Está en la página 1de 5

Producción de animales de granja: rumiantes y porcinos

Valles Guevara, D.A

1 Introducción
2

3 La producción global de rumiantes y porcinos tiene suma importancia en el desarrollo


4 ganadero, por lo que las diferencias entre pequeños y grandes rumiantes como el triple propósito
5 de ovinos y caprinos en comparación a bovinos, o la plasticidad variada y la eficiencia digestiva
6 de ambas especies en relación a los porcinos, hacen necesario el manejo de conocimientos y
7 técnicas con el fin de mejorar su eficiencia biológica y productiva, por tal motivo, es básico
8 estar al tanto de que la producción de animales de granja se ve no sólo influenciada por el
9 consumo voluntario de los alimentos, sino también por factores individuales y circunstanciales.
10

11 El propósito de este ensayo es determinar de qué manera influyen dichos factores en la


12 producción, realizando un enfoque de cómo el fotoperíodo afecta a la alimentación,
13 reproducción e inmunidad de los animales de granja.

14

15 Influencia de los factores individuales y circunstanciales en el consumo voluntario de


16 alimentos en rumiantes y porcinos
17

18 El rendimiento productivo de la explotación de rumiantes y porcinos depende de la


19 genética, la raza, la eficiencia del programa y frecuencia de alimentación, temperatura
20 ambiental, ventilación, humedad, condición corporal y edad, fotoperíodo, densidad de
21 alojamiento y rozamiento, espacio en comederos, estrés, efecto macho y enfermedades (Allison,
22 1985; Journet and Remond, 1976; Qingyun and Patience, 2016).
23

24 Factores individuales, como la genética y la raza, son indicadores de peso y producción


25 de leche; los factores circunstanciales son la dieta, importante en rumiantes dada su baja
26 degradabilidad de celulosa, pero irrelevante en porcinos por lo que se recomienda suministrar
27 una dieta altamente digerible y densa en nutrientes; la temperatura, idónea no mayor a 30°C y
28 no menor a 10°C para evitar el estrés calórico; ventilación de 10-56cm/s para evitar evaporación
29 de humedad, la cual deberá ser de 50-95%; los requerimientos de acuerdo a la edad varían en
30 lechones, púberes o adultos, además de su propósito productivo; caracteres reproductivos y
31 fisiológicos se ven mediados en especies de días cortos, como caprinos, ovinos y porcinos, y
32 de días largos como bovinos; el espacio de alojamiento necesita ser amplio dado que a menor
33 espacio, menor consumo, mientras que el rozamiento induce a la hiperfagia; el efecto macho
34 actúa mediante estímulos sensoriales; enfermedades o parásitos reducen el consumo pues
35 alteran el pH ruminal y los niveles de hormonas como la colecistoquinina, ghrelina, insulina y
36 leptina (Forbes, 2007; Gebreegziabher, 2016)
37 Ramos (2014), indica que en porcinos, además de los factores ya mencionados, el difícil
38 acceso al agua, la mala calidad de gránulos, los cambios de alimento graduales, el estrés (en
39 lechones debido a la separación de la madre, traslado y mezcla de camadas), palatabilidad de la
40 dieta (debe ser fresco, libre de micotoxinas e insumos rancios), forma física de la dieta (el pellet
41 y el alimento húmedo estimulan el consumo) afectan a la producción porcina.
42

43 El fotoperíodo y su afección al consumo voluntario de alimentos, producción,


44 reproducción e inmunidad en los animales de granja
45

46 El fotoperíodo es un proceso cronobiológico que permite anticipar condiciones climáticas


47 favorables y en base a ellas la disponibilidad de alimentos, además de procesos fisiológicos
48 como etapas reproductivas (Meddle, et al., 2002).
49

