0.530987 x 0.8126.

172
La ciencia moderna

La opera-
Potencia Número Logaritmo Potencia Número Logaritmo ción que se
propone en
0.90 1 0 0.96 0.53 6 el texto, la
realizaría-
mos del modo si-
0.91 0.9 1 0.97 0.48 7
guiente. A partir de la
tabla aproximamos el
0.92 0.81 2 0.98 0.43 8 primero de los núme-
ros por 0.9 6 y el se-
0.93 0.73 3 0.99 0.39 8 gundo por 0.92, de for-
ma que:
0.94 0.66 4 0.910 0.35 10 0.530987 x 0.8126=
=0.96 0.92 = 0.98 = 0.43
0.95 0.59 5 0.911 0.31 11 El producto es realmen-
te 0.431480 y la aproxi-
Con la definición de logaritmo (log) se cumple que si N y N* son dos mación es buena.
Calcula el cociente en-
números de la progresión geométrica, se verificará : tre estos números.
¿Cómo podrías mejo-
log (NN*) = log N + log N* rar la aproximación?

log (N/N*) = log N – log N*

EL ÁLGEBRA
Podemos definir el álgebra, en el sentido que posee en la época que Trata de
historiamos, como la rama de las matemáticas que estudia las igualdades resolver,
utilizando
que contienen magnitudes incógnitas, igualdades que se pueden verificar o la notación
no según los valores que se den a estas magnitudes incógnitas. Se trata, en algebraica
cierto sentido, de una aritmética de cantidades no determinadas. Así, el actual, el problema
hecho de que 2 + 3 = 3 + 2 es aritmética, en tanto que a + b = b + a, para todos que aparece en una
tablilla babilónica: He
los números a y b, es álgebra. multiplicado la longitud
La historia del álgebra puede dividirse en tres períodos entre los que por la anchura y el área
no es posible establecer, sin embargo, una demarcación rígida: es 10. He multiplicado
la longitud por ella mis-
v El retórico, donde los problemas y su resolución se plantean en
ma y he obtenido un
términos de palabras. área. El exceso de la lon-
v El sincopado en el que se inicia el uso de abreviaturas. gitud sobre la anchura
v El simbólico que correspondería a la universalización del len- lo he multiplicado por sí
mismo y el resultado por
guaje simbólico.
9. Y esta área es la obte-
Los primeros problemas algebraicos aparecen en Mesopotamia y nida multiplicando la
Egipto y tienen que ver con cuestiones relativas a repartos o a cálculos de longitud por ella misma.
áreas, ligadas a cuestiones de la vida cotidiana. ¿Cuáles son la longitud
y la anchura?

En algunas zonas de Babilonia, se resolvían ecuaciones cuadráticas


aplicadas no sólo a problemas con referencia geométrica, sino también a
otros relacionados con el pago de salarios por trabajador y jornada en los
que se suman, restan o multiplican cantidades inhomogéneas. Se trata,
pues, de un álgebra que no está necesariamente ligada, a diferencia de lo
que sucederá en Grecia, con la geometría.

173
La ciencia moderna

Los procedimientos utilizados, que podríamos catalogar como


algebraicos, carecían, sin embargo, de algo esencial en el Álgebra moder-
na: el simbolismo y con él de la posibilidad de expresar de modo general
Investiga sus métodos de resolución, y ello a pesar de que los escribas estuvieran
en qué con- convencidos de esta generalidad, como lo prueba el que redujeran los
siste la de- problemas cuadráticos complejos a la denominada forma normal. También
nominada en Egipto aparecen problemas algebraicos conectados con cuestiones de la
regula falsi y trata de
resolver alguno de los vida diaria cuya resolución se hace mediante un procedimiento que en el
problemas que apare- Renacimiento se denominará regula falsi.
cen planteados en el Ya señalamos previamente que la crisis del irracional en Grecia
papiro Rhind utilizan- acarreó, entre otras consecuencias, una supeditación del álgebra a la Geo-
do la técnica de la re-
gula falsi y el procedi- metría; las magnitudes perdieron así el carácter numérico que tuvieron en
miento moderno. Egipto y Mesopotamia y los problemas algebraicos acabaron siendo
reinterpretados, en Grecia, en clave geométrica. Sólo parece haberse man-
tenido el viejo sentido en las obras de Herón, Nicómaco y sobre todo de
Diofanto (Siglo III d.C.) quien en su libro Aritmetica se plantea la resolu-
ción de una serie de problemas determinados y, lo que resultará más
importante por su influencia posterior, indeterminados, haciendo uso de
un simbolismo muy avanzado para la época (empleará S para la incógni-
ta, D¡ para el cuadrado, K¡ para el cubo).
Por otra parte las exploraciones geográficas y la apertura de rutas
comerciales hicieron necesario un conocimiento astronómico más exacto
así como el desarrollo de una aritmética mercantil más potente que facili-
tase los cálculos de transacciones; de igual modo, también el trabajo de
los artesanos, ingenieros, etc., en arquitectura, fortificaciones, balística,
etc., exigió un nuevo pensamiento de carácter más cuantitativo. Las for-
mas de la Geometría se vieron obligadas a coexistir con el contaminado
número y como resultado de ello, Aritmética y Álgebra ganaron
protagonismo, el campo de los números se amplió (los irracionales, los
números negativos e incluso los imaginarios adquirirán carta de naturale-
za: carecen de sentido, pero funcionan) y la notación experimentó un espectacu-
lar desarrollo. Se incorporarían además los avances conseguidos por civi-
lizaciones como la hindú y la árabe a los que ya nos hemos referido.

Un ejem-
plo clásico
del método FRANÇOIS VIETA (1540-1603)
de syncrisis
lo encuen- Abogado y consejero del Parlamento fran-
tras en las relaciones cés, fue también un gran matemático además de
que ligan los coefi-
un experto criptógrafo. Estudió la relación entre
cientes de una ecua-
ción cuadrática gene- las raíces de una ecuación y los coeficientes de
ral ax 2 + bx + c = 0 las distintas potencias de la incógnita (método
con sus raíces (x1, x2): de syncrisis) y dio a la trigonometría su forma
–b/a = x1+ x2
definitiva en su obra: Leyes matemáticas aplica-
c/a = x1 x2
das a los triángulos (1579). Fue también uno de
los precursores del álgebra moderna con su Introducción a las
artes analíticas (1591).

174
La ciencia moderna

Hay que dejar claro que la introducción del simbolismo en el álge-


bra, atribuida a François Vieta (1540 –1603), no es un hecho menor, sino Observa
que el álge-
que, por el contrario, resulta ser fundamental en la historia de la matemá- bra de Vie-
tica. Hasta entonces los coeficientes de las ecuaciones eran números y por ta sigue me-
tanto cada ecuación era una ecuación concreta; Vieta utiliza coeficientes diatizada
generales y su álgebra (logística speciosa) pasa a referirse a tipos de por la geometría y así,
una ecuación que no-
ecuaciones en lugar de a ecuaciones particulares, deja de ocuparse de sotros escribiríamos
números (logística numerosa) para operar con especies o formas de cosas como bx2 + dx = z él
cubriendo, de este modo, infinidad de casos. Hoy día llamaríamos a estas la expresa como B in
dos formas de cálculo: numérico (logística numerosa) y literal (logística speciosa). A Quadratum, plus D
plano in A, aequari Z so-
El centro de la reflexión se desplaza desde la solución concreta de un proble- lido, es decir, si A y B
ma particular, al método de resolución de cada tipo general de ecuación. son segmentos linea-
Será Descartes el que – al abandonar la restricción de homogeneidad, les, D debe ser un área
mantenida hasta entonces incluso por el mismo Vieta, y tratar los produc- y Z un volumen. Se
combinarían así volú-
tos, los cocientes, etc., de segmentos, como nuevos segmentos– amplíe y menes con volúmenes.
generalice también el proceso de simbolización; y el que convierta finalmen-
te en realidad las palabras que Vieta había escrito como colofón a su Intro-
ducción: no hay problema que no pueda ser resuelto. Se afianzará entonces la
idea de que el álgebra trata con cantidades y no estrictamente con magnitu-
des geométricas y se mostrará en todo su esplendor la potencia del sim-
bolismo y el método del álgebra. Este proceso de acentuación simbólica irá
ganando adeptos y hacia finales del siglo XVII acabará generalizándose.

LA GEOMETRÍA ANALÍTICA
La idea central de la geometría de coordenadas o analítica es asociar
ecuaciones algebraicas a las curvas y superficies. Esta idea, sin embargo, no
apareció de modo nítido desde el inicio.
En el proceso de articulación de la Geometría Analítica son percep-
tibles tres momentos especialmente significativos:
v La utilización de un Sistema de Coordenadas.
v El reconocimiento de la existencia de una correspondencia
entre el álgebra y la geometría.
Hiparco
v La representación gráfica de funciones de la forma y = f(x). (140 a.C.)
introdujo la
Establecimiento de un Sistema de Coordenadas longitud
(distancia
$ Fue en los campos de la Agrimensura, Este - Oeste o largo) y
la latitud (distancia
la Geografía y la Astronomía donde se es- Norte - Sur o ancho)
tablecieron los primeros Sistemas de Coor- para describir geográ-
denadas con la finalidad de medir terrenos ficamente, desde un
o situar poblaciones u objetos celestes. determinado lugar, el
mundo conocido en su
$ En el tratado sobre las cónicas, Apolonio época; de modo simi-
utilizó una suerte de ejes respecto a los que lar, mediante coorde-
definía las curvas en cuestión. nadas, situó la posición
$ Los escolásticos medievales intentaron de diversas estrellas.

En la Antigüedad era de uso común estudiar cuantitativamente la variabilidad


el reticulado de un terreno para y para ello usaron diagramas geométricos
trazar calles. que no son otra cosa, en última instancia,

175
La ciencia moderna

que representaciones gráficas con las que pretendían dotar de mayor


Representa
gráficamen-
simplicidad a sus demostraciones: Todo lo que varía, se sepa medir o no,
te, en térmi- lo podemos imaginar como una cantidad continua representada por un seg-
nos de v y t un mento. Este procedimiento de representación sería utilizado por Galileo
movimiento para el estudio de los diversos movimientos.
uniforme y un movi-
miento uniformemen-
te acelerado. La aritmetización del plano. Simbiosis entre Álgebra y Geometría

Ya hemos reseñado, al estudiar la matemática griega, el uso de la


geometría como herramienta algebraica y hemos visto allí que, al parecer,
la razón del desarrollo del álgebra geométrica tuvo que ver con la crisis
del irracional y que aquella es, en el fondo, un intento de traducir al
lenguaje geométrico los resultados aritméticos y algebraicos de los mate-
máticos egipcios y babilonios.

La cuadratura de figuras y la aplicación de áreas son ejemplos de mayor


calado, dentro del cuerpo del álgebra geométrica, que nos proporcionan
equivalentes geométricos para la raíz cuadrada, la división y para las
ecuaciones de segundo grado.
1.- Por cuadrar una figura se entiende construir con regla y compás
un cuadrado que tenga su misma área.
El procedimiento consta de varios pasos:

$ Descomponer la figura original en triángulos.

En el álgebra
geométrica $ Para cada triángulo podemos ahora obtener un rectángulo de
encontra- igual área (Proposición I-42 de los Elementos).
mos propo-
siciones de fácil de-
mostración, como la
siguiente: Si se corta
al azar una línea rec-
b
ta, el cuadrado de la b
2

entera es igual a los


cuadrados de los $ El tercer paso es cuadrar el rectángulo.
segmentos y dos ve-
ces el rectángulo com-
prendido por los seg-
mentos, cuya equiva-
lencia resulta ser
(a+b) 2 = a 2 +b 2 +2ab.
b b
Trata de demostrarla
y busca otros ejem- a a b a b
plos en los que sea po- c
sible demostrar rela-
ciones algebraicas geo- c
c
métricamente.
b

a a b

176
La ciencia moderna

Suponemos dado el rectángulo de lados a y b. Para conseguir un


cuadrado de igual área prolongamos el rectángulo inicial añadiéndole
un cuadrado de lado b. Sobre el lado a + b construimos una semicir-
cunferencia que lo tenga como diámetro. Prolongamos el lado pequeño
del rectángulo perpendicular al lado a + b hasta cortar a la circunferencia
obteniendo el segmento c que es el lado del cuadrado de área igual a la del
rectángulo original.

Completa los
distintos pa-
sos a los que
se ha hecho
referencia en
la demostración y que
se ilustran en las imá-
genes adjuntas.

En efecto, sobre la figura anterior y bajo el radio, construimos un


cuadrado de lado (a + b)/2. Las figuras rayadas tienen el mismo área. Por
tanto, si a la primera y la cuarta se les quita el cuadrado común se obtiene
la igualdad buscada.
Esta proposición nos da el equivalente geométrico del cálculo de la
raíz cuadrada, pues cuadrar un rectángulo equivaldría a encontrar un x
de modo que x2 = a b.
$ El cuarto paso consiste en recomponer los cuadrados obtenidos
para cada triángulo en uno mayor, haciendo uso del Teorema de Pitágoras

Teorema de
Pitágoras

2.- La aplicación de áreas viene formulada en estos términos para el


caso más sencillo (aplicación parabólica): dado un rectángulo ab (o cual-
quier figura rectilínea A, como consecuencia de la posibilidad de convertir
ésta en aquél) y un segmento c, construir sobre este último otro rectángulo de
igual área que el dado. Su equivalencia algebraica es hallar x de modo que
x = A/c. Se trata, pues, de nuestra operación de división realizada de
modo geométrico.

177
La ciencia moderna

Existen otros dos tipos básicos de aplicación de áreas que se expre-


san así:
Aplicación elíptica o con defecto en la que se trata de aplicar una figura
Investiga A sobre un segmento c pero de modo que falte exactamente un cuadrado x2 y
de qué mo-
aplicación hiperbólica o con exceso donde se trata de aplicar una figura A sobre
do se llevan
a cabo las un segmento c de manera que sobre exactamente un cuadrado x2 , cuyas traduc-
construccio- ciones algebraicas son respectivamente A + x 2 = cx y A = x2 + cx.
nes geométricas que La aplicación de áreas tiene una formulación extraña que Neugebauer
exigen las distintas
explica del siguiente modo: Al parecer los babilonios reducían los proble-
modalidades de «apli-
cación de áreas». mas de resolución de ecuaciones de segundo grado a la denominada «for-
ma normal» que consiste en hallar dos cantidades x e y conocidos su
producto y su suma o su diferencia. Si ello es así, la conexión es clara ya
que conocida el área A y un segmento c, aplicar A sobre c por defecto
equivale a resolver xy = A y x + y = c, en tanto que en el caso por exceso la
equivalencia corresponde a la resolución de xy = A e y – x = c. Los griegos
estarían pues, traduciendo a geometría un conocimiento numérico o
algebraico anterior. Lo que nos aparece como un problema de formula-
ción bastante artificial resulta ser un intento de obviar las dificultades de
la irracionalidad.

Al hablar de las aportaciones de Vieta al álgebra hemos señalado


también las aplicaciones de ésta a la resolución de diversos problemas
geométricos. Descartes continuará y ampliará esta línea de actuación en
su Geometría, y así escribirá: Todos los problemas de la Geometría pueden ser
reducidos fácilmente a términos tales que no sea necesario para construirlos, sino
conocer la longitud de algunas líneas. Un poco más adelante desvelará el
núcleo del procedimiento para acceder a las ecuaciones que sirven para
resolver los problemas:

Si, pues, deseamos resolver un problema, debe suponerse ini-


Investiga cialmente efectuada la resolución, dando nombre a todas las líneas
como cons- que se estimen necesarias para su construcción, tanto a las que son
truye Des- desconocidas como a las que son conocidas. A continuación, sin esta-
cartes, en «La
Geometría»,
blecer distinción entre las líneas conocidas y las desconocidas, debe-
cada una de las ope- mos descifrar el problema siguiendo el orden que muestre de modo
raciones matemáticas. más natural las relaciones entre estas líneas, hasta que se identifique
un medio de expresar una misma cantidad de dos formas: esto es lo
que se entiende por una ecuación, pues los términos de una de estas
expresiones son iguales a los de la otra. Deben hallarse tantas
ecuaciones como líneas desconocidas se han supuesto [...].

Si quedan varias ecuaciones, se combinan hasta que sólo reste una


línea incógnita expresada en términos de líneas conocidas. Descartes
concluye mostrando como se construye la línea desconocida a partir de la
ecuación algebraica resultante.
Los problemas son hasta aquí problemas de resolución de
ecuaciones determinadas y por tanto, aunque se trate de una aplica-
ción del álgebra a la geometría, no es aún Geometría Analítica. Ésta
solo hará su aparición cuando el mismo Descartes aborde problemas
indeterminados, en los que hay muchas longitudes como valores po-

178
La ciencia moderna

sibles de las líneas desconocidas (es decir, muchas soluciones a la


ecuación algebraica resultante). En La Geometría aparece esta indetermi-
nación por primera vez al tratar de resolver el denominado problema de

Trata de re-
RENÉ DESCARTES (1596-1650) lacionar la
cita de Des-
Hijo de un abogado y consejero en el Parla- cartes y los
mento regional de Bretaña, es criado en Turena comenta-
(Francia) por su abuela paterna, al morir su madre rios que se hacen en el
de parto un año después de nacer él. Predispues- texto con el modo en
que se plantea un
to para continuar la profesión paterna, entra a los problema algebraico
diez años en el colegio de jesuitas de La Flêche, cualquiera.
que proporcionaba las mejores enseñanzas a que
se podía aspirar en la época.
Finalizados estos estudios ingresa en la enseñanza superior
de Filosofía en 1612, donde le atraen de forma especial las mate-
máticas, la magia natural y la astrología. Termina sus estudios
en 1616 y a partir de ese momento inicia sus viajes de forma-
ción por Europa, primero a Holanda y más tarde a Alemania,
Polonia, Hungría y Austria, en medio de las luchas de religión.
Seis años después retorna a París donde comienza a redactar
las Reglas para la dirección del espíritu. Ingresa en el círculo
intelectual del padre Mersenne a través de quien toma con-
tacto con los principales intelectuales de la época.
Agobiado por la vida mundana de la capital que le impe-
día concentrarse en su trabajo y temeroso de las persecuciones
de que hacía objeto la Iglesia a los intelectuales, marcha a vivir a
Holanda, país que goza de los mayores márgenes de libertad en la
Europa de esos momentos. Aquí trabaja en un Tratado del mundo,
el Tratado del hombre y la Dioptrica, de los que El discurso del
método debía ser una introducción programática. Lo publica en
1637, junto con la Dioptrica, los Meteoros, y la Geometría. Entre
1637 y 1649 se dedica al esclarecimiento del papel del sujeto en la
ciencia y la realidad y a la aplicación del saber de la medicina.
Publica las Meditaciones metafísicas en 1641, los Principios de
filosofía en 1644 y las Pasiones del alma en 1649. Ese mismo año se
traslada a Estocolmo, llamado por la reina Cristina de Suecia, pero
muere de una pulmonía un año después, en 1650.

Pappus – un problema de determinación de un lugar geométrico – aplicán-


dole su álgebra reformada. Descartes encuentra que el «lugar buscado» Investiga
cuál es el
puede expresarse mediante una relación entre dos variables x e y de las pr oblema
que afirma: Como sólo hay una condición a expresar [...] podemos dar un valor de Pappus
cualquiera a una de las cantidades desconocidas x e y, y encontrar el valor de la al que se ha-
otra mediante la ecuación [...]. Aparece aquí de un modo implícito la noción ce mención en «La Geo-
metría» de Descartes.
de función (una de las variables, y, toma diferentes valores dependientes
de los que tome la otra, x) así como la obtención de una ecuación algebraica

179
La ciencia moderna

como solución a un problema geométrico (la de una cónica en el caso


tratado por Descartes).
Investiga a Por otra parte, Fermat, admirador de Diofanto y Apolonio, afirma,
qué se refie-
re Fermat en su obra Introducción a los lugares planos y sólidos, su propósito de inau-
cuando ha- gurar un estudio general de los lugares geométricos que los griegos no
bla de «luga- habían sido capaces de hacer por carecer de una herramienta tan potente
res planos y sólidos». como el álgebra ahora desarrollada.

