Está en la página 1de 1

CATOLICISMO Y ESPIRITU ALEMAN

Las relaciones entre cultura y catolicismo, muestran una tarea difícil en la que se enfrentaba el maestro de primaria
católico: a fin de educar a niños del pueblo alemán para el pueblo alemán. Ambas cosas tiene que ser unidas y pueden
ser unidas por más que ello conduzca a tensiones dentro del catolicismo alemán y en el alma de cada católico alemán.

Las dificultades del catolicismo alemán se deben buscar no en la sujeción a Roma, sino en la escisión de la fe. Si se
considera que la escisión de la fe es consecuencia de la sujeción a Roma, es decir una reacción defensiva, habría que
preguntar si esa reacción no muestra a su vez en buena medida una impronta “Romana”.

Gran parte del pueblo Alemán estaba separada de la Iglesia por 4 siglos, una parte con la viuda espiritual alemana y la de
otra parte la de los católicos alemanes; la pregunta central era si se podía pertenecer a un lado o poder pertenecer a
ambos lados simultáneamente.

La iglesia es el cuerpo vivo de Cristo y ningún pueblo o Estado podrían resarcir a los cristianos de la pérdida de su
pertenencia al Cuerpo de Cristo; pero si se puede pertenecer a ambas simultáneamente como lo demostró san Pedro
Canisio donde se puede ser miembro de la Iglesia y al mismo tiempo miembro del cuerpo alemán.

El Dr. Adelmann define el Catolicismo como afirmación de los valores en toda la línea, apertura al mundo y amplitud del
mundo en el más amplio y noble sentido, pero esta es una definición , pero en realidad que significa ese concepto en la
vida practica y no solo en teoría como lo definía Adelmann; bueno el significado del concepto en la práctica seria
Confesar la Fe de la Iglesia , aceptar el Credo Católico en su Integridad y Abrazarlo de manera que se estuviese dispuesto
a dar la vida por cada artículo; significa reconocer la autoridad magisterial de la Iglesia y someterse a sus decisiones con
obediencia de niño, recorrer un camino siguiendo a Cristo.

Los alemanes de esa época los intelectuales no pudieron llevar la vida doble de llevar una vida espiritual alemana y la
vida católica, en cuatro siglos tuvieron un triste papel y bajo su influjo, abandonando en buena medida su catolicismo o
rechazándolas sin examinarlas nuevas innovaciones en la fe con base en un conocimiento defectuoso.

Las principales tareas que se enfrentaba un maestro alemán católico era una doble exigencia: 1) formación a fondo en
un campo específico. 2) profunda formación religiosa. La ética es la ciencia fundamental para la pedagogía y el docente
católico debe tener una convicción de ética y a la vez de seguir a Dios, conocerlo, amarlo y servirlo; y así formar a los
niños para educarlos conforme a la doctrina y según las capacidades que Dios les ha dado y que maduren de esta forma
para la vida eterna.

Frente a este panorama, la escuela católica está llamada a una renovación valiente. En la escuela católica los educadores
cristianos, como personas y como comunidad, son los primeros responsables en crear el peculiar estilo cristiano. La
docencia es una actividad de extraordinario peso moral, una de las más altas y creativas del hombre: el docente, en
efecto, no escribe sobre materia inerte, sino sobre el alma misma de los hombres. Adquiere, por esto, un valor de
extrema importancia la relación personal entre educador y alumno, que no se limite a un simple dar y recibir. Además, se
ha de ser cada vez más consciente de que los docentes y educadores viven una específica vocación cristiana y una otro
tanto específica participación en la misión de la Iglesia y « que de ellos depende, sobre todo, el que las escuelas católicas
puedan realizan sus propósitos e iniciativas