Está en la página 1de 8

9 ejemplos prácticos de ética

profesional
La ética profesional es el conjunto de normas y principios que las personas
aplican en el día a día en el ejercicio de su actividad profesional.
Puede estar recogida en un código deontológico o profesional, o puede estar
constituida por un conjunto de normas ajustadas a la moral y al correcto proceder
de una sociedad determinada.

La ética profesional es especialmente importante cuando surgen conflictos entre el


desarrollo de un trabajo o actividad, los intereses propios o de terceros, y la
conciencia ética personal del individuo.

Vea más sobre Ética profesional.

Competencia profesional

Éticamente, es fundamental en una persona que hace ejercicio de su profesión tener


las competencias necesarias para el cargo o función que desempeña. Un
profesional no debe postularse ni asumir encargos o tareas para las cuales no tenga
ni el conocimiento, la experiencia o la debida preparación. Un psicólogo, por
ejemplo, no puede ejercer de abogado.

Vea también Competencia.

Manejo responsable de la información


La información a la que se tiene acceso en razón del cargo o la función que se
desempeña debe ser manejada con suma discreción por el profesional, bien ante el
personal de la empresa, bien frente a todos aquellos individuos externos a esta. En
ocasiones, hay información confidencial que puede afectar o dañar los intereses de
la propia empresa, por eso, un buen profesional será discreto y actuará de acuerdo
a las responsabilidades de su función.

Secreto profesional

La información que llega a manejar una persona por razones del ejercicio de su
profesión debe ser guardada con celo y cautela, pues está amparada y protegida
por la ley dentro de lo que se conoce como secreto profesional. Ejemplo de ello lo
constituyen los médicos, psicólogos o abogados.
Respeto entre colegas

El respeto entre colegas es fundamental en el ejercicio de cualquier profesión. Un


buen profesional no debe desacreditar, insultar, molestar o engañar a sus propios
colegas o a otros profesionales. Al expresarse sobre estos debe hacerlo con respeto
y consideración.

La inclusión como práctica cotidiana

En el ejercicio de nuestra profesión debemos tratar con todo tipo de personas


(empleados, jefes, colegas, inversores, clientes, etc.), de diferente origen étnico o
social, de distintas edades y grados de formación, con variadas creencias religiosas
u opciones personales. Debemos asegurarnos, por lo tanto, de que nuestras
acciones y decisiones de índole profesional no estén sujetas a ningún tipo de
prejuicio de este tipo (discriminación, segregación, exclusión, etc.) que pueda
menoscabar la dignidad humana de una persona.

Ética financiera
La información financiera de una empresa, negocio o transacción, y su manejo
responsable son primordiales en un profesional. El falseo de datos financieros, tanto
a la alta como a la baja, así como el uso de información confidencial para obtener
beneficios en el mercado son todas conductas penadas que deben evitarse.

Comportamiento honesto

En el ejercicio de nuestras funciones siempre tendremos acceso a información,


contactos, influencias o recursos. La utilización antiética de cualquiera de estos
medios pueden derivar en comportamientos corruptos o deshonestos, como el
manejo de dinero ajeno, la manipulación de personas, informaciones o datos, el
robo y el fraude, comportamientos, todos ellos, con graves consecuencias legales.

Vea también Honestidad.

Responsabilidad social

Un profesional debe rechazar cualquier tarea o prestación de servicios cuando


tenga conocimiento de que estos puedan ser empleados de manera perjudicial a los
intereses de otras personas, grupos, instituciones o comunidades. Es más, las
operaciones de una empresa pueden afectar negativamente la vida de una
comunidad. En estos casos, lo más conveniente es rechazar y, de ser posible,
denunciar este tipo de actividades.

Vea también Responsabilidad social.

Cuidado del medio ambiente


Toda actividad económica, ya sea industrial o empresarial, tiene impacto en el
medio ambiente y en las comunidades: ruidos, emisiones de gases, consumo
energético, contaminación del agua, producción de desechos. Evitar a toda costa
causar daños medioambientales debe ser la única opción ética en toda actividad
profesional.