J''
J'
J

E
A=x
Fermat pro- A E=y
pone diver- O Z Z' Z''
sos ejemplos
que resultan
perfectamen- Fermat considera una curva cualquiera y un punto genérico J
te inteligibles incluso
sobre ella. La posición de J viene fijada por una longitud A, medida
en su lenguaje.
Así, D in A aequetur B desde un punto O sobre una línea base a un punto Z, y la longitud E
in E (Dx = By) corres- de Z a J. Se utiliza lo que hoy denominaríamos coordenadas oblicuas.
ponderá a una recta y A y E equivaldrían a nuestras x e y. De acuerdo con su principio
B quad. - A quad. aequetur
general: Siempre que en una ecuación se hallen dos cantidades incógnitas,
E quad (B2 - x2 = y2) re-
presentará un círculo. tenemos un lugar geométrico, cuyo extremo describe una línea, recta o curva,
los extremos J, J’, J’’, … de E en sus diversas posiciones describen esa
línea. A y E satisfacen una ecuación indeterminada.

PIERRE FERMAT (1601-1655)


Matemático francés. Estudia Derecho en
Toulouse donde ejerce de magistrado toda su vida,
aunque su gran pasión fueran las matemáticas. A
él, y a su contemporáneo Descartes, se debe el
desarrollo de la geometría analítica. Descubrió
múltiples teoremas –el más conocido de los cua-
les es el denominado último teorema de Fermat,
cuya demostración se ha llevado a cabo hace sólo algunos años.
Después de su muerte su obra fue publicada en Varias obras ma-
temáticas (1679).

La Geometría analítica de Fermat, pese a su parecido con la nuestra,


considera sólo soluciones positivas y por tanto sus ecuaciones no repre-
sentan a las curvas completas que quedan así restringidas al «primer
cuadrante». Para completar las curvas necesitaba ayudarse de la geome-
tría y, olvidándose del álgebra, utilizar consideraciones de simetría, (res-
pecto a lo que nosotros denominamos ejes de coordenadas). Su desarrollo
se veía limitado por lo incompleto que era aún el campo de los números.

180
La ciencia moderna

Representación gráfica de funciones

Ya señalamos con anterioridad que Diofanto había planteado y re-


suelto diversas ecuaciones indeterminadas. Estas ecuaciones no tie-
nen una solución única sino que, por el contrario, las soluciones son
muchas. Diofanto, sin embargo, no prestó mucha atención a esta mul-
tiplicidad contentándose con hallar una de estas soluciones en el campo
de los números racionales. La reinterpretación de estas ecuaciones tiene
un papel fundamental en el establecimiento de la Geometría Analítica.

Con la finalidad de aclarar conceptos, consideremos la ecuación


y – x = 3. Como puede comprobarse con facilidad existen múltiples pare-
jas de valores de x e y, en el campo de los números naturales, que la
verifican (por ejemplo (1, 4), (2, 5), etc.). La ecuación anterior puede
interpretarse desde la perspectiva de la Geometría Analítica de un modo
novedoso considerando que y = x + 3 expresa una relación funcional
entre dos variables que pueden representarse sobre dos ejes de un sistema
de coordenadas. Esta relación funcional es una línea recta y las parejas
de números ordenados antes considerados, asociados a los puntos de la
misma, satisfacen la ecuación indeterminada original, al igual que tam-
bién la satisfacen, una vez que se amplió el campo de soluciones admisi-
bles a todos los números, parejas como ( -2, -1) etc. La posibilidad de repre-
sentar rectas mediante ecuaciones algebraicas o de interpretar estas últi-
mas como líneas rectas puede hacerse extensiva a ecuaciones de grado
superior (o a funciones de cualquier tipo) que dan origen a representaciones
curvilíneas de diferentes clases. Se abre así la posibilidad de estudiar con
métodos algebraicos problemas geométricos que presentaban una enor-
me complejidad al ser abordados al modo de los griegos. Se amplía además
el número de curvas que pueden ser estudiadas matemáticamente.

Toda esa efervescencia matemática generó una amplia reflexión


metodológica en torno al método de descubrimiento de los teoremas ma-
La queja a
temáticos. Se acusará a los grandes matemáticos del período clásico y
la que se re-
helenístico de ocultar los procesos mediante los que obtuvieron sus resul- fiere el tex-
tados, que aparecen siempre presentados en sus tratados de modo sinté- to se mos-
tico. Los geómetras antiguos empleaban en sus demostraciones un método dife- trará injus-
tificada, porque no es
rente al seguido en la fase inventiva, y procedían así, entre otras razones, para
cierto que los «anti-
ocultar el secreto del Arte…, dirá Descartes. Se escrutará la obra de los clási- guos» ocultaran su
cos en busca de pistas y se concederá una importancia extraordinaria a método como lo prue-
aquellos tratados en los que se aborda la diferencia entre el método de ba, por ejemplo el con-
tenido del entonces
descubrimiento y el método de demostración.
perdido libro de Ar-
De cualquier forma, el redescubrimiento del método analítico químedes sobre el Mé-
reinterpretado por Descartes en clave algebraica resultará fundamental todo, en el que el autor
para la construcción de su soñada Matemática universal; en él se encuentra explica el modo en que
descubre sus múlti-
el origen y el fundamento de La Geometría: Descartes toma la línea recta
ples y asombrosos re-
como representación de toda magnitud, denota a éstas mediante simbología sultados que luego
algebraica y opera con ellas según las reglas aritméticas de esta discipli- prueba del modo rigu-
na. De esta forma conserva, del Análisis geométrico, el auxilio que recibe roso en que son final-
mente expuestos en
de la imaginación y del Álgebra, reformada la notación, la mecanización
sus tratados.
operacional que permite su simbolismo.

181
La ciencia moderna

Las visiones La esencia del método la expresará Descartes con estas palabras: La
de Descar- solución de uno cualquiera de estos problemas geométricos no consiste nada más
tes y Fer-
que en hallar un punto para cuya completa determinación falta una condición…
mat ponen
el énfasis, En cualquiera de estos casos se llega a una ecuación que contiene dos cantidades
respectivamente, en incógnitas…; y así lo sintetizará Fermat: Siempre que en una ecuación final se
los dos aspectos com- encuentran dos cantidades incógnitas, se tiene un lugar geométrico, describiendo
plementarios de la
el extremo de una de ellas una línea recta o curva.
Geometría Analítica:
la derivación de las Queda así claro que el principio fundamental de la Geometría Ana-
ecuaciones de los lu- lítica consiste en el descubrimiento de que las ecuaciones indetermina-
gares geométricos y las das en dos incógnitas f(x,y)=0, se corresponden con lugares geométricos
propiedades de las
determinados por todos los puntos cuyas coordenadas relativas a dos
curvas definidas por
ecuaciones. ejes satisfacen la ecuación. Morris Kline en su libro El pensamiento matemá-
tico de la Antigüedad a nuestros días se refiere a la importancia de la Geome-
tría Analítica en estos términos:

Cuando Wallis y Newton empezaron a usar letras para desig-


nar tanto números positivos como negativos, llegando incluso a refe-
rirse a números complejos, fue posible resumir en un solo tratamien-
to algebraico muchos casos que la geometría pura tenía que conside-
rar separadamente […] El mérito más importante de la geometría
analítica fue dotar a la ciencia del utillaje matemático que siempre
había necesitado, y que había empezado a exigir abiertamente en el
siglo XVII: herramientas cuantitativas […] La geometría analítica
posibilitó la expresión de formas y trayectorias de modo algebraico,
y de ella podía extraerse información cuantitativa.

Las imágenes que Galileo había proyectado en El ensayador sobre el


lenguaje en que estaba escrito el libro de la naturaleza cobraban ahora en-
carnadura real: la matematización del Universo dejaba de ser una quimera.

Comenta el
texto de Ga-
EL CÁLCULO INFINITESIMAL
lileo: La filo-
sofía (de la El cálculo, aparte de las anticipaciones griegas sobre cuadraturas o
Naturaleza) cubaturas, fue creado fundamentalmente para tratar los principales pro-
está escrita en ese gran
blemas científicos del siglo XVII. Estos problemas tienen que ver con la
libro que siempre está de-
lante de nuestros ojos nueva mecánica que alumbra Galileo y con la Óptica, no en vano el dise-
–quiero decir el Univer- ño de lentes es fundamental para construir y perfeccionar los instrumen-
so– pero que no podemos tos con los que ampliar los límites de lo visible en astronomía y biología.
entender si no aprende-
mos primero el lenguaje, a) Trazado de tangentes: estos problemas, por un lado, hacen refe-
y comprendemos los sím-
bolos en los que está es-
rencia a cuestiones de Geometría pura, pero por otro aparecen
crito. El libro está escri- conectados tanto a cuestiones de óptica, donde resulta impres-
to en lenguaje matemá- cindible construir la normal o la tangente para conocer la trayec-
tico y los símbolos son toria de los rayos, como a cálculos de direcciones en movimientos
triángulos, circunferen-
cias y otras figuras
curvilíneos.
geométricas, sin cuya b) Movimiento de un objeto: dada la fórmula de la distancia que
ayuda es imposible com- un cuerpo recorre como función del tiempo se trata de obtener la
prender ni una palabra velocidad y la aceleración en cualquier instante; o, al revés, dada
de él, sin lo cual se de-
ambula en vano a través la aceleración como función del tiempo hay que determinar su
de un oscuro laberinto. velocidad y la distancia recorrida.

182
La ciencia moderna

c) Cálculo de máximos y mínimos: hallar el alcance y altura máxi-


ma de un proyectil, distancias de máxima y mínima aproxima-
ción de un planeta al sol, etc. Observa que
durante este
d) Rectificación de curvas, cuadraturas y curvaturas: cálculo de lon-
periodo se re-
gitudes de curvas, áreas y volúmenes de figuras de contornos tomarán vie-
curvos, centros de gravedad de cuerpos extensos, acciones jos proble-
gravitatorias de cuerpos extensos, etc. mas que habían que-
dado «abiertos» du-
rante el período grie-
No es posible estudiar en detalle cada uno de los problemas men- go y más en concreto
cionados con anterioridad ni tampoco recorrer los momentos claves del aquellos que se rela-
desarrollo del cálculo infinitesimal por lo que nos limitaremos, en lo que cionaban con procesos
infinitos o los que te-
concierne a la construcción de la noción de derivada, al estudio de un
nían como núcleo cen-
problema sencillo pero esencial: el trazado de la tangente a una curva por un tral la matematización
punto dado. de lo móvil.
Se trata pues de:

v Trazar la tangente a una circunferencia en un punto dado.


v Realizar la misma operación con una parábola.

Circunferencia: Sea la circunferencia de


radio R de la figura y A un punto cualquiera
A
de ella. El trazado de la tangente que pasa
R
por A no ofrece dificultad alguna ya que bas-
ta para ello construir la perpendicular al ra-
dio trazado desde el centro al punto en cues-
tión. Esta construcción es práctica común de
cualquier curso elemental de Dibujo o de Geo-
metría Básica.

Parábola: Sea ahora la parábola de la y


figura y = x2. Intentemos construir la recta
tangente en el punto x = 2. y = x2
Las dificultades crecen porque la cons-
trucción de la normal a la curva en el punto
escogido no es tan inmediata. Se requiere, por
ello, una mayor sutileza geométrica y un aná-
lisis más profundo del problema.
x
Método de Apolonio: El procedimiento
de construcción se basa en la idea de que el segmento mínimo GP traza-
do desde un punto G del eje a la curva coincide con la normal (que este Investiga
segmento es mínimo puede ponerse en relación con el hecho, ya co- de qué mo-
mentado en el Bloque 1, de que un rayo visual que incidiera perpendi- do constru-
cularmente sobre una superficie plana tangente a la curva en P se ye Apolo-
nio la nor-
reflejaría siguiendo el camino mínimo). Apolonio muestra cómo cons- mal a la parábola y
truir ese segmento. analiza con más deta-
lle la justificación óp-
Método del círculo de Descartes: En este caso, en el que también se tica que se presenta en
traza la normal, Descartes se vale de un círculo suplementario que corta a el texto.
la parábola. En el proceso de construcción y en el cálculo de los puntos de

183
La ciencia moderna

Observa corte hará, sin embargo, uso de relaciones algebraicas y analizará, me-
que cuan- diante ellas, las ecuaciones resultantes.
do se inten-
ta resolver
un sistema y
de dos ecuaciones con
dos incógnitas, por
ejemplo x+y=4, x-y=2, y = x2
se utilizan diversos
métodos, esencial-
mente algebraicos.
Q
Existe, no obstante, un
método gráfico que
consistiría en interpre-
tar cada una de las P
ecuaciones como la r
ecuación de una recta
f (x) C D
que representaríamos
en un sistema de ejes v-x x
cartesianos. El corte
de las dos rectas sería Dada la curva y = f(x) y un punto P de coordenadas conocidas
la solución del siste- desde el que se quiere trazar la normal, Descartes supone el problema
ma, pues satisfaría si- resuelto y la solución dada por la recta CP cuyo punto C, intersección
multáneamente am-
bas ecuaciones. Si las
de la recta normal con el eje X, tiene de coordenadas (v, 0) a determi-
ecuaciones son cua- nar. Cualquier circunferencia que pasando por P tenga su centro en
dráticas las soluciones un punto D, sobre este eje X, y próximo a C, cortará a la curva f(x) en
comunes (los puntos algún otro punto Q cercano a P. P será pues un punto doble de la
de corte) aumentan.
intersección de la curva f(x) y la circunferencia de ecuación (v – x)2 +
y2 = r2 = (v – x)2 + f(x)2. Obligando a que esta ecuación posea una raíz
doble en el punto P de valor de x conocido, puede obtenerse el valor de v
y a partir del conocimiento de las coordenadas de P y C trazarse la recta
normal y por tanto la tangente a la curva por P.

Método de Fermat: El procedimiento de Fermat se apoya en la técnica


utilizada por él mismo en el cálculo de máximos y mínimos que recupera,
en cierta medida, las ideas de Apolonio.

Método de Roverbal: En este período se dan, en el campo de la Mate-


mática, dos hechos de importancia fundamental relacionados ambos con
el modo de concebir las curvas:
1. Por un lado se asocian las curvas y las ecuaciones algebraicas,
de manera que poco a poco se fue dando prioridad a los aspectos
relacionados con estas expresiones algebraicas de las curvas (as-
pectos analíticos) frente a los aspectos geométricos. Una cónica
(circunferencia, elipse, parábola o hipérbola) dejará de ser conce-
bida como el corte de un cono con un plano con diversas inclina-
ciones sin una expresión algebraica asociada para empezar a
verse como una ecuación que, para la primera y la tercera, tienen
la forma x2 + y2 = a2 e y = ax2 + bx + c respectivamente.
2. Por otra parte, al convertirse el movimiento en el problema
central de la Física, las curvas comienzan a concebirse como re-
sultado de la combinación de movimientos (la parábola del movi-
miento de proyectiles, la espiral de Arquímedes, la cicloide, las

184
La ciencia moderna

elipses keplerianas, etc.). No es extraño, pues, que los conceptos La visión


de cambio que ya eran centrales en Física pasaran a ser aborda- estática
dos desde las matemáticas. (¡de una
vez!) de la
curva co-
Parece lógico pues que, en esta línea, se abordase de modo cinemático mo lugar geométrico
el problema de la tangente, concebida como la dirección de la velocidad cede paso a la visión
del punto que describe la trayectoria y calculable como la diagonal del dinámica (¡paso a
paralelogramo formado por las componentes de velocidad según los ejes paso!) de la misma
como trayectoria reco-
de abcisas y ordenadas. Roberval recuperaría, de este modo, el espíritu rrida por un punto
con que Arquímedes construyó la espiral que lleva su nombre y aplicaría móvil: Mersenne, en
esta idea a otras curvas y entre ellas a la parábola. 1615, definiría la ci-
cloide como el lugar
geométrico que descri-
Este tratamiento cinemático de la curva establece un cierto vínculo be un punto fijo de
entre el trazado de tangentes y la noción de velocidad que puede ayudar- una rueda que rueda
nos a entender el significado de la noción de derivada. La derivada es el sin deslizar y Galileo,
artificio matemático utilizado para representar las propiedades puntua- tras demostrar que la
trayectoria de un pro-
les de una curva o función. La idea que subyace en el concepto de deriva- yectil lanzado en las
da es el cálculo de la tasa de variación de una magnitud (la función) en proximidades de la
relación con la tasa de variación de otra (la variable) cuando esta última Tierra era una parábo-
tiende a cero. la, considerará a ésta
como el lugar geomé-
Conocer como se mueve un cuerpo exige definir algunos conceptos trico de un punto mó-
que se estudian en cualquier curso elemental de Física. Así, la velocidad vil. Estas concepciones
media aparece calculada como el cociente entre la distancia recorrida y el ayudarán a Newton
tiempo empleado en recorrerla. Esta magnitud nos dice bien poco sobre el a desarrollar, con pos-
terioridad, su método
movimiento concreto efectuado por el móvil ya que hay infinitas maneras de fluxiones.
de recorrer la misma distancia en el tiempo dado. Si deseamos conocer
con más precisión cuál es, de entre todos los movimientos posibles, el
movimiento real, necesitamos obtener información más detallada de los
puntos intermedios de modo que podemos explorar lo que sucede en un
tiempo t (en el que el móvil se encontrará en un punto intermedio del
recorrido) comprendido entre el instante inicial y final; podrían así
obtenerse dos velocidades medias y, con ello, esa mayor información que
buscamos. Este proceso puede repetirse utilizando intervalos de tiempo
cada vez más cortos de forma que en cada tiempo t calcularíamos cocien-
tes de la forma ∆s/∆t para valores de ∆t cada vez más pequeños. Estos
cocientes nos permitirían obtener en cada punto una serie de valores, r1 ,
r2 , r 3 , …, r n , … que se aproximan a un valor fijo L, tal que tomando n
suficientemente grande, la diferencia L– rn puede hacerse arbitrariamente
pequeña. L es en este caso la velocidad instantánea del móvil y su cálculo
exige obtener el límite de la serie infinita anterior.

El cálculo de cuadraturas: la determinación del área de figuras curvilíneas

Podría parecer, por lo expuesto, que el cálculo infinitesimal se gestó


originariamente a partir del desarrollo y perfeccionamiento de la noción
de derivada. En realidad los orígenes hay que buscarlos en los problemas
asociados a la determinación de áreas de figuras planas curvilíneas (no
olvidemos que uno de los problemas clásicos de la matemática griega era
el de la cuadratura del círculo) o de volúmenes de sólidos.

