Está en la página 1de 1

El segundo movimiento fue el movimiento estudiantil del 68 que inició en julio de 1968

cuando se iniciaron las represiones por los militares y ganaderos contra las prevocacionales
del IPN y de la UNAM. Se manifiestan y se movilizan en el Zócalo y se crea un desmán
cuando interviene la policía en San Idelfonso. Por otra parte, se genera otro mitin en la
explanada universitaria de la UNAM en protesta de la toma de los planteles educativos y
represión de los militares. Con este hecho se iniciaron una cantidad de movilizaciones en
exigencia de libertad y justicia. En el mes de agosto se constituyó el Comité Nacional de
Huelga y la Coalición de Maestros y se constituyó un pliego petitoria en demanda del poder
represivo policiaco y del ejército, indemnización a las deudas de los estudiantes muertos en
la represión del 26 de julio y la reformación del Código Penal y la liberación a los presos
políticos. Se integraron al movimiento católicos, comunistas, panistas, clérigos, libertarios,
etc., y jóvenes de la nueva generación que querían cambiar el panorama de México por medio
de la radicalidad del socialismo de los ideales revolucionarios del Che Guevara y Fidel
Castro. A finales del mes de agosto se negó el gobierno en enviar un representante oficial a
tener un debate público con la Asociación de Padres de Familia del IPN y de la UNAM y con
el líder de las juventudes del PAN y resolver la problemática social. Ante la actitud
gubernamental unos jóvenes del movimiento estudiantil en una de las manifestaciones del
Zócalo se manifestaron gritando en iniciar a gritar de iniciar la revolución en la Catedral se
tocaron las campanas como símbolo de exigencia de la libertad de los presos políticos y de
estar vendida la prensa. Con posterioridad se comenzó la intervención del ejército con
objetivo de la dispersión de manifestantes que ocupaban el Zócalo y se inició a patrullar por
ellos contra la manifestación de burócratas y se reprimieron con un saldo de muertos mientras
esta represión fue ocultada por la prensa oficial, se generó también el ataque de la
prevocacional del IPN y se detienen a los manifestantes de dicho lugar y se les dejan cargos
de obstrucción de paz a la vía pública. En el mes de septiembre se ocupó por el ejército la
Universidad de la UNAM por mantener orden interno del organismo educativo y tomando
en cuenta la defensa de los planteles y edificios públicos. Ante los hechos de despliegue del
ejército, el rector Javier Sierra Barros se tomó la molestia en renunciar por ser desprestigiado
y de ser tachado por el Senado en ser cómplice del movimiento estudiantil. Al paso de los
días se detuvieron y encarcelaron el Lecumberri a la mayoría de los líderes estudiantiles y se
les imputó falsos cargos. El movimiento concluyó el 2 de octubre cuando se mandó la
represión de los estudiantes bajo la orden de represión por parte del secretario de
gobernación, Luis Echeverría para mandar al batallón Olimpia en la Plaza de las Tres
Culturas de Tlatelolco y terminó con una sangrienta represión donde se detuvieron a los
manifestantes sobrevivientes del tiroteo.