Qué es la Ética profesional:


La ética profesional es el conjunto de normas de carácter ético aplicadas en el
desarrollo de una actividad laboral. La éticapuede aparecer reflejada en códigos
deontológicos o códigos profesionales a través de una serie
de principios y valorescontenidos en postulados en forma de decálogo o
documentos de mayor extensión.
La ética profesional marca pautas de conducta para el desempeño de
las funciones propias de un cargo dentro de un marco ético. En muchos casos
tratan temas de competencia y capacidad profesional, además de temas
específicos propios de cada área.
Aunque la ética profesional utiliza valores universales del ser humano, se centra
en cómo son estos aplicables al entorno laboral.
Se trata de un tema en contínuo debate, especialmente cuando existen conflictos
éticos entre el desarrollo de una profesión y la conciencia o ética personal. En
determinadas situaciones se puede optar por la objeción de conciencia cuando
una persona no piensa que está actuando de forma correcta.
Vea también 9 ejemplos prácticos de ética profesional.

Ética profesional del docente


En el ámbito de la Educación existen una serie de principios éticos que marcan
las pautas de actuación de los profesionales de la enseñanza. Debido a las
características propias de esta profesión la figura del docente, más allá de
la libertad de cátedra que existe, debe tener en cuenta las personas con las que
trabaja.
La responsabilidad social que conlleva este cargo, obliga a los profesores a seguir
una serie de principios éticos, no sólo realizando sus tareas y funciones, sino
llevarlas a cabo de la mejor manera posible.

Ética profesional del abogado


En el desarrollo de una profesión del área del Derecho existen una serie
de principios éticos basados en valores humanos. Los Colegios de
Abogados suelen tener algún tipo de documento en el que se recoge la ética
profesional.
Aunque no son exclusivos de esta área laboral, algunos principios y valores son de
especial importancia como la justicia, la lealtad, la veracidad, la diligencia y el
secreto profesional.

Ética profesional del administrador


En el área de la Administración y Gestión de Empresas existen códigos
profesionales que identifican las pautas de actuación de los administradores
dentro de un marco considerado ético.
Algunos de los aspectos básicos que se esperan en la figura de un administrador
es la diligencia, la lealtad, la legalidad, la honestidad, el decoro y la dignidad de la
propia profesión.

Ética profesional del psicólogo


Distintas agrupaciones de psicólogos presentan sus propios códigos
profesionales o códigos de principios y valores éticos que recogen la ética de estos
profesionales.
Se trata de ofrecer parámetros consensuados para que el desarrollo de su labor no
salga del ámbito de lo que se considera ético. Se pueden destacar algunos aspectos
propios del trabajo en Psicología como el respeto a la persona,
la confidencialidad, la honestidad y la responsabilidad.

Qué es Ética y Moral:


En contexto filosófico, la ética y la moral tienen diferentes significados. La ética está
relacionada con el estudio fundamentado de los valores morales que guían el
comportamiento humano en la sociedad, mientras que la moral son las costumbres,
normas, tabúes y convenios establecidos por cada sociedad.
Estos términos tienen diferente origen etimológico. La palabra "ética" viene del
griego ethos que significa "forma de ser" o "carácter". La palabra "moral" viene de
la palabra latina morales, que significa "relativo a las costumbres".

La ética es un conjunto de conocimientos derivados de la investigación de la


conducta humana al tratar de explicar las reglas morales de manera racional,
fundamentada, científica y teórica. Es una reflexión sobre la moral.
Vea también Ética.

La moral es el conjunto de reglas que se aplican en la vida cotidiana y todos los


ciudadanos las utilizan continuamente. Estas normas guían a cada individuo,
orientando sus acciones y sus juicios sobre lo que es moral o inmoral, correcto o
incorrecto, bueno o malo.
Vea también Moral.

En un sentido práctico, el propósito de la ética y la moral es muy similar. Ambas son


responsables de la construcción de la base que guiará la conducta del hombre,
determinando su carácter, su altruismo y sus virtudes, y de enseñar la mejor manera
de actuar y comportarse en sociedad.

Vea también:

 Valores
 Valores éticos
 Valores morales