185
La ciencia moderna

Vimos con anterioridad cómo un problema aparentemente in-


ofensivo: trazar la tangente a una curva, nos permitió explicitar múl-
tiples interrelaciones (movimientos, máximos y mínimos, etc.) que
acabarían culminando en el concepto de derivada.
¿Sabías que Planteemos ahora otro problema, aparentemente inofensivo tam-
a lo largo de
la historia bién: ¿cómo calcular el área de diversas figuras?
se desarro-
llaron di- Área de un trapecio de bases paralelas
versas técnicas para la
obtención de cuadra- Parece claro que el método de cuadrar figuras, al
turas entre las que
cabe destacar las si- que prestamos atención más arriba, nos sugiere des-
guientes: el método componerlo en dos triángulos y un rectángulo y obte- h

de exhaución, el mé- ner el área total como simple suma.


todo mecánico de a b c

Arquímedes, el de los
indivisibles de Cava- Área de una figura curvilínea: la delimitada por el eje X, la parábola y = x2
lieri, las cuadraturas y la abscisa x = a
aritméticas y los mé-
todos de Newton y El problema no es, ahora, fácilmente resoluble aunque quizás po-
Leibniz?
drían ocurrírsenos algunas ideas para obtener, al menos, una aproxima-
ción al área. Por ejemplo podríamos representar (dibujar) la curva en un
papel cuadriculado y proceder a contar el número de cuadrados que que-
dan en el interior de la zona cuya área nos piden calcular. Conocido el
área de cada cuadrado, una simple multiplicación nos permite obtener
una estimación del área. El camino para mejorar esta aproximación que-
da abierto ya que la representación de la misma curva en
un papel de cuadriculado más tupido nos permite «ago-
tar» con más precisión el área buscada. Estas ideas intuitivas
están en la base de las técnicas para la obtención de
cuadraturas.
La primitiva idea, a partir de la que se gestó el método de
exhaución, se encuentra en Antifón (siglo V a. C.) al concebir el
círculo como polígono regular de un número suficientemente
grande de lados. Las acotaciones de Aristóteles tildando de
ridícula la pretensión de pasar de lo recto a lo curvo ponían el
dedo en la llaga: el proceso de «agotar» el círculo mediante
polígonos exige infinitos pasos. Brisón, en esta misma línea
argumentativa, consideró no sólo polígonos inscritos, sino
también circunscritos de número creciente de lados que «comprimen» así
la figura a cuadrar y cuya área es una suerte de media de la de los
polígonos. Estas ideas van a ser incorporadas al método de exhaución
que es una técnica rigurosa para sortear el obstáculo del infinito median-
Investiga te una doble reducción al absurdo. La dificultad máxima del método es
en qué con- que cada cálculo requiere un tratamiento singular y concreto, prima pues
siste el mé-
todo de An-
lo inventivo frente a lo mecánico (lo geométrico frente a lo algebraico). A
tifón y cual fin de obviar las complejidades argumentativas del riguroso método
es la crítica que de él de exhaución y dada la encesidad de encontrar procedimientos más
hace Aristóteles. automáticos para calcular cuadraturas se desarrollaron, durante el
periodo que historiamos, otras técnicas. Entre ellas se encuentra el
método de los indivisibles de Cavalieri (1598–1647) y, más tarde, las
cuadraturas aritméticas de Fermat y Pascal.

186
La ciencia moderna

La intención última de todas las técnicas de cuadratura mencionadas Investiga el


hasta ahora ha sido, en última instancia, «agotar o rellenar» el área o el contenido
volumen buscados. La geometría analítica permitió abordar este proceso de de las técni-
cas de cua-
un modo más general, sencillo y preciso, cuyo desarrollo final acabará dan- draturas de
do origen al concepto riguroso de integral. Cavalieri, Fermat y
Pascal a las que se
Retomemos el problema general de la cuadratura: calcular el área hace referencia en el
texto.
plana comprendida entre el eje de abscisas, el arco de la curva y las orde-
nadas de los extremos a y b. En vez de calcular el área exacta, calculemos
el área, más pequeña, formada por muchos rectangulitos inscritos, o tam-
bién el área más grande, formada por los circunscritos.

a b

Podemos escribir, gracias a los recursos que nos facilita la geome-


tría analítica, estas sumas en números si conocemos la ecuación del arco
de la curva y = f(x).

Área por defecto = (x1 – a) f (a) + (x 2 - x1) f(x 1) + … = s1

Área por exceso = (x1 – a) f (x1) + (x 2 - x1) f(x 2) + … = S1

A medida que subdividamos más el eje x, las áreas por defecto, sn , y


por exceso, Sn , se aproximarán más y más al área de la figura y en el paso
al límite coincidirán con ella. El procedimiento anterior se denomina inte-
gración y el valor límite calculado, integral definida de la función f(x) en el
intervalo a y b.
Por otra parte, la existencia de una cierta relación entre el cálculo de
áreas y la derivada ya había sido utilizada, entre otros, por Galileo y por
su discípulo Torricelli, al abordar problemas de movimientos. Estos atisbos
e intuiciones recibirán un soporte más claro cuando, en 1669, Newton
escriba, aunque no publique, su obra Análisis de ecuaciones por series infini-
tas en la que entre otros resultados presenta lo que luego pasará a denomi-
narse Teorema fundamental del cálculo.
La idea es abordar el problema del cálculo de una integral desde
una perspectiva diferente a la del «agotamiento» o la «compresión» del
área buscada.

187
La ciencia moderna

Definimos para ello una función F(x) que será el área del trapecio
curvilíneo encerrado por f(x) entre a y x, donde x está comprendido entre
a y b. Es evidente que F(x + h) - F(x) representará el área del trapecio
curvilíneo de base [x, x + h]. Este trapecio tiene un área que está claramen-
te comprendida entre los rectángulos Ri (inferior) y Rs (superior) de bases
[x, x + h] y alturas respectivas f(x) y f(x + h).

A partir de las figuras y comparando sus áreas puede escribirse:


Observa
que, a par-
tir del teo- y dividiendo por h > 0 :
rema fun-
damental
del cálculo puede de-
ducirse:
If(x) dx = F(b) – F(a) Si hacemos esta acotación con el intervalo cada vez más pequeño, o
expresado de otro modo si calculamos el límite con h → 0 queda:

⇒ f(x) = F´(x)

Es decir, la función área F(x) tiene por derivada a la función inicial


f(x). Se dice entonces que F(x) es una primitiva de la función f(x). A este
resultado se le conoce como teorema fundamental del cálculo y en él se observa
que las operaciones de derivación e integración son operaciones inversas.

CONSIDERACIONES FINALES
Hay en la matemática de la época una actitud ambivalente ante los
clásicos redescubiertos; por un lado un deseo de conectar con ellos y, por
otro, una necesidad de trascenderlos. Resulta así perceptible una pugna,
una tensión entre el rigor, sello de la matemática griega, y el uso intuitivo

188
La ciencia moderna

y menos riguroso de nociones insuficientemente fundamentadas propio


del descubrimiento que pasará a convertirse en sello de lo moderno. En
Observa que
este proceso de tensión entre el rigor y el descubrimiento jugaron un pa-
después de
pel no desdeñable las matemáticas hindú y árabe que, entre otros hallaz- una época –la
gos, trataron los números con «mayor alegría». Se olvidó así la crisis de medieval– en
fundamentos del irracional, que había condenado al álgebra a vivir a la la que dominaron los
comentaristas, los nue-
sombra de la geometría y limitado el campo de los propios números. Por
vos tiempos vuelven a
otra parte, las necesidades prácticas y científicas de una civilización más hacer aflorar el asom-
dinámica exigieron nuevos avances en aritmética y álgebra: se colocó, así, bro y con él pasa a
en primer plano la obtención de resultados. Debemos señalar también ocupar el primer pla-
no de la actividad ma-
que la interconexión entre la física y la matemática auspició una aproxi-
temática la invención.
mación más intuitiva, más práctica, a los problemas. Se entraba en una
época en la que inducción, intuición, ensayo y error, así como argumen-
tos físicos iban a servir de base para las demostraciones: la creación libre
precedió a la formalización y a la formulación lógica, redescubriéndose
de este modo el que también había sido método de descubrimiento de los
antiguos.
Se establece así una sintonía entre una sociedad que poco a poco
amplía sus límites, deja de estar ensimismada y va deviniendo abierta, y
una ciencia que en Astronomía rompe un Cosmos cerrado, en Mecánica
abandona la estática por la dinámica y que en Matemáticas acaba con el
reinado tiránico y aristocrático de la Geometría para instalar el dominio
de un Álgebra más democrática que, además de servir de fundamento a la
Geometría Analítica y al Cálculo, posee una potencia que permitirá acari-
ciar el sueño de matematizar el Universo.

ESQUEMA RELACIONAL

Es importante que sepas relacionar los siguientes elementos


del texto:
a) Necesidades en campos tan diversos como la navegación, la
astronomía, la ciencia de la guerra o el comercio exigieron una
matemática de mayor contenido práctico y operacional.
b) Ello comportó tanto una revalorización de la Aritmética que
poco a poco se va dotando de un lenguaje general y simbólico
para acabar transformándose en Álgebra, como una ampliación
paulatina del campo de los números.
c) La misma Geometría acabará siendo interpretada en clave
algebraica al construirse la Geometría Analítica.
d) Será posible, entonces, abordar problemas que habían queda-
do vedados a los antiguos y se conseguirá así «atrapar» lo móvil
y construir una incipiente matemática del infinito una vez que,
para ello, se desarrolle el Cálculo infinitesimal.

189
El cuerpo humano:
7 Vesalio, Descartes y Harvey

El periodo que, en medicina, corre en paralelo a la Revolución Cien-


tífica Moderna abarca los siglos XVI, XVII y XVIII. Para algunos auto-
res la citada revolución habría tenido su origen precisamente en la
medicina del siglo XVI, encaminándose a partir de ahí hacia la física y
la matemática.
Es necesario hacer la siguiente advertencia previa: los saberes no
estaban aún suficientemente perfilados, al menos con la claridad y ni-
tidez actuales. Esto quiere decir que las denominadas ciencias de la vida
–medicina, botánica, zoología, química, farmacopea– formaban un cuer-
po confuso por el que circulaban los conocimientos, y los científicos, sin

190
La ciencia moderna

una conciencia clara de su delimitación. Así, los médicos tenían que ela-
borar sus propios fármacos, para lo cual habían de saber botánica y quí-
mica, de manera tal que los principales botánicos y químicos del siglo
XVII eran médicos. Si la medicina se ocupaba preponderantemente del
cuerpo humano, la anatomía comparada exigía, a su vez, amplios conoci-
mientos de zoología. Finalmente, la filosofía se resistía a abandonar su ¿Sabías que la
capacidad universal de abarcar todos los conocimientos, y los filósofos, novela Opus
como Descartes, trataban también de crear sus propias concepciones acerca Nigrum de
de la matemática, la física o la medicina. Marguerite
Yourcenar recrea fiel-
Es ésta una época en que no sólo la diferencia entre lo real y lo oculto mente la atmósfera
(ciencia y magia) permanece difusa por la ausencia de un auténtico méto- del periodo?
do, sino que también la diferencia entre las distintas disciplinas científi-
cas no está todavía clara. Sólo la Ilustración, a finales del siglo XVIII,
creará un cuerpo de saber científico positivo, parcelando éste en las dis-
tintas ciencias, tal y como las conocemos hoy en día.

CUERPO Y MEDICINA RENACENTISTAS

La medicina académica y el humanismo médico

El Renacimiento ve surgir la figura del médico humanista, erudito e


intelectual, a quien se acabará debiendo la superación de la medicina
medieval y escolástica, y la colocación de las bases para la renovación
que, en lo que al cuerpo humano se refiere, van a obrar los siglos XVII y
XVIII. Fue él quien actualizó, en sus verdaderos textos, la medicina clási-
ca, realizando versiones latinas enriquecidas con comentarios de los gran-
des médicos antiguos, como Hipócrates y Galeno. Una labor facilitada
por la aparición y creciente expansión de la imprenta. Finalmente Jean
Fernel y Luis Mercado pudieron abordar la tarea de ordenar todo el saber
heredado –grecolatino, bizantino y árabe– en grandes sistemas médicos.
Además, los médicos humanistas dieron testimonio de su condi-
ción de hombres renacentistas –universales– al interesarse por cuestio-
nes como la matemática, la astronomía, la filosofía, la literatura, la reli-
gión o la política. Buscaban hacer progresar la medicina, pero dentro del
cuerpo de doctrinas de origen clásico.

191
La ciencia moderna

La Fábrica del cuerpo humano

Así se titulaba la obra de Andrea Vesalio (1514-1564), publicada en


1543. La coincidencia en el tiempo de su edición con la del astrónomo
Nicolás Copérnico –De las revoluciones de los orbes celestes– ha llevado a
hablar de una revolución copernicana en los estudios de anatomía.

ANDREA VESALIO (1514-1564)


Nace en Bruselas, en 1514, en el seno de una
familia de tradición médica. Su padre era farma-
céutico del emperador Carlos. Recibe una forma-
ción exquisitamente humanista primero en la uni-
versidad de Lovaina (Bélgica) y más tarde en Pa-
rís, baluarte del tradicionalismo galénico.
En 1537 se traslada a la República de Vene-
cia, que vive entonces un momento sin par de esplendor artístico
y riqueza. En su Universidad, situada en Padua, y que disponía de
un anfiteatro anatómico, ejerce como profesor de cirugía, adqui-
riendo enorme prestigio. En 1543 publica su Fábrica del cuerpo
humano con espléndidas ilustraciones anatómicas debidas al ta-
ller de Tiziano. Nombrado médico de familia del emperador Car-
los, se ve obligado a llevar, con éste, una vida nómada y viajera. Se
convierte en el médico de moda y el emperador lo ennoblece con
el título de Conde Palatino en 1556. A la muerte de Carlos se
traslada a España a la corte de Felipe II, en 1559. En la cumbre de
su gloria emprende un viaje de peregrinación a Jerusalén y a su
regreso sufre un naufragio que terminó con su vida a los cincuen-
ta años, en 1564.

La base de tal revolución estuvo en la observación directa del cuer-


po humano gracias a la disecciones practicadas por el propio Vesalio.
Para poder entender la importancia de este hecho, hay que saber cómo se
Investiga a practicaban las disecciones en aquel tiempo. Los cursos de anatomía en
qué avatares las principales universidades tenían lugar en invierno, para retrasar lo
históricos es- más posible, gracias al frío, la putrefacción de los cuerpos, al carecer en-
tuvo someti-
da la prácti- tonces de los medios actuales de congelación. Y además había que practicar
ca de la disección. la disección de forma continuada durante tres días. Para ello solían utilizar
dos cuerpos, uno de mujer y otro de hombre, que se diseccionaban por par-
tes. Primero la cavidad abdominal, luego el tórax, después la cabeza y los
miembros, y, finalmente, los huesos. El profesor se sentaba alejado del cuer-
po –para evitar los malos olores–, generalmente subido en una cáthedra, y
comentaba un conocido manual de un autor llamado Mondino o el capítulo
correspondiente del libro Del uso de las partes de Galeno.
Mientras, un cirujano practicante –pues la intervención manual era
considerada ignominiosa por los médicos y relegada a una clase inferior de
escaso reconocimiento social– troceaba el cuerpo y mostraba a los alumnos

192
La ciencia moderna

los órganos a que el profesor iba haciendo referencia. Dado que los textos en
que se basaban las lecciones habían sido escritos de acuerdo con la tradi-
ción galénica, las descripciones del cuerpo humano solían ser incorrectas.
Al desdeñar el médico el contacto con el cuerpo, su conocimiento no era
distinto que el del texto que leía.

¿Sabías que
hay pruebas
de la existen-
cia de teatros
anatómicos
en París y Pisa ya ha-
cia 1522 y que el más
antiguo que sobrevive
es el de la Universidad
de Padua?

Lección de anatomía. Rembrant.

TEATROS ANATÓMICOS

Uno de los principales problemas que la demostración anatómica creaba era el


de proporcionar una buena visibilidad a los espectadores, y con ella, la necesidad de
suficiente iluminación, ventilación y espacio para el trabajo disectivo y sus espectadores.

El anatomista de Padua Alessandro Benedetti fue el primero en proponer un


nuevo sistema, en su Anatomia, de 1502. Consistía en la construcción de un teatro
anatómico preferiblemente de madera y fácil de desmontar, pues las demostraciones
tenían lugar entonces una vez al año. En esencia se trataba de una mesa elevada y bien
iluminada, rodeada por bancos unidos, todo ello dentro de un edificio que podía
servir a otros propósitos el resto del tiempo.

193
La ciencia moderna

Vesalio se dio cuenta de la existencia de contradicciones entre


La impor- los contenidos de los textos y lo que observaba personalmente, por-
tancia e in- que él sí que diseccionaba cadáveres con sus propias manos. En 1539
fluencia de pudo conseguir abundante material cuando la República de Venecia
la obra de puso a su disposición, durante un año, los cuerpos de los criminales
Vesalio fue
enorme, al fijar de for- ejecutados. Mediante disecciones detalladas y comparadas cayó en la
ma casi definitiva la cuenta de que las descripciones anatómicas efectuadas por Galeno,
estructura anatómica supuestamente humanas, correspondían a la anatomía de animales,
del cuerpo humano. y eran, por consiguiente, erróneas en buena parte. Denunció a Galeno
y a aquellos médicos que traicionaban su profesión al negarse a utilizar las
manos para diseccionar, proponiendo, a cambio y mediante ésta, el estudio
directo del cuerpo humano. Pero en su Fábrica hizo algo más que des-
cribir correctamente la anatomía: la ilustró mediante una serie de gra-
bados elaborados por dibujantes del taller del pintor veneciano
Tiziano. La firmeza, concisión y claridad de las láminas que repre-
sentan los hombres-esqueleto o los hombres-musculares sólo pueden ser
apreciados en su medida si se comparan con las ocasionales figuras
que se solían hacer en su época, irreales, y en las que se mezclaban confu-
samente la anatomía humana y animal. Sólo Leonardo había realizado
antes dibujos anatómicos de apreciable calidad.

Lámina anatómica de Leonardo. Lámina anatómica de Vesalio.

Investiga
quienes fue-
ron Tiziano y El libro Primero de la obra de Vesalio está dedicado a la descripción
Leonardo y de los huesos porque los huesos son –según nuestro autor– el funda-
cuales son sus mento del cuerpo, la estructura con la que todas las demás deben
obras más relevantes. relacionarse.

194
La ciencia moderna

El libro Segundo va dirigido a la identificación y descripción, lo


más completa posible, de los músculos.
Los libros Tercero, Cuarto, Quinto, Sexto y Séptimo tienen por objeto
la descripción de los sistemas vascular y nervioso, los órganos abdomi-
nales, el tórax, y el cerebro.

PARACELSO (1493-1541)
La figura de Paracelso es una de las más con-
trovertidas del siglo XVI. Fue médico, teólogo, pre-
dicador y practicante de las artes ocultas y prohi-
bidas (alquimia, magia natural y artes adivina-
torias). Nace en Einsiedeln (Austria) en 1493 e ini-
cia su carrera trabajando en las minas; producto
de esa experiencia es su primer tratado sobre las
enfermedades profesionales. A lo largo de toda su vida, de conti-
nua itinerancia, sintió una aversión profunda por la medicina aca-
démica, basada en teorías y ejercicios lógicos, apasionándole, por
contra, la experiencia y la práctica.
En 1525 abandona Salzburgo e intenta establecerse como
médico en Estrasburgo y Basilea, pero sus enfrentamientos conti-
nuos con las autoridades académicas y con los tradicionalismos y
convencionalismos, le obligan a tener que huir sistemáticamente.
Emprende largas peregrinaciones por distintos países y ciudades
de Centroeuropa (Alemania, Suiza, Hungría), llegando hasta Escan-
dinavia y Oriente Medio. Vivió lujosamente unas temporadas y otras
como un mendigo.
Finalmente, agotado, fue a morir a Salzburgo dejando tras de
sí una amplia producción y numerosos seguidores.