50 En la alimentación de los rumiantes, el fotoperíodo actúa sobre la fermentación ruminal


51 postprandial y los ritmos metabólicos sin importar si han comido o si la dieta ha sido escasa en
52 cantidad, por esa razón es importante sincronizar la manipulación del tiempo de alimentación.
53 La intensidad de la luz y la calidad del forraje en el día hacen que el consumo voluntario se
54 optimice con el fin de evitar la ingesta nocturna, tiempo en el que la microbiota ruminal eleva
55 su capacidad de degradación. Mientras que en ovejas y cabras, el fotoperíodo puede actuar de
56 manera distinta tanto en horas de luz como en horas de oscuridad, llegando a modificar su
57 apetito principalmente por alimentos energéticos en períodos oscuros (Nikkhah, 2013). De
58 acuerdo con Miller y DeVries (2017), el fotoperíodo incide también en la preferencia de los
59 animales por el consumo de partículas pequeñas antes que las de tamaño grande. En cerdos, el
60 fotoperíodo prolongado de 20 horas ayuda a lechones destetados a reducir el estrés y aumentar
61 el consumo voluntario durante los 4 primeros días post-destete, ganando así un incremento del
62 peso vivo (Reiners, et al., 2010).
63

64 En la reproducción de mamíferos, el fotoperíodo estimula a la glándula pineal y a la


65 adenohipófisis a secretar hormonas de carácter reproductivo, la melatonina y prolactina
66 respectivamente, ambas influyen en la implantación y en el mantenimiento del embarazo. La
67 PRL también ayuda a producir progesterona y a formar la placenta, sin embargo sus niveles son
68 altos en verano y bajos en invierno, estacionalmente contraria a la melatonina, por lo que
69 sincronizar la cubrición de reproductoras para aprovechar dichas épocas sería productivamente
70 beneficioso (Tenorio, et al., 2015).
71

72 Dahl y Petitclerc (2003) mencionan que el fotoperíodo largo en bovinos causa que los
73 niveles de PRL sobre sus receptores aumenten en vacas lactantes incrementando así la lactancia,
74 además que, aparentemente, reduce el daño causado por infecciones al ser expuestas a
75 fotoperíodos de duración aún no definida. Según Macmillan, et al. (2018), proporcionar 16

2
76 horas de luz y 8 de oscuridad aumenta la producción de leche en vacas lactantes, enunciado que
77 se ajusta al de Cardinali, et al. (1994), quienes sostienen que si se mantiene dicho rango en
78 verano, la melatonina secretada por la glándula pineal hace que la prolactina aumente en
79 individuos prepúberes con un incremento adicional de citoquinas. Cuando llega otoño, el
80 fotoperíodo estimula a la producción de testosterona en machos y por lo tanto a la
81 espermatogénesis, pero se detiene cuando llega primavera (Moreno, et al., 2012).
82

83 En el caso de las cabras, éstas presentarán mayor número de celos si son sometidas a
84 mayor luminosidad, mientras que la libido de los moruecos se ve influenciado por factores
85 como la raza, alimentación y estación del año, en el que verano será la época idónea para
86 reproducirse, puesto que en invierno los niveles de PRL disminuirán. Una de las ventajas de
87 cabras y ovejas es que su plasticidad sexual como respuesta al fotoperíodo es superior a otros
88 animales en climas variados (Martin, et al., 2010).
89

90 En porcinos, la cerda se ve afectada por una reducción de la fertilidad al final del verano
91 e inicios de otoño, éste fenómeno, conocido como infertilidad estacional es muy variable y
92 severo entre granjas (De Rensis, et al., 2017), sin embargo eso no es todo, en los últimos años
93 se ha visto interactuar con un síndrome denominado ‘síndrome de aborto otoñal’, ambos
94 causados por el fotoperíodo, en donde éste último supone una disminución de LH sobre el
95 cuerpo lúteo provocando la interrupción de la preñez (Bertoldo, et al., 2012), mientras que en
96 verracos, Claus y Weiler (1985) establecen que la androsterona y el número de espermatozoides
97 por eyaculado disminuyen en verano, son óptimos en invierno y transitorios en primavera, y
98 que en cerdas la ovulación disminuye en verano.
99

