Está en la página 1de 2

Alejandro Sáez Costa 1BATB

La importancia de la razón y los sentidos en


el conocimiento
Para poder explicar este tema, primero se necesita saber que es el conocimiento. Éste
es un conjunto de nociones e ideas que se obtiene a partir de la reflexión sobre los
datos acumulados. Para poder conseguir este conjunto, se hace mediante dos
instrumentos, que son: la razón y los sentidos, pero hay diversas opiniones sobre cuál
es más importante y cuál no.
Las personas que sostienen que la razón no es del todo necesaria en este proceso, son
los empiristas, ya que ellos defienden la fiabilidad de los sentidos, pero no critican la
razón, sino simplemente la dejan en un segundo plano. Ellas, no creen en la
existencia de la creación de conceptos a partir sólo de la razón, puesto que si en un
hipotético caso existieran serían imaginarios.
El filósofo Locke defiende que el origen del conocimiento es la experiencia, puesto
que todo se percibe a través de los sentidos y se van creando ideas. Una idea para
Locke es todo aquello que se piensa o percibe, por tanto, él critica la posibilidad de
las experiencias innatas, ya que si no se ha vivido, es imposible tener conocimiento
sobre eso.
También, el mundo se percibe a partir de los sentidos, ya que sin ellos no se podría
hacer nada, puesto que todo lo que se hace, es en base a ellos, que son los que nos
avisan de los cambios a nuestro alrededor o incluso dentro de nosotros mismos, es
decir, gracias a la vista podemos leer y comunicarnos sin necesidad de hablar, gracias
al tacto podemos sentir si hace frío o calor. Sin éstos, la vida sería imposible o muy
difícil de llevar.
En cambio, las personas que defienden a la razón, son los racionalistas. Ellas no se
fian de los sentidos, ya que a veces éstos pueden engañar, por la diferencia causada
entre la realidad y la percepción. E intentan solucionarlo haciendo una distinción
entre los conceptos creados por la experiencia sensible y por la razón para más tarde
basarse solo en aquellos que sean racionales.
Descartes fue el primer filósofo en introducir este término, ya que lo único que
consideraba verdadero es aquello innato, es decir, verdades universales que no
provienen de la experiencia. Por esta razón, la única ciencia verdadera para él son las
matemáticas, ya que las demás necesitan la experiencia para poder ser ejecutadas.
Por tanto, René Descartes elaboró un método que serviría para poder comprobar que
algo sea verdadero. Consta de cuatro fases: la primera o análisis que se basa en
deshacer todo aquello sabido en partes más pequeñas; la segunda o evidencia que
consiste en captar todo aquello que sea verdadero de la descomposición hecha antes;
la tercera o síntesis la cual se basa en encontrar las verdades complejas a partir de las
simples y la última o enumeración y visión, que consiste en revisar los pasos
anteriores para comporbar que no hay ningún error.
Es obvio que, la razón también es necesaria en el proceso de conocimiento, ya que sin
ella, sería imposible intentar entrelazar todos nuestros pensamientos y que salga algo
coherente de ese proceso. Pero el concepto de la razón es variante en cada persona, ya
que a veces puede ser algo muy subjetivo.
Para intentar dar una solución a este problema, también apareció el criticismo, que
defiende la idea de que el conocimiento se puede lograr a partir de la experiencia,
pero no rechaza la idea de que algunos de ellos se puedan conseguir mediante la
razón. Kant fue el máximo representante de esta corriente, que postulaba que los
conocimientos no dependían exclusivamente de la razón, por esto se distanciaba del
empirismo. Mientras que también afirma que la razón es la encargada de ordenar los
datos percibidos por los sentidos, esto le alejaba del racionalismo.
En conclusión, pienso que tanto la razón como los sentidos son necarios en el proceso
de conocimiento, ya que son herramientas que se complementan y que por separadas
no funcionarían. Los sentidos son los que se encargan de recibir la información y la
razón es la encargada de intentar relacionar de forma coherene los estímulos que
recibimos. Los conocimientos innatos no existen, ya que la mayoría de cosas que
percibimos día a día las aprendemos y es prácticamente imposible aprender algo que
no se haya visto o vivido antes, pero como siempre, existen excepciones. Por tanto,
una posible solución al problema es: las dos herramientas son importantes ya que sin
la coordinación entre ellas, es imposible pensar o actuar.