El cuerpo humano como microcosmos: la obra de Paracelso y la iatroquímica

El núcleo del pensamiento de Paracelso lo constituían dos ideas:


a) Todos los reinos de la naturaleza se relacionan por simpatía Investiga
con más de-
o antipatía. talle el para-
b) Existe un paralelismo entre el universo entero (macrocosmos) lelismo que,
y el hombre (microcosmos). entre micro-
cosmos y macrocos-
Tales especulaciones gozaron de gran favor entre los filósofos del mos, se estableció en
Renacimiento, pero su integración sistemática en la medicina y la filoso- el Renacimiento.
fía natural, tal y como la llevó a cabo Paracelso, fue vista por sus colegas
como un movimiento heterodoxo y sospechoso.
Nuestro autor apelaba a los poderes naturales de curación, pues
creía que el cuerpo poseía principios activos a los que había que dar

195
La ciencia moderna

oportunidad de reaccionar mediante un tratamiento conservador y ex-


pectante. Buena parte de su medicación era de origen tradicional y se
basaba en el uso de ingredientes vegetales. Sin embargo, la novedad de su
aportación consistió en introducir la terapia química. Desde la época de
los griegos se habían utilizado productos químicos en medicina, pero su
empleo constituía más bien la excepción que la regla. Paracelso invirtió la
situación. Convencido de que el hombre contiene en sí mismo algo de
todo lo que existe en el mundo exterior, su único principio racional con-
sistía en la analogía entre lo que ocurre fuera y dentro del cuerpo huma-
no. La función del médico consistía precisamente en investigar tales co-
rrespondencias, y las enfermedades podían compararse a los fenómenos
meteorológicos.
Se consideran en él del mayor interés sus profundas y bien asenta-
das experiencias en alquimia. Desde su temprana juventud había traba-
jado en laboratorios, minas y estaciones termales. Por eso reiteraba con
frecuencia que la naturaleza debía estudiarse, no en los libros, sino a
través de la observación, la prueba y la experimentación de los fenóme-
La iatroquí- nos y las virtudes y efectos de las cosas. Debe «leerse» en la naturaleza,
mica fue una viajando de país en país.
escuela mé-
dica que flo- Tras su muerte su obra comenzó a popularizarse y publicarse y,
reció duran- treinta años más tarde, numerosas autoridades científicas se volvieron
te los siglos XVI al hacia el paracelsismo como alternativa al galenismo tradicional. En esa
XVIII y que pretendía obra se valoraba la observación y el experimento y se desconfiaba del uso
explicar los fenóme-
nos de la fisiología de las matemáticas en el estudio de la naturaleza y del método lógico
humana mediante re- geométrico de argumentación. Era la alquimia la que, a su juicio, debía
acciones químicas. tomarse como clave de acceso para la comprensión de la naturaleza, bien
por medio de la experimentación directa, bien mediante la analogía. En
su escrito Philosophia ad Atheniensis (1564), describió la propia creación
del mundo como evolución química de la naturaleza.

Laboratorio de alquimia. Brueghel el Viejo.

196
La ciencia moderna

Para sus seguidores la alquimia debía tener coincidencia y contemporanei-


dad con la teología, puesto que la Creación no había sido otra cosa que extrac-
ción, separación, sublimación y conjunción alquímicas. Esta interpretación del
Génesis ayudó a centrar la atención sobre el problema de los elementos
como primer fruto de la Creación. La triada prima –sal, azufre y mercurio–
acabaría teniendo una cierta significación en el nacimiento de la ciencia
moderna como alternativa a los cuatro elementos clásicos. La Tierra mis-
ma era, por otra parte, un inmenso laboratorio alquímico en el que se
originaban los volcanes, las fuentes de aguas termales, los metales, etc.
Las polémicas entre alquímicos y galenistas fueron muy profundas
en la segunda mitad del siglo XVI, prolongándose hasta más allá de me-
diados del XVII, momento en que la Pharmacopea de Londres intervino
para propiciar la concordia al bendecir muchos de los nuevos prepara-
dos iatroquímicos como de interés farmacéutico.

La Iatromecánica: el hombre máquina o la máquina animal. La mecánica aplicada


a la medicina

Su iniciador fue el filósofo y matemático francés René Descartes, im- La iatrome-


pulsor del mecanicismo en el siglo XVII. Descartes creyó que era posible cánica fue
explicar la vida por los conocimientos en matemáticas, física, mecánica e un sistema
médico de
hidráulica de la época, considerando al cuerpo humano como una simple los siglos XVI–XVIII
máquina. Para ello redujo los procesos vitales a fenómenos de calentamien- que pretendía expli-
to, dilatación, presión etc. El Iatromecanicismo, como reacción contra el au- car el funcionamiento
toritarismo galénico y los excesos de la alquimia, floreció sobre todo en y regulación de la ac-
tividad del organis-
Italia, siendo Borelli (1608-1679), alumno de Galileo, su introductor, y Barigli mo mediante mode-
–que ocupó la cátedra de medicina teórica en Roma– su principal valedor. los mecánicos.
Borelli enseñaba que los órganos estaban formados por fibras, y que
todas las fibras estaban relacionadas entre sí. Encontraba admirable la
aplicación a los cuerpos vivos de:

Los principios matemáticos, de la estática,


la hidráulica y la pesantez. Pues esas máquinas
armadas de dientes ¿qué otra cosas son sino tena-
zas? El estómago es una retorta; las venas, las ar-
terias que integran todo el sistema de vasos, son
tubos hidráulicos; el corazón es un resorte; las vís-
ceras no son otra cosa que cribas y filtros; el pul-
món no es más que un fuelle. ¿Qué son los múscu-
los sino cuerdas?

Por otra parte, Boerhaave (1668-1738), profesor


de medicina en Leyden no quería ver en el organismo
más que apoyos, columnas, vigas, bastones, cubiertas, cu-
ñas, palancas, cuerdas, fuelles, cribas, filtros, canales,
cavidades, depósitos... La teoría de la contracción
muscular de Borelli fue considerada durante mu-
cho tiempo como clásica. Representa la fibra mus-
cular como llena de sustancias esponjosas. Com-
Mecánica y fisiología. Borelli.
paraba el músculo que se contrae y disminuye de

197
La ciencia moderna

longitud con una cuerda mojada que se hincha, se acorta y entonces pue-
Estudia de levantar un peso considerable. Trató de explicar del mismo modo la
cada uno de
los instru- construcción del corazón. Su obra más interesante consistió en el estudio
mentos que de la acción mecánica de los músculos en la locomoción humana o en el
se mencio- vuelo de las aves, valiéndose de las matemáticas para resolver muchos de
nan en el texto y justi- estos problemas.
fica su uso para ex-
plicar el funciona- Los Iatromecanicistas y los Iatroquímicos compartieron el predomi-
miento de los órganos nio en las doctrinas médicas hasta finales del siglo XVIII.
humanos con los que
se relacionan.
WILLIAM HARVEY: EL DESCUBRIMIENTO DE LA
CIRCULACIÓN DE LA SANGRE
Con la obra de Harvey (1578-1657) la fisiología moderna comenzó a
adquirir cuerpo histórico. A él se debió el descubrimiento de la circula-
ción de la sangre, expuesta en su obra Ejercicios anatómicos sobre el movi-
miento del corazón y la sangre en los animales (1628). Su hallazgo introdujo
una organización funcional de la vida. Mientras que la anatomía –como
saber renacentista que era– estudiaba la forma estática del organismo
vivo, Harvey –en cuanto que hombre del Barroco– se interesaba más por
el movimiento: la sangre es líquido y el corazón una bomba.

WILLIAM HARVEY (1578-1657)


Nació en Folkestone (Inglaterra) en 1578 y
estudió en Canterbury y Cambridge. Desde 1598
a 1602 pasó cuatro años en Padua, como discípu-
lo de Fabrizio d´Acquapendente.
En 1628 publicó sus Ejercicios sobre el mo-
vimiento del corazón y de la sangre en los anima-
les en el que hacía público el descubrimiento
de la circulación de la sangre, que levantó amplias polémicas.
El rey Carlos I, a quien había dedicado el libro, le nombró en
1632 médico de la Real Cámara. Viajó por España y Viena y
acompañó al rey en todo momento durante la guerra civil ingle-
sa. Prosiguió sus investigaciones, dedicadas ahora a la embrio-
logía, hasta publicar en 1651 los Ejercicios sobre la genera-
ción de los animales. Finalmente murió en 1657 a los setenta y
nueve años de edad.

Desde la Antigüedad (Hipócrates, Aristóteles, Galeno) se creía que la


circulación de la sangre tenía un principio y un fin. Desde Harvey sabe-
mos que la sangre circula por el organismo de manera completa.
El esquema clásico era como sigue: la sangre se originaba en el tubo
digestivo, como producto de la digestión. Desde ahí llegaba al hígado,
donde se purificaba, para ser conducida, más tarde, hasta el ventrículo
derecho del corazón. Aquí se dividía. Una parte se encaminaba hacia los

198
La ciencia moderna

pulmones y otra atravesaba el tabique interventricular –concebido como


poroso– en donde se mezclaba con el aire proveniente de los pulmones,
por medio de las venas pulmonares. El aire poseía una doble función:
El pneuma o
$ Refrigeraba el corazón, pues éste, como sede del calor vital,
espíritu vital
transmitía un fuego excesivo. era la fuerza
$ Cargaba la sangre de espíritus vitales o pneuma, que facilitaban tangible de
el movimiento de los miembros así como el pensamiento. la vida; una
especie de alimento fino
Luego, pasando por la aorta, suminis-
que contenía energía y
traba al organismo principios energéticos di- que era más espiritual
ferentes de los aportados por la sangre venosa. que el ordinario. Afín a
Esa masa de sangre iba una sola vez al cora- la respiración, se halla-
ba a medio camino en-
zón pues se coagulaba en carne, al final de los
tre fuerza y materia.
vasos sanguíneos. Para ello, el organismo de-
bía estar segregando sangre continuamente.
Tal modelo explicaba, de forma acepta-
ble:
$ La diferencia entre sangre venosa y
arterial.
$ La identidad entre respiración y
pulsión cardiaca, como manifestaciones
de una única actividad: la regulación del
calor corporal.
Sin embargo, entró en quiebra cuando la
anatomía vesaliana demostró la ausencia de
porosidad en la pared interventricular y Mi-
guel Servet, Andrea Cesalpino y Realdo
Colombo descubrieron el proceso de circula-
ción menor entre el corazón y los pulmones.
Se hacía necesaria, también aquí, una revolución copernicana. Ahora
bien, modificar el sistema establecido poseía múltiples dificultades;
entre ellas: Investiga en
$ Descubrir un modo nuevo de relacionar la respiración y la qué consis-
pulsión cardiaca. te el proceso
de la circu-
$ Explicar la alimentación del cuerpo por la sangre de forma lación me-
bien distinta. nor entre el corazón y
$ Modificar la construcción y movimientos del corazón y sus los pulmones.
partes.
El proceso seguido por Harvey consistió en conciliar el rigor de la
observación anatómica con un esquema más coherente de circulación.
Diseccionó innumerables animales, en especial ranas, cuyos latidos
cardiacos son extremadamente lentos. Así descubrió el papel de las
aurículas, hasta entonces ignorado, y sus contracciones que hacen pasar
la sangre en los ventrículos.
En paralelo, aportó el siguiente razonamiento: si cada latido cardiaco
impulsa 100 gramos de sangre y hay 70 latidos por minuto, en una hora
el corazón bombea (100 gramos x 70 x 60 = ¡420 Kgs de sangre!) cinco
veces el peso normal del cuerpo. Es imposible –se dijo– que tanta sangre
pueda provenir de la digestión y el hígado. La sangre debe, por tanto,
retornar desde los tejidos al corazón. Su reciclaje es indispensable. Lo
confirmó colocando unas ligaduras sobre los vasos que desembocan

199
La ciencia moderna

en el corazón. Por debajo de las ligaduras de las venas cavas el corazón se


Consulta
vacía, mientras que por debajo de las de la aorta, el corazón se dilata con
en un texto
el proceso riesgo de explosionar. Al quitarlas, todo regresa a su equilibrio. De esta
de circula- manera, llegó a un esquema de circulación en el que el corazón funcio-
ción acep- na como una bomba que impulsa la sangre en las arterias y la aspira en
tado actualmente.
las venas.
En la conclusión de su De motu cordis, escribe:

Ello nos permite afirmar abiertamente nuestra concepción de la


circulación de la sangre. Razonamiento y experimentación han estable-
cido que la sangre atraviesa los pulmones y el corazón, que es enviada
a todo el organismo, que pasa a través de las porosidades de los tejidos
y las venas y que retorna desde las extremidades hacia el centro, para
desembocar finalmente en la aurícula derecha del corazón.

Su obra desencadenó una controversia con el galenismo oficial y


académico, que perduró durante casi un siglo.

LAS CIENCIAS DE LA VIDA EN LA MODERNIDAD

Dado que el término biología no se creó hasta 1802, hay que hablar
durante el período que abarca los siglos XVI, XVII y XVIII, de ciencias de la
vida. Sobre ellas continuó planeando la sombra de Aristóteles práctica-
mente hasta finales del siglo XVIII. En este sentido, los mayores esfuerzos
de los naturalistas fueron dirigidos a liberarse de las ideas tradicionales,
escapar de las supersticiones y renunciar a los prejuicios previos, para
poder fortalecer y perfeccionar el instrumento intelectual por medio de la
observación y la experimentación. El grueso de sus trabajos perseguía:

v Establecer una clasificación o taxonomía sistemática de plan-


tas y animales.
v Fijar términos y definiciones.

La Botánica

El Renacimiento reavivó las obras de los grandes naturalistas de la


Antigüedad. Sin embargo, su ciencia en este campo era bastante rudi-
mentaria; lógico si se piensa que era contemplada más como apoyo a la
medicina que con autonomía propia. Se consideraba a las plantas, ante
todo, por sus propiedades. Así, Dioscórides las clasificó en aromáticas,
alimenticias, medicinales y venenosas. Teofrasto, autor de una Historia de las
plantas en nueve libros, lo hizo, según sus cualidades o su tamaño, en
árboles, arbustos y hierbas. Valiéndose de esos tratados, los primeros botá-
nicos del siglo XVI se esforzaron por identificar las plantas que crecían en
sus respectivos países, aplicándose para ello a describir lo que observa-
ban directamente. A menudo sus descripciones iban acompañadas de
ilustraciones, con frecuencia confusas e incompletas, pues los rudimen-
tarios conocimientos sobre anatomía y estructura de las plantas no per-
mitían un análisis científico de los caracteres consignados. Ningún prin-

200
La ciencia moderna

cipio lógico presidía su clasificación. A veces seguían a Teofrasto, a veces


utilizaban un orden alfabético o inventaban clasificaciones sin demasia- Describe la
do sentido. En general, estos primeros botánicos, se esforzaron por dar técnica utili-
una idea del aspecto exterior, de la disposición del ramaje, de la forma de zada en la
las hojas, de la naturaleza de las raíces, de las dimensiones y el color de confección de
un herbario.
las flores...
A lo largo del siglo, se consagraron como Universidades célebres
por su dedicación a la botánica la de Montpellier en Francia y las italianas
de Pisa, Padua y Bolonia. Fue en
estas últimas donde empezaron
a cultivarse los primeros Jardi-
nes Botánicos y se inventó el arte
de conservar las plantas secas
en Herbarios.
Gracias a los viajes maríti-
mos, el descubrimiento de nue-
vos territorios repartidos por
todo el mundo multiplicó el co-
nocimiento del número de espe-
cies exóticas que los botánicos
traían de los lugares que coloni-
zaban. Hasta el punto que mien-
tras a comienzos del siglo XVI se
describían unas seis mil espe-
cies de plantas, a finales se llegó
a las dieciocho mil. Se atribuye
a Andrea Cesalpini el primer in-
tento de clasificación metódica,
inspirada en el principio de una
jerarquía o subordinación de los
caracteres de inspiración aristo-
télica. Si lo propio del hombre es
la inteligencia y de los animales
su facultad de moverse y sentir;
Linneo apóstol de la botánica.
de las plantas lo es su capaci-
dad de reproducción, consecuencia de su facultad de nutrirse. A ambas
funciones: reproducción y nutrición, corresponden sus partes. El órgano
de la nutrición es la raíz, que penetra en el suelo, y el de reproducción el
tallo, pues él es quien engendra directamente los órganos de la fructifica-
ción. Los elementos nutritivos, aspirados o absorbidos por las raíces, se
elevaban por el calor natural a lo largo del tallo para llegar al fruto; lo
mismo –decía– que las venas suben hasta el corazón en los animales.
A este primer intento de clasificación, le sucedieron, al menos, vein-
ticinco más, entre 1623 y 1750, propuestas por diferentes botánicos,
hasta llegar al definitivo, que fue elaborado por Carlos Linneo (1707-
1778). De origen sueco, Linneo fue un especialista en la sistematiza-
ción y la definición, aunque el método experimental le fuera extraño.
Recibió de Cesalpino el impulso más decidido y, siguiendo su línea,
adoptó los conceptos de especie y género consagrados por la filosofía
escolástico-aristotélica.

201
La ciencia moderna

Su atención, más hacia la forma lógica que al contenido, delataba su


filiación. Además, hizo suyo el principio leibniziano de la continuidad en la
escala de los seres y de la incapacidad de la naturaleza para crear nada nuevo.
¿Sabías que
en España Aristóteles había aplicado los conceptos de especie y género a plan-
el sistema tas y animales. Todo grupo natural podía llamarse especie y el mismo
de Linneo grupo podía denominarse también género cuando se dividía en grupos de
comenzó a
orden inferior. Ambos términos pervivieron en la Escolástica medieval, si
aplicarse en el Real
Jardín Botánico de bien, en su seno, tuvieron lugar agrias polémicas acerca de su realismo o
Madrid en la segunda mero formalismo lingüístico-conceptual. Los naturalistas anteriores a Linneo
mitad del siglo XVIII? los concebían como simples conceptos lógicos, éste, por el contrario, los
consideró realidades naturales. Y ello porque entendió la constancia de las
especies por un doble camino:

v Nada nuevo puede aparecer en un mundo que existe inmuta-


ble desde su creación divina.
v La negación de la fuerza creadora de la naturaleza por la
ciencia mecanicista.

CARLOS DE LINNEO (1707-1778)


Nació en Rashult, al sur de Suecia. Hijo de
un pastor luterano, desde su infancia mostró una
verdadera pasión por las flores.
Investiga
con más de-
Estudió medicina en la Universidad de Lund,
talle cual es desde donde se trasladó a Upsala. En 1732 fue
el sistema de elegido por la Real Sociedad de Ciencias de Upsala
nomenclatu- para hacer un viaje a Laponia, de donde se trajo
ra de Linneo y, hacien-
do uso del mismo, cla-
un numeroso herbario e importantes observacio-
sifica algunas plantas nes que fueron publicadas bajo el título de Flora lapónica.
y animales. Marchó a estudiar a Holanda, haciendo allí su doctorado y
publicando su Sistema de la naturaleza (1735) y después los Funda-
mentos de botánica (1736). Tras un viaje por Inglaterra retornó a
Suecia en 1737, editando sus Clases de plantas. Un año después fue
a París, donde es elegido miembro de la Academia de las Ciencias;
a su vuelta a Suecia fue nombrado profesor de medicina, botánica
e historia natural en la Universidad de Upsala, donde permanece
hasta su jubilación en 1764 y tras ser ennoblecido tres años antes.
Fue universalmente considerado el gran reformador de las cien-
cias naturales descriptivas y a él se le debe la nomenclatura botá-
nica y zoológica.

Linneo tenía gran interés en establecer del modo más breve y preci-
so las características de las especies y géneros particulares y lo llegó a
hacer con virtuosidad extrema, aunque a costa, a veces, de la claridad. La
tendencia a la expresión abreviada le llevó a introducir la nomenclatura
binaria, tomando unidades dadas por la naturaleza como fundamento
objetivo para la misma. Su nomenclatura adquirió pronto carta de natu-

202
La ciencia moderna

raleza en todas partes, no sólo el método de nombrar cada organismo con


dos nombres (uno para la especie y otro para el género) sino también los
nombres concretos dados por él, de carácter erudito y artificial.