100 Proporcionar 15-16 horas de luz hace que la inmunidad de los lechones destetados a los
101 14 eleven su cantidad de neutrófilos, monocitos, IgG y su capacidad fagocítica; a los 21 días
102 aumenten neutrófilos, monocitos, IgG y células NK; a los 28 días que incrementen sus
103 linfocitos, células NK. Mantener ese período largo estimula la succión de leche y eleva los
104 índices de supervivencia (Niekamp, 2007).
105

106 Investigaciones sobre extractos obtenidos de semillas de aguacate señalan un alto valor
107 nutricional en carbohidratos, proteínas, vitamina C, taninos y saponinas. Dichos extractos son
108 el metanol y el hexano, que poseen agentes fitoterapéuticos, antimicóticos, antimicrobianos,
109 antivirales, antipalúdicos, anestésicos, y antiparasitarios. Los extractos de semillas de aguacate
110 inhiben el crecimiento de las especies de Candida spp, cepas de Malassezia pachydermatis,
111 levadura de suma importancia veterinaria. Sus semillas secas contienen baja cantidad de
112 taninos, componentes astringentes que reducen la ingesta de alimentos en mamíferos; saponinas
113 que reducen el colesterol y los flavonoides tienen potencial antiviral, antialérgico,
114 antiinflamatorio, antitumoral y antioxidante (Giffoni, et al., 2009; Henry, et al., 2015).

3
115 Conclusión
116

117 El productor debe manipular todos los factores para optimizar el desempeño fisiológico
118 y productivo de sus animales. Se debe estimular con luz a aquellos de períodos largos como
119 bovinos para incrementar su consumo voluntario durante el día, que generen más PRL y por
120 tanto más leche, mientras que en los de períodos cortos como caprinos y ovinos, el consumo de
121 alimentos es más sensible y variable al fotoperíodo, pero emplear elevada intensidad luminosa
122 estimula la aparición de celos con mayor frecuencia; en lechones se requiere un período de luz
123 de 15 a 20 horas para que consuman más alimento y que su inmunidad innata mejore, tomando
124 en cuenta que los factores influyen de manera distinta por a la edad y propósito productivo de
125 los animales de granja. Utilizar nuevas fuentes de nutrientes como los extractos de la semilla
126 del aguacate en la dieta podría mejorar el rendimiento fisiológico y productivo de los animales.
127

128 Referencias
129
130 Allison, C.D. 1985. Factors Affecting Forage Intake by Range Ruminants: A Review. Journal of Range
131 Management. 38(4): 305-311.

132 Bertoldo, M.J., P.K. Holyoake, G. Evans and C.G. Grupen. 2012. Seasonal variation in the ovarian
133 function of sows. Reproduction, Fertility and Development. 24: 822-834.
134 doi.org/10.1071/RD11249

135 Cardinali, D.P., J.J. Jordá and E.J. Sánchez. 1994. Introducción a la Cronología. Cantabria, España. p.
136 109-110.

137 Claus, R. and U. Weiler. 1985. Influence of light and photoperiodicity on pig prolificacy. Journal of
138 Reproduction and Fertility. Supplement. 33: 185-97.

139 Dahl, G. E., and D. Petitclerc. 2003. Management of photoperiod in the dairy herd for improved
140 production and health. Journal of Animal Science, 81: 11-7. Recuperado de
141 https://search.proquest.com/docview/218122734?accountid=36765

142 De Rensis, F., A.J. Ziecik and R.N. Kirkwood. 2017. Seasonal infertility in gilts and sows: Aetiology,
143 clinical implications and treatments. Theriogenology. 96: 111-117.
144 doi.org/10.1016/j.theriogenology.2017.04.004