La Zoología

Aristóteles fue el único naturalista de la Antigüedad que abordó la


descripción y clasificación de los animales. Con notable intuición para la
comprensión de las afinidades zoológicas, logró establecer diversos gru-
pos naturales. La mayor parte de sus grandes géneros se corresponden
aún con las divisiones más importantes de la zoología actual. Su clasifi-
cación se mantuvo casi intacta hasta 1800.

CLASIFICACIÓN DE ARISTÓTELES

1. Animales que poseen sangre roja:


Los cuadrúpedos vivíparos: se corresponden a nuestros mamí-
feros, menos los cetáceos.
Las aves.
Los cuadrúpedos ovíparos: reptiles y anfibios. Compara
Los peces. la clasifi-
Los cetáceos. cación de
Aristóteles
2. Animales desprovistos de sangre roja: con la que se
utiliza actualmente.
Los moluscos de cuerpo blando.
Los malacrustáceos o crustáceos superiores.
Los Ostracodermos o Testáceos, caracterizados por una concha
o caparazón (moluscos gasterópodos o lamelibranquios).
Los Entomas o animales articulados, que abarcan insectos, arác-
nidos, miriápodos y gusanos.

Entre 1551 y 1558 apareció la primera gran enciclopedia zoológica:


la Historia de los animales de Gesner, con más de 4500 páginas y centena-
res de figuras. La obra tenía el carácter de una compilación. El autor,
observó por sí mismo y reunió todo lo escrito sobre animales. Buenas
ilustraciones se mezclaban con otras defectuosas, inexactas o imaginati-
vas: cetáceos fantásticos o animales fabulosos como el unicornio, la esfin-
ge, la hidra de siete cabezas, arpías, tritones u hombres marinos. El siglo
XVII no introdujo cambios notables, si acaso multiplicó el número de
animales conocidos gracias a descripciones y dibujos de animales nue-
vos que aportaron viajeros procedentes de tierras recién descubiertas. La Investiga el
origen mito-
gran enciclopedia zoológica, escrita por el naturalista J. Johnston, entre lógico de al-
1657 y 1665, demostró esa ausencia de novedades. La simple semejanza guno de es-
exterior seguía siendo el criterio universal de la sistemática zoológica. tos animales
Para poder variar los modelos clasificativos y la elección de los fantásticos.
caracteres en cada grupo se necesitaba disponer de un conocimiento pro-
fundo de la estructura interna de los organismos, del que se carecía en la
época. Hasta que en el siglo XIX pudo asistirse a progresos considerables
en el estudio de la morfología de los animales, la situación no varió. A
Linneo sólo le cupo en zoología clarificar y sistematizar la situación.

203
La ciencia moderna

EL EXPERIMENTALISMO
La experimentación en las ciencias de la naturaleza obtuvo esca-
sos progresos durante el período. La invención del microscopio, en 1624
–casi en paralelo a la del telescopio– abrió amplias expectativas en el
campo de la anatomía comparada, que
no se vieron confirmadas por la rusti-
cidad del aparato.
Asimismo, las pretensiones de
trasladar el paradigma mecanicista al
campo de los organismos se saldó con
escasos resultados tangibles. Los na-
turalistas experimentalistas se encerra-
ron en agrias polémicas por cuestiones
que, vistas con ojos actuales, parecen
muchas veces fútiles o absurdas y cuyo
sentido sólo puede entenderse en el
contexto de la época. Dos de ellas, sin
embargo, mostraron una cierta fecundidad de cara a acontecimientos por
venir: la que se refería a la transpiración de las plantas y la que versaba
acerca de la generación espontánea de la vida.

EL MUSEO DE CIENCIAS NATURALES DE PARÍS

Durante el siglo XVIII, el predominio de la zoología y la botánica descriptiva


y sistemática generalizó los jardines botánicos y los zoológicos. Las colecciones de
historia natural eran propiedad de la buena socie-
dad. Se valoraba mucho su interés decorativo, se
admiraba su belleza y la rareza de los especímenes.
Los científicos conservadores de los Jardines Rea-
les estaban obligados a satisfacer los gustos de la
buena sociedad. Se estudiaba el color, la forma y
las costumbres de animales y plantas, que provo-
caban sorpresa y admiración. La ciencia no era tan-
to una profesión como una manera de interesar-
se el público ilustrado por la utilidad, el espectá-
culo y la belleza de la naturaleza. Los naturalistas
de los jardines botánicos y de las academias te-
nían, a menudo, los mismos centros de interés
estético que los aficionados.
Hacia 1770 las cosas empezaron a cambiar.
En la Academia Real de Ciencias de Paría y en la
Sociedad Real de Medicina, los científicos daban a
entender que los aficionados constituían un obstáculo para el verdadero progreso
científico. Éste exigía la dedicación de individuos con competencias mediante una
formación especial.
La Revolución Francesa tuvo un impacto considerable. Gracias a las nuevas
instituciones, los científicos dejaron de estar obligados a buscar apoyos en la buena

204
La ciencia moderna

sociedad, y en 1793 el Jardín Real –creado por Luis XIII, para dar cultura a los
«simples»– fue transformado en Museo de Historia Natural. Semejante cambio
marcó el nacimiento de la investigación pública, pues los naturalistas, dotados de
cátedras de enseñanza y de medios, se hicieron profesionales. En dicho centro, se
podía acceder a toda una serie de animales que presentaban escaso interés para los
aficionados de salón. Era posible interesarse por especies u órganos hasta entonces
menospreciados, y, sobre todo, avanzar por el camino de la anatomía comparada.
Cuando los naturalistas de la segunda mitad del siglo XVIII no se conforma-
ron con la taxonomía de Linneo, elaborada a partir de las partes externas del
cuerpo, sino que se preguntaron por los fundamentos mismos de esa clasificación,
llamaron a las puertas de la anatomía comparada. Para modificar la clasificación de ciertos
grupos de animales según métodos de análisis comparado, eran necesarios importantes
medios que sólo el Estado podía proporcionar. Gracias a los recursos del Museo, los
enseñantes pudieron vanagloriarse de sacar directamente sus conocimientos de la natu-
raleza. En su primera gran obra, las Lecciones de anatomía comparada, el joven Cuvier
enfatizaba cómo las disecciones que realizaba en público, y cuyos resultados exponía,
le dispensaban de invocar la autoridad de sus predecesores. Gracias, pues, al recono-
cimiento, por parte del Estado, del Museo como centro privilegiado de investigación
y enseñanza, la historia natural pasó a constituirse como ciencia natural.

ESQUEMA RELACIONAL

Es importante que sepas relacionar los siguientes elementos


del texto:
a) La renovación de todos los saberes en el Renacimiento unida
a la difusión, gracias a la imprenta, condujo a una transforma-
ción de la medicina de características tales que anuncian su próxi-
ma conversión en una ciencia moderna.
b) La definición precisa de la estructura anatómica del cuerpo
humano llevada a cabo por Vesalio constituye el armazón sobre el
que van a irse articulando los sucesivos descubrimientos médicos.
c) Lo que Vesalio consiguió en el campo de la estructura del
cuerpo humano lo complementó Harvey al desentrañar el correc-
to funcionamiento de la circulación que dotaría así al organismo
de actividad y vincularía función y órganos.
d) La consolidación de la mecánica como arquetipo de ciencia
física proyectó a la medicina sus modelos como base del funcio-
namiento del cuerpo humano y demás organismos.
e) En el ámbito de las ciencias de la vida no se produjo una
revolución similar quedando reducidos sus avances al campo de
la clasificación y al descubrimiento de nuevas especies como con-
secuencia de la ampliación del mundo conocido.

205
Técnica y nuevas ciencias en
8 la Ilustración

REVOLUCIÓN CIENTÍFICA E ILUSTRACIÓN:


UNA NUEVA VISIÓN DEL MUNDO
Apoyándose en la Revolución Científica Moderna, la Ilustración
erigió una nueva visión del mundo natural y de la ciencia, cuyas caracte-
rísticas más significativas son las siguientes:
v La naturaleza no es un cúmulo de fenómenos físicos que suceden
bajo nuestra observación con un mayor o menor grado de aleatoriedad

206
La ciencia moderna

o regularidad, sino que obedece necesariamente a unas reglas que


nunca incumple; son las leyes físicas del Universo. Nada en el orden
del mismo escapa a su determinación. La naturaleza carece de irregu-
laridades o discontinuidades, es decir, al-
teraciones aleatorias o descontroladas que
puedan romper la constancia de su com-
portamiento. El Mundo se asemeja a un
gigantesco mecanismo de relojería que
siempre ha funcionado, funciona y funcio-
nará de idéntica manera, porque Dios, su
gran relojero, así lo ha diseñado.
v El Universo es uno y las mismas leyes
se cumplen en todo él. Que la ley de la gra-
vitación de Newton rija no sólo la mecáni-
ca de los objetos que pertenecen a nuestro
planeta sino la de los cuerpos del sistema
planetario, significa que las leyes científi-
cas poseen carácter universal.
v Las leyes físicas del Universo son, pues,
accesibles al conocimiento humano. La
conclusión más inmediata que de ello obtu-
vo la época –no sin ciertas dosis de optimis-
mo ingenuo– fue que nuestra mente podría
adueñarse del Universo, en un progreso
sin fin de la ciencia. La garantía que otor-
ga una ley científica determinista es su
reproducibilidad. De esa manera podemos
prever por anticipado cómo se va a com-
portar un cuerpo y, al saberlo, utilizarlo en
nuestro propio beneficio.
v La matemática es el lenguaje en que habla la naturaleza y, por eso
mismo, el que ha de utilizar la ciencia para entenderse con ella y el
método experimental es el auténticamente científico. Ambos definen
y delimitan lo que es ciencia de lo que no. Todo conocimiento que
desee establecerse firmemente como tal debe usar ambos; en caso con-
trario no logrará consolidarse. La imposibilidad de utilizar eficaz-
mente el lenguaje matemático en las ciencias de la vida –como en
tantos otros saberes– las arrojaba fuera de la cientificidad. No resulta
extraño que a lo largo del siglo XVIII la controversia entre lo mecánico
y lo orgánico se hiciera presente en los principales autores y obras de
la Ilustración. Para la
v La ciencia aceptó autolimitarse a preguntar y responder acerca de compren-
cómo funciona la naturaleza, en vez de interrogarse por «qué es» o «por sión de la
Unidad es
qué». A cambio de ceder en la amplitud de sus pretensiones ganó en
fundamental conocer
seguridad. La consecuencia fue el alumbramiento de un nuevo mode- el marco social, econó-
lo de ciencia en el que la investigación no persigue descubrir las cer- mico y político de la
tezas últimas, sino la mera descripción del funcionamiento de los Época. Estudia, pues
los acontecimientos
fenómenos. Pierde por el camino su valor metafísico para obtener, a
más significativos del
cambio, funcionalidad. Una funcionalidad que acaba por fijar como periodo.
objetivos la utilidad y el pragmatismo. Al pasar a ser la ciencia el

207
La ciencia moderna

nuevo motor de la cultura y la sociedad, a partir de la Ilustración,


Investiga utilitarismo y pragmatismo se instalan también como valores supe-
con detalle
el signifi- riores de nuestra civilización. Una ciencia de este tipo desembocó,
cado de los como no podía ser de otra manera, en la técnica, hasta fundirse ambas
términos utilitarismo de manera inseparable en nuestra tecnociencia actual.
y pragmatismo y ana-
liza sus consecuencias
éticas.
LA REVOLUCIÓN INDUSTRIAL

La difusión de los logros de la Revolución Científica gestó una revo-


lución intelectual global que sería el germen de los dos grandes movi-
mientos de la segunda mitad del siglo XVIII: la Revolución Industrial y la
Ilustración.
Esta amplia difusión social resultó posible gracias a:

v Las obras que pugnaban por llegar –en formato claro y bien escrito–
a la burguesía cultivada. En tal tarea destacaron, en Francia el filóso-
fo Voltaire, la Enciclopedia, y sectores importantes de la Ilustración; en
Alemania, el también filósofo Kant y el matemático Euler, y en Ingla-
terra el librepensador e ideólogo del liberalismo John Locke,
quien promovió el encauzamiento de la ciencia hacia conoci-
mientos útiles, desde su puesto en la Royal Society.

v Las Sociedades Científicas que florecieron a lo largo del


siglo XVIII, con el fin de favorecer la investigación y la experi-
mentación e informar y difundir los logros científicos. Como
modelos figuraron, aparte de la ya citada en Inglaterra, la
Academia de Ciencias francesa, la del Cimento italiana, y sus
correspondientes en Berlín, San Petesburgo, etc.

Por otra parte, la Revolución Científica adquirió rápida


repercusión en la agricultura y la industria. Fue en Inglaterra
donde primero se transformó en revolución industrial, gracias
a la influencia de filósofos como Francis Bacon y John Locke,
preocupados por los aspectos prácticos del conocimiento, y a
emprendedores hombres de empresa íntimamente ligados a
ese cambio global que se estaba produciendo.
Reunión de la Academia del Cimento. El año de 1776 –a partir del cual comienza a datarse la
Revolución Industrial– fue simbólico a este respecto: James
Watt hizo funcionar con éxito la máquina de vapor que iba a marcar el
inicio de la era industrial.
Nota que es
No obstante, la confluencia de la ciencia y la técnica, necesaria para
a través de
las socieda- que esta última mutase en tecnología, había comenzado bastante antes, a
des científi- finales del Renacimiento. Si quisiéramos precisar históricamente algo más,
cas cómo los textos podríamos cifrarla hacia la segunda mitad del siglo XVI. Este es el mo-
académicos llegaban
mento en que se modifican los métodos de pensamiento, como conse-
al público culto.
cuencia tanto de la madurez del saber hacer propiamente técnico, prota-
gonizado por los ingenieros renacentistas, como del desarrollo de los
conocimientos científicos. Ambos coinciden en un limitado número de
cuestiones a las que solo podía darse respuesta desde la nueva mecánica:

208
La ciencia moderna

funcionamiento de máquinas, investigaciones sobre dinámica relaciona-


das con problemas balísticos o de caída de graves, estudios sobre
hidrostática e hidrodinámica, etc.
En todos los dominios se buscaba sustituir verdades admitidas por El furor de
explicaciones válidas. Aunque hubiera que esperar aún varias genera- la época
ciones para que la ciencia fuera por los au-
capaz de impregnar el desarro- tómatas al-
canzó tales cotas que
llo de la técnica, la convicción Jacques Vaucanson
de que una y otra debían mar- (1709-1782) llegó a
char de la mano, la hallamos ya proyectar la cons-
en las grandes figuras del cam- trucción de un «hom-
bre artificial». Recor-
bio de siglo del XVI al XVII, demos que a partir de
como Galileo, Descartes, Descartes y la iatro-
Mercator, Bacon, Lee, etc. Du- mecánica, las «anato-
rante los siglos XVII y XVIII, la mías móviles» –meca-
nismos a través de los
máquina adquirió un papel ca- cuales los cirujanos
pital. Sea en la pequeña mecá- evidenciaban el fun-
nica de autómatas y relojería o cionamiento del cuer-
Autómata de Vaucanson. en la mecánica pesada de moli- po humano– estaban
a la orden del día. De
nos e ingenios de agua, se asis- ahí nació su idea (nun-
tió a un perfeccionamiento que le permitió alcanzar su grado de madurez. ca materializada) del
Aunque el término Revolución Industrial pueda sugerir un cambio «hombre artificial».
brusco, ya se ha recalcado que se trata de un largo proceso de transición
que tuvo su núcleo en la traslación del eje madera–agua–energía animal
hacia otro integrado por hierro–hulla–vapor.
La madera era el material más usado antes del advenimiento de la
era industrial. Servía para la construcción, el mobiliario, los principales
utensilios y la navegación. El agua y la tracción animal eran las fuentes
de energía esenciales para el transporte y las técnicas de transformación.
Fueron las mutaciones en las técnicas textiles inglesas y en la side-
rurgia del siglo XVIII las que incubaron los cambios definitivos. Ambas
exigían una fuente de combustión más potente y abundante que el carbón
de madera, el cual por otra parte empezaba a esca-
sear por la deforestación que había sufrido Inglate-
rra y gran parte de Europa desde la Edad Media a
causa de la explotación intensiva de sus bosques.
La hulla o carbón mineral devendrá entonces el prin-
cipal combustible hasta nuestro siglo, lo que dará
lugar a un auge de la industria minera y una de-
manda creciente de maquinaria de extracción y pre-
paración del mineral.
Es en la máquina de vapor, sin embargo, don-
de mejor se aprecia el hermanamiento de ciencia y
técnica. Durante decenios van a trabajar de consuno.
En torno a Huygens, Papin, Leibniz y otros científi-
cos del siglo XVII se creará una particular emulación en el estudio de la
presión atmosférica y el uso del calor. El inglés Newcomen construyó,
siguiendo los consejos de Robert Hooke, una máquina atmosférica
verdaderamente funcional, que serviría de base a los largos trabajos
de Watt durante casi sesenta años. Estas primeras máquinas atmosféri-

209
La ciencia moderna

Investiga y cas no utilizaban todavía la presión del vapor sin, como su nombre indi-
compara el ca, la de la atmósfera. Fue Watt quien hizo uso de aquélla por primera vez
funciona- con éxito, y fue en la navegación donde encontró su primera utilidad
miento de
una máquina atmos-
propulsora. Los ensayos iniciales datan de 1783 y en agosto de 1807
férica con el de una comenzó a circular el primer navío comercial de este tipo –el Clermont–
máquina de vapor. sobre el río Hudson, entre Nueva York y Albany.
Por su parte, en 1782, la Fundición Real francesa de Creusot creó los
primeros raíles metálicos y la primera locomotora de alta presión en 1804.
La nueva era del ferrocarril, que revolucionará el transporte a lo largo del
siglo XIX, estaba a la vista.
La colusión entre ciencia y técnica había alumbrado el factor del
progreso dominante durante esos dos últimos siglos: la tecnología. En
paralelo, el filósofo escocés Adam Smith publicaba en 1776 –el mismo
año que Watt activaba su máquina de vapor– la obra fundacional del
liberalismo económico y de la ciencia de la economía: La riqueza de las
naciones. La tecnología y la economía juntas comenzaron a tejer desde esa
fecha el telar de nuestras vidas y nuestras sociedades.

LA ILUSTRACIÓN Y LA IDEA DE PROGRESO

La Ilustración fue un movimiento intelectual que tuvo lugar, funda-


mentalmente, en dos países: Francia e Inglaterra, para expandirse desde
ellos hacia el resto de Europa. Aunque eran muchas las diferencias según
la nación de que se tratara, existían algunos rasgos comunes suficiente-
mente definidores. Aquí interesan, sobre todo, los relacionados con la
ciencia.
«Atrévete a pensar por ti mismo», con estos términos sintetizó el filóso-
fo alemán Inmanuel Kant el sentido último que revestía la Ilustración. La
capacidad de reflexión propia, a la que el mismo Kant añadirá el califica-
tivo de critica, supondría alcanzar la mayoría de edad de la especie huma-
na. Semejante postulado implicaba, a la vez que confianza en la razón
para esclarecer todos los aspectos de la vida y guiar la acción, el rechazo
Estudia cuá- a cualquier autoridad externa. Un rechazo de las supersticiones, prejui-
les son los cios, tradiciones y creencias como fuentes de intolerancia y fanatismo.
principales Los ilustrados perseguían la auténtica ruptura con la Edad Media,
caracteres
que juzgaban como una época de oscurantismo y estancamiento; algo
del liberalis-
mo e investiga cuáles que ni el Renacimiento ni el Racionalismo habían sido capaces de llevar
son los principios bá- a cabo. Romper significaba renovar todos los fundamentos del saber, dis-
sicos del liberalismo cutir y cuestionar el pasado, incluso la propia cultura. Su objetivo último
económico.
no era modificar conocimientos sino cambiar la manera de pensar para
abrir un nuevo porvenir para la Humanidad.
Se dotó de procedimientos nuevos a la razón, que tenían su origen
en el método newtoniano y que consistían en establecer condiciones ge-
nerales normativas pero siempre dentro de los hechos físicos. Conocer
era colocar los miembros de una multiplicidad (los fenómenos) en una tal
relación que se obtuviera una regla constante.
La Ilustración fragmentó la unidad de todos los campos del conoci-
miento bajo la Filosofía para inaugurar una pluralidad de disciplinas
que iban a erigirse, a partir de entonces, en ciencias autónomas y especí-

210
La ciencia moderna

ficas. La matematización del mundo físico, como rasgo inexcusable de la


ciencia mecanicista, rompió el rótulo de Filosofía Natural –aún utilizado
por Newton– bajo el que se recogían tanto la Física como las Ciencias de
la Vida. Aquélla acotó su territorio específico alrededor de los fenóme-
nos del mundo natural reducibles a formulación matemática, y éstas se
segregaron en Biología, Medicina, Geología y, a partir de Lavoisier, tam-
bién en Química. Por su lado, la Historia, la Psicología, la Economía o la
Sociología buscaron, igualmente, asentarse por sí mismas, al margen de
la Filosofía.

El árbol de la Ciencia.

Semejante compartimentación del saber, amplió el campo de co-


nocimientos de cada una de las nuevas disciplinas, a la vez que las des-
ligaba en especialidades, de espaldas unas a otras. La realidad que servía
de objeto de estudio a cada una de ellas corrió la misma suerte. Las polé-
micas por los límites de los territorios y el método dominaron el siglo XIX.
La Ilustración fue un movimiento netamente optimista que creía Lee y estudia
firmemente en la razón humana como palanca para el progreso, debi- el contenido
damente vehiculada a través de la generalización de la educación y la de la «Decla-
ración de los
cultura a todos los miembros que integran una sociedad, y como re- Derechos del Hombre».
quisito indispensable para afirmar la libertad e igualdad humanas.
La culminación de semejante optimismo quedó formalizada en la pri-
mera Declaración de los Derechos del Hombre promulgada en 1791, dos años
después de la Revolución Francesa.
Pero, ¿cuál era el auténtico significado del término progreso? Hasta
llegar al siglo XVIII dominaron las ideas de que el hombre había decaído
desde un estado originario superior al actual o bien que hombre y natura-
leza habían sido creados por Dios y permanecían fijos e inmutables des-
de su creación; ni progresaban ni regresaban. El fijismo de las especies
era la teoría dominante a la altura del siglo XVII.

211
La ciencia moderna

La libertad guiando al pueblo. Delacroix.


La Ilustración alteró este panorama. Las primeras teorías trans-
formistas de la naturaleza y la confianza en el crecimiento de las ciencias
y las técnicas abrieron una perspectiva nueva en la que pujaba por exten-
derse la idea de que:
v La mente humana podría progresar a medida que lo hiciera la
medicina (Lamettrie).
v La educación podía favorecer ese progreso (Helvetius) y para
ello era importante mejorar los sistemas educativos y legislativos.

Voltaire y Fontenelle, por su parte, propugnaban un esfuerzo activo


para hacer progresar la humanidad mediante la crítica a las creencias
tradicionales y gracias a la ciencia:

La razón y la industria progresarán más y más, las artes útiles


mejorarán, los males que han afligido al hombre y los prejuicios, que
no son su menor azote, desaparecerán gradualmente de entre todos
aquellos que gobiernan las naciones.

El filósofo Condorcet, en su Historia del progreso del espíritu humano,


exponía con nitidez el «espíritu de los tiempos»:

El resultado de mi obra será mostrar mediante razones y he-


chos que la perfectibilidad humana es en realidad indefinida; que el
progreso de esta perfectibilidad, independiente de cualquier potencia
que quiera determinarlo, no tiene más límite que la duración del globo
sobre el que nos ha colocado la naturaleza. Sin duda este progreso puede
proceder a un ritmo más o menos rápido, pero nunca retrocederá.

212
La ciencia moderna

ESQUEMA RELACIONAL

Es importante que sepas relacionar los siguientes elementos


del texto:
a) La Revolución Científica modificó el modo en que el hombre
se colocó frente a la naturaleza y observó el mundo y ello implicó
una mutación en las ideas que acabaría conformando esa corriente
de pensamiento que se denominó Ilustración.
b) El progresivo maridaje entre ciencia y técnica termina conso-
lidándose en lo que se llamará Revolución Industrial.
c) Durante este periodo se produjo un paulatino desplazamien-
to de la posición central ocupada hasta entonces por la Religión y
la Metafísica que se verían sustituidas por las ciencias positivas,
especializadas en saberes autónomos e independientes.
d) Los logros producidos por la nueva mecánica –que extendió
su dominio a todo el Universo– generaron un optimismo ingenuo
sobre la capacidad ilimitada de progreso del género humano.

213
Canarias en la Historia
de la Ciencia

ses, ingleses y alemanes. No resulta extraño,


pues, que estos organizaran expediciones
LAS ISLAS CANARIAS EN LA científicas hacia ellas o las incluyeran en
CIENCIA MODERNA otras de más largo alcance.
Los Informes que para sus Socieda-
des Académicas elaboraron los expedicio-
narios se conservan hoy en las principales
bibliotecas de sus países y constituyen un
legado inapreciable como exponentes de la
ciencia de la época y del papel de Canarias
en la misma.

La medición de la longitud

El primero de esos Informes fue elabo-


rado por el francés Louis Feuillée (1660-
1732) con el título Viaje a las Islas Canarias o
Diario de las observaciones Físicas, Matemáti-
cas, Botánicas e Históricas hechas por orden de
Su Majestad.
Desde la antigüedad, sobre todo a
partir de la cartografía de Ptolomeo, los geó-
grafos medían las longitudes contando a
partir de la posición más occidental de la
tierra conocida, lugar que ocupaba la isla
de El Hierro. No obstante, las cartas oceá-
El Archipiélago Canario desempeñó nicas carecían de escalas de longitud, pues
un papel de cierta relevancia en ciencia a lo no había medios para unas correctas medi-
largo del siglo XVIII, con prolongaciones en das espaciales y temporales ni métodos per-
el siglo XIX. feccionados de análisis matemático. La cons-
Ese papel fue doble: como objeto de trucción matemática de Edward Wright
estudio para científicos y naturalistas eu- (1599) de la carta planisférica de Gerard
ropeos y como aportación propia a cargo Mercator (1512-94) hizo posible el primer cál-
de tres figuras notorias de la Ilustración es- culo científico del curso, la distancia y la po-
pañola: José de Viera y Clavijo, José Clavijo sición, a principios del siglo XVII.
y Fajardo y Agustín de Betancourt y Molina. Los observatorios de París (1667) y
Greenwich (1675) se dotaron para encon-
trar la longitud, estimulando la topografía
CIENTÍFICOS Y NATURALISTAS científica celeste y terrestre. Los ingenieros
EUROPEOS EN CANARIAS franceses empezaron a cartografiar las cos-
tas, ayudados desde 1676 por las medidas
La lejanía de estas islas respecto a de longitud basadas en la observación de los
Europa y su proximidad al continente afri- satélites de Júpiter, un método propuesto por
cano y a los trópicos, hicieron de ellas obje- Galileo en 1610.
to de viva curiosidad desde antiguo. Su En Francia, una disposición del rey
ubicación geográfica, su volcanismo y su Luis XIII ordenaba a sus geógrafos que hi-
flora –con un elevado número de plantas cieran las mediciones a partir de la isla de El
endémicas– las confirmaron como lugar Hierro como punto geográfico por el que pasaba el
singular de estudio para los primeros cientí- primer meridiano y contar desde allí el primer
ficos europeos modernos, en especial france- grado de las longitudes en dirección al oriente.

214
Canarias en la Historia
de la Ciencia

Viajes de exploración e investigación

Hasta finales de la Edad Media, el conocimiento que del Globo terráqueo tenían
los europeos no era mucho mayor del que poseían griegos y romanos. Sin embargo,
entre 1500 y 1900, la situación cambiará drásticamente. El siglo XVI fue testigo de las
exploraciones llevadas a cabo por los españoles en la mayor parte de América Central
y del Sur así como de la expedición capitaneada por Magallanes, desde 1519 a 1521,
que circunvalaría por primera vez la Tierra, siguiendo la ruta de cabo de Hornos y las
Indias orientales.
La mayor parte de los viajes realizados durante los siglos XVII y XVIII se debie-
ron, en cambio, a franceses e ingleses. Los encabezados por Byron (1723-86), Cook
(1728-79) y Bougainville (1729-1811) permitieron descubrir las islas del Pacífico Sur.
Inglaterra se lanzó a la exploración de Africa y Australia durante el siglo XIX, y
cuando Peary en 1909 y Amundsen en 1911 alcanzaron, respectivamente, los polos
Norte y Sur, la exploración de nuestro Globo quedaba definitivamente cerrada.
El impacto de esos viajes en el terreno científico fue incalculable. Gracias a ellos,
se hizo acopio de una ingente cantidad de datos, de todo tipo, de enorme interés para
la ciencia.
v Así, el conocimiento geográfico obtenido se recogió en mapas y cartas. A partir
del siglo XV se asistió a un auténtico desarrollo y perfeccionamiento de los méto-
dos cartográficos, tanto en precisión y detalle como en la maestría de las proyeccio-
nes y representaciones gráficas.
v Se descubrieron millares de especies de plantas y animales desconocidas hasta
entonces. Ello hizo necesarias nuevas clasificaciones que culminaron en la de
Linneo. Pero, por encima de todo, se reconoció que las distintas especies se encon-
traban distribuidas de manera muy diferente a lo largo del mundo y que tanto la
flora como la fauna eran distintas a las del Viejo Continente.
v La colonización del Hemisferio Sur conllevó el descubrimiento de un cielo
completamente nuevo a las miradas de los astrónomos. Las cartas astronómicas de
los cielos australes sólo estuvieron acabadas a mediados del siglo XIX.
v Finalmente, las exploraciones obligaron a los científicos a pensar la Tierra
como un todo, un sistema cerrado e interrelacionado. Alexander von Humboldt
sería el precursor de esta geofísica global que pretendía catalogar todas las fuerzas
físicas en acción, mostrando la unidad existente en la diversidad.

En 1724, la Academia Francesa de las y 38 segundos, en Lisboa a las 2 horas, 8 mi-


Ciencias envió a las Islas Canarias al astró- nutos y 52 segundos, y en Roma a las 3 ho-
nomo y botánico Louis Feuillée para fijar la ras, 24 minutos y 29 segundos. La diferen-
posición del meridiano y medir su diferen- cia en longitud de La Laguna con respecto
cia en longitud con respecto al observatorio a París fue fijada por Feuillée en 1 hora, 14
de París. El 23 de junio, su barco –La mujer minutos y 31 segundos (luego corregida en
que vuela– arribó al puerto de Santa Cruz. posteriores mediciones a 46 s.)
Desde ahí se trasladó a La Laguna, donde el El 12 de agosto llegó a El Hierro, don-
1 de julio observó la inmersión del primer de permaneció ocho días, durante los cuales
satélite de Júpiter. El reloj marcaba 1 hora, 40 fijó una distancia de 19º, 55 minutos y 3 se-
minutos y 7 segundos. El mismo suceso fue gundos entre la longitud de la Isla y el Obser-
observado en París a las 2 horas, 54 minutos vatorio de París. Entre el 25 de agosto y el 2

215
Canarias en la Historia
de la Ciencia

de septiembre permaneció en La Orotava lle- viajes de larga duración. Así ocurrió con la
vando a cabo el mismo experimento, estu- fragata Isis, –a cuyo mando se hallaba el
diando la botánica y efectuando una
ascensión y medición de la altura del
pico Teide, que resultó errónea por
exceso (más de 4.000 metros).
La medición de la longitud si-
guió siendo un problema cuya solu-
ción pasaba por una mejora de los
relojes marinos. La única forma de
resolver el asunto era llevar en los
barcos un reloj exacto y que funcio-
nara perfectamente a bordo, pues los
navegantes necesitaban para los cál-
culos conocer con exactitud la hora de matemático Charles P. Claret de Fleurieu,
Greenwich o de París en cualquier parte del que arribó a Canarias en 1769– y la fragata
Globo donde se hallaran. De la diferencia La Flor en 1771. Calcularon la posición de
entre ella y la local, deducida astronó- Santa Cruz, La Orotava, el Puerto de la
micamente, obtenían su posición. España, Cruz, así como de las islas de El Hierro, La
Francia e Inglaterra convocaron sucesivos Palma y Gran Canaria. A bordo de la últi-
concursos públicos para resolver el proble- ma expedición iba el también matemático
ma y probaron diferentes mecanismos en francés Charles Borda (1733-1799) quien
estaba destinado a ser el primero en
dar una medición correcta de la altu-
ra del Teide.

La altura del Teide

Hacia mediados del siglo XVIII,


el Teide era aún una montaña casi
legendaria. Así, en 1749 Adamson la
describió: Esta montaña que lleva el
nombre de Pico de Tenerife, está en 28º
12 minutos latitud norte y 18º 52 minu-
tos longitud oeste de París. Nosotros en-
contramos su altura por encima de dos
mil toesas (antigua medida de longi-
tud usada en Francia, antes de la
adopción del sistema métrico u que
equivalía a 1.949 metros) lo que la hace
una de las más altas montañas del Uni-
verso. Se dice que su cima está cubierta de
nieva el año entero, y que a veces arroja
lava sin mucho ruido. Se eleva casi en
medio de la isla y está rodeada de un gran
número de montañas.
La historia de las ascensiones
al Teide comienza en el siglo XVII, ci-
tándose las de Scory (1626), Torriani
Visión mítica del Teide.

216
Canarias en la Historia
de la Ciencia

(1650) y Edens (1715). Sin embargo, la pri- Los viajes de Humboldt, Webb y Berthelot
mera documentada con un extenso relato
de la misma es la de Feuillée en el verano de El siglo XVIII se cerró con el viaje de
1724. Su medición de 4.313 metros fue erró- Humboldt (1769-1859) en 1799. Modelo de
nea, al igual que las subsiguientes de Ma- explorador y científico con una sólida y ex-
nuel Hernández (1742) de 2.658 toesas, tensa formación, supo penetrar como nin-
Heberden (1752) de 2.408 toesas y Cassini gún otro hasta ese momento en la historia
de 2.624 toesas. También Borda se equivo- natural de Canarias. Sus estudios abarcaron
có en un primer intento, (1771), fijándola en tres aspectos fundamentales:
1.742 toesas. v El análisis de la naturaleza geológica
En 1776, retornó por segunda vez a la de la isla de Tenerife y, especialmente, del
isla a bordo de las fragatas Boussole y Espiegle edificio volcánico del Teide.
para llevar a cabo una nueva ascensión y otra v La observación y descripción de los
medición. Esta vez obtuvo el resultado correc- distintos estratos de vegetación.
to: 1.905 toesas o 3.712,8 metros. Lo logró, no v El análisis de los cálculos y medi-
mediante medición de la presión atmosférica ciones realizadas con anterioridad para
con un barómetro sino por cálculo trigono- determinar la altitud del Pico.
métrico realizado desde La Orotava y el Puerto Su acción más notable fue la ascensión
de la Cruz. al Teide a través de un itinerario ya defini-
do previamente por los naturalistas y via-
La Botánica jeros que le precedieron pero del que nadie,
antes que él había sabido sacar tanto pro-
Ya Feuillée inició en 1724 la explora- vecho. No sólo llevó a cabo un estudio de
ción y descripción de las plantas endémi- los materiales que integran la arquitectura
cas de las Islas y Linneo fue el primero en volcánica de la Isla, sino que distinguió
clasificar un grupo numeroso de especies varios estratos de vegetación, asociados a
endémicas, describiendo las que había po- las diversas altitudes, básicamente:
dido observar en diferentes jardines botá- $ La zona de viñedo en la parte baja.
nicos de Europa, entre ellos el de Kew (In- $ La zona de laureles, madroños,
glaterra). mocanes..., en un suelo cubierto de mus-
En los albores del siglo XIX llegó a Ca- go y yerba fina.
narias el naturalista francés Augusto $ La zona de pino, entre 900 y 1.200
Broussonet quien durante tres años perma- toesas de altitud.
neció estudiando la flora de Tenerife. Pro- $ La zona alta de retamas y gramíneas.
yectó un Florilegium Canariense que nunca Finalmente, analizó de forma exhaus-
llegó a publicar pero que envió a varios bo- tiva los cálculos y mediciones de la altura
tánicos europeos, ilustrando con él a Bory del Pico, confirmando la exactitud de la
de St. Vincent, lo que permitió a éste escribir medición de Borda.
su Ensayo sobre las Islas Afortunadas, en la Su obra estimuló a otros exploradores
que incluyó un catálogo de 476 plantas que científicos europeos para proseguir las ta-
constituye la primera lista extensa de la flo- reas de investigación en el Archipiélago.
ra del Archipiélago. Entre ellos se encuentra el botánico inglés
Los trabajos de los naturalistas euro- Philip Webb (1793-1859) que llegó a Cana-
peos sobre las Islas culminaron en dos obras: rias en 1828 como primera parada en un
el Viaje a las regiones equinociales del Nuevo viaje que debía conducirle al estudio de la
Continente (publicada en 1815-16) de historia natural de Brasil. Atraído por las
Alexander Von Humboldt y la Historia na- peculiaridades del lugar, permaneció dos
tural de las Islas Canarias de Philip Webb y años, poniendo a punto unas técnicas de
Sabin Berthelot (1844). trabajo y estudio que luego aplicaría allí.