145 Forbes, J.M. 2007. Voluntary food intake and diet selection in farm animals. 2nd ed. Leeds, UK. p. 374-
146 399.

147 Gebreegziabher, Z.H. 2016. Factors Affecting Feed Intake and Its Regulation Mechanisms in
148 Ruminants-A Review. International Journal of Livestock Research. 6 (4): 19-40.
149 doi:10.5455/ijlr.20160328085909

150

4
151 Giffoni, J.J., É.H. Salles, R. Aguiar, R.S. Nogueira, J.J. Costa, L. Medeiros, S. Maia and M.F. Gadelha.
152 2009. Chemical composition, toxicity and larvicidal and antifungal activities of Persea americana
153 (avocado) seed extracts. Revista da Sociedade Brasileira de Medicina Tropical. 42(2): 110-113.

154 Henry, L.N., U. Y. Mtaita and C.C. Kimaro. 2015. Nutritional efficacy of avocado seeds. Global Journal
155 of Food Science and Technology. 3(5): 192-196.

156 Journet, M. and B. Remond. 1976. Physiological factors affecting the voluntary intake of feed by Cows:
157 A Review. Livestock Production Science. 3: 129-146.

158 Macmillan, K., O.S. Espinoza and M. Oba. 2018. The effects of photoperiod on feeding behavior of
159 lactating dairy cows in tie-stalls. The Professional Animal Scientist. 34: 103-107.
160 doi.org/10.15232/pas.2017-01674

161 Martin, G.B., D. Blache, D.W. Miller and P.E. Vercoe. 2010. Interactions between nutrition and
162 reproduction in the management of the mature male ruminant. Animal. 4(7): 1214-1226.
163 doi:10.1017/S1751731109991674

164 Meddle, S.L., G.E. Bentley and V.M. King. 2002. Photoperiodism in Birds and Mammals. Biological
165 Rhythms Research.

166 Miller, E. K., and T. J. DeVries. 2017. Feed sorting in dairy cattle: Causes consequences, and
167 management. Journal of Dairy Science. 100(5): 4172–4183. doi.org/10.3168/jds.2016-11983

168 Moreno, J.S., A. Gómez, A. Toledano, R. Salas, F. Gómez and A. López. 2012. Role of testosterone and
169 photoperiod on seasonal changes in horn growth and sperm variables in the Iberian ibex: a model
170 for polygynous wild bovids. Journal of Endocrinology. 214: 155-163. doi: 10.1530/JOE-12-0016

171 Niekamp, S.R., M.A. Sutherland, G.E. Dahl and J.L. Salak. 2007. Immune responses of piglets to
172 weaning stress: Impacts of photoperiod. American Society of Animal Science. 85: 93-100.
173 doi:10.2527/jas.2006-153

174 Nikkhah, A. 2013. Chronophysiology of ruminant feeding behavior and metabolism: an evolutionary
175 review. Biological Rhythm Research. 44(2): 197-218. doi:10.1080/09291016.2012.656437

176 Quingyun, L. and J.F. Patience. 2016. Factors involved in the regulation of feed and energy intake of
177 pig. Animal Feed Science and Technology. 1-39. doi:10.1016/j.anifeedsci.2016.01.001

178 Ramos, I. 2014. Nutrición y alimentación de porcinos. 1st ed. Miraflores, Perú. p. 120-121.

179 Reiners, K., E.F. Hessel, S. Sieling, and H.F. Van den Weghe. 2010. Influence of photoperiod on the
180 behavior and performance of newly weaned pigs with a focus on time spent at the feeder, feed
181 disappearance, and growth. Journal of Swine Health and Production. 18(5): 230-238.

182 Tenorio, F.A., M.J. Simoes, V.W. Teixeira and Á.A. Coelho. 2015. Effects of melatonin and prolactin
183 in reproduction: review of literature. Revista da Associação Médica Brasileira. 61(3): 269-274.
184 doi: 10.1590/1806-9282.61.03.269