217
Canarias en la Historia
de la Ciencia

En su decisión influyó el encuentro con otro Flandes, Alemania, Italia y Austria. De todo
amante de las ciencias: el francés Sabin deja constancia en sus Diarios y por ellos
Berthelot (1794-1880). Ambos se dedicaron conocemos cuanto vio, con quienes trató y
al estudio y la recolección de materiales, qué le impresionó.
para, después, ya en París, confeccionar una La Historia Natural, la Química y la
monumental obra, culminación de esa épo- Física son las ciencias a las que dedica ma-
ca de viajeros naturalistas: La Historia Natu- yor atención y será en estos campos en los
ral de las Islas Canarias (1834-44) en tres gran- que, a su regreso a Madrid primero y luego
des tomos, aunque encuadernada en nueve a Canarias, publicará trabajos de interés
volúmenes para facilitar su estudio. diverso. Además del Diccionario de Historia
Comprende: historia, relación de via- Natural de las Canarias, su obra científica de
jes, geografía descriptiva, geografía botáni- mayor envergadura, del poema didáctico
ca, geología, zoología y un magnífico atlas Sobre los aires fijos o de ese otro, Las bodas de
que acompaña a las geografías. Fue el Epí- las plantas, de exaltación linneana, Viera es-
logo de oro para toda una época presidida cribirá numerosas memorias de utilidad
por el anhelo de exploración y el afán práctica en torno a asuntos varios: Sobre el
enciclopedista de la Ilustración. ricino o palmacristi, o higuera infernal, llama-
da vulgarmente tártago en estas islas, sus uti-
lidades económicas, sus virtudes medicina-
CIENTÍFICOS CANARIOS les, etc.; Sobre el modo de renovar pasta de
yerba orchilla, y su uso en los tintes; Sobre el
La obra científica de Viera y Clavijo mejor uso que pudiera hacerse de la pita o ágave
americana, etc...
En la tertulia lagunera de Nava, oasis Viera no es muy original en sus obras
de la ilustración en un panorama cultural científicas que, insertas en una época de
desolador y esclerotizado, encontrará Vie- transición en el campo de la Química y de
ra el estímulo que necesita. Su participación la Fisiología vegetal, reflejan las dudas del
es activa y fruto de ella son, entre otros in- momento. Así, en relación a esta última dis-
formes, la Carta filosófica sobre la aurora bo- ciplina, se mueve entre las ideas de van
real que se observó en la ciudad de La Laguna la Helmont, que consideraba al agua como
noche del 18 de Enero de 1770 o la Observación factor fundamental en la alimentación de
del paso de Venus sobre el disco solar del día 3 las plantas, y las enseñanzas de Ingen-
de Junio de 1769, desde una azotea del Puerto housz –a quien conoció en Viena–, autor de
de Orotava, por medio de tres telescopios de re- una primera teoría sobre la fotosíntesis en
flexión, asuntos que muestran con claridad la que se reconoce el papel fundamental de
su temprano interés, y el de sus contertu- los gases y la luz en el proceso nutricio de
lios, por la ciencia. las plantas; en Química, influido por Sigaud
El centro de su preocupación en estos de la Fond y Balthazar Sage de los que reci-
tiempos era, no obstante, otro y así lo hace bió enseñanza durante su estancia en Fran-
constar le causaba desconsuelo el ver que care- cia, aparece como defensor de la pronto
cía su patria de una exacta, juiciosa y digna obsoleta noción de flogisto. Se mueve, pues,
historia … Deseaba pues, hacer a las Canarias como tantos otros ilustrados de la época al
este servicio. El resultado no es otro que lo filo de la Modernidad.
que acabará convirtiéndose en su obra fun- De cualquier modo sí resulta intere-
damental: Noticias de la Historia General de sante señalar que Viera actúa como intro-
las Islas Canarias. ductor en España de los «aires» científicos
El viaje a Madrid en 1770 le pondrá que soplan por Europa:
en contacto con la Corte y bajo el mecenaz-
go del Marqués de Santa Cruz, de cuyo hijo En días pasados tuve el gus-
se convierte en tutor, viajaría a Francia, to de dar un espectáculo nuevo y

218
Canarias en la Historia
de la Ciencia

JOSÉ DE VIERA Y CLAVIJO (1731-1813)


Natural de El Realejo, culto y brillante, pronto se adhirió a
las tertulias y los cenáculos ilustrados de La Laguna, impulsados
por D. Tomás de Nava y Grimón, donde se ligó al enciclopedismo
europeo.
Trabaja en su Historia General de las Islas Canarias, para cuya
publicación acude a Madrid en 1770. A partir de este momento,
va a permanecer fuera de las Islas por un período de quince años.
En 1774 fue admitido en la Real Academia de la Historia y tres años después inició
un periplo por distintos países de Europa. En primer lugar fue a París, en donde se
relacionó con los principales ilustrados de la época a la vez que llevó a cabo un
aprendizaje intensivo en las disciplinas científicas, especialmente en historia na-
tural, física y química. Más tarde viajó a Italia, Austria y Alemania, de donde
retornó asombrado por el enorme auge de las ciencias en toda Europa.
A su vuelta a Madrid impartió un curso de física y química en el que introdu-
jo las teorías newtonianas y de los gases, además de participar en las primeras
experiencias con globos aerostáticos.
En 1784 retornó definitivamente al Archipiélago, para afincarse en Gran
Canaria hasta su muerte. Durante estos últimos treinta años permaneció absorto,
casi exclusivamente, en su actividad científica aplicada al medio insular, producto
del cual será su monumental Diccionario de Historia Natural de las Islas Canarias.

agradable [...], ejecutando en su pre- Real Gabinete de Historia Natural, (actual-


sencia los admirables experimentos mente Museo de Ciencias Naturales), y por
de los que se llaman ayres-fixos, cu- otra en la traducción al castellano de la His-
yos fenómenos y particulares efec- toria natural de Buffon.
tos ocupan la atención de todos los El Prólogo a esta última, es, sin embar-
sabios de la Europa. Creo que sean go de suficiente significación como para po-
estas experiencias las primeras que der exponer algunas de las ideas que le
se han hecho en España, para las guiaron tanto al frente de su trabajo en el
cuales traje los instrumentos y má- Real Gabinete como en su traducción y de-
quinas de París. dicación a la Historia Natural.
Nuestro autor se muestra como pleno
Su labor divulgadora es, sin ninguna hijo de la Ilustración al rechazar la función
duda, notable. que hasta ese momento habían cumplido
los Gabinetes de Historia Natural: servir de
La obra científica de José Clavijo y Fajardo ostentación a sus propietarios y satisfacer
la curiosidad de los visitantes. Por el con-
Clavijo fue, más que un científico, un trario, han de servir como escuelas en que
divulgador ilustrado. Sus dos grandes apor- se puedan aprender los primeros rudimen-
taciones al campo científico hay que situar- tos para conocer la naturaleza y como ilus-
las, por una parte en su labor al frente del tración viva y completa de los libros.

219
Canarias en la Historia
de la Ciencia

JOSÉ CLAVIJO Y FAJARDO (1726-1806)


Nació en Teguise (Lanzarote). A los diez años fue enviado a
estudiar a Las Palmas y a los diecinueve abandonó las Islas para
ocupar diferentes cargos y viajar por España y Francia. En París, trató
a Buffon, Voltaire y Beaumarchais, entre otros. A su vuelta a Madrid
editó, durante varios años, un periódico crítico titulado El pensador.
En 1770 es nombrado por el rey Carlos III, director de los Tea-
tros Reales y responsable editorial del periódico Mercurio históri-
co y político, en el que sucede a Tomás de Iriarte. Siete años des-
pués fue nombrado vicedirector , y luego director, del Real Gabinete de Historia
Natural (Museo de Ciencias Naturales) donde desempeñó trabajos de investiga-
ción científica. Mientras tradujo y publicó la Historia Natural de Buffon, obra que
renovó todos los estudios en esa materia. El Prólogo que escribió para ella es uno
de los documentos de mayor importancia de la ilustración científica española.

Y ello porque la Historia Natural es pos existen en la Naturaleza y por


–para Clavijo– el modelo de todo saber y consiguiente es indispensable cono-
hacer humano. No en vano la define como cerlos para sacar utilidad de ellos.
la ciencia que comprende cuanto contiene este
Clavijo elabora en sus páginas un ár-
universo material, y el objeto de su estudio
bol de las ciencias en el que la Historia Na-
son las partes de este mismo universo, su armo-
tural es el tronco en tanto que las demás
nía, su estructura, su naturaleza y diversos usos.
disciplinas son las ramas. Toma partido así
Ahora bien, semejante ciencia universal se
en la que fue la más agria polémica científi-
vio reducida al aparecer otras ciencias como
la Física, la Astronomía, la Geografía, la Quí- ca de la Ilustración: la de los partidarios de
mica, etc., quedando limitados sus asuntos a una visión organicista del universo frente a
las partes que componen la Tierra y los se- la de los defensores del mecanicismo triun-
res animados o inanimados que la pueblan. fante nacido de la Revolución Científica,
La Historia Natural no sólo ha sido la pero cuyas huellas no podemos seguir aquí.
matriz y el modelo de conocimientos teóri- La gran aportación de Clavijo está, sin
cos sino también el modelo práctico de las duda, no tanto en lo que dice como en lo que
industrias y las artes, puesto que la indus- no dice y hace. En efecto, su traducción de la
tria humana copia los procesos naturales. Historia Natural de Buffon es la empresa más
arriesgada de la Ilustración Española. Las
El hombre no conoce ni obra razones son claras: el dogma del creacio-
sino por comparación práctica o es- nismo o del fijismo de las especies estaba só-
peculativa de los objetos que le ro- lidamente establecido entre las sociedades y
dean. Es un ministro de la Naturale- las Academias y Universidades, además de
za; y por más que se halle dotado de constituir una verdad intocable para la Igle-
entendimiento y de industria, si no sia, dada la solidez de la narración del Géne-
examina las varias propiedades de sis. El propio autor francés se vio obligado a
los cuerpos en que ha de ejercitar el reconocer públicamente –como le sucedió a
discurso o la mano, son muy pocas Galileo– que su teoría era una mera hipóte-
las operaciones que puede ejercitar sis puesto que la verdad había sido estable-
por la propia reflexión. Estos cuer- cida en los textos bíblicos.

220
Canarias en la Historia
de la Ciencia

¿En qué contradecía la obra de Buffon Godoy, cierran la nación a toda influencia
a los Libros Sagrados? en negar el fijismo y exterior y dan carpetazo al período ilustra-
demostrar que la Tierra y las especies ani- do. Y, sin embargo, Clavijo siguió adelante
males habían estado sometidos a un pro- con la publicación hasta su muerte, y la se-
gresivo proceso de transformación. La Tie- gunda edición de la traducción está fecha-
rra poseía mucha más edad de la que los da en 1791. En ella, aunque advierte el ca-
teólogos pudieran imaginar. El asunto era rácter hipotético de la obra, no deja menos
más grave aún, para la Iglesia y la Inquisi- de apostillar que, sin embargo, explica me-
ción, que el copernicanismo. jor que ninguna otra fenómenos como la ele-
La introducción de estas ideas en un vación de los montes, las causas de la for-
país como España ampliamente goberna- mación de las Islas, el movimiento y pre-
do por el estamento eclesiástico fue, sin sión de las aguas, de los entrantes y salien-
duda, una osadía. Máxime cuando a partir tes costeros, la fuerza de atracción de la
de 1789 –tras la Revolución Francesa y el luna, el origen de volcanes y terremotos e
aguillotinamiento de la familia real france- innumerables fenómenos. El camino hacia
sa– el monarca Carlos IV, y su favorito Darwin y el evolucionismo quedaba abierto.

EL JARDÍN DE ACLIMATACIÓN DE PLANTAS


DEL PUERTO DE LA OROTAVA

Fue el producto de la iniciativa de D. Alonso de Nava y Grimón, con el propósito de formar un


plantel de árboles exóticos de América y Asia atemperándolos al clima de Canarias, antes de llevarlos a
regiones europeas donde interesara implantarlos.
El proyecto fue aprobado en 1791 y el Jardín se emplazó en los terrenos de El Durazno. Debido
a la falta de recursos, hubo que recurrir a la colaboración de botánicos extranjeros que pasaban por
Tenerife para que trazaran la disposición del mismo de acuerdo al sistema de Linneo.
En 1796, según el naturalista francés Ledru, ya se cultivaban en él el aguacate, el papayo, el cocotero
y el palmito, y cita cuarenta y seis especies procedentes del sur de África y Australia.
El Jardín alcanzó su mayor celebridad a finales del siglo XVIII y comienzos del XIX.

221
INSTRUMENTOS RELEVANTES
EL TELESCOPIO

El telescopio es un instrumento ópti- lar (que aumenta la imagen formada por el


co utilizado en astronomía con la finali- objetivo).
dad de observar cuerpos muy alejados. Es- En el anteojo de Galileo el objetivo es
tos instrumentos dan una imagen de los ob- una lente convergente, y el ocular una lente
jetos alejados que se ve bajo un ángulo mayor divergente, dispuestas de tal modo que sus
que a simple vista, de focos coincidan. La
ángulo
forma que el efecto es pequeño imagen que se obtie-
como si el objeto se ne tiene la misma
hubiera aproximado. disposición (es dere-
Los anteojos cha) que el objeto ob-
astronómicos (telesco- servado y su diámetro
pios refractores) fue- aparente es mayor
ron los primeros objetivo ángulo porque el efecto del
lente grande
instrumentos que se ocular anteojo no es otro que
utilizaron en astrono- el «aproximarnos» al
mía a fin de observar objeto.
con cierto detalle los En el llamado
objetos celestes y anteojo astronómico o
Galileo el primer observador, aunque no su de Kepler la innovación consiste en que la
inventor que, al parecer fue un ayudante del lente divergente del ocular se sustituye por
afamado óptico holandés Hans Lippershey. una convergente, que actúa como lupa so-
Inicialmente la imagen observada era inver- bre la imagen que nos da el objetivo. Tam-
tida, pero pronto se idearon sistemas de len- bién aquí coinciden los focos de ambas len-
tes mediante los que se conseguía la rectifica- tes y la imagen que se obtiene es invertida.
ción precisa (imprescindible para observa- En los telescopios reflectores o de Newton
ciones de objetos terrestres). (1671), se sustituye la lente del objetivo por
Un anteojo consta fundamentalmen- uno o dos espejos eliminándose así la abe-
te de dos lentes, el objetivo (cuya misión es rración cromática producida por la lente del
captar la luz emitida por el objeto) y el ocu- objetivo de los refractores.

EL MICROSCOPIO

El microscopio óptico es un instru- El invento del microscopio compuesto,


mento destinado a la observación de peque- que hace uso de lentes adicionales a fin de
ños objetos, colocados a distancias cortas, de aumentar la imagen, se atribuye a los
los que se obtiene una imagen muy aumen- neerlandeses Hans y Zacharias Jansen en
tada. Los primeros microscopios utilizaban el período 1590 1608 aunque su resolución
una sola lente y se usaron por primera vez a aparecía limitada por las aberraciones es-
mediados del siglo XV; en torno a 1674 el féricas y cromáticas. A lo largo de los siglos
naturalista Antonie van Leeuwenhoek cons- posteriores se irían perfeccionando las len-
truyó lentes con la suficiente potencia como tes y las disposiciones de las mismas con la
para observar con ellas bacterias del orden finalidad de obtener imágenes con resolu-
de 2 a 3 micrómetros de diámetro. ción creciente.

222
Sería Ernst Abbe en el año 1873 el copio refractor pero en este caso el objeto
que estudiaría con detalle los diferentes a observar se encuentra muy próximo al
aspectos del aparato poniéndoasí las ba- objetivo.
ses de la moderna teoría del microscopio. La figura muestra de forma esquemá-
El funcionamiento es similar al del teles- tica el proceso de formación de la imagen.

lente ocular
objetivo

LA IMPRENTA DE TIPOS MÓVILES

Aunque al hablar de la invención de un pequeño libro de ocho páginas por las


la imprenta de tipos móviles se citan antece- dos caras. Pero se atribuye a Gutenberg el
dentes chinos desde el siglo XI, lo cierto es mérito de haber concebido el conjunto de
que ésta llegó a Europa durante el siglo XV procedimientos tipográficos con los que im-
y por descubrimiento propio a partir de la primió, en una prensa movida a mano, ha-
xilografía o grabado en madera con buril. cia mediados del siglo XV una Biblia.
El procedimiento consiste en grabar Los primeros ecos del nuevo invento
grafismos sobre una plancha de madera se recibieron en Italia, especialmente en
que, debidamente tratada Venecia, donde Aldo
y bajo la presión de un ro- Manucio fundó, en 1490,
dillo de acero llamado la primera gran impren-
tórculo, deja impresas las ta de amplia difusión. La
formas gráficas de la ma- imprenta permitió gran-
dera sobre el papel. des tiradas e hizo accesi-
A partir de aquí se ble la lectura a amplios
ideó grabar separadamen- grupos de gente. Duran-
te cada forma de las 25 le- te casi todo el siglo XVI se
tras del alfabeto, de forma fueron editando casi to-
que las letras sueltas pu- dos los autores clásicos
dieran ensamblarse for- conocidos en todos los
mando palabras y hasta ámbitos del saber produ-
una página. Una vez im- ciéndose entonces una
presa ésta, los mismos ca- auténtica convulsión cul-
racteres pueden reutili- tural y una primera ilus-
zarse de nuevo para la tración. Tanto es así que
confección de la siguien- podemos decir, sin ries-
te. Estas letras móviles, o go de equivocarnos, que
caracteres de imprenta, parece que fueron la modernidad empezó con el descubrimien-
ideadas por el holandés Coster quien editó to de la imprenta de tipos móviles.

223
COMENTARIO DE TEXTO

FRANCIS BACON

Creyendo que había nacido para servir a la humanidad, y considerando el cuidado de la


comunidad como una especie de propiedad común, que, como el aire y el agua, pertenece a todo
el mundo, me puse a pensar de qué manera se podía servir mejor a la humanidad y qué servicio
podía yo prestar mejor por naturaleza.
Entre todos los beneficios que se podía prestar a la humanidad no hallé ninguno tan
grande como el descubrimiento de nuevas técnicas, talentos y bienes para mejorar la vida huma-
na. Porque observé que, entre las gentes toscas de los tiempos primitivos, se consagraba y contaba
entre los dioses a los autores de toscos inventos y descubrimientos. Y estaba claro que, los buenos
efectos logrados por los fundadores de ciudades, los legisladores, los patriarcas, exterminadores
de tiranos y demás héroes de esa clase no se extendían sino por espacios reducidos y no duraban
sino cortos períodos de tiempo; mientras que la obra del inventor, aunque de menos pompa y
ostentación, se siente en todas partes y dura siempre.
Pero por encima de todo, si un hombre lograra no crear algún invento determinado, por
muy útil que éste sea, sino arrojar alguna nueva luz sobre la naturaleza, una luz que desde su
misma aparición alcanzara e iluminara todas las regiones fronterizas que limitan el círculo de
nuestro conocimiento actual; y de este modo, esparciéndose más y más, consiguiera descubrir y
presentar ante la vista todo aquello que está más oculto y es más secreto en el mundo, ese hombre
(pensé) sería verdaderamente el benefactor de la raza humana, el propagador del imperio del
hombre sobre la naturaleza, el campeón de la libertad, el conquistador y dominador de las
necesidades.

Prólogo para la obra no publicada SOBRE LA INTERPRETACIÓN DE LA NATURALEZA

1. Sintetiza cuál es, a juicio de Bacon, la forma más adecuada de servir a la Humanidad.
2. ¿Qué crítica hace Bacon a los inventos y descubrimientos de los antiguos?
3. ¿Cómo justifica que el progreso de la técnica (inventos y descubrimientos) aparece
asociado a una nueva forma de estudiar o contemplar la naturaleza?
4. ¿Por qué encarna, a su juicio, el científico la figura de benefactor de la Humanidad?
¿Coincide esta visión de Bacon con la que se posee actualmente?

RENÉ DESCARTES

Supongo que el cuerpo no es otra cosa que una estatua o una máquina de tierra a la que
Dios da forma con el expreso propósito de que sea lo más semejante a nosotros, de modo que no
sólo confiere a la misma el color en su exterior y la forma de todos nuestros miembros, sino que
también dispone en su interior todas las piezas requeridas para lograr que se mueva, coma,
respire y, en resumen, imite todas las funciones que nos son propias, así como cuantas podemos
imaginar que no provienen sino de la materia y que no dependen sino de la disposición de los
órganos.
Conocemos relojes, fuentes artificiales, molinos y otras máquinas similares que, habiendo
sido realizadas por el hombre, sin embargo poseen fuerza para moverse de modos distintos en
virtud de sus propios medios; creo que no sería capaz de imaginar tanta diversidad de movi-
mientos en ésta, que supongo construida por la mano de Dios, ni de atribuirle tal artificio, como
para que no tengáis motivos para pensar que pudiera ser aventajada por otra. [...] En verdad
puede establecerse una adecuada comparación de los nervios de la máquina que estoy descu-

224
COMENTARIO DE TEXTO

briendo con los tubos que forman parte de la mecánica de estas fuentes; sus músculos y tendo-
nes pueden compararse con los ingenios y resortes que sirven para moverlas; sus espíritus
animales con el agua que los pone en movimiento; su corazón con el manantial y, finalmen-
te, las concavidades del cerebro con los registros del agua. Por otra parte la respiración, así
como otras actividades naturales y comunes en ella que dependen del curso de los espíritus,
son como los movimientos de un reloj o de un molino, que pueden llegar a ser continuos en
virtud del curso constante del agua. [...] Además, deseo que consideren que todas las fun-
ciones descritas como propias de esta máquina, tales como la digestión, los alimentos, el
latido del corazón y de las arterias, la alimentación y el crecimiento de los miembros, la
respiración, la vigilia y el sueño; la recepción de la luz, de los sonidos, de los olores, de los
sabores, del color y tantas otras cualidades, mediante los órganos de los sentidos exterio-
res; la impresión de sus ideas en el órgano del sentido común y de la imaginación, la
retención o la huella que las mismas dejan en la memoria; los movimientos interiores de los
apetitos y de las pasiones, y finalmente, los movimientos exteriores de todos los miembros,
provocados tanto por acciones de los objetos que se encuentran en la memoria, imitando perfec-
tamente los de un verdadero hombre; deseo, digo, que sean consideradas todas estas funciones
sólo como consecuencia natural de las disposiciones de los órganos en esta máquina; sucede lo
mismo, ni más ni menos, que con los movimientos de un reloj de pared u otro autómata, pues todo
acontece en virtud de las disposiciones de sus contrapesas y de sus ruedas...

TRATADO DEL HOMBRE

1. Sintetiza el sentido global del texto de Descartes.


2. Analiza cómo contempla Descartes el cuerpo humano.
3. Trata de definir, usando el texto, la noción y las características de un autómata.
4. ¿En qué sentido podrías considerar que alguna de las predicciones hechas por Des-
cartes en el texto, se han convertido en realidad?

GALILEO

[...] En las discusiones sobre cuestiones naturales habría que dejar (a las Sagradas Escritu-
ras) en último término porque, procediendo de igual modo del Verbo Divino la Sagrada Escri-
tura y la Naturaleza [...] y habiendo convenido que las Escrituras [...], dicen muchas cosas,
aparentemente y ateniéndonos al significado de las palabras, distinto de la verdad absoluta; y,
por el contrario, siendo la naturaleza inexorable e inmutable, sin preocuparse para nada que sus
ocultas razones y modos de obrar estén o no al alcance de la comprensión de los hombres, parece
que aquellos de los efectos naturales que la experiencia sensible nos pone delante de los ojos o en
que concluyen las demostraciones necesarias, no pueden ser puestas en duda por pasajes de las
Escrituras que dijesen aparentemente cosas distintas, ya que no toda palabra de la Escritura es
tan inequívoca como lo es todo efecto de la naturaleza.

CARTA A BENEDETTO CASTELLI

1. Haz una síntesis de las ideas expuestas por Galileo en el texto.


2. ¿Por qué considera Galileo que lo que dicen las Sagradas escrituras no refleja la verdad
absoluta? ¿Crees que su afirmación era, en el contexto de la época, osada?
3. ¿Por qué considera Galileo que el lenguaje de la naturaleza es más inequívoco que aquel
en el que está escrito el texto sagrado?
4. ¿Cómo encaja el relato bíblico en la visión que, del mundo, tiene la ciencia actual?

225
COMENTARIO DE TEXTO

D’ALEMBERT

Hemos creído, pues, que interesaba tener un Diccionario que se pudiera consultar sobre
todas las materias de las artes y las ciencias, y que sirviera, tanto para guiar a los que se sienten
con valor para trabajar en la instrucción de los demás, como para orientar a los que se instruyen
por sí mismos [...] La mayor parte de estas obras aparecieron antes del siglo pasado, y no fueron
enteramente desdeñadas [...] Pero, ¿de qué nos servirían a nosotros esas Enciclopedias? ¿Cuán-
tos progresos no se han hecho desde entonces en las ciencias y en las artes? ¡Cuántas verdades
descubiertas hoy que entonces ni siquiera se entreveían! La verdadera filosofía estaba en la cuna;
la geometría del infinito no existía aún; la física experimental estaba apenas en sus albores, no
había dialéctica, las leyes de la sana crítica eran completamente ignoradas. Los autores célebres
de todo género de los que hemos hablado en este Discurso, y sus ilustres discípulos, o no existían,
o no habían escrito; no animaba a los sabios el espíritu de investigación y de emulación; otro
espíritu quizás menos fecundo, pero más raro, el de la exactitud y el método, no contaba con las
diferentes partes de la literatura, y las Academias, cuyos trabajos han llevado tan lejos las
ciencias y las artes, no habían sido aún creadas.

DISCURSO PRELIMINAR DE LA ENCICLOPEDIA

1. Sintetiza el sentido general del texto.


2. A juicio del autor, ¿cuál es el valor que tiene la Enciclopedia ?
3. ¿Qué diferencias encuentra el autor entre las anteriores obras enciclopédicas y la que
él prologa en lo que se refiere al estado del conocimiento y el saber?
4. Este texto es, aproximadamente, dos siglos y medio posterior al de Bacon ¿qué rela-
ciones encuentras entre uno y otro?

226
ACTIVIDADES

1) Un procedimiento para determinar la dirección Sur–Norte de un lugar consiste


en clavar una estaca (gnomon) y trazar una circunferencia de radio igual a la sombra
que en un determinado momento (antes del mediodía) proyecte aquél. La longitud de la
sombra irá disminuyendo hasta alcanzar su valor mínimo a mediodía y, a partir de ese
momento, volverá a crecer. Observa en qué momento vuelve a alcanzar la longitud
original, es decir el radio de la circunferencia trazada, y dibuja el ángulo que determi-
nan las dos sombras iguales. La bisectriz de este ángulo determina la dirección busca-
da. Comprueba que coincide con la que obtienes utilizando otros métodos y da las
razones del procedimiento empleado.
2) Estudia el método mediante el que se determinan la latitud y la longitud de un
lugar. Analiza, a lo largo de la historia, el modo en que tal determinación se realizó. Lee
el relato novelado Longitud de Dava Sobel y trata de explicar con detalle cada uno de los
procedimientos que aparecen reseñados en ese texto.
3) Investiga en qué consiste el llamado paralaje estelar y estudia la importancia
que tuvo en la «construcción» del Sistema del Mundo.
4) Analiza cómo se explica el movimiento aparente del Sol visto desde la Tierra:
a) en el modelo de las dos esferas, b) en el modelo Ptolemaico y c) en el modelo
Copernicano.
5) Realiza el siguiente estudio experimental:
a) Si dejas caer simultáneamente, desde la misma altura, un folio de papel y una
moneda de diámetro grande, ¿cuál llega antes al suelo?, anota las razones que susten-
tan tu respuesta. Realiza la experiencia;
b) Parte el folio en dos mitades idénticas, arruga una de ellas y repite la experien-
cia dejando caer simultáneamente los dos trozos, ¿cuál llega antes?, ¿por qué?, ¿pone
en cuestión la experiencia alguna de las apreciaciones iniciales?;
c) Recorta, con cuidado, un trozo de papel circular ligeramente menor que la
moneda empleada y repite con ambos objetos la experiencia de caída;
d) Si ahora colocas la moneda sobre el círculo de papel y dejas caer ambos ¿qué
sucede? Explica el resultado dando tus razones;
e) Coloca ahora el círculo de papel encima de la moneda ¿qué resultado cabe
esperar de acuerdo con las razones dadas en el apartado anterior? Realiza la experien-
cia, ¿qué concluyes? Trata de conectar el resultado con las afirmaciones de Galileo
sobre la caída de graves.
6) Estudia la evolución histórica del proceso de multiplicación y división de
números. Señala, en cada caso, las ventajas e inconvenientes del método.
7) Investiga la historia del último teorema de Fermat, probado recientemente en
1995, en el que se afirma: dada la ecuación xn + yn = zn, donde n es un número mayor o igual
a 3, no existe ninguna terna de números enteros, x, y , z que la verifique.
8) Estudia la evolución histórica de los molinos de grano y relaciónala con los
avances en el campo de la técnica y en el control de las fuentes de energía. Visita uno de los
molinos de La Orotava e investiga el papel social y económico que jugaron en la configu-
ración de la trama urbana de la ciudad.
9) Estudia la finalidad con la que se crearon los Jardines Botánicos y en particular
los Jardines de Aclimatación y más en concreto el radicado en el Puerto de la Cruz.

227
BIBLIOGRAFÍA ESPECÍFICA
ARACIL A.- Juego y artificio: autómatas y otras ficciones en la cultura del Renacimien-
to a la Ilustración. Cátedra 1988.
BELTRÁN A.- Revolución científica, Renacimiento e Historia de la Ciencia. Siglo XXI
1995.
BOYER C. B.- History of the calculus. Dover 1959.
BUTTERFIELD H.- Los orígenes de la ciencia moderna. Taurus 1982.
CAJORI F.- A History of mathematical notation. Dover 1993.
COHEN I.B.- El nacimiento de la nueva física. Alianza 1989.
La revolución newtoniana y la transformación de las ideas científicas. Alianza
1983.
CROMBIE A.C.- Historia de la Ciencia: de Agustín a Galileo. 2 vols. Alianza 1979.
GONZÁLEZ URBANEJA P.M.- Las raices del cálculo infinitesimal en el siglo XVII.
Alianza 1992.
Los orígenes de la Geometría Analítica. FCHC 2005.
GUYENOT E.- Las ciencias de la vida en los siglos XVII y XVIII. UTEHA 1956.
DIJKSTERHUIS E. J.- The mechanization of the World Picture. Princeton 1986.
HANKINS TH.L.- Ciencia e Ilustración. S.XXI 1988.
KEARNEY H.- Orígenes de la ciencia moderna 1500-1700. Guadarrama 1970.
KOYRÉ A.- Estudios de historia del pensamiento científico. S.XXI 1977.
Del mundo cerrado al universo infinito. S.XXI 1979.
Estudios Galileanos. S.XXI 1980.
KUHN TH.- La revolución copernicana. Ariel 1978.
LAÍN ENTRALGO P. Y OTROS.- Historia Universal de la medicina. Vol. IV. La medicina
moderna. 1972.
MAHONEY M. S.- The mathematical career of Pierre de Fermat. Princeton 1994.
REDONDI P.- Galileo herético. Alianza 1990.
RIOJA A. Y ORDOÑEZ J.- Teorías del Universo. 2 vols. Síntesis 1999.
SARTON G.- Six Wings. Indiana University Press 1957.
Seminario Orotava de Historia de la Ciencia. Actas Año II: De Arquímedes a
Leibniz. 1995.
TUBIANA M.- Histoire de la penseé medicale. Flammarion 1995.
WESTFALL R.- Never at rest. Cambridge University Press 1980.

OBRAS ORIGINALES DEL PERIODO

BOYLE R.- Física, química y filosofía mecánica. Alianza 1985.


CARDANO G.- Mi vida. Alianza 1991.
COPÉRNICO N.- Sobre las revoluciones de los orbes celestes. Cap.1 . Editora Nacio-
nal 1982.
DESCARTES R.- El Discurso del Método: Dióptrica, Meteoros y Geometría.
Alfaguara 1981.
El mundo o el tratado de la luz. Alianza 1991.
FONTENELLE B.- Conversaciones sobre la pluralidad de los mundos. Editora Nacio-
nal 1982.

228
GALILEO - Diálogo sobre los dos máximos sistemas del mundo. Alianza 1995.
Consideraciones y demostraciones matemáticas sobre las dos nuevas cien-
cias. Editora Nacional 1976.
GALILEO Y KEPLER – El mensaje y El mensajero sideral. Alianza 1984.
HOOKE R.- Micrografía. Círculo de Lectores 1995.
LEIBNIZ G. W.- Filosofía para princesas. Alianza 1989.
NEWTON I.-El sistema del mundo. Alianza 1983.
PASCAL B.- Tratados de pneumática. Alianza 1984.

PELÍCULAS

Sobre la Edad Media


- EL SÉPTIMO SELLO. Dirigida por Igmar Bergman en 1956 nos presenta una
Edad Media en clave de soledad y misticismo. Un paseo por la época a la
búsqueda de Dios y la fe en la que el caballero juega una inolvidable partida de
ajedrez con la muerte.
- EL SEÑOR DE LA GUERRA. Director Franklin J. Schaffner. (1962). De gran verismo
y fidelidad, narra una historia de destrucción, amor y muerte, todo ello en un
ambiente sofocante y desolador por su brutalidad y primitivismo. Quizás sea
la obra más próxima el carácter oscuro y atrasado que siempre se ha atribuido
al periodo medieval. La civilización, en sus normas más elementales, brilla por
su ausencia.
- BECKET. Director Peter Glenville. (1964) El conflicto y la lucha entre la Iglesia
y la monarquía inglesa en el siglo XI.
- CAMPANADAS A MEDIANOCHE. Dirigida por Orson Welles (1966). Una recrea-
ción personal de la obra de Shakespeare utilizando como nexo al personaje de
Falstaff –fiel representante de la feliz Inglaterra.
- UN LEÓN EN INVIERNO. Director Anthony Harvey. (1968). Centrada en la figura
de Leonor de Aquitania. Una historia de ambición y poder en el marco de la
realeza, con una cuidadosa ambientación y una exhibición de las jerarquías
políticas y sociales en la Edad Media feudal.
- PASEO POR EL AMOR Y LA MUERTE. Dirigida por John Huston (1969), refleja lo mejor
y lo peor del Medioevo. Narra, con gran lirismo y poesía, el viaje iniciático de
un joven que atraviesa los campos de Europa en busca del mar, símbolo de la
promesa de una felicidad que nunca encuentra. En el camino, amor y muerte.
- EL NOMBRE DE LA ROSA. Dirigida por Jean Jacques Annaud (1986) a partir de la
novela de Umberto Eco. Ilustra, en el marco de una intriga detectivesca, la vida,
organización y ambiente de los monasterios así como su papel cultural en la
conservación de libros y en las disputas teológicas.
- LA PASIÓN DE BEATRIZ. Dirigida por Bertrand Tavenier en 1988, nos introduce
en un mundo caótico, sin normas ni valores, sometido exclusivamente al pri-
mado de la fuerza y la violencia. Dramática y desgarradora, aporta una de las
visiones más pesimistas y siniestras de esta época.
- DESTINO. Dirigida por Youssef Chahine (1997). La figura de Averroes sirve
como excusa para una reflexión sobre la intolerancia y el integrismo.

229
Sobre el Renacimiento y la Revolución Científica

- DIES IRAE. Dirigida por Carl Theodor Dreyer en 1940, es la obra maestra sobre la
intolerancia. Su cuidada ambientación, la poesía y la fuerza de la historia y una
soberbia plástica inspirada en la pintura holandesa del S. XVII, hacen de ella la
película de referencia sobre un periodo marcado por la omnipresencia de la
Inquisición y la caza de brujas.
- GIORDANO BRUNO. Giuliano Montaldo (1973). Sobre la vida, condena y ejecu-
ción de este precursor de la ciencia moderna.
- GALILEO de Joseph Losey (1974) sobre la obra de teatro de Bertold Brecht.
Se centra en el conflicto de Galileo con la Inquisición, al igual que el GALILEO de
Liliana Cavani que atiza los aspectos más grotescos de la actitud eclesiástica.
- CARTESIO de Roberto Rosellini sobre la vida de Descartes, en el mismo tono de
su Sócrates. Discursiva e inencontrable.
- EL ÚLTIMO VALLE. Director James Clavell (1975). Excelente película sobre las
guerras de religión que asolaron Europa durante la primera mitad del siglo
XVII. Una dura crítica sobre la naturaleza destructora de un fanatismo que
brotaba a raudales desde todos lados y que nos permite comprender mejor las
enormes dificultades en que vivieron los espíritus libres del periodo.
- 1492. Director Ridley Scott (1992). Película sobre el descubrimiento de Amé-
rica y la figura de Cristobal Colón, realizada con grandes medios y pretenciosi-
dad. Aunque banal, constituye un espectáculo visual.

Sobre el Siglo XVIII

- REBELIÓN A BORDO. Director Frank Lloyd (1935) . Película que narra el motín de
la Bounty, fragata acondicionada como jardín botánico para realizar tareas de
investigación botánica en los mares del Sur, en el marco de las grandes expedicio-
nes inglesas de este siglo de descubrimiento y exploración científica.
- LA MARSELLESA de Jean Renoir (1937) es un clásico sobre la Revolución fran-
cesa y quizás el film más panorámico y global sobre la misma. Sobre los inicios
de la misma versa la más reciente La noche de Varennes del italiano Ettore Scola
(1982), aunque desde otra perspectiva más personalizada e intimista.
- EL PEQUEÑO SALVAJE de François Truffaut (1970) sobre el mito ilustrado del
buen salvaje. Narra el caso de un niño encontrado en un bosque de las cerca-
nías de la ciudad francesa de Avignon y los esfuerzos por conseguir de él un
ser civilizado perfectamente reintegrable dentro de la sociedad.
- BARRY LYNDON. Película de Stanley Kubrick (1975) que es en sí misma una
recreación ambiental y estética de la Inglaterra de la época. No obstante, su
excesivo metraje y su premiosidad pesan en su contra.
- MASTER AND COMMANDER de Peter Weir (2004). Un film en el que se conjugan
de forma admirable aventura y rigor histórico. El ajustado retrato de los dos
personajes centrales, marino y naturalista, nos permiten atisbar la tensión y
también la complementariedad de dos formas de «ver el mundo y la vida».

230
NOVELAS

- AVICENA O LA RUTA DE ISFAHAN: Gilbert Sinoué. La vida del médico y filósofo


Avicena en el imperio árabe de la segunda mitad del siglo IX.
- AL-GAZAL, EL VIAJERO DE LOS DOS ORIENTES: J. Maestro de la Torre. Filósofo, poeta,
cabalista y alquimista en la Córdoba del siglo IX recorre el Mediterráneo, Bizan-
cio y los países nórdicos.A través de su viaje se nos ofrece un retrato de la época.
- EL NOMBRE DE LA ROSA: Umberto Eco. Intriga, vida monástica y conflictos reli-
giosos y culturales al final del Medioevo, en el siglo XIV.
- BOMARZO: Manuel Mújica Lainez. La vida de Pier Francesco Orsini creador
del Sacro bosque de los monstruos en Bomarzo le sirve al autor como argumento
para atrapar la variopinta atmósfera del renacimiento.
- OPUS NIGRUM: Marguerite Yourcenar. Medicina y alquimia en el Renacimien-
to tardío del siglo XVI, una época en la que coexisten magia y ciencia.
Excelentemente escrito.
- EL ROMANCE DE LEONARDO: Dmitri Merezhkovski. Utilizando como protago-
nista a Leonardo, se ofrece una panorámica amplia sobre la Italia del siglo XVI
y sobre la emergencia de un nuevo modo de ver el mundo.
- LOS SONÁMBULOS: Arthur Koestler. Un clásico sobre los inicios de la Revolu-
ción Científica Moderna y sobre la vida y obra de Copérnico y Kepler.
- COPÉRNICO y KEPLER: John Banville. Biografías noveladas de dos personajes
claves en la Revolución Científica. Al hilo de ellas se discuten algunos de los
problemas centrales de la ciencia del momento.

COMICS
- LAS TORRES DE BOIS-MARY: Hermann. Para muchos estudiosos del comic, la
mejor serie sobre la Edad Media. Huyendo, en la medida de lo posible, de lo
fantástico el autor ofrece una panorámica, a través de las peripecias de caballe-
ro y escudero, de la vida de las gentes que sufren, sienten y padecen los grandes
acontecimientos. Un fresco de la sociedad feudal entre los siglos XI y XII.
- LOS COMPAÑEROS DEL CREPÚSCULO: Burgeon. Estupenda recreación del mundo
rural francés durante la guerra de los Cien Años en la que se mezcla el realismo
en la descripción de ambientes y escenas de la vida cotidiana con la más desbor-
dante fantasía para reflejar el variopinto mundo de la brujería y la magia.
- LAS 7 VIDAS DEL GAVILÁN: Cothias y Juillard. Relato de aventuras que se desa-
rrolla sobre el trasfondo de la Francia de Enrique IV, periodo en el que, median-
te una reconciliación sellada en los altares, se ha acabado con el desgarramien-
to producido por las guerras de religiones.
- RELATOS DEL NUEVO MUNDO: Varios autores. Serie de 25 volúmenes publica-
dos con motivo de los fastos del V Centenario del descubrimiento y coloniza-
ción de América por los europeos.

231